Está en la página 1de 41

CUADERNOS DE

G E S T I Ó N M U N I C I PPA
AL 2

L a Gestión y
Administración
de los Servicios
Básicos
Municipales

SANEAMIENTO
AMBIENTAL
2004 ASOCIACIÓN SER
ASOCIACIÓN

Lima
Pezet y Monel 1870 (Antes Túpac Amaru)
Lince, Lima 14 Perú
Telefaxes: 4727937 / 4727059 / 4711734
e-mail: postmast@ser.org.pe

Ayacucho
Urb. María Parado de Bellido, Mzna. «J», Lote 4 - EMADI
Huamanga-Ayacucho, Perú
Teléfono: 064-819428
e-mail: seraya@terra.com.pe

Cajamarca
Jr. Ucayali 333
Cajamarca, Perú
Telefax: 044-828710
e-mail: sercajamarca@viabcp.com

Digramación e Impresión

Texto: Ingeniero Tito Abad Suárez


Índice
Índice

Introducción 5

1. Los Servicios Municipales 7

2. Marco Legal Para la Gestión de los Servicios 11

3. Rol de la Municipalidad en la Gestión del

Servicio de Saneamiento 13

4. Lineamientos de Política en la Gestión de

los Servicios de Saneaminento 15


Introducción
Introducción
Cada año 2,5 millones de niños1 mue-
ren a consecuencia de la diarrea, algo
que se podría haber prevenido median-
te un buen sistema de saneamiento. Asi-
mismo, otros millones de niños sufren de
carencias alimentarias, educativas y eco-
nómicas debido a la diarrea, algo que
también se podría haber evitado median-
te mejoras en el saneamiento, principal-
mente en el manejo de heces humanas.
Estas últimas son responsables de la
transmisión de la diarrea, la
esquistosomiasis, el cólera, la tifoidea y
otras enfermedades infecciosas que afec-
tan a miles de personas.

La Organización Mundial de la Salud


(OMS) estima que cada año mueren
aproximadamente 3,3 millones de per-
sonas debido a enfermedades diarréicas
y que alrededor de 1,5 mil millones de
personas sufren, en algún momento, in-

1
OMS. Health and environment in sustainable development. Five years after the
Earth Summit. Ginebra, Organización Mundial de la Salud, 1997 (documento
inédito WHO/TB/97.8).
Introducción fecciones parasitarias causadas por he-
ces humanas y residuos sólidos que se
encuentran en el ambiente2.

Desde 1980, se están haciendo gran-


des inversiones en abastecimiento de
agua, pero los beneficios de salud se
han visto seriamente limitados debido
al deficiente progreso en otras áreas,
principalmente en el manejo de heces
humanas.

Además del número de víctimas que


ocasionan estas enfermedades, el mal
manejo de las heces constituye una ame-
naza ambiental de primer orden para
los recursos hídricos en todo el mundo
y un obstáculo para los avances rela-
cionados con la dignidad humana.

Las mujeres, más que los hombres, bus-


can por lo general mayor privacidad y
seguridad en su sistema de manejo de
heces, pero muchas veces en nuestra
sociedad no tienen la libertad de mani-
festar sus necesidades de manera efec-
tiva. En consecuencia, los que corren
mayor riesgo son los que poseen la voz
más débil.

2
OMS. Community water supply and sanitation: needs, challenges and health objectives.
Report by the Director General. XLVIII Asamblea Mundial de la Salud. Agenda provisional
ítem 32.1 Ginebra, Organización Mundial de la Salud, 1995 (documento inédito A48/
INF.DOC/2).

7
I LOS SERVICIOS MUNICIPALES
MUNICIPALES

Son diversos los servicios públicos que presta la municipalidad de


acuerdo a lo establecido en el artículo 73 de la Ley Orgánica de
Municipalidades (27972).

En este cuaderno tratamos acerca de los servicios públicos


relacionados al saneamiento básico entendiendo como ta-
les los servicios de agua potable y alcantarillado, limpieza
pública y tratamiento de residuos sólidos.

Saneamiento básico

Son todas las intervenciones que se realizan con el fin de reducir


la exposición de la población a enfermedades mediante la provi-
sión de un ambiente limpio donde vivir. Son medidas para inte-
rrumpir el ciclo de la enfermedad.

El saneamiento incluye el abastecimiento de agua, la disposición


o manejo higiénico de excrementos humanos y animales, basura
y aguas residuales o alcantarillado, control de enfermedades trans-
mitidas por vectores, provisión de instalaciones para la higiene
personal y de la vivienda. El saneamiento incluye comportamien-
tos e instalaciones que conjuntamente posibilitan un ambiente
higiénico.

El saneamiento no debe centrarse sólo en el ser humano, sino en


la protección ambiental. Para lograrlo, se han identificado tres

8
principios fundamentales que son decisivos para diseñar sistemas
eficaces de saneamiento: equidad, promoción de la salud y pro-
tección contra enfermedades y protección del ambiente.

