Está en la página 1de 41

UNIVERSIDAD DE ORIENTE

NUCLEO BOLIVAR
ESCUELA DE CIENCIAS DE LA SALUD
“Dr. Francisco Battistini Casalta”
DEPARTAMENTO DE PARASITOLOGÍA Y MICROBIOLOGÍA

PROTOZOARIOS COMENSALES EN HABITANTES DEL BARRIO


NUEVA GUAYANA. CIUDAD BOLIVAR. ESTADO BOLIVAR

Tutor: Trabajo de Grado presentado por:

Dra. Ixora Requena Br. Gloriana Judith Rodríguez Medina

C.I. 23.900.531

Br. José Alfredo Yépez Arandia

C.I. 22.593.255

Como requisito parcial para obtener el Título de


Médico Cirujano

Ciudad Bolívar, Febrero de 2018


INDICE

Págs.

Agradecimientos i

Dedicatoria iii

Resumen iv

Introducción 1

Justificación 8

Objetivos 9

Metodología 10

Resultados 15

Discusión 21

Conclusiones 24

Referencias Bibliográficas 25

Anexos
AGRADECIMIENTOS

“Y Él dijo: Mi presencia ira contigo, te daré descanso.” (Éxodo 33:14). Las palabras
no alcanzan para expresar el agradecimiento al el ser más infinito y supremo, que nos
brinda la oportunidad de avanzar y culminar este riguroso trabajo. Lo que alguna vez
comenzó como un juego entre primos, jugar al doctor, hoy se encuentra más cerca de lo
que hace unos años imaginamos. Todos tenemos sueños, metas, cosas que lograr, pero
hay una barrera que nos hace frente, y es que, en el único lugar donde éxito esta antes
que trabajo, es en el diccionario; que si tu no trabajas por tus sueños alguien más te
contratara para que trabajes por los suyos. Es en ese preciso momento donde se necesita
de la intervención de ese caballero de la cruz, Jesús de Nazaret, cuya presencia nos ha
dado la fuerza para seguir avanzando, es por eso que nos sale del alma cuando decimos:
“sin Ti, jamás lo hubiéramos logrado.” ¡Gracias Dios!

De igual forma, todo gran alumno se hace visible, resultado del gran maestro que
cultivo el hedonismo y epicureísmo en su pupilo, por esto no podemos pasar por alto a la
doctora Ixora Requena, mujer virtuosa y con mucho para dar. Ruth dijo una vez: “no me
pidas que te deje, porque no lo hare.” Con dichas palabras, le damos gracias por no
habernos dejado y prestarnos la máxima ayuda en todo lo que estuvo a su alcance. “La
mayoría de nosotros no tenemos más de cinco o seis personas que nos recuerdan. Los
maestros tienen miles de personas que les recuerdan por el resto de sus vidas”. -Andy
Rooney. Gracias Ixora, I LOVE YOU.

Sin poder hacernos débiles de memoria, agradecemos a nuestros padres por


todos los sacrificios y noches en velas, que invirtieron de rodillas a Dios por su ayuda,
para con nosotros… y por todos los sacrificios que hicieron por la materialización de este
sueño. “Agradece a la llama su luz, pero no olvides el pie del candil que paciente la
sostiene”. -Rabindranath Tagore. Por lo que, muchas gracias mamá y papa, sin ustedes
nada de esto hubiese sido posible.

Un árbol es capaz de atrofiar su tronco, si sus raíces son limitadas, ¿pero como
detener el crecimiento de una planta en un suelo tan rico? Es por ello que, con respeto,
nobleza y bonhomía, debemos esta formación a: “La casa más alta, nuestra Universidad
de Oriente”, quien es y ha sido nuestra madre, el epicentro de este tornado de enseñanza
y cultivo de la ciencia en nuestro perfil como futuros profesionales, es por eso que te
agradecemos por todo, gracias, bella universidad.
Br. Gloriana Judith Rodríguez Medina

Br. José Alfredo Yépez Arandia


DEDICATORIA

Quiero dedicar este trabajo a mis padres, Noreida Arandina y José Yépez, quienes
han sido una pieza fundamental en todo el desarrollo de este trabajo, en apoyo
emocional, para ustedes papás. De igual forma a Yajaira Banales, cuyos consejos
alimentaron mi vida es esta vicisitud.

José Yépez.

La presente tesis está dedicada a quien con entereza, amor y plena confianza
supieron guiarme en este camino, mis padres, Trino Rodríguez y Gloria Medina. De igual
manera a Dhylan Rodríguez, Gloria de Medina y Tania Medina. Con ustedes de mi lado no
hay meta que no se pueda alcanzar, ni sueños que no se puedan lograr.

Gloriana Rodríguez.
RESUMEN
4

PROTOZOARIOS COMENSALES EN HABITANTES DEL BARRIO


NUEVA GUAYANA. CIUDAD BOLIVAR. ESTADO BOLIVAR

Tutor: Dra. Ixora Requena Autores: Gloriana Judith Rodríguez Medina

José Alfredo Yépez Arandia

Año 2018

La identificación de protozoarios comensales es un indicador de fecalismo en las


comunidades urbanas, suburbanas y rurales. El objetivo de este estudio, fue determinar la
prevalencia de protozoarios comensales en el Barrio Nueva Guayana, Ciudad Bolívar,
estado Bolívar, Venezuela. Se recolectaron muestras fecales de 213 habitantes, las
cuales fueron procesadas mediante examen directo con lugol y solución salina fisiológica
al 0.85%, métodos de concentración de Kato, sedimentación espontánea y coloración de
Kinyoun. Se obtuvo una prevalencia de parasitosis intestinales del 73,24% (n=156). La
prevalencia de individuos parasitados por protozoarios comensales fue de 34% (n=53). En
todos los grupos de edad se observaron protozoarios comensales, pero fue más frecuente
el hallazgo en los niños (32,1%; n=50). El género femenino fue el principalmente
parasitado por protozoarios comensales con un 19,3% (n=30). Cinco (05) especies de
protozoarios comensales fueron diagnosticadas. En los individuos parasitados por
protozoarios comensales. Blastocystis spp fue el parásito identificado en primer lugar
(53,85%), seguido de Entamoeba coli con un 34,62% (n=54), seguida de Giardia
intestinalis con un 17,95% (n=28). Entre las asociaciones parasitarias con protozoarios
comensales destacó la de Blastocystis spp. Entamoeba coli/Endolimax nana/
Ancylostomideos con 10%. En conclusión, se determinó una alta prevalencia de
protozoarios comensales en los habitantes estudiados, quienes viven en condiciones
socioambientales precarias.
Palabras Claves: Prevalencia, amibas comensales, habitantes
INTRODUCCIÓN
Las investigaciones de Leeuwenhoek, Padre de la Protozoología y de la
Bacteriología (Sanz, 2010) permitieron describir los protozoarios. En los últimos años, la
filogenética ha replanteado la clasificación de los protozoarios intestinales de interés
médico, dentro de los que destacan amibas, flagelados, ciliados y apicomplexa. En estos
grupos se encuentran los principales microorganismos responsables de las principales
parasitosis intestinales como Entamoeba histolytica/E. dispar/E. moshkosvkii, Giardia
intestinalis, y los coccidios Cryptosporidium spp., Ciclospora cayetanensis y Cistoisospora
belli (Salinas y Vildozola, 2007). Blastocystis spp. inicialmente era clasificado en el grupo
de los protozoarios, pero en la actualidad se encuentra dentro de los chromistas (Cavalier-
Smith, 1998; Botero y Restrepo, 2012; Stensvold, 2013).

