Está en la página 1de 7

1

AEC INDEFENSION

Polaino-Lorente.A,

Vázquez-Valverde.C,

(1982)

La

indefensión

aprendida

en

el

hombre: Revisión crítica

Complutense, Estudios de psicología, ISSN 0210-9395, Nº 11, 1982, pags. 70-89.

y

búsqueda

de

un

algoritmo

explicativo,

Universidad

B) Resumen del artículo leído donde se especifiquen claramente los objetivos de investigación, metodología empleada y principales resultados y conclusiones.

El objetivo de la investigación que plasma este artículo, es un estudio crítico sobre la teórica del fenómeno de la indefensión aprendida en el hombre, e intentar aclarar la naturaleza del mismo. El tratamiento, la prevención, la etiología y los déficits presentes en la teoría de la indefensión aprendida se analizan desde el punto de vista de la Teoría de la Atribución.

Esta teoría suscita aún muchos problemas para su plena aceptación; intentando aclarar el proceso los autores proponen un algoritmo del mismo afirmando, que es necesario tener en cuenta los conocimientos que pueden suministrar la Psicología General, y en concreto la Psicología del Pensamiento.

1. LA TEORIA EXPLICATIVA TRADICIONAL Y EL MODELO REFORMULADO

La indefensión aprendida tiene varios significados: Por un lado se puede definir como un determinado procedimiento experimental consistente en someter a los sujetos a una situación inescapable generalmente aversiva.

Puede definirse como el conjunto de déficits conductuales, motivacionales y emocionales, que aparecen con posterioridad como consecuencia de haber sido sometidos al mencionado procedimiento experimental.

Por último hace referencia a una determinada teoría que intenta explicar los mecanismos patógenos y los procesos que dan lugar a la manifestación de tales síntomas: la llamada «Teoría de la IA», que propone el siguiente esquema etiológico de estos déficits (véase Seligman, 1975).

No

contingencia

Percepción de la no contingencia

Objetiva

(1)

(2)

Expectativas no contingencia

de

Aparición

de

los

déficits

(3)

(4)

Según este esquema propuesto el determinante inmediato sería la expectativa de incontrolabilidad, la creencia de que en el futuro, tampoco habrá ninguna relación de contingencia entre las respuestas y los reforzadores.

Los primeros experimentos se realizaron con animales, el conocido estudio de Overmier y Seligman (1967) sobre los efectos conductuales observables en unos perros en una prueba de

escape y evitación introducidos en una caja con una palanca de evitación, sometidos a una situación previa de choque inescapable.

No era lógica la aplicación de estos experimentos en humanos, así que no sólo eran escasos sino que su análisis era inaplicable al modelo animal. Así que la introducción por Hiroto (1974), de anagramas insolubles facilitó la experimentación y por tanto la extensión de estos. Las tareas también muy variadas: formación de conceptos (Roth y Kubai, 1975), tests de inteligencia (Thornton y Jacobs, 1972) solución de anagramas (Hiroto y Seligman. 1975), etc.

2

AEC INDEFENSION

En la teoría inicial tradicional se proponía la existencia de un mediador cognitivo fundamental: las expectativas de no control por parte del sujeto; sin embargo los procesos cognitivos formadores de tales expectativas no se contemplaban.

Se daba la circunstancia de un escaso poder predictivo del modelo experimental para inducir un estado de IA e incluso el hecho de que se daban resultados tan sorprendentes como que no se producía un déficit en el rendimiento, sino una facilitación. El mecanismo por el que se formaban las expectativas particulares no tiene relación puntual con las contingencias externas fijadas por el experimentador y al intentar generalizar los efectos tampoco se acertaba en suficiente número estas predicciones.