Equidad

Significa que todos los segmentos de la sociedad tengan acceso


a sistemas seguros y apropiados de saneamiento adaptados a
sus necesidades y medios. Actualmente, existen desigualdades en
muchos niveles, entre ricos y pobres, hombres y mujeres, zonas
urbanas y rurales.

La equidad implica que:

 todas las comunidades tengan acceso a sistemas se-


guros de saneamiento.

 los sistemas de saneamiento sean acordes con los


medios económicos de los usuarios.

 la comunidad participe realmente tanto en la planifi-


cación como en el manejo de los sistemas.

 la voluntad política se movilice para garantizar que


los derechos de todos sean respetados al compartirse
los recursos necesarios para un mejor saneamiento y

 la información requerida para la toma de decisiones


esté al alcance de todos los segmentos de la comuni-
dad usuaria.

9
Promoción de la salud y protección contra
enfermedades

Significa que los sistemas tienen la capacidad de evitar que las


personas contraigan enfermedades relacionadas con las heces y
de interrumpir el ciclo de transmisión de enfermedades.

La promoción y protección de la salud contra las enfermedades


implica que:

 se dé prioridad a los aspectos sociales y de conducta


para lograr beneficios en materia de salud.

 las futuras tecnologías de saneamiento posean ca-


pacidad comprobada para evitar la transmisión de
agentes patógenos.

Protección del ambiente

Significa que los sistemas de saneamiento no contaminen los


ecosistemas ni agoten los escasos recursos.

La protección ambiental implica que los sistemas de saneamien-


to:

 no contribuyan a la degradación del agua ni de la


tierra y, de ser posible, disminuyan los problemas exis-
tentes causados por la contaminación y

 estén diseñados para reciclar al máximo grado los

10
recursos renovables y no renovables, así como el agua
y los nutrientes presentes en las heces humanas.

EL SISTEMA DE AGU
AGUA PO
GUA TABLE Y
POT
ALCANTARILLADO
ALCANTARILLADO

La prestación del servicio público de agua potable y alcantarilla-


do se estructura y organiza como un sistema pues utiliza insumos
y, por medio de ciertos procesos, genera productos que son ca-
nalizados hacia la comunidad.

El sistema de agua potable y alcantarillado puede conceptuarse


como un conjunto de elementos íntimamente relacionados que
tienen por fin ofrecer a una comunidad el agua potable que re-
quiere de acuerdo con sus necesidades sociales, productivas e
individuales, así como llevar a otro lugar las aguas utilizadas,
pluviales y desechos humanos e industriales, para que puedan ser
tratados y, posteriormente, se les asigne un reuso o sean vertidas
en cauces naturales. En todo caso, deberá asegurarse no ocasio-
nar degradación alguna del sistema ecológico y procurar mante-
ner las condiciones generales naturales de la zona o lugar que se
trate.

Servicios que presta

El sistema de agua potable y alcantarillado presta los siguientes


servicios.
Agua potable
 captación y conducción de agua.
 tratamiento de aguas.
 distribución de agua potable:
• primaria • secundaria.

11
Alcantarillado
 establecimiento de drenaje:
 sanitario
 pluvial.

Tratamiento de aguas residuales


 construcción de la red de alcantarillado:
 red primaria
 red secundaria
 desagüe general.

Importancia del vertimiento adecuado de aguas servidas

En nuestro país la mayor parte de la población no está conectada


a un sistema de alcantarillado y además, en la mayoría de los
casos, no cuenta con redes de agua potable, con lo cual se pro-
duce inexorablemente una permanente contaminación de la napa
freática debido a los pozos absorbentes y al inadecuado trata-
miento de los líquidos cloacales.

Por otra parte, de esas mismas napas freáticas se obtiene el agua


para consumo humano, siendo considerable la cantidad de per-
sonas que mueren por enfermedades gastrointestinales provoca-
das por la contaminación del medio ambiente, particularmente
por ingestión de agua contaminada debido a la falta o al mal
tratamiento de aguas servidas.

En consecuencia, es necesario implementar un sistema de reciclaje


de agua, porque la contaminación actual de las napas freáticas
hace necesario que las aguas, ya servidas, se neutralicen y purifi-
quen a través de un proceso biológico.

La clave de todo es la implementación de un sistema de recolec-

12
ción y tratamiento de aguas servidas domiciliarias, para que pue-
dan ser utilizadas en riego de plantas.

Este es el punto más importante. La necesidad de cerrar el ciclo


del agua en medio del cual se ubica el hombre con todas sus
necesidades, pero se encuentran también los ciclos biológicos de
los recursos renovables de la naturaleza. De allí la necesidad de
generar el respeto por el medio que nos está dando la vida.

