Está en la página 1de 156

La vulnerabilidad

en los procesos migratorios


La vulnerabilidad
en los procesos migratorios
Alex Munguía Salazar
coordinador
Este libro fue dictaminado por pares académicos especialistas en el tema,
bajo la modalidad doble ciego.

La vulnerabilidad en los procesos migratorios


Alex Munguía Salazar

Primera edición: 25 de septiembre de 2018

D.R. © Ediciones La Biblioteca, S.A. de C.V.


Azcapotzalco la Villa No. 1151
Colonia San Bartolo Atepehuacán
C.P. 07730, México, CDMX.
Tel. 55-6235-0157 y 55-3233-6910
Email: contacto@labiblioteca.com.mx

ISBN: pendiente

Diseño: Fernando Bouzas Suárez

Queda prohibida la reproducción parcial o total, directa o indirecta, del


contenido de la presente obra, sin contar previamente con la autorización
expresa y por escrito de los editores, en términos de lo así previsto por la
Ley Federal de Derechos de Autor y, en su caso, por los tratados interna-
cionales aplicables.

Impreso y encuadernado en México


Printed and bound in México
Índice

Prólogo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9

Capitulo 1
Migrantes mexicanas en el espacio laboral estadounidense.
Entre la doble exclusión y la vulnerabilidad . . . . . . . . . . . . . . . . . 11
Oscar Calderón Morillón
Rogelio Sebastián Salcido González
Andrés Ramos Reyes
Resumen . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11
Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11
Nota metodológica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12
Los estudios de género y el mercado laboral . . . . . . . . . . . . . . . . . 13
La migración de mexicanas hacia Estados Unidos . . . . . . . . . . . . . 18
¿Por qué migran las mujeres? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19
Comparación entre la primera migración
y última migración internacional . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 20
Movilidad geográfica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23
Estatus migratorio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25
Actividades de las mujeres migrantes
mexicanas en la actualidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26
Escolaridad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29
A manera de conclusión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31

Capitulo 2
La migración internacional y su vulnerabilidad . . . . . . . . . . . . . 37
Alex Munguía Salazar
Resumen . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37
Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37
El Pacto Mundial para una Migración Segura,
Ordenada y Regular . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 39
Los trabajadores migrantes
en los instrumentos internacionales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 43
La vulnerabilidad de los derechos humanos
de los trabajadores migrantes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 46
La vulnerabilidad estructural . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 52
La vulnerabilidad cultural . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 56
La discriminación y exclusión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 59
La denegación de Justicia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 62
Conclusiones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 64
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 71
Capítulo 3
Vulnerabilidad y desigualdades de género:
Una mirada a partir de la subvaloración
del trabajo del cuidado remunerado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 75
Mirza Aguilar Pérez
Resumen . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 75
Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 75
Vulnerabilidad y género . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 76
Trabajo del cuidado y desarrollo humano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 82
Cuidado remunerado: subvaloración, vulnerabilidad y afecto . . . . . . 86
Conclusiones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 90
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 92
Capítulo 4
“Antes, los mixtecos éramos de palma”:
La Relación entre Migración y Medio Ambiente
en la Construcción de la Comunidad Multilocal . . . . . . . . . . . . . 97
Jorge Contreras Peralta
Gustavo López Ángel
Sara Moran Domínguez
Resumen . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 97
Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 98
La complejidad de las identidades y la Translocalidad . . . . . . . . . . . 98
De la clase y la identidad a lo multilocal/interna-externa . . . . . . . 102
La comunidad multilocal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 110
Déficit en la producción de maíz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 115
La mano vuelta y el trabajo asalariado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 116
Régimen de Tenencia de la Tierra . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 116
La migración de los rosareños . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 118
La migración al Distrito Federal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 121
Migración hacia Estados Unidos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 124
Conclusiones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 125
Capítulo 5
Inmigración y Multiculturalidad.
De la identidad desdichada al suicidio francés . . . . . . . . . . . . . 131
Diego Martín Velázquez Caballero
Resumen . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 131
Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 131
Alain Finkielkraut. La Identidad Desdichada . . . . . . . . . . . . . . . . 134
Eric Zemmour. El suicidio francés . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 141
La Nación y Charles De Gaulle . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 144
La inmigración . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 145
Cabildeo y minorías influyentes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 150
La juventud poderosa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 151
Conclusión. Discursos de odio y activismo político . . . . . . . . . . . 151
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 153
Prólogo

El presente libro es producto de la permanente reflexión que se desa-


rrolla en el ámbito de la migración nacional e internacional al interior
de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales. Por lo cual, debido a la
complejidad del proceso migratorio se hace necesario un abordaje mul-
tidisciplinario donde participan profesores de distintas áreas académicas
y donde cada uno de los autores hace patente su amplio conocimiento
del tema.
En el primer capítulo titulado “Migrantes mexicanas en el espacio
laboral estadounidense. Entre la doble exclusión y la vulnerabilidad” Os-
car Calderón Morillón; Rogelio Sebastián Salcido González y Andrés
Ramos Reyes, desarrollan una investigación sobre los actuales patrones
del proceso de la migración, donde la mujer juega un papel sustantivo en
tales flujos migratorios; sin embargo acrecentando también, el carácter
de vulnerabilidad y exclusión.
En el segundo capítulo titulado “La migración internacional y su
vulnerabilidad” Alex Munguía Salazar analiza la situación actual de vio-
lación de derechos humanos de los migrantes en el mundo; enfatizando
el carácter laboral de la misma. Además analiza el carácter de vulnerabi-
lidad en sus dos vertientes, la cultural y la estructural. El autor reconoce
que a pesar del consenso actual sobre el hecho de que la violación de
los derechos humanos de los trabajadores migrantes en un país es un
acto reprobable, no se hace nada para revertir esa realidad lacerante de
exclusión y discriminación.
En el capítulo tercero titulado “Vulnerabilidad y desigualdades de
género: Una mirada a partir de la subvaloración del trabajo del cuidado
remunerado, Mirza Aguilar Pérez nos explica la importancia de conside-
rar las relaciones de género como un eje transversal en los análisis sobre
vulnerabilidad social y migración.
En el capítulo cuarto Jorge Contreras Peralta, Gustavo López Ángel
y Sara Moran Domínguez desarrollan una investigación titulada “Antes,
los mixtecos éramos de palma”: La Relación entre Migración y Medio
Ambiente en la Construcción de la Comunidad Multilocal; en donde
señalan que la migración interna e internacional ha permeado la vida

9
Prólogo

de ciertas zonas de la mixteca poblana, evidenciando los efectos sobre


la misma.
Por último en el capítulo quinto titulado “Inmigración y Multicul-
turalidad. De la identidad desdichada al suicidio francés” Diego Martín
Velázquez Caballero al lado analiza la influencia de intelectuales con-
servadores o neoreaccionarios en la opinión pública francesa, para lo
cual el autor estudia la participación y contradicción de dos represen-
tantes de esa corriente ideológica de la sociedad Francesa actual.
Puebla, Puebla, 13 de septiembre 2018.

10
Capítulo 1.
Migrantes mexicanas en el espacio laboral
estadounidense. Entre la doble exclusión y
la vulnerabilidad
Oscar Calderón Morillón*
Rogelio Sebastián Salcido González**
Andrés Ramos Reyes***

Resumen

Cuando se habla de la migración de mujeres mexicanas que se dirigen


hacia los Estados Unidos, nos recuerda que el sólo escuchar el tema de
la migración nos hace pensar que es un tema relacionado solo con el
género masculino, ya que éste fenómeno en la mayoría de los casos ha
sido asociado a los hombres, que son los que toman las decisiones en ge-
neral de la familia y los que deciden quienes son los que deben de migrar
dentro de la familia. Sin embargo, la idea de que las mujeres migrantes
hacia los Estados Unidos seguían a sus cónyuges, padres y hermanos
para hacer la tarea del hogar ha sido desplazada, datos recientes indican
que cada vez las mujeres representan una parte importante de la pobla-
ción que migra en busca de empleo y mejores oportunidades.
Palabras clave: género, migración laboral internacional, vulnerabili-
dad y exclusión.

Introducción

Por mucho tiempo prevaleció la idea de que la migración mexicana era


exclusiva de hombres jóvenes y con un origen rural. Numerosos estu-
dios empezaron a dar cuenta de que esta situación había cambiado de
manera importante, la migración internacional mexicana había cambia-

* Profesor Investigador Titular, Sociología BUAP.


** Profesor Asociado, Sociología BUAP.
*** Profesor de Asignatura, Sociología BUAP.

11
Migrantes mexicanas en el espacio laboral estadounidense...

do cualitativamente y cuantitativamente. A finales de la década de los


noventas del siglo pasado esta situación cambio, ya no sólo los hombres
de origen rural migraban, también se insertaron en este proceso las
personas con un origen urbano, pero a la par que se dio esta cambio,
las mujeres empezaron a tener una mayor presencia en este difícil y
complejo proceso social, en donde el ser mujer ya era una dificultad para
desarrollarse equitativamente, y el ser mujer y migrante las convierte en
sujetos doblemente excluidos.
Producto de estos cambios, el número de mujeres que han migrado
a Estados Unidos, representa alrededor del 45% del total de todos los
migrantes en el año 2006 (Calderón, 2008). La idea de que las mujeres
migraban para reunificar la familia ha quedado atrás, si bien el rol eco-
nómico que juegan es cada vez más importante, hay que mencionar que
realizan ocupaciones típicamente asociadas al género femenino: servicio
doméstico, servicios de limpieza en restaurantes y hoteles y en general,
trabajos manuales, con una clara segregación en el mercado de trabajo.

Nota metodológica

Los resultados que se presentan en este documento, provienen del aná-


lisis de dos grandes encuestas y de entrevistas a profundidad realizadas
a mujeres migrantes desde 2003. En la parte cuantitativa, se trabajó
con la Etnoencuesta del Mexican Migration Project (MMP)1, que en la
actualidad tiene encuestadas a 161 localidades en 24 estados de la Re-
pública Mexicana y que ofrece un panorama longitudinal del fenómeno
migratorio desde 1982, lo que permite hacer estudios comparativos por
cohortes de tiempo. La otra encuesta donde se obtuvieron resultados es
el suplemento de marzo del Current Population Survey (CPS) de 2015,
que ofrece un panorama de las condiciones laborales de los inmigrantes
en los Estados Unidos por país de origen.

1 “El Proyecto de Migración Mexicana (MMP) es una iniciativa de colaboración


entre investigadores de la Universidad de Princeton y de la Universidad de
Guadalajara.” Su sitio en la red es mmp.opr.princeton.edu.

12
Oscar Calderón Morillón, Rogelio Sebastián Salcido González, Andrés Ramos Reyes

Los estudios de género y el mercado laboral

En las últimas décadas hemos sido testigos de cómo el mercado de tra-


bajo ha sufrido un conjunto de cambios en su composición, en par-
ticular en lo relativo al carácter contingente e incierto, presente en la
oferta ocupacional hoy en día. La reordenación de la vida laboral ha
propiciado, entre otras cosas, una precarización de los empleos expresa-
da en ocupaciones temporales o de medio tiempo; empleos sin ningún
tipo de garantía laboral; contrataciones por fuera de los marcos legales
de protección al trabajador; supresión de la posibilidad de afiliación a un
sindicato; etc. (Peña Saint-Martín, Pérez y Sánchez, 2009). De cara a
este contexto, la naturaleza de las relaciones laborales se inserta dentro
de una lógica global influida por la movilidad de los capitales, las tecno-
logías, las empresas, los productos y los servicios a todo lo largo y ancho
del planeta. Es en este marco como el sentido del “trabajo” así como del
“trabajar” adquiere particulares connotaciones en función de los distin-
tos mecanismos de inserción laboral que hombres y mujeres despliegan
en escenarios de acción concretos.
Bajo estas condiciones, uno de los eventos más notorios dentro de
nuestras sociedades ha consistido, sin duda alguna, en la incursión cre-
ciente de la fuerza de trabajo femenina en diferentes ámbitos ocupacio-
nales. Al amparo de esta incorporación se ha hecho necesaria una revi-
sión de la actual dinámica laboral así como del papel llevado a cabo por
las mujeres en este proceso. Los impactos de la apertura comercial, la
reestructuración productiva y la flexibilidad laboral se han hecho sentir
no sólo en el ordenamiento de las condiciones estructurales del mercado
de trabajo, sino también en las formas de ordenación social entre la vida
familiar y la vida productiva; espacios ambos que, para el caso especial
de las mujeres, se vuelven escenarios con un cierto grado de complejidad
en el intento por armonizarlos e integrarlos como parte de su actuar
cotidiano. Sobre esa base, la perspectiva de género ha permitido revelar
la condición asimétrica de las relaciones familiares así como redefinir el
concepto mismo de trabajo, cuyo vínculo no únicamente se restringe a
lo productivo sino además a las tareas domésticas y al cuidado de los
hijos2 (García y de Oliveira, 2006: 149).

2 Para autoras como Oliveira y Ariza (2000) la importancia de la familia reside en


no ser simplemente una unidad aislada o autocontenida, sino más bien en un
espacio inserto dentro de una amplia y compleja red de relaciones sociales que

13
Migrantes mexicanas en el espacio laboral estadounidense...

La emergencia de las nuevas formas de organización productiva, las


innovaciones en el plano tecnológico aplicadas al trabajo, así como el in-
cremento del sector servicios a escala global, sirven de marco referencial
en torno a las particularidades que reviste la participación femenina en
el mercado laboral. Una línea de argumentación a ese respecto señala
que la presencia extendida de la mujer en las actividades extra-domésti-
cas no va correspondida de una mejora en sus condiciones generales de
trabajo, de tal suerte que al avance cuantitativo de la participación feme-
nina parece seguirle un deterioro cualitativo en su quehacer productivo
(Abramo y Armijo, 1997). Esto último ubica el papel de la mujer dentro
de un circuito extensivo de prácticas dominado por la exclusión o la
discriminación, la cual se expresa en las diferencias salariales en función
del género, en las posibilidades desiguales de ascenso o promoción, en el
acceso diferenciado a la incorporación de las calificaciones, etc.3
Junto con los procesos de estandarización que se abren con la glo-
balización, esto es, la uniformidad de los consumos, del tiempo, de la
tecnología, del conocimiento o el entretenimiento (Tarrés, 2007) insti-
tuciones como la familia, el patriarcado, la religión o, incluso, el trabajo
mismo siguen reproduciendo un sentido de desnotoriedad en torno a la
participación de la mujer en la vida social. No sorprende, por tanto, que
el desenvolvimiento público establecido por las mujeres venga acompa-
ñado de resistencias, disrupciones o conflictos entre un esquema valora-
tivo que les ha asignado culturalmente el rol de hijas, madres, esposas o

va más allá de lo doméstico. Desde lo familiar es como se llegan a transmitir


las inequidades de género ambientadas por relaciones de poder, autoridad y
conflicto signadas por las atribuciones de sentido acerca de lo masculino y
lo femenino que tiende a oponer lo hecho por el hombre y la mujer. Esta
circunstancia conduce, a su vez, a distinguir analíticamente el trabajo produc-
tivo (relativo a la producción de bienes o servicios cuya retribución se realiza
mediante un pago) y el trabajo reproductivo (relativo a la reproducción de la
familia sin retribución monetaria). Al recaer este último fundamentalmente
sobre las mujeres, la actividad pasa a ser considerada como no relevante en
comparación con el trabajo asalariado.
3 Sobre el particular, Ruesga y Murayama (2000: 83) consideran que el cre-
cimiento de la participación femenina ha ocurrido con independencia de las
fases del ciclo económico así como de las políticas laborales establecidas en los
distintos países. Pero esta participación está asociada fuertemente a puestos
de trabajo de tiempo parcial y a retribuciones salariales inferiores a las de los
hombres, lo cual tiene efectos directos en el comportamiento general del tra-
bajo asalariado.

14
Oscar Calderón Morillón, Rogelio Sebastián Salcido González, Andrés Ramos Reyes

amas de casa y un nuevo campo de acción caracterizado por la búsqueda


de la autonomía laboral, el logro profesional o la capacidad de decisión.
Es en estas [re]definiciones en torno al “ser femenino” como se van
acumulando diversas y complejas asignaciones sobre la relevancia de su
práctica laboral respectiva. La asimetría natural entre los sexos también
busca sedimentarse en el plano social en las competencias de acción
reservadas tanto para los hombres como para las mujeres. A esta separa-
ción genérica se le incorporan ciertos discursos que tratan de oficializar
estas diferencias. Marcadamente se insiste en la disposición a la disci-
plina por parte de la mujer así como a la obediencia y al trabajo que no
precisa de tomar riesgos o decisiones a diferencia del manifestado por
el varón. De ahí la desigual internalización de valores y sentimientos
referidos a una idea de la auto-eficacia, la cual hace a hombres y mujeres
sentirse más productivos o eficientes dentro de ciertos roles específicos
(Smulyan, 2004: 226, 227).
Desde tal perspectiva, en el contexto latinoamericano existen va-
rias investigaciones académicas que destacan las actividades productivas
desarrolladas por las mujeres como una extensión del trabajo domésti-
co. Las experiencias familiares suelen constituir un espacio importante
de cara a la orientación laboral realizada por la mujer, insertándose en
ciertos sectores productivos bajo formas femeninas a través de conoci-
mientos y habilidades construidas desde la esfera doméstica y artesanal.
En estos estudios se pone de relieve la desvalorización del trabajo do-
méstico, junto con el hecho de ser el fundamento de un entrenamiento
sin reconocimiento ni retribución monetaria alguna (González, 1997:
24). La ampliación de los mercados de trabajo en América Latina, ha
propiciado una mayor inserción femenina en diversas ocupaciones, aun-
que en sectores donde su participación ha sido tradicionalmente do-
minante tales como secretariado, enfermería, enseñanza, confección de
ropa, servicios personales; además de otras expresiones laborales como
resultado de la globalización como es el trabajo en las maquiladoras y
la subcontratación domiciliaria (Arango, 1999). Dicha incorporación se
efectúa con frecuencia en espacios sexualmente segregados, lo cual su-
pone consecuencias desfavorables para sus niveles de ingreso y movilidad
social (Oliveira y Ariza, 1999: 90).
A nivel analítico, se presenta una preocupación sobre el por qué
tanto hombres como mujeres se orientan hacia actividades segmentadas
en un contexto de recomposición constante en el mundo del trabajo.

15
Migrantes mexicanas en el espacio laboral estadounidense...

Sobre el particular, ya desde la década de los años setenta del siglo XX,
dicha segregación buscó explicarse a través de la categoría división sexual
del trabajo referida a la oposición entre las actividades productivas y las
domésticas, a la segmentación por sexo dentro del mercado de trabajo,
a la diferenciación salarial y contractual, así como a las características
genéricas que presentan tanto la mano de obra femenina como la mas-
culina en estos sistemas de discriminación (Ravelo, 2001: 149). Algunas
aproximaciones apuntaron que la reclusión de las mujeres al universo
de lo privado y, por ende, a la dedicación casi exclusiva de las labores
domésticas constituía una forma de exclusión social. En tal perspectiva,
la orientación ocupacional va acompañada, por lo regular, de una pre-
carización y discriminación salarial hacia las mujeres como parte de una
construcción social de la distinción sexual (Torres Franco, 2005: 62, 63).
Al asociarse la labor de las mujeres con el espacio de la reproducción,
se insinúan o se hacen explícitas las atribuciones “propias” de su sexo,
tales como la maternidad, la crianza o el cuidado de los hijos. De ahí
la desvalorización hacia la mujer cuando ésta ingresa al ámbito produc-
tivo, por cuanto su mayor concentración se halla en línea directa con
lo doméstico. A partir de lo anterior se presenta la alusión de una do-
mesticidad en el comportamiento de la mujer que hacen aparecer como
inherentes sus capacidades de intervención tanto en la esfera productiva
como en la reproductiva; esto es, la noción de una disciplina, deferen-
cia, aplicación, pulcritud, cooperación, obediencia, la cual llega a servir
como un elemento “acreditable” para su incorporación al mercado de
trabajo. Una vez ahí no se les visualiza como “trabajadoras” sino más
bien como “mujeres que trabajan” (Grieco y Whipp, 1986: 117). Los
efectos de esto es que las propias mujeres, en ciertos contextos, pueden
asumir tales imágenes socialmente edificadas como las únicas posibles y
pensables; circunstancia que les lleva a admitir como algo normal o in-
eludible el inclinarse hacia labores emparentadas con lo aprendido desde
la unidad familiar y justificarlo como parte de una vocación natural.
Por el lado de los empleadores, estas imágenes también pueden lle-
gar a tener un peso específico al momento de contratar personal feme-
nino. A este respecto, Lerda y Todaro sostienen que los criterios para su
reclutamiento, en ciertas áreas donde hay mayor presencia de mujeres,
se fundamentan en la apreciación de que ellas están calificadas “natu-
ralmente” en razón de adquirir conocimientos y habilidades desde la
privacidad de su hogar; o bien por lo aprendido de otras compañeras de

16
Oscar Calderón Morillón, Rogelio Sebastián Salcido González, Andrés Ramos Reyes

trabajo (Torres Franco, 2005: 67). Ello marcaría, de inicio, una valora-
ción divergente en términos de las competencias productivas o creativas
entre las mujeres y los hombres, porque mientras aquellas cuentan con
un aprendizaje dado por su rol de madres, hijas o esposas - lo cual ideo-
lógicamente hará ver su desempeño laboral en correspondencia con esta
condición-, estos últimos cuentan con conocimientos más formalizados
aplicables en aquellas áreas donde es necesario un despliegue técnico efi-
caz. De esta suerte, el varón no podría incursionar con la misma eficacia
operativa en el ámbito dominado por la mujer y viceversa.
En ese sentido, la segregación laboral entre los sexos deriva de la
organización de la vida doméstica vinculada con la ideología de una
“domesticidad femenina”. Las mujeres se ven confinadas a bajos sueldos,
forzadas a depender del ingreso del varón y asumir el rol de trabajadoras
domésticas sin pago. Así, tanto la división sexual del trabajo como la di-
visión dentro del mercado laboral se ven reforzados mutuamente (Grieco
y Whipp, 1986: 118). A partir de estas formulaciones, la orientación
a determinada labor no opera homogéneamente para ambos sexos y,
por ende, la separación entre ocupaciones femeninas y masculinas posee
efectos desiguales en cuanto a la calidad del empleo, los niveles salaria-
les, el estatus, el prestigio social y la valoración personal; situación que
permite advertir una jerarquización en la estructura ocupacional sobre
la cual hombres y mujeres despliegan sus respectivas capacidades de
intervención. Para autoras como Comas D’ Argemir lo anterior es parte
de una incorporación sociocultural de las asimetrías sexuales que actúa
como elemento básico para la reproducción de específicas relaciones de
producción (Comas D’ Argemir, 1995: 29).
Es oportuno agregar que más allá de las asimetrías socioculturales,
las propias aspiraciones y expectativas individuales son un elemento im-
portante a considerar al momento de decidirse por una ocupación, lo
cual posibilita ver en el sujeto un grado de autonomía vinculado a cómo
desea hacer pública sus maneras de concebir y ejecutar un quehacer
productivo. Sobre el particular, resulta útil la sugerencia de Smulyan en
explorar las inclinaciones de los sujetos en términos de una auto-eficacia,
esto es, de una serie de ideas o sensaciones personales que les permite
verse más eficaces o más fructíferos en determinadas labores producti-
vas. Desde ese ángulo, las orientaciones ocupacionales se encuentran
insertas en un particular sistema de significados en donde el individuo va
construyendo un reconocimiento de sus capacidades y saberes a través de

17
Migrantes mexicanas en el espacio laboral estadounidense...

una relación constante entre las condicionantes externas y las proyeccio-


nes personales. Sólo que dicha construcción discurre sobre particulares
apreciaciones sociales sobre los tipos de actividad “considerados” para
uno y otro sexo.

La migración de mexicanas hacia Estados Unidos

Aunque se tiende en general a hablar de la migración mexicana a los


Estados Unidos, en realidad esa expresión debe referir a un complejo
fenómeno, conformado por múltiples procesos, que presentan particu-
laridades que llegan a diferenciarlos de manera considerable entre sí
(Massey y Durand, 2003; Herrera, Calderón y Hernández, 2007). Ello,
por supuesto, dentro de un marco estructural común, caracterizado por
las dinámicas económicas y demográficas de los dos países involucrados,
por las políticas de los gobiernos de México y los Estados Unidos y
por los sedimentos de una larga y continua historia migratoria, que ha
tenido entre sus resultados la conformación de un mercado de trabajo
transnacional que traspasa y trasvasa las fronteras.
Cuando tratamos en específico la migración de mujeres mexicanas
que se dirigen hacia los Estados Unidos, nos recuerda que el sólo escu-
char el tema de migración nos hace pensar que es un tema relacionado
solo con el género masculino, ya que éste fenómeno en la mayoría de
los casos ha sido asociado a los hombres, que son los que toman las
decisiones en general de la familia y los que deciden quienes son los que
deben de migrar dentro de la familia:
…mire, cuando yo veía que mis hermanos ya estaban todos en Amarillo
(Texas), yo le dije a mi papá que yo me quería ir con mis hermanos, pero
mi papá me dijo que no, que eso era sólo para los hombres y sólo en caso
de que me casara y si mi esposo me quería llevar al norte, entonces, pues
estaría allá… mi papacito murió hace cinco años y pues ya me pude ir con
mis hermanos y ya me hice de mi familia aquí (Amarillo, Texas)4
La idea de que las mujeres migrantes hacia los Estados Unidos seguían
a sus cónyuges, padres y hermanos para hacer la tarea del hogar ha sido
desplazada, datos recientes indican que cada vez las mujeres representan
una parte importante de la población que migra en busca de empleo y
mejores oportunidades.

4 Entrevista con Julia, realizada en Amarillo, Texas, el día 20 de febrero de 2008.

18
Oscar Calderón Morillón, Rogelio Sebastián Salcido González, Andrés Ramos Reyes

Por mucho tiempo los estados que tenían la mayor intensidad mi-
gratoria fueron: Guanajuato, Jalisco, Michoacán, San Lis Potosí y Zaca-
tecas. Hoy estados como Chiapas, Estado de México, DF, Guerrero, Hi-
dalgo, Oaxaca, Puebla, Veracruz, y Tlaxcala, entre otros, que no tenían
ninguna tradición migratoria internacional, han pasado a ser estados
que aportan cada vez un mayor número de migrantes internacionales.
Una pregunta que es pertinente: ¿Por qué estados como Veracruz o
Chiapas se ha convertido en estados expulsores de mano de obra?, una
de las respuestas tiene que ver con una situación coyuntural que se dio
en el pasado, cuando se dio la crisis del café y del azúcar, parte de esta
crisis fue producto del cierre de organismos gubernamentales como el
IMCAFE (Instituto mexicano del café) y FINAZA (Financiera nacional
azucarera), que se encargaban de financiar y de regular los precios, situa-
ción que generó la quiebra de fincas caficultoras, y una profunda crisis
en los ingenios azucareros. Estudios recientes indican que también los
fenómenos meteorológicos, como huracanes, explican el desplazamiento
de mano de obra hacia otros lugares.

¿Por qué migran las mujeres?

Son múltiples y variados los motivos por que las mujeres migran hacia
los Estados Unidos, según Ofelia Woo (2000) se debe principalmente a:
• Patrilocalidad: regla de los sistemas matrimoniales por la cual las
mujeres, tras casarse, deben pasar a vivir con la familia o en el pueblo
del esposo.
• Motivos laborales y económicos: la división del trabajo por género
destina para las mujeres el trabajo doméstico y cría de niños y niñas
de familias “acomodadas”.  Este rol es ocupado por mujeres que
proceden del medio rural e indígena y, a escala globalizada, por las
inmigrantes de los países del tercer mundo.
• Estigma familiar o comunitario: cuando se dan casos de madres so-
las, víctimas de abusos intrafamiliares, rebelión contra las normas
familiares o locales, mujeres repudiadas, engañadas, etc., que se “re-
suelven” con la emigración o “huida” de las mujeres.
• Una tendencia menos marcada por las relaciones patriarcales es el
creciente número de mujeres que, en ejercicio de su autonomía, de-

19
Migrantes mexicanas en el espacio laboral estadounidense...

ciden migrar solas recurriendo a redes familiares y sociales muchas


veces construidas por ellas mismas o por mujeres cercanas.

Comparación entre la primera migración


y última migración internacional

El trabajo asalariado en los Estados Unidos casi nunca es asociado a


la migración de mujeres y su participación en el mercado laboral esta-
dounidense ha pasado desapercibida, sin embargo las mujeres también
migran para trabajar, y las que en una primera instancia migraron por
reunirse con su familia en especial con el esposo, cuando se establecen
en la sociedad estadounidense se ven en la necesidad de incorporarse
rápidamente al mercado laboral, como una forma de ayudar al sosteni-
miento familiar.
Las principales ocupaciones de las mujeres migrantes mexicanas se
presentan en los talleres de ropa, en el servicio doméstico, restaurantes
y pequeños comercios. También se da una estrategia de algunas familias
de traer algunas mujeres de su comunidad para que ayuden a cuidar a
los niños:
…en el 2000 me habló mi prima y me preguntó si no me quería ir a vivir
con ella a Estados Unidos para que cuidara a sus niños… y pues como
no estaba haciendo nada (Martina trabajaba en el hogar familiar haciendo
tortillas para la venta, pero no lo consideraba trabajo) me fui a vivir a Dri-
ggs (Idaho)… primero eran sólo sus dos hijos, luego me llevaron a otros 4
y así ya cuidaba como a 9 niños mientras sus papas trabajaban…
Esta estrategia es muy común entre los migrantes mexicanos, en donde
las mujeres han construido un nicho de trabajo en base a las necesidades
de las familias de sus paisanos, así las mujeres trabajadoras han podido
sortear el cuidado de los niños y poder continuar en sus trabajos.
La mayoría de los trabajos que realizan las mujeres migrantes son de
baja calificación, no cuentan con prestaciones y con ningún beneficio
laboral, son trabajos identificados por la sociología como precarios.
El Cuadro 1, nos muestra los niveles de calificación de hombres y
mujeres migrantes por cohortes. En él se observa que entre la primera y
última migración internacional, en lo general, sigue manteniéndose un
comportamiento desigual en cuanto a los perfiles de calificación entre
ambos sexos.

20
Oscar Calderón Morillón, Rogelio Sebastián Salcido González, Andrés Ramos Reyes

Cuadro 1. Calificación de la Ocupación por cohortes y sexo en su


primera y última migración internacional en %
Primera migración Última migración
Cohorte Calificación internacional internacional

Hombre Mujer Hombre Mujer


Baja calificación 94.5 44.5 95.2 97.6
Media calificación 5.1 5.5 4.7 0.0
Hasta 1964 Alta calificación 0.2 2.4 0.1 0.0
Actividades del hogar 0.2 47.6 0.0 2.4
Total % 100 100 100 100
Baja calificación 80.3 44.0 73.3 44.2
Media calificación 18.0 8.0 24.1 7.3
De 1965 a
Alta calificación 1.1 2.0 2.5 1.5
1982
Actividades del hogar 0.6 45.9 0.2 47.0
Total % 100 100 100 100
Baja calificación 72.7 29.7 74.1 33.3
Media calificación 25.3 9.3 23.6 11.2
De 1983 a
Alta calificación 1.2 2.2 1.9 5.7
2000
Actividades del hogar 0.8 58.9 0.2 49.7
Total % 100 100 100 100
Baja calificación 43.7 14.7 50.3 26.5
Media calificación 54.5 20.5 47.0 18.5
De 2001 a
Alta calificación 1.4 0.8 2.1 2.0
2016
Actividades del hogar 0.4 64.0 0.1 53.0
Total % 100 100 100 100.0
La cifra ponderada es de: primera migración 203,839 y última migración
74,570 personas.
Fuente: Elaboración propia con datos de MMP161 archivo PERS.

Para el caso de las mujeres, esta diferencia se advierte por un lado en


su acentuado confinamiento a las labores domésticas, circunstancia que
se mantiene relativamente constante en las distintas cohortes. En ese
orden, el mantenimiento y administración del hogar se inserta dentro
de un conjunto de valores y prácticas organizadas como parte de una
exclusión hacia la mujer, lo cual conduce a una desvalorización o invi-
sibilización social de lo doméstico en cuanto a su aporte productivo. Por
el otro lado, esta desigualdad se manifiesta en el acceso diferenciado a la

21
Migrantes mexicanas en el espacio laboral estadounidense...

posibilidad de adquirir una mayor calificación por parte de las mujeres


migrantes, ya sea en razón a la forma en cómo se encuentra estructura-
do el mercado de trabajo que excluye o segmenta las oportunidades de
empleo en función del género; también por motivaciones culturales que
hacen que estas migrantes reproduzcan en los lugares de destino ciertas
convenciones sobre cuál es el rol ocupacional que deben de seguir con
base en sus propias experiencias de vida, o bien porque se ven impedidas
de incorporarse por diversas causas a los sistemas de instrucción.
Es interesante observar que en términos de porcentaje, en la última
migración, las mujeres tienen una leve mejoría en los trabajos de alta
calificación en las cohorte de 1983 a 2000 y de 2001 a 2016, esta leve
mejoría está relacionada con el nivel del idioma ingles que manejan y
con un mejor capital humano que han desarrollado fuera del territorio
mexicano. En el segmento de actividades del hogar hay una diferencia de
alrededor del 10% entre la primera y última migración, la explicación de
la disminución se debe a que en una primera instancia muchas mujeres
”acompañaban” a los hombres en el proceso migratorio, posteriormente
tuvieron que laborar, como se mencionó en párrafos anteriores.
Es evidente la desproporción existente entre el número de migrantes
varones con respecto a las migrantes mujeres. Existe una constante a lo
largo del tiempo de esta situación.
Esto puede tener diferentes lecturas en términos de género. En prin-
cipio la migración supone una práctica de riesgo identificable con una
mayor disposición del varón a ser enfrentada a diferencia de la mujer. En
segundo lugar, la responsabilidad de obtener una mejora salarial y me-
jores expectativas de desarrollo son atribuciones culturales que recaen
fundamentalmente en los hombres, de ahí que al ser los responsables
directos de proveer a los hogares, su condición migrante esté vincu-
lada fuertemente con la necesidad de buscar mejores horizontes para
ellos y sus familias. En tercer término, las unidades domésticas por lo
general se ven como espacios “propios” de las mujeres, por lo que el
abandonar el hogar les puede resultar una acción complicada por cuanto
supone sacrificar arraigos, dependencias, afectos, etc. En cuarto lugar,
para las mujeres con niños les resulta mayormente difícil aventurarse a
migrar por las precarias y arriesgadas condiciones en que deben realizar
su tránsito para llegar al destino deseado. En quinto lugar, ello se puede
explicar por la estructura del mercado de trabajo de los países receptores

22
Oscar Calderón Morillón, Rogelio Sebastián Salcido González, Andrés Ramos Reyes

que brindan mayores oportunidades de empleo para hombres que para


las mujeres.

Movilidad geográfica

Algunas características generales de las mujeres migrantes son:


a) Edad. El 89% de las mujeres que migran lo hace entre los 13 y
39 años. Si bien hay mujeres que inician su experiencia migratoria
internacional a temprana edad (5.5% del total lo hizo antes de los
12 años), la mayoría de estas mujeres lo hace ente los 13 y 39 años,
un 28.9% entre los 13 y los 19, otro 41.29% entre los 20 y los 29;
con los problemas que se pueden generar a futuro por el abandono
de la fuerza de trabajo en edad productiva que emigra hacia Estados
Unidos.

Cuadro 2. Edad en la 1a Migración Internacional


Periodo de edad % % acumulado
Hasta 12 años 5.5 5.5
De 13 a 19 años 28.9 34.3
De 20 a 29 años 41.2 75.5
De 30 a 39 años 18.9 94.4
De 40 a 50 años 5.6 100.0
Total 100  

La cifra ponderada es de 201,006.


Fuente: Elaboración propia con datos de
MMP161 archivo PERS.

b) Escolaridad. En general, las mujeres presentan niveles de escolari-


dad más bajos que los hombres. En lo que respecta a los niveles de
educación primaria a bachillerato, el 54% de las mujeres que migran
tienen un bajo nivel escolar, este porcentaje se concentra en las mu-
jeres que han cursado el nivel primaria. Esto ratifica la información
que da la US Office of Labor Statistics (Oficina de Estadísticas La-
borales de Estados Unidos), en donde proyecta que Estados Unidos
enfrentará un faltante de trabajadores en los años por venir y que
poco más de la mitad de los empleos generados requerirán personal
con poca capitación y educación formal inferior a la secundaria.

