Está en la página 1de 10

La historia olvidada de la crisis

financiera
Lo que el mundo debería haber aprendido en 2008
Por Adam Tooze

"Septiembre y octubre de 2008 fue la peor crisis financiera en la historia global, incluida la Gran
Depresión". Ben Bernanke, entonces presidente de la Reserva Federal de los EE. UU., Hizo esta
afirmación notable en noviembre de 2009, justo un año después de la crisis. Hoy, una década
después de la crisis, hay muchas razones para de acuerdo con la evaluación de Bernanke : 2008
debe servir como una advertencia de la escala y la velocidad con que se pueden desarrollar las
crisis financieras mundiales en el siglo XXI.

La historia básica de la crisis financiera es bastante familiar. El problema comenzó en 2007 con
una desaceleración en los mercados inmobiliarios de Estados Unidos y Europa; A medida que los
precios de la vivienda cayeron de California a Irlanda, los propietarios de viviendas se atrasaron
con los pagos de sus hipotecas, y los prestamistas pronto comenzaron a sentir el calor. Gracias a
la profunda integración de los mercados mundiales de banca, valores y financiación, el contagio
se extendió rápidamente a las principales instituciones financieras de todo el mundo. A finales de
2008, los bancos de Bélgica, Francia, Alemania, Irlanda, Letonia, Países Bajos, Portugal, Rusia,
España, Corea del Sur, el Reino Unido y los Estados Unidos se enfrentaron a todos. crisis
existenciales . Muchos ya se habían derrumbado, y muchos otros lo harían en poco tiempo.
La Gran Depresión de la década de 1930 es recordada como el peor desastre económico en la
historia moderna, que resultó en gran parte de respuestas políticas ineptas, pero estuvo mucho
menos sincronizada que la crisis en 2008. Aunque más bancos fracasaron durante la Depresión,
estos fracasos se dispersaron entre 1929 y 1933 e involucraron balances mucho más pequeños. En
2008, tanto la escala como la velocidad de la implosión fueron impresionantes. Según los datos
del Banco de Pagos Internacionales, los flujos brutos de capital en todo el mundo se redujeron en
un 90 por ciento entre 2007 y 2008.
A medida que los flujos de capital se secaban, la crisis pronto se transformó en una recesión
aplastante en la economía real. El "gran colapso comercial" de 2008 fue la contracción
sincronizada más severa en el comercio internacional jamás registrada. Dentro de los nueve meses
de su pico anterior a la crisis, en abril de 2008, las exportaciones globales disminuyeron un 22 por
ciento. (Durante la Gran Depresión, el comercio tardó casi dos años en desplomarse en una
cantidad similar). En los Estados Unidos, desde fines de 2008 hasta principios de 2009, 800,000
personas perdían sus empleos cada mes. Para 2015, más de nueve millones de familias
estadounidenses perderían sus hogares debido a una ejecución hipotecaria, el mayor movimiento
de población forzada en los Estados Unidos desde el Dust Bowl. Mientras tanto, en Europa, los
bancos en crisis y las finanzas públicas frágiles crearon una crisis que Casi divide la eurozona .
Diez años después, hay poco consenso sobre el significado de 2008 y sus consecuencias. Han
surgido narraciones parciales para resaltar este o aquel aspecto de la crisis, incluso cuando se han
olvidado elementos cruciales de la historia. En los Estados Unidos, los recuerdos se han centrado
en la imprudencia del gobierno y la criminalidad privada que condujeron al choque; En Europa,
los líderes se han contentado con echarle la culpa de todo a los estadounidenses.
De hecho, los banqueros a ambos lados del Atlántico crearon el sistema que implosionó en 2008.
El colapso podría haber devastado fácilmente las economías de los Estados Unidos y Europa si no
hubiera sido por improvisación por parte de los funcionarios de los Estados Unidos en la Reserva
Federal, quienes aprovecharon conexiones transatlánticas que habían heredado del siglo
veinte para detener la corrida bancaria mundial. Que esta realidad se haya oscurecido habla tanto
de la polémica política de gestión de las finanzas globales como de la creciente distancia entre
Estados Unidos y Europa. Más importante aún, hace una pregunta sobre el futuro de la
globalización financiera: ¿Cómo un mundo multipolar que se ha movido más allá de las estructuras
transatlánticas del siglo pasado enfrentará la próxima crisis?

