Está en la página 1de 46

TRADUCCION PAGINAS 158-200 SECCION 10.

2 LIBRO
[MADABHUSHI,GOPAL] CENTRIFUGE MODELLING FOR CIVIL

10.2 CAPACIDAD DE SOPORTE DE POCA PROFUNDIDAD:

La capacidad de carga de cimentaciones superficiales se ha investigado ampliamente desde


el inicio de la mecánica de suelos como una rama independiente de la ingeniería civil. El
enfoque más común es el uso de factores de capacidad de carga originalmente propuesto
por Terazaghi como se muestra en la Ecuación 10.1. Estos factores pueden ser
determinados para conocer las propiedades del suelo, tales como su unidad de peso, ángulo
de fricción, cohesión (o enclavamiento entre granos de suelo), y la profundidad en el que
se coloca la fundación.

Donde Nc, Nq y Nγ son los factores de capacidad de carga, C y γ son la cohesión /


enclavamiento entre granos de suelo y el peso unitario del suelo, q es la presión de
sobrecarga al nivel más básico, y B es el ancho de la Fundación.

Los factores de capacidad de carga en la ecuación anterior se determinan por lo general de


gráficos de diseño o las tablas de propiedades del suelo dado; por ejemplo, véase Tomlinson
(1986). La capacidad de carga determinada de esta manera es generalmente reducida por
un factor de seguridad para determinar la carga admisible o segura de presión. Hay muchos
factores de corrección que se han desarrollado para cada uno de los factores de capacidad
de apoyo para incluir diversos efectos, tales como la forma de la fundación, la inclinación
del suelo, y la ubicación del nivel freático en relación con la base de poca profundidad.

Eurocódigo 7 sugiere el uso de una función de forma para condiciones no drenadas, dado
como:

Donde L y B son las dimensiones de condiciones. Este factor se usa como un multiplicador
al término de la Ecuación 10.1. No se considerarán otros factores aquí, pero se pueden
encontrar fácilmente en cualquier libro de texto estándar sobre el tema. El concepto de
capacidad de soporte está bien establecido y la mayoría de los libros de texto en mecánica
de suelos, tales como Knappett y Craig (2012), incluyen la estimación de la capacidad
portante para una variedad de condiciones del suelo y de carga. Por condiciones
simplificadas del suelo tales como suelos arcillosos en condiciones no drenadas (Es decir,
sometidos a una carga rápida), la capacidad de soporte de la fundación se puede obtener
con bastante facilidad, si la resistencia al corte no drenada del material es conocida.
Normalmente esto se hace suponiendo que el suelo se comporta como un material
perfectamente plástico y que la teoría de la plasticidad es aplicable.
De acuerdo con la teoría de la muesca de Prandtl en metales, los mecanismos de falla con
zonas de cizalla activos, pasivos, y mixtos como se muestra en la figura 10.2 puedem ser
asumidos y la capacidad de carga puede ser estimados. Usando el teorema del límite
superior de la plasticidad e igualando hecho el trabajo en el desplazamiento de la zapata a
la energía disipada en la cizalla activo, mezclado, y zonas pasivas, se puede demostrar que
la capacidad de carga de los suelos con resistencia al corte no drenada del cu viene dada
por:

Figura 10.2 Mecanismo de fallo capacidad de carga clásica.

Donde QF es la capacidad de carga y QS es la presión de sobrecarga presente en el nivel de


cimentación. La presión de sobrecarga podría ser debido a la sobrecarga del estrés al nivel
más básico, más cualquier carga de presión aplicada en el superficie del suelo. Del mismo
modo utilizando el teorema del límite inferior de plasticidad y teniendo en cuenta el
equilibrio y la rotación de la tensión principal desde abajo la base para el campo libre, se
puede demostrar que la capacidad de carga es exactamente misma que la dada por la
ecuación 10.3. Sobre la base de los dos teoremas de la plasticidad, a medida que
exactamente los mismos valores consolidados superior y el inferior de la capacidad de
carga, la Ecuación 10.3 debe representar la solución exacta. Expresiones similares también
se pueden derivar para materiales drenados.
Aunque este tipo de análisis sencillo basado en la plasticidad da buenas estimaciones de la
capacidad portante de cimentaciones superficiales, su validez se basa en el mecanismo de
fallo real que se desarrolla por debajo de la base. Además, esto alienta a muchas preguntas.

• En la figura 10.2 las zonas activas y pasivas se deforman como "conjunto rígido bloques
"con sólo la zona mixta mostrando cizalla continua?.
• ¿Tiene el suelo fuera de estas zonas de participar en el fracaso de la fundación?.
• ¿Qué profundidad tiene el mecanismo de falla se extiende como una proporción de la
Tamaño de pie?.
• ¿Qué papel tienen las propiedades del suelo en términos del mecanismo de falla de
¿tamaño y forma?.
Estas preguntas son realmente las preguntas de investigación, aunque sus resultados tienen
una evidente y directa importancia práctica en el diseño de cimentaciones superficiales.

10.3 MODELADO DE UNA BAJA FUNDACIÓN EN UN LABORATORIO:

Se han hecho intentos por muchos investigadores para determinar la capacidad de carga de
cimentaciones superficiales experimentalmente en un laboratorio. Si bien era posible medir
las curvas de carga-asentamiento de cimentaciones superficiales, muy pocos investigadores
fueron capaces de visualizar real o determinar el mecanismo de falla que se movilizó por
debajo de la fundación. Por otra parte, la realización de pruebas en fundaciones modelo a
pequeña escala en un laboratorio plantea la cuestión de bajas tensiones efectivas dentro
del cuerpo del suelo.

Algunas de las primeras investigaciones en la visualización del mecanismo de fallo por


debajo de una base de poca profundidad se llevó a cabo en la Universidad de Cambridge
por Chan (1975). Con el fin de evitar el problema de bajas tensiones efectivas en la escala
del modelo, Chan desarrollado un sistema que utiliza una bolsa de aire neumático que
podría ser utilizado
para presurizar la superficie del suelo para crear las qs presión de pago requeridos. Una
sección transversal de la configuración experimental que fue desarrollado por Chan se
muestra en la figura 10.3. La sección transversal era visible a través de una ventana de
Perspex transparente y se fotografió durante la carga de la base.

En este caolín ”Arcilla blanca muy pura usada principalmente en la fabricación de


porcelana” investigación experimental muestras de arcilla fueron probados en una amplia
variedad de condiciones del suelo desde normalmente consolidadas a suelos
sobreconsolidadas. La carga se aplica tanto rápidamente y poco a poco para simular
condiciones no drenadas y escurridos. Algunas pruebas se llevaron a cabo con diferentes
incrementos de carga. El asentamiento de la cimentación se controló durante todas las
pruebas. Un ejemplo de la curva de solución se muestra en la figura 10.4.

El eje de tiempo en esta figura se representa en una escala logarítmica. Antes de la


aplicación de la carga de equilibrio, la arcilla de caolín se consolidó normalmente bajo una
presión de pago de alrededor de 200 kPa. En esta prueba la presión de apoyo aplicado en
la base era 72 por ciento de la última qf capacidad de soporte.

Fue posible observar el mecanismo de fallo que se desarrolló por debajo de la fundación
mediante la colocación de perdigones de plomo en el cuerpo de arcilla y radiografiar la
arcilla
Figura 10.3 Un montaje experimental para investigar la capacidad portante de
cimentaciones superficiales (después de Chan, 1975).

Figura 10.4 Curva de asentamiento típico de una cimentación superficial sobre una arcilla
de caolín normalmente consolidadas (datos de Chan, 1975).

En diferentes etapas de la carga. Un ejemplo de esto se muestra en la Figura 10.5, que


muestra la deformación en el cuerpo del suelo como la zapata se establece en los primeros
3000 minutos después de la aplicación de la carga. Los vectores de desplazamiento
observadas muestran claramente los asentamientos verticales debajo de la base que
comienzan a girar en ambos lados. Al comparar la figura 10.5 con la figura 10.2 podemos
ver que el mecanismo de falla idealizada asumida en los cálculos de capacidad de carga
puede no ser totalmente exacta.
Figura 10.5 Mecanismo de fallo por debajo de una base poco profunda en condiciones sin
escurrir en una arcilla normalmente consolidada (después de Chan, 1975).

Figura 10.6 Asentamiento de consolidación por debajo de una cimentación superficial


(después de Chan, 1975).
Los asentamientos de zapata que se muestran en la Figura 10.5 continúan más allá de los
minutos 3000 como se ve en la figura 10.4. Esta etapa se debe principalmente a la
consolidación de la arcilla. Los vectores de desplazamiento de 3.000 a 10.000 minutos se
muestran en la figura 10.6. A diferencia de la etapa anterior, todos los vectores de
desplazamiento son casi vertical a través del cuerpo del suelo. Sin embargo, los
asentamientos diferenciales entre el campo libre y la región debajo de la base da lugar a
algunos de cizallamiento que se movilizó en el cuerpo del suelo.

Aunque este tipo de investigación demuestra la importancia de investigar el mecanismo de


fallo por debajo de cimentaciones superficiales, sus preguntas se mantienen debido a la
prueba basada en el laboratorio que se llevó a cabo. Aunque las tensiones dentro del cuerpo
del suelo fueron relativamente alto debido a la utilización de las bolsas neumáticas de aire,
esto aumenta el esfuerzo vertical en todas partes en el cuerpo del suelo.

En contraste, en los problemas reales del nivel de estrés aumenta con la profundidad. Por
lo tanto, los gradientes de tensión no se reproducen en este tipo de pruebas.

