Está en la página 1de 40

VICERRECTORÍA ACADÉMICA

FACULTAD DE SALUD, DEPORTE Y RECREACIÓN


ESCUELA DE KINESIOLOGÍA

APUNTE
LA ACTIVIDAD FÍSICA COMO INSTRUMENTO
TERAPÉUTICO EN EL QUEHACER KINÉSICO

Profesor: Cristian Díaz Escobar

1
VICERRECTORÍA ACADÉMICA
FACULTAD DE SALUD, DEPORTE Y RECREACIÓN
ESCUELA DE KINESIOLOGÍA

APUNTE
LA ACTIVIDAD FÍSICA COMO INSTRUMENTO
TERAPÉUTICO EN EL QUEHACER KINÉSICO

CÁTEDRA: ACONDICIONAMIENTO FÍSICO

2015
Profesor: Cristian Díaz Escobar.

Licenciado en Kinesiología y Educación Física, Deportes y


Recreación UMCE; Kinesiólogo y Profesor de Educación Física
UMCE; Kinesiólogo área Fútbol Joven Club Profesional Chileno
Audax Italiano (2002 – 2013); Instructor Kung Fu Sistema Shi Wu
Tou Chile-Alemania (1993 – 2015)

Atiende las cátedras de Metodología del Entrenamiento Deportivo;


Lesiones Músculo Esqueléticas Deportivas; Acondicionamiento
Físico y Prevención en Salud, Universidad Bernardo O`Higgins.

2 LA ACTIVIDAD FÍSICA COMO INSTRUMENTO TERAPÉUTICO EN EL QUEHACER KINÉSICO


VICERRECTORÍA ACADÉMICA
FACULTAD DE SALUD, DEPORTE Y RECREACIÓN
ESCUELA DE KINESIOLOGÍA

INDICE

PRESENTACIÓN.…………………………………………………………………………………………………………………………... 6

INTRODUCCIÓN…………………………………………………………………………………………………………………………….7

LA ACITIVIDAD FÍSICA COMO FACTOR DE INTERVENCIÓN EN LA SALUD PÚBLICA…………………………8

LA ACTIVIDAD FÍSICA RELACIONADA CON LA ADOLESCENCIA…………………………………………………….11

LA ACTIVIDAD FÍSICA Y SUS BENEFICIOS EN LA SALUD DE LAS PERSONAS…………………………………..15

LA ACTIVIDAD FÍSICA RELACIONADA CON LA DIABETES MELLITUS TIPO 2…………………………………..20

LA ACTIVIDAD FÍSICA RELACIONADA CON LA FIBROMIALGIA………………………………………………………24

LA ACTIVIDAD FÍSICA RELACIONADA CON LA ENFERMEDAD OBSTRUCTIVA CRÓNICA………………..27

LA ACTIVIDAD FÍSICA RELACIONADA CON EL ADULTO MAYOR…………………………………………………..31

LA ACTIVIDAD FÍSICA RELACIONADA CON EL ÁMBITO LABORAL………………………………………………..34

CONCLUSIONES…………………………………………………………………………………………………………………………38

BIBLIOGRAFÍA……………………………………………………………………………………………………………………………39

3
VICERRECTORÍA ACADÉMICA
FACULTAD DE SALUD, DEPORTE Y RECREACIÓN
ESCUELA DE KINESIOLOGÍA

PRESENTACION

El presente apunte tiene como propósito orientar a los estudiantes de la carrera de kinesiología de
la Universidad Bernardo O´Higgins en el área físico preventiva, considerando que el
acondicionamiento físico no sólo tiene relación con el rendimiento deportivo, también es un
requisito necesario para realizar variadas actividades en el diario vivir, siendo una condicionante
transversal a todo los ciclos de vida de las personas.

La actividad física es una herramienta fundamental para el quehacer kinésico tanto preventivo
como terapéutico. Más aún para los estudiantes de kinesiología de la UBO al tener como áreas
prioritarias, por parte de la escuela y en el perfil de desarrollo profesional: la prevención y
vinculación con el medio. Ámbitos en los cuales la actividad física saludable debe conformar parte
del constante ser y hacer de los kinesiólogos de esta universidad.

En relación a lo anterior, en la elaboración del documento se realizó una revisión sistemática,


principalmente, en el buscador online Scielo, recabando información en base a los siguientes
conceptos claves: actividad física, salud pública, hábitos saludables, calidad de vida, entre otros.
Material utilizado en conjunto con la experiencia del autor en cuanto su trayectoria como profesor
de Educación Física desde 1998, Kinesiólogo en el área fútbol joven de un club profesional Chileno
2002-2013, grado de instructor internacional de Kung Fu Sistema Shi Wu Tou Chile - Alemania
desde 1993 y gestor de una de las líneas de investigación en adultos mayores de la carrera de
kinesiología. Por lo que se estructura el presente documento de carácter original, como aporte a la
formación de pregrado de los alumnos de kinesiología de la UBO.

4 LA ACTIVIDAD FÍSICA COMO INSTRUMENTO TERAPÉUTICO EN EL QUEHACER KINÉSICO


VICERRECTORÍA ACADÉMICA
FACULTAD DE SALUD, DEPORTE Y RECREACIÓN
ESCUELA DE KINESIOLOGÍA

INTRODUCCIÓN

La actividad física no debe entenderse, solamente, como la acción deportiva que pueden
realizar las personas, la actividad física es todo movimiento que requiere de un gasto
energético. Lamentablemente los informes actuales en salud pública indican que la
realización de actividad física regular, programada e idealmente dirigida por un
profesional del área, está muy lejos de ser parte de los hábitos de vida saludable de
nuestra población, lo que se manifiesta en los altos índices de sedentarismo que se
evidencia en todas las etapas del ciclo de vida de los seres humanos.

Actualmente, la inactividad física se ha establecido como uno de los principales factores


relacionados con el sobrepeso y obesidad de las personas, condición que colabora con el
aumento de las enfermedades crónicas no transmisibles, con el paso de los años. Esta
negativa dinámica en que está inmersa nuestra sociedad debe ser un tema prioritario para
los profesionales de la salud, especialmente para los kinesiólogos, debido a que también
es un elemento clave en la disfuncionalidad del movimiento. Como a su vez, se puede
convertir en un elemento terapéutico prioritario para el manejo tanto preventivo como
terapéutico en el quehacer kinésico.

Para esto último, los estudiantes de la facultad de salud y en especial de kinesiología


deben estructurar en su saber y actuar, la importancia que reviste la actividad física como
factor clave en los hábitos de vida saludable de las personas. Siendo este el propósito del
presente apunte para la carrera de kinesiología de la Facultad de Salud de la UBO.

5 LA ACTIVIDAD FÍSICA COMO INSTRUMENTO TERAPÉUTICO EN EL QUEHACER KINÉSICO


VICERRECTORÍA ACADÉMICA
FACULTAD DE SALUD, DEPORTE Y RECREACIÓN
ESCUELA DE KINESIOLOGÍA

LA ACTIVIDAD FÍSICA COMO FACTOR DE INTERVENCIÓN EN SALUD


PÚBLICA

Resumen: Las sociedades actuales se están clasificando como sedentarias, con inadecuados
hábitos alimenticios y otros factores negativos que en su conjunto aumentan la prevalencia de
enfermedades crónicas no transmisibles. Las políticas en salud pública se comienzan a centrar en
lograr aumentar el nivel de actividad física en la población y para ellos requiere que todos los
profesionales de la salud se comprometan y motiven con esta iniciativa, lo cual sería interesante
comenzar desde el autocuidado de los kinesiólogos.

Actividad física y salud pública

En cuanto a la motricidad humana, Escalante (2011) plantea que el cuerpo humano


necesita de movimiento para mantenerse en condiciones saludables, aunque en la
actualidad la población se mueve menos y con ello el nivel de sedentarismo aumenta
gradualmente. Por su parte, Escolar, Pérez y Corrales (2003) indican a la automatización y
mecanización de los trabajos físicos serían factores importantes en el porcentaje de
sedentarismo existente a nivel mundial; sin desconocer que los avances tecnológicos han
aportado en el bienestar de las personas. No obstante, al moverse menos las personas y
sumar la oferta alimenticia actual; el sedentarismo y las alteraciones del estado nutricional
han generado el incremento de patologías crónica, que se han vuelvo un problema
prioritario en salud pública.

La motricidad humana requiere que el cuerpo humano se mueva, para mantenerse en


condiciones saludables. Aunque en la actualidad la población se mueve menos y con ello el nivel
de sedentarismo aumenta gradualmente.

Martínez, Saldarriaga y Euler (2008) concuerdan con el planteamiento de que los avances
tecnológicos permiten minimizar las tareas físicas por parte de las personas, pero esto
incrementa el sedentarismo. Agregando además, que la situación se sigue agravando, si se
considera que un individuo al moverse menos presenta un menor gasto energético frente
a tareas físicas y si se le suma una inadecuada o excesiva alimentación; con ambos
factores, el incremento de grasa corporal comenzaría a ser constante.

6 LA ACTIVIDAD FÍSICA COMO INSTRUMENTO TERAPÉUTICO EN EL QUEHACER KINÉSICO


VICERRECTORÍA ACADÉMICA
FACULTAD DE SALUD, DEPORTE Y RECREACIÓN
ESCUELA DE KINESIOLOGÍA

A lo anterior, también se le pueden incluir otros hábitos nocivos como tabaquismo y


estrés. Lo que en su conjunto permitiría inferir que se estaría frente a una segunda
revolución epidemiológica global al pasar de las enfermedades infecciosas agudas como
prioridad en décadas pasadas a las enfermedades crónicas degenerativas o no
transmisibles (Martínez, Saldarriaga y Euler 2008). Presentándose como parte de estas
enfermedades: la obesidad, enfermedades cardiovasculares, síndrome metabólico. El
síndrome metabólico consiste en una acumulación de factores de riesgo cardiovasculares,
que se caracterizan por mayor acumulación de grasa a nivel abdominal, resistencia a la
acción de la insulina, colesterol HDL bajo y triglicéridos altos, hipertensión arterial y un
estado pro inflamatorio y pro coagulante), diabetes mellitus tipo 2, hipertensión,
enfermedades cerebrovasculares, osteoporosis. También la falta de actividad física
influiría en algunos cánceres, artropatías y trastornos neuróticos (Escalante, 2011; Escolar,
Pérez y Corrales 2003).

De acuerdo a Elizondo (2005) como factores influyentes en el estilo de vida sedentario


estarían el incremento de la edad, ser del sexo femenino, nivel socioeconómico bajo,
hábito tabáquico y se le han sumado también nivel educativo, sobrepeso, tipo de
residencia, nivel de actividad física por parte de los padres, percepción de la salud, hábito
alimenticio y el estilo de vida de tipo saludable.

Entre los factores influyentes en el estilo de vida sedentario de las personas, se han destacado: el
incremento de la edad, ser del sexo femenino, nivel socioeconómico bajo, hábito tabáquico, nivel
educativo, sobrepeso, tipo de residencia, nivel de actividad física de los padres, percepción de la
salud, hábito alimenticio y estilo de vida poco saludable.