CUENTOS LARGOS

Uno de los tropos más comunes que surgen desde 2008 es que nadie predijo la crisis. Esta es una
construcción posterior al hecho. En verdad, hubo muchas predicciones de una crisis, pero no de la
crisis que finalmente llegó.
Los macroeconomistas de todo el mundo habían advertido durante mucho tiempo sobre los
desequilibrios mundiales derivados del déficit comercial y presupuestario de Estados Unidos y la
acumulación de deuda estadounidense en China, que temían que podría desencadenar una venta
masiva del dólar. El economista Paul Krugman advertido en 2006 de "un momento de Wile E.
Coyote", en el que los inversores, reconociendo los fundamentos pobres de la economía de los
Estados Unidos, huirían repentinamente de los activos denominados en dólares, paralizarían la
economía mundial y enviarían las tasas de interés al alza.
Pero los mejores y los más brillantes estaban leyendo los signos equivocados. Cuando llegó la
crisis, los chinos no vendieron los activos estadounidenses. Aunque redujeron sus participaciones
en empresas patrocinadas por el gobierno de los EE. UU., Como los prestamistas hipotecarios
Fannie Mae y Freddie Mac, aumentaron sus compras de bonos del Tesoro de los EE. UU.,
Negándose a unirse a los rusos en una incursión bajista sobre el dólar. En lugar de caer según lo
previsto, el dólar subió en realidad en el otoño de 2008. Lo que las autoridades de los Estados
Unidos enfrentaban no era una crisis sino-estadounidense, sino una implosión del sistema bancario
transatlántico, una crisis del capitalismo financiero.
Y la crisis fue general, no solo estadounidense, aunque a los europeos les costó creerla. Cuando,
durante el fin de semana del 13 al 14 de septiembre de 2008, el secretario del Tesoro de Estados
Unidos, Henry Paulson, y otros funcionarios intentaron organizar la venta del fallido banco de
inversión Lehman Brothers al banco británico Barclays, la reacción de Alistair Darling, el canciller
británico del El tesoro, estaba diciendo. No quería, le dijo a sus homólogos estadounidenses, que
"importara" el "cáncer" de Estados Unidos, a pesar de que los bancos del Reino Unido ya se
estaban derrumbando a su alrededor.
Para los europeos, la crisis fue el resultado de los Estados Unidos.

