Está en la página 1de 6

POLITICA EDUCATIVA EN EL GOBIERNO DE PERON

INTRODUCCION:

La educación siempre ha sido un instrumento clave en la política, y el gobierno cualquiera sea su


ideología se ha valido de ella para inculcar en los futuros ciudadanos los valores que considera
positivos, además de buscar apoyo en su gestión (legitimidad).

El gobierno peronista fue sin duda un claro exponente de utilizar la educación como propaganda
política, pero no debemos dejar de resaltar los méritos que en esta materia tuvo, y los esfuerzos
para que los menos favorecidos pudieran lograr una educación de calidad. Reconocer a Perón
como un gran luchador contra el analfabetismo es ciertamente solo observar los resultados de la
democratización de la enseñanza y un fuerte adoctrinamiento en valores positivos.

Actualmente la incorporación de la asignatura “Política y Ciudadanía” en las escuelas, incluye un


programa de alto contenido ideológico. En el gobierno peronista, la materia se denominaba
“Cultura ciudadana” y la propaganda al peronismo era aún más clara y directa, pues la figura de
Perón era paternalista.

Durante su primer gobierno se crearon escuelas, incluyendo técnicas y para adultos, y se becó a
los alumnos pobres. Las escuelas contaban con comedores escolares. La educación religiosa se
impartió en las escuelas tanto primarias como secundarias hasta 1954. Su derogación por parte de
Perón le creó un grave conflicto con la Iglesia.

La democratización de la que hablamos es referida a la inclusión de todos los niños en la escuela,


pero no con respecto a los contenidos educativos ni a la forma de desarrollar las clases, pues esto
estaba prolijamente pautado. “Cuadernos para el Maestro Argentino”, publicado por el Ministerio
de Educación era un manual de instrucciones al que los maestros debían estrictamente atenerse.

La crítica más repetida por los antiperonistas es que se enseñaba a leer utilizando frases tales
como “Evita me ama”. Entre los textos de lectura obligatoria, se incluyó a la muerte de Evita “La
razón de mi vida” de contenido autobiográfico.

La Universidad perdió autonomía, quedando bajo la órbita estatal con la sanción de la ley 13.031
de 1947. Esto fue profundizado con la ley 14.297 de 1954. La constitución de 1949 les reconocía
una seudo autonomía pues autorizaba que se la limitara por ley. Sin embargo, se estimuló la
investigación científica.

Se crearon las facultades de Arquitectura y Odontología, Derecho tuvo un nuevo edificio, y se


fundó la Universidad Tecnológica.

La educación técnica, siguiendo el pensamiento en pro de la industrialización, fue muy estimulada,


creándose escuelas fábrica, y la Universidad Obrera Nacional. El 6 de julio de 1944 se dictó el
decreto N º 17854, por el cual se creó la Dirección Especial de Enseñanza Técnica.
¿COMO FUE LA EDUCACION EN EL GOBIERNO DE PERON?

POLITICA EDUCATIVA
Enseñanza primaria y secundaria

Durante el gobierno peronista el número de inscriptos en las escuelas primarias y secundarias