Referente a conceptualizaciones, Escalante (2011) plantea la actividad física como


cualquier movimiento corporal producido por el sistema músculo-esquelético que genera
un gasto energético mayor al que se tiene en estado de reposo y la condición física
saludable como un estado dinámico de energía y vitalidad personal que permite realizar
tareas cotidianas, disfrutar de tiempo libre activo y responder a imprevistos motores sin
presentar fatiga excesiva, además de prevenir enfermedades hipocinéticas y desarrollar la
capacidad intelectual incluso experimentando emociones positivas como alegría de vivir.
Por último, la actividad física en relación a la salud pública, se comprendería como una
actividad planificada, estructurada y constante que tiene como objetivo adquirir,
mantener o mejorar la condición física de las personas.

7 LA ACTIVIDAD FÍSICA COMO INSTRUMENTO TERAPÉUTICO EN EL QUEHACER KINÉSICO


VICERRECTORÍA ACADÉMICA
FACULTAD DE SALUD, DEPORTE Y RECREACIÓN
ESCUELA DE KINESIOLOGÍA

Lo que se está planteando como actividad física saludable en niños entre 5 y 17 años es
que realicen ejercicios por lo menos 60 minutos diarios ojala de tipo aeróbica con una
intensidad de moderada a exigente. Lo otro recomendado en ellos es un mínimo de 3
veces por semana alguna actividad que fortalezca el aparato locomotor. Para los adultos
entre 18 y 64 años se propone un mínimo de 150 minutos semanales de ejercicio aeróbico
moderado o 75 minutos intensos o una combinación de ambas. Para un real beneficio en
salud se recomienda 300 minutos de aeróbica moderada o 150 de aeróbica exigente,
además de 2 o 3 veces por semana de ejercicio de fortalecimiento físico. Para los adultos
mayores se plantea algo similar a los adultos pero sumando rutinas de ejercicios que
mejoren el equilibrio y prevengan caídas (Escalante, 2011).

Implicancias kinésicas

Las políticas en Salud Pública se están centrando en programas de prevención y como uno
de los factores primordiales se encuentra la actividad física. Esto en parte se debe al nivel
de sedentarismo que se está presentando en la sociedad, en general, desde los niños
hasta los adultos mayores.

Si bien la incidencia de la falta de actividad física sería distinta de acuerdo a las etapas de
vida, las consecuencias que conllevan la ausencia de hábitos saludables implica que con el
paso de los años las enfermedades crónicas no transmisibles aumenten en la población.

La ausencia de hábitos saludables desde las fases tempranas de la vida de las personas
incrementaría, con el paso de los años, las enfermedades crónicas no transmisibles en la
población.

Como profesionales de la salud y siendo los kinesiólogos quienes debiesen ser los más
calificados en cuanto al análisis del movimiento humano y la actividad física sería una
herramienta fundamental en nuestro quehacer diario; no sólo en el ámbito laboral,
también en lo personal si se considera que el sedentarismo afecta a todas las personas y
para realmente generar adherencia en los programas de prevención en salud, como
credibilidad frente a las personas y pacientes, los kinesiólogos además de realizar terapias
idóneas también debiésemos presentarnos como un ejemplo para la comunidad en la que
nos desenvolvemos. Volviéndonos referentes objetivos y coherentes para nuestra
sociedad.

8 LA ACTIVIDAD FÍSICA COMO INSTRUMENTO TERAPÉUTICO EN EL QUEHACER KINÉSICO


VICERRECTORÍA ACADÉMICA
FACULTAD DE SALUD, DEPORTE Y RECREACIÓN
ESCUELA DE KINESIOLOGÍA

LA ACTIVIDA FÍSICA RELACIONADA CON LA ADOLESCENCIA

Resumen: La condición física es una factor importante en la calidad de vida de las


personas y por consecuencia un elemento importante para la salud pública. El nivel de
actividad física como los hábitos alimenticios son variables a considerar en todas las
etapas de la vida. Sin embargo para lograr que conductas saludables en el tiempo se
prolonguen se recomienda centrarse desde edades tempranas, incluso a nivel
universitario. Conducta que ojala fuera primordial en las carreras de salud como acontece
con kinesiología.

Actividad física y la etapa adolescente

Con respecto al nivel de condición física, Ardoy, Fernández, Chillón, Artero, España,
Jiménez, Ruiz, Guirado, Castillo y Ortega (2010) establecen que es un potente indicador
del estado de salud de las personas, por ejemplo en el estado cardiovascular y desde
edades tempranas. Por lo tanto, mejorar esta condición en la sociedad es un factor
prioritario en la salud pública presentándose como herramienta clave la educación,
debido a que el bienestar de las personas se requiere en el presente, pero que se
mantenga en el futuro.

Mejorar la condición física de las personas es un factor prioritario en salud pública y que
tendría como herramienta clave la educación

En su estudio, Álvarez, Ramírez, Flores, Zúñiga y Celis (2012) plantean que en Chile el 93%
de las mujeres son sedentarias y de ellas el 64% presenta sobrepeso u obesidad. Estados
que se asocian con la posibilidad de generar insulino resistencia, diabetes tipo 2 y
enfermedades cardiovasculares. Considerándose el sedentarismo como un factor radical
en el aumento de estas patologías. Pese a esta asociación los niveles de actividad física en
la población son realmente bajos y en la actualidad las enfermedades cardiovasculares
constituyen la principal causa de muerte en el país. Por su parte, Tercedor, Martín, Chilló,
Pérez, Ortega, Wärnberg, Ruiz, Delgado y Grupo AVENA (2007) al estudiar el

9 LA ACTIVIDAD FÍSICA COMO INSTRUMENTO TERAPÉUTICO EN EL QUEHACER KINÉSICO


VICERRECTORÍA ACADÉMICA
FACULTAD DE SALUD, DEPORTE Y RECREACIÓN
ESCUELA DE KINESIOLOGÍA

comportamiento de adolescentes españoles, pero con una clara tendencia en Europa,


estableció que el consumo de tabaco y drogas ya es un problema clave de salud pública, al
ser una situación totalmente prevenible en relación a la morbilidad y mortalidad de las
personas.

El consumo de tabaco y drogas en el comportamiento de los adolescentes (en España y


con clara tendencia en Europa), se ha transformado en un problema clave de salud
pública, considerando que es una situación totalmente prevenible.

Como antecedente indicaron que entre un 30% a 50% de los escolares en países
desarrollados prueban el tabaco antes de terminar sus estudios y el nivel de actividad
física en este grupo disminuyendo progresivamente, con un porcentaje mayor en las
mujeres. Antecedentes que en definitiva exponen que los adolescentes disminuyen su
grado de actividad física e incrementan el consumo de tabaco a medida que avanzan en
edad, pese a la asociación existente entre factores como nivel de actividad física, la dieta,
el tabaco y el alcohol en el incremento de la obesidad, diabetes, enfermedades
coronarias, osteoporosis y cáncer.

Espinoza, Rodríguez, Gálvez y Macmillan (2011) presentaron una situación similar a nivel
universitario estableciendo que, si bien el tener un estilo de vida saludable se relaciona
con la disminución de enfermedades crónicas no transmisibles. Los universitarios, de
tener una rutina regular de actividad física a nivel escolar pasan a una rutina sedentaria,
debido a la exigencia universitaria. A lo que se suma el estilo de alimentación producto de
la falta de tiempo para cocinar, comer y conocer la preparación de alimentos saludables
que puede darse en sus casas a nivel escolar, sobre todo en los alumnos que vienen de
regiones. Ambos factores (inactividad física y mala alimentación) conlleva a un mayor
riesgo de cursar con sobrepeso u obesidad aumentando a futuro la posibilidad de cursar
con enfermedades cardiovasculares.

Los estudiantes universitarios, pese a tener una amplia oferta de alimentos, prefieren los
de contenidos poco saludables. Siendo que la mala alimentación e inactividad física genera
un mayor riesgo de cursar, a futuro, con enfermedades cardiovasculares.

10 LA ACTIVIDAD FÍSICA COMO INSTRUMENTO TERAPÉUTICO EN EL QUEHACER KINÉSICO


VICERRECTORÍA ACADÉMICA
FACULTAD DE SALUD, DEPORTE Y RECREACIÓN
ESCUELA DE KINESIOLOGÍA

En sí, los universitarios en el estudio de Espinosa, Rodríguez, Gálvez y Macmillan (2011)


pese a contar con una amplia oferta de alimentos prefieren los poco saludables,
independiente del costo de estos ya que la fruta es de precio menor frente a bebidas
gaseosas o comida no saludable como hot dog, empanadas o emparedados. Se destaca
que la comida clasificada como “chatarra” es preferencia de los varones y las damas se
inclinan por las golosinas.

Otro factor estudiado por Camargo, Orozco, Hernández y Niño (2009), en estudiantes
universitarios, fueron los problemas osteomusculares, en los cuales el dolor a nivel de
columna es frecuente y se relaciona con la actividad académica, el ejercicio profesional e
influencia sociodemográfica como psicosociales.

Implicancias kinésicas

En relación a la salud de las personas, Ardoy, Fernández, Chillón, Artero, España, Jiménez,
Ruiz, Guirado, Castillo y Ortega (2010) plantea la necesidad de evaluar la condición física
integrando todas las funciones y estructuras que intervienen en la actividad física como la
músculo-esquelética, cardio-respiratoria, endocrino-metabólica y psico-neurológica. Por lo
tanto el medir la condición física es un potente indicador y predictor del estado de salud
de una persona desde la infancia, lo cual se asocia al nivel de actividad física y
alimentación de las personas.

Medir la condición física es una herramienta potente como indicador y predictor del
estado de salud de las personas, idealmente aplicándose desde la infancia.

Debido al bajo nivel de actividad física, en este caso observado por Álvarez, Ramírez,
Flores, Zúñiga y Celis (2012) en mujeres chilenas, se ha propuesto modificar los 150
minutos de actividad física semanal recomendados a 20 minutos a mayor intensidad por 3

11 LA ACTIVIDAD FÍSICA COMO INSTRUMENTO TERAPÉUTICO EN EL QUEHACER KINÉSICO


VICERRECTORÍA ACADÉMICA
FACULTAD DE SALUD, DEPORTE Y RECREACIÓN
ESCUELA DE KINESIOLOGÍA

veces a la semana. Debido a que un factor limitante muy recurrente es la falta de tiempo
en los adultos.

Para Espinoza, Rodríguez, Gálvez y Macmillan (2011) una etapa crítica en la adquisición de
hábitos saludables se da en la infancia, pero también debiera ser a nivel universitario. Lo
cual, finalmente se está reflejando en hábitos de vida poco saludables durante la vida
adulta profesional.

