Está en la página 1de 5

UNIDAD 5 – ESCUELA REALISTA

CONCEPTO DE HOMBRE

Es significativo mencionar que la visión realista acerca del hombre se basa en torno de 4 (cuatro) perspectivas:
antropológica, metafísica, teológica y filosófica. Por tales motivos, es imperioso realizar un entendimiento de todas
ellas.

Desde mirada antropológica el hombre presenta tres características:

 Se lo define como un espíritu encarnado, pues, no es ni ángel, ni bestia, sino una unidad somato-psíquica que se
encuentra en la diversidad, por lo tanto, no hay uniformidad, ni dispersión. Por otro lado, el hombre se
encuentra en una participación jerárquica en el universo.
 Es un sujeto centro de operaciones. Esto se debe a que el hombre debe vivir desde si y en relación, y no por sí
ni para sí. Ahora bien, su capacidad de relacionarse le permite enriquecerse, pues, la calidad de la interioridad y
de las relaciones se exigen mutuamente, no obstante, no es producto del medio, ni individuo aislado (entre él y
el mundo existe constante interacción). Cabe destacar que el hombre posee libertad, por lo tanto, él es el autor
de sus propios actos y tiene responsabilidades de los mismos.
 el hombre es un ser-en-camino, pues, no es un turista que pasa por sobre la realidad sin comprometerse, ni es
un escéptico que se pregunta todo el tiempo acerca de su permanencia, sino que es un caminante con sentido y
misión propia y original. Este se encuentra constantemente actualizando sus potencialidades, puesto que posee
un ansia de plenitud.

El hombre desde la mirada filosófica:


El realismo acepta la posición hilemórfica tomada del pensamiento aristotélico y tomista. Entonces, el hombre es un ser
substancial compuesto por dos coo-principios, el de cuerpo, entendido como el elemento material, y el de alma,
entendida como el elemento inmaterial y forma del cuerpo. Entonces, el alma hace existir al cuerpo como substancia
viva, le confiere su organización, su unidad, y las mantiene mientras está presente. Cabe destacar que el alma no se
encuentra circunscrita por el cuerpo porque no es extensa, lo correcto es afirmar que se encuentra presente en el
cuerpo.
Ahora bien, la escuela realista toma en paralelo la tesis de la asunción eminente, la cual manifiesta la idea de que las
formas existenciales inferiores o menos perfectas son asumidas por las superiores, esto se deriva de la idea de
participación, que señala que todo el universo tiene una estructura jerárquica de participación, por lo tanto, lo inferior
participa del ser superior. Por tales motivos, ciertas formas se hallan contenidas en otras superiores de una manera
formal y eminente. Esto significa que cuando un grado de vida superior contiene grados de vida inferior, estos reciben
un perfeccionamiento. En síntesis, el hombre posee eminentemente las funciones del alma vegetativa (crecimiento,
reproducción y nutrición), sensitiva (sensibilidad ante estímulos sensoriales) y racional (motivación, razón, inteligencia y
libertad).

El hombre desde la metafísica


Es significativo mencionar que uno de los focos de la metafísica es el estudio del ente, pues, la escuela realista toma
estas aportaciones metafísicas. Se concibe al hombre como un ente, es decir, conformado de ser (acto) y esencia
(potencia). Ahora bien, el ser es el fundamento ultimo de lo que existe, por lo tanto, es lo que hace existir al ente… es el
acto que actualiza al ente. Mientras, la esencia delimita y especifica al ser. En síntesis, el acto (ser) perfecciona la
potencia (la esencia, compuesta por la unión substancial de materia y forma) siendo a su vez, determinado y
especificado por ella, así como la esencia no sería realmente nada sin el ser que la actualice.

El hombre desde la mirada teológica.


Se manifiesta al hombre creado a imagen y semejanza de Dios en un acto de amor gratuito, por tales motivos, este amor
es estructurante en el hombre, y por esto en su esencia el hombre es amoroso. A la vez, el hombre es creatura, en el
sentido de estar orientado hacia un creador, hacia un otro, esta condición lo manifiesta como un ser relacional, pues,
desde el principio está referido a un TU. En cuanto existir como hombre significa “estar en camino”, deseoso de infinitud
y del bien, es decir, el hombre desea volver a Dios, a su causa primera, ya que solo se desea lo que conoció, entonces, el
hombre en su esencia es deseante.

SALUD DESDE VARIOS ASPECTOS.