23
Migrantes mexicanas en el espacio laboral estadounidense...

Cuadro 3. Escolaridad por sexo en personas mayores


de 12 años en %
Escolaridad Hombre Mujer Total
Sin escolaridad 6.2 6.8 6.5
Con primaria incompleta 19.4 21.3 20.3
Con primaria completa 24.3 26.0 25.1
Con secundaria incompleta 6.9 5.9 6.4
Con secundaria completa 17.7 17.0 17.4
Con bachilerato incompleto 5.2 4.9 5.0
Con bachillerato completo 9.2 9.9 9.6
Con al menos un grado universitario 6.8 5.3 6.1
Con al menos un años de posgrado 4.3 2.9 3.6
Total % 100 100 100
La cifra ponderada es de 2001,006 casos.
Fuente: Elaboración propia con datos del MMP161 archivo PERS.

La migración de mexicanas, presenta características similares al igual


que varios de los procesos migratorios emergentes que se dan en Mé-
xico, aunque hay que mencionar que a pesar de mostrar una gran dis-
persión en su primera experiencia migratoria internacional, a lo largo de
las últimas cohortes estos tienden a concentrase. Los puntos de entrada
han ido cambiando su importancia relativa a través del tiempo. La mi-
gración a California es la más antigua: (se registran casos aislados en el
programa bracero, en la década de los cuarentas); pero no es sino hasta
la década de los ochenta cuando se presenta un flujo continuo que se
intensifica en los años noventa y en el primer lustro de éste siglo.
Del universo de mujeres que han tenido experiencia migratoria, un
subconjunto de personas tuvo más de una experiencia migratoria, ya
sea interna, ya sea internacional, o bien de ambos tipos. Eso permite
observar si hay un patrón en la migración, y si produjo alguna forma
de cambio en los destinos. De quienes reincidieron en la migración
doméstica. Si se analiza el último evento migratorio de este subconjunto
por cohortes migratorias, se encuentra que hay dispersión de lugares (la
región histórica, concentra el 25.3%, la Región sureste participa con el
4% del total).
Si se considera únicamente a las mujeres quienes tuvieron más de
una experiencia migratoria en los Estados Unidos, en su última migra-

24
Oscar Calderón Morillón, Rogelio Sebastián Salcido González, Andrés Ramos Reyes

ción se presentan dos tendencias. Una, a concentrarse fuertemente en


los estados tradicionales (decrecientemente) y otra al resto de los Esta-
dos Unidos (de manera creciente); y otra, incipiente, cuantitativamente
marginal y aún incierta, a diversificar los destinos en la última cohorte;
tendencia esta última que se confirma al observar la ubicación geográfica
de las personas que se mantenían como migrantes activos en 2000-2008.

Estatus migratorio

A lo largo de los años que ha durado este proceso migratorio, el estatus


legal de las mujeres involucradas ha cambiado notoriamente. En el agre-
gado de la primeras migraciones a los Estados Unidos, el 77.6% del total
corresponde a la migración que se dio bajo el acuerdo interguberna-
mental del Programa Bracero, el 22.4% lo hizo como indocumentado,
aunque se tiene que mencionar que muy pocas mujeres fueron las que se
insertaron a laborara en este programa, ya que únicamente participaron
hombres. Sin embargo, la migración documentada bajo visas de trabajo
H-2A y H-2B, principalmente, se ha incrementado en la primera mi-
gración internacional.
Pero si se compara con el agregado de las mujeres que reincidieron
en la migración y se agrupan los últimos eventos migratorio, se tiene
que un 6.4% ha migrado con visa de trabajo H-2A, y un 8.4% ha mi-
grado con visa de trabajo H-2B y para la última cohorte un 11.7% de la
mujeres usaron la vida de trabajo H-2B. La mayor parte de las mujeres
quienes han obtenido la residencia legal lo hizo a través de los meca-
nismos de la IRCA y la SAW; mientras que una menor proporción lo
hizo debido a su cónyuge o a sus padres (ver la cohorte de 1986 -1999.)
Si se compara con el agregado de todas aquellas personas que reinci-
dieron en la migración y se agrupan los últimos eventos migratorios, se
tiene que que las mujeres se han visto favorecidas para migrar con visa de
trabajo H-2A, y con visa de trabajo H-2B, aunque un 72% y un 76%
en las últimas cohortes sigue siendo indocumentada. La mayor parte de
quienes han obtenido la residencia legal lo hizo a través de los meca-
nismos de la IRCA y la SAW; mientras que una menor proporción lo
hizo debido a su cónyuge o a sus padres (ver la cohorte de 1986 –1999).

25
Migrantes mexicanas en el espacio laboral estadounidense...

Actividades de las mujeres migrantes mexicanas


en la actualidad

En el año de 2016, las mujeres siguen siendo vulnerables en sus rela-


ciones familiares, laborales, por su condición de mujeres, de migrantes
y, muchas veces, de personas sin documento de estancia, residencia y/o
trabajo. Si bien es cierto que cada vez más mujeres se insertan en el
mundo laboral, estas están ocupando nichos laborales de baja califica-
ción.
Hoy las mujeres migran para buscar trabajo, para mantenerse a sí
mismas y a sus familias, la reunificación familiar se ha vuelto una opción
secundaria.
En el Cuadro 4 se destacan una serie de elementos que nos remiten
a las condiciones de género que subyacen en la ubicación ocupacio-
nal tanto de hombres como de mujeres migrantes. En lo general existe
una mayor proporción de hombres situados en actividades productivas
a diferencia de las mujeres, con excepción de los servicios de salud y
educación, la administración pública y las fuerzas armadas. Mención
aparte merece el rubro “sin asignación” relativo a los menores de edad,
estudiantes y amas de casa. Esta situación nos refiere que el mercado
de trabajo tiende a absorber en mayor medida mano de obra masculina
migrante, lo cual establece que su comportamiento viene correspondido
de una segmentación que distribuye diferenciadamente en términos de
género las oportunidades de inserción para este tipo de trabajadores.
Asimismo el Cuadro 4 nos muestra la asignación genérica que per-
vive en los mecanismos de contratación donde la labor se percibe como
“un dominio propio”, ya sea para uno u otro sexo. Por ejemplo, el grado
de participación masculina en el rubro de la construcción es notoriamen-
te más alto que su contraparte femenina, de igual modo, la colocación
de las mujeres en las actividades de salud y educación es notoriamente
superior que la de los hombres. En el primer caso, este comportamiento
parece reforzar la idea de que el trabajo con un derroche físico impor-
tante como lo es la albañilería, carpintería, plomería, pintura, etc. es un
asunto que compete fundamentalmente a los hombres. En tanto, para
el segundo caso, el sentido de la vocación hacia el servicio y la atención
para con los demás vendría a formar parte de una disposición “natural”
de las mujeres.

26
Oscar Calderón Morillón, Rogelio Sebastián Salcido González, Andrés Ramos Reyes

Cuadro 4. Actividad por sexo de los migrantes nacidos en México,


mayores de 12 años en %
Actividad Hombres Mujeres Total

Sin asignación 31.9 68.1 100

Agricultura 77.1 22.9 100

Minería 99.7 0.3 100

Construcción 98.2 1.8 100

Manufactura 57.3 42.7 100

Venta y comercio minorista 56.2 53.8 110

Transporte 83.6 16.4 100

Información 74.1 25.9 100

Servicios financieros 53.1 46.9 100

Servicios profesionales y Negocios 66.2 33.8 100

Sevicios de educación y salud 22.9 77.1 100

Srvicios turísticos 60.1 39.9 100

Otros servicios 52.4 47.6 100

Administración pública 57 43 100

Total 52.8 47.2 100

Total en números absolutos 6,329,796 5,654,050 11,983,846

La cifra ponderada es de 11,983,846.


Fuente: elaboración propia con datos del CPS, Suplemento Mazo 2015.

Pese a que se ha incrementado el trabajo para las mujeres, los salarios


siguen siendo menor que los de los hombres circunstancia asociada a
las tareas que realizan mujeres y hombres y debido a la participación en
ciertos sectores, ya que las mujeres se ocupan más en el sector de los
servicios y los hombres en la agricultura y la industria; debido a estas
circunstancias la mayor parte de las mujeres no cuenta con ningún tipo
de prestación lo que las hace más vulnerables.
En términos de una discriminación genérica, las actividades desarro-
lladas por las mujeres sufren de una desvalorización no sólo en cuanto a
reconocimiento productivo, sino además en cómo se ven recompensadas
salarialmente dentro del mercado de trabajo. No tenemos que olvidar
que las mujeres, siguen desarrollando una doble jornada, las tareas do-
mésticas son conjugadas con su vida laboral:

27
Migrantes mexicanas en el espacio laboral estadounidense...

…Yo llego como a las 5 del restaurant, y pues a tener todo listo para que
la casa este limpia, la ropa limpia…aunque yo llegue cansada, más vale
llevármela tranquila con José, porque si no, pues ya ve, empiezan las
dificultades, aunque aquí estoy más protegida, ya me ha tocado ver que
las mexicanas denuncias a sus esposos y se los llevan a la cárcel, entonces
le digo a Pepe que se porte bien conmigo… pero si es duro trabajar en
el restaurante mis ocho horas y llegar a cocinar…5

El Cuadro 5 refleja esto último, en especial para la región centroamericana


y para el caso de México. Para las mujeres migrantes, esta última condi-
ción se viene a agregar a un condicionamiento salarial que las excluye y las
margina de obtener mayores oportunidades de desarrollo laboral.

Cuadro 5. Distribución de ingresos por origen de nacimiento y sexo


en mayores de 12 años, en %

Ingresos anuales Europa Estados Unidos


(dls. americanos)
H M Total H M Total

Hasta 24,999 37.8 62.2 100 43.1 56.9 100

25,000 a 49,999 46.9 53.1 100 48.8 52.2 101

50,000 a 74,999 47.1 52.9 100 50.4 49.6 100

Más de 75,000 51.2 48.8 100 51.3 48.7 100

Ingresos anuales A.C. y el Caribe México


(dls. americanos)
H M Total H M Total

Hasta 24,999 45 55  45 52.2 47.8 100

25,000 a 49,999 48.2 51.8 100 56.8 43.2 100

50,000 a 74,999 50.1 49.9 100 58.5 41.5 100

Más de 75,000 48.9 51.1 100 64.4 35.6 100

La cifra ponderada es de 11,983,846. H= Hombres ; M=Mujeres


Fuente: elaboración propia con datos del CPS, Suplemento Marzo 2015.

Debido a que la orientación ocupacional de las mujeres migrantes se


concentra en actividades de menores ingresos en contraste con los mi-
grantes varones. La forma en cómo se estructura el mercado de trabajo

5 Entrevista realizada a María de Jesús, en Nueva York, el día 12 de septiembre


de 2007.

28
Oscar Calderón Morillón, Rogelio Sebastián Salcido González, Andrés Ramos Reyes

de los países receptores influye en los mecanismos de acceso que tienen


estas trabajadoras, lo cual se suma por lo general a la escasa calificación
presentada y a la dificultad de acceder a los distintos ámbitos de forma-
ción profesional instituidos en los lugares de destino.
A pesar de que las mujeres migrantes reciben un ingreso anual 30 por
ciento menor que los hombres, según datos del Instituto Nacional de las
Mujeres, el 61 % de las remesas enviadas a nuestro país proviene de ellas,
en tanto que la aportación de los hombres es de un 39%. Al comparar
su nivel de vida, ven que han mejorado sus con respecto a las condiciones
tercermundistas que dejaron atrás (Levine, 2003).
A diferencia de la migración masculina, las mujeres no emigran por
temporadas en función de su trabajo remunerado, explicando el tema en
función de factores que están relacionados, con su condición migrato-
ria, el ciclo de vida y la formación de una nueva familia; de tal manera
que las mujeres tienden a establecerse por periodos más prolongados en
Estados Unidos.

Escolaridad

El nivel de escolaridad de la población por origen de nacimiento, nos


permite observar que el grupo de las personas nacidas en México son
el grupo que presenta los niveles de escolaridad más bajo con respecto
a otros grupos por origen de nacimiento. Al comparar por grados edu-
cativos, tenemos que el grupo nacido en México es el que presenta el
mayor porcentaje sin algún grado de estudio (2.9% del total de todos
los migrantes nacidos en México); y a su vez son el grupo que tiene el
mayor porcentaje en el grado de escolaridad hasta noveno grado con el
44.3%, lo que las deja en una seria desventaja frente a otros grupos ya
que su capital humano está muy por abajo con respecto a otros grupos
de migrantes. La escolaridad de los migrantes mexicanos por sexo en
el año de 2015, indica que una diferencia mujeres y hombres, sólo se
revierte en e nivel de posgrado, sin embargo el rezago educacional frente
a otros grupos por origen de nacimiento es sustancial, y teste es mayor
cuando se compara con la población nacida en los Estados Unidos.
Las diferencias educacionales junto con otros aspectos sociocultu-
rales se verán reflejados en la estructura ocupacional, muy desfavorable
para los migrantes de origen mexicano.

29
Migrantes mexicanas en el espacio laboral estadounidense...

El acceso a la educación no es homogéneo en función del género.


Lo que demuestra el Cuadro 6, en este sentido, es que los niveles de
instrucción -en estas cuatro regiones del mundo- comportan incursio-
nes diferenciadas para hombres y mujeres. Particularmente en el caso
de México, observamos un dominio general de los primeros en cuanto
a los años cursados. En similar circunstancia se encuentra la región de
Centroamérica y el Caribe. Sin embargo, en Europa y Estados Unidos
se presenta la situación contraria; es decir, en lo general hay una mayor
participación femenina para cada grado de escolaridad.

Cuadro 6. Escolaridad por origen de nacimiento en EUA,


mayores de 12 años en %.
Estados A.C. y el
Europa México
Unidos Caribe
Escolaridad
H M H M H M H M

Sin ningún grado 49.8 50.2 51.2 48.8 50 50 45.8 54.2

Hasta 9 grados 41.5 58.5 50.6 49.4 41.4 58.6 55.7 44.3

10 a 12 grados 48.7 51.3 50.8 49.2 48.6 51.4 58.3 41.7

12 grados con diplima 44.3 55.7 49.8 50.2 44.2 55.8 58.5 41.5

Con algun grado universitario 44.7 55.3 47.1 52.9 32.9 67.1 47.8 52.2

Especialidad o carrera técnica 32.8 67.2 44.3 55.7 25.7 74.3 36.4 63.6

Con grado universitario 55.6 44.4 40.5 59.5 55.3 44.7 52.4 47.6

Con algun grado en posgrado 58.4 41.6 48.4 51.6 58.2 41.8 57.9 41.1

Fuente: elaboración propia con datos del CPS, Suplemento Marzo 2015.

Esto puede tener diversas lecturas, entre ellas que en la región de Mé-
xico, Centroamérica y el Caribe, a diferencia de las otras dos, no se han
establecido las condiciones suficientes para ofrecer a hombres y mujeres
las mismas oportunidades de acceso a una instrucción formal. Por otra
parte, dicha situación refleja las inequidades existentes en cuanto a las
posibilidades de calificación que, para el caso particular de las mujeres,
las mantienen al margen de una mejor formación educativa. En este
sentido se puede decir que existe un “déficit de género” por cuanto las
oportunidades de acceder a una instrucción son desiguales entre ambos
sexos.

30
Oscar Calderón Morillón, Rogelio Sebastián Salcido González, Andrés Ramos Reyes

A manera de conclusión

La migración de mujeres hacia los Estados Unidos es un fenómeno


social que data de varias décadas y que ha experimentado cambios im-
portantes en los últimos años. Si bien la proporción de mujeres que
emigran de manera independiente está en franco aumento, no es de
olvidar que la reagrupación familiar es todavía una vía importante de
migración. Hasta ahora, las mujeres son en mayoría las que residen bajo
este estatuto legal en los países de destino. Con este estatuto sin embar-
go, la legalidad de la estadía de las personas reagrupadas depende de una
persona, en general del esposo y/o padre. Partiendo de la idea de que las
tensiones económicas exacerban la violencia de género, la crisis finan-
ciera que ya se ha transformado en una crisis económica y que al parecer
estamos lejos de resolverla, puede tener consecuencias agravantes para
las mujeres migrantes y los hijos que si en el caso de querer separarse
del padre, perderían su estatuto legal. Es de esperar que la oficina de
inmigración en Estados Unidos ejerza más presión para generar políticas
migratorias más estrictas que incluyan repatriaciones, reducción a los
beneficios sociales de los migrantes o programas de retorno acompa-
ñado, sin que exista una contraparte en los países de origen que pueda
absorber y apoyar en la reinserción de esta población.
Es así que las mujeres en este proceso migratorio, las mujeres han
encontrado medidas excluyentes ya conocidas en sus lugares de origen,
pero que se acentúan cuando son además migrantes.

Bibliografía

Alanís, Fernando (1999), El primer programa Bracero, El Colegio de


San Luis.
Abramo, Laís y Marianela Armijo (1997), “Cambio tecnológico y el
trabajo de las mujeres”, en Estudios Feministas. México, No. 1, pp.
31-67.
Arango, Luz Gabriela (1999), “Género, globalización y reestructura-
ción productiva”, en Arango, Luz Gabriela y Carmen Marina López
(comps.) Globalización, apertura económica y relaciones industriales en
América Latina. CES, Santa Fe de Bogotá, pp. 118-137.

31
Migrantes mexicanas en el espacio laboral estadounidense...

Comas D’Argemir, Dolors (1995), Trabajo, género, cultura. La construc-


ción de desigualdades entre hombres y mujeres, Barcelona, Icaria.
Becerril, Ofelia (2007),Transnational Work and the Gendered Politics
of Labour: A Study of Male and Female Mexican Migrant Farm
Workers in Canada, en Goldring, Luin y Sailaja Krishnamurti (eds.),
Organizing the Transnational: Labour, Politics, and Social Change,
UBS Press, Canada.
BANAMEX (2008), Estudios económicos y sociopolíticos. Mayo.
Binational Study (1997), Migration between México & The United
States, Mexican Ministry of Foreign Affrairs, U.S. Commission on
Inmigration Reform, EUA, Volume 1, 2 3.
Bustamante, Jorge (1997), Cruzar la línea: la migración de México a los
Estados Unidos, México, FCE.
Calderón, Oscar, (2008), Trayectorias laborales en un espacio transnacio-
nal, tesis doctoral, Universidad Autónoma Metropolitana.
Cornelius,W.A. (2002), “Los efectos del TLCAN en la migración de
México a Estados Unidos”, en Bien Común [The Public Interest],
México, Vol. 8, No. 95, pp. 10-24.
García, Brígida y Orlandina de Oliveira (2006), “La familia y el trabajo:
principales enfoques teóricos e investigaciones sociodemográficas”,
en De la Garza, Enrique (Coord.) Tratado Latinoamericano de Socio-
logía, España, Anthropos, UAM-Iztapalapa, pp. 148-170.
De la Garza, Enrique (2006), “Notas acerca de la construcción social del
mercado de trabajo: crítica de los enfoques económico y sociode-
mográfico”, en Parámo, Teresa (coord.), Nuevas Realidades y dilemas
teóricos en la Sociología del Trabajo, México, UAM, Plaza y Valdés.
De la Garza, Enrique y Carlos Salas (coords.) (2004), La situación del
trabajo en México, 2003, México, Plaza y Valdés.
Delgado Wise, Raúl, Margarita Favela, (coords.) (2004), Nuevas ten-
dencias y desafíos de la migración internacional México-.Estados Uni-
dos, México, Porrúa, Universidad Autónoma de Zacatecas.
Driscoll, Barbara (1996), Me voy pa´Pensilvania por no andar en la
vagancia, México, CONACULTA.
Durand, Jorge (2004), De la enchilada a la vil hamburguesa de McDo-
nald’s. Una política migratoria errática y agachona, en Suplemento
Masiossare, número 331, La Jornada.

32
Oscar Calderón Morillón, Rogelio Sebastián Salcido González, Andrés Ramos Reyes

Durand, Jorge y Douglas S. Massey (2003), Clandestinos, migración


México-Estados Unidos en los albores del siglo XXI, México, Porrúa,
Universidad Autónoma de Zacatecas.
Durand, Jorge y Douglas S. Massey (1994), Más allá de la línea. Pa-
trones migratorios entre México y Estados Unidos, México. CONA-
CULTA:
Garcia y Griego, Manuel y Mónica Verea C. (1988), México y Estados
Unidos frente a la migración de los indocumentados, México, UNAM,
Miguel Ángel Purrúa.
García, Brígida y Orlandina de Oliveira (2006), “La familia y el trabajo:
principales enfoques teóricos e investigaciones sociodemográficas”,
en De la Garza, Enrique (Coord.), Tratado Latinoamericano de So-
ciología. España, Anthropos, UAM-Iztapalapa, pp. 148-170.
Goldring, Luin (1997), “Difuminando fronteras: construcción de la
comunidad transnacional en el proceso migratorio México-Estados
Unidos”, en Saúl Macías Gamboa y Fernando Herrera L. (coords.),
Migración Laboral Internacional: Transnacionalidad del Espacio So-
cial, México, Benemérita Universidad Autónoma de Puebla.
Goldring, Luin (1998), “The Power of Status in Transnational Social
Fields”, en Comparative Urban and Community Research 6: 165-195.
González Montes, Soledad (Coord.) (1997), Mujeres y relaciones de gé-
nero en la antropología latinoamericana, México, COLMEX - PIEM.
Grieco, Margaret y Richard Whipp (1986), “Women and the Wor-
kplace: Gender and control in the labour process”, en Knight, David
y Hugh Willmont, (Eds.), Gender and the labour process, England,
Gower Hampshire, pp. 117-139.
Herrera, Lima Fernando (2005), Vidas itinerantes en un espacio laboral
transnacional, UAM, México.
Herrera, Lima Fernando; Oscar Calderón M., y Leticia Hernández.
(2007), “Redes que comunican y redes que enclaustran: evidencia de
tres circuitos migratorios contrastantes”, en Migración y Desarrollo,
número 8, septiembre.
Hobsbawm, Eric (1997), Historia del siglo XX, Barcelona, Crítica.
Kuptsch, Christiane (ed.) (2006), “Merchants of Labour”, Geneve, In-
ternacional Labour Organization, International Institute for Labour
Studies.

33
Migrantes mexicanas en el espacio laboral estadounidense...

Milkman, Ruth (2005), Labor Organizing among Mexican-Born Wor-


kers in the U.S.: Recent Trends and Future Prospects, Seminario Mexi-
can Migrant Social and Civic Participation in the United States,
Washington D.C., 2005.
Olivieria, Orlandina y Marina Ariza (1999), “Trabajo, familia y condi-
ción femenina: una revisión de las principales perspectivas de análi-
sis”, en Perfiles de Población, No. 20, México, CIEAP-UAEM. pp.
89-127.
Papademetriou, Demetrios; Kevin O´Neil y Deborah W. Meyers.
(2007), “Reflections on Mexico-US temporary migration for work:
A look back, a look ahead”, en Jorge Santibáñez Romellon (coord.),
Trabajo Temporal y Migración internacional a partir de la experiencia
México-Canadá, Porrua, COLEF, México.
Peña Saint-Martín; Florencia, Abel Pérez y Sergio Sánchez (2009),
Trabajo Precario. Expresiones en distintos contextos laborales, México,
CONACULTA.
Pries, Ludger. (2004), “Determining the Causes and Durability of
Transnational La-bor Migration Between Mexico and the United
States: Some Empirical Findings”, en International Migration, Vol.
42, No. 2, pp. 3-39
Pries, Ludger (2000), “Una nueva cara de la migración globalizada: el
surgimiento de nuevos espacios sociales transnacionales y pluriloca-
les”, en Migraciones y Mercados de Trabajo. Revista Trabajo, Año 2,
Núm 3.
Pries, Ludger (ed.) (2001), New transnacional social spaces. International
migration and transnational companies in the early twenty-first cen-
tury,Londres, Routledge.
Ravelo Blancas, Patricia (2001), “La clase y el género, ¿dos conceptos
irreconciliables a finales de milenio?”, en Nueva Antropología, No.
59, UAM-CONACULTA-INAH-Plaza y Valdés, Vol. XVIII, Abril,
pp. 145-160.
Santibáñez, Jorge, (coord.) (2007), Trabajo Temporal y Migración in-
ternacional a partir de la experiencia México-Canadá, México, Po-
rrúa, COLEF.

34
Oscar Calderón Morillón, Rogelio Sebastián Salcido González, Andrés Ramos Reyes

Ruesga, Santos y Ciro Murayama (2000), “Desempleo y precariedad


laboral en Europa: referencia al caso español”, en Trabajo, año 2,
No. 3, México, pp. 79-104.
Smuylan, Lisa (2004), “Redefining self and success: becoming teachers
and doctors”, en Gender and Education, vol. 16, No. 2, junio, pp.
225-245.
Tarrés, María Luisa (2007), “Las identidades de género como proceso
social: rupturas, campos de acción y construcción de sujetos”, en
Guadarrama, Rocío y José Luís Torres (Coords.) Los significados del
trabajo femenino en el mundo global. Estereotipos, transacciones y rup-
turas. España, Anthropos, UAM-Iztapalapa.
Wannofël, Manfred (2007), Las Relaciones Laborales Transnacionales.
Ponencia magistral presentada en el octavo Congreso Nacional de
Estudios del Trabajo, Buenos Aires.

35
Capítulo 2.
La migración internacional
y la vulnerabilidad
Alex Munguía Salazar*

Resumen

En el presente documento se estudia la situación actual de violación de


derechos humanos en el mundo respecto a los migrantes; para lo cual
se analiza el carácter de vulnerabilidad en sus dos vertientes, la cultu-
ral y la estructural. Ambas vulnerabilidades nos permitirán entender la
complejidad de la vigencia de los derechos humanos ante unas Políticas
migratorias que criminalizan al migrante en general y específicamente al
trabajador migratorio. Sin dejar de lado que existen diversas iniciativas a
nivel internacional que intentan gestionar espacios o programas globales
para la vigencia de derechos de la migración laboral, como la Convención
internacional de los derechos de todos los trabajadores migrantes y sus
familiares y los pactos de la OIT Organización Internacional de Trabajo
y recientemente la concreción del Pacto Mundial para una Migración
Segura, Ordenada y Regular, que establece en un espectro plural y am-
plio un marco de derechos y obligaciones de los migrantes que deberán
respetar los Estados y las entidades que están involucradas en el proceso
de protección de derechos labores y humanos de la población migrante.

Introducción

En el presente capítulo se analizará la situación actual de violación de


derechos humanos en el mundo respecto a los migrantes; para lo cual
se analiza el carácter de vulnerabilidad en sus dos vertientes, la cultu-
ral y la estructural. Ambas vulnerabilidades nos permitirán entender la
complejidad de la vigencia de los derechos humanos ante unas Políticas
migratorias que criminalizan al migrante en general y específicamente al

* Doctor en Ciencias Políticas por la UNAM. Profesor investigador tiempo


completo titular en la BUAP. amunguiasalazar@hotmail.com

37
La migración internacional y la vulnerabilidad

trabajador migratorio. Sin dejar de lado que existen diversas iniciativas a


nivel internacional que intentan gestionar espacios o programas globales
para la vigencia de derechos de la migración laboral, como la Convención
internacional de los derechos de todos los trabajadores migrantes y sus
familiares y los pactos de la OIT Organización Internacional de Trabajo
y recientemente la concreción del Pacto Mundial para una Migración
Segura, Ordenada y Regular, que establece en un espectro plural y am-
plio un marco de derechos y obligaciones de los migrantes que deberán
respetar los Estados y las entidades que están involucradas en el proceso
de protección de derechos labores y humanos de la población migrante.
Es importante reconocer que a pesar del consenso actual sobre el
hecho de que la violación de los derechos humanos de los trabajadores
migrantes en un país, tanto por parte del gobierno como de agentes no
gubernamentales del mismo país de las víctimas, es una cuestión que
causa legítima preocupación a otros países u órganos internacionales,
no se hace nada para revertir esa realidad de exclusión y discriminación.
Esto no implica que el derecho soberano de un país a determinar
quién pueda entrar en su territorio nacional origine violaciones de los
derechos humanos. Tampoco significa que los extranjeros y los inmi-
grantes deban tener todos los derechos que tienen los nacionales, in-
cluido el derecho de voto. Significa explicar el carácter estructural de la
vulnerabilidad de los inmigrantes.
La noción de vulnerabilidad aquí empleada se aparta de la noción de
que los privilegios o la protección que concede legítimamente el Estado
a sus nacionales excluyen lógicamente a los no nacionales. Independien-
temente de cualquier intento antidiscriminatorio por parte del poder
legislativo de un Estado, los privilegios o la protección a favor de sus na-
cionales excluye por definición a los no nacionales. Esta exclusión, que
puede ser legítima, sienta las bases para una diferencia de poder entre el
nacional o el no nacional, que a su vez puede convertirse en una fuente
de abuso objetivo de poder contra los excluidos.
Los que creen que conceder derechos humanos a los inmigrantes, en
especial a los que se encuentran en situación irregular, va en detrimento
de los derechos de los nacionales o los principios de legalidad, tienden
a reforzar la idea de una diferencia de poder que acaba admitiendo la
impunidad en caso de la violación de los derechos humanos de los inmi-
grantes. Un principio básico de los derechos humanos es que el hecho

38
Alex Munguía Salazar

de entrar en un país distinto del propio violando las leyes de inmigración


del país no supone la pérdida de los derechos humanos del “inmigrante
en situación irregular”. Tampoco suprime la obligación de un Estado
miembro de protegerlos. Si este principio de derechos humanos se apli-
ca a los prisioneros de guerra y también a los peores criminales, no es
lógico, a no ser que se aplique la lógica de la fuerza bruta, desposeer a los
inmigrantes en condición irregular de sus derechos humanos, alegando
que su entrada o estancia en un país vulnera las leyes de inmigración.
El entendimiento del aparente dilema entre el derecho de los na-
cionales a ser protegidos por su Estado y la obligación jurídica o moral
de un Estado de proteger los derechos humanos de los extranjeros y
los inmigrantes puede conseguirse entendiendo las diferencias de poder
existentes en la configuración de las interacciones sociales de los nacio-
nales con los inmigrantes.
Los Estados son responsables por las violaciones a los derechos hu-
manos cometidas por sus autoridades migratorias y por sus autoridades
judiciales, cuando éstas, en el ejercicio de sus funciones, no respetan los
derechos básicos de los trabajadores migrantes y sus familias. La respon-
sabilidad del Estado a nivel internacional se establece por no impedir
dicha violación o no aprehender al responsable y someterlo a la justicia.
En la protección internacional de los derechos humanos no se trata de
determinar la responsabilidad individual de su autor sino de establecer si
el Estado provoca o tolera tal violación.

El Pacto Mundial para una Migración Segura,


Ordenada y Regular 

Recientemente, el pasado 13 de julio de 2018 en el seno de la Organi-


zación de Naciones Unidas ONU, se terminó la negociación del Pac-
to Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular. El cual se
firmará en una conferencia internacional en Marruecos el 10 y 11 de
diciembre del mismo año.  
Si bien, es un Pacto negociado de manera amplia en el seno de Na-
ciones Unidas que atiende la migración internacional en sus diversas
dimensiones, en un marco de cooperación internacional, no tiene poder
coactivo, es decir, no es jurídicamente vinculante. Dicho Pacto com-
prende 23 objetivos y compromisos que cubren todo el ciclo migratorio,

39
La migración internacional y la vulnerabilidad

ofreciendo así una perspectiva integral, fundada en los derechos huma-


nos. 
 Después de seis rondas de negociación, es la culminación de un pro-
ceso de dos años que inició con la adopción en 2016 de la Declaración de
Nueva York,1 con la que comenzó un proceso de negociación para elabo-
rar el Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular.
En este proceso los Estados Miembros de la ONU acordaron que el
Pacto contenga principios guía que vean de manera transversal la pers-
pectiva de género y el interés superior del menor, así como el principio
de no discriminación y la protección efectiva de los derechos humanos
de todos los migrantes, sin importar su condición migratoria. De esa
forma, el Pacto contiene una serie de instrumentos de política y buenas
prácticas que deberán ser utilizados por los Estados para desarrollar y
fortalecer las estructuras de sus políticas migratorias y fortalecer la coo-
peración internacional a nivel local, nacional, regional y global, desde
una perspectiva incluyente y participativa.
 De acuerdo a la resolución de la 71ra Asamblea General de la ONU
titulada; “Modalidades para las negociaciones intergubernamentales del
Pacto Mundial para una migración segura, ordenada y regular (PMM)”2
el primer borrador del Pacto fue preparado por los co-facilitadores so-
bre la base de las opiniones, los resúmenes y las recomendaciones de
los Estados Miembros y teniendo en cuenta las aportaciones pertinen-
tes y las deliberaciones sustantivas de las fases I de consultas temáticas
informales y fase II de balance. El borrador se presentó a los Estados
Miembros el 5 de febrero de 2018 para dar inició a las negociaciones
intergubernamentales.3

1 Declaración de Nueva York para los Refugiados y los Migrantes. Resolución


aprobada por la Asamblea General de la ONU el 19 de septiembre de 2016
http://www.acnur.org/5b4d0eee4.pdf
2 Modalidades para las negociaciones intergubernamentales del pacto mundial
para una migración segura, ordenada y regular Resolución aprobada por la
Asamblea General de la ONU el 6 de abril de 2017. http://www.acnur.org/
5b58aba54.pdf
3 Las  negociaciones intergubernamentales  del Pacto Mundial se celebraron en la
Sede de las Naciones Unidas en febrero de 2018 durante tres días, en marzo de
2018 durante cuatro días, en abril de 2018 durante cuatro días, en mayo de 2018
durante cinco días, en junio de 2018 durante cinco días, y en julio de 2018 durante
cinco días.

40
Alex Munguía Salazar

 Se trata del primer documento negociado de manera global en el


marco de Naciones Unidas que atiende la migración internacional en
todas sus dimensiones, a través de un marco de cooperación internacio-
nal, cuyos elementos centrales se encuentran plasmados en 23 objetivos
y compromisos que cubren todo el ciclo migratorio, ofreciendo así una
perspectiva integral, basada en altos estándares de derechos humanos. 4

4 “1. Recopilar y utilizar datos precisos y desglosados ​​como base para las políti-
cas basadas en evidencias
  2. Minimizar los elementos adversos y los factores estructurales que obligan a
las personas a dejar su país de origen.
3. Proporcionar información precisa y oportuna en todas las etapas de la mi-
gración.
4. Asegúrese de que todos los migrantes tengan prueba de identidad legal y
documentación adecuada.
5. Mejorar la disponibilidad y la flexibilidad de las vías para la migración regu-
lar.
  6. Facilitar condiciones justas y éticas de contratación y salvaguardia que ga-
ranticen un trabajo decente.
  7. Abordar y reducir las vulnerabilidades en la migración.
  8. Salvar vidas y coordinar esfuerzos internacionales sobre migrantes desapare-
cidos.
  9. Fortalecer la respuesta transnacional frente al tráfico ilícito de migrantes
  10. Prevenir, combatir y erradicar el tráfico de personas en el contexto de la
Migración internacional
11. Administrar las fronteras de una manera integrada, segura y coordinada.
12. Fortalecer la certeza y la previsibilidad en los procedimientos de migración
para una selección, evaluación y remisión adecuadas.
13. Usar la detención migratoria solo como una medida de último recurso y
buscar otras alternativas.
14. Mejorar la protección consular, la asistencia y la cooperación durante todo
el ciclo de migración.
15. Proporcionar acceso a servicios básicos para migrantes.
16. Empoderar a los migrantes y las sociedades para lograr la plena inclusión y
la cohesión social.
17. Eliminar todas las formas de discriminación y promover el discurso públi-
co basado en evidencia para moldear las percepciones de la migración.
18. Invertir en el desarrollo de habilidades y facilitar el reconocimiento mutuo
de habilidades, calificaciones y competencias.
19. Crear condiciones para que los migrantes y las diásporas contribuyan ple-
namente al desarrollo sostenible en todos los países.
20. Promover transferencias de remesas más rápidas, seguras y baratas y fo-
mentar la inclusión financiera de los migrantes.

