Está en la página 1de 2

I.

RITUAL DEL BAUTISMO DE NIÑOS E INICIACIÓN CRISTIANA


Los rituales vienen a concretar en teología, pastoral y celebración, lo que aparece
afirmado como programáticamente en el concilio.
0. Bautismo en el Vaticano II
 Sacrosanctum concilium (64-70) propone las líneas programáticas de la reforma
del ritual, teniendo en cuenta las diversas situaciones.
 Lumen Gentium. sentido del bautismo en diversos lugares.
 Apostolicam actuositatem (3-6) Se refiere al bautismo, en cuanto es principio,
fundamento y destinación al apostolado.
 Unitatis redintegratio (22) El bautismo es sacramento que une y exige la unidad.

1. Ritual del bautismo de niños y su estructura


El Ordo baptismi parvulorum fue promulgado el 15 de mayo de 1969. La elaboración
del Ritual aplica los principios y criterios establecidos en el Vaticano al caso del
bautismo de niños. Estructura.
A. Orientaciones doctrinales y pastorales
Introducción: que sitúa la reforma en el interior de la iniciación cristiana.
1. Dignidad del bautismo.
2. Importancia del bautismo de niños.
3. Funciones y ministerios.
4. Requisitos para celebrar el bautismo.
5. Tiempo y lugar del bautismo de niños.
6. Preparación del bautismo de los niños.
7. Celebración del bautismo de niños.
a) Aspecto comunitario de la celebración.
b) Dinámica del rito: acogida - Palabra - rito central - ritos conclusivos.
c) Celebración en la vigilia pascual, como momento referente y significante.
d)Celebración dentro de la misa.
e) Ritual breve del bautismo: para bautizar en caso de peligro de muerte.
f) Acomodaciones que competen al ministro, atendiendo a diversas circunstancias.
8. Educación de la fe de los bautizados.
a) Principios generales sobre el sentido de la fe y la responsabilidad educativa.
b) Responsables de la educación de la fe: familia, escuela, parroquia.
9. Actualización del bautismo a lo largo de la vida del cristiano.
B. Rito del bautismo para diversas circunstancias y elementos para la celebración
1. Bautismo de varios niños.
2. Bautismo de un solo niño.
3. Bautismo de un niño en peligro de muerte.
4. Rito para recibir en la Iglesia a un niño ya bautizado.
5. Leccionario para el bautismo de niños.
6. Formularios diversos.
3. Valoración general del ritual
El ritual del bautismo de niños supone una renovación fundamental en la historia de
la Iglesia, por diversos conceptos, y desde diversas perspectivas:
A. Desde el mismo rito y celebración
—Por primera vez se ofrece un rito propio y adaptado a los niños y su situación
—Se ha suprimido el rito de la sal, por no ser tan antigua, y por razones de sanidad.
—La «liturgia de la Palabra» supone una importante novedad.
—Se ha unido la oración del exorcismo y el rito de la unción prebautismal
—En la «liturgia del sacramento» hay que destacar los textos que se proponen para la
«bendición del agua».
—Las renuncias y la profesión de fe, precedidas de una monición, se enriquecen en
sus formularios, ofreciéndose diversas posibilidades.
—El mismo rito del bautismo expresa mejor su carácter de «sacramento de la fe»
(pregunta), y de acción trinitaria, recomendándose la recuperación del rito «por
inmersión».
—En cuanto a los ritos posbautismales: «unción con el crisma», «imposición de la
vestidura blanca», «entrega del cirio», «effetá» (en su caso) van acompañados de
fórmulas que expresan con claridad su sentido.
—La conclusión del rito, además de incluir la oración del Señor, si al realizarse junto
al altar expresa la unidad de la iniciación, con la bendición solemne expresa la
continuidad y crecimiento que debe darse a lo largo de la vida.
_La celebración del bautismo ha sido enriquecida por las posibilidades de celebración
y participación del pueblo o comunidad, de los padres y padrinos.
A la vez que la estructura del rito ha ganado en claridad y adaptación, la celebración
del sacramento ha ganado en cercanía y participación.

B. Desde la teología y la pastoral

Teológicamente. Enriquecimiento importante en los siguientes aspectos: la unidad


de los sacramentos de la iniciación cristiana, la complementariedad de dimensiones
teológicas, la relación entre bautismo y fe eclesial-familiar-comunitaria, la
comprensión del sacramento como una realidad dinámica, llamada a perfeccionarse y
creer.

Pastoralmente. El ritual implica aspectos renovadores importantes, como son: la


insistencia en la participación de los padres y padrinos, y de la comunidad entera, tanto
en la preparación, como en la celebración y en la continuidad; la llamada a la
responsabilidad paterna y comunitaria en lo que se refiere a la educación de los
bautizados y a su crecimiento en la vida bautismal; la distinción entre «petición» y
«celebración», proponiendo un tiempo intermedio en el que se posibilite la preparación
necesaria, según una dinámica «catecumenal».

También podría gustarte