Los protozoarios son organismos unicelulares, microscópicos, eucariotas, de


dimensiones y formas variables en sus diversas formas evolutivas. Se localizan en
diferentes tejidos realizando funciones fisiológicas necesarias a través de sus organelas
especializadas. Los protozoos varían enormemente en cuanto a su tamaño, morfología,
nutrición y ciclo vital. El quiste representa la forma infectante de casi todos los protozoos y
facilita la transmisión de un huésped a otro (Barrios y Delisio, 2008; Navarro, 2008;
Morales et al., 2011).

Dentro del grupo de los protozoarios se encuentran los comensales, entre los que
destacan las amebas Entamoeba coli, Endolimax nana, Iodamoeba butschlii,y los
flagelados Trichomonas hominis, Chilomastix mesnili y Dientamoeba fragilis los cuales
tiene importancia desde el punto de vista epidemiológico. Los protozoarios comensales
obtienen beneficios del huésped que los aloja, proporcionándoles nutrientes y
permitiéndole su reproducción, no perjudican al huésped (Botero y Restrepo, 2012).

La transmisión de estos protozoarios usualmente ocurre por medio del agua,


alimentos o manos contaminadas con residuos fecales (Cortes et al., 2008; Takizawa et
al., 2009; Wakid et al., 2009; Wingert y Araujo, 2009). Las llamadas amebas comensales
no causan una afección como tal, sino que su presencia es indicativo de contaminación
fecal y por lo tanto reviste una importancia epidemiológica (Saredi, 2003). Debido a que la
vía de infección es fecal-oral, la identificación de amibas comensales es una medida
indirecta del Índice de fecalismo, definido como un criterio epidemiológico cualitativo que
permite estimar contaminación fecal del agua de consumo humano y por ende, permite
establecer el riesgo de una población determinada para adquirir infecciones por la vía
fecal-oral (Madigan y Brock, 2004)

Las amibas comensales presentan un ciclo de vida directo. Los estadios


evolutivos son el trofozoíto, prequiste y el quiste. El trofozoito es la forma vegetativa,
conformada principalmente por una membrana, citoplasma, núcleo y pseudópodos. El
quiste, representa la forma de resistencia, y posee una pared quística, una vacuola de
glucógeno y cromatoidales, así como ADN y ARN (Madigan y Brock, 2004)

De acuerdo a la nomenclatura actual, las amebas son seres vivos del reino
Protozoa. Las amebas de vida libre que afectan al ser humano pertenecen a dos phyla del
reino Protozoa: Percolozoa y Rhizopoda. El Phylum Percolozoa: Agrupa organismos
primitivos, algunos de los cuales pueden ser ameboflagelados con un flagelo transitorio,
no tienen aparato de Golgi, pero poseen mitocondrias o hidrogenosomas y peroxisomas.
El phylum incluye la clase Heterolobosea, el orden Schyzopyrenida, la familia
Vahlkampfiidae; y los géneros Naegleria y Vahlkampfia. El Phylum Rhizopoda: Agrupa
organismos con pseudópodos como medio de locomoción y alimentación, mitocondrias
con crestas tubulares. La mayoría de las especies son de vida libre. El phylum incluye 2
clases, a saber: Lobosea y Entamoebidae. Esta última agrupa a los géneros Entamoeba,
Iodamoeba y Endolimax (Oddó, 2006). Dentro de las amibas comensales conocidas
destacan: Entamoeba bangladeshi, E. chattoni, E. coli, E. gingivalis, E. hartamnni, y E.a
polecki. Otras amibas, como Iodamoeba bütschlii y Endolimax nana, completan el grupo
de sarcodinos (Becerril, 2014).

El género Entamoeba incluye varias especies de amebas de vertebrados,


particularmente de localización intestinal. En el ciclo de las especies intestinales de
Entamoeba hay tres estadios morfológicos, el trofozoito, el prequiste y el quiste. Los
trofozoitos carecen de forma definida y además no poseen estructuras internas
manifiestas, salvo el núcleo y algunas vacuolas, por lo que el abanico de criterios
morfológicos a considerar se reduce, básicamente, al rango de tamaños de la célula y a
las características de los núcleos. En los quistes, además del rango de tamaños y de la
morfología de los núcleos, se pueden considerar también otros caracteres, como la
presencia y morfología de los cuerpos cromatoides (Ponce-Gordo y Martínez-Díaz, 2010;
Canese, 2012).
Entamoeba coli es una de las principales amibas intestinales no patógena,
observada por primera vez por Lewis en 1870, pero fue Gras (1877) quien realizó la
primera identificación y descripción de esta amiba. Es un protozoario comensal del
intestino grueso, tiene una amplia distribución mundial, aunque su mayor frecuencia se
registra en climas cálidos y tropicales. Morfológicamente el quiste tiene un tamaño de 10 a
35 µm, poseen de 5 a 8 núcleos (dependiendo del estado de maduración) generalmente
es redondo. El trofozoíto mide de 15 a 30 µm posee pseudópodos con movimientos sin
dirección definida, posee un citoplasma transparente, cariosoma difuso, excéntrico y una
cromatina irregular (Canese, 2012).
Endolimax nana mide entre 6 a 18 um, presenta un citoplasma granular
vacuolado, con un solo núcleo, con cariosoma central, emite pseudópodos hialinos cortos
y en varias direcciones. El quiste, ovoide o esférico, mide entre 5 a 12 um presenta 4
núcleos con cariosoma voluminoso. El trofozoíto de Iodamoeba būtschlii mide entre 8 a
20 um, también presenta un citoplasma granular vacuolado, emite pseudópodos hialinos
cortos, a semejanza del trofozoíto de E. nana, presenta un núcleo único con cariosoma
voluminoso, sólo que presenta gránulos acromáticos. El quiste mide entre 6 a 15 um,
presenta un solo núcleo con la presencia de una vacuola de glucógeno (Canese, 2012).

En el orden Retortamonadida se incluyen protozoarios flagelados, que viven en los


intestinos de varios invertebrados y especies de vertebrados. Este orden tiene solamente
una sola familia, la Retortamonadidae donde se encuentra Retortamonas intestinalis, los
trofozoítos miden en promedio 5 µm tienen dos flagelos anteriores. Otro protozoario
flagelado comensal es Chilomastix mesnilii, el cual habita en el intestino grueso, tiene un
trofozoíto que mide aproximadamente 10-15 µm de largo con un citostoma donde se
incluye un flagelo y tres flagelos anteriores, los quistes son piriformes de 4-8 µm
(Martínez-Díaz et al., 2001; Romero-Cabello, 2007).

