Está en la página 1de 7

Nubes y precipitaciones

Las nubes, la niebla, la lluvia, etc. son la forma condensada de humedad atmosférica.
Sustentandose en un ciclo perfecto que consiste en la evaporación, condensación y retorno
a la superficie por medio de la precipitación.
Para la formación de una gota de lluvia se requiere juntar del orden de un millón de gotas de
nubes, por medio de complejos procesos físicos.

Condensación y formación de nubes


La condensación es el paso del agua de estado gaseoso a líquido. Los distintos procesos
de condensación poseen propiedades en común:
- Para condensarse el vapor de agua requiere que la atmósfera se sature. Esto se
puede lograr de dos maneras distintas: Por medio de la T° de punto de rocío. O con
grandes cantidades de vapor de agua.
- Para que se realice la condensación, es necesaria una superficie que puede ser la
terrestre o los núcleos de condensación, que son partículas microscópicas en
suspensión.

Núcleos de condensación
Son aquellas impurezas en la atmósfera que son capaces de retener la humedad para que
esta se condense. Si no existieran la humedad relativa superaría el 100%. Las partículas
más eficientes se denominan como núcleos higroscópicos, capaces de absorber de mejor
manera la humedad, alcanzando una gran concentración en la atmósfera.
A medida que los núcleos retienen la humedad, comienza la formación de gotas que
precipitan cuando adquieren el tamaño suficiente para caer por su propio peso, si no, se
mantienen en suspensión.
Otro factor que participa en la formación de nubes, es el ascenso del aire, alcanzando
niveles de baja presión expandiendo el aire y enfriandolo, generando la T° necesaria para
condensar la humedad relativa que aumenta hasta saturarse.

Nubes
Las nubes son la forma condensada de la humedad atmosférica, compuesta por pequeñas
gotas de agua en suspensión. Se les califica como hidrometeoro, por tener la cualidad de
suspensión en la atmósfera de partículas.
Una buena observación y clasificación del tipo de nubes, permite obtener una primera
evaluación de los estados de estabilidad o agitación del aire (...) que a su vez permiten
generar pronósticos del tiempo con el análisis de determinadas nubes.

Clasificación de las nubes


Se clasifican según dos criterios: su forma y su altura.
Según la forma se reconocen tres clases básicas de nubes:
- Cirrus: nubes altas, blancas y delgadas.
- Cumulus: Globular, de base plana y que se eleva como domos o torres.
- Stratus: capas que cubren gran parte del cielo.
Según su altura son tres niveles típicos, variables según la época del año y latitud.
- Nubes altas: sobre los 6 km.
- Nubes medias: entre 2 y 6 km.
- Nubes bajas: desde la superficie hasta los 2 km.

Géneros
Las variabilidades morfológicas de nubes permiten identificar diez géneros de nubes
distintos en los cuales no se pueden mezclar.
Especies
En la necesidad de determinar las diferencias existentes en las estructuras internas, surgen
subdivisiones de los géneros llamados especies (son catorce).

Variedades
Las distinciones en la composición de los distintos géneros y especies, ya sea de su
transparencia o elementos que la compongan, se determinan como variedades, pudiendo
ser compartidas.

Con estos datos es posible determinar el comportamiento de las masas de aire, que
generan el ambiente para que se desarrollen determinados tipos de nubes y con ello
distintas manifestaciones del tiempo. Por ejemplo, la aparición de stratus, representa
estabilidad en la atmósfera. En cambio las satratocúmulus no están relacionados con
tiempo desapacibles. Los nimbustratus, están asociados a lluvias intensas y fuertes vientos
(a veces).