Abramson, Seligman y Teasdal (1978) reformulan este esquema explicativo, incidiendo en el proceso cognitivo propuesto y detallando mejor cómo se forman estas expectativas. El nuevo modelo es sencillo, inserta un nuevo componente: las atribuciones que el sujeto realiza respecto a la causa de encontrarse en una situación donde puede o no controlar los resultados. El algoritmo (Abramson et al., 1978,

p.52)

Es así como se introduce La Atribución como una variable que aparece entre la percepción de no contingencia y la expectativa de no contingencia futura. El determinante de las expectativas serán las atribuciones peculiares que el individuo efectúe respecto a la causa de la no controlabilidad.

No

 

Percepción de la no contingencia (presente y pasada)

Atribución para la no contingencia (presente y pasada)

Contingenci

a Objetiva

(1)

(2)

(3)

Expectativa de

   

futura no

contingencia.

Síntomas de

indefensión

(4)

(5)

Se generaron interesantes estudios referidos a la relación existente entre el fracaso escolar y el tipo de atribución, revalorizándose aún más el papel cognitivo activo del hombre: ―Afirmamos

que cuando una persona se halla indefensa se pregunta por qué lo está‖ (Abramson et al., 1978, p50). Consiguiéndose con esta nueva inclusión, el ―modelo reformulado‖ ganar especificidad respecto de los fenómenos de indefensión observados en humanos. La Teoría de la IA propone 3 deficits:

1. Motivacional. El individuo sometido previamente a algún tipo de situación inescapable (o problema insoluble) ve reducido el incentivo para escapar (o solucionar un problema) posteriormente.

2. Cognitivo. El déficit cognitivo se presenta cuando el individuo no es capaz de resolver una serie de anagramas y descubrir, además, el patrón común a todos ellos. La medida del déficit cognitivo es el número de ensayos que necesita el sujeto para descubrir la solución y el patrón.

3. Emocional Miller y Seligman (1973) advirtieron algunas semejanzas entre los síntomas de la IA y ciertos síntomas depresivos, pero las consecuencias de someter a un individuo deprimido a situaciones insolubles aumentaba dicha depresión pero también otros síntomas como ansiedad, hostilidad, etc. y se encontró que sucesos positivos incontrolables en algunos casos pueden suscitar un aumento de la ansiedad pero no de la depresión, así que no podemos concluir que realmente exista una relación biunívoca entre los síntomas afectivos de la IA y de la depresión, pero si

3

AEC INDEFENSION

parece ser que la sensación de control afecta positivamente al estado de ánimo de los sujetos. 4. La autoestima. Además de estos tres déficits señalados, en el modelo reformulado se distingue otro específicamente humano: la pérdida de autoestima, según la Teoría Atribucional, cuando el sujeto cree que sólo él es incapaz de controlar el medio – ―indefensión personal‖ se producirá perdida de la autoestima, mientras que si el sujeto cree que ni él ni nadie puede controlar el medio-―indefensión universal‖ no habrá pérdida de la autoestima.

Parece confirmarse la existencia de una dimensión Atribucional, denominada universal-personal, Bandura (1977)la llama ―sentido de eficacia personal‖, en el modelo se contempla una dimensión de estabilidad- inestabilidad (propuesta por Weiner en 1971) y otra nueva dimensión no contemplada por los teóricos de la atribución, la de la globalidad-especifidad.

En su combinación (2 x 2 x 2) podemos definir tipo y la intensidad de los déficits. En principio seria más grave una atribución personal, global, y estable, para el fracaso pues la expectativa de incontrolabilidad sería más firme y general.

5. Hay factores que, a su vez, influyen en el tipo de atribución que se haga: el grado de depresión del sujeto, el sexo del individuo (las mujeres son más depresógenas) la raza (los negros efectúan atribuciones más depresógenas) el tipo de instrucción experimental así como la importancia que se le dice al sujeto que tiene la tarea insoluble que ha de «resolver».

