Está en la página 1de 48

1-2 ANATOMÍA Y FISIOLOGÍA DEL SISTEMA GASTROINTESTINAL

El sistema digestivo es el encargado de procesar los alimentos que consumimos para cumplir
con dos propósitos:
• Proporcionar la energía necesaria a todo el organismo
• Producir los elementos de desecho
En realidad se realiza el proceso digestivo en 5 pasos:
a) Ingestión: entrada de alimentos en la boca.
b) Movimiento del alimento: tránsito a lo largo del tubo digestivo.
c) Digestión: fragmentación del alimento mediante medios químicos y mecánicos.
d) Absorción: paso del alimento ingerido y ya digerido desde el tracto gastrointestinal a la sangre
o al sistema linfático.
e) Defecación: eliminación de sustancias no digeridas.
El proceso digestivo comienza incluso antes de colocamos la comida en la boca, esto es debido
al olor, observar algún alimento irresistible, bien presentado, y se comienza a producir saliva.
Psicológicamente nos vamos preparando para recibir el primer bocado.
BOCA (cavidad bucal u oral)
. Es la entrada de los alimentos. La boca aparece rodeada por unos pliegues de la piel, llamados
labios que intervienen en la deglución y el habla
Dentro de la boca se encuentran los dientes, cuya función es cortar, trocear y triturar los alimentos
(digestión mecánica).
En la boca también encontramos la lengua, que tiene una gran cantidad de papilas gustativas,
cuya función es la de mezclar los alimentos y facilitar su tránsito hacia el esófago.
También desembocan las glándulas salivales, que segregan saliva, cuyas funciones son:
• Actuar de lubricante (mucina)
• Acción bactericida (lisozima)
• Comenzar digestión química de los glúcidos mediante la amilasa o ptialina, que rompe el
almidón en maltosa.
• La saliva también contiene lipasa lingual.
FARINGE
Órgano tubular y hueco, en su parte superior se encuentra la epiglotis. Está externamente
rodeada por 2 capas de fibras musculares, una en forma circular y la otra longitudinal.
Función: deglución del bolo alimenticio desde la boca hasta el esófago; la epiglotis evita el paso del
alimento al Sistema Respiratorio.
ESÓFAGO Tubo muscular, detrás de la tráquea, mide 20-30 centímetros de longitud, incluye:
a) Extremo inferior de la hipofaringe
b) Pasa el mediastino
c) Cruza el diafragma (por hiato esofágico)
d) Finaliza en la parte superior del estómago
Función: transporta alimentos (por movimientos peristálticos) de la faringe al estómago. En su parte
inferior e inicio del estómago se encuentra el esfínter esofágico superior o Cardias.
Empuja el alimento hacia el estómago en un lapso de 5-8 segundos por peristalsis.
ESTÓMAGO
Es uno de los órganos más importantes del Sistema Gastrointestinal, ubicado debajo del
diafragma. Tiene la forma de un saco elástico que puede aumentar o disminuir su tamaño según la
cantidad de alimento que contenga.
Este órgano posee dos aberturas: una que comunica con el esófago, por donde entran los
alimentos, que se llama Cardias (impide el reflujo de alimento del estómago), y otra de salida que los
conduce a los intestinos, una vez digeridos, que se llama Píloro.
Las paredes del estómago están formadas por varias capas. Una de ellas es muy musculosa,
sirviendo sus contracciones para amasar el bolo alimenticio cuando se halla en el estómago,
completando la acción mecánica y facilitando así su mezcla con los jugos digestivos. La membrana
interior es una membrana mucosa que, examinada a través de una lupa, presenta unos hoyitos, en el
fondo de los cuales aparece un punto oscuro. Este punto es la abertura de las glándulas gástricas,
que segregan un líquido digestivo, claro y ácido, llamado jugo gástrico, que contiene ácido clorhídrico
y las enzimas pepsina, gastrina y lipasa que ayudan a digerir los hidratos de carbono, las proteínas y
las grasas del alimento.
En general, después de permanecer en el estómago el tiempo necesario, los alimentos forman
una papilla, llamada quimo (constituido por azúcares, grasas y proteínas), que pasará poco a poco al
intestino.
INTESTINO DELGADO
Porción del tracto digestivo que se ubica entre el estómago y el ciego.
Empieza en el Esfínter Pilórico y termina en el Esfínter Ileocecal.
A la edad adulta tiene una longitud aproximada de 6-7 metros y un grosor cercano a los 3 centímetros.
Está dividido en:
a) Duodeno
b) Yeyuno
c) Íleon
El quimo es transformado en el duodeno. En este tramo desembocan:
• El hígado, que segrega bilis.
• El páncreas que segrega el jugo pancreático.
• Las glándulas intestinales vierten el jugo intestinal.
Al finalizar la digestión, el quimo se ha transformado en un líquido lechoso, llamado quilo (moléculas
más pequeñas).
Finalizada la digestión sus productos deben traspasar la pared intestinal (absorción) para
ingresar en el torrente circulatorio y ser transportados a todas las células del cuerpo. La absorción se
realizar molécula a molécula a través de la pared intestinal.
Epitelio intestinal: Las vellosidades intestinales son una especie de filamentos en forma de dedos que
sobresalen de las paredes del intestino, en concreto del duodeno. Miden entre 0,5 y 1 mm de largo
aproximadamente. A pesar de que son muy pequeñas, cumplen un papel esencial en el proceso de la
digestión y absorción de los nutrientes. Los enterocitos son células epiteliales del intestino encargadas
de realizar la absorción de diversos nutrientes esenciales, el transporte de agua y electrolitos al interior
del organismo y la secreción de proteína en la luz intestinal. Poseen abundante número de
microvellosidades en su polo apical las que incrementan el área tanto para la digestión como para el
transporte intestinal. Estas estructuras contribuyen a aumentar la superficie de absorción de los
nutrientes que ingerimos y a conducirlos al torrente sanguíneo para que llegue a los órganos en función
de sus necesidades.
INTESTINO GRUESO
Se inicia en la válvula ileocecal, y termina en el recto.
Se encuentra dividido igualmente en tres partes:
• Ciego
• Colon
• Recto

Este intestino está tapizado de numerosas glándulas secretoras de mucus.