Definiciones de las nubes


- Cirrus: Nubes separadas, en forma de filamentos blancos y delicados, de bancos o
de bandas angostas, totalmente o en su mayor parte blancas. Estas nubes tienen un
aspecto fibroso (piloso), o brillo sedoso, o ambas características al mismo tiempo.
- Cirrocúmulus: Banco, manto o capa delgada de nubes blancas, sin sombras propias,
compuestas por elementos muy pequeños en forma de grumos, rizos, etc., soldados
o no, y dispuestos más o menos regularmente.
- Cirrostratus : Velo nuboso transparente y blanquecino, de aspecto fibroso (piloso) o
liso, que cubre entera o parcialmente el cielo, produciendo generalmente fenómenos
de halo.
- Altocúmulus: Banco, capa o manto de nubes, blanco o gris, o de ambos colores al
mismo tiempo, que generalmente tiene sombras propias, compuesto de láminas,
guijarros, rollos, etc., que a veces son en parte fibrosos o difusos y que pueden estar
soldados o no; la mayoría de los pequeños elementos dispuestos regularmente.
- Altostratus: Capa o manto nuboso, grisáseo o azulado, de aspecto estriado, fibroso o
uniforme, que cubre entera o parcialmente el cielo y que tiene partes suficientemente
delgadas como para permitir que se vea el Sol, por lo menos vagamente como a
través de un vidrio esmerilado.
- Nimbustratus: Capa nubosa gris, frecuentemente oscura, cuyo aspecto resulta difuso
por lluvia o nieve que cae más o menos continuamente y que en la mayoría de los
casos llega al suelo. El espesor de esta capa es, en toda su extensión, suficiente
como para ocultar el Sol.
- Stratus: Capa nubosa generalmente gris, de base bastante uniforme, que puede dar
lugar a precipitaciones en forma de llovizna, prismas de hielo o gránulos de nieve.
Cuando es visible el Sol a través de la capa, su contorno se destaca claramente
- Stratocúmulus: Banco, manto o capa de nubes grises o blanquecinas a la vez, que
casi siempre tienen partes sombreadas, compuestas de mosaicos, guijarros, rollos,
etc., no fibrosas y que pueden o no estar soldadas entre sí; la mayor parte de los
elementos pequeños dispuestos regularmente.
- Cúmulus: Nubes separadas, generalmente densas y de contornos bien definidos,
que se desarrollan verticalmente en forma de promontorios, cúpulas o torres, cuyas
partes superiores salientes se asemejan a veces a una coliflor.
- Cumulonimbus: Nube densa y potente, de considerable desarrollo vertical, en forma
de montaña o torres enormes. Por lo menos una porción de su parte superior
muchas veces se extiende en forma de un yunque o de un gran penacho en la
dirección del viento. Debajo de la base de la nube, que frecuentemente es muy
oscura, muchas veces hay nubes bajas rasgadas, soldadas o no con aquéllas y
también precipitaciones, las que se producen en forma de chaparrón. Los
Cumulonimbus se subdividen, según sus características y grado de desarrollo, en
las dos siguientes especies:
- Cumulonimbus calvus: en las que las protuberancias de su parte superior
han comenzado a perder sus contornos cumuliformes típicos, se aplastan y
luego se transforman en una masa blanquecina, brillante, con contornos mas
o menos difusos y estrías verticales. Por convención, el nombre de
Cumulonimbus calvus es asignado a una nube cumuliforme cualquiera pero
que esté altamente desarrollada y que produzca relámpagos, truenos y
también granizo, aunque su cima no muestre indicios de formación de hielo.
- Cumulonimbus capillatus: Son una especie de nube Cumulonimbus
caracterizada por la presencia, principalmente en su porción superior, de
partes cirriformes bien diferenciadas.
El movimiento de corrientes de aire en su interior permite la circulación de hielo,
recubriendo de agua que a su vez se congela, hasta adquirir el peso suficiente para
precipitar.

Nieblas
Es un fenómeno atmosférico que consiste en una nube cuya base está en contacto con la
superficie terrestre. Generando una densa condensación dificultando la visión en
actividades humanas.
Cuando es ligera la visibilidad se reduce a 2-3 km y se llama neblina. Cuando es más densa
se denomina como niebla.
Existen dos procesos que pueden generar la saturación del vapor de agua para producir la
niebla:
- Aumentando el vapor de agua (niebla de evaporación).
- Disminuyendo la T° a punto de rocío (niebla por enfriamiento).

Nieblas formadas por evaporación


a) Nieblas por evaporación: al estar más caliente el agua que el aire circundante esta
tiende a evaporarse saturando el aire frío y generando niebla por evaporación.
b) Niebla frontal: en un sistema frontal, al tener aire caliente y la lluvia cae con
temperatura bajas en su origen, estas tienden a evaporarse y generan niebla.
Como la capacidad del aire de mantener la T° del agua baja es pequeña, se requiere mucha
evaporación adicional para producir la saturación y formación de nubes.
Nieblas formadas por enfriamiento
a) Nieblas de radiación: en el enfriamiento radiativo de la tierra y el aire adyacente,
cuando la T° en el suelo disminuye hasta el punto de rocío, y al tener una alta
humedad relativa se produce una leve neblina, cuya duración depende de la rapidez
con la que el sol logra disipar.
b) Niebla de advección: se produce cuando el aire cálido y húmedo logra tener contacto
con una superficie más fría. Generando niebla densa, y suficiente para generar
stratus en altura si las condiciones del viento lo determinan.
c) Nieblas orográficas: cuando el aire húmedo se eleva por un relieve, y en altura se
enfría adiabáticamente, y si logra el punto de rocío se produce niebla.

