Está en la página 1de 12

EXPEDIENTE Nº ERM.

2018012926
Sec. Jurisdicc. : Marco A. Vigo Quiroz
CUADERNO : Inscripción de lista
ESCRITO : No. 03
SUMILLA: Interpone Recurso de Apelación
contra Resolución Nº 00252-2018-JEE-
CHIN/NE

SEÑORITA PRESIDENTA DEL JURADO ELECTORAL ESPECIAL DE CHINCHA.

OSCAR JAVIER VILCAMIZA MANRIQUE, identificado con


DNI Nº 21857695, Personero Legal Titular acreditado ante el
Jurado Especial Electoral de Chincha por la Organización
Política PERU PATRIA SEGURA, con Casilla Electrónica
CE_21857695, ante Usted con el debido respeto digo:
PETITORIO:
Que, al amparo del derecho a recurrir A LA INSTANCIA
PLURAL, consagrado en el Art. 139 inc. 6 de nuestra Carta Política, concordante
con el art. 365 Inc. 1 del Código Procesal Civil y con el art. 36 inc. 11 de la
Resolución Nº 0082-2018-JNE, que aprueba el Reglamento de Inscripción de
Candidatos para las Elecciones Municipales, recurro por ante su despacho a fin de
interponer RECURSO DE APELACION contra la Resolución Nº 00252-2018-JEE-
CHIN/JNE, de fecha 11 de Julio del dos mil dieciocho, notificada en mi Casilla
Electrónica CE_21857695 y en el Panel de su JEE con fecha 23 de Julio del año
en curso, medio impugnatorio formulado en contra del extremo que DECLARO
IMPROCEDENTE la solicitud de Inscripción del Candidato a Regidor Nº 03, GIDEL
ABUNDIO SANTOS HUAMAN CORTIJO, para el cargo de Regidor del Concejo
Distrital de CHAVIN, Provincia CHINCHA, del departamento Ica, SOLICITANDO
que la misma se me conceda y elevándose los autos ante el Superior en grado en
donde espero que se REVOQUE la resolución impugnada, REFORMANDOLA
declare FUNDADA en todos los extremos de la presente apelación, ADMITIENDO
la participación del citado regidor en las presentes elecciones municipales; teniendo
en cuenta los fundamentos de hecho y derecho que me permito exponer:
FUNDAMENTOS DEL RECURSO DE APELACION:

1 Artículo 36.- Trámite del recurso de apelación


36.1 La resolución que declara improcedente la solicitud de inscripción de lista de candidatos puede ser
impugnada ante el mismo JEE que tramita la solicitud de inscripción, mediante recurso de apelación presentado
dentro de tres (3) días calendario computados a partir del día siguiente de su publicación en el panel del JEE y
en el portal institucional del JNE.
Que, la Resolución Nº 00252-2018-JEE-CHIN/JNE, causa grave
agravio a la Organización Política que represento, por cuanto al no tener por subsanada la
omisión advertida en la Resolución Nº 00171-2018-JEE-CHIN/JNE y como consecuencia
solo ADMITIR EN PARTE y PUBLICAR la Lista de candidatos para el Concejo Municipal
Distrital de CHAVIN, Provincia de CHINCHA, del Departamento de Ica, y DECLARAR
IMPROCEDENTE, la solicitud de inscripción del candidato a Regidor Nº 03, GIDEL
ABUNDIO SANTOS HUAMAN CORTIJO, presentada por mi parte en condición de
Personero Legal Titular de la Organización Política PERU PATRIA SEGURA, con el objeto
de hacer participar la citada Lista de candidatos en las Elecciones Municipales 2018, toda
vez que al considerar que no he cumplido con subsanar la omisión advertida en su
momento oportuno y aducir que los Contratos de Arrendamientos como medio de prueba
idóneos y las Constancias de haber realizado faenas comunales del citado candidato a
Regidor 3º, como medios de pruebas coadyuvantes que fueron adjuntados no permiten
acreditar (según alega su despacho en la Resolución sub materia) que dichos documentos
sea documentos de fecha cierta afecta seriamente la condición de ADMITIDO para
participar dicho candidato en las presentes elecciones municipales que se avecinan.