41
La migración internacional y la vulnerabilidad

El Pacto, como se ha señalado, se basa en principios tales como


el enfoque centrado en la persona, la cooperación internacional, la so-
beranía nacional, el estado de derecho y el debido proceso, el desarrollo
sostenible, los derechos humanos, el enfoque de género, la visión sen-
sible a la niñez, el enfoque de gobierno amplio y el enfoque multisec-
torial. Además de contar con  23 objetivos plasmados en su (Anexo
I), establece además acciones para su implementación y con ello lograr
que la migración suceda de manera segura, ordenada y regular. Contie-
ne una propuesta para establecer un “Mecanismo de Construcción de
Capacidades” (Capacity Building Mechanism) para apoyar a los Estados
miembros en la implementación, así como la creación de una Red sobre
migración en Naciones Unidas para lo cual la Organización Internacio-
nal para las Migraciones (OIM) fungirá como Coordinadora y Secretaría
de la Red.
También el Pacto establece un  Foro de Revisión sobre Migración
Internacional (International Migration Forum Review) que servirá como
la principal plataforma intergubernamental para que los Estados Miem-
bros discutan y compartan información sobre los avances en la imple-
mentación del Pacto, con la participación de otros actores relevantes.
El Foro se celebrará cada cuatro años, empezando en 2022, las moda-
lidades y otros aspectos sobre su organización deberán ser definidos en
2019 en un proceso de consulta abierto y transparente encabezado por
el Presidente de la Asamblea General de la ONU. Es importante señalar
que a pesar de presentarse como un avance sustantivo en la búsqueda
de la vigencia de los derechos humanos y laborales de los trabajadores
migrantes en el mundo; Estados Unidos, el principal país receptor de la
migración laboral no será parte de este Pacto.5

21. Cooperar para facilitar el regreso y la readmisión seguros y dignos, así


como la reintegración sostenible.
22. Establecer mecanismos para la portabilidad de los derechos de seguridad
social y los beneficios obtenidos.
23. Fortalecer la cooperación internacional y las asociaciones mundiales para
una migración segura, ordenada y regular.” OIM Organización Internacional
para las Migraciones. Pacto Mundial sobre Migración,
https://www.iom.int/global-compact-migration
5 EE.UU. se retira del Pacto Mundial de la ONU sobre migración y refugiados,
03/12/2017 13:02 La vanguardia, Internacional. Barcelona, https://www.
lavanguardia.com/internacional/20171203/433393835985/eeuu-retira-pac-
to-mundial-onu-migracion-refugiados.html, revisado 13/09/2018.

42
Alex Munguía Salazar

Los trabajadores migrantes en los instrumentos internacionales

Dentro del amplio espectro de las migraciones internacionales existen


algunas definiciones oficiales de ciertas categorías de migrantes.6 En el
caso específico de los trabajadores migrantes la definición de trabajador
migratorio o migrante se encuentran en la Convención Internacional
sobre la protección de los derechos de todos los trabajadores migratorios
y de sus familiares7 y en los convenios núm. 97 (revisado) de 19498
y núm. 143 de 1975 de la oit9 sobre las migraciones en condiciones
abusivas y la protección de la igualdad de oportunidades y de trato para
los trabajadores migrantes. En los instrumentos mencionados o en las
normas para su aplicación se definen varias subcategorías, como son los
solicitantes de asilo, las personas que se encuentran en situaciones aná-
logas a las de los refugiados y varias categorías específicas de trabajadores
migrantes (trabajadores fronterizos, de temporada, etcétera). El término
“trabajador migratorio” se define en el artículo 2 de la Convención in-
ternacional sobre la protección de los derechos de todos los trabajadores
migratorios y de sus familias como “[...] toda persona que vaya a realizar,

6 Para otras categorías de migrantes véanse, para los refugiados, la Convención y


el Protocolo sobre el Estatuto de los Refugiados, y para las personas interna-
mente desplazadas, los Principios Rectores de los desplazamientos internos (E/
CN.4/1998/53/Add.2, anexo). Disponible también en línea en http://www.
acnur.org/biblioteca/pdf/2205.pdf19/09/2008 01:15 p.m.
7 Convención que entro en vigor el 1 de julio de 2003, la cual establece un
conjunto de normas internacionales de carácter obligatorio que regulan el tra-
tamiento, así como los derechos sociales y humanos de los migrantes, tanto
documentados como no documentados, así como las obligaciones y responsa-
bilidades respectivas del Estado que envía y del Estado que recibe.
8 En el caso del Convenio núm. 97, entró en vigor el 22 de enero de 1952, y
hasta septiembre de 2018 había sido ratificado por 49 Estados; según la Base
de Datos sobre las normas Internacionales del Trabajo de la OIT disponible en
https://www.ilo.org/dyn/normlex/es/f?p=1000:11300:0::NO:11300:P11300_
INSTRUMENT_ID:312242 revisado el 10 de septiembre de 2018 a las
22:00hrs.
9 El Convenio núm. 143 entró en vigor el 9 de diciembre de 1978, sin embargo,
sólo 23 Estados lo han ratificado, hasta septiembre de 2018; según la Base
de Datos sobre las normas Internacionales del Trabajo de la OIT disponible
en https://www.ilo.org/dyn/normlex/es/f?p=NORMLEXPUB:11300:0::-
NO::P11300_INSTRUMENT_ID:312288 revisado el 10 de septiembre de
2018 a las 22:00hrs.

43
La migración internacional y la vulnerabilidad

realice o haya realizado una actividad remunerada en un Estado del que


no sea nacional”.10
A efecto también de examinar y reforzar la protección de los dere-
chos humanos de los migrantes, debe prestarse atención, como un sector
particularmente vulnerable, a los migrantes en situación irregular así
como también a las víctimas del tráfico. La definición de la Convención
de 1990 prevé los derechos de aquellos que vayan a realizar o hayan
realizado alguna actividad, independientemente de su situación laboral.11
Retomando la definición de la Convención del 1990, vale la pena
insistir en el hecho de que ésta incluye a los trabajadores no documen-
tados, que disfrutan de ciertos derechos reconocidos en la parte iii (de-
rechos humanos de todos los trabajadores migratorios y de sus familias)
de ese instrumento. En el párrafo segundo del artículo 2 se definen
algunas categorías específicas de trabajadores migratorios, como son los
trabajadores fronterizos, los trabajadores de temporada, los marinos, los
trabajadores en estructura marina, los trabajadores itinerantes, los tra-
bajadores vinculados a un proyecto y los trabajadores por cuenta propia,
por lo tanto se refiere exclusivamente a trabajadores migratorios que se
encuentran fuera de su país.
Debido a que la expresión general de migrante no se ha especificado
aún en el derecho o la política internacional, es necesario establecer una
definición de trabajo que permita, sobre todo, reconocer y prestar aten-
ción a situaciones en las cuales los derechos humanos de esos individuos
sean protegidos por un marco legal, social o político.
No existe en el derecho internacional ningún concepto jurídico ge-
neral de migrante comúnmente admitido. Se dice a menudo que, por

10 Se puede revisar el documento completo en versión electrónica en https://


www.ohchr.org/sp/professionalinterest/pages/cmw.aspx
11 Son también motivo de preocupación los derechos de otros grupos o catego-
rías de personas que pudieran no entrar en las definiciones citadas arriba y que
están expuestas a la discriminación o a la denegación de sus derechos. Estas
personas están particularmente desamparadas jurídica, social y políticamente,
en los lugares donde residen o por los que transitan. Aquellos migrantes inter-
nos víctimas de la violencia, de conflicto armado, de desastres naturales o de
inviabilidad social, económica y cultural, que se desplazan dentro y fuera de su
país y que, según recientemente se denominan “desplazados en tránsito”. Esta
categoría de migrantes se encuentra igualmente sin protección, una vez que
cruzan una frontera internacional.

44
Alex Munguía Salazar

definición, muchos de los migrantes internacionales no son refugiados y


un número considerable de ellos tampoco son trabajadores migratorios.
Esto es especialmente cierto en el caso de numerosos migrantes indo-
cumentados o en situación irregular, incluidos aquellos que han sido
sujetos de trata de personas, que son los más expuestos a las violaciones
potenciales o reales de sus derechos humanos.
En este contexto hay un vacío en la jurisprudencia internacional de
derechos humanos. El régimen casi universal de protección a los re-
fugiados permite reconocer y remediar las violaciones de los derechos
civiles y políticos, sobre todo cuando amenazan la vida y la seguridad de
las personas de tal modo que éstas se sienten obligadas a huir de su país.
Pero no existe igual reconocimiento de las violaciones de los derechos
económicos, sociales y culturales, que también pueden ser tan graves
que obliguen a las personas a huir de sus lugares de origen como de
hecho ocurre en el caso de numerosos migrantes.
A menudo la violencia física y otras violaciones de derechos se co-
meten contra personas de color, aspecto físico, indumentaria, acento o
religión distintos de los dominantes en el país de acogida, con indepen-
dencia de cuál sea su situación jurídica. La naturaleza de los abusos ha
permanecido invariable independientemente de que sean refugiados, in-
migrantes documentados, miembros de minorías nacionales o migrantes
indocumentados. La Convención de 1990 se propone proteger a algunas
personas particularmente expuestas a las ideas xenófobas y nacionalistas
y garantizar la protección de algunos grupos, para los cuales los conve-
nios de la oit no preveían ninguna garantía. Por consiguiente, quizás
para definir el término migrante desde la perspectiva de los derechos
humanos debemos tomar en cuenta la existencia o inexistencia de for-
mas de protección jurídica, social y política de esas personas. Es decir,
debería comprender a las personas que están fuera del territorio del Es-
tado de su nacionalidad o ciudadanía y no sujetos a su protección jurídi-
ca y se encuentran en el territorio de otro Estado; que no disfrutan del
reconocimiento jurídico general de derechos inherente al otorgamiento
de la condición de refugiado, residente permanente, naturalizado u otra
análoga por parte del Estado de acogida; y que no disfrutan tampoco de
una protección jurídica general de sus derechos fundamentales en virtud
de acuerdos diplomáticos, visados u otros acuerdos.

45
La migración internacional y la vulnerabilidad

La vulnerabilidad de los derechos humanos


de los trabajadores migrantes

El estudio binacional de 1997 sobre Migración México-Estados Unidos,


define al migrante como una persona que migra, cruzando fronteras in-
ternacionales, a un país del cual no es ciudadano. En los Estados Unidos
se usa la palabra “inmigrante” cuyo significado técnico legal se limita a
las personas admitidas para una residencia permanente legal. A causa
de que los migrantes internacionales de México algunas veces no están
formalmente admitidos o no siempre se trata de residentes permanentes,
el texto se refiere a ellos simplemente como migrantes.12
De manera general para los Estados Unidos la diferencia entre Mi-
gración documentada e indocumentada, es que la migración documen-
tada, según ellos es la “legal” y la migración indocumentada es la “ile-
gal”.13 La migración indocumentada es aquella que va a dar la pauta
a los diferentes nombres con los que se conocen a las personas que
cruzan “ilegalmente” la frontera, como: braceros, mojados, ilegales, et-
cétera. Mientras que dentro de la migración documentada existen los
no inmigrantes y los inmigrantes que son reconocidos bajo la Ley de
Inmigración y Nacionalidad estadounidense, los no inmigrantes son
aquellos que fueron admitidos por un tiempo o propósito definido, en
esta categoría se encuentran los turistas, estudiantes, ciertos profesionis-
tas y los trabajadores migratorios también conocidos como trabajadores
temporales. Los inmigrantes son los extranjeros que han sido admitidos
por las autoridades estadounidenses para residir en forma definitiva en
Estados Unidos.
Una de las principales causas de la migración indocumentada ha-
cia los Estados Unidos es la situación económica que agobia a la gran
mayoría de los mexicanos y que se agudiza más en el medio rural.14 A
esta migración indocumentada se le ha llamado “invasión silenciosa”,

12 Estudio Binacional sobre Migración, México y Estados Unidos, sre, México,


1997.
13 Erróneamente los Estados Unidos asumen que la migración no autorizada
es “ilegal”, desconociendo el avance sustancial en el ámbito de los derechos
humanos, que señalan inapropiado el término “ilegal, puesto que ningún ser
humano puede ser ilegal en este mundo.
14 Sámano Colmenares, Vicente, “Los indocumentados en la relación Méxi-
co-Estados Unidos”, inah, México, 1985.

46
Alex Munguía Salazar

“amenaza nacional” o causa de una variedad de calamidades, “pérdida del


control sobre las fronteras”, desempleo, criminalidad, o bien carga para
los contribuyentes estadounidenses.15
En el programa de acción de la Conferencia internacional sobre la
población y el desarrollo aprobado en 1994 en El Cairo, en el apartado
de Migrantes indocumentados del capítulo x sobre “Migración Inter-
nacional”, se estableció como compromiso de los Estados de acogida a:
“[…] considerar la posibilidad de hacer extensivos (los derechos de los
nacionales) a los migrantes documentados que satisfagan requisitos de
estadía apropiados y a sus familiares, cuya situación en cuanto a residen-
cia y empleo con el país de acogida sea conforme a la ley[…]”.16
Con respecto a los migrantes indocumentados, el Programa de ac-
ción señala que: “Todos los Estados tienen el derecho soberano de de-
cidir quién puede entrar y permanecer en su territorio y en qué con-
diciones. No obstante, ese derecho debe ejercerse cuidando de evitar
actuaciones políticas racistas o xenofóbicas”.17
Sin embargo, “el fenómeno de la migración en gran escala a menudo
ha dado lugar a un mayor número de casos de racismo y xenofobia.”18
Existe una tendencia al empeoramiento de los derechos humanos de
los migrantes en muchas partes del mundo, especialmente en América
del Norte. En reuniones internacionales sobre el respeto efectivo de los
derechos humanos y la dignidad de los migrantes se ha dicho que: “Mu-
chos migrantes se enfrentan hoy día con situaciones en que la protección
de sus derechos humanos es mínima o nula. Entre los grupos particu-
larmente vulnerables se encuentran las mujeres migrantes, las víctimas
del tráfico y los que están indocumentados”,19 y en resoluciones de Or-
15 Bustamante, Jorge, “La migración de los indocumentados”, El Cotidiano, Mé-
xico, 1987.
16 Castro Martignoni, Jorge, “La migración hacia Estados Unidos”, Examen,
México, octubre de 1998.
17 Idem. Supra.
18 Discurso de apertura del seminario de expertos sobre los recursos que pueden
presentar las víctimas de actos de racismo, discriminación racial, xenofobia y
formas conexas de intolerancia y sobre las buenas prácticas nacionales en esta
esfera (Ginebra, 6 a 18 de febrero de 2000) Mary Robinson, Alta Comisionada
para los Derechos Humanos.
19 Seminario internacional nuevas necesidades y respuestas, Instituto Internacio-
nal de Derecho Humanitario y la Organización Internacional para las Migra-
ciones, París, 1996.

47
La migración internacional y la vulnerabilidad

ganizaciones Internacionales20 se han manifestado otras señales de una


preocupación cada vez mayor en la sociedad internacional ante la viola-
ción de los derechos humanos de los migrantes. La propia Organización
Internacional del Trabajo inició desde hace tres décadas los esfuerzos
normativos señalando la creciente necesidad de una reglamentación para
impedir la violación de los derechos humanos de los trabajadores mi-
grantes, incluidos los trabajadores irregulares o indocumentados.21
De hecho, uno de los factores que indujeron a la entonces Comi-
sión de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas a
crear un grupo de trabajo sobre migraciones internacionales y derechos
humanos en el año 1997 fue el de “las crecientes manifestaciones de
racismo, xenofobia y otras formas de discriminación y trato inhumano y
degradante contra los migrantes en diferentes partes del mundo”.22
Desafortunadamente, aún es insuficiente el número de Estados que
han firmado y ratificado los principales Instrumentos Internacionales de
promoción y protección de los derechos humanos de los trabajadores
migrantes. La aceptación de tales instrumentos garantiza el respeto de
los derechos humanos de los trabajadores migrantes, puesto que estos
instrumentos internacionales establecen la responsabilidad del Estado
receptor de la migración para aplicar y velar por la vigencia de sus de-
rechos humanos en el ámbito de su jurisdicción. Es decir se obliga a
los Estados a respetar tales instrumentos en instancias internacionales
de Naciones Unidas y de instancias regionales o ad hoc: además de los
compromisos morales o de la presión de las Organizaciones No Guber-
namentales que generalmente implicaría, para el Estado violador, un
gran costo político y de credibilidad en el ámbito internacional. Las

20 Durante su periodo de sesiones de 1998, la Comisión de Derechos Humanos


de Naciones Unidas aprobó las siguientes resoluciones: 1998/15, “Convención
internacional sobre la protección de los derechos de todos los trabajadores
migratorios y de sus familiares”; 1998/16, “Los migrantes y los derechos hu-
manos”; 1998/17, “La violencia contra las trabajadoras migratorias”; 1998/26,
“Racismo, discriminación racial, xenofobia y formas conexas de intolerancia”,
así como la resolución 1998/10 de la Subcomisión de Prevención de Discrimi-
naciones y Protección a las Minorías.
21 Algunas de las fuentes normativas más conocidas: el Convenio de la oit re-
lativo a los trabajadores migrantes (Nº 97) de 1949 y el Convenio de la oit
sobre las migraciones en condiciones abusivas y la promoción de la igualdad
de oportunidades y de trato de los trabajadores migrantes (Nº 143) de 1975.
22 Resolución de la Comisión de Derechos Humanos de la onu, 1997/15.

48
Alex Munguía Salazar

Naciones Unidas o cualquier otra de las organizaciones internacionales


o intergubernamentales, han establecido mecanismos que pueden im-
poner sanciones políticas o económicas o algún otro costo importante a
un Estado miembro que registre cuadros de violaciones de los derechos
humanos de los migrantes.23
La cuestión de la vulnerabilidad24 de los migrantes tiene que en-
tenderse en términos de su carácter social, sus causas y también sus
consecuencias. Existe un consenso creciente en que la vulnerabilidad
de los migrantes es el factor asociado más habitualmente a los abusos
cometidos contra sus derechos humanos. Sin embargo, se hace necesario
el señalar las causas de esa vulnerabilidad.25 Antes que nada, es nece-
sario enfatizar el carácter social de la vulnerabilidad de los migrantes
como sujetos de derechos humanos. Entendiendo por vulnerabilidad la
situación social de falta de poder atribuida a los individuos que reúnen
determinadas características, que se consideran diferentes de las atribui-
das a lo “nacional”. La vulnerabilidad es una condición social asociada a
resultados de impunidad efectuada por aquellos que los que violan los
derechos humanos de los migrantes,26 es decir, de los extranjeros.

23 La Subcomisión de Prevención de Discriminaciones y Protección a las Mino-


rías, en su resolución 1998/10, afirma en uno de los párrafos de su preámbulo
que está “profundamente preocupada por los fenómenos del racismo extremo,
xenofobia e intolerancia violenta, que van en aumento y que afectan, en parti-
cular, a los trabajadores y las trabajadoras migratorios y sus familias”.
24 El diccionario de la lengua española define “vulnerable” como un adjetivo que
se refiere a la condición (vulnerabilidad) en la que se encuentra una persona
susceptible de ser herida o dañada. En el caso de los migrantes se trata de una
condición que les impone la sociedad receptora. Esto no quiere decir que los
migrantes no sean o puedan ser vulnerables como sujetos de derechos huma-
nos en sus países de origen. Lo que se quiere decir es que la vulnerabilidad que
tiene lugar en el estado receptor, es un asunto de carácter internacional.
25 La vulnerabilidad de los migrantes es vista generalmente como la consecuen-
cia y no la causa. La resolución 1998/10 de la Subcomisión de Prevención
de Discriminación y Protección a las Minorías señala: “Reafirmando que el
trato degradante que se da a los trabajadores migratorios en algunas partes del
mundo los ha convertido en uno de los grupos más vulnerables en el mundo
actual”, lo cual no aclara el porqué de la vulnerabilidad.
26 Becker, Howard S., Outsiders: Studies in the Sociology of Deviance, Nueva York,
N.Y., The Free Press of Glencoe, 1968, pp. 17 y 18. Becker dijo que en un
contexto sociológico “etiquetar” a una persona como desviada es un acto de
poder al amparo del supuesto de las diferencias de poder que caracterizan la
estructura de toda sociedad.

49
La migración internacional y la vulnerabilidad

Las causas de la vulnerabilidad no deben confundirse con las causas


de la inmigración. En general, la migración, ya sea para encontrar tra-
bajo o con fines de reunificación familiar, está de hecho provocada por
el juego de diversos factores presentes tanto en el país de origen como
en el país de destino. Por consiguiente, puede decirse que la migración
es en general el resultado de una combinación de causas endógenas y
exógenas. En este sentido, la vulnerabilidad es una situación que surge
como consecuencia de la interacción social de los extranjeros que entran
en un país con los “nacionales”. En este caso la vulnerabilidad es un fe-
nómeno endógeno, está relacionado fundamentalmente con la violación
de los derechos humanos que se produce en el país de destino de un
inmigrante. Es lo contrario del pleno respeto de los derechos humanos
de los inmigrantes definido por la Declaración Universal de Derechos
Humanos y las normas internacionales vigentes.27
Por todo esto, la Organización Internacional para las Migraciones
(oim) afirma que esos derechos son válidos para todas las personas y, por
consiguiente, para todas las categorías de migrantes, ya sean laborales o
económicos, refugiados, personas desplazadas u otros. En realidad esta
clasificación no es necesaria para poder gozar de esos derechos. Todas
las personas implicadas en el proceso migratorio, incluidas las que se
encuentran indocumentadas, tienen garantizados esos derechos. En este
sentido, empleando la noción de derechos humanos de la entonces Alta
Comisionada de Derechos Humanos de Naciones Unidas, Mary Robin-
son, la vulnerabilidad de los migrantes es lo contrario a su habilitación.
Es decir, es un estado de inhabilitación.28

27 La Organización Internacional para las Migraciones examinó las principales


fuentes de las normas destinadas específicamente a los migrantes internaciona-
les. “iom and Effective Respect for Migrants Rights” presentado en una Mesa
Redonda en París, Francia, sobre el respeto efectivo de los derechos humanos
y la dignidad de los migrantes: nuevas necesidades y respuestas (9 a 11 de
febrero de 1996), se determinaron los siguientes “derechos fundamentales de
los migrantes”: derecho a la vida; prohibición de la esclavitud y la trata de
esclavos; prohibición de la tortura u otros tratos crueles, inhumanos o degra-
dantes; prohibición de la detención arbitraria prolongada; prohibición de la
discriminación racial sistemática; derecho a la libre determinación; derecho de
los detenidos a un trato humano; prohibición de medidas penales retroactivas;
derecho a la igualdad ante la ley; derecho a la no discriminación; derecho a
salir del país y a regresar al propio país y principio de no devolución.
28 Robinson, Mary, Human Rights, núm.1 (invierno) 1997/1998, p. 6.

50
Alex Munguía Salazar

La vulnerabilidad es una cuestión internacional que se refiere a los


derechos humanos de un extranjero en un país diferente del suyo pro-
pio. Aunque en la sociedad internacional existe un consenso creciente
en que la violación de los derechos humanos en un país, tanto por parte
del gobierno como de agentes no gubernamentales del mismo país de
las víctimas, es una cuestión que causa legítima preocupación a otros
países u órganos internacionales, ocurre que, incluso en el caso de vio-
laciones flagrantes de los derechos humanos de los ciudadanos por parte
de sus gobiernos nacionales, muchos Estados han logrado imponer el
argumento de que “se trata de un asunto interno” o de “una cuestión
que incumbe a nuestra soberanía”, cuando se presenta ante algún foro
internacional una cuestión relativa a la violación de los derechos huma-
nos en el propio país de la víctima. Sin embargo, en la violación de los
derechos humanos de los trabajadores migrantes, resulta totalmente in-
congruente ese argumento puesto que los inmigrantes están considera-
dos como sujetos del derecho internacional público, vía los instrumentos
internacionales.
Es decir, el estado de vulnerabilidad de los derechos humanos de los
inmigrantes y los extranjeros es, por definición, un asunto internacional
que guarda relación con una obligación derivada del interés de un país
de pertenecer a la sociedad internacional o de participar como miembro
de ella. De manera más concreta, está relacionado con los principios
convenidos por la Sociedad Internacional en la Declaración Universal
de los Derechos Humanos, del 10 de diciembre de 1948, en lo que
se refiere a los ciudadanos de otros países. Estos derechos humanos
son parte fundamental o la razón de ser de las Naciones Unidas. En el
contexto del derecho internacional se considera que forma parte de la
“responsabilidad del Estado” respetar, en su calidad de Estado miembro,
los derechos humanos de las personas como seres humanos, indepen-
dientemente de su nacionalidad o país de origen. El pleno cumplimiento
de la Declaración Universal de Derechos Humanos es lo que en derecho
internacional se entiende como responsabilidad del Estado en lo que
respecta a la norma establecida por los instrumentos internacionales de
Derechos Humanos, aceptada como responsabilidad jurídica que acom-
paña al hecho de ser aceptado como Estado miembro de las Naciones
Unidas. También es una responsabilidad del mismo tipo respecto de las
reclamaciones legítimas del país de origen de los inmigrantes, o de los
propios inmigrantes. Este pleno cumplimiento de las obligaciones de los

51
La migración internacional y la vulnerabilidad

Estados equivaldría a la habilitación es decir, “acabar con la vulnerabi-


lidad”, que es lo contrario al pleno respeto de los derechos humanos”.29
La respuesta racional a los problemas derivados del aumento de las
corrientes migratorias en el mundo debe basarse en la vulnerabilidad de
los inmigrantes como sujetos de derechos humanos.30 La acción con-
certada en las Naciones Unidas para reducir la vulnerabilidad de los
migrantes mediante un plan de acción afirmativa puede conducir a la po-
sibilidad de gestionar mejor las corrientes migratorias relacionadas con
aspectos económicos. Además, como en el caso de la migración laboral
de México a los Estados Unidos, el número de trabajadores migrantes
mexicanos en los Estados Unidos aumentará en los próximos años.31
Esta tendencia, y los problemas de su vulnerabilidad como sujetos de
derechos humanos, constituyen un reto enorme y casi insalvable en este
siglo xxi.

La vulnerabilidad estructural

Debemos considerar dos tipos de vulnerabilidad; una vulnerabilidad es-


tructural y otra cultural atribuida a los no nacionales, los extranjeros o
los inmigrantes por los “nacionales”32 de un determinado país. El carác-
ter “estructural” se deriva de la existencia de una estructura de poder que

29 Idem, supra, p. 6.
30 El Programa de Acción de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre la
Población y el Desarrollo, El Cairo, Egipto (septiembre de 1994), estimaba el
número de migrantes internacionales en todo el mundo, en más de 125 millo-
nes de personas.
“En 2005, se estimaba que había 191 millones de migrantes en el mundo, en
comparación a 176 millones en el año 2000”. Organización Internacional para
las Migraciones. “Previsiones y Tendencias Mundiales”. [Lunes 08 de septiem-
bre de 2008 (19:54 p.m.)] http://www.iom.int/jahia/Jahia/facts-and-figures/
global-estimates-and-trends/lang/es Sin embargo, hoy en día en 2018, se re-
conoce por la ONU que existen más de 250 millones de trabajadores migrantes
y sus familias.
31 Previsiones realizadas por el Consejo Nacional de Población (Conapo), en el
estudio “La situación Demográfica en México”, México, 1999.
32 Esta palabra se utiliza en su connotación sociológica. Es decir, el conjunto de
características de una persona que la sociedad “nacional” reconoce para definir
al “nacional” frente al no nacional, un extranjero o un inmigrante.

52
Alex Munguía Salazar

muestra empíricamente que en toda sociedad nacional algunos tienen


más poder que otros.33
La noción de vulnerabilidad de los inmigrantes va acompañada de
algunos supuestos y paradojas. La importancia de su significado práctico
se deriva del hecho de que la vulnerabilidad de los inmigrantes es una
estructuración social que puede deconstruirse, no sin antes haber enten-
dido el proceso en que surge.
Por una parte existe un supuesto convencional de que los extranjeros
y los inmigrantes no tienen o no deberían tener totalmente los mismos
derechos que los nacionales. Por congruente que esto pueda haber sido
con las normas internacionales en materia de soberanía, supone una
diferencia legitimada por el Estado, entre extranjeros e inmigrantes y
nacionales. Una de las consecuencias de esta diferencia es el poder. Tie-
ne efectos prácticos cuando un nacional quiere transferirla a un contexto
social más amplio que el aludido en el texto de la diferencia jurídica.
En la vida real esto sucede en contextos de interacción social del na-
cional con el extranjero o el inmigrante, cuando entre ambos surge un
conflicto de intereses real o considerado como tal. Un Estado concreto
quizá no admita una conducta discriminatoria contra los extranjeros o
inmigrantes por parte de sus nacionales pero la distinción que efectúa a
favor de estos últimos concediéndoles derechos que los primeros tienen
limitados puede ser elaborada o transformada socialmente como base
para una diferencia de poder. De hecho, el nivel inferior se atribuye al
extranjero o inmigrante.
Existen por supuesto muchos grados en los que esa condición infe-
rior se atribuye socialmente al extranjero o inmigrante. Las preferencias
o protecciones concedidas por el Estado a sus nacionales frente a los
extranjeros se entienden generalmente como partes legítimas de la cues-
tión de la soberanía. No se basan en algo abstracto. En general, están
enraizadas en la historia nacional. A veces estas preferencias y proteccio-
nes se relacionan con ideologías o tradiciones o con un conjunto de de-
terminados acontecimientos internacionales definidos y enseñados sobre
la base de las respectivas historias nacionales, como por ejemplo guerras

33 El concepto de poder como factor que configura las relaciones sociales es el


definido por el sociólogo norteamericano Howard S. Becker que lo incluyó
en su desarrollo teórico de la explicación de la conducta desviada, Outsiders:
Studies in the Sociology of Deviance, op. cit.

53
La migración internacional y la vulnerabilidad

o cualquier otro caso de dominio de un país por otro. Por ejemplo, por
legítimo que sea el derecho soberano de un país a seguir principios de
ius sanguinis para atribuir la nacionalidad, estos principios establecen
una diferencia que puede ser aprovechada indebidamente por nacionales
hasta el extremo de violar los derechos humanos de los inmigrantes.
Ante los diferentes tipos de abusos contra los derechos de los inmi-
grantes recabados por Organizaciones No Gubernamentales, como el
caso del tráfico de mujeres migrantes34 o de trabajadores domésticos mi-
grantes en situación irregular, los trabajadores agrícolas migrantes en esa
situación y los migrantes que son víctimas de tráfico, debemos pensar
que la vulnerabilidad estructural atribuida a los migrantes como sujetos
de derechos humanos puede asociarse con el bajo costo de los servicios
o del trabajo que proporcionan, lo que a su vez está relacionado con la
demanda de trabajadores de esta clase existente en los países receptores
y que a su vez se relaciona con el aumento del número de emigrantes
observado actualmente.
La diferente capacidad de formular normas y aplicarlas a los demás
son diferencias fundamentalmente de poder (legal o extralegal). Los
grupos cuya posición social les proporciona armas y poder son los que
mejor pueden conseguir que se cumplan sus normas. La distinción en
cuanto al sexo, la edad, el origen étnico y la clase social están relaciona-
dos con las diferencias de poder, que explica las diferencias en cuanto al
grado en que los grupos así distinguidos puede formular normas para
los demás.35
La cuestión de la vulnerabilidad de los migrantes tiene que enten-
derse en términos de su carácter social, sus causas y también sus conse-
cuencias, con el fin de ir más allá de lo que parece ser una situación de
estancamiento. Existe un consenso creciente en que la vulnerabilidad de
los migrantes es el factor asociado más habitualmente a los abusos co-
metidos contra sus derechos humanos. No obstante, no se ha estudiado
suficientemente el origen o las causas de esa vulnerabilidad, explicándose

34 La trata de personas es la tercera fuente de ingresos de la delincuencia orga-


nizada internacional, después del tráfico de drogas y de armas, y genera anual-
mente miles de millones de dólares. La onu cree que cada año cuatro millones
de personas son víctimas de esta forma de comercio. En Revista de Amnistía
Internacional. núm. 48 abril-mayo 2001.
35 Becker, op. cit. pp.17 y 18.

54
Alex Munguía Salazar

solamente por su vulnerabilidad, condición propia de los que son vícti-


mas de la violación de esos derechos.36
Al definir el carácter estructural de la vulnerabilidad de los migrantes
como sujetos de derechos humanos, primero se precisa concebir una de-
finición operativa. Entendiéndose por vulnerabilidad la situación social
de falta de poder atribuida a los individuos que reúnen determinadas
características, que se considera se desvían de las atribuidas a las defi-
niciones imperantes de “nacional”. La vulnerabilidad es una condición
social asociada a resultados de impunidad de los que violan los derechos
humanos de los “etiquetados”,37 como desviados de la norma.
Uno de los elementos más importantes de esta definición es que la
vulnerabilidad no constituye una característica inherente a los individuos
que emigran de su país de origen. De manera más precisa, la vulnera-
bilidad no es inherente a las características raciales, o a un país o un
origen étnico, o a las condiciones de subdesarrollo del país o de la región
de origen. La vulnerabilidad no es una condición que lleve consigo un
inmigrante al país de destino, independientemente de la legalidad de su
entrada o estancia en un país determinado. En este sentido, las causas de
la vulnerabilidad no deben confundirse con las causas de la inmigración.
En general, las migraciones internacionales, ya sean para encontrar tra-
bajo o con fines de reunificación familiar, están de hecho provocadas por
el juego de diversos factores presentes tanto en el país de origen como
en el país de destino. Por consiguiente, puede decirse que las migracio-
nes internacionales son en general el resultado de una combinación de
causas endógenas y exógenas.

36 El ejemplo siguiente pretende aclarar los límites del razonamiento que remite
a la vulnerabilidad de los migrantes el problema de la violación de sus derechos
humanos, sin hacer referencia a su causa. La resolución 1998/10 de la Subco-
misión de Prevención de Discriminación y Protección a las Minorías dice lo
siguiente: “Reafirmando que el trato degradante que se da a los trabajadores
migratorios en algunas partes del mundo los ha convertido en uno de los gru-
pos más vulnerables en el mundo actual”.
37 Becker desarrolló el supuesto sociológico de que la desviación (conductas o
agentes que se considera se desvían de las normas aceptadas socialmente) es
lo que la gente cataloga de tal. Becker dijo que en un contexto sociológico
“etiquetar” a una persona como desviada es un acto de poder al amparo del
supuesto de las diferencias de poder que caracterizan la estructura de toda
sociedad.

55
La migración internacional y la vulnerabilidad

La vulnerabilidad estructural es una situación que surge como con-


secuencia de la interacción social de los extranjeros que entran en un
país con los “nacionales”. En este caso la vulnerabilidad es un fenómeno
endógeno. Está relacionado fundamentalmente con la violación de los
derechos humanos que se produce en el país de destino de un inmigran-
te. Es lo contrario del pleno respeto de los derechos humanos de los in-
migrantes definido por la Declaración Universal de Derechos Humanos
y las normas internacionales vigentes.38

La vulnerabilidad cultural

El carácter cultural de la vulnerabilidad se deriva del conjunto de ele-


mentos culturales (estereotipos, prejuicios, racismo, xenofobia, igno-
rancia y discriminación institucional) con significados despectivos que
tienden a justificar las diferencias de poder entre los “nacionales” y los
no nacionales o los inmigrantes.
La combinación de las diferencias de poder basadas en una estructu-
ra en la que el inmigrante se encuentra en un nivel inferior que los na-
cionales; y del conjunto de elementos culturales que lo justifican, tiene
por resultado diversos grados de impunidad en caso de violación de los
derechos humanos del migrante. Esta impunidad se convierte por tanto
en una indicación empírica de la falta de poder del migrante, igual a su
vulnerabilidad. Se entiende aquí por “impunidad” la ausencia de costos
económicos, sociales o políticos del que viola los derechos humanos de
un migrante.
En toda sociedad existen numerosas fuentes de poder que en general
no están distribuidas por igual entre sus miembros. Sea cual fuere el
38 La Organización Internacional para las Migraciones ha examinado las princi-
pales fuentes de las normas destinadas específicamente a los migrantes inter-
nacionales. En un documento oficial, publicado en inglés con el título “iom
and Effective Respect for Migrants Rights”, se determinaron los siguientes
“derechos fundamentales de los migrantes”: derecho a la vida; prohibición
de la esclavitud y la trata de esclavos; prohibición de la tortura u otros tratos
crueles, inhumanos o degradantes; prohibición de la detención arbitraria pro-
longada; prohibición de la discriminación racial sistemática; derecho a la libre
determinación; derecho de los detenidos a un trato humano; prohibición de
medidas penales retroactivas; derecho a la igualdad ante la ley; derecho a la no
discriminación; derecho a salir del país y a regresar al propio país y principio
de no devolución.

