Está en la página 1de 8

Editorial: El gobierno de Alan García y el sector agrario

PUBLICADO: 2010-12-06

Dentro de poco más de medio año, el gobierno aprista conducido por el presidente Alan
García habrá llegado a su fin. No se esperan muchas novedades en el tiempo que le resta. Sin
que pretenda ser un balance, algunos hechos, decisiones y declaraciones pueden ofrecer, ya,
una visión general sobre esta segunda administración aprista, con relación al tema agrario.

El TLC. Como candidato, García exigió al entonces presidente Alejandro Toledo que no se
atreviese a suscribir el tratado de libre comercio con EE.UU., pues, de ganar las elecciones,
borraría esa firma de dicho documento. Al inicio de su gobierno, todavía el flamante
presidente declaraba que el TLC era aún negociable, pero pocos meses después se convertiría
en el más entusiasta y enérgico defensor del tratado y movilizaría recursos para asegurar su
aprobación por el Congreso de EE.UU. Las promesas, a los agricultores, de que habría fondos
de compensación para contrarrestar los precios subsidiados por el gobierno de EE.UU., se
fueron diluyendo.
Sierra Exportadora. García escribió, cuando era candidato, un librito: Sierra Exportadora.
Más allá de su precaria argumentación, denotaba que su gobierno apoyaría una nueva
estrategia para el desarrollo de esa región, lo cual era, sin duda, encomiable. Ya presidente,
y convertido en programa con ese nombre, fue puesto en manos inexperimentadas,
marginado por el propio ministerio de Agricultura, y hoy sobrevive sin mayor trascendencia.
El perro del hortelano. Uno de los rasgos más notables de la gestión de García ha sido su
explícita voluntad de marginar a la pequeña agricultura y a las comunidades campesinas y
nativas. En octubre de 2007 publicó su manifiesto: «El síndrome del perro del hortelano», en
el que justificaba el despojo de las tierras de los campesinos con el argumento de que «no
saben y son pobres», a favor de la gran inversión, «que sí sabe y tiene recursos». De paso,
pretendía deslegitimar a las comunidades campesinas porque fueron «una creación del virrey
Toledo», y desconocer la existencia de nativos amazónicos no contactados, «figura creada»
por quienes se oponen a la explotación petrolera.
Los D.Legs. de 2008. Varios de los decretos legislativos de junio de 2008 subrayaron, si era
aún necesario, esta voluntad de entrega de los recursos de campesinos y nativos a la gran
inversión, pero merecieron un rechazo popular que, gracias a la indiferencia o subordinación
del Congreso, terminó lamentablemente en revueltas y una masacre.
Seguridad alimentaria. Sobre este tema, que conmovió al mundo hace apenas un par de años,
el presidente opinó, hace algunos meses, que se trata de una idea «que ya no sirve en el
mundo» y que lo que el Perú debería hacer es cambiar el gas natural y sus derivados por
alimentos.