Se pueden identificar a su vez las siguientes partes:
En el lado derecho se encuentra el colon ascendente (de aproximadamente 15 centímetros);
luego se sitúa el colon transverso, con una longitud media de cincuenta centímetros, y le sigue el colon
descendente con diez centímetros de longitud, por último se diferencia el colon sigmoideo, recto y ano.
El recto: es la parte terminal del tubo digestivo. Es la continuación del colon sigmoideo y termina
abriéndose al exterior por el orificio anal. En este se acumula la materia fecal.
El intestino grueso, o colon, es el último componente del sistema o aparato digestivo y realiza la fase
terminal de la digestión. Por lo tanto, la función principal del intestino grueso en el sistema digestivo
es la concentración y almacenamiento de los desechos sólidos, convirtiendo el quimo en heces, que
posteriormente serán excretadas.
Durante este proceso las células que recubren el colon reabsorben agua del quilo, cambiando su
estado de líquido a sólido. Miles de millones de bacterias dentro del colon sintetizan sales que no han
sido digeridas en su paso por el intestino delgado y las vitaminas K y B, así como gases hidrógeno,
dióxido de carbono, sulfuro de hidrógeno y metano.
Segmentos musculares del intestino grueso, llamados haustros empujan esta materia y la remueven
dentro del intestino grueso con movimientos sucesivos, mezclándola por completo.
ANO
Es el orificio de salida de la materia fecal, tiene 2 esfínteres:
1) Esfínter anal interno (músculo liso): involuntario
2) Esfínter anal externo (músculo esquelético): voluntario
Tiene como función eliminar hacia el exterior la materia fecal.
La defecación: es un acto complejo que implica respuestas voluntarias como reflejas. La
distención de la pared rectal provoca la relajación del esfínter anal interno y se contrae el esfínter
externo.
Estructuras accesorias
PÁNCREAS:
Es una glándula alargada que se ubica a la altura de la curvatura mayor del estómago, entre
el duodeno y el bazo y conectada al intestino delgado por dos conductos.
Función:
a) Exocrina: segrega jugo pancreático. Degrada azúcares (enzimas amilasas), proteínas
(proteasas) y lípidos (lipasa).
b) Endocrina: produce la hormona insulina, por las células beta de los islotes de Langerhans y
glucagón por las células alfa. Sirven para el control de los niveles de glucosa en la sangre.
HÍGADO
Es una glándula impar y asimétrica, ocupa la mayor parte del hipocondrio derecho y parte del
epigastrio. Está dividido en dos lóbulos: derecho e izquierdo.
Tiene como funciones:
• Digestiva: Producir y segregar bilis, que se acumula en la vesícula biliar.
• Metabólicas: Junto con las sales biliares expulsan sustancias de desecho que se generan en el
hígado y deben ser eliminadas, como la bilirrubina (proveniente de la degradación de los glóbulos
rojos).
VESÍCULA BILIAR
Tiene forma de pera, situada en la parte inferior del hígado. Se comunica con el intestino por medio
del conducto colédoco, que desemboca en el conducto pancreático.
APÉNDICE
Órgano del inicio del intestino grueso, guarda en su interior grandes cantidades de bacterias
beneficiosas para nuestro metabolismo digestivo.
3- HISTORIA DE LOS CRITERIOS ROMA:
Inicialmente se realizó solo en el adulto, agrupándolos por síntomas en grupos homogéneos:
Criterios Roma I (1990).
En la segunda revisión de estos criterios, Criterios de Roma II (1999), se realizó la primera
clasificación en niños, basada también en síntomas, dependientes de la edad, referidos de forma
subjetiva por los niños o sus padres. Incluían cuatro trastornos principales: vómitos, dolor abdominal,
diarrea funcional y trastornos de la defecación. Trataba de normalizar las definiciones, con un lenguaje
común para el manejo clínico y la investigación. Su aplicación clínica mostró diversas limitaciones, lo
que condujo a los Criterios de Roma III (2006), basados en la experiencia clínica y en la información
científica disponible hasta esa fecha. Estos criterios fueron más inclusivos que los previos, lo que
supuso un aumento de los diagnósticos de los TDF. En las definiciones pediátricas sigue siendo
prioritario el síntoma predominante, a diferencia del adulto en el que la clasificación se basaba ya en
el órgano afectado. Se distinguen dos grandes cate¬gorías según la edad, debido a las diferencias en
el creci¬miento y desarrollo que condicionan en gran manera su forma de expresión: menores de cinco
años (que sería el equivalente aproximado a neonato y niño pequeño lactante y preescolar) y entre 4
y 18 años (que sería el equivalente aproximado a niño escolar y adolescente).
La necesidad de incorporar algún trastornos digestivo funcional (TDF) ya presente en adultos
pero no contemplado en población pediátrica, como la náusea funcional, y la baja utilización de estos
criterios como herramienta clínica, con baja concordan¬cia entre los profesionales, por su descripción
amplia de los síntomas, frecuentemente superpuestos, y basados en consenso de expertos, han
conducido a la reciente aparición de los Criterios de Roma IV (2016), que intentan incorporar toda la
información nueva disponible en los últimos 10 años. Se basan en la evidencia científi-ca salvo cuando
no la haya, en cuyo caso sigue siendo necesario la opinión de expertos. Se asume la existencia de
anomalías, como por ejemplo en la función inmune de la mucosa y/o en la microbiota. Estos nuevos
criterios se denominan ahora “trastornos de la interacción cerebro-intestino”. Como aspectos
relevantes respecto a los previos destacan la participa¬ción de la Atención Primaria y la consideración
multidi¬mensional (no solo clínica, sino también psicosocial) del problema.
FIOSIOPATOLOGIA:
Hasta fechas la consideración de trastorno digestivos eran atribuido principalmente a razones
psicosocial, pero actualmente se impone el modelo biopsicosocial, a través de una com¬pleja
interacción entre factores de vulnerabilidad genética, ambientales, psicológicos y psicosociales que,
junto con experiencias tempranas en la vida, configurarían de alguna forma la habilidad del sistema
nervioso central y digestivo para adaptarse a los cambios fisiológicos o de estrés. Una función intestinal
alterada implicaría alteraciones en el procesamiento central de las señales de dolor del sistema
digestivo, con una hipersensibilidad visceral y/o una posi¬ble desregulación inmune mucosa y
microbiana.
Existe una evidencia creciente sobre la importancia de vivencias tempranas orgánicas (por
ejemplo, infecciones gastrointestinales) y emocionales (por ejemplo, privación emocional) en el
desarrollo de estos trastornos, siendo necesario, además, la existencia de una predisposición genética.
Este modelo biopsicosocial se explica como una disfun¬ción del eje cerebro-intestino. Este eje
ligaría los centros emocionales y cognitivos del cerebro con las funciones intestinales periféricas,
mediante una comunicación bidi¬reccional. Las emociones, pensamientos y percepciones influirían a
nivel gastrointestinal en la secreción, sensación, motilidad, regulación inmune, inflamación mucosa y
per¬meabilidad. En sentido inverso, una función gastrointesti¬nal alterada podría influir en la
percepción consciente y en los comportamientos. El sistema gastrointestinal estaría mandando
constantemente señales al cerebro, no percibidas conscientemente en el individuo sano, pero no
percibidas conscientemente en el individuo sano, pero que en el caso de estos pacientes se harían
conscientes y conllevarían cambios, con una respuesta exagerada tanto a estímulos nocivos como
fisiológicos, respuesta conocida como hiperalgesia visceral. A esto anterior habría que añadir el papel
cada vez más relevante de la microbiota intestinal, que podría estar alterada en su composición o su
biomasa total por factores de estrés físico y social.
De todas formas, a pesar de la gran cantidad de hipóte¬sis y hallazgos aislados de los que
disponemos, la causa que provoca la mayoría de TDF sigue sin esclarecerse.
TRASTORNOS DIGESTIVOS FUNCIONALES PEDIÁTRICOS: NEONATO Y NIÑO PEQUEÑO (< 5
AÑOS). CRITERIOS ROMA IV.
Los síntomas funcionales durante la infancia a menudo acompañan el desarrollo normal (por
ejemplo, la regurgi¬tación del lactante) o pueden originarse de una respuesta conductual
maladaptativa a estímulos internos o externos (por ejemplo, retención fecal tras experiencia con
defeca¬ción dolorosa). En los primeros años de vida los niños no pueden expresar acertadamente
síntomas como la náusea o el dolor. Por tanto, los evaluadores dependen de los relatos e
interpretaciones de sus padres, que conocen mejor a su niño, y de las observaciones del propio clínico,
que está entrenado en diferenciar la salud de la enfermedad. La decisión de consulta médica depende
de las preocupacio¬nes de sus cuidadores, que varían según sus experiencias y expectativas, estilos
de afrontamiento de problemas y percepción de enfermedad. Por esta razón, la consulta médica no
solo tratará sobre los síntomas del niño, sino también sobre los temores de la familia. El clínico debe
no solo realizar un diagnóstico, sino también reconocer el impacto de estos síntomas en las emociones
de la familia y su capacidad para afrontarlo. Cualquier intervención debe atender tanto al niño como a
su familia
¿LOS TRASTORNOS DIGESTIVOS O GASTROINTESTINALES (GI) FUNCIONALES
PEDIÁTRICOS?
Comprenden un conjunto de síntomas GI crónicos o recurrentes, no explicados por anomalías
estructurales o bioquí-micas, con interferencia importante en la calidad de vida del niño y su familia.
Los pacientes se identifican por su pertenencia a algunos de los subgrupos sintomáticos, que se basan
principalmen-te en opiniones de consenso, denominadas “Criterios de Roma”. En 2016 se ha publicado
la última revisión de dichos criterios, 4. ª Para adultos y 3. ª Para Pediatría, que en nuestro caso se
conocen como Criterios pediátricos Roma IV. Se dividen según la edad en 2 grandes grupos:
1. Menores de cinco años (neonato y niño pequeño):
REGURGITA¬CIÓN DEL LACTANTE:
Definimos reflujo gastroesofágico (RGE) como el paso retrógrado involuntario de contenido
gástrico al esófago, Si este es suficientemente intenso para ser aprecia¬do se denomina
regurgitación., y a la rumiación, La regur¬gitación de contenido gástrico a esófago, boca o nariz, es
común en el lactante, y entra dentro de los eventos normales en lactantes sanos, por lo que no debe
consi¬derarse una enfermedad. Es el TDF más común del primer año de vida. Cuando causa
complicaciones o produce daño tisular o inflamación, se denomina enfer¬medad por reflujo
gastroesofágico (ERGE).
EN CUANTO AL CRITERIO DIAGNOSTICO:
Debe cumplir los dos siguientes, en un niño sano de 3 semanas a 12 meses de edad:
1. Dos o más regurgitaciones por día durante tres o más semanas.
2. Ausencia de náuseas, hematemesis, aspiración, apnea, dificultades de alimentación o deglu¬ción.
Es importante tener en cuenta si las regurgitaciones persisten más allá del año de edad, se
inician en el periodo neonatal precoz o se asocian a vómitos biliosos, deshidratación u otras
complicaciones, debe descartarse una anomalía anatómi¬ca del tracto digestivo superior.
INTERVENCION:
La historia natural es la resolución espontánea (90% a los 12 meses).
Proveer seguridad a la familia.
No se requieren intervenciones farmacológicas evitar el uso de inhibidores de la bombas de protones.
Mejorar la postura posterior a cada comida o utilizar formulas antiregurgitacion o espesante.
Administración de volúmenes más pequeños, pero más frecuentes ha mostrado escasa eficacia.
SÍNDROME DE RUMIACIÓN:
Consiste en la masticación y deglución de contenido alimentario retornado a faringe y boca,
previamente ya masticado y deglutido. Regurgitación de contenido gástrico a la boca con el propósito
de autoestimulación.
CRITERIOS DIAGNÓSTICOS:
Se considera un comportamiento de autoestimulación en el contexto de una privación social
prolongada. La observación del acto es esencial para el diagnóstico.
Debe cumplir todos los siguientes por lo menos duran¬te dos meses:
1. Contracciones repetidas de los músculos abdomina-les, el diafragma y la lengua.
2. Regurgitación sin esfuerzo de contenido gástrico, el cual es expulsado desde la boca o vuelto a
masticar y deglutir.
INTERVENCION:
Responde a la mejora de la relación entre el niño y sus cuidadores, que proporcione una crianza
responsable, con satisfacción de sus necesidades físicas y emocionales.
SÍNDROME DE VÓMITOS CÍCLICOS:
EL vómito, consiste en un reflejo del sistema nervioso central que involucra tanto a la musculatura
autonómica como a la esquelética, con expulsión violenta del contenido gástri¬co.
CRITERIOS DIAGNÓSTICOS
Debe cumplir todo lo siguiente:
1. Dos o más episodios paroxísticos de vómitos incoercibles con o sin náuseas, que duran de horas a
días, dentro de un periodo de seis meses.
2. Los episodios son estereotipados en cada paciente.
3. Los episodios están separados por semanas a meses con retorno a la situación basal.
CRITERIOS DIAGNÓSTICOS:
Episodios repetidos y estereotipados de vómitos, con duración de horas a días y periodos intercrisis
de retorno a la situación basal de salud.
Típicamente empiezan a la misma hora del día, preferentemente en la tarde-noche o por la mañana
temprano, y son de duración similar en cada paciente, con inicio y fin bruscos.
Pueden acompañarse de palidez, debilidad, hipersaliva¬ción, dolor abdominal, intolerancia a ruidos,
luz y olores, dolor de cabeza, heces sueltas, fiebre, taquicardia, hiper¬tensión, leucocitosis.
Factores psicosociales pueden actuar como desencadenantes.
TRATAMIENTO:
Uso de bloqueadores de la secreción ácida, fluidoterapia IV y/o loracepam (efec¬to ansiolítico, sedativo
y antiemético)
CÓLICO DEL LACTANTE:
Trastorno conductual en lactantes de uno a cuatro meses de edad que presentan periodos
prolongados de llanto y malestar difíciles de calmar, generando gran ansiedad e impotencia en sus
cuidadores. Se desencade-nan sin causa aparente. Es más probable que ocurran por la tarde-noche.
Se inicia sobre las 2-4 semanas, su mayor intensidad –de media– es sobre las 4-6 semanas de edad
y disminuye poco a poco a partir de las 12 semanas. los cuidadores asumen que la causa de su llanto
es el dolor abdominal de origen digestivo. Su etiología es desconocida y multifactorial.
CRITERIOS DIAGNÓSTICOS:
Episodios recurrentes y prolongados de llanto, queja o irritabilidad, referidos por los cuidadores, que
ocurren sin causa aparente y no pueden ser preve¬nidos ni resueltos por los mismos.
Los cuidadores relatan duración de llanto o queja tres o más horas diarias durante tres o más días a
la semana.
Duración confirmada de tres o más horas cuando se registra en un diario prospectivo conductual de
24 horas
TRATAMIENTO:
Tiende a la resolución espontánea en más del 90%, la finalidad consiste en ayudar a los cuidadores.
Hay que evaluar las necesidades y vulnerabilidades de los cuidadores, reafir¬mándoles y
proporcionándoles información.
DIARREA FUNCIONAL
Llamada previamente diarrea crónica inespecífica o diarrea de los primeros pasos. El niño no
parece afecta¬do por su diarrea y los síntomas se resuelven espontá-neamente en la edad escolar.
CRITERIOS DIAGNÓSTICOS:
Cuatro o más deposiciones sueltas diarias indoloras.
Duración mayor de cuatro semanas.
Inicio entre 6 y 60 meses de edad.
Ausencia de fallo de medro si la ingesta calórica es adecuada.
EVALUACIÓN CLÍNICA
Es la causa principal de diarrea crónica en el niño por lo demás sano. Factores nutricionales
pueden tener un papel en su patogénesis: sobrealimentación, excesivo consumo de azúcares simples
(fructosa, sorbitol), sobre todo en forma de zumos, baja ingesta de grasa. Se han de identificar factores
causantes o exacerbantes como infecciones entéricas, laxantes, antibióticos o dietéticos. Las
deposiciones típicas contienen moco o restos ali¬mentarios sin digerir y a menudo son más sueltas a
lo largo del día. La posibilidad de un síndrome malabsortivo en un niño que cumpla todos los criterios
propuestos es inesperable.
TRATAMIENTO:
No son necesarias intervenciones farmacológicas, aun¬que sí es necesario un ajuste dietético
si se detectan errores o desequilibrios en su ingesta. El mayor peligro es la privación calórica
provocada por erróneas dietas de eliminación.
DISQUECIA DEL LAC¬TANTE:
Llanto, gritos, esfuerzos y enrojecimiento facial durante varios minutos, usualmente de 10 a 20,
en un lactante que intenta defecar, varias veces al día. El fallo en la coordinación entre el incremento
de la presión intraab-dominal y la relajación del suelo pélvico es el responsable del trastorno.
CRITERIOS DIAGNÓSTICOS
En un lactante menor de nueve meses de edad, debe cumplir:
Al menos 10 minutos de esfuerzo y llanto antes de la defecación, exitosa o no, de heces blandas.
Sin otros problemas de salud.
En la mayoría de los casos, los síntomas empiezan en los primeros meses de vida y se resuelven
espontáneamente después de 3-4 semanas.
INTERVENCIONES:
Los cuidadores precisan una reafirmación de que el lactante no presenta ninguna enfermedad
y que no requiere intervención alguna. Debe advertirse a la fami¬lia sobre la inconveniencia de la
estimulación rectal y el uso de laxantes.
ESTREÑIMIENTO FUNCIONAL.
Es el resultado de los intentos voluntarios repetidos de retención fecal por un niño que trata de
evitar la defecación debido a los temores asociados a la misma, por ejemplo por experiencias
dolorosas previas. Esta conducta retentiva conduce a una mayor absorción colónica de agua, creando
heces más duras, con el con¬siguiente círculo vicioso. Los desencadenantes en los primeros años de
vida pueden ser cambios en la dieta o el intento de instauración de la continencia fecal.
Criterios diagnósticos:
Debe incluir al menos dos de los siguientes durante al menos un mes:
Dos o menos deposiciones por semana.
Historia de retención fecal excesiva.
Historia de defecación dolorosa o de deposiciones duras.
Historia de deposiciones voluminosas.
Presencia de una gran masa fecal en el recto.
Al menos un episodio semanal de incontinencia
EVALUACIÓN CLÍNICA
La presentación clínica a esta edad es muy variable5. El diagnóstico clínico de EF puede
realizarse sobre la base de una historia y una exploración física compatibles11. Cuando el cuadro es
típico, debe inspeccionarse el periné, pero el tacto rectal no es necesario a no ser que el tratamiento
falle, exista una incerteza en el diagnós¬tico o una sospecha de anomalía anatómica.
Tratamiento:
El entrenamiento en la continencia no se llevará a cabo hasta que este dolor desaparezca.
Los tratamientos laxantes que ablanden las heces y aseguren la defecación indolora son una parte
importante del tratamiento. Como la lactulosa o sales de magnesio.
las pro¬teínas de la leche de vaca (PLV) en el EF. Se sugiere considerar un ensayo de dieta exenta
en PLV durante 2-4 semanas en aquellos niños en los que falle el trata¬miento laxante o exista una
sintomatología sugestiva
De 4 a 18 años (niño y adolescente):
TRASTORNOS DE NÁUSEAS Y VÓMITOS FUNCIONALES
SÍNDROME DE VÓMI¬TOS CÍCLICOS:
La edad media de inicio sintomático varía de tres a siete años, pero puede ocurrir durante la infancia
o la adul¬tez. Casi la mitad inician la sintomatología con una edad de tres años o menos. Puede
coexistir con dolor abdo¬minal, pero si este es el síntoma predominante, debe considerarse el
diagnóstico de migraña abdominal.
Criterios diagnósticos
Debe cumplir todo lo siguiente:
1. Dos o más episodios de náuseas intensas e incesan¬tes y vómitos paroxísticos, que duran horas a
días, en un periodo de seis meses.
2. Los episodios son estereotipados en cada paciente.
3. Los episodios están separados por semanas a meses con retorno a la situación basal entre
episodios.
4. Después de una evaluación médica apropiada, los síntomas no pueden atribuirse a otra condición.
Evaluación clínica
Se deben realizar pruebas metabólicas durante el episo¬dio de vómitos y antes de la
administración de fluidos intravenosos para maximizar la detección de anormali¬dades. En
adolescentes debe considerarse el uso crónico de cannabis. Un tercio de los pacientes presentan fase
prodrómica. Frecuentemente asocian otros síntomas (náuseas, dolor abdominal…) e historia personal
o fami¬liar de migraña.
Tratamiento
Con carácter preventivo se recomienda ciproheptadina en menores de cinco años y amitriptilina
en mayores de cinco años. El propranolol constituye un tratamiento de segunda línea en todas las
edades. El tratamiento abor¬tivo combina hidratación y administración de fármacos antieméticos.
NÁUSEAS Y VÓMITOS FUNCIONALES
Náuseas funcionales
1. Náuseas fastidiosas como síntoma predominante, Por lo menos dos veces a la semana, y
generalmente no relacionadas con las comidas.
2. Sin asociación consistente con vómitos.
3. Después de una evaluación médica apropiada, los síntomas no pueden atribuirse a otra condición.
Vómitos funcionales:
1. De media, uno o más episodios semanales de vómitos.
2. Ausencia de vómitos autoinducidos o criterios para un trastorno de la conducta alimentaria o
rumiación.
3. Después de una evaluación médica apropiada, los síntomas no pueden atribuirse a otra
condición.
Se debe evaluar la cantidad de nausea. Los pacientes con náusea crónica asocian
comúnmente vómitos leves con frecuencia variable. La presencia de vómitos graves supone una
situación diferente en la que enfermedades del sistema nervioso central, anomalías anatómicas
digestivas, gastroparesia y pseudoobstrucción intestinal deben ser excluidas. La evaluación
psicológica es importante.
SÍNDROME DE RUMIACIÓN:
Su prevalencia es desconocida. Una limitación importan¬te es su secretismo por parte del
paciente. Puede ocurrir a cualquier edad, pero las adolescentes presentan más riesgo.
Criterios diagnósticos
Debe cumplir todo lo siguiente por lo menos durante dos meses previos al diagnóstico:
1. Regurgitación repetida y remasticación o expulsión de comida que:
a. Empieza pronto tras la ingesta de comida.
