Está en la página 1de 7

Trabajo escrito:

SEXUALIDAD Y ADOLESCENCIA

Taller de Educación Sexual.


Profesora Cecilia Pastorini.

Ariel Pombo
2ºB Geografía
I.P.A.

Extraído de “La Adolescencia Normal”


A. Aberastury, M.Knobel.
Los cambios psicológicos que se producen en el período de la
adolescencia llevan a una nueva relación del joven con el mundo. Esto es
posible solamente si se elabora lenta y dolorosamente el duelo por el cuerpo
del niño, por la identidad infantil y por la relación con los padres de la infancia.
Cuando el adolescente se incluye en el mundo con este cuerpo ya maduro, la
imagen que tiene del mismo ha cambiado, también su identidad, y necesita
entonces adquirir una ideología que le permita su adaptación al mundo y/o su
acción sobre él para cambiarlo.
En este período se fluctúa entre una dependencia y una
interdependencia extremas y sólo la madurez le permitirá más tarde a aceptar
ser independiente dentro de un marco de necesaria dependencia. Pero, al
comienzo, se moverá entre el impulso al desprendimiento y la defensa que
impone el temor a la pérdida de lo conocido. Es un período de contradicciones,
confuso, ambivalente, doloroso, caracterizado por fricciones con el medio
familiar y social en un cuadro que frecuentemente es confundido con crisis y
estados patológicos
La pérdida que debe aceptar el adolescente al hacer el duelo por el
cuerpo es doble: la de su cuerpo de niño cuando los caracteres sexuales
secundarios lo ponen ante la evidencia de su nuevo status, y la aparición de la
menstruación en la niña y el semen en el varón, que les imponen el testimonio
de la definición sexual y del rol que tendrán que asumir no sólo en la unión con
la pareja sino para la procreación.
Sólo cuando el adolescente es capaz de aceptar simultáneamente sus
aspectos de niño y adulto, puede empezar a aceptar en forma fluctuante los
cambios de su cuerpo y comienza a surgir su nueva identidad. Ese largo
proceso de búsqueda de identidad ocupa gran parte de su energía y es la
consecuencia de la pérdida de identidad infantil que se produce cuando
comienzan los cambios corporales.
No sólo el adolescente padece este largo proceso sino que los padres
tienen dificultades para aceptar el crecimiento a consecuencia del sentimiento
del rechazo que experimentan frente a la genitalidad y a la libre expresión de
la personalidad que surge de ella. Esta incomprensión y rechazo se encuentran
muchas veces enmascarados bajo la otorgación de una excesiva libertad que
el adolescente vive como abandono y que en realidad lo es. Los padres viven
los duelos por los hijos, necesitan hacer el duelo por el cuerpo del hijo
pequeño, por su identidad de niño y por su relación de dependencia infantil.
Ahora son juzgados por sus ellos, y la rebeldía y el enfrentamiento son más
dolorosos si el adulto no tiene conscientes sus problemas frente al adolescente,
que a su vez siente la amenaza inminente de perder la dependencia infantil en
momentos en que esa dependencia es aún necesaria.
Sólo cuando la madurez biológica está acompañada por una madurez
afectiva e intelectual que le permita su entrada en el mundo del adulto, estará
equipado de un sistema de valores, de una ideología que confronta con la de
su medio y donde el rechazo a determinadas situaciones se cumple en una
crítica constructiva.
Por otro lado, para poder llegar a utilizar la genitalidad en la
procreación, debe darse un proceso biosicodinámico que determina una
modificación esencial en el proceso del logro de la identidad adulta y que
caracteriza la turbulencia e inestabilidad de la identidad adolescente. Es el
conocimiento de la individualidad biológica y social como de lo biofísico en su
mundo circundante lo que tiene características especiales en cada edad
evolutiva.
En la evolución del autoerotismo a la heterosexualidad que se observa
en el adolescente, se puede escribir un oscilar permanente entre la actividad de
tipo más probatorio y los comienzos del ejercicio genital, que tiene
características especiales en esta fase del desarrollo, donde hay mas un
contacto genital de tipo exploratorio y preparatorio que la verdadera
genitalidad pro creativa, que sólo se da, con la correspondiente capacidad de
asumir errores parentales, recién en la adultez. Al ir aceptando su genitalidad,
el adolescente inicia la búsqueda de la pareja en forma tímida pero intensa. El