10.4 MODELIZACIÓN CENTRÍFUGA DE CIMENTACIONES DE POCA PROFUNDIDAD:

Modelado Centrífuga de cimentaciones superficiales se llevó a cabo por varios


investigadores, incluyendo Ovesen (1975) y Kimura, Kusakabe, y Saitoh (1985), aunque en
los primeros días no fue posible obtener imágenes…

Figura 10.7 Un banco de ensayo de centrífuga para la aplicación de una carga combinada
sobre cimientos poco profundos (después de Shi, 1988).
De suficiente calidad y resolución para determinar los mecanismos de fallo. Sin embargo,
se podrían investigar problemas de carga más complejas. Por ejemplo, Shi (1988) investigó
la capacidad portante de cimentaciones superficiales bajo la acción combinada de axial,
lateral, y el momento de carga. Su montaje experimental utilizado para el ensayo de
centrífuga se muestra en la figura 10.7. Permitió carga de la base en las direcciones vertical
y horizontal. La toma principal permite cargar el equilibrio en las direcciones vertical,
mientras que las tomas sub permitió controlada de carga lateral de la fundación. El
momento de carga se genera debido a la altura del punto de carga por encima de la base
de la zapata. En esta configuración el momento de carga no es independiente de la carga
horizontal. Las cimentaciones superficiales investigados fueron la espita-pueden
fundaciones en suelos arenosos utilizados por la industria petrolera costa afuera en ese
momento. Shi llevó a cabo una serie de pruebas de centrifugación a 60 g. se consideraron
las combinaciones de una amplia variedad de condiciones de carga. Los ejemplos de los
datos que se han obtenido durante estas pruebas de centrífuga se muestran en las figuras
10.8 y 10.9. Los datos se muestran en estas figuras en la escala del modelo. Podemos utilizar
las leyes de escala discutido en el capítulo 4 para cambiar estos a escala de prototipo.

La figura 10.8 muestra el asentamiento vertical de la zapata cuando se somete a variación


cíclica de la carga horizontal. La carga vertical se mantuvo constante durante este proceso,
pero el experimento se repitió con varios niveles de carga vertical. En la figura 10.8 se puede
observar que la vertical…

Figura 10.8 Arreglo de la fundación bajo ciclos de carga horizontal aplicada (datos de Shi,
1988).
Asentamientos continúan acumulándose con los ciclos de carga horizontal y la magnitud de
este asentamiento se incrementa con el aumento de la carga vertical aplicada a la zapata.
Esta investigación demostró que la capacidad portante de la cimentación superficial se
reduce rápidamente en la aplicación de la carga horizontal.

Los datos experimentales también se pueden trazar para investigar la rigidez del suelo. En
la figura 10.9 la carga horizontal se representa en función del desplazamiento horizontal de
la zapata. Una vez más los datos se presentan en la escala del modelo. En esta figura se
puede observar que la rigidez del suelo movilizado es menor cuando la carga vertical
aplicada es menor. También con el aumento de la carga vertical, el tamaño del bucle y el
área encerrada dentro del bucle se reducen, lo que indica que menos energía se disipa en
este nivel de carga. Los datos que se muestran aquí son sólo ejemplos de la calidad de la
información que se puede obtener a partir de la serie de pruebas de centrífuga de esta
manera.

Más recientemente McMahon (2012) ha investigado los mecanismos de fallo por debajo de
cimentaciones superficiales que explotan los recientes avances en la digitalización de
imágenes de alta resolución y el desarrollo del análisis de PIV se describe en el capítulo 8.

Se llevó a cabo una serie de pruebas de centrifugación a 100 g y se prueba múltiples zapatas
colocados en la superficie de la arcilla y suelos arenosos. En esta sección sólo se
considerarán ejemplos de las pruebas realizadas de arcilla en capas de arcilla normalmente
consolidadas y consolidado a lo largo. La configuración experimental utilizada en esta serie
de pruebas se muestra en la figura 10.10. Las zapatas se hicieron de aleación de aluminio y
tenía una interfaz relativamente lisa con la arcilla fundación. Las zapatas se hayan cargado
en peso muerto o mediante el uso de cilindros neumáticos después de que la arcilla se
reconsolidado bajo la g aplicada…

Figura 10.9 Bucles de carga-desplazamiento horizontal (datos de Shi, 1988).


Campo. Las zapatas se colocan junto a la ventana Perspex como se indica en la figura 10.10.
Un sistema de cámara digital se utiliza para tomar imágenes de las bases a través de la
ventana de metacrilato transparente en intervalos rápidos que posteriormente son
procesadas para revelar las deformaciones del suelo.

La primera serie de pruebas se llevaron a cabo en arcilla blanda que está nominalmente
tomada para ser normalmente consolidado. Las zapatas se cargaron usando condiciones no
drenadas de peso muerto y simulados en la capa de arcilla. Las deformaciones del suelo
obtenidos para este caso se muestran en la figura 10.11. La escala vertical indica las
deformaciones del suelo y la escala horizontal indica la escala geométrica. Debe señalarse
que estos son a escalas modelo y tenemos que utilizar la ley de escala centrífuga para el
desplazamiento de convertirlos en escala de prototipo.

En esta figura se puede observar que las deformaciones del suelo se extienden a una
profundidad menor que la anchura de la zapata. Además, los vectores de desplazamiento
cambian de tamaño con la profundidad. En general, las deformaciones observadas en esta
prueba son diferentes del mecanismo de fallo clásica muestra en la figura 10.2. Esto
también puede ser comparado con el mecanismo de fallo obtenido en las pruebas de 1 g
basado en el laboratorio llevados a cabo por Chan (1975) y se muestra en la figura 10.5. El
mecanismo de fallo en la figura 10.11 es aún menos profundo que el de la Figura 10.5.

La segunda serie de pruebas se llevaron a cabo en una capa de arcilla nominalmente


consolidado a lo largo. En estas pruebas la carga de las zapatas se llevó a cabo utilizando los
cilindros neumáticos que se muestran en la figura 10.10 para asegurar una carga rápida…

Figura 10.10 Configuración del experimento Centrífuga para la carga de las zapatas
(después de McMahon, 2012).
Y simular condiciones no drenadas. Un resultado típico de esta serie de pruebas se muestra
en la figura 10.12. En esta figura se puede observar que las deformaciones del suelo son
mucho más pequeños en comparación con el caso de la arcilla normalmente consolidada
se muestra en la figura 10.11. Las deformaciones se extienden a una profundidad mucho
más superficial respecto a la anchura de condiciones. Esto es de esperar que la arcilla sobre
consolidadas es mucho más rígida que la arcilla normalmente consolidada. Esto da lugar a
deformaciones mucho más pequeños del suelo debajo de la base y el mecanismo no lo
hace…

Figura 10.11 Deformaciones del suelo en arcilla normalmente consolidada por debajo de
una cimentación superficial (después de McMahon, 2012).

Figura 10.12 Deformaciones del suelo en arcilla sobre consolidado por debajo de una
cimentación superficial (después de McMahon, 2012).
Penetrar tan profundo debajo de la zapata. Es más fácil para el suelo para exprimir
lateralmente en lugar de movilizar a un mecanismo de falla profunda.

10.5 MODELOS DE MODELACIÓN:

Algunos ejemplos de modelado de las cimentaciones superficiales en una centrífuga fueron


discutidos en las secciones anteriores. Aunque estos ejemplos se ocupan de modelado
centrífuga avanzada, casos simples de cimentaciones superficiales se pueden modelar de
una manera sencilla. Los estudiantes graduados pueden intentar utilizar el modelado
centrífuga para simular cimentaciones superficiales de una manera sencilla.

En Cambridge, el módulo graduado que se ocupa de modelado geotécnico avanzado,


consiste en un ejercicio de este tipo. Como parte de esto, los estudiantes ponen a prueba
cimentaciones superficiales circulares de diferentes diámetros en los diferentes niveles g.
Uno de los objetivos de este ejercicio es determinar las curvas de carga-asentamiento de
diversas bases circulares y comprender el concepto de la capacidad portante y
asentamientos en suelos granulares. Los datos utilizados en esta sección está disponible
para su descarga gratuita desde www.tc2teaching.org y puede ser utilizado por cualquier
persona para su posterior procesamiento y análisis. Una sección transversal típica de la
centrifugadora modelo usado en estos ensayos se muestra en la figura 10.13. El depósito
de suelo que se utiliza comúnmente en estas pruebas se prepara a partir de arena Hostun
uniformemente graduada. Esta arena se deposita en la densidad relativa requerida
utilizando el equipo de Arena de colada automática se describe en el capítulo 7 en una tina
estándar de 850 mm de diámetro. Los estudiantes normalmente se dividen en dos grupos
y cada grupo se prepara un modelo de suelo con una densidad relativa diferente. Es habitual
que un grupo se prepara un depósito de suelo a una relativamente baja densidad relativa
de aproximadamente 40 por ciento mientras que el otro grupo se prepara un depósito de
suelo a una alta densidad relativa de aproximadamente 80 por ciento. Luego, los
estudiantes ponen a prueba los cimientos circulares a diferentes niveles g. Esto permite que
los datos de las zapatas de diferentes tamaños para…

Figura 10.13 Sección transversal de cada modelo de máquina de pruebas de cimentación


superficial.
Ser analizados utilizando el principio de la modelización de modelos. En la figura 10.13 se
muestran las zapatas circulares tienen diámetros de 40 y 80 mm. Estas zapatas se prueban
a 80 g y 40 g, respectivamente. El diámetro prototipo equivalente en cada caso es 3,2 m.
Tenga en cuenta que los modelos de centrifugadoras en este caso representan un problema
verdaderamente de revolución. La aplicación de una carga lateral en cualquier dirección
horizontal hará que el problema sea muy tridimensional.