b. No ocurre durante el sueño.
2. No precedida de náuseas.
3. Después de una evaluación médica apropiada, los síntomas no pueden atribuirse a otra condición.
AEROFAGIA:
Es más frecuente en pacientes con problemas neuro-cognitivo
Criterios diagnósticos
Debe cumplir todo lo siguiente por lo menos durante dos meses previos al diagnóstico:
1. Excesiva deglución de aire.
2. Distensión abdominal por aire intraluminal, que aumenta durante el día.
3. Eructos repetitivos o aumento de la flatulencia.
Tratamiento
Terapia conductual, psicoterapia
TRASTORNOS DE DOLOR ABDOMINAL FUNCIONAL
DISPEPSIA FUNCIONAL:
Debe cumplir uno o más de los siguientes síntomas al menos cuatro días al mes, durante al menos
dos meses previos al diagnóstico:
1. Plenitud postprandial.
2. Saciedad precoz.
3. Dolor epigástrico o acidez no asociados con defe¬cación.
Evaluación:
es necesaria, pero reconoce que hay varios factores que pueden influenciar la decisión. La presencia
de datos de alarma sugiere realizar pruebas diagnósticas.
Tratamiento
Los alimentos agravantes (cafeína, especias, grasos) y los fármacos gastrolesivos deben ser
evitados. Se debe investigar la presencia de factores psicológicos. inhibidores de la bomba de
proto¬nes (IBP) para los síntomas predominantes de dolor y procinéticos para la náusea, hinchazón y
saciedad precoz.
SÍNDROME DE INTESTINO IRRITABLE:
Criterios diagnósticos
Debe cumplir todo lo siguiente:
1. Dolor abdominal al menos cuatro días por mes asociado con uno o más de los siguientes, al menos
durante dos meses previos al diagnóstico:
a. Relacionado con la defecación.
b. Cambios en la frecuencia de defecación.
c. Cambios en la forma o apariencia de las depo¬siciones.
2. En niños con estreñimiento, el dolor no se resuelve con la resolución del mismo.
Evaluación clínica
Se han de tener presentes los datos de alarma. Se está utilizando cada vez más la determinación de
calprotecti¬na (Calprotectina es una proteína de la familia de las proteínas S100 que comprende más
de 20 proteínas, de las cuales tres se expresan extracelularmente: S100A8, S100A9 (que asociados
forman el complejo calprotectina) y S100A12. Calpro-tectina constituye el 60% del contenido proteico
citosólico de neutrófilos y macró-fagos. Cuando estas células participan en la inflamación intestinal,
calprotectina se libera en el lumen, aparece en las heces y sirve como un biomarcador de actividad
inflamatoria. IBD es una enfermedad orgánica crónica que cursa con dolor abdominal, diarrea y pérdida
de peso. Enfermedad de Crohn y colitis ulcerativa son las principales formas de presentación del IBD.
IBS, en contraste, es una enfermedad funcional no-orgánica, no-inflamatoria que se puede expresar
con síntomas similares al IBD fecal para la valoración de inflamación intestinal).
Tratamiento:
Dietas de reducción de la ingesta de monosacáridos, disacáridos, oligosacári¬dos y polioles
fermentables.
MIGRAÑA ABDOMINAL:
Criterios diagnósticos
Debe cumplir todo lo siguiente al menos dos veces en los seis meses anteriores al diagnóstico:
Episodios paroxísticos de dolor abdominal perium¬bilical, en línea media o difuso, que duran una hora
o más, siendo este el síntoma más importante.
Episodios separados por semanas a meses.
El dolor es incapacitante e interfiere con la actividad habitual.
El dolor está asociado con dos o más de los siguien¬tes: anorexia, náusea, vómitos, dolor de cabeza,
fotofobia y palidez
Evaluación clínica
Los factores desencadenantes son (estrés, fatiga y viajes), síntomas asociados (anorexia,
náu¬seas y vómitos) y estados de mejora (descanso y sueño) comunes. La presencia de síntomas
prodrómicos y la mejora con terapéutica antimigrañosa apoya el diagnóstico.
DOLOR ABDOMINAL FUNCIONAL NO ESPECIFICADO DE OTRA MANERA:
En los escolares de primaria refieren dolor abdominal semanal, pero solo un tercio de ellos
cumplen criterios de Roma para el diagnóstico de cual¬quier TDF. Se cree que la causa orgánica como
etiología del dolor abdominal crónico o recurrente solo está presente en Trastornos funcionales de la
defecación.
Criterios diagnósticos
Debe cumplir todo lo siguiente al menos 4 veces al mes durante al menos 2 meses previos al
diagnóstico:
1. Dolor abdominal episódico o continuo que no ocurre solamente durante eventos fisiológicos (por
ejemplo, comer, menstruación).
3. Datos de alarma potencial en el niño con dolor
Abdominal crónico:
Historia familiar de enfermedad inflamatoria intestinal,
Enfermedad celiaca o úlcera péptica
Dolor persistente en cuadrante superior derecho o
Inferior derecho
Disfagia
Vómitos persistentes
Sangrado gastrointestinal
Pérdida de peso involuntaria
Fiebre inexplicada.
ESTREÑIMIENTO FUNCIONAL:
CRITERIOS DIAGNÓSTICOS
Debe incluir dos o más de los siguientes, con ocurrencia al menos una vez por semana, por un mínimo
de un mes, con criterios insuficientes para el diagnóstico del síndro-me de intestino irritable:
1. Dos o menos deposiciones por semana en el sani¬tario.
2. Al menos un episodio de incontinencia fecal por semana.
3. Historia de posturas retentivas o retención fecal excesiva voluntaria.
4. Historia de defecación dolorosa o de deposiciones duras.
5. Presencia de una gran masa fecal en el recto.
6. Historia de deposiciones voluminosas que pueden obstruir el sanitario.
INCONTI¬NENCIA FECAL NO RETENTIVA.
En un niño con desarrollo mental de al menos cuatro años, durante al menos un mes:
1. Defecación en lugares inapropiados al contexto sociocultural.
2. Sin evidencia de retención fecal.
EVALUACIÓN CLÍNICA
Se debe investigar: existencia de estreñimiento, edad de inicio, tipo y cantidad de material evacuado,
historia dietética, medicaciones, síntomas urinarios coexistentes, comorbilidad psicosocial y
estresantes personales o familiares. Se ha de realizar una exploración física cuida¬dosa, nutricional,
abdominal, perineal y neurológica.
TRATAMIENTO
Los padres necesitan entender que los problemas psi-cosociales son contribuyentes
significativos de sus sínto-mas. La aproximación más exitosa es la terapia con¬ductual. El objetivo
principal será informar y tranquilizar a la familia, asegurando una alianza terapéutica con los familiares.
En el niño mayor y adolescente constituyen un espectro amplio, en el que se involucran factores
fisiológicos, psí¬quicos y culturales, que aumentan la percepción de los síntomas y alteran la calidad
de vida de los pacientes y sus familias. Constituyen un reto para el pediatra.
Estos criterios se han diseñado para poder realizar diagnósticos positivos sin necesidad de
exploraciones complementarias, en ausencia de datos de alarma. El enfoque del tratamiento debe
hacerse desde la perspec¬tiva biopsicosocial.
5- LABIO LEPORINO / PALADAR HENDIDO
DEFINICION
LABIO LEPORINO: es una hendidura del paladar primario que envuelve al prolabio, premaxilar y
paladar duro anterior, todo ello anterior al foramen incisivo.
PALADAR HENDIDO: Es una hendidura del paladar secundario.
Son defectos congénitos, Un bebé puede tener paladar hendido o labio leporino o ambos.
Los bebés varones son afectados más a menudo que los bebés mujeres. Los bebés afroamericanos
rara vez se ven afectados.
Ultrasonidos 3D-4D en obstetricia, F. Bonilla-Musoles, L. E. Machado, Ed. Médica Panamericana, 30
jun. 2004
SIGNOS Y SÍNTOMAS
Los síntomas variarán en cada caso, ya que un niño puede tener una o más anomalías congénitas.
Un labio leporino puede ser simplemente una pequeña hendidura en el labio o también puede ser una
fisura completa en el labio que va hasta la base de la nariz. Un paladar hendido puede estar en uno o
en ambos lados del paladar y puede recorrerlo en toda su extensión.
Las personas pueden sufrir:
Habla: tartamudez, trastorno del habla o voz defectuosa
También comunes: deformidad física, dificultad para alimentar al bebé, congestión nasal, pérdida de
la audición, respiración por la boca o ronquido
• Cambio de la forma de la nariz
• Desalineación de los dientes: aunque se les haya reparado el paladar hendido, necesitarán
visitar al odontólogo a medida que le vayan saliendo los dientes
• Insuficiencia para aumentar de peso
• Salida de flujo de leche a través de las fosas nasales durante la alimentación
• Crecimiento retrasado
• Repetitivas infecciones en el oído: además de problemas auditivos que deben prevenirse con
audiometrías
• Dificultades en el habla
Ultrasonidos 3D-4D en obstetricia,F. Bonilla-Musoles, L. E. Machado,Ed. Médica Panamericana, 30
jun. 2004
DIAGNOSTICO
Si un bebé tiene el labio leporino y el paladar hendido, se detecta mediante un examen físico de la
boca, la nariz y el paladar.
Son defectos que se suelen diagnosticar en el mismo momento del nacimiento. Además, se realizarán
exámenes médicos para descartar la presencia de otras posibles afecciones.
Ultrasonidos 3D-4D en obstetricia, F. Bonilla-Musoles, L. E. Machado, Ed. Médica Panamericana, 30
jun. 2004
FISIOPATOLOGIA:
PREVENCION
El labio leporino y el paladar hendido no siempre pueden prevenirse. Pero hay cosas que puede hacer
parar reducir el riesgo. Por ejemplo:
• Hágase un examen antes del embarazo para asegurarse de estar sana antes de quedar
embarazada.
• Obtenga atención médica prenatal regular y completa durante el embarazo.
• Tome ácido fólico si está tratando de quedar embarazada.
• Durante el embarazo, tome vitaminas prenatales a diario que incluyan ácido fólico.
• No fume.
• No beba alcohol durante el embarazo.
Debería considerar la posibilidad de tener consejería genética si otros integrantes de sus familiares
tienen labio leporino y paladar hendido.
CUIDADOS DE ENFERMERRIA
http://diposit.ub.edu/dspace/bitstream/2445/100132/1/100132.pdf
Intervención enfermera para las técnicas, soporte y ayuda en la alimentación en el proceso inicial.
Segun el autor Trettene A. Et al. (19) la principal duda que presentan los padres de los fisurados
labiales y palatinos en los postoperatorios en un 96-100% hace referencia a la alimentación. La misión
de la enfermera, ante estas dudas, es identificar cuales son las necesidades y conocimientos de los
cuales disponen los padres de manera que pueda resolver aquellas dudas y miedos que esten
presentes. Se encargará, una vez localizados aquellos conocimientos inexistentes o insuficientes, de
enseñar a los familiares a afrontar la situación y orientarlos en el camino, de manera que se reducza
la ansiedad y el estrés que pueden presentar tanto físicamente como psíquicamente a lo largo del
proceso. Algunas de las actividades que realiza la enfermera en el proceso inicial de la alimentación
son: enseñar las diferentes características que se pueden observar en función de la tipología, los
diferentes métodos y diferentes dispositivos disponibles y los problemas y complicaciones más
comunes.
5.2 Enseñar cuales son las características de la alimentación en el fisurado Los bebés que presentan
esta malformación frecuentemente tienen problemas a la hora de alimentarse. En el caso de los bebés
que presentan fisura palatina nos encontramos con que hay una comunicación anormal entre la nariz
y la cavidad oral de manera que el músculo elevador y tensor que se debería de juntar con la parte
posterior del paladar duro y la linea media de éste en situaciones normales falla.
5.3. Comentar cuales son los problemas más comunes que pueden aparecer. Algunos de los
problemas más comunes que se pueden presentar a la hora de la alimentación pueden ser, de entre
otros, los que se muestran a continuación: Succión deficiente, exceso de aire inspirado en cada toma,
regurgitación nasal, fatiga, inadecuada toma de leche, problemas en la ganancia de peso sobretodo
en los primeros 5 meses de vida, excesivo tiempo para cada toma de leche, infecciones más
recurrentes en el oido medio y otitis media, problemas respiratorios derivados de la alimentación con
el pecho que puede presentarse en forma de coloración azulada en el labio, actitud letárgica y
excesivamente somnolienta. La enfermera enseña y capacita a los padres para que sean capaces de
localizar y reaccionar cuando se puedan presentar
5.4. Explicar como puede afectar al crecimiento y desarrollo. El hecho de tener problemas a la hora de
succionar puede causar un cierto retraso en el correcto crecimiento y desarrollo del niño. De manera
normal todos los niños pierden un 10% del peso al nacer y lo suelen recuperar en aproximadamente
unas 2 o 3 semanas. En estos casos se puede encontrar con que la ganancia de peso conlleve más
tiempo. La ganancia ponderal puede suponer una preocupación sobretodo durante el primer mes de
vida. Hay que facilitarles a los padres todas aquellas medidas disponibles para mejorar este aspecto
lo mejor posible. No obstante, cuando llegan al primer año de vida se ha comprovado mediante la
comparación con las curvas establecidas por la “World Health Organization” que las ganancias de
peso acaban siendo bastante similares. La enfermera debe informar a los padres de las características
que suponen una gangancia de peso insuficiente y un crecimiento alterado en el bebé de manera que,
en caso de que se sospeche alguna posible alteración se pueda recurrir a algún método alternativo de
alimentación
5.5. Informar de las diferencias entre la leche materna y leche artificial en el fisurado. Fisura Labial y
Palatina: Intervención Enfermera en el proceso inicial de alimentación - 23 - El uso de la lactancia
materna exclusiva (LME) es de gran importancia. Ayuda a mejorar la actividad muscular, el proceso
neurobiológico, protege frente la otitis media, ayuda a combatir infecciones, es menos irritante para la
membrana mucosa, se puede tomar a temperatura ambiente y no necesita ninguna esterilización. Es
importante que la enfermera recalque a los padres la gran importancia que supone en este caso la
lactancia materna en el bebé.
5.6. Recomendar los métodos de alimentación más aconsejables segun la tipología. Una de las
principales dudas presentes en los padres es como deben dar la alimentación a sus bebés y que
estrategias son las más adecuadas. Fisura Labial y Palatina: Intervención Enfermera en el proceso
inicial de alimentación - 24 - La enfermera les enseñará las diferentes posturas y métodos en función
de la tipología que presente y en función también del dispositivo de ayuda que hayan escogido+
• 5.6.1 Fisurados labiales. Presentan la característica de que no tienen tantos problemas para la
alimentación y solamente necesitarán alguna modificación en la posición durante la alimentación. Un
método recomendable es el de la posición “Straddle” o posición de cara. En esta posición se coloca la
zona de la fisura hacia el pecho de manera que permite hace una especie de pared con ésta y facilitar
el acto al bebé. Otra recomendación que se puede realizar es la de colocar al bebé en un ángulo de
unos 45º, nunca totalmente horizontal ya que facilita la probabilidad de que se ahogue o que presente
problemas respiratorios.
• 5.6.2. Fisurados palatinos o con fisura labiopalatina. Hay que tener en cuenta que los fisurados
palatinos raramente podrán alimentarse con la leche materna directamente del pecho por lo tanto las
medidas que se comentarán se aplicarán en función de otros posibles dispositivos ya sean biberones,
obturadores, etc. La posición debe de ser también de unos 45º para reducir la regurgitación nasal y el
reflujo de la leche por los tubos de Eustaquio. La posición “football hold” también puede ser utilizada
5.7. Mostrar los diferentes tipos de soportes existen para la alimentación. La enfermera debe de
proporcionar toda aquella información necesaria para ayudar a los padres a escoger adecuadamente
el dispositivo más idóneo a la tipología que presente el bebé
• 5.7.1. Biberones.
Biberón SpecialNeeds de Medela: Tal y como se describe en la base de Medela, este es un tipo de
biberón especialmente diseñado para bebés que presenten fisura labial y/o palatina. Como
características encontramos que: facilita la regulación del flujo de leche mediante una hendidura en la
válvula que permite regular el flujo de leche cambiando simplemente la posición de la tetina. Permite
que la ingesta de leche sea fácil, no derrama la leche y requiere menos tiempo para la alimentación
Cleft palate nurser de Mead Johnson: Es un tipo de biberón que requiere cierta práctica ya que en
función de cuanto se presione el biberón puede salir demasiada leche y provocar tos. Hay que apretar
el biberón de manera rítmica. La mejor manera para saber cuanto se debe apretar es calculando
cuanto tiempo se necesita para alimentar al bebé. Cuanto más tiempo más pausado habrá que apretar
• 5.7.2. Tetinas. –
Tetina NUK MedicPro para Paladar Hendido o Fisura Palatina. Tal y como se explica en la base de
NUK, este tipo de tetina especial promueve los hábitos naturales de succión, masticación y
alimentación. No tiene orificios, de manera que puede adaptarse a las necesidades de cada niño y
tipología (35, 37) .
• 5.7.3 Obturadores.
El uso temprano de un obturador maxilar ortopédico puede ayudar a cerrar la fisura en los alveolos y
el paladar y la separación entre la cavidad nasal y la cavidad oral en función de la presión negativa
que se va creando mediante el acto de la succión. Existen diversos beneficios en el uso de
obturadores: crean una plataforma rígida en la cual el bebé puede presionar el pezón y alimentarse,
reducen la regurgitación nasal, reducen el tiempo para alimentar al bebé, ayudan a posicionar la lengua
lejos del area de la fisura y permiten el crecimiento espontaneo de las paredes del paladar entre ellas.
Podemos encontrar dos tipos de opiniones opuestas sobre los obturadores. Los primeros creen que
ayuda a la alimentación, facilita la reparación del labio y del paladar, y mejora el crecimiento facial y la
pronunciación. Por otro lado, el Fisura Labial y Palatina: Intervención Enfermera en el proceso inicial
de alimentación - 26 - segundo grupo cree que es un objeto muy incómodo para el bebé, que necesita
un constante control de esterilización e higiene y que por eso se debe desaconsejar su utilización
• 5.7.4. Alimentación mediante cucharillas de silicona y tazas Después de las operaciones para
reparar la fisura palatina, el bebé necesita estar totalmente alejado de los biberones ya que pueden
rozar los puntos de sutura y romperlos. Algunos alimentos pueden resultar irritantes como los cítricos
y el tomate por sus propiedades ácidas pero una vez el niño tiene más control, le resultará más facil
ingerirlos. Los autores Trettene A. Et al. (19) y Goyal A. Et al. (26) recomiendan el uso de cucharillas
durante el proceso postoperatorio como la mejor opción para evitar rupturas de suturas, entre otras
ventajas.
6- ATRESIA ESOFAGICA
DEFINICION
Es una malformación congénita en la cual la luz esofágica se encuentra interrumpida originando dos
segmentos, uno superior y otro inferior.
Manejo multidisciplinario de los pacientes con atresia de esófago,Heladia García, Mario Franco
Gutiérrez,Mex 2011;pag 68.
SIGNOS Y SINTOMAS
• Coloración azulada de la piel (cianosis) con el intento de alimentación.
• Tos, náuseas y asfixia con el intento de alimentación.
• Babeo.
• Alimentación deficiente.
DIAGNÓSTICO
Prenatal: ecografía
Posnatal: colocación de SNG y radiografía
La ecografía prenatal sistemática puede sugerir atresia esofágica. Puede observarse polihidramnios,
pero no es diagnóstico porque es posible observarlo en muchos otros trastornos. Puede estar ausente
la burbuja gástrica fetal, pero sólo en < 50% de los casos. Con menor frecuencia, se observa dilatación
de la bolsa esofágica superior, pero esto suele investigarse sólo en fetos con polihidramnios y sin
burbuja gástrica.
Después del parto, se introduce una SNG si se sospecha atresia esofágica por ecografía prenatal o
por hallazgos clínicos; la imposibilidad de introducir la sonda sugiere el diagnóstico. Un catéter
radiopaco determina la localización de la atresia en la radiografía. En casos atípicos, puede requerirse
una pequeña cantidad de material de contraste hidrosoluble para definir la anatomía bajo radioscopia.
El material de contraste debe volver a aspirarse rápidamente, porque puede provocar una neumonitis
química si ingresa en los pulmones. Este procedimiento debe ser efectuado por un radiólogo
experimentado en el centro en el que se realizará la cirugía neonatal.
TRATAMIENTO
Reparación quirúrgica: El tratamiento preoperatorio tiene por objeto optimizar el estado del lactante
antes de la cirugía y prevenir la neumonía por aspiración, que aumenta el riesgo de la corrección
quirúrgica. Se suspende la alimentación oral. La aspiración continua con una sonda nasogástrica en
la bolsa esofágica superior previene la aspiración de la saliva deglutida. Debe colocarse al lactante en
decúbito prono con la cabeza elevada de 30 a 40° y con el lado derecho hacia abajo para favorecer el
vaciamiento gástrico y minimizar el riesgo de aspiración de ácido gástrico a través de la fístula. Si debe
diferirse la reparación definitiva debido a prematurez extrema, neumonía por aspiración u otras
malformaciones congénitas, se coloca un tubo de gastrostomía para descomprimir el estómago. La
aspiración por el tubo de gastrostomía reduce el riesgo de reflujo del contenido gástrico hacia el árbol
traqueobronquial a través de la fístula.
Cuando el estado del lactante es estable, puede efectuarse la reparación quirúrgica extrapleural de la
atresia esofágica y el cierre de la fístula traqueoesofágica. En ocasiones, es necesario interponer un
segmento de colon entre los segmentos esofágicos.
Las complicaciones agudas más frecuentes son la filtración en el sitio de la anastomosis y la formación
de estenosis. Las dificultades alimentarias son frecuentes tras la reparación quirúrgica exitosa debido
a la escasa motilidad del segmento esofágico distal, que se produce hasta en el 85% de los casos.
Esta escasa motilidad predispone al lactante a reflujo gastroesofágico. Si fracasa el tratamiento médico
del reflujo, puede ser necesaria una fundoplicatura de Nissen.

