Está en la página 1de 2

Actividades:

La Oración en clave de espiritualidad misionera Antonio Moyano Méndez

ACTIVIDAD Nro. 1

Desde mi perspectiva vivencial, tanto del código oracional proporcionado por Fernando Rielo,
como de los contenidos brindados por el catecismo, las características de la oración más
importantes para mí, son:

 La intimidad.- porque el único que escucha y sabe lo que realmente está en nuestros
corazones es Dios.
 La Intercesora.- porque no estamos solos en el mundo y tenemos que ser solidarios y
no pensar sólo en nosotros mismos.
 La afectuosa.- porque si Dios nos ama, nosotros también debemos mostrarnos
afectuosos al orar.

Aunque para mi punto de vista, todas las características tienen su importancia, la limitación del
número de palabras fuerza a ser selectivo y dar, desde mi perspectiva muy personal, cuales
son con las que más me identifico.

ACTIVIDAD Nro. 2

Para comenzar, leí el Evangelio según san Lucas 17, 5-10, antes de comenzar los momentos de
oración.

Como experiencia propia, al descubrir este método de oración, me di cuenta que la paz que
encontré al terminar ese momento tan íntimo conmigo mismo y con Dios fue mucho más
reconfortante que toda una vida de rezos a lo largo de toda mi vida.

Fue difícil en un principio, adaptarme al proceso y sobre todo, destinarle el tiempo de treinta
minutos diarios. Pero con el tiempo y con el resultado tan positivo que obtuve, empecé a
distinguir un cambio, una transformación en mí, además de una mayor amplitud visual al
percibir la obra de Dios al escuchar mis oraciones.

ACTIVIDAD Nro. 3

¿Por qué orar?

Por nuestra naturaleza como seres humanos y por la fe que tenemos de ser escuchados. Esto
nos convierte en creyentes y difusores de fe, ya que con nuestro ejemplo, fortalecemos la fe
en otras personas.

¿Qué significa pedir a Dios Padre en la oración de Padrenuestro que se cumpla su voluntad
respecto de mí?

Constantemente, nosotros “rezamos” de memoria esta oración, sin detenernos siquiera a


pensar lo que dice. Pedir esto en esta oración, es poner nuestra vida y el curso de los eventos
de esta en las manos de Dios, confiando que cada una de estas decisiones y cada uno de los
eventos serán por nuestro bienestar. Además no es sólo humildemente, aceptar eso, sino
también adquirir la capacidad de saber interpretar las señales que nos manda y escuchar
atentamente lo que él quiere que se haga.
Actividades:
La Oración en clave de espiritualidad misionera Antonio Moyano Méndez

¿A qué le tiene miedo el ser humano?

A perder el control de nuestras vidas. Tenemos en general un miedo a lo desconocido, a lo


diferente. Necesitamos tener claridad y siempre reducir el nivel de incertidumbre, para de
igual forma reducir nuestra angustia acerca de nuestro presente y en especial de nuestro
futuro.

ACTIVIDAD Nro. 4

En general, un 80% de los participantes, no asociaron directamente el castillo con su propia


vida, sino más bien, lo asociaron con el reino de Dios. Pero una vez explicada esta parte, fue
mucho más fácil asociar cada vez más los elementos de forma adecuada para ejemplificar de
forma práctica, el poder de la oración y la forma en que esta nos acerca más y más a Dios.

Fue una experiencia muy práctica, dado su alcance. Muchas personas que pierden el interés
por el lenguaje complicado y por la cantidad de información que se maneja en esta clase de
temas, se vieron atraídas y además, complacidas con la idea de poder acceder a la oración y a
sus beneficios.

ACTIVIDAD Nro. 5

Relación entre la fe y la oración.

¿De qué sirve hacer algo, si no tienes la firme convicción de que se realizará? Si comenzamos
algo, debemos tener la convicción en nosotros mismos de que terminaremos haciéndolo lo
mejor que podamos. La fe que ponemos en una oración es semejante a esto, dado que si
oramos sin la fe en que Dios nos escuchará, sería como si no estuviésemos orando y lo único
que haríamos sería perder nuestro tiempo y el de Dios. Así que, hay que orar con la firmeza y
sabiendo que recibiremos siempre lo que necesitamos.