56
Alex Munguía Salazar

grado de desigualdad existente como consecuencia de esa distribución


desequilibrada o sesgada en la práctica de las fuentes de poder, lo cierto
es que algunos tienen más poder que otros.39
Las personas que tienen más poder tienden a mantener normas y
valores que perpetúan cualquier sistema de distribución del poder que
haya establecido diferencias a su favor. La perpetuación de normas y
valores en cualquier sociedad tiene que ver con la perpetuación de una
estructura de poder. Esta perpetuación de las normas y valores incluye
la definición social del que se desvía de ellas. Ello se convierte en una
importante función en cuanto lo que se considera desviación supone
un reto, cuando no una amenaza, para el sistema de normas y valores
existente. Es decir, aquellos que se considera se desvían o se quedan al
margen de esas normas y valores quedan definidos socialmente como
personas desviadas, desde la perspectiva de los interesados en que la
conducta social se desarrolle de conformidad con las normas y valores
establecidos.
La definición social de desviado supone un proceso virtual de califi-
cación de las personas así definidas. Este proceso no supone en general
un mero ejercicio del poder. Suele suponer la existencia de un contexto
normativo de legitimación del proceso de “etiquetado” y el ejercicio
del poder por medio de funcionarios legitimados para hacer cumplir la
ley. En definitiva, la definición social de persona desviada supone una
diferencia de poder entre los que definen como tales a determinadas
personas y las así calificadas.40

39 Una premisa básica de la teoría del etiquetado de Becker puede encontrarse


en las palabras siguientes: “Los grupos sociales crean desviaciones estable-
ciendo las normas cuya infracción constituye una desviación y aplicándolas a
personas concretas a las que se califica de intrusas. Desde este punto de vista,
la desviación no es una cualidad del acto que comete una persona sino una
consecuencia de la aplicación por otros de normas y sanciones a un “infractor”.
La persona desviada es aquella a la que se ha aplicado con éxito esa etiqueta.
La conducta desviada es la de las personas así calificadas”. Becker, op. cit., p. 9.
40 El párrafo siguiente alude de manera muy elocuente a la aplicación de la teoría
del etiquetado a los inmigrantes: “hay otro elemento que podemos aplicar
con provecho: la distinción entre la condición de amo y de subordinado. En
nuestra sociedad, como en las demás, algunas condiciones superan a las de-
más y tienen cierta prioridad. La raza es una de ellas. La pertenencia a la raza
negra, tal como se define socialmente, tendrá mayor importancia que otras
consideraciones sociales en la mayoría de casos. El hecho de ser médico, o de

57
La migración internacional y la vulnerabilidad

En el contexto social de la vida diaria, las personas se relacionan con


otras con las que consideran que comparten básicamente un determinado
contexto de normas y valores. Este es el significado dado por Max Weber
a su concepto de “Sentido Colectivo”,41 o de la noción de intersubjetividad
como cemento de las interacciones sociales mutuamente significativas, o
por el sociólogo francés Pierre Bourdieu a su concepto de habitus como
la manera de ser como componente esencial de las relaciones sociales.42
Es decir, el entendimiento compartido culturalmente de una acción, un
gesto o una expresión simbólica emitida en un modelo e intercambiada
por agentes en el contexto de su interacción social. En este caso el signi-
ficado intersubjetivo o compartido culturalmente por los miembros de
una comunidad define quién es miembro de la comunidad y cómo se re-
conoce a quien no lo es. Cuando una persona encuentra a otra que no se
ajusta a esta manera de ser o a ese entendimiento compartido, ya sea por
su apariencia inusual o “diferente”, o debido a que emplea otro medio
de comunicación, puede iniciarse un proceso de “etiquetado”. Es más
probable que el que tiene más poder proceda a etiquetar al otro. Esto
puede tener o no consecuencias sociales. El “etiquetado” se entiende
como un proceso social, lo que supone un contexto histórico en el que

clase media, o mujer, no impedirá ser tratado ante todo como negro, quedando
en segundo lugar esas otras consideraciones. La condición de desviado (que
depende del tipo de desviación) corresponde a ese tipo de relación de amo y
subordinado. Se recibe esta condición como resultado de la infracción de una
norma y esa identificación resulta más importante que la mayoría de las demás.
La primera identificación será la de desviado y las demás vendrán después, es
decir: “el que es diferente del resto de nosotros, que no puede o no quiere
actuar como ser humano moral y que, por consiguiente, podría infringir otras
normas importantes”. La identificación de desviado se convierte en la que
controla todo lo demás”. Becker, op. cit., pp. 33 y 34.
41 Sentido Colectivo es un concepto en la teoría de las relaciones sociales de Max
Weber. Se entiende en su sentido sociológico original como el significado
cultural o el significado compartido intersubjetivamente por los miembros de
la misma comunidad en calidad de agentes de interacciones sociales estructu-
radas. Max Weber desarrolló este concepto en el primer capítulo de su obra
publicada póstumamente, titulada Economía y Sociedad.
42 “El habitus como sistema de disposiciones en vista de la práctica, constituye el
fundamento objetivo de conductas regulares y, por lo mismo, de la regularidad
de las conductas. Y podemos prever las prácticas[...] precisamente porque el
habitus aquello que hace que los agentes dotados del mismo se comporten de
cierta manera en ciertas circunstancias” Bourdieu, Pierre, “Habitus, code, codi-
fication”, Actes de la recherche en Sciences Sociales, París, núm. 64, 1987, p. 40.

58
Alex Munguía Salazar

una estructura de poder y el sistema de valores y normas que lo sustenta


evolucionan desde formas elementales hasta otras más complejas de lo
que Weber denomina “autoridad legítima”.43
No obstante, en la vida de todos los días supone siempre una inte-
racción social entre el que etiqueta a otro como “desviado” y el así eti-
quetado. El etiquetado de una persona supone cierto ejercicio de poder.
Puede ser un poder legítimo apoyado por las normas y valores manteni-
dos por el Estado, pero es un abuso de ese poder.

La discriminación y exclusión

A lo largo del siglo XX y en este siglo XXI se ha podido observar dis-


tintos regímenes que en sus diversas versiones encarnaron algunas de las
formas más crudas de intolerancia que haya conocido el género humano.
Las intolerancias son muy difíciles de erradicar en todos los periodos
históricos, incluso por cuanto se refiere al Estado actual en donde obser-
vamos el desarrollo de formas “modernas” de intolerancia que tienen su
origen por lo general en actitudes de rechazo a la diversidad social, que
a su vez, producen discriminaciones en la interacción cotidiana entre las
personas. La discriminación se presenta como una forma de intolerancia
de “guante blanco” que se produce y reproduce en la vida diaria y en el
conjunto de percepciones simbólicas que acompañan la vida social. La
discriminación se refiere a un trato diferenciado que excluye a los grupos
minoritarios y vulnerables. La discriminación se produce en distintos
ámbitos y con diferentes intensidades; es un fenómeno por esencia an-
tidemocrático porque vulnera los principios de solidaridad, equidad e
inclusión.44
La discriminación produce barreras sociales y privilegios para pocos
por su apariencia física, pertenencia étnica o cultural, el color de su piel
o simplemente por su acento idiomático. Es una práctica que vulnera los
derechos de ciudadanía y se proyecta a través del estereotipo, el escepti-

43 Esto es lo que Max Weber define como “tipo ideal” de un sistema basado en
una “autoridad legal con un personal administrativo burocrático”, característi-
co de la mayoría de sociedades modernas, en contraposición con los otros dos
“tipos ideales” de autoridad, a saber, la “autoridad tradicional” y la “autoridad
carismática”. Max Weber, Economía y Sociedad, México, fce, cap. iii, p. 343.
44 Cisneros, Isidro H., “Discriminación: Dimensiones de un concepto”, Boletín
Informativo Miguel Agustín Pro. México, enero 2003. s/p.

59
La migración internacional y la vulnerabilidad

cismo, la indiferencia o los estigmas que permiten “categorizar” o “in-


feriorizar” a las personas y a los grupos a partir de sus atributos físicos,
sociales o culturales cuyos elementos característicos se perciben como
“naturales” y prototípicos. El estigma produce una identidad social ba-
sada en un descrédito amplio de los integrantes de las diferentes cate-
gorías sociales así como en sus supuestos defectos, fallas o desventajas.
El estigma es un atributo profundamente desacreditador. Un atributo
que estigmatiza a un tipo “ad-hoc” de poseedor que puede confirmar
la “normalidad” del otro. Todo grupo humano tiene sus particulares
formas de vida, sus tradiciones y sus creencias pero además, considera
que estas tienen o deben tener una validez universal incluso para quie-
nes son miembros de otro grupo social o se profesan “diferentes” a lo
comúnmente considerado como “normal”. La discriminación plantea el
problema del “otro” es decir, del representante o del portador de la
diferencia. Este “otro” se convierte muy fácilmente en un trasgresor del
orden social. La discriminación tiene muchos ámbitos e intensidades:
la discriminación es política cuando sólo distingue entre amigos y ene-
migos, es cultural cuando produce marginación y persecuciones a través
del dogmático, el fanático o el racista, la discriminación es económica
cuando proyecta secuelas de pobreza y exclusión, y es religiosa cuando
pretende imponer las razones de una sola fe. Por lo tanto, la discrimina-
ción se basa en una relación de desigualdad entre alguien que es “fuerte
socialmente” ya sea por sus recursos de poder económico o cultural y
alguien que es “débil” en la esfera pública, alguien que puede ser consi-
derado un ciudadano de segunda, como son asumidos los trabajadores
migrantes, al criminalizarlos las políticas migratorias de los Estados.
La Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las For-
mas de Discriminación Racial define a la discriminación como:
toda distinción, exclusión, restricción o preferencia basada en motivos
de raza, color, linaje, u origen nacional o étnico que tenga por objeto
o por resultado anular o menoscabar el reconocimiento, goce o ejerci-
cio, en condiciones de igualdad, de los derechos humanos y libertades
fundamentales en las esferas política, económica, social, cultural o cual-
quier otra esfera de la vida pública.45

45 Art.1.1 de la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las for-


mas de discriminación racial, adoptada el 21 de diciembre de 1965, entrada en
vigor el 4 de enero de 1969, ratificada por México el 20 de febrero de 1975.

60
Alex Munguía Salazar

Desde su creación, el sistema de las Naciones Unidas ha elaborado


un buen número de medidas para combatir la discriminación racial y
la violencia política. Sin embargo, más de medio siglo después de la
derrota del nazismo, suena por todo el mundo el fragor de guerras sos-
tenidas en el nombre de la purificación étnica. El racismo, el odio étnico
y las guerras de identidad, se extienden sin límite por la superficie del
planeta. La preferencia étnica y comunitaria parece triunfar sobre los
principios de respeto a la diversidad cultural.
Tanto la segregación y la discriminación como el racismo y la mar-
ginación representan formas extremas de intolerancia cultural. Con el
término “racismo” se hace referencia a un conjunto de teorías y com-
portamientos fundados en una doble suposición; la primera sería la su-
posición de que las manifestaciones culturales y las acciones históricas
de los personas dependen de la raza, y la segunda, de que existe una
raza superior a la que le corresponde la función de dominio sobre otras
razas inferiores, es decir, el resto de la humanidad. Es posible incluso
imaginar una Arqueología del Racismo; sobre todo por cuanto se refiere
a la historia del comercio de esclavos y a la ideología del racismo anti-
negro. El racismo en cuanto comportamiento se funda en exigencias de
naturaleza irracional, se basa en esquemas mentales acríticos y rígidos y
muchas de sus manifestaciones contemporáneas son veladas, discretas,
simbólicas, “de guante blanco”, es decir, a través de estigmas, prejuicios
o estereotipos socialmente arraigados. El racismo es una de las expresio-
nes más acabadas de la intolerancia en la actualidad.46
“El auge y la evolución del racismo no pueden explicarse a partir de
factores coyunturales o ideológicos, más bien debemos buscar su rela-
ción con los profundos cambios sociales de los últimos veinte o treinta
años. El racismo es una forma de expresión de la crisis actual del mo-
dernismo occidental”.47
Inclusive, en 1968 la Asamblea General de Naciones Unidas adoptó
ambos términos (racismo y discriminación) y aceptó que el término

46 Cisneros, Isidro H., “Para un... léxico de la diversidad. Racismo: rostro oscuro
de la modernidad”, Boletín Informativo Miguel Agustín Pro, México febrero
2003. s/p.
47 Castles, Stephen , La era inmigratoria. Cultura, incertidumbre y racismo, Re-
vista Nueva Sociedad Nº 127, Buenos Aires, Septiembre- Octubre de 1993,
pp 48-59.

61
La migración internacional y la vulnerabilidad

“racismo” comprende algo más que el de discriminación.48 Es decir, el


racismo es en consecuencia un comportamiento individual y colectivo de
rechazo del ser humano diferente, un discurso teórico sobre la existencia
de razas y, al mismo tiempo, su puesta en práctica. El oscurantismo que
representan los dogmas, las verdades absolutas y el fanatismo está en la
base de las distintas formas de segregación que se desarrollan en pleno
siglo xxi en el planeta. El racismo no siempre es el resultado de una
acción concertada sino que puede ocurrir de manera casi accidental, en
buena medida espontánea, que se autoreproduce al interior de la socie-
dad: el racismo tiene una versatilidad estratégica; en sus formas, en sus
contenidos y en sus mecanismos.

La denegación de Justicia

En su artículo 6 la Convención Internacional sobre la Eliminación de


todas las formas de Discriminación Racial, los Estados parte se compro-
meten a asegurar:
a todas las personas que se hallen bajo su jurisdicción, protección y
recursos efectivos, ante los tribunales nacionales competentes y otras
instituciones del Estado, contra todo acto de discriminación racial que,
contraviniendo la presente Convención, viole sus derechos humanos y
libertades fundamentales, así como el derecho a pedir a esos tribunales
satisfacción o reparación justa y adecuada por todo daño del que puedan
ser víctimas como consecuencia de tal discriminación.
Esa discriminación consiste, en este caso, en la omisión de disposición
de recursos que hagan posible que los trabajadores migrantes denuncien
la violencia de la que han sido objeto. Al hablar de falta de recursos nos
referimos a lo señalado por el Conjunto de Principios para la Protección
de Todas las Personas Sometidas a Cualquier Forma de Detención o Pri-
sión, adoptado por la Asamblea General en su resolución 43/173, el 9
de diciembre de 1988, entre los cuales se alude a los servicios de un
traductor durante los interrogatorios:
Principio 14: Toda persona que no comprenda o no hable adecuada-
mente el idioma empleado por las autoridades responsables del arresto,
detención o prisión tendrá derecho a que se le comunique sin demora,
en un idioma que comprenda, la información mencionada en el prin-

48 E/CN.4/1998/77/Add.1, párr. 86.

62
Alex Munguía Salazar

cipio 10, el párrafo 2 del principio 11, el párrafo 1 del principio 12 y el


principio 13 y a contar con la asistencia, gratuita si fuese necesario, de un
intérprete en las actuaciones judiciales posteriores a su arresto.
Es claro que el problema de denunciar actos de violencia por parte de
funcionarios y/o agentes privados, dentro y fuera de los lugares de de-
tención, no es sólo un problema lingüístico. La dificultad para denun-
ciar tiene sus causas profundas en la manera particular en que muchas
sociedades están articuladas. El problema del poder o en este caso de la
falta del mismo por parte de los migrantes, frente a funcionarios en los
lugares de detención, es sin duda un elemento a considerarse.
La violencia sexual contra mujeres migrantes en lugares de detención
y la omisión de recursos disponibles, son otra forma de discriminación,
es también un fenómeno que afecta a niños migrantes y en una medida
también imprecisa a hombres adultos migrantes. Algunas de las con-
secuencias de esa violencia, así como las consecuencias de la omisión
por ausencia de recursos para reportarlas, son también graves cuando se
trata de niños migrantes, así como cuando se trata de hombres adultos
migrantes.
Esa denegación tiene efectos graves, en particular para las mujeres
migrantes pertenecientes a minorías y que, al momento de ser interpe-
ladas o detenidas en el curso de su desplazamiento o en los lugares de
destino, son sujetas a la violación de sus derechos. Esa violencia a me-
nudo queda impune. En consecuencia, esa falta de registro contribuye
a reproducir los patrones de subordinación de la mujer y constituye un
acto de discriminación por omisión.49
En todas las regiones del mundo las dificultades para las mujeres
migrantes en particular son grandes, muchas de ellas provienen del me-
dio rural, se transfieren a las ciudades locales y nacionales para poste-
riormente pasar fronteras internacionales. Muchas veces este paso de
frontera se hace sin los documentos necesarios. La ausencia de redes
sociales de apoyo y protección y a menudo el aislamiento lingüístico,
hacen de este sector de la población migrante un grupo particularmente
vulnerable.
A los actos de violencia física, sexual y psicológica en las esferas fa-
miliares, comunitarias e institucionales que en muchos casos se dan en

49 Resolución HRC/1999/44, párr. 3.

63
La migración internacional y la vulnerabilidad

los lugares de origen, se suman aquellos de agentes privados y funcio-


narios de diversas corporaciones, durante el tránsito de este grupo por
territorios y fronteras. El acoso sexual, así como la solicitud de favores
sexuales, a cambio de protección o para permitir el paso de fronteras y
retenes.
Estos actos que atentan contra los derechos de la mujer y que cons-
tituyen formas de persecución con base en el género, son también co-
metidos por traficantes, coyotes y patrones. Tanto en el caso de estos
agentes privados como en el caso de funcionarios de diversas corpora-
ciones y de autoridades. Las implicaciones de llevar a cabo una denuncia
son más severas en la medida en que los migrantes son mujeres,50 no
hablantes de las lenguas de la autoridad competentes y carentes de los
documentos necesarios.
Uno de los aspectos que dificultan la denuncia de estos actos es,
como ya señalamos, el que se refiere al aislamiento lingüístico. Esto en
el momento de su interpelación y/o de su detención les impide comu-
nicarse con las autoridades competentes. La idea de que lo que les ha
ocurrido “es inevitable” y el desconocimiento de los derechos con los
que cuentan, es también un factor definitivo.51 Al no tener acceso a re-
cursos que hagan posible la denuncia, esos actos quedan impunes y sin
posibilidad de reparación.

Conclusiones

Actualmente existe un consenso creciente sobre el hecho de que la vio-


lación de los derechos humanos en un país, tanto por parte del gobierno
como de agentes no gubernamentales del mismo país de las víctimas, es
una cuestión que causa legítima preocupación a otros países u órganos
internacionales.52 Sin embargo, ocurre que incluso en el caso de viola-

50 Véase E/CN.4/1999/68/Add.2
51 HR/GVA/WCR/SEM.1/2000/2) Documento básico preparado por la Secre-
taría para el Seminario de expertos sobre los recursos que pueden presentar
las víctimas de actos de racismo, discriminación racial, xenofobia y formas
conexas de intolerancia y sobre las buenas prácticas nacionales en esta esfera
(Ginebra, 16 a 18 de febrero de 2000).
52 En septiembre de 2002, el secretario general de la onu presentó un documento
titulado “Strengthening of the United Nations: an agenda for further change”
(A/57/387) a la Asamblea General, donde fue señalada la migración como una

64
Alex Munguía Salazar

prioridad de la Estados hoy en día. Por lo cual se estableció un grupo de tra-


bajo sobre Migración conformado por funcionarios de Naciones Unidas y aca-
démicos, presidida por el secretario general adjunto Michael W. Doyle. Dicho
grupo emitió un reporte en la primavera de 2003, enfatizando varios aspectos
de la migración, tales como la protección de los derechos de los migrantes, los
asilados, la migración laboral, sus causas y consecuencias, y también se esta-
bleció el estado de la cooperación internacional en esta área. Formulando tres
recomendaciones: 1) fortalecer el marco jurídico internacional de protección
a los migrantes. 2) eliminar las distancias entre los regímenes jurídicos de los
Estados y el marco jurídico internacional y el 3) que establecía el crear una
Comisión Global.
En julio de 2003 el Secretario General reunido con representantes de Brasil,
Marruecos, Filipinas Suecia y Suiza, en Ginebra, Suiza, discutieron la idea de
crear una Comisión Global sobre la Migración Internacional (gcim) por sus
siglas en inglés. Finalmente el 9 de diciembre de 2003 fue creada la Comi-
sión y entró en vigor el 1 de julio de 2004. Suecia, Suiza, Brasil, Marruecos
y Filipinas asumieron la iniciativa e invitaron a otros Estados a participar en
el proceso. Por lo cual se estableció un primer grupo que desarrollo el man-
dato de la comisión. La comisión estuvo integrada por Brasil Marruecos, Fi-
lipinas, Suecia, Suiza, Egipto, India, México Paquistán, Sudáfrica, Sri Lanka
y el Reino Unido. La gcim comprendía a 34 gobiernos: Alemania, Argelia,
Australia, Bangladesh, Brasil, Bélgica, Canadá, Egipto, Filipinas, Finlandia,
Francia, Hungría, India, Indonesia, Irán, Japón, México, Marruecos, Nigeria,
Noruega, Países Bajos, Pakistán, Rusia, Sri Lanka, Sudáfrica, Suecia, Suiza,
Turquía, Reino Unido, Santa Sede y la ue. Suiza y Suecia presidieron el grupo
de Estados. La comisión tuvo por objetivo el llevar a la agenda global el tema
de la migración internacional, para promover un debate entre los gobiernos,
organizaciones internacionales, academia, sociedad civil, sector privado, me-
dios de comunicación y otros actores respecto a la migración y sus causas y
efectos. Analizar y aglutinar estudios que se realizan en el mundo sobre el
tema migratorio y presentar recomendaciones al Secretario General de la onu y
a los Estados. Dicha Comisión estuvo conformada por 15 miembros, expertos
sobre el tema migratorio, con sede en Ginebra, Suiza. Sin embargo la Comi-
sión dejo de funcionar el 31 de diciembre de 2005. “La Comisión Mundial
sobre Migraciones Internacionales y el Grupo de Estados”. (http://www.gcim.
org/es/a_coregroup.html)
Sin embargo, actualmente existe el Grupo Mundial sobre Migración (gmg),
un grupo integrado por organismos, que se congregan tanto a nivel de trabajo
así como de los jefes de organismos, y promueve la aplicación amplia de todas
las normas e instrumentos internacionales y regionales pertinentes referentes a
la migración, y ofrece un liderazgo coherente que mejore la eficacia global de
la comunidad internacional y la respuesta política y operativa de las Naciones
Unidas ante las oportunidades y retos que plantea la migración internacional.
El grupo es fruto de la ampliación de un grupo interinstitucional precedente,

65
La migración internacional y la vulnerabilidad

ciones flagrantes de los derechos humanos de los ciudadanos por parte


de sus gobiernos nacionales, muchos Estados han logrado imponer el
argumento de que “se trata de un asunto interno” o de “una cuestión
que incumbe a nuestra soberanía”, cuando se presenta ante algún foro
internacional una cuestión relativa a la violación de los derechos huma-
nos en el propio país de la víctima.
Por supuesto, es cuestionable hasta qué punto un gobierno nacional
puede violar abiertamente los derechos humanos de sus ciudadanos y
seguir pretendiendo que los asuntos internos no pueden recibir críticas
de otros países o de fuentes internacionales.
En el caso del apartheid las Naciones Unidas y la comunidad de
naciones compartieron la opinión de que tales asuntos “internos” eran
intolerables, y actuaron en consecuencia. Un país fue criticado en los
foros internacionales por la violación de los derechos humanos de sus
propios nacionales. Por otra parte, el principio de no intervención ex-
tranjera en los asuntos internos de un Estado soberano ha constituido
una piedra angular de las relaciones internacionales y la base jurídica de

denominado el Grupo de Ginebra sobre Migración creado en abril de 2003


por los jefes de la oim; la Organización Internacional del Trabajo (oit), la
Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Hu-
manos (acnudh), la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y
Desarrollo (unctad), la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas
para los Refugiados (acnur) y la Oficina de las Naciones Unidas contra la
Droga y el Delito (onudd). A principios de 2006, se amplió la membresía del
Grupo de Ginebra sobre Migración para incluir al Departamento de Asuntos
Económicos y Sociales de las Naciones Unidas (daes), Programa de las Na-
ciones Unidas para el Desarrollo (pnud), Fondo de Población de las Naciones
Unidas (fnuap) y el Banco Mundial. El Mandato del Grupo de Ginebra sobre
Migración fue actualizado, y entonces se cambió su denominación a “Grupo
Mundial sobre Migración” (gmm). En noviembre de 2007, el GMM admitió a
otros cuatro miembros —la Organización de las Naciones Unidas para la Edu-
cación, la Ciencia y la Cultura (unesco), el Fondo de las Naciones Unidas para
la Infancia (unicef), las Comisiones Regionales de las Naciones Unidas y el
Instituto de las Naciones Unidas para Formación Profesional e Investigaciones
(unitar). En 2010, la Organización Mundial de la Salud (oms) y la Entidad
de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de
las Mujeres (onu Mujeres) ingresaron en calidad de miembros, con lo cual el
gmm cuenta actualmente con 16 organismos integrantes; y se reúne periódi-
camente y tiene una presidencia rotativa semestral. http://www.globalmigra-
tiongroup.org/en/what-is-the-gmg

66
Alex Munguía Salazar

la paz en la sociedad internacional. Lo importante en este caso es que


resulta discutible hasta qué punto otros países u órganos internacionales
pueden tratar legalmente la vulnerabilidad de las personas dentro de su
propio país, al mismo tiempo que resulta difícil cuestionar que la “vul-
nerabilidad” de los inmigrantes sea una cuestión internacional. El hecho
de no reconocer la diferencia existente entre el carácter interno de este
tipo de vulnerabilidad y el carácter internacional de la vulnerabilidad de
los inmigrantes y los extranjeros como sujetos de derechos humanos,
hace que la argumentación a favor de una definición o de soluciones del
problema resulte tautológica.
Esto no implica que el derecho soberano de un país a determinar
quién pueda entrar en su territorio nacional origine violaciones de los
derechos humanos. Tampoco significa que los extranjeros y los inmi-
grantes deban tener todos los derechos que tienen los nacionales, in-
cluido el derecho de voto. Significa explicar el carácter estructural de la
vulnerabilidad de los inmigrantes.
La noción de vulnerabilidad aquí empleada se aparta de la noción de
que los privilegios o la protección que concede legítimamente el Estado
a sus nacionales excluyen lógicamente a los no nacionales. Independien-
temente de cualquier intento antidiscriminatorio por parte del poder
legislativo de un Estado, los privilegios o la protección a favor de sus na-
cionales excluye por definición a los no nacionales. Esta exclusión, que
puede ser legítima, sienta las bases para una diferencia de poder entre el
nacional o el no nacional, que a su vez puede convertirse en una fuente
de abuso objetivo de poder contra los excluidos.
Los que creen que conceder derechos humanos a los inmigrantes, en
especial a los que se encuentran en situación irregular, va en detrimento
de los derechos de los nacionales o los principios de legalidad, tienden
a reforzar la idea de una diferencia de poder que acaba admitiendo la
impunidad en caso de la violación de los derechos humanos de los inmi-
grantes. Un principio básico de los derechos humanos es que el hecho
de entrar en un país distinto del propio violando las leyes de inmigración
del país no supone la pérdida de los derechos humanos del “inmigrante
en situación irregular”. Tampoco suprime la obligación de un Estado
miembro de protegerlos. Si este principio de derechos humanos se apli-
ca a los prisioneros de guerra y también a los peores criminales, no es
lógico, a no ser que se aplique la lógica de la fuerza bruta, desposeer a los

67
La migración internacional y la vulnerabilidad

inmigrantes en condición irregular de sus derechos humanos, alegando


que su entrada o estancia en un país vulnera las leyes de inmigración.
El entendimiento del aparente dilema entre el derecho de los na-
cionales a ser protegidos por su Estado y la obligación jurídica o moral
de un Estado de proteger los derechos humanos de los extranjeros y
los inmigrantes puede conseguirse entendiendo las diferencias de poder
existentes en la configuración de las interacciones sociales de los nacio-
nales con los inmigrantes.
Los Estados son responsables por las violaciones a los derechos hu-
manos cometidas por sus autoridades migratorias y por sus autoridades
judiciales, cuando éstas, en el ejercicio de sus funciones, no respetan los
derechos básicos de los trabajadores migrantes y sus familias. La respon-
sabilidad del Estado a nivel internacional se establece por no impedir
dicha violación o no aprehender al responsable y someterlo a la justicia.
En la protección internacional de los derechos humanos no se trata de
determinar la responsabilidad individual de su autor sino de establecer si
el Estado provoca o tolera tal violación.
Esta situación se agrava por la ineficiencia de los gobiernos recep-
tores de la migración para controlar y erradicar definitivamente estas
violaciones o reducir los niveles de violencia.53
Por lo cual, cuando en los Estados se cometen violaciones y estas
quedan impunes o no se restablece el derecho afectado, se entiende que
no existe un aparato estatal adecuado para la protección a los derechos
fundamentales de los migrantes laborales.
Es necesario enfatizar que la responsabilidad del Estado no se pro-
duce por el simple hecho de que un derecho humano sea violado en su
territorio sino que su responsabilidad se deriva de haber incumplido su
obligación de proveer todas las medidas necesarias para evitar la lesión de
los derechos humanos en su territorio y además, no establecer las san-
ciones al responsable y no restituir el derecho o indemnizar a la víctima.
Sin embargo, en nuestros días, no existe en el mundo un interés
real y efectivo que se comprometa a velar por los derechos humanos
de los trabajadores migrantes, que realmente se priorice su calidad de
trabajador y no se criminalice, como ha sido la actitud de los gobier-

53 Herrendorf, Daniel E., Derechos Humanos y viceversa, cndh, México, 1991,


p.39.

68
Alex Munguía Salazar

nos receptores de estos flujos migratorios. Existe un pesimismo en el


mundo sobre la obligación que tiene el Estado de proteger los derechos
humanos.54
Para que el Estado cumpla con su obligación no es necesario que
siempre logre investigar las transgresiones al derecho, sino que tiene
que demostrar que realiza las investigaciones pertinentes con toda res-
ponsabilidad y seriedad, aun cuando las circunstancias no permitan la
obtención de resultados. La actitud negligente que observa el Estado
durante el procedimiento, así como el hecho de permitir la existencia de
mecanismos de presión, demuestra que los esfuerzos para la protección
de los derechos humanos violados al interior del Estado, son más forma-
les que reales, lo cual genera su absoluta responsabilidad.
La situación de los migrantes mexicanos con respecto a los dere-
chos humanos pone de manifiesto una situación problemática que no
es privativa de un país, sino que es una realidad en el mundo. Es una
situación que se deriva de la nula preocupación de los gobiernos ante
la movilidad de grandes flujos de personas en el mundo que buscan un
empleo o una forma de encontrar un mejor nivel de vida. A pesar de la
gran cantidad de estudios y análisis sobre la migración internacional y
sus derechos humanos, de los múltiples y variados documentos expedi-
dos al respecto por los organismos internacionales, dichos derechos si-
guen siendo desconocidos y violados por la gran mayoría de los Estados
contemporáneos.
A cada momento y en cualquier parte del mundo nos damos cuenta
de que los Derechos Humanos son violados o al menos no respetados.
El Estado, como institución central de garantía de esos derechos, en lu-
gar de cumplir con la función de velar por ellos como parte de la ley que
lo legitima y lo legaliza en y con la sociedad, es el principal provocador
y violador de tales derechos fundamentales.
No se está tomando en cuenta que los derechos humanos son el
único camino convincente para el establecimiento del respeto efectivo de

54 “Ya no es posible pensar en un sistema natural que garantice el respeto a los


derechos de los individuos como si existieran derechos innatos de la huma-
nidad. Consecuentemente resulta muy difícil pensar en un sistema político
que se haga cargo de este tipo de problemas.” Luhmann, Niklas, “Unidad y
diferenciación en la sociedad moderna”, en Acta Sociológica, 12, México, sep-
tiembre-diciembre de 1994. p. 61.

69
La migración internacional y la vulnerabilidad

todos los trabajadores migrantes, sin distinciones oprobiosas, en cual-


quier parte del mundo.55
En nuestros días vemos que la migración internacional trasciende
los ámbitos estatales y nacionales, es un proceso global. Acudimos a una
dinámica inusitada, donde las sociedades traspasan más rápidamente las
fronteras nacionales, que históricamente las habían determinado. Por lo
cual, el Estado con la impotencia de sus leyes aplica toda la fuerza de la
ley en contra de los derechos sociales de los individuos, grupos, clases
sociales, que los rebasan dentro de su espacio nacional, utilizando en
nombre del Estado de Derecho la represión legalizada.56
Tal Estado de Derecho, es un Estado legalmente fundado en un
marco jurídico vigente, pero que se convierte en opuesto a los derechos
humanos porque en lugar de ser garante de los mismos se convierte en
el principal violador de tales derechos básicos, al establecer políticas
migratorias que desconocen los avances que se han dado en el ámbito
internacional, en materia de instrumentos internacionales de protección
a los trabajadores migrantes.
Existe una tendencia al empeoramiento de los derechos humanos de
los inmigrantes en muchas partes del mundo, especialmente en América
del Norte. En reuniones internacionales sobre el respeto de los derechos
humanos y la dignidad de los migrantes se señala que muchos inmi-
grantes se enfrentan hoy día con situaciones en que la protección de sus
derechos humanos es mínima o nula. Entre los grupos particularmente
vulnerables se encuentran las mujeres migrantes, las víctimas del tráfico
y los que están indocumentados, y en resoluciones de Organizaciones
Internacionales se han manifestado otras señales de una preocupación
cada vez mayor en la sociedad internacional ante la violación de los de-
rechos humanos de los migrantes. La propia Organización Internacio-
nal del Trabajo inició desde la década pasada, los esfuerzos normativos
señalando la creciente necesidad de una reglamentación para impedir la
violación de los derechos humanos de los trabajadores migrantes, inclui-
dos los trabajadores irregulares o indocumentados.

55 Herzog, Roman “Los derechos del hombre”, en Boletín de Bioética, México,


enero-junio de 1998. Año 4, núm.1, p. 4.
56 Arellanes Jiménez, Paulino Ernesto “Paradoja: Estado de Derecho versus De-
rechos Humanos”, Revista de Relaciones Internacionales, núm.74, agosto 1997,
pp. 149 y 150.

