Está en la página 1de 13

LA CONSTRUCCIÓN DEL ESTADO LIBERAL

(1833-1868)

LECCIÓN 1. LAS DIFERENTES OPCIONES DEL LIBERALISMO

LAS AGRUPACIONES POLÍTICAS

Los partidos políticos del siglo XIX no eran como los concebimos en la actualidad.

No se trataba de grupos compactos y homogéneos, con una ideología y programa definidos, sino
que eran agrupaciones de personalidades alrededor de algún notable, civil o militar.

Eran corrientes de opinión o “camarillas”, vinculadas por relaciones personales o intereses


económicos, que se unían para participar en las elecciones y controlar las diferentes parcelas del
poder.

LOS MODERADOS

¿Qué grupos sociales conforman la línea liberal moderada? Se autodenominan “personas de


orden” y eran un grupo heterogéneo conformado por terratenientes, comerciantes e intelectuales
conservadoras y restos de la antigua nobleza, alto clero y altos mandos militares.

Características:

• Defendían el derecho a la propiedad como garantía del orden que querían preservar.

• Restringían el sufragio según la riqueza de los electores.

• Concebían la libertad como un bien individual, pero anteponían los principios de autoridad
y orden social, por lo que desconfiaban de la participación de las masas en la política, que
debían quedar en manos de la minoría propietaria e ilustrada.

• Defendían el principio de la soberanía compartida entre las Cortes y la Corona, a la que


otorgaban amplios poderes de intervención en la vida política.

• Consideraban que debían limitarse los derechos individuales, especialmente lo colectivos,


como la libertad de prensa, opinión, reunión y asociación.

• Defendían la confesionalidad católica del Estado, así como la influencia social de la Iglesia.

• Entre sus líderes destaca Narváez y Francisco Bravo Murillo.

LOS PROGRESISTAS

¿Qué grupos sociales conforman la línea liberal progresista? Se autodenominan “defensores de la


libertad” y entre ellos predominaba la mediana y pequeña burguesía, la oficialidad media del
ejército y también las clases populares urbanas (artesanos, profesores, comerciantes, etc.).

Características:

• Creían en el principio de soberanía nacional como fuente de legitimidad del poder.

• Predominio de las Cortes en el sistema político.

• Rechazaban la intervención de la Corona en la vida política, atribuyéndole tan sólo un


papel moderador.
• Pretendían robustecer los poderes locales (ayuntamientos libremente elegidos, Milicia
Nacional, etc.).

• Buscaban otorgar amplios derechos individuales y colectivos (libertad de religión, de


opinión…).

• Eran favorables a la ampliación del cuerpo electoral.

• Defendían la necesidad de una reforma agraria para poner fin a la propiedad vinculada.

• Preconizaban limitar la influencia social de la Iglesia.

• Entre sus líderes destacaron Mendizábal, Espartero o Juan Prim.

UNIÓN LIBERAL

Conformado en 1854 como escisión de los moderados, pero que atrajo a su seno a los grupos
conservadores del progresismo.

Buscaba constituirse como una opción centrista entre los partidos clásicos, pero no presentaba
ideológicamente novedades. Básicamente era una unión política con finalidades de gobierno que
agrupaba a los sectores descontentos con la política moderada.

Principales impulsores: O`DOnnell y Serrano.

PARTIDO DEMÓCRATA

Se crea como escisión del partido progresista.

Características:

• Defensa de la Soberanía Popular y el sufragio universal masculino.

• Abogaba por una única cámara electiva, ampliación de las libertades públicas y
reconocimiento de los derechos colectivos.

• Partidario de la libertad de imprenta y la formación de la Milicia Nacional.

• Pretendía la elección de ayuntamientos y diputaciones.

• Buscaba la implicación de la Administración en la enseñanza pública y en las tareas de


beneficencia social.

• Reconocía el predominio social de la Iglesia católica, pero exigía la libertad de culto para
todas las religiones.

¿Quienes eran sus defensores principales? Las clases populares urbanas y los grados bajos de
las milicias.