Hacia el segundo trimestre de 1986. . sobre todo. pesca). Ya en setiembre de 1985. Lo mejor de la vitrina de este gobierno. Al poco tiempo. era necesario recurrir a inversiones y préstamos extranjeros.5 % en abril del mismo año). del Ministro de Economía Luis Alva Castro. la capacidad productiva de la modesta industria nacional estaba llegando a sus límites. el Gobierno provocó airadas reacciones en el sector empresarial. ha sido el desempeño de la agricultura de exportación. El mérito del gobierno. las medidas adoptadas dieron resultados positivos.n que. Este tipo de marchas y contramarchas. Al poco tiempo. perdiendo el control. lan de la demanda interna (manufactura. Para ello. Los sectores que dependían El primer problema fue que a pesar de la reactivación económica.Exportaciones. las empresas fueron forzadas a comprarle al Estado Peruano bonos obligatorios por un valor que llegaba hasta el 30% de las utilidades brutas que las empresas habían obtenido en 1986. Otro problema consistía en comprarle al Estado Peruano bonos obligatorios por un valor que llegaba hasta el 30% de las utilidades brutas que las empresas habían obtenido en 1986 (69).5 % (comparado con 12. la inflación bajó a 3. algunas empresas fueron exoneradas del pago obligatorio y finalmente el programa fue cancelado. Artículo publicado en LA REVISTA AGRARIA número 124 en el mes de Noviembre con el diario La República. de pasividad frente a los peligros venideros contribuyeron a la percepción de que la politica economica del Gobierno estaba siendo improvisada y. construcción. después del gran crecimiento de 1986. Cuando la capacidad de gasto del estado fue agotada entonces comenzaron múltiples problemas. Fue el mayor crecimiento desde los años 50. no así los sectores dedicados a la exportación (minería. el Gobierno provocó airadas reacciones en el sector empresarial. Con esta medida. en junio de 1987. 2012 PRIMER GOBIERNO DE ALAN GARCIA PEREZ (1985 -1990) En un comienzo. Pero las reglas de juego y la base institucional ya venían de gobiernos anteriores. ha sido mantener las políticas que ya estaban vigentes. agricultura) crecieron. En concreto. Fuente : JULIO 8. Economía dio señales de clara recuperación. Hacían falta inversiones para instalar nuevas capacidades y así continuar con la reactivación. convencionalmente hablando. en todo caso. En 1986. Con esta medida. algunas empresas fueron exoneradas del pago obligatorio y finalmente el programa fue cancelado. el Estado casi no percibía mayores ingresos. con ello García disfruto entonces de una popularidad récord en América Latina. La situación se agudizó con la renuncia. de reacciones sobre hechos ya consumados. la economía creció 10 %.

los precios subieron 114 %. probablemente. hasta setiembre de 1988. Obligado por las circunstancias a un cambio de rumbo. Los llamados paquetazos siguieron dándose. A falta de dólares. un saldo negativo de 521 millones de dólares. Y el shock parecía llegar muy tarde. El experimento heterodoxo había llegado a su fin. el Estado en bancarrota ya no pudo cumplir con sus obligaciones en materia de asistencia social. el hueco más grande desde 1981. Ese mes. de forma periódica. En octubre de 1987.El punto de ruptura de su Gobierno fue la intención de estatizar la banca como una forma de controlar la inflación que. la reactivación económica – se había estancado y la balanza de pagos tuvo. Al finalizar el año 1987. Fue el mes con mayor inflación en el gobierno de García y. ya resultaba agobiante. llevando a una gran recesión económica. a fines de 1987. el gobierno procedió a devaluar el inti en 24 %. al Fondo Monetario Internacional (FMI) y al Banco Mundial (BM) en busca de préstamos. a esas alturas (28 de julio de 1987). educación. las reservas internacionales siguieron decayendo. la inflación se convirtió en lo que los economistas denominan hiperinflación. la crisis ya era evidente: La inflación empezó a galopar (114. en la historia del Perú. En todo caso. Consecuentemente. salud y administración de justicia. el gobierno recurrió. . Además. por consiguiente. no pudo controlar la inflación. A partir de setiembre de 1988. los indicadores económicos señalan que el Perú.5 % en diciembre del 1987). Pero García seguía sin aceptar la necesidad de una línea clara. durante su mandato. el Banco Central se vio atado de manos en el control de la tasa de cambio (una demanda creciente de dólares se puede contrarrestar poniendo en circulación los dólares ahorrados). El aumento del desempleo y la caída drástica de ingresos fue el costo social del desastre económico provocando el surgimiento de un sector informal de proporciones nunca antes vistas. llegó a sufrir una hiperinflación de 1 722. En efecto.3% en 1988 y 2 775% en 1989. la producción – y. en 1987.

