Está en la página 1de 32

CALZADURA

La calzadura es un elemento que soporta carga vertical directamente y lo


transmite a un estado inferior del suelo. El término lo hemos generalizado para
otro tipo de funciones y lo empleamos indistintamente para aquellas obras que
se realizan con algunos de los propósitos siguientes:

a) Para consolidar la cimentación de una estructura existente. Tal es el caso


de una estructura que ha sufrido asentamientos. Este caso es frecuente en
edificaciones de valor arquitectónico o histórico que por estar cimentadas sobre
terrenos que se consolidaron con el tiempo han sufrido asentamientos que
comprometen su estabilidad y se requiere nivelar la estructura y detener los
asentamientos.

b) Para darle mayor capacidad portante a la cimentación y podía requerirse


buscar un estrato de suelo más resistente a mayor profundidad o reforzar la
misma cimentación ampliándola.

c) Para protección de la propiedad vecina – edificaciones o taludes – cuando


se va a realizar excavaciones cercanas. En este contexto las obras de calzadura
tienen carácter temporal ya que su función de contención o confinamiento será
asumida definitivamente por la nueva construcción.

En los comentarios que siguen nos referimos a la calzadura hecha con este
último propósito.

Cabe diferenciar algunas formas de protección en función a la ubicación de la


calzadura y a su exigencia estructural.

1. Aquella que se ejecuta dentro de los linderos del terreno por excavar, (fig.
1 a)

2. Aquella que se realiza en propiedad vecina, es decir fuera de los linderos


del terreno por excavar (fig. 1 b)
En el primer caso no son propiamente calzaduras, son pantallas de contención
(fig 2 a). Esta es la práctica usual en Norte América, Europa y en algunos
países de Latinoamérica. (Como en el cosa tan sonado de la pantalla de
contención que falló en Bogotá y fue reportada en la revista. El ingeniero Civil

En la pantalla de contención no hay transferencia de carga vertical a los estratos


profundos, en este aspecto, no son propiamente una calzadura. Para evitar la
posibilidad de asentamientos verticales en las estructuras existentes, por
desplazamiento horizontal de la pantalla como consecuencia del empuje del
suelo contenido, se depende exclusivamente de la rigidez lateral de la pantalla.

En segundo caso, cuando el profundizar en el terreno vecino, lo hacemos por


debajo de una edificación existente, (fig. 2b) estamos construyendo realmente
una calzadura, porque, porque además de los empujes laterales que
existen vamos a tener que transmitir parcialmente la carga vertical de la
cimentación existente a un estrato más bajo.

Las pantallas pueden ser de voladizo, apuntaladas o atirantadas, (fig. 3), pueden
ser continuas o discontinuas. En este último caso, se aprovecha la capacidad del
suelo para transmitir los empujes laterales por acción de arco a los nuevos
soportes, (fig. 4).

Para la construcción de pantallas son numerosas las posibilidades que hay en el


mercado y tienen características estructurales y constructivas muy diferentes.
Entre las mas empleadas están las tablestacas, las pantallas de concreto, las
pantallas formadas por pilotes contiguos o secantes y las pantallas de poste –
larguero. (fig. 5).

La elección de una determinada solución dependerá de su conveniencia, el


Constructor deberá estudiar cada posibilidad considerando entre otros factores
la altura de la excavación, las características del suelo y presencia de agua, la
relación con edificios existentes y las características de su cimentación, los
materiales disponibles, su capacidad de ejecución y equipamiento disponible el
tiempo de ejecución y el costo.
CALZADURA EN CONGLOMERADO COMPACTO

La práctica de construir la calzadura fuera de los linderos del terreno por excavar,
es decir en propiedad vecina, es tradicional en el Perú, en Chile y en otros países.

Cabe preguntarnos si es correcto invadir la propiedad vecina. Evidentemente


existen ventajas importantes para propietarios de la nueva construcción, entre
ellas el ahorro de espacio al permitirle aprovechar el 100% de área del terreno y
el control de asentamientos en la edificación existente, con lo cual se está
protegida la propiedad vecina.

En edificaciones en zonas urbanas donde el terreno cuesta mucho dinero, hay


que buscar soluciones donde la pérdida de área útil se minimice y la
construcción de una pantalla puede significar perder algunos decímetros den el
perímetro de la propiedad.

El mayor inconveniente al invadir el terreno vecino, esta en el perjuicio que


causamos al vecino al dejarle en sus linderos, elementos estructurales que
tendrá que retirar cuando quiera construir.

