Está en la página 1de 7

IMPORTANCIA DEL TRABAJO EN EQUIPO EN LA ORGANIZACIÓN

El ser humano es por naturaleza un ser gregario, significa esto que


permanentemente está buscando grupos con los cuales referenciarse por diferentes
motivos, sean familiares, religiosos, sociales y por empatías académicas o de
cualquier otro tipo.

Todos los integrantes de un grupo humano buscan alcanzar un propósito cuando


se reúnen; el triunfo de su equipo, ganar un torneo, un concurso, sobresalir ante los
gerentes por sus resultados, etc.., en este sentido el trabajo en equipo está siempre
asociado a la razón por la cual ha sido creado el equipo y la búsqueda constante de
contar con las personas indicadas para obtener los resultados esperados.

La importancia del trabajo en equipo se fundamenta, entonces, en aspectos


claves que tienen que ver con:

 Los Roles de los participantes. Se refiere a los conocimientos, experiencia,


pericia o habilidades de los integrantes el equipo, en este sentido se valora
la importancia de la complementariedad por cuanto cada integrante hace un
aporte diferente que permite la consecución de los resultados esperados.
 La comunicación. Es un factor definitivo que permite mantener enterados a
todos los integrantes del equipo de lo que ocurre y establecer un clima
organizacional adecuado por cuanto permite que se expresen los acuerdos
y desacuerdos en la gestión que se realiza.

 Liderazgo. Es un aspecto que permite motivar y animar a los integrantes al


tener claridad en las metas que se persiguen. Los líderes son aquellos que
visualizan el objetivo y trasmiten a todos el impulso requerido para que el
desempeño no decaiga sino que por el contrario se incremente.

 Compensación. Cada integrante debe percibir que recibe, no sólo en el


aspecto económico, el reconocimiento que merece, en muchas ocasiones el
ritmo del equipo puede disminuir si no siente que recibe felicitaciones,
bonificaciones o triunfos que les permite fortalecer su compromiso con el
equipo.

 Compromiso. Una vez que los integrantes del equipo establecen vínculos
con los demás integrantes y que se identifican con los propósitos para los
cuales está creado el grupo se genera el sentido de pertenencia que hace
del compromiso una característica que cohesiona mucho más a los miembros
del equipo.
Por otra parte es importante considerar que tener metas claras y compartidas es el
mejor aliciente para que el equipo trabaje de modo conjunto, armónico y decidido.
En ocasiones los integrantes de los equipos de trabajo comienzan a perder el
sentido de la tarea que realizan, la comprensión del impacto que ofrece su trabajo
queda reducida a metas de corto plazo, tareas puntuales y esfuerzos que no se
valoran suficientemente por parte de los responsables del equipo.

Promover el trabajo en equipo implica desarrollar estrategias de motivación que


involucren la participación de todos los integrantes, que cada integrante perciba que
su contribución es necesaria y requerida para el logro de los objetivos.
Una manera de promover el trabajo en equipo tiene que ver con los indicadores
de gestión que se han definido para el equipo, es conveniente que todos los
conozcan y revisen los resultados, es una manera de crear retos colectivos y que
implica un esfuerzo por mejorar cada vez más el tablero de resultados.
Integrantes del equipo de trabajo

El tema de la formación de los equipos de trabajo inicia desde el mismo proceso


de selección, por tanto es importante definir las competencias del cargo y establecer
si las funciones que desempeñará el candidato requieren que el trabajo en equipo
sea una competencia central. Esto es importante por cuanto muchas personas son
exitosas y altamente productivas sin necesidad de estar funcionando alrededor de
un equipo, necesariamente.

Hoy en día existen en el mercado herramientas que permiten medir esta


competencia y vuelvo a insistir, si es un requerimiento indispensable claro que debe
ser valorado en el proceso de selección.
Se recomienda que el proceso de selección de quienes integrarán los diferentes
equipos de trabajo en la organización incluyan experiencias tipo Outdoor,
simulaciones, juego de roles, etc.., que permitan evidenciar esta competencia en
situaciones que se aproximan a la realidad que tendrá que vivir en el cargo.
Por otra parte, podemos decir que las personas que participan en un equipo tienen
algunas de las siguientes características:
 Conocimiento de la razón de ser del equipo en el cual participan.
 Interés por lo que ocurre en la vida del equipo de trabajo.
 Contribución al logro esperado.
 Sentido de pertenencia no sólo al equipo sino también a la organización.
 Saben qué se espera de ellas en su gestión.
 Apoyan a otros miembros del equipo cuando estos no desarrollan a plenitud
sus compromisos
 Motivan y animan a todo el equipo
 Se alegra sinceramente del triunfo de sus integrantes
 Es solidario cuando debe serlo.
 Reflexiona e invita al equipo a revisar los resultados obtenidos.
 Integra a los recién llegados

Ventajas y desventajas del trabajo en equipo

Finalmente, como se mencionó al comienzo de este escrito, el hecho de ser


gregarios nos obliga a trabajar con otras personas y por tanto casi no podríamos
hablar de desventajas, más bien de situaciones que es preciso aprender a sortear
con el fin de lograr equipos de alto rendimiento y con motivación al logro.