En estos experimentos se emplea el actuador unidimensional presentado en el capítulo 7.


Este actuador se utiliza para empujar las zapatas en la capa de arena bajo el control de
desplazamiento y la velocidad de penetración se mantiene constante. También la zapata es
empujado por primera vez en la profundidad requerida y luego se retira de nuevo a la
superficie. Una célula de carga entre la base y las medidas del actuador de la carga que se
aplica a la base. Consideremos en primer lugar la prueba de 40 g en el que se prueba el pie
de 80 mm de diámetro. La historia de los tiempos de desplazamiento y de la historia en
tiempo de carga se presentan en la Figura 10.14 en la escala del modelo. Tenga en cuenta
que la zapata comienza a unos 12 mm por encima de la superficie del suelo, ya que la carga
empieza a recoger sólo después de se ha producido este desplazamiento y la zapata entra
en contacto con el suelo. En este caso la zapata se empuja en alrededor de 18 mm y en esta
fase se moviliza un pico de fuerza de 21 kN resistir. Por tanto, la presión máxima del cojinete
movilizado es 4,2 MPa. En la figura 10.13 podemos ver también que tan pronto como el pie
comienza a retirarse hacia la superficie, la carga de resistencia baja a una carga cero.

En el segundo ensayo de centrífuga de una base de 40 mm se introduce en la capa de arena


en 80 g. La historia de los tiempos de desplazamiento y de la historia en tiempo de carga se
presentan en la Figura 10.15 en la escala del modelo. Este pie entra en contacto con la
superficie del suelo después de que ha viajado alrededor de 15 mm. El pie es empujado a
otras 13 mm en la capa de arena como se muestra en la figura 10.15 y que moviliza una
carga máxima de 10 kN en esta etapa. Esto corresponde a una presión de apoyo de 7,96
MPa.

Una vez más la carga sobre el pie de gotas tan pronto como el pie comienza a invertir y
avanzar hacia la superficie del suelo. Por supuesto, usted podría descargar los datos y Replot
que para obtener carga frente a gráficos de solución en cada una de las pruebas de
centrífuga. Una pregunta que se…
Figura 10.14 Una base de gran diámetro a prueba en 40 g.

Figura 10.15 Una fundación de pequeño diámetro a prueba en 80 g.


Surge inmediatamente es ¿por qué la presión de apoyo en una prueba de 40 g de manera
diferente de la obtenida en una prueba de 80 g? Es importante darse cuenta de que la
presión de apoyo movilizado en suelos granulares es una función de la solución de la base
en el suelo. Al contrario que en el caso de las arcillas plásticas donde se moviliza un
mecanismo de falla y se alcanza la capacidad de carga última, en suelos granulares se puede
movilizar a presiones que soporta cada vez más altas a medida que circula los
asentamientos zapatas superiores. Si bien el diseño de la cimentación en suelos granulares
que normalmente están limitados por la cantidad de la solución de nuestra estructura
puede tolerar.

Revisando los datos de centrífuga presentados anteriormente, es mejor para normalizar la


liquidación de la zapata con su anchura para obtener una deformación nominal. Si hacemos
eso y Replot nuestros datos como la presión de apoyo frente a deformación nominal,
entonces podemos comparar directamente los datos de las dos pruebas de centrífuga. Esto
se muestra en la figura 10.16, tanto para los 40 g y 80 g de centrífuga de pruebas y podemos
ver que las dos pruebas producen datos bastante comparables.

En general, podemos decir que el modelado de modelos ha funcionado bien como una
técnica y utilizado esto para mostrar que una de 3,2 m de diámetro base circular sobre la
arena produce comparaciones satisfactorias si se prueba un modelo de equilibrio de 40 mm
de diámetro a 80 g o un modelo de 80 mm de diámetro a 40 g.

Figura 10.16 Modelización de modelos: comparación de una prueba de 40 gy 80 g.


10.6 SUMARIO:

En este capítulo hemos considerado el modelado de centrífuga de cimentaciones


superficiales. Los conceptos básicos de la capacidad de carga de cimentaciones superficiales
sobre la base de los mecanismos de falla asumidos como los mecanismos de la Prandtl se
pueden probar con los datos de prueba de centrífuga. Los primeros trabajos realizados a
escala de laboratorio sobre zapatas situadas en la arcilla normalmente consolidada y
usando radiografía para determinar el mecanismo de fallo se consideró y se compara con
los últimos datos de centrífuga más experimentales sobre zapatas colocadas en arcillas
normalmente consolidadas y más consolidadas. carga combinada sobre cimientos poco
profundos situados en suelos granulares también se consideró y se discutió el trabajo
experimental basado centrífuga. Esto muestra la importancia de considerar de carga
combinada como los desplazamientos verticales de las zapatas pueden acumular debido a
los ciclos de carga horizontal, incluso si la carga vertical se mantiene constante. Este tipo de
carga puede ser importante al tratar con bases de energía eólica marina, que pueden ser
sensibles a los asentamientos y las rotaciones.

Finalmente consideramos un ejemplo sencillo de una base circular y se utiliza el principio


de la modelización de modelos para interpretar los datos de una 40 g y una prueba de
centrífuga de 80 g. Buenas comparaciones se obtuvieron a partir de los datos de estos dos
ensayos de centrífuga y se representaron gráficamente como la presión de apoyo frente a
deformación nominal.
CAPITULO 11
MURO DE CONTENCIÓN

11.1 INTRODUCCIÓN:

Los muros de contención se utilizan comúnmente para sostener una masa de suelo hacia
atrás, al lado de un relleno de excavación o de la tierra. Éstos se pueden utilizar para formar
un terraplén artificial que soporta una vía férrea o una carretera o para crear espacio debajo
del nivel del suelo. Hay diferentes tipos de muros de contención, tales como:

• Muros de contención de gravedad.


• Paredes flexibles de retención en voladizo.
• Muros de contención anclados.
• Paredes en forma de L.
• Muros de contención apuntalado o arriostrados.

Muros de contención de gravedad dependen de su masa para resistir el movimiento de la


tierra en el lado de retenido mediante la generación de resistencia a la fricción adecuada
en la base. Del mismo modo, muros de contención en voladizo se basan en su rigidez a la
flexión para mantener el suelo en su lugar. Cuando la profundidad de penetración de la
pared en el suelo es limitado, pueden requerir de anclaje o apuntalamiento. paredes en
forma de L son una variación en las paredes de retención en voladizo en el que el peso de
la tierra retenida contribuye a la estabilidad de la pared. Estos tipos de paredes se ilustran
en la figura 11.1.

La selección de cualquier tipo de muro de contención de la lista anterior depende de varios


factores, tales como la altura del suelo que debe ser soportado, las propiedades del suelo
detrás y delante de la pared de retención, secciones de pared disponible, etc. . El diseño de
los muros de contención es usualmente dictada por la estimación de la presión del suelo en
el lado retenido, que es la fuerza motriz, y la presión en el lado pasivo de excavación que
proporciona la fuerza de resistencia. El diseño se lleva a cabo para alcanzar el equilibrio de
la pared cuando "limitantes" presiones activas y pasivas se movilizan a cada lado de la
pared. Estructuralmente, las paredes están evaluados para verificar que pueden llevar a las
fuerzas de cizallamiento inducidas y los momentos de flexión con factores de seguridad
adecuados.

Cuando las paredes están anclados o apoyados como se muestra en la Figura 11.1,
Figura 11.1 Representación esquemática de varios muros de contención.

Las fuerzas generadas en las barras de acoplamiento o accesorios también deben ser
calculados y controlados para el diseño adecuado de estos componentes. Gran parte de la
investigación sobre los muros de contención históricamente se referían a la estabilidad de
los diferentes tipos de paredes, la generación de las presiones activas y pasivas, los efectos
de pared de fricción, de carga de pago detrás de los muros de contención, y por etapas
efectos de excavación en frente de la pared. Normalmente, los muros de contención no
están diseñados para alcanzar la plasticidad; es decir, la formación de rótulas plásticas en la
que se evita un muro de contención. Sin embargo, la investigación reciente ha investigado
la formación de tales rótulas plásticas en muros de contención en voladizo y la posterior
estabilidad de las paredes (por ejemplo, Viswanadham et al., 2009, basado en las pruebas
de centrífuga de muros de contención en voladizo, y Bourne-Webb et al. 2011, con base en
el análisis de elementos finitos). Bourne-Webb et al. mira a lo dispuesto en el Eurocódigo 7
para el diseño de estructuras de retención de tierras.

11.2 MODELOS DE MURO DE CONTENCIÓN A ESCALA EN LABORATORIO:

Pruebas de pared Modelo de retención se han llevado a cabo en la mecánica del suelo a
partir de un momento muy temprano. Terazaghi (1934a, 1934b) realizó ensayos con
modelos en relativamente grandes muros de contención en Harvard con el fin de investigar
la presión ejercida por el suelo sobre los muros de contención. Rowe (1972) describe las
pruebas de gran escala en los muros de contención realizados en el Manchester. En
Cambridge, muros de contención modelo fueron probados por Milligan (1974), que se
aprovechó de las técnicas radiográficas del día para investigar las deformaciones del suelo
detrás de los muros de contención. Los experimentos se llevaron a cabo mediante la
excavación de arena en frente de la pared de retención usando una aspiradora eléctrica.

perdigones de plomo fue colocado en las imágenes de arena y de rayos x del modelo fueron
tomadas antes y después de la excavación del suelo. Un gran número de pruebas se llevaron
a cabo en muros de contención flexibles y rígidos de retención arenas tanto sueltos y
densos. En algunas de las pruebas posteriores que consideraba la rotación de la pared
alrededor de un punto fijo por encima de la base, pero no será considerado aquí estas
pruebas.