Los franceses y los alemanes no fueron menos enfáticos. En septiembre de 2008, cuando la crisis
se estaba globalizando, el ministro de finanzas alemán, Peer Steinbrück , declaró que era "un
problema estadounidense" lo que haría que Estados Unidos "perdiera su estatus de superpotencia
del sistema financiero mundial ". El presidente Nicolas Sarkozy anunció que el "laissez faire" de
estilo estadounidense estaba "terminado". Para los europeos, la idea de una crisis estadounidense
tenía sentido. Los Estados Unidos se dejaron llevar por las guerras equivocadas de elección y se
negaron a pagar por ellas. Vivía mucho más allá de sus medios, y la crisis era su resultado. Pero
las predicciones confiables de que esto era un problema de los Estados Unidos fueron rápidamente
superadas por los eventos. Los bancos de Europa no solo estaban profundamente involucrados en
la crisis sub-prime de EE. UU., Sino que sus modelos de negocios los dejaron desesperadamente
dependientes de la financiación en dólares. El resultado fue enviar al continente a una crisis
económica y política de la que solo ahora se está recuperando.
Incluso hoy en día, los estadounidenses y los europeos tienen recuerdos muy diferentes de la crisis
financiera. Para muchos comentaristas estadounidenses, se presenta como un momento en un arco
prolongado de declive nacional y la prehistoria de la radicalización del Partido Republicano. En
septiembre de 2008, la Cámara de Representantes encabezada por los republicanos votó en contra
del plan de rescate de la administración Bush para salvar a la economía nacional de una inminente
implosión (aunque se aprobó un proyecto de ley similar a principios de octubre); Unos meses más
tarde, después de una elección perdida y en un momento en que 800,000 estadounidenses fueron
despedidos cada mes, los republicanos de la Cámara votaron casi por unanimidad en contra del
proyecto de ley de estímulo del presidente Barack Obama. La crisis marcó el comienzo de una
nueva era de antagonismo partidista absoluto que rock democracia americana a sus cimientos.
Mientras tanto, los europeos siguen contentos con dejar que Estados Unidos asuma la
culpa. Francia y Alemania no tienen equivalente de The Big Short, el libro más vendido (y más
tarde película) que dramatizó los eventos de 2008 como un conflicto totalmente estadounidense
entre las fuerzas del instinto de manada y el individualismo robusto, encarnado por los
especuladores heterodoxos que vieron viene la crisis Los alemanes no pueden ignorar que
Deutsche Bank fue un jugador importante en esos eventos, pero pueden explicarlo fácilmente
alegando que el banco abandonó su alma alemana. Y así como los europeos han optado por olvidar
sus propios errores, también han olvidado lo que la crisis reveló sobre la dependencia de Europa
de los Estados Unidos, una verdad incómoda para las élites europeas en un momento en que
Bruselas y Washington se están alejando.
EDUARDO MUNOZ / durante un apagón, octubre de 2012.

UN PUÑADO DE DÓLARES
Las ilusiones persistentes de Europa se mostraron en un comunicado de prensa de la Comisión
Europea del 9 de agosto de 2017. En él, la comisión anunció que la "crisis no comenzó en Europa"
y que el problema subyacente había sido la "exposición a los mercados de hipotecas de alto riesgo
en los Estados Unidos", lo que desencadenó la profunda recesión europea que siguió. Bruselas
pasó a tomar crédito por mitigar esa recesión a través de las "decisiones políticas fuertes" de las
instituciones de la UE y los estados miembros.
El momento del comunicado de prensa fue significativo. Llegó el décimo aniversario de lo que la
mayoría de los expertos considera el verdadero comienzo de la crisis financiera mundial: el 9 de
agosto de 2007, cuando el banco francés BNP Paribas anunció que estaba congelando tres de sus
fondos de inversión debido a la volatilidad en Los mercados de valores respaldados por activos en
los Estados Unidos. Esta fue la primera indicación de que la desaceleración de los precios de la
vivienda, que comenzó a principios de 2007, tendría ramificaciones globales . Ese mismo día, el
Banco Central Europeo (BCE) se alarmó lo suficiente como para inyectar $ 131 mil millones en
liquidez en el sistema bancario europeo.

El análisis de la comisión de lo que sucedió en 2007 fue revelador. Dejó de lado, por un momento,
el hecho de que los problemas en un banco francés fueron la ocasión del aniversario, que hubo
grandes incautaciones de bienes raíces en Irlanda y España, y que Grecia e Italia habían acumulado
sus propias deudas peligrosas. ¿Qué, exactamente, expuso la implosión de los mercados de
hipotecas de alto riesgo de EE. UU.?