En todo caso, lo correcto es comunicar a los vecinos que se va a excavar y calzar


usando su propiedad y eventualmente acordar con ellos algún tipo de
compensación por el uso de su propiedad y por los costos en los que
eventualmente tendrá que incurrir.

En Chile generalmente las calzaduras toman la forma de una pantalla mixta de


concreto armado y suelo, (fig. 6 y 7). Se construyen columnas, o mejor
dicho «Vigas – Columna» – elemento que son sometidos a compresión y flexión
transversal-, de concreto armado a espaciamiento que se define para cada caso
en función de las condiciones particulares de la estructura por calzar y de las
características del suelo, y se aprovecha si la acción de arco horizontal para la
transmisión de los empujes del suelo a las vigas-columnas. Esto es posible
dadas las características del conglomerado de Santiago y no veo inconveniente
para su empleo en el conglomerado compacto de la zona central del valle de
Lima.

En el Perú, Lima, lo usual es construir una pantalla o muros continuos de


concreto simple de espesor variable, (fig. 9).

El procedimiento usual de calzadura en los tres caos es similar, consiste en una


construcción secuencial a medida que avanza la calzadura. Son procedimientos
que tienen una tradición muy antigua. 60 a 70 años cuando la vieja Lima
comenzó a modernizarse, a construirse edificios en el Centro Histórico.

La calzadura como la conocemos es sin lugar a duda un invento criollo de los


ingenieros de esa época que tuvieron que revolver el problema para proteger las
casonas de adobe colindantes.

Un invento que no podemos decir que haya sido desdichado, la experiencia en


general ha sido buena. Las recomendaciones para la calzadura tradicional
limeña que se transcriben en la figura 10 se basan en esa práctica de muchos
años en el conglomerado de Lima.

Son numerosos los ejemplos de calzaduras exitosas y son realmente pocos los
casos de problemas.
Los problemas muchas veces están ligados a la presencia de agua y al haber
aplicado las recomendaciones usuales mas allá de los límites establecidos sin
tomar precauciones adicionales.

RESPOSABILIDAD POR LA CALZADURA

La calzadura es un procedimiento de construcción que ha sido ejecutado


innumerables veces por los constructores sin cuestionarse de si deben ellos
asumir la responsabilidad por su diseño o no. Claro está que para calzaduras
menores es decir cuya altura es moderada el seguir las recomendaciones
tradicionales era seguro. Para calzaduras de mayor altura, al aumentar los
riesgos y el costo, nace el cuestionamiento sobre quien tiene la responsabilidad
sobre la calzadura.

Es indudable que la calzadura requiere de un diseño donde se tomen las


decisiones de la tipología constructiva, analice el problema y las estructuras a
emplear, sin embargo no es diferente al caso de un encofrado, donde el
contratista asume la responsabilidad integral por un diseño y construcción.

El contratista podrá, a su juicio, asesorarse o encargarse su diseño a


profesionales fuera de su organización, será su decisión, pero la responsabilidad
sigue siendo suya. Los costos de la calzadura forman parte del costo total de
construcción y deben estimarse conservadoramente en base a la experiencia
propia del constructor u al análisis de la situación específica.

PRECAUSIONES EN LA CALZADURA PROFUNDA

La calzadura es una operación a menudo difícil y peligrosa por el estado


tensional en condiciones estáticas y bajo sismo al que pueden ser sometidas y
al hecho que dicho estado puede modificarse drásticamente, especialmente por
la presencia de agua y por la vibración. Es un trabajo que debe ser realizado
únicamente por especialistas.

Para llevar a cabo exitosamente una calzadura deben tomarse las precauciones
siguientes en particular cuando las excavaciones tienen más de 6 a 8m de
profundidad.
DISEÑO DE LA CALZADURA

Es recomendable que antes de emprender trabajos de calzadura se analice el


problema en la luz de las condiciones esperadas del suelo, de las características
y ubicación de las edificaciones vecinas etc. Y se prepare un plano de calzadura
y recomendaciones constructivas.

Las cargas sobre la calzadura-empuje lateral y cargas verticales-en cada uno de


los puntos de excavación deberán ser evaluadas en función a las características
del suelo, su contenido de humedad y la cercanía de cimentaciones existentes.

Conocimiento del suelo. Tanto para el diseño como para la ejecución de la


calzadura es indispensable que se tenga conocimiento de las características del
suelo, y estar atento a cualquier variación de éstas. En particular bolsones de
arena.

Planificación. Planificar el proceso de excavación-calzadura-apuntamiento y de


construcción de las obras definitivas de manera que sea un proceso secuencial
lo más rápido posible.