creció a tasas superiores a la de los años anteriores. En 1946 hubo 2.049.737 alumnos inscriptos
en las escuelas primarias y 217.817 en las secundarias, en tanto que en 1955 fueron 2.735.026 y
467.199, respectivamente. El crecimiento más rápido de la escuela secundaria respecto de la
primera indica que se produjo el acceso a la educación secundaria de la mayor parte de los hijos
de clase media y de una parte significativa de los estratos altos de la clase trabajadora, lo que se
ve confirmado por la circunstancia de que el mayor aumento se dio en la enseñanza comercial y
técnica. Durante los nueve años de gobierno de Perón, el presupuesto destinado a la Universidad
de Buenos Aires se multiplicó por siete. La ley 13031 (1947) incluyó 115 artículos que trataban
temas como carrera docente, régimen de alumnado, tareas y objetivos universitarios, y
financiamiento. Reconoció la autonomía universitaria para el fomento de la cultura, la
investigación y la formación profesional. Fue derogada tras el golpe de 1955 y se restituyó la Ley
Avellaneda. (Broches, 2009). En relación al desarrollo de la política científica es importante
destacar que el 17 de mayo de 1951, Perón firmó el decreto de creación del CNICyT (Consejo
Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas), que fue un antecedente del CONICET. El 31 de
mayo de 1951, Perón creó la CNEA (Comisión Nacional de Energía Atómica) y la DNEA (Dirección
Nacional de Energía Atómica). Como parte de las innovaciones pedagógicas en materia de
educación superior, se destaca la creación de la Universidad Tecnológica Nacional y el incentivo
que el gobierno peronista brindó a las escuelas técnicas. En términos de matrícula, en esos nueve
años se triplicó la cantidad de estudiantes en todas las universidades nacionales: pasó de 51 272
estudiantes (en 1947) a 143 542 en 1955. Además, por primera vez se instauró un sistema de
becas para estudiantes de bajos recursos a partir de un impuesto del 2 % sobre los sueldos
establecido en los artículos 87 y 107 de la Ley n.º 13.013. Esto posibilitó que para el año 1956,
Argentina fuera el país con mayor cantidad de estudiantes universitarios en toda América Latina.
La enseñanza religiosa fue ratificada por ley del Congreso el 14 de marzo de 1947 y se mantuvo
durante casi todo el gobierno de Perón, hasta ser abolida el 16 de diciembre de 1954 en el marco
del conflicto del gobierno con la Iglesia católica. La escuela argentina se había formado como un
territorio neutral sin discriminación política, racial ni religiosa, pero durante el gobierno peronista
no solamente los docentes estaban obligados a comentar los actos de gobierno más importantes
sino que además los textos escolares comenzaron a incorporar dibujos, fotografías y textos
laudatorios de Perón y Evita tales como «¡Viva Perón!», «Perón es un buen gobernante», y «Perón
y Evita nos aman», y otros similares, que se constituyeron en uno de los motivos de irritación de
los opositores. En 1954, el Congreso con mayoría peronista derogó la enseñanza religiosa en las
escuelas públicas (no así en las privadas). El Congreso aprobó el Estatuto para el Personal Docente
de los Establecimientos de Enseñanza Privada y el Consejo Gremial de Enseñanza Privada que
igualaba los derechos de los docentes de escuelas privadas a los que gozaban los públicos.
Respecto a los Jardines de Infantes fue aprobada la ley Simini en 1946, que establece los
lineamientos para la enseñanza preescolar destinada a los párvulos de tres a cinco años. En 1951,
se sancionó la Ley de Estabilidad y Escalafón número 5651 que, fue aprobada por todos los
sectores. En lo que respecta al salario docente, establecía que estaría determinado por la ley del
presupuesto y que las bonificaciones periódicas corresponderían tanto a los titulares como a los
suplentes. Sobre los ascensos, especificaba que los cargos superiores a vicedirector de primera
categoría se designarían a través de concurso de oposición. A su vez, los docentes consiguieron
integrar el tribunal de clasificaciones docentes.

Enseñanza universitaria

En materia de política universitaria, durante su primera presidencia Perón impulsó medidas que
tendieran a acercar a los sectores populares a la universidad pública. En 1948 envió al Congreso un
proyecto de ley para crear la Universidad Obrera Nacional (actualmente denominada UTN), que
fue creada por Ley 13.229 y puesta en funcionamiento en 1952, con centros en Buenos Aires, La
Plata, Bahía Blanca y Avellaneda. El objetivo de la Universidad Obrera fue orientarla hacia la
ingeniería productiva con regímenes de estudios gratuitos y que facilitaran el acceso de los
jóvenes trabajadores. Las principales medidas de su gobierno fueron el ingreso irrestricto, la
gratuidad y las becas, a fin de abrir la Universidad al pueblo, lo cual representaba toda una
revolución socio cultural para la época. La gratuidad fue receptada en el decreto 29337 de 1949
(Broches, 2009). Durante el primer gobierno de Perón se coordinaron los planes de estudio, se
unificaron las condiciones de ingreso a la Universidad, se crearon 14 nuevas universidades, se
elevó el presupuesto desde 48 millones (1946) a 256 millones (1950). La gratuidad universitaria
permitió que de 49 mil alumnos en 1946 se llegase a 96 mil en 1950. Se estableció la dedicación
exclusiva para permitir a los profesionales investigar. Además, por primera vez se instauró un
sistema de becas para estudiantes de bajos recursos a partir de un impuesto del 2 % sobre los
sueldos establecido en los artículos 87 y 107 de la Ley n.º 13.013. Esto posibilitó que para el año
1956, Argentina fuera el país con mayor cantidad de estudiantes universitarios en toda América
Latina.