Sin embargo podemos mencionar como ventajas del trabajo en equipo las
siguientes:
 Permite que sea más fácil la consecución de objetivos
 Contribuye al mejoramiento de la calidad de vida de los miembros
 Agrega valor a los procesos
 Cada integrante puede poner al servicio del equipo sus competencias
 Permite compartir las metas y objetivos del trabajo

Algunas desventajas, por su parte, serían:

 El tener que conocer e interrelacionarse con otros se convierte en ocasiones


en fuente de conflicto para algunos de los integrantes.

 En ocasiones puede diluirse la responsabilidad personal al tomar al equipo


como escudo frente a los resultados negativos.

 Se dan problemas de comunicación y falta de asertividad que dificulta el


avance del equipo.
¿CONSIDERA QUE EXISTEN FALENCIAS QUE IMPOSIBILITAN EL TRABAJO EN
EQUIPO?

No hay metas claras

Cuando éstas no son específicas y no se transmiten de una manera correcta a cada


uno los miembros del equipo, no existirá la cohesión necesaria que buscamos para
lograr el objetivo.
Falta de interés por parte de la dirección

Cuando las cabezas de la organización no están convencidas y capacitadas para


transmitir a través del ejemplo lo que la empresa persigue, nos puede llevar al
fracaso desde la conformación del equipo de trabajo.
Liderazgo no efectivo

Este es uno de los puntos más relevantes, ya que si no existe un líder, difícilmente
el equipo podrá tener éxito.

En este punto quisiera hacer una analogía con una orquesta: sin director no habría
quien dirigiera y cada uno entraría a destiempo, se escucharía encimado un
instrumento de otro, no habría definición, nitidez ni claridad.

El resultado sería un rotundo fracaso. En los equipos pasa lo mismo y esto es


piramidal; viene desde el director de la empresa y si este no es capaz de desarrollar
esta competencia, difícilmente tendrá la capacidad de generar líderes que hagan
este trabajo.

En este sentido, los miembros del equipo se van a sentir incómodos ya que de
alguna manera están acostumbrados a trabajar de manera individual tal y como lo
hace su director.

¿Qué debemos hacer? Como director, entender que debe existir la figura del líder y
que ésta no amenaza su autoridad sino todo lo contrario, ayudará a sumar y a
obtener resultados que se esperan para el bien de la empresa.

Una vez que designamos a nuestro líder, se debe preparar al equipo para integrarse
con él. Éste debe demostrar fuerza para resolver conflictos, claridad para el
establecimiento de las metas, visión para desarrollar las competencias de manera
individual, autogestión, pensamiento estratégico, etc.
Una vez que esto suceda, cada uno de los miembros del equipo va a adquirir
confianza en ellos mismos y van a demostrar más cooperación; también es muy
importante que se capaciten en lo colectivo y para esto existe en el mercado
diversos talleres de integración de equipos en el cual aprenderán a cohesionar sus
talentos individuales hacia el bien común que es el equipo.

Reuniones no productivas

¿Cómo podemos lograr que esas reuniones de trabajo sean eficaces?


Estableciendo un contrato psicológico, en otras palabras, las normas de
convivencia que cada uno de los miembros del equipo tiene en conjunto con su
líder, para el sano fluir.
Estas pueden ser el uso del celular, el respeto por la palabra, el no levantarse
cuando alguien esté hablando, uso de la computadora, alzar la voz, decir groserías,
en fin, pueden ser tantas como se necesite para poder llevar a buen término
nuestras reuniones de trabajo.

Conflictos personales

Cuando la relación no es sana y hay conflictos, se deberá de encontrar la manera


oportuna para aislar a estos miembros para resolver esas diferencias y después
volverlos a integrar al equipo. Si no hacemos lo anterior definitivamente nos va hacer
ruido al interior del equipo ya que esto puede causar que se divida en bandos y eso
no le conviene al equipo, el equipo debe de trabajar bajo un ambiente de sana
convivencia.

Mala comunicación

En este punto es importante que entendamos que no es lo mismo hablar que


comunicar, y regularmente los líderes hablan, pero no trasmiten con claridad sus
ideas, metas, estrategias, etc. y no sólo eso, además, dan por hecho que el equipo
lo entendió y que lo debe llevar a cabo.