Milligan (1974) mide la deflexión de las paredes modelo de retención en cada una de las
pruebas con relleno de arena suelta y excavando la arena en frente de la pared
gradualmente. Las deflexiones de pared (delta) y la profundidad excavada (D) se pueden
normalizar por la altura total (H) de la pared modelo. Estos Volverán a dibujarse en la figura
11.2 para todas las pruebas de la arena suelta. En esta figura se puede ver que la deflexión
de la pared aumenta casi exponencialmente como la profundidad de excavación aumentos
en frente de la pared. Esto es de esperar que el muro de contención se volverá inestable
como las profundidades de excavación aumentan por encima del 65 por ciento de la altura
total de la pared.

A diferencia de los investigadores anteriores Milligan (1974) fue capaz de obtener los
vectores de desplazamiento para el suelo de relleno mediante el uso de las técnicas
radiográficas. Un ejemplo de esto se presenta en la figura 11.3. En esta figura se muestra el
campo de vector de desplazamiento cuando la arena en frente de la pared ha sido excavada
a 142 mm (es decir, D / H de 0.473) y para el caso cuando la excavación alcanza una
profundidad de 192 mm (es decir, D / H de 0,64). Es evidente que la magnitud del
desplazamiento del suelo vectores aumenta con el aumento de la relación D / H. Los

Figura 11.2 Desviación normalizada de un muro de contención (después de Milligan, 1974).


Figura 11.3 Vectores de desplazamiento detrás de un muro de contención en voladizo
(después de Milligan, 1974).

El desarrollo de la cuña activa detrás de la pared puede ser visualizada y se vuelve bastante
claro en la figura 11.3.

Sobre la base de esta investigación, Bransby y Milligan (1975) fueron capaces de relacionar
la movilización de deformación de corte (γs) en el suelo detrás de la pared de las deflexiones
de la pared como:

Donde ψ es el ángulo dilatación de la arena.


La relación mostrada en la Ecuación 11.1 se utilizó por Madabhushi y Chandrasekaran
(2005) para determinar el punto de rotación de una pared de tablestacas mediante el uso
de la técnica de momento de minimización.

11.3 SIMULAR MUROS EN UNA CENTRÍFUGA:

Los muros de contención pueden ser modelados en una centrífuga con bastante facilidad
como los modelos se construyen en el suelo de laboratorio en 1 g condiciones y después se
sometieron a alta gravedad. También es posible llevar a cabo por etapas secuencias de
construcción tales como la excavación y el despliegue de los apoyos de varios niveles en un
entorno de alta gravedad, como el muro pantalla apoyada muestra en la Figura 11.1 (e).
Estos se discuten en más detalle en el capítulo 13. puntales de un solo nivel posicionado en
la parte superior de los muros de contención serán considerados en la Sección 11.7.

Con el fin de modelar un muro de contención con un relleno de arcilla o arena, el primer
paso sería la creación de una pared modelo que tiene la rigidez a la flexión correcta (EI)
como el prototipo. Del mismo modo, si la pared está anclado o apoyado a continuación, las
varillas de anclaje u objetos deben tener la rigidez axial correcta (EA). Para lograr esto
tenemos que pensar en las leyes de escala para estos parámetros. Utilizando los principios
que hemos considerado en el capítulo 4, la ley de escala para la rigidez a la flexión se puede
obtener como:

Esto se basa en el supuesto de utilizar el mismo material para hacer la pared modelo como
la pared prototipo y el segundo momento de área (I) simplemente como un factor de escala
de 1 / N4. Sin embargo en el modelado de centrífuga, que a menudo utilizan aleaciones de
aluminio tales como Dural para hacer las paredes de modelo debido a la facilidad de
mecanizado y fabricación, y la facilidad con que dichas paredes modelo pueden ser
extensómetros para medir el momento de flexión. Los muros de contención en el campo
están a menudo hechos de acero como en el caso de paredes de tablestacas. Si este es el
caso, entonces la relación del módulo de los dos materiales de Young debe ser considerado
como en la Ecuación 11.2. Además, en un problema de deformación plana de la longitud de
la pared de retención se normaliza y la rigidez a la flexión por metro de longitud se
considera. En tales casos, la ley de escala para la rigidez a la flexión por metro será:

Utilizando la ecuación 11.3 es posible estimar el espesor de pared modelo para una prueba
centrífuga llevado a cabo a un nivel g conocido. Por ejemplo, si la prueba de la centrífuga
debe ser llevado a cabo en 100 g entonces los espesores de pared modelo equivalente que
representan secciones de pared estándar se pueden calcular como se muestra en la Tabla
11.1. módulo del acero de Young se toma como 210 GPa y la de Dural se toma como 70
GPa, para los cálculos que se muestran en la Tabla 11.1. también
Tabla 11.1 secciones de pared pila hoja típica y paredes equivalentes modelo de placa plana

Tabla 11.2 típicas secciones tirantes

El espesor de pared se calcula teniendo en cuenta que la pared modelo está hecho de una
placa plana de Dural y las formas complejas de las secciones de prototipo no se reproducen
a escala del modelo.

Estimaciones similares de espesores de pared modelo se pueden hacer para otras secciones
del prototipo y para las pruebas de centrifugadoras que se han previsto en los diferentes
niveles g. Para modelar muros de contención anclado la rigidez axial (EA) de las varillas de
anclaje en el prototipo debe ser reducido con precisión. La Ley de escala para la rigidez axial
(EA) se puede escribir como:
Al igual que con la rigidez a la flexión, se debe tener cuidado sobre el material utilizado en
la fabricación de las barras de modelo de anclaje. Si se utiliza Dural entonces se debe utilizar
el módulo de Young apropiado para este material. En la Tabla 11.2 los diámetros de tirantes
modelo se muestran para algunas de las barras de anclaje prototipo estándar utilizados en
el campo. Estos diámetros de varilla modelo se ha calculado suponiendo que se hacen de
Dural y que la prueba de centrifugación se llevará a cabo a 100 g, y utilizando la ecuación
11.4. Mientras que el modelado de la anclado cuidado muros de contención también debe
ser tomada con respecto a la separación de las varillas de unión en el prototipo. La distancia
de separación debe ser mucho menos marcada en el modelo de máquina usando la ley
habitual de escala para la longitud. Por ejemplo, si las varillas de unión se colocan en 2 m
de espaciamiento en el prototipo, a continuación, la separación en un ensayo de modelo de
centrífuga lleva a cabo a 100 g será de 20 mm. Del mismo modo el detalle de anclaje de las
barras a un haz de caza de ballenas o un ancla de hombre muerto debe ser reproducida con
precisión en el modelo de centrífuga.

11.4 PRUEBAS CON CENTRIFUGADORA DE MUROS VOLADIZOS:

Muros de contención en voladizo se utilizan comúnmente para retener alturas moderadas


de suelo. tablestacas se utiliza para crear tales muros de contención utilizando secciones
estándar disponibles que se muestran en la Tabla 11.1. modelado Centrífuga de tales

Figura 11.4 Variación del momento de flexión con el nivel g.


muros de contención es sencillo. En esta sección vamos a considerar una pared flexible de
retención en voladizo ensayó a 80 g según lo informado por Madabhushi y Zeng (2006). La
sección transversal del modelo es similar al que se muestra en la figura 11.1 (b). El modelo
fue creado por el aire pluviating la arena. Una pared modelo de retención hecha de una
placa de Dural 3,3 mm de espesor y que tiene una altura de 180 mm. La pared se colocó en
la arena de manera que penetró hasta una profundidad de 90 mm por debajo del nivel de
excavación y se retiene la arena a una altura de 90 mm. La altura del suelo retenido será
equivalente a 7,2 m en la escala de prototipo. La pared modelo se mide la tensión en varios
niveles y los momentos de flexión en la pared se registran a medida que aumentaba la
aceleración centrífuga. Estos se muestran en la escala del modelo en la figura 11.4. Es
evidente que el momento de flexión aumenta a medida que se eleva el nivel g. A 80 g de
momento máximos de flexión fue grabado para ser 48 Nmm / mm a una altura de 65 mm
por encima de la base de la pared (115 mm por debajo de la parte superior de la pared).
Podemos utilizar la ley de escala dada en la Ecuación 11.2 de relacionar esto con el prototipo
equivalente. Por lo tanto, en la escala de prototipo esto corresponde a un pico de alrededor
de 24,6 momento MNm / m flexión a una profundidad de 9,2 m por debajo de la parte
superior de la pared.

No se obtuvieron imágenes de este modelo de deformación plana durante la prueba de


centrífuga y por lo tanto no es posible ver las deformaciones del suelo, detrás del muro. Sin
embargo, Madabhushi y Zeng (2006) informan de los datos de prueba de centrifugación y
se comparan con los resultados del análisis de elementos finitos de las paredes de
tablestacas en voladizo. deformaciones del suelo se obtuvieron de la deformada de malla
en el análisis de elementos finitos. Un trabajo similar se llevó a cabo para el relleno saturado
según lo informado por Madabhushi y Zeng (2007). En el diseño de muros de contención en
el campo de los factores de seguridad adecuados y se asumen las paredes nunca alcanzan
el fracaso; es decir, de que no puedan sufrir desplazamientos laterales excesivas o
rotaciones, o la formación de bisagras de plástico. Sin embargo, en el caso de carga
inesperada que viene sobre estas paredes y si se forma una bisagra de plástico en la pared
de tablestacas, sería interesante ver cómo la distribución de presión de tierra detrás y
delante de los momentos de la pared y la consiguiente flexión en el cambio de la pared .
Viswanadham et al.