DE LA DEFICIENTE MOTIVACION DE LA RECURRIDA

Para mayor abundamiento es necesario además, señalar que el máximo intérprete de


nuestra Constitución, El Tribunal Constitucional, en cuanto a la motivación de la resolución
en forma uniforme ha expedido sendas sentencias que tiene el carácter vinculante y ha
establecido:

El derecho a la debida motivación de las resoluciones importa que los jueces, al resolver las
causas, expresen las razones o justificaciones objetivas que los llevan a tomar una
determinada decisión. Esas razones, deben provenir no sólo del ordenamiento jurídico
vigente y aplicable al caso, sino de los propios hechos debidamente acreditados en el trámite
del proceso. Sin embargo, la tutela del derecho a la motivación de las resoluciones judiciales
no debe ni puede servir de pretexto para someter a un nuevo examen las cuestiones de
fondo ya decididas por los jueces ordinarios.
En tal sentido, el análisis de si en una determinada resolución se ha violado o no el derecho
a la debida motivación de las resoluciones judiciales debe realizarse a partir de los propios
fundamentos expuestos en la resolución cuestionada, de modo que las demás piezas
procesales o medios probatorios del proceso en cuestión sólo pueden ser evaluados para
contrastar las razones expuestas, mas no pueden ser objeto de una nueva evaluación o
análisis. Esto, porque en este tipo de procesos al juez constitucional no le incumbe el mérito
de la causa, sino el análisis externo de la resolución, a efectos de constatar si ésta es el
resultado de un juicio racional y objetivo donde el juez ha puesto en evidencia su
independencia e imparcialidad en la solución de un determinado conflicto, sin caer ni en
arbitrariedad en la interpretación y aplicación del derecho, ni en subjetividades o
inconsistencias en la valoración de los hechos”.
El derecho a la debida motivación de las resoluciones judiciales es una garantía del
justiciable frente a la arbitrariedad judicial y garantiza que las resoluciones no se encuentren
justificadas en el mero capricho de los magistrados, sino en datos objetivos que proporciona
el ordenamiento jurídico o los que se derivan del caso. Sin embargo, no todo ni cualquier
error en el que eventualmente incurra una resolución judicial constituye automáticamente la
violación del contenido constitucionalmente protegido del derecho a la motivación de las
resoluciones judiciales.

El Tribunal ha precisado que el contenido queda delimitado, en los siguientes supuestos:


a) Inexistencia de motivación o motivación aparente. Está fuera de toda duda que se viola
el derecho a una decisión debidamente motivada cuando la motivación es inexistente o
cuando la misma es solo aparente, en el sentido de que no da cuenta de las razones
mínimas que sustentan la decisión o de que no responde a las alegaciones de las partes
del proceso, o porque solo intenta dar un cumplimiento formal al mandato, amparándose en
frases sin ningún sustento fáctico o jurídico.
b) Falta de motivación interna del razonamiento. La falta de motivación interna del
razonamiento [defectos internos de la motivación] se presenta en una doble dimensión; por
un lado, cuando existe invalidez de una inferencia a partir de las premisas que establece
previamente el Juez en su decisión; y, por otro lado, cuando existe incoherencia narrativa,
que a la postre se presenta como un discurso absolutamente confuso incapaz de transmitir,
de modo coherente, las razones en las que se apoya la decisión. Se trata, en ambos casos,
de identificar el ámbito constitucional de la debida motivación mediante el control de los
argumentos utilizados en la decisión asumida por el Juez o Tribunal; sea desde la
perspectiva de su corrección lógica o desde su coherencia narrativa 2.
c) Deficiencias en la motivación externa; justificación de las premisas. El control de la
motivación también puede autorizar la actuación del juez constitucional cuando las premisas
de las que parte el Juez no han sido confrontadas o analizadas respecto de su validez fáctica
o jurídica. Esto ocurre por lo general en los casos difíciles, como los identifica Dworkin, es
decir, en aquellos casos donde suele presentarse problemas de pruebas o de interpretación
de disposiciones normativas. La motivación se presenta en este caso como una garantía
para validar las premisas de las que parte el Juez o Tribunal en sus decisiones. Si un Juez,
al fundamentar su decisión: 1) ha establecido la existencia de un daño; 2) luego, ha llegado
a la conclusión de que el daño ha sido causado por “X”, pero no ha dado razones sobre la
vinculación del hecho con la participación de “X” en tal supuesto, entonces estaremos ante
una carencia de justificación de la premisa fáctica y, en consecuencia, la aparente
corrección formal del razonamiento y de la decisión podrán ser enjuiciadas por el juez
[constitucional] por una deficiencia en la justificación externa del razonamiento del juez.
Si el control de la motivación interna permite identificar la falta de corrección lógica en la
argumentación del juez, el control en la justificación de las premisas posibilita identificar las
razones que sustentan las premisas en las que ha basado su argumento. El control de la
justificación externa del razonamiento resulta fundamental para apreciar la justicia y
razonabilidad de la decisión judicial en el Estado democrático, porque obliga al juez a ser
exhaustivo en la fundamentación de su decisión y a no dejarse persuadir por la simple
lógica formal3.
d) La motivación insuficiente. Se refiere, básicamente, al mínimo de motivación exigible
atendiendo a las razones de hecho o de derecho indispensables para asumir que la decisión
está debidamente motivada. Si bien, como ha establecido este Tribunal en reiterada
jurisprudencia, no se trata de dar respuestas a cada una de las pretensiones planteadas, la
insuficiencia, vista aquí en términos generales, sólo resultará relevante desde una