Trichomonas hominis es también considerado otro flagelado comensal. Su


trofozoíto mide de 7-10 µm de largo y contiene 5 flagelos. Tienen amplia distribución en la
naturaleza, encontrándose en el hombre, algunos animales domésticos, como los gatos, y
animales salvajes como los primates (Gookin et al., 2007; Levecke et al., 2007; Dos
Santos et al., 2015).
El diagnóstico de laboratorio de los protozoarios comensales es idéntico al de
cualquier protozoario intestinal que contemple las fases de quiste y trofozoíto. Aunque la
fase de trofozoíto suele aparecer en las heces diarreicas y los quistes en las heces
formes, ambas fases pueden estar presentes en la misma muestra fecal. La adición de
gotas de solución yodada también permite apreciar los detalles necesarios para la
identificación de las amibas y otros protozoarios, ya que confiere el típico color
amarillento al citoplasma, contrastando con el color negruzco del núcleo. Los métodos
fisicoquímicos o difásicos de concentración, son los más utilizados (Gomila-Sard et al.,
2011).

Las técnicas como la de sedimentación espontánea (Lutz) y formol-éter, como


métodos de concentración tienen alta eficacia en el diagnóstico de la mayoría de los
protozoarios intestinales, teniendo ventajas frente a técnicas convencionales. Existen
también técnicas para la preservación de las heces entre los más utilizados están la
formalina, sodio-ácido acético-formol (SAF), mertiolato-yodo-formol (MIF), fijadores que
contienen alcohol de polivinilo (mercurio, cobre o zinc). El más utilizado de estos
preservantes es el formol al 10% (Terashima et al., 2009; Gomila-Sard et al., 2011; Mc
Hardy et al., 2014).

El aumento de la prevalencia de las enteroparasitosis en algunas regiones, ha


estado determinado por muchos factores, entre los cuales se encuentra el incremento de
la densidad poblacional en áreas rurales y suburbanas. Otros factores que contribuyen a
elevar la prevalencia de estas enteroparasitosis son: viviendas inadecuadas, pobres
medidas de saneamiento ambiental, deficiente suministro de agua potable, difícil acceso
a los centros de salud y toda una serie de factores socioeconómicos que constituyen la
etiología social de estas enfermedades. Esto es más acentuado en las comunidades
indígenas, muchas de las cuales no tienen las mismas oportunidades que las
comunidades no indígenas (Devera et al., 2005a; Devera et al., 2010).

En Latinoamérica, López et al., (2008), determinaron la prevalencia de parasitosis


intestinales y factores asociados en una comunidad indígena de Colombia. Demostraron
que 352 habitantes (92 %) presentaron una o varias especies de parásitos intestinales, y
de estas el 92% presentaba al menos un parasito potencialmente patógeno. El 89,2 %
presentó más de una especie parasitaria (poliparasitismo) con un máximo de 7 especies
por hospedador. Se identificaron 8 especies de protozoarios intestinales incluyendo
patógenos y comensales. Entre las amibas comensales más frecuentes se identificó a E.
coli (60 %) y E. nana (36 %).

Espinosa-Muñoz et al., (2015). Realizaron un estudio en la comunidad indígena


Wiwa de la Sierra Nevada de Santa Marta, Colombia. El hallazgo fue una prevalencia de
parasitosis intestinales del 96,4%. Siendo las principales especies más prevalentes:
Endolimax nana (89,2%) y E. coli (84,3%).

En Venezuela, en agosto de 2004, se realizó un estudio coproparasitológico y de


las condiciones sanitarias en la comunidad indígena Yakariyene, ubicada en el Municipio
Tucupita del estado Delta Amacuro. Los resultados del estudio demostraron la presencia
de 95 personas parasitadas, para una prevalencia de parasitosis intestinal de 86,4%. De
las once especies de enteroparásitos diagnosticados, predominaron los protozoarios
(81,05%), destacando Entamoeba coli con 40%, y Endolimax nana con 27,3% (Devera et
al., 2005b).

En el Municipio Maracaibo del Estado Zulia, Rincón et al., (2006) realizaron un


estudio transversal descriptivo. Demostraron que el 36,20 % de los individuos
presentaban enteroparásitos. Entre las amibas comensales más identificadas fueron:
Entamoeba coli, Chilomastix mesnili, Endolimax nana y Pentatrichomonas hominis.

Devera et al., (2006) realizaron una investigación para determinar la prevalencia


de parásitos intestinales en una comunidad indígena de Aripao, estado Bolívar,
Venezuela, Fueron estudiadas 155 muestras fecales provenientes de igual número de
individuos de ambos sexos y de todas las edades. Se identificaron un total de 15 especies
de enteroparásitos, siendo los protozoarios los más frecuentes (96,2%). En este grupo la
amiba comensal más prevalente fue Entamoeba coli (34,2%). Estas elevadas tasas de
infección en general son un reflejo de la situación en la que viven los habitantes de este
tipo de comunidades, entre ellas saneamiento ambiental deficiente y condiciones
socioeconómicas precarias. Así mismo cuando se estudió una comunidad indígena de
San Antonio del Morichal, municipio Autónomo Gran Sabana, Estado Bolívar, se identificó
a Entamoeba coli (58,8%) como la amiba comensal más frecuente.

Hernández y Pereira (2014), en El Callao, estado Bolívar, realizaron un estudio


sobre protozoarios intestinales en escolares, demostrando una de prevalencia de
protozoarios intestinales de 42,50% siendo el protozoario comensal E. nana el más
frecuente.
En la comunidad indígena de Itopoicon, Ciudad Bolívar- estado Bolívar, se obtuvo
una prevalencia de parasitosis intestinales del 84,8%, la prevalencia de individuos
parasitados por amibas comensales fue de 55,8%, siendo Entamoeba coli el protozoario
comensal más frecuente con 47,3%, seguido de Endolimax nana con un 11,5% (Barreto y
Gamboa, 2015).
Considerando la elevada frecuencia con que se presentan las afecciones de vías
gastrointestinales en los individuos y las consecuencias que conllevan tanto a nivel
cognitivo como nutricional, en particular en los niños, se decide realizar esta investigación
con la finalidad de contribuir al conocimiento de la epidemiología de las protozoosis
intestinales, particularmente de las amibas comensales, e implementar medidas de
prevención, enfocados en la educación sanitaria y saneamiento ambiental en este grupo
vulnerable de la población.
JUSTIFICACIÓN

De acuerdo a las investigaciones de la Organización Mundial de la Salud y la


Sociedad Venezolana de Infectología, en Venezuela hay poblaciones donde hasta el 80%
de sus habitantes tienen parásitos, y esto tiene mucha relación con el saneamiento
ambiental, el control de las aguas negras y la disposición de agua potable para el
consumo, el mal almacenamiento de la basura y la proliferación de moscas, que también
son un vehículo para el parásito (Martínez y Zamora, 2008).

En vista que en el estado Bolívar se ha descrito una alta prevalencia de parasitosis


intestinales, se plantea esta investigación para determinar la prevalencia de protozoarios
comensales en habitantes del Barrio Nueva Guayana. Ciudad Bolívar. Estado Bolívar,
Venezuela.
OBJETIVOS

General

Determinar la prevalencia de protozoarios comensales en el Barrio Nueva


Guayana, de Ciudad Bolívar, estado Bolívar.

Objetivos Específicos

1. Identificar las parasitosis más frecuentes en la población estudiada.


2. Establecer la frecuencia de protozoarios comensales según edad.
3. Determinar la frecuencia de protozoarios comensales según género.
4. Señalar el porcentaje de personas mono y poliparasitadas los habitantes del
Barrio Nueva Guayana.
5. Establecer las asociaciones parasitarias presentes en los habitantes parasitados.
METODOLOGÍA
Tipo de estudio
La investigación fue de tipo transversal y consistió en la recolección de muestras
fecales obtenidas de habitantes de una comunidad con deficientes condiciones
sociosanitarias y de saneamiento ambiental.