El sistema hipotecario de los Estados Unidos obviamente estaba roto. Algunos de los préstamos
eran criminales. Y el diseño de los valores respaldados por hipotecas, muchos de los cuales
obtuvieron las más altas calificaciones de bonos al agrupar las hipotecas malas, fue
defectuoso. Pero ninguno de estos problemas explica por qué la crisis precipitó una crisis bancaria
mundial. Después de todo, los inversores perdieron más dinero cuando estalló la burbuja de las
punto-com en 2000 y 2001, pero eso no llevó al sistema financiero global al borde del desastre.
Lo que convirtió a 2008 en la peor crisis bancaria de la historia fue un nuevo modelo de negocio
para los bancos. Tradicionalmente, la mayoría de los bancos habían financiado sus operaciones a
través de lo que se conoce como banca "minorista", en la que los consumidores prestan dinero a
los bancos en forma de depósitos, que los bancos utilizan para otorgar préstamos. Sin embargo, a
partir de la década de 1980, los bancos de todo el mundo se movieron cada vez más hacia la banca
"mayorista", financiando sus operaciones a través de grandes préstamos a corto plazo de otras
instituciones financieras, como otros bancos y fondos del mercado monetario. El motivo de este
cambio fue la ganancia y la supervivencia competitiva. La financiación mayorista les dio a los
bancos la capacidad de tomar prestadas sumas de dinero mucho mayores de lo que podían en el
mercado minorista, lo que les permite estar más apalancados y, por lo tanto, más expuestos al
riesgo, que nunca antes.
Pero la amenaza real para la economía global no era solo que los bancos en los Estados Unidos,
Europa y, en cierta medida, Rusia y Asia se estaban sobredimensionando; también fue que gran
parte de la financiación a corto plazo de estos bancos implicaba desajustes de divisas. Para hacer
negocios en los Estados Unidos, los bancos no estadounidenses necesitaron dólares, que
obtuvieron de los mercados mayoristas a través de una variedad de métodos: obtener préstamos en
efectivo no garantizados de fuentes de los EE. UU., Emitir papel comercial (esencialmente IOU a
corto plazo) y, fundamentalmente , utilizando los mercados de intercambio de divisas para recibir
préstamos en dólares a corto plazo a cambio de sus propias monedas locales, con la promesa de
"intercambiar" las monedas al final del plazo del préstamo. En resumen, los bancos extranjeros
acumulaban pasivos considerables que debían pagarse en dólares. Si los mercados monetarios
donde obtuvieron estos dólares dejaron de funcionar, muchos de los bancos del mundo estarían
inmediatamente en riesgo de fracasar.
Y de hecho, eso es precisamente lo que sucedió. El primer gran banco que fracasó de manera
espectacular fue el prestamista británico Northern Rock, en agosto y septiembre de 2007. No tuvo
ninguna exposición a las hipotecas de alto riesgo estadounidenses, pero su modelo de
financiamiento se basó abrumadoramente en los préstamos mayoristas de todo el mundo. Lo que
cortó el acceso de Northern Rock a la financiación fue el anuncio de BNP Paribas el 9 de
agosto. Esto envió una señal a los prestamistas mayoristas de que había más bancos con activos
malos de lo que nadie había entendido previamente.Con la extensión del contagio desconocido,
los préstamos al por mayor se detuvieron. Cinco días después, Northern Rock informó a los
reguladores británicos que necesitaría ayuda.
El cierre de la financiación bancaria se extendió rápidamente en todo el sistema financiero
mundial, llegando incluso a Rusia y Corea del Sur, países alejados de la debacle de las hipotecas
de alto riesgo, pero cuyos bancos dependían de los mismos mercados mayoristas que ahora se
encuentran bajo presión. El mundo fue testigo de una carrera de un banco transnacional de un
billón de dólares.

A fines de 2007, el mundo fue testigo de una operación transnacional de bancos transnacionales.

