Está en la página 1de 2

Ideas que pegan

Hay ideas que pueden ser fácilmente recordadas mientras que hay otras que no
son precisamente sencillas de recordar. Una forma de ejemplificar esto son las
leyendas urbanas que son sencillas de recordar contra un folleto con contenido
científico, que aunque se lea varias veces difícilmente se recordara el contenido
en un futuro. Tratar de comunicar nuestras ideas correctamente podría resultar
difícil de hacer, entonces, ¿Qué necesita tener una idea para que sea recordada
por los demás?, los autores del libro después del análisis de muchas ideas
sugieren que para que una idea sea pegadiza y contagiosa se deben usar seis
principios básicos: ser simple, ser unívocamente inesperado, ser concreto, ser
creíble, ser emotivo y contar una historia o una sucesión de hechos. Estos
principios básicos vencen a lo que los autores denominan la maldición del
conocimiento, que es la tendencia psicológica que nos lleva a olvidar que significa
ignorar algo una vez que lo conocemos.

Los seis principios de las ideas contagiosas:

Simple

Tenemos que crear ideas que sean a la vez sencillas y profundas, debemos de
encontrar su esencia, es decir, despojarla de todos los elementos que no son
necesarios e incluso de aquellos que pueden ser fundamentales pero no son los
más importantes y forzar el orden de prioridades. Para ejemplificar la simplicidad
se puede hacer uso de los refranes.

Unívocamente inesperado

De acuerdo con los autores del libro el primer obstáculo para la comunicación es
conseguir la atención del público, pero para conseguirla se debe de romper con lo
establecido. Ser unívocamente inesperado gira en torno a dos cuestiones
fundamentales: utilizar la sorpresa (un sentimiento cuya función consiste en
incrementar la agudeza mental y provocar la concentración) para lograr la atención
de la gente, rompiendo la máquina de adivinar acertijos de los demás, y despertar
el interés que es quien mantiene nuestra atención, generando la curiosidad
mostrando lagunas en el conocimiento.

Concreto

La abstracción dificulta la comprensión y memorización de una idea y también esto


complica que los otros comprendan lo que realmente queremos comunicar. La
concreción nos ayuda a evitar estos inconvenientes. Las ideas concretas son más
fáciles de recordar como por ejemplo es fácil recordar palabras como bicicleta o
aguacate (sustantivos concretos) que justicia o personalidad (sustantivos
abstractos).

Una idea puede quedar clara explicándola en términos de acciones humanas, de


información sensorial. Ideas concretas, porque nuestro cerebro está diseñado para
recordar datos concretos. Un ejemplo son las fabulas nos muestran la importancia
de la concreción para el entendimiento.

Creíble

Hay varios factores que hacen que una idea no resulte creíble para las personas,
algunos de ellos pueden ser las creencias religiosas, la familia, experiencias
personales. Si queremos convencer a las personas de nuestra idea debemos de
enfrentar los aprendizajes adquiridos, relaciones sociales y esto podría llegar a ser
imposible.

Las ideas contagiosas necesitan llevar sus propias credenciales. Una idea para
que sea creíble debe incluir detalles convincentes, en caso de incluir estadísticas
estas deben ser accesibles y entendibles y tenemos que conseguir que la gente
pueda comprobar nuestras ideas por ellos mismos (méritos verificables), como por
ejemplo la estrategia de mercadotecnia de compruebe usted mismo. En caso
contrario algunas ideas pueden ser creíbles debido a que son dichas por
autoridades externas como la FDA (Administración de Medicamentos y Alimentos).

Emotivo

Una idea debe hacer que sienta interés en las personas, si queremos que la gente
se interese en una idea tenemos que apoyarnos de las cosas que les resulte
importante aunque a veces resulte difícil encontrar la sensación correcta que
debemos provocar. Podríamos tomar solo como referencia la pirámide de Maslow
la cual incluye necesidades como transcendencia, autorrealización, estética
aprendizaje, estima, pertenencia, seguridad y físico. Estamos diseñados para
albergar sentimientos hacia las personas, no hacia las abstracciones.

Sucesión de hechos

Contándoles historias se puede conseguir que la gente siga nuestras ideas. Los
estudios revelan que ensayar mentalmente una situación nos ayuda a actuar
mejor cuando nos la encontremos en el mundo real. Contar historias nos ayuda a
vencer la maldición del conocimiento. Las historias poseen el asombroso doble
poder de simular e inspirar.

También podría gustarte