Está en la página 1de 6

Biografía

Nombre: Emilio Carballido


Dramaturgo mexicano, nacido en Veracruz el 22 de mayo de 1925.
Emilio Carballido contaba que él empezó a escribir desde los diez años. Cómics con
diálogos, decía, y con ellos también creó textos teatrales con las historias que su
abuela y su madre le contaba que recibió los relatos orales que despertaron su
imaginación y que serían fuente de inspiración de muchas de sus obras.
Así mismo, entre los pocos datos que se conocen públicamente sobre sus primeros
años, se puede saber que, en su juventud, Emilio Carballido Fentanes se matriculó
en la Secundario Técnica No. 24 de la Universidad Autónoma de México (conocida
también por sus siglas UNAM) a fin de seguir estudios técnicos. No obstante, para
esta época tuvo también la afortunada coincidencia de descubrir a Xavier Villaurrutia
y el teatro que hacía, quedándose impactado y totalmente enamorado del género.
Abandonó entonces la Técnica, a fin de matricularse en la Facultad de Filosofía y
Letras, de donde lograría egresar con un título de maestría en Arte Dramático y
Letras Inglesas. Así mismo, estos años de estudio dentro de esta facultad, le
permitieron beber directamente de la fuente de escritores y dramaturgos como
Celestino Gorostiza, Rodolfo Usigli y el mismísimo Villaurrutia, obra que cambió su
vida y detrás de cuyos pasos llegó a su propio destino: la Dramaturgia.
Aunque fue alumno de Rodolfo Usigli, siempre renegó de él por su carácter adusto
y frío hacia sus alumnos, y reconoció a Fernando Wagner como su formador desde
el escenario. Fue su alumno en la carrera de Letras inglesas de la UNAM y su
asistente en los trabajos de dirección. Cuenta que cuando se estrenó Rosalba y los
llaveros en 1950 en el Palacio de Bellas Artes, dirigida por Salvador Novo, él quería
que la dirigiera Fernando Wagner, pero como Novo era el que lo había invitado y
encabezaba la dirección de Teatro del INBA, no lo pudo lograr hasta dos años
después Ese mismo año recibió la beca otorgada por el Instituto Rockefeller, y en
1955 la del Centro Mexicano de Escritores. Escribió alrededor de 150 trabajos para
la escena, entre los que se encuentran argumentos para ballet, libretos para ópera
y guiones cinematográficos.
Algunas de sus piezas son material indispensable en las escuelas de teatro, como
las obras en un acto que conforman la colección D.F. 26 obras en un acto, una serie
de montajes, a manera de sketches, que, con humor, sencillez y una brevedad
virtuosa, obligan a pensar en el comportamiento autodestructivo de la sociedad
mexicana dentro de la cotidianeidad urbana.
Obras como Orinoco y Te juro Juana que tengo ganas han sido representadas en
Francia, Alemania, Suiza, Bélgica, Estados Unidos, Israel, España, Colombia,
Venezuela y Cuba. Carballido se considera a sí mismo heredero de una “generación
de funcionarios cuerdos y generosos en México. Con la obra teatral Un pequeño día
de ira (1961), ganó el Premio Casa de las Américas de Cuba, ¡Silencio Pollos
pelones, ya les van a echar su maíz! (1963), Yo también hablo de la rosa (1965),
Acapulco los lunes (1969), Las cartas de Mozart (1974), Rosa de dos aromas (1986)
y otras.
Su labor por impulsar nuevos talentos en el teatro lo llevó a dar el taller de
Composición Dramática en el Instituto Politécnico Nacional, en la Universidad
Autónoma Metropolitana (UAM) y el Colegio de Bachilleres.
La trayectoria del veracruzano fue reconocida con el Premio de Teatro Casa de las
Américas en 1962, Medalla Bellas Artes 1995, Premio Nacional de Ciencias y Artes
1996, y Premio Nacional de Dramaturgia Juan Ruiz de Alarcón, 2002.
Sus obras se distinguieron por plasmar ideas que invitaban a la reflexión, a la
comicidad, y a la estimulación de la creatividad. En diciembre de 2002, el autor sufrió
una trombosis cerebral que lo mantuvo en estado crítico durante más de un mes. A
raíz de ese ataque, sufrió trastornos del sueño y de movimiento en sus
extremidades, lo que no impidió que continuara con su labor de creación literaria
hasta el 11 de febrero de 2008, día en que finalmente falleció a causa de un infarto
miocardio el 11 de febrero de 2008.
Reseña
Título Obra: Orinoco
Autor: Emilio Carballido
Fecha de estreno: 12 de octubre de 1982
Número de páginas: 48

