Está en la página 1de 6

UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

LECCIÓN Nº 07: CONTRATO DE COMODATO

OBJETIVOS:
1 Saber cuales son los bienes que pueden darse en comodato
2 Saber cuales son los riesgos en el comodato, pérdida o deterioro del bien

CONTRATO DE COMODATO

PRINCIPALES CAMBIOS INTRODUCIDOS POR EL CODIGO CIVIL DE 1984 EN RELACION AL


CONTRATO DE COMODATO.

La más importante modificación introducida también en el mutuo y el depósito es el de su libertad de


forma y, como consecuencia de ello, la correlatividad de las prestaciones. En el numeral 1730 se
advierte este fenómeno claramente, en cuanto concierne a la forma. La “entrega” no es condición
indispensable como antes en el comodato para la formación del contrato, y éste queda perfeccionado
desde que el consentimiento de las partes se ha manifestado.

Un aspecto cuidadosamente tratado en el vigente Código es el relativo a la responsabilidad


fundamental que tiene el comodatario en el cuidado y conservación del bien que recibe para utilizarlo
gratuitamente. Se le exige la máxima diligencia posible, por ser el único beneficiario, asumiendo por tal
razón una obligación quizás mayor que la normal. Es por eso que se le hace responsable al
comodatario por toda clase de culpa, incluyendo la culpa leve. Tal responsabilidad se extiende a
hechos que inclusive no le serían imputables en otras circunstancias; como sucede con la pérdida
debida al caso fortuito o fuerza mayor, en general, sin culpa, en los supuestos previstos por los
Artículos 1741 al 1743.

Es más, el vigente C.C. presenta otras figuras novedosas con relación al derogado; así la relativa al
deber de restitución que corresponde al comodatario dentro de determinadas circunstancias (tales los
supuestos de los Artículos 1745 y 1747). La prohibición de retener el bien, salvo la justificada excepción
de recuperar lo gastado extraordinariamente y con carácter de urgencia para la debida conservación
del bien dado en comodato (1748). La responsabilidad de los herederos del comodatario que hubiese
enajenado el bien con o sin conocimiento de la existencia del contrato (1749) y las reglas sobre
caducidad deja acción para reclamar por el deterioro o modificación del bien y para el reintegro de los
gastos extraordinarios (1753 y 1754).

EDUCA INTERACTIVA Pág. 58


UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

CONCEPTO Y CARACTERES DEL CONTRATO DE COMODATO. CAPACIDAD DE LAS PARTES.


FORMA. PLAZO

Está definido en el nuevo Código que dice: “Por el comodato el comodante se obliga a entregar
gratuitamente el comodatario, un bien no consumible, para que lo use por cierto tiempo o para cierto fin
y luego lo devuelva”. (Art. 1728).

El derogado decía: en su Art. 1587: “Por el comodato de una persona entrega a otra gratuitamente
alguna cosa para que se sirva de ella por cierto tiempo o para cierto fin y luego la devuelva

Actualmente la tradición o entrega no es requisito para la existencia del contrato, es propia ya de su


ejecución o cumplimiento. Se trata de la entrega de bienes “no consumibles”; debe restituirse el mismo
bien; que se dan gratuitamente por cierto plazo. Para determinado fin, cumplido los cuales viene la
devolución del bien. Se concede el uso y disfrute temporal del bien cedido por el propietario o
comodante al comodatario. Se diferencia del arrendamiento en que éste es oneroso, mientras el
comodato siempre es gratuito; del usufructo en que en éste, hacen suyo los frutos del bien el
usufructuario, mientras el comodatario adquiere el derecho a usar el bien. En la proposición 626 hemos
indicado sus diferencias con el mutuo.

El comodato es un contrato de data antigua, expresión de la solidaridad humana. No siempre puede


tener gran trascendencia económica, cuando se trata del préstamo de uso de bienes de pequeño valor;
a veces lo practican hasta incapaces; tal el supuesto del Art. 1358: Los incapaces no privados de
discernimiento pueden celebrar contratos relacionados con las necesidades ordinarias de su vida
diaria”.

