Está en la página 1de 78

Futbolpf: Revista de Preparación Física en el Fútbol http:// www.futbolpf.

com

INDICE Página

EXPERIENCIAS Y PRACTICAS PROFESIONALES

PROPUESTA DE PREVENCIÓN DE LESIÓN DE LIGAMENTO CRUZADO ANTERIOR


EN FÚTBOL. 1
GARCÍA, O.; DOCAMPO, P. y RODRÍGUEZ, F.

EVOLUCIÓN Y TENDENCIAS DE LA PREVENCIÓN DE LESIONES. (PARTE 2ª)


“PREVENCIÓN DE LESIONES CONTEXTUALIZADA Y GLOBAL” 10
SAN ROMÁN, Z.

EVOLUCIÓN Y TENDENCIAS DE LA PREVENCIÓN DE LESIONES. (PARTE 3ª)


“PREVENCIÓN DE LESIONES CONTEXTUALIZADA Y GLOBAL” 25
SAN ROMÁN, Z.

AVULSIÓN DE LA TUBEROSIDAD TIBIAL ANTERIOR. PROPUESTA DE


READAPTACION FÍSICO DEPORTIVA EN EL JUGADOR ADOLESCENTE 41
EIRÉ, A.; MÉNDEZ, J. y CORREDOIRA, F.

LAS LESIONES DE ISQUIOTIBIALES EN EL FÚTBOL: INCIDENCIA LESIONAL, 52


FACTORES DE RIESGO Y PROPUESTA PREVENTIVA.
CHENA, M.

PROPUESTA DE TRABAJO PREVENTIVO PARA LESIONES DE ISQUITIBIALES 68


EN FUTBOLISTAS.
RODRÍGUEZ, F.; DOCAMPO, P. y GARCÍA, O.

Revista de Preparación Física en el Fútbol. ISSN: 1889-5050


Instrucciones para los autores de revista de Preparación Física en el Fútbol

Revista de Preparación Física en el Fútbol. ISSN: 1889-5050


 
GARCÍA-TAIBO, DOCAMPO-BLANCO Y RODRÍGUEZ-LÓPEZ                                          

PROPUESTA DE PREVENCIÓN DE LESIÓN DE LIGAMENTO CRUZADO


ANTERIOR EN FÚTBOL.

GARCÍA-TAIBO, O. (1), DOCAMPO-BLANCO, P. (2), RODRÍGUEZ-LÓPEZ, F. (3),


(1)
Universidade da Coruña
(2)
RC Celta de Vigo
(3)
RC Deportivo de la Coruña

RESUMEN:
Introducción: El fútbol es uno de los deportes con mayor riesgo lesión de ligamento cruzado anterior
(LCA). A pesar de los esfuerzos de investigación dedicados a la prevención de esta devastadora lesión, los
resultados son inconsistentes y futuros estudios son necesarios para el diseño de nuevos programas. Método: En
base al conocimiento de la dimensión del problema de lesión de LCA, a la comprensión de sus mecanismos de
lesión y factores de riesgo, se ha diseñado una propuesta de prevención de lesión de LCA. Se incluye trabajo
fuerza de miembro inferior, equilibrio, propiocepción, ejercicios pliométricos, flexibilidad, agilidad y estabilidad
abdomino-lumbo-pélvica. Resultados: Por el momento, no se ha evaluado el efecto de la propuesta de
prevención. Aplicaciones prácticas: Esta breve propuesta de tareas preventivas de LCA, de fácil incorporación
en las rutinas de entrenamiento, podría ser una valiosa herramienta para reducir el número de lesiones de LCA en
fútbol.

PALABRAS CLAVE: lesión de LCA, prevención de lesiones, fútbol.

Las lesiones del LCA son lesiones


Fecha de recepción: 29/02/2015. Fecha de aceptación: 11/05/2015 graves debido al tiempo de baja, dolor,
Correspondencia: oli_taibo@hotmail.com
incapacidad y costes (Gianotti, Marshall,
1. INTRODUCCIÓN Hume, & Bunt, 2009; Hootman, Dick, &
La lesión deportiva representa el factor Agel, 2007). Suelen conllevar lesiones
más limitante de los deportistas. Uno de asociadas, especialmente lesiones en
los objetivos prioritarios de los meniscos y osteoartritis (Woo, Wu, Dede,
profesionales del mundo del deporte es Vercillo, & Noorani, 2006). El fútbol es un
mejorar las medidas preventivas y reducir deporte con alta incidencia lesional,
el número de lesiones, para poder disponer registrando de 10 a 35 lesiones por 1000
de sus deportistas el mayor tiempo posible horas de juego en jugadores adultos (Wong
y no amenazar su rendimiento. El diseño & Hong, 2005). Entre las lesiones severas
de medidas preventivas requiere del más frecuentes se encuentran las de
conocimiento de la magnitud del problema ligamento cruzado anterior (LCA),
lesional y de la identificación de los representando el 24% de las lesiones de
factores de riesgo y mecanismos de lesión. rodilla (Chomiak, Junge, Peterson, &
Dvorak, 2000).

 
Revista de Preparación Física en el Fútbol. ISSN: 1889-5050
 
GARCÍA-TAIBO, DOCAMPO-BLANCO Y RODRÍGUEZ-LÓPEZ                                          

En cuanto a factores de riesgo, las posiciones de valgo o varo de rodilla, así


lesiones de LCA se deben a la influencia como la pronación del pie y el
de múltiples factores, clasificados desplazamiento lateral del tronco respecto
principalmente en ambientales, hormonales a la base de apoyo (Silvers &
y biomecánicos. Estos factores pueden ser Mandelbaum, 2011). Los aspectos que más
modificables o no modificables. Dentro de contribuyen al aumento de las fuerzas de
los modificables se incluyen factores como traslación anterior son las grandes fuerzas
la estabilidad abdomino-lumbo-pélvica de reacción que sobre la extremidad
(core), propiocepción, fuerza relativa de inferior aplica el suelo sobre el pie en el
isquiosurales respecto a los cuádriceps, momento del contacto y los pequeños
forma física, calzado, superficie de juego, ángulos de flexión de la rodilla en esos
condiciones ambientales y aspectos mismos instantes (Dai et al., 2014).
psicológicos. Los factores no modificables Debido a las devastadoras
incluyen alineación anatómica, consecuencias que conlleva la lesión de
hiperextensión de rodilla, laxitud LCA, se ha realizado una intensa labor de
fisiológica de rotación y tamaño del propio investigación sobre mecanismos de lesión
ligamento (Ireland, 2002). También afecta y factores de riesgo, para desarrollar
a la función de la rodilla la estabilidad programas preventivos efectivos.
dinámica y la función neuromuscular, Los contenidos más utilizados en los
especialmente en mujeres (Griffin et al., programas preventivos son: entrenamiento
2000). de equilibrio/propiocepción, pliométricos,
Los mecanismos de lesión del entrenamiento neuromuscular de la
ligamento cruzado anterior se han musculatura del tren inferior y del core,
estudiado extensamente, sin embargo la agilidad y, en menor medida, flexibilidad.
controversia persiste. La mayoría de las Aunque la práctica totalidad de los
lesiones ocurren en ausencia de contacto, protocolos de prevención girar alrededor
circunstancia con mayores posibilidades de de estos contenidos, su eficacia está aún en
prevención. Los mecanismos de lesión sin entredicho. Por ejemplo, los estudios
contacto incluyen la traslación anterior de basados en entrenamiento
la tibia respecto al fémur, los movimientos propioceptivo/equilibrio revelan resultados
de rotación del fémur respecto a la tibia, contradictorios (Dai et al., 2014). En
aquellos ángulos próximos a la flexión o relación al entrenamiento pliométrico, los
extensión máxima de rodilla, las
 

 
Revista de Preparación Física en el Fútbol. ISSN: 1889-5050
 
GARCÍA-TAIBO, DOCAMPO-BLANCO Y RODRÍGUEZ-LÓPEZ                                          

estudios parecen mostrar que dicho diferentes limitaciones de los estudios


entrenamiento aplicado de manera aislada analizados, los resultados deben ser
no tiene un efecto positivo visible en la interpretados con cautela (Dai et al., 2014).
prevención de la lesión de LCA (Taylor et En cuanto a la estructura de los
al, 2015). Algo similar sucede con el protocolos y a sus parámetros de carga, la
stretching estático, sus efectos no están composición ideal de los programas
claros y hay poca evidencia científica al preventivos es todavía desconocida (Taylor
respecto. Taylor y colaboradores (2015) et al, 2015). Aspectos como la duración de
sugieren que el entrenamiento de la dichos programas y su frecuencia de
agilidad puede tener influencia positiva en aplicación no están todavía claros,
la reducción de las lesiones de LCA por no pudiendo ser estos unos de los factores más
contacto, se ve apoyado por la afirmación limitantes a la hora de obtener resultados
de Kristianslund y colaboradores (2014) concluyentes. Según Soligard y
que concluyen que un correcto control del colaboradores (2010), debemos poner en
valgo y flexión de rodilla junto con una práctica al menos 1,5 sesiones
correcta recepción del pie al entrar en preventivas/semana para poder obtener
contacto con el suelo durante los cambios resultados positivos en cuanto a la
de dirección podrían ser posibles reducción del riesgo lesional, y una
predictores de la lesión de LCA, por lo que adherencia al programa superior al 70%
deberían ser incluidos en los programas (Kiani et al, 2010).
preventivos. Mientras tanto, el A pesar de los esfuerzos en
entrenamiento de fuerza del tren inferior investigación, los resultados de los
parece ser el contenido que mejores estudios centrados en programas de
resultados ha obtenido, aunque siempre en prevención de lesión de LCA en fútbol son
formato de protocolos multicomponente inconsistentes y futuros estudios son
(Dai et al., 2014; Grimm et al, 2014; necesarios para el diseño de nuevos
Taylor et al, 2015). programas (Dai et al., 2014). Así, el
Respecto a los protocolos objetivo principal del presente estudio es el
multicomponente es necesario decir que, diseño de una propuesta ejercicios
aquellos aplicados en formato orientada a la prevención de lesión del
calentamiento, tipo 11+ o PEP Program LCA.
entre otros, son los que obtienen mejores
resultados. Sin embargo, debido a las
 

 
Revista de Preparación Física en el Fútbol. ISSN: 1889-5050
 
GARCÍA-TAIBO, DOCAMPO-BLANCO Y RODRÍGUEZ-LÓPEZ                                          

La propuesta preventiva que se modelo de microciclo semanal. Este


presenta va a respetar el modelo más protocolo se aplicará antes del comienzo
utilizado en los estudios revisados, es del entrenamiento, y su duración oscilará
decir, proponemos un programa entre 30 y 45 minutos. En cuanto a índices
multicomponente que incluye todos los de carga aplicados para cada tarea decir
contenidos citados con anterioridad: fuerza que nuestra propuesta se asemeja a los
muscular de tren inferior y core, parámetros que aplican la mayoría de los
propiocepción/equilibrio, pliométricos, estudios revisados.
agilidad y flexibilidad. En el apartado de fuerza muscular se
seleccionaron 3 ejercicios para cada sesión.
2. MÉTODO Uno de ellos irá más orientado al

En base al conocimiento de la fortalecimiento del cuádriceps mientras

dimensión del problema de lesión de LCA que en los otros dos focaliza la atención en

en el deporte y a la comprensión de sus los isquiotibiales.

mecanismos de lesión y factores de riesgo, Para los ejercicios de cuádriceps se


se diseñó una propuesta de ejercicios de buscó un equilibrio entre la buena
prevención de lesión de LCA. Las tareas activación muscular generada por el
propuestas incluyen el trabajo fuerza de ejercicio y la máxima protección del
miembro inferior, ligamento durante la ejecución del mismo.
equilibrio/propiocepción, pliométricos, Por ello, inicialmente se decidió decantarse
agilidad, core y flexibilidad. Estos a favor de los ejercicios de cadena cinética
contenidos se trabajarán teniendo en cuenta cerrada (CCC) frente a los de cadena
las particularidades de los mecanismos de cinética abierta (CCA). Los ejercicios
lesión y factores de riesgo de lesión de realizados en CCC producen una menor
LCA y de la naturaleza del deporte fútbol. traslación anterior de la tibia que los

Se propusieron dos bloques de trabajo realizados en CCA, por lo que el LCA

con dos sesiones cada uno. Cada sufre menos estrés (Norouzi et al, 2013).

microciclo semanal está compuesto de En segundo lugar, entre los ejercicios


cuatro sesiones y cada contenido es de CCC, es conocido que la magnitud de
trabajado 2 veces/semana (Figura 1). Se traslación anterior de la tibia durante un
organizaron los contenidos de esta manera ejercicio se va a ver influenciada por el
para adaptar el trabajo preventivo al nivel de activación del cuádriceps y la

 
Revista de Preparación Física en el Fútbol. ISSN: 1889-5050
 
GARCÍA-TAIBO, DOCAMPO-BLANCO Y RODRÍGUEZ-LÓPEZ                                          

respuesta en forma de co-contracción de equilibrio reducido, como por ejemplo en


los isquiotibiales y gastrocnemios. Por ello, una sentadilla monopodal, la participación
se seleccionaron ejercicios que, además de de la musculatura estabilizadora del tronco
generar una buena activación del y pelvis será aún mayor, facilitando el
cuádriceps, obtienen una activación control de los momentos de valgo que se
suficiente y simultánea de los músculos puedan dar en la rodilla durante su
isquiotibiales y sóleo, que son los ejecución. A esto hay que añadirle que si
responsables que frenar de forma activa el se trabaja sobre una superficie inestable la
desplazamiento anterior de la tibia activación del sóleo aumenta
(Lawrence & Carlson, 2015; Norouzi et al, considerablemente (Lawrence & Carlson,
2013). Además, Cohen et al. (2014) han 2015; Luera et al, 2014; y McCurdy et al,
comprobado, mediante la simulación de un 2010, Simenz et al, 2012).
partido de fútbol, que la aparición de la Por tanto, los ejercicios que mejor
fatiga causa un descenso del torque cumplen con el objetivo de protección de
excéntrico de los isquiotibiales, y una la rodilla son: la zancada (lunge) y la
pérdida en el equilibrio en el ratio sentadilla (squat) monopodales
isquiotibiales/cuádriceps en ángulos modificados. Entre las diferentes opciones
articulares próximos a la extensión de la de la zancadas se escogió la zancada
rodilla, que coinciden con los ángulos de frontal porque es el que solicita una mayor
mayor riesgo de lesión del ligamento participación de los isquiotibiales,
cruzado anterior. Este resultado viene a especialmente de la porción proximal del
reforzar la necesidad de que en prevención bíceps femoral, en comparación con sus
debemos intentar mejorar las prestaciones otras variantes (Malliaropoulos et al, 2012;
de los isquiotibiales en ángulos próximos a Riemann et al, 2013).
la extensión de la rodilla. La elección de los ejercicios para el
Entre los posibles ejercicios a apartado de fortalecimiento de
seleccionar se comprobó que en aquellos isquiotibiales, así como para la sección de
como las zancadas, step-ups, o los pliometría, se ha hecho en base a la
ejercicios realizados en un solo apoyo, la información que la revisión bibliográfica
activación de la musculatura isquiotibial es aporta sobre el grado de activación de la
mayor que en los clásicos squats o musculatura durante la realización de
sentadillas bipodales. Además, si el dichos ejercicios, así como de la demanda
ejercicio se realiza en un estado de
 

 
Revista de Preparación Física en el Fútbol. ISSN: 1889-5050
 
GARCÍA-TAIBO, DOCAMPO-BLANCO Y RODRÍGUEZ-LÓPEZ                                          

de control motor central durante la et al, 2012; Orishimo & McHugh, 2015; y
ejecución de los mismos (Malliaropoulos Zebis et al, 2013).

Figura 1. Modelo de organización de las cargas en el microciclo. (fuente: elaboración propia)

Los ejercicios seleccionados son los un ejercicio que tiende a solicitar más la
siguientes (Figura 2): porción distal de la cabeza corta del bíceps
• Deslizamiento isquiotibiales femoral y la proximal del semitendinoso.
(slide): es un ejercicio que genera muy • Extensión de cadera contra
buen activación de los isquiotibiales, resistencia: a mayores de generar una gran
especialmente durante la fase excéntrica. activación del glúteo mayor, es un ejercicio
Solicita principalmente la cabeza larga del que solicita altamente los isquiotibiales,
bíceps femoral, además de provocar una especialmente de la cabeza larga del bíceps
buena activación del glúteo mayor y la femoral.
musculatura estabilizadora del tronco- • Peso muerto: junto con el ejercicio
pelvis. nórdico, es de los ejercicios que
• Ejercicio nórdico (nordic mayormente tiene demostrada su eficacia.
hamstring) su eficacia en la mejora de la Activa principalmente el semitendinoso.
relación longitud-tensión de los flexores de
rodilla está ampliamente demostrada. Es

 
Revista de Preparación Física en el Fútbol. ISSN: 1889-5050
 
GARCÍA-TAIBO, DOCAMPO-BLANCO Y RODRÍGUEZ-LÓPEZ                                          

Figura 2. Propuesta de ejercicios preventivo (fuente: elaboración propia)

3. RESULTADOS necesarios para el diseño de nuevos


Por el momento, no se ha evaluado el programas. A pesar de ello, nuestra
efecto de la propuesta de prevención. propuesta se corresponde, en lo que a
estructura, contenidos y frecuencia de

4. CONCLUSIÓN aplicación se refiere, el modelo de aquellos


protocolos más exitosos. Esta breve
Los científicos han realizado un
propuesta de tareas preventivas de LCA, de
intenso esfuerzo de investigación para
fácil incorporación en las rutinas de
desarrollar programas preventivos
entrenamiento, podría ser una valiosa
efectivos. Sin embargo, los resultados de
herramienta para reducir el número de
los estudios centrados en programas de
lesiones de LCA en fútbol. No obstante, es
prevención de lesión de LCA en fútbol son
necesario valorar la efectividad de este
inconsistentes y futuros estudios son
programa.
 

 
Revista de Preparación Física en el Fútbol. ISSN: 1889-5050
 
GARCÍA-TAIBO, DOCAMPO-BLANCO Y RODRÍGUEZ-LÓPEZ                                          

  analysis. The American journal of sports medicine,


5. BIBLIOGRAFÍA 0363546514556737.
Arendt, E., y Dick, R. (1995). Knee Injury
Hootman, J. M., Dick, R. y Agel, J. (2007).
Patterns Among Men and Women in Collegiate
Epidemiology of Collegiate Injuries for 15 Sports  :
Basketball and Soccer. The American journal of
Prevention Initiatives, 42(2), 311–319.
sports medicine, 23(6), 694 –701.
Ireland, M. L. (2002). The female ACL: why
Cohen, D.D., Zhao, B., Okwera, B.,
is it more prone to injury? The Orthopedic clinics of
Matthews, M. J., y Delextrat, A. (2014). Angle-
North America, 33(4), 637–651.
Specific Eccentric Hamstring Fatigue Following
Kiani, A., Hellquist, E., Ahlqvist, K.,
Simulated Soccer. International Journal of Sports
Gedeborg, R. y Byberg, L. (2010). Prevention
Physiology and Performance, 10(3), 325-331.
of Soccer-Related Knee Injuries in Teenaged
Chomiak, J., Junge, A., Peterson, L., y
Girls. Archives of Internal Medicine, 170(1),
Dvorak, J. (2000). Severe injuries in football
43-49.
players. Influencing factors. The American journal
Kristianslund, E., Faul, O., Bahr, R.,
of sports medicine, 28(5 Suppl), S58–S68.
Myklebust, G. y Krosshaug, T. (2014). Sidestep
Dai, B., Mao, D., Garrett, W. E., y Yu, B.
cutting technique and knee abduction loading:
(2014). Anterior cruciate ligament injuries in
implications for ACL prevention exercises. British
soccer: Loading mechanisms, risk factors, and
Journal of Sports Medicine, 48, 779–783.
prevention programs. Journal of Sport and Health
Lawrence, M.A. y Carlson, L.A. (2015).
Science, 3(4),
Effects of an unstable load on force and muscle
Gianotti, S. M., Marshall, S. W., Hume, P. A.,
activation during a parallel back squat. Journal of
y Bunt, L. (2009). Incidence of anterior cruciate
Strength and Conditioning and Research, apr3.
ligament injury and other knee ligament injuries: a
Luera, M. J., Stock, M. S. y Chappell, A. D.
national population-based study. Journal of Science
(2014). Electromyographic amplitude vs. concentric
and Medicine in Sport, 12(6), 622–627.
and eccentric squat force relationships for
Griffin, L. Y., Agel, J., Albohm, M. J.,
monoarticular and biarticular thigh muscles.
Arendt, E. A., Dick, R. W., Garrett, W. E., Wojtys,
Journal of Strength and Conditioning and
E. M. (2000). Noncontact anterior cruciate ligament
Research, Feb, 28(2), 328-338.
injuries: risk factors and prevention strategies. The
Malliaropoulos, N., Mendiguchia,
Journal Of The American Academy Of Orthopaedic
J., Pehlivanidis, H., Papadopoulou, S., Valle,
Surgeons, 8(3), 141–150.
X., Malliaras y P., Maffulli, N. (2012). Hamstring
Grimm, N. L., Jacobs, J. C., Kim, J., Denney,
exercises for track and field athletes: injury and
B. S. y Shea, K. G. (2014). Anterior Cruciate
exercise biomechanics, and possible implications
Ligament and Knee Injury Prevention Programs for
for exercise selection and primary prevention.
Soccer Players: A Systematic Review and Meta-

 
Revista de Preparación Física en el Fútbol. ISSN: 1889-5050
 
GARCÍA-TAIBO, DOCAMPO-BLANCO Y RODRÍGUEZ-LÓPEZ                                          

British Journal of Sports Medicine. Sep,46(12),846- Soligard, T., Nilstad, A., Steffen, K.,
851. Myklebust, G., Holme, I., Dvorak, J., & Andersen,
McCurdy, K., O'Kelley, E., Kutz, T. E. (2010). Compliance with a comprehensive
M., Langford, G., Ernest, J. y Torres, M. (2010). warm-up programme to prevent injuries in youth
Comparison of lower extremity EMG between the football. British journal of sports medicine, 44(11),
2-leg squat and modified single-leg squat in female 787-793.
athletes. Journal of Sport Rehabilitation, Feb;19(1), Taylor, J.B., Waxman, J.P, Richter, S.J.,
57-70. Shultz, S.J. (2015). Evaluation of the effectiveness
Norouzi, S., Esfandiarpour, F., Shakourirad, of anterior cruciate ligament injury prevention
A., Salehi, R., Akbar, M. y Farahmand, F. (2013). programme training components: a systematic
Rehabilitation after ACL Injury: A Fluoroscopic review and meta-analysis. British Journal of Sports
Study on the Effects of Type of Exercise on the Medicine, 49, 79–87. .
Knee Sagittal Plane Arthrokinematics. BioMed Wong, P., & Hong, Y. (2005). Soccer injury
Research International, Volume 2013, in the lower extremities. British journal of sports
Orishimo, K.F. & McHugh, M.P. (2015). medicine, 39(8), 473–482.
Effect of an eccentrically biased hamstring Woo, S. L., Wu, C., Dede, O., Vercillo, F., &
strengthening home program on knee flexor Noorani, S. (2006). Journal of Orthopaedic Surgery
strength and the length-tension relationship. and Research. Journal of Orthopaedic Surgery and
Journal of Strength and Conditioning and Research, 1, 2.
Research, 29(3).
Zebis, M.K., Skotte, J., Andersen,
Riemann, B., Congleton, A., Ward, C.H., Mortensen, P., Petersen, H.H., Viskaer,
R., Davies, G.J. (2013). Biomechanical comparison T.C., Jensen, T.L., Bencke, J., Andersen, L.L.
of forward and lateral lunges at varying step (2013). Kettlebell swing targets semitendinosus and
lengths. Journal of Sports Medicine and Physical supine leg curl targets biceps femoris: an EMG
Fitness, Apr;53(2):130-8. study with rehabilitation implications. British
Silvers, H. J., & Mandelbaum, B. R. (2011). journal of sports medicine, Dec, 47(18),1192-1198.
ACL Injury Prevention in the Athlete.
SportOrthopädie SportTraumatologie Sports
Orthopaedics and Traumatology, 27(1), 18–26.

