Está en la página 1de 4

CENTRO INAH MORELOS 436

Octubre 3, 2010

S U P L E M E N T O C U L T U R A L
Maya Aguiluz y Zygmunt Bauman:
La ambivalencia, el Holocausto
y la cuestión gitana
Ricardo Melgar Bao sos temas que se desprenden de
su trama, permiten convocar y

E
articular con pertinencia y habi-
l titulo del libro, El lejano próximo. Estudios lidad tradiciones y autores pro-
sociológicos sobre extrañeidad,1 expresa bien el cedentes de diversas disciplinas
norte de los estudios realizados por Maya Aguiluz humanísticas y científicas. En la
en torno del extraño y sus figuras reales o aparentes lectura de sus motivos y de los
en ese tiempo en que en que el mundo moderno ocho capítulos que suman casi
procesaba sus marcas sobre él, remodelaba sus entornos e incidía cuatrocientas páginas, los lecto-
en sus procesos de inserción, distanciamiento o negación urbana, res encontrarán razones funda-
nacional e internacional. Aguiluz, desde el primer paratexto, sugiere das para hacer altos obligados y
provocadoramente que la trasfiguración de la lejanía en el cuerpo reflexivos sobre cada una de las
presente, visible y cercano del extraño merece ingresar a la agenda estaciones de la extrañeidad, en-
académica, toda vez que forma tre señas, signos, interrogantes,
parte del cotidiano modo de estar a nuestra existencia, tanto como conceptos, imágenes, texturas
en el mundo. la memoria compartida, la viven- literarias y alegorías prestadas
El extraño cohabita nuestros cia, la ficción o el relato onírico. y propias.
espacios y deja sentir su presen- No obstante, este libro porta Mirado en su conjunto, este
cia en nuestros itinerarios, viajes un subtítulo que es ilusorio y libro es una especie de caja
y comunicaciones. Sin embargo, que pretende, como todos los de china bien acicalada y con
viajero y extraño pueden ser di- su especie, explicitar un sentido muchas sorpresas, apuntes
ferenciados de manera análoga a fuerte, una guía que oriente al incisivos y sugerencias; un
los casos de migrante y extraño. lector. Su naturaleza es ilusoria tema sorpresivamente lleva a
El extraño está en nosotros mis- porque los estudios sociológicos otro no menos fascinante y
mos como posibilidad o realidad anunciados no lo son tanto. Pági- polémico. Maya afirma con
empírica, también como figura nas van y vienen y no hay trazos razón que su “trabajo está
que ronda nuestra subjetividad, de un enfoque monodisciplinario habitado por otro”, esto
habla y escritura. El ciclo de vida en la estrategia de abordaje de es, por la figura señera
y sus marcas culturales y corpo- nuestra autora. Muy por el con- de Zygmunt Bauman, el
rales llevan la propia extrañeidad trario, la extrañeidad y los diver- maduro. Derroteros y

préstamos
conceptuales bauma-
nianos sirven a la autora para
desarrollar sus propias intuicio- más derivaciones e indagaciones
nes y secuencias temáticas. Pero diacrónicas y de situación. La
esta caja china no se acaba en autora suscribe que las añosas
Bauman. Maya dota de visibili- certidumbres que los antropó-
dad las capas estratigráficas del logos, sociólogos y otros cien-
pensamiento del intelectual po- tíficos sociales tenemos acerca
laco, más allá de sus enlaces con de la estructura social, hicieron
ciertas tradiciones marxistas y perder cable a tierra y brújula.
existencialistas, mostrando sus No se asimiló lo experimentado
otras deudas teóricas. Este Bau- a lo largo de siete lustros. Se in-
man, permite acceder al lector visibilizó esta remodelación del
vislumbrar sus preocupaciones, mundo que viene erosionando
aquellas que compartió con sus el vínculo social, o su transfigu-
coetáneos y coterráneos. Tam- ración, por el concurso de las
bién sus filias teóricas, ideológi- tecnologías (p. 7). Agregaríamos
cas, así como sus redes judías. que no sólo por ellas. Otros refe-
Sorprende la autora por la rentes y procesos inherentes a la
erudición con que solventa su humanidad han incidido también
prisma interpretativo, sus diá- en estas distracciones y extravíos
logos y monólogos discursivos. teóricos e ideológicos.
Maya es muchas voces e ideas, La obra puede ser leída como
pero también es voz propia, idea un viaje en tren bala por la urdim-
insular, sentido que afirma y con- bre compleja de la extrañeidad,
voca. En la obra hay pocos si- siguiendo el curso histórico de la
lencios, más preguntas y muchas 
el tlacuache 436 Domingo 3 de octubre de 2010