enamoramiento apasionado es también un fenómeno que tiene características
singulares en la adolescencia y que presenta todo el aspecto de los vínculos
intensos pero frágiles de la relación interpersonal adolescente. El primer
episodio de enamoramiento ocurre en adolescencia temprana y suele ser de
gran intensidad. Aparece ahí el llamado " amor a primera vista " que no sólo
puede no ser correspondido, sino que incluso puede ser totalmente ignorado
por la parte amada de la “pareja”, como ocurre cuando ese ser amado es una
figura idealizada que tiene en realidad las características de un claro sustituto
parental al que el adolescente se vincula con fantasías edípicas.
La relación genital heterosexual completa que ocurre en la adolescencia
tardía es un fenómeno mucho más frecuente de lo que habitualmente se
considera en el mundo de los adultos de diferentes clases sociales. Estos
tratan de negar la genitalidad del adolescente y no sólo minimizan su
capacidad de relación genital heterosexual sino que la dificultan.
Freud estableció la importancia de los cambios puberales para la
reinstalación fáctica de la capacidad genital del sujeto. Señaló, además, que los
cambios biológicos de la pubertad son los que impone la madurez sexual al
individuo, intensificándose entonces todos los procesos psicobiológicos que se
viven en esta edad. Al elaborar el duelo por el cuerpo infantil perdido, la
aceptación de la genitalidad surge con fuerza en la adolescencia, impuesta por
la presencia difícil de negar la menstruación o la aparición de semen. Ambas
funciones fisiológicas que maduran en este período de la vida imponen al rol
genital la procreación y la definición sexual correspondiente.
Es en este momento cuando ocurre el descubrimiento y manipuleo de
los órganos genitales y las fantasías del establecimiento de un vínculo en un
nivel genital. Estas fantasías de vínculo genital se dan con las características
de lo penetrante para lo masculino y lo penetrado para lo femenino. Para ello,
las figuras de la madre y del padre son fundamentales y esenciales. La
ausencia o déficit en la figura del padre va a ser la que va a determinar la
fijación en la madre. Por lo tanto, puede ser también el origen de la
homosexualidad, tanto del hombre como de la mujer.
Así podemos ver el fenómeno de la evolución del autoerotismo a la
heterosexualidad (masturbación primero, como fase genital previa; actividad
lúdica que lleva al aprendizaje, lo que constituye también una forma de
exploración).Cabe también aquí el problema de la curiosidad sexual, expresada
en interés por las revistas pornográficas, tan frecuentes entre los adolescentes.
Los cambios biológicos que se operan en la adolescencia producen gran
ansiedad y preocupación, porque el adolescente debe asistir pasiva e
impotentemente a los mismos. La tentativa de negar la pérdida del cuerpo y de
rol infantil especialmente, provocan modificaciones en el esquema corporal que
se trata de negar, en la elaboración de los procesos de duelo normales de la
adolescencia.
Así como durante la fase genital previa se establece el triángulo edípico,
en la adolescencia éste se reactiva con toda la intensidad porque, como la
instrumentación de la genitalidad se hace factible, el individuo se ve obligado a
recurrir a mecanismos de defensa más persistentes y enérgicos. De no hacerlo,
la consumación del incesto sería posible. Ésta sería la realización actualizada
de la genitalidad temprana, con la pérdida absoluta de la fuente de
identificación sexual definitiva adulta.
Es durante la adolescencia, y como aspectos de la elaboración de la
situación edípica, que pueden verse aspectos de conducta femeninos en el
varón y masculinos en la niña, que son las expresiones de una bisexualidad no
resuelta.
Al ir elaborando el complejo de Edipo, en el varón aparecen
idealizaciones del padre. Se adquiere entonces las características de un ser
bueno y poderoso que permite visualizar los sentimientos que tiene el
adolescente hacia su padre real y que va a poder manejar en la relación adulta
con el mismo. En la niña ocurre algo similar, ya que al elaborar su situación
edípica puede aceptar la belleza de sus atributos femeninos y también
realizarse en trabajo o en el estudio de una manera netamente femenina. Hay
un fenómeno específico de la mujer, que es el de la menarca, vivida en
nuestra cultura como algo peligroso, dañino, y que refuerza todo tipo de