Es necesario considerar al ser humano en su condición de ente natural, cuya fórmula metafísica es acto (ser) y potencia
(esencia); además de considerar su condición hilemorfica, porque es la forma más adecuada de contribuir a la visión
integral de la salud (corporal, psíquica y espiritual) de la persona.
Entonces, la salud humana es el estado del ser que se desarrolla y se realiza en fidelidad a su esencia y sentido en los
distintos ámbitos bio-físico, psico-social y espiritual, es decir, que la salud es sinónimo de verdad. La verdad de cada
hombre que se devela a través de la actualización de sus potencialidades presentes en su esencia, de acuerdo a un
orden natural en el. Pues bien, sucede que el hombre es un ser llamado a elegir un proyecto de vida de conformidad con
su propio ser, porque el mismo es un proyecto dinámico que tiende constantemente a emerger y hacerse persona en
cada una de sus respuestas de vida, es decir, el hombre está llamado a ser persona y hacerse al mismo tiempo más
singular, más real y más verdadero. En este sentido el hombre no es perfecto, sino perfectible. Cabe destacar que el
esperanzado llegar a ser que es el hombre es encuadrado por dos actitudes: la humildad y la grandeza de ánimo que lo
impulsan a adecuarse más y más a la verdad de la realidad. En retrospectiva, lo propio del hombre es tender a realizarse
desde su finitud como persona haciéndose cada vez más verdadero, es decir, actualizando cada vez más su potencia,
por lo tanto, la salud humana está referida a la verdad y la libertad, pues, una persona llega a la verdad cuando se ha
soltado, cuando se ha liberado. Por lo tanto, se concluye que un hombre que se guía por la verdad puede decirse que es
sano. Por el contrario, una persona enferma es aquella que vive tomada por una ilusión, esta ilusión es tomada… es
creer que soy lo que no soy, pretender a llegar a ser algo que no está presente en mi esencia, esto lleva al hombre a una
confusión y frustración.
Entre medio de la realidad y la verdad se encuentra el misterio, este último entendido como aquello que es de otro
modo cognoscible, descartando así la razón, pues, sucede que el misterio es trascendente a la razón porque está más
allá de la comprensión, de tal modo que solo puede ser reconocido. Cabe destacar que el misterio puede ser conocido
por otra persona que no es uno mismo, de hecho el psicólogo realista es capaz de esto, y puede ser visto como una
potencia oculta o todavía no conocida por el propio paciente.
Por otro lado, se puede concebir la salud en un aspecto relacional, pues, el hombre concreto, no puede ser interpretado
como aislado de los demás porque no es un individuo aislado. Esto se debe a que el hombre como ser en el mundo
participa de toda la realización de la existencia, a su vez, el mundo del hombre tiene que ver con todo lo existente.
Entonces, se hace hincapié en los esquemas cruciales del hombre, en donde existe las posibilidades de emprender
relaciones ordenadas, la cual alude a una salud relacional; y relaciones desordenadas que manifiestan el principio de las
enfermedades. Ahora bien, las relaciones ordenadas suceden cuando el mundo interior del hombre está en relación de
mutua apertura y exigencias con el mundo cósmico, mundo interpersonal y el mundo trascendente, es decir, cuando el
hombre posee una relación de servicio con la trascendencia, pues Dios es superior a todo; cuando se presenta una
hegemonía de una relación de encuentro con el otro, porque el hombre considera que el otro también posee la misma
dignidad que el mismo; y cuando hay una relación de señorío o dominio con el cosmos, siendo que el hombre es dueño
de la naturaleza, pero valiéndose de ella para poder crecer, nunca para dañar o sobreexplotar. Mientras que las
relaciones desordenadas suceden cuando se manifiesta un estado cerrado e incapacitado de establecer una relación de
encuentro con los demás y con una actitud de resentimiento hacia el mundo de la trascendencia y el cosmos, es decir,
acontece una relación de rebeldía con la trascendencia por lo que se niega la existencia de Dios, a la vez, se da una
relación de poder hacia el otro, debido a una falla en la autoestima que no lo hace sentir seguro al individuo, y se
emprende una relación de despotismo con el cosmos.

PLENITUD EXISTENCIA: el camino desde la frustración hasta la plenitud se puede lograr por el camino del éxito o el
fracaso. Cuando se tiene éxito es más difícil llegar a tan ansiada plenitud, esta es la causa por los que muchos han tenido
que renunciar al éxito para llegar lograr a su plenitud. No obstante, por la vía del fracaso es más fácil, ya que la posición
de fracaso nos impulsa a la búsqueda de la expansión o plenitud del ser.

TEORIA DEL CONOCIMIENTO.