El primer paso es no ignorar la realidad. A partir de ello asumire-


mos la responsabilidad que nos cabe como autoridades locales.
De nuestras decisiones dependen muchas personas entre ellos
nuestros propios hijos.

13
TRATAMIENT
TRAT O DE RESIDUOS SÓLIDOS
AMIENTO

¿Qué son los residuos sólidos?

Los residuos sólidos son la parte que queda de algún producto y


que se conoce comúnmente como basura.

En general, son las porciones que resultan de la descomposición


o destrucción de artículos generados en las actividades de extrac-
ción, beneficio, transformación, producción, consumo, utilización
o tratamiento y cuya condición no permite incluirlas nuevamente
en su proceso original en forma directa.

Cabe señalar que, aunque los productos hayan perdido su utili-


dad original, es posible que mediante un tratamiento adecuado
se pueda obtener de ellos un valor residual o transformarlos en
otras materias para otros servicios o fines.

La generación de residuos depende principalmente de:

 el nivel de vida de la población: el volumen de resi-


duos es mayor en donde el nivel de vida es más alto.

 la forma de vida de los habitantes y sus costumbres.

 la estación del año: por ejemplo, en otoño se produ-


ce más basura por la caída de hojas de los árboles.

 el número de habitantes del municipio: que determi-


na obviamente los centros de desarrollo del munici-
pio, la concentración de la población así como la
facilidad para consumir más productos.

14
La generación de basura por habitante ha ido variando tanto en
cantidad como en composición física a medida que nuestra eco-
nomía ha pasado de agropecuaria a industrializada, provocando
que el control de los residuos no sea del todo eficaz.

Importancia del manejo adecuado

El manejo de residuos sólidos comprende las fases de almacena-


miento, recolección,transporte y disposición final. El cumplimiento
adecuado de estas etapas permitirá un mejoramiento en la
prestación del servicio público de limpieza.

Por tal razón, es conveniente que la municipalidad expida normas


básicas para el almacenamiento de residuos; que el área o em-
presa responsable realice una planeación eficiente del servicio de
limpieza, estableciendo las rutas de barrido y recolección, seña-
lando los sitios para su disposición final y organizando
eficientemente todos los elementos conformantes del sistema. De
esta manera se controla la operación de tiraderos a cielo abierto.

Beneficios de un manejo adecuado de


residuos sólidos

El manejo adecuado de residuos es importante porque permite a


la municipalidad lograr los siguientes beneficios:

Sociales: se logra organizar y controlar a los negociadores de


basura.

Ambientales: el control de los tiraderos a cielo abierto evita la

15
contaminación ambiental y a mediano plazo se obtienen nuevas
áreas verdes y de recreación.

Económicos
Económicos: la planeación de la prestación del servicio abarata
costos, optimiza el uso de los recursos y equipos existentes y, ade-
más, proporciona ingresos por el reciclaje de los subproductos.

Políticos: el sistema de recolección permite un contacto directo


con la población. De la eficiencia de este servicio depende una
mejor imagen de las autoridades municipales.

16
II MARCO LEGAL PPARA
ARA LA GESTIÓN DE
LOS SERVICIOS

El marco legal para la gestión de los servicios de saneamiento por


parte de las municipalidades está dado por la Ley General de
Servicios de Saneamiento (26338),la ley general de Residuos
Sólidos (27314) y la Ley Orgánica de Municipalidades (27972).

Vamos a glosar aquí algunos de los aspectos centrales conteni-


dos en estas leyes, pero nos parece imprescindible que las auto-
ridades y los funcionarios responsables conozcan sus contenidos.
Asimismo, ello será conveniente para los líderes locales y los ciu-
dadanos interesados. Veamos.

La LLey
ey General de Servicios de Saneamiento: 26338

El artículo 2 de esta ley establece que «la prestación de los servi-


cios de saneamiento comprende: servicio de agua potable, al-
cantarillado sanitario y pluvial y disposición de excretas, tanto en
el ámbito urbano como en el rural».

El artículo 5 señala que «las municipalidades provinciales son res-


ponsables de la prestación de los servicios de saneamiento y en
consecuencia les corresponde otorgar el derecho de explotación
a las Entidades Prestadoras de conformidad con las disposiciones
establecidas en la presente Ley y su reglamento».

Por su parte el artículo 6 señala que «los servicios de saneamiento


deben ser prestados por entidades públicas, privadas o mixtas», a
las que la ley denomina «Entidades Prestadoras» que son «consti-

17
tuidas con el único propósito de prestar servicios de saneamien-
to». Estas entidades prestadoras están obligadas a poseer patri-
monio propio y gozan de autonomía funcional y administrativa.

En este terreno, el Ministerio de la Presidencia es el órgano rector


a nivel nacional. (Artículo 8).