Atresia esofágica, Por William J. Cochran, MD, Associate, Department of Pediatrics,2018 USA
FISIOPATOLOGIA
Embriología Desde el punto de vista embriológico, la tráquea y el esófago se originan de una
evaginación endodérmica de la pared ventral del intestino anterior a las 3 semanas de gestación. El
primordio respiratorio crece de manera caudal y el esófago de manera cefálica. En este proceso se
forman unos tabiques laterales (tabiques traqueoesofágicos) que separaran ambas estructuras; por
delante la tráquea, que luego desarrolla anillos cartilaginosos y los primordios pulmonares, y por detrás
el esófago, que se extiende desde la faringe hasta el estómago. El origen de la AE es poco claro aún
pero se atribuye a una alteración en la migración de los pliegues laterales o a una detención del
crecimiento en el momento de la evaginación. En la mayor parte de los casos el esófago posterior no
se separa totalmente de la tráquea, lo que da lugar a distintas variedades de fístula traqueoesofágica
o a hendiduras Esta alteración se produce entre la tercera y sexta semana de gestación
CUIDADOS DE ENFERMERIA
En el preoperatorio
• Riesgo de aspiración relacionado con anomalía traqueoesofágica. Objetivo Evitar la aspiración de
secreciones manteniendo la integridad pulmonar.
Intervenciones
- Mantener al paciente en posición semisentada, con la cabeza elevada de 30 a 40 º.
- Colocar sonda de aspiración y lavado continuo con solución fisiológica en el saco superior del
esófago, goteo recomendado entre 15 y 20 microgotas por minuto, con aspiración suave a presión
negativa entre 20-40 mm/Hg.
- Evitar la compresión abdominal, colocando flojo el pañal. - Monitorizar la saturación de oxígeno en
forma continua con oxímetro de pulso.
• Termorregulación ineficaz relacionada con la transición del recién nacido al ambiente extrauterino.
Objetivo Mantener el ambiente térmico neutro.
Intervenciones
- Mantener la temperatura cutánea en 36,5° C – 37°C. - Colocar al paciente en servocuna, con
servocontrol. –
Controlar la temperatura en forma horaria.
• Déficit de volumen de líquidos relacionado con la incapacidad para alimentarse por vía enteral.
Objetivo Prevenir la deshidratación y la hipovolemia
Intervenciones
- Colocar dos accesos venosos seguros: uno central percutáneo y otro periférico. - Administrar fluidos
y electrolitos por vía parenteral - Controlar el sitio de inserción de los accesos y la velocidad de infusión.
- Evaluar el volumen y densidad urinarios y presencia de glucosa. - Realizar balance de ingresos y
egresos.
En el postoperatorio
• Potencial de complicaciones postoperatorias relacionadas con la dehiscencia de la sutura traqueal
y/o de la anastomosis del esófago. Detección temprana de neumotórax como primer signo de la
complicación.
Objetivo Mantener la integridad de la sutura traqueal y de la anastomosis del esófago.
Intervenciones
- Colocar al paciente en decúbito dorsal, con la cabeza en línea media con leve flexión anterior. - Evitar
la hiperextensión del cuello. - Evitar la extubación accidental. - Realizar aspiración suave del tubo
endotraqueal, según técnica (recordar mantener presión de aspiración entre 60-80 mm/Hg). - La
aspiración bucal y nasal deberá realizarse en forma muy suave y no introducir más de 3 cm la sonda
de aspiración (recordar que la
http://www.medicinainfantil.org.ar
70 Medicina Infantil Vol. XVI N° 1 Marzo 2009
anastomosis del esófago se realiza en la parte superior del mismo).
• Potencial de respiración ineficaz en el postoperatorio relacionado con la toracotomía y el dolor.
Objetivo Mantener un intercambio gaseoso óptimo y prevenir atelectasias.
Intervenciones - Observar la posición del tubo endotraqueal. - Controlar la fijación del tubo endotrqueal.
- Controlar la expansión torácica. - Auscultar la entrada de aire bilateral. - Realizar aspiración suave
del tubo endotraqueal, según técnica (recordar mantener presión de aspiración entre 60-80 mm/Hg). -
Monitorear en forma continua la saturación de oxígeno.
• Complicación potencial desplazamiento de sonda transanastomótica Objetivo Evitar el
desplazamiento de la sonda transanastomótica.
Intervenciones –
Controlar la fijación de la sonda transanastomótica, previniendo su desplazamiento o eventual salida,
ya que la misma transcurre por dentro de la anastomosis. Esta sonda fue colocada en el acto quirúrgico
(tiene un punto de sostén en la narina del neonato) y permitirá el inicio de la alimentación una vez
comprobada la integridad de la anastomosis. - En caso que exista dehiscencia parcial de la
anastomosis deberá procurarse que esta sonda sea situada transpilórica ya que por la misma
podráalimentarse al recién nacido hasta el cierre total de la anastomosis. - Colocar manoplas al recién
nacido.
• Complicación potencial desplazamiento del drenaje torácico.
Objetivo Evitar el desplazamiento del drenaje torácico.
Intervenciones
- Controlar la fijación del drenaje. - Controlar la permeabilidad, cantidad y calidad del débito. La
presencia de saliva en el catéter nos indica dehiscencia de la anastomosis esofágica. Cuando existen
dudas con relación a la aparición de saliva por el drenaje se realiza un trago de Rifocina por succión y
sé vera la salida de saliva teñida de color naranja por el drenaje.
- Vigilar la aparición de burbujas de aire: indicaría dehiscencia de la sutura traqueal.
• Alteración del bienestar relacionado con la inmovilidad, dolor secundario al traumatismo quirúrgico.
Objetivo Disminuir el dolor brindando medidas de confort.
Intervenciones
- Valorar la presencia de dolor o disconfort. - Administrar analgesia según necesidad e indicación
médica. - Implementar medidas de contención para reducir el malestar.
7- Enfermedad por reflujo gastroesofágico
DEFINICION
La ERGE es una enfermedad que se produce cuando el reflujo gastroesofágico (RGE) ocasiona
síntomas molestos, que deterioran la calidad de vida de los pacientes, o complicaciones. El RGE se
define como el tránsito de contenido del estómago al esófago.
SIGNOS Y SINTOMAS
Algunos signos y síntomas frecuentes de la enfermedad por reflujo gastroesofágico son los siguientes:
• Una sensación de ardor en el pecho (ardor de estómago), generalmente después de comer,
que podría empeorar por la noche
• Dolor en el pecho
• Dificultad para tragar
• Regurgitación de alimentos o líquidos agrios
• Sensación de tener un nudo en la garganta
DIAGNOSTICO
Es posible que el médico pueda diagnosticar la enfermedad por reflujo gastroesofágico en función de
una exploración física y los antecedentes de tus signos y síntomas.
Para confirmar el diagnóstico de la enfermedad por reflujo gastroesofágico, o para controlar si
presentas complicaciones, el médico podría recomendarte lo siguiente:
Endoscopia superior. El médico introduce un tubo delgado y flexible equipado con una luz y una
cámara (endoscopio) por la garganta, para examinar el interior del esófago y el estómago. A menudo,
los resultados de las pruebas pueden ser normales cuando hay reflujo, pero una endoscopia puede
detectar la inflamación del esófago (esofagitis) u otras complicaciones. La endoscopia también podría
realizarse para obtener una muestra de tejido (biopsia) a fin de analizarla y detectar posibles
complicaciones, como el esófago de Barrett.
Prueba ambulatoria de ácido (pH) con sonda. Se coloca un monitor en el esófago para determinar
cuándo, y durante cuánto tiempo, el ácido estomacal regurgita al esófago. El monitor se conecta a una
pequeña computadora que se usa alrededor de la cintura o con una correa sobre el hombro. El monitor
podría ser un tubo delgado y flexible (catéter) que se introduce por la nariz hasta el esófago, o una
grapa que se coloca en el esófago durante la endoscopia y que se elimina en las heces después de
aproximadamente dos días.
Manometría esofágica. Esta prueba mide las contracciones musculares rítmicas en el esófago
cuando tragas. La manometría esofágica también mide la coordinación y la fuerza que ejercen los
músculos del esófago.
Radiografía del aparato digestivo superior. Se toman radiografías después de que bebas un líquido
blanquecino que recubre y llena la mucosa interna del tubo digestivo. Este recubrimiento permite que
el médico vea el contorno del esófago, el estómago y la primera parte del intestino. Es posible que te
pidan que tomes una píldora de bario a fin de ayudar a diagnosticar un estrechamiento del esófago
que podría afectar la deglución.
TRATAMIENTO
Es probable que el médico te recomiende que primero realices modificaciones en el estilo de vida y
tomes medicamentos de venta libre. Si no sientes alivio a las pocas semanas, el médico puede
recomendarte medicamentos recetados o cirugía.
Medicamentos de venta libre
Estas son algunas de las opciones:
Antiácidos que neutralizan el ácido estomacal. Los antiácidos, como Mylanta, Rolaids y Tums,
pueden brindar un alivio rápido. Sin embargo, los antiácidos solos no curan un esófago inflamado y
lesionado por el ácido del estómago. El uso excesivo de algunos antiácidos puede provocar efectos
secundarios, como diarrea o, en ocasiones, problemas renales.
Medicamentos para disminuir la producción de ácido. Estos medicamentos, conocidos como
«bloqueantes de los receptores H2», comprenden cimetidina (Tagamet HB), famotidina (Pepcid AC),
nizatidina (Axid AR) y ranitidina (Zantac). Los bloqueantes de los receptores H2 no actúan tan rápido
como los antiácidos, pero ofrecen un alivio más prolongado y pueden disminuir la producción de ácido
en el estómago durante un máximo de 12 horas. Las formas más potentes se venden con receta
médica.
Medicamentos que bloquean la producción de ácido y curan el esófago. Estos medicamentos,
denominados «inhibidores de la bomba de protones», son bloqueantes de la producción de ácido más
fuertes que los bloqueantes de los receptores H2, y le dan tiempo al tejido esofágico dañado para que
se cure. Los inhibidores de la bomba de protones de venta libre comprenden el lansoprazol (Prevacid
24 HR) y el omeprazol (Prilosec OTC, Zegerid OTC)
QUIRÚRGICA
Es una intervención de alto riesgo, sobre todo en pacientes de edad avanzada. Su objetivo principal
es la reparación de la hernia de hiato voluminosa y sintomática. Se realiza en menos del 5% de los
pacientes con reflujo esofágico, en aquellos que presentan fallo del tratamiento farmacológico o
complicaciones. La intervención más sencilla, aunque no la más efectiva, consiste en la reducción de
la hernia con fijación al diafragma, lo cual produce, a menudo, la elevación de la presión basal a nivel
del EEI.
La intervención de Nissen basada en la fundicultura gástrica ofrece buenos resultados pero presenta
efectos secundarios del tipo de distensión gaseosa epigástrica e imposibilidad de vomitar.
Se han utilizado prótesis en forma de cinchas que rodean la unión gastroesofágica y aumentan su
competencia. Tienen buenos resultados clínicos, con un elevado número de complicaciones.
La inyección endoscópica de silicona a nivel del cardias, para aumentar el tono del EEI, ofrece mejoría
clínica y manométrica transitoria, de duración inferior a un año.
En las esofagitis por reflujo enteroesofágico que no responden a tratamiento con antiácidos y
presentan complicaciones graves, el tratamiento quirúrgico consistirá en la desviación de la secreción
pancreaticobiliar mediante gastroenterostomía en Y de Roux.
FISIOPATOLOGIA
Las relajaciones transitorias del esfínter esofágico inferior son el principal mecanismo causante de la
Enfermedad por Reflujo Gastroesofagico (ERGE).
La enfermedad del reflujo no es causada por gastritis como comúnmente se cree.4
El esfínter esofágico inferior (EEI) es la parte final del esófago en su unión con el estómago, y, aunque
anatómicamente no posee características notables, funcionalmente es el encargado de mantener la
presión esofágica a ese nivel, mayor que la presión intragástrica, impidiendo el paso de contenido
gástrico en sentido inverso.
El RGE ocurre cuando el EEI no se cierra correctamente y el contenido de estómago se escapa o
refluye, hacia el esófago.
El contenido gástrico es de pH ácido por lo cual produce la sensación de ardor epigástrico (en la boca
del estómago) y si llega a la garganta o boca, tiene un sabor ácido y amargo, síntoma que se denomina
pirosis. El ardor y la pirosis son síntomas comunes, pero no necesariamente significan la existencia de
una RGE. Sólo cuando estos síntomas son reiterativos puede ser considerado el RGE. Cualquier
persona, incluyendo bebés, niños, y mujeres embarazadas, pueden presentarlo.
Después de una comida, el EEI sigue estando generalmente cerrado. Cuando se relaja, permite que
partículas de ácido y/o de alimento refluyan hacia el esófago. En pacientes con RGE, la distensión
gástrica inducida experimentalmente aumenta el número de relajaciones transitorias de EEI, que son
la causa principal de los episodios del reflujo. A medida que el número de relajaciones transitorias del
EEI aumenta, la frecuencia de los episodios de reflujo incrementa, de tal modo que el tiempo
acumulativo de contacto del material ácido con la mucosa esofágica aumenta.
Otro factor que aumenta el tiempo de exposición al ácido del esófago en pacientes con RGE es la
peristalsis esofágica ineficaz. Aunque ocurre la peristalsis, la onda generada es ineficaz debido a la
amplitud disminuida de las ondas peristálticas secundarias.
Los pacientes con reflujo patológico experimentan a menudo muchos episodios de reflujo de corta
duración y/o varios episodios prolongados donde el ácido puede permanecer en el esófago por hasta
varias horas.
Aunque la duración de la exposición ácida del esófago se correlaciona con la frecuencia de síntomas,
y con el grado y la severidad de lesión mucosal del esófago, el grado de daño de la mucosa esofágica
puede aumentar marcadamente si el pH luminal es menor a 2, o si la pepsina o las sales de bilis
conjugadas están presentes en el reflujo.
Las lesiones histopatológicas asociadas al RGE incluyen eritema, erosiones aisladas, erosiones
confluentes, erosiones circunferenciales, úlceras profundas, el reemplazo del epitelio del esófago
normal con el epitelio intestinal (esófago de Barrett).5
Otras lesiones asociadas indirectamente son la aspiración pulmonar, la tos crónica, y la laringitis.6
La hernia hiatal es una condición que predispone al reflujo. Ocurre cuando parte del estómago se
desplaza a través del hiato diafragmático (agujero en el diafragma por el que el esófago pasa al
abdomen) desde la cavidad abdominal hacia el tórax. La localización anormal del estómago hace que
se ejerza presión externa sobre el contenido gástrico lo que promueve el reflujo. Además en ausencia
de hernia hiatal, el EEI y el hiato diafragmático están alineados y de alguna forma el segundo refuerza
al EEI; esta relación está perdida en la hernia hiatal.
CUIDADOS DE ENFERMERIA
• indicar que debe evitar acostarse después de las comidas, por lo menos hasta que hayan pasado
unas 2 horas desde la ingesta.
• indicar que debe elevar la cabecera de la cama, unos 10-15 cm. mediante la colocación de tacos
de madera en las patas delanteras de la cama.
• indicar que debe no coloque almohadas, porque solamente consiguen flexionar el cuello. es
necesario elevar todo el tronco superior.
• indicar que debe no usar prendas ajustadas.
• indicar que debe no realizar comidas muy abundantes.
• indicar que debe controlar el sobrepeso.
• indicar que debe eliminar o reducir el consumo de tabaco y alcohol.
• indicar que debe evite las comidas y bebidas que disminuyen el tono del esfínter esofágico inferior.
• indicar que debe evitar agacharse o hacer ejercicio inmediatamente despues de comer.
• indicar que debe reducir el estrés
PREVENCION
Limitar el consumo de nicotina y el consumo de alcohol, bajar el sobrepeso, evitar comidas copiosas
antes de irse a dormir y controlar la ingesta de medicamentos que dañen el estómago o tomarlos con
mucho líquido son actos que ayudan a prevenir la enfermedad por reflujo gastroesofágico.
A la hora de dormir, es conveniente esperar unas 2-3 horas tras haber comido, y elevar el cabecero
