Está en la página 1de 4

UNIVERSIDAD DEL NORTE DE NICARAGUA

UNN-Matagalpa
BANCA Y FINANZA
Guía Nª 04 SEGUNDO PARCIAL
I Datos Generales:
Unidad: II PRINCIPIOS ETICOS PROFESIONALES
II Objetivos
1 Analizar los principios éticos y su aplicación en la práctica profesional

Contenidos:
1. Normas éticas
2. Normas legales.
Orientaciones para el auto preparación:
Estimado (a) estudiante, debe leer cuidadosamente los objetivos y contenidos,
así como estudiar lo explicado por el profesor en el encuentro, el material de
apoyo para el estudio y la bibliografía recomendada. Posteriormente conteste
ejercicios consulte en colectivo las dudas que surjan.
Actividades
Realice una lectura interpretativa sobre las normas de ética profesional y su
relación con los diferentes valores éticos y valores éticos profesionales
presentados en el docto anterior
Con los integrantes de equipos discute el concepto de los distintos valores en
mención y su efecto en el ámbito empresarial.
En equipo haga un análisis de cada una de las normas que se aplican en la
empresa o institución que usted labora.
Conteste
¿Por qué son importantes las normas éticas?

¿Cómo suelen formularse las normas éticas?

¿Cuál es propósito de las normas éticas?

¿Cuál es la función de la norma ética?

Elabore un cuadro sinóptico sobre las normas legales

¿Por qué se dice que las normas éticas pueden estar en contradicción?
¿Cómo se va definiendo la personalidad moral?

¿Qué proveen las normas éticas a un profesional?

Explique el párrafo que esta resaltado.

¿Quiénes son los llamados a triunfar en el desempeño de sus actividades?


Fundamente su respuesta.

Elabore un mapa conceptual en base a las normas propuestas en el docto

Trabajar caso en equipo. Estudiar para el examen próximo sábado

NORMAS DE ETICA PROFESIONAL

¿Qué son las normas éticas?

Las normas éticas son reglas de conducta que establecen obligaciones


morales. Son importantes porque trasmiten o reflejan los valores y principios
éticos que tienen de fundamento.

Las normas éticas suelen formularse en un estilo imperativo, dando a entender


un deber ineludible (necesario) que debe cumplirse como por ejemplo, “es
deber del profesional no solo con sus clientes sino con los demás ser
respetuoso y comedio”. “el profesional debe preocuparse por adquirí una buena
reputación, por su capacidad profesional, sus dotes morales y su buena
conducta

El propósito que persigue una norma ética no se reduce a un cumplimiento frio,


automático de la letra de lo que dice esa norma. Su objetivo es realizar el valor
moral que esa norma encierra.

Las normas de ética profesional mas remotas pretensen al sector del arte
medico, seguidas en el tiempo por los preceptos (mandato) de ética forense,
que datan también de muy antiguo.

Tiene como función establecer modelos de lo que debe ser la conducta


profesional. Algunas veces estos modelos contrastan (diferencian) con las
practicas habituales que se dan en la comunidad. Por lo tanto, una cosa es lo
que debe ser y otra lo que es. Lo primero es una es una especie de ideal, lo
segundo, lo que estamos acostumbrados a ver, sin que este segundo hecho
sea una justificación del comportamiento incorrecto. Así por ejemplo, el hecho
de que mucha gente sea deshonesta, no justifica que yo lo sea. Lo correcto
será siempre que todos seamos honestos.

Las normas éticas incluso pueden estar en contradicción con las normas
legales, como pasa, por ejemplo, con el aborto que es tolerado por la ley; en
cambio es considerado inmoral por ética, por ser contradictorio a la “principio
de la vida”
NORMAS ETICAS Y NORMAS LEGALES

Podemos establecer las siguientes diferencias entre las normas éticas y las
normas legales:

1. A las normas legales acompaña la coacción (imposición) externa física.


A las normas morales, los dictados de la propia conciencia y la reacción
de la opinión publica.
2. Las normas éticas cubren un amplio campo de las acciones humanas.
Se reserva al derecho un sector mas restringido de la conducta.
3. A las normas legales les basta asegurar el juego legítimo de los
intereses y la reciproca coordinación entre los egoísmos. Las normas
éticas pretenden construir al hombre ideal
4. Las normas éticas atienden a la excelencia de la conducta, cuya cima
es la virtud. A las normas legales solo le basta la conciliación de la
conducta cuya meta esta en la paz jurídica.