(2009) investigaron este problema en una serie de pruebas de centrifugadoras realizadas


en el Intitute Indio de Tecnología de Bombay. Los expertos evaluaron una pared de 400 mm
de altura con un relleno de arena. Estas paredes modelo eran casi dos veces más alta que
las consideradas por Madabhushi y Zeng (2007). La pared modelo fue realizado a partir de
3 mm de espesor placa de dural y tenía 24 niveles de medidores de tensión, que midieron
momentos en la pared de doblado. La prueba se llevó a cabo aumentando el nivel g. La
figura 11.5 muestra la distribución de momentos de flexión con la profundidad de la pared,
trazada a escala del modelo. En los niveles más bajos g de 20 gy 30 g, la flexión.
Figura 11.5 Cambios en los momentos de flexión con la formación de una rótula plástica.

Distribución de momentos es suave. Como la aceleración centrífuga alcanza


aproximadamente 40 g de la distribución de momentos de flexión comienza a cambiar y a
50 g existe una clara movimiento de la ubicación del momento máximos de flexión hacia
arriba y la distribución comienza a mostrar una torcedura. Viswanadham et al. (2009)
muestran que más allá de 40 g se excede la capacidad de momento plástico de la pared y
esto se confirmó con la observación de una bisagra de plástico en la pared.

11.5 MUROS ANCLADOS:

Muros de contención anclados con secciones transversales típicas que se muestran en la


figura 11.1 (c) se utilizan habitualmente para formar las paredes del muelle y otras
estructuras frente al mar. modelado Centrifugar puede ser una manera eficaz para
investigar la estabilidad de tales estructuras e incluso determinar las fuerzas generadas en
las varillas de anclaje. Cilingir et al. (2011) volvieron a analizar algunos de los datos de
ensayo de centrífuga anteriores sobre muros de contención anclados en arenas secas y
saturadas. El principal objetivo de este trabajo fue examinar la estabilidad de estas
estructuras bajo cargas sísmicas, pero aquí vamos a considerar solamente el
comportamiento estático. Al tener anclajes frenando el muro de contención de la
distribución de momentos de flexión en la pared cambia considerablemente. Las pruebas
de centrifugación se llevaron a cabo a 80 g. El espesor de pared modelo fue de 3,3 mm y
está hecho de Dural. varillas de anclaje se conectaron 30 mm por debajo de la superficie del
modelo de tierra. Se utilizaron células de carga para medir la fuerza en los anclajes. La
distribución de momentos de flexión obtenidos en las pruebas de centrífuga con relleno
seco y saturado se muestra en la Figura 11.6 a escala prototipo. Es evidente que los grandes
momentos de flexión negativos son generados en la pared frente a la pared de tablestacas
en voladizo.

En estas pruebas de centrífuga, en 80 g fuerzas de anclaje de 20,4 N y 23,1 N se midieron


en las pruebas secas y saturadas, respectivamente. Estas fuerzas de anclaje corresponden
a fuerzas prototipo de 130,7 y 147,8 kN en las varillas de anclaje. tramos de barra de anclaje
adecuados de la Tabla 11.2 se pueden elegir para llevar con seguridad estas fuerzas.

11.6 PRUEBAS DE PAREDES EN FORMA DE L CON CENTRIFUGADORA:

Ha habido una considerable investigación sobre muros de contención en forma de L del tipo
mostrado en la figura 11.1 (d). Viento (1976) informa de una serie de 15 pruebas de
centrifugación llevadas a cabo en las paredes de retención en forma de L con relleno de
arena. momentos de flexión (M) en la pared se registraron en algunas localidades. Estas
mediciones se expresaron como coeficientes de empuje equivalente (Ke) usando la
ecuación:
Figura 11.6 Distribución del momento de flexión en un muro de contención anclado.

Donde H es la altura del suelo retenido, N es el factor de escala geométrico para la prueba
de la centrífuga, y γ es el peso de la unidad del suelo. La variación del coeficiente de empuje
equivalente (calculado a partir de la ecuación 11.5) con la profundidad de la pared en un
ensayo de centrífuga de 40 g se muestra en la figura 11.7. La profundidad en esta figura se
representa a escala del modelo. Mak (1983) investigó paredes rígidas en forma de L con
relleno de arena en las pruebas de centrifugación llevadas a cabo a 60 g. A su juicio, la
presencia de una base poco profunda detrás de la pared, como sería el caso para decir un
muro del muelle con las estructuras del área de embarque. Una sección transversal típica
de su modelo se muestra en la figura 11.8. Mak mide la solución de la zapata corrida
mientras se incrementa la presión de apoyo en el pie como se muestra en la Figura 11.9.
Este es un gran problema en la estructura del suelo, la interacción interesante. A diferencia
de los fundamentos de poca profundidad visto en el capítulo 10, estos asentamientos
zapatas son controlados tanto por la capacidad de soporte de mecanismo usual y el
movimiento de la pared. Mak mostró que a medida que la presión de apoyo aumenta el
asentamiento pie aumenta hasta un punto y más allá de que la solución pie aumenta incluso
cuando se reduce la presión de apoyo. Esto es debido a la traslación y la rotación de la pared
en forma de L.

Un ejemplo de la traducción y la rotación lateral de la pared se representa en la figura 11.10.


traducción aumentos de la pared con el aumento de la presión de apoyo en la zapata corrida
y al igual que el asentamiento de la base, más allá

Figura 11.7 Variación del coeficiente de empuje con la profundidad de la pared (datos de
viento, 1976).
Figura 11.8 Corte transversal de cada modelo de máquina que muestra una pared en forma
de L (después de Mak, 1983).

Figura 11.9 Arreglo de la zapata (después de Mak, 1983).

Un valor de umbral que comienza a aumentar incluso con presión disminución del cojinete.
Las rotaciones son bastante interesantes. Para la presión de tolerancia baja de la pared gira
hacia la izquierda y luego cambia de dirección y comienza a girar en un sentido horario. Una
vez más se alcanza un valor umbral más allá del cual la rotación aumenta incluso cuando la
presión de apoyo de la base disminuye. Mak (1983) fue capaz de utilizar una cámara
Hasselblad con una película de 70-mm para tomar imágenes de la pared de retención a
través de la ventana de Perspex en el lado del recipiente. Esta cámara no se podría montar
en la centrífuga. En cambio, la cámara se coloca por encima del techo de la cámara de
centrífuga y se tomó imágenes a través de una ventana de vidrio exactamente en el
momento en que el

Figura 11.10 traslación lateral y la rotación de la pared en forma de L (después de Mak,


1983).

Figura 11.11 deformaciones del suelo detrás de la pared en forma de L (después de Mak,
1983).
centrifugadora pasó a continuación. Esto requiere sincronización precisa de la obturador de
la cámara y la centrífuga, que se logró usando un disparador electrónico. La calidad de las
imágenes obtenidas por la cámara Hasselblad era suficiente para obtener vectores de
desplazamiento en el modelo de suelo en diferentes niveles g. Este sistema tenía una clara
ventaja en comparación con las técnicas radiográficas utilizadas anteriormente, como
imágenes se podrían obtener durante el vuelo de centrífuga y no se limitaron a antes y
después de imágenes de prueba. marcadores reflectantes como simples también se
requiere ninguna perdigones de plomo podrían colocarse sólo en la superficie del suelo al
lado de la ventana de la interfaz suelo-plexiglás. El uso de técnicas de fotogrametría, las
deformaciones del suelo podrían calcularse mediante la comparación de las imágenes
tomadas en diferentes momentos de la prueba de centrifugación. Un ejemplo de las
deformaciones del suelo detrás de la pared en forma de L se muestra en la Figura 11.11.

11.7 CENTRIFUGADORA MODELADO DE PAREDES APUNTALADAS:

Cuando necesitamos crear un espacio subterráneo de los nuevos cuadros, por ejemplo, un
conjunto de muros de contención son impulsados en los apoyos y se coloca entre ellos para
obtener apoyo. Tales paredes se utilizan comúnmente en la profundidad de penetración de
la pared en el suelo es limitado o la pared se encuentra con suelos blandos en profundidad.
Los apoyos son normalmente desplegados en diferentes niveles, mientras que la excavación
avanza entre las dos paredes. Este proceso de excavación gradual y la colocación de
accesorios de varias etapas es considerado en el Capítulo 13 como se ha explicado antes.
En esta sección vamos a considerar el modelado de centrífuga de un conjunto de muros de
contención que se apoyan solo en la parte superior de la pared como se muestra en la Figura
11.12. Las paredes son de 6 mm de espesor y 200 mm de altura. Ellos están incrustadas en
la arena a una profundidad de 60 mm. La única hélice se encuentra en la parte superior de
las paredes. Una célula de carga se coloca dentro de la hélice para medir la fuerza
apuntalada. La prueba de centrifugación se realizó a 40 g.

Figura 11.12 Sección transversal de un modelo de centrífuga de muros de contención


apuntalados.
El objetivo principal de estas pruebas fue ver el efecto de las cargas sísmicas en las paredes
apoyadas en el marco del proyecto RELUIS (Tricarico et al., 2013), pero sólo se considerará
aquí la parte estática de la prueba. El proyecto RELUIS se llevó a cabo como un proyecto de
colaboración entre la Universidad de Cambridge y la Universidad de Parténope, Nápoles.
Los momentos de flexión que se generan en las paredes izquierda y derecha en los distintos
niveles g se presentan en la Figura 11.13. Tome en cuenta estos datos se presentan en

Figura 11.13 Bending distribución de momentos en las paredes izquierda y derecha.