fantasías persecutorias y destructivas. Sin embargo, esta situación no será fatal
siempre: cuando las fases genitales tempranas son más aceptadas por los
padres y esto se mantiene en una relación armoniosa, la aparición de la
menstruación puede ser vivida como una confirmación de la sexualidad
femenina e iniciar entonces en la niña una verdadera etapa de satisfacciones y
realizaciones genitales muy positivas.
Pero es preciso tener en cuenta que ejercicio genital procreativo sin
asumir la responsabilidad consiguiente, no es un índice de madurez genital
sino más bien de serias perturbaciones en este nivel. Matrimonios consumados
por adolescentes o por personas jóvenes con características francamente
adolescentes, muestran una total incapacidad para asumir los roles adultos
correspondientes y por lo tanto están condenados a un fracaso irremediable.
Para Spiegel , la sexualidad parece actuar como una fuerza que irrumpe
sobre o en el individuo en vez de ser vivida por éste como una expresión de sí
mismo. Es que la sexualidad es vivida por el adolescente como una fuerza que
se impone en su cuerpo y que le obliga a separarlo de su personalidad
mediante un mecanismo esquizoide por medio del cual el cuerpo es algo
externo y ajeno a sí mismo. Cuando un adolescente habla de tener relaciones
sexuales como algo necesario no para ellos, sino para su pene o para su
vagina, o para su " salud corporal” está recurriendo en realidad a una
verdadera negación de su genitalidad.
La búsqueda de la definición genital del adolescente suele tener que
pasar por períodos de homosexualidad que puede ser la expresión de una
proyección de la bisexualidad pérdida y anhelada, en otro individuo del mismo
sexo. De esta manera podría el adolescente, en su fantasía, recuperar el sexo
que se está perdiendo en su proceso de identificación genital.
La actividad masturbatoria en la primera infancia tiene la finalidad
exploratoria y preparatoria para la futura aceptación de la genitalidad. Cuando
la niña o el varón se masturban reconstruyen con una parte de su propio
cuerpo el sexo que no tienen. En los distintos períodos de la vida, antes de
llegar a la adultez, se mantiene la actividad masturbatoria con las
características de negación maníaca. También existe una verdadera
disociación mente-cuerpo en la que el individuo aparece como espectador de
una escena primaria que se está realizando en su propio cuerpo. Niños y
adolescentes suelen asociar con el relato de sus experiencias masturbatorias ,
escenas en donde el coito de los padres está siendo visualizado por ellos. La
masturbación es primero una experiencia lúdica en la cual las fantasías
edípicas son manejadas solitariamente, intentando descargar la agresividad
mezclada de erotismo a través de la misma, y aceptando la condición de
tercero excluido. La madurez genital, al dar al sujeto la capacidad de unión en
un nivel genital, y otorgarle su capacidad procreativa, hace que las fantasías
incestuosas se incrementen lo mismo que la frustración, puesto que el individuo
ya posee el instrumento efector de la genitalidad, el cual sin embargo aún no
puede usar (por restricciones socioculturales). Es este uno de los motivos por
el cual las fantasías masturbatorias en la pubertad son mucho más
destructivas y cargadas de culpa que en la infancia.
Frente a la definición de la necesidad de la satisfacción genital se
reactiva e intensifica la actividad más probatoria iniciada en la temprana
infancia, como un intento desesperado de mantener al sujeto en la
bisexualidad. La intensidad del conflicto creado por la metamorfosis corporal y
el incremento de la genitalidad explica la intensidad de esa actitud y sus
características más angustiosas en la adolescencia.
A modo de resumen la masturbación, como fenómeno normal de la
adolescencia, le permite al individuo en esta etapa de su vida pasar por la
etapa esquizo- paranoide de su personalidad, considerar a sus genitales como
ajenos a sí mismo, tratar de recuperarlos e integrarlos, y finalmente realizar el
proceso depresivo a través de una angustia, primero persecutoria y luego
progresiva, integrando sus genitales a todo el concepto de sí mismo, formando
realmente una identidad genital adulta con capacidad operativa, independencia
real y capacidad de formar una pareja estable en su propio espacio y en su
propio mundo.