Son CARACTERES DEL CONTRATO DE COMODATO: 1) Principal y autónomo; 2) Necesariamente


gratuito; 3) Conmutativo porque parte de hechos ciertos; 4) Debido al cambio producido en el Art. 1728,
afirmamos que el comodato es un contrato de prestaciones recíprocas, correlativas, ya que ambas
partes asumen obligaciones vinculadas entre si y recíprocas. 5) Es temporal, generalmente de corta
duración; 6) Hay libertad en la forma, generalmente es verbal, y no requiere necesariamente de la
entrega, por ser consensual; la entrega es ya una fase de ejecución; 7) Es el uso y disfrute; ya que el
comodatario recibe el bien para usarlo; es un préstamo de uso gratuito.

CAPACIDAD DE LAS PARTES.- Comodante y comodatario no sólo deben tener capacidad civil de
ejercicio, sino la libre disposición de sus bienes (capacidad de disponer).

FORMA.- Hay libertad de forma, como lo hemos ya anotado. El Art. 1730 señala que la existencia y
contenido del comodato se rigen por lo dispuesto en la primera parte del Art. 1605 que hemos
mencionado al estudiar la forma del Suministro y del mutuo, respectivamente. La frecuencia con que se
practica el comodato hace que su existencia sea demostrable por cualquiera de los medios que permita
la ley, lo cual es congruente con el hecho de que se trata de un acto de confianza y de buena fe. A
nadie que no tengamos aprecio y, sobre todo confianza, vamos a prestarle bienes de cierto valor
económico, o que sean de importancia para nosotros. No requiere de solemnidad.

PLAZO.- Dijimos que es un contrato necesariamente temporal, generalmente de corta duración; ello
depende del acuerdo entre comodante y comodatario; en la práctica el plazo lo fija el comodante. Hay
un comodato que se le llama precario, en el cual no se señala duración, plazo; se refiere a él, el Art.
1737 que dice: “Cuando no se ha determinado la duración del contrato, el comodatario está obligado a
restituir el bien cuando el comodante lo solicite”.

EDUCA INTERACTIVA Pág. 59


UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

La prueba para acreditar que se pactó un plazo corresponde al comodatario. En esta clase de
comodato la restitución del bien se puede producir en cualquier instante, por la sola decisión del
comodante; no es necesario que se produzca la circunstancia de la necesidad urgente o imprevista;
creemos que el comodante puede pedir la devolución del bien de su propiedad, cedido gratuitamente
su uso, en cualquier instante, sin mayores explicaciones, sin expresión del motivo de su necesidad,
como decía el Maestro José León Barandiarán: “Hay como una especie de condición resolutoria
potestativa en favor del comodante”.

En caso de urgencia imprevista esta marcado por el numeral 1736: “Si el comodante necesita con
urgencia imprevista el bien o acredita que existe peligro de deterioro o pérdida si continua en poder del
comodatario, puede solicitar su devolución antes de cumplido el plazo o de haber servido para el uso”.

BIENES QUE PUEDEN DARSE EN COMODATO.

La regla general es que sean bienes no consumibles, ya que tiene que devolverse el mismo bien (un
carro, un piano, una maquina de escribir, un televisor, una bicicleta, un libro, etc.). Quedan al margen
de este contrato la energía de trabajo, los derechos a usar gratuitamente de una determinada facultad.

Lo dicho, sin perjuicio de la excepción contemplada por el Art. 1729 que dice: “Hay comodato de un
bien consumible si sólo es prestado a condición de no ser consumido”. Es el que se denominaba,
‘Comodato por razones de ostentación”; por ejemp1o bebidas alcohólicas de gran calidad exhibidas en
una feria, que se usan sin consumir su contenido.

OBLIGACIONES DEL COMODANTE.

