Está en la página 1de 4

Las hormonas esteroides se producen en células específicas de los testículos, la corteza

adrenal, ovarios y placenta. Los testículos serían los encargados de secretar, principalmente,
testosterona (andrógenos), la corteza adrenal produce la aldosterona, cortisol y la DHEA
(dehidroepiandrosterona), los ovarios producen los estrógenos que engloban el estradiol, 4-
androsteno-3, 17-diona y la progesterona, y por último estaría la placenta que también secreta
estradiol y progesterona, pero además produce otra sustancia, el estriol.

Tabla 1: Tejidos que originan hormonas esteroides. Tomado de Devlin. Bioquímica

Esta distribución topográfica no es estricta, ya que la corteza suprarrenal sintetiza también en


pequeña medida esteroides gonadales, igual que el testículo lo hace con los estrógenos y el
ovario con los andrógenos, así mismas todas las glándulas esteroidogénicas son capaces de
producir progesterona, aunque no la segreguen por tratarse de una molécula precursora de
otras hormonas esteroides.

Los esteroides biológicamente activos, concretamente los andrógenos y los estrógenos, se


forman también en tejidos periféricos a partir de precursores esteroides que circulan en la
sangre, dichos tejidos incluyen la piel, hígado, cerebro y tejidos mamario y adiposo (Ruta 17).

Los esteroides no se almacenan en cantidades apreciables sino que una vez que son
secretados, pasan a la circulación general y se distribuyen por todos los tejidos corporales,
siendo posteriormente destruidas en el hígado principalmente. La concentración plasmática de
hormonas esteroides estaría en función de la diferencia neta entre las tasas de formación y
secreción de dicha hormona por la glándula endocrina y las tasas de metabolismo en el hígado,
así como la consiguiente excreción por los riñones. La velocidad de recambio de estas
hormonas es elevada, si se tiene en cuenta que la vida media de los esteroides oscila entre los
30 y 90 minutos.

El hígado es el órgano principal para el metabolismo de las hormonas esteroides. Los


esteroides reducidos se producen gracias a la acción de deshidrogenasas esteroespecíficas
que se sirven de los nucleótidos de pirimidina como cofactores. Los metabolitos reducidos se
conjugan por los grupos hidroxilo en forma de sulfatos o de glucuronatos que son precisamente
los que circulan en la sangre y los que más rápidamente van a ser excretados por la orina. A la
hora de determinar las hormonas esteroides y sus metabolitos en sangre y orina, sólo se
encuentran trazas de esteroides libres no reducidos en la orina, debido a su bajo índice de
clarificación, que en parte, se debe, a su fijación a proteínas plasmáticas. Los esteroides
estrogénicos y progestágenos aparecen rápidamente en la bilis en sus formas conjugadas
entrando en el tracto gastrointestinal y siendo reabsorbidos seguidamente por el sistema porta
hepática de nuevo hacia el hígado.

Tabla 2: Acciones biológicas de las hormonas esteroides. Tomado de Devlin: Bioquímica

Funciones de las hormonas esteroides


Las hormonas esteroides están relacionadas estructuralmente y provienen bioquímicamente
del colesterol que es cedido fundamentalmente de las lipoproteínas circulantes (LDL-
colesterol), aunque su procedencia se realiza en el interior celular a partir de acetil-CoA, o por
hidrólisis de los ésteres de colesterol mediante el colesterol esterasa; sin embargo juegan un
papel, a nivel fisiológico, muy diferente ya que están relacionadas con el embarazo,
espermatogénesis, lactancia y parto, equilibrio mineral y metabolismo energético (aminoácidos,
glúcidos y grasas).

La función principal de las hormonas sexuales esteroides es el desarrollo, crecimiento,


mantenimiento y regulación del sistema reproductor. Se clasifican según su actividad biológica:

 Los andrógenos son las hormonas sexuales masculinas que pertenecen al grupo de los
esteroides C19.
 Los estrógenos son las hormonas sexuales femeninas que son esteroides C 18.
 La progesterona es un esteroide C21 que se secreta durante la fase lútea del ciclo
ovárico y durante el embarazo.

Las hormonas esteroideas son responsables, por tanto, del dimorfismo sexual, tanto en la
estructura corporal como en los órganos. Su acción tiene como finalidad ejercer efectos
organizadores y de activación de los órganos sexuales internos, los genitales y los caracteres
sexuales secundarios, aspectos que, lógicamente, influyen en el comportamiento de una
persona. El físico y los genitales de las personas ejercen un poderoso efecto.

Pero otro modo en el que las hormonas esteroides influyen en las personas, es mediante su
acción directa en el sistema nervioso. Los andrógenos presentes durante el desarrollo prenatal
van a afectar al desarrollo y diferenciación del sistema nervioso. Y, después del nacimiento,
estas hormonas van a activar el sistema nervioso lo que influirá en los procesos fisiológicos y
conductuales.

Bioquímica de las hormonas esteroides


Las hormonas esteroides comprenden una serie de reacciones químicas que están catalizadas
por las siguientes clases de enzimas: hidroxilasas, desmolasas, deshidrogenasas e
isomerasas. La cantidad relativa de cada una de éstas enzimas en cada célula endocrina
determina las hormonas que forma.

La biosíntesis de las hormonas esteroides comienza por la escisión de la cadena lateral del
colesterol dando como resultado la pregnenolona, para ello el colesterol entra en la mitocondria
mediante un transportador específico dónde sufre un proceso de hidroxilación en las posiciones
20 y 22 por una monooxigenasa que tiene citocromo P 450 en su grupo prostético, por último,
interviene la acción de una desmolasa que arranca un resto de aldehído isocaproico. Esta
etapa se considera limítrofe en la biosíntesis de hormonas esteroides, llegando incluso a actuar
la pregnenolona como retroinhibidor de la hidroxilación del colesterol.

Figura 1: Biosíntesis de pregnenolona a partir de colesterol. Tomado de Herrera, E.(Eds.).


Bioquímica.
Las hormonas esteroides son muy poco solubles en el plasma debido a su carácter no polar,
además cuando se encuentran libres penetran rápidamente en las células por difusión a través
de la membrana, en especial a nivel hepático y renal, por este motivo es necesario que estas
hormonas circulen asociadas a proteínas plasmáticas para que puedan mantenerse un cierto
tiempo en la sangre y se aumente así la probabilidad de que alcancen los tejidos diana.