Apuntalamiento. La calzadura, en particular en los frentes bajo o cercano a


edificaciones existentes, debe apuntalarse. Considerar que la capacidad de la
calzadura-pantalla de concreto simple-como muro de contención es limitada.

El apuntalamiento es esencial sobre todo cuando tenemos edificaciones vecinas


ya sea que éstas estén al borde de la excavación o estén mas retiradas, caso
más peligroso porque la calzadura no cuenta con el beneficio de la carga vertical
y trabajará solamente como pantalla con el empuje adicional del bulbo de
presiones de la cimentación del edificio. Las recomendaciones de
apuntalamiento deben ser parte del diseño de la calzadura. La carga de diseño
de los puntales debe ser estimada conservadoramente.

El empleo de apuntalamiento no sólo da seguridad a la calzadura sino que


también puede reducir el costo sustancialmente al permitir espesores menores
de calzaduras. En excavaciones profundas la longitud de los puntales de la
calzadura puede llegar a ser considerable; el constructor debe evaluar la
conveniencia del empleo de puntales robustos versus el empelo de puntales
delgados a la luz de las necesidades de arriostre de éstos y las dificultades de
obra. Es interesante comparar la práctica chilena, figuras 7 y8, con el
apuntalamiento usual en nuestro medio, figura 16.
Monitoreo. El proceso de excavación y calzadura requiere de un monitor
permanente para detectar: desplazamientos, asentamiento – mediante control
topográfico permanente – aparición de grietas de tensión o grietas en las
edificaciones vecinas.

Agua. La presencia de agua aumenta tremendamente los empujes y puede


traernos abajo una calzadura aún apuntalada.
En obra se debe estar siempre atento a la presencia de agua en el suelo. En la
pantalla de concreto debe creerse drenes para aliviar cualquier presión de agua
que pueda presentarse.

Vibraciones. Las vibraciones pueden destruir la cohesión permanente que tiene


el suelo de Lima y que es la que permite taludes casi verticales en el
conglomerado. La pérdida de cohesión además de incrementar los empujes,
dificulta el trabajo de calzadura y puede llevar a la necesidad de entibamiento de
suelo.

CONSIDERACIONES A TOMAR EN CUENTA

- Como en toda obra se realizará la excavación masiva de la zona; al pie del


muro se deben excavar piques de ancho variable que puede ser de 1m a 1.5
metro de ancho, esto dependerá de la consistencia del terreno.

- Los piques (huecos) se deberán de excavar alternadamente, de forma que


quede 2 piques sin excavar (2.5 m aprox.) entre pique y pique sin excavar.

- La calzadura debe realizarse lo más rápido, por ello es que luego de terminado
los piques se debe de encofrar y luego el vaciado del concreto.

- El vaciado de concreto se realizara del mismo orden como se realizaron los


piques, ose de manera alternada

PROCESO DE INSTALACIÓN
SECUENCIA CONSTRUCTIVA DE LA CALZADURA

SOSTENIMIENTO DE LAS PAREDES LATERALES DE LA EXCAVACION


PROFUNDA MEDIANTE EL SISTEMA DE CALZADURAS

SECUENCIA DE LOS PAÑOS ALTERNADOS DE LA CALZADURA


APUNTALAMIENTO EN LAS CALZADURAS

EFECTOS CAUSADOS POR LAS EXCAVACIONES SOBRE LAS


ESTRUCTURAS ADYACENTES

 Antes de iniciarse la excavación en el suelo las presiones laterales y el


esfuerzo cortante debido a las fuerzas gravitacionales se encontraban en
equilibrio en donde el esfuerzo cortante es menor que la resistencia
máxima del suelo.
 Al realizarse el corte la excavación causo una disipación de esfuerzos
concentrados en el suelo y una expansión en el suelo adyacente, lo que
produjo el asentamiento y formación de las grietas de tensión que a su
vez generaron cuñas de deslizamiento activado por efecto de la
sobrecarga estática o dinámica.
La deformación horizontal del terreno por debajo del nivel de cimentación
establece que la pared lateral de la excavación se deforma de manera
importante en su parte superior moviéndose casi paralelamente hacia el
centro de la excavación, observándose que en el fondo disminuye.
 Con las mediciones de las deformaciones durante las excavaciones se ha
encontrado un imperceptible levantamiento en el fondo de la excavación
hacia el interior de la misma, encontrándose que unas de sus paredes
sufre deformaciones por esfuerzo cortante como consecuencia de la
relación que existe entre la longitud y el espesor de la zona de trabajo así
como las propiedades elastoplasticas del suelo siendo secundarias y
mínimas las deformaciones por flexión
 Durante la excavación es importante que el responsable de la obra
observe, analice e interprete cualquier señal que pueda producir la
excavación con la finalidad de evitar cualquier falla que pudiese
presentarse durante la etapa de la construcción de las calzaduras es
necesario evaluar los movimientos, grietas que anteceden al desplome
del suelo.
 Se observa la pared lateral adyacente a las viviendas que levantó la
empresa constructora, que solo la une a las viviendas por intermedio de
un dintel colocado en el ingreso lateral de una de ellas, la calzadura fue
colocada debajo de la cimentación de la pared.

