Está en la página 1de 2

ESTAMPADO EN FRIO

La estampación en frío se realiza con el material a menor temperatura que la temperatura de


recristalización, por lo que se deforma el grano durante el proceso. Suele aplicarse a piezas de
menor espesor que cuando se trabaja en caliente, usualmente chapas o láminas de espesor uniforme.

Este proceso consiste en deformar plásticamente a la pieza metálica, colocando la pieza entre dos
estampas que, por la presión que ejerce la maquina sobre ellas, le confieren a la pieza la forma
deseada. Esta deformación en frío genera en el material el fenómeno de acritud. Se obtiene una
pieza con una alta dureza. El problema radica en el tamaño y forma de la pieza a fabricar, que se
ven limitados debido a que el material se trabaja en frío.

Las principales operaciones de estampación en frío son:

· Troquelación: punzonado (realización de agujeros), corte (separación de piezas de una chapa) o


acuñación.

· Embutición: obtención de cuerpos huecos a partir de chapa plana.

· Deformación por flexión entre matrices: curvado, plegado o arrollado.

Los materiales utilizados en la estampación en frío son dúctiles y maleables, como el acero de baja
aleación, las aleaciones de aluminio (preferentemente al magnesio, sin cobre), el latón, la plata y el
oro.

Los materiales para estampación en frío deben cumplir las siguientes características:
· Tener una superficie perfecta, sin alteraciones como agujeros, arrugas.

· Tener un espesor uniforme en toda la chapa.

· Tener características uniformes.

Las principales ventajas del trabajo en frío son:

· Mejor precisión.

· Menores tolerancias.

· Mejores acabados superficiales.

· Posibilidades de obtener propiedades de dirección deseadas en el producto final y mayor dureza


de las partes.

El trabajo en frío tiene algunas desventajas ya que requiere mayores fuerzas porque los metales
aumentan su resistencia debido al endurecimiento por deformación, produciendo que el esfuerzo
requerido para continuar la deformación se incremente y contrarreste el incremento de la
resistencia; la reducción de la ductilidad y el aumento de la resistencia a la tensión limitan la
cantidad de operaciones de formado que se puedan realizar a las partes.