dad de chistes y caricaturas en sólo de los sionistas. Desde la


torno a tal figura. Freud, para los perspectiva de la victimología
occidentales no recomienda nin- crítica sorprende una concesión
guna norma cultural nueva para en Bauman al viejo discurso ex-
atender a través de la prohibi- cluyente del sionismo y del pro-
ción el deseo de algún fragmento pio tribunal occidental que juzgó
corporal femenino o masculino los crímenes de lesa humanidad.
que enturbie o conflictúe las re- La invisibilidad en Modernidad
laciones de parentesco. En este y Holocausto de los gitanos, sin
caso Freud atiende los riesgos entrar al análisis de la extrañei-
de la línea volitiva de la ambiva- dad plural que los nazis debían
lencia enunciada por Bleuler, sin aniquilar de la faz de la tierra
olvidarse de su dimensión afec- (homosexuales, minusválidos,
tiva. Las relaciones entre yerno comunistas, etcétera). Recupe-
y suegra en Europa y los Estados ramos a los gitanos porque en
Unidos no están normadas y su palabras del mismo Bauman, es-
ambivalencia es mayor que entre critas tres años después en Mo-
los denominados por las viejas dernidad y ambivalencia, éstos
escuelas antropológicas occi- son presentados cohabitando con
dentales “hombres primitivos” los judíos en el campo de la ex-
(zulués). trañeidad. Bauman ha recordado
que los judíos son los “extraños
Dos cuadros de trazos prototípicos en una Europa divi-
sombríos: judíos y gitanos dida en Estados nación, decidida
a aniquilar todo lo “intermedio”,
Tiene razón la autora cuando ex- indeterminado, ni amigable ni
plora las condiciones de produc- enemigo… “Solo los gitanos
ción discursiva de Modernidad y compartían ese rasgo con los ju-
Holocausto3 de Bauman. Analiza díos europeos – y por lo tanto, de
las dificultades que vuelven tar- acuerdo a la lógica de exterminio
dío este procesamiento bauma- hitleriana, debían compartir su
 encarnaciones del extraño que elemento regulador del potencial niano. La incomensurabilidad de sino último”4; judío y gitano eran
modernidad occidental entre las emergen en ciertos contextos conflictivo de la ambivalencia. esta catástrofe es también seña- considerados “animales de expe-
denominadas --por Bauman-- fa- históricos, en particulares esce- Lo iluminó al tratar la figura de lada. Y claro, desde allí, la inter- rimentación”.5 La particularidad
ses “sólida” y “líquida”. Se trata nas cotidianas o extraordinarias. la suegra y su relación con el pelación a Bauman como sujeto de las víctimas del Holocausto
de un recorrido zigzagueante por La ambivalencia tiene referentes yerno, en las sociedades y cultu- de enunciación de la identidad que interpelan a la universalidad
diversos escenarios urbanos a axiológicos e identitarios, tam- ras occidentales. Y aunque Freud victimizada, obliga a su revisión. de nuestra especie, corresponde,
través de los cuales se develan bién modos de expresión de baja olvidó a la nuera por razones No queda duda sobre la cen- en el pensamiento rectificador
las figuras del extraño, vía la o elevada visibilidad, así como patriarcales dignas de ser rastrea- tralidad de la principal víctima de Bauman, a una concepción
sucesión de contextos históricos giros no siempre inteligibles o das, destacamos el hecho que su operada por la estigmatización de monismo dualista y no a la
y tramas elegidos en algunos previsibles. Recuperaremos una lectura de la obra de Frazer, La y construcción de la extrañeidad forzada lectura sionista de este
espacios vacíos, en variados te- huella en la obra de Freud, acaso Rama Dorada, le permitió aten- judía en la República del Wei- autor al acotar al judío como la
rritorios culturales, padeciendo para redondear ese penetrante der esa relación evasiva -según la mar. Dilucidar en su propio seno única víctima del Holocausto.
fracturas individuales o colecti- cuadro de referencia elaborado metonímica norma cultural zulú- las raíces de lo que aconteció Bauman ratifica esta postura en
vas, valencias y ambivalencias. por la autora para explicar el que clausura la mirada sobre a partir de ese año infausto de una entrevista que le hiciera Ste-
Los vasos comunicantes entre las momento de emergencia de la ese fragmento corporal femenino 1933 en Alemania, Europa y el fano Lucci en el 2008 en torno a