Área de estudio:
El Barrio “Nueva Guayana” es una comunidad urbana ubicada en la zona noroeste
de Ciudad Bolívar, municipio Heres del estado Bolívar. Se localiza hacia la derecha de la
avenida perimetral al frente de la Urbanización Brisas del Este. Las condiciones
sociosanitarias de la comunidad y de saneamiento ambiental son de deficientes a
precarias, las calles no están asfaltadas, no existe cloacas ni servicio de aseo urbano; el
agua potable en algunas zonas se obtiene por tubería y en otras por camiones cisterna,
por lo que los habitantes almacenan agua en diversos recipientes. Existe gran cantidad de
desechos sólidos acumulados en las calles y terrenos baldíos. La comunidad se divide en
seis sectores, pero para los fines de este estudio se emplearán muestras fecales de
habitantes de los sectores 4, 5 y 6 bajo el área de influencia del módulo médico de la
misión Barrio adentro ubicado en el sector 5.

Esta comunidad fue seleccionada debido a que reúne las condiciones


ecoepidemiológicas para la ocurrencia de parasitosis intestinalis, en especial de
infecciones por protozoarios y helmintos.

Universo y muestra
El universo estuvo representado por los 1200 habitantes de los sectores 4, 5 y 6 de
Nueva Guayana, según censo suministrado por el consejo comunal local. La muestra la
conformaron todos aquellos habitantes que estuvieron de acuerdo en participar y aportar
la muestra fecal respectiva y suministrar los datos para el llenado de la ficha de control
respectiva.

Recolección de datos
Se utilizó la ficha de recolección de datos del Laboratorio de Diagnóstico
Coproparasitológico del Dpto. de Parasitología y Microbiología de la Escuela de Ciencias
de la Salud, Universidad de Oriente, Núcleo Bolívar (Anexo 1).

Se realizaron visitas a cada comunidad y se explicó a los líderes de la comunidad


encabezados por el consejo comunal de la zona sobre los objetivos e importancia del
estudio para así obtener su apoyo y participación. Ésta fue voluntaria y para formar parte
del estudio la persona debió otorgar su consentimiento por escrito (Apéndice A).

Se estableció una fecha para la recolección de las muestras fecales y el llenado de


las fichas de control. Para ello el día anterior fueron entregados envases recolectores de
heces casa por casa a todos los habitantes. Se utilizó como centro de referencia y
laboratorio el ambulatorio médico de la misión barrio adentro de la localidad ubicado en el
sector 4. Para esta actividad comunitaria, asistencial y de campo participó un grupo
integrado por estudiantes de Medicina y Bioanálisis, médicos, bioanalistas y profesores de
la UDO-Bolívar. Todos los equipos, materiales y reactivos necesarios fueron trasportados
hasta la comunidad en el centro de referencia destinado para ello.

Procesamiento de las muestras fecales


Se llevó a cabo en dos fases, la primera que comprendió el estudio en la propia
comunidad mediante examen directo y métodos de concentración de Kato y Willis (Melvin
y Brooke, 1971; Botero y Restrepo, 2012). Una porción de la muestra fecal fresca se
preservó en formol al 10% en envase adecuado y se almacenó en cavas secas a
temperatura ambiente. La segunda fase se realizó en el Laboratorio de Diagnóstico
coproparasitológico del Dpto. de Parasitología y Microbiología de la Escuela de Ciencias
de la Salud “Dr. Francisco Battistini Casalta”, de la Universidad de Oriente, Núcleo Bolívar,
donde se realizó la técnica de sedimentación espontánea (Rey, 2001).
Exámenes Coproparasitológicos

Heces Frescas
1. Examen Directo (Botero y Restrepo, 2012):
Con la ayuda de un palillo de madera se mezcló la materia fecal para
homogeneizarla; se realizó la descripción de las características macroscópicas de las
heces.
Técnica de Examen Directo:
 Se preparó Solución Salina Fisiológica al 0,85%: se tomaron 8,5 g de cloruro de sodio
por cada litro de agua destilada
 Se preparó Lugol: (Yodo metálico: 1,00 g; Yoduro de potasio 2,00 g y Agua destilada
100 mL). Se Trituraron juntos el yodo y yoduro en un mortero, se fue añadiendo agua
poco a poco y se movió lentamente hasta su disolución, se añadió el resto de agua.
Se conservó en un frasco ámbar.
 Se identificó la lámina portaobjeto, con el código de la muestra.
 Luego en la lámina se colocó por separado una gota de SSF al 0,85% y otra de
Lugol, manteniendo 1 cm. de separación entre ambas.
 Se tomó con el palillo de madera, una pequeña porción de las heces (1 a 2 mg), y se
hizo una suspensión en la gota de solución salina y posteriormente sobre la gota de
Lugol. La preparación quedó de tal forma que se pudo leer a través de ella.
 Se cubrieron las preparaciones con una lámina cubreobjeto de 22 x 22 mm cada
una.
 Se observó al microscopio con el objetivo de 10X y luego con el de 40X.

2. Técnica de Kato (Rey, 2001; Botero y Restrepo, 2012):


Procedimiento
 Inicialmente se preparó la solución Verde de Malaquita. Se usaron 100 ml de
glicerina, más 1 ml de solución Verde de Malaquita al 3%, esta solución se mezcló
con 100 ml de agua destilada en el recipiente.
 Se cortaron trozos de papel celofán (en rectángulos de 2.5cm x 3cm
aproximadamente), y se dejaron sumergidos por 24 horas en la solución Verde de
Malaquita antes de ser utilizados.
 Se identificó la lámina portaobjeto, con el código de la muestra.
 Con un palillo de madera se tomó aproximadamente 1 gramo de materia fecal; con
esta porción se realizó un frotis en una lámina portaobjeto, con la ayuda de una pinza
metálica se colocó el papel celofán.
 Luego se invirtió la lámina sobre papel absorbente y se hizo un poco de presión con
los dedos para expandir las heces. Esto evitó la formación de burbujas y el mejor
extendido del frotis así como la eliminación del exceso de la solución de Verde de
Malaquita.
 Se dejó actuar el colorante por 20-30 minutos, antes de proceder a examinar el
extendido al microscopio utilizando el objetivo de 10X.

3. Técnica de Willis (Técnica de Flotación) (Melvin y Brooke, 1971):


Procedimiento
 Preparación de la solución salina saturada: se agregó al agua destilada hirviente, NaCl
hasta que ésta no se disolviera más (saturación). Se traspasó el líquido a un
recipiente con tapa y se guardó hasta su uso.
 Para mejores resultados se realizó un lavado con solución salina fisiológica y colado
por gasa, de las heces previo al proceso de flotación.
 El homogeneizado obtenido después de colado se ubicó en un vaso, sobre el cual se
colocó una lámina portaobjeto previamente rotulada con el código de la muestra
respectiva. Se agregó solución salina saturada hasta llenar el recipiente.
 El líquido debió entrar en contacto con la lámina. Si eso no ocurrió se agregó
lentamente más solución teniendo cuidado de no derramar el líquido.
 Se dejó en reposo por 10 a 15 minutos.
 Después se invirtió el portaobjeto tomándolo por uno de sus extremos y volteándolo
rápidamente asegurándose de que la gota de líquido quedara adherida al vidrio.
 Para su observación al microscopio se colocó una laminilla 22 x 22 mm y se examinó
con objetivo de 10x.