Rocío y escarcha
a) Rocío: es la condensación del vapor de agua sobre los objetos que han radiado
suficiente calor como para disminuir su T° por debajo del punto de rocío.
b) Escarcha: es cuando el punto de rocío del aire es menor que 0°C, y el vapor de agua
se transforma directamente en hielo, en las superficies.

Formación de la precipitación
Las gotas de nubes dependiendo de su tamaño caen y en la interacción con la fuerza de
gravedad y el roce con el aire o viento circundante, logran llegar a la superficie o no.
También se da la situación que al ser tan pequeñas estas se evaporan antes de llegar a la
superficie. También puede ocurrir que choque con otras gotas de lluvia a gran velocidad y
pierdan la forma, en muchas gotas más pequeñas.
Para que una gota logre llegar a la superficie requiere de un millón de gotas de nubes
(descritas anteriormente).

Proceso de Bergeron o de los cristales de hielo


Tor Bergeron propone un método basado en dos propiedades del agua en las nubes:
a) Las gotas de nube no se congelan a los 0°C, pero bajo esta temperatura se
denominan sobreenfriada, que al tener contacto con algún núcleo de congelación, se
congelan. Las gotas se congelan por sí solas a los 20°C.
b) La presión de vapor de saturación es mayor sobre el agua sobreenfriada es mayor
que en los cristales de hielos, por lo tanto, las moléculas de agua escapan
fácilmente de una gota de nube sobreenfriada.

Proceso de coalescencia o de captura por choques


En las nubes cálidas, se produce el proceso de precipitación por coalescencia. Se forman
grandes gotas por efecto de núcleos de condensación o higroscópicos. A medida que
precipitan estas gotas, van juntándose con otra aumentando su tamaño y velocidad de
caída.
Tipos de precipitación
La condensación junta las moléculas de agua para mantenerlas en estado líquido, en
cambio la precipitación junta las gotas para que estas por su propio peso caigan de la nube.

Clasificación morfológica
a) Lluvia: gotas que caen al suelo, de gran diámetro.
b) Llovizna: gotas tenues que caen de manera densa.
c) Neblina: llovizna mucho más tenue.
d) Nieve: cristales de hielo que caen y aumentan su tamaño por coalescencia,
adquiriendo formas hexagonales.
e) Aguanieve: nieve fundente o mezcla de nieve y lluvia.
f) Lluvia helada: cuando la T° a nivel de las nubes es bajo 0°C, y las gotas de lluvia
están sobreenfriadas.
g) Granizo: corrientes ascendentes mueven gotas de agua sobreenfriadas, que
precipitan cuando adquieren el peso para que las corrientes no puedan mantenerlas
en la nube.

Medición de la nubosidad y de la precipitación


Se miden en una escala de 1 al 9, teniendo cielo despejado de 1 a 4, nublado de 5 a 7 y
cubierto 8.
Para medir la lluvia se ocupa el pluviómetro, que está milimetrado y recibe las aguas lluvias
para contenerse y posteriormente ser medida por los milímetros que ingresan.
La nieve se mide por su profundidad media, tomada en distintos lugares.
La precipitación se mide en milímetros, por cada litro que hay por metro cuadrado de
superficie. Ejemplo: 15 mm significan 15 litros por metro cuadrado.

Modificación artificial del tiempo


Acción antrópica por sobre los fenómenos metereológicos.

Siembra de nubes
Se les aplican núcleos de congelación, para que pueda estimular el crecimiento de las gotas
de nubes y así generar precipitación.

Dispersión de niebla y stratus


Calientan el aire para estimular la evaporación, y aumentar la visibilidad.

Eliminación de granizo
Se le aplican núcleos de congelación para evitar el crecimiento del granizo.
Prevención de heladas
Se recubren las superficies con aislantes térmicos, en síntesis se ejercen acciones que
puedan evitar el enfriamiento excesivo de la superficie.