Está en la página 1de 5

ARCANOS MAYORES

0-EL LOCO

Simboliza el caos del que surge lo nuevo. Representa la franqueza


despreocupada y carente de prejuicios y el gusto por experimentar. Su fuerza y su
protección residen en la seguridad en su instinto, la cual lo protege igualmente en
las situaciones de máximo peligro. Impulsado por un sentimiento de curiosidad,
puede ser conducido a alcanzar metas muy altas que aún desconoce.

I-EL MAGO

Representa el comportamiento activo, los impulsos y la iniciativa, así como la


cordura, la fuerza y la habilidad de mover algo y de actuar. También significa
proponerse unas tareas, intentar perfeccionarlas y tratar de profundizar en ellas al
máximo.

II-LA SUMA SACERDOTISA

Representa a las fuerzas intermediarias, intuitivas, y simboliza un tacto y una


intuición extraordinarios. Se caracteriza por confiar en su voz interior y por estar
dispuesta a recibir impulsos externos y dejarse guiar. Pero, sobre todo, representa
el saber “dejar que sucedan las cosas”, es decir, la tolerancia, y la paciencia que
están relacionadas con esta capacidad, al igual que el saber estar en cada
momento.

III-LA EMPERATRIZ

Indica que está pisando un suelo fértil, sobre el que lo nuevo va a germinar bien y
va a crecer y a desarrollarse abundantemente. Ella representa los procesos
creativos, el crecimiento vital y el nacimiento de algo nuevo.

IV-EL EMPERADOR

Representa la rectitud y la disposición a asumir responsabilidades, el realismo, la


timidez, el orden, la claridad y el ser consecuente. Con frecuencia se le juzga
precipitadamente como un ser demasiado severo, duro e insensible, cuando en
realidad su fortaleza reside precisamente en su capacidad de proteger al más
débil y en garantizar un entrono seguro. En el mejor de los sentidos, se muestra
como aquel que convierte en realidad los deseos, las ideas y los propósitos, por
muy difícil que a veces resulte.

1
V-EL SUMO SACERDOTE

Hierofante es como se llama al Sumo Sacerdote de los antiguos misterios. Esta


carta representa la búsqueda y el encuentro del sentido de las cosas, y nos puede
indicar con frecuencia una experiencia que nosotros consideramos “sensata, que
tiene sentido”. Además, también simboliza la sinceridad y una convicción
altamente ética. En muchas ocasiones esta carta presagia suerte, pues señala los
caminos que son considerados agradables, ya que se emprenden llenos de
certeza, prudencia y confianza.

VI-LOS ENAMORADOS

Esta carta simboliza la decisión unívoca, que es tomada de corazón sin querer
referirse necesariamente a un tema amoroso.

VII-EL CARRO

Representa el despertar de la primavera, el resurgir de las fuerzas y las ganas de


iniciar algo nuevo. Puede significar también que las contradicciones se han de
superar y unificar para que se pueda dar el gran salto hacia adelante. En
ocasiones la carta puede ser interpretada como una advertencia de que no
debemos infravalorar las fuerzas que no hemos ejercitado aún.

VIII-LA JUSTICIA

Representa el juicio bien calculado, sobre el que se ha recapacitado largo y


tendido, la decisión probada bajo un punto de vista crítico y tomada
inteligentemente. Además, esta carta nos indica igualmente que nosotros somos
responsables de aquello que vivimos; que finalmente siempre cosechamos lo que
sembramos.

IX-EL ERMITAÑO

Representa una fase de enclaustramiento y reflexión, que frecuentemente se


convierte en un tiempo de meditación, antes de producirse el salto a un nuevo
campo de experiencias. A pesar de que esta carta simbolice la seriedad y el hecho
de estar solo, no tiene nada que ver con la falta de humor, la amargura o el
abandono. Representa un comportamiento humanos que se caracteriza por la
búsqueda de profundidad, reconocimiento y claridad. Naturalmente que mientras
tanto podemos establecer contacto con otras personas, aunque sin alterar nuestra
forma de actuar. El Ermitaño siempre se mantiene fiel a sí mismo.

2
X-LA RUEDA DE LA FORTUNA

Esta carta simboliza la rueda del tiempo, todo aquello que debemos realizar en
nuestra vida, lo que creamos en el tiempo oportuno y que más tarde se nos quita
de las manos. Se trata de la fuerza que una y otra vez nos coloca en el camino de
nuestro destino. Nuestras tareas tienen algo de inevitable, son en conjunto como
piezas de un mosaico que finalmente conforman la obra de nuestra vida.

XI-LA FUERZA

Esta carta indica el adiestramiento cariñoso de las fuerzas salvajes y representa


por lo tanto la armonía entre el hombre civilizado y su naturaleza animal. Significa
vitalidad, diversión y pasión, ganas de vivir y compromiso amoroso.

