Está en la página 1de 8

pacion

Es un sentimiento muy intenso, desbordante por otra persona, por uno mismo, por
alguna actividad, deporte o idea. El que siente la pasión sufre un desborde emocional tan
grande que le impide razonar, simplemente se deja llevar por esa emoción. Las ideas se
desordenan, no puede pensarse y las decisiones se toman por impulsos. Aparece la pasión
repentinamente y es fugaz, tiende a desaparecer con prontitud, pues como no es racional, es
difícil sostenerla en el tiempo. Así el amor apasionado es muy valorado, sobre todo por los
poetas, pero cuando el deslumbramiento cede, y no se han tenido en cuenta los valores
positivos del ser querido, sino solo la atracción sexual, la pasión se extingue tan rápido como
surgió. El rojo es el color que simboliza la pasión amorosa.

Distinta es la pasión que surge de un cuidadoso análisis del objeto de la pasión, y desborda
emocionalmente, luego de ser pensada. Así se dice: “Juan es un apasionado de la música”,
“María es una lectora apasionada”, “El trabajo es la pasión de Miguel”, queriendo significar que
en esas actividades que se conocen muy bien, la persona centra todos sus afectos, su
actividad y su esfuerzo. En estos casos, si bien hay un intenso contenido emocional que hace
elegir esas acciones como las más importantes de la vida, y que provocan gran placer al
hacerlas, seguramente podrán persistir mucho más tiempo o para siempre, pues la elección
ha sido racional y con conocimiento de lo que se hacía.

Los sentimientos
Resulta muy difícil encontrar una definición exacta
de lo que es un sentimiento, a pesar de las
numerosas definiciones que un gran número de
autores han ido proponiendo a lo largo de la historia.
Descartes definió los sentimientos como «acciones y
efectos del sentir». Más tarde, a finales del siglo
XIX, Wund concibe los sentimientos como pares de
fuerzas extremas que constarían de dos polos
opuestos, englobando todos los sentimientos en los
tres pares siguientes:
Placer-displacer. Excitación-reposo. Tensión-
relajación.

Desde entonces, se han ido proponiendo diversas


definiciones que se basan en nuevos intentos de
clasificación. Krueger lo intenta considerando los
sentimientos en razón de su profundidad,
dividiéndolos en profundos y superficiales. Los
profundos serían los auténticos sentimientos, ya que
éstos proceden de nuestra intimidad y se mantienen
presentes durante mucho tiempo. Los superficiales
serían aquellos que proceden del exterior, como
reacción a estímulos externos, y, que aunque pueden
tener cierta intensidad, duran menos que los
anteriores. Max Scheller elaboró otra clasificación,
que para muchos continúa siendo la más acertada,
que divide los sentimientos en cuatro modalidades:
sensoriales, vitales, psíquicos y espirituales. Los
sensoriales serían aquellos que siempre se localizan
en un sector del organismo, tal como ocurre, por
ejemplo, con los sentimientos dolorosos. Los vitales
son los que se experimentan difusamente dentro del
yo, de forma bastante independiente respecto a los
sentimientos sensoriales o a los acontecimientos
externos. Los sentimientos psíquicos son los que
aparecen como reacción a algún suceso exterior, tal
como ocurre, por ejemplo, con la alegría que surge
tras una noticia satisfactoria. Por último, estarían
los sentimientos espirituales, que son estados
absolutos que no aparecen motivados por ninguna
causa concreta, tal como ocurre con los sentimientos
religiosos.

Junto con la clasificación de Max Scheller hay otra


gran clasificación, la diseñada por Kurt Schneider.
Para Schneider, los sentimientos serían estados del
yo, pasivos, y vividos directamente como agradables
o como desagradables. Para clasificarlos habría que
distinguir entre los sentimientos corporales, como
los sentimientos dolorosos, escalofríos, sed, etc., y
los sentimientos anímicos, que estarían más
relacionados con la vertiente psicológica de la
persona.

EMOCIONES Y SENTIMIENTOS.

Las emociones y los sentimientos tienen importancia por lo referente a la vida

afectiva, para valorar y juzgar los diferentes sentimientos que componen ésta

en una persona. Es importante saber cuales son y como influyen en nuestra

conducta.

Desde la enfermería, va a tener importancia porque desde el punto de vista del


que trabaja con pacientes, van a aparecer situaciones donde hay sentimientos

no siempre positivos, y hay que saber como concordarlos y como trata con

ellos.

Las emociones y sentimientos son estados afectivos presentados por el ser

humano. Se parecen en que pertenecen al área vivencial afectiva en cuanto a

su forma de aparición y expresión.

