Está en la página 1de 2

DEL AMPARO POLICIAL

A través del presente estudio pretendo dar a conocer a los Abogados litigantes
usuarios del servicio policial un poco más detallado lo referente al Procedimiento
Administrativo utilizado para la tramitación del Amparo Policial, con el objetivo de evitar
abusos en la utilización del mismo, lo que conlleva al uso innecesario de fuerzas y medios
de la Institución Policial.

Desde el punto de visto jurídico el Amparo Policial es una Institución Policial


Administrativa legalmente constituida con base en el Artículo 20 del Reglamento de
Policía de 1880 y regulada con base en la Disposición No. 014-05 del Director General
en retiro de la Policía Nacional Primer Comisionado Edwin Cordero Ardila, dicho
procedimiento esta en concordancia con el Arto 3 inciso 12 de la ley 228, Artos 1733 y
1734 del Código Civil y Arto 1683 del Código de Procedimiento Civil.

Con fundamento en los Artículos antes señalados el Amparo Policial tiene por naturaleza
jurídica brindar protección policial a toda persona cuando por las vías de hecho se atenta
o amenaza en contra de su libertad, honor o propiedad. Se aclara que en el presente
caso el Amparo Policial esta referido sólo a la protección policial que se debe brindar a
la propiedad y no a la libertad o el honor, puesto que para éstos existen otros
mecanismos jurídicos de protección como son el recurso de exhibición personal y la
querella por injuria o calumnia.

Para que el amparo policial pueda tener cabida es condición sine qua non que el
solicitante o a favor de quien se solicita el amparo policial tenga la calidad de poseedor
del bien inmueble que se atente o amenace. De acuerdo a la doctrina del Derecho Civil
la calidad de poseedor se obtiene cumpliendo dos requisitos esenciales; la posesión
material del bien y el ánimo de dueño que sobre el bien se tiene. Es por ello que el
amparo policial no procede en aquellos casos en que se pretende amparar a un
arrendador con respecto a un bien inmueble arrendado, pues en el presente caso falta
el ánimo de dueño y el recurrente es solamente un mero tenedor del bien que pretende
amparar. De igual forma no procede en casos de tomas masiva de propiedades
motivadas por conflictos de carácter político, social o reivindicativo ya que está referido
sólo a conflictos entre particulares.

De igual forma se aclara que la acción protectora que la Policía Nacional debe brindar es
meramente preventiva ya que su objetivo es prevenir la comisión de hechos delictivos y
preservar los derechos e intereses de las personas y no la ejecución de desalojos o
entrega material de propiedades.

Una vez presentado el escrito de solicitud de amparo policial, la Policía Nacional


realizará una inspección ocular in situ en el lugar de los hechos, en donde determinará
entre otros aspectos de interés policial; la calidad de poseedor del solicitante y la
existencia de actos perturbatorios que sobre la posesión se han ejecutado, quien con
fundamento en ello emitirá una resolución administrativa declarando con lugar o sin
lugar la solicitud presentada. Si el recurrente es favorecido con el Amparo Policial, éste
tiene el término de quince días para presentar ante el juez competente el interdicto
posesorio correspondiente con base en la certificación de las diligencias policiales
efectuadas, quien aplicará la sanción establecida en el Arto 1733 del Código Civil, o de
lo contrario cesará la protección policial.

No es necesario para solicitar el amparo policial que el recurrente presente los títulos
justificativos del derecho de dominio que sobre el bien se tenga, ya que en el presente
caso el asunto no versa sobre el dominio del bien sino sobre la posesión que de él se
tenga.

De igual forma el amparo policial no procede cuando se trata de hechos consumados,


ya que la naturaleza del mismo es meramente preventiva por lo que los hechos
consumados son del resorte judicial y no del ámbito policial.

Esperando haber abordado los aspectos principales relacionados a la tramitación del


Amparo Policial les saludo.

Masaya, 22 de febrero del año 2010

EDWIN ORLANDO MENESES, ASESOR JURIDICO POLICIA NACIONAL. DEPARTAMENTO DE


MASAYA.
¨ El autor es Licenciado en Derecho.