La gente tiende a pensar que la globalización implica la El aumento de los mercados emergentes
como China e India , y en la fabricación y los productos básicos, estos países han sido los motores
del crecimiento. Pero a principios del siglo XXI, la globalización financiera aún giraba en torno al
eje transatlántico, y fue entre Estados Unidos y Europa que el verdadero desastre amenazó. El
Banco de Pagos Internacionales estimó que, a fin de cuentas, para fines de 2007, los bancos
europeos habrían necesitado recaudar entre $ 1 billón y $ 1,2 billones para cubrir las brechas en
sus balances entre los activos en dólares y la financiación en dólares. En los buenos tiempos, estos
bancos habían obtenido fácilmente financiamiento a través de swaps de divisas y mercados
mayoristas. Ahora, con los mercados interbancarios secándose, estaban desesperados por los
dólares.
Para el otoño de 2007, los funcionarios en los Estados Unidos habían empezado a temer que los
bancos europeos, en un frenético intento de ganar dólares para pagar sus facturas, liquidaran sus
carteras de dólares en una gigantesca venta al fuego. Y como estos bancos poseían el 29 por ciento
de todos los valores respaldados por hipotecas no conformes y de alto riesgo en los Estados Unidos,
esto no era solo un problema europeo. El escenario de pesadilla para los estadounidenses fue que
los bancos europeos descargarían sus tenencias en dólares, haciendo que los precios de los valores
respaldados por hipotecas se debilitaran y obligando a los bancos estadounidenses, que tenían
cantidades aún mayores de esos valores, a reconocer enormes pérdidas, lo que provocó que un
banco Una carrera que habría superado los furiosos esfuerzos de las autoridades estadounidenses
por restablecer la estabilidad. Fue este riesgo de implosión simultánea en ambos lados del
Atlántico lo que convirtió a 2008 en la crisis más peligrosa que jamás se haya visto.