La escuela realista adopta la teoría del conocimiento Aristotélica, la cual manifiesta que el conocimiento se origina en
los sentidos externos y se van organizando internamente. Entonces, se encuentra un objeto externo el cual puede ser
directo o indirecto. Este último alude al objeto el cual no es percibido solo por los sentidos, sino también que lo añade al
espíritu, por lo tanto, es el conjunto de los elementos no-sentidos que el espíritu sintetiza a lo que ha sentido. Por otro
lado, el objeto directo es lo que un sentido percibe en razón de su naturaleza. No obstante, el objeto directo se divide a
su vez en objeto propio y objeto común. El objeto propio es aquel el que solo es perceptible por un sentido, por lo
contrario, el objeto común es aquel que puede percibirse por varios sentidos. Ahora bien, el objeto es captado por los
sentidos externos de la persona, produciéndose así un conjunto de sensaciones que se dirigirán hacia los sentidos
innatos internos de la persona, es decir, hacia el sentido común, memoria, imaginación y cogitativa. Por su parte, el
sentido común tiene como función principal la unificación de las sensaciones, conformando así una imagen, y la
distinción de cualidades sensibles. Ya conformada la imagen entra en juego la memoria – definida como la capacidad de
fijar, almacenar y evocar – para así registrar la imagen; la imaginación – definida como la capacidad de reproducir,
mediante una imagen mental, aquello objetos que no se encuentran presentes en los sentidos – permite utilizar la
imaginación combinadora, lo cual ofrece la posibilidad de combinar cualidades sensoriales y fabricar nuevas imágenes
de carácter de pensamiento mágico; y la cogitativa, a diferencia de la estimativa, permite comprender la nocividad y
utilidad de un objeto en función de un razonamiento intelectual. Ya acontecido dicho proceso, la información es
manipulada por el Entendimiento agente, en efecto, se da lugar a la constitución o conformación de un concepto el cual
es susceptible de generalizacion, sucesivamente se da una manipulación por el Entendimiento posible, este es el último
proceso, el cual permite captar la esencia del concepto y así mismo organizarla, a la vez se da un razonamiento y
reflexión acerca de lo percibido para realizar una comparación con lo real y saber si es verdadero o no. No obstante, la
escuela realista, a diferencia del planteamiento aristotélico, menciona que luego de que todos estos procesos hayan
operado sobre la información se vuelve sobre la realidad para constatar lo construido interiormente. Pues cada ser
humano capta una parte de la realidad de acuerdo a su subjetividad.

EXPERINECIA NOSISTICA
Todo ser humano posee un cierto tipo de relación o una suerte identificación con las experiencias de los demás, esto se
debe a que todos somos susceptibles a la experiencia nosistica, está es definida como un sentimiento que consiste en
una mutua participación, de hecho se podría decir que es un compartir un punto determinado de la experiencia total.
Entonces, frente un acontecimiento, como por ejemplo un partido de futbol, puede suceder un sentimiento nosistico,
en efecto, los espectadores pueden reaccionar como una unidad. A destacar, estas reacciones son más o menos
conscientes, pues, los espectadores sienten que constituyen una unidad, a la vez, se observa que las decisiones o
sentimientos no se explican de sus intereses privados, sino que, en realidad, apuntan a la experiencia nosistica.
Entonces, en estos sujetos actúan como si en ellos hubiera surgido una entidad mayor que su personalidad privada, a
esto se le denomina nosismo.
Ahora bien, existe un nosotros originario el cual hace alusión a la relación nosistica entre la madre y el hijo, pues, tan
pronto nace el niño se evidencia la unidad biológica materno-filial en el hecho de que un organismo produce lo
necesario para el otro: la leche. No obstante, esta unidad puede verse perturbada por causas externas o internas, de
manera que se ocasionaría una ruptura del nosotros originario. Cabe destacar que la ruptura es más susceptible hacia
los elementos internos, debido a que los intentos de perturbaciones exteriores son neutralizados con éxito, por lo tanto,
el nosotros originario revela un fuerte poder de resistencia frente al mundo exterior.
A propósito de tal ruptura nosistica, si bien en un inicio pareciese un evento que se buscase evitar, por atribuirle un
carácter negativo, es todo lo contrario ya que es un suceso elemental. Sucede que en un primer momento la unión niño-
madre es tan estrecha que el infante no se percata de que es un ser separado, por tales motivos, si la distinción entre yo
y el tu no existe, este sentido de unidad eclipsa la idea de entidades separadas. En síntesis, la ruptura es positiva, por el
simple hecho que tal evento permite al niño a empezar a conformar su personalidad ya que posibilita la distinción entre
el yo y el tú. Pero puede suceder que tal ruptura se dé a partir de iniciativas hostiles de la madre o por situaciones
traumáticas fuertes, esto provocaría un sentimiento negativo en el niño. Ahora bien, la ruptura es inevitable por el
simple hecho que la conducta entusiasta del niño, por conocer el mundo que lo rodea, se encuentra en conflicto con la
conducta represora y cuidadora de la madre, por lo tanto, es un conflicto inevitable. Entonces, frecuentemente una de
la parte (madre) de la unidad nosistica originaria es quien posibilita una experiencia represora en el niño, en efecto,
acontece la ruptura. No obstante, dicha persona causante de tal experiencia es percibida desde ahora como un gigante
negro, por lo tanto, el primer gigante negro es la madre, pero a posteriori este papel se va ir desplazando hacia nuevas
personas que revivan o actualicen la actitud prohibitoria del gigante negro. En contraste se encuentra el gigante blanco,
sucede que el niño, a partir del temor del enojo del adulto, se refugia en los brazos de otro adulto quien le brinde
seguridad, pues, el infante comprende que existe un poder luminoso y amistoso que protege y complace sus caprichos,
pero tarde o temprano, al no cumplir con algunos de sus deseos el gigante blanco desilusionara al niño, por lo que su
blancura se empezara a mostrar ensombrecida, es decir, pasara a ser un gigante negro.
Continuando, a partir de la ruptura (del nosotros originario) se puede configurar el nosotros maduro, esta nueva
configuración alude al hecho de que el niño puede emprender nuevas relaciones nosisticas con nuevos individuos
familiares, y generalmente el padre es quien entra en juego en esta nueva etapa. Esta nueva unidad posee nuevos
componentes, todos ellos muy diferentes entre sí, pero a pesar de esto la unidad perdura por el hecho que todas las
diferencias son aprovechadas, surge así el principio de cooperación.