una medida que fue sumamente impopular y disparó un enérgico movimiento de protesta de la derecha encabezado por el escritor Mario Vargas Llosa. junto a la violencia subversiva. TERRORISMO: Durante el gobierno de Alan García.Los años 1989 y 1990 pueden ser narrados de forma breve. la actividad económica iba a ser descentralizada para romper su alta concentración en Lima. Los principales elementos de la estrategia económica propuesta por el gobierno de García estaban llenos de promesas. el Congreso. La oposición al gobierno creció significativamente desde el intento de estatización de la banca. Acción Popular y al Movimiento Libertad) que postuló sin éxito en las elecciones de 1990 con Vargas Llosa como candidato presidencial. los peruanos votaron por la dinámica populista-reformista que prometía García. . A partir de 1988 y 1989 los grupos terroristas intensificaron su ola de atentados en Lima y varias otras ciudades frente a la impotencia gubernamental. tras el incidente de los penales. Los problemas de balanza externa iban a ser respondidos a través de la reestructuración de la producción para reducir la dependencia de las importaciones y mediante la reorientación hacia el aumento de las exportaciones en el largo plazo. Una estrategia de concertación (entendimiento nacional) con los empresarios privados en materia económica iba a ser utilizado de forma sistemática para evitar conflictos perjudiciales. Las importaciones se contrajeron y las exportaciones subieron. En consecuencia. interrumpiéndolo constantemente mediante carpetazos y pifias. en una actitud reprochable. el 28 de julio de 1990. Reconoció el abandono anterior del sector agrícola y pidió reorientar los programas públicos hacia la promoción del crecimiento agrícola y la reducción de la pobreza rural. En su último mensaje a la nación. no le permitió hablar. que costó miles de vidas. se realizaron actos de represión militar. permitió que continuase la violencia contrasubversiva de las Fuerzas Armadas y se formaron escuadrones de la muerte (Comando Rodrigo Franco). La economía se recuperó levemente y las reservas internacionales también. El programa de García hizo maravillas durante dos años. sobre todo por el aumento de precio de los productos mineros en el mercado internacional. Aunque inicialmente Alan García mostró interés en frenar las violaciones a los derechos humanos. este movimiento finalmente evolucionaría en la alianza política FREDEMO (que incluía al Partido Popular Cristiano. y dentro de las ciudades los recursos iban a ser redirigidos fuera del sector moderno de capital e importación intensiva hacia el sector informal de mano de obra. pero luego todo empezó a ir mal. los que amedrentaron a sospechosos de terrorismo y a críticos de la política antiterrorista. EL 1ER GOBIERNO DE ALAN GARCÍA EN LA ECONOMÍA PERUANA Decepcionados por los resultados económicos obtenidos en el gobierno de Belaúnde. como la de la matanza de las prisiones y la masacre de decenas de campesinos en el pueblo ayacuchano de Cayara en 1988. pues no se produjeron cambios sustanciales.

Y la tasa de inflación bajó de 163 por ciento en 1985 a 78 por ciento en 1986.5 por ciento en 1986 y un 7. y la fuga de capitales se redujo. Al menos. haciendo un gran esfuerzo para reducir la pobreza. Inicialmente. el déficit inicialmente pequeño creció cada año. el gobierno optó por políticas heterodoxas de control dentro de un programa de expansión. después de un inicial de un disparo de aumento en las tasas salariales. Una sorpresa aún mayor fue que la producción agrícola per cápita subió. en condiciones de capacidad inactiva generalizada. Pero claramente los objetivos requieren tiempo y capacidad de restaurar la expansión sin empeoramiento de la inflación y los déficit externos. Después de hacer un ajuste del tipo de cambio para minimizar los efectos negativos sobre las exportaciones. Las medidas macroeconómicas hicieron maravillas para la producción. debido a que el Gobierno también redujo los impuestos indirectos a fin de alentar un mayor consumo privado y reducir los costos para la empresa privada. la inversión fija privada aumentó en un 24 por ciento en 1986.7 por ciento más en 1987. corriendo en contra de su tendencia a la baja. el gobierno detuvo el proceso de continuar la devaluación para ayudar a contener la inflación.Estos objetivos para el cambio estructural podrían haber mejorado la eficiencia de la asignación de recursos. El déficit económico del sector público no financiero en su conjunto (excluyendo pagos de intereses) subió de 2. Si bien el gobierno redujo su gasto total. En respuesta a las condiciones de mercado más fuertes y quizás también a la creciente confianza que los problemas económicos del Perú eran. Para contrarrestar los efectos del aumento de los salarios en los costos de producción. así se fue al principio. todas las piezas parecían encajar. con un saldo inicial fuerte de pagos.5 por ciento en 1987. El aumento de los salarios se destina a elevar el nivel de vida de los trabajadores y estimular la producción mediante el aumento de ventas a los consumidores. PIB subió un 9. Poco ortodoxo como estaban.4 por ciento del PIB en 1985 al 6. Sin embargo. El gobierno evitó cualquier derroche de dinero de su propio gasto del Gobierno central se redujo de hecho en términos reales cada año. Para detener la inflación. Tres líneas de la . Los precios y los salarios en el sector moderno iban a ser fijos. García hizo su polémica decisión de dejar de pagar la deuda externa más allá del 10 por ciento del valor de las exportaciones. al fin de ser atacado con éxito. el gobierno hizo hincapié tanto en los objetivos macroeconómicos como en las condiciones necesarias para los cambios estructurales. Las importaciones se espera que con razón a aumenten a medida que la economía reviva para ayudar a financiarlas. pero hacerlo sin necesidad de adoptar medidas ortodoxas de la restricción monetaria y fiscal. los costos financieros del sector empresarial fueron cortados por la intervención con el fin de reducir y controlar los tipos de interés. se las arregló para soportar un nuevo programa de obras públicas para proporcionar empleo temporal y destinar más recursos a los productores rurales como está previsto en su programa para el cambio estructural. La producción manufacturera y la construcción aumentaron en más de una cuarta parte en estos dos años. a pesar de que subió de nuevo hasta el 86 por ciento en 1987. El primer paso fue detener el proceso inflacionario incorporado.