Figura 11.14 Aumento de la fuerza de puntal con el nivel g.


Escala de prototipo. En este ensayo de centrífuga de los momentos de flexión no recogen
durante la primera fase de la prueba. Hay un gran salto en los momentos de flexión entre
30 y 40 g. Sin embargo, la flexión distribuciones momento en las paredes izquierda y
derecha se comparan muy bien entre sí tanto en términos de magnitud y forma. La
ubicación del momento máximos de flexión también concuerda bien entre las dos paredes
y se produce a una profundidad de 4,5 m por debajo de la superficie del suelo.

Las células de carga en los apoyos en la parte superior de la pared registran las fuerzas
apuntaladas. El cambio de la fuerza apuntalada al aumentar el nivel g se representa en la
figura 11.14. Una vez más los datos se representa en escala de prototipos y se ha convertido
en kN / m usando el espacio entre los puntales. En esta figura se puede observar que una
fuerza apuntalada pico de 30 kN / m se registra a 40 g. Sin embargo, el aumento de la fuerza
apuntalada es bastante repentino entre 30 y 40 g. Esto es consistente con los cambios en el
momento de flexión entre estos niveles g presentados en la Figura 11.13.

11.8 SUMARIO:

En este capítulo hemos considerado el modelado de centrífuga de una amplia variedad de


estructuras de retención de tierras. La investigación sobre los muros de contención ha
estado ocurriendo durante mucho tiempo, en un principio el uso de modelos de laboratorio,
algunos de los cuales son de grandes dimensiones. En este capítulo algunos de éstos fueron
considerados particularmente cuando se utilizan para medir las deformaciones del suelo
detrás de los muros de contención. Con los avances en la modelización de centrífuga, muros
de contención de diferentes tipos han sido probados utilizando esta técnica. Momentos de
flexión que se generan en los muros de contención se midieron utilizando medición de
deformación. Inicialmente técnicas radiográficas se utilizaron para tomar radiografías antes
y después de las pruebas de centrifugadoras para identificar las deformaciones del suelo
detrás de las paredes. ingeniosas formas de tomar imágenes de los paquetes de centrífuga
en vuelo, con cámaras fijas fuera de la centrífuga y sincronizado con la rotación, se
discutieron. Esta técnica fue ampliamente utilizado para obtener las deformaciones del
suelo hasta hace poco cuando las cámaras digitales modernas fueron capaces de volar en
la centrífuga y se conectan directamente a los paquetes de centrífuga.

Uno de los principales temas de investigación con retención de la pared es la movilización


de presión de tierras en los lados activo y pasivo de las paredes. La medición de la presión
de la tierra es una tarea difícil en la ingeniería geotécnica. Esto no se considera en este
capítulo aunque presiones de la tierra se pueden estimar sobre la base de la medición de
los momentos de flexión en las paredes del modelo en un ensayo de centrífuga. Se hicieron
algunos intentos de utilizar convertidores de medición en miniatura presión de la tierra;
estos son en su mayoría éxito sólo en las pruebas del terremoto, donde el temblor ayuda a
destruir el arqueo de arena alrededor de los transductores y permite una medición más
fiable de la presión de la tierra. Nuevas técnicas, como el uso de tiras de medición táctiles
están llegando en línea que debería permitirnos realizar las mediciones más precisas de la
presión de la tierra detrás de muros de contención en un futuro próximo.

CAPITULO 12
PILOTES

12.1 INTRODUCCIÓN:

pilotes son la forma más comúnmente utilizada de cimentaciones profundas, donde las
capas superficiales del suelo son ya sea suave o débil. Se utilizan en todo el mundo para
transferir cargas axiales estructurales en estratos del suelo competente a continuación. La
funcionalidad de las fundaciones de pila puede variar de ser miembros de soporte de carga
estructurales. A veces se utilizan para estabilizar las pendientes del suelo, como los taludes
laterales de una presa o un terraplén, en cuyo caso se atraen a las cargas laterales. Pilas
también se pueden utilizar para densificar suelos sueltos, en cuyo caso se les llama pilas de
compactación o pilotes de desplazamiento. El uso de pilas se remonta a muchos siglos, con
los casos registrados más tempranos que utilizan pilotes de madera. pilotes modernos están
hechos de acero o de hormigón armado. Además, la mayoría de los pilotes se utilizan para
transportar cargas de compresión, aunque en ocasiones pueden ser necesarios para llevar
cargas de tracción, particularmente en aplicaciones de alta mar. En tales casos se
denominan pilas de tensión. pilotes llevan las cargas axiales que viene sobre ellos mediante
la generación de dos componentes resistivos, la fricción del eje y cojinete del extremo. Estos
se identifican por una sola pila en la figura 12.1. La pila debe estar en equilibrio vertical con
la carga aplicada de tal manera que:

Donde F es la carga estructural aplicado, el eje Q es la fricción del eje, y al final es la


resistencia de soporte de extremo generado en la punta de la pila. El Qb resistencia de base
se puede calcular como:

Donde Ab es el área de la base de la pila, σb es la presión de sobrecarga efectiva a nivel


punta del pilote, y Nq es el factor de capacidad de carga.
Figura 12.1 de transporte de carga de un mecanismo de cimentación.

La capacidad de eje puede obtenerse a través de la estimación de la tensión de cizallamiento


generada a lo largo del eje, que puede calcularse como:

Donde Ks es un coeficiente de empuje, ?? v es el estrés vertical efectiva a una elevación


dada, y δcv es el ángulo de fricción entre el material de la pila y el suelo. Broms (1966)
relaciona los valores de Ks y δcv al ángulo de resistencia al cizallamiento de la φ suelo 'como
se muestra en la Tabla 12.1.

Tabla 12,1 coeficientes de presión Ks de la Tierra y aspilleras de suelo ángulo de fricción δ


Con el fin de obtener la capacidad de eje debido a la fricción de la piel, el esfuerzo de corte
debe estar integrada sobre el área superficial de la pila utilizando la siguiente ecuación:

Donde r es el radio de la pila y L es la longitud de la pila.

En la primera aplicación de la carga F de la pila puede tener que someterse algunos


asentamientos verticales para generar los dos componentes inquietos en la ecuación 12.1.
Sin embargo, esta es una función de la forma en la fundación de pila se instala en el suelo.
Pilotes también se pueden clasificar en base al método de instalación, tales como: pilotes
hincados y aburrido o fundido en pilas situ. El coeficiente de empuje Ks en la Ecuación 12.3
depende tanto del tipo de pila y el método de instalación (impulsado o un yeso en pilas
situ). El transporte de carga mecanismos puede ser muy diferente para estos dos tipos de
pilas. pilotes hincados pueden generar grandes esfuerzos horizontales durante el proceso
de conducción, lo que conduce a una gran fricción eje. También grandes tensiones que se
generan en la punta de la pila durante el proceso de conducción, en particular si el extremo
de pelo es sólido o que forma un tapón suelo. Estas tensiones pueden seguir siendo alta,
incluso después de la trilla se ha detenido y la pila ha sido conducido a la profundidad
requerida. Esto le da a estas pilas de gran capacidad de tolerancia al final. pilotes, por el
contrario, son creados por augurando un agujero vertical en el suelo y la colocación de la
jaula de refuerzo de acero y hormigón. Este proceso de construcción significa que los
esfuerzos horizontales alrededor del eje de la pila no son grandes y por lo tanto la fricción
inicial del eje no es alta. Del mismo modo el cojinete del extremo puede ser pequeño en
breve después de emitir la pila in situ. Sin embargo, en la aplicación de la primera carga de
la pila puede comenzar a establecerse y movilizar tanto la fricción del eje y cojinete de
cabeza.

12.2 PRUEBAS DE LABORATORIO DE PILOTES:

El modelado físico de pilotes se ha realizado durante mucho tiempo, con los modelos físicos
a pequeña escala se ensayaron en una planta de laboratorio. Por supuesto, las tensiones y
las tensiones generadas en escalas tan pequeñas pueden no representar las condiciones de
campo, pero algunas observaciones interesantes y útiles se pueden hacer. Por ejemplo, es
posible comparar las cargas de pilas de conducción en muestras de arena sueltos y densos.
Como modelos a pequeña escala son realidades físicas en su propio derecho, es posible
hacer comparaciones directas realizadas a partir de pruebas. Las dificultades surgen sólo
cuando se trata de extrapolar los resultados de campo de las pilas de tamaño, para las que
el modelado de centrifugación es una técnica mucho más apropiado. Los primeros trabajos
sobre las pruebas de pilas escala modelo de Cambridge se llevó a cabo por Swain (1979),
que se parecía a una estructura de camisa en alta mar apoyado en bases apiladas.

Figura 12.2 desviación lateral de la pila (datos de Swain, 1979).

Los pilotes modelo tenía un diámetro de 7,94 mm y se hicieron de Dural. El programa


experimental extendido a prueba de un 1: Modelo de escala 100 de la estructura de la
chaqueta en alta mar con pilotes que se extiende en cualquiera de arenas densas o arcillas
rígidas con una relación de sobreconsolidación (OCR) de 8. Swain también fue capaz de
medir deflexiones horizontales en la pila el uso de rayos x. Él radiografiado las secciones
transversales del modelo en diferentes etapas de aplicación de las cargas horizontales. En
la figura 12.2 se representan las formas desviadas de las pilas para varias cargas
horizontales. Por todas estas pilas, se puede observar que más allá de una profundidad de
aproximadamente 60 mm de la pila sufre muy pequeñas deflexiones laterales. Esta
profundidad es normalmente denomina la longitud efectiva de la pila y determina la
profundidad de fijeza de la pila.