1. Heces Preservadas:
Sedimentación Espontánea (Método de Lutz) (Rey, 2001)
Se tomaron 10 ml del preservado y se filtraron por gasa doblada en ocho. El líquido
obtenido se colocó en un vaso plástico descartable de 180 ml. Se completó dicho volumen
agregando solución salina fisiológica 0,85%. Se dejó sedimentar por 24 horas.
Transcurrido ese tiempo, se descartó el sobrenadante y con una pipeta Pasteur se retiró
una pequeña muestra del sedimento en el fondo del vaso. Ese sedimento se colocó en
una lámina portaobjeto, se cubrió con laminilla y observó al microscopio.

Análisis de datos
Con la información obtenida se construyó una base de datos con el auxilio del
programa SPSS 21.0 para Windows. Los datos se presentaron en tablas y se analizaron
según sus frecuencias relativas. También se usó la prueba Ji al cuadrado (2) con un
margen de seguridad de 95% para demostrar la independencia entre las variables
estudiadas.
RESULTADOS
Del total de habitantes en la comunidad Barrio Nueva Guayana, Ciudad Bolívar,
estado Bolívar, Venezuela, fueron evaluadas 213 personas. La prevalencia de parásitos
intestinales general fue de un 73,24% (n=156), siendo mayor en los niños con un 78,21%
(n=122) seguido de los adultos con 21,79% (n=34). Las parasitosis intestinales fue más
prevalente en el sexo femenino, 53,85% (n=84) (Tabla 1).

Dentro de esta incidencia de parasitosis, se encontraron 53 casos de protozoarios


comensales (34%), observándose una distribución homogénea en ambos sexos (Tabla 2).
La presencia de protozoarios comensales fue más frecuentes en niños que en adultos
(n=50; 32,1%) (Tabla 3).

En los habitantes del Barrio Nueva Guayana, se observó con mayor frecuencia los
cromistas, siendo el más prevalente Blastocystis spp. 53,85% (n=84). El protozoario
comensal más frecuente fue Entamoeba coli 34,62% (n=54). Giardia intestinalis 17,95%
(n=28) y Endolimax nana 10,26% (n=16). Se observaron 5 tipos de helmintos,
encabezados por Ascaris lumbricoides 8,97% (n=14), Trichuris trichiura 5,13% (n=8),
Ancylostomideos 3,85% (n=6), Hymenolepis nana 1,28% (n=2) y Enterobius vermicularis
0,64% (n=1) (Tabla 4).

En el grupo de los poliparasitados (n=20), las asociaciones más predominantes


fueron: Blastocystis spp / Ascaris lumbricoides con 30,0% (n=6), seguido de Blastocystis
spp / Entamoeba coli / Endolimax nana y Blastocystis spp / Giardia intestinalis / Ascaris
lumbricoides con 15,0% (n=3) y Blastocystis spp / Entamoeba coli / Endolimax nana /
Ancylostomideos y Blastocystis spp / Entamoeba coli / Trichuris trichiura / Ascaris
lumbricoides con 10,0% (n=2) cada uno (ver tabla 5).
Tabla 1

Prevalencia de parásitos intestinales según edad y género en habitantes del Barrio


Nueva Guayana, Ciudad Bolívar, estado Bolívar, Venezuela. Febrero de 2017.

Género

Edad Femenino Masculino Total

N° % N° % N° %

Niño 66 42,31 56 35,90 122 78,21

Adulto 18 11,54 16 10,25 34 21,79

84 53,85 72 46,15 156 100,0


Total 0
Tabla 2

Prevalencia de protozoarios comensales según género en habitantes del Barrio


Nueva Guayana, Ciudad Bolívar, estado Bolívar, Venezuela. Febrero de 2017.

Protozoarios Comensales

Género Si No Total

N° % N° % N° %

Femenino 30 19,3 53 34 83 53,3

Masculino 23 14,7 50 32 73 46,7

Total 53 34,0 103 66 156 100,0


Tabla 3

Prevalencia de protozoarios comensales según grupo etario en habitantes del


Barrio Nueva Guayana, Ciudad Bolívar, estado Bolívar, Venezuela. Febrero de 2017.

Protozoarios Comensales

Grupo Etario Si No Total

N° % N° % N° %

Niño 50 32,1 95 60,9 145 92,9

Adulto 3 1,9 8 5,1 11 7,1

Total 53 34,0 103 66,0 156 100


Tabla 4

Prevalencia de parásitos intestinales en habitantes del Barrio Nueva Guayana,


Ciudad Bolívar, estado Bolívar, Venezuela. Febrero de 2017.

Total

Parásito No. %

Cromistas

Blastocystis spp. 84 53,85

Protozoarios

Entamoeba coli 54 34,62

Giardia intestinalis 28 17,95

Endolimax nana 16 10,26

Iodamoeba bütschlii 14 8,97

Chilomastix mesnili 2 1,28

Dientamoeba fragilis 1 0,64

Helmintos

Ascaris lumbricoides 14 8,97

Trichuris trichiura 8 5,13

Ancylostomideos 6 3,85

Hymenolepis nana 2 1,28

Enterobius vermicularis 1 0,64


Tabla 5

Prevalencia de protozoarios comensales según asociaciones parasitarias en


habitantes del Barrio Nueva Guayana, Ciudad Bolívar, estado Bolívar, Venezuela.
Febrero de 2017.

Asociaciones N° %
Blastocystis spp / Ascaris lumbricoides 6 30,0

Blastocystis spp / Giardia intestinalis / Ascaris lumbricoides 3 15,0

Blastocystis spp / Entamoeba coli / Endolimax nana / Ancylostomideos 2 10,0

Blastocystis spp / Entamoeba coli / Trichuris trichiura / Ascaris


2
lumbricoides 10,0

Blastocystis spp/ Trichuris trichiura 2 10,0

Otros 2 10,0

Total 20 100,0
DISCUSIÓN

En poblaciones urbanas y peri urbanas, la presencia, persistencia y diseminación


de los parásitos intestinales se relacionan en forma directa con las características
geográficas y ecológicas específicas del lugar, así como con las condiciones de
saneamiento básico disponibles y los factores socioeconómicos y culturales (Agudelo-
López et al., 2008). En esta investigación se obtuvo una prevalencia de protozoarios
comensales en un 34% (n=53), en la población estudiada. Esta cifra es similar a lo
descrito por otros autores en diferentes comunidades urbanas o suburbanas de
Venezuela (Grenier et al., 2008; Devera et al., 2010; Kompalic-Cristo et al., 2011) y del
estado Bolívar (Escalona y Lanz, 2010; Bernal y Camacho, 2012; Devera et al., 2012;
Marchan y Mota, 2012; Ramírez y Bermúdez, 2012). Este resultado confirma que las
parasitosis sobre todo las producidas por Chromistas y protozoarios ocupan altas tasas de
prevalencia y las mismas constituyen un problema médico frecuente en la población, lo
que de alguna manera indica un alto grado de fecalismo.