reduciendo los márgenes de capacidad productiva anteriormente subutilizada. Los precios de los servicios del sector público . una vez que las cosas empezaron a ir mal otra vez. y la caída en la tasa de cambio real reducido los incentivos para obtener divisas. financiado fundamentalmente por el crédito del Banco Central. productos del petróleo en . Pero las presiones más explosivas se iban acumulando. Pero la tendencia también pudo haber sido una respuesta a la realidad de mejores condiciones económicas y las posibilidades de ingresos en el sector agrícola. en un 76 por ciento entre 1985 y 1987. los dos primeros años de la recuperación económica parecía ofrecer una pausa en el ciclo de aumento de la violencia rural. levantó las importaciones con rapidez. el gran temor era que la devaluación agravaría la inflación. naturalmente. Las presiones inflacionarias fueron. con un aumento del empleo. Sin embargo. permitiendo que sus precios suban drásticamente en relación con los de los productos industriales procedentes del sector moderno. y un buen número de campesinos comenzaron a regresar al campo. Además de aumentar el empleo y los niveles de vida. Hasta cierto punto. La segunda fue para proporcionar crédito agrícola mucho mayor. La cuenta corriente pasó de un superávit de US $ 127 millones en 1985 a los déficit de cerca de US $ 1. especialmente para mejorar los ingresos rurales. apoyándose en los controles de precios que requerían una dramática expansión del crédito para mantener el sistema en su lugar. los precios de bienes y servicios que no están bajo el control aumentaron más de tres veces más que aquellos bajo control. se permitió que el tipo de cambio real a caer un 10 por ciento en 1986 y otro 9 por ciento en 1987.1 mil millones en 1986 y cerca de US $ 1. estaban creciendo en respuesta a la alta tasa de crecimiento de la demanda y la producción. Los dos primeros años del gobierno de García dieron una nueva esperanza para el pueblo de Perú. las que comenzaron a empeorar tras la fachada de control. El auge económico. El flujo de campesinos desplazados de la Sierra fue aliviado. precios al por mayor en la industria manufacturera aumentaron 26 por ciento. El auge retiró la oferta potencial de exportación en el mercado interno. pero los de los productos agrícolas aumentaron 142 por ciento.la gasolina por encima de todo. De julio 1985 a diciembre 1986.posponiendo la acción correctiva si bien el problema continuó empeorando. El primer signo de problemas apareció con la balanza de pagos. la producción y los salarios lo que sugiere un claro giro para mejor después de tantos años de dificultades cada vez mayores.5 mil millones en 1987. El gobierno de García reaccionó ante el creciente déficit exterior de la misma manera como lo habían hecho los gobiernos de Velasco y de Belaúnde . Fue por lo tanto. Las exportaciones cayeron ligeramente en 1985 y se mantuvieron por debajo de ese nivel hasta 1987. de hecho. doblemente trágico ver todo el proceso de desmoronarse tan rápidamente. Ese retroceso puede ser explicado por los esfuerzos iniciales de García para reducir la dependencia de la fuerza militar para combatir al terrorismo y por lo tanto a disminuir el grado de las de dos vías de conducción de la violencia fuera de los pueblos. La tercera fue eximir a la mayoría de los precios no garantizados agrícolas de los controles. Como siempre.política de ayuda. La primera consistía en utilizar generosas precios garantizados para los productos alimenticios básicos.