COLAPSO DE CALZADURA TIPO PANTALLA

CIERRE DE LA VIA
EMPUJES HIDROSTATICOS

 En la zona del derrumbe se observó las tuberías de desagüe con


filtraciones de agua que fluyen hacia la zona de menor presión del suelo,
la presión del agua en el área de vacíos del suelo soportará la carga
empujando la estructura de la calzadura que no fue considerada en el
diseño de la calzadura, por lo que la presión del agua en el suelo responde
a la incapacidad del agua para tomar esfuerzos cortantes, perdiendo el
suelo su capacidad de carga.

 Por las características del suelo, se hubiera realizado un estudio de suelos


en la cual se habría detectado las filtraciones y además de las
características que predominan en este, pudiéndose haber drenado y
estabilizarlo antes de proceder a la excavación.

DETECCION DE LA TUBERIA DE DESAGUE


DESPRENDIMIENTO DE CIMENTACION PRODUCIDO POR LA CAIDA

 Los efectos que repercutieron en las estructuras adyacentes a la obra


tanto en la estabilidad como en los asentamientos, adquiere fundamental
importancia por lo que en lo sucesivo se deberá tener mayor cuidado en
el diseño y la construcción de calzaduras para alturas menores a 6M de
profundidad debiéndose instalar soportes adecuados según las
condiciones del suelo para evitar los derrumbes o movimientos del terreno
que afecten las construcciones vecinas

 En conclusión la capacidad prevista del sistema de contención construida


fue insuficiente para resistir los empujes generados por los materiales
predominantes.
LA CALZADURA Y LA HUMEDAD EXISTENTE EN LA ZONA

SECCION TRANSVERSAL DE LA CALZADURA


ANALISIS DE LOS DAÑOS

 De lo analizado el suelo conformado por grava, limo, arena y sus vacíos


soportan las sobrecargas manteniendo en equilibrio las presiones
laterales, pero al ingresar la presión del agua hacía los vacíos impiden al
agua tomar esfuerzos cortantes produciéndose un cambio en su
resistencia y volumen, al incorporarse el agua en el suelo se producen
empujes hidrostáticos que puede agravar la inestabilidad de cualquier tipo
de suelo.
 La falla se produce cuando la resistencia del esfuerzo cortante del suelo
adyacente vence a la resistencia del esfuerzo cortante del suelo- agua,
reflejándose en el estado de esfuerzos de la zona cargada su capacidad
de carga.
 La presencia del agua anula la cohesión aumentando los empujes y
afectando la estabilidad del suelo.
 La excavación causó una disipación de esfuerzos concentrados en el
terreno y una correspondiente expansión en el suelo adyacente, lo que
produjo el asentamiento y la formación de grietas de tensión que
generaron las cuñas de deslizamiento activadas por el efecto de la
sobrecarga estática y dinámica en el área de excavación.
 Antes de realizarse la excavación el suelo se encontraba en equilibrio
debido a las presiones laterales en cada lado iguales entre sí además de
un esfuerzo cortante de las fuerzas gravitacionales en su base, el suelo
será estable si el esfuerzo cortante es menor que la resistencia máxima
del material constituyente.
 Al realizarse el corte vertical uno de los lados causará la redistribución de
los esfuerzos en el suelo, para poder lograr mantener el equilibrio el
esfuerzo cortante deberá aumentar hasta neutralizarlo.