REPUBLICANISMO

El desprestigio de la monarquía de Isabel II hizo ganar fuerza al Republicanismo en detrimento del


Partido Democrático.
Los republicanos defendían la república como la única opción verdaderamente democrática por
permitir la elección de todos los cargos públicos, incluyendo la jefatura del Estado, y presentaban
un fuerte carácter social y popular.

LECCIÓN 2. EL PROCESO DE REVOLUCIÓN LIBERAL (1833-1843)

LOS PRIMEROS GOBIERNOS DE TRANSICIÓN (1833-1836)

En su testamento, Fernando VII establecía la creación de un consejo de gobierno para asesorar a


la regente María Cristina, presidido por Cea Bermúdez y compuesto -mayoritariamente- por
moderados.

¿Para qué fue elaborado? Para llegar a un acuerdo con los carlistas, pero teniendo como esencia
el absolutismo.

¿Cuáles son las características de este nuevo gabinete?:

• Desarrolló una única reforma, la división provincial de España (49 provincias; 1833),
emprendida por Javier de Burgos, para tratar de poner fin a la falta de uniformidad y
solapamiento de poderes que caracterizaba la administración del Antiguo Régimen.

• La insurrección carlista continuaba expandiéndose y Cea Bermúdez no contaba con


apoyos sólidos, por lo que algunos militares y asesores reales convencieron a la regente
de la necesidad de nombrar un nuevo gobierno capaz de conseguir la adhesión de los
liberales, que se habían convertido en aliados indispensables.

• Francisco Martínez de la Rosa (liberal moderado), fue colocado en lugar de Cea Bermúdez
e inició unas tímidas reformas. Dentro de ellas, destaca la promulgación de un Estatuto
Real (1834). Dicho estatuto no se consideraba una Constitución, ni una Carta Otorgada,
sino que era un conjunto de reglas para convocar unas cortes, que seguían siendo las
mismas que durante el Antiguo Régimen, pero adaptadas ligeramente a los nuevos
tiempos.

• Tales reformas resultaron insuficientes para muchos liberales, por lo que la división entre
los mismos se hizo evidente:
◦ Liberales doceañistas (Moderados).

◦ Liberales exaltados (Progresistas).

• Esta división, que ya se había puesto de manifiesto durante el Trienio Liberal, formó las
dos grandes tendencias que dominarían la vida política española en las siguientes
décadas.

• La Corona y los antiguos privilegiados apoyaron a los moderados y maniobraron par a


mantenerlos en el poder a pesar de los cambios sucesivos de gobierno.

• Aún así, la necesidad de apoyos sociales firmes y recursos financieros contra el carlismo
forzó a la monarquía a vencer sus reticencias y a aceptar un gobierno progresista, que
iniciaría un profundo proceso de reformas.

LOS PROGRESISTAS EN EL PODER

Las reformas no convencieron a los progresistas, que recibían su apoyo principal del movimiento
popular, la Milicia Nacional y en las Juntas revolucionarias.
Fruto de este apoyo se produjeron revueltas urbanas por todo el país (verano de 1835 y 1836).
Los motines se iniciaron con asaltos y quemas de conventos en diversas ciudades y la mayoría de
las Juntas redactaron proclamas expresando sus principales demandas:

• Reunión de Cortes.

• Libertad de prensa.

• Nueva ley electoral.

• Extinción del clero regular.

• Reorganización de la Milicia Nacional.

• Leva (reclutamiento obligatorio para servir en el ejército) de 200.000 hombres para hacer
frente a la guerra carlista.

La situación obligó a María Cristina a formar gobierno progresista en septiembre de 1835 (hasta
verano de 1836).

Medidas desarrolladas por Mendizábal:

• Inició la reforma del Estatuto Real.

• Buscó conseguir los recursos financieros necesarios para organizar y armar un ejército
contra el carlismo. Uno de los medios para conseguirlo fue la desamortización (ver
apartado siguiente) de bienes del clero, por lo que los privilegiados apremiaron a María
Cristina para que lo destituyese.

