Está en la página 1de 5

Evaluación de Lenguaje

Nombre Nota

Curso Puntaje real

Fecha Puntaje ideal 24 pts.


Unidad de Nivel de exigencia 60%
aprendizaje
OA:

Lee con atención los siguientes textos:

LA RANA TIDDALICK – CUENTO AUSTRALIANO

La rana Tiddalick era una rana gigante que hacía temblar la tierra a su paso. Cuando
Tiddalick se enfadaba, hasta podía hacer caer una montaña. Un día se levantó de muy mal
genio y con mucha sed. Empezó a beberse un lago, pero este se terminó muy rápido y,
como tenía más se sed, fue bebiendo y bebiendo: primero un río, luego un mar y
finalmente un océano hasta que no quedó ni una gota de agua en toda la tierra. Cansada
de tanto beber, fue a tumbarse.
Los animales de la tierra empezaron a desesperarse, ya que sin agua no podían
vivir y se les acaban las fuerzas. Se reunieron todos y decidieron ir a pedirle a Tiddalick que
les devolviera el agua que tenía en su barriga. Lo intentaron el canguro, el dingo y la
cacatúa, pero ninguno de ellos consiguió que Tiddalick cambiara de opinión. Entonces, la
comadreja dio una gran idea al grupo:
– ¡Tenemos que hacer reír a Tiddalick! – dijo entusiasmada – si ríe sin parar,
conseguiremos que escupa todo el agua que se ha bebido.
Con esa idea, todos los animales se fueron a ver a Tiddalick. Casi no tenían fuerzas
porque estaban muertos de sed, pero hicieron un gran esfuerzo para hacer reír a la rana.
Las cacatúas contaron chistes, los canguros dieron unos saltos de circo, el lagarto puso sus
caras más graciosas y sacó la lengua… Pero todo fue inútil, Tiddalick ni siquiera se inmutó.
Entonces apareció la anguila, pidiendo que le dejaran probar su estrategia. Empezó
a moverse por encima de la rana, muy rápido y dando vueltas. De repente, Tiddalick
empezó a reírse un poco y cada vez más fuerte, hasta que un chorro de agua empezó a
salir de su boca y la vida en la tierra volvió a su normalidad.
Es por eso que los nativos australianos observan a las ranas en el río y si beben
mucha agua piensan que se acerca una época de sequía.
I. Contesta las siguientes preguntas marcando con una X la
alternativa correcta. (8 pts.)

1. De acuerdo con sus acciones, ¿Cómo es la rana Tiddalick?


a. Débil
b. Enojona
c. Graciosa
d. Entusiasta

2. Según el texto, ¿a quién se le ocurrió hacer reír a la rana?


a. Al dingo
b. Al lagarto
c. A la cacatúa
d. A la comadreja

3. ¿Qué estrategias de los animales permitió que la rana riera?


a. Contar chistes
b. Hacer piruetas
c. Hacer cosquillas
d. Poner caras graciosas.

4. Finalmente, ¿Qué animal permitió que la rana devolviera el agua a la tierra?


a. El lagarto
b. La anguila
c. La cacatúa
d. El canguro

II. Menciona las características físicas y psicológicas de la Rana. (5


pts.)

………………………………………………………………

……………………………………………………………..

Nombre:
……………………………………………………………..
…………………………………..
………………………………………………………………
Las tres plumas