70
Alex Munguía Salazar

Bibliografía

ACNUDH, Alto comisionado de Naciones Unidas para los Derechos


Humanos. Convención internacional sobre la protección de los de-
rechos de todos los trabajadores migratorios y de sus familiares, ht-
tps://www.ohchr.org/sp/professionalinterest/pages/cmw.aspx
ACNUR, Convención y el Protocolo sobre el Estatuto de los Refu-
giados, y para las personas internamente desplazadas, los Principios
Rectores de los desplazamientos internos (E/CN.4/1998/53/Add.2,
anexo). http://www.acnur.org/biblioteca/pdf/2205.pdf
Arellanes, Jiménez, Paulino Ernesto (1997), “Paradoja: Estado de De-
recho versus Derechos Humanos”, en Revista de Relaciones Interna-
cionales, núm. 74.
Asamblea General ONU (2002), Strengthening of the United Nations: an
agenda for further change, (A/57/387).
Becker, Howard S. (1968), Outsiders: Studies in the Sociology of Devian-
ce, Nueva York, The Free Press of Glencoe.
Bourdieu, Pierre (1987), “Habitus, code, codification”, en Actes de la
recherche en Sciences Sociales, París, núm. 64.
Bustamante, Jorge (1987), “La migración de los indocumentados”, en
El Cotidiano, México.
Castles, Stephen (1993), “La era inmigratoria. Cultura, incertidumbre
y racismo”, en Revista Nueva Sociedad, No. 127, Buenos Aires, pp.
48-59.
Castro Martignoni, Jorge (1998), “La migración hacia Estados Uni-
dos”, en Examen, México.
Cisneros, Isidro H. (2003), “Discriminación: Dimensiones de un con-
cepto”, en Boletín Informativo Miguel Agustín Pro. México.
Cisneros, Isidro H. (2003), “Para un... léxico de la diversidad. Racis-
mo: rostro oscuro de la modernidad”, en Boletín Informativo Miguel
Agustín Pro, México.
Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas, Resoluciones:
1998/15, “Convención internacional sobre la protección de los de-
rechos de todos los trabajadores migratorios y de sus familiares”;
1998/16, “Los migrantes y los derechos humanos”; 1998/17, “La
violencia contra las trabajadoras migratorias”; 1998/26, “Racismo,

71
La migración internacional y la vulnerabilidad

discriminación racial, xenofobia y formas conexas de intolerancia”,


así como la resolución 1998/10 de la Subcomisión de Prevención de
Discriminaciones y Protección a las Minorías.
CONAPO Consejo Nacional de Población (1999), La situación Demo-
gráfica en México, México.
Declaración de Nueva York para los Refugiados y los Migrantes, Re-
solución aprobada por la Asamblea General de la ONU el 19 de
septiembre de 2016 http://www.acnur.org/5b4d0eee4.pdf
Estudio Binacional sobre Migración, México y Estados Unidos (1997),
sre, México.
Herrendorf, Daniel E. (1991), Derechos Humanos y viceversa, cndh,
México.
Herzog, Roman (1998), “Los derechos del hombre”, en Boletín de
Bioética, México, Año 4, núm.1.
HR/GVA/WCR/SEM.1/2000/2 (2000), Seminario de expertos sobre
los recursos que pueden presentar las víctimas de actos de racismo,
discriminación racial, xenofobia y formas conexas de intolerancia y
sobre las buenas prácticas nacionales en esta esfera, Ginebra.
Instituto Internacional de Derecho Humanitario y OIM Organización
Internacional para las Migraciones (1996), Seminario internacional
nuevas necesidades y respuestas, París.
La Vanguardia (2018), EE.UU. se retira del Pacto Mundial de la ONU
sobre migración y refugiados, Internacional, Barcelona, https://www.
lavanguardia.com/internacional/20171203/433393835985/eeuu-re-
tira-pacto-mundial-onu-migracion-refugiados.html
Luhmann, Niklas (1994), “Unidad y diferenciación en la sociedad mo-
derna”, en Acta Sociológica, 12, México.
Modalidades para las negociaciones intergubernamentales del pacto
mundial para una migración segura, ordenada y regular, Resolución
aprobada por la Asamblea General de la ONU el 6 de abril de 2017.
http://www.acnur.org/5b58aba54.pdf
OIT, Convenio núm. 97, OIT disponible en el sitio https://www.ilo.
org/dyn/normlex/es/f?p=1000:11300:0::NO:11300:P11300_INS-
TRUMENT_ID:312242
OIT, Convenio núm. 143 entró en vigor el 9 de diciembre de 1978,
OIT disponible en el sitio https://www.ilo.org/dyn/normlex/es/

72
Alex Munguía Salazar

f ?p=NORMLEXPUB:11300:0::NO::P11300_INSTRUMENT_
ID:312288 revisado el 10 de septiembre de 2018 a las 22:00hrs.
Organización Internacional para las Migraciones (2008), “Previsio-
nes y Tendencias Mundiales”, http://www.iom.int/jahia/Jahia/
facts-and-figures/global-estimates-and-trends/lang/es
Pacto Mundial sobre Migración (2018), OIM Organización Internacio-
nal para las Migraciones. https://www.iom.int/global-compact-mi-
gration, revisado el 10 de septiembre de 2018 a las 22:00hrs.
Programa de Acción de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre la
Población y el Desarrollo (1994), El Cairo, Egipto.
Revista de Amnistía Internacional (2001), México, núm. 48.
Robinson, Mary (1997), Human Rights, núm. 1 (invierno).
Sámano Colmenares, Vicente (1985), Los indocumentados en la relación
México-Estados Unidos, inah, México.
Weber, Max (1983), Economía y Sociedad, México, fce.

73
Capítulo 3.
Vulnerabilidad y desigualdades de género:
Una mirada a partir de la subvaloración del
trabajo del cuidado remunerado
Mirza Aguilar Pérez*

Resumen

El presente capítulo reflexiona sobre la importancia de considerar las


relaciones de género como un eje transversal en los análisis sobre vul-
nerabilidad social. El género como categoría analítica permite visibilizar
las desigualdades tanto estructurales como subjetivas entre varones y
mujeres en una sociedad determinada; en este caso, parto de una meto-
dología cualitativa que complementa datos estadísticos, a través de un
estudio comparativo sobre trabajadoras del cuidado.
Palabras clave: Vulnerabilidad, Género, Cuidado, Desarrollo Huma-
no.

Introducción

El presente capítulo se avoca a reflexionar sobre la importancia de con-


siderar las relaciones de género como un eje transversal en los análisis
sobre vulnerabilidad social. El género como categoría analítica permite
visibilizar las desigualdades tanto estructurales como subjetivas entre va-
rones y mujeres en una sociedad determinada; en este caso, parto de una
metodología cualitativa que complementa datos estadísticos proporcio-
nados por los informes de Desarrollo Humano (2014, 2015 y 2016)
editados por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
(PNUD) a nivel internacional y por el Instituto Nacional de Estadística

* Profesora Investigadora, Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Bene-


mérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP). Doctora en Ciencias Socia-
les por la UAM - X, Maestra en Sociología y Licenciada en Ciencia Política
por la BUAP.

75
Vulnerabilidad y desigualdades de género: Una mirada...

y Geografía (INEGI) a nivel nacional. Utilizo una metodología cualitati-


va centrada en la comparación de dos estudios de caso que realicé sobre
trabajadoras remuneradas que realizan cuidado infantil (2010 - 2017) y
cuidado a personas de la tercera edad (2016 - 2017).
El presente capítulo se centra en cuatro apartados, el primero realiza
un acercamiento conceptual a la vulnerabilidad y el género, así como
una breve mención a estudios icónicos de organismos internacionales de
América Latina. La segunda parte define tanto el cuidado como describe
el énfasis que han puesto instituciones internacionales para considerarlo
como un trabajo que puede ser remunerado o no y cómo estas activi-
dades deben pensarse para subsanar las brechas existentes y que son un
desafío para aumentar la calidad de vida de los sujetos y por ende un
componente a considerar por el desarrollo humano.
El estudio se centra en la comparación de dos estudios de caso sobre
trabajadoras que realizan trabajo del cuidado remunerado. Ambos casos
presentan a trabajadoras que aunque realizan actividades que son con-
sideradas como cuidado se sitúan en diversas zonas de vulnerabilidad.
Esta diferencias son dadas estructuralmente por las características socio-
demográficas que presentan como el nivel de estudio, las redes sociales y
el nivel socioeconómico al que pertenecen, entre otras, que acentúan las
desigualdades de género y la distancia social entre éstas. La última parte
del capítulo desarrollan algunas consideraciones preliminares sobre los
desafíos de la organización del cuidado y la superación/reproducción de
la vulnerabilidad.

Vulnerabilidad y género.

Los estudios sobre estratificación y movilidad social se han desarrollado


en América Latina de una manera sostenida, aunque no homogénea,
desde los años de 1950 y han hecho hincapié en la estructura desigual
de recursos, de poder y los conflictos entre grupos sociales. Las inves-
tigaciones sociológicas, no fueron la excepción, las cuales han destaca-
do cómo esta estructuración ha incidido como condicionante esencial
del desarrollo de la región. Destaca Gino Germani (1955-1968), quien
abordó el,
problema de cómo estudiar y analizar la estratificación social en casos
concretos, planteó la necesidad de abordar el conocimiento de la es-

76
Mirza Aguilar Pérez

tructura ocupacional de la población, la jerarquía que se atribuía a las


diferentes ocupaciones de acuerdo con las pautas socioculturales domi-
nantes, y el tipo de vida que caracterizaba a las diferentes ocupaciones,
considerando tanto el nivel económico como otras características, en
especial los niveles de instrucción (Faletto, 1993: 165).
Germani analizó la realidad Argentina y de América Latina, pensando
comparativamente y realizando distintos esquemas que contribuyen a
comprender la especificidad histórica de la región y su transformación.
En las décadas siguientes destacaron los estudios que realizaron or-
ganismos internacionales como la Organización Internacional del Tra-
bajo (OIT) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe
(CEPAL) que han realizado una serie de estudios sobre pobreza, estra-
tificación, movilidad social que han incidido en la comprensión de la
desigualdad para América Latina.
Los estudios realizados estuvieron acompañados de una discusión
política, ya sea por la adopción y/u omisión de otros conceptos. Por
ejemplo, términos como clase social, han sido dejados de lado, como
señala Alejandro Portes “publicaciones oficiales usualmente excluyen el
concepto de clase debido a su origen marxista y a su consecuente evoca-
ción de las nociones de conflicto, privilegio y explotación (…)” (Portes,
2004: 22). Sin embargo de manera contemporánea, autores han retoma-
do el concepto de clase social, como los análisis del mismo Alejandro
Portes, ya que la clase social como concepto permite hacer alusión a
“categorías de la población discretas y duraderas, caracterizadas por un
acceso diferencial a los recursos que otorgan poder y a las oportunidades
que derivan de estos” (Portes, 2004: 23).
Si bien existen análisis clásicos y contemporáneos sobre estratifica-
ción social que han incorporado de nueva cuenta la categoría de clase
social y que han centrado sus esfuerzos en los estudios comparados so-
bre estratificación en la región, como los estudios de Alejandro Portes,
estas investigaciones en términos de cantidad, han disminuido, como
menciona Carlos Filgueira,
Uno de los factores contribuyentes a la pérdida de relevancia de los
estudios de estratificación y movilidad social comparados en la región,
estuvo dado por el vuelco de los estudios sociales hacia los problemas de
pobreza y exclusión social. Sin perjuicio de reconocer que este tipo de
orientación, comprende parcialmente aspectos de distribución, inequi-
dad, y en general no son ajenos al análisis de la estratificación, debe re-

77
Vulnerabilidad y desigualdades de género: Una mirada...

conocerse que no es lo mismo focalizar la indagación aisladamente sobre


grupos sociales que se encuentran en los extremos de la estratificación
social que hacerlo a partir de su consideración sistémica al interior de la
totalidad de la estructura de estratificación social (Filgueira, 2001: 8).
Aunado al cambio de enfoque predominante sobre la pobreza y la exclu-
sión social, según Carlos Filgueira, se desarrolló un giro de investiga-
ción, con miras al estudio del desarrollo social después de 1980, lo cual
permitió “el desarrollo de una serie de conceptos, índices e indicadores
que procuran representar el fenómeno de la pobreza y más en general la
evolución del bienestar de los sectores más carenciados” (2001: 8).
Además en los 90’s empieza la introducción de conceptos tales como
el de vulnerabilidad y el de marginación, que contribuyeron al debate
sobre pobreza, ya que permitían salir de la dicotomía de pobre – no
pobre, y se centran el los procesos dinámicos por un lado y por el otro,
en posiciones generales de los sujetos, pensando en los componentes
actitudinales y de comportamiento. La adopción de nuevos conceptos y
de análisis diversos, dieron pie a la adopción de un enfoque complemen-
tario para reflexionar sobre el desarrollo social.
El enfoque basado en la “estructura de oportunidades” fue privile-
giado sobre los paradigmas clásicos de la estratificación para organismos
centrados en el estudio del desarrollo social, como lo es la CEPAL.
Carlos Filgueira menciona que,
Todo sistema de estratificación social puede ser visto como una “estruc-
tura de oportunidades” o lo que es lo mismo, como una distribución
de oportunidades para el acceso a posiciones sociales diferencialmente
evaluadas. Naturalmente, la estructura de oportunidades no es estática.
Cambia con el tiempo y varía en un mismo tiempo entre diferentes
países o sociedades. Tales cambios tienen importantes efectos sobre las
chances diferenciales de movilidad social de los miembros de la sociedad
y sobre las divisiones de clase así como sobre el ámbito de las relaciones
interpersonales, institucionales y políticas (Filgueira, 2001:19).
En los estudios de estratificación y movilidad social, según Filgueira, “se
han distinguido tres tipos de procesos que inciden en la transformación
de la estructura de oportunidades: 1) productivos, 2) demográficos y 3)
migratorios” (2001:19) y además se consideran como elementos a consi-
derar 4) factores relativos a las políticas de gobierno y a 5) disponibilidad
de activos sociales.

78
Mirza Aguilar Pérez

Los activos sociales son considerados como un elemento clave para


entender la estratificación y la movilidad social. Al respecto Filgueira
menciona que detrás de conceptos como el de “vulnerabilidad” y de
“marginación” están los activos sociales. Estos activos son definidos
como,
el conjunto de recursos que una familia posee para mantener o mejorar
sus niveles de bienestar. Activos (o “asset” en la terminología sajona)
van más allá de los ingresos o capital acumulado por una familia en
términos materiales; las redes sociales y familiares de apoyo, el acceso a
bienes y servicios provistos por el mercado o por el estado, los niveles de
capital humano con que cuenta una familia (Filgueira, 2001: 8)
Así pues, el concepto de vulnerabilidad se inicia a incorporar como
perspectiva teórica con los análisis de Caroline Moser y con su traba-
jo icónico The Asset Vulnerability Framework: Reassessing Urban Poverty
Reduction Strategies (1998) a través de su estudio en varias comunidades,
identifica a la vulnerabilidad social con el conjunto de desventajas que
las personas encuentran para acceder y emplear los activos que se distri-
buyen en la sociedad, sobre todo a través de la acción del sujeto y de sus
redes familiares. Esta perspectiva de corte liberal enfatiza la “agencia” del
sujeto para poder trascender las situaciones críticas.
El enfoque de activos-vulnerabilidad propuesto por Moser, fue
adaptado para Latinoamérica por Carlos Filgueira y Ruben Katzman
(CEPAL). Ambos autores crearon el modelo “activos-vulnerabili-
dad-estructura de oportunidades” (AVEO), ampliando la relación de la
familias y del sujeto e incorporando también cuestiones sociales más
amplias. Katzman define vulnerabilidad social como “la incapacidad de
una persona o de un hogar para aprovechar las oportunidades, dispo-
nibles en distintos ámbitos socioeconómicos, para mejorar su situación
de bienestar o impedir su deterioro” (Kaztman, 2000: 13 en González,
2013: 180).
Katzman y Filgueira (1999) hacen una clasificación de los segmentos
sociales, según el tipo de vulnerabilidad.

79
Vulnerabilidad y desigualdades de género: Una mirada...

Tabla 1. Tipos de vulnerabilidad


Tipo de vulnerabilidad Características
Vulnerables Extremo inferior de la escala social y que corresponde a la po-
a la marginalidad blación en condiciones de pobreza estructural. Al dictado de
la inmediatez de sus necesidades, los escasos activos de esos
hogares se organizan para responder a la sobrevivencia cotidia-
na. Lo componen personas en situación de mendicidad, de la
delincuencia asociada a la sobrevivencia, de los niños de la calle,
de la prostitución, el alcoholismo y las drogas, pero también de
trabajadores en ocupaciones de baja estabilidad e inserción pre-
caria en el mercado.
Vulnerables Estrato con ingresos alrededor de la línea de la pobreza y débiles
a la pobreza lazos de integración social. Por distintas razones generan ingre-
sos relativamente bajos, mantienen su participación y confianza
en las instituciones del trabajo como medio para mejorar su si-
tuación de bienestar, así como en las instituciones del conoci-
miento, como vía para materializar las aspiraciones de movilidad
e integración para sus hijos. La mayoría de ellos se ubica alrede-
dor de la línea de pobreza, pero la categoría también compren-
de segmentos importantes de clase baja integrada, clase media
baja y algunos de clase media. Como a través de sus grupos
de referencia incorporan las metas de consumo asociadas a los
estilos de vida de los sectores modernizados de la sociedad, este
segmento está constantemente expuesto a una ampliación de
espacios de frustración
Vulnerables Sujetos o grupos que tienen la posibilidad de adquirir los activos
a la exclusión de la que los habilitan para aprovechar los nuevos canales de movili-
modernidad dad e integración pero que son afectados por el deterioro de la
unidad familiar, la segregación residencial y educativa.

Fuente: Elaboración propia en base al texto de Katzman y Filgueiras (1999).

Las nociones y tipologías asociadas a la vulnerabilidad están asociadas


con la incertidumbre, la fragilidad o el riesgo. Juan C. Moreno Crossley
sostiene que hay una coincidencia general en considerar a la vulnerabi-
lidad social
como una condición de riesgo o indefensión, la susceptibilidad a sufrir
algún tipo de daño o perjuicio, o de padecer la incertidumbre. A partir
de allí, los autores tratados tienden a concentrarse en dos principales in-
terpretaciones de la vulnerabilidad social: como fragilidad de los sujetos
o como riesgos a los que están expuestos en el entorno social (Moreno
Crossley, 2008 en González, 2013: 179).
Bajo esta premisa sobre la vulnerabilidad asociada al riesgo, el Infor-
me sobre Desarrollo Humano 2014, introduce el término de vulnerabi-
lidad humana, el cual contribuye a,

80
Mirza Aguilar Pérez

describir las perspectivas de erosión de las capacidades y opciones de las


personas. Al examinar la vulnerabilidad a través de una lente de desarro-
llo humano, llamamos la atención sobre el riesgo de un futuro deterioro
en las circunstancias y los logros individuales, comunitarios y naciona-
les, y planteamos políticas y otras medidas útiles para prepararnos ante
las amenazas y hacer que en el futuro el desarrollo humano avance de
manera cada vez más sólida (PNUD, 2014: 1)
La vulnerabilidad es asociada al igual que la propuesta de la CEPAL,
con activos, que el PNUD llama capacidades y al contexto en que se
encuentran los sujetos. Uno de los esfuerzos de garantizar el desarrollo
humano sería fortalecer las “capacidades individuales y las competencias
sociales”. De está forma, al igual que los estudios de Caroline Moser
para el Banco Mundial, el PNUD se centrará en las capacidades para
incidir y disminuir los riesgos.
El Informe 2014 ubica a sectores más desfavorecidos que otros y los
sitúa en un mayor nivel de vulnerabilidad frente a la pobreza multidi-
mensional. Así pues el informe distingue a las mujeres como uno de los
sectores con más riesgo frente a las desigualdades estructurales.
El Informe de Desarrollo Humano ofrece estadísticas desagregadas
para analizar a varones y mujeres y afirma que existe una desigualdad es-
tructural en menor y mayor grado dependiendo de los países. Los auto-
res del informe indican que “el Índice de Desigualdad de Género de 149
países revela en qué medida la desigualdad basada en el género afecta a
los logros nacionales en materia de salud reproductiva, empoderamiento
y participación en el mercado laboral” (IDH, 2014: 45).
Es importante definir el concepto género. Judith Butler afirma que el
género no es una esencia o una posesión, sino que “el género requiere e
instituye su propio y distinto régimen regulador y disciplinador” (2004:
68) y el género deviene norma, porque rige la inteligibilidad social, esto
es, “la norma marca y efectúa el desplazamiento de una concepción de
poder como: a) una serie organizada de restricciones, y b) un mecanismo
regulador” (2004: 80). A decir de Encarnación Gutiérrez-Rodríguez
La delegación del trabajo doméstico y del cuidado a otra mujer recrea
y sedimenta la división social del trabajo basada en la lógica heteronor-
mativa. Es con base en esta lógica que se organizan las relaciones de
parentesco, familiares e íntimas en la mayoría de los hogares privados.
Esta lógica dicta las relaciones heterosexuales como norma principal

81
Vulnerabilidad y desigualdades de género: Una mirada...

del orden social, configurando y reafirmando nociones de feminidad y


masculinidad (…) (2013: 125).
Las nociones de feminidad o masculinidad son asignadas arbitrariamen-
te, en múltiples ocasiones. Algunas actividades naturalizan “los atribu-
tos” y la esencia de los sujetos según el género; por lo que habría que
considerar, que como menciona Joan Scott (1999): las categorías de
“varón y mujer” como “vacías y rebosantes. Vacías porque carecen de
significado último, trascendente. Rebosantes porque, aun cuando pare-
cen estables, contienen en su seno definiciones alternativas, negadas o
suprimidas” (1999: 73).
Así pues las prácticas y representaciones en torno a los varones y
mujeres, están ligadas a relaciones de poder y dominación que no son
naturales, sino históricas y sociales; como analiza Sònia Parella “los es-
tereotipos relativos a los trabajos remunerados considerados femeninos
y masculinos no son universales, sino el fruto de la conjunción entre las
exigencias del sistema productivo y la oferta del sistema reproductivo”
(2003: 46).
Los estudios sobre desarrollo y vulnerabilidad, han incorporado al
concepto género y han retomado los aspectos políticos, éticos y laborales
sobre la desigualdad entre varones y mujeres y el peso que conlleva la
delegación de la esfera de la reproducción social a las mujeres y en par-
ticular los costos de la falta de remuneración de tareas tales como el tra-
bajo doméstico y/o el cuidado y su impacto para el desarrollo humano.

Trabajo del cuidado y desarrollo humano

El informe sobre Desarrollo Humano que edita el Programa de las


Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) de 2015 se centra en el
análisis del trabajo como actividad fundamental a nivel internacional y
su relación con el desarrollo humano. Dicho informe cuenta con cinco
ideas básicas:
a) “Examinar los vínculos entre el trabajo y el desarrollo humano que
identifican la relación positiva entre ambos (…) y también aquellas si-
tuaciones en la que estos vínculos se rompen o se erosionan”, b) “Revi-
sitar el mundo del trabajo, donde la noción, áreas y el modus operandi
han cambiado y con ello, sus implicaciones en el desarrollo humano
(…)”, c) “Reconocer el valor del trabajo de quienes cuidan a otras per-
sonas y su impacto en el desarrollo humano (…)”, d) “Centrarse en la

82
Mirza Aguilar Pérez

noción de trabajo sostenible para que sea incorporada los Objetivos de


Desarrollo Sostenible de 2015 (…)” y d) “Recomendar opciones de po-
lítica para reorientar, reinventar y reorganizar el trabajo de manera que
enriquezca el desarrollo humano (…)” (Jahan, 2015).
El trabajo del cuidado en el informe de 2015 es considerado como un
pilar fundamental del desarrollo humano y esto no es fortuito. Centrar
el análisis en el cuidado es una cuestión que se deriva de los Informes
sobre Desarrollo Humano (IDH) de 1995 y 1999, en donde se planteo
respectivamente: en primer lugar la necesidad de analizar la división
sexual del trabajo y la desigualdad que lo acompaña y en segundo lugar
en visibilizar el trabajo reproductivo, a través de la introducción del con-
cepto de “atención”.
A pesar de que establecerá la pertinencia política y analítica del con-
cepto cuidado desde un organismo multilateral como lo es el PNUD, he
de destacar que el surgimiento del mismo tiene una trayectoria contem-
poránea que ha sido impulsada desde la sociología crítica del trabajo y la
economía política feminista, por lo cual es necesario revisarlo.
El desarrollo humano “es un proceso conducente a la ampliación de
las opciones de que disponen las personas” (PNUD, 1995: 14), centrado
en tres cuestiones esenciales para las personas: 1) poder tener una vida
larga y saludable, 2) poder adquirir conocimientos y 3) poder tener acce-
so a los recursos necesarios para disfrutar de un nivel de vida decoroso.
Así pues, el desarrollo humano
consiste en que todos tengan las mismas oportunidades en la vida. Im-
plica no solo ampliar las capacidades para incrementar las opciones ac-
tuales de las personas (llevar vidas sanas, productivas y seguras), sino
también garantizar que estas opciones no ponen en peligro ni restringen
aquellas disponibles para las futuras generaciones. El hecho de centrarse
en las personas tiene implicaciones a la hora de medir el progreso y
formular políticas. Requiere un marco de análisis más amplio y un re-
examen de las herramientas de política disponibles (PNUD, 2014: 37).
Uno de los obstáculos que señala el PNUD para lograr un desarrollo
humano equitativo y sostenible es la disparidad en la división sexual
de trabajo, por lo que para el IDH de 1995 se incluyeron el análisis de
encuestas de uso de tiempo para señalar la subvaloración del trabajo do-
méstico no remunerado y la disparidad en el tiempo destinado a labores
no remuneradas en los hogares entre hombres y mujeres a nivel interna-

83
Vulnerabilidad y desigualdades de género: Una mirada...

cional. Hay que considerar que la división sexual del trabajo implica una
serie de cuestiones relacionadas con la construcción cultural del género:
(…) la división del trabajo concreto entre hombres y mujeres -producti-
vo y reproductivo- sino también en las normas que regulan sus trabajos,
las representaciones de lo femenino y lo masculino, el reconocimiento
social y el poder para expresar sus opiniones y desarrollar sus proyectos
personales y colectivos. Incide también en la identidad de los géneros,
es decir en las pautas socialmente esperadas de las conductas, valores y
expectativas de las personas según su sexo, y que son asumidas como
naturales (OIT, 2000: B3)
En la economía clásica existe una tendencia a centrase en el trabajo pro-
ductivo, dejando de lado la importancia del trabajo reproductivo. Habría
que enfatizar la importancia del trabajo de la reproducción, según Pare-
lla, la reproducción comprende tres niveles: “la reproducción biológica,
la reproducción de la fuerza de trabajo y la reproducción social” (2003:
43), a pesar de que la maternidad sea asociada al ámbito natural de la re-
producción, las tareas de cuidado han sido de igual forma, biologizadas
y asignadas a las mujeres por una lógica patriarcal. Además del cuidado
de los hijos, las mujeres han cubierto “las actividades asociadas con el
mantenimiento diario de la fuerza de trabajo pasada, presente y futura”
(Parella, 2003: 43).
En el IDH de 1999 se hizo hincapié en el análisis de la doble jorna-
da que realizan las mujeres en diversas partes del mundo, ya que como
mencionan para éstas “más trabajo remunerado no reduce el trabajo no
remunerado” (PNUD, 1999: 81). Además del uso de tiempo en acti-
vidades de trabajo doméstico no remunerado, los mercados laborales
tienden a configurarse a través de estereotipos sexistas, en los que se na-
turalizan el espacio doméstico y el cuidado como tarea para/de mujeres.
Como señala el IDH de 1999:
Las mujeres constituyen además una parte desproporcionada de los tra-
bajadores del servicio doméstico y en profesiones como el cuidado, la
enseñanza, la terapia y la enfermería de niños. Esas ocupaciones ofrecen
una remuneración baja en relación con sus requisitos de educación, apti-
tudes y otras calificaciones, otra fuente de prejuicio de género en cuanto
a oportunidades (PNUD, 1999:78).
En el IDH de 1999 se conceptualizó “atención” como un concepto equi-
valente al cuidado, como se menciona

84
Mirza Aguilar Pérez

La atención puede significar un sentimiento de atención, un interés


emocional o un estado mental. La identidad personal y el contacto per-
sonal especialmente el contacto directo, cara a cara – son elementos cla-
ve de los servicios de atención, que implican una sensación de conexión
entre quien presta el servicio y el receptor (…) La palabra atención suele
referirse a cuidar a gente que no puede cuidarse a sí misma: los niños,
los enfermos, los necesitados, los ancianos. Pero esto deja de lado el he-
cho de que incluso los adultos más sanos y felices requieren cierto grado
de atención. Su necesidad de atención puede aumentar o disminuir, pero
en algunas ocasiones viene en olas enormes (PNUD, 1999: 78 – 79).
El concepto de atención y su problematización sirvió a finales de los
años noventa para analizar el costo en el uso de tiempo en actividades no
remuneradas y para visibilizar la necesidad de enfocarse en los servicios
de atención como parte integral del concepto de desarrollo humano.
En la actualidad el concepto de cuidado ha tomado auge y ha despla-
zado al de atención. Ya que el trabajo del cuidado se ha planteado más
allá de una actividad individual como una cuestión social, llegándose a
desarrollar el concepto de organización social del cuidado. El cuidado
entra dentro de ciertas actividades que son ubicadas en una esfera no
productiva que ha sido ignorada por la economía clásica y que por el
contrario en esta investigación se enfatiza la importancia de dichas tareas
ya que forman parte de los procesos de “sostenimiento de la vida” (Ca-
rrasco, 2001). El cuidado es definido según Amaia Pérez Orozco como:
la gestión y el mantenimiento cotidiano de la vida y de la salud, la
necesidad más básica y diaria que permite la sostenibilidad de la vida.
Presenta una doble dimensión “material”, corporal –realizar tareas con-
cretas con resultados tangibles, atender al cuerpo y sus necesidades fi-
siológicas– e “inmaterial”, afectivo-relacional –relativa al bienestar emo-
cional (2006: 10).
El cuidado puede ser no remunerado y realizarse en un entorno de
proximidad y familiar y también puede establecerse como una actividad
remunerada. Según Karina Batthyány,
La especificidad del trabajo de cuidado es la de estar basado en lo re-
lacional, ya sea en el contexto familiar o fuera del mismo. En el marco
de la familia, su carácter a la vez obligatorio y percibido frecuentemente
como desinteresado le otorga una dimensión moral y emocional. No
es solamente una obligación jurídica establecida por ley (obligación de
prestar asistencia o ayuda) o una obligación económica, debido a que
involucra también las emociones que se expresan en el seno familiar (…)

85
Vulnerabilidad y desigualdades de género: Una mirada...

Fuera del entorno familiar, el trabajo de cuidado está marcado por la


relación de servicio, de atención y preocupación por los otros. El trabajo
se realiza cara a cara entre dos personas y genera lazos de proximidad, en
una situación de dependencia, pues una es tributaria de la otra para su
bienestar y mantenimiento. De todas formas, lo que unifica la noción de
cuidado es que se trata, hasta hoy, de una tarea esencialmente realizada
por mujeres, ya sea que se mantenga dentro de la familia o que se ex-
teriorice por la forma de prestación de servicios personales (Batthyány,
2015: 10).
Hay que mencionar que muchas de las mujeres que desempeñan trabajo del
cuidado remunerado, ejercen una doble jornada y en sus propios hogares,
muchas veces como jefas de familia, realizan un cuidado no remunerado.
Cuando el cuidado de las familias es delegado a particulares dentro del mis-
mo hogar, generalmente es a otras mujeres. Según el INEGI (2014) en
2013, la población ocupada en México dedicada al trabajo doméstico remu-
nerado en hogares particulares sumó más de 2 millones de personas, de las
cuales 9 de cada 10 son mujeres. De ellas, 85.5% realiza tareas de limpieza
en hogares particulares, 8.6% son cuidadoras de personas y 4.7% son lavan-
deras y/o planchadoras en casas particulares.
Hay que mencionar que los trabajos del cuidado son una parte in-
tegral para el desarrollo humano, tal como lo menciona el IDH 2015,
El trabajo tiene un valor social que va más allá de los beneficios que
obtienen los trabajadores (...) Cerca de 53 millones de trabajadores del
servicio doméstico están dando respuesta a las necesidades de atención
de la población. El trabajo de cuidados destinado a los niños los está
preparando para el futuro. El trabajo que implica cuidar a las personas
de edad avanzada o las personas con discapacidad está ayudando a estos
A grupos a mantener sus capacidades (IDH, 2015: 4)
A pesar de la importancia del cuidado como parte integral del desarrollo
humano, es uno de los trabajos con poco reconocimiento social y con
nulas protecciones laborales en muchos países.

Cuidado remunerado: subvaloración, vulnerabilidad y afecto

El trabajo del cuidado remunerado como se ha observado, implica una


serie de cuestiones relacionadas a la desvalorización, a la desigualdad
de género, la incertidumbre por las condiciones laborales que hace que
las personas que se dedican a estas actividades se ubiquen en una zona

86
Mirza Aguilar Pérez

de vulnerabilidad y existe un agregado que complica este trabajo, que


debido a su carácter relacional, se generen lazos afectivos.
En la actualidad estoy interesada en la investigación sobre cuidado
infantil y sobre cuidado de las personas de la tercera edad, en diferentes
años he realizado investigaciones que exploran diversas dimensiones del
mismo (Aguilar, 2015; 2014; 2013). Por un lado me centre en jóvenes
mexicanas (au pairs) que realizan trabajo del cuidado infantil remunera-
do no reconocido bajo un esquema de intercambio cultural y por el otro
mujeres residentes en la ciudad de Puebla que trabajan como cuidadoras
de personas de la tercera edad.
Ambos grupos presentan una distancia social considerable, pero com-
parten una actividad subvalorada, con condiciones laborales precarias y que
desarrollaron lazos afectivos con las personas que cuidaron. Estas diferencias
se difuminan con los distintos activos con el que cuentan cada grupo de
mujeres, lo cual hace que el análisis de género sea pertinente bajo una mi-
rada interseccional, es decir que considere las diferencias estructurales que
condicionan sus acciones. Presentaré cinco casos de cada grupo (au pairs y
cuidadoras) para ir realizando la comparación. Me centraré primero en las
características sociodemográficas de cada grupo:

Tabla 2. Características sociodemográficas


Au pairs Cuidadoras
Escolaridad Licenciatura concluida Secundaria concluida
Estado civil Solteras Divorciadas/Jefas de hogar
Periodo de ejercicio 12 a 24 meses/ Trabajo 10 – 25 años/ Trabajo perma-
de trabajo de transitorio nente
cuidado

Lugar de trabajo Maryland, Estados Unidos de Ciudad de Puebla, México.


América.
Nacionalidad Mexicana Mexicana
Trabajo reconocido NO. Existe una noción de que SI. Existe una legislación laboral.
institucionalmente es un intercambio cultural por Ley Federal del Trabajo dentro
el visado J1 en EUA, a pesar del título sexto “Trabajos especia-
que trabajan cerca de 45 ho- les” (art. 331), sin embargo por la
ras con remuneración por de- ambigüedad del mismo no hay
bajo del salario mínimo. obligatoriedad por parte patronal
a cumplir con prestaciones labo-
rales.

Fuente: Elaboración propia.