Simenz, C.J., Garceau, L.R., Lutsch,


B.N., Suchomel, T.J., Ebben, W.P. (2012).
Electromyographical analysis of lower extremity
muscle activation during variations of the loaded
step-up exercise.   Journal of Orthopaedic Surgery
and Research,  Dec 26(12), 3398-3405.  

 
Revista de Preparación Física en el Fútbol. ISSN: 1889-5050
SAN ROMÁN
 
EVOLUCIÓN Y TENDENCIAS DE LA PREVENCIÓN DE LESIONES. (PARTE 2ª)

“TENDENCIAS EN EL ENTRENAMIENTO EXCÉNTRICO Y EN EL


ENTRENAMIENTO - CONTROL NEUROMUSCULAR EN LA PREVENCIÓN DE
LESIONES”

SAN ROMÁN, Z. (1)


(1)
Preparador Físico del R. Ávila CF, Cacereño CP, CP Mérida, R. Valladolid CF, UD Las Palmas, RCE Mallorca, RCR
Huelva, R. Murcia CF, Hércules de Alicante CF, CD Numancia de Soria. Profesor de Prevención de Lesiones en el Máster
Universitario “La Preparación Física en el Fútbol” y en el Máster “Prevención y Readaptación de Lesiones en el Fútbol”
(R.F.E.F. / U. C.L.M. / A.P.F.)

RESUMEN:
Siguiendo con la pretensión de tener en cuenta en todo momento lo esencial para la Prevención de Lesiones
(PL), el objetivo principal de esta 2ª parte será mostrar trabajos científicos que están marcando tendencias
actuales en la prevención de lesiones (PL), que pueden sugerir pautas de futuro, y que servirán para seguir
fundamentando el enfoque contextualizado, sinérgico y global de la PL. En lo relativo a propuestas
condicionales para la PL, términos como “excéntrico” y “neuromuscular” están ocupando un gran espacio
preventivo. Parece existir un consenso en que la ejecución técnica correcta de saltos y aterrizajes y de los
cambios de dirección mitigan los FR en las lesiones articulares (LCA) “sin contacto”. Esto ocasiona que
conceptos relacionados con el aprendizaje motor se tengan en consideración para la PL. Será el contenido de la
tercera parte de esta serie de trabajos.

PALABRAS CLAVE: Prevención de Lesiones. Entrenamiento Excéntrico. Propiocepción.


Entrenamiento y Control Neuromuscular.

Fecha de recepción: 21/02/2015. Fecha de aceptación: 02/05/2015


estudiantes de Educación Física en
Correspondencia: zosimoavila@yahoo.es
Noruega y futbolistas, el “ejercicio
1. TRABAJO EXCÉNTRICO
nórdico” es más eficaz para desarrollar la
Más relacionado con las lesiones fuerza en los isquiosurales que el clásico
musculares, aunque con claras “curl” para ese mismo grupo muscular.
connotaciones con las lesiones articulares, Mjølnes et al. (2004), en sus conclusiones
la argumentación científica relacionada simplemente asocian el programa y esos
con el fútbol viene influida por los resultados a que “puede resultar ventajoso
resultados de los artículos más conocidos para impedir o rehabilitar lesiones en los
al respecto. isquiosurales“.
En un programa de entrenamiento de Con ese mismo ejercicio, y su programa
10 semanas, en una población de 22 correspondiente, también para 10 semanas,
 
 

Revista  de  Preparación  Física  en  el  Fútbol.  ISSN:  1889-­‐5050                                                                  


SAN ROMÁN
 
en 60 equipos daneses (942 futbolistas), se En ambos estudios, los ejercicios de
consigue reducir las lesiones en un 60% y isquiosurales provocan el “momento
las recidivas en un 85%. Nos resulta máximo” de fuerza excéntrica con la
interesante indicar que tan solo el 12% de rodilla flexionada unos grados, muy
toda la población es de futbolistas alejados de los últimos de extensión de esa
profesionales y que en los resultados están articulación, siendo esta la posición-
englobados los datos de todas las momento donde se producen las lesiones
categorías (Petersen et al. 2011). en el mencionado grupo muscular. De

Con un programa de entrenamiento cualquier forma pueden ser efectivos.

(Askling, Karsslon, Thortensson, 2003), Mendiguchía, Brughelli, Alentorn-Geli


con máquinas isoinerciales (Maq. “yo-yo”) y Malliaropoulos son los principales
para isquiosurales, en una población de 30 autores de una línea de trabajo con la que
futbolistas de primera división en Suecia, coincidimos, basada en la implementación
el grupo experimental siguió el programa de los ejercicios racionalmente
de ejercicio excéntrico durante 10 semanas dependiendo del mecanismo de la lesión,
en la pretemporada, comprobando a través la comprensión de la acción excéntrica
de valoraciones isocinéticas las mejoras junto con el ciclo “acortamiento-
significativas obtenidas en la fuerza estiramiento” y la importancia de las
excéntrica. Asimismo, mejoraron la acciones conjuntas de la cadera y la rodilla
velocidad máxima en 30 mts, después de (Malliaropoulos, Mendiguchia, Pehlivan et
una aceleración de 20 mts, un 2.4 % (P < al. 2012), los factores de riesgo
0.005). Resulta curioso observar la poca presentados de forma que interactúan entre
relación de la prueba con las ellos y la relación de las acciones
manifestaciones de la velocidad en nuestro simultáneas conjuntas de ambos miembros
deporte. Por otra parte, durante los 10 inferiores y el tronco (Mendiguchia,
meses que duró el estudio, sobre un total Alentorn-Geli y Brughelli, 2012). Esa
de 13 lesiones registradas “solo demuestra concepción del problema hace que los
que disminuye el número de lesiones con ejercicios para los flexores y extensores de
una duración menor a la semana, no la rodilla se planteen de forma combinada:
demostrándose beneficio significativo en unilaterales y bilaterales, con cadena
las lesiones de más de una semana de cinética abierta y cerrada, e incluso
duración” (Verral, Slavotinek, Barnes, ejercicios menos analíticos y con mayor
2005). componente coordinativo, con tracciones y
 
 

Revista  de  Preparación  Física  en  el  Fútbol.  ISSN:  1889-­‐5050                                                                  


SAN ROMÁN
 
con aceleraciones y dasaceleraciones con trabajo vaya dirigido al semitendinoso el
dispositivos elásticos como muestran los típico excéntrico de curl de pierna en
trabajos de (Brughelli y Cronin 2008; maquina (prono) y si el objetivo es el
Brughelli, et al. 2010; Mendiguchía, bíceps f. (porción corta), el “nórdico”.
Alertorn-Geli, Idoate y Myer, 2013). Debido a las particularidades de los
Al seguir ese planteamiento, Brughelli calendarios competitivos en el fútbol,
et al. (2010) -en una plantilla de 2ª D. estamos obligados a tener que
española durante 4 semanas- constatan complementar las cargas excéntricas con
mejoras en el rendimiento de los flexores y todas las demás y esto no siempre es fácil
los extensores de la rodilla y Mendiguchia con este tipo de trabajo por el “dolor-
et al. (2014) – 60 futbolistas durante 7 molestia muscular” que puede provocar, y
semanas- indican que con el trabajo a que la intensidad óptima de los
realizado por el grupo experimental, se programas de entrenamiento excéntrico no
puede inducir positivamente en la fuerza está clara todavía. Como indican
de los isquiosurales y mantener el Mendiguchia et al. (2013), hay autores que
rendimiento en carreras de velocidad, lo afirman que la intensidad debe ser alta para
que podría ayudar en la PL de ese grupo proporcionar un estímulo necesario que
muscular en jugadores de fútbol. Todo ocasione nuevas adaptaciones (Brughelli et
ello viene a coincidir con experiencias al. 2007 y Friedmann-Bette, 2010); y hay
propias y con la opinión experta de autores que han encontrado que el efecto
compañeros preparadores físicos en protector de entrenamiento excéntrico se
equipos profesionales en cuanto a la puede observar incluso con resistencias
utilización de este tipo de ejercicios. ligeras (Lavender et al. 2008 y Chen et al.

A partir de imágenes funcionales de 2010). El volumen y la intensidad en el

resonancia magnética para determinar el entrenamiento excéntrico deben ser

trabajo en distintas partes de la progresivos para minimizar el dolor

musculatura después de haber entrenado muscular inducido por el efecto del

excéntricamente, Mendiguchia et al. (2013 ejercicio y proporcionar el estímulo

b,c) concluyen que cuando el objetivo sea necesario para producir el curso de las

trabajar el bíceps femoral (porción larga) y adaptaciones (Friedmann et al., 2004 y

el semimembranoso, están indicados los Dudley et al. 1991), y además seguir el

ejercicios que impliquen a la cadera , “peso “clásico” concepto metodológico de la

muerto” y “lunge”. En el caso de que el


 
 

Revista  de  Preparación  Física  en  el  Fútbol.  ISSN:  1889-­‐5050                                                                  


SAN ROMÁN
 
“conexión racional de las cargas de versatilidad para elegir en qué fase
diferente finalidad” (Verjoshanski, 1990). concéntrica o excéntrica se quiera trabajar

En relación con todo lo anterior, en mayor medida y de qué manera se pasa

creemos que conviene mencionar que, en de una a otra. Además se puede combinar

el caso de no plantear las cargas con plataformas vibratorias, su

debidamente no es raro que el trabajo monitorización permite feedbacks en

excéntrico ocasione molestias que puedan tiempo real y sus modos de

provocar no poder seguir el plan de funcionamiento, personalizar todo lo

entrenamiento previsto. Jensen, Hölmich y expuesto anteriormente.

Bedholm (2012), al implementar un En este momento, solo disponemos del


programa con bandas elásticas para artículo referenciado con anterioridad,
trabajar excéntricamente los aductores - desconociendo si existen métodos de
abductores, describen como de un total de entrenamiento específicos para estas
13 futbolistas, 8 participantes informaron máquinas y si se pueden contrastar sus
de DOMS en los aductores en la primera resultados. Si todo ello fuera así, y siempre
sesión de entrenamiento, probablemente con la obligada prudencia, podemos estar
como resultado del pretest. Además 1 con ante un gran avance que puede marcar el
dolor lumbar y 1 con dolor en la ingle. futuro en el trabajo condicional de la

Se ha comenzando a trabajar con fuerza.

dispositivos con motor eléctrico, cable para 2. “ENTRENAMIENTO


desplazamientos lineales y sofware PROPIOCEPTIVO”.
específico como el “Haefni Health ENTRENAMIENTO Y CONTROL
System” (Campos et al. (2014) y el NEUROMUSCULAR
“Exentrix”. Según la publicidad de esos En este caso, más relacionado con las
productos y la opinión de algunos expertos, lesiones articulares “sin contacto”, se ha
son capaces de imitar el trabajo con cargas venido trabajando y se sigue haciendo con
de pesos libres, excéntricas, bandas contenidos cuyo objetivo es la mejora de la
elásticas y máquinas isocinéticas e “propiocepción” como medida preventiva,
isoinerciales, al poderse ajustar normalmente asociada a ejercicios de
independientemente para los ejercicios la equilibrio en superficies inestables (platos
resistencia a vencer, la velocidad de inestables y “bosus”). También en este
ejecución y la inercia, más el rango de caso los resultados satisfactorios y las
movimiento. Todo ello permite una gran
 
 

Revista  de  Preparación  Física  en  el  Fútbol.  ISSN:  1889-­‐5050                                                                  


SAN ROMÁN
 
poblaciones objeto de los estudios tienen tiempo, sin embargo, sí que hay
un bajo o desconocido nivel competitivo apariencias razonables para creer que la
en el fútbol (Caraffa et al. 1996; propriocepción juega un papel
Mohammadi, 2007). Sin embargo, este importante…”
planteamiento es cuando menos dudoso si En este mismo sentido, (Riemann y
seguimos los contenidos de la interesante Lephart 2007b) concluyen que “el control
revisión de Ashton-Miller (2001): supraespinal en las restricciones
“En algunas de las situaciones más dinámicas, puede ser el área que tiene
desafiantes para el sistema neuromuscular más relevancia para el desarrollo de
…., como es una tarea crítica de tiempo al estrategias de prevención y rehabilitación.
tomar contacto el pie con el suelo …, ni la Intervenir en los niveles supraespinales
propriocepción ni cualquier entrenamiento puede proporcionar la clave para
proprioceptivo puede servir de ayuda. En promover una mayor estabilidad dinámica
esas condiciones, la fuerza de reacción al desde una perspectiva preparatoria, en
tomar contacto con el suelo, es menor de lugar de la discutible perspectiva
50 ms para alcanzar su pico de fuerza reactiva”.
(Dufek y cols. 1991), pudiendo alcanzar No hemos encontrado documentación
los 17° de inversión del tobillo en menos que explique mejor el “Rol del sistema
de 40 ms (Milia y cols. 1998)….…. sensoriomotor en la estabilidad articular
Simplemente no hay tiempo suficiente para durante las actividades deportivas” que esa
que los reflejos espinales puedan ejecutar revisión de Fort y Romero (2013a), y que
una respuesta motora adecuada que en cierto modo utilizan los autores como
impida la lesión (Asthon-Miller 1996). Por fundamentación de una segunda, “Análisis
consiguiente, es improbable que los de los factores de riesgo neuromusculares
ejercicios en el “disco de tobillo”, al de las lesiones deportivas” (Fort y
implicar movimientos posturales Romero, 2013b). Utilizan términos y
relativamente lentos de varios centenares conceptos neurofisiológicos que son de
de milisegundos puedan ser ejercicios de gran utilidad para comprender lo que es el
entrenamiento sensoriales óptimos como movimiento y su control. En la figura 1 se
estrategias reactivas para protegerse y exponen contenidos en forma de esquema
ponerse en guardia contra la lesión de los de esa primera revisión, que utilizaremos
ligamentos del tobillo en menos de 40 como guía para tener una visión general de
ms….. Para situaciones menos críticas de la forma en que el SNC obtiene la
 
 

Revista  de  Preparación  Física  en  el  Fútbol.  ISSN:  1889-­‐5050                                                                  


SAN ROMÁN
 
información y como la procesa para poder partirá de este esquema para empezar a
realizar movimientos controlados abordar la relación entre el Aprendizaje
neuromuscularmente, (posteriormente, en Motor y la PL).
la parte 3ª de esta serie de trabajos, se

Figura 1: Niveles de participación en la estabilidad dinámica (estabilidad funcional) de la


articulación. (Fuente: a partir de Fort y Romero 2013a; Hewett , Paterno, Myer, 2002;
Lephart, Pincivero y Rozzi, 1998).

En la citada figura 1 se puede observar, pudiéndose definir como el tipo de


el papel que tiene “la propiocepción como sensibilidad del sistema somatosensorial
subcomponente del sistema que participa en mantener la estabilidad
somatosensorial para englobar la dinámica de la articulación, mediante la
información mecanorreceptiva, ... detección de las variaciones de presión,

 
 

Revista  de  Preparación  Física  en  el  Fútbol.  ISSN:  1889-­‐5050                                                                  


SAN ROMÁN
 
tensión y longitud de los diferentes tejidos la prevención primaria e incluso secundaria
articulares y musculares… La para futbolistas sanos que van a competir
propiocepción se refiere únicamente al en los próximos días. Cuándo se trabaja
proceso de detección periférica de los sobre superficies inestables, ¿se mejora
mecanorreceptores. A partir de aquí, …, sobre todo la propiocepción?, ¿ejercicios
en la estabilidad articular también con los ojos cerrados?; ¿hay algo que se
participará la integración y el aleje más de la realidad del fútbol que
procesamiento central de la información y eliminar los estímulos visuales? Otra cosa
las vías motoras… Por otra parte es la prevención terciaria o procesos de
definimos el control neuromuscular como readaptación después de las lesiones,
la activación muscular precisa que donde los ejercicios mencionados con
posibilita el desarrollo coordinado y eficaz anterioridad pueden resultar idóneos.
de una acción”. (Fort y Romero, 2013a). Para Myer, Ford y Hewett, (2008)
Nosotros consideramos que la como máximos exponentes de la
propiocepción es inherente al movimiento denominada “Escuela de Cincinnati”, el
corporal, siendo imposible en el fútbol control neuromuscular puede ser el factor
separarla de los Sistemas Vestibular y de riesgo más importante y modificable,
Visual por los cometidos de estos en la pudiéndose abordar con el entrenamiento
coordinación y el control postural. Al pliométrico a partir del análisis de los
realizar cualquier tipo de desplazamiento mecanismos de esta lesión asociados a los
(acelerando o decelerando), cambio de aterrizajes.
ritmo y/o dirección, salto (en cualquiera de Aunque sus estudios están dirigidos
sus fases: impulsión, aérea y toma de mayoritariamente al fútbol femenino,
contacto en el suelo) y la combinación de creemos que mucha de la información que
cualquiera de estas acciones están actuando aportan puede ser utilizada para la
los mecanismos propioceptivos de una prevención de las lesiones en general y en
forma específica. el fútbol base en particular, al poderse
Hay casos en los que el trabajo adaptar conceptualmente numerosos
propioceptivo al que se hacía referencia aspectos de los que tratan.
con anterioridad (Caraffa et al. 1996; Han venido trabajando con la hipótesis
Mohammadi, 2007), puede no suponer un de que un control neuromuscular
“estímulo eficaz” desde la perspectiva de insuficiente de la biomecánica de las
 
 

Revista  de  Preparación  Física  en  el  Fútbol.  ISSN:  1889-­‐5050                                                                  


SAN ROMÁN
 
extremidades inferiores, especialmente en resistencias de bandas elásticas (Hewett,
la articulación de la rodilla, supone un Ford, Hoogenboom, Myer, 2010)
importante FR para las lesiones de LCA. La utilización de la evaluación del salto
La toma de contacto de los pies en el suelo sirve para identificar desequilibrios
con la (s) rodilla (s) en valgo, y diferencias neuromusculares, pudiendo proporcionar
en la fuerza desarrollada entre ambos orientaciones dirigidas a atletas con alto
miembros inferiores, conduce a patrones riesgo de lesión del LCA. La mejora en la
de alto riesgo en las mujeres deportistas en técnica neuromuscular pueden ser
comparación con los hombres durante la monitoreada y evaluada continuamente
ejecución de acciones comunes, aunque (Myer, Ford y Hewett, 2008; Myer, Ford,
potencialmente peligrosas para las lesiones Khoury, Succop , Hewett 2010).
de LCA (Hewett et al. 1996; Ford, Myer,
Aunque en el fútbol la toma de contacto
Hewett, 2003; Hewett et al. 2005).
con el suelo tras un salto vertical suele ser
Como ejemplos de los ejercicios que con un solo pie y en distinto lugar desde el
proponen para la mejora neuromuscular, se que se impulsó, adelante – atrás y/o
encuentran los saltos y aterrizajes en derecha – izquierda, y a este respecto se
superficies estables e inestables (“bosus”), necesita avanzar en la investigación de
el “nórdico” (que ellos denominan “curl situaciones específicas del juego
ruso”) con ayuda para la fase concéntrica, (Alentorn-Geli et al., 2009 a), parten de la
de equilibrio y “core” (con variaciones en ejecución técnica correcta del “tuck jump”
los apoyos para diferentes posturas en (figura 2), ejercicio habitualmente utilizado
superficies inestables) y carreras contra- para entrenar la potencia del tren inferior
resistencia, todo ello con especial atención (Myer et al. 2008), como alternativa a los
a la ejecución técnica correcta (Myer, costosos análisis biomecánicos de
Ford, Palumbo, Hewett, 2005), secuencias laboratorio. Siguiendo esta línea de
de “saltos squat”, pliometría y equlibrios investigación Myer et al. (2010), validan
monopodales y bipodales en superficies la técnica de aterrizaje de un salto vertical
inestables sin y con perturbaciones, “core” con los dos pies, dando especial
dinámica y “curl” de isquiosurales en importancia al riesgo que conlleva el
fitball, rotaciones internas y externas de la valgo dinámico (Hewett, et al. 2005).
cadera en cadena cinética cerrada con
Dependiendo de la forma de realizar
este tipo de salto agrupan criterios para
 
 

Revista  de  Preparación  Física  en  el  Fútbol.  ISSN:  1889-­‐5050                                                                  


SAN ROMÁN
 
categorizar los FR neuromusculares posteriores al periodo vacacional (Ferrer-
modificables (Myer, Brent, Ford, Hewett, Roca, Balius, Dominguez-Castrilo, Linde,
2011; Myer et al. 2013): Turmo Garuz, 2014), se observó que el

• Predominio ligamentoso (valgo en 37,1% de los jugadores de fútbol de alto

la extremidad inferior durante el nivel analizados realizaron el apoyo del

aterrizaje). “drop jump” con alguna de las rodillas en


valgo e incluso el 14,3% presentaron un
• Predominio del cuádriceps -
ángulo de valgo igual o superior a 20º,
desequilibrio entre la fuerza, el
considerándose estos 20º de ángulo de
reclutamiento y la coordinación de los
rodilla proyectados en el plano frontal
extensores y los flexores de la rodilla-.
como excesivos, incluso en mujeres, que
Ruido excesivo al contactar con el suelo
suelen demostrar un valgo más amplio que
en el aterrizaje.
los hombres (Ford et al. 2013; Stenrud et
• Predominio de una pierna
al. 2011; Paterno et al. 2010; en Ferrer-
(asimétrico) o déficits residuales de
Roca et al. 2013). Además también se
lesiones (acción desigual de los muslos
constató un déficit funcional entre las
durante la fase de suspensión; colocación
extremidades inferiores superior al 15% en
de los pies no paralelos -delante / atrás- ;
el 31,4 % de los jugadores, teniéndose
los pies no contactan en el suelo al
establecido ese 15 % como uno de los
mismo tiempo).
objetivos a conseguir en el retorno a la
• Predominio del tronco -disfunción
competición (Fitzgeral et al. 2001; Kvist,
“core”- (los muslos no llegan a estar
2004; en Ferrer-Roca et al. 2013).
paralelos al suelo en el momento más alto
del salto; pausa entre saltos; los dos pies
Figura 2. “Tuck Jump”.
no aterrizan en el mismo espacio desde el
que impulsaron).