2 (STC 03043-2006-PA/TC)
3 (STC 00728-2008-PHC/TC)
perspectiva constitucional si es que la ausencia de argumentos o la “insuficiencia” de
fundamentos resulta manifiesta a la luz de lo que en sustancia se está decidiendo 4.
e) La motivación sustancialmente incongruente. El derecho a la debida motivación de las
resoluciones obliga a los órganos judiciales a resolver las pretensiones de las partes de
manera congruente con los términos en que vengan planteadas, sin cometer, por lo tanto,
desviaciones que supongan modificación o alteración del debate procesal (incongruencia
activa). Desde luego, no cualquier nivel en que se produzca tal incumplimiento genera de
inmediato la posibilidad de su control. El incumplimiento total de dicha obligación, es decir,
el dejar incontestadas las pretensiones, o el desviar la decisión del marco del debate judicial
generando indefensión, constituye vulneración del derecho a la tutela judicial y también del
derecho a la motivación de la sentencia (incongruencia omisiva). Y es que, partiendo de una
concepción democratizadora del proceso como la que se expresa en nuestro texto
fundamental (artículo 139º, incisos 3 y 5), resulta un imperativo constitucional que los
justiciables obtengan de los órganos judiciales una respuesta razonada, motivada y
congruente de las pretensiones efectuadas; pues precisamente el principio de congruencia
procesal exige que el juez, al momento de pronunciarse sobre una causa determinada, no
omita, altere o se exceda en las peticiones ante él formuladas 5.
f) Motivaciones cualificadas.- Conforme lo ha destacado este Tribunal, resulta indispensable
una especial justificación para el caso de decisiones de rechazo de la demanda, o cuando,
como producto de la decisión jurisdiccional, se afectan derechos fundamentales como el de
la libertad. En estos casos, la motivación de la sentencia opera como un doble mandato,
referido tanto al propio derecho a la justificación de la decisión como también al derecho
que está siendo objeto de restricción por parte del Juez o Tribunal.”

Para mayor abundamiento Sr. Juez, es menester señalar el fundamento N°15 del Pleno
Casatorio Civil que sostiene:
“También, tanto a nivel doctrinario como a nivel jurisprudencial, se considera que la
motivación de las sentencias cumple múltiples finalidades, así por ejemplo: a) Permite el
control de la actividad jurisdiccional por parte de la opinión pública, cumpliendo de este modo
con el requisito de publicidad esperado; b) Hace patente el sometimiento del Juez al imperio
de la ley; c) Logra el convencimiento de las partes sobre la justicia y corrección de la decisión
judicial, eliminando la sensación de arbitrariedad y estableciendo su razonabilidad, al
conocer el por qué concreto de su contenido; d) Permite la efectividad de los recursos por
las partes; y e) Garantiza la posibilidad de control de la Resolución Judicial por los Tribunales
Superiores que conozcan de los correspondientes recursos.

Asimismo en el plano de los Actos Administrativos el TC sostiene:


“Respecto a la motivación de los actos administrativos, el Tribunal Constitucional ha tenido
oportunidad de abundar en su posición, aclarando lo siguiente:
[...] el derecho a la motivación de las resoluciones administrativas es de especial relevancia.
Consiste en el derecho a la certeza, el cual supone la garantía de todo administrado a que
las sentencias estén motivadas, es decir, que exista un razonamiento jurídico explícito entre
los hechos y las leyes que se aplican. [...]
La motivación de la actuación administrativa. Es decir, la fundamentación con los
razonamientos en que se apoya. Es una exigencia ineludible para todo tipo de actos
administrativos, imponiéndose las mismas razones para exigirla tanto respecto de actos
emanados de una potestad reglada como discrecional. El tema de la motivación del acto
administrativo es una cuestión clave en el ordenamiento jurídico-administrativo, y es objeto
central de control integral por el juez constitucional de la actividad administrativa y la
consiguiente supresión de los ámbitos de inmunidad jurisdiccional.
Constituye una exigencia o condición impuesta para la vigencia efectiva del principio de
legalidad; presupuesto ineludible de todo Estado de derecho. A ello se debe añadir la