Son entre las principales:

1) Entregar el bien en el plazo convenido, disposición nueva (Inc. lo. Art. 1735).
2) Comunicar oportunamente al comodatario si el bien adolece de algún vicio que conoce;
3) No solicitar la devolución del bien; antes del plazo estipulado y, en defecto de pacto antes de
haber servido al uso para el que fue dado en comodato, salvo el caso previsto por 1736, antes
mencionado (necesidad urgente del bien) por parte del comodante o peligro de pérdida o
deterioro si continúa en poder del comodatario.
4) Pagar los gastos extraordinarios que hubiese hecho el comodatario para la conservación del
bien. El comodante debe reintegrar los gastos extraordinarios hechos por el usuario para la
conservación del bien prestado. En cambio, los gastos ordinarios sí debe hacerlos el
comodatario, porque ya tiene el derecho del uso gratuito del bien ajeno.

OBLIGACIONES DEL COMODATARIO.

1) Custodiar y conservar el bien con diligencia y cuidado, siendo responsable de la pérdida o


deterioro del bien no provenientes del uso ordinario o de la propia naturaleza del bien;
2) Debe emplear el bien en el uso que corresponda a su naturaleza, y a las costumbres del lugar.
Si abusa del bien, será responsable tanto de su pérdida como del deterioro.

EDUCA INTERACTIVA Pág. 60


UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

3) Debe permitir inspeccionar el bien al dueño o comodante, cuando éste quiera establecer el
estado de conservación del bien o del uso que el comodatario le está dando.
4) Costear los gastos de conservación y de uso ordinario del bien, como una contrapartida por el
uso gratuito que hace del bien.
5) Devolver el bien en el plazo convenido o después del uso para el que fue dado en comodato
(Inc. 5o. Art. 1738; conc. 1728 y 1736). Se tiene como excepción el caso del fallecimiento del
comodatario (Art. 1733); el derecho no se transmite a los herederos. En el caso del Art. 1736,
se debe devolver por urgencia y, luego en el caso del comodato precario (1737).

El efecto jurídico de la no devolución del bien por el comodatario, es el derecho del comodante a
accionar judicialmente para la inmediata restitución del bien y con el consiguiente pago de daños y
perjuicios.

Es el Art. 1738 el que numera las obligaciones antes mencionadas, dispositivo que no tiene carácter
imperativo; consecuentemente, se puede pactar en otro sentido. Por lo demás, el Art. 1738 guarda
concordancia con los numerales del 0.0. Vigente, Nos.1734, 1740, 1741 al 1744.

COMODATO PLURAL.

Si el bien se ha dado en comodato a dos o más personas para que lo usen al mismo tiempo, todas son
responsables solidariamente. Se trata de un caso de solidaridad legal (Art. 1752). Acá es válido el
pacto en contrario, dice la Expos. De Motivos (Pág. 434 de la Compilación de la Dra., de De Baker
tomo VII). Vemos como acá, se invierte la figura obligación al, pues, en este caso la mancomunidad
requerirá estipulación expresa. (y. Propos. Nos. 307 - 309 sobre oblig. Solidarias). El Cód. Anterior
estableció igualmente la responsabilidad solidaria entre los comodatarios, cuando éstos son dos o más
(Art. 1602 cod. 1936).

LOS RIESGOS EN EL COMODATO. PERDIDA O DETERIORO DEL BIEN.

Esta cuestión está vinculada también con los efectos del contrato de comodato, esto es, obligaciones
del comodante y el comodatario. Luego se vincula con la conocida Teoría de los riesgos, puesto que
todo bien materia de una determinada relación jurídica, está expuesto a las contingencias de su pérdida
o su deterioro, con motivo de su uso, cuando ha sido a su vez el bien, materia de transferencia de
dominio o simplemente de su uso, como en el caso del comodato. Se refieren a esta cuestión las
disposiciones contenidas en los Arts. 1732, 1739, 1742, 1743 y 1751).

Al comodante le corresponden los aumentos del bien, dado en comodato, por ser su propietario.
Recíprocamente, deberá soportar el menoscabo o pérdida de la cosa prestada, a no mediar culpa del
comodatario (1732).