En una línea similar de investigación,


pero en laboratorio con cámaras de vídeo
y software específico de análisis de
movimiento, 35 jugadores de fútbol de una
plantilla de 1ª división española y teniendo
en cuenta que todos los participantes
fueron analizados los 2 primeros días
 
 

Revista  de  Preparación  Física  en  el  Fútbol.  ISSN:  1889-­‐5050                                                                  


SAN ROMÁN
 
Fase de impulsión: con los pies separados (a la adaptaciones neuromusculares que
anchura de los hombros), se flexionan las
rodillas llevando los brazos hacia atrás, para aumenten la estabilidad articular que junto
después poderlos balancear hacia adelante al con la preactivación muscular y los
impulsar con ambas piernas simultáneamente.
Fase aérea: se intentará alcanzar la máxima patrones reactivos, pueden proteger el
altura posible (muslos paralelos al suelo). Fase
de “aterrizaje”: bipodal en el mismo lugar LCA”… En cuanto a futuras iniciativas: …
desde el que se impulsó, e iniciando el ”El diseño de investigación debería
siguiente salto de forma idéntica. De no ser así
se cesa en las repeticiones. esforzarse en identificar cuál de los
componentes de los programas de
Por otra parte estamos ante un problema prevención es más significativo para las
de gran complejidad, con lo que los LCA sin contacto… Evaluar el efecto de
avances, aunque se producen, no lo hacen cada componente de los programas de
con la rapidez que todos deseamos. prevención en la fuerza de los grupos

Siguen estando vigentes en relación a musculares implicados, … y en las

los programas de PL, algunos aspectos alteraciones en la técnica de los

expuestos en el Documento de Consenso “aterrizajes”, cambios de dirección y en la

para las LNC LCA (Griffin y 29 autores, acción de pivotar... Trabajar para aclarar

2006): “Hay pruebas de que más “los factores de riesgo”… Realzar

entrenamiento neuromuscular pliométrico, las estrategias de prevención dentro del

propioceptivo y técnico reduce el riesgo riesgo de la población” (contextualizar).

de lesiones severas de la rodilla en La revisión de Alerntor-Geli et al.


mujeres deportistas ¿qué ejercicios (2009 a y b), de obligado estudio para
específicos? ¿cómo se secuencian? ¿con comprender la lesión de NC de LCA y su
qué intensidad y duración? son las prevención, profundiza en algunos de los
incógnitas más importantes… El planteamientos anteriores al aseverar que
mecanismo subyacente por el cual los los factores de riesgo neuromusculares y
programas de intervención son efectivos biomecánicos justifican la necesidad de
no está claramente comprendido. Sin modificar puntualmente (y/o aprender) la
embargo, existen pruebas de que las técnica correcta de los saltos y su
propuestas para las mejoras de la fuerza y recepción y de los cambios de dirección, -
la coordinación neuromuscular Sánchez Bañuelos (1984) consideraba a
posiblemente contribuyan… El estas acciones como habilidades motrices
entrenamiento puede facilitar básicas -, en los casos en los que la forma

 
 

Revista  de  Preparación  Física  en  el  Fútbol.  ISSN:  1889-­‐5050                                                                  


SAN ROMÁN
 
de ejecución (valgos y varos funcionales) articulares “sin contacto”, sigue con
agrava el riesgo de lesión con coincidencias parecidas, ya que la mayoría
entrenamiento propioceptivo y de esos FRN, también pueden asociarse a
neuromuscular, “stretching”, pliométrico, las lesiones musculares: “Fatiga muscular,
ratio adecuado Qua / Isq, y “core” alteración de la magnitud y de los tiempos
(estabilización lumbo-pélvica). “La de activación muscular, alteración de la
mayoría de los estudios incluyen una capacidad de coactivación muscular,
combinación de estos componentes de estrategia de control de la extremidad
capacitación en sus protocolos, aunque es inferior predominante en el plano frontal,
difícil determinar los efectos aislados de los desequilibrios neuromusculares entre
cada componente específico en la pierna dominante y no dominante, la
reducción de las LNC LCA”. inadecuada stiffness muscular, los déficits

Además de la aportación activa de la en el control postural, la disminución de la

musculatura en la estabilidad articular, al propiocepción, los déficits de core y la

seguir las propuestas de algunos de los disminución en los mecanismos de

autores que venimos exponiendo, llaman la anticipación”.

atención las analogías en algunos enfoques


preventivos para la lesiones en músculos 3. CONCLUSIONES:
extensores de la rodilla (Mendiguchía, et
Siguiendo una concepción biomecánica
al. 2013), flexores de la misma
y neuromuscular más globalizada de la
articulación (Malliaropoulos et al. 2012),
problemática de las lesiones sin contacto
y para las lesiones de LCA NC (Alentorn-
de LCA y de los músculos flexores y
Geli, et al. 2009): comprensión del ciclo
extensores de la rodilla, se dan analogías
acortamiento-estiramiento y el trabajo
en algunos planteamientos preventivos de
excéntrico, función de los glúteos y de la
esas lesiones.
estabilidad lumbo-pélvica -“core” (Zazulak
et al. 2007; Mendiguchía et al. 2011) Aunque los resultados de los programas

unidas a la importancia del papel conjunto multicomponentes de prevención de

de la cadera y la rodilla. lesiones “sin contacto” para el LCA,


demuestran ser efectivos en las
La completa clasificación de los FR
poblaciones objeto de esos estudios, es
Neuromusculares de Fort y Romero (2013
difícil determinar los efectos aislados de
b), más relacionada con las lesiones
 
 

Revista  de  Preparación  Física  en  el  Fútbol.  ISSN:  1889-­‐5050                                                                  


SAN ROMÁN
 
cada componente específico en la risk factors and to reduce injury rates. Knee Surg
Sports Traum Arthrosc. 17, 859–879.
reducción de esas lesiones.

A partir de los factores de riesgo Askling, C., Karlsson, J., Thorstensson, A.


(2003). “Hamstring injury occurrence in elite
neuromusculares, existe un consenso
soccer players after preseason strength training with
generalizado para otorgar la máxima
eccentric overload” Scand J Med Sci Sports.
importancia a la ejecución con la técnica 13, 244-50.
correcta de las habilidades motrices
Ashton-Miller, J.A., Wojtys, E.M., Huston,
(carrera, cambios de dirección y saltos en
L.J., Fry-Welch, D. (2001). “Can proprioception
sus sucesivas fases de impulsión y really be improved by exercises?” Knee Surg Sports
aterrizaje) como medida preventiva de gran Traum Arthrosc. 9, 128–136

relevancia. Brughelli, M., Cronin, J. (2008). Preventing


Hamstring Injuries in Sport. Strength &
Conditioning Jour. 30, (1), 55-64.
Agradecimientos:
A todos los autores referenciados por Brughelli, M., Mendiguchia, J., Nosaka, K.,

los conocimientos que nos aportaron y en Idoate, F., Los Arcos, A., & Cronin, J. (2010).
Effects of eccentric exercise on optimum length of
especial por la importancia que han tenido
the knee flexors and extensors during the preseason
para elaborar esta serie de trabajos, a A.
in professional soccer players. Physical Therapy in
Fort, D. Romero, J. Mendiguchí et al. y E. Sport, 11(2), 50-55.
Alentorn-Geli et al.
Caraffa, A., Cerulli, G., Projetti, M., Aisa, G.,
Rizzo, A. (1996). Prevention of anterior cruciate
4. BIBLIOGRAFÍA ligament injuries in soccer. A prospective

Alentorn-Geli, E., Myer, G.D., Silvers, H.J., controlled study of proprioceptive training. Knee

Samitier, G., Romero, D., Lázaro-Haro, C., Cugat Surg Sports Traumatol Arthrosc. 4, 19-21.

R. (2009). Prevention of non-contact anterior


Campos, C.A., Bautista, I.J., Chirosa, L.J.,
cruciate ligament injuries in soccer players. Part 1:
Martín, I., López, A.E., Chirosa, I.J. (2014).
Mechanisms of injury and underlying risk factors.
Validación y fiabilidad del dispositivo Haefni
Knee Surg Sports Traum Arthrosc. 17, 705–729.
Health System 1.0 en la medición de la velocidad

Alentorn-Geli, E., Myer, G.D., Silvers, H.J., en el rango isocinético. Cuadernos de Psicología

Samitier, G., Romero, D., Lázaro-Haro, C., Cugat del Deporte. 14, (2), 91-98.

R. (2009). Prevention of non-contact anterior


Ferrer-Roca, V., Balius, X., Domínguez-
cruciate ligament injuries in soccer players. Part 2:
Castrillo O., Linde F.J.,Turmo-Garuz A. (2014).
A review of prevention programs aimed to modify
Evaluación de factores de riesgo de lesión del

 
 

Revista  de  Preparación  Física  en  el  Fútbol.  ISSN:  1889-­‐5050                                                                  


SAN ROMÁN
 
ligamento cruzado anterior en jugadores de fútbol Hewett, T.R., Paterno, M.V., Myer, G.D.
de alto nivel. Apunts Med Esport. 49, (181), 5-10. (2002). Strategies for Enhancing Proprioception
and Neuromuscular Control of the Knee. Clin
Ford, K.R., Myer, G.D., Hewett, T.E. (2003).
Orthop Relat Res. (402), 76-94.
Valgus knee motion during landing in high school
female and male basketball players. Med Sci Sports Hewett, T.E., Stroupe, A.L., Nance, T.A.,
Exerc. 35, (10), 1745–1750. Noyes, F.R. (1996). Plyometric training in female
athletes. Decreased impact forces and increased
Fort Vanmeerhaeghe, A., Romero, D. (2013
hamstring torques. Am J Sports Med. 24, (6), 765–
a). Rol del sistema sensoriomotor en la estabilidad
773.
articular durante las actividades deportivas. Apunts
Med Esport. 48 (178). 69-76. Jensen, J., Hölmich, P., Bandholm, T., Zebis,
M. K., Andersen, L. L., & Thorborg, K. (2012).
Fort Vanmeerhaeghe A., Romero Rodriguez,
Eccentric strengthening effect of hip-adductor
D, (2013 b). Análisis de los factores de riesgo
training with elastic bands in soccer players: a
neuromusculares de las lesiones deportivas. Apunts
randomised controlled trial. British journal of
Med Esport. 48, (179), 109-120.
sports medicine, bjsports-2012.

Griffin. L Y. y 29 autores más. (2006).


Lephart, S.M., Pincivero, D.M., Rozzi, S.L.
Understanding and Preventing Noncontact Anterior
(1998). Proprioception of the Ankle and
Cruciate Ligament Injuries. A Review of the Hunt
Knee. Sports Med. 25, (3), 149-155.
Valley II Meeting. Am. J. Sp. Med. 34, (9), 1512-
1532. Malliaropoulos, N., Mendiguchia, J.,
Pehlivanidis, H., Papadopoulou, S., Valle, X.,
Grosser, M. (1992). Entrenamiento de la
Malliaras, P., Maffuli, N. (2012). Hamstring
Velocidad. Fundamentos, métodos y programas.
exercises for track and field athletes: injury and
Ed. Martínez Roca S.A. Barcelona. España. (p.40).
exercise biomechanics, and possible implications

Hewett, T.E., Ford, K.R., Hoogenboom, B.J., for exercise selection and primary prevention. Br J

Myer, G.D. (2010). Understandingand preventing Sports Med. 46, 846–851.

ACL injuries: Current biomechanical and


Mendiguchia, J., Martinez-­‐‑Ruiz, E., Morin, J.
epidemiologic considerations - Update 2010. North
B., Samozino, P., Edouard, P., Alcaraz, P. E., y
Am J Sports Phys Ther. 5, (4), 234-251.
Mendez-­‐‑Villanueva, A. (2015). Effects of
Hewett, T.E., Myer, G.D., Ford, K.R., Heidt, hamstring-­‐‑emphasized neuromuscular training on
R.S. Jr., Colosimo, A.J., McLean, S.G., van den
strength and sprinting mechanics in football
Bogert, A.J., Paterno, M.V., Succop, P. (2005).
players. Scandinavian journal of medicine &
Biomechanical Measures of Neuromuscular Control
science in sports.
and Valgus Loading of the Knee Predict Anterior
Cruciate Ligament Injury Risk in Female Athletes: Mendiguchia, J., Alentorn-Geli, E., Idoate, F.,
A Prospective Study. Am J Sports Med. 33, (4), Myer, G.D. (2013). Rectus femoris muscle injuries
492–501. in football: a clinically relevant review of

 
 

Revista  de  Preparación  Física  en  el  Fútbol.  ISSN:  1889-­‐5050                                                                  


SAN ROMÁN
 
mechanisms of injury, risk factors and preventive Myer, G.D., Brent, J.L., Ford, K.R., Hewett,
strategies. Br J Sports Med. 47, 359–366. T.E. (2011). Real-time assessment and
neuromuscular training feedback techniques to
Mendiguchia, J., Garrues, M.A., Cronin, J.B.,
prevent ACL injury in female athletes. Strength
Contreras, B., Los Arcos, A., Malliaropoulos, N.,
Cond J. 33, (3), 21–35.
Maffulli, N., Idoate, F . ( 2 0 1 3 a ) . Nonuniform
changes in MRI measurements of the thigh Myer, G.D., Ford, K.R., Khoury, J., Succop
muscles after two hamstring strengthening P., Hewett T.E. (2010). Development and
exercises. J Strength Cond Res. 27, (3), 574–581. validation of a clinic based prediction tool to
identify female athletes at high risk for anterior
Mendiguchia, J., Arcos , A.L., Garrues, M.A.,
cruciate ligament injury. Am J Sports Med. 38, (10),
Myer, G.D., Yanci, J., Idoate, F. ( 2 0 1 3 b ) . The
2025–2033.
use of MRI to evaluate posterior thigh muscle
activity and damage during nordic hamstring Myer, G.D., Ford, K.R., Hewett, T.E. (2008).
exercise. J Strength Cond Res. 27, (12), 3426– Tuck Jump Assessment for Reducing Anterior
3435. Cruciate Ligment Injury Risk. Athl Ther
Today. 13, (5), 39–44.
Mendiguchia J., Alentorn-Geli E., Brughelli
M. (2012). Hamstring strain injury: are we heading Myer, G.D., Ford, K.R, Palumbo, J.P., Hewett,
in the right direction? Br J Sports Med. 46, 81–85. T.E. (2005). Neuromuscular training improves
performance and lower-extremity biomechanics in
Mendiguchia, J., Ford, K.R., Quatman, C.E.,
female athletes. J Strength Cond Res. 19, 51–60.
Alentorn-Geli, E.,Hewett, T.E. (2011). Sex
Differences in Proximal Control of the Knee Joint. Petersen, J., Thorbord, K., Nielsen, M., Budtz-
Sports Med. 41, (7), 541–557. Jorgensen, E., Hölmich. P. (2011). Preventive
Effect of Eccentric Training on Acute Hamstring
Mohammadi F. (2007). Comparison of 3
Injuries in Men’s Soccer. Am J Sports Med. 39,
preventative methods to reduce the recurrence of
(11), 2296- 2303.
ankle inversion sprains in male soccer players. Am
J Sports Med. 35, (6), 922–926. Riemann B.L., Lephart S.M. (2002 a). The
sensorimotor system, Part I: the physiologic basis
Mjølsnes, R., Arnason, A., Øhagen, T.,
of functional joint stability. J Athl Train. 37, 71-79.
Raastad, T., Hallén, J., Bahr R. (2004). A 10 Week
randomized trial comparing eccentric vs. concentric Riemann B.L., Lephart S.M. (2002 b). The
hamstring strength training in well-trained soccer sensorimotor system. Part II: the role of
players. Scand J Med Sci Sports. 14, 311 – 317. proprioception in motor control and functional joint
stability. J Athl Train. 37, 80-4.
Myer, D.G., Stroube, B.J., DiCesare, C.A,
Brent, J.L., Ford, K.R., Heidt, R.S., Hewett, T.E. Solomonow M., Krogsgaard M. (2001).
(2013). Augmented Feedback Supports Skill Sensorimotor control of knee stability. A review.
Transfer and Reduces High-Risk Injury Landing Scand J Med Sci Sports. 11, 64-80.
Mechanics. Am J Sports Med. 41, (3), 669-677

 
 

Revista  de  Preparación  Física  en  el  Fútbol.  ISSN:  1889-­‐5050                                                                  


SAN ROMÁN
 
Verrall, G.M., Slavotinek, J.P., Barnes, P.G. Zazulak, B.T., Hewett, T.E., Reeves, N.P.,
(2005). The effect of sports specific training on Goldberg, B., Cholewicki, J. (2007). Deficits in
reducing the incidence of hamstring injuries in neuromuscular control of the trunk predict knee
professional Australian Rules football players. Br J injury risk: a prospective biomechanical-
Sports Med. 39, 363-368. epidemiologic study. Am J Sports Med. 35, (7),
1123-1130.

 
 

Revista  de  Preparación  Física  en  el  Fútbol.  ISSN:  1889-­‐5050                                                                  


SAN ROMÁN
   
EVOLUCIÓN Y TENDENCIAS DE LA PREVENCIÓN DE LESIONES. (PARTE 3ª)

“TENDENCIAS EN EL APRENDIZAJE MOTOR RELACIONADAS CON LA


PREVENCIÓN DE LESIONES”.

SAN ROMÁN, Z. (1)


(1)
Preparador Físico del R. Ávila CF, Cacereño CP, CP Mérida, R. Valladolid CF, UD Las Palmas, RCE Mallorca,
RCR Huelva, R. Murcia CF, Hércules de Alicante CF, CD Numancia de Soria. Profesor de Prevención de Lesiones en el
Máster Universitario “La Preparación Física en el Fútbol” y en el Máster “Prevención y Readaptación de Lesiones en el
Fútbol” (R.F.E.F. / U. C.L.M. / A.P.F.)

RESUMEN:
Un eficiente control neuromuscular (CNM) puede aminorar la gravedad de numerosos factores de Riesgo
(FR), lograr que disminuyan las situaciones potencialmente favorables para las lesiones e incluso, en ocasiones,
que dejen de serlo. El Aprendizaje Motor (AM) ha comenzado a ser tratado en la Prevención de Lesiones (PL)
para adquirir y mejorar el citado CNM. El objetivo de esta 3ª parte será aunar conceptos neurofisiológicos
tratados en la PL asociada al CNM y del Aprendizaje Motor (AM). Se puede hacer PL a partir de la
automatización de respuestas motoras correctas, y de la “anticipación perceptiva” en lesiones articulares “sin
contacto” y también en las musculares y articulares por “contacto o su influencia”, en los casos en que el
proceso Percepción – Decisión – Realización sea idóneo y aun con más facilidad si se es capaz de anticipase a lo
que va a ocurrir. Los “juegos futbolísticos” no tienen como principal objetivo la PL, pero bien realizados
siguiendo el principio de la especificidad (reproducir lo que ocurre en la competición), son un claro ejemplo del
significado del enfoque global en la PL que se propone.
PALABRAS CLAVE: Prevención de Lesiones. Control Neuromuscular. Aprendizaje Motor.

pongamos como ejemplo las teorías


Fecha de recepción: 21/02/2015. Fecha de aceptación: 02/05/2015 basadas en el procesamiento de la
Correspondencia: zosimoavila@yahoo.es
información Materniuk (1976), Welford,
1. APRENDIZAJE MOTOR (1968) y Adams (1971) [en Sánchez
Cuando se estudia el ámbito del control Bañuelos, 1984] o Knapp (1981). En la
neuromuscular, resulta imprescindible ir a segunda en cualquier manual se trata
materias esenciales en nuestra formación y ampliamente sobre la coordinación,
quehacer profesional diario: el también se exponen conceptos relativos al
APRENDIZAJE MOTOR y la TEORÍA Y feedback, al envío de impulsos correctivos
PRÁCTICA del ENTRENAMIENTO. En y a la anticipación. Como ejemplos
la primera, son innumerables las obras en citamos a dos “clasicos”, Weineck en su
las que se utilizan términos y conceptos, obra “Entrenamiento Óptimo” de 1988 (la
como “feedback”, “anticipación” o primera edición en alemán es de 1980) y
“memoria – experiencia motriz”, Harre (1987).