escenas cotidianas vividas por ambivalencia como categoría asociado al placer y al displacer: mundo, sin caer en las redes los conflictos globalizados entre
los extraños, no opacan los que analítica, gracias a algo más la teta, el pezón, tan estudiado discursivas de la victimización inmigrantes y nativos, volviendo
enlazan a las situaciones límites que el diálogo sostenido entre por el psicoanalista austriaco sionista e israelí de la posgue- a recuperar a los gitanos en bajo
enfrentadas. Los extraños, no to- el fundador del psicoanálisis y René Spitz. rra, no fue fácil para Bauman y un término incluyente y plural.
dos, son imprescindibles bajo los el suizo Eugen Bleuler, médico La simultaneidad entre el de- lo logró. El exterminio de medio mi-
reinos de la muerte, el miedo y psiquiatra y padre de la criatura seo y el contra-deseo no res- El insigne pensador polaco llón de gitanos por los nazis
la angustia. conceptual. ponde a un principio homeos- marcó distancias ideológicas y fue devastador, no tanto por la
El lector acucioso podrá en- En 1911, Freud, en una adenda tático (equilibrio), considerando giros teóricos e interpretativos cantidad sino por su peso demo-
contrar una complicidad entre la a su libro La Interpretación de que eros y tanathos van por otro notabilísimos, destacados por gráfico relativo a su adscripción
autora y Bauman para transitar los sueños (1900), reflexiona camino. Freud pensaba que a las Maya. La modernidad bajo la identitaria. Según Pier Paulo
de la mano con los extraños por acerca de la ambivalencia, ra- sociedades contemporáneas no lógica real del exterminio y las Poggio, las escasísimas referen-
los claroscuros de la ambivalen- tificando su lugar en la exége- les caería mal elaborar y asumir ruinas de la memoria, permiten cias historiográficas se deben a
cia, la memoria, la corporeidad, sis onírica, y advirtiendo sobre una norma cultural que sortease discutir consideraciones éticas la “dificultad para encontrar la
la ciudad, el flujo, los sentimien- las dificultades de su particular esa ambivalencia entre el yerno de fondo, identidades, exclusio- documentación”, así como a la
tos fuertes y la ética, sin preocu- densidad diacrónica y situacio- y la suegra tan proclive al con- nes y negaciones tanto como prevalencia de un prejuicio do-
parse por discutir en sus mutuas nal. Literalmente afirmó: “Los flicto en el universo familiar. herencia o posibilidad negativas. ble, a la vez racial y político. Un
cartografías los confines de su sueños con personas queridas Recordemos la frondosa canti- El Holocausto es de todos y no sigue... 4
indeterminación, flexibilidad y que la muerte nos ha arrebatado
novedad hermenéutica. Destaca- plantean a la interpretación oní-
mos la gravitación hegemónica rica difíciles problemas, cuya
de los tropos de raíces románti- satisfactoria solución no siempre
cas acerca del extraño. La lectura nos es dado conseguir. Estas
de la obra nos ha conmovido dificultades dependen, probable-
intelectualmente. mente, de la intensa ambivalen-
Hay dos derivaciones que sus- cia sentimental dominante en las
cita la lectura de esta enjundiosa relaciones del sujeto con la per-
obra: la primera alusiva a los sona fallecida”.2 Resaltamos que
orígenes y sentidos psicológicos la intensidad es una variable a
y culturales de la ambivalencia, considerar tan relevante como la
entre Sigmund Freud y James trama de interacción que sirve de
Frazer. La segunda, permitirá re- fuente de origen y reelaboración
cuperar un giro de rectificación del concepto de ambivalencia.
baumaniano que homologa la Freud, dos años más tarde, en
cuestión gitana a la cuestión ju- su ensayo Totem y Tabú, como
día en tiempos del Holocausto. bien recuerda Aguiluz, escaló la
ambivalencia a otros planos de la
Una huella extraviada sobre la existencia social al aplicar con
ambivalencia cultural audacia el método comparativo
entre el hombre primitivo y el
La ambivalencia social o cultu- habitante neurótico de las ciuda-
ral exige algo más que consta- des modernas. Nos referimos a
tar su presencia y relevancia en sus agudas reflexiones freudianas
las relaciones con las diversas acerca de la norma cultural como Gitanos en Belzec
Domingo 3 de octubre de 2010 el tlacuache 436