EXPERIENCIA RECIENTE EN UNA OBRA CON 5 SÓTANOS


Se trata de un edificio de esquina, en uno de los linderos existe un edificio de 14
pisos al borde del límite de propiedad y en el otro un edificio de 8 pisos alejado
2m del borde.
La forma del terreno es particular pero beneficiosa, ya que presenta varios
ángulos relativamente cercanos que se pudieron usar en mejorar el
arriostramiento temprano de la calzadura.
Se diseño la calzadura y se planifico el avance de la construcción de manera tal
de proteger el área cercana a los edificios. En la zona del edificio de 14 pisos se
dejó una banqueta de terreno natural y se calzó la construcción a cada lado de
la banqueta de forma de crear arriostramiento permanente a la calzadura que
minimizará los riesgos al retirar la banqueta, la excavación en está zona tuvo una
profundidad de 18m.
Fue necesario estudiar las juntas de construcción de las losas y vigas de los
sótanos, para posibilitar la construcción parcial de los 3 sótanos más profundos,
fig. 14 y 15. en la zona del edificio de 8 pisos el apuntalamiento inicial lo
constituyo la rampa de bajada a sótano y luego la losa de los techos.
La calzadura se apuntaló para darle más seguridad. En la figura 16 se observa
el apuntalamiento en base a pies derechos de acero, son muchos puntales que
probablemente podrían ser reemplazados por otros mas robustos en menor
número.
Este trabajo de calzadura siguió el procedimiento tradicional con medidas de
seguridad adicionales por la mayor altura de excavaciones involucrada.
Fue un trabajo en el que las operaciones de excavación- calzadura-
apuntalamiento y construcción fueron secuencias y estrictamente planificados.
El proceso en un tanto lento y laborioso pero demuestra que cuando se toman
precauciones adecuadas es exitosa.
Gracias a:
1. Anclaje Tensado
2. Retacado
3. Recalzo, Recalce
4. Gato a Rosca / gat de rosca
5. Puntal Metálico Castillejo
6. Socavación
7. Puntal / puntal
8. Adaraja, Enjarje, Endeja
9. Cimiento Corrido
10. Zarpa, Berma
11. Zapata Corrida
12. Cepa, Losa de Encepado
13. Zapata Centrada
14. Pilar Enano
15. Riostra
16. Zapata Excéntrica
17. Zapata Escalonada
18. Zapata Aislada
19. Hormigón de Relleno
20. Zapata Nervada
21. Hormigón de Base
22. Losa de Cimentación
23. Forjado Sanitario
CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES
 Durante la etapa de la excavación se deberá considerar un banco de
material-suelo cuya profundidad máxima es de 6m así como el
apuntalamiento para el mejor sostenimiento de este e ir compensando
gradualmente la resistencia del esfuerzo cortante y evitar la liberación de
los esfuerzos horizontales residuales para su no expansión durante el
proceso de la construcción.
 Se ha detectado que el movimiento del fondo hacia arriba está
acompañado por un movimiento perceptible hacia adentro de la
excavación, a medida que esto ocurre el suelo adyacente a la excavación
sufre desplazamientos laterales y asentamientos que por muy pequeños
que sean pueden originar graves daños en las estructuras vecinas, siendo
recomendable estabilizarlo con la instalación de las columnas o placas en
el centro del terreno excavado.
 La profundidad de la excavación que se efectué y la naturaleza del terreno
en asentamientos y formación de grietas de tensión que originan cuñas
de desplazamiento que puedan ser activadas por efecto de sobrecarga
estática ó dinámica generadas en el área de excavación y cuyo casi
siempre disipador es el agua infiltrada en el medio poroso.
 Durante los trabajos de corte de terreno y construcción de las estructuras
de sostenimiento temporal se deberá evaluar el comportamiento del
terreno y del perímetro tales como veredas, calles, y estructuras cercanas.
 El factor tiempo es importante considerando que aumenta el riesgo de
derrumbe por posibles alteraciones de los parámetros del suelo al estar
sometido a períodos largos de exposición.
 En el caso que a la profundidad de la cimentación se encuentre algún
bolsón de arena o limo, deberá profundizarse la cimentación hasta
sobrepasarlo y vaciar luego en la altura de la sobre- excavación efectuada
una falsa zapata de concreto ciclópeo.
 Se deberá de reportar cualquier anomalía observada tales como rajadura,
hundimiento, etc. Para poder tomar a tiempo las medidas correctivas del
refuerzo.
 La presencia de aguas anularía completamente la cohesión, aumentando
los empujes y afectando la estabilidad del suelo, es por tanto
indispensable eliminar el riego de jardines vecinos o sistemas de aguas o
desagüe con filtraciones.
CALZADURAS ATIRANTADAS
INTRODUCCIÓN

Aproximadamente en 1950 se ha desarrollado en concepto de masas rocosas y


suelos anclados con elementos pretensados hasta alcanzar un campo muy
amplio de aplicación.

Los anclajes constituyen en los actuales momentos un medio esencial para


garantizar la estabilidad de estructuras muy diversas lográndose utilizar los
procedimientos y posibilidades que la tecnología actual del soporte mediante
anclajes pone a nuestra disposición para aplicar la técnica moderna del
sostenimiento.