Las revueltas en las ciudades para restablecer la Constitución de 1812 se sucedieron durante
1836. Destaca especialmente el levantamiento de los sargentos de la guarnición de La Granja,
residencia real de verano donde se encontraba la regente. Ante las presiones, María Cristina
accedió a restablecer la Constitución de Cádiz y entregó el poder al progresista Calatrava.

EL DESMANTELAMIENTO DEL ANTIGUO RÉGIMEN

Los progresistas asumieron la tarea de desmantelar las instituciones del Antiguo Régimen e
implantar un sistema liberal, constitucional y de monarquía parlamentaria.

Sus actuaciones principales fueron las siguientes:

• Elaboración de la reforma agraria liberal, basada en los principios de la propiedad


privada y la libre disponibilidad de la tierra:
◦ Disolución del régimen señorial.

◦ Desvinculación.

◦ Desamortización.

• Libre funcionamiento del mercado.

Reforma agraria liberal (1836-1837):

Disolución del régimen señorial: ya iniciada en las Cortes de Cádiz, implicó la pérdida de las
atribuciones jurisdiccionales de los señores, aunque mantuvieron la propiedad de las tierras que
los campesinos a poder acreditar como propias. Aún así, el antiguo señor se convirtió en el nuevo
propietario y muchos campesinos pasaron a la condición de arrendatarios o jornaleros.

Desvinculación (supresión de mayorazgo, fideicomiso, etc.): significó el din de los patrimonios


unidos obligatoriamente y a perpetuidad a una familia o institución, y sus propietarios fueron libres
para poder venderlos sin trabas en el mercado.

Desamortización:
Había sido un elemento recurrentes desde el gobierno de Manuel Godoy como medida para
conseguir recursos para el estado con la venta de tierras propiedad de la Iglesia y de los
ayuntamientos.
En 1836, el presidente Mendizábal decretó al disolución de las órdenes religiosas (excepto las
dedicadas a la enseñanza y a la asistencia hospitalaria) y estableció la incautación por parte del
Estado del patrimonio de las comunidades afectadas.
Los bienes desamortizados fueron puestos a la venta mediante subasta pública a la que podrían
acceder todos los particulares interesados en su compra. Las tierras podían adquirirse en metálico
o a cambio de la deuda pública (título valor que refleja una deuda que el estado contrae con un
inversos se encuentra dentro de las posibles inversiones en renta fija).
¿Qué pretendía Mendizábal con esta medida?
• Conseguir los recursos necesarios para financiar al ejército liberal, recuperar vales de la
deuda y aminorar el grave déficit presupuestario del Estado.
• Buscaba que los nuevos compradores constituyesen apoyos sociales sólidos
comprometidos con el liberalismo.
• A largo plazo estas medidas deberían fomentar el desarrollo de la agricultura, al pasar la
tierra a unos propietarios más emprendedores y dispuestos a introducir mejoras en las
formas de cultivo.

Libre funcionamiento del mercado dentro del marco de implantación del liberalismo
económico:

• Abolición de los privilegios de la Mesta.

• Libertad de arrendamientos agrarios, así como libertad de precios y almacenamiento.

• Abolición de los privilegios gremiales.

• Reconocimiento de la libertad de industria y comercio.

• Eliminación de las aduanas interiores.

• Abolición de los diezmos eclesiásticos.

LA CONSTITUCIÓN DE 1837

El gobierno progresista convocó Cortes extraordinarias para redactar un texto constitucional que
adaptase el de 182 a los nuevos tiempos.

Para tratar de fijar un texto estable que pudieran aceptar moderados y progresistas, se redactó un
texto breve y se dejaron al margen una serie de cuestiones que se regularían posteriormente a
través de leyes orgánicas (como la electoral, o la ley de imprenta).
LEYES QUE COMPLEMENTA LA CONSTITUCIÓN:

Ley de Imprenta: hizo desaparecer la censura previa.