de la cama unos 15 cm para dificultar el retorno de los alimentos desde el estómago al esófago.
8- ESTREÑIMIENTO CRONICO
DEFINICION
El estreñimiento es un síntoma caracterizado por una disminución del número de deposiciones o
existencia de esfuerzo o dificultad excesiva para expulsar las heces. Se considera que un paciente
presenta estreñimiento cuando cumple dos o más de los siguientes síntomas en más del 25% de las
deposiciones: 1. Número de deposiciones menor a 3 a la semana. 2. Esfuerzo excesivo en evacuar 3.
Heces duras. Se consideran excrementos duros cuando son en forma de bolas pequeñas. 4.
Sensación de haber evacuado de forma incompleta tras una deposición. 5. Sensación de bloqueo /
obstrucción en querer hacer una deposición. 6. Necesidad de ayuda para hacer una deposición
(lavativas, supositorios, etc.).
¿DURACIÓN? El estreñimiento puede ser:
- Agudo o transitorio: coincidiendo con un viaje por modificaciones en la dieta eliminando fruta o
verdura, enfermedades con enlentecimiento, periodos de inmovilidad, por efectos de algunos
fármacos.
- Crónico: cuando dura más de tres meses.
Información para pacientes: ESTREÑIMIENTO , Grupo Español de Motilidad Digestiva:
www.GEMD.org, España.
SIGNOS Y SÍNTOMAS
• Dolor y dificultad para evacuar.
• Sensación de pesadez y dolor en la zona abdominal.
• Sangrado por la zona anal.
• Heces en forma de pequeñas bolas muy duras.
• Menos de 3 defecaciones a la semana.
• Gran esfuerzo para poder evacuar.
• Percepción de que no se ha terminado de evacuar.
• Gases.
• Problemas urinarios.
• Presión en la vejiga.
• Diarrea ocasional
DIAGNOSTICO
El estreñimiento es un síntoma, por lo que el diagnóstico de éste se realiza sólo con lo que cuenta el
paciente (número de deposiciones a la semana, esfuerzo que requiere la defecación, consistencia de
las heces, etc.). Además el médico buscará otros síntomas como pérdida de peso, duración del
estreñimiento, dolor de estómago, sangre con las heces, dolor anal con la deposición, así como el uso
crónico de medicamentos. También es importante saber los hábitos del paciente: características de la
dieta y su contenido en fruta, verdura y fibra integral, ejercicio, tipo de trabajo, presencia de estrés, etc.
En muchos casos de estreñimiento no son necesarias pruebas diagnósticas, sobre todo si se da en
personas jóvenes, es de mucho tiempo de duración, están estables y se detecta una falta de ejercicio
o una dieta inadecuada en contenido de fruta y verdura. Sin embargo, hay situaciones en que el médico
indicará una serie de pruebas encaminadas a detectar si el estreñimiento es secundario a un problema
más grave.
Esto sucede cuando aparecen los llamados signos de alarma: - Inicio del estreñimiento en edad
superior a 50 años
. - Presenta de sangre en las heces. - Tiene pérdida de peso sin ningún otro problema que lo justifique.
- Historia familiar de cáncer de colon.
- Estreñimiento que no mejora con reajuste de la dieta y con tratamiento laxante. Las pruebas que se
realizarán son fundamentalmente de dos tipos:
1. Colonoscopia: Se utiliza fundamentalmente para visualizar el interior del colon, para descartar un
cáncer, así como otras lesiones que pueden producir o se asocian al estreñimiento como estrecheces
del colon (estenosis), divertículos, etc.
2. Hay otras posibles pruebas que se pueden hacer como enema opaco (prueba que se realiza
mediante una lavativa que introduce bario en el colon para evaluar el tamaño, forma y posibles
estrecheces), TC abdominal, cuando se quiere ver el resto de los órganos de la barriga. Estas pruebas
se harán dependiendo de los síntomas y basándose en la decisión del médico.
3. Pruebas para conocer cómo funciona el colon. Son fundamentalmente dos: - Manometría ano-rectal:
se utiliza para estudiar la maniobra de la defecación. Consiste en una sonda fina que tiene una pelota
pequeña en la punta que se infla con aire de fuera y que se introduce en el recto unos 10 cm. Con esta
sonda se puede conocer como funcionan los esfínteres del ano, si el paciente nota adecuadamente la
sensación de evacuar, y si realiza correctamente la maniobra de la defecación (presión de la barriga y
apertura del ano). - Tiempo de tránsito colónico: Sirve para saber con qué velocidad se mueven las
heces por el colon para saber si es normal, o excesivamente lento. Consiste en tomar unas cápsulas
que en su interior llevan unas piezas pequeñas. Se deben tomar durante tres días consecutivos,
haciendo una radiografía de la barriga el cuarto día y ver dónde se localizan. Qué prueba se ha de
realizar y en que momento dependerá de la característica de los síntomas, la respuesta al tratamiento
laxante y la opinión del médico.
TRATAMIENTO
La medida fundamental para prevenir el estreñimiento y la primera medida del tratamiento es llevar
una vida saludable:
1. Dieta. El primer paso en el tratamiento del estreñimiento es consumir una dieta con abundante fibra.
La fibra se encuentra fundamentalmente en la fruta, verdura y legumbres. La fibra vegetal no es
digerida ni absorbida en el intestino delgado por lo que llega al colon y constituye la parte más
importante del volumen de las heces. Además la fibra absorbe el agua del intestino respecto que las
heces tengan la consistencia adecuada (ni muy dura ni muy blanda) para ser expulsados con facilidad.
Se aconseja comer unos 30 g de fibra al día. Los alimentos ricos en fibra son: - Verduras (crudas o
cocinadas) - Legumbres - Frutas frescas - Frutos secos - Cereales, pan y harinas integrales Hay que
tener en cuenta que gran cantidad de la fibra se encuentra en la piel de las frutas, por lo que se
aconseja, en la medida de lo posible, comer las frutas con la piel. Las frutas y verduras licuadas y los
zumos tienen mucha menos cantidad de fibra que la fruta en estado natural. Los alimentos integrales
(pan, pasta, arroz) aportan un suplemento de fibra. Sin embargo, consumir un exceso de fibra puede
producir flatulencia y distensión abdominal.
2. Ejercicio. Realizar ejercicio de forma regular ayuda al tratamiento del estreñimiento
3. Hábito deposicional. Es importante tener en cuenta el deseo de defecar que aparece cuando las
heces llegan al recto e indica que se está en la situación adecuada para realizar una deposición. Esto
sucede, en general, por la mañana después del desayuno, que es la primera comida del día y con la
que el intestino se pone en marcha tras el periodo nocturno. Es aconsejable, si es posible, hacer la
defecación en este momento. Es importante hacer la defecación a la misma hora del día, de manera
relajada y tranquila y no desestimar el deseo de defecar cuando se tiene. Hay que transformar la
defecación en un hábito regular diario y dedicarle el tiempo necesario.
4. Laxantes. Son los medicamentos que se utilizan para el tratamiento del estreñimiento. Existen varios
tipos: a. Laxantes formadores de masa. Son compuestos de fibra, generalmente plantago o
metilcelulosa. Se deben tomar con abundante líquido (agua o zumo). Tienen la función de aumentar
el volumen de las heces y, al absorber agua, disminuyen también su consistencia. No suelen tener
efecto inmediato y hay que esperar varias semanas para saber su efecto óptimo. Es aconsejable
tomarlo después de alguna comida y, no antes, para evitar su efecto saciante. b. Laxantes osmóticos
y lubricantes. Los laxantes osmóticos son laxantes salinos (como la crema de magnesia) y azúcares
no absorbibles (como la lactulosa) que tienen la capacidad de atraer agua en el colon con lo cual
disminuyen la consistencia de las heces haciéndola más blanda para facilitar la defecación. Los
laxantes lubricantes son aceites no absorbibles (parafina) que lubrican las heces para facilitar su salida.
Cuando los excrementos tienen el volumen y la consistencia adecuada se pueden expulsar con
facilidad evitando el esfuerzo excesivo durante la defecación y la sensación de tener que ir de vientre
de forma incompleta. Estas familias de laxantes son seguras y, en caso necesario, se pueden tomar
de forma crónica, siempre bajo indicación y supervisión del médico. c. Laxantes estimulantes o
irritantes. Son los laxantes más potentes pero sólo deberían usarse de forma puntual y se desaconseja
tomarlos de forma crónica ya que pueden dañar el intestino o empeorar el estreñimiento. Los llamados
laxantes naturales o de herboristería suelen llevar laxantes estimulantes por lo que deben ser utilizados
con precaución.
5. Procinéticos. Son medicamentos que aumentan los movimientos del colon. Se utilizan
conjuntamente o después de haber utilizado los laxantes habituales.
6. Reeducación esfinteriana. También se dice biofeed-back ano-rectal. Es el tratamiento de los casos
de estreñimientos por una alteración de la maniobra de la defecación. Se realiza introduciendo una
sonda fina en el recto que registra y muestra las maniobras de la defecación. Se pueden detectar las
alteraciones de la maniobra de la defecación, mostrándole al paciente y éste puede aprender a
corregirlas. Se puede enseñar al paciente a: a. Reconocer la sensación de ganas de defecar que
precede la defecación. b. Aumentar la fuerza de los músculos del abdomen o estómago para ayudar
a defecar. c. Relajar totalmente el ano para facilitar la expulsión de las heces. Habitualmente se
necesitan varias sesiones para aprender a hacer la maniobra defecatoria correctamente. Este
tratamiento tiene muy buena eficacia (70%).
7. Tratamiento quirúrgico El tratamiento quirúrgico del estreñimiento se realiza de forma excepcional.
Se dice colectomía y significa sacar todo el colon y pegar (anastomosar) el final del intestino delgado
y el recto. Es un tratamiento muy poco frecuente, sólo reservado a los estreñimientos más graves que
no responden a ningún tipo de laxante ni a los medicamentos procinéticos. A veces las complicaciones
anales del estreñimiento (hemorroides y fisuras) pueden necesitar ser operadas pero son operaciones
menores y sin demasiada trascendencia.
http://www.scdigestologia.org/docs/patologies/es/restrenyiment_es.pdf
FISIOPATOLOGIA
• Disfunción cólica o estreñimiento por tránsito lento. En este tipo se identifica una progresión
lenta y defectuosa del contenido fecal desde el colon proximal hasta el colon distal y recto. Dentro de
esta categoría se han descrito dos subtipos: a) Inercia cólica, propiamente dicha, cuya patogenia se
relaciona con un descenso del nú- mero de ondas propulsivas de alta amplitud. Su ausencia determina
un tiempo superior de permanencia del residuo fecal en el colon derecho. b) El segundo grupo está
constituido por pacientes que presentan un incremento de la actividad motora descoordinada en el
colon distal que, al oponer una resistencia al bolo fecal, favorece la retropropulsión de las heces.
• ❱ Obstrucción funcional distal. En esta categoría se incluyen un grupo heterogéneo de trastornos
caracterizados por una disfunción anorrectal selectiva que provoca una dificultad para la eyección del
bolo fecal. El más importante es la disinergia rectoesfinteriana o disfunción de los músculos del suelo
pélvico. Básicamente consiste en una ausencia de la relajación o incluso contracción paradójica del
músculo puborrectal y del esfínter externo durante la defecación (figura 2). Ello conduce a un esfuerzo
defecatorio desproporcionado. Algunos pacientes presentan ambos trastornos (constipación de
tránsito lento y obstrucción funcional distal).
• ❱ Percepción rectal anómala. Este subgrupo de pacientes no experimenta el deseo normal de
la defecación porque cuando llegan las heces al recto no lo notan. En algunos casos, este fenó- meno
viene favorecido por el hecho de reprimir de forma voluntaria la defecación debido a condicionantes
personales o de tipo social8
• ❱ Disminución de la prensa abdominal. En algunos pacientes la expulsión de las heces se ve
dificultada por la imposibilidad de aumentar la presión abdominal, y por ende la intrarrectal, durante la
maniobra defecatoria. Este es el caso de los enfermos con lesiones medulares altas, con miopatías, o
personas de edad avanzada.
CUIDADOS DE ENFERMERIA
• Patrón III: Eliminación
• Diagnóstico (NANDA): 0011- Estreñimiento
• Manejo del estreñimiento: Impactación: Prevención y alivio del estreñimiento /impactación.
• Vigilar la aparición de signos y síntomas de estreñimiento.
• Vigilar la existencia de peristaltismo.
• Identificar los factores (medicamentos, inmovilidad y dieta) que puedan ser causa del
estreñimiento o que contribuyan al mismo.
• Establecer una pauta de aseo, si procede.
• Extraer la impactación fecal manualmente, si fuera necesario.
• (5820) Disminución de la ansiedad: Minimizar la aprensión, temor o presagios relacionados con
una fuente no identificada de peligro por adelantado.
• Tratar de comprender la perspectiva del paciente sobre una situación estresante.
• Animar la manifestación de sentimientos, percepciones y miedos.
• Identificar los cambios en el nivel de ansiedad.
• Establecer actividades recreativas encaminadas a la reducción de tensiones.
• Ayudar al paciente a identificar las situaciones que precipitan la ansiedad.
• Instruir al paciente sobre el uso de técnicas de relajación.
• (1100) Manejo de la nutrición: Ayudar o proporcionar una dieta equilibrada de sólidos y líquidos.
• Instruir al paciente sobre los alimentos de alto contenido en fibras, si procede.
• Asegurarse de que la dieta incluye alimentos ricos en fibra para evitar el estreñimiento.
• Ajustar la dieta al estilo de vida del paciente, según cada caso.
• (4120) Manejo de líquidos: Mantener el equilibrio de líquidos y prevenir las complicaciones
derivadas de los niveles de líquidos anormales o no deseados.
• Vigilar el estado de hidratación (membranas mucosas húmedas, pulso adecuado y presión
sanguínea ortostática), según sea el caso.
• Fomentar el aumento de la ingesta de líquidos, a menos que esté contraindicado.
• Instruir al paciente /familia sobre la relación entre dieta, ejercicio y la ingesta de líquidos para el
estreñimiento/ impactación.
• (0200) Fomento del ejercicio: Facilitar regularmente la realización de ejercicios físicos con el fin
de mantener o mejorar el estado físico y el nivel de salud.
• Determinar la motivación del individuo para empezar / continuar con el programa de ejercicios.
• Animar al individuo a empezar o continuar con el ejercicio.
• Ayudar a identificar un modelo positivo para el mantenimiento del programa de ejercicios.
• Ayudar al individuo a desarrollar un programa de ejercicios adecuados a sus necesidades.
9- PARASITOSIS
DEFINICIÓN: son infecciones intestinales que pueden producirse por la ingestión de quistes de
protozoos, huevos o larvas de gusanos o por la penetración de larvas por vía transcutánea desde el
suelo.
AGENTE CAUSAL:
- Giardia intestinalis: Giardia lambia y Giardia duodenalis (Giardiasis)
- Entamoeba histolytica/dispar (Amebiasis)
- Cryptosporidium (Criptosporidiasis)
- Enterobius vermicularis (Oxiuriasis)
- TricoTrichuris trichiura (Tricocefalosis)
- Ascaris lumbricoides (Ascariosis)
-
SIGNOS Y SINTOMAS: Dolor y distensión abdominal. Fiebre. Diarreas. Vómitos. Irritabilidad e
insomnio. Pérdida peso o malnutrición. Prurito perianal . Obstrucción intestinal. Deshidratación.
DIAGNOSTICO:
-Examen de las heces
-Endoscopia/Colonoscopia
-Análisis de sangre
-Radiografía, resonancia magnética (RM), tomografía axial computarizada (TAC)
TRATAMIENTO:
Cuidados de enfermería en niños con parasitosis:
-Educación para la salud al niño y a los padres acerca de la higiene.
-Fomentar la limpieza del ambiente adecuadamente después de cada uso por parte de los pacientes.
-Instruir al paciente y familiares acerca de las técnicas correctas de lavado de manos.
-Ordenar a las visitas que se laven las manos al entrar y salir de la habitación del paciente
-Colocar al paciente de forma adecuada para prevenir la aspiración en caso de que presente
vómitos.
-Evitar alimentos azucarados.
-Sellar todos los recipientes de las muestras para evitar fugas y contaminaciones.
-Etiquetar la muestra con los datos adecuados