Según el artículo 9, corresponde a la Superintendencia Nacional


de Servicios de Saneamiento garantizar a los usuarios la presta-
ción de los servicios de saneamiento en las mejores condiciones
de calidad, contribuyendo a la salud de la población y a la preser-
vación del ambiente para lo cual debe ejercer las funciones esta-
blecidas en la Ley N° 26284.

En los pequeños centros poblados del ámbito rural la explota-


ción, operación y mantenimiento de los servicios se realizará en
acción comunal, mediante la organización de Juntas Administra-
doras, cuyo funcionamiento está regulado por la Superintendencia.
(Artículo 25).

En cuanto a la propiedad, la ley establece que «las acciones que


representen el capital social de las Empresas Municipales de Sa-
neamiento, constituidas como sociedades anónimas, serán emiti-
das a nombre de las municipalidades de los distritos que confor-
man cada una de las provincias donde prestan sus servicios y
distribuidas según el porcentaje de población que tiene cada dis-
trito». (36).

Ley General de Residuos Sólidos: 27314


Residuos

El artículo 4 de la ley que ahora comentamos establece que la


gestión y manejo de los residuos sólidos se rige por los siguientes
lineamientos de política:

18
1. Desarrollar acciones de educación y capacitación para
una gestión de los residuos sólidos eficiente, eficaz y
sostenible.

2. Adoptar medidas de minimización de residuos sóli-


dos, a través de la máxima reducción de sus volúme-
nes de generación y características de peligrosidad.

3. Establecer un sistema de responsabilidad comparti-


da y manejo integral de los residuos sólidos, desde la
generación hasta su disposición final, a fin de evitar
situaciones de riesgo e impactos negativos a la salud
humana y el ambiente, sin perjuicio de las medidas
técnicas necesarias para el mejor manejo de los resi-
duos sólidos peligrosos.

4. Adoptar medidas para que la contabilidad de las en-


tidades que generan o manejan residuos sólidos re-
fleje adecuadamente el costo real total de la preven-
ción, control, fiscalización, recuperación y compen-
sación que se derive del manejo de residuos sólidos.

5. Desarrollar y usar tecnologías, métodos, prácticas y


procesos de producción y comercialización que favo-
rezcan la minimización o reaprovechamiento de los
residuos sólidos y su manejo adecuado.

6. Fomentar el reaprovechamiento de los residuos sóli-


dos y la adaptación complementaria de prácticas de
tratamiento y adecuada disposición final.

7. Promover el manejo selectivo de los residuos sólidos


y admitir su manejo conjunto, cuando no se generen

19
riesgos sanitarios o ambientales significativos.

8. Establecer acciones orientadas a recuperar las áreas


degradadas por la descarga inapropiada e
incontrolada de los residuos sólidos.

9. Promover la iniciativa y participación activa de la po-


blación, la sociedad civil organizada y el sector priva-
do en el manejo de residuos sólidos.

10. Fomentar la formalización de las personas o las enti-


dades que intervienen en el manejo de los residuos
sólidos.

11. Armonizar las políticas de ordenamiento territorial y


las de gestión de residuos sólidos, con el objeto de
favorecer su manejo adecuado, así como la identifi-
cación de áreas apropiadas para la localización de
instalaciones de tratamiento, transferencia y disposi-
ción final.

12. Fomentar la generación, sistematización y difusión de


información para la toma de decisiones y el mejora-
miento del manejo de los residuos sólidos.

13. Definir planes, programas, estrategias y acciones


transectoriales para la gestión de residuos sólidos,
conjugando las variables económicas, sociales, cul-
turales, técnicas, sanitarias y ambientales.

14. Priorizar la prestación privada de los servicios de los


residuos sólidos, bajo criterios empresariales y de
sostenibilidad.

20
15. Asegurar que las tasas o tarifas que se cobren por la
prestación de servicios de residuos sólidos se fijen, en
función de su costo real, calidad y eficiencia.

16. Establecer acciones destinadas a evitar la contami-


nación del medio acuático, eliminando el arrojo de
residuos en los cuerpos o cursos de agua.

Es competencia del Consejo Nacional del Ambiente, coordinar


con las autoridades sectoriales y municipalidades la debida apli-
cación de la presente ley. (Art. 5)

Competencias de las municipalidades provinciales

El artículo 9 de la ley establece que «las municipalidades provin-


ciales son responsables de la gestión de los residuos sólidos de
origen domiciliario, comercial y de aquellas actividades que ge-
neren residuos similares a éstos, en todo el ámbito de la jurisdic-
ción».

En virtud de esta responsabilidad, las municipalidades provincia-


les están obligadas a:

1. Planificar la gestión integral de los residuos sólidos


en el ámbito de su jurisdicción, compatibilizando los
planes de manejo de residuos sólidos de sus distritos
y centros poblados menores, con las políticas de de-
sarrollo local y regional.

2. Regular y fiscalizar el manejo y la prestación de los


servicios de recolección de los residuos sólidos de su
jurisdicción.

