Está en la página 1de 7

Universidad de las Fuerzas Armadas

“ESPE”

INGENIERIA COMERCIAL

CIUDADES SUSTENTABLES

GEOMARKETING
NRC: 4453 A-209

ISRAEL GALLEGOS
CRISTINA AVILA
FERNANDA AVILES
MARIA BELEN CACUANGO
JEFFERSON CUEVA

SI ABRIL 18/ AGOSTO18


TORONTO

Toronto atrae por su diversidad humana, mucho más lo


hace por su calidad de vida. El bajo índice de
criminalidad, el cuidado del ambiente y su compromiso
con la sustentabilidad, la convierten en una de las de las
ciudades más habitables del mundo. La proliferación de
terrazas verdes o “green roof” en sus edificios, el uso
cada vez más extendido de la bicicleta como medio de
transporte o la promoción de la agricultura urbana para
el autoconsumo, son algunas de las expresiones
concretas de este espíritu ecológico que, lejos de ser una moda, forma parte del ADN torontoniano.

NATURALEZA RECUPERADA

Pionera en planificación verde, Toronto combina el ritmo de una gran ciudad con la placidez de una aldea,
ofreciendo una de las mejores experiencias urbanas del planeta. Con más de 80 estaciones distribuidas en
los principales puntos de circulación y conectadas a las redes de transporte público, el sistema de movilidad
sustentable “BIXI” permite trasladarse por la ciudad en bicicletas de última generación. Las bicicletas
pueden alquilarse a precios módicos por minutos, horas, días, meses o años, y sus usuarios cuentan con
carriles exclusivos para circular de forma segura.

INTELIGENCIA VERDE

En el año 2007, la ciudad puso en marcha el Live Green Toronto, programa sobre Cambio Climático, Calidad
del Aire y Energía Sostenible. El plan de trabajo incluyó más de cien acciones verdes para la ciudad, con un
objetivo principal: reducir más del 80 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero para el año
2050. Desde entonces, numerosas herramientas se pusieron a disposición de los residentes y de las empresas
para facilitar la adopción de medidas que ayuden a reducir las emisiones de dióxido de carbono, a proteger
el clima y cuidar el aire.
En ese marco, tuvo gran impulso el desarrollo de las famosas “terrazas verdes” o “Green roof”. En 2012, el
gobierno local sancionó una ley en virtud de la cual todos los edificios de más de 2000m2 están obligados a
cubrir de jardines sus azoteas. Los beneficios son muchos: absorben el agua de lluvia, son excelentes
aisladores térmicos y permiten un ahorro significativo de energía. “Muchas de estas terrazas verdes se han
convertido además en huertas urbanas. Allí los vecinos producen sus propios alimentos en comunidad,
promoviendo el autoconsumo y una relación consciente con la comida.

Otra innovación que convierte a Toronto en una de las ciudades más “inteligentes” del planeta es su sistema
de enfriamiento con agua del lago, un novedoso método que aprovecha el agua helada del lago para refrigerar
los rascacielos más altos y reducir la huella de carbono de la ciudad. “El agua se trae por bombeo del lago
Ontario y se usa para mantener frescos a los edificios. Es complicado sólo al comienzo: una vez que está en
marcha es eficiente y económico: permite ahorrar hasta un 90% de energía, lo que representa un ahorro
impresionante. Hoy la ciudad tiene instalado este sistema en el 30% de sus edificios”.
COPENHAGUE

Copenhague, conocida en todo el mundo como un centro de revolución verde está llevando la delantera
y el país entero está comprobando cómo la tendencia ecoamigable puede ser bueno para la economía.
Esta ciudad ha sido nombrada por Monocle como la ciudad más habitable del planeta, capital verde
europea en 2014 y designada por una investigación de The Economist Inteligence Unit como la capital
más sostenible de Europa.

Puntos que explican el por qué esta ciudad está encabezando una revolución verde:

 Desde 1990 han reducido las emisiones un 40% y desde 1980 el PIB de Dinamarca ha subido un
80% con un consumo energético que se ha mantenido al mismo nivel.