Si el bien se deteriora por efecto desuso para el que ha sido entregado, no responsabiliza al
comodatario, así, como no responde éste por el “casus”, sino únicamente responde de los riesgos que
le sean imputables a su culpa. En suma responde el comodatario de la pérdida o el deterioro del bien
recibido en comodato, cuando lo destina a un uso distinto al normal; cuando abusa de la cosa o cuando
la emplea por un plazo mayor al autorizado y, en este caso, aunque la pérdida y el deterioro no le sean
imputables a su culpa. (Arts. 1739 y 1738, lncs. 1 y 2); sin embargo, de acuerdo a las normas
generales, si el comodatario prueba el “casus” habría alcanzado igualmente el bien, aunque lo hubiera
devuelto oportunamente o no hubiera usado el bien diversamente; se liberará de responsabilidad (Art.

EDUCA INTERACTIVA Pág. 61


UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

1741), concordante con los Arts. 1728, inc. 2o. Del 1738, 1139, 1315 y Art. II del T.P.).

El comodatario, conforme al Art. 1742, debe pagar el precio del bien dado en comodato si perece por
causa que no le es imputable, cuando hubiese podido evitarla sustituyéndolo con uno de su propiedad.

Esta norma plantea dos supuestos:

1) Cuando el perecimiento se produce en condiciones en que el comodatario pudo evitarlo,


sustituyendo el bien ajeno por el propio y;
2) Cuando el comodatario ha preferido que se pierda el bien prestado y no el suyo.
Si al celebrarse el contrato de comodato, el bien fuera tasado, su pérdida y su deterioro son de
cuenta del comodatario, aun cuando hubiera ocurrido por causa que no le sea imputable;
semejante al Art. 1590 del derogado. El solo hecho de la tasación importa invertir la gravitación
del peligro a cargo del comodatario; sin embargo, cabe pacto en contrario,
Finalmente, si se pierde un bien dado en comodato, y posteriormente es hallado, ¿cómo habrá
de procederse? Caben 3 situaciones diferentes:

1° El bien es encontrado por el comodatario; el comodatario deberá quedarse con el bien;


salvo que el comodante lo quiera recuperar; así se hará, restituyendo el comodante al
comodatario el precio que éste ya hubiera abonado. La decisión corresponde tomarla al
comodante.

2° El comodante es quien encuentra el bien; tiene 2 opciones: A) Se queda con el bien que él
mismo lo halló, devolviéndola al comodatario la suma que éste pago o B) o entregará el
bien hallado al comodatario, el que habiendo ya pagado su precio, pasa a ser el nuevo
dueño del bien;

3° El hallazgo lo realiza un tercero. Decide el comodante; si desea se le restituya el mismo


bien (que fue hallado) él restituye el precio al comodatario.

FIN DEL COMODATO.

Puede concluir el comodato por cualquiera de los modos extintivo de las obligaciones, con algunas
excepciones; como el caso de la compensación, en que conforme al inc. 2 del Art. 1290 no se permite
la compensación.

Casos especiales de conclusión del comodato. La muerte del comodatario que constituye una
excepción a la regla general de que las obligaciones se transmiten activa y pasivamente a los here-
deros. El fundamento es que la decisión del comodante de prestar gratuitamente un bien al
comodatario se funda en consideraciones estrictamente de carácter personal.

El Art. 1733 expresa: “Las obligaciones y derechos que resulten del comodato no se transmiten a los
herederos del comodatario, salvo que el bien haya sido dado en comodato para una finalidad que no
pueda suspenderse. La última parte es una excepción no considerada en la ley anterior (conc. con Art.
1218 - 1363 -660 y 1749). Si fallece el comodante el contrato subsistirá con sus herederos, hasta su
terminación, no se extingue el comodato”.

EDUCA INTERACTIVA Pág. 62


UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

CONTESTE BREVEMENTE.

1) ¿Cuáles son los bienes que pueden darse en comodato?


2) ¿Cuáles son los riesgos en el contrato de comodato?

EDUCA INTERACTIVA Pág. 63