Está en la página 1de 4

LA MANO DE DIOS

Texto: 1 Pedro 5.5-7 : “Igualmente, jóvenes, estad sujetos a los ancianos; y


todos, sumisos unos a otros, revestíos de humildad; porque: Dios resiste a los
soberbios, y da gracia a los humildes. Humillaos, pues, bajo la poderosa mano
de Dios, para que él os exalte cuando fuere tiempo; echando toda vuestra
ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros
1. ¿QUÉ SIGNIFICA LA MANO DE DIOS?:
La mano de Dios es la mano protectora, es la mano del Padre que ama a su
hijo y lo dirige por sendas correctas. Un padre en su verdadero juicio no va a
pretender de que algo malo le ocurra a su hijo, lo va a llevar por sendas
correctas, sendas donde no haya nada en que el niño pueda tropezar, sendas
donde el niño no se pierda.
El niño tiene esa sensación de paz y de tranquilidad, camina por lugares donde
nunca ha transitado, sin embargo confía en la mano de su padre que lo guía. El
Señor está hablando en su Palabra de la mano de Dios que nos lleva a lugares
donde nunca hemos estado y que nos dice que debemos estar confiados, que
debemos sujetar nuestras manos a la mano de Dios. Cuando habla de
sujeción, cuando habla de humillarse bajo la mano de Dios, está diciendo:
“confía en su poderosa mano porque Él sabe lo que hace, Él cuida de ti”.
Uno de los resultados de estar tomado de la mano de Dios es que no tengamos
ansiedad y la ansiedad es el fruto de lo desconocido. Cuando uno tiene planes,
metas, sueños, cuando uno quiere que algo suceda y no conoce lo que viene
comienza una ansiedad.
La ansiedad es el resultado de lo que desconocemos.
Hay una presión arterial de consultorio. Existe la presión arterial fuera del
consultorio y la presión arterial cuando uno ve al médico vestido de blanco,
porque usted está pensando qué tengo, qué me va a decir.
También podemos decir que hay una ansiedad espiritual, una ansiedad
producto de lo que no sabemos, de lo que esperamos y parece que se retarda,
que no llega.
El Señor relaciona la mano con la ansiedad y dice:
a. Que el que se toma de la mano de Dios será exaltado, será promovido.
b. Que Él te provee y que no estés ansioso.
Todos nosotros muchas veces pasamos por circunstancias, donde
necesitamos confiar en esa mano protectora que nos dice: “No temas, yo te
llevo, yo te tomo por mi mano derecha y no te dejaré hasta que llegue y haga
contigo aquello que me he propuesto hacer”.
2.¿CÓMO OPERA LA MANO DE DIOS?:
a. La mano de Dios necesita tu sujeción.
Necesita de que estés dispuesto a no soltarte, a tomarte de la mano de Él,
aunque parezca que Él no está haciendo nada. Dios nunca jamás actuará en
una forma contraria a la que dice su Palabra de que va a actuar. Dios nunca
contradecirá lo que está escrito, y Él no quiere que te pierdas en tus propios
errores, de que te extravíes en tus malas decisiones.
Su mano ha tomado la tuya y se ha unido a la tuya y se ha propuesto llevarte al
destino, al propósito de lo que Él ha planeado para ti en Cristo Jesús. Él te dice
que no temas, que no estés ansioso, te dice que esperes porque Él es tu Padre
amoroso, que aunque te hayan dejado padre, madre, tíos, abuelos, esposo o
esposa, aunque estés en la calle, Él dice: “Yo soy tu Padre que te ayuda, yo
soy tu Padre que te sostiene, soy tu Padre que te guía en todos tus pasos”.
La mano de Dios se muestra cuando hay sujeción:
a Él, a nuestros pastores, y a unos y otros
Versículos que nos hablan acerca de la mano de Dios:
Números 11.23: “Entonces yahve respondió a Moisés: ¿Acaso se ha acortado
la mano de yahve? Ahora verás si se cumple mi palabra, o no”.
Háblale a tu motivo de ansiedad, a tu problema, a tu gigante, a tu fantasma, a
tu temor, a tus dudas y díle: ¿Acaso se ha cortado la mano de Dios?
El Señor dice prepárate como dice el Salmo 23, estarás comiendo en frente de
tus enemigos.
Tus enemigos no te podrán tocar. Dios no dice que te sacará los enemigos,
