Está en la página 1de 7

Asignatura

Educación Para la paz y formación ciudadana

Tema

Tarea I

Sustentante

Roselin De Jesús Rojas

Matricula

13-3276

Facilitadora

Aimee reyes
I-Presente un informe con los siguientes tópicos:

a) Una definición propia de educación para la Paz

Educación para la paz es la forma de vivir en armonía con uno


mismo y los demás. Es la manera de cómo adquirimos los
valores, los conocimientos, las actitudes, habilidades y
comportamientos necesarios para buscar la paz.

b) Conceptualiza acerca del origen de la educación para la paz.

Los conceptos y prácticas actuales sobre Educación para la Paz son fruto de una
larga trayectoria. Al comienzo del siglo XX en el contexto de la Primera Guerra
Mundial, el movimiento de la Escuela Nueva subrayó la necesidad de trabajar para
una comprensión internacional que permitiera superar las tensiones y hostilidades
entre los estados. Al finalizar se produce un movimiento educativo caracterizado
por la idea de evitar la guerra así como por su fuerte componente internacionalista.

Educación para la Paz propone estructurar la evolución histórica del concepto a


través de las siguientes cuatro etapas:

1. “La Escuela Nueva: la primera ola de educación para la paz”

2. “La educación para la paz en la perspectiva de la UNESCO.

3. “Educación para la Paz desde la no violencia.

4. “La relación entre educación y paz surgió como consecuencia de los


devastadores efectos de la Primera Guerra Mundial y de la amplia necesidad de
superar las tensiones internacionales como forma de evitar conflictos que no
permitieran establecer una armonía y concordia internacional. Dentro de esta
concepción de paz, basada en las relaciones entre pueblos y naciones, la
educación de carácter renovador debía desempeñar un rol para contribuir en el
progreso y mantenimiento de dicha idea, por ello era preciso transformar la
educación al servicio de los ideales de paz, democracia y concordia nacional e
internacional.

Los anteriores acontecimientos propiciaron el origen de la educación para la paz,


los cuales fueron clasificados por Jares en la etapa denominada como “La Escuela
Nueva’’. Entre los autores destacados podemos mencionar a Dewey, Montessori,
Bovet entre otros. Dewey realizó varias reflexiones sobre la relación entre la
educación y la democracia, desarrollo diversos métodos educativos adecuados
para la construcción de las sociedades democráticas, la implementación del
método experimental en las ciencias sociales específicamente en la educación.

c) Describe las características que debe reunir el docente que educa para
la paz y redacta el perfil del educador para la Paz.

 El docente debe saber cómo solucionar los conflictos y para que esto pueda
ser posible se debe dar un amplio consenso al respecto. Es decir que se
debe crear conciencia en los estudiantes y crear una cultura de paz.
 El educador debe asentarse en una base sólida y realista. Cualquier
intento de educación si no tiene un buen fundamento en la realidad será
poco efectivo.
 Debe saber auto controlarse.
 Debe saber estrategias y técnicas didácticas en el aula.

Educar para la paz es una forma particular de educar en valores. Cuando


educamos, consciente o inconscientemente estamos transmitiendo una escala de
valores. Educar conscientemente para la paz supone ayudar a construir unos
valores y actitudes determinados tales como la justicia, libertad, cooperación,
respeto, solidaridad, la actitud crítica, el compromiso, la autonomía, el dialogo, la
participación. Al mismo tiempo se cuestionan los valores que son contrarios a la
paz como la discriminación, la intolerancia, la violencia, el etnocentrismo, la
indiferencia, el conformismo. Así la construcción de una cultura de la paz
fundamentada en los valores anteriores quiere decir que debe haber un
compromiso social desde todas las esferas generando políticas e intervenciones
que los refuercen.

Educar para la paz es una educación desde y para la acción. No se trata de


educar para inhibir la iniciativa y el interés sino para encauzar la actividad y el
espíritu combativo hacia la consecución de resultados útiles a la sociedad. Se trata
de participar en la construcción de la paz.

Educar para la paz es un proceso permanente y por tanto esto se ha de recoger


en los proyectos educativos. Esto también ha de quedar recogido en los
programas o intenciones de los agentes educativos no formales tal como medios
de comunicación, organismos no gubernamentales, administraciones locales, etc..

Educar para la paz supone recuperar la idea de paz positiva. Esto implica construir
y potenciar en el proceso de aprendizaje unas relaciones fundamentadas en la paz
entre los alumnos-padres-profesores; entre ciudadano y poder. De ello se deriva la
necesidad de afrontar los conflictos que se den en la vida del centro y en la
sociedad de forma no violenta.