10- OBSTRUCCIÓN INTESTINAL


DEFINICIÓN: Es una de las urgencias más frecuentes y más graves de la patología abdominal
tratándose de la detención completa y persistente del tránsito de las heces y los gases en un
segmento del intestino.
FISIOPATOLOGIA: -En la obstrucción mecánica simple, el bloqueo se produce sin compromiso
vascular. El líquido y los alimentos ingeridos, las secreciones digestivas y el gas se acumulan por
encima de la obstrucción. El intestino proximal se distiende, y el segmento distal se colapsa. Hay
disminución de las funciones absortiva y secretora normales de la mucosa, y el intestino presenta
edema y congestión. La distensión intestinal intensa se autoperpetúa y es progresiva, lo que
intensifica los trastornos peristálticos y secretores, y aumenta los riesgos de deshidratación y
progresión a obstrucción estrangulante.
-La obstrucción estrangulante es una obstrucción con compromiso del flujo sanguíneo; primero se
produce la obstrucción venosa, que es seguida por la obstrucción arterial, que provoca una isquemia
rápida de la pared intestinal. El intestino isquémico se torna edematoso y se infarta, con la
consiguiente gangrena y perforación.
CAUSAS: La oclusión del intestino puede deberse a:
● Una causa mecánica:
-Crecimiento de tejido anormal
-Adherencias o tejido cicatricial que se forma después de cirugía
-Cuerpos extraños (materiales ingeridos que obstruyen los intestinos)
-Hernias
-Retención fecal (heces)
-Tumores que bloquean los intestinos
- Vólvulo (torsión del intestino)
● Íleo paralítico:
-Alteraciones químicas, electrolíticas o minerales, como la disminución de niveles de potasio
-Complicaciones de una cirugía intraabdominal
-Isquemia de la arteria mesentérica
-Infección intraperitoneal
-En los niños mayores, el íleo paralítico puede deberse a una intoxicación alimentaria
SIGNOS Y SINTOMAS:
● Distensión abdominal (distensión)
● Llenura abdominal por gases
● Dolor abdominal y cólicos
● Halitosis
● Estreñimiento
● Incapacidad para evacuar los gases
● Vómitos
DIAGNOSTICO: Al realizar el examen fisico en la auscultación del abdomen hay presencia de ruidos
hidroaéreos de tono alto al iniciarse la obstrucción mecánica; si la obstrucción ha persistido por largo
tiempo o si el intestino está muy lesionado, los ruidos hidroaéreos disminuyen hasta finalmente
desaparecer. En el caso del íleo paralítico se caracteriza por la disminución o ausencia de los ruidos
hidroaéreos Entre los exámenes que muestran la obstrucción están:

● Tomografía computarizada abdominal


● Radiografía abdominal
● Enema opaco
● Tránsito esofagogastroduodenal
TRATAMIENTO: incluye evitar los alimentos sólidos, administración de antieméticos y analgésicos y
un control estricto; intubación nasogástrica y según la gravedad de la obstrucción, puede ser
necesaria la cirugía.
Cuidados de enfermería en niños con obstrucción intestinal:
-Explicar la necesidad del cuidado bucal diario como rutina
-Ayudar con el cepillado de los dientes y enjuague de la boca, de acuerdo con la capacidad de
autocuidados del paciente.
-Vigilar la existencia de peristaltismo.
-Instruir a los padres del paciente sobre los alimentos de alto contenido en fibras.
-Instruir al paciente /familia sobre la relación entre dieta, ejercicio y la ingesta de líquidos para el
estreñimiento.
-Realizar suaves masajes en el abdomen del niño, en sentido a las agujas del reloj.
-Evite los alimentos flatulentos (granos, coliflor, frutos secos) y las bebidas gaseosas.

11- GASTROENTERITIS
DEFINICIÓN: Es una infección del tracto gastrointestinal, habitualmente autolimitada, cuya
manifestación clínica principal es la diarrea, esta se caracteriza por la producción de grandes
cantidades de agua, así como por un incremento de la motilidad intestinal que generalmente provoca
un aumento de la frecuencia de las deposiciones. Es más frecuente y potencialmente grave en niños
menores de 2 años, puede acompañarse con frecuencia de náuseas, vómitos, dolor abdominal y
fiebre, y tiene una duración menor de 14 días.
FISIOPATOLOGÍA: Se definen tres mecanismos fisiopatológicos:
• Mecanismo osmótico: originado fundamentalmente por virus que lesionan las microvellosidades
provocando malabsorción de solutos osmóticos en la luz intestinal y pérdida de agua.
• Mecanismo enterotóxico: liberación de enterotoxinas que producen una alteración de la función del
enterocito, transformando el proceso de absorción en un proceso de secreción de agua y electrolitos.
• Mecanismo enteroinvasivo: destrucción del borde en cepillo de las células epiteliales del intestino,
para penetrar en el interior de las células, produciendo un desequilibrio entre la secreción y la
absorción de líquidos con una excesiva secreción de agua y electrolitos.

CAUSAS: Es un síndrome clínico causado por una variedad de enteropatógenos virales,


bacterianos, y parásitos, siendo en nuestro medio los virus los principales agentes etiológicos en
niños menores de 5 años. El más importante es rotavirus, seguido de astrovirus y adenovirus. Entre
las bacterias, Campylobacter es en la actualidad el enteropatógeno más frecuente, seguido por
Salmonella, que suele ser más severa.

TRANSMICIÓN: Fecal- oral


DIAGNOSTICO:
-Anamnesis: alimentos ingeridos, viajes recientes, brotes en colegios o guarderías, afectación
familiar.
-Exploración física: hidratación de mucosas, turgencia de piel, relleno capilar, presencia o ausencia
de lágrimas, diuresis adecuada, fontanela anterior en lactantes, estado neurológico, signos vitales.
-Gasometría, electrolitos, urea, creatinina, glucemia y hematocrito en casos de deshidratación grave
o signos de bacteriemia.
-Coprocultivo: indicado en los casos en los que epidemiologia y clínica sean sugestivas de diarrea
inflamatoria: brote familiar o comunitario, antecedente de consumo de alimentos en mal estado,
deposiciones fétidas con productos patológicos, tenesmo. Debe realizarse cuando existan factores
de riesgo (aspecto séptico, deshidratación, menor de 6 meses, inmunodepresión, viajes recientes,
clínica prolongada > 1 semana o enfermedad de base) y en todos los pacientes ingresados.