Con respecto a las molestias osteo-musculares en universitarios, al realizar actividad física


exigente se ha demostrado un efecto protector en salud, al disminuir el riesgo de
presentar dolores de cabeza, alteraciones del sueño, insatisfacción con la apariencia física,
disminución del tabaquismo, comportamientos de riesgo como la ingesta excesiva de
alcohol varias veces a la semana, consumo de psicoactivos, la no utilización de
preservativos, mejora las relaciones con familiares y pares, disminuye la depresión e
incluso los intentos de suicidio.

Se ha establecido que la actividad física en estudiantes universitarios genera un positivo


efecto protector en su salud, disminuyendo el riesgo de presentar dolores de cabeza
recurrentes, alteraciones del sueño, disminución de la ingesta de tabaco y alcohol, entre
otros.

En síntesis, la adquisición de hábitos saludables son fundamentales para la calidad de vida


de las personas y las políticas de salud pública apuntan a mejorar los programas
preventivos de salud cada día, ámbito realmente atingente a los profesionales de la salud
y en especial de los kinesiólogos lo cual debiese comenzar a evidenciarse desde la fase de
pregrado en las universidades.

12 LA ACTIVIDAD FÍSICA COMO INSTRUMENTO TERAPÉUTICO EN EL QUEHACER KINÉSICO


VICERRECTORÍA ACADÉMICA
FACULTAD DE SALUD, DEPORTE Y RECREACIÓN
ESCUELA DE KINESIOLOGÍA

LA ACTIVIDA FÍSICA Y SUS BENEFICIOS EN LA SALUD DE LAS


PERSONAS

Resumen: Los beneficios de la actividad física en las personas son irrefutables tanto en lo
físico, psicológico como social, cuando la práctica es regular y bien planificada. Todos los
sistemas se benefician como el cardiovascular, músculo-esquelético, entre otros. Sin
embargo, conocer estos resultados, por parte de los profesionales de la salud, no tiene
ningún asidero si no se transmiten hacia las personas y principalmente, si no se aplican
estrategias de intervención que apunten a la modificación de los estilos de vida de las
personas y para ello los kinesiólogos debiesen ser profesionales claves en este tipo de
intervención.

La actividad física saludable

La actividad física, según Escolar, Pérez y Corrales (2003), genera efectos beneficiosos
múltiples en las personas, disminuyendo la morbilidad y mortalidad en los países. Por tal
motivo, en los últimos años, se ha incrementado la intervención de carácter físico en los
programas de salud mediante estudios controlados de carácter: epidemiológicos, clínicos
y experimentales. Estudios que en definitiva han permitido evidenciar los beneficios que
generan los programas de actividad física adecuadamente establecidos, observándose
disminución en la frecuencia de aparición de enfermedades prevalentes como
insuficiencia coronaria y/o cardíaca, hipertensión arterial, accidentes cerebro vasculares
(ictus cerebral), diabetes mellitus, osteoporosis y cáncer de colon.

Los programas de salud con inclusión de la actividad física han permitido disminuir la
aparición de enfermedades prevalentes como: insuficiencia coronaria y/o cardíaca,
hipertensión arterial, accidentes cerebro vasculares (ictus cerebral), diabetes mellitus,
osteoporosis y cáncer de colon.

13 LA ACTIVIDAD FÍSICA COMO INSTRUMENTO TERAPÉUTICO EN EL QUEHACER KINÉSICO


VICERRECTORÍA ACADÉMICA
FACULTAD DE SALUD, DEPORTE Y RECREACIÓN
ESCUELA DE KINESIOLOGÍA

En cuanto a los factores de riesgo cardiovasculares, Escolar, Pérez y Corrales (2003)


también indican que la actividad física incidiría en el perfil lipídico, la presión arterial,
tolerancia a la glucosa y/o la sensibilidad a la insulina. En otros ámbitos, destacan la
modulación positiva sobre funciones orgánicas generales como los procesos inflamatorios,
la inmunidad, la distribución de los depósitos grasos; y en las funciones psíquicas de las
personas incrementaría el optimismo, disminuiría la ansiedad y mejoraría el sueño
nocturno.

En si la actividad física constante, tanto en condiciones aeróbicas como anaeróbicas,


genera un consumo de energía y cambios metabólicos beneficiosos en los que se destacan
de acuerdo a Escolar, Pérez y Corrales (2003):

1) Disminución de los depósitos grasos, que al sumarse con medidas dietéticas


adecuadas, favorece la pérdida de peso y el mantenimiento de éste peso cuando
se logra el valor esperado.

2) Permite normalizar la sensación fisiológica de hambre y saciedad.

3) Favorecería el aumento de los receptores de insulina y lipoproteínas, mejorando


los perfiles glucídicos y lipémicos.

4) Incrementaría la producción de citoquinas y prostaglandinas que permiten regular


los mecanismos inmunitarios, la hemostasia con acción antiinflamatoria y
antitrombótica (mecanismos aptos para detener hemorragias) en base a la
fibrinólisis y función plaquetaria.

5) Aumentaría los antioxidantes, beneficiando por ejemplo el tratamiento del


Síndrome Metabólico que combina obesidad, dislipidemia, hipertensión y
resistencia a la insulina (Rosety, Díaz, Rosety I., Fornieles, Camacho, García y
Ordóñez, 2012).

6) Incremento de la secreción de endorfinas con efectos neuropsicológicos,


permitiendo la disminución de la ansiedad y depresión, menor percepción de
dolor, mejora de la afectividad y las relaciones sociales, como la mejoría del ciclo
del sueño.

7) Generaría, con trabajo aeróbico, un efecto tonificador beneficioso en base a


vasodilatación periférica y aumento del volumen minuto, lo que con el tiempo
permitiría una disminución de la tensión arterial y eficiente trabajo cardíaco.

14 LA ACTIVIDAD FÍSICA COMO INSTRUMENTO TERAPÉUTICO EN EL QUEHACER KINÉSICO


VICERRECTORÍA ACADÉMICA
FACULTAD DE SALUD, DEPORTE Y RECREACIÓN
ESCUELA DE KINESIOLOGÍA

En cuanto a lo anaeróbico se produce un aumento de la masa muscular esquelética y con


ello la fuerza. Eso sí, este tipo de ejercicio aumenta la vasoconstricción y con ello
elevaciones peligrosas de la presión arterial generando una sobrecarga sistólica cardíaca,
por lo que se recomienda realizar este tipo de ejercicios bajo supervisión profesional para
que realmente sea una actividad beneficiosa.

Se debe tener en cuenta que las respuestas fisiológicas frente a la actividad física están
condicionadas a las características de cada individuo, por ejemplo, por la herencia
genética o el género.

En general, las respuestas frente a la actividad física están condicionadas a las


características de cada individuo en relación a la herencia genética o el género. Por
ejemplo, en relación al género, frente a una misma igualdad de condiciones las mujeres
presentarían una mayor lipólisis (degradación de grasa) que los hombres, estos últimos
presentarían mayor glucogénesis (formación de glucosa), (Escolar, Pérez y Corrales, 2003).

Respecto a la aparición de los beneficios de la actividad física en el tiempo, es una


condición variable y los efectos metabólicos que se producen son diversos. Condicionado
también a la regularidad con la que se realice actividad física; por ejemplo, cuando esta
práctica es aislada, más que un beneficio se debe tener cuidado con la tensión arterial y
glucemia (concentración de glucosa libre en la sangre, suero o plasma sanguíneo) que se
produce durante la actividad. Por lo anterior, se destaca la importancia de la asesoría de
las personas por parte de profesionales en el área que regulen y sistematicen los procesos
de forma objetiva. De esta forma, cuando la actividad física se practica de manera
frecuente y regulada los beneficios pueden comenzar a apreciarse aproximadamente a las
3 semanas, generándose efectos en el colesterol o HDL.

Sin embargo, los efectos de la actividad física en la morbimortalidad cardiovascular se


apreciarían realmente a los 2 años mediante una práctica constante. Otro punto a
destacar, tendría relación con la pérdida de los beneficios de la actividad física recurrente,
lo cual ocurre al mes de haber detenido esta práctica (Escolar, , Pérez y Corrales 2003). Lo
que en resumen implicaría que lograr beneficios mediante el ejercicio físico regular
requiere de una data importante de tiempo pero la pérdida de estos se produce a corto
plazo; por eso lo fundamental en los programas de salud preventivo no sólo implica

15 LA ACTIVIDAD FÍSICA COMO INSTRUMENTO TERAPÉUTICO EN EL QUEHACER KINÉSICO


VICERRECTORÍA ACADÉMICA
FACULTAD DE SALUD, DEPORTE Y RECREACIÓN
ESCUELA DE KINESIOLOGÍA

aplicar actividad física, también se requiere lograr modificaciones en la actitud y calidad


de vida de las personas.

Se debe tener en cuenta que para realmente adquirir los beneficios de la actividad física,
esta debe ser constante en el tiempo. Pero para perder estos beneficios sólo se requiere
de un mes de suspensión de la actividad. Por eso es prioritario, tanto el ejercicio como el
generar cambios en los hábitos de las personas, durante los programas de intervención. Si
no se logra un cambio radical en los hábitos personales difícilmente la actividad física
podrá influir en la calidad de vida de las personas

En sí, Martínez y Saldarriaga (2008) sintetizan que las personas activas viven más tiempo que los
sedentarios y con una calidad de vida mejor, especialmente los adultos mayores. Quienes además
presentan mayor autonomía en las actividades cotidianas, menor incidencia de caídas y tienen
menor riesgo de fracturas. Argumentando además que la actividad física saludable, para esta
población, no debe ser intensa si no leve o moderada, pero regular. Destacándose que cuando el
programa es agradable y de intensidad moderada se presenta mayor adherencia de las personas
en el tiempo.

Implicancias kinésicas

En el plano de la educación, Gutiérrez y Pino (2013) indicaron que de acuerdo al grado de


entusiasmo en que se planteen las tareas, por parte de un profesor, dependerá el nivel de interés
que tenga el alumno hacia la clase y el interés por aprender. Por lo tanto las actitudes y creencias
del profesor influirían en el actuar de sus discípulos.

En si se ha establecido la influencia que tendría la proyección del estilo de vida por parte de los
profesionales de la salud frente a los pacientes, en este caso personas sedentarias, a la hora de
incentivar o promover estilos de vida saludables; en los cuales la actividad física es uno de sus
factores (Gutiérrez y Pino, 2013).

Se ha establecido que en la promoción y dirección de programas de salud preventivos, en


los que se incluye la actividad física; la imagen que proyectan los profesionales de la salud
influiría en la adherencia a los procesos por parte de los pacientes, en especial sobre los
sujetos sedentarios.

16 LA ACTIVIDAD FÍSICA COMO INSTRUMENTO TERAPÉUTICO EN EL QUEHACER KINÉSICO


VICERRECTORÍA ACADÉMICA
FACULTAD DE SALUD, DEPORTE Y RECREACIÓN
ESCUELA DE KINESIOLOGÍA

Están más que especificado los beneficios que genera la actividad física en la salud de las personas,
pero la realidad en salud pública indica que la población tiene un alto porcentaje de sedentarismo,
a todo nivel de edad. Por lo tanto, no tiene mucho valor o sentido que los profesionales de la salud
conozcan este tema si las personas que más interesan, como lo es la sociedad, los desconocen o
mejor dicho no lo considerar en su estilo de vida.