 Se ha convertido en la exportación de un modelo de crecimiento ecológico.

 Solo en 2014, 2.600 delegaciones de todo el mundo visitaron State of Green, el organismo mitad
público mitad privado encargado de promover las soluciones verdes.

 Casi el 50% de los ciudadanos se mueven en bici.

 Las personas se han ido desplazando al centro de la ciudad en el que habitan unas 700.000 personas,
y la bicicleta ya se usa en el 63% de los desplazamientos.

 El 90% de los padres llevan a sus hijos al colegio en bicicleta o caminando.

 Actualmente, el 33% de la energía se produce por renovables, aunque el objetivo es que para 2020
sea el 50%.

 La construcción de una nueva incineradora para calentar la ciudad con biomasa y basura orgánica

 Energía eólica, que se han convertido en uno de los símbolos del país –actualmente representan el
20% del total de las exportaciones de Dinamarca.
 Hizo obligatorios los techos verdes.

Residuos
Un 55% de los residuos son reciclados y gran parte de los restantes son incinerados en plantas que se
conectan con el sistema de calefacción de la ciudad, el llamado District Heating que la abastece de calor
por una red urbana, como ocurre con el agua o el gas.

Zonas verdes
Un 80% de los habitantes de la ciudad tienen un parque a menos de 300 metros de su hogar y para el
2015 se quiere mejorar estas cifras creando 14 nuevos parques y plantando más de 3.000 árboles en las
calles.

Emisiones
La ciudad ha conseguido reducir sus emisiones de CO2 en un 20% en los últimos 15 años, a pesar de
que la población ha aumentado en un 7% en ese mismo periodo de tiempo.

Energía
Las casas danesas se encuentran entre las más eficientes del mundo, el consumo energético en sus
edificios residenciales es el más bajo ya que todas las casas estén conectadas al sistema de calefacción
urbano, lo que ayuda a mantener el consumo energético bajo.
AMSTERDAM

Ámsterdam cuenta con un proyecto ambicioso cuyo fin es convertirla en una metrópolis verde.
Este proyecto tiene cuatro grandes áreas: clima y energía, movilidad y calidad del aire, economía
innovadora sustentable y materiales y consumidores. La primera busca el ahorro de energía y el uso de
recursos sustentables para producirla; la segunda, un transporte sustentable; la tercera, atraer empresas
para negocios sustentables en Ámsterdam y la ultima, el uso de materiales ecológicos de manera
efectiva y una forma de vida sustentable por parte de los habitantes.

Se busca que la ciudad sea energéticamente neutral, a través del uso de energías renovables. También
se espera que para el 2040, la ciudad disminuya la emisión de CO2 en un 40% respecto a 1990.
Como el 25% de los centros de datos holandeses se encuentran en Ámsterdam y usan el 10% de la
energía de la ciudad, y considerando el crecimiento de la data, se están construyendo nuevos centros de
datos verdes. Se espera que en 2025, el 25% de la energía sea eólica y otro tanto, solar.

Autopistas solares para bicicletas

Uno de sus proyectos es la ciclovía solar, una carretera que puede captar y almacenar energía solar para
hacer funcionar sus propias luces e incluso para alimentar las viviendas cercanas.
Estaciones eléctricas cada 50 kilómetros
Esto se enmarca nuevamente en el compromiso de movilidad sustentable, ya que tienen el objetivo de
cambiar el combustible por la electricidad para alimentar sus medios de transporte, con estaciones
eléctricas cada 50 kilómetros.

Prohibirá los automóviles con combustible


Además, Holanda se propuso eliminar por completo los combustibles fósiles para alimentar los
automóviles antes de 2025, con el objetivo de migrar hacia las energías renovables.

La cadena de supermercados Ekoplaza inauguró su primer pasillo libre de plástico en Ámsterdam. Esta
iniciativa, considerada como un emblema.