Swain fue capaz de medir los momentos de flexión que se generan en la pila utilizando
directamente medidores de deformación papel de aluminio. La figura 12.3 muestra la
variación de momentos de flexión con la profundidad de la pila para pilotes modelo en la
arena densa y. Es evidente que para una carga horizontal dada, la curvatura de la pila va a
ser más grande para las pilas en la arcilla en comparación a la de una capa de arena. Por lo
tanto, los momentos de flexión medidos que dependen de la curvatura de la pila son más
grandes en el caso de la pila en una capa de arcilla en comparación a la de una capa de
arena. De hecho la pila en la arena se somete a cerca de 2,5 veces la carga lateral en
comparación a la de la arcilla, y sin embargo el momento de flexión generado es solamente
0,6 Nm en comparación con 1,9 Nm para la pila en arcilla.

Figura 12.3 Flexión distribución de momentos con la profundidad pila (datos de Swain,
1979).

En paralelo con el trabajo de Swain, Williams (1979) llevó a cabo extensas pruebas de pilotes
modelo en arenas sometidas a carga lateral cíclica. Probó pilas de diferentes diámetros pero
vamos a considerar las pruebas llevadas a cabo en el mismo diámetro del pilote y material
que Swain (1979). Williams sometía a sus montones de ciclos de cargas horizontales y mide
la desviación horizontal de las pilas. Probó pilas que se extendían a 200 mm en la arena
densa. La figura 12.4 muestra un ejemplo de ciclos de carga-descarga aplicados a las pilas.
Figura 12.4 carga cíclica de pilotes (datos de Williams, 1979).

Figura 12.5 del suelo frente al fallo de la pila (datos de Williams, 1979).

En esta figura, es interesante observar la acumulación del desplazamiento horizontal


irrecuperable la pila sufre después de cada ciclo. Además, estos desplazamientos
irrecuperables aumentan en magnitud que la pila se somete a ciclos de gran amplitud de la
carga lateral. Otro aspecto interesante de la investigación de Williams fue la observación de
la formación de bisagras de plástico en pilas expuestas a grandes cargas laterales. En la
figura 12.5 la carga horizontal se representa frente a la longitud efectiva de la pila. En
pequeñas longitudes efectivas de la pila se comportará como un elemento rígido y hacer
que el suelo falle. Del mismo modo, si la pila es flexible con respecto al suelo a continuación,
se dobla en lugar de causar el suelo falle, cuando la longitud efectiva de la pila es grande.
Sin embargo, si la pila es rígido y está incrustado a grandes longitudes efectivas, a
continuación, la pila se producirá un error mediante la formación de una bisagra de plástico,
sujeto a las cargas laterales convertirse suficientemente grande. Por lo tanto, es posible
para demarcar el criterio de fallo de una pila por teniendo en cuenta su longitud efectiva,
la rigidez relativa con respecto al suelo, y su capacidad de momento plástico. Estos primeros
experimentos se llevaron a cabo como paso previo a centrifugar la prueba y sin embargo
proporcionar algunas ideas interesantes sobre el comportamiento de las pilas cargadas
lateralmente en arenas y arcillas. Muchas de las técnicas de modelismo desarrolladas
durante el curso de esta investigación se utilizaron más tarde al intentar modelar centrífuga
de pilotes cargados lateralmente.

12.3 CENTRIFUGADORA MODELADO DE PILOTES

La investigación sobre pilotes comenzó utilizando el modelado centrífuga durante más de


dos décadas. Varios investigadores han utilizado el modelado centrífuga para investigar los
mecanismos de transferencia de carga; movilización de la fricción del eje y cojinete del
extremo de pilotes con el aumento de los asentamientos de la pila en diferentes tipos de
estratos del suelo; diferentes tipos de carga sobre pilotes, tales como cargas horizontales o
verticales en condiciones monótonas o cíclicos; y los efectos de grupo de pilotes; así como
para estimar las capacidades de fricción del eje y de soporte de extremo de pilotes dadas
por las ecuaciones 12.2 a 12.4. Cuando se utiliza el modelado de centrífuga para los
problemas de cimentación, tenemos que asegurarnos de que los efectos de tamaño de
partícula que se describen en la sección 6.4 se tienen en cuenta al diseñar las pilas de
modelo y en la elección del nivel g apropiada para llevar a cabo la prueba de centrifugación.
Típicamente, los diámetros modelo de pila necesita ser al menos 25 veces el tamaño medio
de las partículas del suelo se colocan en. Del mismo modo los pilotes modelo debe tener la
misma rigidez axial (EA) y la rigidez de flexión (EI). Las leyes de escala de estos parámetros
pueden ser similares a los que se consideran en el capítulo 11 en muros de contención.

pilotes modelo en las pruebas de centrífuga se hacen a menudo de Dural y utilizan perfiles
huecos. El espesor de pared se ajusta para alcanzar los valores de Ea y EI requeridos que
simulan la sección pila justo en el prototipo. Esto permite la axial y el comportamiento de
flexión de la pila para ser capturado con precisión pero no el fallo de la pila. Esto es porque
las secciones Dural tienen a menudo muy diferente tensión de fluencia en comparación con
el acero real o secciones pilar de hormigón utilizados en los prototipos. Para abordar este
problema, la investigación reciente se inició la utilización de yeso en miniatura de secciones
de París que son reforzadas por cables de acero. Recientemente Knappett et al. (2011)
describió el desarrollo de tales secciones de modelo de la pila de manera que el fallo de las
pilas puede ser reproducida con precisión en un ensayo de centrífuga.

12.3.1 LUGAR ADECUADO DE PILOTES:

En el modelado de centrífuga de los modelos a pequeña escala se construyen en


condiciones de laboratorio, bajo las llamadas condiciones de 1 g. A continuación, se
someten a niveles crecientes de la gravedad hasta que el modelo alcanza el nivel deseado
g. En el caso de los modelos de centrífuga de las fundaciones de pila, esto representa una
opción interesante. Podemos empezar por hacer nuestros modelos físicos de suelo a 1 g e
insertar las pilas modelo en este modelo suelo. Las tensiones en el suelo son bastante
pequeñas a 1 g. Esto significa que los esfuerzos horizontales próximos al eje de la pila y los
esfuerzos de rodadura por debajo de la punta del pilote serán pequeños poco después de
la instalación de la pila. Sin embargo, como el modelo se somete a niveles crecientes de g,
las tensiones verticales en el suelo y por consiguiente las tensiones horizontales alrededor
de la pila empieza a aumentar. Pilotes instalados usando este método se denominan
"wishedin" pilotes. Aunque no gran acumulación de estrés se produce durante la instalación
de la pila, una cierta cantidad de densificación del suelo alrededor de la pila se produce
como la pila se instala en el suelo y lo desplaza. Se puede argumentar que este método de
instalación de pilotes es similar a la construcción de pilotes perforados en el campo, que
tienen muy pocos esfuerzos horizontales en el suelo que rodea la pila. cojinete del extremo
se moviliza cuando estos pilotes se someten a la primera carga generalmente por sufrir una
cierta cantidad de la solución vertical. pilotes deseados en son de uso común en el
modelado de centrífuga, ya que ofrece un medio directo de la construcción de los modelos
y no hay ningún requisito de disponer de actuadores para impulsar las pilas durante el
vuelo. Bajo ciertas circunstancias, esto sería una forma perfectamente satisfactoria de la
realización de las pruebas de centrífuga de las fundaciones de pila. Por ejemplo, en el
establecimiento de la respuesta axial de pilotes en suelos licuables sometidas a cargas
sísmicas, Stringer y Madabhushi (2011) muestran que las deseadas en pilotes tenían una
respuesta dinámica muy similar al modelo de pilotes hincados en vuelo.

12.3.2 PILOTES HINCADOS EN VUELO:

Es bien conocido que los pilotes hincados tienen capacidad de carga más grande debido a
la generación de grandes esfuerzos horizontales durante el proceso de conducción.
Además, los pilotes hincados sufren establecimiento más pequeño en la aplicación de la
primera carga, ya que el cojinete del extremo del eje y la fricción ya se movilizan
plenamente. Si deseamos simular el comportamiento pilote hincado en una prueba de
centrífuga es necesario instalar las pilas durante el vuelo. Es evidente que la conducción de
los pilotes en niveles altos g generará los necesarios grandes esfuerzos horizontales
alrededor del fuste del pilote y movilizar el cojinete del extremo completa cuando la pila
está en su profundidad requerida. También el mismo nivel de densificación del suelo en las
proximidades de la pila debería producirse en el modelo de centrífuga como lo haría en el
campo. Sin embargo, la instalación de los pilotes en vuelo requiere actuadores adicionales
para conducir las pilas modelo. Muchos investigadores utilizan gatos hidráulicos o
actuadores eléctricos para empujar las pilas en el suelo. Hay que señalar que no es necesario
disponer de equipo de hincado idéntico al usado en el campo, tales como los conductores
individuales o de doble efecto de la pila, a una escala en miniatura en un ensayo de
centrífuga. Levantamiento de pilotes modelo en el suelo a alta g generará los grandes
esfuerzos horizontales necesarias y las tensiones punta del pilote. Por esta razón, las pilas
modelo pueden ser instalados en el suelo utilizando actuadores de una o dos dimensiones
descritas en la Sección 7.3. Se debe tener cuidado durante la instalación de pilotes a alta
gravedad. Un problema común es que los pilotes modelo hecho a partir de tubos de paredes
delgadas hechas de Dural pueden sufrir pandeo durante el proceso de elevación-in.
cuidadosos cálculos deben hacerse en la etapa de diseño del modelo para evitar esto y
secciones de pared pila de tamaño adecuado debe ser elegido. También vagar punta del
pilote puede ocurrir durante la instalación. La conexión entre la pila de modelo y el actuador
se debe diseñar cuidadosamente de modo está previsto que adecuada fijeza cabeza del
pilote y la excentricidad de la carga durante la conducción en fase es mínimo. Esto reduce
los efectos P-delta que pueden causar insuficiencia pila durante la conducción.