Las normas éticas se convierten en legales cuando adquieren relevancia


especial para la convivencia y el grupo social considera que deben ser
obligatorias. La moral busca la perfección del hombre y el derecho la
perfección de la convivencia. El derecho hace coercibles aquellas normas
morales que tienen particular importancia para regir la convivencia humana.
Así ocurre con el “no mataras”. “no hurtaras”(robaras), “ no levantaras falsos
testimonios ni mentirás”. El derecho tiende a convertir en imperativas
aquellas reglas que conducen a una convivencia justa y aseguran el bien
común de la colectividad. En el fondo del derecho es, como decía Del
Vecchio, “un mínimo ético” el indispensable para la convivencia justa y
ordenada entre los seres humanos (José campillo)

El hombre que adquiere una moral bien pertrechada espiritualmente se


convierte en un ferviente defensor de la justicia y en un fermento de
renovación en todos los aspectos de la vida.

La personalidad moral se va definiendo a través de cada uno de los actos


humanos. Con cada nueva posibilidad que nos apropiamos, con cada
actualización de un vicio o de una virtud, descubrimos, corregimos o
subrayamos los rasgos de nuestro carácter.

El problema del comportamiento ético no es tanto un problema de normas


como un problema del hombre que se realiza o destruye a través de sus
obras. Por lo tanto, los pasos conducentes a una mejora de la ética
profesional pasan por la formación moral del hombre, (es como un círculo
vicioso) formación basada en la recuperación, o la afirmación, de la
conciencia moral a partir de los primeros principios de la ley natural y sus
consecuencias. De aquí que la principal, y casi única, recomendación que
cabe hacer es la de formar integralmente a las personas, en todos los
niveles de la empresa, mediante la educación y, sobre todo, mediante el
ejemplo.

Las normas éticas, generalmente aceptadas, proveen al profesional de un


medio eficaz para evaluar su propio trabajo y poder determinar si este
satisface sus responsabilidades.

El hombre que se gradúa hoy y deja de estudiar mañana, estará


ineducado para el día siguiente. Debe perfeccionarse constantemente,
poniéndose al día con los nuevos avances que se registran en el
mundo; pues aunque los principios fundamentales sean los mismos,
las técnicas cambian y las máquinas se perfeccionan.

 El hombre que conoce la carrera que ha elegido, y ayudado por una buena
formación ética, o lo que es lo mismo apoderado del sentido del deber y del
derecho de lo que se debe hacer en moral, está llamado a triunfar en el
desempeño de sus actividades.
 Toda profesión lleva sobre sus hombros el peso de graves deberes y de
hondas responsabilidades, que el profesional solo podrá vencer si pone sus
conocimientos al servicio de una conciencia fina y delicada.
 Todo profesional está obligado a amar la verdad, a dedicarse plenamente a
la investigación científica y a practicar el bien en todas sus gradaciones.
 El primer deber de la persona que se prepara es ponerse en condición de
ejercer su profesión, cultivando la mente con el estudio de lo que se
necesita saber y pertrechando (dotando) su voluntad con todos los motivos
del bien obrar.
 Una sólida preparación técnica y la obtención de excelentes cualidades
personales son requisitos indispensables para realizar un trabajo de
primera.
 El profesional debe ser un hombre de conciencia, capaz de amar el
cumplimiento del deber por encima de las garantías materiales, ventajas o
provechos personales.
 Está en la obligación de hacerse con una buena conciencia, instruyéndola
convenientemente, educándola con esmerada escrupulosidad, formándola
en los sanos principios morales, trabajando por hacer conservar su rectitud
nativa por el camino de una obediencia constante y fiel a sus decisiones.
 Todo el que tiene sentido de su dignidad profesional debe empezar por
respetarse a sí mismo, no ofreciendo nunca, ni en su vida privada, ni en su
vida profesional, ni en su vida pública ciudadana, motivo de escándalo.
Debe mantener a raya sus pasiones y ser un ejemplo vivo de buen
comportamiento, un comportamiento verdaderamente ÉTICO.