87
Vulnerabilidad y desigualdades de género: Una mirada...

Ambos grupos ejercen trabajo del cuidado remunerado, sin embargo


las condiciones sociodemográficas las separan en una distancia social
considerable, lo cual lo se puede observar en la transitoriedad o perma-
nencia en actividades relacionadas con el cuidado. Mientras que las au
pairs se autoidentifican con un sector medio en ascenso, las mujeres que
cuidan a personas de la tercera edad por el ingreso corresponden a un
sector bajo. Mientras que las au pairs trabajan hasta 45 horas semanales
con un día de descanso, las cuidadoras trabajan un promedio de 64 horas
semanales con un día libre.
La forma de integrarse a los trabajos es diferenciada, mientras que
las cuidadoras entran a trabajar por recomendación de una red que han
construido y son contratadas por familias, que les piden distintos requi-
sitos, no unificados y que por la falta de contrato por escrito son objeto
a despido en cualquier momento. A las au pairs mexicanas a quienes las
empresas intermediarias les ofertó el programa como una forma de in-
tercambio cultural, al mismo tiempo, hacen una oferta diferenciada con
las familias en EUA. La página de Cultural Care Au Pair en Estados
Unidos presenta sus argumentos de la conveniencia de contratar una au
pair en vez de una niñera doméstica (nanny).
Las au pairs son promovidas como trabajadoras del cuidado, sin te-
ner a su vez, ninguna prestación ni salario mínimo. Las agencias como
lo he mencionado antes, ofrecen a las familias una opción de calidad al
cuidado infantil a bajo costo, asequible y flexible con el programa au
pair. Entre 15 y 16 dólares por hora es el salario promedio de una nana/
niñera capacitada en primeros auxilios y desarrollo infantil. Mientras
que el intercambio au pair que cuesta en promedio 7 dólares la hora,
lleva consigo más y mejores ventajas, según las empresas “educativas”:
un costo semanal promedio de 350 dólares (195 para la au pair, el resto
por la comisión de la agencia), un proceso de selección riguroso, asis-
tencia con los deberes domésticos como lavandería de los niños, arreglo
de cuartos y preparación de alimentos.
Además del trabajo del cuidado puertas adentro cuyas tareas inclu-
yen: transportación de niños en auto particular, disponibilidad para cu-
brir las noches y algún fin de semana entero, capacidad para organizar
actividades apropiadas para todas las edades, pasear a las mascotas, po-
sibilidad para viajar con la familia y para cambiar el horario de trabajo
según le acomode a la familia. Más la atención de la empresa que incluye
soporte de coordinadoras locales para mediar conflictos o ayudar con

88
Mirza Aguilar Pérez

cambios de au pairs (rematch) y algunas agencias como Cultural Care


Au Pair ofrecen un centro de atención telefónica y en línea de 24 horas
por si se suscita alguna emergencia. Y como un extra la oportunidad de
un intercambio cultural, es decir, que los niños tengan contacto con una
nueva cultura, lenguaje y un nuevo estilo de vida (Cuadros 2 y 3, anexo).
Las ventajas comparativas que presentan las agencias, a las fami-
lias-empleadoras, muestran que no sólo son competitivas frente a las
niñeras, sino ante centros de cuidado infantil privados. Así pues, el cui-
dado infantil es buscado a un buen precio por las familias y la contrata-
ción de las au pairs ofrece una rotación constante, con investigación de
antecedentes penales y con ventajas comparativas que incluso compiten
por el costo, con la contratación de trabajadoras indocumentadas.
Una de las cuestiones que inciden en la contratación de au pairs son
los estereotipos nacionales. Estos estereotipos nacionales se anclan en
realidades históricas concretas. Nunca son completamente ciertos, pero
reproducen ciertos esquemas; así como las au pairs de todo el mundo
comparten un esquema ambiguo, no todas ellas tendrán idénticas opor-
tunidades una vez en el programa.
Una de las evidencias de la ambigüedad sobre el esquema au pair
es la conciliación de actividades que parecieran contradictorias: realizan
trabajo del cuidado 45 horas a la semana pero no son reconocidas como
trabajadoras temporales, tienen visa J1 pero no realizan en su totalidad
actividades de intercambio cultural, viajan a lugares por dos semanas al
año durante su estancia pero dentro de un esquema muy limitado que
no permite considerarlas como “turistas”.
A pesar de todas las cuestiones que implican, después de regresar del
programa, muchas de estas jóvenes se insertan en trabajos calificados
o ingresan a posgrados; así que la experiencia sólo es transitoria. Otras
participantes, se les dificulta obtener empleo y vuelven a aplicar al pro-
grama en otro país.
Las trabajadoras en Puebla experimentan el cuidado como un em-
pleo indefinido con múltiples inconvenientes y el salario sólo alcanza
para gastos cotidianos. A la escasa paga, se le suma el problema de la
desregulación y la ausencia de una supervisión de los derechos laborales
de las trabajadoras. Por lo cual muchas de ellas, han sufrido acoso y/o
amenazas de los empleadores. Hilda me contó que al morir la persona
que cuidó por más de 15 años, dice que sólo le dieron las “gracias” y que

89
Vulnerabilidad y desigualdades de género: Una mirada...

a través de un contacto encontró un trabajo temporal cuidando enfermos


crónicos por la noche en un hospital público, las familias pagaban $200
(12.32 USD) la noche completa. Hilda sólo puede trabajar de noche, ya
que en el día se encarga de cuidar a dos miembros de su familia y en la
noche su hija les “echa un ojo”1.
Las condiciones de contratación varía en cada caso y otra vez, que-
da a voluntad del empleador tanto las peticiones, exigencias y arreglos
domésticos. Si el arreglo entre particulares no tiene regulación insti-
tucional, no hay forma de evitar la explotación y/o la discriminación.
Una de las constantes en los relatos de las mujeres entrevistadas fue que
se sentían desprotegidas, mencionaban que tenían una responsabilidad
demasiado grande y que no hay información suficiente ni una ley que
las respalde.
Bajo el esquema del PNUD, ambos grupos de trabajadoras estarían
en un plano desigual y serían vulnerables por el hecho de ser mujeres;
sin embargo, factores como la escolaridad, el ingreso y la posibilidad de
obtener apoyo por sus redes familiares, varia considerablemente. A decir
de Katzman y Filgueira, ambos grupos serían vulnerables, pero el de
las au pairs sería una vulnerabilidad de exclusión a la modernidad y en
el caso de las cuidadoras presentarían cercanía con la vulnerabilidad por
pobreza o marginación, considerando la inestabilidad del empleo. La
visibilización del trabajo del cuidado es un asunto que atañe a todos y
todas, porque en algún momento de la vida necesitaremos del mismo. El
cuidado como trabajo reviste una serie de condiciones laborales precarias
al ser naturalizado como un expertise propio de las mujeres. Identificar
cómo este tipo de enunciaciones genera procesos materiales concretos
que conllevan vulnerabilidad, sólo será posible si se integra al género
como elemento transversal.

Conclusiones

El término de vulnerabilidad social considera desigualdades estructura-


les y los activos disponibles de los sujetos para poder reducir los efectos
del riesgo social. Sin embargo, puede observarse una tendencia hacia la
individualización de los orígenes de la desigualdad y cierta reticencia a

1 En México la expresión “echar un ojo” refiere a cuidar, supervisar o hacerse


cargo de alguna tarea o de alguien.

90
Mirza Aguilar Pérez

considerar los elementos colectivos o una dimensión histórica de largo


alcance. Además que no enfatiza la desigualdad y las cuestiones políticas
que acompañan al debate, si bien, es un concepto que ha sido útil para
realizar análisis sobre política pública a nivel regional, es necesario tener
presentes los paradigmas clásicos sobre estratificación y movilidad social
para tomar en cuenta los debates existentes y la interlocución política y
académica sobre el uso de dicha categoría.
Apostar por la inclusión de conceptos críticos que contribuyan a en-
riquecer los debates sobre vulnerabilidad social, como los conceptos de
estructura de clases o conflicto social, será un reto para las teorizaciones
posteriores en política pública, ya que dará cuenta de un contexto mucho
más agreste, dado como se ha desarrollado el capitalismo tardío en su
expresión neoliberal.
Por otro lado, la incorporación de la acción de los sujetos y de los
activos existentes, es una cuestión rescatable del concepto de vulnera-
bilidad y que da cuenta de debates más amplios, sobre “agencia” – es-
tructura y da elementos para enriquecer el análisis sobre la pobreza, la
desigualdad y las estructuras de oportunidad existentes.
La incorporación del género como categoría transversal permite dar
un mayor dinamismo al análisis sobre vulnerabilidad ya que identifica
otras dimensiones en las que se expresa el fenómeno. Es importante
identificar las jerarquías sociales, que determinan un mayor o menor
acceso de las personas a los diversos activos. Las desigualdades de género
puede limitar el acceso a los recursos materiales, sociales y culturales. En
este sentido, el género de las personas puede condicionar sus actividades
y el riesgo de ser más vulnerables.
Uno de los elementos que permite visibilizar las desigualdades de
género es el trabajo doméstico y el trabajo del cuidado. Ya que dichas
actividades son poco valoradas, limita el tiempo y los ingresos de las
mujeres y debido a la falta de políticas de conciliación, hace que muchas
mujeres no puedan tener a largo plazo prestaciones laborales como el
seguro médico o la jubilación, al dedicarse en mayor medida a las tareas
reproductivas.
Sobre la comparación presentada entre dos tipos de trabajadoras,
por un lado las au pairs y por el otro, las cuidadoras de personas de
tercera edad, a pesar de la distancia social que las separa, existen algunas
consideraciones sobre el cuidado y la vulnerabilidad. A pesar de que las

91
Vulnerabilidad y desigualdades de género: Una mirada...

participantes au pairs mexicanas sean sujetos privilegiados comparadas


con las trabajadoras domésticas y del cuidado que no cuentan con redes
de apoyo y sin la posibilidad de usar activos o desarrollar capacidades a
corto plazo, esta comparación genera interrogantes más amplias: So-
bre las posibilidades de regulación en ambos casos para generar mayor
estabilidad en el trabajo del cuidado infantil y de cuidado de la tercera
edad, la necesidad de implementar un sistema de cuidados y cómo la
incertidumbre laboral hace que segmentos poblacionales tan disimiles
realicen actividades subvaloradas, que las ubican en distintas zonas de
vulnerabilidad.
Sobre la creación de políticas públicas centradas en el cuidado
como derecho, hay países como Uruguay que ha conseguido un avance
considerable. En la experiencia mexicana, cabe destacar que la nueva
constitución aprobada en la Ciudad de México, reconoce el derecho
al cuidado en el “artículo 9 del apartado Ciudad Solidaria” (Gobierno
de la CDMX, 2017) y considera la creación de un sistema integral de
cuidados para la ciudad así como la generación de políticas públicas al
respecto. Un largo pero necesario camino, que habrá que recorrerse en
pos de subsanar brechas de desigualdad.

Bibliografía

Aguilar Pérez, Mirza (2015), “Cuando la necesidad nos alcanza: El


cuidado de adultos mayores en el sector informal de la Ciudad de
Puebla”, en Memorias del Seminario Internacional Género y Cuida-
do: Teorías, Escenarios y Políticas, Colombia, Universidad de los An-
des-Universidad Nacional-Universidad Javeriana, pp. 315-329.
Aguilar Pérez, Mirza (2014), “¿Atrapadas en un cuento de hadas? Tras
las representaciones de Au Pairs Mexicanas ante la demanda de tra-
bajo doméstico y del cuidado en EUA”, en Séverine Durin, María
Eugenia de la O y Santiago Bastos (Coords.), Trabajadoras en la
sombra. Dimensiones del servicio doméstico latinoamericano, Mexíco,
D.F., CIESAS, EGAP/ITESM.
Aguilar Pérez, Mirza (2013), Otredad solicitada: reclutamiento y pro-
moción de au pairs latinoamericanas ante la demanda de trabajo del
cuidado en Estados Unidos, Buenos Aires, Consejo Latinoamericano
de Ciencias Sociales (CLACSO).

92
Mirza Aguilar Pérez

Butler, Judith (2004), Deshacer el género, Barcelona, Paidós.


Batthyány, Karina (2015) Las políticas y el cuidado en América Lati-
na. Una mirada a las experiencias regionales, Santiago de Chile, CE-
PAL-AECID.
Batthyány, Karina (2004), Trabajo y cuidado infantil: ¿un desafío exclu-
sivamente femenino?, Montevideo, CINTERFOR-OIT.
Cultural Care Au Pair (2011), Flexible childcare for less than $8 per
hour!, canal: culturalcare, URL: http://www.youtube.com/watch?-
v=57xMsu1GDq0
Faletto, Enzo (1993), “Formación histórica de la estratificación social
en América Latina”, en Revista de la CEPAL, Número 50, ONU,
Chile, pp. 163-180.
Filgueira, Carlos (2001), La actualidad de viejas temáticas: sobre los es-
tudios de clase, estratificación y movilidad social en América Latina,
CEPAL, Santiago de Chile.
Gobierno de la CDMX (2017), Constitución política, disponible en:
http://www.dof.gob.mx/avisos/2569/GCDMX_050217/GCD-
MX_050217.html, última fecha de consulta: 26 de julio de 2017.
González, Leandro M. (et al.) (2013), “Desde la vulnerabilidad a la
movilidad social, con una mirada decolonial”, en ESTUDIOS, Nú-
mero 30, 177-196.
Gutiérrez-Rodríguez, Encarnación y Cristina Vega (2014), “Nuevas
aproximaciones a la organización social del cuidado. Debates latinoa-
mericanos”, en Íconos. Revista de Ciencias Sociales, núm. 50, Quito,
pp. 9-26.
Gutiérrez-Rodríguez, Encarnación (2013), “Trabajo doméstico-tra-
bajo afectivo: sobre heteronormatividad y la colonialidad del trabajo
en el contexto de las políticas migratorias de la UE”, en Revista de
Estudios Sociales, núm. 45, pp. 123-134.
Hall, Stuart (2010), “El espectáculo del Otro”, en Restrepo, Eduardo;
Catherine Walsh y Víctor Vich, Sin garantías. Trayectorias y proble-
máticas en estudios culturales, Instituto de estudios sociales y cultu-
rales Pensar, Universidad Javeriana, Instituto de Estudios Peruanos,
Universidad Andina Simón Bolívar, sede Ecuador, Envión Editores,
pp. 419-445.

93
Vulnerabilidad y desigualdades de género: Una mirada...

INEGI (2014), Estadísticas a propósito del día internacional del Trabaja-


dor Doméstico (30 de marzo) Datos nacionales, disponible en: http://
www.inegi.org.mx/inegi/contenidos/espanol/prensa/Contenidos/
estadisticas/2014/domestico0.pdf, última consulta: 19 de diciembre
de 2016
Jahan, Selim (2015), Repensar el trabajo por y para el desarrollo humano
- Informe sobre Desarrollo Humano 2015, disponible en: http://hdr.
undp.org/es/repensar-el-trabajo-por-y-para-el-desarrollo-humano
(Última fecha de consulta: 16 de febrero de 2015).
Katzman, Ruben y Carlos Filgueira (1999), Marco Conceptual sobre
Activos, Vulnerabilidad y Estructura de Oportunidades, Santiago de
Chile, CEPAL.
López Gil, Silvia y Amaia Pérez Orozco (2011), Desigualdades a flor de
piel: cadenas globales de cuidado. Concreciones en el empleo de hogar y
políticas públicas, Madrid, ONU Mujeres.
Moser, Caroline, (1998), “Reassessing urban poverty reduction stra-
tegies: The asset vulnerability framework”, en World Development,
Washington, The World Bank, Vol. 26, Nº 1, pp. 1-19.
Organización Internacional del Trabajo (2000), Equidad de Género en
el Mundo del Trabajo en América Latina - Avances y Desafíos 5 Años
después de Beijing, presentado a la Octava Conferencia Regional sobre
la Mujer de América Latina y el Caribe, Lima, Perú, URL: http://
www.ilo.org/public//spanish/region/ampro/cinterfor/temas/gen-
der/doc/cinter/equidad/index.htm
Parella Rubio, Sònia (2003), Mujer, inmigrante y trabajadora: la triple
discriminación, Barcelona, Anthropos Editorial.
Portes, Alejandro (2004), El Desarrollo Futuro de América Latina, Neo-
liberalismo, Clases Sociales y Transnacionalismo, Antropos, Colombia.
PNUD (2015), Informe sobre Desarrollo Humano 2015. Trabajo al servi-
cio del desarrollo humano, disponible en: http://hdr.undp.org/sites/
default/files/2015_human_development_report_overview_-_es.pdf,
última fecha de consulta: 25 de julio de 2017.
PNUD (2014), Informe sobre Desarrollo Humano 2014. Sostener el Pro-
greso Humano: Reducir vulnerabilidades y construir resiliencia, dis-
ponible en: http://www.undp.org/content/dam/undp/library/cor-

94
Mirza Aguilar Pérez

porate/HDR/2014HDR/HDR-2014-Spanish.pdf, última fecha de


consulta: 25 de julio de 2017.
PNUD (1995), Informe sobre Desarrollo Humano 1995. Género y de-
sarrollo humano, disponible en: http://hdr.undp.org/sites/default/
files/hdr_1995_es_completo_nostats.pdf, última fecha de consulta:
13 de febrero de 2015.
PNUD (1999), Informe sobre Desarrollo Humano 1999. Mundialización
con rostro humano, disponible en: http://hdr.undp.org/sites/default/
files/hdr_1999_es_completo_nostats.pdf, última fecha de consulta:
14 de febrero de 2015.
Precarias a la deriva (2006), “Precarización de la existencia y huelga de
cuidados” en Estudios sobre género y economía, Madrid, Akal.
Razavi, Shahra (2007), The Political and Social Economy of Care in a
Development Context Conceptual Issues, Research Questions and Policy
Options, Gender and Development Programme, documento de trabajo
número 3, Genova, United Nations Research Institute for Social
Development.
Scott, Joan W. (1999), “El género: una categoría útil para el análisis
histórico” en Navarro, Marysa y Catherine Stimper (Comp.), Sexua-
lidad, género y roles sexuales, Buenos Aires, FCE, pp. 37-75.

95
Capítulo 4.
“Antes, los mixtecos éramos de palma”:
La Relación entre Migración y Medio
Ambiente en la Construcción de la
Comunidad Multilocal
Jorge Contreras Peralta*
Gustavo López Ángel**
Sara Moran Domínguez***

Resumen

En los últimos diez años, la migración tanto nacional como internacio-


nal ha “golpeado” al tejido de sombreros en algunas zonas de la mixteca
tanto en el ámbito local como regional. La migración ha impactado de
manera diferenciada a los campesinos; algunos han podido generar las
condiciones para una inversión en otros sectores fuera de la agricultura,
ganadería y el tejido de palma, sin embargo factores estructurales influ-
yen y afectan el resto de la realidad social. El tejido de sombreros aún
representa una alternativa y un ingreso seguro para aquellas personas
que no tienen acceso a la migración y que cuentan con poca tierra de
cultivo, como el caso de las mujeres “solas”.
Palabras claves: Migración, Identidad, Translocalidad, Comunidad
Indígena y Medio Ambiente

* Profesor Investigador, Tiempo Completo Asociado, de la licenciatura de Rela-


ciones Internacionales de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales Beneme-
rita Univeridad Autónoma de Puebla.
** Profesor Investigador, Tiempo Completo Asociado, de la licenciatura de so-
ciología de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, Benemerita Univeridad
Autónoma de Puebla.
*** Doctora en ciencias antropológicas, Universidad Nacional Autónoma de Mé-
xico.

97
“Antes, los mixtecos éramos de palma”: La Relación entre Migración...

Introducción

Las experiencias de vida de los migrantes se encuentran íntimamente


ligadas a una suerte de topografía anclada en las emociones; desplaza-
mientos, cambios de roles, entre los cuales destaca el tránsito a nuevas
relaciones sociales, culturales y económicas. Pero también a la movilidad,
al desplazamiento y al mismo tiempo a generar estrategias para seguir
ligadas de forma simultánea a la sociedad receptora y de origen. El peso
de los diversos ámbitos en que se desarrollan los sujetos, las diferencias
en los procesos de socialización por parte de los padres y el estigma,
juegan un rol importante en la forma de construir la remembranza lo-
cativa (Romer, 2003) a través de las diversas prolongaciones ancladas de
forma diferenciada en cada topografía en la que la comunidad tiene un
referente colectivo o se ha asentado. Cuestión que se complejiza con las
segundas y terceras generaciones de migrantes, las cuales pueden evocar
el lugar de origen como algo más difuso en relación con sus padres o
abuelos, ellos escapan a la simplificación del sentido de locación y algu-
nos utilizan como forma de representación la imagen del Estado-nación,
es quizá el caso más recurrente en las comunidades méxico-americanas o
chicanas, pero difiere sustancialmente con la especificidad de los grupos
étnicos. Pensar solo en términos de puntos de origen y destino se con-
vierte en una visión simplista del proceso migratorio.

La complejidad de las identidades y la Translocalidad

Coincidimos con los planteamientos de académicos como (Dubet, 1989


en Zárate 1997) (Diaz, 1993) quienes cuestionan la definición de iden-
tidad como un proceso donde el sujeto incorpora de forma autómata el
conjunto de normas y roles que preservan los valores colectivos. Plan-
tean que cada sujeto le otorga diferente peso a sus diferentes filiaciones.
Planteamientos socio-céntricos o los que sustentan un condicionamien-
to mecánico de la cultura o de la identidad étnica sobre el individuo,
constriñen y poco abonan al conocimiento de las lógicas de los sujetos.
Elementos sustanciales de los espacios sociales que implican nos-
talgia y arraigos algunas veces no descubiertos al partir, sino develados
con el paso de los meses o años fuera del lugar de origen o partida. La
distancia expresada en el tiempo y el tipo de espacio marca de forma
diferente.

98
Jorge Contreras Peralta, Gustavo López Ángel, Sara Moran Domínguez

El lugar de origen es la concreción de la pertenencia, es el espacio


donde se tejen las raíces de los sujetos. Esto le confiere su valor en la
explicación de la historia de las sociedades, permitiendo captar el vín-
culo entre los sujetos y el lugar como espacio tangible de la experiencia
cultural en la construcción del sentido de pertenencia de los sujetos que
han desarrollado sus trayectorias de vida dentro y fuera de la comunidad.
Los diferentes patrones de migración en los que se han involucrado
una parte significativa de los habitantes del pueblo de El Rosario, nues-
tra referencia empírica, han sido parte primordial de la construcción de
las actitudes de sus participantes: desplazándose a las tierras del cálido
sotavento veracruzano; a los campos de cultivo en Texas y California;
fábricas y mercados en la ciudad de México; sweatshops1 de New York
o a los cultivos de cítricos en Miami. Los nuevos espacios laborales han
implicado además de nuevos oficios, diferentes percepciones sobre la
existencia: en suma, una apertura ontológica.
Migración es un concepto que denota desplazamiento espacial, al
mismo tiempo implica en mayor o menor medida atravesar fronteras
culturales, las cuales no necesariamente están ancladas en la figura del
Estado-nación como algunos académicos como Michael Kearney (1991),
Eugenia Georges (1990), Roger Rouse (1988, 1991), (Kearney, 1989)
Glick Schiller (1992), Robert Smith (1995), han sugerido en los estu-
dios transnacionales. Dado el carácter multiétnico del país, los diversos
grupos se han enfrentado a los contactos interculturales en los diversos
ámbitos de la vida social: la migración hacia los centros urbanos o hacia
las zonas agroindustriales ha sido uno de los vehículos para este proceso.
Michael Kearney (1991) señaló a esta realidad que caracteriza a los pue-
blos indígenas, entre ellos los mixtecos, como las fronteras secundarias o
culturales. La diversidad lingüística, étnica, religiosa, política y de clase
es parte del escenario de la región mixteca.
La migración es una de las respuestas que los habitantes de El Ro-
sario Micaltepec, (comunidad indígena de la mixteca poblana, y su pro-
longación Ampliación Santiago en la ciudad de México, Nueva York y el
sur de California) han tenido. Factores ambientales de la comunidad de
origen como el agotamiento de las tierras de temporal, suelos desérticos
y erosionados, sobreexplotación del bosque de palma, y el consecuente

1 Talleres de maquila de ropa u otros artículos.

99
“Antes, los mixtecos éramos de palma”: La Relación entre Migración...

abandono del tejido de sombreros, disminución de las áreas de riego,


entre otros, fomentaron la decisión de migrar.
Frente al constante deterioro de su nivel de vida, y el deseo de dotarse
de un prestigio ante el resto del grupo, la migración es el marco donde
sus participantes reproducen, reinterpretan e innovan actitudes y per-
cepciones (Lestage, 1997), las cuales se expresan en diferentes prácticas
socioculturales.
La migración se constituye como un proceso regulado, donde diver-
sas condiciones elementos de corte estructural, cultural, coyuntural le
imponen su sello en cada diáspora (Simmons, 1991) constituyendo pa-
trones claramente definidos; extremas sequías, persecuciones religiosas,
ataques sistemáticos contra minorías sexuales, anhelo de aventura, gue-
rras civiles, procesos de desindustrialización, son parte de ello. Durand
(1994) también ha señalado que son dichos patrones los que le dotan
de una lógica, además de identificar los movimientos por su carácter:
voluntario, forzoso, colectivo e individual.
Una de las características del proceso migratorio es su carácter re-
petitivo. Sin negar la existencia de migraciones de carácter definitivo,
con todo lo relativo que este concepto tiene, el cual se refleja en las
casas semi o abandonadas que proliferan por la mixteca poblana. En
otros casos los procesos de retorno ocurren con cierta regularidad, lo
cual depende de contingencias que en algunos casos escapan al control
de los actores, como el actual clima antiinmigrante instaurado por el
presidente de Estados Unidos, Donal Trump. En ese sentido, el proceso
migratorio está determinado por factores de orden estructural, cultural
y subjetivo, los cuales están íntimamente relacionados.
El desplazamiento por sí solo, no determina la existencia de un pro-
ceso migratorio, está condicionado a la duración, naturaleza y la distan-
cia del mismo. De esta forma, las variables que influyen en la generación
del proceso migratorio pueden pasar por diferentes ciclos de determi-
nación mutua. Cada periodo, pese a tener rasgos específicos, no implica
independencia total en relación a los que le preceden o anteceden. Un
mecanismo de conexión entre los diversos patrones puede ser percibido
a partir de la densidad de las relaciones sociales contenidas.
En nuestra referencia empírica analizamos la migración desde una
perspectiva multidireccional, tomando distancia de los enfoques que la
perciben como un proceso pendular o unidireccional.

100
Jorge Contreras Peralta, Gustavo López Ángel, Sara Moran Domínguez

Los diferentes tipos de migración interna e internacional que se han


generado en México, abrieron un abanico de análisis, situados desde
diferentes perspectivas disciplinarias y teóricas, las cuales han sido de-
terminadas en parte por la naturaleza histórica del proceso. La diversi-
dad de los enfoques se debe también a la aparición de nuevos patrones
migratorios, en otros, a la luz de nuevas preocupaciones por intentar ex-
plicar de manera novedosa los antiguos. Sin tratar de sobredimensionar
el aspecto material, las condiciones estructurales de las regiones y países
determinan la aparición e intensificación de los mercados laborales.
La duración del proceso y la distancia son indicadores que nos seña-
lan su existencia como tal. Las definiciones más básicas de la migración
se centraban en la duración del evento. Si era de ciclos cortos, como el
caso de los jornaleros que se desplazaban a las área agroindustriales y
después regresaban a sus comunidades, una primera percepción se ca-
racterizaba como temporal. Mientras el establecimiento definitivo o uni-
direccional, estaba asociado a una inserción laboral más diversificada en
las áreas urbanas. Esta segunda percepción del proceso migratorio co-
rrespondía a un modelo de asimilación, el cual fue atribuido al mercado
laboral norteamericano del siglo pasado, bajo una supuesta inmadurez
de las redes sociales como elementos de articulación entre puntos de ori-
gen y destino. Dos elementos apuntalan esa explicación: 1) lo costoso de
los medios de comunicación para desplazarse de un punto geográfico a
otro; 2) la conexión establecida entre transnacionalismo y globalización
como un fenómeno contemporáneo.
Al respecto Roudometof (2000) discrepa de esta apreciación al con-
siderar que en el siglo XIX las comunidades irlandesa, judía y polaca
en los Estados Unidos mantenían fuertes lazos con los movimientos
nacionalistas, además de una estrecha relación con sus lugares de ori-
gen; por otra parte apunta el dato del desplazamiento de cien millones
de personas durante el siglo XIX, lo cual le quita peso al argumento de
la globalización como un fenómeno nuevo, lo que resulta nuevo es la
preocupación de los académicos por redefinir los conceptos para ana-
lizar el proceso. Los cuestionamientos de Guarnizo y P. Smith (1998)
respecto al uso excesivo indiscriminado del término transnacionalismo,
son una expresión de la necesidad de aterrizar el análisis en sus múltiples
localizaciones.
Los estudios sobre migración prestaron mayor atención a la llamada
interna, sobre todo en lo relativo a las fuerzas de expulsión de las áreas

101
“Antes, los mixtecos éramos de palma”: La Relación entre Migración...

rurales, y las de atracción en los centros urbanos, composición del con-


tingente migratorio, inserción de los migrantes al medio urbano, y su
influencia en la desintegración familiar. Fue hasta los últimos años que
se incorporó al análisis las relaciones entre migrantes y comunidad de
origen, donde el aspecto económico era el principal elemento explicativo
del proceso. La constitución y consolidación de los procesos de indus-
trialización en centros urbanos como la ciudad de México, estuvieron a
la par del fortalecimiento de amplias redes sociales que los enlazaban con
el medio rural. La mixteca poblana no fue una excepción.

De la clase y la identidad a lo multilocal/interna-externa

Los conceptos de multilocal o expansión espacial son los aportes de los


estudiosos de las migraciones internas en América Latina, permitiendo
entender a las comunidades que desbordan sus fronteras o límites espa-
ciales (Adler-Lomnitz, 1976 en Velasco, 2002: 31). Debemos ampliar
la reflexión en los cambios de los patrones migratorios, y ubicar en
términos históricos su vigencia. Una cosa es clara, la opción de la mi-
gración interna ha dejado de ser atractiva para las nuevas generaciones,
en su lugar la migración internacional cobra mayor relevancia. Este flujo
tiene sus límites: se encuentra determinado por el ciclo de las unidades
domésticas. El aceleramiento de la migración provoca un aumento de las
unidades en el ciclo de reemplazo, lo cual a lo largo del tiempo redun-
dará en un decremento del flujo.
El ciclo de reemplazo del proceso migratorio es alimentado por las
prolongaciones de la comunidad de origen. Esta nueva inserción rom-
pe el esquema bidireccional entre una comunidad de origen y otra de
destino; las múltiples prolongaciones de la comunidad nutren a la red.
Un ejemplo de ello se observa con la incorporación al flujo migratorio
de la segunda e incluso tercera generación de los migrantes que se des-
plazaron a centros urbanos como la ciudad de México y/o Puebla. En
estas circunstancias la comunidad de origen brinda la red necesaria para
que los hijos de los migrantes nacidos en la Ciudad de México u otros
centros urbanos se inserten en ella.
El sostenimiento de estas complejas redes sociales multilocales va li-
gado íntimamente a la construcción de la pertenencia como un continuo
proceso de negociación y renegociación, entre migrantes, retornados y
no migrantes, el cual no está exento de tensiones sociales. Tiene diferen-

102
Jorge Contreras Peralta, Gustavo López Ángel, Sara Moran Domínguez

tes modalidades de ejercerse este proceso de negociación de la pertenen-


cia, dentro de las cuales destaca el acceso la tierra, la participación en las
fiesta, el manteniemiento de obras públicas, entre otras.
Al constituirse en múltiples formas de mantener el mito del retorno,
dejando de ser un fenómeno excepcional, el retorno a cualquiera de los
puntos de la comunidad transnacionalizada, y en particular a la comuni-
dad de origen, la inserción de los migrantes en los diferentes puntos no
implica su integración en las sociedades receptoras ni el rompimiento
con las comunidades de origen.
En las primeras investigaciones que se desarrollaron sobre la migra-
ción internacional, el análisis se orientaba a concebirla como un proceso
unidireccional. Pero no todo encuadraba bajo esta perspectiva, pues la
experiencia empírica mostraba diferentes tipos de movimientos migra-
torios, de ahí el establecimiento de algunas tipologías para señalar su
especificidad, pero siempre en términos duales: temporal o definitiva.
Esto impedía captar la constitución de los espacios sociales donde trans-
curría este desplazamiento. Hasta hace algunos años la investigación se
centraba sobre los problemas sociales surgidos por la migración en los
sociedades de destino (Pries, 1999), y en menor medida se abordaban los
conflictos generados en las sociedades de origen.
Con el desarrollo de la discusión en el marco de la teoría trans-
nacional sobre las dimensiones relacionales y espaciales que encerraba
el concepto de comunidad transnacional, se comenzó a concebir a la
migración internacional de forma multilocal; integrado por la suma de
lugares donde se establecían los migrantes y se generaban prácticas so-
ciales, culturales, políticas y económicas. La comunidad de origen se
expandía a través del desacoplamiento (Goldring, 1997) de sus prácticas
culturales. La investigación priorizó el proceso de migración interna-
cional como parte medular en la constitución de nuevas identidades.
Algunos consideraban a ésta como un diferente proceso frente a la mi-
gración interna (Goldring, 1992), sin dejar de reconocer que esta última
también era generadora de redes sociales.
El atravesar la frontera internacional llevaba a la expansión de la co-
munidad de origen:
La migración transnacional representa un tipo diferente de expansión
de la comunidad. Mientras la migración a los Estados Unidos se vuelve
común en un lugar particular, números crecientes de personas adquie-

103
“Antes, los mixtecos éramos de palma”: La Relación entre Migración...

ren conexiones que los unen con una cultura diferente, sociedad, eco-
nomía y estados-nación (Goldring, 1997: 62).
Las conclusiones de las investigaciones han estado fuertemente influen-
ciadas por el universo de la evidencia empírica encontrada. Los diversos
contextos históricos de las zonas estudiadas han sido la ruta para lanzar
algunos planteamientos que contrastan entre sí. Un ejemplo de ello es la
tradición migratoria abordada por Goldring en Zacatecas, la cual mues-
tra algunos contrastes con los estudios (Kearney, 1996; Besserer, 1999;
Cederström, 1990) realizados en el centro del país, en concreto con
regiones como la Mixteca poblana y oaxaqueña. Mientras en el norte, el
cruce de la frontera es una condición en el análisis en torno a la consti-
tución de los espacios transnacionales, no ocurre lo mismo en la zona
centro del país, donde la migración interna tiene un enorme peso dentro
de la construcción de las redes sociales y la comunidad imaginaria. Las
diversas realidades regionales muestran la necesidad de dejar atrás la
concepción que mira al Estado-nación como una entidad homogénea,
sin considerar su constitución plural y sus implicaciones en conflictos
como clase, género, etnia y religión.
La Mixteca poblana observa una disminución de la tasa de creci-
miento de la migración nacional frente al acelerado crecimiento de la
migración transnacional, pero no por ello podemos aventurar la hipóte-
sis de un cambio en términos de ciclos, sino la existencia de un proce-
so de constitución de espacios sociales y unidos por una retícula entre
comunidades de origen y los múltiples destinos, a la manera de una
telaraña.
Los mixtecos, a la par del establecimiento de colonias en las ciuda-
des, también crearon asociaciones de pueblo (Hirabayashi, 1985). La
migración internacional integró nuevas prolongaciones de la comunidad
convirtiendo al circuito migratorio en algo más complejo: pues éste se
dotaba de un mayor número de vínculos entre los diferentes puntos
que integran a la comunidad transnacional, estructurándose en base a
relaciones entre organizaciones de migrantes, donde cada una de ellas
desempeña un papel en la organización de eventos como la fiesta, el
desarrollo de obra de infraestructura (en algunos casos, pues no es gene-
ralizable), confrontación con caciques locales y/o regionales. En virtud
del acceso a medios de comunicación como el teléfono, la relación se ha
tornado más fluida entre los diferentes puntos de la comunidad trans-
nacional o translocal como ha sido señalado por Besserer (1998:8-9):

104
Jorge Contreras Peralta, Gustavo López Ángel, Sara Moran Domínguez

Una comunidad transnacional no necesariamente tiene que haber cru-


zado una frontera para constituirse como tal. Esta aceptación de trans-
nacionalidad más que estar relacionada con el cruce de fronteras, se le
relaciona con el propio proceso de construcción del estado-nación, hay
un cuestionamiento del concepto de nación como un producto acabado.
Lo que destaca entonces es que, paradójicamente, el proceso de cons-
trucción nacional redunda, en el caso de las comunidades transnaciona-
les en la “múltiple identidad” de sus miembros.
La comunidad transnacional se constituye a partir de los diversos planos
que comprenden las identidades: religión, etnia, origen nacional, status
migratorio y posiciones políticas. Esta diversidad está marcada por un
origen regional o de locación compartido, Gledhill (1997: 20) señala a
la sociabilidad como el elemento donde se construye la vida social, y se
ajustan las relaciones sociales a las circunstancias cambiantes, resolvien-
do “las diferencias irreconciliables” sin negar que en el proceso de socia-
bilidad, también están implícitas relaciones de poder. Los participantes
en el proceso migratorio construyen un imaginario de la comunidad
(Anderson,1983) el cual se encuentra determinado por su posición de
clase, religión, género, raza y orientación sexual. Imaginario que está
vinculado al proyecto de construcción del estado-nación, tanto en los
lugares de partida como de destino.
El trabajo de Szantón-Blanc, Basch y Glick Schiller (1992) que
aborda la migración caribeña a Nueva York, caracteriza los procesos de
etnificación como respuesta al modelo excluyente de la nación nortea-
mericana, pero al mismo tiempo muestra a los gobiernos de los países de
origen, desarrollando líneas de acción tendientes a otorgarles un status
a los migrantes como miembros de la comunidad con derechos plenos
como el establecimiento de un distrito electoral para los inmigrantes
haitianos en Nueva York, es decir los Estados-nación, expanden el que-
hacer político como forma de ampliar su hegemonía.
Efectuar el análisis sólo a partir de los territorios nacionales de ori-
gen y destino, obvia que la inserción de los migrantes en más de un
estado nación conlleva a la existencia de visiones múltiples en torno a
jerarquías étnicas, ideologías de género, y nacionalismos, es decir identi-
dades complejas. En este sentido los límites de la nación implican la per-
tenencia en las diferentes versiones de la comunidad. Goldring (1997)
señala dos perspectivas paradigmáticas relacionadas con la pertenencia
dentro de las sociedades receptoras: en una se plantea la asimilación

105
“Antes, los mixtecos éramos de palma”: La Relación entre Migración...