teléfono y servicios postales. el Banco Central pagó más por las divisas que compró de lo que recibió por las que vendió. o necesario para el control del gobierno en un sector bancario en el que ya tenía una posición dominante.general. mientras más altos los precios de las divisas fueron pagados a exportadores para proteger sus incentivos para la exportación. El término utilizado para estas fugas . el crédito del Banco Central aumentó de manera constante para mantener la financiación de la expansión agrícola. electricidad. pero principalmente del Banco Central. Sin embargo. El gobierno de García trató de una serie de paquetes de políticas mayores y menores de nuevos principios de 1988 hasta 1990 pero fue en vano. la producción agrícola un 3 por ciento. La producción manufacturera cayó un 18 por ciento en ese año. Al mismo tiempo. el presidente García garantizó un desastre financiero por su decisión totalmente inesperada en julio de 1987. y el conjunto de la economía lo siguió poco después. La inversión privada comenzó a caer. los ingresos tributarios del gobierno disminuyó de manera constante en términos reales. la inflación aumentó de un máximo de 666 por ciento en 1988 a un nuevo récord de 3. Las restricciones sobre los precios cobrados por las empresas estatales se los llevaron cada vez más en los déficits que debían ser financiadas con préstamos. la acción ha subrayado el carácter unilateral de medidas de política económica bajo el sistema presidencial de Perú y destruyó cualquier posibilidad de una mayor cooperación con el liderazgo del sector privado. En cualquier caso. Así. se congelaronja los niveles que pronto se convirtieron en casi ridículos en términos reales. Otra dirección de la creación de crédito del Banco Central fue el financiamiento utilizado para manejar la nueva estructura del gobierno de los tipos de cambio múltiples. El único cambio positivo fue el déficit de la cuenta corriente externa: la caída de la producción nacional y el ingreso era tan empinada que la cuenta corriente pasó de una profundo déficit . incluso cuando tuvieron éxito en el impulso de la producción de manera significativa en 1989. Las tasas diferenciales fueron usadas para mantener bajo el costo de divisas para la mayoría de las importaciones. El endeudamiento llegó desde donde se podía. Las nuevas políticas no lograron apagar la infusión rápida de crédito del Banco Central que estaba alimentando la inflación.399 por ciento para 1989. Los dos jinetes de este apocalipsis particular-el déficit externo y el rápido aumento del crédito del Banco Central . la nacionalización de los bancos que no sean de propiedad del gobierno.hicieron de 1988 un mal año sin importar lo que hubiera pasado. Su total aumentó de un 2 por ciento del PIB en 1985 a alrededor del 4 por ciento en 1987. el déficit fiscal más el déficit cuasi-fiscal se incrementó de un 5 por ciento del PIB en 1985 a 11 por ciento en 1987. No parece haber sido un paso necesario para cualquier componente de su programa. y el PBI total un 11 por ciento. Mientras tanto. en parte debido a las reducciones de impuestos implementadas para mantener bajos los costos de las empresas y en parte por el efecto de la inflación en la reducción del valor real de los pagos de impuestos.para las extensiones de crédito del Banco Central que no cuentan en el déficit presupuestario del gobierno .es el "déficit cuasi-fiscal". Sumados. Nadie ha sido capaz de explicar por qué se decidió a hacerlo. Al mismo tiempo. de nuevo con el objetivo dominante de contener la inflación.

a un superávit sustancial. Peru: A Country Study. Hudson. Fuente: Rex A. . y el salario real promedio en la industria manufacturera cayó un 59 por ciento. El costo interno fue quizás más claro en términos de salarios reales: el salario mínimo en términos reales de mano de obra urbana se redujo un 61 por ciento entre 1987 y 1989. Washington: GPO for the Library of Congress. ed. 1992.