4 (STC 03943-2006-PA/TC)
5 (STC 03943-2006-PA/TC)
estrecha vinculación que existe entre la actividad administrativa y los derechos de las
personas. Es indiscutible que la exigencia de motivación suficiente de sus actos es una
garantía de razonabilidad y no arbitrariedad de la decisión administrativa.
En esa medida, este Tribunal debe enfatizar que la falta de motivación O su insuficiencia
constituye una arbitrariedad e ilegalidad, en la medida en que es una condición impuesta
por la Ley N. 27444. Así, la falta de fundamento racional Suficiente de una actuación
administrativa es por sí sola contraria a las garantías del debido procedimiento
administrativo (sentencia recaída en el Expediente 00091-2005-PA/Te, fundamento 9.
párrafos 3. 5 a 8. Criterio reiterado en las sentencias 294-2005-PA/Te, 5514-2005-PA/TC
entre otras)”.6
“Adicionalmente, en la sentencia emitida en el Expediente 8495-2006-PA/TC, se ha
determinado lo siguiente: [...] un acto administrativo dictado al amparo de una potestad
discrecional legalmente establecida resulta arbitrario cuando sólo expresa la apreciación
individual de quien ejerce la competencia administrativa, o cuando el órgano administrativo.
Al adoptar la decisión, no motiva o expresa las razones que lo han conducido a adoptar tal
decisión. De modo que. motivar una decisión no sólo significa expresar únicamente bajo
qué norma legal se expide el acto administrativo, sino, fundamentalmente, exponer en forma
sucinta —pero suficiente— las razones de hecho y el sustento jurídico que justifican la
decisión tomada”.7
“Por tanto, la motivación constituye una garantía constitucional del administrado que busca
evitar la arbitrariedad de la Administración al emitir actos administrativos. En ese sentido,
conviene tener presente que la Ley 27444, Ley del Procedimiento Administrativo General,
en el artículo IV del Título Preliminar establece que el debido procedimiento es además uno
de los principios que deben inspirar el desarrollo todo procedimiento administrativo, en tanto
y en cuanto reconoce que "Los administrados gozan de todos los derechos y garantías
inherentes al debido procedimiento administrativo, que comprende el derecho a exponer sus
argumentos, a ofrecer y producir pruebas y a obtener una decisión motivada y fundada en
derecho [...]" 8

Con lo cual queda plenamente demostrado la falta de motivación en la resolución recurrida.

DE LA RESOLUCIÓN RECURRIDA

La Resolución recurrida en sus considerandos concernientes al


análisis del caso – valoración probatoria, señalan:

Análisis de la solicitud

Respecto al candidato Gidel Abundio Santos Huamán Cortijo:

1.-Se adjuntó tres contratos de arrendamiento, el primero de un año (enero


2013 – enero 2014), el segundo de dos años (enero 2014 – enero 2016) y el
tercero de un año (enero 2016 – enero 2017), mediante los cuales se
pretende acreditar que dicho ciudadano en calidad de arrendador
domicilio en el anexo Pampachacra S/N, distrito de Chavín, Provincia de
Chincha – Ica; además se adjuntan dos constancias de Faena Comunal
mediante las cuales se pretende acreditar que el ciudadano participo
como comunero no calificado en el proceso de gestión de la captura y
esquila del I Chaccu de vicuña de la comunidad campesina de chavín,
ambos documentos emitidos con fecha noviembre de 2015 y marzo de

6 Fundamento 6 de STC Exp. N° 03670-2014-PA/TC


7 Fundamento 7 de STC Exp. N° 03670-2014-PA/TC
8 Fundamento 8 de STC Exp. N° 03670-2014-PA/TC
2016; asimismo se adjuntó un certificado de vigencia de poder a favor de
Vilcamiza Guerra Raul Victor, en el registro de personas jurídicas – libro de
comunidades campesinas y nativas.

2.-. Realizada la valoración conjunta de los medios probatorios presentados


por el personero legal y señalados en el numeral anterior, estos resultan
insuficientes para acreditar el domicilio del candidato, dado que los
contratos de arrendamiento no generan convicción, ya que estos fueron
certificados por notario público con fecha 06 de julio de 2018, adquiriendo
fecha cierta desde su certificación, documentos que no acreditarían el
tiempo mínimo de domicilio requerido, conforme a lo previsto en el artículo
245 del Código Civil Peruano que establece:

Artículo 245.- Fecha cierta.- Un documento privado adquiere fecha cierta y produce
eficacia jurídica como tal en el proceso desde:
[…] 2. La presentación del documento ante funcionario público;
3. La presentación del documento ante notario público, para que certifique la
fecha o legalice las firmas;
[…]

3. Asimismo las constancias de faena comunal presentada, solo demuestra


la participación del candidato en un hecho concreto, actividades
realizadas el día 08 de noviembre de 2015, aunado a ello la modalidad de
“COMUNERO NO CALIFICADO”; no se encuentra establecida dentro de la
clasificación del artículo 5 de la Ley N° 24656, Ley General de Comunidades
Campesina, por lo que dicho documento no generaría convicción.