TRATAMIENTO: El objetivo principal del tratamiento será la restauración y mantenimiento del


equilibrio hidroelectrolítico, así como del estado nutricional, lo que puede cumplirse si se suministran,
de forma racional, líquidos y alimentos.
-Rehidratación oral.
-Probióticos
-Antibióticos dependiendo de la etiología :
● Ampicilina: 100 mg/kg/día, IV, en 4 dosis, 7 días
● Azitromicina: 10 mg/kg/día, VO, una dosis, 3-5 días (adolescentes 500 mg/día)
● Cefotaxima: 100-200 mg/kg/día, IV, en 3-4 dosis
● Cloranfenicol: 100 mg/kg/día cada 6 h durante 2-4 semanas
Cuidados de enfermería en niños con gastroenteritis:
-Vigilar los vómitos y las diarreas, así como el estado de hidratación.
-Fomentar la realización de comidas en pequeñas cantidades, frecuentes, y añadir fibras de forma
gradual.
-Indicarle a la madre que no debe suspender la lactancia materna.
-Realizar una valoración completa de las náuseas, incluyendo la frecuencia, la duración, la
intensidad y los factores desencadenantes.
-Identificar factores (medicación y procedimientos) que pueden causar o contribuir a las náuseas
-Observar si existen posibles alergias, interacciones y contraindicaciones respecto de los
medicamentos.
-Rehidratar al paciente por vía oral o intravenosa y monitorizarlo.
12- SINDROME DE INTESTINO IRRITABLE
DEFINICÓN: es un trastorno funcional gastrointestinal que se presenta tanto en la población adulta
como en la pediátrica. Forma parte de los trastornos funcionales gastrointestinales relacionados con
dolor abdominal, de los criterios de Roma IV en pediatría y se define de acuerdo a estos como:
ETIOLOGIA Y FISIOPATOLOGÍA: La fisiopatología del SII no está completamente dilucidada. Se
considera un trastorno que resulta de la interacción de varios factores. Tradicionalmente las
alteraciones de la motilidad gastrointestinal y sensibilidad visceral han sido aceptadas como los
factores fisiopatológicos más importantes. Sin embargo, estudios recientes han evaluado el papel de
otros posibles factores etiológicos como son la inflamación, la alteración de la microbiota intestinal, la
sensibilidad a determinados alimentos, otros factores medioambientales, las alteraciones
psicopatológicas y/o emocionales y la susceptibilidad genética. En el momento actual, el modelo
BIOPSICOSOCIAL es el más aceptado y explica el SII como una disfunción del eje intestino-cerebro,
condicionado por la susceptibilidad genética, factores fisiológicos y psicológicos, variables
medioambientales y mecanismos individuales de afrontamiento.
El sistema nervioso entérico (SNE) y el sistema nervioso central (SNC) se integran y comunican a
través del sistema nervioso autónomo (SNA) y del eje hipotálamo-hipófisis-intestino de un modo
bidireccional, de tal manera que factores de estrés nervioso o intestinal producen una disregulación
del mismo. Como consecuencia se originan alteraciones de la motilidad, hipersensibilidad visceral,
disfunción del sistema inmune, alteración de la función de barrera, aumento de la permeabilidad
mucosa, alteración de la composición de la microbiota intestinal, etc. (Figura 1). Existe evidencia de
que posibles experiencias traumáticas tempranas durante la primera infancia tanto orgánicas
(infecciones, cirugías,…) como emocionales (deprivación materna neonatal, abuso físico, sexual o
emocional, relaciones alteradas con el cuidador principal, …) condicionan una mayor vulnerabilidad y
facilitan el desarrollo de trastornos funcionales gastrointestinales, incluyendo el síndrome de intestino
irritable.
DIAGNOSTICO El diagnóstico del síndrome de intestino irritable es clínico, por lo que la principal
herramienta para la orientación diagnóstica será la realización de una historia clínica detallada y una
exploración física exhaustiva. Es por ello que el diagnóstico, en la mayor parte de los casos, se hará
en el ámbito de la Atención Primaria. Tras una adecuada anamnesis y exploración física tendremos
que ser capaces de:
- Encuadrar el cuadro clínico en la entidad del SII verificando que se cumplen los criterios ROMA IV
- Detectar la presencia de síntomas y/o signos de alarma que orienten hacia una causa orgánica y
precisen estudios complementarios.
- Distinguirlo de otros trastornos digestivos.
- Conocer el entorno psicosocial del problema

TRATAMIENTO:
● Terapéutico: El principal objetivo debe ser la mejoría de la calidad de vida, el cual no tendrá
una resolución de los síntomas de forma rápida y completa, pero sí la instauración de una vida
con la menor interferencia posible planificando estrategias, valorando factores físicos,
dietéticos y psicológicos para controlar los síntomas y evitar los posibles factores
desencadenantes. En algunos casos complejos el manejo debería ser llevado a cabo por un
equipo multidisciplinario, cuando estuviera disponible, para abordar todos los factores que
juegan un papel en el desarrollo de la enfermedad en el niño. Dentro de las distintas opciones
terapéuticas se incluye el tratamiento dietético, el abordaje biopsicosocial y el tratamiento
farmacológico.
● Farmacológico: Es un tratamiento sintomático, por lo que la elección del fármaco debe estar
basada en el subtipo clínico y en el síntoma predominante del cuadro. Su uso debe limitarse
en el tiempo, puede indicarse en situaciones de mayor intensidad de síntomas o con
importante repercusión en la vida social y familiar.
http://www.ampap.es/wp-content/uploads/2014/12/2015_11_S%C3%8DNDROME-DEL-INTESTINO-
IRRITABLE.pdf
http://www.aeped.es/sites/default/files/documentos/gea.pdf
https://www.clinicadam.com/salud/5/000260.html
https://www.msdmanuals.com/es-ve/professional/trastornos-gastrointestinales/abdomen-
agudo-y-gastroenterolog%C3%ADa-quir%C3%BArgica/obstrucci%C3%B3n-intestinal
http://bibliotecadigital.univalle.edu.co/bitstream/10893/9073/1/Actualidades%20Del%20Sindro
me.pdf
http://gastroeducacion.com/criterios-de-roma-iv/
Cuidados de enfermería en niños con síndrome de intestino irritable:
-Instruir a los padres del paciente sobre los alimentos de alto contenido en fibras
-Fomentar la realización de comidas en pequeñas cantidades, frecuentes, y añadir fibras de forma
gradual.
-Aumente la ingesta de agua, sobre todo si predomina el estreñimiento.
-Evite en la medida de lo posible situaciones que le producen nerviosismo al niño.
-Vigilar las diarreas, así como el estado de hidratación.
-Vigilar la existencia de peristaltismo
13-GASTROSQUISIS
DEFINICIÓN: Defecto congénito en el cual existe un orificio en la pared abdominal que ocasiona que
el estómago, intestino delgado, intestino grueso y otros órganos del niño se expongan fuera del
cuerpo. Este defecto ocurre casi siempre a la derecha del ombligo y es usualmente menor de 5cm de
diámetro. Las vísceras no tienen cubierta por lo que los intestinos son expuestos al líquido amniótico
el cual es muy irritante para los intestinos, pudiendo causar edema y acortamiento.
FISIOPATOLOGÍA: El defecto originalmente es producido por una involución defectuosa del
mesénquima embrionario en su unión con el tallo corporal, lo que resulta en una displasia de la
pared abdominal. Durante la cuarta semana de gestación, los pliegues laterales del cuerpo se
mueven hacia el centro y se fusionan en la línea media para formar la pared abdominal anterior. La
fusión incompleta resulta en un defecto que permite que las vísceras abdominales protruyan a través
de la pared abdominal. Los intestinos típicamente se hernian a través de los músculos rectos
abdominales, es un defecto que casi siempre está a la derecha del cordón umbilical.
CAUSAS: La causa es desconocida. El defecto se desarrolla entre la quinta y la octava semana de
embarazo y es probable que se deba a la interrupción del suministro de sangre a la pared del vientre
del feto.
FACTORES DE RIESGO: La gastrosquisis se relaciona con los embarazos de alto riesgo, tales
como los complicados con infecciones, madres adolescentes, uso de cigarrillos, abuso de drogas o
cualquier otro factor que contribuya a producir en recién nacidos de bajo peso puede incrementar la
incidencia de gastrosquisis
SIGNOS Y SINTOMAS: Bajo peso al nacer, cavidad abdominal muy pequeña, defecto en la pared
abdominal, no se observa ningún saco protector. Algunas o todas las vísceras abdominales fuera de
la cavidad abdominal, pueden presentarse hernias.
DIAGNOSTICO: Puede realizarse durante el embarazo o luego del parto. Hay pruebas de detección
que se hacen durante el embarazo para ver si hay defectos de nacimiento y otras afecciones
presentes. La gastrosquisis podría dar resultados anormales en las pruebas de detección en suero o
sangre, o podría observarse en una ecografía. Luego del nacimiento, la gastrosquisis se observa
inmediatamente cuando nace el bebe
TRATAMIENTO: Poco después del nacimiento se necesitara cirugía para colocar los órganos
abdominales dentro del cuerpo y reparar el defecto.
Si la gastrosquisis es un defecto pequeño (solo una parte de los intestinos salen del abdomen)
generalmente se trata con cirugía poco después del nacimiento, para colocar los órganos dentro del
abdomen y cerrar la abertura. Si la gastrosquisis es un defecto grande (muchos órganos salen del
abdomen), la reparación podría hacerse lentamente, por etapas. Se podrían cubrir los órganos
expuestos con un material especial y volver a colocarlos lentamente en el abdomen. Los niños con
gastrosquisis a menudo necesitan también otros tratamientos, como recibir nutrientes a través de
una vía intravenosa, antibióticos para prevenir infecciones y atención cuidadosa para controlar la
temperatura del cuerpo

14- ONFALOCELE
DEFINICIÓN: El onfalocele, también llamado exonfalocele, es un defecto de nacimiento en la pared
abdominal (el área del estómago) en el que los intestinos, el hígado u otros órganos del bebé salen
del abdomen a través del ombligo. Estos órganos quedan cubiertos por un saco delgado y
transparente, el cual casi nunca se abre o rompe.
FISIOPATOLOGÍA: A medida que el bebé se desarrolla entre las semanas 6 y 10 del embarazo, sus
intestinos se hacen más largos y se expanden fuera del abdomen al cordón umbilical. Para la
undécima semana, normalmente vuelven a entrar al abdomen. Si esto no sucede, se forma el
onfalocele. El onfalocele puede ser pequeño, cuando solamente parte de los intestinos salen del
abdomen, o grande, cuando salen muchos órganos del abdomen.
CAUSAS: No se conocen las causas del onfalocele en la mayoría de los bebés. Algunos bebés
tienen onfalocele debido a un cambio en sus genes o cromosomas. El onfalocele también puede ser
causado por una combinación de genes y otros factores, como los elementos con los que entre en
contacto la madre dentro del ambiente, o lo que coma o beba, o ciertos medicamentos que use
durante el embarazo. Los investigadores de los CDC han reportado hallazgos importantes sobre
algunos factores que pueden afectar el riesgo de tener un bebé con onfalocele:
 Alcohol y tabaco: las mujeres que tomaron alcohol o que fumaban mucho (más de 1 cajetilla
de cigarrillos al día) tenían más probabilidades de tener un bebé con onfalocele.
 Algunos medicamentos: las mujeres que tomaron inhibidores selectivos de la recaptación de
serotonina (ISRS) durante el embarazo tenían más probabilidades de tener un bebé con
onfalocele.
 Obesidad: las mujeres que eran obesas o tenían sobrepeso antes de quedar embarazadas
tenían mayores probabilidades de tener un bebé con onfalocele.
SIGNOS Y SINTOMAS: Un onfalocele se puede ver claramente, dado que los contenidos
abdominales sobresalen (protruyen) a través del área del ombligo. Existen diferentes tamaños de
onfaloceles: en los pequeños solamente el intestino permanece por fuera del cuerpo, mientras que
en los más grandes también pueden estar por fuera el hígado o el bazo. Estas vísceras se
encuentran cubiertas por una capa de tejido delgado
DIAGNOSTICO: Se realiza a través de un ultra sonido, posterior a la semana 11 de gestación, en
donde se observará el defecto.
TRATAMIENTO: El tratamiento para los bebés con onfalocele depende de varios factores, incluidos:
el tamaño del onfalocele, la presencia de otros defectos de nacimiento o anomalías cromosómicas, y
la edad gestacional del bebé. Si el onfalocele es pequeño (solamente una parte del intestino sale del
abdomen), generalmente se trata con cirugía para volver a colocar el intestino en la cavidad
abdominal y cerrar la abertura poco después del nacimiento del bebé. Si es grande (muchos órganos
salen del abdomen), las reparaciones podrían hacerse por etapas. Se podrían cubrir los órganos
expuestos con un material especial y volver a colocarse lentamente en el abdomen, a lo largo del
tiempo. Cuando todos los órganos se hayan vuelto a colocar adentro del abdomen, se cierra la
abertura.
CUADRO COMPARATIVO
ONFALOCELE GASTROSQUISIS
Sitio del defecto Central (umbilical) Paraumbilical frecuentemente a
la derecha
Tamaño del defecto Mayor de 4 cm Menor de 4 cm
Vísceras involucradas Hígado, estómago, intestino Intestino, estómago, vesícula y
vejiga
Malformaciones Intestinales Malrotación, peritonitis leve, Atresia intestinal con necrosis,
atresia intestinal intestino corto, malrotación,
peritonitis plástica
Malformaciones Asociadas Cardiacas 25-40%, Atresia intestinal 15%
diafragmáticas, vesicales,
anorrectales, de columna,
trisomía 13, 18 y 21,
síndrome de Beckwith
Wiedermann
Retardo del crecimiento Frecuente 38-67% Poco frecuente
intrauterino
Mortalidad 30% secundaria a 4-27% asociada a
malformaciones asociadas complicaciones intestinales

ACCIONES DE ENFERMERÍA GASTROSQUISIS Y ONFALOCELE:


 Mantener la oxigenación
 Evitar la hipotermia
 Colocación de sonda orogástrica
 Iniciar líquidos parenterales
 Iniciar antibioticoterapia según prescripción
 Valoración nutricional
 Cuidado de las heridas en el post-operatorio: despegar apósitos, medir el lecho de la herida,
monitorizar las características de la herida (color, rubor, temperatura, etc.), cuidar el lugar de
la incisión, mantener las técnicas estériles al realizar los cuidados, cambios de posición
15- ENFERMEDAD DE HIRSCHSPRUNG
DEFINICIÓN: La enfermedad de Hirschsprung ó megacolon agangliónico es una enfermedad
congénita que afecta al intestino y consiste en la formación de un megacolon (colon muy dilatado).
Etiología y Fisiopatología: En la etapa de vida embrionaria, los neuroblastos primitivos migran
caudalmente entre la semana 6 y 12 de gestación. Por razones que se desconocen, esta migración
se interrumpe en ocasiones dejando al colon distal desprovisto de células ganglionares. El segmento
afectado se extiende proximalmente desde el esfinter anal interno y su longitud dependerá del
momento en que se interrumpe la migración, siendo más extenso mientras más temprano se
produzca el defecto. La región más comúnmente afectada es el recto sigmoides, lo que ocurre en
75% de los casos.
La alteración en la motilidad de la zona afectada se traduce en que el colon no moviliza
eficientemente el contenido intestinal, lo que ocasiona obstrucción mecánica de magnitud variable.
En condiciones normales, el esfínter anal interno se relaja al momento de distenderse el recto (reflejo
recto–anal), sin embargo esto no ocurre en los niños con enfermedad de Hirschprung, hecho que
permite el diagnóstico de esta patología mediante la manometría rectal. Las anomalías anatómicas
de la inervación, alteran la motilidad coordinadora del colon y el acto de la defecación, produciendo
diversos grados de obstrucción funcional intestinal, los mecanismos principales implicados son la
perdida del peristaltismo coordinado de propulsión y la perdida de la relajación refleja del esfínter
anal interno con distensión rectal.
El intestino proximal al segmento afectado se dilata de manera gradual, conforme las ondas
peristálticas tratan de impulsar la materia fecal hacia el segmento estenosado, se produce una
acumulación de heces que finalmente provocan dilatación y descompensación del intestino proximal
gangliónico normal.
De otra forma se puede explicar que: El estimulo del parasimpático aumenta la actividad propulsora
del colon y disminuye el tono del esfínter interno del ano. La defecación es regulada por el sistema
parasimpático.
La innervación parasimpático del colon inferior y del ano deriva de las raíces sacras II, III, IV y
alcanza al intestino a través de los nervios erectores.
El plexo mienterico (Auerbach) situado entre las capas musculares longitudinales y circulares del
intestino, esta relacionado con la transmisión de los estímulos parasimpáticos desde las raíces
nerviosas hasta la capa muscular intestinal.
La patología fundamental esta dada por la ausencia de células ganglionares intramulares en la pared
intestinal distal, o sea, existe aplasia total del parasimpático intramural (plexo mienterico y
submucoso) con simultanea hiperplasia del parasimpático extramural, aumentando las fibras
nerviosas en esta área, pudiendo afectar una distancia variable desde una pequeña parte del recto o
todo el colon.
El segmento aganglionar es estrecho, espático, debido a la liberación de acetilcolina por el
parasimpático extramural). Al existir una aplasia de los plexos de Meissner y Auerbach impide la
musculatura longitudinal que determina la dilatación del intestino.
De estos dos hechos resulta que el segmento aganglionar sea incapaz de transmitir ondas
peristálticas desde la parte superior del intestino, lo que impide el paso de materias fecales actuando
como obstrucción de tipo funcional. Esto hace que el intestino por encima de la zona afectada, se
encuentre enormemente dilatado, con heces; en ocasiones se ulcera y aparece una hipertrofia de las
capas musculares longitudinales y sobre todo circulares en un intento de forzar el paso de la heces a
través del segmento aganglionar.
CAUSAS: Es un trastorno netamente genético presente en 1:5000 nacidos vivos, con una proporción
entre varones y mujeres de 4:1. Puede asociarse a otras patologías genéticas como el síndrome de
Down. Aunque en muchos casos la enfermedad tiene una herencia autosómica recesiva, el patrón
de herencia es complejo, se han descrito formas aisladas y otras de herencia autosómica dominante.
Existen al menos 11 genes diferentes cuyas mutaciones pueden provocar la enfermedad, muchos
pacientes presentan mutaciones simultaneas en varios de ellos, el gen receptor transmembrana de
la tirosina-cinasa (RET) ubicado en el cromosoma 10 es uno de los más importantes y aparece
alterado en la mitad de los casos familiares y alrededor del 20% del los esporádicos.
SIGNOS Y SINTOMAS: Los signos y síntomas de la enfermedad de Hirschsprung varían según la
gravedad de la afección. Los signos y síntomas suelen aparecer poco después del nacimiento,
aunque en algunos casos se manifiestan luego. Otros signos y síntomas en recién nacidos son:
 Abdomen hinchado
 Vómitos, incluido el vómito de una sustancia verde o marrón
 Estreñimiento o gases, que pueden poner molesto al bebé
 Diarrea
En los niños más grandes, entre los signos y síntomas se incluyen:
 Abdomen hinchado
 Estreñimiento crónico
 Gases
 Problemas de crecimiento
 Fatiga
Por lo general, el signo más obvio en los recién nacidos es la imposibilidad de evacuar los intestinos
durante las 48 horas posteriores al nacimiento.
DIAGNOSTICO Y PRUEBAS PARACLINICAS:
 Radiografía abdominal usando un tinte de contraste. Se introduce bario u otro tinte de
contraste en los intestinos a través de un tubo especial que se inserta en el recto. El bario
llena y recubre el revestimiento de los intestinos, lo que crea una silueta clara del colon y el
recto. En general, la radiografía muestra un claro contraste entre la sección estrecha de los
intestinos sin nervios y la sección normal pero, a menudo, hinchada detrás de estos.
 Medir el control de los músculos alrededor del recto. En general, se hace una manometría en
niños más grandes y adultos. El médico infla un balón dentro del recto. Como resultado, el
músculo que lo rodea debería relajarse. Si no lo hace, la enfermedad de Hirschsprung podría
ser la causa.
 Extracción de una muestra de tejido de colon para analizar (biopsia). Esta es la forma más
segura de identificar la enfermedad de Hirschsprung. Se puede recolectar una muestra de
biopsia usando un dispositivo de succión, que se examinará en un microscopio para
determinar si faltan células nerviosas.
TRATAMIENTO: El tratamiento para la enfermedad de Hirschsprung es la cirugía, que consiste en
realizar un bypass de la parte del colon que no tiene células nerviosas. Se quita el recubrimiento de
la parte afectada del colon y la parte normal se pasa a través del colon desde el interior y se conecta
al ano. Esto generalmente se realiza con técnicas mínimamente invasivas (laparoscópicas), y se
opera a través del ano. En niños que están muy enfermos, la cirugía se puede hacer en dos etapas.
Primero, se extirpa la porción anormal del colon y la parte superior sana se conecta a un orificio que
hace el cirujano en el abdomen del niño. Las heces se eliminan del organismo a través del orificio
dentro de una bolsa que se conecta al extremo del intestino que sobresale del orificio hecho en el
abdomen (estoma). Esto permite tiempo para la cicatrización de la parte baja del colon.
Los procedimientos de ostomía pueden ser los siguientes: Ileostomía. El médico extirpa la totalidad
del colon y conecta el intestino delgado al estoma. Las heces se eliminan del organismo a través del
estoma en una bolsa. Colostomía. El médico deja parte del colon intacto y lo conecta al estoma. Las
heces se eliminan del organismo a través del extremo del intestino grueso.
Después, el médico cierra el estoma y conecta la porción sana del intestino al recto o ano
ACCIONES DE ENFERMERÍA:
CUIDADO DE ENFERMERÍA EN EL PRE Y POST OPERATORIO
-Detectar signos y síntomas que puedan influir en la recuperación del paciente.
-No administrar analgésico ya que pueden enmascarar el cuadro.
-Medir parámetros vitales.
-Canalizar vena periférica con trocar.
-Preparación y apoyar la esfera psicológica de la familia.
-Preparación de la zona de la piel.
-Suspender vía oral no más de 4 horas antes de la intervención quirúrgica.
-Administrar sedantes, solo si lo indica el anestesista.
-Colocar sonda vesical y nasogástrica.
-Chequear que la historia clínica esté completa
-Acompañar al niño al salón.
CUIDADOS POSTOPERATORIOS
-Observar estado del niño para detectar cualquier cambio o complicación.
-Conectar sondas a frasco colector.
-Detectar sangramiento.
-Cumplir indicación médica a su hora.
-Medir signos vitales frecuentemente.
-Cumplir medidas de asepsia y antisepsia.
-Llenar Hoja Balance Hidro - mineral y estado de hidratación del niño.
-Mantener vías aéreas permeables.
-Anotar en la Historia Clínica todo lo relacionado con el niño.
CUIDADOS DE ENFERMERÍA EN LA CURA DE COLOSTOMÍA
- Lavado de manos.
- Preparar carro de cura.
- Cubrir la herida con apósitos estériles, creando una barrera entre la herida y la colostomía.
Retirar bolsa de colostomía y cuantificar los egresos.
- Lavado de manos.
- Preparar equipo de cura para colostomía.
- Lavar con agua y jabón zonas vecinas de la colostomía.
- Realizar cura de la colostomía.
- Secar bien los bordes para que pegue la bolsa colectora.
- Retirar todo el equipo.
- Lavado de manos.
- Descubrir herida quirúrgica.
- Lavado de manos.
- Preparar equipo.
- Realizar cura de la herida.
- Retirar equipo.
- Lavado de manos
- Anotar en la historia clínica; características de las heces y herida.
- Brindar educación sanitaria encaminada a: dieta, cambio de bolsas colectoras, presencia de signos
y síntomas, higiene, cuidado de la piel y hábitos de eliminación.

16- ANO IMPERFORADO


Definición: El ano imperforado es un defecto que está presente al nacer (congénito), en el que la
abertura anal normal no existe o está cerrada, produciéndose asi la falta de continuidad normal de la
luz intestinal hacia el exterior, con o sin comunicación fistulosa.
Fisiopatología: Los efectos patológicos del ano imperforado son dos
1-Obstrucción Intestinal: Es de tipo bajo. Se observa: Distensión abdominal Vómitos Retención de
líquidos (en la vía digestiva)
2-Presencia de fístula: Comunica el fondo rectal al periné En las niñas… Comunica el recto con el tracto
genital En los niños… Comunica el recto con la vía urinaria (uretra)
Fistula cutánea: se presentan en ambos sexos y eran llamados anteriormente defectos bajos. Están
representados por los casos en los que el recto se abre en un pequeño orifico, usualmente estenotico y
siempre localizado anterior al centro del esfínter.
Fistulas recto-uretral: más frecuente en el sexo masculino, puede localizarse en la parte superior o inferior de
la uretra. Puede ser bulbar: se relaciona con músculos de buena calidad, sacro bien desarrollado, surco en la
línea media y depresión anal prominente. Prostática: se relaciona con músculos de pobre calidad, sacro
pobremente desarrollado, pobre surco en línea media y sin depresión anal visible
Fistulas vestibulares: más frecuente en niñas. En estas pacientes el recto se abre en el vestíbulo vaginal, que
es el espacio entre existente entre el himen y la piel perineal

CAUSAS: Embriología del ano y recto: Normalmente, en el desarrollo del feto durante el embarazo, el
intestino desciende a través de la cavidad abdominal hasta llegar al esfínter rectal.
Una serie de pasos se involucran en la formación y desarrollo de la anatomía normal de la parte baja del ano,
recto y del tracto genitourinario. En la cuarta semana del embarazo, la “cloaca” y una estructura denominada
“la membrana cloacal”, ya están presentes, siendo los esbozos de estas estructuras anatómicas
La cloaca es una estructura normal en los pájaros y está presente en el humano durante su desarrollo
embrionario. Es una estructura en la cual el colon, el tracto urinario y los genitales fluyen y salen del cuerpo a
través de una misma abertura. El humano, más adelante, continúa con su desarrollo se separan y forman
diferentes orificios para la excreta de orina, materia fecal y en las niñas la vagina.
Este desarrollo normal se debe en gran parte al desarrollo de una estructura llamada “la membrana cloacal”.
Si la membrana no se desarrolla normalmente, la cloaca puede persistir en las niñas y en los niños
desarrollarán alguna variante de ano imperforado.

Es importante no olvidar que el ano imperforado es una malformación congénita que puede ser única
o estar asociada a otras anomalías también congénitas (en este tipo de anomalías se han
encontrado errores en los genes) lo que aumenta la gravedad y las complicaciones que ya de por sí
con lleva el ano imperforado. Dentro de las enfermedades que se pueden asociar con el ano
imperforado tenemos: Atresia duodenal (el duodeno está cerrado). Atresia esofágica (el esófago está
cerrado). Anomalías vertebrales y renales. Síndrome de Down y enfermedades cardiacas en el 50-
60% de las personas afectadas. Una médula espinal con diferentes anormalidades se observa en la
mitad de las personas con ano imperforado. Malformación genitourinaria.
SIGNOS:
 La abertura anal puede estar cubierta de piel.
 Hay ausencia del orificio anal: Si no hay ano, no existe la abertura para que el organismo
pueda sacar el desecho (meconio) que viene en forma de heces fecales después del
nacimiento. El recto termina en una bolsa ciega y por lo tanto el meconio permanece en el
intestino. Las complicaciones son graves e inmediatas y pueden ser fatales para el bebé
 El orificio anal puede estar fuera de su lugar habitual (en las niñas puede estar cerca de la
vagina).
 El orificio anal puede ser normal en su localización, pero muy pequeño y estrecho.
 Existe una fístula (conexión anormal entre el recto y el tracto urinario o la vagina), que permite
el paso del meconio por otra abertura (hacia la uretra en los niños o la vagina en las niñas).
SÍNTOMAS: Dependiendo del tipo y de la severidad del problema, pueden presentarse varios
síntomas:
 Vómito y el abdomen del bebé se nota muy distendido.
 Dolor
 Fiebre
 Infección generalizada (sepsis).
 Deshidratación y desequilibrio de sales minerales (Electrólitos)
 Obstrucción Intestinal
 Peritonitis (es una infección causada por la inflamación de la membrana que recubre los
órganos abdominales conocida como peritoneo).
 Perforación de asas intestinales (Intestino delgado o grueso)
DIAGNOSTICO: Examen general de orina con búsqueda de células epiteliales intestinales para
confimar el diagnostico
Ultrasonido perineal identifica la distancia entre el saco rectal y la foseta anal
Radiografia lateral en posición de cubito ventral con las extremidades inferiores flexionadas con
presión sobre abdomen con un marcador radiopaco en la foseta anal, permite establecer la distancia
entre el fondo del saco rectal y el perine.
Tomografía axial computarizada de abdomen, permite visualizar estructuras óseas y musculares, sin
embargo no identifica fistulas
TRATAMIENTO: Conlleva el acto quirúrgico, puede ir desde una simple perforación de una
membrana anal, hasta las diversas técnicas empleadas para lograr la comunicación del recto con el
exterior (colostomía).
A los pacientes que requieren una colostomía inicialmente, se les realiza la corrección definitiva
hacia los 6 meses de edad, mediante la anorectoplastia sagital posterior, la cual consiste en incidir
sagitalmente el periné y los músculos hasta localizar la bolsa rectal y la fistula
ACCIONES DE ENFERMERÍA:
Si se confirma diagnóstico. Explicación a los padres sobré el tratamiento de su hijo
Aplicar Tratamiento inicial: Régimen 0, sonda nasogástrica (SNG) abierta, Hidratación parenteral,
Preparación para exámenes: Rx abdomen simple. invertografía, sedimento orina, urocultivo.
Apoyo emocional, educando a la madre sobre todo lo que se le va a realizar al niño, como tratarlo
y cuidarlo, así como explicarle la importancia del tratamiento para obtener su mayor cooperación.
Medir signos vitales, administración de medicamentos y curas, según prescripción médica.
En el postoperatorio:
Mantener el niño en posición decúbito supino con una toalla estéril debajo de las nalgas.
Evitar vendajes oclusivos o pañales.
Realizar limpieza frecuente de la zona luego de cada defecación, sin frotar.
Al realizar las curas, observar el estado de la herida y drenajes, para ver posibles alteraciones y
avisar al médico.
Educación sanitaria a los padres, para evitar constipación, en cuanto a: Técnica de dilatación,
Empleo de enemas, Dietas, Laxantes.
Cuidados de la colostomía:
Retirar bolsa de colostomía y cuantificar los egresos.
Lavado de manos.
Preparar equipo de cura para colostomía.
Lavar con agua y jabón zonas vecinas de la colostomía.
Realizar cura de la colostomía.
Secar bien los bordes para que pegue la bolsa colectora.
Retirar todo el equipo.
Lavado de manos.
descubrir herida quirúrgica
Lavado de manos.
Preparar equipo de cura de la herida.
Retirar equipo.
Lavado de manos.
Anotar en la historia clínica características de las heces y de la herida.
Brindar educación sanitaria encaminada a: Dieta, cambio de bolsa, presencia de signos y síntomas
de infección, higiene, cuidado de la piel y hábitos de eliminación.

REFERENCIAS:
http://infogen.org.mx/ano-imperforado-atresia-anal/
http://anoimperforado.blogspot.com/2011/06/ano-imperforado.html
Diagnóstico y tratamiento de la malformación ano rectal. Obtenido de:
http://www.cenetec.salud.gob.mx/descargas/gpc/CatalogoMaestro/275_GPC_MalformacixnAnorectal
/IMSS-275-10-GER_Malformacixn_Ano_rectal.pdf