Dios no dice que no tendrás problemas, sino que dice que te sentarás a comer,
que estarás bajo la provisión, que estarás bajo el cuidado, en medio de los
enemigos y ellos no te podrán tocar: “Extenderás mesa delante de mi, en
presencia de mis angustiadores. Unges mi cabeza con aceite, mi copa está
rebosando”.
Esdras 8.22: “...La mano de nuestro Dios es para bien sobre todos los que le
buscan; mas su poder y su furor contra todos los que le abandonan”.
Hebreos 10.31: “Horrenda cosa es caer en manos del Dios vivo”.
Dios es un Dios de amor, no se caracteriza en castigar, pero cuando nos
ponemos en su contra, tarde o temprano lo lamentaremos.
Cuando Dios te dice que su mano es confiable, realmente es confiable. La
mano de Dios te llevará a todo lo bueno. La mano de Dios está contigo y Él
quiere tu bien.
Jeremías 1.9: “Y extendió yahve su mano y tocó mi boca, y me dijo yahve: He
aquí he puesto mis palabra en tu boca”.
La mano de Dios viene cuando Él cambia tu actitud y tu lenguaje. El Señor dice
que cuando confías en su mano, Él cambia tu lenguaje. Ya no es tiempo de
críticas, ya no es tiempo de hablar cosas que desaniman, no es tiempo de
queja, de hablar de otros, sino que es tiempo de hablar bendición.
Su mano va a cambiar tu forma de hablar, tu forma de proclamar las cosas. Si
proclamabas desgracia, proclamabas temor, ahora su mano hará que hables
palabras de fe. No proclames temor, no proclames ansiedad, proclama que el
brazo de yahve no se ha acortado y que Dios no se ha olvidado de ti, ni de tu
casa.
Ezequiel 3.14: “Me levantó, pues, el Espíritu, y me tomó; y fui en amargura, en
la indignación de mi espíritu, pero la mano de yahve era fuerte sobre mí”.
El Señor le había encomendado a Ezequiel cierto ministerio, el cual sabía Dios
que le iba a ser difícil, humanamente imposible.
Sin embargo la Biblia dice que aunque Ezequiel estaba indignado, aunque no
se sentía fuerte, aunque estaba en amargura de espiritu, la mano de Dios era
fuerte sobre él.
Dios nos pide cosas que humanamente tu dices: “no estoy preparado para
olvidar mi pasado, para perdonar a aquella persona que me estafó, que arruinó
mi vida, no estoy preparado para enfrentar el mañana, no estoy preparado para
enfrentar los problemas”, pero Él te dice: “La mano de yahve será fuerte sobre
ti”. En aquello que Dios ha puesto en tu mano, no temas porque Él está contigo
para tomarte de la mano y llevarte a la meta.
¡Hay fortaleza en Dios, hay victoria en Él!
Jn. 10.28: “y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las
arrebatará de mi mano”.
Él tiene tu nombre escrito en la palma de su mano. Él dice que ningún
demonio, ninguna tribulación podrá arrebatarte de su mano. Nadie podrá
arrebatarte de su mano.
3. QUE SIGNIFICA ESTAR BAJO LA PODEROSA MANO DE DIOS:
a.-.La mano de Dios te promueve: “él te exaltará” (1 P. 5.6):
Tarde o temprano alcanzarás aquello por lo cual el Señor te ha llamado. El
Señor dice que te exaltará aunque eres débil, aunque no tienes fuerzas, pero
estás tomado de la mano de Dios por lo tanto Él te va a promover.
Ahora, en el reino de Dios para ser promovido primeramente muchas veces
ocurre que uno da unos pasos hacia atrás.
Así sucedió con la vida de José cuando Dios le dio una visión de un liderazgo
delante de sus padres y de sus hermanos y los hermanos lo tomaron por loco,
por orgulloso, y lo vendieron, lo encerraron en un pozo y su vida fue poco a
poco perdiendo el brillo de lo que parecía que una vez iba a ser el propósito de
Dios. Sin embargo cuando parece que uno va para atrás, cuando uno está
promovido por Dios no importa el tiempo que ha pasado, ni que parece que
estás retrociendo porque allí es donde Él se encargará de levantarte.
Daniel también fue probado en su fe, cuando se prohibió la adoración a todo
otro Dios que no fuera Nabucodonosor. Daniel oraba tres veces por día y a