eventual, mientras en la otra se enfatiza la continuidad de prácticas étni-


cas y lingüísticas o se desarrollan patrones de integración basados en la
diferenciación de clase y las condiciones concretas de salida y recepción
(Portes y Rambaut en Goldring, op.cit.).
Finalmente en ambos modelos paradigmáticos, los migrantes se ins-
criben en la nación anfitriona. Lo que no queda claro es cuál es la in-
fluencia de la continuidad de las llamadas prácticas étnicas y lingüísticas
como elemento diferenciador de las identidades y a su vez cuál es el papel
que juega la identidad étnica en la construcción de la pertenencia en las
sociedades anfitrionas.
Las redes sociales en la migración enlazan a los puntos de origen y
destino a través de un cúmulo de información generada y compartida
por los migrantes y no migrantes. Esta interconexión que facilitan las
redes sociales no solo permite el sostenimiento del proceso migratorio,
sino también enlaza las diferentes realidades socioculturales, sus par-
ticipantes van llevando consigo los equipajes culturales de una u otra,
según sea el sitio a donde se dirijan. Esta es una forma de entender la
conformación de las identidades en el proceso migratorio al margen de
su influencia en los diferentes contextos sociales.
El aumento en el desplazamiento de personas, organizaciones y sím-
bolos entre los múltiples puntos de las comunidades transnacionales,
genera las condiciones para consolidar los nuevos establecimientos. El
fortalecimiento de las comunidades de migrantes en los puntos de desti-
no no implica la ruptura con la comunidad de origen, pero si un marco
de autonomía que se verá reflejado en la constitución de prácticas trans-
locales que corren de forma paralela a las estructuras institucionales. En
ese sentido Ayora (2007) en su trabajo sobre translocalidad en Chiapas
y Yucatán nos da una reflexión que compartimos:
[...] sostengo que la noción de la localidad, aunque indispensable en la
antropología, a menudo inscribe o se ‘bloquea’ la cultura en el tiempo
y el espacio, lo que contribuye a la institucionalización de la dicotomía
global-local. Por el contrario, y si se complementa, translocalidad, como
concepto, requiere el reconocimiento de las formas de intercambio cul-
tural donde las relaciones entre los grupos locales fomenta la produc-
ción de híbridos culturales y da paso a la trascendencia de las dicotomías
más que esencializar lo local.
Los mecanismos que producen las formas de acción que trascienden los
límites espacio-temporales se despliegan para hacer frente a nuevas for-

106
Jorge Contreras Peralta, Gustavo López Ángel, Sara Moran Domínguez

mas de socialización fuera de topografías determinadas. Los migrantes


mixtecos se involucran en formas de negociación y la apropiación de
espacios translocalizados. El concepto de “translocalidad” sugiere cam-
biar los atributos temporales y espaciales que nos ayudan a superar los
límites conceptuales impuestos por la dicotomía local-global. También
evita que las representaciones de lo local como forma estática e inmuta-
ble anclada en un territorio determinado (Ayora, 2007).
Es claro que el surgimiento de los actores sociales, no solamente se
da en casos como las comunidades indígenas de la mixteca poblana a
partir de la migración internacional. Construirlo bajo dicha premisa,
nos lleva a una deificación del proceso migratorio internacional, o al
menos a una parcialización del análisis que no resulta tan válido para
nuestro estudio de caso, donde las comunidades no han sido ajenas a la
constitución de procesos organizativos dentro del país y fuera de éste.
La evidencia empírica señala la prolongación de la comunidad de
origen en múltiples puntos, que no solo incluyen a los Estados Uni-
dos. La profundidad histórica del llamado proceso migratorio interno
marca las pautas para el análisis de las identidades múltiples, además
de representar, en el caso de las comunidades indígenas de la Mixteca
Poblana, la principal fuente de financiamiento a través de las remesas,
modificándose a últimas fechas por el mayor crecimiento de las remesas
internacionales.
En la Mixteca el proceso migratorio no está al margen de los con-
flictos entre los diferentes actores sociales translocales, lo cual constituye
parte de la heterogeneidad de los contextos socioculturales donde se
desarrolla. La prolongación de la comunidad en los puntos de destino
no anula los conflictos de clase, solo los extiende a una arena multidi-
mensional donde los migrantes son participantes.
En las comunidades con una fuerte estratificación social, donde los
caciques dominan los órganos de gobierno, los migrantes canalizan sus
esfuerzos en apoyo a las fiestas patronales y obras filantrópicas destina-
das a apoyar a los sectores marginales, como niños o ancianos. Las obras
de infraestructura apoyadas por los migrantes carecen de relevancia, en
las entrevistas realizadas, esto se justifica a partir de una delimitación
de áreas de responsabilidad, donde el poder va asociado como expresión
ajena a la voluntad comunitaria. En un sentido diferente, se expresa en
los pueblos con una fuerte tradición de participación comunitaria, los

107
“Antes, los mixtecos éramos de palma”: La Relación entre Migración...

recursos aportados por las organizaciones de migrantes se canalizan a


obras civiles y religiosas, lo cual no implica la ausencia de conflictos
internos, pensarlo así equivaldría a sostener la vieja concepción de una
comunidad corporativa.
El nombramiento y elección de autoridades se ejerce de manera dife-
rente en las cabeceras municipales dominadas por mestizos, últimamen-
te, si las condiciones lo permiten, el proceso se realiza a través de elec-
ciones internas a través de algunos institutos políticos como el Partido
Revolucionario Institucional (PRI) o el Partido Acción Nacional (PAN)
y el Partido de la Revolución Democrática (PRD), comenzando a conso-
lidar su presencia el Movimiento de Renovación Nacional (MORENA)
mientras que en las comunidades se requiere la asamblea como meca-
nismo de designación y elección, sin negar la influencia de las facciones.
Cuando se menciona a la inserción de los actores en los proyectos de
construcción de más de un Estado-nación, esto no significa gran cosa,
aquí habría que situar la cuestión étnica-nacional en ambos lados de la
frontera. Pues entonces podremos concretar la elaboración de los ele-
mentos que constituyen los campos sociales translocales en un proceso
de producción y reproducción.
La comunidad translocal implica diferentes dimensiones, destacando
los lazos de parentesco, el compadrazgo, la amistad y las redes sociales,
lo cual permite su creación y sostenimiento. Ello no implica la anula-
ción de las desigualdades sociales, económicas y políticas, al contrario en
algunos casos contribuye a crear los nuevos escenarios para la confron-
tación (Besserer, 1997).
La construcción y reproducción de la comunidad translocal depende
de la importancia continua de las prolongaciones de la comunidad, de
ahí su carácter dinámico para los miembros de un circuito migrato-
rio. Son los espacios para el retorno, a encontrarse con los parientes
y amigos, iniciar un noviazgo, entablar el compromiso matrimonial o
construir una casa. La comunidad de origen se ha ampliado, para una
generación nacida en los suburbios de ciudades como México, el pueblo
de los padres es una parte de la comunidad de origen, pero el espacio
donde han desarrollado su proyecto de vida, es el punto más cercano,
no se contraponen las diferentes visiones de la comunidad, pero ello nos
lleva a replantear el concepto de comunidad más allá de la visión de dos
puntos, el de origen y destino, para enfrentarnos a una realidad diná-

108
Jorge Contreras Peralta, Gustavo López Ángel, Sara Moran Domínguez

mica multisituada (Marcus, 2001). Es ahí donde se van a desarrollar los


mecanismos que contribuyen a su mantenimiento a través de las alianzas
matrimoniales, del parentesco consanguíneo, compadrazgo, relaciones
de amistad, el mantenimiento de las propiedades en los múltiples puntos
que se prolonga la comunidad, incluyendo ella misma.
Un impacto de la migración ha sido la extensión del sentido de co-
munidad mucho más allá del territorio. La comunidad es redefinida,
puede ser entendida como una colectividad cultural basada en un con-
junto de relaciones y pertenencias que permite a los migrantes residir
fuera de la localidad, de la región o del país de origen.
La migración construye espacios sociales de múltiples dimensiones,
compuestos por acciones interrelacionadas de frecuencia continua o laxa,
institucional o no institucional, sin límites territoriales. Michael Fou-
cault (1984) nos dice que
tal vez la época actual sea más bien la del espacio, la de lo simultaneo,
la yuxtaposición, la de lo cercano y lo lejano, la del pie a pie, la de lo
disperso [estamos] en un momento en que el mundo se experimenta
menos como una gran vida que se desarrolla en el tiempo y más como
una red que une puntos y entrecruza su madeja.
Mantener sólidas prácticas socioculturales desde los diversos lugares in-
clina a una redefinición de la concepción de comunidad, la que puede
ser entendida como una colectividad fundamentada en un conjunto de
relaciones socioculturales vinculantes, que permite a sus miembros la
pertenencia, independientemente del lugar donde se radique.
El transnacionalismo permite abordar las nuevas realidades culturales
y sociales surgidas a partir de la migración, pero la parte débil del plan-
teamiento teórico desarrollado en torno a la comunidad transnacional
es situar la división temática entre la migración nacional e internacional
(Durand,1994: 62-62), frente a la evidencia señala la coexistencia de re-
des que conectan ambos procesos a través de la experiencia migratoria y
de la continuidad de procesos organizativos de los actores sociales.
El análisis de las comunidades transnacionales ha llevado en algunos
casos a establecer una falsa dicotomía entre comunidades con migración
interna e internacional, en la mayoría de los municipios de la mixteca
poblana encontramos ambas tendencias. Las comunidades translocales
se extienden por los diversos puntos de destino que la migración en sus
diversas formas ha constituido. Algunos asentamientos que fueron fun-

109
“Antes, los mixtecos éramos de palma”: La Relación entre Migración...

dados en el estado de Veracruz o en la ciudad de México por habitantes


de pueblos de la mixteca, se han incorporado a la migración internacio-
nal gracias a las redes montadas desde sus pueblos de origen.
La acción política se desarrolla en sus diferentes ámbitos que van
desde los reclamos por los usos de pesticidas en los campos agrícolas de
California, la dotación de servicios en colonias marginales de Iztapalapa,
hasta la ruptura y enfrentamiento con los caciques de la región y la ca-
becera municipal, situando a sus participantes como actores sociales, con
capacidad de movilización espacial para integrarse a los diferentes frentes
de batalla. Esta comunidad multilocal, constituye un vehículo de capital
social, que le da sentido a los reclamos por reconfigurar el status social
de sus participantes.
La pertenencia debe ser construida a partir de la visión de los actores
mismos, pues si bien el apoyo a los proyectos colectivos es un fuerte
indicador de su existencia, pertenecer implica al menos dos aspectos:
compartir un núcleo de representaciones colectivas y desempeñar un rol
dentro de la colectividad.
El mantenimiento de la comunidad transnacional o translocal está
vinculado a la construcción del sentido de la pertenencia de los partici-
pantes en el proceso migratorio. La relación entre los diferentes puntos
se mantiene gracias a la fortaleza de la identificación que existe entre
ellos. Autoras como François Lestage (2000) han señalado, para el caso
de las comunidades mixtecas asentadas en Tijuana, que este proceso
de identificación es reproducido, reformulado e innovado en los múl-
tiples puntos de la comunidad, por una serie de condiciones subjetivas
y objetivas. El primer punto se refiere a la voluntad de los actores por
mantener su nexo con la comunidad de origen, lo cual se expresa a tra-
vés de prácticas sociales como el compadrazgo, la amistad o los lazos de
parentesco o una de las instituciones que construye sociedad: las alianzas
matrimoniales.

La comunidad multilocal

En Ñuu Savi, su nombre en lengua mixteca, las categorías de región


sustentadas en delimitaciones físicas resultan insuficientes para definirla;
un constante flujo multidireccional de relaciones sociales, económicas,
culturales y políticas enlaza diversas comunidades tanto en México como

110
Jorge Contreras Peralta, Gustavo López Ángel, Sara Moran Domínguez

en los Estados Unidos, dando paso a una región multilocal. Este fenó-
meno, en parte, debe su emergencia a diversos procesos migratorios
pero no puede reducirse a ello, es necesario construir marcos analíticos
que den cuenta de la interconectividad de la migración. Consideramos
que una perspectiva multilocal permite mostrar la complejidad del pro-
ceso, dejando atrás las visiones pendulares o bifocales, las que a la luz
de las nuevas dinámicas sociales se diluyen. Una perspectiva multilocal
o multisituada demanda una etnografía móvil y un análisis descentrado
para examinar las tramas de significación cultural, y así recuperar las
trayectorias de los sujetos en diferentes formaciones culturales y diversos
sitios de actividad (Marcus, 2001).
El Rosario Micaltepec es una comunidad que pertenece a la región
Mixteca, ubicada en la zona noroeste y la costa Chica de Oaxaca (Mixte-
ca alta, baja y de la costa), una franja en el oriente del estado de Guerrero
(Mixteca de la costa) y el extremo sur del estado de Puebla; (Mixteca
baja) la zona que linda con los estados de Guerrero y Oaxaca (Ravicz,
1965). Es conocida como Ñuiñe (tierra caliente). Los mixtecos se rei-
vindican como Ñuu Savi (pueblo de la lluvia). La región destaca por su
aridez, ha sido considerada como una de las zonas más pobres en cuanto
a recursos naturales, también ha sido llamativo su producción artesanal
como el barro bruñido de Acatlán de Osorio o por los tejidos de som-
brero de palma, la cestería fue una de las actividades productivas de la
zona desde la época prehispánica.
La Mixteca poblana está compuesta por 17 municipios los cuales
son: Acatlán de Osorio, Acaxtlahuacan de Albino Zertuche, Tulcingo de
Valle, Tehuitzingo, Chinantla, Ahuehuetitla, Piaxtla, Tecomatlán, San
Pablo Anicano, Guadalupe Santa Anna, San Jerónimo Xayacatlán, Xa-
yacatlán de Bravo, San Pedro Yeloixtlahuacan, Petlalcingo, Chila de las
Flores, San Miguel Ixitlán y Totoltepec de Guerrero. Estos municipios
cuentan con 200 localidades, su extensión territorial total es de 2,955.63
km2. compartiendo territorio con grupos nahuas, popolocas y mestizos.

111
“Antes, los mixtecos éramos de palma”: La Relación entre Migración...

Imagen 1. Mixteca Poblana

No se trata de una región homogénea, pues ello implicaría restar im-


portancia a un conjunto de especificidades microregionales. La conexión
con los procesos nacionales y mundiales, puede permitirnos esclarecer
desde una perspectiva sincrónica los cambios ocurridos en la región. Sin
embargo en algunos casos nos enfrentamos a delimitaciones regionales
que van a estar determinadas por el interés de los investigadores de aco-
tar el espacio a estudiar a partir de un único fenómeno o proceso.
La mixteca poblana se caracteriza por ser una región interétnica,
constituida por municipios o localidades donde viven diversos pueblos
indígenas. Los límites socioculturales entre los diferentes grupos étnicos
se tornan laxos a simple vista, pues se encuentran compartiendo nexos
geográficos, sociales, políticos y culturales. Además hay relaciones co-
merciales y una infraestructura que convierte a la región en un complejo
sistema de redes, que mantiene como centro rector de la economía y la
política al municipio de Acatlán de Osorio.
En algunos municipios, incluyendo las cabeceras, el grupo étnico
predominante es el mixteco: Xayacatlán de Bravo y San Jerónimo Xaya-
catlán son un ejemplo de ello. En el caso de Petlalcingo los mixtecos se
encuentran ubicados en las Juntas Auxiliares de Santa Ana Tepejillo y el
Rosario Micaltepec, ello lo inserta en un conjunto de relaciones sociales,

112
Jorge Contreras Peralta, Gustavo López Ángel, Sara Moran Domínguez

económicas, políticas y culturales de orden asimétrico en relación a la


cabecera municipal dominada por mestizos.
El Rosario administrativamente tiene la figura de Junta Auxiliar, lo
cual implica una subordinacion con relacion a Petlalcingo la cabecera,
la cual se encuentra ubicada en el extremo sur del estado de Puebla a
escasos dos kilometros del estado de Oaxaca. El municipio de Petlalcin-
go colinda con los municipios de San Pedro Yeloixtlahuacan, Acatlán de
Osorio, Chila de las Flores, San Jerónimo Xayacatlán y con el Estado de
Oaxaca. Además está conformado por 14 localidades: Santa Cruz Bravo,
San José Texcalapa, Texcalapa de Juárez, San Antonio Tierra Colorada,
El Limón, Santa Gertrudis Salitrillo, El Rosario Micaltepec, Sección
Sexta Guadalupe, Petlalcingo, El Salado o Guadalupe, Mezquital, El
Ídolo y Santa Ana Tepejillo. Es una comunidad de 320 habitantes con
aproximadamente 140 hablantes de mixteco.
La comunidad está trazada de manera reticular, pocas casas están
dispersas. Las viviendas céntricas cuentan con mejores servicios públicos
que las de la periferia, como es el drenaje.
De acuerdo con el Coneval (2005), cuenta con 238 habitantes, de los
cuales 115 son hombres, 123 mujeres. No cuenta con población de cinco
años o más residente en Estados Unidos en el año 2000. Es considerada
como una comunidad de alto grado de marginación.
Según el censo de vecinos, cuenta con 320 habitantes, aproxima-
damente 150 personas originarias de El Rosario radican en Estados
Unidos, la mayoría de ellos con hijos nacidos en el extranjero. Según
testimonio de los radicados en el Distrito Federal, hay 100 familias ori-
ginarias de El Rosario, las segundas generaciones han formado cerca de
300 familias. Se han asentado principalmente en las colonias Amplia-
ción Santiago, Lomas de Zaragoza Ixtlahuacan y Miguel de la Madrid
en la Delegación Iztapalapa.
Antes de la migración a los Estados Unidos la mayoría de las casas
eran de palma o de adobe con techo de teja, constaban de dos o tres
habitaciones, algunas contaban con una cocina anexa hecha de carrizo,
madera y palma. Como en otras comunidades migrantes el centro urba-
no sufre modificaciones; actualmente las casas son de bloque de cemento
con techos de concreto cuentan con cuatro, seis o más habitaciones, al-
gunas con portal. Las nuevas casas han sido construidas principalmente
con recursos que envían migrantes. Es común que se construyan casas

113
“Antes, los mixtecos éramos de palma”: La Relación entre Migración...

en el solar paterno “...para cuando regresen los hijos”, en días de fiesta


o vacaciones los migrantes retornan y hacen ajustes a sus casas, para la
construcción se sigue utilizando la práctica de “mano vuelta”2
El régimen de la tierra es de pequeña propiedad la que es adminis-
trada por la Unión de Pequeños Propietarios. El origen de su organiza-
ción como pequeños propietarios se remonta a 1928 cuando se consti-
tuyó para comprar una fracción de la hacienda El Rosario. Cuenta con
2500 hectáreas de tierras, de las cuales 308 son de temporal y el resto
de agostadero. El promedio de tierras por familia es de 3.5 hectáreas de
temporal y media hectárea de riego. Hay algunas familias que rebasan la
media siendo propietarias de hasta siete o más hectáreas, estas regular-
mente son aquellas familias que se dedicaron al magisterio.
El pago del jornal (diez a doce horas) en 2016 tenía un precio de 120
pesos m.n., son pocas las personas que trabajan como peones, éstos pro-
vienen de los pueblos vecinos. Es común el trato “a medias”, lo realizan
principalmente las madres solteras, viudas, o las esposas de migrantes.
La mayoría de los habitantes se dedican a la agricultura, al comercio,
magisterio y en los últimos cinco años a la actividad musical. Algunas
personas de la tercera edad aún tejen sombreros de palma o de plástico.
Algunas unidades domésticas vendieron parte de sus parcelas como
una forma de enfrentar la aguda crisis que sacudió al agro entre los 80
y 90. A mediados de los ochenta se secó un afluente del río Mixteco,
que abastecía a la población, y que permitía irrigar algunas parcelas. A
ello se agregó el desplome en los precios del maíz, lo que bajo aún más
su escasa rentabilidad. En estos casos se hacia más difícil o selectivo el
retorno, pues el resto de los migrantes se enfrentaba a la necesidad de
buscar dotar a sus participantes por una parte, con una mayor superficie
de tierra cultivable y de más alta calidad. Si con el crecimiento de la
migración interna se habían incrementado los precios de los solares,
con la migración internacional los precios se dispararon tanto de las
parcelas de cultivo como de los predios urbanos, un ejemplo de ello es el

2 La mano vuelta es un mecanismo de reciprocidad que ha regulado la vida


económica y social de los rosareños. La práctica de “mano vuelta” consiste
en el intercambio de bienes y servicios entre los miembros de la comunidad,
convirtiéndose en una compleja red de reciprocidad que incluye desde la edu-
cación de los hijos y el trabajo en el campo, las fiestas patronales y las obras
comunitarias. Es una de las actividades que otorgan membresía.

114
Jorge Contreras Peralta, Gustavo López Ángel, Sara Moran Domínguez

costo de un solar dentro del perímetro del centro del pueblo, pues llega
actualmente a cotizarse entre $120, 000.00 y $150, 000.00 pesos m.n.

Déficit en la producción de maíz

Los diferentes patrones migratorios han impacto diversos aspectos de la


organización social. El proceso productivo no podía quedar al margen de
esta dinámica de cambio. Dos de las principales áreas productivas, culti-
vo de maíz y elaboración de sombrero, lo ejemplifican. El papel jugado
por la migración se refleja en dos niveles: 1) disminución de la mano de
obra disponible para el desarrollo de las actividades antes señaladas; 2)
el ingreso de las remesas ha permitido a sus beneficiarios disminuir o
eliminar su participación en la producción de maíz y/o sombrero.
En 1992 el tejido de sombrero era una actividad sustancial para la
subsistencia, de 34 unidades doméstica a las que se hizo seguimiento,
solo en una no se tejía, representaba el 2.95%. Mientras que el 97.05%
se dedicaba a ésta actividad la que pierde importancia en el 2000 al
disminuir la producción en un 70.57% en comparación con 1992. La
producción de maíz presenta otra dinámica.
La participación en el mercado no excedía de una tonelada y media,
solo cinco unidades domésticas vendían su producto, actividad que se
realizaba dentro de la comunidad.
Las bajas tasas de producción de maíz en El Rosario, están asociadas
a la reducción de la población y por ende del área agrícola cultivada,
aumentó el número de unidades sin déficit en la producción de maíz,
pasando de 8 unidades en 1992 a 21 en 2000 sin problemas de abasteci-
miento.
La ejecución de las labores agrícolas, cuidado del ganado caprino,
animales de traspatio, recolección de yerbas silvestres y el tejido de som-
brero implicaba en los años ochenta una división de las tareas por gé-
nero y grupos de edad. En los terrenos de riego se cultivaba cilantro,
comino, anís, rábanos, jitomate, los cuales se comercializaban en los
mercados regionales de Huajuapan y Acatlán.

115
“Antes, los mixtecos éramos de palma”: La Relación entre Migración...

La mano vuelta y el trabajo asalariado

En el trabajo agrícola se inserta la “mano vuelta” como forma de reci-


procidad que ha regulado la vida económica y social de los rosareños,
con el proceso migratorio se intensificó. La práctica de consiste en el
intercambio de bienes y servicios entre los miembros de la comunidad,
convirtiéndose en una red de reciprocidad que incluye desde la educa-
ción de los hijos y el trabajo en el campo, en las fiestas patronales y las
obras comunitarias.
La reciprocidad está estrechamente relacionada con la confianza que
se otorgan quienes se participan en estos nexos. El intercambio de servi-
cios se da a través de la mano vuelta. El ingreso de recursos provenientes
de las remesas ha matizado la relación de la mano vuelta, el pago de
jornal es la alternativa ante la falta de mano de obra con quien se pueda
ser recíproco o corresponder. Las familias con migrantes, comerciantes
y maestros son quienes se benefician principalmente de la contratación
de mano de obra. Dentro de la comunidad son pocas las personas que
trabajan como peones, éstos provienen de los pueblos vecinos.
Otra opción para sostener el trabajo es el trato “a medias” donde se
otorga la facilidad de trabajar la tierra y se da una parte de las semillas
que se requieran para la siembra, la otra parte se compromete a preparar
el terreno, sembrar, cosechar y entregar la mitad de la producción al
dueño o dueña de la tierra. En la cosecha participa el propietario del
terreno de una manera más bien simbólica “para recoger lo que dio la
tierra.” Este trato lo realizan principalmente las mujeres viudas, madres
solteras o esposas de migrantes.

Régimen de Tenencia de la Tierra

Como ya habíamos señalado, el origen de su organización se remonta a


1928 cuando se constituyó para comprar una fracción de la hacienda El
Rosario propiedad de la familia Bazán. El 23 de julio de 1933 surgió el
ejido por decreto del gobernador en turno Andrew Almazán, como res-
puesta a la solicitud que el primero de febrero de 1932 realizó un grupo
de vecinos. Este tipo de tenencia de tierra desapareció por conflictos
internos el 20 de agosto del año de 1941 a través de un decreto presi-
dencial. La Unión de Pequeños Propietarios ha mantenido una reserva
territorial y las tierras que no son de utilidad agrícola son dedicadas

116
Jorge Contreras Peralta, Gustavo López Ángel, Sara Moran Domínguez

al pastoreo, una porción esta reservada para una posible expansión del
asentamiento habitacional. Las tierras agrícolas disponibles pueden ser
explotadas en calidad de préstamo a quien lo solicite. Con la migración
se han debido hacer estrategias para no perder los derechos sobre la tie-
rra, en principio, no puede haber tierras estériles, si hay un terreno que
no se siembra, se habla con los responsables de tal y si no está en posi-
bilidades de sembrar por no tener quién se haga cargo, el terreno se dará
en préstamo, cuestión que nadie ve como conveniente por la merma de
derecho sobre él. Así que desde donde se encuentre localizado buscará
la manera de sembrar, aunque sea medio terreno, o darlo a medias y en
un caso extremo, acudir él mismo a sembrar y que alguien más levante
la cosecha. Es su garantía de pertenencia a la comunidad.
El principal producto cosechado en las tierras de temporal es el maíz,
asociado al fríjol y calabaza. La superficie destinada a la siembra del
cacahuate es de menor proporción a la empleada en el maíz, pero la
producción se destina casi en su totalidad al mercado. En la zona de
riego (Cahuacum, la Huerta y el Corral) en los años 90 se podía culti-
var: aguacate, jitomate, anís, comino, cilantro, jícama, haba, chícharo y
frutas cítricas que temporalmente se comercializaban en los mercados
regionales. Para el año 2015, la mayor parte de productos son para el
autoconsumo, en gran parte por carecer de mano de obra que pueda
hacerse cargo y por otra, la escasez de agua con el consecuente deterioro
de la vegetación.
La cría porcícola, caprina y aves de corral era un complemento a la
economía familiar, para fines de los años ochenta del siglo pasado, era
común ver las calles abarrotadas de cabras, y esperar a que circularan
para que los esporádicos autos pudiesen pasar, unas 126 personas se de-
dicaban al pastoreo. Los llevaban a pastar a los terrenos comunales casi
sin vegetación aprovechable, niños y personas de la tercera edad eran
quienes comúnmente se encargaban. La cría de animales era considerada
como una “alcancía” para emergencias de todo tipo. Actualmente unas
cuantas familias aún cuentan con unos dos, tres hasta cinco cabras que
son aprovechadas en algún festejo familiar, o son dadas en préstamo a
otra familia.
Los chivos ya no dejan, y el monte ¡ya no tiene nada! Sale más caro
estar manteniendo a los animales, antes sí convenía, ahora nomás como
de juego se hace, porque la mamá o la abuelita quieren, pero nada más

117
“Antes, los mixtecos éramos de palma”: La Relación entre Migración...

¿Quién va a andar llevándolos al monte? (Juan N., 40 años. Agosto de


2014, Santa María California).
En el caso del Tejido de Sombrero de palma sucedió algo similar,
para finales de los noventa en una muestra de 34 unidades domésticas
solo en una no se realizaba el tejido de sombrero. El total de tejedores
era de 196 personas. Tejían dos tipos; el fino y el corriente, el primero
requería de un mayor grado de especialización el promedio de produc-
ción por tejedor era de 6 ½ a la semana. La estimación promedio de la
producción anualizada de una familia de 5 tejedores era de aproximada-
mente 1,560 sombreros. Los tejedores vendían el producto “en greña”3
al evaporador local había dos en el pueblo, o a uno en el pueblo vecino
de Tepejillo. Los domingos llevaban sus sombreros al mercado de Pet-
lalcingo, esperando conseguir un mejor precio.
Los evaporadores de la región establecían sus puntos de compra de
sombrero en el centro de Petlalcingo hasta donde llegaban los tejedo-
res que acumulaban su producción semanal para venderla y al mismo
tiempo abastecerse de palma. Fuera de esta vía para compra-venta de
sombrero y abasto de materia prima y compra de víveres, existían dos
alternativas la primera estaba representada por un comerciante de Pet-
lalcingo que recorría las comunidades en un camión expendiendo sus
productos. El comerciante vendía a crédito a un mes de plazo, al adeudo
se le abonaba una cantidad cada semana, cuando el comerciante regresa-
ba a vender, si el vecino requería más mercancía, se le daba y se sumaba
a la cuenta anterior.

La migración de los rosareños

La migración se da principalmente por la escasez de tierras productivas


o por las pocas opciones de empleo en la región, aunque cobra singular
importancia la migración “por prestigio”, como lo describen algunas
expresiones:
¡Cómo no me voy a ir! ¡Claro que me voy! O ¿porqué no? ¿Creen que
no puedo? ¿o qué?. Luego si no sale uno ya lo andan a uno tratando de
pendejo y de no sé que más (Alejandro I., 25 años, 1998, El Rosario).

3 Cuando se dice que el sombrero está “en greña” indica que el tejido ha con-
cluido y se encuentra en la etapa previa a la evaporación.

118
Jorge Contreras Peralta, Gustavo López Ángel, Sara Moran Domínguez

Ese sí es cabrón ya estuvo en varias partes, casi no tiene cosas, pero sí


ha trabajado en varias partes de allá (Luis D., 30 años,1999. El Rosario)
[...] no, allá es otra cosa, aquí uno no ve nada, tiene uno que ir y ver, yo
me quiero regresar aquí, porque los gringos no, aquí me gusta, cuando
me preguntan de lo de allá, pues ya lo ven a uno diferente, ese es mi
gusto (Eduardo I., 35 años, 1999. El Rosario)
Yo ya estuve, pero no me gustó, yo nomás fui de vacaciones, porque
yo aquí en mi pueblo, allá son puros malos tratos, nomás fui para que
vieran que si (Carlos R., 32 años, 1998. El Rosario).
Carlos R., regresó a Estados Unidos en 1990, a la ciudad de Nueva
York, desde ese año no ha regresado al pueblo, pese a “los malos tratos”,
dos de sus hijos decidieron migrar también, historias como la de Carlos
se repiten. Los antecedentes de la migración rosareña datan de 1930, fue
interna y temporal, principalmente hacia el estado de Veracruz, como
trabajadores agrícolas en el corte de caña y café y como trabajadores
manuales en las empacadoras de piña, esta migración fue masculina.
En los años cincuenta del siglo pasado, la migración fue principalmente
hacia Cuautla, el trabajo también era estacional y masculino, la gente se
dedicaba al corte de jitomate:
A la gente siempre le ha gustado salir a buscar cosas, cuando recién se
cambió el pueblo pues en ese tiempo no, todos estaban pobrecitos como
que apenas abriendo los ojos, ya luego cuando el pueblo fue creciendo,
pues ya se tenían otras ideas, ya la gente quería ver y me cuentan que
gente venía y pasaba a preguntar ‘¿Quién quiere ir a trabajar?’ ese tiem-
po me acuerdo que ¡cómo nos buscaban para lo del jitomate! Fueron
varios años y más muchos años algunos fuimos a Cuautla. Me acuerdo
que por el cincuenta [año de 1950] todavía iba, y ya, unos como que se
animaban. Al principio daba miedo, ya luego pues ya más seguro, como
ya regresaban unos y contaban, pues ya los otros agarraban confianza y
ya luego se iba uno cuando no había trabajo que cumplir aquí y así sí se
podía (Anastasio Mercado,70, mayo 2000, El Rosario).
Esta fase de migración interna hacia los centros de producción agrícola
comercial, coincide también con la migración a los Estados Unidos den-
tro del Programa Bracero, el que en el pueblo tiene antecedentes desde
1961, es decir, tres años antes de la conclusión del programa.
Los mercados temporales de trabajo le permitieron a los rosareños
desplazarse sin abandonar el único cultivo al año de sus tierras de tem-
poral. De esta manera pudieron combinar el ciclo de cultivo local con
las estancias laborales temporales. La cría de animales y el tejido de

119
“Antes, los mixtecos éramos de palma”: La Relación entre Migración...

sombreros de palma eran una parte importante en el sostenimiento de


las familias ante la ausencia del jefe de familia.
Entre 1950 y 1955 trabajaron como albañiles en la construcción de
la Presa Miguel Alemán en el estado de Oaxaca. Ahora ya tenían con-
tratos de trabajo anuales, sus estancias fuera de la comunidad fueron
más largas que como jornaleros agrícolas, donde la temporalidad de su
ausencia dependía del cultivo en el que se trabajara. Su participación
en las obras de construcción, incorporó a los varones en otras opciones
laborales diferentes a la agrícola como la albañilería o como peones en
la apertura de caminos.
Aquí se sitúa un antecedente importante sobre los procesos orga-
nizativos del pueblo, ya que mientras estaban en la construcción de la
presa se reunieron para captar recursos para la celebración de la fiesta
patronal. El ingreso a los empleos urbanos, será el siguiente paso de los
migrantes, a la par del establecimiento de una prolongación de la comu-
nidad. Aquí la comunidad se translocaliza, las familias se dividen con la
migración a la ciudad de México, surgen dos categorías de adscripción:
paisanos y vecinos.
El Programa Bracero repercutió en El Rosario Micaltepec incorpo-
rando a algunos sus miembros en 1961. Este proceso migratorio a los
Estados Unidos no generó redes migratorias transnacionales que conec-
taran al El Rosario con los diferentes lugares hacia donde se dirigieron a
trabajar. La temporalidad de los contratos les permitió reintegrarse a las
labores de la cosecha, al igual que en la migración interna hacia Veracruz
o Cuautla:
Aquí se supo de que querían llevar gente y pues yo quise ir a dar
la vuelta, luego ya no me renovaron mi contrato y es que ya no quería
yo estar, yo me vi solo allá y ya extrañaba. Irse tan lejos no me gustó
y si, también fui a Veracruz y a Cuautla (Anastasio Mercado, 79 años,
diciembre de 2009. El Rosario).
La demanda de gente en el norte era vista como una cuestión oficial
del municipio. El amparo de un oficio emitido por el municipio daba
alguna certeza. Poco se sabía del lugar de destino y las condiciones de
trabajo, los contratistas o enganchadores enunciaban: “¿Quiénes quieren
ir a aventurar la vida?”:
Mandaron oficio aquí del pueblo [señala hacia Petlalcingo, cabecera
municipal], mandaron a pedir la gente, a ver ¿quiénes quieren ir a aven-

120
Jorge Contreras Peralta, Gustavo López Ángel, Sara Moran Domínguez

turar la vida? pues yo también me animé pues fui, y varios se animaron.


De aquí de Petlalcingo, del Presidente, llegó el oficio aquí, que cuántos
querían ir y ahí se fue anotando para mandar. Yo ya estaba casado, no
pues dijo -no te vayas, ¿qué vas a hacer allá? ¿Y aquí sola? ¿Ni quién?
-No, pues yo me voy a ir a ver, a ver qué hay! (Francisco Rojas. 82 años,
febrero de 2010. El Rosario).
Con el término del Programa Bracero inician los “coyotes” y “polleros”.
[...] y fui luego en 82, ya de ahí volví, pero ya con los coyotes pues. Pues
vino el coyote aquí a invitar a la gente, pues aquí el que lleve gusto, dice,
quien quiere ir a aventurar la vida, yo soy el que paso a la gente, dice, y
vámonos, a ver quién lleva el gusto (Francisco Rojas. 82 años, febrero
de 2010. El Rosario).
Los testimonios de los involucrados en el programa hablan de las di-
ficultades de vivir en su pueblo, de la búsqueda por proveerse de lo
mínimo indispensable para la subsistencia, pero no están exentos de los
beneficios de tener una experiencia así, esta les confiere prestigio en el
grupo.