El quehacer de los kinesiólogos no sólo debiera limitarse a la aplicación de terapias para recuperar
la funcionalidad motora de las personas en todos sus ámbitos. También, en cada una de sus
intervenciones, independiente del área en que se desempeñe, debiera estar implícita la
promoción de una actitud de vida saludable, en base a programas de prevención que consideren la
actividad física como uno de los ejes centrales.

Sin embargo, si no existe un convencimiento real del profesional frente a los beneficios de la
actividad física, difícilmente podrá influir en la modificación de los hábitos de vida de las personas
y/o pacientes.

17 LA ACTIVIDAD FÍSICA COMO INSTRUMENTO TERAPÉUTICO EN EL QUEHACER KINÉSICO


VICERRECTORÍA ACADÉMICA
FACULTAD DE SALUD, DEPORTE Y RECREACIÓN
ESCUELA DE KINESIOLOGÍA

LA ACTIVIDAD FÍSICA RELACIONADA CON LA DIABETES MELLITUS


TIPO 2

Resumen: La diabetes mellitus tipo 2 es una patología de alta incidencia en el mundo, por
lo que se establece como urgente establecer programas de intervención en salud que
prevengan y también ayuden a controlar esta enfermedad en quienes la padecen. Uno de
los factores de intervención importante es la actividad física, especialmente los ejercicios
de tipo aeróbico y los de resistencia con bajas cargas. Sin embargo, cada programa debe
ser establecido en base a la condición y característica de cada paciente.

La actividad física en la diabetes mellitus tipo 2

La diabetes mellitus tipo 2, según Márquez y Ramón (2012), es una patología instaurada
en todo el mundo generando un alto grado de morbilidad y mortalidad. En base a los
antecedentes epidemiológicos obtenidos, la frecuencia con que esta enfermedad se está
posicionando en el orbe requiere que se comiencen a tomar medidas urgentes para frenar
este incremento de la diabetes en las sociedades. Para esto, se está recomendando que
los profesionales de la salud se actualizarse constantemente respecto a esta enfermedad,
especialmente si en su quehacer requieren prescribir ejercicios a pacientes que cursan con
esta condición.

A los profesionales de la salud que deben intervenir en pacientes con diabetes mellitus
tipo 2 se les recomienda actualizarse constantemente, especialmente en lo que concierne
a la prescripción de ejercicios físicos.

En el tratamiento de la diabetes, de acuerdo a Márquez y Ramón (2012), se tienen 3


factores prioritarios: la actividad física, la dieta y los medicamentos si se requiriesen. Pero
también los controles regulares para lo cual el paciente tiene parámetros específicos para
evaluarse, como por ejemplo: el HBA1C (Hemoglobina glucosilada) en sí es un examen
para medir, básicamente, el nivel promedio de azúcar (glucosa) en la sangre, en un
periodo de 3 meses y permite verificar cómo el paciente está controlando su enfermedad.
En el examen diagnóstico se establece que un sujeto normal debiese indicar menos de
5.7%, un pre-diabético 5.7 a 6.4% y el diabético 6.5 o más. Por lo tanto, para un diabético
en tratamiento el valor esperado es < 6,5 – 7 %; también se mide la glicemia preprandial
(nivel de glucosa antes de ingerir alimento): 70 – 130 mg%, glicemia posprandial 2 horas: <

18 LA ACTIVIDAD FÍSICA COMO INSTRUMENTO TERAPÉUTICO EN EL QUEHACER KINÉSICO


VICERRECTORÍA ACADÉMICA
FACULTAD DE SALUD, DEPORTE Y RECREACIÓN
ESCUELA DE KINESIOLOGÍA

180 mg%, presión arterial < 130/80 mmHg, colesterol LDL (lipoproteínas de baja densidad)
< 100 mg% o < 70 mg% (si presenta enfermedad cardiovascular), colesterol HDL
(lipoproteínas de alta densidad) > 40 mg% en hombres y > 50 mg% en mujeres y TG
(triglicéridos) < 15 mg%.

La actividad física

El tratamiento de la
La dieta
diabetes tiene 3
factores prioritarios

Medicamentos
(Si se requieren)

En cuanto a la actividad física en los tratamientos de personas diabéticas, Hernández y


Licea (2010) recomiendan el ejercicio de tipo aeróbico al incrementar la sensibilidad a la
insulina, el consumo de glucosa muscular y hepática, lo que favorece el control metabólico
de estos pacientes. Sin embargo, cada programa en cuanto a tipo de ejercicio, la
intensidad y duración debe ser establecido de manera individual, debiéndose procurar
actividades atractivas y recreativas que aumente la adhesión de las personas a los
tratamientos.

Al incluir la actividad física en los tratamientos de pacientes diabéticos, se recomiendan


los ejercicios de tipo aeróbico porque permiten incrementar la sensibilidad a la insulina, el
consumo de glucosa muscular y hepática; favoreciendo en control metabólico de las
persona, pero no se debe olvidar incluir las características individuales de cada uno.

De manera más específica, Márquez y Ramón (2012) indican que los programas que han
reportado beneficios para los diabéticos, requieren mantener la actividad entre 30 y 60
minutos, con un VO2 máximo entre 50 -80 % con una continuidad de 3 a 4 veces por
semana. Lo que ha permitido una reducción del HBA1C del 10 al 20%, teniendo además en
cuenta que el peso corporal no ha presentado diferencia entre los grupos controles e
intervenidos en los estudios. No obstante, se vuelve reiterar que los volúmenes e

19 LA ACTIVIDAD FÍSICA COMO INSTRUMENTO TERAPÉUTICO EN EL QUEHACER KINÉSICO


VICERRECTORÍA ACADÉMICA
FACULTAD DE SALUD, DEPORTE Y RECREACIÓN
ESCUELA DE KINESIOLOGÍA

intensidades de los ejercicios varían de acuerdo a los objetivos en cada paciente, a fin de
mejorar el control glicérico, mantener el peso corporal adecuado y disminuir los riesgos
cardiovasculares.

En relación a los ejercicios de fuerza, de no mediar contraindicaciones médicas se puede


trabajar 3 veces por semana enfocándose en los grandes grupos musculares con
dinámicas por ejemplo de 3 series de 8 a 10 repeticiones con cargas moderadas (Márquez
y Ramón, 2012).

Respecto a los beneficios que obtienen los diabéticos, con programas que incluyen
actividad física se presentan:

1) Mejoría en la sensibilidad de la insulina, disminuyendo la insulinemia basal y


posprandial.
2) Aumenta la utilización de glucosa por parte del músculo evitando la hiperglucemia.
3) Reduce las necesidades diarias de insulina o dosis de hipoglicemiantes y/o
normoglicemiantes orales.
4) Mejora los estados de hipercoagulabilidad y alteraciones en la fibrinólisis.
5) Mejora la respuesta anormal de las catecolaminas al estrés.
6) Aumenta el gasto energético y la pérdida de grasa, mejorando en control del peso
corporal y evitando el sobrepeso u obesidad.
7) Regula la presión arterial mejorando también la función cardíaca
8) Mejora los niveles de HDL y disminuye los niveles de colesterol total como de
triglicéridos.
9) Reduce la incidencia de algunos tipos de cáncer.
En un marco más general de los beneficios de la actividad física saludable: 1) modifica la
composición corporal aumentando la masa magra y disminuyendo la masa grasa, 2)
mejora la imagen corporal, 3) mejora la sensación de bienestar y calidad de vida, 4)
disminuye cuadros de ansiedad, depresión y estrés.

20 LA ACTIVIDAD FÍSICA COMO INSTRUMENTO TERAPÉUTICO EN EL QUEHACER KINÉSICO


VICERRECTORÍA ACADÉMICA
FACULTAD DE SALUD, DEPORTE Y RECREACIÓN
ESCUELA DE KINESIOLOGÍA

Implicancias kinésicas

Como recomendaciones en la terapia dirigida a diabéticos se plantea que en los casos


severos debe siempre existir una supervisión médica. En los pacientes controlados y que
inician un programa de actividad física debe comenzar con intensidades bajas a
moderadas y estar pendiente de la tolerancia del paciente a los ejercicios. Siempre estar
pendiente de las evoluciones de los pacientes en especial de aquellos que por ejemplo
cursan con retinopatías (enfermedad en las retinas), nefropatías (Enfermedad renal) y
neuropatía (enfermedad sistema nervioso periférico). Por lo tanto, el trabajo
interdisciplinario es prioritario.

Los programas de actividad física saludable y no sólo para pacientes diabéticos, en un


plano más general: 1) modifica la composición corporal aumentando la masa magra y
disminuyendo la masa grasa, 2) mejora la imagen corporal, 3) mejora la sensación de
bienestar y calidad de vida, 4) disminuye cuadros de ansiedad, depresión y estrés.

Como mecanismo preventivo, Márquez y Ramón (2012), recomienda que se debiese


controlar la glucosa sanguínea antes, durante y después de la sesión, por lo menos las
primeras semanas de entrenamiento, considerando que realizar actividad física en estados
hipoglicémicos o hiperglicémicos es totalmente distinto y si no se controlan estos
parámetros, las consecuencias podrían ser de gravedad para la integridad del paciente
que se está tratando. Además, Hernández y Licea (2010), recomienda que los pacientes
diabéticos procuren tener una buena hidratación durante la actividad física para mantener
los niveles de glucemia y la función cardíaca adecuada. También chequear regularmente el
estado de sus pies para evitar cualquier tipo de lesión en ellos debido a las alteraciones
neurológicas y vasculares que se presentan con esta enfermedad.

Finalmente, según Hernández y Licea (2010), la Asociación Latinoamericana de Diabetes


estipula que un programa de actividad física para este tipo de pacientes debiese:

1) A corto plazo: cambiar el hábito sedentario mediante por ejemplo caminatas diarias al
ritmo del paciente.
2) A mediano plazo: realizar actividad física 3 veces por semana en días alternados con
una duración de 30 minutos como mínimo.
3) A largo plazo aumentar la frecuencia e intensidad de los ejercicios priorizando
principalmente en actividades aeróbicas combinadas con ejercicios de resistencia de baja
carga.

21 LA ACTIVIDAD FÍSICA COMO INSTRUMENTO TERAPÉUTICO EN EL QUEHACER KINÉSICO


VICERRECTORÍA ACADÉMICA
FACULTAD DE SALUD, DEPORTE Y RECREACIÓN
ESCUELA DE KINESIOLOGÍA

LA ACTIVIDAD FÍSICA RELACIONADA CON LA FIBROMIALGIA

Resumen: La fibromialgia es una enfermedad dolorosa y limitante que provoca en quienes


la padecen dolores invalidantes afectando su independencia funcional y su entorno. Si
bien se caracteriza por dolores músculo – esqueléticos específicos las consecuencias
psicológicas que conlleva la enmarcan como un síndrome complejo de tratar.
Terapéuticamente se ha establecido que la actividad física es beneficiosa pero no se han
logrado definir protocolos de intervención concretos por lo que los kinesiólogos deben
lidiar con adecuar un efectivo plan de ejercicios físicos junto con el manejo psico-afectivo
de los pacientes.

