Está en la página 1de 3

Niveles del lenguaje

El lenguaje es la capacidad innata que poseen los seres humanos para comunicarse.
El lenguaje puede ser de dos clases: verbal y no verbal. Llamamos lenguaje verbal a aquel en el que
empleamos signos lingüísticos, y puede ser oral o escrito.

Cada comunidad de hablantes utiliza una lengua, que es un sistema de signos y reglas combinados
entre sí que son comunes a ese conjunto de personas. El sistema de la lengua, dada su complejidad,
se estructura, a su vez, en otros subsistemas o niveles lingüísticos, relacionados igualmente entre sí,
que se ocupan de analizar distintos aspectos de los cuales podemos destacar:

Fonético-fonológico

La fonética estudia la percepción y producción de los sonidos de una lengua. Se encuentra conformado
por el fonema que es la unidad básica e indivisible de nuestro lenguaje, es un sonido propio de nuestra
lengua y se desarrolla a nivel pre-lingüístico desde el momento del nacimiento hasta el primer año de
vida:

 Llanto

 Vocalización-cantaleo-arrullo

 Balbuceo (6 meses)

 Imitación del lenguaje (finales del primer año)

En el nivel fonológico, la lengua estudia los fonemas de una lengua y estos no actúan de manera
aislada, sino que crean un sistema fonológico, en el que el valor de cada elemento se define por la
relación que guarda con el resto. Un sistema fonológico, por tanto, es un conjunto sistemático de
oposiciones fonológicas.

Por lo tanto el fonema pertenece a la lengua, mientras que el sonido pertenece al habla.
Sintáctico

La sintaxis estudia la manera en que combinan las palabras de una lengua para así conformar
oraciones, cada uno de sus constituyentes desempeña una función sintáctica. Sus unidades son el
sintagma y la oración.

Orden de las palabras en la oración

 Comúnmente suele ser: sujeto + verbo + complemento.

Ejemplo: Camila saltó la cuerda durante el recreo

Semántico
Se refiere a la comprensión del lenguaje; se inicia mucho antes de que el niño emita la primera palabra
y es una asociación de imágenes mentales que posteriormente se generalizan para formar conceptos.
Después del balbuceo, las vías y centros nerviosos auditivos y visuales se preparan para dar base de
los conceptos verbales y dar pie a la formación del lenguaje interior.
La Semántica es la disciplina que estudia el significado de las expresiones lingüísticas. Como
estrategia metodológica, es común separar el estudio del significado de las palabras y el de las
expresiones más complejas, como sintagmas, oraciones y texto.
Distinguimos, en consecuencia, entre:
 Semántica léxica: significado de las palabras
 Semántica oracional: significado de las oraciones
 Semántica del discurso: significado del discurso.

Para comprender cuál es la importancia de la semántica, es necesario aclarar primeramente los


conceptos básicos sobre el signo lingüístico. Sabemos que todo signo lingüístico tiene dos caras
primordiales: el significante y el significado.
El significante son los sonidos (producto del conjunto de letras) que transmiten el contenido de una
palabra, esto es, lo que escuchamos al pronunciar una palabra.
El significado es la imagen que surge en nuestra mente al escuchar (o leer) el significante. Existe un
tercer elemento: el referente o elemento real, existente, al que se refieren tanto significado como
significante. No es lo mismo la palabra que designa a un referente dado que el referente en sí mismo.
Este nivel estudia todo lo relacionado con el significado léxico de las palabras y, por tanto, con los
lexemas. El significado de una palabra se caracteriza por la composición de una serie de rasgos
semánticos mínimos, llamados semas, que la diferencian de otras palabras.
 Así la palabra Perro podría descomponerse en los semas: +animal, +doméstico.
 Linterna en: +objeto inanimado, +utensilio para dar luz.