En esta obra la trama se lleva a cabo abordo del Stella Maris el cual es un barco
fluvial, y Orinoco hace alusión al nombre del río en el que navega el barco abordo
se encuentra 2 mujeres de la vida nocturna que trabajan en cabarets las cantan,
bailan. Sueñan con convertirse en artistas reconocidas, en mujeres admiradas.
Ellas despiertan y se dan cuenta que la tripulación ha desaparecido. Ni el Capitán,
ni los marineros; solo un tripulante, se encuentra ensangrentado e inconsciente en
su camarote van rumbo a un trabajo en un burdel.
Comentario

La obra de teatro si bien al inicio no me atrapo conforme pasaba las paginas me


gusto más ya que no sólo se trata de dos chicas que están camino a un trabajo, sino
que el mismo no les agrada y se ven forzadas por aceptarlo. Se les acaban las
opciones tratan de resignarse, pero es en este punto en donde se cuestionan en si
hacerlo o no.
Me hizo experimentar un poco triste al sentir empatía por las protagonistas llegas a
pensar si estuviera en su situación que haría me resignaría o lucharía por abrir otra
puerta. Él camino de la vida es lo que pude apreciar en esta obra al final todo deja
una lección que te ayuda y aunque se esté en las ultimas siempre existe una opción
más.
Es muy graciosa desde cómo se expresan las protagonistas ante las situaciones y
dialogan entre sí, y cada una refleja un tipo de persona la que siempre ve todo
positivo y la otra que se enfoca de manera realista por los problemas que se
presentan llegando a caer en el pésimos.

Análisis: Llanto de estrellas en la negra noche, desesperación.

Como un cometa que rompe las sombras


vi pasar tu amor.
Llora mi vida tu chispa perdida,
no hubo ni adiós.
Furia en mi lecho y mi almohada con sabor a sal.

Luces fugaces que caen en el río,


no queda ya más.
Llueven los astros, la noche está en llamas:
es mi corazón.

Grito que vuelvas ya.


La sombra del adiós apaga
el resplandor del sol.

Luces fugaces,
etcétera es mi corazón.

Ya no me queda más
que un cielo en tempestad,
la noche va a estallar sin ti.

En esta canción presente en el primer acto de la obra en la primera estrofa se


aprecia un sentimiento de pérdida de un amor que se va en el momento que menos
lo esperabas no queda tiempo para decir adiós al mencionar almohada con sabor a
sal usa la metáfora haciendo alusión al llanto que deja en ella. La segunda parte
quiere dar a entender que la ilusiones todas las metas que se tenían se han ido tras
su partida la frase la noche está en llamas: es mi corazón da expresar que la perdida
de esa persona ha provocado una gran tristeza dentro de sí.

Ejemplos
El texto es gracioso pues las protagonistas suelen ser sarcásticas o la escena tiene
algo que da gracias como los siguientes ejemplos:

MINA .—No está muerto.


FIFÍ .— ¿No?
MINA .— Está borracho.
FIFÍ .— Yo lo vi. Con su cuchillada.
MINA .— Ahora huélelo.
FIFÍ .—Es inmensa, en el pecho.
MINA .— Es larga, pero nada profunda. Se la limpié tantito. Se ve tan horrible
porque la sangre se
le ha hecho costra por todo el cuerpo.
FIFÍ .— ¿No está muerto?
MINA .— Los muertos no gruñen ni te mandan al coño de tu madre.
FIFÍ .— ¿Y el suelo está lleno de sangre?
MINA .— Es una vomitada inmensa.
FIFÍ .— ¿De veras? ¿No me engañas para consolarme?

MINA .— (Dentro.) Creo que el negro.


FIFÍ .— Ay, mi negrote lindo.
MINA .— (Dentro.) Es un negro horroroso, con ojos de fiera.
FIFÍ .— Es un negro de chocolate con ojos de uva. ¡Nunca vi nada igual! Los
ojos verde pálido,

MINA .— (Dentro.) El blanco engorda.


FIFÍ .— Entonces, tú de negro y yo de blanco... O tú de rojo y yo de verde...
MINA .—
(Regresa.) ¡Como semáforos! Yo en alto y tú en siga.

También podría gustarte