21
3. Emitir opinión fundamentada sobre los proyectos de
ordenanzas distritales referidas al manejo de residuos
sólidos incluyendo la cobranza de arbitrios correspon-
dientes.

4. Asegurar la adecuada limpieza de vías, espacios y


monumentos públicos, la recolección y transporte de
residuos sólidos en el distrito del cercado de las ciu-
dades capitales correspondientes.

5. Aprobar los proyectos de infraestructura de transfe-


rencia, tratamiento y disposición final de residuos só-
lidos, así como autorizar su funcionamiento.

6. Autorizar el funcionamiento de la infraestructura de


transferencia, tratamiento y disposición final de resi-
duos sólidos.

7. Asumir, en coordinación con la autoridad de salud


de su jurisdicción, o a pedido de ésta, la prestación
de los servicios de residuos sólidos para complemen-
tar o suplir la acción de aquellos distritos que hayan
sido declarados en emergencia sanitaria o que pue-
dan hacerse cargo de los mismos en forma adecua-
da. El costo de los servicios prestados deberá ser su-
fragado por la municipalidad distrital correspondien-
te.

8. Adoptar medidas conducentes a promover la consti-


tución de empresas prestadoras de servicios de resi-
duos sólidos indicadas en el Artículo 27 de la presen-
te Ley, así como incentivar y priorizar la prestación
privada de los servicios de conformidad con lo esta-

22
blecido en la presente ley.

9. Promover y garantizar servicios de residuos sólidos


administrados bajo principios, criterios y contabilidad
de los costos de carácter empresarial.

10. Suscribir contratos de prestación de servicio de resi-


duos sólidos con las empresas registradas en el Mi-
nisterio de Salud.

11. Autorizar y fiscalizar el transporte de los residuos pe-


ligrosos en su jurisdicción, con excepción del que se
realiza en las vías nacionales y regionales.

Competencias de las municipalidades distritales (Art.10)

1. Las municipalidades distritales son responsables por


la prestación de los servicios de recolección y trans-
porte de residuos sólidos indicados en el artículo an-
terior y de la limpieza de vías, espacios y monumen-
tos públicos en su jurisdicción. Los residuos sólidos
en su totalidad deberán ser conducidos directamente
a la planta de tratamiento, transferencia o al lugar
de disposición final autorizado por la Municipalidad
Provincial, estando obligados los municipios distritales
al pago de los derechos correspondientes.

2. Las municipalidades distritales son competentes para


suscribir contratos de prestación de servicios de resi-
duos sólidos con las empresas indicadas en el inciso
9 del artículo anterior.

Pequeñas ciudades y centros poblados menores (Art.11)

23
Las ciudades con menos de 5,000 habitantes o los centros po-
blados menores que cuenten con un municipio propio establecido
de conformidad con lo dispuesto por la Ley Orgánica de Munici-
palidades y sus normas reglamentarias y complementarias, po-
drán exceptuarse del cumplimiento de aquellas disposiciones de
la presente ley que resulten incompatibles con sus condiciones
económicas, de infraestructura y equipamiento urbano o por su
condición socioeconómica rural.

Coordinación y concertación

La gestión de los residuos sólidos debe ser coordinada y concer-


tada, especialmente en las zonas conurbanas, en armonía con
las acciones de las autoridades sectoriales y las políticas de desa-
rrollo regional. Las municipalidades provinciales están obligadas
a realizar las acciones que correspondan para la debida
implementación de esta disposición (Art.12)

Ley Orgánica de Municipalidades: 27972

El artículo 80 de la LOM señala las funciones exclusivas y com-


partidas de las municipalidades en materia de saneamiento, sa-
lubridad y salud.

Es función exclusiva de las municipalidades provinciales regular y


controlar el proceso de disposición final de desechos sólidos, lí-
quidos y vertimientos industriales en el ámbito provincial.

Son funciones compartidas: administrar y reglamentar directamente


o por concesión el servicio de agua potable, alcantarillado y des-
agüe, limpieza pública y tratamiento de residuos sólidos, cuando
por economía de escala resulte eficiente centralizar provincialmente
el servicio.

24
Los procesos de concesión son ejecutados por las municipalida-
des provinciales y son coordinados con los órganos nacionales de
promoción de la inversión, que ejercen labores de asesoramiento.

Asimismo, deben proveer los servicios de saneamiento rural cuando


éstos no puedan ser atendidos por las municipalidades distritales
o las de los centros poblados rurales. Han de coordinar con ellas
para la realización de campañas de control de epidemias y sani-
dad animal.

También deben difundir programas de saneamiento ambiental en


coordinación con las municipalidades distritales y los organismos
regionales y nacionales pertinentes.

Las municipalidades distritales tienen como funciones exclusivas


en materia de saneamiento, salubridad y salud: proveer el servi-
cio de limpieza pública, determinar las áreas de acumulación de
desechos, relleno sanitario y aprovechamiento industrial de des-
perdicios, e instalar y mantener servicios higiénicos y baños de
uso público.