 
 

Revista  de  Preparación  Física  en  el  Fútbol.  ISSN:  1889-­‐5050                                                                


SAN ROMÁN
   
Cualquier profesional del entrenamiento Arruza, 2005), los movimientos tienen
conoce la importancia de realizar correcta propiedades generales (esquemas) y
y eficientemente las habilidades motrices cuando se requiere una solución motriz se
en el fútbol: correr, saltar – aterrizar, actualiza el acontecimiento o situación
cambiar de dirección, golpeos, regates, pasada (recuerdo) relacionándola con la
entradas….); sin embargo, y a pesar de que situación novedosa presente.
en la literatura científica sobre la Aspectos también tratados en la Teoría
prevención de lesiones en el fútbol no se del Entrenamiento: “El repertorio gestual,
deja de mencionar todo esto como parte es decir, la experiencia motriz del
primordial, la realidad es que su abordaje deportista es un factor de gran
es escaso, no guardando relación su importancia en la capacidad de
importancia con el número de trabajos coordinación. En efecto, todo movimiento
publicados al respecto. Creemos que a por nuevo que sea, se ejecuta en base a
través del aprendizaje motor se pueden antiguas coordinaciones (Zaciorskij 1972
aportar soluciones en la prevención de y Harre 1976). Así pues, cuanto más rico
lesiones. es el repertorio gestual en coordinaciones
“El objetivo será realizar acciones automatizadas, más descargado está el
idóneas y correctas técnicamente de forma SNC de parte de su tarea, y el movimiento
automatizada, sin ser conscientes de la se desarrolla más automatizado”
ejecución, ya que ello conlleva una (Weineck, 1988).
ralentización en la ejecución. Los La PL (“por contacto o influencia del
recursos técnicos están al servicio de las mismo” o de “no contacto”) se puede
intenciones y de las decisiones, y el potenciar con una adecuada coordinación
entrenamiento abundante y variado intermuscular, imprescindible en
permitirá liberar la atención consciente de respuestas motoras que busquen el
la tiranía de su propia ejecución, rendimiento óptimo en la ejecución a
relegando esta misión a otros niveles de su través de los “automatismos”, y por la
sistema nervioso, no por ello menos capacidad de anticiparse a lo que va a
importante”. (Norman, 1985 en Ruiz y suceder (al hacernos ganar tiempo). Esta
Arruza, 2005) puede ser una solución que favorezca la
Siguiendo la Teoría del Aprendizaje correcta toma de decisiones y la posterior
Motor basado en la Memoria Motriz realización. En la figura 1, aunamos
(Adams, 1971 y Schmidt, 1975 en Ruiz y conceptos tratados por una parte en la
 
 

Revista  de  Preparación  Física  en  el  Fútbol.  ISSN:  1889-­‐5050                                                                


SAN ROMÁN
   
neurofisiología en relación a la estabilidad acortamiento, la inhibición de los músculos
articular - CNM y por otra en el antagonistas a menudo se considera una
Aprendizaje Motor, con el objeto de adaptación eficiente (Fig. 1 e1). Pero en el
comprender e intentar estructurar caso de que las fuerzas musculares
contenidos que consideramos básicos de antagonistas se incrementen, se requerirá
esos ámbitos para relacionarlos con la PL. más trabajo y decrecerá la eficiencia en los
resultados. Por lo tanto cuando no se
considere la estabilidad de la articulación
2. COACTIVACIÓN Y ACTIVACIÓN
necesaria para mantener la integridad de la
RECÍPROCA DE AGONISTAS -
articulación, la disminución de la
ANTAGONISTAS.
coactivación se relaciona directamente con
Su comprensión es imprescindible para el aumento de eficiencia en la ejecución
entender la Coordinación Intermuscular y (Ford, Bogert, Myer, Shapiro, Hewett,
la “descoordinación”, que puede ser 2008).
motivo de lesiones musculares. La
Por otro lado, se necesita de la
coactivación es utilizada sobre todo
coactivación para dar a la articulación
cuando se realizan acciones nuevas y/o
estabilidad y protección (por ejem.: la
balísticas, cuando la velocidad de
acción de los isquiosurales para evitar la
ejecución aumenta, y cuando se necesita
anteriorización de la tibia -Baratta et al.
dar estabilidad para mantener una
1988-).
posición articular constante (Lloyd
2001)….. La existencia de una A medida que un deportista adquiere

coactivación no deseada provoca una más experiencia, los modelos de

disminución de la velocidad de ejecución, coactivación inapropiados van

un mayor gasto energético y, desapareciendo y son sustituidos por

paralelamente una disminución del patrones musculares más coordinados para

rendimiento. (Fort y Romero 2013 a). el desarrollo de una buena estabilidad


dinámica articular y un movimiento
Estamos ante una compleja y conflictiva
eficiente, ya que para que una acción
relación, en las actividades que requieren
pueda resultar óptima ha de cumplir estos 2
una alta solicitación neuromuscular
aspectos (Ford et al. 2008).
(impulsión y aterrizajes en la carrera,
cambios de dirección y saltos), a lo largo Si bien la anterior teoría sobre la

de todo el ciclo de estiramiento - evolución del control motor está bien

 
 

Revista  de  Preparación  Física  en  el  Fútbol.  ISSN:  1889-­‐5050                                                                


SAN ROMÁN
   
fundamentada, esta revisión de Ford et al. desde la perspectiva de la eficiencia –
(2008), al analizar 6 estudios en relación a rendimiento - PL, es de obligada consulta
la coactivación de la musculatura de la la obra de Ruiz y Arruza (2005), “El
rodilla a distintas edades y niveles de proceso de toma de decisiones en el
habilidad, aporta unos resultados que no deporte”.
pueden apoyar plenamente o refutar esta El control del feedback como
teoría, probablemente debido a estrategia de control neuromuscular –
consideraciones metodológicas, técnicas y durante la ejecución- (Figura 1 h) se
prácticas de los 6 estudios analizados en refiere a la respuesta correctiva dada, vía
esa revisión. refleja, por un estímulo sensorial (Riemann
3. FEEDBACK y Lephart 2002a, en Fort y Romero 2013a).

La figura 1 trata de exponer cómo Los retardos de tiempo electromecánicos

algunos de los conceptos tratados la 2ª son inherentes en el mecanismo de

parte de esta serie de trabajos sobre la feedback y limitan la eficacia de

“estabilidad articular dinámica – control protección muscular en las articulaciones

neuromuscular” se pueden aunar con durante los movimientos, pero son más

conceptos tratados en el aprendizaje motor, adecuados para el mantenimiento de la

con objeto de contribuir a la PL de postura y movimientos lentos (Lephart y

contacto y de no contacto a partir de los Fu, 2000 en Reimann y Lephart 2002b).

automatismos y de acciones anticipatorias Ese retardo, además de poderse ver

(Fig. 1 e4; Fig. 1 l). afectado de manera importante por la


fatiga, en las acciones que se dan en el
Para la mejor comprensión de los
fútbol (continuas y con gran variabilidad)
contenidos relativos al aprendizaje motor
provoca una limitada eficacia en su
expuestos en esa figura, y del significado
intención de proteger el organismo de
de las decisiones en las respuestas motoras
sufrir una lesión. (Fort y Romero 2013 b).

 
 

Revista  de  Preparación  Física  en  el  Fútbol.  ISSN:  1889-­‐5050                                                                


SAN ROMÁN
   

Figura 1. La Prevención de Lesiones aunando conceptos del Aprendizaje Motor y de la


neurofisiología: Tratamiento de la información / Proceso Neurosensorial. (Fuente: figura
elaborada a partir de Ruiz – Arruza (2005) lo relativo al proceso P-D-R (parte superior) y de
Fort y Romero (2013 b) parte inferior.)

Objetivo: Aprender automatismos y a anticiparse = eficiencia = prevenir lesiones. Aplicación


práctica: Entrenar en especificidad.

4. FEEDBACK EXTRÍNSECO (McNevin, Wulf, Carlson, 2000 en

El feedback (extrínseco. Figura 1. i) Benjaminse y Otten 2011) (Figura 1. i).

también es tratado en relación al Como continuación a los trabajos que


aprendizaje motor y a la PL de NC de mencionamos con anterioridad (parte 2ª)
LCA, realizado visual e individualmente y utilizando el “tuck jump” como prueba de
utilizando los modelos propios del evaluación y diagnóstico de déficits
ejecutante para mejorar la técnica de neuromusculares (Myer et al. 2008 y
aterrizaje de los saltos, en vez de seguir la 2011), se propone la utilización de
observación de modelos expertos grabaciones de vídeo de las propias
ejecuciones para proporcionar el feedback
 
 

Revista  de  Preparación  Física  en  el  Fútbol.  ISSN:  1889-­‐5050                                                                


SAN ROMÁN
   
de los citados déficits con objeto de 2013 a) (Figura 1 g). Por ejemplo, durante
alcanzar una biomecánica optima de los la carrera, 100-130 ms antes de que el pie
movimientos (Myer et al. 2013). (Figura contacte con el suelo, un gemelo puede
1. i) adquirir un tono previo que se corresponde

En la actualidad la accesibilidad a los a la fuerza máxima isométrica en la fase de

avances tecnológicos (cualquier apoyo (Dietz y Noth, 1980, en Grosser,

“smartphone” tiene cámara de vídeo) 1992).

propicia la utilización de este tipo de En realidad en algunas circunstancias,


“feedback extrínseco” de las propias como ocurre durante el mantenimiento del
ejecuciones a cualquier nivel competitivo. control postural, existe una combinación
Incluso se puede encontrar una aplicación de controles de feedback (intrínseco) y
desarrollada en España (Balsalobre- feedforward (Collins y De Luca, 1993 en
Fernández, Glaister, Lockey, 2015 a) y Riemann y Lephart 2002 a).
utilizada en futbolistas juveniles y Otro concepto relacionado con la
profesionales (Balsalobre, Paredes, Porcel, anticipación son los ajustes posturales
Martos, 2015b) para registrar la altura anticipatorios (APAs). El trabajo de
alcanzada con los saltos. Mornieux, Gehring, Fürst y Gollhofer
(2014) servirá de ejemplo para su

5. FEEDFORWARD comprensión. Estudian varias estrategias

(PREACTIVACIÓN) – de APAs (se modulan de acuerdo al tiempo

ANTICIPACIÓN disponible para ejecutarlos), para realizar


cambios de dirección (CD) de 45º con
Como mecanismo de control (Figura 1.
escaso tiempo disponible desde la
j) es descrito como las acciones de
aparición del estímulo a la respuesta del
anticipación que ocurren antes de la
CD. Aunque las rotaciones de cabeza y
detección sensorial de una perturbación de
tronco estuvieron influenciadas y la
la homeostasis, basándose en experiencias
longitud de zancada no se alteró
anteriores (Johansson y Magnusson 1991;
significativamente, la más relevante fue la
Ghez 1991, en Riemann y Lephart 2002 a).
flexión lateral del tronco. En el caso de
La anticipación puede estar referida a una
disponer de 500 ms antes del CD, la
preactivación muscular que involucra una
flexión lateral del tronco aumenta en 10,3º
preparación mediante la anticipación de la
inmediatamente después del apoyo anterior
carga o el movimiento (Fort y Romero
 
 

Revista  de  Preparación  Física  en  el  Fútbol.  ISSN:  1889-­‐5050                                                                


SAN ROMÁN
   
al CD y 8,4º simultáneamente al CD, 150 lo que obligará a diferentes focalizaciones
ms después. de la atención, también en cada momento

En el ámbito del aprendizaje motor, se (San Román, 2012). Además a esto hay

trata el concepto de “anticipación que añadir la velocidad a que se desarrolla

perceptiva” (Figura 1. j). Poulton, ya en el juego (con la exigencia de dar

1957, la definía y afirmaba que dependía respuestas rápidas y precisas), y a que la

del aprendizaje para poder anticipar su realización de fintas y “contrafintas” tienen

ocurrencia espacial y temporal (en Ruiz – el objetivo de inducir a falsas

Arruza 2005). En el deporte que nos ocupa, anticipaciones, propiciando programas

donde las respuestas motrices son abiertas motores desventajosos (Besi y Robazza,

al existir un oponente o circunstancia a la 2004).

cual poderse anticipar, Sánchez Bañuelos Aunque teorías como la de los Sistemas
(1984) la define como “la acción propia Dinámicos en la línea de la psicología
originada en una interpretación correcta ecológica (Gibson, 1979; Bernstein´s, 1967
de los estímulos relevantes ocasionados en en McMorris, 2004), en las que el entorno
el entorno (juego) antes de que el dicta lo que se nos permite hacer en un
resultado de estos se materialice”. momento dado en una situación específica,

Desde una determinada circunstancia, decidiendo en base a que la situación de

los futbolistas expertos son capaces de percepción - acción ofrece un modelo

prever qué va a ocurrir por la anticipación correcto sin dar importancia a la memoria,

espacial, considerando el lugar donde nosotros estamos de acuerdo con que para

acontecerá el suceso y, por la anticipación aprender a anticipar (percibir

temporal, cuándo se producirá. Mediante la correctamente con tiempo suficiente, a

previsión espacial y temporal del partir de unos pocos datos, la totalidad de

acontecimiento, se puede organizar la una acción), es imprescindible haber

respuesta de forma anticipada en el lugar y aprendido con anterioridad qué estímulos

en el momento justo, completando algunas son los relevantes para ello gracias a la

acciones de selección y programación atención selectiva (Figura 1. b), habiendo

(Abernethy, 1991; Bootma 1991; Nougier, tenido experiencias al respecto (Figura

1992 en Besi y Robazza, 2004). Esto, en el 1.g).

fútbol, es extremadamente difícil debido al En situaciones normales de práctica


cambio constante de estímulos relevantes, futbolística como los cambios de dirección
 
 

Revista  de  Preparación  Física  en  el  Fútbol.  ISSN:  1889-­‐5050                                                                


SAN ROMÁN
   
inesperados, se duplican los momentos de En cuanto a las lesiones articulares sin
valgo/varo y de rotación interna/externa de contacto, la anticipación perceptiva al
la rodilla en comparación con esas mismas propiciar tener más tiempo, permitirá una
acciones realizadas sin incertidumbre y de situación más ventajosa, en un principio
forma planeada con anterioridad, para decidir correctamente (Figura 1. c y
probablemente como consecuencia del d), una idónea orientación espacial que
menor tiempo para establecer un adecuado facilite la posterior acción motora a
control neuromuscular (Besier et al. 2001 y realizar (Figura 1. f), con lo que
2003 en Fort y Romero 2013 b). También probablemente haya menos posibilidades
se ha observado que los cambios de de que se dé una situación potencialmente
dirección realizados ante un oponente favorable para la lesión.
defensivo ocasionan que los momentos de Las características del fútbol, contactos
fuerza aplicados en la rodilla se reglamentarios y antirreglamentarios
incrementen (McLean et al. 2004 en Fort y incluidos, dificultan de forma extrema la
Romero 2013b), con lo que también se solución de los problemas derivados del
tendrían que utilizar en los entrenamientos, contacto en sí, como mecanismo lesional, y
además de la incertidumbre, la oposición de los desequlibrios derivados de él, que
(Figura 1. m). se acaban convirtiendo también en
Las lesiones se producen en la fase de mecanismos de lesión (ver la Figura 5
realización al ocasionarse en ese momento sobre nuestra propuesta para clasificar las
el mecanismo lesional (Figura 1. e). Puede lesiones de la 1ª parte). Al observar y
ser que ese propio mecanismo sea el origen analizar las acciones que potencialmente
de la lesión, pero también hay pueden ocasionar lesiones por entradas y
posibilidades de que el origen pueda estar colisiones, y aun teniendo en cuenta la
relacionado con una percepción dificultad que conlleva este tipo de
equivocada de la situación o por una acciones, sorprende cómo los errores,
decisión incorrecta que provoque un gran tanto en fases ofensivas como en las
riesgo en la posterior realización (Figura 1 defensivas, en el proceso “técnico-táctico”
a,b,c,d), con lo que los errores en el de P-D-R, tienen una gran influencia en
proceso Percepción-Decisión-Realización que se originen situaciones potencialmente
(P-D-R) deben tratarse como FR. de gran riesgo lesional. (San Román,
2007).

 
 

Revista  de  Preparación  Física  en  el  Fútbol.  ISSN:  1889-­‐5050                                                                


SAN ROMÁN
   
Para mitigar todo ello, sería interesante contacto o su influencia” o “colisiones”
reflexionar sobre algunos objetivos (ver Figura 5, parte 1ª).
anticipatorios en los deportes de alta Para nosotros, la implicación práctica en
demanda decisional (Samulski, 1992 en el fútbol de lo expuesto implica la
Ruiz, Arruza 2005) para relacionarlas con utilización de acciones habituales
la PL: “Anticipar las consecuencias y (ejemplos: cambios de dirección, saltos,
efectos de la decisión y de la actuación. aceleraciones y deceleraciones) en tareas
Anticipar el valor y el sentido de la variadas y con incertidumbre que requieran
decisión y de la acción. Anticipar el tomas de decisión en el empleo de lo
transcurso del procedimiento elegido”. A técnico-táctico frente a la repetitividad
sabiendas de que en el fútbol hay lesiones (Ruiz – Arruza, 2005); en definitiva y
inevitables, y que la atención está centrada ajustándose a esas premisas de
en el juego, si se consiguiese anticipar del “especifidad” (Mornieux, et al. 2014; San
modo anterior, probablemente muchas de Román, 2012; Verrall, Slavotinek, Barnes,
las lesiones que se ocasionan los 2005) y por lo tanto, tareas basadas en
futbolistas que realizan la entrada serían “juegos futbolísticos”. Esa
evitables, al elegir otra decisión, siempre “especificidad” nos obligará a plantear
sin menoscabar la eficiencia futbolística. tareas que reproduzcan lo que sucede en la
Partiendo del objetivo del rendimiento competición en cuanto a la intensidad y a
futbolístico en cada acción, los procesos la velocidad en el juego, intentando
P-D eficientes, van a favorecer las reproducir las condiciones que se dan en
ejecuciones técnico-tácticas correctas de la misma respecto a las variables
automatismos en el momento adecuado, psicológicas de la Atención, la Motivación
por ejemplo: saltos para golpeos, su y la Activación (San Román, 2007). Es
aterrizaje y posterior aceleración, entradas, obvio: que todo ello siguiendo una correcta
temporizaciones, regates… y por ende “dinámica de las cargas” y el principio de
disminuir las posibilidades de riesgo y/o la progresión para favorecer la idoneidad
número de situaciones potencialmente en el aprendizaje, rendimiento, prevención
peligrosas, e incluso eliminarlas (San y readaptación de lesiones. Nadie plantea
Román, 2007), sobre todo para las lesiones este tipo de tareas teniendo como objetivo
traumáticas articulares “sin contacto”, y principal la PL, pero entrenarse bien con
para las articulares y musculares “por ellas forma parte, de manera importante, de

 
 

Revista  de  Preparación  Física  en  el  Fútbol.  ISSN:  1889-­‐5050                                                                


SAN ROMÁN
   
esa sinergia que supone el enfoque global transformación óptima entre el aprendizaje
que proponemos en la PL. de movimientos conscientes y los
automatismos (Figura 1 e4) que se
6. EL ENFOQUE ATENCIONAL necesitan en la práctica del juego. Las
DURANTE EL APRENDIZAJE DE estrategias de enseñanza tradicionales han
HABILIDADES. utilizado el enfoque atencional interno
(E.I.), haciendo más consciente el control
Benjaminse y Otten (2011) son los
del mismo, limitando al sistema motor y
primeros autores que encontramos
alterando los procesos de control
relacionando el aprendizaje implícito con
automático. Estar pendientes del control de
la prevención de lesiones, concretamente
la rodilla y la correcta alineación de la
con las de LCA, al asumir que este tipo de
cadera, rodilla y tobillo en los cambios de
aprendizaje puede ser potencialmente
dirección y en el impulso y aterrizaje
beneficioso en ese campo. Aportan la
durante los saltos, puede no ser lo óptimo
interesante idea de que “la reducción de
para la adquisición de habilidades motoras
las posibilidades de lesión durante una
rápidas y complejas y podría tener un
tarea de alto rendimiento es una parte
efecto perjudicial sobre el aprendizaje y el
integrada de la tarea en sí misma” y
rendimiento, al interrumpir la ejecución de
proponen el aprendizaje implícito como
habilidades automáticas. El enfoque
una vía efectiva para alcanzar una
atencional externo (E.E.), utilizando
condición de rendimiento alto, mientras
procesos inconscientes y automáticos. Los
disminuyen las posibilidades de lesión.
aterrizajes y cambios de dirección deben
Nos referiremos a un aprendizaje motor
ser automatismos durante los
implícito cuando el ejecutante focaliza su
entrenamientos o partidos y, dada la alta
atención en el efecto o resultado de la
retención y transferencia del aprendizaje
acción -focalización externa (Figura 1. e2)
realizado de esta forma, la adopción de
-, mientras que en el aprendizaje motor
instrucciones que inducen al E.E. puede
explícito el foco de la atención estará en el
tener implicaciones importantes para la
movimiento en sí mismo -focalización
prevención de lesiones del LCA
interna (Figura 1 e3) - (Wulf y Prinz,
(Benjaminse et al., 2015)
2001).
El aprendizaje motor implícito ha sido
En la actualidad, puede haber errores
tratado desde hace más de 15 años,
en las estrategias utilizadas para la
 
 

Revista  de  Preparación  Física  en  el  Fútbol.  ISSN:  1889-­‐5050                                                                


SAN ROMÁN
   
diferenciando los efectos de la focalización relativamente poco esfuerzo físico y
de la atención internamente y externamente mental). (Wulf, 2007b en Wulf , 2013).
(Wulf, Höb, Prinz 1998), relacionándolo G. Wulf, autor de referencia en lo
con la influencia de la complejidad en la relativo a la focalización externa en el
elaboración de decisiones en la práctica aprendizaje motor, en su revisión de 2013,
deportiva (Raab, 2003), analizando su expone que “en unos 80 experimentos se
idoneidad (Jackson y Farrow, 2005), encontraron ventajas significativas
estudiando la interacción entre los relativas a la focalización de la atención
procesos implícitos y explícitos en el externa respecto a la interna” y expone
aprendizaje de habilidades, en contraste trabajos en relación a la eficacia del
con la tendencia de los investigadores para movimiento, el equilibrio, precisión,
estudiar cada tipo de forma aislada (Sun, actividad muscular, la velocidad y
Sluzard y Terry, 2005), como medio para resistencia, la cinemática del movimiento
la toma de decisiones intuitiva en los (coordinación), la eficiencia del
deportes (Raab y Johnson, 2010), o movimiento : en el caso de que el
asociándolo a la toma de decisiones movimiento tiene el resultado positivo con
complejas en entornos con limitaciones de menor gasto de energía (EMG), de la
tiempo (Masters, Poolton, Maxwell, Raab, fuerza (activación músculos agonistas –
2008). antagonistas, reclutamiento, coactivación)
Numerosos estudios han proporcionado e incluso de habilidades específicas en el
evidencias de que un enfoque externo en la fútbol como el golpeo – E.I.: “parte del pie
atención acelera el proceso de aprendizaje, con la que se contacta al balón”. E.E.:
de modo que se logra antes un mayor nivel “parte del balón en la que se contacta”-
de habilidad. El citado nivel se caracteriza (Zachry, 2005); - E.I.: desplazamientos de
por una mayor eficacia (se asocia con las articulaciones. E.E.: trayectoria del
exactitud, consistencia y fiabilidad en la balón - (Ford, Hodges, Huys, y Williams,
consecución del objetivo de movimiento) 2009: en Wulf, 2013).
y una mayor eficiencia (se relaciona con En su paradigma de prevención de
ejecuciones de movimiento fluido y lesiones del LCA basado en ese tipo de
económico y con la automaticidad, como feedback para mejorar el aprendizaje
se evidencia por la inversión de motor, Benjaminse et al. (2015) nos
aportan algunos ejemplos de instrucciones
 
 

Revista  de  Preparación  Física  en  el  Fútbol.  ISSN:  1889-­‐5050                                                                


SAN ROMÁN
   
verbales con E.I. y con E.E. en ejercicios cono delante del ejecutante: “salta lo más
muy sencillos y habitualmente utilizados lejos que puedas y acércate lo máximo
en entrenamientos neuromusculares. Para posible al cono”.
reducir el valgo en la rodilla durante el En ejercicios más complejos, en el
movimiento en una tarea de equilibrio con fútbol profesional hemos planteado
apoyo unipodal en una superficie inestable, trabajos de “multisaltos” como el que
E.I.: “mantén tu equilibrio mediante la aparece en la figura 2.
estabilización de tu cuerpo”. E.E.:
utilizando una pica sujetándola con la
mano del mismo lado del pie apoyado Algunos ejemplos de instrucciones para

“mantén la pica horizontal o paralela al el E.I. serían: para saltar las vallas “lleva

suelo”. Para reducir el valgo en la rodilla y las rodillas a la altura de las caderas”.

aumentar la flexión de cadera y rodilla “Gira tu cuerpo en el aire y orienta la punta

durante un salto con impulsión y recepción de tus pies en la misma dirección en que

de la misma pierna, E.I. “mientras saltas, vas a saltar la siguiente valla”. “Después

céntrate en extender las rodillas lo más de la última valla aterriza con tu pie

rápido que puedas”. E.E. utilizando un derecho, orientado de frente, en la misma


dirección de la aceleración”

Figura 2. El ejercicio consiste en pasar las dos primeras vallas con saltos adelante, atrás y
laterales, con apoyos simultáneos de los dos pies en todos los saltos en las fases de impulsión
y de aterrizaje, girándose en la fase aérea de los mismos (para evitar el pivotar) y “aterrizar”
con los pies orientados en la misma dirección del salto en las dos primeras vallas (fotos 1 a 6).
La impulsión para la última valla se realizará también con los dos pies, siendo la recepción
con uno solo, el más lejano a la última valla, en este caso el derecho (foto 7), en la misma
dirección en la que nos vamos a desplazar (foto 8), tratando de reproducir la forma habitual de
aterrizar después de un salto vertical durante el juego enlazándola con una aceleración (foto
8).