La actividad física y la fibromialgia

La fibromialgia, de acuerdo a Restrepo, Ronda, Vives y Gil (2009) y Galiano (2013), es un


síndrome muy común, clasificado en el área reumatológica que se caracteriza por dolor
músculo-esquelético agudo y crónico, generalizado en puntos de presión específicos,
denominados puntos de dolor o tender points. Como síntomas de la fibromialgia se
presenta rigidez matinal, cansancio generalizado, trastornos del sueño y alteraciones
psicológicas por lo que significa esta enfermedad. Por lo tanto, de acuerdo a Mayorga
(2010) es una enfermedad invalidante que abarca la esfera biológica, psicológica y social,
que afecta entre el 2 y 4 % de la población general, con predominio de las mujeres en una
proporción de 9:1. Los artículos en si indican que es una enfermedad de la cual no se
conoce la etiología ni los mecanismos patogénicos específicos.

La fibromialgia es una enfermedad invalidante, que abarca la esfera biológica, psicológica


y social. Presentando como síntomas: rigidez matinal, cansancio generalizado, trastornos
del sueño y alteraciones psicológicas por lo que significa cursar con esta patología para las
personas que la padecen

22 LA ACTIVIDAD FÍSICA COMO INSTRUMENTO TERAPÉUTICO EN EL QUEHACER KINÉSICO


VICERRECTORÍA ACADÉMICA
FACULTAD DE SALUD, DEPORTE Y RECREACIÓN
ESCUELA DE KINESIOLOGÍA

Según De Hoyo, Bañudo, Corral, Rodríguez, Oliva, Beas, Cabeza Prada, Centeno y Carrasco
(2013) la compleja sintomatología que presenta esta enfermedad afecta claramente la
calidad de vida de las personas, especialmente en áreas de la función física. De manera
que la combinación de dolor y menor capacidad física deriva en inactividad y creación de
un círculo vicioso que conlleva una progresiva disminución de la condición física y un
deterioro sintomático de las personas.

En el aspecto psicológico, Revuelta, Segura y Paulino (2010) indican que esta enfermedad
genera frecuentemente ansiedad y depresión, estados que al combinarse con la
fibromialgia la agravan y cronifican, de una forma irremediable en algunos casos. Resulta
importante destacar que la ansiedad aparece ante algunas situaciones de la vida cotidiana
en forma de estrés, generando sensaciones de malestar e inquietud que se generaliza en
la vida cotidiana y empeora la condición dolorosa. La depresión es un estado de ánimo
negativo que genera en el paciente la pérdida de capacidad y deseo de enfrentarse ante
cualquier situación de la vida cotidiana, lo que empeora la condición dolorosa que se
presenta con la fibromialgia.

Según Galiano (2013) las personas que padecen fibromialgia, en promedio consultan al
médico unas 10 veces al año y usan una media de 3 fármacos diarios para el control del
dolor, derivando en altos costos para la persona y familia, como también para el estado
debido a la incapacidad laboral de esta enfermedad.

Las personas que padecen fibromialgia, presentan un promedio de 10 consultas médicas


anuales y requieren una media de 3 fármacos diarios para el control del dolor. Situación
que implica elevados costos para la persona y familia, como también para el sistema de
salud pública debido a la incapacidad laboral de esta patología.

En cuanto a la actividad física como elemento terapéutico, se ha demostrado que los


ejercicios centrados en trabajo aeróbico, fortalecimiento y flexibilidad, son beneficiosos al
lograr disminuir el dolor y/o la rigidez, incluso bajando el número de tender points (puntos
corporales sensibles). Sin embargo, a pesar de estos beneficios para quienes padecen
fibromialgia, no se ha establecido protocolos estandarizados que permitan resolver de
manera fiable la persistencia de los síntomas y las limitaciones funcionales de los
pacientes.

23 LA ACTIVIDAD FÍSICA COMO INSTRUMENTO TERAPÉUTICO EN EL QUEHACER KINÉSICO


VICERRECTORÍA ACADÉMICA
FACULTAD DE SALUD, DEPORTE Y RECREACIÓN
ESCUELA DE KINESIOLOGÍA

De acuerdo a Galiano (2013) el ejercicio físico se presenta como una de las estrategias
principales, no farmacológicas, para tratar esta enfermedad. Aunque todavía aspectos
clínicos y prescriptivos no han sido establecidos de manera concreta sobre los reales
efectos del ejercicio centrado, como ya se mencionó anteriormente, en actividades
aeróbicas moderadas, de fortalecimiento y de flexibilidad que realmente influyan en los
síntomas y funcionalidad de los pacientes. Por lo que varios estudios han intentado
establecer tipos de entrenamientos y volúmenes adecuados para contribuir con guías
adecuadas de prescripción de actividad física en estos pacientes.

El objetivo central de los programas de intervención en la fibromialgia ha sido romper el


círculo vicioso entre el dolor, los trastornos psicológicos y la inactividad física. Si bien
algunas intervenciones se plantean efectivas, especialmente en el aspecto psicológico al
presentarse una mejoría en el estado de ánimo, incrementar la autoeficiencia y reducción
de la ansiedad como depresión. El gran reto de los terapeutas es lograr que los pacientes
se mantengan en los programas por todas las situaciones que genera esta enfermedad (1).
Por lo tanto, aunque estos programas establezcan que se mejora el bienestar general, la
función física y disminuyen los dolores las evidencias clínicas siguen siendo limitadas (1,4).

El objetivo central de los programas de intervención en fibromialgia, que involucran


actividad física, tienden a centrarse en romper el círculo vicioso que se produce entre
dolor, los trastornos psicológicos y la inactividad física.

Implicancias kinésicas

La fibromialgia puede establecerse como una patología compleja y limitante para el sujeto
que la padece, presentándose como una situación compleja por la pérdida de
funcionalidad motora, que conlleva a alterar la calidad de vida en todas sus dimensiones
(familiares, laborales, sociales). Como intervención terapéutica se concluye que el
ejercicio físico resultaría beneficioso, pero no se ha podido determinar protocolos que
permitan abordar de manera adecuada esta enfermedad considerando que la fibromialgia
afecta no solo el factor físico de la persona, también lo psicológico. Por lo tanto, la
intervención, en este caso de los kinesiólogos, se vuelve más compleja y requiere que el
profesional en lo posible maneje herramientas de carácter clínico práctico pero también
tenga un buen manejo del aspecto psíco-emocional de sus pacientes.

24 LA ACTIVIDAD FÍSICA COMO INSTRUMENTO TERAPÉUTICO EN EL QUEHACER KINÉSICO


VICERRECTORÍA ACADÉMICA
FACULTAD DE SALUD, DEPORTE Y RECREACIÓN
ESCUELA DE KINESIOLOGÍA

LA ACTIVIDAD FÍSICA RELACIONADA CON LA ENFERMEDAD


OBSTRUCTIVA CRÓNICA

Resumen: La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) es limitante, afecta todos


los ámbitos del ser humano alterándole su calidad de vida. Su prevalencia va en aumento
tanto en Chile como en el mundo. Las intervenciones terapéuticas tienen como base
central los programas de acondicionamiento físico que tienen que estructurarse en base a
las características de la persona y severidad de la patología. Pero un aspecto relevante
tiene relación con el tabaco como eje central de esta enfermedad, por lo tanto, la
prevención es un tema para la actividad kinésica.

La actividad física y el EPOC

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), de acuerdo a Arancibia y Pavié


(2011), tanto en Chile como en el mundo, es un problema de salud pública producto de su
alta prevalencia, su condición progresiva, deterioro de la calidad de vida e importante
impacto económico. Figueroa, Schiavi, Mazzei, López, Rhodius y Sívori (2012) indican que
el EPOC está fuertemente ligado al tabaquismo, debido a que este hábito provoca
inflamación de las vías aéreas (bronquitis y bronquiolitis crónica), destrucción alveolar
(enfisema) y se asocia también con la repercusión sistémica; clínicamente se presenta con
expectoración y disnea de esfuerzo. Si bien, es una enfermedad tratable y de progresión
lenta; se le considera una patología prevenible si se comprende que el principal factor en
esta condición es el tabaco.

El EPOC está fuertemente ligado al tabaco, debido a que éste provoca inflamación de las
vías aéreas, destrucción alveolar y afectaría negativamente otros sistemas orgánicos. Esta
enfermedad, clínicamente presentaría expectoración y disnea de esfuerzo. No obstante,
se considera una patología prevenible si se considera que el principal factor es el tabaco.

25 LA ACTIVIDAD FÍSICA COMO INSTRUMENTO TERAPÉUTICO EN EL QUEHACER KINÉSICO


VICERRECTORÍA ACADÉMICA
FACULTAD DE SALUD, DEPORTE Y RECREACIÓN
ESCUELA DE KINESIOLOGÍA

Una problemática a considerar por parte de Figueroa, Schiavi, Mazzei, López, Rhodius y
Sívori (2012), es que tanto pacientes como clínicos tienen dificultades para pesquisar la
enfermedad en etapas tempranas, debido a que los pacientes se van adaptando a las
dificultades que genera la pérdida progresiva de función pulmonar, interpretando los
síntomas solamente como propios del tabaquismo.

El EPOC como tal, tiende a manifestarse después de los 40 años, pero la mortalidad que
presenta tiene relación con la magnitud de exposición. Es decir, el consumo de tabaco que
la persona tenga, influyendo la edad de inicio, el consumo paquetes-año y su persistencia
en el tiempo. Figueroa, Schiavi, Mazzei, López, Rhodius y Sívori (2012), también indican
otros factores predisponentes para esta enfermedad como:

1) Exposición ocupacional a inhalantes industriales, polvos de cereales, entre otros.

2) Exposición domiciliaria a humo de combustión (leña-carbón).

3) Polución ambiental y tabaquismo pasivo.

4) Alteraciones genéticas como deficiencia de α1-antitripsina.

5) Infecciones respiratorias recurrentes en la infancia.

6) Antecedentes de tuberculosis.

7) Asma e hiperreactividad bronquial previa.

8) Serología positiva para VIH.

9) Hepatitis C.

Por su parte, Rodríguez, De la Fuente, Montero, Sarjurjo, Sánchez y Fernández (2012)


manifiestan que el EPOC se está convirtiendo en una de las principales causas de
morbimortalidad en el mundo, considerándose que en el 2001 se clasificaba como la
quinta causa de muerte y se espera que para el 2020 se encuentre en la tercera posición.
Otro aspecto preocupante, es que en las últimas dos décadas la incidencia y prevalencia
de esta enfermedad ha aumentado significativamente, pero con mayor incremento en las
mujeres que los hombres.

