Está en la página 1de 3

XI.

LA DISOLUCION DE LA TRASCENDENCIA Y DEL CARÁCTER SAGRADO DE LA RELIGION EN


“LA ESENCIA DEL CRISTIANISMO”

Lo fundamental es alcanzar la caracterización que condicionan la existencia de este, lo


fundamental es alcanzar la caracterización que atribuye la religión .para el hombre, ubicado
sobre su conciencia, la religión es un objeto más pero a la vez distinto entre el resto. Como
señalaba en el aparato anterior, el hombre a través de los objetos que representa en su
conciencia, la religión es un objeto más pero a la vez distinto entre el resto. Como señalaba en
el aparato, el hombre a través de los objetos que representa en su conciencia adquiere un
conocimiento mayor de su propia esencia, pero en el caso de los objetos sensibles, por
ejemplo, la conciencia del objeto es paralelo a la conciencia sé si, lo cual no ocurre, según
Feuerbach, con el objeto religioso, donde la conciencia de este coincide inmediatamente con
la conciencia del hombre.

Feuerbach, junto con Strauss y Bauer, es un epígono del idealismo clásico, también menciona

Hegel; un pionero en homo humanos.

¿Qué es el ser para Hegel? Es el ser vacío, el ser absolutamente indeterminado con el que el
pensamiento, donde se articulan dos momentos: uno critico negativo, el otro positivo
constructivo:

La religión cristiana es: dogmática –histórica se podría decir que es, dogmática histórica e
histórica dogmática.

X.LA DISOLUCIÓN DEL CRISTIANISMO EN LA ESENCIA DEL CRISTIANISMO

Trata principalmente de la disolución de toda la religión.

1. La tensión de la razón y fe

Este nuevo paso o inversión no gusto a sus más inteligentes y afortunados continuadores que
son Marx y Engels.

2. La tensión-contradicción de dogma e historia

La manifestación de la revelación divina y de cristo como hombre-dios

La religión también es dogmática y cristiana.

2.1 Si fuera pura dogmática estaría fuera del tiempo y no podría obrar la salvación del
hombre en la vida del hombre como “buena nueva”
2.2 Si fuera pura histórica seria inmanente al tiempo, como cualquier otro evento
humano, arrastrada en el devenir del tiempo.

Para cristianismo la creación del mundo y la revelación de la salvación del hombre son sucesos
que depende de la libertad absoluta de dios, la creación de mundo esa al inicio del tiempo.
Feuerbach la invierte la fórmula: no hombre-dios, sino dios –hombre la actitud del
cristianismo.

Para el creyente antes que la fe viene la razón

Feuerbach pone en una nota lo siguiente:

De los eventos de salvación para la verdad del dogma cristiana es decir aplicar la represión
violenta y cruenta de la herejía por parte de los cristianos, sean católicos o protestantes. Que
se vuelta delito. En las sentencias de los tribunales eclesiásticas

El de cristo es dios, es decir, que dios es un ser humano.

Jesucristo es verdaderamente hombre y dios.

Por la realidad ontológica de cristo, por el contenido de su misión y por el significado de su


pasión, muerte, resurrección y ascensión al cielo según los textos del nuevo texto del nuevo
testamento, por lo que se interroga la historia del cristianismo modernismo, manchado de
filosofía anticristiana, para reducirlo a un castillo de papel de fácil demolición.

En la demolición del cristianismo, que Feuerbach atribuye tanto a la teología católica (la lucha
entre espíritu y carne) como a la protestante (la lucha entre la razón y la fe), ha encontrado su
precursor y principal aliado en Pierre bayle, como y se ha apuntado y su volumen sobre bayle
(1838) constituye la preparación inmediata para la esencia del cristianismo.

El fundamento de la teología es el milagro; el fundamento de la filosofía, la naturaleza de las


cosas; el fundamento de la filosofía es la razón y el fundamento de la teología la voluntad.

 El fin, ya en actos, del cristianismo

Nosotros ya no tenemos corazón, ya no tenemos religión. El cristianismo ha sido negado

La negación del cristianismo solamente a un nombre y se nos empuja tan adelante en la


negación que se rechazan todas las normas positivas, y no se exigen como medida de lo
que es cristiano ni los libros simbólicos, ni los padres de la iglesia, ni la biblia misma.

El cristianismo es negado, negado en el espíritu y en el corazón, en el arte y en la industria,


y negado fundamentalmente, sin esperanza, irrevocablemente, porque los hombres se han
apropiado en sí de la verdad, de lo positivamente humano, de modo que al cristianismo le
ha sido quitada toda la fuerza de la resistencia.

 Una nueva filosofía llegara a ser la nueva religión


Hasta ahora la negación (de la religión) ha sido inconsciente. Solo ahora ha llegado a
ser una negación responsable, querida, directamente intenta.
La negación de una filosofía toma el lugar de la religión.
 La política fundada sobre el ateísmo será la nueva religión
En el lugar de la fe se han introducido la incredulidad, en lugar de la biblia la razón, en
lugar del cielo la tierra, en lugar de la oración el trabajo, en lugar del infierno la
miseria material, lugar del cristiano el hombre.
 El estado realizara la plenitud del hombre
En los estados, las fuerzas del hombre se separan, se desarrollan, para constituir a
través de esta separación y su reunificación un ser (wesen) infinito:
Muchos hombres, muchas fuerzas, son una solo fuerza.

Ontológico para la existencia de Dios


Respuesta: El argumento ontológico es un argumento basado, no en la observación del
mundo (como la cosmología y los argumentos teológicos) sino más bien empleando
únicamente la razón. Específicamente, el argumento ontológico razona a partir del estudio
del ser (ontología). La primera y más popular forma de este argumento se inicia desde San
Anselmo en el siglo XI d.C. Él comienza con la declaración de que el concepto de Dios es
“un ser tal, que nada mayor puede ser concebido.” Puesto que la existencia es posible, y la
existencia es más grande que la no existencia, entonces Dios debe existir (si Dios no
existiera, entonces podría concebirse un ser mayor, pero eso es auto-excluyente – no
puedes tener algo más grande, que aquel del que ¡nada mayor puede ser concebido!). Por
tanto, Dios debe existir. Descartes hizo algo muy parecido, solo que comenzó por la idea de
un ser perfecto.

El ateo Bertrand Russel dijo que es mucho más fácil decir que el argumento ontológico no
sirve, que decir exactamente en qué está equivocado. Sin embargo, los argumentos
ontológicos no son muy populares en la mayoría de los círculos cristianos de la actualidad.
Primero, ellos parecen hacer una pregunta de principio en cuanto a cómo es Dios.
Segundo, la instancia subjetiva es baja para los no creyentes, puesto que estos argumentos
tienden a carecer de apoyo objetivo. Tercero, es difícil simplemente afirmar que algo debe
existir por definición. Sin un buen soporte filosófico por el que una cosa deba existir, el
definir simplemente que algo existe, no es una buena filosofía (como declarar que los
unicornios son mágicos, que los caballos con un cuerno existen). A pesar de estos
problemas, varios filósofos prominentes en la actualidad, continúan trabajando en esta
inusual forma de argumento teológico.