4. Por otra parte, el certificado de vigencia de poder a favor del ciudadano


Raúl Víctor Vilcamiza Guerra, inscrito en el registro de personas jurídicas –
libro de comunidades campesinas y nativas, solo demostraría la existencia
de la Comunidad Campesina de Chavín y el cargo de presidente que
ostenta dicho ciudadano en la comunidad.

5. Finalmente, se tiene que el candidato en su declaración jurada de hoja


de vida, indica en el rubro I. datos personales, que su lugar de nacimiento
es el distrito de Pueblo Nuevo – Chincha y su lugar de domicilio en el caserío
de Pampachacra, distrito de Chavín, provincia de Chincha, asimismo en el
rubro II de experiencia de trabajo, indica que labora desde el 2017 hasta la
actualidad en la empresa ACUARELAS E.I.R.L, como contador, empresa
ubicada en el distrito de Pueblo Nuevo – Chincha y en la ficha de acceso
Reniec figura con fecha de emisión el DNI del candidato el 22/04/2017
domiciliado en el caserío de Pampachacra; por lo que, la documentación
presentada no genera convicción en este colegiado respecto a la
acreditación del domicilio requerido conforme a lo previsto en el numeral
25.11 del artículo 25 del Reglamento, concordante con el artículo 6 de la
Ley de Elecciones Municipales, razones por lo que la solicitud de inscripción
del candidato deviene en IMPROCEDENTE.
(…)

CONTRADICCIÓN E INVOCACION DE NORMA ERRONEA DE LA RESOLUCIÓN


RECURRIDA

La Resolución recurrida incurre en sendos errores y agravia


gravemente al establecer que el candidato a Regidor Nº 3 GIDEL ABUNDIO SANTOS
HUAMAN CORTIJO, para el cargo de regidor del concejo distrital de CHAVIN, provincia
CHINCHA del departamento Ica, en su declaración jurada de hoja de vida, indica en el
rubro I. datos personales, que su lugar de nacimiento es el distrito de Pueblo Nuevo –
Chincha y su lugar de domicilio en el Caserío de Pampachacra s/n., distrito de Chavín,
provincia de Chincha, asimismo en el rubro II de experiencia de trabajo, indica que labora
desde el 2017 hasta la actualidad en la empresa ACUARELAS E.I.R.L, como contador,
empresa ubicada en el distrito de Pueblo Nuevo – Chincha y en la ficha de acceso RENIEC
figura con fecha de emisión el DNI del candidato el 22/04/2017 domiciliado en el Caserío
de Pampachacra; por lo que, la documentación presentada no genera convicción en este
colegiado respecto a la acreditación del domicilio requerido conforme a lo previsto en el
numeral 25.11 del artículo 25 del Reglamento, concordante con el artículo 6 de la Ley de
Elecciones Municipales, razones por lo que la solicitud de inscripción del candidato deviene
en IMPROCEDENTE, sin embargo no tienen en cuenta que el documento que se anexó
oportunamente referente a los Contratos de Arrendamientos son documentos privados y
consecuente actos jurídicos validos entre las partes que lo suscribieron, es decir ostena
validez entre los señores Gidel Abundio Santos (Arrendatario) y José Romero
Chuquispuma (Arrendador), y cualquier circunstancia no lo convierte en público de
conformidad al art. 236 del C.P.C. vigente9, máxime si de conformidad a lo que establece
el art. 237 del mismo cuerpo adjetivo acotado10, aunque sea anulado el documento privado
subsiste su contenido, porque es diferente el documento y su contenido, es más tampoco
se ha tenido en cuenta lo estipulado en el art. 238 del CPC11 en lo referente a determinar
la fecha cierta, no solamente desde la legalización del documento, sino de otros medios
análogos que el JEE no ha contemplado estableciendo que la determinación de fecha cierta