 
 

Revista  de  Preparación  Física  en  el  Fútbol.  ISSN:  1889-­‐5050                                                                


SAN ROMÁN
   
Mientras que algunos ejemplos de variabilidad de las acciones – respuestas,
instrucciones para el E.E. serían: “supera provoca que la “focalización externa de la
las vallas lo más rápido posible”. “Aterriza atención” sea inherente a esas propias
poniéndote en la misma dirección (de tareas.
frente) a la valla que vas a saltar”. “Tras la Somos conscientes de que una vez que
última valla cae (aterriza con un pie) se han consolidado algunos automatismos
orientándote en la misma dirección en la de habilidades motrices (y las edades del
que vas a acelerar. “Tras la última valla fútbol base son las mejores para ello), es
oriéntate hacia la pica (para salir de prácticamente imposible modificarlos.
frente)“. “Salta la última valla mirando a la Ahora bien y, aunque no sea la mejor edad
pica y sal acelerando”. para ello, en el fútbol profesional se
pueden adquirir nuevos automatismos y,

Tratamos de aprovechar estos puesto que planteamos contenidos en el

contenidos del entrenamiento planteando, entrenamiento aprovechables para ello, no

además de los objetivos habituales con los vemos inconveniente alguno para

“multisaltos” y en relación a lo que favorecer la adquisición de los mismos,

venimos tratando, los siguientes: a) porque entre otras razones estamos

mejorar la coordinación y técnica correcta propiciando que la realización de las

de impulsión y aterrizaje evitando pivotar propias tareas sea más segura.

(giro del pie en el momento en que este se


encuentra contactando en el suelo), y b) 7. CONCLUSIONES:
saltar las vallas de la forma indicada,
El aprendizaje motor, que en nuestra
desplazándose en el menor tiempo posible
formación siempre ha sido esencial,
en ese espacio con los saltos, y el trayecto
empezó a tratarse desde la perspectiva de
que está entre la última valla y una señal
la prevención de lesiones.
situada en línea recta respecto a esta y a
una distancia de 6 mts. Los “Automatismos” incorrectos y
errores en el proceso P-D-R son FR.
Conviene aclarar que esta estrategia está
planteada en fases dentro del proceso de Las “anticipaciones” por sí solas o

aprendizaje de habilidades para favoreciendo decisiones idóneas y

automatizar su ejecución. En tareas que respuestas motoras correctas y/o

impliquen juegos con oponentes, la automatizadas, pueden eliminar o

 
 

Revista  de  Preparación  Física  en  el  Fútbol.  ISSN:  1889-­‐5050                                                                


SAN ROMÁN
   
disminuir el riesgo de afrontar situaciones dispuestos, a permitirme seguir
potencialmente peligrosas para lesionarse. aprendiendo.

Se sugiere plantear tareas de


entrenamiento específicas para conseguir 8. BIBLIOGRAFÍA:
Balsalobre-Fernández C., Glaister, M., Lockey,
competencias anticipatorias y
R.A. (2015 a). The validity and reliability of an
“automatismos”. Cuanto más cerca se esté
iPhone app for measuring vertical jump
entrenando de lo que sucede en la performance. Journal of Sports Sciences.
competición, más preparado se estará para
Balsalobre-Fernández, C., Paredes, V., Porcel,
solucionar lo que ocurra en ella en
D., Martos-Varela, S. (2015 b). Análisis de la
cualquier aspecto y en la PL también. fiabilidad de apps móviles para la valoración de la
fuerza explosiva y excéntrica en jugadores
El enfoque externo de la atención
profesionales y juveniles de fútbol. Comunicación.
parece ser que es una estrategia adecuada
II Congreso Internacional de Prevención de
en fases del proceso de aprendizaje que Lesiones en Fútbol. R.F.E.F. 24,25 Abril. Madrid.
traten de automatizar respuestas motoras.
Baratta, R., Solomonow, M., Zhou, H., Letson,
En la PL es esencial entrenar bien, D., Chunard, R., D´Ambrosia, R. (1988). Muscular
aplicando con rigor los Principios Coactivation.The role of the antagonist musculature

Fundamentales del Proceso Entrenamiento in maintaining knee stability. Am J Sports Med. 6,


(2), 113-122.
– Competición (Teoría del Entrenamiento),
y aprender a percibir - decidir con Benjaminse, A., Otten, E. (2011). ACL injury

idoneidad para realizar, en el momento prevention, more effective with a different way of
motor learning? Knee Surg Sports Traumatol
adecuado, acciones motoras con la técnica
Arthrosc. 19, 622–627
correcta (Aprendizaje Motor).
Benjaminse, A., Gokeler, A., Dowling, A.V.,
Faigenbaum, A., Ford, K.R., Hewett, T.E., Onate,
Agradecimientos: J.A., Otten, B., Myer, G.D. (2015). Optimization of
A todos los autores referenciados en este the Anterior Cruciate Ligament Injury Prevention

trabajo por los conocimientos que nos Paradigm: Novel Feedback Techniques to Enhance
Motor Learning and Reduce Injury Risk. J Orthop
aportaron y en especial por la importancia
Sports Phys The. 45, (3), 170-182.
que han tenido para elaborar este trabajo a:
A. Benjaminse et al., G. Wulf, J. Arruza, al Besi, R., Robazza, C. (2004). Los sistemas de
control. En Tamorri, S. (2004) Neurociencias y
profesor de Aprendizaje Motor L.M. Ruiz,
deporte. Barcelona. Editorial Paidotribo. (p 128).
y a los compañeros de profesión, siempre

 
 

Revista  de  Preparación  Física  en  el  Fútbol.  ISSN:  1889-­‐5050                                                                


SAN ROMÁN
   
Ford, K.R., van den Bogert, J., Myer, G.D., consequences for knee injury risk, Journal of Sports
Shapiro, R., Hewett, T.E. (2008). The effects of age Sciences. 32 (13). 1255-1262.
and skill level on knee musculature co-contraction
Myer, D.G., Stroube, B.J., DiCesare, C.A,
during functional activities: a systematic review. Br
Brent, J.L., Ford, K.R., Heidt, R.S., Hewett, T.E.
J Sports Med. 42, 561-566.
(2013). Augmented Feedback Supports Skill
Fort Vanmeerhaeghe, A., Romero, D. (2013 a). Transfer and Reduces High-Risk Injury Landing
Rol del sistema sensoriomotor en la estabilidad Mechanics. Am J Sports Med. 41, (3), 669-677
articular durante las actividades deportivas. Apunts
Myer, G.D., Brent, J.L., Ford, K.R., Hewett,
Med Esport. 48 (178). 69-76.
T.E. (2011). Real-time assessment and
Fort Vanmeerhaeghe A., Romero Rodriguez, D, neuromuscular training feedback techniques to
(2013 b). Análisis de los factores de riesgo prevent ACL injury in female athletes. Strength
neuromusculares de las lesiones deportivas. Apunts Cond J. 33, (3), 21–35.
Med Esport. 48, (179), 109-120.
Myer, G.D., Ford, K.R., Hewett, T.E. (2008).
Grosser, M. (1992). Entrenamiento de la Tuck Jump Assessment for Reducing Anterior
Velocidad. Fundamentos, métodos y programas. Cruciate Ligment Injury Risk. Athl Ther
Ed. Martínez Roca S.A. Barcelona. España. (p.40). Today. 13, (5), 39–44.

Harre, D. (1987). Teoría del Entrenamiento Raab, M., Johnson, J.G. (2010). Implicit
Deportivo. Buenos Aires. Editorial Stadium. (pp. Learning as a Means to Intuitive Decision Making
191 -194). in Sports. Plessner, H., Betsch, C., Betsch, T
Intuition in judgement and decisión Making . New
Jackson, R.C., Farrow, D., (2005). Implicit
York. Taylor& Francis e-Library. (p. 119-133).
perceptual training: How, when, and why? Human
Movement Science. 24, 308–325. Raab M. (2003). Decision making in sports:
influence of complexity on implicit and explicit
Knapp, B. (1981). La habilidad en el deporte.
learning. Int. Journal of Sport and Exercise
Valladolid. Editorial Miñon. (pp. 133-138).
Psychology. 1, (4), 310-337

McMorris, T. (2004). Acquisition and


Riemann B.L., Lephart S.M. (2002 a). The
Performance of Sports Skills. Chichester. John
sensorimotor system, Part I: the physiologic basis
Wiley & Sons Ltd. (p. 128).
of functional joint stability. J Athl Train. 37, 71-79.

Masters, R.S.W., Poolton, J.M., Maxwell, J.P.,


Riemann B.L., Lephart S.M. (2002 b). The
Raab, M. (2008). Implicit Motor Learning and
sensorimotor system. Part II: the role of
Complex Decision Making in Time-Constrained
proprioception in motor control and functional joint
Environments. Jour Mot Behav. 40, (1), 71-9.
stability. J Athl Train. 37, 80-4.

Mornieux, G., Gehring, D., Fürst, P., Gollhofer,


A. (2014). Anticipatory postural adjustments during
cutting manoeuvres in football and their
 
 

Revista  de  Preparación  Física  en  el  Fútbol.  ISSN:  1889-­‐5050                                                                


SAN ROMÁN
   
Ruíz, L.M., y Arruza, J. (2005). El proceso de Verhoshanski, I.V. (1990).Entrenamiento
toma de decisiones en el deporte. Barcelona. Ed. Deportivo. Planificación y Programación.
Paidós. (pp.32, 46, 49, 98, 101, 102, 104). Barcelona. Ediciones Martínez Roca. (pp. 25, 99).

San Román Cortés, Z. (2012). Entrenamiento en Verrall, G.M., Slavotinek, J.P., Barnes, P.G.
Especificidad: algunas claves para la construcción y (2005). The effect of sports specific training on
utilización de tareas de entrenamiento”. Futbolpf: reducing the incidence of hamstring injuries in
Revista de Preparación Física en el Fútbol. 4. 26- professional Australian Rules football players. Br J
43. http:// Sports Med. 39, 363-368.
http://www.futbolpf.com/revista/index.php/fpf/artic
Weineck, J. (1988). Entrenamiento Óptimo.
le/view/52/50
Barcelona. Editorial Hispano Europea. (pp.53-60;
San Román C. Z. (2007). El jugar bien al fútbol 228; 278-287).
como medida de prevención de lesiones. ABFútbol.
Wulf, G., Höb, M., Prinz, W. (1998).
28, 77-84.
Instructions for motor learning: Differential effects
Sánchez Bañuelos, F. (1984). ”Bases para una of internal versus external focus of attention. J Mot
didáctica de la E.F. y el deporte”. Madrid. Gymnos Behav. 30, (2), 169-179.
Editorial. (pp. 52-55; 63-66; 88-94)
Wulf, G., Prinz, W. (2001). Directing attention
Solomonow M., Krogsgaard M. (2001). to movement effects enhances learning: a review.
Sensorimotor control of knee stability. A review. Psychon Bull Rev. 8, (4), 648–660.
Scand J Med Sci Sports. 11, 64-80.
Wulf, G., (2013): Attentional focus and motor
Sun, R., Sluzard, P., Terry, C. (2005). The learning: a review of 15 years. International Review
Interaction of the Explicit and the Implicit in Skill of Sport and Exercise Psychology. 6, (1), 77-104.
Learning: A Dual-Process Approach. Psychol
Rev. 112, (1), 159-192.

 
 

Revista  de  Preparación  Física  en  el  Fútbol.  ISSN:  1889-­‐5050                                                                


EIRÉ, MÉNDEZ Y CORREDOIRA
 
AVULSIÓN DE LA TUBEROSIDAD TIBIAL ANTERIOR. PROPUESTA DE
READAPTACION FÍSICO DEPORTIVA EN EL JUGADOR ADOLESCENTE

EIRÉ, A. (1); MÉNDEZ, J. (2) Y CORREDOIRA, F. (1)


(1)
Readaptador Físico CD Lugo SAD
(2)
Fisioterapeuta CD Lugo SAD

RESUMEN:
Las avulsiones de la tuberosidad anterior de la tibia (TTA) son lesiones poco frecuentes que se
producen en adolescentes cercanos al cierre fisario. Diversos estudios abordan el tratamiento quirúrgico de esta
lesión, se discute su clasificación, etiopatogenia y la relación con la enfermedad de Osgood-Schlatter. Sin
embargo, no son tan abundantes los trabajos que expongan propuestas de recuperación funcional que sigue a la
lesión, desde que se alcanza el alta médica hasta que un deportista puede retornar a la competición. El objetivo
de este trabajo es presentar, desde nuestra experiencia, una propuesta secuenciada y estructurada del proceso de
reeducación y readaptación físico deportiva de la avulsión de la TTA en un futbolista adolescente.

PALABRAS CLAVE: lesión, avulsión, tuberosidad tibial, fútbol

Fecha de recepción: 21/02/2015. Fecha de aceptación: 02/05/2015


Correspondencia: fjcorredoira@gmail.com
de Ogden y colaboradores (1980) es la más
1. INTRODUCCIÓN
utilizada, siendo el grado de
La fractura-avulsión de la tuberosidad desplazamiento el indicador de la
anterior de la tibia (TTA) es una lesión severidad de la lesión, subclasificándolos
infrecuente en el deporte. Esta lesión en tipo A y B (Figura 1):
representa el 3% de las fracturas de tibia • Tipo 1A. Fractura a través del centro
(Hand et al., 1971) y menos de 1% de las de osificación de la tuberosidad sin
fracturas fisarias (Bolesta y Fitch, 1986; desplazamiento.
Shelton y Canale, 1979) En relación con
• Tipo 1B. El fragmento es desplazado
las lesiones epifisarias, las avulsiones de la
anterior y proximalmente.
TTA representan de 0.44 a 2.7% (Ogden et
• Tipo 2A. La línea de fractura atraviesa
al., 1980).
por la unión del extremo proximal de la
Existen diversas clasificaciones de la tibia y la tuberosidad.
fractura-avulsión de la TTA según el • Tipo 2B. La tuberosidad está
desplazamiento óseo (Frankl, 1990; fragmentada.  
Ogden, 1980; Ryu, 1985;). La clasificación
 

Revista  de  Preparación  Física  en  el  Fútbol.  ISSN:  1889-­‐5050                                                                  


EIRÉ, MÉNDEZ Y CORREDOIRA
 
• Tipo 3A. La línea de fractura se Figura 1. Clasificación de Ogden (1980)
extiende a través de la articulación con
disrupción de la superficie articular.
• Tipo 3B. La tuberosidad está
fragmentada afectando la superficie
articular.

Las fracturas de la TTA pueden ocurrir 2. CONTEXTUALIZACIÓN:


por traumatismos directos, es decir por En este trabajo se presenta el caso
contacto sobre la región suprapatelar (Ares clínico de un jugador de fútbol de 15 años,
et al., 2012), pero son las menos con 170 cm de estatura y 65 kg de peso. La
habituales. Más frecuentes son las lesiones lesión se origina debido a una violenta
provocadas por traumatismos indirectos. flexión de la rodilla coincidente con una
Se trata habitualmente de lesiones contracción potente del cuádriceps
ocasionadas por una hiperflexión forzada mientras el jugador realiza una tarea de
de la rodilla, durante la recepción de un 1x1 con finalización.
salto (Ares et al., 2012; García et al., 1991) En la exploración presenta
o durante la carrera, cuando frenan o tumefacción a nivel de la rodilla y dolor a
cambian bruscamente su dirección la palpación de la tuberosidad tibial
mientras la pierna se fija en el suelo (Iborra anterior. La altura patelar, clínicamente, es
et al., 1981). Son comunes también las elevada respecto a la contralateral. El
lesiones producidas por una contractura mecanismo extensor no es doloroso a nivel
súbita del cuádriceps (Casas et al., 2013) del tendón cuadricipital ni de la inserción
realizando un chut (García et al., 1991) o proximal del tendón patelar; sin embargo,
por torsión tibial (Cuenca et al., 2002). la extensión activa es imposible de
explorar por dolor. Las radiografías

Revista  de  Preparación  Física  en  el  Fútbol.  ISSN:  1889-­‐5050                                                                  


EIRÉ, MÉNDEZ Y CORREDOIRA
 
anteroposterior y lateral (imagen 1a) El procedimiento quirúrgico se
muestran una solución de continuidad del produce el día 9 de Septiembre de 2014.
tejido óseo de la tuberosidad tibial anterior Consiste en una reducción y fijación
tipo II A de Ogden. Se realiza una interna con dos tornillos canulados de
resonancia magnética que confirma la 4.0mm (imagen 2b). Se realiza una
fractura-avulsión de TTA y rotura en artroscopia para la limpieza intraarticular y
oblicuo vertical del asta anterior del reparación de la lesión meniscal.
menisco interno. Posteriormente, se inmoviliza con una
férula posterior de yeso inguinopédica.

Imagen 1. (a) Radiología de fractura-avulsión de la TTA, grado II A. (b) Radiología de


fractura-avulsión de la TTA, después de la cirugía.  

 
 

3. PROCESO DE trabajo (Casáis, 2008, 2012).


READAPTACIÓN FÍSICO- Tomando como referencia las
DEPORTIVA clasificaciones de Casáis (2008, 2012),
Actualmente, se pueden observar Lalín (2008), Lanau (1990) y Peirau
distintas propuestas a la hora de estructurar (2009), a continuación se expone una
y secuenciar el trabajo rehabilitador tras propuesta para estructurar y secuenciar de
una lesión deportiva. Sin embargo, a pesar forma periodizada el proceso de
de pequeños matices, todas confluyen en lo readaptación lesional (tabla 1). El objetivo
esencial: el respeto a los procesos de es conseguir, una vez alcanzada la
cicatrización o reparación biológica de la consolidación total de la fractura, una
lesión, y la progresión funcional del pronta recuperación y vuelta a la
 

Revista  de  Preparación  Física  en  el  Fútbol.  ISSN:  1889-­‐5050                                                                  


EIRÉ, MÉNDEZ Y CORREDOIRA
 
competición por parte del jugador de forma Por otro lado, tras el primer mes se
progresiva, satisfaciendo las demandas que extrae la férula de yeso y se le aplica al
la misma nos exige, sin olvidar la sujeto una media de compresión alemana,
necesidad de recuperar la plena y total además de iniciar un tratamiento diario de
confianza por parte del joven a la hora de magnetoterapia que se prolongará hasta las
someterse al proceso de entrenamiento- 2 semanas previas a recibir el alta
competición nuevamente con garantías. deportiva.
Finalmente, pasados dos meses tras la
3.1. INMOVILIZACIÓN operación quirúrgica, tiene lugar la cuarta

Dentro del proceso de recuperación, se revisión, en la cual se realiza una

distinguen dos grandes fases: una de radiografía de control con la finalidad de

inmovilización y otra de movilización. En comprobar la correcta alineación de la

cuanto a la primera, se diferencian a su vez fractura ósea. Siendo los resultados

dos subfases. La primera de ellas se positivos, se establece que el jugador está

denomina hospitalaria, en la cual el sujeto en condiciones de incorporarse a los

permanece en el centro y cuyo período servicios del club, siendo a partir de

abarca tan sólo 1 día. El 11 de Septiembre entonces los encargados principales de

recibe el alta y da comienzo la fase de continuar con el proceso y fomentar una

inmovilización domiciliaria, correcta readaptación del futbolista a la

extendiéndose durante los 66 días práctica deportiva en el menor tiempo

siguientes. posible.