Respecto a la actividad física, según Mendoza, Espinoza, Aguilera, Balmaceda, Horta, Ruiz,
Czischke, Schónffeldt, Agar, Barcos, Castro, Diaz y Hopkinson (2013) los pacientes con
EPOC, presentarían disnea (dificultad para respirar) y fatiga generalizada en sus miembros
inferiores produciendo discapacidad e inactividad motora que lleva finalmente a la

26 LA ACTIVIDAD FÍSICA COMO INSTRUMENTO TERAPÉUTICO EN EL QUEHACER KINÉSICO


VICERRECTORÍA ACADÉMICA
FACULTAD DE SALUD, DEPORTE Y RECREACIÓN
ESCUELA DE KINESIOLOGÍA

persona a un deterioro físico mayor e incremento de la disnea, por lo que esta situación se
plantea con un lamentable círculo vicioso.

Por tanto, Mendoza, Espinoza, Aguilera, Balmaceda, Horta, Ruiz, Czischke, Schónffeldt,
Agar, Barcos, Castro, Diaz y Hopkinson (2013) indican que parte de los objetivos
establecidos en los programas preventivos, basados en la actividad física, se orientan en
intervenir esta tendencia. En sí, para Marín (2008) la rehabilitación pulmonar es un
recurso terapéutico no farmacológico en el EPOC, que tiene como principales objetivos:
reducir sus síntomas, mejorar la calidad de vida, aumentar la participación física y
emocional de estos pacientes en actividades cotidianas.

La actividad física es uno de los factores involucrados en este tipo de tratamiento


multidisciplinario, de carácter personalizado. También se debe considerar la educación,
nutrición, soporte psicológico y terapia. Sin embargo, Mendoza, Espinoza, Aguilera,
Balmaceda, Horta, Ruiz, Czischke, Schónffeldt, Agar, Barcos, Castro, Diaz y Hopkinson
(2013) establecen que el entrenamiento físico debiese ser uno de los objetivos
prioritarios; condicionándose eso si los beneficios de la actividad física a la frecuencia,
intensidad y duración de los programas, los que generalmente se estructuran en sesiones
de 30 minutos o más, 2 a 5 veces a la semana por un periodo de 11/2 mes a 3 meses.

El EPOC al estar influenciado por varios factores, requiere de una intervención


multidisciplinaria en donde debiese estar considerado la educación, soporte nutricional,
apoyo psicológico, la intervención terapéutica especializada y como eje central de los
programas la actividad física.

Marín, Laude y Morales (2008) recomiendan como programas efectivos, los de 3 sesiones
a la semana por 2 meses permitiendo un equilibrio entre el costo de la intervención y los
beneficios esperados. Sin embargo de acuerdo al nivel del EPOC en sujetos con
diagnóstico severo las mejoras se ven a los 6 meses a diferencia de los leves o moderados
que solo requieren de 2 a 3 meses. En cuanto al tipo de ejercicios los recomendados son
ejercicios de fuerza para mejorar, principalmente, el rendimiento de las fibras musculares
tipo II, el entrenamiento de resistencia aeróbica para mejorar todo el sistema
cardiovascular y el trabajo con válvulas inspiratorias. Finalmente se destaca lo planteado

27 LA ACTIVIDAD FÍSICA COMO INSTRUMENTO TERAPÉUTICO EN EL QUEHACER KINÉSICO


VICERRECTORÍA ACADÉMICA
FACULTAD DE SALUD, DEPORTE Y RECREACIÓN
ESCUELA DE KINESIOLOGÍA

por Repetto, Bernales y González (2011) quienes mencionan que los pacientes con EPOC,
por ser una condición crónica, frecuentemente acompañan su enfermedad con cuadros de
ansiedad y depresión por lo que se requiere de un control habitual de estos pacientes en
todas sus dimensiones: física, psicológica y socio-afectiva.

Los pacientes con EPOC, por su condición de cronicidad, además de las complicaciones
fisiopatológicas de la enfermedad, frecuentemente presentan cuadros de ansiedad y
depresión por lo que requieren de un control constante en todas las dimensiones
implicadas en salud, como son: lo físico, lo psicológico y lo socio-afectivo

Implicancias kinésicas

El EPOC es una enfermedad funcionalmente limitante que menoscaba la calidad de vida


de las personas. Si bien la terapia física es un elemento fundamental en el tratamiento de
estas personas, el protagonismo del kinesiólogo no sólo debiese estar en desarrollar los
programas más adecuados para mejorar la condición clínica del paciente, una vez
declarada la enfermedad.

En sí, el rol fundamental debiese estar en la prevención, educando a las personas frente a
lo devastador que resulta el EPOC cuando ya se ha declarado y que el factor principal de
esta patología es el tabaco, por lo tanto es una enfermedad totalmente prevenible pero
depende del convencimiento y hábitos de vida de los profesionales de la salud.

28 LA ACTIVIDAD FÍSICA COMO INSTRUMENTO TERAPÉUTICO EN EL QUEHACER KINÉSICO


VICERRECTORÍA ACADÉMICA
FACULTAD DE SALUD, DEPORTE Y RECREACIÓN
ESCUELA DE KINESIOLOGÍA

LA ACTIVIDAD FÍSICA RELACIONADA CON EL ADULTO MAYOR

Resumen: Los adultos mayores son la población que va en mayor aumento, tanto en Chile
como en el mundo, por lo tanto muchas de las intervenciones a nivel de salud pública se
están dirigiendo hacia esta población. Debido al gasto que conlleva para la familia y la
sociedad en general. Esto producto del declive de sus funciones y con ello aumento de
enfermedades crónicas, las cuales tienen como uno de los factores principales la
inactividad física y por lo tanto, los kinesiólogos adquieren un rol importante en la tarea
de mejorar la calidad de vida de estas personas y de su entorno, en base a programas de
intervención preventivos y educativos.

La actividad física en la adultez mayor

La población de adultos mayores, sobre 60 años, según Carrasco, Martínez, Foradori, Hoyl,
Valenzuela, Quiroga, Gac, Ihle y Marín (2010) está aumentando gradualmente, siendo una
tendencia epidemiológica mundial. En Chile se calcula que el 11,5 % corresponde a esta
población y para el 2025 estará cercana a los 20,1 %. Lo que se traduce en un tema
relevante para la sociedad y la salud pública en cuanto a establecer lineamientos que
permitan dirigir los esfuerzos hacia el envejecimiento saludable. Entendiéndose el
envejecimiento saludable como un estado de bienestar objetivable que incorpora 3
factores prioritarios:

1.- Baja probabilidad de enfermedad y discapacidad.

2.- Alta funcionalidad cognitiva y física.

3.- Compromiso con la vida.

Este planteamiento sería pertinente, por ser un concepto acorde con las estrategias de
intervención que se desean desarrollar, por la similitud que tiene con la definición de
“Salud” por parte de la OMS, que la establece como el estado de completo bienestar
físico, mental y social y no sólo la ausencia de enfermedad.

29 LA ACTIVIDAD FÍSICA COMO INSTRUMENTO TERAPÉUTICO EN EL QUEHACER KINÉSICO


VICERRECTORÍA ACADÉMICA
FACULTAD DE SALUD, DEPORTE Y RECREACIÓN
ESCUELA DE KINESIOLOGÍA

Como parte de este proceso, Cortéz, Villareal, Galicia, Martínez y Vargas (2011) plantea la
importancia de realizar una evaluación geriátrica integral como proceso diagnóstico
multidimensional e interdisciplinario, que permita identificar y cuantificar los problemas
físicos, funcionales, psíquicos y sociales que pueden generar alteraciones que lleven al
adulto mayor a un deterioro cognitivo, del estado de ánimo, trastornos del sueño,
inmovilidad, inestabilidad, alteraciones sensoriales, desnutrición entre otras situaciones.
La importancia de esta intervención se debe a que durante el proceso de envejecimiento,
se generan una serie de situaciones que al no ser pesquisadas de manera oportuna,
pueden llegar a provocar efectos devastadores en la calidad de vida de estas personas. De
acuerdo a Andrade, Padilla y Ruiz (2013), las personas que presentan un estilo de vida no
saludable, como ser un sujeto sedentario, presentan más factores de riesgo en relación a
enfermedades crónicas como: diabetes, enfermedades cardíacas y cánceres. Indicando
que incluso existe una relación directa entre el nivel de actividad física desde la infancia
hacia la adultez.

La evaluación geriátrica integral permite identificar y cuantificar los problemas físicos,


funcionales, psíquicos y sociales que pueden provocar en las personas: deterioro
cognitivo, alterar el estado de ánimo, generar trastornos del sueño, inmovilidad e
inestabilidad, además de otras alteraciones a nivel sensorial.

Guirao (2009) indicaron que la actividad física se ha identificado como un hábito de vida
que se relaciona con una menor incidencia de morbimortalidad cardiovascular. También,
la actividad física se presenta como un verdadero beneficio en el contexto de la salud para
personas sanas y las que padecen enfermedades crónicas, por ejemplo: hipertensión o
diabetes mellitus; psicológicamente se asocia a la disminución de la ansiedad y depresión,
permitiría mejorar la imagen personal y la autoestima, incrementar la calidad del sueño y
en general la calidad de vida; en el caso de la población femenina, el realizar adecuados
ejercicios corporales se ha asociado con prevención de cáncer de colón, de mama y de los
órganos reproductores femeninos. Según Andrade, Padilla y Ruiz (2013), los adultos
mayores que no realizan actividad física tienen una mayor probabilidad de cursar con
enfermedades crónicas y las personas que ya las padecen tienden a empeorar y generar
más complicaciones afectando su calidad de vida. Araújo y Manucussi (2012) establecen
que la inactividad física de los adultos mayores, por lo general se debe a imposiciones

30 LA ACTIVIDAD FÍSICA COMO INSTRUMENTO TERAPÉUTICO EN EL QUEHACER KINÉSICO


VICERRECTORÍA ACADÉMICA
FACULTAD DE SALUD, DEPORTE Y RECREACIÓN
ESCUELA DE KINESIOLOGÍA

socio-culturales más que a una condición de discapacidad, generándoles conductas


pasivas y de inmovilidad que provocan cambios fisiológicos y funcionales, producto de la
ausencia de estímulos más que por los cambios que conlleva el propio envejecimiento. Por
lo tanto, la condición general de un adulto mayor puede deberse a distintos factores pero
varios de ellos pueden ser abordados desde la clínica con programas de intervención
preventivos, terapéuticos y educativos, en los cuales el kinesiólogo debe tener una
participación protagónica.

La actividad física adecuada en la mujer influiría en la prevención de cáncer de colón, de


mama y de los órganos reproductores femeninos; en el aspecto psicológico se asociaría a
la disminución de la ansiedad y depresión, mejoraría la imagen personal, la autoestima e
incrementaría la calidad del sueño, para los dos géneros.

