Está en la página 1de 2

Funciones de los ganglios basales.

Ya que sabemos su anatomía, es decir, cómo se conforman cada uno de ellos, vamos ahora a la parte
interesante y que todos los seres humanos debemos saber, en este tema sabremos para que utilizamos cada
factor de nuestros ganglios basales, y de que se encargan en nuestro día a día. He aquí un desglose de los
trabajos que realiza esta estructura en base a sus diferentes componentes anatómicos:

El caudado: El núcleo caudado envía mensajes a su lóbulo frontal, específicamente a su corteza orbital
(justo por encima de los ojos) que le alerta de que algo no está del todo bien con la situación física en la
que se encuentra (usualmente durante momentos tensos o ansiosos), por lo que debe tomar acción para
arreglar su malestar.
Por ejemplo, si usted acaba de salir de un puesto no tan limpio de un cuarto de baño público, su caudado
le envía sirenas para “lavarse las manos” o si te sientes asustado porque estás solo en casa tarde en la
noche, podrías recibir mensajes como “cierra las puerta, cierra las ventanas, prende las luces” si usted
posee un caudado hiperactivo, potencialmente puede desarrollar trastorno obsesivo-compulsivo porque
esta área continuará liberando mensajes de alerta que llenarán su cerebro con pánico e inquietud. (Ver
artículo: Diencéfalo)
Sin embargo, si usted tiene un caudado inactivo, usted puede ser que esté en riesgo para la depresión, el
desorden de la atención-déficit, ciertas formas de esquizofrenia, letargo llano, y el síndrome nuevamente
descubierto del PAP, que implica una pérdida dramática de motivación para cualquier cosa productiva,
porque su caudado no está enviando suficiente estimulación al resto de su cerebro para “Muévete”.

El putamen: El putamen miente directamente debajo del caudado y controla sus comportamientos
automáticos coordinados, como montar una bici, conduciendo un coche, trabajando en una línea de
montaje, y cualquier otra tarea que no implique realmente el pensamiento del alto-nivel. Las ediciones
con el putamen se ligan directamente al síndrome de Tourette, que implica una incapacidad de controlar
capacidades simples del motor, como el movimiento de sus manos o el mover de un tirón de los músculos
del hombro.
El Globo pálido: Se encuentra justo en el interior del putamen y recibe entradas del caudado y putamen y
proporciona salidas a la sustancia negra. El núcleo accumbens se encuentra justo debajo de la putamen, y
recibe señales de la corteza prefrontal (donde se produce un pensamiento de nivel superior) y envía otras
señales de vuelta al globo pálido.
La dopamina se usa para llevar mensajes al Núcleo accumbens, por lo que para los pacientes que tienen
enfermedades por discapacidad motora, este es el área que es dirigida por fármacos para la liberación
posterior de la dopamina, que se supone que ayuda a estimular o “patear” la actividad física.
La sustancia negra: Se encuentra en las partes superiores del cerebro medio, debajo del tálamo, y utiliza
las neuronas de la dopamina para enviar señales al cuerpo estriado. Aunque aún no se conoce su función
exacta, esta estructura está involucrada en nuestra comprensión física de las recompensas para actividades
específicas. Las neuronas GABA también se secretan aquí, que funcionan para controlar los movimientos
oculares.