Está en la página 1de 4

DEMENCIA SENIL

La demencia es un síndrome caracterizado por la presencia de deterioro cognitivo persistente


que interfiere con la capacidad del individuo para llevar a cabo sus actividades laborales o
sociales.

es independiente de la presencia de cambios en el nivel de conciencia (es decir, no ocurre


debido a un estado confusional agudo o delirio) y es causada por una enfermedad que afecta al
sistema nervioso central. La demencia es una enfermedad adquirida como el término deterioro
deja en claro. Es un síndrome que puede ser causado por muchas enfermedades y aunque a
menudo tenga evolución lenta, progresiva e irreversible, puede instalarse de manera aguda o
subaguda y ser reversible con el tratamiento específico de la enfermedad que la causa, cuando
este es disponible y administrado precozmente

Criterios para el diagnóstico de demencia de cualquier etiología

1.Demencia diagnosticada cuando hay síntomas cognitivos o de comportamientos


neuropsiquiátricos) que:

1.1 Interfieren con la habilidad laboral o en actividades usuales.

1.2 Representan deterioro en relación al nivel funcional y al desempeño previo del paciente.

1.3 No pueden ser explicados por delirium (estado confusional agudo) o por otra enfermedad
psiquiátrica mayor.

2.El deterioro cognitivo es detectado y diagnosticado mediante combinación de:

2.1 Anamnesis con el paciente e informante que conozca la historia.

2.2 Evaluación cognitiva objetiva, mediante examen breve del estado mental o examen
neuropsicológico. El examen neuropsicológico debe ser realizado cuando la anamnesis y el
examen cognitivo breve realizado por el médico no sean suficientes para diagnosticar el cuadro
con seguridad.

3.Los déficits cognitivos o de comportamiento afectan por lo menos dos de los siguientes
dominios:

3.1 Memoria: pérdida en la capacidad para adquirir o evocar informaciones recientes, con
síntomas que incluyen: repetición de las mismas preguntas o asuntos, olvido de eventos, citas
o del lugar en donde ha guardado objetos personales.

3.2 Funciones ejecutivas: deterioro de la capacidad de razonamiento, dificultad para realizar


tareas complejas con síntomas tales como: mala comprensión de situaciones de riesgo,
reducción de la capacidad para manejar finanzas, para tomar decisiones y planificar actividades
secuenciales o complejas.
3.3 Habilidades visuales - espaciales, con síntomas que incluyen: incapacidad para reconocer
rostros u objetos comunes, para buscar objetos en el campo visual, dificultad para manejar
utensilios, para vestirse, que no pueden ser explicadas por deficiencia visual o motora.

3.4 Lenguaje (expresión, comprensión, lectura y escritura), con síntomas que incluyen:
dificultad para encontrar y/o comprender palabras, errores para hablar y escribir, con cambio de
palabras o fonemas, que no pueden ser explicados por déficit sensorial o motor.

3.5 Personalidad o conducta, con síntomas que incluyen alteraciones del humor (labilidad,
fluctuaciones no específicas), agitación, apatía, desinterés, aislamiento social, pérdida de
empatía, desinhibición, conductas obsesivas, compulsivas o socialmente inaceptables.

Síntomas de la demencia

Entre los principales síntomas están:

Pérdida de memoria: Constituye el primer síntoma de la aparición de la enfermedad.


Incapacidad de acordarse de detalles sencillos en un principio para irse agravando con
problemas de memoria muy graves como el reconocimiento de las personas más
cercanas del ámbito familiar o las acciones realizadas en un pasado reciente o remoto.
Problemas del lenguaje: Incapacidad de comunicación, de comprensión lectora,
imposibilidad de uso de la escritura, incapacidad de mantener una línea lógica en el
pensamiento, incapacidad de expresar lo que se piensa, repeticiones, balbuceos, etc.
Problemas motores: Incapacidad para usar las habilidades manuales adecuadamente,
torpeza en los movimientos, imposibilidad de ponerse la ropa, tendencia a caerse, etc.
Problemas físicos: Incapacidad de controlar la orina, dificultad para comer, etc.
Problemas de lógica mental: Incapacidad de comprensión, concentración,
reconocimiento o de aprendizaje, de abstracción y planificación, etc.
Problemas de personalidad: Abandono personal, síntomas de depresión, apatía hacia
lo que le rodea, timidez, nerviosismo, conductas obsesivas, ilusiones exageradas,
conductas agresivas, etc.
Trastornos del sueño: Insomnio, tendencia a dormirse durante el día, etc.

Causas de la demencia

Las dos principales causas son:

Alzheimer: Constituye la causa principal, ya que el 50 y 75% de los casos se producen


a causa de esta enfermedad.
Demencia vascular: Constituye entre el 25 y 50% de los casos de la demencia.
Supone un deterioro de la circulación sanguínea en el cerebro lo que determina una
pérdida de sus funciones.
Otras causas: Tumores en el cerebro, infecciones, esclerosis múltiple, parkinson, sida,
hidrocefalia, golpes en la cabeza, enfermedad de Lyme, el alcohol u otras toxinas, la
falta de vitamina B12, etc.

Diagnóstico y tratamiento
En la demencia no se pueden recuperar ni curar las partes dañadas del cerebro. Mediante la
medicina existe la posibilidad de administrar determinados fármacos para disminuir los
síntomas.

Un factor muy importante es el cuidado del paciente. Es importante tener en cuenta:

Proporcionar al enfermo una rutina diaria para que se sienta mentalmente más seguro.
Proporcionarle un entorno social con amigos y familiares para que estimule el recuerdo.
Los ejercicios que estimulen la memoria o las lecturas diarias pueden resultar muy
beneficiosas para retrasar la pérdida de memoria.
Proporcionarle el ejercicio adecuado, pautado y vigilado para mantenerle en buenas
condiciones físicas.
Resulta muy adecuado un breve paseo diario que mejora la circulación y aporta más
riego al cerebro.
Proporcionarle una dieta adecuada para que su salud no se resienta.
La alimentación debe ser guiada desde el principio, vigilando que el enfermo coma
adecuadamente.
Proporcionarle un espacio vital desprovisto de impedimentos o peligros que puedan
arriesgar su vida y hacer una lesión.
Proporcionar a los cuidadores el apoyo necesario, para que no caigan en el desánimo o
en la depresión.

SÍNTOMAS

Los síntomas de la demencia senil se manifiestan con la degeneración de las células del
cerebro. Casi el 10% de las personas mayores de 65 años presentan síntomas de demencia
senil. La demencia puede manifestarse en diferentes formas.

Síntomas de la etapa primaria

Pérdida de memoria
Falta de sueño o insomnio
Problemas con el equilibrio
Desorientación
Falta de coordinación física
Apatía
Fatiga
Confusión
Ansiedad
Aislamiento social
Falta de iniciativa

Síntomas etapa intermedia

Habilidades deficientes de aprendizaje


Falta de juicio
Deterioro de las habilidades cognitivas
Inestabilidad emocional
Aumento de la confusión
Interrupción de los patrones de sueño en los miembros de la familia.
Necesidad de asistencia en las actividades diarias.
Agresión

Síntomas etapa avanzada

Pérdida gradual de peso


Disminución de las capacidades cognitivas
Dificultad para caminar
Mala higiene personal
Incontinencia urinaria
Violencia y agresividad
Defecación involuntaria
Tendencia a vagar sin informar al cuidador
Dificultad para reconocer a miembros de la familia
Incapacidad para vestirse, bañarse y comer
Incapacidad para cuidar de sí mismo
Alucinaciones visuales o auditivas
Cambios en la personalidad
Problemas comunicativos