causa de eso terminó en el foso de los leones. Pero el Señor lo sacó de allí, lo
levantó y humilló a los que lo habían engañado, porque Dios promueve, Dios
levanta y Dios avergüenza a aquellos que estaban esperando que las cosas te
vayan bien, viendo que Él pone mesa en presencia de tus enemigos.
Aunque parece que vas para atrás, es porque vas a ir para adelante.
Aunque parezca que el sueño, la visión se está demorando y parece que vas
para atrás, pero el Señor te dice: “yo te voy a exaltar en presencia de tus
angustiadores”
lo mismo vemos en Jesus, paso por la tierra haciendo el bien y sin embargo fue
crucificado. Y porque confiio en su Padre, porque se abandono en sus manos,
Dios lo exalto otorgandole el Nombre sobre todo nombre....
b.La mano de Dios te protege: (Salmo 91):
c.La mano de Dios da propósitos:
Dios tiene un propósito para tu vida. Dios te creó para algo.
A veces algunos hemos escuchado a ciertos padres en la ira diciendo a sus
hijos: “no te deseamos, eres un simple accidente, viniste a este mundo pero no
te buscamos, no estamos preparados” y el odio y el veneno atacaron el dulce
corazón de un bebé, de una tierna criatura. Pero no estamos en este mundo
por accidente, tus padres no tuvieron un accidente, sino que estás aquí porque
Dios lo quiso. No naciste por casualidad, sino porque Dios tenía un propósito
contigo. Dios tiene un plan y el plan todavía no se ha cumplido, sino que está
por cumplirse lo mejor.
Jeremías 29.11: “Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de
vosotros, dice yahve, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que
esperáis”.
Dios dice: “mis pensamientos hacia ti son pensamientos de paz, y no de mal”.
El enemigo quiso su mal, pero Jesús lo venció, lo ató. Si el enemigo te quiere
hacer mal, le tiene que pedir permiso a su dueño, y su dueño es Jesucristo, el
Hijo del Dios Viviente. Jesús pagó por ti y tu has sido sellado con la sangre de
Cristo.
Dios nos lleva de su mano, para que conozcamos su perfecto plan.
Jeremías 1.5 dice: “antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que
nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones”.
Tú eres un regalo, eres un don, no eres un problema, no eres un quiste, no
eres alguien en el mundo que lastima, que hiere. No eres un problema, sino
que eres una bendición para este mundo, estás lavado, santificado y enviado
para que sea bendición. Dios te ha puesto en este mundo para bendecir a los
demás.
1 Samuel 22.1-2: “Yéndose luego David de allí, huyó a la cueva de Adulam; y
cuando sus hermanos y toda la casa de su padre lo supieron, vinieron allí a él.
Y se juntaron con él todos los afligidos, y todo el que estaba endeudados, y
todos los que se hallaban en amargura de espíritu, y fue hecho jefe de ellos; y
tuvo consigo como cuatrocientos hombres”.
Todos estos hombres en algún momento pensaron, que la vida no se le iba a
modificar jamás. Vivían en una realidad constante, unos afligidos, otros
endeudados, otros rechazados, amargados, hasta que un día pasaron por una
cueva donde estaba David huyendo por sus propios problemas y se
encontraron con el ungido de Dios. Dice la Escritura que esa actitud de gente
increíblemente dañada, herida, terminó cambiando, siendo transformada en
gente valiente2 Samuel 23.8
Dice la Escritura que uno de ellos mató a 800 hombres, otro hirió a muchos
filisteos que se cansó y su mano quedó pegada a la espada. Hombres sin
propósito, sin destino, sin planes, dando vueltas, Dios los guió al camino
correcto.
Dios tiene grandes cosas para ti, porque desde el día en que te encontraste
con Jesús tu cambiaste de ser una persona amargada, endeudada, afligida,
temerosa a ser un valiente, a ser un guerrero conquistador de Dios.

¡Tómate de la mano de Jesús y terminarás siendo un valiente de Dios, una


persona transformada para grandes cosas!