Los anclajes pueden utilizarse de forma muy ventajosa en cualquier situación en


que se necesite ayuda de la masa de suelo para soportar un determinado estado
de tensiones o esfuerzos.

Casos muy comunes se producen en los muros de tierra en donde es necesario


garantizar la estabilidad de la masa de suelo, y por ende de la obra.

Como elemento que contrarresta las subpresiones producida por el agua, en el


sostenimiento de techos y hastíales en obras subterráneas de vialidad, centrales
hidroeléctricas y mineras, e igualmente como soporte artificial en taludes
constituidos por masas de suelos y/o rocas.

En el caso de muros anclados es muy común observar este tipo de obras a lo


largo y ancho de importantes tramos carreteros., en donde parte de la calzada
ha colapsado al producirse una disminución en la resistencia al corte de masa
del suelo...

Estos problemas han sido tratados satisfactoriamente a través de las pantallas o


muros atirantados.

En este sentido cabe destacar que en las construcciones civiles se viene


destacándola utilización con mayor frecuencia de

Los anclajes metálicos para sostener muros y absorber momentos volcadores.


Este último como ocurre en las torres de alta pensión y en las presas para resistir
las fuerzas volcadoras, debidas al agua; así como en otras numerosas obras, en
la cual la fuerza de tracción al terreno del anclaje transfiere las solicitaciones
hasta una zona más profunda y estable, y por tanto de mayor capacidad portante.
En estas condiciones la resistencia tangencial de la masa de suelo circundante
al miembro estructural empotrado acta para resistir dicha carga de tracción.
Cabe destacar también que el sistema de muros anclados o sistema de
contención por medio de anclajes, bien sean activos o pasivos, es cada vez de
mayor utilización. La razón fundamental se debe a que en los centros urbanos
de gran desarrollo, es frecuente la construcción de edificios con varios sótanos,
donde se requieren cortes de gran altura.

A pesar de que existen diferentes métodos de estabilización, el soporte mediante


la técnica de tirantes anclados ha tenido mucho éxito, aun en condiciones
desfavores como es el caso de rocas relativamente meteorizadas y fracturadas.

Lógicamente el área principal de aplicación de los anclajes es estabilizar la maso


rocosa o de suelo que no está en equilibrio consigo misma mediante la
transmisión de fuerzas externas a la profundidad diseñada.

Lo dicho anteriormente indica que la utilización de anclajes ha sido indicada


como la mejor alternativa técnica y económica en la construcción de muros de
contención, con la correspondiente utilización de los procedimientos modernos
que nos ofrece el concreto proyectado por vía seca o húmeda.

Por supuesto que al realizar este tipo de obras se tiene que tener un cuidado
especial por las edificaciones vecinas; APRA que no se produzcan
deslizamientos de tierras que afecten contra las estructuras aledañas; las cuales
podrían causar pérdidas económicas y de vidas humanas.

Por otra parte antes de iniciar el proceso de instalaciones del anclaje en obra se
debes realizar los estudios necesarios correspondientes a la estabilidad del
terreno para elegir el tipo de anclaje a utilizar en el terreno tanto por su
adaptabilidad y la economía que el proyecto requiere.

De esta forma se asegura que estos elementos que trabajan a tracción mejorarán
las condiciones de equilibrio que la estructura requiere.

Finalmente los gráficos que se presentaran a continuación ejemplifican el uso y


manejo en diferentes proyectos; lo cual verifica la gran diversidad de usos que
se le da a este método.
Fig. 1 diferentes aplicaciones de los anclajes atirantados.
Fig. 1 diferentes aplicaciones de los anclajes atirantados.
En los últimos años se han llevado a cabo numerosos estudios y experimentos
sobre los anclajes. El criterio actual de diseño puede ser clasificado en dos
principales grupos, el primero se basa en la teoría de la elasticidad, la cual
presenta limitaciones cuando se trata de masas rocosas heterogéneas.
El segundo criterio involucra la selección de parámetros mediante reglas
empíricas; la diferencia entre estos dos métodos se debe a la complejidad del
diseño de un sistema de anclaje ya que este requiere un estudio detallado de la
geología del terreno, conjuntamente con las presiones generadas por las masas
del subsuelo, así como la magnitud y la dirección de estos esfuerzos que son
vitales antes de iniciar cualquier excavación.

