Está en la página 1de 5

Cosmovisión dualista occidental

ENFOQUE RACIONALISTA:

Este enfoque no solo influye en el hombre-individuo sino en toda la sociedad: las


profesiones “liberales” son más importantes que todo trabajo manual, artesanal; el varón
es más importante que la mujer (dedicada a lo doméstico, al cuidado de los niños, al
afecto).

En esta cultura la sexualidad es biológica, es instinto y tiene un fin primario y


especifico; la reproducción el género humano.

El amor conyugal, la sexualidad de la pareja pertenecen a la zona oscura que sirve para
calmar instintos.

Este enfoque es muy controlador de quienes hacen uso del sexo. Es, pues,
eminentemente “procreativo”, biológico que solo tiene en cuenta la reproducción de la
especie y el mantenimiento de la familia como institución; descuida las necesidades y
exigencias del individuo y de la pareja matrimonial.

Este enfoque racionalista es elitista y aristocrático, despectivo del pueblo y de la mujer,


que es reducida a ayuda del hombre y a la reproducción.

ENFOQUE GENITALISTA, SENSUALISTA:

Frente al enfoque racionalista surge, reactivamente, el sensualista-genitalista. No es


posterior, cronológicamente hablando. Es un grito desesperado contra la racionalidad
imperante.

Este enfoque es una reacción, y como toda reacción, padece de los mismos defectos de
quien intenta defenderse. También es dualista, reduce la sexualidad al individuo, por eso
se queda en lo sensual y genital de modo muy limitado. Por insistir tanto en la necesidad
de gozar y del placer, cae en su tiranía y en la del orgasmo y obstaculiza lo que es medio
o consecuencia.

Le interesa un conocimiento profundo de cómo funciona todo el cuerpo y la sexualidad


del hombre; de como estimular y suprimir las inhibiciones para que pueda sentir, vivir,
gozar. Interesa el presente. Solo es importante lo que se “ve” y “se toca”.

Este enfoque complementándose con el anterior, va a generar el tipo de familia


“confort”, individualista y consumista, que confunde amor con posesión. El otro vale en
cuanto me brinda placer y satisfacción.

Este enfoque persigue el placer que lleva al hedonismo, termina en un “hastío” sexual;
trata de superar la monotonía y vaciedad de la vida, buscando novedades, refinamientos
cada vez más audaces.
Cuando hay una relación verdaderamente humana (total) entre personas, la relación
sexual es un acto en definitiva frustrante, enajenante, de mera satisfacción individual,
que aleja del “otro” como “persona” porque no se compromete con él. La pareja se
disgrega o no existe; la familia se deteriora; la sociedad se altera porque está integrada
por individuos aislados y frustrados… La comunidad no logra superar ese
individualismo que intenta evadirse en la búsqueda obsesiva del placer…

No se puede negar que este enfoque lleva a conocer el cuerpo, la sexualidad, la


genitalidad, el acto sexual, pero, no puede ofrecer una educación sexual sino instrucción
e información sexual.

Es un paso adelante, un paso valioso, porque ha sacado del tabú un tema crucial: ha
liberado lo erótico. Pero ha quedado atrapado en su propio inmanentismo y
organicismo, en el hombre individual y aislado; en su concepción parcializada del
hombre, en la absolutización del placer.

En este modelo se puede divisar ciertas características de la sociedad posmoderna, una


de ellas es la concepción de familia. Este enfoque va a generar el tipo de familia
“confort”, individualista y consumista, que confunde amor con posesión. El otro vale en
cuanto me brinda placer y satisfacción. Se aleja notablemente de la cosmovisión
personalista donde familia o pareja es sinónimo de donación, de complementación de un
tú más un yo.

En este enfoque podemos ver que sexo se ha convertido en un objeto más de


consumo impulsado por un deseo intenso y mágico, con garantía de abandonar en
cuanto las ganas desaparezcan, atento a cumplir las expectativas en él depositadas y
pendiente de un cuerpo eternamente joven, bello y dispuesto a conseguir “el anhelado
gran orgasmo”. Hombres y mujeres quieren disfrutar del sexo por igual, mostrándose en
todo momento dispuestos, gozosos, divertidos y satisfechos

COSMOVISIÓN PERSONALISTA:

Responde al modo de percibir de la época, una percepción limitada, reducida, estática…


Las consecuencias están a la vista: violencia, agresión, aislamiento; sexo desprestigiado;
familia en crisis, etc… y la escuela, la educación muy alejada de varias de estas
perspectivas.