XII-EL COLGADO

Representa las paradas o pausas obligadas, los momentos de debilidad y las


crisis que nos llevan a ver las cosas desde un punto de vista diferente y que nos
quieren obligar a la conversión. En la mayoría de los casos, estos episodios duran
más tiempo del que pensábamos y del que nos gustaría. Se trata de hacer un
sacrificio para superar esta fase de estancamiento. El hecho de que estemos
dispuestos a ello, de que en un determinado momento se nos encienda una
bombilla y seamos capaces de reaccionar o sencillamente permanezcamos
“colgados” depende de nosotros y no de la carta.

XIII-LA MUERTE

Está considerada como la carta más temida del tarot, pero no siempre con razón.
Representa un final natural, algo que se ha acabado y que ha perecido, pues le ha
llegado el momento para ello. La carta, sin embargo, no indica nada en relación a
si ese final nos produce dolor, nos entristece o si, por el contrario nos alegramos
de que “eso” finalmente haya terminado.

XIV-LA TEMPLANZA

El significado de esta carta da lugar a diferentes interpretaciones. En un principio


representa la justa medida, la mezcla correcta y de eta manera el estado ideal de
las cosas, caracterizado por la paz, la armonía, la serenidad y no por ello
necesariamente por la salud. Además, simboliza también al conocimiento superior
y actúa como un guía espiritual que con incorruptible convencimiento nos indica lo
que es correcto para nosotros y qué camino debemos andar.

3
XV-EL DIABLO

Tiene muchos significados. En términos generales, quiere decir que hemos caído
en la desmesura. Por esta razón simboliza frecuentemente la dependencia, la
esclavitud, la opresión y también el abuso de poder y el mero materialismo. A un
nivel más profundo tiene un aspecto lúcido (Lucifer), pues indica la oscuridad en la
que nace la luz. Arroja luz sobre nuestras sombras y nos lleva así al conocimiento
de nuestra verdadera personalidad.

XVI-LA TORRE

Representa una transformación dramática, una erupción o un hundimiento. Nos


indica que las viejas costras deben ser arrancadas y que algo debe ser liberado
del entumecimiento. Normalmente estos procesos de cambio suelen
experimentarse con miedo, aunque cuando miramos hacia atrás suele quedar
demostrado que simbolizan la irrupción definitiva hacia una mayor libertad.

XVII-LA ESTRELLA

Representa una nueva esperanza y un futuro duradero y feliz. Allí donde quiera
aparecer esta carta, indica que el tema por el que se pregunta tienen futuro; con
frecuencia, mucho más futuro del que se podía imaginar el consultante. A un nivel
más profundo, esta carta simboliza una mirada en las leyes cósmicas.

XVIII-LA LUNA

Simboliza la noche y la oscuridad, en las que fácilmente nos perdemos.


Representa inseguridades, miedos, irritaciones y pesadillas. Sin embargo, no hay
que considerar a La Luna como una carta mala, pues en ocasiones es el camino
del miedo el que nos conduce hacia experiencias enriquecedoras e incluso el que
nos lleva directamente a alcanzar nuestra meta. Como paso intermedio se
considera incluso necesario para superar el umbral del miedo. Si esta carta se
encuentra al final del camino, debemos interpretarlo entonces como una
advertencia que nos previene de emprender ese camino que solo nos va a
conducir a la oscuridad y que se puede convertir en una auténtica pesadilla.

XIX-EL SOL

En general, El Sol representa todo aquello que consideramos “soleado” como, por
ejemplo, el lado soleado (el lado bueno, optimista) de la vida, el estado de ánimo
soleado (bueno, positivo). Significa, por tanto, despreocupación, optimismo y
espontánea alegría de vivir. Por encima de esa consideración, también simboliza
la reconciliación y el paso decisivo de nuestra conciencia, que conduce a la
sabiduría sencilla.
4
XX-EL JUICIO

Representa la liberación y la salvación o un cambio maravilloso, aunque el nombre


parece referirse a algo distinto. El motivo y tema principal de esta carta se refiere
en realidad al Juicio Final al que precede la Resurrección. Significa que surge de
nuevo algo que hace tiempo se había dado por perdido, que sale a flote un
auténtico tesoro que se encontraba en lo más profundo o que se experimenta un
gran alivio al finalizar una etapa difícil.

XXI-EL MUNDO

Es considerada como una de las cartas más bellas del Tarot. Lo que esta carta
indica es que vamos a alcanzar una meta o que incluso ya hemos alcanzado la
meta; hemos encontrado nuestro lugar en este mundo y nuestra forma de
proceder es la correcta. Esto es válido tanto para pasos externos como para el
camino de nuestro desarrollo interior.

Intereses relacionados