Es del conocimiento de todos que la mayoría de los parásitos intestinales se


transmiten por contaminación del ambiente y en el caso particular de los protozoarios,
comensales o patógenos, el agua y los alimentos juegan un papel importante. El principal
mecanismo de transmisión de protozoarios es por la ingestión de agua contaminada
(Solarte et al., 2006). El Barrio Nueva Guayana no escapa de esto, puesto que sus
habitantes se ven afectados, quienes en la mayoría de las veces, se ven obligados a
adquirir el agua por camiones cisternas, lo que pudiera contribuir en la adquisición de
infecciones parasitarias gastrointestinales

En esta investigación, los niños fueron los principalmente parasitados, lo que


coincide con otros estudios (Blanco et al., 2003; Al Rumhein et al., 2005; Marcos et al.,
2002; Escalona y Lanz, 2010; Bernal y Camacho, 2012; Devera et al., 2012; Marchan y
Mota, 2012). Quizás las principales razones que explican este resultado se basa en la
inmadurez inmunológica y sobre todo la falta de consolidación de hábitos higiénicos.

El género femenino fue el más afectado por protozoarios comensales, coincidiendo


con las investigaciones de Jaspe et al., (2002) y Núñez y Rojas, (2011). Sin embargo,
discrepa de otras investigaciones previas (Grenier et al., 2008; Devera et al., 2010;
Escalona y Lanz, 2010; Kompalic-Cristo et al., 2011; Devera et al., 2012; Bernal y
Camacho, 2012). A pesar de observar esta mayor frecuencia en el género femenino, es
conveniente acotar que el género no es determinante en las parasitosis intestinales, pues
el riesgo de exposición de los individuos es el mismo para ambos géneros.

En esta investigación se determinó que el monoparasitismo fue más común que el


poliparasitismo, discrepando con otros autores como Devera et al. (2012). Las razones
para esa variedad de hallazgos puede obedecer a múltiples factores como los higiénicos,
económicos, sociales, ambientales, alimenticios, entre otros, (Marcos et al., 2003; Al
Rumhein et al., 2005; Devera et al., 2012).

Coincidiendo con otros autores (Tutaya et al., 2006; Marcos et al., 2003; Ramírez y
Bermúdez, 2013), en esta investigación se identificó la presencia de protozoarios
comensales (Entamoeba coli y Endolimax nana), cuyo valor es epidemiológico pues la
identificación de estos protozoarios expresan la contaminación fecal de agua y/o
alimentos. Es por ello que la transmisión hídrica debe ser considerada en la comunidad
estudiada. La principal asociación parasitaria entre los poliparasitados fue Blastocystis
spp. con E. coli; coincidiendo con otros autores (Escalona y Lanza, 2010).

Se podría plantear que la prevalencia de protozoarios comensales encontrada en


esta investigación pudiera estar relacionada con el agua contaminada con materia fecal;
puesto que su principal vía de transmisión es por es por vía hídrica (Barahona et al., 2002;
Karanis et al., 2007).

Se ha demostrado que a pesar del conocimiento que existe sobre los factores
epidemiológicos y de riesgos relacionados con las parasitosis intestinales, estos continúan
incidiendo. Es fundamental implementar programas de educación sanitaria, orientadas
principalmente a las familias de escasos recursos, que incluyan campañas de
desparasitantes, suplementos vitamínicos y minerales, para evitar consecuencias
irreversibles principalmente en las etapas tempranas de la vida. Medidas conocidas desde
hace mucho tiempo, pero son aplicadas de forma parcial y espasmódica, resultando
insuficientes. Además, olvidan que las parasitosis intestinales tienen una etiología social
(Martínez y Zamora, 2008).

De allí, que se observe la alta prevalencia de parasitosis por amibas comensales


en esta población. Posiblemente los determinantes sean deficiencias en las condiciones
socioeconómicas y de saneamiento ambiental. Es necesario implementarse programas de
control y prevención de parásitos (comensales y patógenos) a corto y largo plazo en la
comunidad, así como realizar exámenes coproparasitológicos periódicos a los habitantes
mediante las técnicas apropiadas y tratar y educar a los infectados, para así disminuir la
transmisión y la prevalencia de estas infecciones. Finalmente, todos los habitantes
parasitados recibieron tratamiento antiparasitario gratuito y se dictaron charlas educativas
sobre el tema.
CONCLUSIONES

 Se determinó una elevada prevalencia de parásitos intestinales (73,24%) en la


población estudiada, sin predilección por el género y la edad.
 La prevalencia de protozoarios comensales en los habitantes evaluados fue del
34% (n=53).
 La amiba comensal más prevalente fue Entamoeba coli
 Dentro de los poliparasitados, destacó la asociación de Blastocystis spp/
Entamoeba coli / Endolimax nana

,
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Al Rumhein, F., Sánchez, J., Requena, I., Blanco, Y., Devera, R. 2005. Parasitosis
intestinales en escolares: relación entre su prevalencia en heces y en el lecho
subungueal. Rev. Biomed. 16:227-237.

Barahona, L., Maguiña, C., Náquira, C., Terashima, A., Tello, R. 2002. Sintomatología y
factores epidemiológicos asociados al parasitismo por Blastocystis hominis.
Parasitol. latinoam. 57: 3-4.

Barreto, A., Gamboa, G. 2015. Prevalencia de amibas comensales en la comunidad


indígena Itopoicon. Ciudad Bolívar. estado Bolívar. Tesis de grado. Dpto. Parasit.
Microb. Esc. Cs. Salud. Bolívar. UDO. pp. 48. (Multígrafo)

Barrios, M., Deliso, M., 2008. Determinación de la prevalencia de parasitosis por


Entamoeba histolytica y Entamoeba dispar en los pacientes que acudieron al
laboratorio del hospital Dr. José Gregorio Hernández. Tumeremo, estado Bolívar.
Tesis de grado. Dpto. Parasit. Microb. Esc. Cs. Salud. Bolívar. UDO. pp. 77
(Multígrafo).

Bernal, L., Camacho, G. 2012. Prevalencia de enteroparásitos en habitantes del Barrio


Blanquita Pérez, Ciudad Bolívar, Estado Bolívar. Trabajo de Grado. Dpto.
Parasitología y Microbiología. Esc. Cs. Salud. UDO. Bolívar. pp. 33. (Multígrafo).

Blanco, A., Aponte, M., González, H., Rodríguez, F., Devera, R. 2003. Prevalencia de
parásitos intestinales en habitantes de varias comunidades de Ciudad Bolívar. XIX
Jornadas Científicas, Tecnológicas y Educativas de Guayana. ASOVAC Seccional
Guayana- 13-15 de Noviembre de 2003.

Botero, D., Restrepo, M. 2012. Parasitología Humana. Edit. Médica Panamericana.


Medellín, Colombia. 5a ed. pp. 733.

Canese, A. 2012. Manual de Microbiología y Parasitología Médica. 7ma. ed. Eduna.


Asunción. pp. 291.
Cavalier-Smith, T. 1998. A revised Six-Kingdomsystem of like. Biol. Rev. Comb. Philos.
Soc. 73: 203-266.

Cortés, D., Estrada, M., Areas, K., Téllez, A. 2008. Frecuencia de parasites intestinales en
expendedores de alimentos ubicados en los recintos de la UNAN-León. Universitas.
2(2): 25-28.