Gitanos: el pueblo de Dios,


olvidado por la humanidad
Perla Jaimes Navarro indígenas y mestizos y así evitar
su reproducción.

E
En el siglo XIX, a raíz de ... pasaban las gitanas por el barrio,
n la mitología gitana se cuenta que una mujer gi- la Intervención Francesa, entre embaucando a los incautos con su
tana robó el cuarto clavo con que se iba a crucificar
1863 y 1867, ingresó en el país
a Cristo, evitándole un sufrimiento mayor. Esto una nueva oleada de migrantes castellano enrevesado y esos ojos
hizo que Dios lo considerara su pueblo favorito y gitanos que apoyaron el régimen irresistibles que habían visto tanto mundo,
los eximiera del deber de trabajar, que sí tienen los
de Maximiliano de Habsburgo.
payos, los que no son gitanos.2 Otra leyenda cuenta que, igual que el La mayor parte de los gitanos siempre de a dos o tres, con media docena
resto de la humanidad, los gitanos son descendientes de Adán, pero que llegaron a México procedían de criaturas moquillentas colgadas de
de una mujer distinta a Eva, que fue creada antes y que a causa de su de Hungría, razón por la que sus faldas. Les teníamos terror, porque
rebeldía fue expulsada del paraíso y sustituida. En consecuencia, no se les conoce con el nombre de
heredaron el pecado original, así que no están obligados a trabajar ni “húngaros”. decían que robaban niños pequeños, los
a ganarse el pan con el sudor de encerraban en jaulas para que crecieran
su frente. blo gitano. Las políticas estaban Gitanos discriminados deformes y luego los vendían como
Aunque su presencia en el encaminadas en ese momento a por ser gitanos
mundo es indudable, y podemos su desaparición mediante decre- fenómenos a los circos. Echaban mal de
encontrarlos en casi cualquier tos de expulsión, de prohibición Tendemos a relacionar el Holo- ojo si se les negaba una limosna. Se les
parte del mundo, durante siglos de su lengua y fijando sitios de causto ocurrido durante la Se-
han permanecido en los már- residencia en diversas poblacio- gunda Guerra Mundial con la atribuían mágicos poderes: podían hacer
genes de la vida “civilizada”. nes, esto con la finalidad de dis- matanza de judíos en campos de desaparecer joyas sin tocarlas y desatar
Sin residencia fija o una patria persarlos entre la población. En concentración. Aunque es verdad epidemias de piojos, verrugas, calvicie y
de pertenencia, son considerados 1749 el rey Fernando VI ordenó que un gran número lo padecie-
ladrones y estafadores, por lo la detención de 9, 000 gitanos ron, de ninguna manera fueron dientes podridos.1
menos. A donde quiera que van que fueron enviados a diferentes los únicos. Y junto con ellos, los
generan inquietud entre los resi- presidios. gitanos y otros padecieron a ma-
dentes, que inmediatamente te- La presencia gitana en Amé- nos de los nazis, principalmente
men por su seguridad y la de sus
bienes. Los gitanos, los roma, cional en la UE no se reduce
los húngaros, como se les co- solo a Europa Central. Tanto en
noce en México, forman parte de Europa Central como Occiden-
nuestra sociedad, al tiempo que tal, los gitanos, acusados de vivir
viven apartados de ella. No sólo del robo, se han convertido en un
tenemos la idea del gitano como objetivo de bandas de skinheads
pueblo errante: la gran mayoría y fascistas, cuando no de sus
de nosotros conoce o ha vivido mismos vecinos.
experiencias con gitanos ladro- Una vieja forma de discri-
nes, estafadores, conflictivos, minación ha resurgido en los
roba-niños, renuentes a ejercer últimos días. A fines de julio