TIPOLOGIA DE LA PERSONALID
Desde el desprendimiento entre el hijo y los padres surgen las formas caracterológicas o formación del carácter, las
cuales dependen del ambiente (formado por el egocentrismo de los padres y educadores, y a diferencia entre los seres
humanos) el cual puede ser blando o duro y la vitalidad puede ser inferior o superior.
NERON: personas cuyo objetivo de la vida es la conquista de dominio, y la evitación de toda situación de debilidad,
entonces, son personas decididas, pelean por sus ideales, van a la confrontación, buscan el choque pero el ambiente es
rígido, no flexibiliza. Surge de un ambiente duro y una vitalidad superior V (+) A (+).
ENREDADERA: personas cuyo objetivo es treparse, apoyarse y llegar alto, pero a costa de los demás. Surge de una
vitalidad inferior y un ambiente blando ya que es lo que permite que la persona trepe V (-) A (-).
OSTRA: persona cuyo objetivo es lograr la tranquilidad y evitar toda situación perturbadora. Generalmente estas
personas son cerradas, pequeñas, sin vitalidad, no tienen decisiones propias por lo que el ambiente se muestra mucho
más superior V (-) A (+).
ASTRO: personas cuyo objetivo es la conquista de admiración. Tiene vitalidad superior, se creen los mejores, pero el
ambiente los siguen, se puede decir que son los histéricos V (+) A (-).
GELATINA: no tiene forma propia, sino que se adapta al envase.
CORCHO: personas que surfean, es liviano y flota, no se comprometen con las situaciones.
FRONTON: persona que devuelve sin compromiso como si el otro fuera el culpable.
GIRASOL: miran donde calienta el sol, por lo que van hacia donde les conviene.
VIDRIO: personas que no saben escuchar.

EL ENCUENTRO CON EL TERAPEUTA


En esta situación acontece una coo-asuncion entre dos personas, es decir, es una relación interpersonal entre un yo y un
tú, en un vínculo estructurado en el amor, pues, esta es la única actitud que permite el descubrimiento o el
develamiento del otro, entonces, se infiere que es una actitud de anticipación que permite al terapeuta ver cualidades
que en el otro no están explicitadas, por lo tanto, es la única forma de descubrir el ser del paciente, con objetividad,
sacando la verdad y no lo ilusorio o inventado. Ahora bien, dicha relación presenta aspecto de simetría y asimetría. Esta
última acontece porque estas dos personas tienen un saber diferente, pues el psicólogo posee conocimiento técnico,
mientras que el paciente posee de conocimiento experiencial. Por otro lado, es simétrica porque hay dos personas de
igual dignidad y participadas por Dios.
Este encuentro tiene tres pasos:
1) simpático: acontece en el primer encuentro, se da un encuentro de persona a persona en donde se busca crear
un vínculo, dicho vínculo está estructurado por el amor.
2) abstracción racional y diagnostico terapéutico: el médico intenta llevar aquello que el paciente manifiesta al
campo teórico, para así poder analizar el cuadro y determinar alguna relación patológica.
3) Singularización y compañerismo: el terapeuta debe tener en cuenta que cada caso es único y singular, y debe
adecuar lo teórico a ese paciente en particular, esto implica acompañarlo en todo su proceso.