Está en la página 1de 3

SATURACION DE OXIGENO

La saturación de oxígeno es la medida de la cantidad de oxígeno


disponible en el torrente sanguíneo. Cuando la sangre se bombea desde el
corazón al cuerpo, primero pasa a través de los pulmones, donde las
moléculas de oxígeno se unen a las células rojas de la sangre (eritrocitos)
con el fin de ser llevado al resto del cuerpo. El porcentaje de eritrocitos
que están completamente saturados con oxígeno se conoce como
saturación arterial de oxígeno o nivel de oxígeno en sangre.
La saturación de oxígeno en la sangre saludable y normal es de entre un
95% y un 100%, pero los pacientes con enfermedad pulmonar a menudo
tienen un porcentaje más bajo a menos que utilicen oxígeno
suplementario.

IMPORTANCIA
Si el nivel de saturación de oxígeno de una persona es muy bajo, eso
significa que están llegando inadecuadas cantidades de oxígeno los
órganos vitales y las células del cuerpo. Esto puede llevar a una falla
respiratoria y posiblemente a la muerte. Mientras los niveles ideales
pueden variar dependiendo de cada persona, el nivel de saturación de
oxígeno para un adulto joven y saludable tiene a caer entre un 95 y un
100%. De hecho, las fallas respiratorias pueden producirse cuando el nivel
de saturación de oxígeno baja a un 90 por ciento. Eso no deja mucha
desviación entre normal y posiblemente mortal, así que por eso es vital
que los doctores y las enfermeras monitoreen todo el tiempo el nivel de
saturación de oxígeno de sus pacientes.

INDICACIONES
En casos de EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica), la
pulsioximetría es útil en pacientes estables con enfermedad grave; en caso
de empeoramiento de síntomas u otros signos de reagudización, es una
herramienta que los pacientes pueden usar en casa para ayudarles en el
manejo de su enfermedad bajo supervisión de sus médicos.
En casos de asma, la pulsioximetría complementa los medidores de flujo
máximo en la evaluación de la gravedad de las crisis/empeoramientos
asmáticos y la respuesta a un tratamiento. En casos de infección
respiratoria aguda ( neumonía extrahospitalaria, influenza, infecciones
pulmonares relacionadas con el sida), la pulsioximetría es útil para evaluar
la gravedad de la enfermedad y, junto con otros criterios, determinar si y
cuándo remitir a pacientes para tratamiento ulterior.

COMO SE MIDEN LOS NIVELES DE SATURACION DE


OXIGENO
Generalmente la medición se realiza con un dispositivo llamado
pulsioxímetro o saturómetro. El principio de funcionamiento del
pulsioxímetro se basa en la distinta coloración de la sangre en función de
su nivel de saturación de oxígeno, ya que la sangre con más concentración
de este gas es de color más claro y vivo. El pulsioxímetro se coloca sobre
alguna zona relativamente traslucida del cuerpo (como por ejemplo la
yema del dedo) y emite ráfagas de luz de distintas frecuencias midiendo
de esta forma como la sangre arterial absorbe cada longitud de onda,
ofreciendo así una lectura del nivel de oxígeno.

INTERPRETACION
 100 %: 288 mmHg
 98,4 %: 100 mmHg
 95 %: 80 mmHg
 90 %: 59 mmHg
 80 %: 48 mmHg
 73 %: 40 mmHg
 60 %: 30 mmHg
 50 %: 26 mmHg
 40 %: 23 mmHg
 35 %: 21 mmHg
 30 %: 18 mmHg
 Con una saturación de 95 %: Se recomienda no actuación
inmediata.
 Con saturaciones entre 95-90 %: Tratamiento inmediato y
monitorización de la respuesta al mismo, según ésta, valorar
derivación al hospital. Los pacientes con enfermedad respiratoria
crónica toleran bien saturaciones en torno a estos valores.
 Con saturaciones inferiores al 90 %: Se trata de un enfermo grave,
por ejemplo con hipoxia severa. Se debe aplicar oxigenoterapia,
tratamiento y traslado al hospital.
 Con saturaciones inferiores a 80 %: Valorar intubación y ventilación
mecánica.
 En niños con < 92%: Remitir al hospital.

VENTAJAS
 Proporciona una monitorización instantánea y continua.
 No invasivo ni doloroso.
 Facilidad de uso.
 Económicamente asequible.
 Portátil y manejable.

DESVENTAJA
 No aporta datos sobre la ventilación del paciente.
 No aporta datos sobre el pH.
 Los enfermos críticos suelen tener mala perfusión periférica.