un oficio. se anunció el inicio de deporta-
Hablar del pueblo gitano es ciones masivas y el desmantela-
hablar de un pueblo con una miento de 300 campamentos gi-
larga historia, cuyos orígenes tanos en Francia. En los primeros
pueden ser rastreados hasta el días de agosto nos enteramos de
año 200 AC, cuando sus ances- que el gobierno francés, a cargo
tros se vieron obligados a huir de del presidente Nicolás Sarkozy,
su lugar de origen, al parecer en había hecho las primeras de-
algún lugar cercano a la India a portaciones de gitanos romaníes,
causa de las invasiones otomanas que ha sido justificado en razón
y mongolas.3 Las primeras noti- de su estancia ilegal en el país,
cias de su presencia en Europa siendo su propósito la expulsión
proceden del siglo XIII, donde de todos los miembros de esta
padecieron en primer momento etnia que vivan en calidad de
el rechazo y posteriormente los ilegales en este país. Decir que
intentos de asimilación a la vida las de agosto son las primeras
sedentaria. Durante los siglos deportaciones no es del todo co-
XVI-XVII esta tendencia se re- rrecto, porque los gitanos han pa-
crudeció en España, donde su decido acciones discriminatorias
modo de vida errante, era causa bastante parecidas prácticamente
de molestia. desde sus orígenes. Y es que
En el siglo XVI, Miguel de desde la llegada de Sarkozy al
Cervantes Saavedra, escribió en poder en 2007, las deportaciones
su novela La Gitanilla: de gitanos suman miles. 5
“Parece que los gitanos y gi- Vincent van Gogh, Campamento de gitanos, 1888 En un primer momento el
tanas solamente nacieron en el gobierno francés declaró que
mundo para ser ladrones: nacen rica Latina se remonta hacia fi- a causa de su condición racial y rición de los regímenes “socia- estas deportaciones no se de-
de padres ladrones, críanse con nes del siglo XV. En su tercer al igual que los judíos se decretó listas”, las reestructuraciones y bían a cuestiones raciales, sino a
ladrones, estudian para ladrones, viaje de exploración Cristóbal su exterminio. privatizaciones industriales y la cuestiones de seguridad. Sin em-
y, finalmente, salen con ser la- Colón viajaba con 4 gitanos y Tras la Segunda Guerra Mun- venta de las viviendas públicas bargo, poco tiempo después fue
drones corrientes y molientes a para fines del siglo XVII Es- dial, los regímenes estalinistas de los afectaron severamente. En conocida la existencia de un do-
todo ruedo, y la gana de hurtar paña y Portugal acostumbraban Europa Central los obligaron a una ola de racismo que recuerda cumento que prueba la cuestión
y el hurtar son en ellos como ac- expulsar gitanos a las colonias una sedentarización forzosa, in- a los años 20 y 30, se han visto racista en estas deportaciones.
cidentes inseparables, que no se americanas, donde se dedicaron tegrándoles como mano de obra expulsados de sus casas, sin tra- Una circular emitida el pasado
quitan sino con la muerte”.4 a instruir a los indígenas en la- no cualificada en los centros bajo y obligados por decretos de 5 de agosto por el director de
Aquí retrata muy bien la idea bores agrícolas. En el caso de industriales, pero con derechos expulsión a buscar nuevos sitios gabinete Michel Bart, en nombre
que se tenía en España, y en Eu- las mujeres eran enviadas con la sociales similares a los del resto donde vivir. Esta ola de racismo de ministro de Interior, Brice
ropa en general acerca del pue- intención de que se casaran con de los ciudadanos. La desapa- masivo contra una minoría na- 
el tlacuache 436 Domingo 3 de octubre de 2010