9 C.P.C.: Documento privado.-


Artículo 236.- Es el que no tiene las características del documento público. La legalización o certificación de un documento privado no lo convierte en público.
10 C.P.C.: Documento y acto.-
Artículo 237.- Son distintos el documento y su contenido. Puede subsistir éste aunque el primero sea declarado nulo
11 CPC.: Artículo 245.- Un documento privado adquiere fecha cierta y produce eficacia jurídica como tal en el proceso desde:
(…)
5. Otros casos análogos.
Excepcionalmente, el Juez puede considerar como fecha cierta la que haya sido determinada por medios técnicos que le produzcan
convicción.
solo en sentido estricto y limitado, Lo más grave que ha incurrido el JEE es que ha invocado
una norma errónea para sustentar el pronunciamiento materia de la presente impugnación,
toda vez que establece que el art. 245 del Código Civil Peruano señala:
Artículo 245.- Fecha cierta.- Un documento privado adquiere fecha cierta y produce
eficacia jurídica como tal en el proceso desde:
[…] 2. La presentación del documento ante funcionario público;
3. La presentación del documento ante notario público, para que certifique la
fecha o legalice las firmas;
[…]
Cuando lo real el citado art. 245 del Código Civil peruano en vigencia
literalmente sostiene:
Artículo 245.- La negativa de los padres o ascendientes a otorgar el asentimiento no
requiere fundamentación. Contra esta negativa no hay recurso alguno.

Norma invocada erróneamente que no tiene ninguna relación con lo


que se viene sosteniendo en los fundamentos de la Resolución recurrida por parte del JEE,
lo que deviene en incongruente y falta de motivación debida de parte del colegiado electoral
en mención.
Asimismo no ha se ha establecido de manera determinante que el
domicilio es un concepto jurídico de sentido más amplio, que en principio constituye la
residencia de la persona (domicilio real), conforme lo señala el artículo 33° del Código Civil,
al indicar que el mismo “(...) se constituye por la residencia habitual de la persona en un
lugar”; debiendo precisar que, el concepto que diferencian la residencia al del domicilio, es
un concepto jurídico de sentido más amplio, que en principio constituye la residencia de la
persona (domicilio real), conforme lo señala el artículo 33° del Código Civil, al indicar que
el mismo “(...) se constituye por la residencia habitual de la persona en un lugar”; sin
embargo, el concepto de domicilio en dicho código no excluye otras formas como: entre
otras el reconocimiento de domicilio múltiple (artículo 35° del Código Civil), el que es
permitido en el caso de los candidatos a elecciones municipales. Por lo que al indicado
tenor. Artículo 35º del C.C.: “A la persona que vive alternativamente o tiene
ocupaciones habituales en varios lugares se considera domiciliada en cualquiera de
ellos”.
Del mismo modo detallan que los contratos de arrendamientos que
se presentaron a fin de sustentar el tiempo de residencia del candidato a Regidor Nº 3
GIDEL ABUNDIO SANTOS HUAMAN CORTIJO estos resultan suficientes para acreditar
el domicilio del candidato, dado que los contratos de arrendamiento que constituyen
documentos privados y validos entre las partes, si generan convicción, ya que estos fueron
legalizados por notario público con fecha 06 de julio de 2018, documentos que acreditan el
tiempo mínimo de domicilio requerido, máxime si conforme a lo previsto en el artículo 1666
del Código Civil Peruano12, (que versa sobre la definición del Contrato de arrendamiento
“Por el arrendamiento el arrendador se obliga a ceder temporalmente al arrendatario el uso de un bien por cierta renta