LLAMANDO A LOS FEDS

Con amenaza de desastre, la pregunta se convirtió en cómo responder. En el otoño de 2008, los
gobiernos de Occidente se apresuraron a rescatar a sus instituciones financieras enfermas. En los
Estados Unidos, Washington acudió en ayuda del banco de inversión Bear Stearns, Fannie Mae y
Freddie Mac, y del gigante asegurador AIG. El Reino Unido efectivamente nacionalizó HBOS,
Lloyds y el Royal Bank of Scotland. Bélgica, Francia, Alemania, Irlanda y Suiza tomaron medidas
de emergencia para rescatar a sus propios sectores bancarios.
A medida que se extendían los problemas, comenzó la diplomacia de la crisis. La cumbre inaugural
de líderes del G-20 se reunió en noviembre de 2008 y reunió a jefes de estado de países en
desarrollo como Brasil, China e India, además de los del mundo desarrollado. El nacimiento del
G-20 reflejó una economía mundial multipolar en la que los mercados emergentes tenían un nuevo
peso. Pero también recurrió a instituciones como el Fondo Monetario Internacional, que muchos
países en desarrollo vieron con hostilidad, tanto más sensibles. Nadie en Washington quería
repetir las controversias de la crisis financiera asiática a fines de la década de 1990, cuando los
beneficiarios de los préstamos draconianos del FMI fueron vistos como violaciones de la soberanía
nacional.
Detrás de las escenas, los funcionarios estadounidenses estaban poniendo en marcha un
mecanismo de rescate alternativo. El problema central era que los bancos del mundo necesitaban
fondos en dólares. Y la única institución que podría satisfacer esa necesidad fue la Reserva
Federal.
Los funcionarios de la Fed ya habían empezado a preocuparse por las brechas de financiamiento
de los bancos europeos hacia fines de 2007. Para diciembre de ese año, Bernanke y Timothy
Geithner, entonces presidente del Banco de la Reserva Federal de Nueva York, habían comenzado
a ofrecer programas especiales de liquidez a Wall Street, dando a las instituciones financieras de
EE. UU. Acceso a efectivo barato con la esperanza de estabilizar sus balances y evitar una venta
arruinadora de valores respaldados por hipotecas. Inmediatamente, los bancos europeos
comenzaron a sumergirse en estos fondos. Los europeos se llevaron más de la mitad de los $ 3.3
trillones ofrecidos a través del Servicio de subasta a plazo de la Fed, que subastó préstamos a corto
plazo a bajo interés, y el 72 por ciento de los acuerdos proporcionados a través de la operación de
mercado abierto de un solo tramo, una Fed poco publicitada. Programa de liquidez que se extendió
de marzo a diciembre de 2008. (Credit Suisse solo tomó una cuarta parte de los fondos de ese
programa).
El hecho de que la Reserva Federal actuara como prestamista de última instancia para los bancos
extranjeros era sin duda algo inusual, pero estos eran tiempos desesperados, y tenía que evitar a
toda costa la venta por incendio en Europa de los activos estadounidenses. Sin embargo, a medida
que la crisis se intensificaba, los líderes de la Fed descubrieron que simplemente no sería suficiente
proporcionar a los bancos europeos acceso a los programas de liquidez de Wall Street. Sus
necesidades de financiamiento eran demasiado grandes y carecían de garantías suficientes de alta
calidad en Nueva York. Así que Geithner y la Reserva Federal de Nueva York recurrieron a un
mecanismo indirecto para proporcionarles dólares, reutilizando un instrumento olvidado hace
mucho tiempo conocido como "línea de intercambio de liquidez".
Las líneas de canje de liquidez son contratos entre dos bancos centrales, en este caso, la Reserva
Federal y un banco central extranjero, para cambiar temporalmente las monedas: la Reserva
Federal proporciona a su contraparte una cantidad fija de dólares y, a cambio, recibe una cantidad
equivalente de la moneda local de ese banco. . (El banco central extranjero también paga un
margen de interés a la Reserva Federal). Las líneas de canje de liquidez se usaron ampliamente en
la década de 1960 para enfrentar las tensiones en el sistema de Bretton Woods, que, al obligar a
los países a respaldar su dinero con oro, llevaron a frecuentes desequilibrios monetarios, pero
desde entonces se habían limitado a emergencias, como cuando se utilizaron para ayudar al Banco
de México durante el Crisis del peso de 1994-95 .La reactivación de las líneas de swap de
liquidez en 2007–8 aseguró que no habría picos peligrosos en los costos de financiamiento de los
principales bancos asiáticos, europeos y latinoamericanos. Si la financiación interbancaria se
ajustara demasiado, el sistema financiero mundial recibiría dólares directamente de la Reserva
Federal.
Los principales beneficiarios de las líneas de swap fueron los bancos centrales de Japón, Europa y
los principales países de mercados emergentes, que ahora podrían tomar dólares de la Reserva
Federal para transferirlos a sus propios bancos en dificultades. La Reserva Federal introdujo las
líneas de canje de liquidez en diciembre de 2007 y se incrementaron rápidamente hasta un límite
permisible de $ 620 mil millones. El 13 de octubre de 2008, fueron destapados, otorgando a los
principales bancos centrales extranjeros derechos de giro ilimitados en dólares. Para diciembre de
2008, las líneas de swap eran la partida pendiente más grande en el balance de la Reserva
Federal. Las líneas de swap operaron en varios plazos, desde una noche hasta tres meses. Pero si,
para efectos contables, se estandarizaron a un plazo de 28 días, entre diciembre de 2007 y agosto
de 2010, la Reserva Federal proporcionó a sus contrapartes asiáticas, europeas y latinoamericanas
solo unos 4.5 billones de dólares en liquidez, de los cuales solo el BCE Tomó $ 2.5 billones. El
hecho de que la brecha financiera gigante de los bancos europeos no se haya convertido en una
crisis financiera transatlántica en toda regla se debe en gran parte a estas líneas de intercambio.
Si bien las líneas de swap se podían descartar como acuerdos técnicos internos entre los bancos
centrales, representaban una transformación fundamental del sistema financiero global. Los
bancos centrales del mundo se convirtieron efectivamente en divisiones extraterritoriales de la
Reserva Federal, conductos para cualquier liquidez en dólares que requiera el sistema
financiero. La Fed, es decir, se convirtió en un prestamista global de último recurso. Mientras que
antes de 2008 muchos esperaban una inminente venta de dólares, la crisis terminó confirmando la
centralidad de la Reserva Federal para el sistema financiero mundial. Y al gestionar con éxito la
crisis, la Reserva Federal reforzó el atractivo del dólar como la moneda comercial del mundo.
Pero al establecer el sistema de línea de swap, la Fed también confirmó una jerarquía de bancos
centrales. El sistema incluía los bancos centrales europeos obvios, como el BCE, el Banco de
Inglaterra y el Banco Nacional de Suiza, y los de Canadá y Japón. Pero también incluía a los
bancos centrales de los principales centros financieros de mercados emergentes, como Brasil,
México, Singapur y Corea del Sur. Ellos estaban en; Los gustos de China, India y Rusia no lo
eran. Los veteranos del programa de la línea de intercambio de la Reserva Federal, que me
hablaron con la condición de anonimato, admitieron que sabían que al implementarlo se estaban
desviando hacia un terreno geopolítico. Recopilaron cuidadosamente una lista de los 14 bancos
centrales que debían participar en el programa, todos los cuales debían ser aprobados por el
Departamento del Tesoro de los Estados Unidos y el Departamento de Estado. Las actas de la Fed
de la reunión del Comité Federal de Mercado Abierto del 29 de octubre de 2008 registran que al
menos dos solicitantes fueron rechazados, pero sus nombres fueron eliminados. No todos eran lo
suficientemente importantes, o estaban suficientemente alineados política y económicamente con
los Estados Unidos, para calificar.
El sistema de línea de intercambio no era secreto, pero tampoco estaba pregonado. Este no fue el
momento del Plan Marshall, y los funcionarios de los Estados Unidos no tenían ningún deseo de
dar a conocer el hecho de que venían al rescate del mundo. La incapacidad de los megabancos de
Europa para reunir los billones de dólares que debían suponía un riesgo tan grande para la
economía de los Estados Unidos que no hacer nada simplemente no era una opción. Tan
discretamente, la Fed ofreció una mano a los europeos.
Los bancos centrales del mundo se convirtieron efectivamente en divisiones offshore de la Fed.