Si se desea avanzar, debemos superar dialécticamente la antinomia y ese dualismo. Una


cosmovisión que pueda percibir al hombre como unidad y totalidad, como persona y
comunidad.

Tiende a humanizar la sexualidad y por ello busca una educación que personalice, que
haga creer al hombre y a la humanidad. Este crecimiento no es posible sin libertad y sin
liberación, porque sin ellas no alcanzará humanización y plenitud.
Es una percepción dinámica, dialéctica de la vida y del hombre.

Esta concepción parte de una visión antropológica unitaria, holística, totalizadora. Se


origina y está centrada en la “persona”, considerada como realidad única e indivisible.

Este fundamento antropológico se expresa psicológicamente como “personalidad”,


como “configuración única “, “organización dinámica”, “estilo propio y singular”. En
este enfoque entran lo corporal y lo pulsional: lo emocional y lo afectivo; lo racional, lo
intelectual y lo espiritual, todo en unidad, en una estructurada por el sujeto mismo: su
estilo, su configuración, su organización. Desde esta unidad puede percibir su identidad,
su autonomía y libertad.

La persona es una realidad dinámica y dialéctica, es un continuum, un devenir, un ser-


siendo. Es y busca ser. Identidad y autotrascendencia. Nunca está conforme: busca
crecer más, realizarse.

Esta totalidad, dinámica y dialéctica, es alteridad o racionalidad. La persona coexiste


con el otro, se realiza y se descubre con el otro.

Ser varón o ser mujer es un modo propio de vivir la sexualidad, de ser, de sentir, de
percibir, de comunicarse; un modo propio de vivir y expresar el amor. Se ama como
varón o como mujer, viril o femeninamente. Es una cualidad o modo propio de existir
entre seres humanos. Lo masculino o femenino no son dos “especies”, seres extraños,
son semejantes y compatibles; existe una sola especie: el hombre, el ser humano.

Desde una mirada personal puedo decir que esta cosmovisión es un hibrido entre el
enfoque racionalista y el enfoque sensualista. Hay aspectos que no son considerados en
el enfoque racionalista y otros que no lo son en el enfoque sensualistas, esta
cosmovisión los contempla y los integra.

Además, me parece oportuno rescatar el concepto de pareja que nos brindan Martín y
Madrid; hablan la capacidad de formar una pareja adulta. Esto es fruto de un amor
maduro y éste de un aprendizaje, de donación, entrega, generosidad, en el cual se
encuentran en un YO-TU dos personas que se eligen y deciden realizar una vida en
común.

Un aspecto de suma importancia para educadores es la definición de educación sexual


que nos aportan los autores; expresan que cuando hablamos de educación sexual
estamos hablando de educación en y para el amor. De ahí la importancia de la
personalidad del “educador”. Si es verdad que el educador debe testimoniar lo que
dice… en educación sexual la presencia, la personalidad y las actitudes del educador
adquieren una relevancia de primera magnitud, no solo por las interferencias que pueda
realizar, sino también por sus proyecciones y, fundamentalmente, porque esa persona o
pareja se constituye, por su mera presencia, en modelo (o antimodelo) de identificación
(positiva o negativa).
Enfoque Enfoque Cosmovisión
racionalista genitalista, personalista
sensualista
 Influye en el  Persigue el  Percibe al
individuo y en la placer que hombre
sociedad lleva al como unidad
 La sexualidad es hedonismo y totalidad,
biológica como
 Es elitista,  Se polariza persona y
moralista y en el comunidad.
aristocrático cuerpo, en
 Sobredimensiona lo el sentir, en  Tiende a
psíquico, reprime lo el acto humanizar la
afectivo sexual. sexualidad

 Procreación  Importa el  Educación


Espíritu individuo y que
sociedad su placer, personalice
no los otros.
 Es vivencia
y
actualidad.
 Es presente
e
inmediatism
o en los
individuos.
 Placer
Cuerpo
individuo
EDUCACION SEXUAL INTEGRAL

ENFOQUES EN EDUCACIÓN SEXUAL

Profesora: Fontana, Adriana

Alumna: Fábrega, Macarena

2018