Ley Electoral (1837): fijó un sistema de voto censitario y restringido, pero amplió el censo electoral
del 0,15% (Estatuto Real) al 2,4%. De este modo, tenían derecho al voto los españoles varones
mayores de 25 años que pagasen un mínimo de 200 reales de contribución directa.

LA ALTERNANCIA EN EL PODER (1837-1843)

Tras la Constitución de 1837 y las leyes que complementaron todo el entramado jurídico español,
quedó configurado un primer sistema de partidos, sobre la base de los partidos moderado y
progresista.

Este modelo político se vio fuertemente mediatizado por la intromisión de los militares, que habían
aumentado su poder tras las guerras carlistas. Por ejemplo, generales como Espartero, Narváez y
O`Donnell fueron determinantes en el funcionamiento de los gobiernos españoles durante estos
seis años.

MODERADOS EN EL GOBIERNO (1837-1840)

Restringen los elementos más progresistas de la Constitución (sin salirse del marco
constitucional):
• En 1840 proyectan una ley electoral más restrictiva.

• Limitan la libertad de imprenta.

• Elaboran una Ley de Ayuntamientos que concede a la corona la facultad de nombras a los
alcaldes de las capitales de provincia.
• Inician una legislación que pretende devolver los bienes expropiados al clero.

• Prepararon un proyecto para reimplantar el diezmo.

¿Con qué problemas se encontraron los moderados?


Su mayor enfrentamiento vino de la mano de los progresistas que no estaban de acuerdo con la
Ley de Ayuntamientos. El apoyo de la regente a la propuesta moderada generó un mayor
descontento progresista y esta situación derivó en un movimiento insurreccional y la formación de
Juntas revolucionarias en muchas ciudades.

¿Cual fue la consecuencia inmediata de estos problemas?


María Cristina, en 1840, antes de dar su apoyo a un nuevo gobierno progresista, dimitió de su
cargo. Diversos sectores progresistas apoyaron al general Espartero, vencedor de la guerra
carlista y con un gran soporte popular y éste asumió el poder y se convirtió en regente.

LA REGENCIA DE ESPARTERO (1840-1843)


Espartero disolvió las Juntas revolucionarias y convocó nuevas elecciones, que dieron mayoría a
los progresistas.
Características de su regencia:
• Marcado autoritarismo: Fue incapaz de cooperar con las Cortes y gobernó sin más
colaboradores que su camarillas de militares afines, conocidos como los ayacuchos.
Perdió popularidad al alejarse del progresismo.
• Aprobación de un arancel que abría el mercado español a los tejidos de algodón ingleses.
La industria textil catalana se sintió gravemente amenazada y la medida provocó un
levantamiento en Barcelona, en que resultaron implicados burguesía y clases populares,
puesto que veían peligrar sus puestos de trabajo. Como solución, Espartero propuso
bombardear la ciudad hasta someter a los insurrectos, colocando a Cataluña y a buena
parte de sus antiguos partidarios en contra.
Los moderados aprovecharon la división del progresismo y el aislamiento de Espartero para
realizar conspiraciones, encabezadas por Narváez y O`Donnell. Fruto de ello, en 1843, Espartero
abandonó la regencia y las Cortes adelantaron la mayoría de edad de Isabel II y la proclamaron
reina con 13 años.
LA DÉCADA MODERADA (1844-1854)

LA CONFIGURACIÓN DEL RÉGIMEN MODERADO

Las elecciones de 1844 dieron la mayoría a los moderados, que formaron nuevo gobierno
presidido por el general Narváez.

Objetivo principal: clausurar la etapa revolucionaria, creando una nueva legislación para
estructural el nuevo Estado, siempre siguiendo los principios del liberalismo moderado.

¿Cómo lo desarrollaría?

• Manteniendo el orden y la autoridad.

• Cambiando la reforma política con férreas medidas represivas, que pusieron fin a las
expectativas sociales y políticas generadas por la dinámica revolucionaria de la etapa
anterior. Ante tales medidas de carácter represivo, muchos líderes progresistas optaron por
exiliarse.