Cuando Clara cumplió los ocho años, su padre le dijo que ya tenía edad para atravesar el
bosque sola. Así podría ir a llevarle a la abuela cada semana una buena cantidad de las
frutas silvestres que encontraba. Pero el bosque era tan espeso que impresionaba. Le
daba miedo a Clara, y se lo dijo a su padre.
-No te preocupes. Las aves te darán lo que necesitas.
Su padre llamó al cuervo y le preguntó:
-Cuervo amable, ¿le darás una de tus plumas a Clara?
El cuervo se arrancó una pluma negra y se la dio.
-¿Qué voy a hacer con ella? –quiso saber la niña.
-Te dará valor. No tendrás miedo en el bosque –respondió su padre.
-No es bastante –dijo Clara-. Me perderé.
Entonces el buen hombre llamó a la golondrina, y la golondrina acudió.
Le dijo el padre:
-Golondrina amable, ¿le darás una de tus plumas a Clara?
-La golondrina se arrancó una pluma gris y se la dio.
-¿Qué voy a hacer con ella? –preguntó la niña.
-Te ayudará a orientarte. No te perderás en el bosque –dijo el padre.
-No es bastante –dijo Clara-. Me cansaré.
Entonces el padre llamó a la urraca, y la urraca apareció. Le dijo el nombre:
-Amable urraca, ¿le darás una de tus plumas a Clara?
El ave se quitó una pluma azul y se la dio.
-¿Qué voy a hacer con ella? –dijo la niña, aunque ya lo adivinaba.
-Te dará fuerza y vigor. No te cansarás en el bosque.
A continuación, le puso las tres plumas en el pelo y le dijo:
-Ya estás preparada. En marcha. No te toques las plumas por nada. Las llevas
muy bien colocadas. No se te caerán. Convencida de que las plumas la
protegerían, Clara se puso en camino a través del bosque.
Pasado un rato, el cuervo se sintió molesto a causa de la pluma que le faltaba y decidió
recuperarla.
Sin que Clara lo notara, pasó volando sobre su cabeza y se la llevó.
A la niña le pareció sentir miedo, pero se dijo:
-No puedo tenerlo. La pluma negra de cuervo que llevo en el pelo no deja acercarse al
miedo.
Y el miedo se le quitó. Siguió andando.
Más tarde, la golondrina notó que volaba mal a causa de la pluma que le faltaba y decidió
ponérsela otra vez.
Sin que Clara se diese cuenta, pasó volando por encima de su cabeza y se la quitó.
En aquel momento, la niña temió estarse perdiendo en el bosque, pero pensó:
-No puedo perderme. La pluma gris de la golondrina está en mi pelo. Voy bien orientada.
Tenía razón. Lo estaba. Siguió andando sin preocupación.
Más adelante, la urraca se miró en un lago y no le gustó nada a causa de la pluma que le
faltaba. Sin que Clara lo advirtiera, pasó volando sobre su cabeza y la recuperó.
En aquel momento, la niña se sintió muy cansada y temió no poder dar ni un paso más,
pero se dijo: No puede ser. La pluma azul de urraca que llevo en el pelo me da vigor y
fuerza. No estoy cansada.
Y siguió andando con más ánimo que antes. Ya era media tarde cuando un rayo de sol
atravesó las copas de los árboles y alcanzó a Clara.
La niña vio su sombra proyectada y se alarmó:
¡En su pelo no estaba ninguna de las tres plumas! Se llevó las manos a la cabeza y
comprobó el desastre. De pronto, todos los miedos le volvieron. El bosque la asustaba y
se sentía perdida y muy cansada, incapaz de dar ni un paso más.
Casi a punto de llorar, quieta en el sitio, miró adelante. Al momento, el gran susto se le
pasó.
¡Ya se veía la casa de la abuela! ¡Había cruzado el bosque! Clara se dijo en seguida:
-Seguro que las plumas se me cayeron al poco de haber echado a andar. ¡He hecho todo
el camino sin ellas, ya no las volveré a necesitar!
Y echó a correr llamando a la abuela.

I. Contesta las siguientes preguntas a continuación. (8 pts.)


1. Al inicio del texto, ¿qué le dijo Clara a su padre?
a. Que quería ir a ver a su abuela.
b. Que temía cruzar el bosque sola.
c. Que había encontrado frutas silvestres.
d. Que necesitaba unas plumas para su cabeza.

2. ¿Quién le entrega la pluma de color gris a la niña?


a. La golondrina. B El cuervo. C. La urraca.

3. ¿De qué color es la pluma que le da la urraca a Clara?


a. Negra. B Azul. C. Gris.

4. ¿Cuándo se dio cuenta clara de que no tenía las plumas en su cabeza?


a. Cuando vio su sombra.
b. Cuando se sintió cansada.
c. Cuando se miró en el lago.
d. Cuando la urraca voló sobre ella.

5. ¿Crees que las plumas ayudaron a Clara? ¿Por qué? Fundamenta tu respuesta.
( 3 pts.)
…………………………………………………………………………………………………………………………………………

……………………………………………………………………………………………………………………………………………

……………………………………………………………………………………………………………………………………………

También podría gustarte