La variable que más importancia tiene para el posible papel de modelo que pueda jugar el fenómeno de la IA es el «estado depresivo» del individuo: la similitud de síntomas entre sujetos deprimidos e indefensos, puede proporcionarnos una base sólida a la pretensión de que la IA modela la depresión.

Miller, Klein y Sligman (1975.1976), hallaron que los sujetos deprimidos manifestaban idéntico patrón de síntomas que los no deprimidos sometidos a un tratamiento de indefensión. Se comprobó que los deprimidos percibían las tareas de habilidad como si fuesen de azar, los deprimidos percibían sus propias respuestas como independientes de los resultados. Ante estos experimentos muchos teóricos sugieren que quizás los deprimidos, tengan unas atribuciones más internas, más globales. y más estables para el fracaso, su propio estilo Atribucional, Seligman (1978) llega a hablar de una «personalidad depresiva» pero es difícil obtener una medida válida y fiable de la depresión.

Lo cierto es que el apoyo empírico para establecer la validez del modelo es aún muy escaso

y de naturaleza más bien indirecta, las atribuciones aún no se miden directamente según las

dimensiones propuestas sino que éstas se infieren a partir de juicios generales del sujeto.

En cuanto al fenómeno de la aparición de una facilitación en lugar de un déficit en el rendimiento, Roth (1980) ha postulado un modelo explicativo, la formación de atribuciones parece tener más un carácter procesal, que del tipo todo/nada; si la cantidad de exposición

a la incontrolabilidad es pequeña, generalmente se produce una mejora en el resultado y si

se induce a los sujetos a creer que fracasaron en la tarea debido a la dificultad de la misma,

su rendimiento posteriormente mejora es decir, siempre que haya una alta motivación el

4

AEC INDEFENSION

problema está en su inducciónse producirá el fenómeno del rendimiento mejorado. Por todo ello, consideramos que no sólo han de tenerse en cuanta los factores cognitivos (como la percepción de control, las expectativas, etc.), sino también otros de tipo motivacional (modelos comportamentales, como el de Atkinson, podrían aportar un vía más integradora en la investigación de estos problemas).

2.ETIOLOGIA DE LOS DEFICITS

Las expectativas de incontrolabilidad son el determinante principal de los síntomas de indefensión.

Weiner (1974) ha señalado que la magnitud del cambio de expectativa más que un índice de la percepción entre respuestas y resultados, es un índice de la dimensión atribucional de estabilidad. Los deprimidos y los indefensos hacen atribuciones más inestables que los sujetos normales referidas a los resultados contingentes con la respuesta. Pero se da el caso de que los deprimidos perciben correctamente la no contingencia, siendo los sujetos no deprimidos quienes sorprendentemente distorsionan estas relaciones al creer que tienen más control del que realmente poseen.

La explicación de Alloy para esta exactitud perceptiva de los deprimidos, gira entorno a un componente afectivo: la «ilusión de control» quizá tenga una función protectora de la autoestima y en último término, de caer deprimido. Este es un punto crítico para el modelo de depresión que se supone que es la IA, debemos de señalar que la relación entre la IA y la depresión clínica no es en absoluto tan puntual y ajustado como se creyó en un primer momento señalando la necesidad de reformular el déficit cognitivo, los deprimidos, al exponerse menos a contingencias reales, debido a su déficit motivacional, puede que infraestirnen sus capacidades, incurriendo así en un circulo vicioso. El sujeto es capaz a priori de percibir las contingencias de modo extraordinariamente preciso, pero se expone menos a ellas debido a una expectativa de incontrolabilidad, y por tanto es menos probable que compruebe la eficacia potencial de sus respuestas para generar resultados deseados.