¿Con qué apoyos sociales contaba?

• Predominio de la burguesía terrateniente (conformada por los antiguos aristócratas


proliberales y los nuevos propietarios). Para ellos era necesario consolidar un nuevo orden
social, que asentase las instituciones liberales desde una óptica moderada y las protegiese
tanto de la reacción carlista como de la subversión de las clases populares.

• La Corona y parte del ejército se convirtieron en garantes de un sistema que no dudó en


falsear los mecanismos electorales para garantizar el triunfo del partido del gobierno,
dejando a los opositores sin otra alternativa que la conspiración como único camino para
alcanzar el poder.

La Constitución de 1845

Recoge las ideas básicas del moderantismo:

• Soberanía conjunta entre el rey y las Cortes.

• Ampliación de los poderes del ejecutivo y disminución de las atribuciones del legislativo.

• Restricción del derecho de voto.

• Institución de un Senado no electivo.

• Ayuntamientos y diputaciones sometidos a la Administración central.

• Se suprime la Milicia Nacional.


• Se otorga exclusividad a la Religión Católica, declarada religión oficial del Estado. En esta
misma línea, se acuerda el mantenimiento del culto y del clero.

Esta nueva constitución mantenía gran parte del articulado de la Constitución de 1837, sobre todo
en lo referente a la declaración de derechos, pero su regulación se remitía a leyes posteriores que
fueron enormemente restrictivas con las libertades.

También confería enormes atribuciones a la Corona, ya que,a demás de la facultad de nombrar


ministros, disolver las Cortes y vetar sus decisiones, le otorgaba la facultad de designar el
Senado entre personalidades relevantes y de su confianza.

Decretos a mayores de la Constitución:

• Un decreto de 1845 regularía la libertad de imprenta y suprimió el jurado para esta clase
de delitos, lo cual significaba el control gubernamental sobre la prensa.

• Al año siguiente, la Ley Electoral planteó un sufragio censitario muy restringido, que no
superaba el 1% de la población. Sólo tenían derecho a voto los mayores contribuyentes de
cada localidad y una serie de personalidades destacadas de la cultura, del ejército, la
Administración y la Iglesia.

• Se acepta el sistema de distritos uninominales, que favorecía el predominio del voto rural
(supuestamente más conservador) sobre el urbano y que facilitaba la intromisión del
gobierno en las elecciones e invitaba al falseamiento electoral.

El Concordato con la Santa Sede

• Los moderados intentaron también mejorar sus relaciones con la Iglesia, que en gran parte
se había mostrado contraria al liberalismo y proclive al Carlismo ante las reformas
progresistas y muy especialmente a causa de la desamortización y la abolición del diezmo.

• En 1851 se firmó el Concordato con la Santa Sede, en el qe se establecía la suspensión


de la venta de los bienes eclesiásticos desamortizados y el retorno de los no vendidos.

• A cambio, la Santa Sede reconocía a Isabel II y aceptaba la obra desamortizadora,


mientras el Estado se comprometía:

◦ Al sostenimiento de la Iglesia española (presupuesto de culto y clero).

◦ Al restablecimiento de las órdenes reglares.

◦ A la concesión a la Iglesia de amplias competencia en materia de educación.

◦ Al reconocimiento del catolicismo como religión oficial del país.

• A partir de ese momento, la postura oficial de la jerarquía de la Iglesia ctólica fue la de


respaldar el trono de Isabel II.

LA INSTITUCIONALIZACIÓN DEL ESTADO LIBRAL

El moderantismo pretendió consolidar la estructura del nuevo Estado liberal bajo los principios de
centralismo, uniformidad y jerarquización. Para conseguirlo, puso en marcha una serie de leyes y
reformas administrativas.

1. Reforma fiscal (Ley Mon-Santillán. 1845) para aumentar los ingresos de la Hacienda:
• Se racionalizó el sistema impositivo.

• Se centralizaron los impuestos en manos del Estado.