Se menciona también en el diseño de los tirantes anclados estudiar los


conceptos principales en relación al diseño de los cuatro modos de ruptura:
1. Ruptura de la masa a rocosa o del suelo
2. Ruptura de la interfase acero – lechada de cemento
3. Ruptura en el contacto roca/suelo – lechada de cemento
4. Ruptura de las barras o guayas de acero
Por lo tanto al establecer el factor de seguridad del anclaje como elemento
estabilizador, cada uno de los modos de falla antes mencionados deben ser
considerados.
Por otra parte la función principal del anclaje es la de reforzar y sostener suelos
y masas rocosas parcialmente sueltas que pudieran estar sujetas a fallar.
Estas masas inestables pueden estabilizarse mediante anclajes, al generarse un
incremento de las tensiones normales sobre la existente o potencial superficie
de ruptura; lográndose por lo tanto un aumento en la resistencia al esfuerzo
cortante de dicha superficie.
Otro aspecto a considerar es que los anclajes introducen tensiones y
deformaciones adicionales en la masa del suelo mejorando la estabilidad
general, en donde el tipo de anclaje, y el método de instalación, conjuntamente
con los aspectos geológicos más resaltantes juegan un papel preponderante en
el diseño del soporte.

Figura 1.2. Estabilización de taludes mediante la técnica de tirantes anclados


según Barron et al

A pesar de que existen diferentes métodos de estabilización, el soporte mediante


la técnica de tirantes anclados ha tenido mucho éxito, aun en condiciones
desfavorables como es el caso de rocas relativamente meteorizadas y
fracturadas.
Lógicamente el área principal de aplicación de los anclajes es estabilizar la masa
rocosa o de suelo que no está en equilibrio consigo misma mediante la
transmisión de fuerzas externas a la profundidad diseñada.
Así un caso que presenta un interés especial, como el caso de la figura 1.4, en
la cual se muestra de acuerdo a la empresa Bauer, la forma de utilizar los
anclajes como elementos de soporte en las obras de tierra
Figura 1.4. Diferentes etapas de la instalación del anclaje según Bauer.

2. CONCEPTO Y CARACTERISTICAS DE LOS ANCLAJES INYECTADOS


Estos tipos de anclajes son armaduras metálicas, alojadas en taladros
perforados, cementadas mediante inyecciones de lechada de cemento.
El elemento estructural es sometido a tracción, generando un esfuerzo de
anclaje, el cual es soportado por la resistencia de soporte al corte lateral en la
zona de inyección en contacto con el terreno.
A través de la inyección se forma un miembro empotrado en el extremo profundo
del tirante metálico, colocado dentro del barreno; por lo tanto las fuerzas que
actúan sobre el anclaje inyectado, no se transmiten a toda la zona del terreno,
sino solamente en el tramo del terreno de la zona inyectada.
Adicionalmente a los anclajes inyectados se emplean también los pernos
puntales, los cuales tienen un dispositivo para empotrar el sistema de anclajes
en el fondo del barreno.
Este tipo de pernos se anclan debido a la apertura que se produce en dos valvas
metálicas ranuradas al apretar el perno.
Igualmente en la práctica es común emplear los pernos de anclaje repartidos
(anclajes pasivos), en el cual el empotramiento a la roca se efectúa en toda la
longitud del barreno con lechada de cemento o resina. En este caso, la resina y
el elemento endurecedor, se colocan en capsulas en el fondo del barreno. Al
colocar la varilla metálica y rotarla se rompen las capsulas, mezclándose sus
componentes.
En las resinas rápidas en fraguado demora medos de un minuto y en las lentas
entre 3 y 4 minutos.
También se cementan los pernos mediante el denominado tipo PERFO, el cual
consiste en colocar el mortero en un cuerpo cilíndrico perforado (constituido por
dos chapas) que se incorporan en el interior del barreno.
Posteriormente se introduce el perno que comprime el mortero, el cual es
obligado a salir por los agujeros de las chapas rellenando así todo el volumen
del barreno.
También cabe mencionar que entre 1977 y 1980 se desarrolló el sistema
SWELLEX, a través de un programa de investigación llevado a cabo por la
empresa ATLAS COPCO en suecia, el cual consiste en bulones de acero tubular
de anclaje metálico repartido que han sido doblados longitudinalmente para
reducir su diámetro, al cual se le incorpora una bomba de inyección de agua de
alta presión.
Una vez colocado el búlon en el taladro se bombea agua a alta presión (30 Mpa)
En su interior a través del orificio de inyección del casquillo inferior. Como
resultado del proceso de bombeo, el búlon SWELLEX se comprime contra las
paredes del barreno adaptándose a la vez a las irregularidades del terreno.