convenida”), por ello debo de señalar que solo existió la certificación notarial de los contratos
de arrendamiento, cuyos originales obran en poder del candidato a regidor que ostenta la
condición de arrendatario y que dichos documentos de arrendamiento datan del año 2013
a enero del 2017, probando de esta manera la residencia del candidato por más de dos
años como establece la norma electoral, candidato que tiene su residencia en un inmueble
en el anexo de Pampachacra s/n., distrito de Chavín, Provincia de Chincha – Ica, máxime
si estos documentos (Contratos de Arrendamientos) aunque sea documentos privados,
pero esto no lo hace ineficaz o invalido, y para entrar en un mayor análisis el JEE no ha
tenido en cuenta sobre el concepto del acto jurídico que encuentra una definición legal en
el artículo 140 del C.C., así: “es la manifestación de voluntad destinada a crear, regular,
modificar o extinguir relaciones jurídicas.” El contrato es definido en el artículo 1351 del
C.C. como: “el acuerdo de dos o más partes para crear, regular, modificar o extinguir una
relación jurídica patrimonial.” Aquí podemos hallar una similitud expresa; y en cuanto a la
validez el mismo artículo 140 antes acotado nos exige los requisitos de validez para el
acto jurídico, que serán aplicados por extensión al contrato. Analizamos:
- Agente capaz
La capacidad para ser parte contractual se rige por las disposiciones contenidas en el
título II del Libro I sobre Derechos de las Personas, respecto de la capacidad de goce,
de ejercicio y la incapacidad absoluta, relativa y adquirida.
Como premisa general solo las personas que tienen plena capacidad de ejercicio
pueden celebrar contratos, porque solo alguien con plena capacidad podrá manifestar
válidamente su voluntad o consentimiento; en este caso tanto los menores como los
incapaces no podrían celebrar contratos, salvo que se encuentren debidamente
representados por padres, tutores o curadores, según sea el caso.
Al respecto, el artículo 1358 establece una excepción: “los incapaces no privados de
discernimiento pueden celebrar contratos relaciones con las necesidades ordinarias de
su vida diaria.” De esta manera, cualquier menor de edad, podrá comprar una golosina,
un juguete, entre otros bienes, que son naturales a su edad y necesidades.
Finalmente, cuando el agente o declarante no tiene la capacidad de derecho, el acto
jurídico es nulo. Si el agente no tiene capacidad de ejercicio, el acto podrá ser nulo o
anulable, si es incapaz absoluto o relativo, respectivamente. La misma disposición se
aplica a los contratos.
- Objeto física y jurídicamente posible
Entendemos por jurídicamente posible, su legalidad o licitud; por físicamente posible,
aquello que el agente pueda realizar. En este punto, la materialización del objeto como
tal, es la primera aproximación, de tal manera que nadie puede vender algo que no
existe. A su vez, conocemos que existen bienes inmateriales. En este caso la
posibilidad radicará en la titularidad sobre ellos, y ya no necesariamente, en su
posibilidad de materialización.
Creemos que la imposibilidad en ambos casos, no tiene naturaleza personal, sino
general. Así, se pueden cumplir prestaciones por terceros o a través de otros contratos,
que la parte primigenia no podría realizar; por ejemplo, si una de las partes tiene que
entregar una cierta cantidad de dinero a la otra, no se requerirá que sea esta misma
la que realice exclusivamente la entrega, no es necesario, salvo que nos refiramos a

12 C.C.: Definición
Artículo 1666.- Por el arrendamiento el arrendador se obliga a ceder temporalmente al arrendatario el uso de un bien por cierta renta
convenida.
obligaciones de carácter personal tal como se establece en el artículo 1149 aplicable a
todo tipo de contrato: “ la prestación puede ser ejecutada por persona distinta al deudor,
a no ser que del pacto o de las circunstancias resultara que este fue elegido por sus
cualidades personalidades”13
- Fin lícito
La finalidad o fin lícito consiste en la orientación que se da a la manifestación de la
voluntad para que ésta se dirija, directa y reflexivamente, a la producción de efectos
jurídicos. Emite pues, una identificación de la finalidad del acto jurídico con los
efectos buscados mediante la manifestación de voluntad 14. Aquí cabe preguntarnos por
qué celebramos el contrato, cuál es el motivo o el impulso. La respuesta a estas
preguntas, es el fin.
- Forma
Todo acto jurídico y contrato deben revestir una formalidad mínima. En ambos casos es
la manifestación de la voluntad exteriorizada. Respecto al acto jurídico, el artículo 143
establece que: “cuando la ley no designe una forma específica para un acto
jurídico, los interesados pueden usar la que juzguen conveniente”; la misma norma
se extiende a los contratos, de tal manera que estos se perfeccionan por el
consentimiento de las partes; excepto aquellos que, además deben observar la forma
señalada por ley, se presume que la forma que las partes convienen adoptar
anticipadamente y por escrito es requisito indispensable para la validez del acto
(artículo 1352 y 1411, respectivamente).

Por lo expuesto se colige que los documentos denominados


Contratos de Arrendamiento y las Constancias de haber realizados faenas comunales en
el distrito de Chavín, son plenamente válidos y deben ser considerados como documentos
idóneos y coadyuvantes respectivamente para establecer la residencia o domicilio de 2
años antes de la inscripción del candidato ante el JEE, conforme a lo literalmente
establecido en el art. 25 inc. 11 de la Resolución Nº 0082-2018-JNE que sostiene:
“Documentos que se presentan al momento de solicitar la inscripción de la lista de
candidatos Las organizaciones políticas deben presentar los siguientes documentos al
momento de solicitar la inscripción de su lista de candidatos:
(…)
25.11 En caso de que el DNI del candidato no acredite el tiempo de domicilio requerido,
debe presentar original o copia legalizada del o los documentos con fecha cierta, que
acrediten los dos años del domicilio, en la circunscripción en la que se postula. Los dos años
de domicilio en la circunscripción a la que se postula pueden ser además acreditados, entre
otros medios coadyuvantes, con originales o copias autenticadas de los siguientes
instrumentos: a) Registro del Seguro Social; b) Recibos de pago por prestación de servicios
públicos; c) Contrato de arrendamiento de bien inmueble; d) Contrato de trabajo o de
servicios; e) Constancia de estudios presenciales; f) Constancia de pago de tributos, y g)
Título de propiedad del bien inmueble ubicado en el lugar en el que se postula.
Consecuentemente queda demostrado que el candidato Gidel
Abundio Santos Huamán Cortijo domicilia por más de 2 años anteriores al proceso de