• Se propició la contribución directa.Se unificaron códigos. Se aprobó el Código Penal y se


elaboró un proyecto de Código Civil, que recopilaba y racionalizaba el conjunto de leyes
anteriores.

2. Reforma de la Administración pública:

• Se creó una ley de funcionarios que regulaba su acceso.

• Se reordenó la administración territorial, siguiendo los criterios de 1833; para ello, se


fortalecieron los gobiernos civiles y militares.

3. Se conformó la Ley de Administración local que dispuso lo siguiente:


• Los alcaldes de los municipios de más de 2000 habitantes y de las capitales de provincia
serán nombrados por la Corona.
• Los alcaldes de los municipios menores de 2000 habitantes, serán nombrados por el
gobernador civil.

• En resumen, se creó una estructura jerarquizada y piramidal, en la que cada provincia


dependía del un poder central en Madrid.

• El temor a que una mayor centralización diera lugar a un rebrote del levantamiento carlista
propició una solución intermedia para la cuestión foral. Un decreto de 1844 acordó el
mantenimiento en el País Vasco y Navarra de los ayuntamientos forales.

4. Sistema nacional de instrucción pública: se regulaba los diferentes niveles de enseñanza


(educación elemental, secundaria y universitaria) y elaboraba los planes de estudio. Esta
legislación se completaría con la Ley Moyano de 1857, primera gran ley de educación del país.

5. Se optó por un único sistema de pesos y medidas, el sistema métrico decimal.

6. Se disolvió la antigua Milicia Nacional y se creó la Guardia Civil, un cuerpo armado con
finalidades civiles pero con estructura militar, que se encargaría del mantenimiento del orden
público, sobre todo en el medio rural.

LA CRISIS DEL GOBIERNO MODERADO

• Los gobiernos moderados no fueron capaces de dar estabilidad política al Estado. En dos
años consecutivos hubo siete gobiernos diferentes, que actuaban de forma arbitraria y
excluyente, manipulando las elecciones y reduciendo la importancia del poder legislativo.

• La vida política no se desarrollaba en las Cortes, sino alrededor de la corte y a partir de la


influencia de las distintas camarillas que buscaban el favor real o gubernamental, al
margen de la vida parlamentaria.

• El autoritarismo se agudizó durante el gobierno de Bravo Murillo de 1852, que propuso una
reforma constitucional que transformaba el Estado en una dictadura tecnocrática
(tecnócrata: persona especializada en alguna materia que ejerce su cargo público con
tendencia a hallar soluciones eficaces por encima de otras consideraciones políticas):
◦ Dicha dictadura consideraba la posibilidad de gobernar por decreto y suspender
indefinidamente las Cortes, a la vez que restringía más el censo electoral.

◦ Desdeñaba le sufragio y creía que una administración eficiente y el fomento de la


riqueza eran las únicas condiciones para un buen gobierno.

◦ Esta reforma suponía en la práctica la desaparición del régimen parlamentario y la


vuelta a un sistema semejante al del Estatuto Real.

• La propuesta fracasó por la oposición de un sector del propio moderantismo, que consiguió
desplazar a Bravo Murillo del poder, pero agudizó la descomposición interna del partido y
aumentó el descontento de amplias capas sociales, cada vez más marginadas de la
participación política.

• Una nueva revolución en 1854 permitió que los progresistas regresaran al poder.

EL BIENIO PROGRESISTA

LA REVUELTA DE 1854 Y EL NUEVO GOBIERNO PROGRESISTA

• El autoritarismo del gobierno moderado comportó la oposición y levantamiento de


progresistas, demócratas y algunos sectores moderados defraudados con la actuación del
gobierno.

• Fruto de este descontentó es el pronunciamiento de Vicálvaro (“Vicalvarada”) a cuyo frente


se colocó un moderado descontento, el general O`Donnell, que fundó un nuevo partido,
Unión Liberal.

• Los sublevados elaboraron el Manifiesto de Manzanares, que demandaba lo siguiente:

◦ El cumplimiento de la Constitución de 1845.