El líder deber cerciorarse que su equipo está entendiendo de manera correcta lo


que se le está diciendo y que no sólo está oyendo, sino que está en un estado de
escucha activa, pues cuando esa comunicación falla, el equipo tiende a realizar
acciones que no tenía previstas y no porque esté mal, sino porque simplemente no
entendió lo que tenía que hacer para lograr el objetivo.
Individualismo

No es lo mismo competencia que cooperación. Cuando uno de los miembros del


equipo quiere sobresalir por encima de sus compañeros se tiene que tener
cuidado ya que estos elementos están acostumbrados a trabajar solos y no han
entendido que existe un equipo y un líder. El director debe ser muy franco
para orientarlo y que pueda trabajar en pro del equipo.
Falta de Confianza

En los equipos debe existir confianza entre sus miembros. Este es el primer punto
ya que de lo contrario no se tendrán las bases para poder desarrollar los demás
elementos. Al hablar de confianza hablamos de apertura para reconocer nuestras
debilidades y las de nuestros compañeros.
Miedo al conflicto

El conflicto por sí solo no podemos decir que sea bueno o malo. Esto radicará en
cómo se maneje. Pero un equipo donde todos piensan exactamente igual es casi
imposible que exista y de ser así sería poco el valor el que aportaría trabajar en
conjunto. En un equipo donde no se expresan las ideas y las diferencias y se discute
para llegar a la mejor solución por el hecho de rehuir al conflicto se está dejando en
la mesa una de las principales ventajas de trabajar en conjunto. Es importante
distinguir entre conflicto ideológico productivo y peleas destructivas sobre egos y
llevar la razón. Cuando los equipos evitan conflictos ideológicos, terminan sintiendo
rencor emocional que acaba en ataques personales (justo lo que intentan evitar en
primer lugar). Por otro lado, los conflictos se catalogan como una pérdida de tiempo
cuando luego sirven para precisamente dejar claras las cosas en subsiguientes
reuniones y no volver con lo mismo.
Falta de compromiso

Es indispensable que todos los miembros de un equipo trabajen por una meta u
objetivo común. De lo contrario, si cada quien ve solo por sus propios intereses
tendremos un equipo desalineado y desintegrado. El comprometerse implica velar
por el equipo y sus metas incluso antes que por las propias, pero con la certeza de
que lo mejor para el equipo será lo mejor para los individuos también. De no ser así,
estamos cayendo en una incongruencia.
Falta de responsabilidad

Por más comprometidos y unidos que estemos en nuestros equipos, si no se hacen


responsables cada uno de sus elementos de las acciones que a cada quien
corresponden, estaríamos tirando a la basura todo lo anterior. En los equipos
efectivos, sus miembros deben de responder a cada una de sus obligaciones como
miembros del equipo para que el conjunto de acciones de todos ayuden a alcanzar
las metas trazadas.
No enfocarse a resultados

Por último, el equipo debe formarse con un fin en mente y trabajar para alcanzarlo.
Un equipo de trabajo no es un grupo de socialización, aunque esto sea parte del
proceso normal de interacción en un equipo. De ser así, la organización no tendría
ningún beneficio en promover el trabajo en equipo. Un equipo efectivo debe tener
metas y objetivos claros y debe de trabajar para obtener esos resultados. Si no se
obtienen de nada servirá la unión, el compromiso, la responsabilidad, etc. Las
variables clave para mejorar la motivacion y el talento: desarrollar confianza en uno
mismo y en los demás, favorecer el conflicto sano, comprometerse con uno mismo
y los compañeros y ser responsables de las tareas.

TOMA DE DECISIONES

Uno de los elementos fundamentales para llevar a cabo el proceso de planeación,


es la toma de decisiones. Elegir entre una alternativa u otra es una de las tareas
con mayor dificultad para cualquier administrador, por lo complejo que suelen
presentarse problemas dentro de una organización, sin embargo, no siempre suelen
suceder problemáticas difíciles, sino que también se pueden presentar de manera
repetitiva y por consecuencia suelen ser de mayor facilidad.
Tomando en cuenta lo anterior, existe una primera clasificación de decisiones,
las cuales pueden ser:

• Decisiones no Programas: Las decisiones no programas o también llamadas no


rutinarias, son aquellas que se presentan cuando un problema se vuelve demasiado
complejo o cuando el administrador se enfrenta pocas veces a ellas.

• Decisiones Programadas: Las decisiones programadas suelen ser repetitivas,


es decir, ya ha existido con anterioridad una problemática similar y se resuelve de
acuerdo a un proceso específico previamente establecido.