A lo largo de este período, tienen lugar


diferentes revisiones médicas que se 3.2. MOVILIZACIÓN
realizan de forma rutinaria para conocer la 3.2.1. Recuperación Funcional
evolución de la fractura. Al mismo tiempo, El día 75 post-lesión (11ª semana),
el futbolista lleva a cabo una serie de se inicia el proceso de movilización,
ejercicios pautados por el traumatólogo siendo la primera de las fases la
como primer tratamiento rehabilitador, Recuperación Funcional. Durante las dos
siendo el objetivo principal evitar la atrofia primeras semanas, el paciente llega al
muscular del miembro afectado y la mejora centro utilizando para la deambulación una
de los rangos de movilidad de la muleta en el miembro contralateral.
articulación de la rodilla. Continuará de esta forma dos semanas

Revista  de  Preparación  Física  en  el  Fútbol.  ISSN:  1889-­‐5050                                                                  


EIRÉ, MÉNDEZ Y CORREDOIRA
 
más, momento en el que se decide suprimir - Iniciar trabajos de baja intensidad en
esta ayuda técnica. bicicleta estática con fines terapéuticos
La finalidad principal en este y mejora del nivel cardiorrespiratorio
período es, una vez finalizado, la obtención - Evitar la pérdida de los niveles
del Alta Médica. Una vez alcanzada, el condicionales de estructuras no
jugador está preparado para continuar con lesionadas.
la siguiente etapa, buscando como próximo
objetivo la consecución del Alta Deportiva. Por último, los medios de control
De forma específica, existen utilizados para la obtención del Alta
diferentes objetivos que se deben Médica son principalmente de tipo médico.
conseguir al finalizar esta fase: Esta valoración consiste en una evaluación
- Despegar cicatriz del traumatólogo encargado de la
- Mejorar el deslizamiento del tejido intervención quirúrgica, en la cual no se
neural con respecto a la interfaz realiza radiografía, aunque si se establece
mecánica que por el estado de la lesión y la

- Mantener la movilidad patelar. evolución sufrida por el jugador hasta la

- Mejorar grados de movilidad de fecha, se puede continuar progresando

flexión y extensión de rodilla (activa y dentro del proceso.

pasiva) Asimismo, mediante una escala visual

- Evitar la atrofia de la musculatura del analógica del dolor (EVA), si obtiene

miembro inferior (principalmente de la información relevante para elaborar

extensora de rodilla del miembro progresiones y continuar añadiendo

lesionado) complejidad en los contenidos de trabajo


propuestos. Finalmente, se efectúa una
- Mejorar el control neuromuscular y
valoración antropométrica de tipo
propioceptivo de ambas extremidades
informativo, consistente en una
inferiores (principalmente de la
goniometría y una medición de los
lesionada)
perímetros corporales del miembro inferior
- Recuperar el patrón normal de la
en ambas extremidades. Los resultados de
marcha
dicha valoración en esta fase muestran una
- Reeducar el trabajo de técnica de
leve mejoría tanto en los grados de
carrera en el medio acuático
movilidad de rodilla como en la

Revista  de  Preparación  Física  en  el  Fútbol.  ISSN:  1889-­‐5050                                                                  


EIRÉ, MÉNDEZ Y CORREDOIRA
 
recuperación de cierta masa muscular en el - Mejorar grados de movilidad de
miembro inferior. flexión y extensión de rodilla (activa y
pasiva)

3.2.2. Readaptación físico-deportiva - Aumentar los niveles de fuerza e

Independientemente de considerar hipertrofia en la musculatura del

el proceso de readaptación como aquel miembro inferior (principalmente de la

período en el cual se superponen las extensora de rodilla del miembro

diferentes fases y objetivos que lo forman, lesionado)

se considera que a partir del día 103 pos- - Aumentar la dificultad de los
lesión (15ª semana), el deportista en contenidos encaminados a la mejora
cuestión se encuentra preparado para del control neuromuscular y
continuar la progresión e iniciar la propioceptivo de ambas extremidades
siguiente etapa. En la Readaptación Físico- inferiores (principalmente de la
Deportiva, el propósito es continuar con el lesionada)
fortalecimiento del miembro afectado, - Normalizar el patrón normal de la
preparando física y psicológicamente al carrera
jugador para iniciar al final de esta fase - Reeducar las habilidades coordinativas
tareas de tipo más específico en el campo con medios de trabajo generales
de forma individual y con garantías, - Mejorar de forma progresiva los
buscando primeramente la consecución del niveles de las adaptaciones
Alta Deportiva y, al concluir el cardiorrespiratorias, iniciando el
Reentrenamiento, el Alta Competitiva. trabajo interválico al final de esta fase
En esta etapa se diferencia una fase - Mantener los niveles condicionales de
de Aproximación, y otra de Orientación al estructuras no lesionadas
gesto deportivo, tal y como defiende Lalín
(2008) en su propuesta.
Finalmente, para progresar dentro
Los objetivos específicos de este del proceso de readaptación e iniciar la
período son los siguientes: última fase de la recuperación, los medios
- Continuar con el trabajo destinado a la de control empleados son los mismos de la
cicatriz etapa previa, siendo la valoración por parte
- Continuar con el trabajo de del traumatólogo la base sobre la cual nos
neurodinámica guiamos. En cuanto a la valoración

Revista  de  Preparación  Física  en  el  Fútbol.  ISSN:  1889-­‐5050                                                                  


EIRÉ, MÉNDEZ Y CORREDOIRA
 
individual por parte del jugador a través de entrenamientos normalizados con el resto
la escala EVA en los distintos ejercicios del grupo (Alta Deportiva). Finalmente, al
que se incorporaron en esta fase, los finalizar la última fase del
resultados siguen siendo satisfactorios. Reentrenamiento se pretende otorgar el
Además, a mediados de la misma, Alta Competitiva, momento en el cual se
se añaden ejercicios de mayor exigencia establece que el futbolista se encuentra en
como el tirante musculador, incrementando condiciones de competir nuevamente con
la carga de forma progresiva y revistiendo las máximas garantías, tanto físicas como
molestias leves o prácticamente también psicológicas tras una lesión de
inexistentes. Asimismo, al finalizar la fase larga duración.
de readaptación, se efectúa por primera vez Del mismo modo que ocurría con la
un test de fuerza unilateral en la máquina etapa anterior, en este caso se diferencia
de prensa de piernas, con el objetivo de una fase de Preoptimización y una de
comprobar el déficit del miembro Optimización al gesto deportivo, siendo los
lesionado con respecto al sano. Los objetivos principales los que se muestran a
resultados muestran una diferencia del continuación:
16% una vez realizado un test de
repeticiones máximas en dicho ejercicio. - Mejorar la sensación final de
En cuanto a la valoración movimiento en la articulación de la
antropométrica, se obtienen nuevamente rodilla
mejoras en los perímetros y grados de - Continuar con el trabajo destinado al
movilidad alanzados al finalizar esta fase. mantenimiento y mejora de los niveles
de fuerza e hipertrofia en la
3.2.3. Reentrenamiento musculatura del miembro inferior
Tras haber superados los criterios (principalmente de la extensora de
indicados en la fase previa y considerar al rodilla del miembro lesionado)
futbolista apto para iniciarse en trabajos de - Iniciar trabajos de carácter más
carácter más específico y mayor exigencia, específico encaminados al
se inicia la última fase del proceso de mantenimiento y desarrollo de control
recuperación el día 145 pos-lesión (21ª neuromuscular y propioceptivo de
semana). En esta etapa, el primer objetivo ambas extremidades inferiores
es preparar al joven para estar en (principalmente de la lesionada)
disposición de reincorporarse a los
 

Revista  de  Preparación  Física  en  el  Fútbol.  ISSN:  1889-­‐5050                                                                  


EIRÉ, MÉNDEZ Y CORREDOIRA
 
- Reeducar las habilidades técnico- las tareas de mayor exigencia propuestas,
tácticas generales con y sin balón al tanto individual como dentro del grupo,
inicio de esta fase son siempre satisfactorias. Por otro lado,
- Familiarizar al jugador con la en el test de fuerza unilateral en la máquina
ejecución de trabajos de tipo cognitivo, de prensa de piernas, se obtiene un déficit
coordinativo y condicional similares a del 9% del miembro lesionado con
las exigencias de sus funciones respecto a la extremidad sana,
específicas dentro del modelo de juego comprobándose por tanto una mejora
de su equipo sustancial con respecto a la última

- Alcanzar niveles óptimos de aquellas valoración. En consonancia, siguiendo las

capacidades condicionales específicas recomendaciones de Renstrom y Kannus

relacionadas con las demandas (1992), nos encontramos dentro de un

competitivas de la modalidad, y de rango aceptable, pues dichos autores

forma concreta de las que sugiere la afirman que un desequilibrio superior al

realización de las funciones del 10% entre la musculatura anterior o

futbolista en cuestión para su posterior del muslo de una pierna con

demarcación respecto a la otra, supone un factor de

- Participar de forma parcial y total en riesgo importante que predispone a sufrir

sesiones de entrenamiento con el grupo lesiones de diferente tipología.

de forma normalizada y sin molestias Finalmente, también se observan

al finalizar esta fase resultados positivos en la valoración


antropométrica. Los grados de movilidad
son completos, mientras que los perímetros
Nuevamente, se tiene en cuenta la
musculares tomados en las extremidades
valoración por parte del traumatólogo
inferiores presentan un aumento con
como medio de control principal para
respecto a las valoraciones anteriores,
progresar dentro del proceso rehabilitador.
siendo el balance entre ambas piernas
En este caso, su valor cobra especial
aceptable.
importancia, pues el jugador se encuentra
en el momento previo al regreso a la
competición. La radiografía efectuada 4. CONCLUSIONES:

muestra una total consolidación de la • La fractura por avulsión de la


fractura. Asimismo, la escala EVA muestra tuberosidad tibial anterior (TTA) se
como las sensaciones del jugador durante trata de una lesión muy poco frecuente
 

Revista  de  Preparación  Física  en  el  Fútbol.  ISSN:  1889-­‐5050                                                                  


EIRÉ, MÉNDEZ Y CORREDOIRA
 
en el deporte, suponiendo tan sólo el 3% de fase son, principalmente, la
de las fracturas de la tibia (Hand et al., valoración médica efectuada por el
1971), y menos de 1% de las fracturas traumatólogo, complementándose en
fisarias (Bolesta y Fitch, 1986; Shelton momentos estratégicos con la
y Canale, 1979). En relación con las realización de una radiografía. También
lesiones epifisarias, las avulsiones de la se efectúa una valoración subjetiva de la
TTA representan de 0.44 a 2.7% percepción del dolor por parte del
(Ogden et al., 1980). jugador mediante una escala visual
• Según la clasificación de Ogden et al. analógica (EVA) durante la realización
(1980), en este caso se expone una de los contenidos de trabajo propuestos.
fractura de tipo 2-A, caracterizada Por último, se utilizan valoraciones de
porque la línea de fractura atraviesa por tipo antropométrico y funcional llevadas
la unión del extremo proximal de la a cabo en los distintos momentos clave
tibia y la tuberosidad. del proceso rehabilitador.

• Los objetivos principales del proceso de • Los criterios principales para otorgar al
readaptación son: recuperar la futbolista el alta competitiva son:
movilidad de rodilla (flexión y fractura ósea consolidada en
extensión), el control propioceptivo y la radiografía, movilidad de rodilla
fuerza y equilibrio muscular entre completa, déficit de fuerza del miembro
ambas extremidades inferiores, así lesionado no superior al 10% con
como los patrones normalizados de respecto al sano (Renstrom & Kannus,
marcha y carrera. 1992), y capacidad de realizar acciones

• Los objetivos secundarios del proceso específicas de la modalidad con el

de readaptación son: favorecer un mejor grupo a máxima intensidad y sin dolor.

reclutamiento, activación y • Las limitaciones más salientables


funcionamiento de la musculatura con extraídas una vez elaborado este trabajo
el trabajo de neurodinámica, y son, por un lado, la escasa bibliografía
restablecer la capacidad funcional y referente al abordaje y secuenciación de
forma deportiva del jugador para los procesos de readaptación ante
desempeñar las acciones competitivas patologías de este tipo. Asimismo,
que demanda la práctica del fútbol. desde el punto de vista de nuestra

• Los medios de control utilizados para intervención, no se inició el proceso

progresar dentro del proceso y cambiar rehabilitador hasta pasados 69 días tras
 

Revista  de  Preparación  Física  en  el  Fútbol.  ISSN:  1889-­‐5050                                                                  


EIRÉ, MÉNDEZ Y CORREDOIRA
 
la operación, factor que pudo perjudicar Casáis, L. (2008). Revisión de las estrategias
para la prevención de lesiones en el deporte desde
en cierta medida el período de baja final
la actividad física. Apunts. Medicina de l'esport,
del jugador. Además, los medios de
43(157), 30-40.
control y seguimiento probablemente no
Casáis, L., & Fernández, F. (2012).
han sido lo más completos posibles.
Propuesta de abordaje de la readaptación deportiva
• Finalmente, como reflexión y líneas de en función de las exigencias futbolísticas. Futbolpf:
futuro, destacan la necesidad de llevar a Revista de Preparacion física en el Futbol, (3), 14-
33.
cabo un mayor número de estudios
referentes al desarrollo de los procesos Casas, M.; Romero, J. y Orivio, J. (2013).
Tratamiento de la tuberosidad anterior de la tibia
rehabilitadores ante este tipo de
por avulsión en adolescentes. Acta Ortopédica
lesiones, facilitando el abordaje de los
Mexicana. 27(3), 160-169.
mismos al equipo multidisciplinar de
Cuenca, J.; Martínez, A.; Bregante, J. y
profesionales que interviene dentro de
Herrera, A. (2002). Fractura-avulsión de la
la temática de la readaptación lesional tuberosidad tibial anterior en el adolescente. A
en el deporte, y de forma concreta en el propósito de dos casos. Rev. S. And. Traum. y Ort.

fútbol base. Por otro lado, sería 22(1), 53-7.

oportuno establecer medios de control y Frankl, U., Wasilewski, S. A., & Healy, W.

criterios de reincorporación a la L. (1990). Avulsion fracture of the tibial tubercle


with avulsion of the patellar ligament. Report of
competición más específicos para este
two cases. JBJS Case Connector, (9), 1411-1413.
tipo de patología.
Mata, S. G., Ovejero, A. H., & Grande, M.
M. (1991). Fractura-avulsión de la tuberosidad
5. BIBLIOGRAFÍA tibial anterior en adolescentes. A propósito de dos

Ares, O., Seijas, R., Casas-Duhrkop, D., & casos. Revisión de la literatura. Rev. Esp. de Cir.

Catala, J. (2012). Fractura de la tuberosidad anterior Ost, 211, 217.

de la tibia en el adolescente. Casos clínicos. Acta Hand, W.; Hand, C. y Dunn, A. (1971).
Ortopédica Mexicana, 26(2), 121-124. Avulsion fractures of the tibial tubercle. J Bone

Bolesta, M. y Fitch, R. (1986). Tibial Joint Surg Am. 53(8): 1579-83.

tubercle avulsions. J Pediatr Orthop. 6(2), 186-92. Iborra, J.; Soria, A y Arriete, J. (1981).

Burkhart, S. y Peterson, H. (1979). Fractures Fracturas por arrancamiento de la tuberosidad

of the proximal tibial epiphysis. J Bone Joint Surg anterior de la tibia. Rev Esp de Cir. Ost. 16, 85-93.

Am. 61(7), 996-1002. Lalín, C. (2008). La readaptación lesional (I

Butler, D. S. (2002). Movilización del parte): fundamentación y contextualización. RED:

sistema nervioso (Vol. 87). Editorial Paidotribo. Revista de entrenamiento deportivo, Tomo XXII, 2,
27-35.

Revista  de  Preparación  Física  en  el  Fútbol.  ISSN:  1889-­‐5050                                                                  


EIRÉ, MÉNDEZ Y CORREDOIRA
 
Lanau, P. (1990). La recuperación funcional
en la rehabilitación deportiva. Rehabilitación Física
XXI, 1, 12-16.

Ogden, J.; Tross, R. y Murphy, M. (1980).


Fractures of the tibial tuberosity in adolescents. J
Bone Joint Surg. 62-A, 205-15.

Renstrom P, & Kannus, P (1992).


Prevención de las lesiones en los atletas de
resistencia. Cap 32. Resistencia en el deporte.
Barcelona. Paidotribo.

Ryu, R. K., & Debenham, J. O. (1985). An


Unusual Avulsion Fracture of the Proximal Tibial
Epiphysis: Case Report and Proposed Addition to
the Watson-Jones Classification. Clinical
orthopaedics and related research, 194, 181-184.

Shelton, W. y Canale, S. (1979). Fractures of


the tibia through the proximal tibial epiphyseal
cartilage. J Bone Joint Surg Am. 61(2), 167-73.

Revista  de  Preparación  Física  en  el  Fútbol.  ISSN:  1889-­‐5050                                                                  


CHENA

LAS LESIONES DE ISQUIOTIBIALES EN EL FÚTBOL: INCIDENCIA LESIONAL,


FACTORES DE RIESGO Y PROPUESTA PREVENTIVA.

CHENA, M. (1)

(1)
Preparador Físico / Readaptador del R.C. Recreativo de Huelva. Universidad de Alcalá

RESUMEN
Las lesiones deportivas en el fútbol representan un problema significativo que acaban repercutiendo
sobre la salud y el rendimiento de los deportistas. De acuerdo con los estudios de epidemiología en el fútbol
practicado por adultos, se puede observar que dicho deporte representa un alto riesgo de lesión, traduciéndose en
la pérdida de disponibilidad para la práctica deportiva, implicando por lo tanto, días de ausencia para el
entrenamiento y la competición. Existe una gran preocupación por las lesiones musculares ya que éstas se
presentan de manera repetida, siendo el muslo la zona más castigada. Las lesiones de isquiotibiales representan
un verdadero problema en el fútbol, siendo el grupo muscular más afectado a lo largo de la temporada y teniendo
una gran probabilidad de recidivas. No obstante, a través de la actividad física se pueden modificar los factores
de riesgo para minimizar la aparición de estas lesiones. De acuerdo con ello, analizar la epidemiología lesional
en los isquiotibiales, los factores de riesgo y los contenidos preventivos, permite plantear una propuesta práctica
específica para afrontar dicho problema, asumiendo que cada caso individual requiere de una atención particular.

PALABRAS CLAVE: Fútbol, lesiones, isquiotibiales, prevención, factores de riesgo.

epidemiológico de las lesiones en el fútbol

Fecha de recepción: 04/02/2015. Fecha de aceptación: 12/05/2015


(figura 1), sin embargo, es necesario
Correspondencia: marcoschenapf@hotmail.com interpretar correctamente los resultados
obtenidos, ya que existen discrepancias

1. INTRODUCCIÓN como consecuencia de la terminología, a


pesar de existir un documento de consenso
El fútbol es considerado el deporte (Fuller et al., 2006).
más popular del mundo con una
participación activa de aproximadamente La incidencia de lesión en el fútbol

270 millones de personas (Kunz, 2007). corresponde a 4,6-5,2 lesiones por cada

Sin embargo, se trata de una actividad 1000 horas de entrenamiento y 20,6-25,9

catalogada como de alto riesgo lesional lesiones por cada 1000 horas de partido

(van Beijsterveldt et al., 2013b; Hägglund, (Hägglund, 2007), dato que no varía

2007; Waldén et al., 2005a) donde entre el demasiado de otras publicaciones

65-91% de los jugadores de fútbol encontradas en la literatura (Ekstrand et al.,

masculino de élite, mantendrán al menos 2011; Hägglund et al., 2006; Waldén, et

una lesión durante la temporada al., 2005a; Waldén et al., 2005b). La

(Hägglund, 2007). Han sido muchos los mayoría de las lesiones en el fútbol se

estudios publicados destinados al análisis presentan en las extremidades inferiores,

Revista de Preparación Física en el Fútbol. ISSN: 1889-5050


CHENA

suponiendo entre el 70 y el 93% de ellas, 2. MÉTODO


en jugadores masculinos adultos (Askling
Para llevar a cabo este proyecto, se
et al., 2013; Ekstrand et al., 2011;
realizó una revisión bibliográfica extensa
Hägglund, 2007). De acuerdo con las
de la literatura especializada. La
publicaciones anteriores, las lesiones
metodología empleada para la obtención de
musculares suponen un verdadero
las fuentes de investigación se centró en el
problema para los deportistas, siendo una
uso del metabuscador de la Universidad de
de las causas principales de los días de baja
Alcalá (MetAL) que reúne las siguientes
por lesión de los mismos (Askling et al.,
bases de datos: Biblioteca Cochrane Plus,
2013; Ekstrand et al., 2011). Esta ausencia
IME (CSIC), PsycINFO (Ovid), PubMed,
repercute negativamente sobre el
SciELO, SPORTDiscus (Ebsco), Web of
rendimiento deportivo y la salud de los
Science (ISI).
deportistas, dejando incluso consecuencias
económicas adversas (Junge et al., 2011). La revisión pertinente, se llevó a cabo
Los isquiotibiales se presentan como la utilizando una estrategia metodológica de
zona más afectada a nivel muscular por las búsqueda basada en tres bloques de
lesiones, siendo el bíceps femoral el palabras claves, con el objetivo de obtener
músculo que más preocupa por la una frase de búsqueda válida y fiable. Se
frecuencia con la que se lesiona (Askling, hicieron varias propuestas para la recogida
2011). de información, a partir de la cual, se
seleccionaron los artículos de mayor
Por este motivo, los esfuerzos
repercusión en relación a los siguientes
destinados al análisis riguroso de los
conceptos: Incidencia y severidad de las
factores de riesgo deben servir para
lesiones musculares en los isquiotibiales,
construir las intervenciones pertinentes en
mecanismos y factores de riesgo,
busca de la prevención de lesiones
programas y contenidos de prevención de
musculares de los isquiotibiales en el
lesiones en isquiotibiales (tabla 1).
fútbol, gestionando la carga de dicha
propuesta en relación al entrenamiento del 3. RESULTADO
futbolista con el grupo (figuras 2 y 3). La
La bibliografía muestra que en el
estimulación del deportista debe estar
fútbol, las lesiones musculares son las más
estructurada para garantizar, en la medida
abundantes (seguidas de las articulares y
de lo posible, el rendimiento y la salud del
contusiones) (Askling et al., 2013;
deportista.
Ekstrand et al., 2011; Hägglund et al.,