La existencia de sesgos en la formación de expectativas debería tenerse en cuenta a la hora de especificar las condiciones bajo las que se desarrollarán las expectativas de incontrolabilidad. Un camino que puede ser viable en el futuro es el de considerar las Teorías de la Decisión pues en ellas se tiene en cuenta tanto el valor del resultado como la probabilidad subjetiva de éxito. Es difícil que resultados positivos incontrolables puedan producir déficits emocionales, aunque quizá puedan hacer al sujeto más vulnerable ante futuras situaciones aversivas de incontrolabilidad (pondría aquí el ejemplo de los casinos, aprovechan esta situación, la falsa creencia del éxito fácil.) El modelo reformulado debería recoger más sistemáticamente este factor motivacional, el papel de las expectativas queda bien reflejado en los estudios en los que se han evitado estados de indefensión sin que el sujeto realice ninguna respuesta de control, pero haciéndole creer que podría tener control sobre el estímulo aversivo presente (Glass y Snyder, 1972).

5

AEC INDEFENSION

Hay que buscar una evaluación más directa de las propias expectativas, de modo que nos permita concluir acerca de cual es el papel en la indefensión. Sería un constructo, hay una serie de «operaciones convergentes» que parecen confirmar su existencia, así según Seligman y Miller, bajo condiciones de no contingencia es frecuente que se produzca:1) Pasividad ,2) Problemas de aprender relaciones contingentes futuras,3) Mínimos cambios de expectativas,4) Informes de los propios sujetos diciendo que sentían «no poder hacer nada».

3. INMUNIZACION Y TERAPIA

La mayoría de las terapias de IA persiguen inducir al paciente a que descubra que responder produce el reforzamiento que desea. 3 tipos de aproximaciones terapéuticas:

1) Informar al sujeto al finalizar el experimento. 2) Introducir una tarea sencilla, con feedback contingente entre la tarea insoluble y la de prueba, Nattion y Massad(1978)hallaron que una tarea con un 100% de éxito no es terapéutica, esto puede suponer dos cosas: una, que el individuo la considere no relevante dada su facilidad. o bien que la considere como una tarea incontrolable (haga lo que haga, acierto). 3) Reentrenamiento Atribucional, Dweck(1975), pretende cambiar directamente las atribuciones depresógenas del sujeto(bien a través de realizar tareas sencillas en las que se refuerce positivamente el éxito, bien a través de enseñarle a no atribuirse a sí mismo la causa de los fracasos).

También la inducción de sentimientos positivos hacia uno mismo mediante la técnica de Velten (1968) parece tener alguna efectividad, si bien la mejora parece ser muy transitoria. Por otro lado, quizá los cambios bruscos de éxito o de fracaso en una situación experimental sean un artefacto demasiado evidente para los sujetos experimentales. Quizás la «ilusión de control» observada en la mayoría de las personas no es sino el producto de una inmunización evolutiva que seguramente tiene antecedentes muy tempranos (Piaget, 1964)

Como sucede en los animales, aún no se conoce un parámetro fiable y válido de la generalización de los efectos, aunque el de las atribuciones pueda ser seguramente válido.

C) Comentario crítico/discusión personal sobre el artículo (por ejemplo: relevancia de la investigación realizada, adecuación de la metodología empleada, posibles derivaciones de la investigación, carencias del trabajo, líneas de continuación del trabajo

COMENTARIOS FINALES Y PROPUESTA DE UN ALGORITMO

Hemos visto a lo largo del artículo numerosas propuestas que intentan explicar el fenómeno de la IA, por un lado los estudios con animales no nos permiten hacer una diferenciación en la naturaleza de los déficits, la teoría de la IA como hemos visto presenta déficits cognitivos, los estudios de Alloy que presentaron un método que minimiza los componentes motivacionales es objeto de numerosas críticas, al igual que faltan medidas más precisas de las expectativas de incontrolabilidad y de las atribuciones y así poder establecer claramente los nexos causales.