Implicancias kinésicas

Para el quehacer kinésico, lo argumentado por Araya, Padial, Feriche, Gálvez, Pereira y
MAriscal (2012) es relevante al manifestar que existen factores que aceleran el
envejecimiento y pérdida de autonomía como son la obesidad, el estrés, la hipertensión,
la drogadicción, el tabaquismo, alcoholismo, la exclusión social y como eje fundamental el
sedentarismo. Por el contrario, las variables que retardan este proceso y mejoran la
calidad de vida serían la actividad física, buen descanso, buena alimentación, mayor
participación social y una continua actividad cognitiva.

En base a lo anterior, Araújo y Manucussi (2012) manifiestan que al proponerse modificar


esta condición, en los adultos mayores, a través de la actividad física existen facilitadores
que permiten aumentar la probabilidad de éxito, en los cuales se presentan: el
compromiso por parte de la familia y amigos, la búsqueda de compañía o alguna
ocupación, programas específicos de actividad física y principalmente la asesoría de
profesionales de la salud que orienten a los adultos mayores y sus cercanos, hacia la
adquisición de estilos de vida saludables. Propuesta que en definitiva, invita a los
kinesiólogos a hacerse parte de programas de intervención integrales y eficientes que no
sólo debiesen considerar a los adultos mayores como tal, también a toda la población que
se dirige hacia esta etapa de la vida.

31 LA ACTIVIDAD FÍSICA COMO INSTRUMENTO TERAPÉUTICO EN EL QUEHACER KINÉSICO


VICERRECTORÍA ACADÉMICA
FACULTAD DE SALUD, DEPORTE Y RECREACIÓN
ESCUELA DE KINESIOLOGÍA

LA ACTIVIDAD FÍSICA RELACIONADA CON EL ÁMBITO LABORAL

Resumen: En el ámbito laboral la actividad física adquiere importancia para disminuir el


ausentismo, producto de enfermedades osteomusculares que tienen como factores el
sedentarismo, tipo de trabajo y políticas empresariales, entre otras. Que al no ser
abordadas terminan afectando al trabajador, su familia, la empresa y la sociedad por el
costo país que esto significa. Los programas preventivos son positivos pero se requiere
educar y cambiar la percepción de los empresarios para que estas intervenciones se
mantengan en el tiempo y los kinesiólogos tienen un papel importante en esta esfera de la
salud de las personas.

La actividad física en ambiente laboral

El ausentismo laboral, de acuerdo a lo manifestado por Saldarriaga y Martínez (2007)


genera un mayor volumen de tiempo perdido que el que se produce por conflictos
laborales, siendo la principal causa de ausentismo laboral la incapacidad médica
relacionada con enfermedad o accidente. Se destaca que en el ausentismo laboral existe
una etiología multifactorial en las cuales se presentan las variables del sujeto como:
motivaciones, necesidades, hábitos, valores, habilidades y conocimientos. Las variables de
tipo ocupacional involucran el tipo de empresa, métodos de producción, tamaño de la
planta laboral; por último las variables de organización de la empresa en base a clima
laboral y políticas institucionales. Por lo tanto, los factores determinantes en los procesos
de salud-enfermedad a nivel laboral dependen del estilo de vida, el tipo de trabajo y el
clima organizacional de la empresa.

El ausentismo laboral estaría mediado por factores determinantes en la relación salud –


enfermedad que se produce en este ámbito correspondiendo a: el estilo de vida, el tipo de
trabajo y el clima organizacional de la institución.

32 LA ACTIVIDAD FÍSICA COMO INSTRUMENTO TERAPÉUTICO EN EL QUEHACER KINÉSICO


VICERRECTORÍA ACADÉMICA
FACULTAD DE SALUD, DEPORTE Y RECREACIÓN
ESCUELA DE KINESIOLOGÍA

Respecto a las condiciones de vida actual, Saldarriaga y Martínez (2007) indica que se
caracteriza por exposiciones a agentes como el estrés, el ruido y contaminación
ambiental, violencia, alimentación desequilibrada y principalmente un alto nivel de
sedentarismo, con el cual las enfermedades crónicas degenerativas han adquirido
dimensiones epidémicas a nivel nacional y mundial. Los factores antes mencionados
también estarían muy relacionados con el ausentismo laboral derivado de alguna
condicionante médica como: accidentes en el puesto de trabajo o enfermedades
profesionales, entre otras. Que en definitiva están requiriendo, por parte de los
profesionales de la salud, investigar variables ligadas a esta problemática orientadas a : la
frecuencia, duración, costo, factores sociodemográficos asociados y comportamiento de la
población en la relación salud y puesto de trabajo, como elementos importantes en
posible elaboración de programas de actividad física saludable.

Según Díaz, Mardones, Mena, Rebolledo y Castillo (2011), la inactividad física aumenta la
frecuencia y duración de las incapacidades laborales, generando situaciones desfavorables
para el trabajador, la empresa y la sociedad, se debiera también considerar las
repercusiones a nivel familiar. Por tal motivo, los programas de actividad física en el
ámbito laboral se plantean como una acción estratégica en el campo de la salud
ocupacional por los beneficios físicos y mentales que conlleva; y porque este tipo de
implementación ha evidenciado una menor frecuencia de ausentismo por enfermedades
osteomusculares.

La inactividad física aumentaría la frecuencia y duración de las incapacidades laborales,


provocando condiciones negativas para el trabajador, su entorno cercano, la empresa o
institución donde trabaja y la sociedad en general como gasto país.

En el caso de la mujer en el mundo laboral, García, Ramos, Páez, Pedroza y Mendoza


(2011) establece que ha incrementado su participación exponencialmente y con ello el
riesgo para su salud en relación a factores como el trabajo monótono, la baja participación
en la planificación de las actividades, los conflictos con compañeros, la supervisión
autoritaria y el doble rol de muchas de ellas (trabajadora y dueña de casa).

En general, Martínez y Saldarriaga (2008) plantea que desafortunadamente las personas


han disminuido sustancialmente el nivel de actividad física en torno a su actividad laboral
como de tiempo libre, adoptando un estilo de vida sedentario que afecta

33 LA ACTIVIDAD FÍSICA COMO INSTRUMENTO TERAPÉUTICO EN EL QUEHACER KINÉSICO


VICERRECTORÍA ACADÉMICA
FACULTAD DE SALUD, DEPORTE Y RECREACIÓN
ESCUELA DE KINESIOLOGÍA

aproximadamente entre el 60 al 80 % de la población mundial. Condición que decanta en


que con la inactividad física se va presentando un deterioro estructural y funcional del
organismo, traduciéndose finalmente en la aparición de variadas patologías que pueden
llegar a limitar las actividades productivas de las personas en distintas instancias de su
trabajo; siendo las enfermedades respiratorias, osteomusculares y los traumatismos las
que generan mayor incapacidad laboral. Provocando por ejemplo, en el caso de las
mujeres, que deban concurrir con mayor frecuencia a centros asistenciales y requieran de
más cuidados contra diversos factores de riesgo, mediado por los factores antes
mencionados como su doble actividad entre trabajo y hogar; y porque podría relacionarse
también con la renuencia por parte de los hombre por consultar al médico mientras no se
sientan realmente complicados de salud.

La inactividad física genera un deterioro estructural y funcional en las personas, que en el


puesto de trabajo podría traducirse en enfermedades de tipo respiratorias,
osteomusculares o generar traumatismos que terminan generando incapacidad laboral.

En relación al quehacer kinésico reviste interés lo planteado por Peña, Colina y Vázquez
(2009) al clasificar la actividad física, en relación a su finalidad, indicando que la utilitaria
se enfoca fundamentalmente a situaciones laborales y tareas domésticas, la de tiempo
libre a lo eminentemente recreativo y lúdico, por último la educación física que tiene un
carácter más educativo, pero ninguna de ellas es excluyente si lo que se desea en
beneficiar a la persona y el kinesiólogo tiene la posibilidad de utilizar estas alternativas
para promover hábitos de vida saludable.

La actividad física podría clasificarse en utilitaria enfocada a situaciones laborales y tareas


domésticas, la de tiempo libre de carácter recreativo y la educación física con un concepto
más educativo. Pero todas son utilizables por el kinesiólogo si el objetivo fuese promover
hábitos de vida saludable en las personas

34 LA ACTIVIDAD FÍSICA COMO INSTRUMENTO TERAPÉUTICO EN EL QUEHACER KINÉSICO


VICERRECTORÍA ACADÉMICA
FACULTAD DE SALUD, DEPORTE Y RECREACIÓN
ESCUELA DE KINESIOLOGÍA

Implicancias kinésicas

Martínez y Saldarriaga (2008) indica que la menor frecuencia de ausentismo laboral por
enfermedades osteomuculares, en sujetos clasificados como activos desde la perspectiva
de la actividad física, se debe a los beneficios preventivos que tiene la implementación de
programas de ejercicio físico enfocado a la salud y no a la competencia deportiva, por lo
tanto este tipo de programa en empresas debiesen ser de carácter recreativo – formativo
de intensidad moderada y con un espíritu de amistad y compañerismo.

Por su parte, García, Ramos, Páez, Pedroza y Mendoza (2011), establece que instaurar
este tipo de programas en las empresas, es un desafío al tener que superar problemáticas
como restricciones de tiempo por parte de los dueños o directivos, responsabilidades
laborales, familiares y/o académicas de las personas, lograr la continuidad de los
programas en base al compromiso de la empresa y los trabajadores. Para ello resulta
fundamental que en el ámbito laboral se comprenda que la actividad física debe ser una
prioridad en la salud de las personas y no entenderla como una simple alternativa que tal
vez puede llegar a influir en la calidad de vida de los trabajadores, mejorando la
productividad y niveles de satisfacción. Para que esto realmente adquiera la importancia
que reviste, es que la intervención de los kinesiólogos resulta prioritaria, si lo que se desea
en el ámbito laboral es cambiar la mentalidad de los empresarios y empleados en pos de
mejorar los hábitos de vida saludable en las personas, desde su lugar de trabajo.

35 LA ACTIVIDAD FÍSICA COMO INSTRUMENTO TERAPÉUTICO EN EL QUEHACER KINÉSICO


VICERRECTORÍA ACADÉMICA
FACULTAD DE SALUD, DEPORTE Y RECREACIÓN
ESCUELA DE KINESIOLOGÍA

CONCLUSIONES.

El acondicionamiento físico no puede sólo enmarcarse como una actividad netamente


deportiva, en la cual se espera lograr el mayor potencial físico de la persona. Por años los
términos como el mencionado o rendimiento físico, se han relacionado con una imagen de
sobre exigencia física por parte de la persona, porque sin esfuerzo no se logra el objetivo
final. El realizar actividad física en pro de mejorar la condición personal en un contexto
general, abarcando lo físico, psicológico y socioafectivo, no implica realizar sesiones
estresantes y agotadoras. Sin embargo, para que se produzca el cambio que se necesita en
los hábitos de vida de las personas. Primero los profesionales de la salud tienen que,
realmente, tomar conciencia de lo que significa la actividad física saludable para las
personas y posteriormente comenzar a promocionarla, partiendo por la intervención
personal.