Devera, R., Amaya, I., Blanco, Y., Requena, I., Tedesco, R.M., Rivas, N., et al. 2012.
Parásitos Intestinales en una comunidad suburbana de Ciudad Bolívar, estado
Bolívar, Venezuela. Salud Arte Cuid. 5:55-63.

Devera, R., Angulo, V., Amaro, E., Finali, M., Franceschi, G., Blanco, Y., et al. 2006.
Parásitos intestinales en habitantes de una comunidad rural del Estado Bolívar,
Venezuela. Rev. Biomed. 17:259-268.

Devera, R., Blanco, Y., Cabello, E. 2005a. Elevada prevalencia de Cyclospora


cayetanensis en Indígenas del estado Bolivar, Venezuela. Cad Saude Publica, Rio
de Janeiro. 21(6):1778-1784.

Devera, R., Finali, M., Franceschi, G., Gil, S., Quintero, O. 2005b. Elevada prevalencia de
parasitosis intestinales en indígenas del Estado Delta Amacuro, Venezuela. Rev.
Biomed. 16: 289-291.

Devera, R., Requena, I., Tedesco, R.M., Sandoval, M., Velásquez, V., Blanco, Y. 2010.
Parasitosis intestinales y condiciones socio-sanitarias en un barrio de Soledad,
estado Anzoátegui, Venezuela. Saber. 22:103-110.

Escalona, C., Lanz, M. 2010. Parasitosis intestinales en habitantes del sector Casanova
Sur, Ciudad Bolívar, Estado Bolívar. Trabajo de Grado. Dpto. Parasitología y
Microbiologia. Esc. Cs. Salud. UDO. Bolívar. pp. 27. (Multígrafo).

Grenier Almeyda, G., Rodríguez Ortiz, G., Grenier Almeyda, E., Sánchez Ahedo, R.,
Almeyda González, L. 2008. Frecuencia por parásitos intestinales en la población
del barrio los cocos, estado Aragua Venezuela. Enf. Inf. Microbiol. Clin. 28:6-12.

Hernández, F., Pereira, Z. 2014. Protozoarios Intestinales en escolares de 6 a 13


años. El Callao, Estado Bolívar. Septiembre 2012-Junio 2013. Tesis de grado.
Dpto. Parasit. Microb. Esc. Cs. Sal. Bolívar. UDO. pp. 68. (Multígrafo).
Jaspe, R., Jiménez O., Velázquez, D., 2002. Frecuencia de parasitosis intestinales en
niños escolares de edades comprendidas entre 5-12 años de la población del
Manteco, estado Bolívar. Tesis de grado. Dpto. Parasit. Microb. Esc. Cs. Sal. Bolívar.
UDO. pp. 37. (Multígrafo).

Karanis, P., Kourenti, C., Smith, H. 2007. Transmisión por el agua de los parásitos
protozoarios: una revisión mundial de los brotes y las lecciones aprendidas. Salud
Agua.5 (1):1-38.

Kompalic-Cristo, A., Traviezo, L., Cárdenas, E., Torres, M., Brett, A., Álvarez, G., et al.
2011. Prevalencia de parasitosis intestinales en pacientes del estado Lara,
Venezuela, durante los años 2008-2010. Salud Arte Cuid. 4:25-33.

López, J. 2008. Prevalencia de parasitosis intestinales y factores asociados en un


corregimiento de la Costa Atlántica Colombia. Rev. Salud Pub. 10(4): 633-642.

Madigan, M.J., Brock, L. 2004. Biología de los Microorganismos. Décima Ed. Pearson
Educación, S.A. España. pp. 159.

Marchan, R., Mota, O. 2012. Protozoarios intestinales y condiciones sociosanitarias.


Barrio Maipure II Sur. Ciudad Bolívar, estado Bolívar. Diciembre de 2011 a Febrero
de 2012. Tesis de Grado. Dpto. Parasitología y Microbiologia. Esc. Cs. Salud. UDO.
Bolívar. pp. 35. (Multígrafo).

Marcos, L., Maco, V., Terashima, A., Samalvides, F., Gotuzzo, E. 2002. Prevalencia de
parasitosis intestinal en niños del valle del Mantaro, Jauja, Perú. Rev. Med. Hered.
13: 85-89.

Martínez, N., Zamora, N. 2008. Prevalencia de Parasitosis intestinales en escolares,


Ambulatorio San Miguel II. Tesis de grado. Dpto. Parasit. Microb. Esc. Cs. Salud
Bolívar. UDO. pp. 45. (Multígrafo).

Melvin, D. Brooke, M. 1971. Métodos de laboratorio para diagnóstico de parásitos


intestinales. Nueva Edit. Interamericana. 1ra Ed. pp: 105-106.

Morales, M., Javiqué, M., Socarrás, A. 2011.Parasitosis intestinal, su relación con factores
ambientales en niños del sector "Altos de Milagro", Maracaibo, Estado Zulia,
Venezuela. Rev. Cub. Med. Gen. Integr. 27(3): 64-75.
Navarro, E. 2008. Diagnóstico de protozoarios intestinales frecuentes en niños. Rev.
Boliviana. Ped. 47(3): 49-53.

Núñez, G., Rojas, R. 2011. Parasitosis intestinales en Preescolares y Escolares de los


Pijiguaos, Municipio general Manuel Cedeño. Estado Bolívar. Tesis de grado. Dpto.
Parasitología y Microbiología. Esc. Cs. de la Salud. U.D.O pp. 47 (Multígrafo).

Oddó, D. 2006. Infecciones por amebas de vida libre. Comentarios históricos, taxonomía
y nomenclatura, protozoología y cuadros anátomo-clínicos. Rev. Chil. Infect. 23:
200-214.

Ponce-Gordo, F., Martínez-Díaz, R. 2010. Taxonomía y filogenia del género Entamoeba.


Una revisión histórica. Rev. Ibero-Latinoam. Parasitol.69: 35-37.

Ramírez, K., Bermúdez, A. 2013. Parásitos intestinales en Habitantes del Barrio


Cañafistola I, Ciudad Bolívar, Estado Bolívar. Tesis de Grado. Dpto. Parasitología y
Microbiología. Esc. Cs. Salud. UDO. Bolívar. pp 33. (Multígrafo).

Rey, L. 2001. Parasitología. Edit. Guanabara-Koogan. Brasil. 3ra. ed. pp. 831.

Rincón, W., Acurero, E., Serrano, E. 2006. Enteroparásitos asociados a diarrea aguda en
niños menores de 12 años de edad. Rev. Kasmera. 34: 1-8.

Salinas, J., Vildozola, H. 2007. Infecciòn por Blastocystis. Rev. Gastroenterol. Perú. 27(3):
264-274.

Sanz, B. 2010. Cryptosporidium y Toxoplasma, dos importantes protozoos parásitos


transmisibles por los alimentos y el agua. Ann. RANF España. 11: 219-300.

Saredi, N. 2003. Manual práctico de Parasitología Médica. Laboratorios Andrómaco.


Buenos Aires. 1ª ed. pp. 112.

Solarte, Y., Peña, M., Madera, C. 2006. Transmisión de protozoarios patógenos a través
del agua para consumo humano. Rev. Colomb. Med. 37(1): 74-82.