12.4 CENTRIFUGADORA MODELADO DE INSTALACIÓN DE PILOTES:

Como se describe en la Sección 12.3.2, es deseable en vuelo instalación de los pilotes para
crear las tensiones correctas y deformaciones en el suelo que rodea la base del pilote.
modelado de centrífuga de instalación de la pila durante el vuelo comenzó

Figura 12.6 Pila de carga durante la instalación (datos de Clegg, 1981).

En Cambridge ya en 1981. En los primeros días esto se logró mediante el uso de cualquiera
de gatos neumáticos o hidráulicos, que empujaron a los pilotes modelo en el suelo. Clegg
(1981) llevó a cabo el ensayo de pilas de tamaño relativamente pequeño de unos 3 m de
largo y 0,5 m de diámetro en el campo. Siguió a este trabajo con las instalaciones de
centrifugación recientemente disponible y lleva a cabo las pruebas de 11 pilotes de
pequeño tamaño en arcillas rígidas con un promedio de OCR 6. Los pilotes modelo fueron
hechos de Dural y tenía un diámetro de 19.05 mm. Los pilotes fueron cerradas y se
ensayaron a 40 g. Él trató de levantar las pilas en modelo a diferentes tasas de penetración.
La figura 12.6 muestra un ejemplo de los datos experimentales obtenidos durante la
penetración modelo de pila, con las cargas de cabeza pila aplicados y de las penetraciones
de la pila para dos tasas diferentes de penetración. Es evidente que la tasa de penetración
más rápida resultó en un menor carga cabeza del pilote para cualquier penetración dada.
Esto es debido a la generación de las presiones de exceso de poro en la arcilla en el entorno
de la perforación de pilote. Durante una tasa de penetración más lento, las presiones de
poro en exceso tienen más tiempo para disipar dando lugar a tensiones efectivas
horizontales más grandes que actúan sobre el eje de la pila. Esto resulta en la resistencia a
la hinca de pilotes siendo mayor.

En las pruebas más recientes en Cambridge, pilotes se disparaban en vuelo usando los
actuadores de una o dos dimensiones que se hace referencia en la Sección 7.3. Otros
centros de centrífuga tales como IFSTTAR en Francia utilizan gatos hidráulicos. El control del
movimiento del actuador es excelente y los pilotes modelo puede ser conducido bajo tipos
muy controlados de penetración.

12.5 CENTRIFUGADORA MODELACIÓN DE PILOTES LATERALMENTE CARGADOS:

Uno de los primeros problemas en las fundaciones de pilotes que se abordó el uso de
modelos de centrífuga fue el de las pilotes cargados lateralmente. Un marco teórico para el
análisis de las pilas cargadas lateralmente llama el método de p-y fue desarrollado sobre la
base de algunas pruebas de campo sobre pilotes de 0,61 m de diámetro por Matlock y Reese
(1960). Este método se ha vuelto muy popular en los últimos años y se utiliza con algunas
variaciones para el día actual. Como pruebas de campo de pilotes sometidos a carga lateral
es difícil y puede ser costoso, muchos investigadores utilizan el modelado centrífuga para
investigar este problema. Barton (1982) describe el modelado de centrifugadora de carga
lateral sobre pilotes utilizados en la industria petrolera en alta mar. Ella lleva a cabo la
prueba de centrifugación de pilotes en arenas densas a una densidad relativa de
aproximadamente 80 por ciento. Estos se deseaban en el lugar pilas como se explica en la
Sección 12.3.1. Los pilotes modelo de 12,7 mm de diámetro fueron sometidos a carga lateral
y los momentos de flexión se midieron a diferentes profundidades a lo largo de la pila. La
figura 12.7 muestra datos típicos obtenidos en el momento de flexión variación con la
profundidad normalizada de la pila se mide durante una prueba de centrífuga de 120 g. En
el momento en máximos de flexión se produce unos 4 diámetros de pelo por debajo de la
superficie del suelo.
Figura 12.7 Variación de momento de flexión con la profundidad (datos de Barton, 1982).

Figura 12.8 Respuesta lateral de la pila a diferentes niveles g (Datos de Barton, 1982).
Los pilotes modelo se probaron bajo carga lateral en diferentes niveles g. La carga lateral se
aplicó a la pila de modelo a través de un método ingenioso. Esto implicaba que tiene dos
bloques idénticos de colgar de hormigón sobre poleas en cada lado de la pila de modelo y
de mantener el equilibrio horizontal. Los bloques fueron encerrados en contenedores
estancos. Cuando se necesitaba la carga lateral, el agua se bombea en uno de los
contenedores y la fuerza de flotación reduce su peso y causó una carga lateral en la pila
modelo. En la figura 12.8 se representa la respuesta lateral de la pila en dos niveles
diferentes g. Es evidente que en la prueba 100-g de la pila muestra una respuesta más rígida
y la carga lateral de pico es mucho más grande, es decir, 500 N (equivalente a una fuerza
lateral prototipo de 5 MN). En una prueba de 40-g de la respuesta de la pila es más suave y
la carga lateral de pico es solamente 210 N (equivalente a una fuerza prototipo de 0,34 MN).
Por supuesto, el objetivo principal de esta investigación fue desarrollar curvas de p-y para
pilas cargadas lateralmente y compararlos con los que se utilizan en el diseño. Es posible
obtener las curvas P-y una vez que el momento de flexión en la pila se mide. Doble
integración de la curva que se ajuste a través de los datos de momento de flexión da la
desviación lateral de la pila (y) mientras que el doble diferenciación de la misma curva da
presiones de suelo laterales que actúan sobre la pila (P). Un ejemplo conjunto de curvas de
p-Y se representan en la figura 12.9 a diferentes profundidades a lo largo de la pila en la
prueba de centrífuga de 40 g. A poca profundidad de la curva p-y es más suave y se vuelve
progresivamente más rígida con el aumento de la investigación no sólo lo más hondo. Esto
ha proporcionado información muy valiosa sobre la respuesta lateral de pilas sino que
también proporcionó los datos experimentales contra el cual se pudo validar
procedimientos numéricos.

Figura 12.9 curvas p-y obtenidos de un ensayo de centrífuga de 40-g (datos de Barton,
1982).
12.6 CENTRIFUGADORA MODELADO DE PILOTES A TRACCIÓN:

Pilotes a tracción se utilizan cuando las bases están sometidos a sacar fuerzas. Por ejemplo,
en la industria petrolera en alta mar que se suelen utilizar para anclar correas que sostienen
una estructura flotante al fondo del mar. A diferencia de las pilas normales, estas pilas ven
muy pequeñas compresiones axiales, pero están llamados a resistir a grandes tensiones en
la forma de fuerzas de extracción. Núñez (1989) llevó a cabo el modelado de centrífuga de
pilotes a tracción en arcilla que simulan muy grandes pilas de prototipo con una longitud de
50 my un diámetro de 2,1 m pila. La pregunta principal de la investigación fue la generación
de fricción de la piel alrededor del fuste del pilote durante la fase de extracción de la carga.
Un ejemplo de los datos obtenidos durante una prueba de centrífuga de 140-g se presenta
en la figura 12.10. En esta figura, el medio de rozamiento de la piel como el movilizó

Figura 12.10 Movilización de fricción de la piel en un montón de tensión (datos de Núñez,


1989).

Figura 12.11 Distribución de la carga con la profundidad (datos de Núñez, 1989).


El pilote se saca se presenta. Se puede observar que la fricción pico piel se moviliza
rápidamente con muy poca distancia de extracción. Sin embargo, la fricción pico de la piel
hace sufrir alguna caída con el aumento de las distancias sofá. La pila modelo fue
segmentado con células de carga entre los segmentos que permitían la medición de fuerzas
de tracción en cada segmento. Esto nos permite visualizar la variación de las fuerzas de
tracción en la pila con la profundidad. Esto se muestra en la figura 12.11. En esta figura se
puede observar que la fuerza máxima de extracción se registró cerca de la superficie. Esto
es de esperar que toda la fuerza de tracción de 380 N (fuerza prototipo equivalente de
alrededor de 7,5 MN) debe pasar a través de estos segmentos de poca profundidad. A
medida que avanzamos más profundo, la fuerza de tracción en la pila se reduce a medida
que la fricción de la piel movilizado a lo largo de los ejes de la pila aumenta con la
profundidad. A una profundidad de alrededor de 320 mm la fuerza de tracción en la pila se
reduce a cero. Esto corresponde a una profundidad de 44,8 m prototipo, justificando de
este modo el uso de pilas de 50 m de largo en el campo. Esta investigación ha contribuido
a la comprensión del comportamiento de la pila tensión. La movilización de la fricción de la
piel y la generación de exceso de presión intersticial en las proximidades de la pila eran
comprenderá mejor y esto ayudó en la elaboración de orientaciones adecuadas para la
práctica geotécnica.