◦ La reforma de la Ley Electoral.

◦ Reducción de impuestos.

◦ Restauración de la Milicia Nacional.

• Al llamamiento se unierondiversos jefes militares, así como grupos de civiles que


protagonizaron levantamientos en diversas ciudades.

• La presidencia recayó en Espartero y O`Donnell sería nombrado ministro de la Guerra. Las


elecciones fueron convocadas según la legislación de 1837, que presentaba un censo
electoral más amplio, lo que permitió una mayoría progresista y la aparición por primera
vez en el Parlamento de algunos diputados demócratas.

• El nuevo gobierno trató de restaurar los principios del progresismo:

◦ Restauró la Milicia Nacional.

◦ Elaboró nuevamente la Ley Municipal que permitía la elección directa de los alcaldes.

◦ Preparó una nueva constitución que no llegaría a ser promulgada (1856), pero hubiese
introducido importantes novedades como la libertad de culto y la elección del Senado.

◦ Desarrolló un ambicioso plan de reformas económicas en defensa de los intereses de


la burguesía urbana y de las clases medias, que buscaba impulsar el desarrollo
económico y la industrialización del país.

LA LEGISLACIÓN ECONÓMICA

Las líneas más importantes del gobierno progresista fueron:

• La reanudación de la obra desamortizadora.

• La extensión de la red ferroviaria.

Ley Desamortizadora (1855):


• Fue llevada a cabo por el ministro Madoz.

• Afectó a los bienes del Estado, de la Iglesia, de las órdenes militares, de las instituciones
benéficas y, sobre todo, de los ayuntamientos (bienes de propios: patrimonio perteneciente
a los municipios que los ayuntamientos arrendaban para cubrir con sus ingresos los gastos
públicos y bienes comunales: patrimonio de propiedad comunitaria de un determinado
municipio cuyo aprovechamiento y disfrute pertenecía exclusivamente a sus habitantes.
Solían ser bosques y tierras de libre pasto).
Objetivos:
• Conseguir recursos para la Hacienda.
• Impulsar la modernización económica del país.
• Invertir el dinero obtenido de la obra desamortizadora en la nueva red de ferrocarriles,
considerada pieza clave para fomentar los intercambios y el crecimiento industrial del país.

Ley General de Ferrocarriles (1855): Regulaba su ejecución y ofrecía amplios incentivos a las
empresas que intervinieran en ella, de lo que se beneficiaron especialmente los capitales
extranjeros, que acudieron en abundancia al mercado español.

Otras mejoras:
• Leyes para fomentar la reforestación.

• Se puso en marcha el sistema telegráfico.

• Se amplió la red de carreteras.

• Se fomentó el crecimiento de la sociedades por acciones y la banca.

• Se desarrolló la minería.

LA CRISIS DEL GOBIERNO PROGRESISTA

Las medidas reformistas no remediaron la crisis de subsistencias, que movilizó al pueblo en las
revueltas de 1854, generando un clima de grave conflictividad social:

En Cataluña, la delicada situación económica (malas cosechas, alza de precios..) produjo huelgas
obreras. ¿Qué pedían los trabajadores?
• Reducción de los impuestos de consumos.

• Abolición de las quintas.


• Mejora de los salarios.

• Reducción de la jornada laboral.

En el campo castellano también se produjeron levantamientos.

En otras partes del país se produjeron asaltos e incendios de fincas y fábricas.

Para paliar esta situación, el gobierno presentó la Ley de Trabajo, que introducía mejoras como,
por ejemplo, permitir las asociaciones de obreros. No obstante, la situación había provocado una
crisis que no remitía sólo con esta mejora.

La creciente conflictividad social significó la irrupción del movimiento obrero en la escena política
del país, lo cual retrajo y atemorizó a las clases conservadoras.

Por otro lado, las discrepancias dentro de la coalición gubernamental entre el progresismo más
moderado -que acabaría en la Unión Liberal- y el más radical -que acabaría en el Partido
Demócrata- se agudizaron.