Revista de Preparación Física en el Fútbol. ISSN: 1889-5050


CHENA

2013), representando el 31% del total, y deportistas (Petersen et al., 2010). Después
provocando el 27% de la ausencia total por de una lesión de este tipo, el riesgo de
lesión en los clubes (Ekstrand et al., 2011). recidiva se incrementa, dando lugar a un
Atendiendo a la parte posterior del muslo mayor número de días de ausencia
por ser la más castigada (Askling et al., (Ekstrand et al., 2011; Waldén et al.,
2013; Ekstrand et al., 2011; Freckleton y 2005a; Waldén et al., 2005b). Tal es su
Pizzari, 2013; Hägglund, 2007; Hibbert et repercusión en el fútbol, que un equipo
al., 2008), el bíceps femoral es el músculo profesional masculino de 25 jugadores,
que más lesiones recibe (Askling, 2011; tiene alrededor de 5 lesiones en los
Hibbert et al., 2008), sufriendo más de la isquiotibiales cada temporada, suponiendo
mitad de los daños aparecidos en dicha más de 80 días de fútbol perdido (Ekstrand
localización (Woods et al., 2004). Los et al., 2012; Woods et al., 2004).
esfuerzos de alta intensidad durante la Atendiendo a los factores de riesgo para
carrera, en acciones explosivas o durante estas lesiones, se puede distinguir:
las aceleraciones, suponen mecanismos
Factores de Riesgo Intrínsecos:
lesionales para producir un accidente en
los isquiotibiales (Freckleton & Pizzari, • Edad: Existe gran evidencia avalando
2013; Hoskins & Pollard, 2005). que una edad avanzada tiende a estar
en mayor riesgo de sufrir una lesión en
Hablando en términos relacionados con
el muslo (Engebretsen et al., 2010;
el tiempo de exposición, se observa en la
Freckleton y Pizzari, 2013; Gabbe et
bibliografía que la incidencia lesional es de
al., 2006; Hägglund, 2007; Hägglund et
0,9-1,5 lesiones en los isquiotibiales por
al., 2013; van Beijsterveldt et al.,
cada 1000 horas de exposición (Ekstrand et
2013a; Woods et al., 2004).
al., 2011; Hägglund, 2007), encontrándose
• Rehabilitación o Recuperación
valores durante el entrenamiento de 0,43
inadecuada: No completar el proceso
lesiones por cada 1000 horas de exposición
de recuperación o llevarlo a cabo de
y 3,7 lesiones por cada 1000 horas de
manera incorrecta, supone un riesgo
partido (Ekstrand et al., 2011). Sin
para sufrir lesiones recidivas o incluso
embargo, las tasas de recidivas en este tipo
otras lesiones (Hägglund, 2007; van
de lesiones son muy abundantes
Beijsterveldt et al., 2013a).
(Freckleton & Pizzari, 2013; Hoskins &
• Lesiones Previas: Son varios los
Pollard, 2005), suponiendo un 25% de las
autores que coinciden en que las
lesiones de isquiotibiales sufridas por los
lesiones previas suponen un riesgo

Revista de Preparación Física en el Fútbol. ISSN: 1889-5050


CHENA

mayor de sufrir una lesión (Freckleton puesto de manifiesto en relación a las


y Pizzari, 2013; Gabbe et al., 2006; lesiones en isquiotibiales, el cual ha
Hägglund et al., 2006; Hägglund, 2007; sido medido a través de los protocolos
Hägglund et al., 2013; van pertinentes del salto vertical
Beijsterveldt et al., 2013a). A pesar de (Freckleton y Pizzari, 2013).
que tener una lesión previa de • Desequilibrio Muscular: Parece que el
isquiotibiales es el principal factor de ratio de fuerza entre cuádriceps e
riesgo para sufrir otra (Hoskins & isquiotibiales supone un atractivo
Pollard, 2005), se debe tener en cuenta objeto de estudio en relación a las
que haber sufrido lesión en otro lesiones. Son varios los autores que
músculo de las piernas, también supone coinciden en que existe en este
un riesgo para padecer lesiones en los parámetro, un factor de riesgo para las
isquiotibiales (Engebretsen et al., 2010; lesiones de isquiotibiales (Fousekis et
Freckleton y Pizzari, 2013; Hägglund al., 2011; Hägglund, 2007). El riesgo
et al., 2006). de lesión en estos músculos aumenta
• Niveles de Fuerza Muscular: Existen cuando disminuye el ratio
estudios en la literatura que relacionan convencional entre H:Q a una
los bajos niveles de fuerza muscular velocidad de 180º/ segundos, sin
cuando los músculos se estiran y la embargo, no se observan estas
poca capacidad de almacenar energía, diferencias a velocidades más lentas
con el riesgo de sufrir una lesión (Freckleton y Pizzari, 2013). Las
(Hibbert et al., 2008). Sin embargo, asimetrías entre los músculos
otros autores no obtuvieron isquiotibiales suponen una información
correlaciones entre la fuerza excéntrica relevante a tener en cuenta con
y las lesiones de los deportistas respecto a la salud de los futbolistas. Se
(Engebretsen et al., 2010). Por otro encontró que las diferencias
lado, parece que el pico máximo de excéntricas se consideran un claro
fuerza en los cuádriceps, si se predictor de las lesiones musculares,
considera un factor de riesgo para las mientras que las concéntricas no
lesiones en isquiotibiales (Freckleton y (Fousekis et al., 2011).
Pizzari, 2013). Así pues, la debilidad • Características Genéticas,
muscular es un factor de riesgo muy Biomecánicas y Fisiológicas
importante a tener en cuenta ya que el Individuales: Parecen existir factores
rendimiento neuromuscular se ha de riesgo genéticos asociados a la

Revista de Preparación Física en el Fútbol. ISSN: 1889-5050


CHENA

susceptibilidad de sufrir lesiones, fatiga.


influyendo incluso en los tiempos de • Nivel Competitivo: Parece ser, que
recuperación del sujeto. El cuanto mayor es la exigencia
polimorfismo de un solo nucleótido en competitiva, existe un mayor riesgo de
el factor del crecimiento insulínico, las lesión (Fousekis et al., 2012 Woods et
mioquinas de tipo CCL2 y los genes al., 2004).
relacionados con la elastina, pueden • Composición Corporal y Peso: Los
tener relación con la gravedad de las deportistas con sobrepeso aumentan su
lesiones musculares y la recuperación riesgo de lesión (Hägglund, 2007). El
de los deportistas (Pruna et al., 2013). IMC con valores superiores a 25 se
Existen parámetros fisiológicos considera un factor de riesgo para las
individuales que parecen estar lesiones musculares en isquiotibiales
relacionados con las lesiones a causa (Gabbe et al., 2006). Sin embargo, el
de la fatiga, tales como el VO2máx, la sobrepeso reflejado según el % de
frecuencia cardiaca, la acidosis grasa corporal total es un factor de
muscular o incluso la afectación de la riesgo mayor que si se toma como
biomecánica (Freckleton y Pizzari, criterio el IMC.
2013; Hägglund, 2007). • Talla: Son varios los autores que
• ROM Articular y Flexibilidad: Parece coinciden en que la altura tiene
existir discrepancia entre los estudios relación con las lesiones musculares en
relacionados con el rango de movilidad los isquiotibiales (Bastos et al., 2013;
articular y la flexibilidad con respecto a Fousekis et al., 2011; Hägglund, 2007).
las lesiones. No obstante, algunos • Etnia: Parecen existir documentos
autores determinan que niveles bajos donde se establece la etnia del
en el rango articular de los flexores de deportista como un factor de riesgo
rodilla y extensores de cadera, suponen para las lesiones en isquiotibiales
un riesgo de lesión en isquiotibiales a (Hibbert et al., 2008).
tener en cuenta (Freckleton y Pizzari, • Eventos Psicológicos: Los factores
2013; Hägglund et al., 2013; van estresantes suponen un riesgo de lesión
Beijstervelt et al., 2013a). a tener en cuenta, ya que se consideran
• Estado de Forma: Hägglund (2007) como predictores de las lesiones
plantea en su tesis que el bajo estado de (Casáis, 2008; Hägglund, 2007).
forma puede estar asociado a la • Inestabilidad Lumbo-Pélvica: La
aparición de lesiones causadas por la capacidad de estabilizar y controla la

Revista de Preparación Física en el Fútbol. ISSN: 1889-5050


CHENA

zona central del cuerpo ha sido descrita • Condiciones del Terreno de Juego: Se
como un factor de riesgo para aquellos considera entre los factores de riesgo
que tengan niveles bajos (Hibbert et al., primarios para las lesiones las
2008). condiciones del terreno de juego y el
calzado utilizado (Hägglund, 2007).
• El Calentamiento: Realizar un
Factores de Riesgo Extrínsecos:
calentamiento inadecuado previo a la
• Fatiga: Parece ser que la fatiga supone práctica deportiva es un factor de
un componente de riesgo para causar riesgo extrínseco de los más
lesiones (Hägglund et al., 2013; evidenciados en la literatura (Hägglund
Hibbert et al., 2008; Waldén et al., et al., 2013; Hibbert et al., 2008),
2005b; Woods et al., 2004;). debiéndose garantizar a través de esta
Analizando las lesiones con la fatiga, parte de la preparación del deportista,
observamos que hay estudios que ciertos objetivos para optimizar la
relacionan el daño ocasionado con el práctica deportiva.
momento del partido o del • Demarcación sobre el Terreno de
entrenamiento, observándose que los Juego: El rol de los jugadores sobre el
accidentes surgen en la parte final de terreno de juego puede ser considerado
estos (Woods et al., 2004). otro factor de riesgo extrínseco
• Cantidad y Calidad del Entrenamiento (Freckleton & Pizzari, 2013; Hägglund
(Carga del ejercicio): La formación de et al., 2013; Woods et al., 2004).
los entrenadores y como consecuencia
la calidad de los entrenamientos, puede El mecanismo de producción de este
disminuir el riesgo de padecer lesiones tipo de lesiones fue predominantemente sin
(Gianotti et al., 2010). La combinación contacto (Askling et al., 2011; Hägglund,
de una mayor exposición y la 2007; Woods et al., 2004), diferenciándose
disminución de la preparación para la en la literatura tres momentos: En la fase
participación en el deporte podría ser de oscilación de la carrera, a través de una
una causa de lesión (Bastos et al., contracción excéntrica para desacelerar y
2013; Hägglund, 2007). Además, un controlar la extensión de la rodilla
entrenamiento inadecuado durante la (Askling et al., 2011); Durante la etapa
pretemporada supone un factor de inicial de la fase de apoyo de la marcha,
riesgo a tener en cuenta a lo largo de la debido a una debilidad del glúteo o una
temporada (Hibbert et al., 2008). primera activación de los isquiotibiales

Revista de Preparación Física en el Fútbol. ISSN: 1889-5050


CHENA

sobre la acción de la cadera (Hoskins & Sin embargo, los factores de riesgo son
Pollard, 2005a); y cuando los músculos modificables con los programas de
isquiotibiales tratan de desacelerar, a través intervención (Bient, 2011), pudiendo
de un comportamiento excéntrico, la prevenir lesiones en el bíceps femoral y
agresiva acción provocada por los disminuir así los días de baja.
músculos agonistas en el golpeo del balón
(Askling et al., 2011).
Tabla 1. Contenidos Preventivos para lesiones musculares en isquiotibiales (fuente:
elaboración propia)

Revista de Preparación Física en el Fútbol. ISSN: 1889-5050


CHENA

Figura 1. Epidemiología lesional de los isquiotibiales en futbolistas: Incidencia lesional, mecanismos de lesión y factores de riesgo (fuente:
elaboración propia).
Mecanismos de Producción
EPIDEMIOLOGÍA LESIONAL DE LOS
ISQUIOTIBIALES EN EL FÚTBOL La mayoría de los mecanismos de lesión en los
isquiotibiales fueron clasificados como no-
contacto
Las lesiones musculares representan Un equipo profesional masculino de 25
más del 30% de todas las lesiones y jugadores, tiene alrededor de 5 lesiones en
causan aproximadamente un cuarto del los isquiotibiales cada temporada,
total de las ausencias por lesiones. suponiendo más de 80 días de fútbol
perdido.

Las lesiones musculares en los La etiología de la lesión de bíceps femoral es


isquiotibiales supone entre el El 69% de las lesiones en los multifactorial, sin embargo, esta aparece en momentos
12-15% del total de las isquiotibiales se clasificaron de alta intensidad, en acciones con exigencia
lesiones sufridas, y alrededor como moderadas (8-28 días de excéntrica. El principal mecanismo de lesión es el
del 42% de las que aparecen ausencia) y el 18% como graves sprint, produciéndose así el 70% de las lesiones de
en el muslo. El 84% de las (>28 días de ausencia), con una isquiotibiales.
lesiones afectaron al BF, el media de 21,5-22 días de baja
11% al SM y el 5% al ST. por cada lesión. Factores de Riesgo
Las tasas de recaídas en los Intrínsecos Extrínsecos
La incidencia lesional es de 0,9-
isquiotibiales son muy
1,5 lesiones en los Edad Calentamiento
abundantes suponiendo un
isquiotibiales/1000 horas de Inadecuado
17% de las lesiones sufridas. exposición, habiendo 0,43 Lesiones
Previas Condiciones
lesiones de isquiotibiales/1000
Las lesiones recidivas se manifiestan en las Estado de del Entorno
horas de entrenamiento y 3,7
sesiones de entrenamiento en el 75% de los lesiones/1000 horas. Estas Forma Cantidad y
casos. Las recidivas causan ausencias un 30% lesiones abundan en el periodo Recuperación Calidad Entto.
más largas que las originales. competitivo. inadecuada
Demarcación
Composición
Askling et al., 2013; Casáis, 2008; Ekstrand et al., 2011; Ekstrand et al., 2012; Engebretsen et Corporal Terreno
al., 2010; Fousekis et al., 2011; Freckleton y Pizzari, 2013; Hägglund, 2007; Hägglund et al., de Juego
Inestabilidad Eventos
2013; Hibbert et al., 2008; Petersen et al., 2010; van Beijsterveldt et al., 2013a. Desequilibrio Psicológicos Fatiga
s

Revista de Preparación Física en el Fútbol. ISSN: 1889-5050


CHENA

Figura 2. Estrategias para la prevención de lesiones en isquiotibiales según la literatura científica (fuente: elaboración propia)

Revista de Preparación Física en el Fútbol. ISSN: 1889-5050


CHENA

Figura 3. Propuesta preventiva para las lesiones de isquiotibiales en un futbolista con factores de riesgos específico (fuente:
elaboración propia).

Revista de Preparación Física en el Fútbol. ISSN: 1889-5050


CHENA

4. CONCLUSIONES deportiva puede finalizar en lesión con un


jugador y no con otro.
De acuerdo con los estudios anteriores,
el fútbol es considerado como un deporte Para concluir, se considera que la
que demanda un riesgo alto de lesión, prevención de lesiones es un requisito
siendo el futbolista susceptible a un evento fundamental que debe de cumplir cualquier
lesional en el momento de afrontar las proceso de entrenamiento, garantizando la
exigencias del juego. Las lesiones asimilación de las cargas, la capacidad de
musculares, localizadas en la parte adaptación y la disponibilidad para afrontar
posterior del muslo, se presentan como un las exigencias específicas que demanda el
problema para favorecer la continuidad de deporte. Por este motivo, el proceso de
la práctica deportiva de los futbolistas. Así entrenamiento para la competición debe
pues, se debe insistir en los esfuerzos entenderse como la primera medida
destinados a la prevención de lesiones preventiva y por lo tanto como prevención
sobre dicha zona. primaria, a partir de la cual se podrá
complementar con una prevención
Son varios los contenidos preventivos
secundaria adaptada a la especificidad de
que parecen tener influencia sobre la
cada futbolista, atendiendo por un lado a
modificación de los factores de riesgo,
las características personales y por otro, a
dotándole al futbolista de recursos para
las exigencias individuales para responder
minimizar su tendencia lesional. Por este
ante el juego. Así pues, la planificación del
motivo, se considera de gran importancia
entrenamiento debe garantizar una correcta
estudiar y analizar los factores de riesgo en
estructuración de la carga, gestionando los
profundidad para reducir, en la medida de
estímulos procedentes de la parte grupal y
lo posible, el número de lesiones
de la parte individual.
musculares que afectan a dicha zona. Sin
embargo, este análisis debe hacerse desde 5. BIBLIOGRAFÍA
la especificidad e individualidad de cada
Askling, C. (2011). Types of hamstring
futbolista, pues cada jugador parte de unas injuries in sports. British Journal of Sports
características que interaccionan de manera Medicine, 45(2), e2
compleja entre sí y con el entorno, el cual
Askling, A.; Tengvar, M.; Thorstensson, A.
es altamente cambiante. Es por ello, por lo (2013). Acute hamstring injuries in Swedish elite
que una situación dada durante la práctica football: a prospective randomised controlled

Revista de Preparación Física en el Fútbol. ISSN: 1889-5050


CHENA

clinical trial comparing two rehabilitation protocols. Freckleton, T.; Pizzari, T. (2013). Risk
British Journal of Sports Medicine, 47(15), 953-9. factors for hamstring muscle strain injury in sport: a
systematic review and meta-analysis. British
Bastos, F.N.; Vanderlei, F.M.; Vanderlei,
Journal of Sports Medicine, 47(6), 351-8.
L.C.; Júnior, J.N.; Pastre, C.M. (2013).
Investigation of characteristics and risk factors of Frisch, A.; Croisier, J.L.; Urhausen, A.; Seil,
sports injuries in young soccer players: a R.; Theisen, D. (2009). Injuries, risk factors and
retrospective study. International Archives of prevention initiatives in younth sport. British
Medicine, 20(6), 14. Medicine bulletin, 92(1), 95-121.

Bien, D.P. (2011). Rationale and Fousekis, K.; Tsepis, E.; Poulmedis, P.;
implementation of anterior cruciate ligament injury Athanasopoulos, S.; Vagenas, G. (2011). Intrinsic
prevention warm-up programs in female athletes. risk factors of non-contact quadriceps and
Journal of strength and conditioning research, hamstring strains in soccer: a prospective study of
25(1), 271 – 285. 100 professional players. British Journal of Sports
Medicine, 45(9), 709-14.
Casáis, L. (2008). Review of physical
activity strategies to prevent sports injuries. Apunts. Fuller, C.W.; Ekstrand, J.; Junge, A.;
Medicina de l'Esport, 43(1), 30-40. Andersen, T.E.; Bahr, R.; Dvorak, M.; Hägglund,
M.; McCrory, P.; Meeuwiss, W.H. (2006).
Chena, M. (2011). El entrenamiento
Consensus statement on injury definitions and data
invisible como factor de rendimiento deportivo en
collection procedures in studies of football (soccer)
fútbol. Fútbol-Táctico, Edición nº 55.
injuries, Scandinavian Journal of Medicine &

Ekstrand, J.; Hägglund, M.; Waldén, M. Science is Sports, 16, 83-92.

(2011). Epidemiology of muscle injuries in


Gabbe, B.J.; Bennell, K.L.; Finch, C.F.
professional football (soccer). American Journal of
(2006). Why are older Australian football players at
Sports Medicine, 39(6),1226-1232.
greater risk of hamstring injury? Journal of Science

Ekstrand, J.; Healy, J.C. Waldén, M.; Lee, and Medicine in Sport, 9(4), 327-333.

J.C.; Inglés, B.; Hägglund, M. (2012). Hamstring


Gianotti, S.; Hume, P.; Tunstall, H. (2010).
muscle injuries in professional football: the
Efficacy of injury prevention related coach
correlation of MRI findings with return to play.
education within netball and soccer. Journal of
British Journal of Sports Medicine, 46(2), 112-117.
Science and Medicine in Sport, 3(1), 32 – 35.

Engebretsen, A.H.; Myklebust, G.; Holme,


Hägglund, M., Waldén, M. y Ekstrand, J.
I.; Engebretsen, L.; Bahr, R. (2010). Intrinsic risk
(2006). Previous injury as a risk factor for injury in
factors for hamstring injuries among male soccer
elite football: a prospective study over two
players: a prospective cohort study. American
consecutive seasons. British Journal of Sports
Journal of Sports Medicine, 38(6), 1147–1153.
Medicine, 40(9), 767-72.

Revista de Preparación Física en el Fútbol. ISSN: 1889-5050


CHENA

Hägglund, M. (2007). Epidemiology and registration study among 374 players. Scandinavian
prevention of football injuries [Theses], Linkping Journal of Medicine and Science in Sports, 20(4),
University, Faculty of Health Science, Sweden. 588–92.

Hägglund, M.; Waldén, M.; Ekstrand, J. van Beijsterveldt, A.; van de Port, I.; Krist,
(2013). Risk Factors for Lower Extremity Muscle M.; Schmikli, S.; Stubbe, J.; Frederiks, J.; Backx,
Injury in Professional Soccer: The UEFA Injury F. (2012). Effectiveness of an injury prevention
Study. American Journal of Sports Medicine, 41(2), programme for adult male amateur soccer players: a
327-335. cluster-randomised controlled trial. British Journal
of Sports Medicine, 46(16), 1114-1118.
Heiderscheit, B.C.; Sherry, M.A.; Silder, A.;
Chumanov, E.S.; Thelen, D.G. (2010). Hamstring van Beijsterveldt, A. M. C; Port, I. G. L;
strain injuries: recommendations for diagnosis, Vereijken, A. J; Backx, F. J. G. (2013a). Risk
rehabilitation, and injury prevention. Journal of Factors for Hamstring Injuries in Male Soccer
orthopaedic & sports physical therapy, 40(2), 67- Players: A Systematic Review of Prospective
81 Studies. Scandinavian Journal of Medicine &
Science in Sports, 23(3), 253-262.
Hibbert, O.; Cheong, K.; Grant, A.; Beers,
A.; Moizumi, T. (2008). A Systematic Review of van Beijsterveldt, A.M.C.; van der Horst, N.;
the Effectiveness of Eccentric Strength Training in van de Port, I.G.L.; Backx, F.J.G. (2013b). How
the Prevention of Hamstring Muscle Strains in Effective are Exercise-Based Injury Prevention
Otherwise Healthy Individuals. North American Programmes for Soccer Players? A Systematic
Journal of Sports Physical Therapy, 3(2), 67-81. Review. Sports medicine, 43(4), 257 – 265.