Sus funciones compartidas son: reglamentar y administrar, direc-


tamente o por concesión, el servicio de agua potable, alcantari-
llado y desagüe, limpieza pública y tratamiento de residuos sóli-
dos.

Asimismo, proveer estos servicios en el ámbito rural y coordinar


con las municipalidades de centros poblados para la realización
de campañas de control de epidemias y control de sanidad ani-
mal.

Deben también difundir programas de saneamiento ambiental en


coordinación con las municipalidades provinciales y los organis-

25
mos reguladores regionales y nacionales pertinentes.

En consecuencia, las leyes establecen funciones y competencias


muy precisas para las municipalidades distritales y provinciales en
este terreno tan importante para el bienestar y la vida cotidiana
de las gentes.

26
ROL DE LA MUNICIPALID
MUNICIPALIDAD EN LA
ALIDAD
III GESTIÓN DE LLOS
OS SERVICIOS DE SA
SA--
NEAMIENTO
NEAMIENTO

Como lo establece la Ley Orgánica de Municipalidades, el go-


bierno local tiene como rol principal la promoción del desarrollo
local.

Promover el desarrollo local significa trabajar de manera concer-


tada para alcanzar mejores niveles de vida para la población,
bienestar, servicios básicos, mejorar la producción y sobre todo
desarrollar al máximo las capacidades de las personas.

Planeamiento y concertación

Para una gestión exitosa necesitamos actuar en base a una estra-


tegia que vislumbre el futuro a mediano y largo plazo. Debemos
actuar pensando en el hoy, pero también podemos actuar pen-
sando en el futuro. Como autoridades, funcionarios o líderes te-
nemos que actuar pensando en el mediano y largo plazo.

Es evidente que un plan de esta naturaleza solo puede ser ejecu-


tado mediante el esfuerzo conjunto y concertado de la población
involucrada. No es obra solo de las autoridades, o solo del Esta-
do.

Por tanto, el gobierno local tiene la responsabilidad de elaborar y


ejecutar un Plan Municipal de Gestión Ambiental. Instancias cla-
ves en el cumplimiento de esta tarea son la correspondiente co-

27
misión de regidores, la Comisión de Medio Ambiente de la Mesa
de Concertación, una Comisión Multisectorial o la oficina de medio
ambiente de la municipalidad, según corresponda el caso y las
condiciones de cada localidad.

Estas instancias administrativas y de gestión concertada elabo-


ran, aprueban y velan por el cumplimiento del Plan de Gestión
Ambiental que contemple y articule propuestas de:

 Plan Estratégico para el Desarrollo Sostenible


 Plan de Acondicionamiento Territorial de espacios
urbanos y rurales
 Plan Maestro
 Plan de Manejo de Aguas
 Plan de Recursos Naturales renovables y no renova-
bles
 Plan de manejo de residuos sólidos y líquidos
 Plan de participación y educación ciudadana
 Plan de gestión de riesgos.

Todos estos planes, para ser efectivos, contienen los instrumentos


normativos y las necesarias regulaciones para su ejecución, así
como las directrices para reformular y/o actualizar según el caso,
los presupuestos institucionales incorporando las prioridades am-
bientales locales.

El comportamiento colectivo, usos y costumbres

Frecuentemente, los proyectos de agua y alcantarillado no han


tomado en cuenta el comportamiento individual ni colectivo que
afecta el uso de las instalaciones provistas. Por ello, no se han
obtenido los beneficios de salud esperados, a pesar de haber

28
suministrado agua segura a cientos de comunidades.

Las metas de los proyectos de saneamiento han tendido a centrar-


se en el número de letrinas construidas o en la cantidad de personas
con acceso a las letrinas. No han considerado la promoción de
los diversos comportamientos: lavado de manos, disposición segura
de heces, buena higiene personal y de la vivienda, manipulación
segura de alimentos, prevención del uso de fuentes contaminadas
y protección de bombas y pozos, que determinan en gran medida
los beneficios de las nuevas instalaciones para la salud.

En los programas de saneamiento se ha mostrado una mayor


preocupación por el «suministro» de productos y materiales de
saneamiento, en lugar de evaluar las necesidades y preferencias
de los posibles beneficiarios. No obstante, responder a esas ne-
cesidades y preferencias podría contribuir al diseño de soluciones
apropiadas y aceptables, y ayudaría a la sostenibilidad del sa-
neamiento. El saneamiento basado en la demanda enfatiza lo
que la gente desea y contribuye a lograrlo.

29
LINEAMIENTOS DE POLÍTICA
LINEAMIENTOS
IV EN LA GESTIÓN DE LLOS
OS SER
SER--
VICIOS DE SANEAMIENTO
SANEAMIENTO

Lineamientos de gestión

Muchos servicios municipales no están bien organizados ni


administrados y dejan enormes pérdidas.