Durante su mandato se construyó también el edificio de la nueva Facultad de Derecho y se


crearon las de Arquitectura y de Odontología, siempre de la Universidad de Buenos Aires. Ya en su
segunda presidencia Perón creó el Consejo Nacional de Investigaciones Técnicas y Científicas
(CONITYC) antecedente inmediato del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas
(CONICET) y se abrió una nueva sede regional de la Universidad Obrera en Tucumán. La creación
del Instituto de Minería y Geología de la U.N.T. en la Provincia de Jujuy, a lo que le seguirían la
creación de institutos en el campo de las artes, el derecho, la economía y la investigación
científica. De este modo, también planificó la construcción de la "Ciudad Universitaria" en la Sierra
de San Javier, cuyas obras comenzaron en 1949. En el norte expandió la Universidad en la región,
creando el Instituto de Geología y Minería, el Instituto de Biología de Altura y el Instituto de
Medicina Popular, en Jujuy; la Escuela Técnica de Vespucio y el Instituto de Humanidades, en
Salta; la Escuela de Agricultura en El Zanjón, en Santiago del Estero, por ejemplo. Incorporó a la
UNT la Universidad Salesiana del Trabajo y creó el Servicio Médico Universitario.

Tras 15 años de democracias restringidas e intervenciones militares sobre los gobiernos civiles, en
1946 el Congreso sancionó una nueva Ley de Educación Superior que puso a las universidades bajo
la órbita de las reglas de una democracia sin proscripción. Para eso, y marcando un hito en la
historia de la legislación sobre educación superior, el peronismo dictó en 1947 la Ley N º 13.031,
denominada Ley Guardo, en honor al diputado justicialista creador de su articulado. Esta
legislación puso punto final a la larga vigencia de los cuatro artículos de la reducida Ley N º 1.597
de 1885, “Ley Avellaneda”, que ofició de marco legal hasta entonces.

En 1949 con la intención de atender a algunos planteos de los universitarios e incorporar avances
de la ley sancionada en 1947 y sentar las bases para una nueva Ley, se incorpora un artículo en la
Constitución Argentina de 1949. En el año 1954 se sanciona una nueva Ley, la 14.297. En ella se
incorporan algunos otros postulados de la Reforma Universitaria, como la definición de la
extensión y la participación directa de los estudiantes, esta ley profundiza la participación
estudiantil en el gobierno de las Facultades, otorgándoles el derecho al voto. En la Universidad
Nacional de Tucumán se realizó profunda transformación, a través de múltiples creaciones y una
vasta expansión regional, como la construcción de la Ciudad Universitaria, en el cerro San Javier; la
fundación del Gymnasium Universitario, en 1948. La creación en 194 del Instituto de Minería y
Geología de la U.N.T. en la Provincia de Jujuy. Se planificó la construcción de la "Ciudad
Universitaria" en la Sierra de San Javier, cuyas obras comenzaron en 1949.

Expandió la Universidad en en interior del país creando el Instituto de Geología y Minería, el


Instituto de Biología de Altura y el Instituto de Medicina Popular, en Jujuy; la Escuela Técnica de
Vespucio y el Instituto de Humanidades, en Salta; la Escuela de Agricultura en El Zanjón, en
Santiago del Estero, por ejemplo. Incorporó a la UNT la Universidad Salesiana del Trabajo y creó el
Servicio Médico. En 1946, bajo la presidencia de Juan Domingo Perón, y debido a la creciente
industrialización de la Argentina durante la Segunda Guerra Mundial, se creó la Comisión Nacional
de Aprendizaje y Orientación Profesional (CNAOP) y se fundaron escuelas-fábricas destinadas a la
capacitación de operarios. De esta manera, por medio de la Ley 13.229 del año 1948 se creó la
Universidad Obrera Nacional (UON). Hacia 1955 ya tenía institutos en Capital federal, Córdoba,
Mendoza, Santa Fe, Rosario, Bahía Blanca, La Plata y Tucumán. Los planes de estudio privilegiaban
especialidades tales como las construcciones mecánicas, los automóviles, la industria textil, y las
instalaciones eléctricas.

La reforma constitucional de 1949 dispuso que las universidades tienen el derecho de gobernarse
con autonomía, dentro de los límites establecidos por una ley especial que reglamentará su
organización y funcionamiento.

En 1949 con la intención de incorporar avances de la ley sancionada en 1947 y sentar las bases
para una nueva ley, se incorporó un artículo en la Constitución argentina de 1949. En el año 1954
se sancionó una nueva ley, la 14.297. En ella se incorporaron algunos otros postulados de la
Reforma Universitaria, como la definición de la extensión y la participación directa de los
estudiantes. Según Susana Roldán esta ley profundizó la participación estudiantil en el gobierno de
las facultades, otorgándoles el derecho al voto.