Las líneas de canje de liquidez terminaron rápidamente en 2009, cuando los mercados privados de
crédito comenzaron a recuperarse. Los detalles completos de los programas de liquidez no se
revelaron hasta 2011, cuando la Corte Suprema de los EE. UU. Ordenó a la Fed que divulgara los
datos a los reporteros de Bloomberg. Había una buena razón para el secreto: los bancos centrales
no desean estigmatizar a los prestatarios que se valen del apoyo cuando lo necesitan , y anunciar
que los bancos centrales más importantes del mundo desesperados por la financiación en dólares
podrían haber asustado a los mercados internacionales. El resultado, sin embargo, es que las
acciones de la Reserva Federal para salvar el sistema financiero global han sido en gran parte
olvidadas. Una intervención sin precedentes efectivamente desapareció por un agujero de
memoria.

EL FUEGO LA PRÓXIMA VEZ

Hoy, las líneas de intercambio son una parte oscura de la narrativa en los Estados Unidos; En
Europa, han sido olvidados por completo. La Comisión Europea es libre de vender su historia de
que fue una acción rápida de las autoridades europeas lo que salvó a Europa de una crisis hecha
en los Estados Unidos. Bancos europeos como Barclays y Deutsche Bank pueden proclamar con
orgullo que, a diferencia de sus contrapartes estadounidenses, atravesaron la crisis sin asistencia
estatal, a pesar del hecho de que recibieron de la Fed cientos de miles de millones de dólares en
liquidez. Aunque estas representaciones son profundamente engañosas, hablan mucho sobre el
estado de las relaciones transatlánticas a principios del siglo XXI. Los Estados Unidos y Europa
siguen siendo interdependientes, pero carecen de una historia común para unir la relación.
El año 2008 puede verse así como un momento de transición. Por un lado, marcó una crisis global
del siglo XXI. Por otro lado, la gestión de esa crisis se basó en redes de interdependencia
conformadas por la historia de la relación transatlántica del siglo veinte, redes que eran profundas
pero que los líderes de ambos lados de la división ahora parecen ansiosos por abandonar.