En estas condiciones una vez expandido el búlon, se produce una presión de


contacto entre del búlon y las paredes el barreno, en la cual actúan dos tipos de
fuerzas, una radial perpendicular a su eje en toda su longitud, y otra friccionante
que dependerá principalmente de la estructura de la roca.
Por otra parte el los tirantes de anclaje se utilizan como miembros de tracción
barras de acero de alta resistencia. Las barras tienen generalmente un fileteado
exterior que aumenta la adherencia en la zona de anclaje y permite por otra parte
la unión por medio de manguitos especiales.
El bloqueo de la barra sobre la placa de apoyo, se hace por medio de una tuerca.
Con mayor frecuencia se utilizan los tirantes constituidos por un cierto número
de cables unidos formando un haz. El anclaje se hace generalmente mediante
enclavamientos cónicos, como se podrá observar más adelante.
Para los tirantes en rocas se pueden alcanzar perfectamente unidades que
sobrepasan los 3 000 00 kN. Para tirantes anclados en terrenos aluviones las
tensiones son más bajas y actualmente se limitan a 1 000 00 kN o 1 500 00 kN.
Los tirantes se componen de tres partes:
La zona de anclaje propiamente dicha; una zona libre en la que el tirante puede
alargarse bajo el efecto de la tracción. En esta zona el tirante se encuentra
generalmente encerrado en una vaina que impide el contacto con el terreno
La cabeza de anclaje que transmite el esfuerzo a la estructura o pantalla
A. LA ZONA DE ALNCLAJE es la parte solidaria al terreno, y es la encargada
de transferir los esfuerzos al terreno.
B. LA ZONA LIBRE es parte en la cual la armadura metálica se encuentra
separada o independizada del terreno que la rodea, lo que permite deformarse
en plena libertad al ponerse en tensión
C. LA CABEZA; corresponde a la zona de unión de la armadura a la placa de
apoyo.

Figura 1.5. roca fracturada en el portal de un túnel estabilizada mediante la


técnica de tirantes, anclados de acuerdo a Schnabel.
El anclaje de los tirantes se coloca mediante inyecciones de cemento. El tirante
tiene uno o dos tubos que permiten la inyección del cemento y la salida del aire.
Este último tubo sirve para indicar que el barreno ha sido totalmente inyectado y
por ende la zona de anclaje.
Para repartir el esfuerzo ejercido por el tirante sobre la estructura a estabilizar se
utiliza una placa de hormigón armado o metálica.
Los anclajes pueden dividirse según su aplicación en función del tiempo de
servicio, distinguiéndose los siguientes tipos:
A. ANCLAJES PROVISIONALES. Tienen carácter de medio auxiliar y
proporcionan las condiciones de estabilidad a la estructura durante el tiempo
necesario para disponer otros elementos de resistencia que lo sustituyan. Su
vida útil no debe exceder los 18 meses.
B. ANCLAJES PERMANENTES. Se instalan con carácter de acción definitiva.
Se dimensionan con mayores coeficientes de seguridad y han de estar
proyectados y ejecutados para hacer frente a los efectos de la corrosión. Dichos
anclajes están diseñados para una vida útil de acción mayor a 18 meses.
En este tipo de anclajes es importante disponer de la aplicación de un sistema
anticorrosivo que garantice la protección del acero por varias décadas. El
anticorrosivo debe ser reisitente a los agentes químicos, elementos
bacteriológicos, ácidos orgánicos, y nos niveles de agresividad del terreno.
Adicionalmente la armadura debe ser capaz de transmitir de forma duradera y
continua los esfuerzos del anclaje sin sufrir deterioro alguno.
En definitiva se requiere de una filosofía de diseño orientada a poder asegurar
una protección completa del tirante y de la lechada del cemento.
En función a sus formas de trabajar se pueden clasificar en:
C. ANCLAJES PASIVOS. No se pretensa la armadura después de su
instalación. El anclaje entra en tracción al producirse la deformación de la masa
de suelo o roca.
D. ANCLAJES ACTIVOS. Una vez instalado se pretensa la armadura hasta
alcanzar la carga admisible, comprimiendo el terreno comprendido entre la zona
de anclaje y la placa de apoyo de la cabeza.
E. ANCLAJES MIXTOS. La estructura metálica se presenta con una carga
menor a la admisible, quedando una fracción de su capacidad resistente en
reserva para hacer frente a posibles movimientos aleatorios del terreno.
La tabla 1.1 muestra según PFISTER ET AL, las características mecánicas de
las barras, cordones y alambres utilizados como elementos de soporte, la cual
es de gran utilidad para determinar la carga de diseño, así como la separación
entre anclajes.
TABLA 1-1. Características mecánicas de barras, cordones y alambres
según PFISTER