2 Unión Europea oscilan entre 8 y en México y en los demás países


minoría itinerante resistente a 12 millones. Chomsky, en 1994, de América Latina, nuestros inte-
las políticas de integración, pero advertía que algunas organiza- lectuales críticos, obvian atender
siempre vulnerable a la exclu- ciones gitanas venían documen- la cuestión gitana que no es sólo
sión no cuenta para los estados tando el genocidio nazi que pa- europea; nada oponen frente a su
nacionales. No fue casual, como decieron, así como su exclusión añeja criminalización y exclu-
sostiene G. Boursier, que: “En en la memoria del Holocausto. El sión en nuestros medios.
los procesos incoados contra los Ministerio del Interior de Israel,
nazis responsables de crímenes al igual que otros organismos 1. Aguiluz, Maya, El lejano
contra la humanidad (…) no gubernamentales, no reconoce al próximo. Estudios sociológicos
se tomaran en consideración a Domi como un colectivo cultural sobre extrañeidad, Ed. Anthro-
los gitanos: nunca se llamó a diferenciado, por lo que lo ubi- pos, España, 2009.
ningún gitano para que se pre- can legalmente como parte de 2. Freud, Sigmund, La inter-
sentase como testigo o parte de los árabes, para criminalizarlos. pretación de los sueños, 1975:
la causa.”6 Frente a la inhumana y vergon- 2074/12884
El acuerdo estipulado entre zosa campaña racista de expul- 3. 1989: 1997
el ministro de Justicia Thierack sión de los gitanos de Francia 4. Bauman, Zygmunt, Modernidad
y Himmler en septiembre de decretada por Sarkozy, apoyada y ambivalencia 1991: 2005: 123
1942, definió las cuatro figuras por el socialista José Luis Rodrí- 5. Bauman 2005: 79
a exterminar: polacos, rusos, ju- guez Zapatero, presidente espa- 6. Citado por Pier Paolo Poggio,
 se les excluye, casi sistemática- díos y gitanos, en ese orden de ñol y los sectores conservadores, Nazismo y revisionismo histó-
Hortefeux, ordena: “Trescientos mente, de los ámbitos sociales, enunciación.7 Los censos con- muy pocos intelectuales judíos rico, Madrid: Akal 2006: 164
campamentos ilícitos deberán culturales, y más aun, de las temporáneos de gitanos en la se han pronunciado en contra. Y 7. Poggio 206: 153
haber sido evacuadas en tres me- áreas de decisión política. Los
ses, prioritariamente los de los gitanos representan a esos que
romaníes (gitanos)”.6 están, y no están, porque son
Las expulsiones de Sarkozy invisibles, incluso en los países
están justificadas por él mismo de los que son ciudadanos. El
en razón de la inseguridad que derecho al libre tránsito que ca-
persiste en todo Francia, espe- racteriza a los países que confor-
cialmente París. Considera a los man la Unión Europea parece no
grupos gitanos como causantes aplicar en ellos.
de este problema y busca so-
lucionarlo con la expulsión en 1. Allende, Isabel, Mi país in-
masa. Los estatutos de la de ventado, Ed. Debolsillo, México,
la UE un país tiene derecho a 2007, p. 7
expulsar de sus territorios a per- 2. Armendáriz García, Lorenzo,