13 En este caso nos referimos a las obligaciones intuito personae. Las obligaciones intuito personae son aquellas que se contraen
teniendo en especial consideración las cualidades o características de uno de los sujetos de la relación obligatoria, esto es , del
deudor o del acreedor. Si se contrae una obligación que consiste en escribir una novela, es evidente que, más allá de que no se
estipule expresamente, al acreedor le interesa que sea el deudor quien en efecto ejecute la obra, pues por ello contrato con él.
Osterling, Felipe y Castillo, Mario. (2011). Compendio de las obligaciones. Palestra Editores. Lima, Perú. Pág. 194.
14 Vidal, Fernando. (1989). El acto jurídico en el Código Civil peruano. 2da edición. Editorial Cuzco. Lima, Perú. Pág.111.
inscripción para participar en estas contiendas electorales, en la jurisdicción electoral a la
que participa, cumple con las normas electorales que regulan el presente proceso
eleccionario, consecuentemente resulta atendible lo que se sostiene, por ello me permito
recurrir a la instancia plural y espero en su oportunidad que el Pleno del Jurado Nacional
de Elecciones se sirva REVOCAR la recurrida y permitir ADMITIR la inscripción del
candidato a Regidor con el Nº 3 de la Lista de Candidatos de la Organización Política PERU
PATRIA SEGURA del distrito de Chavín, provincia de Chincha, departamento de Ica.

CONCLUSION:

Que, de las consideraciones anteriormente expuestas, se puede


apreciar que ha existido errores de apreciación e invocación errónea de normas al
fundamentar la recurrida y de indebida valoración de las pruebas aportadas al proceso, por
parte del Jurado Electoral Especial de Chincha, razón por la cual la recurrida causa grave
perjuicio y por ello deberán concederme el medio impugnatorio de Apelación, por ante el
Jurado Nacional de Elecciones, quienes con mayor criterio de análisis y de justicia, que es
el fin supremo del derecho, deberá revocar la recurrida impugnada y reformándola declarar
por ADMITIDA la inscripción del candidato a Regidor Nº 3 para el distrito de Chavín,
Provincia de Chincha, departamento de Ica
FUNDAMENTOS DE DERECHO:
Amparo mi recurso impugnatorio, en las siguientes normas legales:
Art. 139 inc. 615 de nuestra Carta Política, que regula el derecho de recurrir a la instancia
plural.
Art. 36 inc. 116 de la Resolución Nº 0082-2018-JNE, que aprueba el Reglamento de
Inscripción de Candidatos para las Elecciones Municipales, que regula el derecho de apelar
contra resoluciones de los JEE en caso se declare improcedente la solicitud de inscripción
de un candidato o listas de candidatos.
Art. 364 del C.P.C., que señala que la apelación tiene por objeto que el órgano jurisdiccional
examine, a solicitud de parte o tercero legitimado la resolución que le cause agravio, con
el propósito que sea anulada o revocada, total o parcialmente.
POR TANTO:

15 Const.: Artículo 139.- Son principios y derechos de la función jurisdiccional:


(…)
6. La pluralidad de la instancia.
16 Artículo 36.- Trámite del recurso de apelación
36.1 La resolución que declara improcedente la solicitud de inscripción de lista de candidatos puede ser impugnada ante el mismo JEE que
tramita la solicitud de inscripción, mediante recurso de apelación presentado dentro de tres (3) días calendario computados a partir del día
siguiente de su publicación en el panel del JEE y en el portal institucional del JNE.
A Ud. Señorita Presidenta del JEE, sírvase concederme el Recurso
de Apelación interpuesto y disponer elevar los actuados por ante el Superior en Grado,
proveyendo con arreglo a Ley.
PRIMER OTROSI DIGO: Que, adjunto como Anexos los siguientes:
Anexo 3-A.- Arancel Judicial respectivo por concepto de Recurso de Apelación.
Anexo 3-B.- Copia xerográfica del DNI del candidato a Regidor Gidel Abundio santos
Huamán Cortijo.
Anexo 3-C.- Constancia de Notificación Nº 39850-2018-CHIN, firmado digitalmente por
Marco Antonio Vigo Quiroz, Sec. Jurisdiccional del JEE Chincha.
Anexo 3-D.- Copia simple del Certificado de Habilidad del abogado patrocinante.
Chincha, 25 de Julio del 2018.

También podría gustarte