6

AEC INDEFENSION

Complejidad de Tarea Claridad Feed- back Factores de Sesgo Expectativas Previas Registro de cotingencia ¿Es
Complejidad de Tarea Claridad Feed-
back Factores de Sesgo Expectativas
Previas
Registro de cotingencia
¿Es inontrolable?
Contingencias Reales
?
Duracion expos. Instrucciones
SI
NO
NO
SI
Estilo atrib. Dif 1 Ilustraciones.
Atribucion
Atribucion
Estilo atrib Dif Indivi. Factores
Atribucion
Atribucion
Preeliminar
Preeliminar
sesgo Expcias. Control
1
Preeliminar
Preeliminar
no depresiva
no depresiva
Comparaciones sociales.
depresiva
depresiva
Autoevaluacion
Rendimiento mejorado o
disminuido
Factores sesgo Inmunizacion
Analisis coste/Beneficio de la
SI
SI
respuesta. Inform previa.
¿Expectat. De
¿Valor deseado?
INDEFENSION
Similitud de las tareas y de la
incontrolab?
situacion. Probab. Aparicion
futura
NO
NO
Pseudoindef. o no sintomas
SI
¿Valor deseado?
Persistencia
NO
Persistencia o no de sintomas
TABLA I. Algoritmo propuesto para la formación de expectativas.

El nuevo modelo teórico propuesto por Abramson et al. (1978) también presenta inconvenientes como: incidir de modo excesivo en los informes verbales de los sujetos que pueden no reflejar realmente bien, verdaderos procesos cognitivos internos, además, hay algunas predicciones específicas de la teoría que no parecen confirmarse y por último la dificultad de emplear un adecuado grupo de control.

Todo ello señala la necesidad de configurar un nuevo marco en el que se empleen los conocimientos de la Psicología General en especial la teoría de la decisión y los procesos de formación de expectativas y de forma más general, contar con la Psicología del Pensamiento.

Otro punto a tener en cuenta es la selección de la muestra pues en casi todos los casos los experimentos se desarrollan en un marco exclusivamente universitario, siendo un sesgo para generalizar los resultados. Del mismo modo resulta esencial parametrizar la generalización de los efectos la inmunización y la terapia, así como incluir formalmente elementos motivacionales etiológicos (Roth, 1980).

Es muy cuestionable la validez del fenómeno de la IA como modelo de algún tipo de depresión, los autores del artículo construyen un algoritmo que refleja el proceso de formación de los síntomas y atribuciones a través de la formación de hipótesis tentativas.

7

AEC INDEFENSION

Por un lado consiguen reflejar que el único elemento necesario y suficiente para la conducta indefensa son las «expectativas de incontrolabilidad», en segundo lugar proponen que la interacción de las expectativas con el valor, un componente motivacional, explica la aparición de la indefensión o del mejoramiento y por último las expectativas pueden realmente afectar al posterior registro y evaluación de las contingencias.

Estoy de acuerdo en considerar que hay que tener en cuenta la Psicología del pensamiento, así como el desarrollo y los procesos de formación de expectativas, lo que resulta bastante difícil es crear modelos generales y que definan el curso de los acontecimientos en todos los casos.

Propongo que se realicen los experimentos en todos los ámbitos para no sesgar los resultados, se pueden crear en base a esto, hipótesis o teorías pero más bien referidas a aspectos no emotivos(sabemos que el componente básico para la creación de la IA es la expectativa de incontrolabilidad, pero la asimilación de este fenómeno dista mucho de ser objetivo y medible), la medida de las emociones y sus consecuencias, es prácticamente imposible, sabemos que la forma de asimilar situaciones iguales para diferentes individuos es demasiado variada para poder crear una previsión general.

La idea del algoritmo, aunque compleja, refleja con mayor exactitud como se crea la indefensión adquirida, pero como vemos existen flujos en los que se sitúan interrogantes.

Los componentes motivacionales, aquí interviene directamente psicología del aprendizaje, son los que evitaran o facilitaran la creación de la IA, esos mismos componentes actúan también a la hora de corregir y aplicar terapias encaminadas a la extinción de la IA.