sonas específicas que causen Kwick Castelo, Juan José. “Gi-
problemas, o que contribuyan a tanos. El pueblo de Dios, existir
la inseguridad. La cuestión racial para andar, andar para existir”,
sale a relucir en este asunto, por- en: La ciudad cosmopolita de los
que la orden de expulsión no es inmigrantes, Tomo 1, Carlos Mar-
hacia ciertas personas, sino a un tínez Assad (coordinador), Go-
grupo específico, basándose en bierno del Distrito Federal, 2009.
su procedencia étnica. En térmi- 3. Educar en la diversidad, p. 217
nos legales estas expulsiones son 4. Cervantes Saavedra, Miguel de,
ilegales, porque violan lo estipu- El licenciado Vidriera y otras No-
lado en las leyes de la Unión. velas ejemplares, Ed. Salvat, 1967.
Las muestras de indignación 5. www.periodistadigital.com,
por parte de ciudadanos, gobier- consultado el 24 de septiembre
nos y diversas organizaciones de 2010.
en pro de los derechos humanos 6. http://www.publico.es/interna-
que han incluso equiparado estas cional/336331/francia-ataca-a-los-
deportaciones con las ocurridas gitanos-por-ser-gitanos, consul-
hace más de 60 años durante la tado el 24 de septiembre de 2010. Fuente: www.lavoz.com.ar
segunda guerra mundial a cargo
de los nazis, se mezclan con el
apoyo que esta política ha reci- Recomendamos la lectura de la edición no. 4, Segunda
bido por parte de gobiernos como
el español, que también posee una Época, de la revista cultural latinoamericana Pacarina del
importante presencia gitana. Sur. Publicación electrónica colectiva y acreditada por un
Según las estimaciones del
Consejo de Europa, desde el reconocido y prestigiado Consejo Consultivo y Consejo
Reino Unido a Rusia viven en-
tre 7 y 9 millones de gitanos. Editorial, ambos muy comprometidos con la problemática
Forman minorías en cada uno
de los países en los que viven continental, su memoria y su futuro deseable.
y de los que son ciudadanos; Revista Cultural Latinoamericana
sin embargo, experimentan una Pacarina del Sur expresa una corriente de pensamiento
creciente pauperización y conti- crítico cribado entre la antropología, la filosof ía y la historia
núan siendo objeto de constantes
actos discriminatorios. En los Visita nuestra página: sobre diversos temas culturales, ideológicos y religiosos de
www.pacarinadelsur.com
Balcanes, como en toda Europa,
la fuerte presencia de los gitanos Nuestra América.
no encuentra representación, y

Organo de difusión de la comunidad del Centro INAH Morelos


Coordinación editorial
Consejo editorial de este número:
Eduardo Corona Martínez Luis Miguel Morayta Mendoza Ricardo Melgar Bao
Paul Hersch Martínez Hortensia de Vega Nova
Gilberto López y Rivas Rafael Gutiérrez Yáñez Coordinación de producción:
Matamoros 14, Acapantzingo, Cuernavaca, Morelos Ricardo Melgar Bao Norberto González Crespo Luis Sánchez García
tlacuache.morelos@gmail.com
www.lajornadamorelos/suplementos/el-tlacuache El contenido de los artículos es responsabilidad exclusiva de sus autores