En estos casos la solución no es subir las tarifas. Algunas


alternativas podrían ser transferir los servicios a los mismos
usuarios o sacarlos en concesión a terceros, según lo esta-
blecido en la Ley Orgánica de Municipalidades4.

La transferencia a terceros debe salvaguardar el interés de


la comunidad y la calidad del servicio, y asegurar el dere-
cho irrenunciable de la municipalidad a su permanente
control y supervisión.

La administración del servicio de agua potable integrará y


organizará los elementos necesarios para el cobro adecua-
do del servicio y el control de los ingresos, de modo tal que
se satisfagan las necesidades de inversión, operación, man-
tenimiento y administración.

4
Ley 27972 Art. 32 Modalidades para la prestación de servicios, Art. 33
Otorgamientos de concesión, Art. 35 Actividad Empresarial Municipal.

30
Factores clave

Es necesario tener en cuenta algunos factores que determinan o


inciden en la forma de administración del sistema.
Factores económicos

Las características productivas de la zona requerirán de un servi-


cio más o menos complejo, sobre todo cuando exista alguna re-
gión de cierto desarrollo industrial, agrícola o en la que se desa-
rrolle algún tipo específico de proyecto productivo.

Factores políticos
La forma de administración dependerá también de la situación
política, del grado de participación comunitaria de la población y
de las presiones que se tengan respecto a la fuente de abasteci-
miento, captación y conducción.

Factores financieros
El estado de las finanzas municipales definirá cierta orientación
en la decisión para dar forma a la administración del sistema.

El sistema debe financiarse, en primer lugar, con los recursos ge-


nerados por las tarifas que pagan los usuarios. Las tarifas deben
garantizar condiciones mínimas de operación y mantenimiento.

La participación de la comunidad es decisiva porque abarata el


costo de la prestación del servicio.

También es recomendable la concertación y obtención de recur-


sos del sector privado cuando algún proyecto tenga para este
sector importancia estratégica, ampliando el servicio hacia otros
usuarios.

31
Factores sociales
Graves problemas sociales pueden configurar una situación en la
que las necesidades de la población sean tales que se requiera de
una estructura determinada, lo cual incide enormemente en la
configuración de la administración del servicio.

Capacidad de gestión de los servicios


de saneamiento

El manejo del recurso hídrico supone una serie de procesos que


buscan solucionar conflictos entre múltiples usuarios quienes, que-
riéndolo o no, dependen de un recurso compartido. La oferta de
agua proviene generalmente de un sistema común (cuenca
hidrográfica) y los excedentes así como los efluentes vuelven a
integrar el sistema.

El gerenciamiento implica optimizar los usos del recurso hídrico


mediante el consumo racional y una calidad aceptable. La ges-
tión debe maximizar con criterio de equidad los beneficios econó-
micos, sociales y ambientales.

Por tanto se debe considerar:

 la disponibilidad de recursos económicos


 el nivel de equipamiento e infraestructura de servi-
cios
 la capacidad técnica.

32
Criterios para el desarrollo de planes,
programas y proyectos de agua y
saneamiento5

Recuerde que el saneamiento es la primera barrera


Desde la perspectiva epidemiológica, el saneamiento es la pri-
mera barrera contra muchas enfermedades transmitidas por
excretas. Su efectividad mejora cuando se combina con un mejor
abastecimiento de agua y un cambio de conductas.

El solo hecho de adoptar mejores conductas de higiene puede


reducir las enfermedades y, por tanto, puede ser un objetivo del
programa.

Promueva en conjunto la conducta y las instalaciones


El saneamiento implica comportamientos e instalaciones, los que
deben promoverse conjuntamente para maximizar los beneficios
socioeconómicos y de salud.

Otorgue al saneamiento la debida prioridad


Desde el punto de vista de la implementación, el saneamiento
debe considerarse un tema prioritario por sí mismo y no simple-
mente un agregado a programas de abastecimiento de agua más
atractivos. El saneamiento requiere sus propios recursos y su pro-
pio plazo para lograr resultados óptimos.

Propicie la voluntad política


Para que los programas de saneamiento sean efectivos es nece-

5
Promoción del Saneamiento, WHO/EOS/98.5 p. 81

33
sario, en todos los niveles, que las comunidades estén motivadas
al cambio. Cuando saben que hay voluntad política se predispo-
nen para promover y apoyar esos cambios.

Use un enfoque de sistemas


Las comunidades son sistemas bioculturales.
En el saneamiento, las partes claves de ese sistema – los residuos,
el ambiente natural (con sus procesos físicos, químicos y biológi-
cos únicos), las creencias culturales y las prácticas locales, la tec-
nología del saneamiento y las prácticas de administración aplica-
das a esa tecnología – interactúan efectivamente.