La emoción surge ante una situación que aparece de repente, bruscamente. No

es instintivo, ni tampoco innato y es el resultado de un aprendizaje. Por lo tanto,

es adquirido por procesos complejos de aprendizajes de una cultura y por

incorporación de vivencias personales.2

Los sentimientos, en función de los seres sociales de nuestro contexto social y

cultural, son resultado de la relación, vivencias y experiencias de nuestra forma

de actuar. Son estados afectivos, más complejos, más estables, más duraderos

y menos intensos que las emociones. No hay un estimulo que hace que surja

en un momento, si no que es producto de una situación progresiva que deja su

huella.

No siempre es positivo, también puede ser negativo siendo el más

preocupante, ya que pueden hacer aparecer ciertos trastornos en el individuo

llamados negativos, que dificultan una relación. Con consecuencias en la

estabilidad personal, nos hacen desarrollar comportamientos defensivos.

Desde el punto de vista de la enfermería, nos preocupan porque van a estar

presentes, y el no conocerles puede dar lugar a perturbaciones en la relación

con el paciente. Muchas veces los comportamientos son tergiversados porque

ocultamos nuestros propios sentimientos. No podemos manejar los

sentimientos inadecuadamente, lo que tengo es que canalizar, adecuar el

sentimiento y no alterar la relación. Muchas veces lo que siento lo proyecto al


enfermo, y no es correcto pues no conseguimos resultados positivos

LAS ACTITUDES.

La actitud no es lo mismo que la aptitud. La actitud evalúa la conducta y la

aptitud es la capacidad para actuar y reaccionar.

Las actitudes son importantes porque nos comunican como reacciona o actúa

alguien ante situaciones determinadas. Se puede decir que tenemos actitudes

ante diferentes situaciones. Se puede decir teóricamente, pero a la hora de

reaccionar es como se observa la manifestación de la actitud, como nos

desenvolvemos.

Concepto de actitud:

Es aquello que ante una determinada situación, nos lleva a actuar de una forma

concreta, específica y que normalmente esta forma de actuar es constante, es

decir, permanece. Hay que evaluarlas y valorarlas.

Un concepto de actitud nos viene dado por la conducta, la personalidad, y está

compuesta por los siguientes elementos, que están presentes en todas las

actitudes:

1. Cognoscitivo = Conativo:

Todo tipo de información o conocimiento que tengo con respecto a esa

información, problema... etc. Este factor puede ser manipulado y dar

lugar a actitudes negativas, fruto de conocimientos erróneos, objetivo y

produciéndose una desvinculación de la situación.

2. Afectivo:

Tengo el conocimiento y alguien conocido cae en esa situación. El factor

está implícito en las actitudes, en función de cómo me afecta a mi esa

situación, pues se está afectivamente en el hecho. El componente

afectivo me hace verlo de diferente forma y actuar por tanto de otra


manera.

3. Reactivo:

Cuando reacciona ante este hecho o situación, es donde se ven esas

actitudes, y es como puedo conocerlas. Estoy dentro de la situación, y

me afecta directamente.

Estos factores son inseparables en la actitud y a veces entramos en conflicto;

como lo veo – como actúo – como me afecta. Se lucha entre lo que pienso y lo

que manifiesto.

Los sentimientos son las impresiones que causan a un nivel espiritual determinadas
cosas o situaciones y a partir de las cuales, es decir, del sentir que estas nos producen
internamente, los seres humanos actuamos. Es por esto que si por ejemplo nuestra vida es
una sucesión de desgracias y feas situaciones, nuestros sentimientos no serán de lo más positivos,
buenos y armoniosos, por el contrario, el resentimiento, a veces llegando hasta el odio, se
convertirán en la medida de nuestros actos. En tanto, una persona que se topa
recurrentementecon buenas experiencias es casi seguro que tenderá a producir en su interior
buenos y nobles sentimientos.
Lo peor que puede hacer una persona ante un sentimiento es ocultarlo, inhibirlo, porque esto es lo
mismo a fomentar un deseo irrefrenable que luego adquirirá inevitablemente la forma de
frustración, la peor aliada que puede conseguirse una persona en su desarrollo como tal. Por
ejemplo, una mujer que se oculta a sí misma y al resto, el amor que siente por un hombre, ya sea
que este esté o no comprometido, seguramente, deberá lidiar con una existencia frustrada,
producto de ese ocultamiento.

DEFINICIÓN DE TÉRMINOS
- Personalidad emotiva: la que entiende el mundo a través de los sentimientos.
- Personalidad racional: la que entiende el mundo racionalmente. Las personas que saben lo que pueden y
deben hacer en su vida.

-------------------------------------------------------

La emoción es un estado de ánimo breve, de aparición brusca y sorpresiva que va acompañada de


reacciones fisiológicas, como por ejemplo, palpitaciones, nerviosismo o palidez.
Todo estado de ánimo puede desencadenar una enfermedad, en el caso de las emociones se produce la
angustia (sensación de miedo sin saber a qué se tiene miedo).