¿Cuáles son las implicaciones para el futuro? Muchos predijeron que después de la crisis, el dólar
perdería su estatus como la principal moneda del mundo, pero sucedió lo contrario. Según las
cifras compiladas por los economistas Ethan Ilzetzki , Carmen Reinhart y Kenneth Rogoff, hoy el
dólar es la moneda de anclaje, el estándar contra el cual están vinculadas otras monedas, para los
países que representan alrededor del 70 por ciento del PIB mundial, un aumento de casi 60 por
ciento. a la vuelta del milenio. Fue la financiación europea, no estadounidense, la que se retiró. Los
acontecimientos de 2008 dejaron a los bancos europeos en una posición debilitada y, desde
entonces, han recurrido a Washington en busca de apoyo. Cuando la crisis de la eurozona fue en
su momento más agudo , en 2010, la Fed reabrió sus líneas de swap y, en noviembre de 2013, se
hicieron permanentes.
Al mismo tiempo que la Reserva Federal puso en marcha a los bancos europeos durante la crisis,
los reguladores estadounidenses empezaron a tener una visión cada vez más tenue de su
estabilidad. Durante las negociaciones en el Comité de Supervisión Bancaria de Basilea a lo largo
de 2010, los funcionarios estadounidenses y europeos se enfrentaron por el endurecimiento de las
normas bancarias y los requisitos de capital. Y después de que Obama promulgó las regulaciones
financieras de Dodd-Frank en julio de ese año, los reguladores estadounidenses comenzaron a
utilizar las disposiciones de la ley para obligar a los bancos europeos en los Estados Unidos a
cumplir con las normas más estrictas o a salir del mercado estadounidense.
El resultado final de la crisis fue, por lo tanto, un retroceso de la conexión extraordinariamente
estrecha entre las finanzas de Estados Unidos y Europa que caracterizó la década de 1990 y los
primeros años de este siglo. Entre 2009 y 2017, los reclamos extranjeros de los bancos como
porcentaje del PIB mundial, un proxy aproximado de la globalización financiera, cayeron en
aproximadamente 22 puntos porcentuales, o alrededor de $ 9.5 billones. La totalidad de esa
reducción fue atribuible a los bancos europeos, y gran parte de ella se produjo en 2009 a través de
un colapso de los reclamos europeos sobre los Estados Unidos. La decisión de Deutsche Bank en
abril de 2018 de reducir su presencia en Wall Street fue un ejemplo tardío de este retiro europeo
más amplio.
Al mismo tiempo que las finanzas europeas se han desglobalizado, los mercados emergentes han
ocupado un lugar central. Las finanzas baratas en dólares permitidas por la política de bajas tasas
de interés de la Fed han llevado a los mercados emergentes a un profundo enredo con el sistema
financiero dominado por Estados Unidos. Para el año 2015, las empresas de China habían tomado
prestados más de $ 1.7 billones en moneda extranjera, la mayor parte en dólares, para satisfacer su
creciente necesidad de financiamiento de inversiones. Esto es rentable para todos los involucrados
y ampliamente visto como un presagio de la integración de China en las finanzas
internacionales; Sin embargo, con este nuevo desarrollo vienen nuevos peligros. Las acciones
emprendidas por la Reserva Federal para gestionar la crisis de 2008 se sustentaron en los restos de
una relación transatlántica que se remonta al final de la Segunda Guerra Mundial; dados los
desgarradores lazos transatlánticos de hoy, es una pregunta abierta si podrá repetir sus esfuerzos
en una escala verdaderamente global cuando llegue la próxima crisis.
Tampoco está claro que la Fed tendrá tanto margen político como lo hizo en 2008. Cuando se le
preguntó acerca de la política de las líneas de cambio en ese entonces, un veterano de la Fed que
me habló con la condición de anonimato comentó que había sido como si los banqueros centrales
del mundo tenían un ángel guardián vigilándolos en el Capitolio. Algunos legisladores entendieron
claramente lo que estaba sucediendo, pero no se hicieron preguntas poco útiles y potencialmente
inertes, como por ejemplo a quiénes se beneficiarían los miles de millones de dólares que se lanzan
a través de las líneas de intercambio. La Fed tenía carta blanca para hacer lo necesario. Dado lo
que ha surgido desde entonces acerca de la escala de sus acciones, el cambio en el clima político
en los Estados Unidos y la probabilidad de que la próxima crisis se produzca en los mercados
emergentes, y muy posiblemente en China, puede tomar más que un tutor.
Ángel para salvar la economía mundial la próxima vez.