Educar para la paz desde el curriculum escolar implica darle una dimensión
transversal de forma que afecte a todos los contenidos de todas las áreas o
disciplinas que se estudian pero también a la metodología y organización del
centro. Esta habrá de establecer los mecanismos que la favorezcan.

2) Redacta una propuesta de enseñanza a partir del nuevo modelo


curricular dominicano para trabajar contenidos relacionados con educación
para la Paz.

La educación en valores forma parte ineludible del pleno desarrollo de la


personalidad, objetivo básico de nuestro sistema educativo. Por ello se incluyen
las actitudes en las enseñanzas mínimas del currículo, junto a los conceptos y
procedimientos. Las actitudes, en los temas transversales y en la educación moral
y cívica, que es transversal en todo el currículo, son el instrumento básico para
desarrollar la educación en valores. Educar ejercita los valores que posibilitan la
vida social, el respeto a los derechos y libertades fundamentales y el desarrollo de
hábitos de convivencia democrática. La educación en valores incluye la dimensión
moral y cívica de la persona y las otras dimensiones que se concretan en los
temas transversales.

3) Reflexiona acerca de los diferentes momentos en los que la familia utiliza


modos violentos como: gritos, castigos y golpes y explica cómo afecta este
comportamiento en el hogar, escuela y la comunidad.

Muchas veces nosotros como padres que cuando presentamos situaciones


económicas, de infidelidad, de separación o solemos estar de mal humor, les
gritamos y maltratamos a nuestros niños, recargamos toda esa energía
negativa, lo cual se la trasmite a los niños, donde por lo más mínimos que haga el
lo golpeamos o lo aislamos de nuestra vida, esto le puede causar daño
emocionales muy fuerte, su autoestima tiende a bajar y con esas actitudes
marcamos a nuestros niños de manera negativo.

El niño afectado por la situación, reflejara en su comportamiento dentro del


hogar, comunidad o la escuela.

En el hogar no se sentirá aceptado, pensara que todo lo que ocurre en su familia


es por su culpa, por lo cual no se involucra en las actividades de la misma,
irrespeta a los padres y se mantiene aislado de todo y cuando esto sucede a
veces tienen pensamientos de suicidio.

En cuanto a la escuela puede reflejar rechazo, agresividad, que no preste


atención en la clase o no quiera copiar, puede distraer a los demás niños de aula,
puede pasar de un niño activo en pasivo, que nada le importa, entre otras cosas.

En su comunidad se notaran a veces aislados de la misma, no vas a querer


compartir a la hora de socializar con algún otro niños y los demás.
CONCLUSIÓN

La paz es un valor universalmente reconocido y profundamente arraigado en la


sociedad. Una muestra de ello es la inclusión de la educación para la paz en los
centros escolares.

El sistema educativo ofrece la posibilidad de trabajar ciertos valores humanos


como la paz, desde la perspectiva de la transversalidad en el currículo. Es decir,
que cada profesor puede y debe introducir, en el ámbito de su materia de
enseñanza, la educación para la paz y la convivencia, permitiendo y favoreciendo,
en lo posible, la coordinación interdepartamental de las programaciones
didácticas.

Además, estos temas pueden ser tratados específicamente en otras áreas de


aprendizaje. En este contexto, se puede tratar con mayor sentido y eficacia el
fenómeno de la violencia en los centros escolares y en la familia. La mejor forma
de evitar la violencia es posibilitar mecanismos de prevención, fomentando los
valores, actitudes y hábitos de convivencia pacífica y de respeto a las libertades
individuales y los derechos de los ciudadanos.

No es menos cierto que todavía existen importantes carencias en la formación


inicial y continua del docente sobre los modos de prevenir y tratar los crecientes
fenómenos de violencia. En este sentido, cobra especial importancia la aplicación
de ciertos programas de educación para la paz, la convivencia y la no violencia en
los centros educativos, promovidos por instituciones públicas y privadas de ámbito
nacional e internacional.

Las medidas disciplinarias no siempre son el medio más adecuado ni el único para
enfrentarse a la violencia. Este complejo fenómeno implica un tratamiento mucho
más integral, un análisis exhaustivo de la situación y de sus posibles causas, una
serie de propuestas globales de los diferentes sectores sociales, un seguimiento y
una evaluación de los programas aplicados...