Espartero dimitió y la reina confió el gobierno a O`Donnell, que reprimió duramente las protestas.
Es llamativo que el propio O`Donnell, en 1856 ayudase a derribar el gobierno que él había
colocado en el poder dos años antes.

LA DESCOMPOSICIÓN DEL SISTEMA ISABELINO

LOS GOBIERNOS UNIONISTAS (1856-1863)

El nuevo gobierno unionista intentó un equilibrio político -liderado por O`Donnell- combinando los
elementos fundamentales del proyecto moderado con algunas propuestas progresistas como la
limitación de los poderes de la Corona y la aceptación de la desamortización civil.

Política interior:

• Consiguió una relativa estabilidad en este campo, que estuvo acompañada de una etapa
de prosperidad económica debido a la fiebre especuladora de las acciones ferroviarias en
la Bolsa.

• Se intentó revitalizar el parlamentarismo, auqnue siempre bajo al tutela del Estado y


ejercer una política más tolerante con la oposición.

• Aunque las elecciones eran amañadas desde el Ministerio de la Gobernación para


asegurar la mayoría parlamentaria, también fijaban una minoría opositora en el Congreso
para evitar una marginación que les abocase hacia prácticas insurrecionales.

Política exterior: Fue muy activa y buscaba recuperar el prestigio internacional y unir a los
diferentes partidos en un fervor patriótico, así como contentar a importantes sectores del ejército:
Destacaron tres campañas internacionales:
• Expedición a Indochina: Organizada en colaboración con Francia por deseo de castigar
una matanza de misioneros realizada en 1858.
• Intervención en México: Desarrollada junto a franceses y británicos para exigir al
gobierno mexicano el cobro de la deuda atrasada con ese país. Los españoles acabaron
retirándose por desavenencia con la política francesa.
• Campañas militares en Marruecos. Estuvieron motivadas por disputas fronterizas y
se saldaron con el triunfo en las batallas de Tetuán y Castillejos donde adquirió gran
prestigio un militar, el general Prim. La paz de Wad-Ras permitió a España la
incorporación del territorio del Ifni a la Corona y la ampliación de la plaza de Ceuta.

En 1863 comenzó a ser evidente la descomposición de la coalición gubernamental y, como ya


había pasado en años anteriores, se sucedieron rápidamente diversos gobiernos inestables. El
unionismo fue incapaz de afrontar la oposición de los moderados y de la propia Corona. O`Donnell
presentó su dimisión y a reina entregó el poder a los moderados.

LOS GOBIERNOS MODERADOS (1863-1868)

• Estos años -1863-1868- supusieron el retorno de Narváez y la reposición de los antiguos


principios del moderantismo, sin embargo, los problemas se sucedieron desde sus
comienzos (querellas internas, conspiraciones, intentos de pronunciamiento, etc.).

• El moderantismo impuso de nuevo la forma autoritaria de gobierno, al margen de las


Cortes y de los demás grupos políticos y ejerció una fuerte represión sobre sus opositores.

• Los progresistas acusaron a la Corona de entorpecer el funcionamiento de las instituciones


y promover formas de gobierno dictatoriales. De este modo, los progresistas pasaron de
nuevo a la insurrección con el apoyo de los demócratas, cuya influencia entre las clases
populares aumentaba.

• En 1866 tuvo lugar la sublevación de los sargentos del cuartel de San Gil, que contó con
la adhesión de progresistas y demócratas y que comportó un levantamiento popular en
Madrid. La insurrección acabó con 66 fusilamientos y más de mil prisioneros. Una buena
parte de los unionistas se pusieron en contra del gobierno y se acercaron a posiciones de
los progresistas, mientras que el propio O`Donnell se exiliaba a Gran Bretaña.

• La situación del gobierno empeoró a raíz de la crisis de subsistencias iniciada en 1866,


que provocó el aumento de los precios y el descontento popular. A partir de ese momento,
amplios sectores de la sociedad coincidieron en la necesidad de promover un
pronunciamiento que diese un giro radical a la situación.