Hoskins, W. & Pollard, H. (2005). The Walden, M., Hagglund, M. y Ekstrand, J.


management of hamstring injury–part 1: Issues in (2005a). Injuries in Swedish elite football--a
diagnosis. Manual Therapy, 10(2), 96-107. prospective study on injury definitions, risk for
injury and injury pattern during 2001. Scandinavian
Junge, A.; Lamprecht, M.; Stamm, H.;
Journal of Medicine & Science in Sports, 15(2),
Hasler, H.; Bizzini, M.; Tschopp, M.; Reuter, H.;
118-25.
Wyss, H.; Chilvers, C.; Dvorak, J. (2011).
Countrywide campaign to prevent soccer injuries in Waldén, M.; Hägglund, M.; Ekstrand, J.
Swiss amateur players. American Journal of Sports (2005b). UEFA Champions League study: a
Medicine, 39(1), 57–63. prospective study of injuries in professional football
during the 2001-2002 season. British Journal of
Kunz, M. (2007). Gran Censo: 265 millones
Sports Medicine, 39(8): 542-546.
jugando al fútbol. FIFA Magazine, 10 – 15.
Woods, C.; Hawkins, R.D.; Maltby, S.;
Petersen, J.; Thorborg, K.; Nielsen, M.B.;
Hulse, M.; Thomas, A.; Hodson, A.; Football
Hölmich, P. (2010). Acute hamstring injuries in
Association Medical Research Programme. (2004).
Danish elite football: a 12-month prospective
The Football Association Medical Research

Revista de Preparación Física en el Fútbol. ISSN: 1889-5050


CHENA

Programme: an audit of injuries in professional


football--analysis of hamstring injuries." Br J
Sports Med 38(1), 36-41.

Revista de Preparación Física en el Fútbol. ISSN: 1889-5050


 
RODRÍGUEZ-LÓPEZ, DOCAMPO-BLANCO Y GARCÍA-TAIBO                                          

PROPUESTA DE TRABAJO PREVENTIVO PARA LESIONES DE ISQUITIBIALES


EN FUTBOLISTAS.

RODRÍGUEZ-LÓPEZ, F. (1), DOCAMPO-BLANCO, P. (2) Y GARCÍA-TAIBO, O. (3)


(1)
RC Deportivo de la Coruña SAD
(2)
RC Celta de Vigo SAD
(3)
Universidade da Coruña

RESUMEN
Introducción: Las lesiones de isquiotibiales son unas de las lesiones más comunes en fútbol. Existen
numerosos estudios que evidencian la eficacia del uso de trabajo excéntrico en la musculatura isquiotibial para
reducir el riesgo lesional de los mismos. El propósito de este trabajo es presentar una propuesta específica para
futbolistas con el fin de prevenir lesiones de isquiotibiales en fútbol. Método: Propuesta práctica de ejercicios
teniendo en cuenta el mecanismo lesional, la zona del músculo lesionada, el control neuromuscular y la
intensidad/especificidad del mismo. Conclusión: La mejor comprensión de la complejidad de las lesiones de
isquiotibiales nos puede ayudar a entender y abordar mejor los factores de riesgo que provocan dichas lesiones.
La presente propuesta de tareas preventivas podría ser una valiosa herramienta para reducir el número de
lesiones de isquiotibiales en fútbol. No obstante, es necesario valorar la efectividad de este programa.

PALABRAS CLAVE: prevención, lesiones isquiotibiales, mecanismo lesional.

Fecha de recepción: 19/03/2015. Fecha de aceptación: 23/05/2015 conocimiento sobre las mismas para
Correspondencia: zefernando55@gmail.com mejorar las herramientas correspondientes

1. INTRODUCCIÓN de prevención y rehabilitación. En fútbol


profesional las lesiones musculares
El primer paso en la prevención de
representan alrededor de un tercio del total
lesiones es evaluar la epidemiología de las
de lesiones (Ekstrand, Hägglund, &
lesiones y establecer el riesgo de lesión
Waldén, 2011). Las lesiones más comunes
(mecanismos y factores de riesgo) y las
son las distensiones musculares en el
circunstancias en las que se producen (van
muslo, más concretamente las de
Mechelen, Hlobil, & Kemper, 1992). Las
isquiotibial, representando más del doble
lesiones musculares representan uno de los
de lesiones que en el cuádriceps (Ekstrand,
mayores problemas a resolver en deporte.
Hägglund, & Waldén, 2011).
En las consultas de medicina del deporte el
30% de las lesiones se corresponden con Dentro de la clasificación de

lesiones musculares (Garrett, 1990), con la lesiones musculares, referido a las

importancia que esto conlleva en cuanto al distensiones musculares, son aquellas

 
Revista de Preparación Física en el Fútbol. ISSN: 1889-5050
 
RODRÍGUEZ-LÓPEZ, DOCAMPO-BLANCO Y GARCÍA-TAIBO                                          

lesiones producidas en ausencia de impacto mecanismos lesional, el grado de daño


durante el estiramiento muscular. Las muscular, así como el lugar y la severidad
distensiones musculares se perciben de la misma. A pesar de las nuevas
mediante dolor durante la actividad física y clasificaciones, la evidencia en cuanto a la
son muy comunes en el deporte. Se posible correlación entre el grado de la
producen como respuesta a una tensión o lesión con el tiempo baja deportiva es
fuerza intrínseca excesiva generada en el limitada (Reurink et al., 2015).
músculo que éste no puede soportar o se El músculo presenta la habilidad de
produce en el estiramiento muscular actuar absorbiendo energía para prevenir
durante las contracciones lesiones en huesos, articulaciones y en sí
excéntricas poderosas (Garrett, 1990). Es mismos. Esto se debe a sus propiedades
decir, la distensión muscular es una lesión viscoelásticas, propiedades que son
que se produce cuando el músculo se importantes para poder comprender cómo
activa mientras se estira. Los Servicios se puede prevenir la lesión muscular
Médicos del Fútbol Club Barcelona (Garrett, 1990). La fuerza y la velocidad
(Futbol Club Barcelona, 2009) coinciden con que se aplica la tensión modifican las
con las anteriores definiciones diciendo propiedades viscoelásticas del tejido,
que las lesiones de tipo indirectas o por cambiando la susceptibilidad a la rotura,
estiramiento, son aquellas lesiones que se así como la temperatura tisular y la fatiga
producen cuando la aplicación de una local (Futbol Club Barcelona, 2009). La
fuerza tensional supera la resistencia del habilidad de un músculo de soportar fuerza
tejido durante una contracción excéntrica. y tensión se representa por las energía que
El grado de estas lesiones musculares éste es capaz de absorber antes de fracasar
puede ir desde una lesión microscópica o y lesionarse. Cuanta más energía pueda
desgarros parciales hasta desgarros absorber un músculo más resistente es a la
completos y rotura palpable en el músculo. lesión (Garrett, 1996). Así, un músculo
Recientemente, se ha cuestionado la activado es capaz de absorber más energía
antigua clasificación atendiendo a la que un músculo en reposo. Aquella
severidad debido a su inespecificidad. En condición que disminuya la capacidad
el consenso de Munich se diseñó una contráctil de un músculo reduce su
nueva propuesta (Mueller-Wohlfahrt et al., habilidad para absorber energía y aumenta
2012) considerando la tipología del su riesgo de lesionarse.
 

 
Revista de Preparación Física en el Fútbol. ISSN: 1889-5050
 
RODRÍGUEZ-LÓPEZ, DOCAMPO-BLANCO Y GARCÍA-TAIBO                                          

Los factores de riesgo de lesión También se corresponden con acciones que


muscular según numerosos estudios son el incluyan paradas repentinas,
acortamiento muscular, falta de deceleraciones (trabajo excéntrico),
flexibilidad, desequilibrio muscular, cambios de fase excéntrica a concéntrica,
calentamiento insuficiente, fatiga, lesión en combinaciones peligrosas de deceleración
la zona lumbar, una postura lumbar pobre y aceleración durante giros, saltos, y/o
y una tensión neuronal aumentada. Estos cambios de dirección. Askling (2012)
factores de riesgo son considerados señaló como los dos mecanismos
modificables, por lo que debemos lesionales más frecuentes el sprint y el
abordarlos para reducir el riesgo de lesión estiramiento excesivo. Además, apuntó que
(Liu et al., 2012). Un historial de lesiones en las lesiones producidas en el sprint, el
previas también supone un riesgo bíceps femoral es el músculo que más se
significativo para tener una nueva lesiona, mientras que en las lesiones de
distensión en el mismo lado en que ocurrió estiramiento, el músculo que más se
la lesión anterior (Arnason et al., 1999) . lesiona es el semimembranoso. Se produce
De hecho, estudios recientes han señalado una lesión generalmente a la altura de la
que el único factor de riesgo evidenciado unión miotendinosa, a menos que exista un
científicamente es la lesión previa (Van lesión previa del músculo (Ekstrand et al.,
Beijsterveldt, Van de Port, Vereijken, & 2011) debido a una tensión excesiva que
Backx, 2013). lleva a las fibras a sobreestirarse.
Las distensiones musculares se Predominantemente afectan a las fibras
corresponden con deportes basados en glucolíticas rápidas (Mackey, Mikkelsen,
sprint o salto (Malliaropoulos, Magnusson, & Kjaer, 2012). Ciertos
Papalexandris, Papalada, & Papacostas, músculos sufren más estas lesiones que
2004), con requerimiento de un esfuerzo otros, en concreto aquellos músculos
muscular explosivo en un corto periodo de biarticulares o de compleja arquitectura
tiempo. Las lesiones musculares de (Brooks, Fuller, Kemp, & Reddin, 2006).
isquiosurales ocurren en deportes que El músculo isquiotibial es un ejemplo,
requieren rápidas aceleraciones y pateos flexionando la rodilla y extendiendo la
frecuentes, como el fútbol, el fútbol cadera. El complejo control neuromuscular
australiano, el rugby y el fútbol americano requerido de las dos funciones al mismo
(Liu, Garrett, Moorman, & Yu, 2012). tiempo aumenta el riesgo de lesión.
 

 
Revista de Preparación Física en el Fútbol. ISSN: 1889-5050
 
RODRÍGUEZ-LÓPEZ, DOCAMPO-BLANCO Y GARCÍA-TAIBO                                          

Las lesiones musculares en fútbol, músculos isquiosurales se alargan. El


se producen mayoritariamente por un alargamiento de los isquiosurales ocurre
mecanismo lesional de no contacto. Las cuando la cadera está en flexión y la pierna
lesiones en ausencia de contacto, podemos se extiende, es decir, el músculo biarticular
dividirlas a su vez, en “inducidas por un se extiende en ambas articulaciones sobre
estiramiento forzado” (ej: una flexión las que actúa. Los estudios sugieren que
excesiva de cadera para realizar un control, existe evidencia de que aquellos
un chut de balón…) o las “inducidas por deportistas que padecieron una lesión en la
una contracción” (ej: un sprint, un cambio musculatura isquiosural presentaban
de dirección brusco…). La distensión carencias de fuerza cuando el músculo
muscular ocurre debido a una tensión actúa alargándose (Schmitt, Tim, &
excesiva durante la contracción excéntrica. McHugh, 2012). Además, se ha
La velocidad de estiramiento y duración de establecido en la literatura que el
la activación previa a la contracción entrenamiento excéntrico es efectivo en la
excéntrica afecta a la severidad de la prevención de lesiones de isquiosurales
lesión. En el caso del isquiosural tiende a (Brooks et al., 2006 y Petersen, Thorborg,
ocurrir en la última fase del “swing” o Nielsen, Budtz-Jorgensen, & Holmich,
balanceo (cadena cinética abierta) y al 2011). Dicha intervención debe basarse no
principio de la fase de “stance” o apoyo del solo en posición sentada desde 90 grados
sprint (cadena cinética cerrada) (Liu et al., hasta extensión completa de rodilla, sino
2012). Al final del swing los isquiosurales que debe incluir entrenamiento en el estado
se contraen excéntricamente para absorber de alargamiento. Así, parece recomendable
la energía cinética y decelerar el miembro centrar el trabajo de fuerza en cargas
inferior (Chumanov, Schache, excéntricas a mayores longitudes
Heiderscheit, & Thelen, 2012). Durante el musculares. Además, del trabajo de fuerza
inicio del stance en el sprint el músculo excéntrico, los estudios científicos
absorbe mayor cantidad de fuerza como atribuyen una mayor efectividad de los
resultado de las fuerzas de reacción del programas preventivos de lesiones en la
suelo (Orchard, 2012). musculatura isquiosural cuando se
La carrera a alta velocidad, así combinan los ejercicios de la musculatura
como las aceleraciones y deceleraciones, lesionada con ejercicios de control
requieren fuerza excéntrica cuando los neuromuscular de cadera y pelvis
 

 
Revista de Preparación Física en el Fútbol. ISSN: 1889-5050
 
RODRÍGUEZ-LÓPEZ, DOCAMPO-BLANCO Y GARCÍA-TAIBO                                          

(Orchard, Best, & Verrall, 2005). Así, • Intensidad/Especificidad: se tiene en


podemos conseguir la fuerza excéntrica cuenta la correcta selección de la
necesaria al final del rango de movimiento intensidad del ejercicio (referida al
para reducir el riesgo de lesión (Schmitt et grado de dificultad/carga) así como la
al., 2012). proximidad al mecanismo lesional
En las tablas 1 y 2 se muestran los (tanto a nivel gestual como a nivel de
porcentajes de activación muscular según velocidad de ejecución), para intentar
el estudio de Tsaklis et al. (2015). aproximar el ejercicio a la realidad
Teniendo en cuenta las justificaciones gestual de la lesión.
anteriores, se presenta una propuesta de Se clasifican los ejercicios de la
programa preventivo para lesiones de propuesta en ejercicios realizados en
isquiotibiales en futbolistas. cadena cinética abierta (figura 1) y en
cadena cinética cerrada (figura 2).
2. MÉTODO También es importante elegir el más

En base a la fundamentación anterior, adecuado en función de la zona lesionada,

se consideraron los siguientes aspectos especificidad, y velocidad de ejecución

para diseñar el presente programa de para que se adecue a la idiosincrasia de

prevención: cada lesión.

• Mecanismo lesional.
• Fase de apoyo o fase de “swing”.
• Control neuromuscular: ejercicios de
“core” o estabilización abdomino-
lumbo-pélvica.
• Zona/músculo lesionado: los ejercicios
propuestos tratarán de buscar la
solicitación de la zona lesionada, por lo
que es importante conocer qué ejercicio
es el más adecuado para cada
zona/músculo lesionado en cada
momento.

 
Revista de Preparación Física en el Fútbol. ISSN: 1889-5050
 
RODRÍGUEZ-LÓPEZ, DOCAMPO-BLANCO Y GARCÍA-TAIBO                                          

Tabla 1: Porcentaje de activación (fuente: Tsaklis et al., 2015)

Nota: En la parte superior (tabla 1) se muestran los porcentajes de activación muscular en


diferentes ejercicios. Estos resultados fueron obtenidos a partir de EMG (electromiografía)
midiendo la mayor contracción isométrica voluntaria. En rojo medida del bíceps femoral (BF)
y verde el semitendinoso (ST).

Tabla 2: Propuesta de ejercicios preventivos (fuente: Tsaklis et al., 2015)

NOTA: Efecto del los diferentes ejercicios en la unión miotendinosa: acortamiento


(shortening), alargamiento (lenghtening) o sin cambios (no change). Los cinco primeros
ejercicios son en cadena cinética cerrada (CCC) y los siguientes son de cadena cinética abierta
(CCA)
 

 
Revista de Preparación Física en el Fútbol. ISSN: 1889-5050
 
RODRÍGUEZ-LÓPEZ, DOCAMPO-BLANCO Y GARCÍA-TAIBO                                          

Figura 1. Ejercicios en cadena cinética abierta. (fuente: elaboración propia)

Figura 2. Ejercicios en cadena cinética cerrada (fuente: elaboración propia)

 
Revista de Preparación Física en el Fútbol. ISSN: 1889-5050
 
RODRÍGUEZ-LÓPEZ, DOCAMPO-BLANCO Y GARCÍA-TAIBO                                          

3. RESULTADOS por lo que debemos estudiarlos e incluirlos


Por el momento, no se ha evaluado el en nuestras rutinas preventivas. Nuestra
efecto de la propuesta de prevención. propuesta de trabajo persigue la mayor
especificidad en cuanto a la ejecución de

4. DISCUSIÓN los programas preventivos, focalizando la


atención en:
A pesar de que los resultados obtenidos
en investigación son diversos, la literatura - Mecanismo lesional (cadena cinética

evidencia la eficacia del entrenamiento abierta o cerrada).

excéntrico en la prevención de lesiones de - Dominancia de cadera, rodilla o ambas.

isquiosurales. La presente propuesta de - Activación neuromuscular del CORE.

tareas preventivas podría ser una valiosa - Zona de la lesión (músculo, próxima o

herramienta para reducir el número de distal…).

lesiones de isquiotibiales en fútbol. No - Velocidad de ejecución (especificidad).

obstante, es necesario valorar la


efectividad de este programa. 6. BIBLIOGRAFÍA

Arnason, A., Sigurdsson, S. B.,


5. CONCLUSIÓN Gudmundsson, A., Holme, I., Engebretsen, L., &

Las lesiones musculares en los Bahr, R. (1999) Risk factors for injuries in football.
The American Journal of Sports Medicine, 32(1
isquiotibiales representan uno de los
Suppl), 5S–16S.
mayores problemas a resolver en las
lesiones en fútbol, lo que exige la Brooks, J. H. M., Fuller, C. W., Kemp, S. P.

ampliación de nuestro conocimiento sobre T., & Reddin, D. B. (2006). Incidence, risk, and
prevention of hamstring muscle injuries in
estas lesiones para mejorar las
professional rugby union. The American Journal of
herramientas de prevención
Sports Medicine, 34(8), 1297–1306.
correspondientes. La mejor comprensión
de la complejidad de las lesiones de Chumanov, E. S., Schache, A. G.,
Heiderscheit, B. C., & Thelen, D. G. (2012).
isquiotibiales nos puede ayudar a entender
Hamstrings are most susceptible to injury during
y abordar mejor los factores de riesgo que
the late swing phase of sprinting. British Journal of
provocan dichas lesiones. Los ejercicios Sports Medicine, 46(2), 90.
excéntricos han demostrado ser efectivos
Ekstrand, J., Hägglund, M., & Waldén, M.
en la prevención de lesiones isquiotibiales
(2011). Epidemiology of muscle injuries in
 

 
Revista de Preparación Física en el Fútbol. ISSN: 1889-5050
 
RODRÍGUEZ-LÓPEZ, DOCAMPO-BLANCO Y GARCÍA-TAIBO                                          

professional football (soccer). The American Malliaropoulos, N., Mendiguchia, J.,


Journal of Sports Medicine, 39(6), 1226–1232. Pehlivanidis, H., Papadopoulou, S., Valle, X.,
Malliaras, P., & Maffulli, N. (2012). Hamstring
Ekstrand, J., Hägglund, M., & Waldén, M. exercises for track and field athletes: injury and
(2011). Injury incidence and injury patterns in exercise biomechanics, and possible implications
professional football: the UEFA injury study. for exercise selection and primary prevention.
British Journal of Sports Medicine, 45(7), 553–558. British Journal of Sports Medicine, 46(12), 846–
851.
Futbol Club Barcelona, S. M. (2009). Guía de
Práctica Clínica de las lesiones musculares. Mueller-Wohlfahrt, H.-W., Haensel, L.,
Epidemiología, diagnóstico, tratamiento y Mithoefer, K., Ekstrand, J., English, B., McNally,
prevención. Versión 4.5 (9 de febrero de 2009). S., … Ueblacker, P. (2012). Terminology and
Apunts: Medicina de L’esport, 44(164), 179–203. classification of muscle injuries in sport: The
Munich consensus statement. British Journal of
Garrett Jr., W. E. (1990). Muscle strain
Sports Medicine, 2012. 47(6), 342-50.
injuries: clinical and basic aspects. Med Sci Sports
Exerc, 22(4), 436–443. Orchard, J., Best, T. M., & Verrall, G. M.
(2005). Return to play following muscle strains.
Garrett, W. E. (1996). Muscle strain injuries.
Clinical Journal of Sport Medicine  : Official
The American Journal of Sports Medicine, 24(6
Journal of the Canadian Academy of Sport
Suppl), S2–S8.
Medicine, 15(6), 436–441.

Liu, H., Garrett, W. E., Moorman, C. T., &


Orchard, J. W. (2012). Hamstrings are most
Yu, B. (2012). Injury rate, mechanism, and risk
susceptible to injury during the early stance phase
factors of hamstring strain injuries in sports: A
of sprinting. British Journal of Sports Medicine,
review of the literature. Journal of Sport and
46(2), 88–9.
Health Science, 1 (2), 92-101.

Petersen, J., Thorborg, K., Nielsen, M. B.,


Mackey, a L., Mikkelsen, U. R., Magnusson,
Budtz-Jorgensen, E., & Holmich, P. (2011).
S. P., & Kjaer, M. (2012). Rehabilitation of muscle
Preventive Effect of Eccentric Training on Acute
after injury - the role of anti-inflammatory drugs.
Hamstring Injuries in Men’s Soccer: A Cluster-
Scandinavian Journal of Medicine & Science in
Randomized Controlled Trial. The American
Sports, 22(4), e8–e14.
Journal of Sports Medicine. 39(11), 2296-303.

Malliaropoulos, N., Papalexandris, S.,


Reurink, G., Brilman, E. G., de Vos, R.-J.,
Papalada, A., & Papacostas, E. (2004). The role of
Maas, M., Moen, M. H., Weir, A., … Tol, J. L.
stretching in rehabilitation of hamstring injuries: 80
(2015). Magnetic resonance imaging in acute
athletes follow-up. Medicine and Science in Sports
hamstring injury: can we provide a return to play
and Exercise, 36(5), 756–759.

 
Revista de Preparación Física en el Fútbol. ISSN: 1889-5050
 
RODRÍGUEZ-LÓPEZ, DOCAMPO-BLANCO Y GARCÍA-TAIBO                                          

prognosis? Sports Medicine (Auckland, N.Z.), selection during rehabilitation. Open access journal
45(1), 133–46. of sports medicine, 6, 209.

Schmitt, B., Tim, T., & McHugh, M. (2012). Van Beijsterveldt, A. M. C., van de Port, I. G.
Hamstring injury rehabilitation and prevention of L., Vereijken, A. J., & Backx, F. J. G. (2013). Risk
reinjury using lengthened state eccentric training: a Factors for Hamstring Injuries in Male Soccer
new concept. International Journal of Sports Players: A Systematic Review of Prospective
Physical Therapy, 7(3), 333–41. Studies. Scandinavian Journal of Medicine and
Science in Sports. 23(3), 253-262.
Tsaklis, P., Malliaropoulos, N., Mendiguchia,
J., Korakakis, V., Tsapralis, K., Pyne, D., & Van Mechelen, W., Hlobil, H., & Kemper, H.
Malliaras, P. (2015). Muscle and intensity based C. (1992). Incidence, severity, aetiology and
hamstring exercise classification in elite female prevention of sports injuries. A review of concepts.
track and field athletes: implications for exercise Sports Medicine, 14(2), 82–99.

 
Revista de Preparación Física en el Fútbol. ISSN: 1889-5050