Genere la demanda
Los programas de saneamiento deben basarse en al creación de
la demanda, con todas sus implicancias en educación y partici-
pación, en lugar de proporcionar infraestructura gratuita o
subsidiada.

Conozca la función del gobierno


Los gobiernos son los responsables de proteger la salud pública.
La política de saneamiento del gobierno debe generar demanda
de servicios, además de facilitar y mejorar las relaciones entre el
sector privado, organismos no gubernamentales, organizaciones
comunales, autoridades locales y familias, y eliminar los obstácu-
los que impiden mejorar el saneamiento.

Sea sensible a los aspectos de género


Los programas de saneamiento deben tratar por igual las necesi-
dades preferenciales y los comportamientos de los niños, niñas,
mujeres y varones adultos. Los programas deben seguir un enfo-
que sensible a los aspectos de género.

Sin embargo, para aprender de los errores de otros sectores, se

34
debe evitar dirigir mensajes sólo a las mujeres o poner bajo su
exclusiva responsabilidad el saneamiento mejorado.

Aproveche las prácticas existentes


Las mejoras en el saneamiento deben implementarse gradual-
mente, deben estar acordes con las creencias y prácticas locales,
y se debe trabajar paso a paso para que sean sostenibles en cada
etapa, en lugar de introducir nuevos sistemas en bloque.

Haga que las personas tomen conciencia de su poder


El sentido de responsabilidad del usuario en las decisiones sobre
el saneamiento es fundamental para lograr la sostenibilidad. La
toma de conciencia del poder que tienen las personas cuando
están organizadas es a menudo un paso necesario para que el
usuario adquiera responsabilidad por las mejoras en el sanea-
miento.

Use técnicas de promoción


Existen métodos comprobados de educación y participación en
salud pública -especialmente el mercadeo social y la promoción
a través de las escuelas y en la educación de las niñas y los niños-
que pueden usarse para desarrollar y mantener las mejoras en el
saneamiento.

Dé prioridad a los grupos de alto riesgo


Los servicios de saneamiento deben dar prioridad a los grupos de
alto riesgo, es decir, los que no reciben un servicio adecuado en
países donde no esta prevista la cobertura universal en un futuro
próximo. La promoción de la higiene debe proyectarse hacia to-
dos.

35
Preste atención a los consumidores
Las letrinas son productos de consumo cuyo diseño y promoción
debe seguir principios de mercadeo adecuados, incluida una gama
de opciones, diseños atractivos para los consumidores (basados
en sus preferencias), precios razonables y diseños acordes con las
condiciones ambientales locales.

Para el desarrollo de buenos programas, será necesaria la inves-


tigación básica del mercadeo y la participación en el diseño. El
sector privado comprende mejor las fuerzas del mercado.

Promueva permanentemente
Como ocurre con todos los programas de prevención de enfer-
medades, la promoción del saneamiento debe ser una actividad
permanente. Esto es necesario para mantener los logros alcanza-
dos y asegurar que las generaciones futuras no se descuiden a
medida que disminuyen las enfermedades.

Adopte un enfoque de aprendizaje


Monitoree, evalúe continuamente e incorpore lo aprendido en los
proyectos y programas.

36
CONCLUSIONES

El papel de las municipalidades en la gestión ambiental


es cada vez más importante. El gobierno local está
más cerca de los ciudadanos que, por supuesto, son
los que mejor conocen su entorno. En consecuencia,
es necesario que promuevan la comunicación e
interacción entre los sectores involucrados como un
requisito para validar las soluciones adoptadas al tra-
tar de resolver los diversos problemas que se presen-
tan en el saneamiento básico de la localidad en sus
diferentes aspectos: financiamiento, construcción, ope-
ración/mantenimiento de los sistemas y los aspectos
políticos.

La interacción y coordinación entre los distintos nive-


les de gobierno (local, regional y nacional) que velan
por una gestión ambiental eficaz, no debe remitirse
solo al aspecto normativo, sino al cofinanciamiento
de las obras.

La interacción y coordinación con la sociedad civil e


instituciones públicas y privadas contribuirán a la iden-
tificación participativa de las demandas, necesidades
y potencialidades en los barrios más pobres de la ciu-
dad permitiendo al gobierno local y al resto de ac-
tores tener una visión más adecuada para la for-
mulación de un plan estratégico de desarrollo más
equitativo y sostenible.

La implementación de políticas y proyectos de sa-


neamiento básico contribuye a alcanzar las me-
tas de la lucha contra la pobreza, la protección y el
uso racional de los recursos forestales, la lucha
contra la desertificación, la protección de los sue-
los, la conservación de la biodiversidad, la gestión
racional y ecológica de la biotecnología, la protec-
ción de los recursos de agua dulce, la seguridad en
el uso de los productos tóxicos y la gestión de los
desechos sólidos.

EL
TO
SANEAMIEN
BASICO ES
TAREA DE
TODOS
39
40
Diagramación e Impresión