Stensvold, C.R. 2013. Blastocystis: Genetic diversity and molecular methods for diagnosis
and epidemiology. Trop. Parasitol. 3:26-34.

Takisawa, M.G., Falavigna, D.L., Gomes, M.L. 2009. Enteroparasitosis and their
ethnographic relationship to food handlers in a tourist and economic center in
Paraná, Southern Brazil. Revista do Instituto de Medicina Tropical de São Paulo.
51: 31-35.

Tutaya, R., Blanco, Y., Sandoval, M., Alcalá, F., Aponte, A., Devera, R. 2006. Coccidios
intestinales en habitantes del Barrio 6 de Noviembre, Ciudad Bolívar, Estado Bolívar,
Venezuela. Rev. Biomed. 17:152-154.

Wakid, M.H., Azhar, E.I., Zafar, T.A. 2009. Intestinal parasitic infection among food
handlers in the Holy City of Makkah during Hajj season 1428 Hegira (2007G). J.
King Abdulaziz University-Medical Sciences. 16: 39-52.

Wingert, C., Araujo, F.A. 2009. Enteroparasitosis em manipuladores de alimentos de


supermercados de Porto Alegre (Rio Grande do Sul), Brasil. Rev. Ibero-Latinoam.
Parasit. 68: 125-129.
APÉNDICE
Apéndice A. Consentimiento informado.

Universidad De Oriente

Núcleo Bolívar

Escuela de Cs de la Salud

“Dr. Francisco Virgilio Battistini Casalta”

Departamento de Parasitología y Microbiología

CONSENTIMIENTO INFORMADO

Yo ______________________________ titular de la cedula __________________,


he sido informado (a) sobre el estudio que se está desarrollando por parte de
estudiantes de medicina y departamento de Parasitología de la Escuela de Ciencias
de la Salud, UDO Bolívar, cuyos responsables son los Profs Rodolfo Devera, Ytalia
Blanco, Iván Amaya e Ixora Requena. Teniendo pleno conocimiento de dicho estudio
y comprensión de los posibles beneficios, doy mi consentimiento voluntario para ser
incluido en la investigación, acepto autorizo que sea analizada una muestra para los
fines antes mencionado. También se me ha informado que puedo retirarme de dicho
estudio en el momento que lo desee.

__________________

Firma
ANEXOS
Anexo A. Ficha de recolección de datos.

UNIVERSIDAD DE ORIENTE
ESCUELA DE CIENCIAS DE LA SALUD
DEPARTAMENTO DE PARASITOLOIA Y MICROBIOLOGIA

Lugar: ________________________

FICHA INDIVIDUAL Código _____


Nombre completo: Fecha:
Edad: Sexo:  M  F Edo. Civil: Profesión
(ocupación)
Dirección Completa:

Natural de: Tiempo de residencia:


Grado de Instrucción (Solo los adultos):
Manifestaciones clínicas actuales:
1  Diarrea 7  Estreñimiento-diarrea 13  Nauseas

2  Vomitos 8  Bruxismo 14  Expulsión de vermes

3  Dolor abdominal 9  Prurito anal 15  Hiporexia

4  Meteorismo 10  Picor nasal 16  Otros. Cuales?

5  Flatulencia 11  Perdida de peso  NINGUNA

6  Distensión 12  Palidez cutáneo-mucosa


abdominal
Tto. Antiparasitario Previo  SI  NO Cual: Cuando (último):
Otros Datos:
Observaciones:
Resultados Heces Frescas:
1. Caracteristicas Macroscópicas:
Aspecto: Consistencia: Sangre: Moco: Restos Aliment. Otros:
 Homogeneo  Diarreica  SI  SI  SI
 Heterogeneo  Blanda  NO  NO  NO
Color:  Pastosa
 Dura
2. Examen Microscópico
Directo:
Kato:
Willis:
Rugai:
Placa de agar:
Preservado: (Formol 10%)
1. Método de Lutz (Fecha):
2. Técnica de Formol-Eter (fecha):
Realizado por:
Ficha llenada por:________

Anexo 1. Ficha de recolección de datos.

UNIVERSIDAD DE ORIENTE
ESCUELA DE CIENCIAS DE LA SALUD
DEPARTAMENTO DE PARASITOLOGIA Y MICROBIOLOGIA

Parasitosis intestinales.

Lugar: ________________________

FICHA INDIVIDUAL Código


_____
Nombre completo: Fecha:
Edad: Sexo:  M  F Edo. Civil: Profesión
(ocupación)
Dirección Completa:

Natural de: Tiempo de residencia:


Grado de Instrucción (Solo los adultos):
Manifestaciones clínicas actuales:
1  Diarrea 7  Estreñimiento-diarrea 13  Nauseas

2  Vomitos 8  Bruxismo 14  Expulsión de vermes

3  Dolor abdominal 9  Prurito anal 15  Hiporexia

4  Meteorismo 10  Picor nasal 16  Otros. Cuales?

5  Flatulencia 11  Perdida de peso  NINGUNA

6  Distensión 12  Palidez cutáneo-mucosa


abdominal
Tto. Antiparasitario Previo  SI  NO Cual: Cuando (último):
Otros Datos:
Observaciones:
Resultados Heces Frescas:
1. Caracteristicas Macroscópicas:
Aspecto: Consistencia: Sangre: Moco: Restos Aliment. Otros:
 Homogeneo  Diarreica  SI  SI  SI
 Heterogeneo  Blanda  NO  NO  NO
Color:  Pastosa
 Dura
2. Examen Microscópico
Directo:
Kato:
Willis:
Rugai:
Placa de agar:
Preservado: (Formol 10%)
1. Método de Lutz (Fecha):
2. Técnica de Formol-Eter (fecha):
Realizado por:
Ficha llenada por:_______________

Anexo 2. Consentimiento informado

UNIVERSIDAD DE ORIENTE
NÚCLEO BOLÍVAR
ESCUELA DE CIENCIAS DE LA SALUD
DEPARTAMENTO DE PARASITOLOGÍA Y MICROBIOLOGÍA

Estudio de Parasitosis intestinales

CONSENTIMIENTO INFORMADO

Yo, ____________________________________ titular de la cédula de identidad No.


________________, residenciado (a)
en________________________________________. He sido informado (a) sobre el
estudio de Parasitosis Intestinales que está desarrollando el Departamento de
Parasitología y Microbiología y Grupo de Parasitosis intestinales, de la Escuela de
Ciencias de la Salud Dr. “Francisco Virgilio Battistini Casalta”, cuyos responsables son los
profesores Ixora Requena, Rodolfo Devera, Ytalia Blanco y Bachilleres Gloriana Judith
Rodríguez Medina y José Alfredo Yépez Arandia, el cual se realiza con el objetivo de
determinar la prevalencia de protozoarios comensales los habitantes del Barrio Nueva
Guayana de Ciudad Bolívar, estado Bolívar. Teniendo pleno conocimiento de dicho
estudio y comprensión de los posibles beneficios, doy mi consentimiento voluntario para
ser incluido (a) en la investigación, además acepto y autorizo que sea analizada mi
muestra de heces para los fines antes mencionados, y recibir tratamiento específico de
ser necesario.
También se me ha informado, que puedo retirarme de dicho estudio en cualquier
momento que lo desee.
En __________________ a los _____ días del mes de _________ del año__________
_________

Firma

Investigador Testigo