El sentimiento es el estado de ánimo habitual por el que pasa la afectividad humana. Es subjetivo, su
origen no es tan claro y puede tener diversos motivos. Su intensidad es poco inferior a la de la emoción.
Son perdurables en el tiempo y dejan huella en la memoria y el pensamiento.
Forman parte de nuestra personalidad y la modelan. Hay sentimientos positivos, como por ejemplo el
amor, y sentimientos negativos, como puede ser el odio. No existe una clasificacion de los sentimientos.

La pasión es un estado de ánimo que se caracteriza por tener la intensidad de la emoción y la duración del
sentimiento. Es un tipo de afecto intenso y permanente, que domina tanto a la razón como a la voluntad.
En su desarrollo se puede llegar a lo patológico; la pasión se convierte en obsesión (celos extremados).

Definición de Aptitud
Palabra: Aptitud

Definición: La aptitud (del latín aptus = capaz para), en


psicología, es cualquier característica psicológica que permite
pronosticar diferencias interindividuales en situaciones futuras
de aprendizaje. Mientras que en el lenguaje común la aptitud
sólo se refiere a la capacidad de una persona para realizar
adecuadamente una tarea, en psicología engloba tanto
capacidades cognitivas y procesos como características
emocionales y de personalidad. Destacar también que la
aptitud está estrechamente relacionada con la inteligencia y
con las habilidades tanto innatas como adquiridas fruto de un
proceso de aprendizaje.

Los sentimientos son las impresiones que causan a un nivel espiritual


determinadas cosas o situaciones y a partir de las cuales, es decir, del sentir que estas
nos producen internamente, los seres humanos actuamos. Es por esto que si por ejemplo
nuestra vida es una sucesión de desgracias y feas situaciones, nuestros sentimientos no serán de lo
más positivos, buenos y armoniosos, por el contrario, el resentimiento, a veces llegando hasta el
odio, se convertirán en la medida de nuestros actos. En tanto, una persona que se topa
recurrentementecon buenas experiencias es casi seguro que tenderá a producir en su interior
buenos y nobles sentimientos.
Lo peor que puede hacer una persona ante un sentimiento es ocultarlo, inhibirlo, porque esto es lo
mismo a fomentar un deseo irrefrenable que luego adquirirá inevitablemente la forma de
frustración, la peor aliada que puede conseguirse una persona en su desarrollo como tal. Por
ejemplo, una mujer que se oculta a sí misma y al resto, el amor que siente por un hombre, ya sea
que este esté o no comprometido, seguramente, deberá lidiar con una existencia frustrada,
producto de ese ocultamiento.
Pacion
Se denomina pasión a aquel sentimiento o emoción muy intensa que un ser
humano puede profesar por otro, tal sería el caso de la fuerte inclinación o preferencia
que un individuo manifiesta por otro, normalmente del sexo opuesto, pero que claro
también puede ocurrir que ese fuerte deseo también lo represente una persona del
mismo sexo.
Asimismo, las pasiones, o pasión no se reducen únicamente a los seres humanos, sino que
también determinadas cosas tangibles, como ser un libro, una música, un objeto, entre
otros, pueden despertar en una persona sentimientos muy intensos.
Por otro lado, una pasión puede estar representada ya no por una persona del mismo o de otro
sexo o por una cosa, sino que una afición como ser coleccionar juguetes antiguos, puede ser
también considerada como una auténtica pasión que se ubicará a la par de las mencionadas.
En tanto, con el término de pasión también podemos expresar algo absolutamente opuesto a lo que
mencionábamos, ya que la palabra se utiliza además para dar cuenta de un fuerte
padecimiento o sufrimiento.

La actitud es la disposición voluntaria de una persona frente a la existencia en


general o a un aspecto particular de esta. Los seres humanos experimentan en su vida
diversas emociones que distan de ser motivadas por su libre elección; en cambio, la actitud engloba
aquellos fenómenos psíquicos sobre los que el hombre tiene uso de libertad y que le sirven para
afrontar los diversos desafíos que se le presentan de un modo o de otro.
Aquellas disposiciones que nos ayudan a desenvolvernos frente a las exigencias del
ambiente pueden englobarse en lo que se denomina actitud positiva. La actitud positiva
de una persona se origina en hacer uso de aquellos recursos que esta posee para solucionar sus
problemas y dificultades. En efecto, el énfasis de una persona con actitud positiva se centra
en aquello que posee en lugar de ocuparse de lo que carece. Así, la actitud mental positiva tiene
injerencia en la salud psíquica fomentando sentimientos que trasuntan bienestar y placidez.
Por el contrario, la actitud negativa es fuente inagotable de sinsabores y sentimientos
derrotistas. En general, las personas cuando sufren depresión adoptan este tipo de postura frente
a la vida. Básicamente, una persona con actitud negativa enfoca su atención en aquello
que carece y que necesita: salud, dinero, amor, etc. Por legítimas que puedan ser estas
aspiraciones, lo cierto es que enfocarse en las carencias no nos llevará a eliminarlas, sino que por el
contrario, puede crearnos otras.