La actividad física es un instrumento fundamental en el quehacer kinésico, si se deduce


que son los profesionales especialistas en el movimiento humano y su disfuncionalidad.
Por lo tanto, la inactividad física pasa a ser uno de los factores más negativos en las
sociedades, si se desea mejorar la salud y calidad de vida de las personas. Siendo
responsabilidad del kinesiólogo promover la actividad física saludable a través de la
aplicación de programas, de connotación pública o privada, que tengan como objetivo
prioritario mejorar la calidad de vida de las personas.

El objetivo del presente apunte, fue fundamentar la actividad física como parte
importante de la actividad kinésica, por la relevancia que esta tienen en los hábitos de
vida saludable de las personas y que debe ser aplicable desde la perspectiva tanto
terapéutica como preventiva. Intentando generar a su vez, no sólo la promoción de
contenidos teóricos relacionados con la actividad física en el contexto del
acondicionamiento corporal desde el campo kinésico. También generar conciencia en los
estudiantes de la carrera y ojalá, de la facultad de salud, la importancia que reviste la
actividad física desde el plano profesional como personal.

36 LA ACTIVIDAD FÍSICA COMO INSTRUMENTO TERAPÉUTICO EN EL QUEHACER KINÉSICO


VICERRECTORÍA ACADÉMICA
FACULTAD DE SALUD, DEPORTE Y RECREACIÓN
ESCUELA DE KINESIOLOGÍA

BIBLIOGRAFÍA

 Alvarez C., Ramirez R., Flores M., Zuñiga C., Celis C., 2012; Efectos del ejercicio
físico de alta intensidad y sobrecarga en parámetros de salud metabólica en
mujeres sedentarias, pre-diabéticas con sobrepeso u obesidad; Rev Med Chile;
140: 1289-1296.

 Andrade E., Padilla N., Ruiz M., 2013; Barreras percibidas y nivel de actividad física
en adultos mayores de Aguascalientes, Ags.: Un estudio transversal; Enferm. Glob.
Vol. 12, N° 31, pp: 34-42.

 Arancibia F., Pavié J., 2011; Consenso chileno de rehabilitación respiratoria en el


paciente con epoc; Rev Chil Enf Respir; 27: 77-79.

 Araújo C., Manucussi A., 2012; La práctica de actividad física en personas mayores
del Valle de Paraíba, Sao Paulo, Brasil; Revista electrónica trimestral de Enfermería
Nº 28.

 Araya S., Padial p., Feriche B., Gálvez A., Pereira J., Mariscal M., 2012; Incidencia de
un programa de actividad física sobre los parámetros antropométricos y la
condición física en mujeres mayores de 60 años; Nutr Hosp.; 27(5): 1472-1479.

 Ardoy D., Fernández J., Chillón P., Artero E., España V., Jiménez D., Ruiz J., Guirado
C., Castillo M., Ortega F., 2010; Educando para mejorar el estado de forma física,
estudio Edufit: antecedentes, diseño, metodología y análisis del
abandono/adhesión al estudio; Rev. Esp Salud Pública: 84:151-168.

 Camargo d., Orozco L., Hernández J., Niño G., 2009; Dolor de espalda crónico y
actividad física en estudiantes universitarios de áreas de la salud; Rev Soc Esp
dolor; 16(8): 429-436.

 Carrasco M., Martínez G., Foradori A., Hoyl T., Valenzuela E., Quiroga T., Gac H.,
Ihle S., Marin P., 2010; Identificación y caracterización del adulto mayor saludable;
Rev Med Chile; 138: 1077-1083.

 Cortés A., Villarreal E., Galicia V., Martínez L., Vargas E., 2011; Evaluación geriátrica
integral del adulto mayor; Rev Med Chile; 139: 725-731.

37 LA ACTIVIDAD FÍSICA COMO INSTRUMENTO TERAPÉUTICO EN EL QUEHACER KINÉSICO


VICERRECTORÍA ACADÉMICA
FACULTAD DE SALUD, DEPORTE Y RECREACIÓN
ESCUELA DE KINESIOLOGÍA

 De Hoyo M., Sañudo B., Corral J., Rodríguez C., Oliva Á., Beas J., Cabeza R., Prada Á,
Centeno R., Carrasco L., 2013 Incidencia del ejercicio físico y el entrenamiento
vibratorio sobre la amplitud de movimiento de mujeres con fibromialgia; Rev
Andal Med Deporte; 6(2): 52-56.

 Díaz X., Mardones M., Mena C., Rebolledo A., Castillo M., 2011; Pausa activa como
factor de cambio en actividad física en funcionarios públicos; Revista Cubana de
Salud Pública; 37(3): 306-313.

 Escalante Y., 2011; Actividad física, ejercicio físico y condición física en el ámbito de
la salud pública; Rev. Esp. Salud pública; 84:325-328.

 Escolar J., Pérez C., Corrales R., 2003; Actividad física y enfermedad; An Med.
Interna (Madrid) Vol. 20, Nº 8; pp 427-433.

 Elizondo J., Guillén F., Aguinaga I., 2005; Prevalencia de AF y su relación con
variables sociodemográficas y estilos de vida en la población de 18 a 65 años de
Pamplona; Rev. Esp Salud Pública; 79: 559-567.

 Espinoza L., Rodríguez F., Gálvez J., Macmillan N., 2011; Hábitos de alimentación y
actividad física en estudiantes universitarios; Rev Chil Nutr Vol. 38; Nº4, Diciembre.

 Figueroa J., Schiavi E., Mazzei J., López A., Rhodius E., Sívori M., 2012;
Recomendaciones para la prevención, diagnóstico y tratamiento de la EPOC en la
Argentina; Medicina (Buenos Aires); 72: 1-33.

 Galiano D., Sañudo B., 2013 Aplicación del ejercicio físico como terapia en
medicina del trabajo para pacientes con fibromialgia; Med Segur Trab; 59 (232):
310-321.

 García L., Ramos D., Páez D., Pedroza L., Mendoza D., 2011; Impacto de un
programa de promoción de actividad física en mujeres trabajadoras de dos
empresas de Bogotá; Revista Ciencias de la Salud; 9(3): 237-249.

 Guirao J., Cabrero J., Moreno J., Muñoz C., 2009; Revisión estructurada de los
cuestionarios y escalas que miden la actividad física en los adultos mayores y
ancianos; Gac Sanit; 23(4): 334e51-334e67.

 Gutiérrez A., Pino M., 2013; Actitudes hacia la práctica de la actividad física
saludable en futuros docentes; Cuadernos de Psicología del Deporte, Vol. 13, 2, 73-
82.

38 LA ACTIVIDAD FÍSICA COMO INSTRUMENTO TERAPÉUTICO EN EL QUEHACER KINÉSICO


VICERRECTORÍA ACADÉMICA
FACULTAD DE SALUD, DEPORTE Y RECREACIÓN
ESCUELA DE KINESIOLOGÍA

 Hernández J., Licea M., 2010; Papel del ejercicio físico en las personas con diabetes
mellitus; Revista Cubana de Endocrinología; 21 (2): 182-201.

 Marín K., Laude R., Morales C., 2008; Entrenamiento físico y educación como parte
de la rehabilitación en pacientes con EPOC; Rev Chil Enf Respir; 24: 286-290.

 Márquez J. y Ramón G., 2012; El ejercicio en el tratamiento de la diabetes mellitus


tipo 2; Rev Argent Endocrinol Metab 49: 203-212.

 Martínez E., Saldarriaga J., 2008; Inactividad física y ausentismo en el ámbito


laboral; Rev. Salud Pública; 10(2): 227-238.

 Martinez E., Saldarriaga J., Euler F., 2008; Actividad física en Medellín: desafío para
la promoción de la salud.. Rev. Fac. Nao. Salud Pública Vol. 26 Nº 2, Julio-
Diciembre.

 Mayorga M., Fernández I., Bullón F., Morales C., Herrera J., Echeverría M., 2010
Impacto de un programa de educación sanitaria en pacientes con fibromialgia; Rev
Soc Esp dolor; 17(5): 227-232.

 Mendoza L., Espinoza J., Aguilera M., Balmaceda N., Horta P., Ruiz M., Czischke K.,
Schönffeldt P., Agar V., Barcos P., Castro A., Díaz O., Hopkinson N., 2013; Programa
de incentivo de la actividad física apoyado con contadores de pasos en la
enfermedad pulmonar obstructiva crónica; Rev Chil Enf Respir; 29: 135-140.

 Peña E., Colina E., Vásquez A., 2009; Actividad física en empleados de la
universidad de Caldas, Colombia; Hacia la Promoción de la Salud; Vol. 14, Nº 2: 53-
66.

 Repetto P., Bernales M., González M., 2011; XI Aspectos psicológicos de la


rehabilitación pulmonar en el paciente con enfermedad pulmonar obstructiva
crónica; Rev Chil Enf Respir; 27: 144-152.

 Restrepo J., Ronda E., Vives C., Gil D., 2009 ¿Qué sabemos sobre factores de riesgo
de la fibromialgia?; Rev Salud Pública 11 (4): 662-674.

 Revuelta E., Segura E., Paulino J., 2010 Depresión, ansiedad y fibromialgia; Rev Soc
Esp Dolor; 17 (7): 326-332.

 Rodríguez M., De la Fuente J., Montero J., Sanjurjo A., Sánchez P, Fernández J.,
2012; Enfermedad pulmonar obstructiva: diferencias entre hombres y mujeres;
Medicina (Buenos Aires); 72: 207-215.

39 LA ACTIVIDAD FÍSICA COMO INSTRUMENTO TERAPÉUTICO EN EL QUEHACER KINÉSICO


VICERRECTORÍA ACADÉMICA
FACULTAD DE SALUD, DEPORTE Y RECREACIÓN
ESCUELA DE KINESIOLOGÍA

 Rosety M., Díaz A., Rosety I., Fornieles G., Camacho A., García N., Ordoñez F., 2012;
Mejora de defensas antioxidantes mediante ejercicio aeróbico en mujeres con
síndrome metabólico; Medicina (Buenos Aires); 72: 15-18.

 Saldarriaga J., Martínez E., 2007; Factores asociados al ausentismo laboral por
causa médica en una institución de educación superior; Rev Nac Salud Pública Vol.
25, Nº 1.

 Tercedor P., Martín M., Chillón P., Pérez I, Ortega F. Wärnberg J., Ruiz J., Delgado
M. y grupo AVENA, 2007; Incremento del consumo de tabaco y disminución del
nivel de práctica de actividad física en adolescentes españoles; Nutr Hosp; 22(1):
89-94.

40 LA ACTIVIDAD FÍSICA COMO INSTRUMENTO TERAPÉUTICO EN EL QUEHACER KINÉSICO