Está en la página 1de 4

BATALLA DE POZO HEDIONDO (20 de

Enero de 1851)

Historia Militar Mexicana - Época


prehispánica-actualidadagregó una foto
nueva al álbum GUERRAS INDIAS MEXICANAS.
27 de noviembre de 2016 ·
A principios de enero, dos partidas de guerra apaches
de unos 150 guerreros incursionan por Sonora. (Una,
liderada por los chokonen Irigoyen, Posito Moraga y
Trigueño; por los chihennes Delgadito y Ponce, y
quizás con algunos nednais de Janos [Chihuahua],
aunque la banda nednai de Coleto Amarillo estuvo en
Janos. La otra la lidera el jefe chihenne Mangas
Coloradas, estando posiblemente presentes, los
chokonen Miguel Narbona y Cochise. A mediados de
mes habían huido con 1.300 cabezas de ganado y
caballos. Su ruta era previsible, por lo que el capitán
Ignacio Pesqueira reunió una fuerza de Arizpe y
Bacoachi [los dos en Sonora], dirigiéndose a un lugar
llamado “Pozo Hediondo”, a unos 32 km al este de
Arizpe y a unos pocos kilómetros al suroeste de
Nacozari, llegando el 19 de enero.
El 20 de enero, tuvo lugar la batalla de “Pozo
Hediondo“, la actual Bella Esperanza, 12 km al sur
del río Nacozari [Sonora]. Días antes, llegan noticias
a Arizpe [Sonora] de que un gran número de apaches
dirigidos por Mangas Coloradas están por las
cercanías. El capitán Ignacio Pesqueira organiza
rápidamente su destacamento de 50 hombres
enviando un correo a Bacoachi [Sonora] para que los
efectivos allí presentes se reúnan con él, en el
llamado “Cerro Colorado”, sumando en total 80
infantes y 20 dragones de caballería. Las tropas
recorren 20 km al noroeste, acampando en la Sierra
del Cobre para desde ahí, hacer algunas inspecciones
por los alrededores.
La mañana del 20 de enero, levantan temprano el
campamento dirigiéndose hacia el "Pozo Hediondo” a
donde llegan al filo del mediodía, cuando ven a un
grupo de apaches que vienen por el camino. A los
primeros disparos los apaches retroceden siendo
perseguidos por los soldados de Pesqueira, quien no
sabe que el grueso de la banda apache viene detrás,
unos 300 guerreros, formada por chihennes,
chokonen, nednais, bedonkohes, coyoteros y algunos
mescaleros.
La lucha es encarnizada, en campo abierto, cayendo
muertos y heridos por ambas partes. Alrededor de las
16:00 horas llegan otros 200 apaches comandados
por los chokonen Irigoyen y Posito Moraga. A pesar
de ello, los mexicanos no retroceden ante el empuje
del mayor número de apaches. Las municiones se
agotan por ambos lados y la lucha llega al cuerpo a
cuerpo hasta que la obscuridad pone fin a tan terrible
combate.
Pesqueira hace recuento de sus bajas: 26 muertos
[entre ellos su segundo al mando, Manuel Martínez y
otros tres oficiales]; 46 heridos [entre ellos el
teniente Rafael Ángel Corella y él mismo]. Siendo
imposible continuar luchando, se retiran y huyen
hacia la localidad de Cumpas [Sonora], marchando
los heridos a pie, cayéndose y levantándose pues
sólo sobreviven cinco caballos que llevan a los
heridos más graves.
Según los mexicanos, los apaches sufren 70 muertos
y numerosos heridos. El chokonen Cochise, el nednai
Juh y el bedonkohe Gerónimo posiblemente
participaron en la batalla. La banda del chihenne
Mangas Coloradas se dirige a Bacoachi [Sonora]; y el
resto a sus territorios originales.
El teniente coronel de la Guardia Nacional del presidio
de Moctezuma [Sonora], José Ignacio Terán y Tato
reunió 100 hombres para que volvieran al “Pozo
Hediondo” a enterrar a los muertos y encontrar el
rastro de los chiricahuas. Al ver los cuerpos muertos,
de soldados y caballos esparcidos por el campo de
batalla, los mexicanos se negaron a seguir el rastro
de los apaches. Un guerrero capturado de la banda
chokonen de Posito Moraga dijo a Terán y Tato que
Irigoyen había dirigido a los chokonen en el ataque a
Pesqueira. Este testimonio fue refutado por Luis
García, natural de Bacerac [Sonora], que fue enviado
por Terán y Tato para hacer un registro de las bandas
apaches acampadas en los alrededores de Janos
[Chihuahua] y un informe de su participación en la
incursión y en el enfrentamiento en el “Pozo
Hediondo”. García dijo que los apaches de Janos eran
inocentes de eso; que los autores eran apaches
chokonen y coyoteros White Mountain llegados de los
Estados Unidos. El informe de García no convenció al
nuevo comandante militar de Sonora de la inocencia
de los apaches de Janos. El coronel José María
Carrasco empezó a planear el ataque contra los
apaches de Janos. Se reunió con todos los
comandantes de presidios, alcaldes, jueces, y
hacendados de la región, manifestando su intención
de declarar “una guerra a muerte y sin cuartel contra
todas las tribus apaches, excepto contra las mujeres
y niños menores de 15 años“, y culpó a los
comandantes militares de los anteriores fracasos.
Candelario, hijo del jefe nednai Juan José Compá,
estando en Pitaicachi [municipio de Agua Prieta,
Sonora] se enteró de que en Sonora se estaba
preparando una expedición para atacar a los apaches
de Janos [Chihuahua]).

Calificar