Según el historiador Félix Luna continuó vigente la ley 13.031, aprobada en 1947, para regir el
gobierno de las universidades, a las que convertía en una dependencia del Poder Ejecutivo: desde
el rector hasta el último titular de cátedra eran designados por decreto, se suprimía la autonomía
funcional y financiera y establecía la pena de expulsión a quienes actuaran «directa o
indirectamente en política» pero en la práctica esta norma no se aplicaba a quienes militaban en
el Partido Peronista, lo que se evidencia en los muchos funcionarios y legisladores del mismo que
ocuparon puestos en las universidades. La representación estudiantil fue eliminada de los
consejos, se introdujo la exigencia de un certificado policial «de buena conducta» sin el cual no se
podían proseguir los estudios y comenzó a haber policías de civil omnipresentes en aulas y oficinas
universitarias.

Por otro lado, el gobierno aprobó el Plan Analítico de Construcciones Universitarias en 1948 con el
objetivo de centralizar y unificar las obras ―la Facultad de Derecho― y se creó la Subsecretaría
Universitaria dependiente de la Secretaría de Educación en 1949. Se crearon 14 nuevas facultades
en las 5 universidades existentes, en la Universidad de Buenos Aires se crearon la carrera de
Odontología, Arquitectura y Urbanismo. Se crearon una innumerable cantidad de Institutos en
todas las facultades. En la Facultad de Filosofía y Letras se creó el Instituto de Filosofía (1947), el
Instituto de Geografía (1947) y el Instituto de Ciencias Antropológicas (1948). En la misma
facultad, el Consejo Directivo aprobó el 24 de noviembre de 1952 la creación de una Comisión
Honoraria Pro-Restauración del Pucará de Tilcara, con el objetivo de instalar un museo
arqueológico y una residencia para estudiantes y profesores (Archivos de la Facultad de Filosofía y
Letras, 24 de noviembre de 1952).

Mientras tanto en el Contexto Histórico…

La oligarquía y la clase media alta no quería a los cabecitas negras en las escuelas.

No estaba de acuerdo con la importante cuota de música nacional impuesta en las


programaciones radiales.

No simpatizaba con el nazismo y fascismo

Los liberales católicos estaban identificados con el corporativismo y el franquismo.

Los liberales laicos, al igual que los anteriores identificaban al Peronismo con el fascismo.

En general los liberales desarrollaron un sistema de educación privado independiente del


gobierno.

El Peronismo busco impulsar la esencia de lo Nacional.

Los Radicales y los demócratas tenían mucha influencia sobre los docentes, defendiendo la
educación estatal, laica como obligatoria y gratuita y la reforma universitaria.

Los Escolanovistas se alinearon en defensa de los principios educativos liberales en contraposición


al avance del nacionalismo.

El gobierno Peronista se dedicó a perseguir a los anteriores.

El peronismo buscaba imprimir a la escuela el carácter de un regimiento.


Logros del Gobierno Peronista

Se crea el ministerio de Educación. (Recordemos que hasta 1946 tuvimos Ministerio de


Agricultura, pero no de Educación ni de Salud).

Se establece la universidad obrera nacional.

Se construye la ciudad universitaria en Tucumán.

Se crean en Rosario las facultades de Humanidades, Ciencias de la Educación, Medicina, Ciencias


Económicas y Matemáticas.

La Facultad de Ingeniería de San Juan.

La de Ciencias de la Educación en San Luis.

La Universidad Nacional de La Plata

Se construye la Ciudad universitaria en Córdoba, la Ciudad universitaria de Mendoza y la Ciudad


universitaria de Buenos Aires.

Se suprimen los aranceles universitarios y se implementa un plan de becas para estudiantes de


escasos recursos, no solo para argentinos sino también para estudiantes de cualquier parte del
mundo que vienen a estudiar al país. Se reglamentan las olimpíadas universitarias.

Se crean misiones mono-técnicas, para que los alumnos de zonas rurales aprendan artes y oficios
como zapatería, carpintería, albañilería, herrería y mecánica.

Se crean en el país 298 escuelas fábricas y las escuelas hogares y escuelas granjas, que intensifican
la enseñanza agrícola ganadera.

Se instalan comedores escolares gratuitos en los centros educativos.

Se establece la enseñanza preescolar capacitando maestros especializados.

Se construyen 1.064 jardines de infantes y se organizan las colonias de vacaciones.

Entre los años 1946 y 1955, la cantidad de alumnos se elevó a 2.870.000.

Se implementa la enseñanza nocturna para completar la primaria y la secundaria en adultos.

Se crean las escuelas de policlínicos y domiciliaria para niños y adultos con problemas de
discapacidad, (únicas en el mundo).

Se quintuplica el presupuesto para la educación.

Se duplica el sueldo de los maestros y se establece una bonificación para aquellos que enseñan en
lugares alejados e inhóspitos.

Se construyeron 8000 escuelas en el período 1946/1955, más que la totalidad construida desde
1810 a 1946.

También podría gustarte