La migración al Distrito Federal

Con el desplazamiento al Distrito Federal hay un cambio en el patrón y


dinámica migratoria, ya que se migra por periodos largos con el conse-
cuente “abandono” de las labores agrícolas, en algunos casos se genera-
ron estrategias como dar los terrenos “a medias”, el pago de jornales o
dejar que los familiares se hicieran cargo.
Cuando los rosareños llegaron a la ciudad de México, habitaron
viejas casonas del centro histórico, posteriormente se establecieron en
asentamientos irregulares, el principal de ellos fue la colonia Ampliación
Santiago, como la nombran comúnmente. Beatriz Gómez, pionera en la
zona describe cómo era el lugar a su llegada:
Antes cuando me fui a México, no estaba aburrido, antes no estaba así,
cuando yo llegué a estar allá unas colonias eran ranchos, como nosotros
aquí, una casa aquí, una casa allá, ahora ya hasta en las orillas ya parece
centro y antes no (Beatriz Gómez, 60 años, marzo de 1996. El Rosario).
El lugar les ofrecía espacios, sus primeros habitantes llaman a otros
miembros de la comunidad a vivir en este lugar. El flujo hacia Am-
pliación Santiago se alimenta de otros rosareños radicados en la misma
ciudad de México o de los nuevos miembros que parten directamente de

121
“Antes, los mixtecos éramos de palma”: La Relación entre Migración...

la comunidad de origen a vivir de manera temporal con sus amigos o pa-


rientes mientras construyen sus casas. La ausencia de recursos materiales
es un fuerte impedimento para edificar, una opción es la reproducción
de las prácticas comunitarias como la “mano vuelta”, donde entran en
calidad de préstamo no sólo la mano de obra, también los materiales
para la construcción. Otras prácticas comienzan a desarrollarse, una de
ellas fue la vigilancia de las casas, frente a los robos que azotaban al ba-
rrio y la falta de seguridad.
Los rosareños hicieron esfuerzos por agruparse en un mismo es-
pacio, compartiendo una particular forma de entender, sentir y captar
el mundo, la cual se diferencia frente a los otros grupos, constituyendo
una cosmovisión compartida y a la vez contrastiva, la que genera en los
individuos su sentido colectivo de pertenencia. Su establecimiento ge-
neró nuevas relaciones con los familiares aún establecidos en el pueblo:
[...] Luego los hijos se quieren llevar sus papás, unos han ido a probar
¡pero regresan! Porque allá no tienen qué hacer las señoras grandes, ni
para echar tortillas, allá se comen unas que ni saben a tortilla. Unos
pobrecitos se llevaban o pedían que les llevaran algo de palma para ha-
cer algo de sombrero allá, los hijos nomás decían: ¡‘Ya deja eso’! ¿Pero
qué iban a hacer? allá no había a quién vender, pero la costumbre es
la costumbre, y como uno está acostumbrado al trabajo no puede uno
sentarse (a) ver tele. Entonces con el enojo los papás se ponen que se
quieren regresar al pueblo, aunque sea solos, solitos, pues y así andan,
porque aquí van a ver una visita, un compadre y algunos ¡toman mucho!
(Beatriz Gómez, 60 años, marzo de 1996. El Rosario).
La migración a la ciudad de México incorpora a los diferentes géneros
y grupos de edad, cuestión que no sucedía con el Programa Bracero o
con los trabajos temporales en Veracruz y Cuautla o en la Presa Miguel
Alemán. Algunas mujeres comenzaron a trabajar como empleadas do-
mésticas:
[…] como en mi caso, que mi papá me anduvo ofreciendo, qué quién
quiere una niña para la casa, que vaya a la escuela y ahí se quede a vivir,
él mi papá buscó, a medias palabras, tartamudeando mi papá. Eso fue
primero en Petlalcingo, once años tenía, me quedé con una señora que
me trataba muy mal. Sufrí mucho y le decía a mi papá, pero él me decía
que tenía que aguantar, que si quería yo estudiar ahí me quedara y pues
yo sí quería. Ya luego buscó en otro lado y con la señora que me quedé
¡cómo me enseñó! Hacía pomadas y muchas cosas, era como española y
hasta comía con ellos, no que la otra, las sobras me daba. Terminé la se-

122
Jorge Contreras Peralta, Gustavo López Ángel, Sara Moran Domínguez

cundaria y quería que me quedara, le dijo a mi papá y pues el espejismo


de la ciudad, me fui desde los catorce años a México (Paola Méndez, 50
años, mayo de 2010. El Rosario).
La posibilidad de continuar con los estudios fue un atractivo en los
inicios de la migración al Distrito Federal. En el pueblo y la región la
infraestructura educativa era mínima. Así que la búsqueda de profe-
sionalización y educación o estatus educativo es otra de las caras de la
translocalidad del pueblo.
Las redes que los insertan en el circuito migratorio son integradas
por familiares, amigos, conocidos y compadres, les brindan el espacio
para vivir, los contactos para conseguir trabajo, es ahí donde se reprodu-
ce a la comunidad en sus nuevas dimensiones espaciales:
[…] llegué con Maximino, no era mi pariente, era nomás mi conocido,
él me metió a trabajar en la fábrica Fénix, era de papelería, ahí está so-
bre Río Consulado cerca de la Semillera Central ahí estuve trabajando,
trabajé siete meses me dicen: ‘¿sabes qué? Estas a prueba’, para agarrar
ya la planta de moledora de papel, cuando yo llegué empecé a trabajar de
mormero, ya después me dieron la máquina para moler papel, a los siete
meses me hicieron prueba si ya podía preparar la pasta y todo y dicen ‘ya
pasaste el examen, ahora queremos tu cartilla’ -no, no tengo precartilla,
porque querían el número de matrícula ya para asegurarme en el seguro
con mi familia, pero como yo era menor de edad no tenía cartilla- va-
mos pa fuera, la compañía contrata con gente de responsabilidad de
dieciocho años para arriba, tu como no tienes, tienes la oportunidad y
las puertas abiertas de regresar cuando quieras (Sergio Meza, 53 años,
junio de 1993. El Rosario).
La intensificación del proceso migratorio en este periodo enfrenta a las
familias de El Rosario a diversos problemas, uno de ellos será la ausencia
de mano de obra para la realización de las tareas agrícolas y los nombra-
mientos de los sustentantes del sistema de cargos. Es en esta etapa mi-
gratoria cuando en 1968 se forma la llamada Asociación Micaltepecana,
organización cuyo principal objetivo es trabajar para mejoras del pueblo
y de sus habitantes.
Fue en 1968 al 69 cuando organizamos la primera mesa directiva de
paisanos que se vino al pueblo; entonces no había carretera y nosotros
veníamos en una calle vieja que era la principal. Primero nos pusimos a
platicar todos los que estábamos trabajando en México, fue un domingo
que era cuando descansábamos, nos juntamos en un parque y platica-

123
“Antes, los mixtecos éramos de palma”: La Relación entre Migración...

mos que por qué no íbamos cada fiesta del pueblo (Beatriz Gómez, 58
años, agosto de 1994. El Rosario).
La migración hacia la ciudad de México ha sido reemplazada por la
migración hacia Estados Unidos, pasando a ocupar en esta generación el
segundo lugar como punto de destino.

Migración hacia Estados Unidos

La migración se irá constituyendo a lo largo de las últimas décadas del


siglo XX, hasta llegar a la migración a los Estados Unidos que inicia en
los ochenta y se consolida en los noventa.
El enorme peso de la migración interna, implicó para la comunidad
transformaciones en los últimos cuarenta años en el conjunto de la or-
ganización social. Por otra parte, también se fueron transformando los
patrones migratorios. El proceso de disminución alcanza su clímax a
partir de la década de los noventa, en contraparte la migración interna-
cional incrementó su importancia.
Es común esperar a terminar la secundaria, hacer planes y establecer
los contactos para poder desplazarse al norte. En familia se discute si tal
o cuál hijo o hija se va a ir a trabajar, no se tiene noticias de alguien que
contra su “voluntad” se haya ido a Estados Unidos compelido por su fa-
milia. Los padres en ocasiones muestran su descontento por el deseo de
migrar de sus hijos, los que animados por otros migrantes que retornan
a las fiestas platican “cómo es la vida allá”.
La migración a “el Norte” es una nueva experiencia que marca varias
diferencias con la anterior generación que había participado en el Pro-
grama Bracero, los enganchadores que se encargaban de la tramitación
de documentos y de traslado de personas desaparecían del escenario. El
reclutamiento y el traslado a Estados Unidos, ahora corrían a cargo de
quienes decidieran irse al otro lado de la frontera. El lugar de los anti-
guos enganchadores ahora era ocupado por los “coyotes” y “polleros”.
Concretar el deseo de trabajar en el norte, implica tener los suficientes
recursos materiales o la red que financiara el viaje. La consolidación de
un conjunto de contactos en los puntos de destino, posibilitó a los rosa-
reños insertarse en el mercado de trabajo internacional:
En la ciudad de Nueva York se han asentado principalmente en
Brooklyn, laboran en el sector servicios, principalmente en restaurantes

124
Jorge Contreras Peralta, Gustavo López Ángel, Sara Moran Domínguez

de comida rápida como lavaplatos o cocinando. Entre los mismos mi-


grantes se llega a emplear a las mujeres como niñeras.
En Santa María California la actividad es agrícola, en la siembra y
cosecha de fresa, brócoli y en las “nurserías”, salvo el caso de la primera
pareja que llegó a este lugar cuya calidad migratoria es de residentes, el
esposo es jubilado de una empresa de la construcción y la esposa trabaja
como niñera y prepara alimentos para fiestas, ambas labores las realiza
en su casa.
A la par de los cambios en los patrones migratorios se va generan-
do el retorno de un grupo de migrantes. Esta reinserción tiene como
elementos causales no sólo los factores de orden estructural como la
crisis económica, también las deportaciones contribuyen al retorno. In-
fluyen también en el peso de la decisión de los “retornados” diversos
elementos, dentro de las cuales destaca la posición que ocupan dentro
del grupo doméstico, y el ciclo vital por el cual éste atraviesa, el deseo de
reincorporarse a la vida social de la comunidad después de una estancia
cuya dimensión en el tiempo será variable, la nostalgia, la familia, los
conocidos, o conflictos de orden interétnico.
[...] se regresa, por varias razones, algunas veces se nos muere alguien,
o nuestros papás están viejitos, y no hay quien se haga cargo de ellos,
ni modo que el ahijado dé la cara (Rosario Mendoza, 45 años, enero de
2010. Santa María California).
Algunos de los radicados en Estados Unidos o en el Distrito Federal
externan su deseo por ver crecer a sus hijos, sacarlos adelante, hacer un
capital que les permita poner un negocio o vivir cómodamente y regresar
a su pueblo de origen. Saben que esta expresión de añoranza se contra-
pone con el nuevo tipo de vida, donde no quisieran perder ninguno de
los dos espacios; “si aquí vivo de joven, cuando menos de viejo irme a mi
pueblo, allá a morirme, aquí no”.

Conclusiones

Rosario es un pueblo representativo de la región, es un ejemplo de lo


que está sucediendo en la Mixteca Baja Poblana con respecto a la crisis
ambiental, ligada a la dimensión estructural. La abrupta perdida del
agua contribuyo a la desertificación, y con ello al desplome de la pro-
ducción agrícola. A ello debemos sumar lo poco rentable del tejido de

125
“Antes, los mixtecos éramos de palma”: La Relación entre Migración...

la palma, que había estado presente en la vida de los mixtecos desde la


época prehispánica. Pese a los esfuerzo de intensificación del trabajo no
lograba cubrir las necesidades básicas de la unidad doméstica; el impulso
de programas bajo la tutela del estado para aprovechar tanto los recur-
sos naturales del entorno como el trabajo de tejido de la palma, en ese
sentido el proyecto del Fideicomiso de la Palma (FIDEPAL) sienta las
bases para un periodo en el que se estabilizan los precios y los ingresos
por sombrero para los tejedores. El cual es cancelado de forma abrupta
en el esplendor del modelo neoliberal impulsado por la presidencia de
Carlos Salinas de Gortari. La eliminación de proyecto en Petlalcingo se
inserta en el marco de un proceso electoral donde hay apropiación del
capital perteneciente al fideicomiso para subsidiar una campaña política
y con los años que siguieron el constante saqueo de los administradores
del fideicomiso.
Al no haber otras fuentes de ingreso los habitantes de algunas zonas
de la mixteca, optaban por el trabajo que se podía realizar combinado
con la agricultura y el pastoreo, por ser un trabajo “de ratos libres”. En
los últimos diez años, la migración tanto nacional como internacional
ha “golpeado” al tejido de sombreros tanto en el ámbito local como
regional.
La migración ha impactado de manera diferenciada a los campesi-
nos; algunos han podido generar las condiciones para una inversión en
otros sectores fuera de la agricultura, ganadería y el tejido de palma, sin
embargo factores estructurales influyen y afectan el resto de la realidad
social.
El tejido de sombreros aún representa una alternativa y un ingreso
seguro para aquellas personas que no tienen acceso a la migración y que
cuentan con poca tierra de cultivo, como el caso de las mujeres “solas”.
El tejido en el Rosario Micaltepec aún representa una fuente de in-
gresos estable. La forma de organización social de los mixtecos: el siste-
ma de reciprocidad e intercambio han sido de los que han mantenido el
carácter y la cohesión de grupo.

Bibliografía

Adler-Lomnitz, Larissa Lomnitz, L. (1978), Como sobreviven los mar-


ginados, México, Siglo XXI.

126
Jorge Contreras Peralta, Gustavo López Ángel, Sara Moran Domínguez

Adler-Lomnitz, L. (1977), Networks and marginality: life in Mexican


Shantytown, New York, Academic Press.
Adler-Lomnitz, L. (1976), Networks and migration, Austin, The Uni-
versity Texas.
Anderson, B. (1993), Comunidades Imaginadas. Reflexiones Sobre el
Origen y Difusión del Nacionalismo, México, Fondo de Cultura Eco-
nómica.
Arizpe, Lourdes (1978), “Mujeres migrantes y economía campesina:
análisis de una cohorte migratoria a la ciudad de México, 1940-
1970”, en América Indígena, XXXVIII (2), 303-326, México, Insti-
tuto Indigenista Interamericano.
Arizpe, Lourdes (1979), La Migración por relevos y la reproducción social
del campesinado. México
Arizpe, Lourdes (1980), Indígenas en la ciudad de México. El caso de las
Marías. México. SEP-Diana. (21 Edición).
Arizpe, Lourdes (1986), “Migración Indígena: ¿oportunidades de desa-
rrollo o problema no resuelto?”, entrevista en México Indígena. Año
II, 20 época.
Ayora Díaz, Steffan Igor (2007), “Translocalidad y la antropología de
los procesos globales: Saber y poder en Chiapas y Yucatán”, en The
Journal of Latin American and Caribbean Anthropology, 12, 1.
Balan, J. (1978), “Estructura Agraria, desarrollo capitalista y mercados
de trabajo en América Latina: La migración rural-urbana en una
perspectiva histórica”, en Revista de Estudios Sociales, No. 10, 1-60.
Besserer, F. (1999), La transnacionalización de los Oaxacalifornianos:
La comunidad Transnacional y Multicentrica de San Juan Mixtepec.
Zamora: Colegio de Michoacan.
Butterworth, D. (1972), “Two small groups: A comparison of Migrants
an Non-Migrants in Mexico City”, en Urban Anthropologist, pp. 29-50.
Coneval (2005), Consejo nacional de evaluación de la política de desa-
rrollo social. Grado de marginación por localidad.
Chayanov, A. (1987), La teoria de la economia campesina, México, Siglo
XXI.
De la Peña, G. (1980), Herederos de Promesa: Agricultura, Política y Ri-
tual en los Altos Morelos, México, Ediciones de la Casa Chata CIE-
SAS.

127
“Antes, los mixtecos éramos de palma”: La Relación entre Migración...

Diaz Polanco, H. (1981), Etnia, Clase y Cuestión Nacional, México,


Era.
Durand, J. (1994), Más allá de la Linea: patrones migratorios Méxi-
co-Estados Unidos, México, CNCA.
Foucault, Michael (1984), “Espacios Otros”, Conferencia dicta-
da en Túnez en 1967, disciplinas.stoa.usp.br/mod/resource/view.
php?id=67995, visitado 27 marzo de 2015.
Gamboa, X. (1979), El Estado en el Agro Mexicano en el contexto de crisis:
1977, México, UNAM.
Cederström, N. y López A. (1990), Moradores en el purgatorio: el re-
greso periódico de los migrantes como una forma de peregrinación.
En: INAH/CNCA, Memoria del simposio internacional de investi-
gaciones regionales, Izúcar de Matamoros/México.
Díaz, Rodrigo (1993), “Experiencias de la Identidad”, en Revista In-
ternacional de Filosofía Política, N° 2, ISSN 1132-9432, pp. 63-74.
Gledhill, John, (1997), El reto de la globalización: reconstrucción de
identidades, formas de vida transnacionales y las ciencias sociales, Cole-
gio de Michoacán, Zamora, México.
Glick Schiller, Nina, Linda Basch y Cristina Szanton-Blanc (1992),
“Transnationalism: A new Analytic Framework for Understanding
Migrations”, en Glick Schiller, Nina, Linda Basch y Cristina Szan-
ton- Blanc (eds.), Annals of the New York Academy of Sciences.
Goldring, Luin (1992), “La migración México-EUA y la transnacio-
nalización del espacio político y social: perspectivas desde el México
Rural”, en Estudios Sociológicos X (29), 315-340, UNAM, México.
Goldring, Luin (1997), “Difuminado Fronteras: Construcción de la
Comunidad Transnacional en el Proceso Migratorio México-Esta-
dos Unidos”, en Migración Laboral Internacional.
Guarnizo, L., y Smith, M. (1998), El transnacionalismo visto desde aba-
jo, New Jersey, Transaction Publishers.
Guidi, M. (1988), Estigma y Prestigio: La tradición de Migrar en San
Juan Mixtepec, México, ENAH.
Hirabayashi, L. (1985), “Formación de Asociaciones de Pueblos Migrantes
a Mexico: Mixtecos y Zapotecos”, en América Indígena , 579-598.
Kearney, M. (1991), “Borders and Boundaries of the State and self at
the End the Empire”, en Journal of Historical Sociology, 52-74.

128
Jorge Contreras Peralta, Gustavo López Ángel, Sara Moran Domínguez

Kearney, M. (2003), “Fronteras y limites del Estado y el Yo al final del


imperio”, en Alteridades , 47-62.
Kearney, M. (1995), “The Local and the Global: The Anthropology
of Globalization and Transnationalism. Departament of Anthropo-
logy”, en Annual Review of Anthropology, 547-565.
Kearney, M., y Nagengast, C. (1989), Anthropological perspectives on
transnational communities in rural California, California Institute for
Rural Studies.
Kemper, Robert V. (1973), “El estudio antropológico de la migración a
las ciudades en América Latina”, en América Indígena XXXIII (4):
1095-1118. México. Instituto Indigenista Interamericano.
Lestage, F. (1997), “Diseñando nuevas identidades. Las uniones ma-
trimoniales entre los migrantes mixtecos en Tijuana”, en G. Mum-
mert, Fronteras Fragmentadas, Zamora, Michoacan, Colegio de Mi-
choacan, pp. 421-436.
Lewis, Oscar (1957), “Urbanización sin desorganización”, en América
Indígena XVII (3), México, Instituto Indigenista Interamericano.
Lewis, Oscar (1969), Antropología de la Pobreza. Editorial Fondo de
Cultura Económica, México.
Lewis, Oscar (1972), La cultura de la Pobreza. Cuadernos Anagrama,
Barcelona.
Mangin, Williams (1970), Peasants in cities: readings in the Anthropology
of urbanization, Houghton Mifflin Company, Boston.
Marcus, George (2001), “Etnografía en/del sistema mundo. El sur-
gimiento de la etnografía multilocal”, en Revista Alteridades, Año
11, Núm 22, Julio Dic. 2001, Universidad Autónoma Metropolitana
Iztapalapa.
Miro, C., y Rodriguez (1981), Capitalismo, relaciones sociales de produc-
ción y población en el agro, México, PISPAL.
Portes, Alejandro y József Böröcz (1989), “Contemporary immigation:
Theoretical perspectives on its determinants and modes of incor-
poration”, en International Migration Review, Vol. XXIII, Núm. 3,
otoño.
Pries, Ludger (1999), “Las migraciones laborales internacionales y el
surgimiento de espacios sociales transnacionales. Un bosquejo teó-

129
“Antes, los mixtecos éramos de palma”: La Relación entre Migración...

rico-empírico a partir de las migraciones laborales México-Estados


Unidos”, en Sociologia del Trabajo, 103-129.
Ravicz, Robert (1965), Organización Social de los Mixtecos. Colección
de Antropología Social. México, Instituto Nacional Indigenista.
Redfield, Robert (1941), Folk culture of Yucatan. The University Chi-
cago Press.
Romer, Z. M. (2003), ¿Quien Soy? La identidad Étnica en la Generación
de los hijos de migrantes indígenas en la zona metropolitana de la ciudad
de México, México, ENAH.
Rouse, R. (1989), Mexican Migration to United States: family relation
in the development of a transnational circuit, Stanford, Stanford Uni-
versity.
Rouse, R. (1991), “Mexican migration and the Social Space of Postmo-
dernism”, en Diaspora, Vol. 1 (Spring), pp. 8-23.
Roudometof, V. (2000), “Transnationalism and Globalization: The
Greek Orthodox Diaspora between Orthodox Universalism and
Transnational Nationalism”,j en Diaspora, 361-397.
Simmons, Alan B (1991) “Explicando la migración: la teoría en la en-
crucijada”, en Estudios Demográficos y Urbanos, Vol. 6, Núm. 1, Ene-
ro-Abril de 1991, págs. 5-31.
Smith, Robert (1998), “Transnational Localities: Community, Techno-
logy and the Politics of Membership Within the Context of Mexi-
co-US Migration”, en Comparative Urban and Community Research,
196-238.
Velasco, Laura (2002), El regreso de la comunidad: migración indígena
y agentes étnicos, los mixtecos en la frontera México-Estados Unidos.
México, El Colegio de México-Centro de Estudios Sociológicos/El
Colegio de la Frontera Norte.
Warman, A. (1973), Los campesinos, hijos predilectos del régimen, Méxi-
co,Nuestro Tiempo.
Whiteford, Scott (1981), Workers from the north Plantations: Bolivian labor
and the city in Northwest Argentina, Austin, University of Texas Press.
Zárate, M. (1997), “La Categoria de Identidad en la Antropologia
Mexicana Actual”, en Alteridades, 110-132.

130
Capítulo 5.
Inmigración y Multiculturalidad.
De la identidad desdichada al suicidio
francés*
Diego Martín Velázquez Caballero**

Resumen

El estudio describe algunas obras de los polemistas franceses Alain


Finkelkrauft y Eric Zemmour, protagonistas del pensamiento neo reac-
cionario en Francia. Estos intelectuales son críticos de la multicultura-
lidad, sus reflexiones insisten en la preservación de la cultura occidental
así como en el rechazo a las civilizaciones que no asimilan los valores
del pensamiento ilustrado. Su posicionamiento deslegitima, también, el
fenómeno de la postmodernidad; proponiendo una reintegración de las
estructuras tradicionales que han permitido los valores comunitarios e
individuales de Europa. A últimas fechas, han radicalizado sus invectivas
contra los musulmanes e inmigrantes en el país galo dadas las conse-
cuencias del terrorismo. En conjunto, la ideología de estos personajes,
permite entender el núcleo de la derecha francesa y europea donde el
estilo neo reaccionario se vuelve fundamental. Para una interpretación
adecuada del texto, es importante señalar que no todo antineoliberal es
conservador y que la confusión, precisamente, destaca la necesidad de
reflexionar al respecto.

Introducción

El presente texto se propone responder a dos preguntas: 1. ¿En qué me-


dida los intelectuales neoreaccionarios en Francia influyen en la opinión
pública? y 2. ¿Por qué esta corriente de pensamiento, defendiendo tesis

* Este artículo se elaboró en colaboración con estudiantes de tercer año en


Sciences Po Lille (Francia) De Cassin Victoria Cecile Marie; Nolar Amélie
Agnès y Yerbe Henrick Gaël
** Profesor de la Licenciatura en Ciencias Políticas de la FDCS BUAP

131
Inmigración y Multiculturalidad. De la identidad desdichada al suicidio francés

radicales, es una de las más perceptibles en el país galo? Para ello, se


describe y analiza el trabajo de los pensadores Alain Finkielkraut y Eric
Zemmour.
Zemmour viene de la comunidad judía de Argelia, Finkielkraut de
una familia polaca que huyó de los campos de Auschwitz. Uno es pro-
fesor, filosofo y escritor, el otro un crítico de programas de televisión
que hablan de la sociedad gala. 
Alain Finkielkraut y Eric Zemmour,
ambos calificados de “Neo reaccionarios” representan a algunos de los
intelectuales franceses más conocidos del periodo contemporáneo. Ma-
nifiestan la indignación y crítica hacia el fundamentalismo islámico, la
incapacidad gubernamental y la nueva derecha que se presenta como la
alternativa política efectiva.
Eric Zemmour nace el 31 de Agosto de 1958 en una familia de
origen modesto. Después de estudiar en el Institut Politique de Paris
fracasa dos veces para entrar a l’Ecole Normale d’Administration. Sin
embargo, en 2006 formaría parte del jurado. Ahora se califica a sí mismo
como el “digno heredero del periodismo francés”.
A partir de 1986 Zemmour empieza a hacer periodismo en el Quoti-
dien de Paris, siendo este el principio de una larga carrera. Trabaja en Le
Figaro, Marianne o Valeurs Actuelles; periodismo que no tiene siempre
la misma línea política. Votó por el izquierdista Francois Mitterrand en
1981 y 1988 y por el candidato de la derecha en 2007 Nicolas Sarkozy.
A partir de 2003 participó en la emisión de televisión “Ca se dispute”
y después “On est pas couché” donde tuvo que criticar libros, películas y
recopilaciones.
A partir del 4 de enero de 2010 anima una emisión en la cadena de
radio RTL “Z come Zemmour” donde tiene que criticar la actualidad. Su
facultad para atacar a políticos de izquierda como de derecha es la misma.
Sin embargo Jean Marie Lepen, el líder de la extrema derecha francesa,
consideraba a Zemmour como “unos de los únicos que actúan correcta-
mente con ella”. Para Eric Zemmour, la política hace parte de su trabajo
y pasiones. Escribió algunos retratos políticos sobre Edouard Balladur
(Balladur, immobile à grands pas, 1995) o Jacques Chirac (L’Homme qui
ne s’aimait pas, 2002) .
Ganó el premio de la “libertad de expresión” en
2010. Después de su experiencia en la radio, publicó un libro para que
“caigan las máscaras” Le bûcher des vaniteux en 2011. Quiere que todo

132
Diego Martín Velázquez Caballero

tipo de sensibilidad política sea comprometida. 
A propósito de la inmi-


gración , su punto de vista es radical: “quiere que se acabe”.
Es un ferviente partidario de la “asimilación”, movimiento en el cual
todo particularismo cultural o religioso debe desaparecer y donde los
emigrantes tienen que abandonar sus culturas de origen. Sin embargo
sus opiniones sobre la inmigración le suponen algunos problemas con la
justicia. Respecto a las mujeres, en su libro Le premier sexe (2006) dice
de las feministas que son unas “demagogas”.
Alain Finkielkraut nació en 1949 en una familia que huyó a Polonia
durante la Segunda Guerra Mundial. Este filosofo, intelectual, escritor y
profesor en la Escuela Polytechnique tiene otros “maestros”. Admira a
los filósofos Hannah Arendt y Hans Jonás. Es nominado a la Academia
Francesa en 2014 y entra oficialmente en enero de 2016. Publica muchos
libros de reflexión como Le Juif imaginaire (1981), La sagesse de l’amour
(1984), La Défaite de la pensée (1987) y varios artículos. A partir del 21
de septiembre de 1985 anima una emisión semanal de radio en France
Culture que se llama Répliques.
Este conservador escéptico se caracteriza por su postura provocativa
y tradicional; como lo dice él mismo: “soy el portavoz de nadie”. Critica
algunos aspectos de la modernidad y califica Internet de “basurero”. Se
interesa mucho sobre algunos temas como la Escuela de la República
con su papel de profesor. Reflexiona sobre el antisemitismo, acerca de
la identidad de los judíos de su generación en su libro Le Juif imaginaire
(1981). Se presenta como un defensor de las pequeñas naciones. Tiene
una concepción muy firme sobre la inmigración. Según Finkielkraut,
el problema es que numerosos inmigrantes tienen odio por la cultura
francesa y no hacen esfuerzos. En el periódico israelí Haaretz se enfada
con los “negros” y los “árabes”. Otra polémica famosa ocurre cuando
ataca el equipo nacional de football que califica de “black-black-black” .
Estos dos intelectuales tienen una trayectoria distinta pero, aparen-
temente, pertenecen a la misma familia de críticos no convencionales.
Son atacados por la prensa y sin embargo siguen muy activos en todo
tipo de medios de comunicación. Zemmour y Finkielkraut se aferran
a una ideología «buen pensante» sin temer impactar a su público. Son
considerados como Neo reaccionarios. 
Se oponen ambos al concepto de
anti racismo de los años 80. Para ellos, es lo típico del «buen pensamien-

133
Inmigración y Multiculturalidad. De la identidad desdichada al suicidio francés

to» y debemos contar con eso. Este buen pensamiento va a contraco-


rriente; por eso, adoptan posturas muy incómodas en la opinión pública.
Están marcados en su ideología por los eventos que afectaron pro-
fundamente a la sociedad francesa en Mayo de 1968, la revuelta estudian-
til que puso en duda las estructuras políticas, sociales y  tradicionales.
Durante esta periodo, Finkielkraut estuvo preparando su concurso para
l’Ecole Normale Superieur, regresó a Paris, como maoísta e izquierdista.
Pero, hoy en día, entiende al movimiento de manera crítica por su ideo-
logía progresista. Considera que, de haber triunfado los universitarios,
habrían provocado un tipo de guerra civil. En nombre de la igualdad,
se opone al antirracismo. A su vez, Zemmour denuncia la destrucción
de lo que llama las “estructuras tradicionales” como la familia, patria,
nación, iglesia. Ahora, la sociedad francesa vive una destrucción que
continúa la iniciada en 1789. Antes estaba el enfrentamiento entre las
estructuras tradicionales y el individuo que quería emanciparse. A par-
tir de 1968 las estructuras tradicionales están muertas. El individuo es
“rey”, se queda solo y pierde el control, no hay estructuras tradicionales
para controlarlo.
Ambos eruditos han entrado en conflicto con la justicia por sus
ideas.
Finkielkraut tiene juicios por difamación en abril 1999, en 2007 y
2008. Tambien, Zemmour, en 2011 fue condenado por sus palabras en
dos cadenas de televisión donde decía que “la mayoría de los traficantes
son negros o árabes”, o bien, que Francia debería bombardear Molen-
beek –el barrio mulsulmán en Bruselas– a raíz de los ataques terroristas
en París durante 2016. El 22 de septiembre 2015 fue denunciado por un
caso de incitación al odio racial y a la difamación sobre los musulmanes
que expresó en el periódico italiano Corriere della Sera.
En los siguientes párrafos, la pretensión es describir algunas de las
ideas y argumentos, a modo de guía, que más identifican a ambos per-
sonajes.

Alain Finkielkraut y la Francia Desdichada

Existe una clara voluntad del autor para persuadir y subrayar, desde sus
primeras frases, que el pasado de la Francia inmediata era mejor. Así, en
Finkelkraut (2013, 2014) se percibe una forma de reacción tradiciona-

134
Diego Martín Velázquez Caballero

lista que va a diferir del tipo de actitud reaccionaria de Zemmour que es


más violento y machista.
Empieza su desarrollo refiriéndose al movimiento estudiantil de
1968. Entonces, Finkielkraut era estudiante y, como la mayoría, par-
ticipó activamente en este “momento de gracia”. El movimiento social
promocionó la esperanza de “cambiar la vida”; pero, según él, eso fue
solamente una utopía como lo muestra el fracaso de “mayo 68”. Así,
la ilusión era esa voluntad de romper con las estructuras sociales en
Francia; sin embargo, Finkielkraut constató que esa generación formaba
parte del mismo. Con todo, el movimiento permitió la creación de un
nuevo tipo de individuo de su generación: el bobo (persona con un buen
capital social que se caracteriza por preferencias culturales específicas,
urbano, ecológico, idealista e izquierdista) que Finkiekraut describe
como un “adulto-adolescente”.
La primera parte de su libro se llama “La mixité française” que se
puede traducir como “La mezcla francesa”. Se pone claramente en fa-
vor de una república francesa unida a través de la laicidad. Finkielkraut
va a dar su opinión sobre la laicidad a través del ejemplo del velo y
de la burqa. Todo empieza por el concepto de “galantería”, que explica
la tradición del cortejo desencadenada por el encantamiento femenino.
Para Finkielkraut, la cortesía se refiere a una atmosfera necesaria para
los hombres. Por añadidura, señala que esa tradición sigue existien-
do en Francia, “el antiguo régimen galante sigue sobreviviendo en la
modernidad republicana”. Precisamente compara el velo -un “símbolo
de la tradición”- con el pantalón que, al contrario, es “un símbolo de
modernidad”. Este proceso de ocultación de las mujeres a través del velo
o de la burqa es la “solución elegida por la mayoría de las sociedades”
para “evitar el terrible deshonor de ser engañado por su mujer”. Así se
explica que los hombres en la comunidad espiritual del Islam tienen pá-
nico a la infidelidad y, también, la violencia en los barrios marginales de
inmigrantes donde la exclusión de la feminidad conduce a producir un
desierto afectivo. En estos barrios existe una verdadera prohibición para
ejercer la galantería. Denuncia el velo que, desde su enfoque, indica que
las mujeres constituyen “una afrenta potencial al orden público”. Así,
se declara a favor de la norma que prohíbe la disimulación de la cara,
señalando que es “contrario a los principios de fraternidad y de civilidad”
y simboliza un rechazo para entrar en contacto con el otro. Con la mul-
tiplicación de velo integral o de la burqa, afirma que “ya no se siente en

135
Inmigración y Multiculturalidad. De la identidad desdichada al suicidio francés

su país” y añade que rechaza ver “transformar las costumbres en opción


facultativa”. Es por eso que Francia eligió la opción de la prohibición.
Sin embargo, según él, lo del velo no significa que Francia es injusta con
la humanidad libre, al contrario, las mujeres ahora deben “existir como
sujeto y no solamente en la mirada del hombre”. Además, a ellos que
dicen que prohibir el velo no es una vía republicana, Finkielkraut replica
con una gradación cada vez más fuerte que no solo constituye eso, sino
una vía para defender “principios de fraternidad, laicidad, igualdad”; y
“un modo de estar-ser, una forma de vida, un tipo de sociabilidad…una
identidad común”.
La segunda parte de su libro, cuyo título “Le vertige de la désiden-
tification”, se puede traducir como “El vértigo de la desidentificación”,
trata de la inmigración europea con la noción de integración. Debate
el concepto de igualdad. Primero, le parece que la noción de identidad
nacional es la hija de la igualdad “porque fue permitido por la genera-
lización del sentimiento del parecido”. Sin embargo, opone la igualdad
del romanticismo político (corriente de ideas del fin del siglo XVIII que
hace prevalecer el sentimiento sobre la razón y considera que el hombre
es, ante todo, el resultado de la historia) con la igualdad de las luces
(movimiento filosófico que dominó el mundo de las ideas en Europa du-
rante el siglo XVIII). Para la Ilustración, la igualdad se parece al hombre
autónomo. Considera que el pensamiento ilustrado descuida el “tesoro
de sabiduría” que es la costumbre. Así, el hombre nace con “una deuda
que debe honrar”. Por eso no se puede, como lo pretenden las luces,
dejar atrás el pasado con los derechos naturales porque, como lo señala
Burke, los derechos son hereditarios de los antepasados y eso es lo que
permite que el presente sea distinto. Finkielkraut concluye con la frase
“El universalismo es una ilusión”.
Posteriormente, intenta explicar la inmigración masiva en Francia
y Europa. Así, esa “inmigración con fines de reforzar la población” es
aceptada por los países europeos porque representa para ellos “una suer-
te de redención”. Europa quiere olvidarse y hacerse perdonar las som-
bras de su pasado. Por eso, ahora, ha dejado de “convertir” al otro e
intenta, más bien, “reconocer al otro”. Ya no existe la asimilación que
Finkielkraut conoció en su pasado. Su orgullo de ser al mismo tiempo
judío y francés se ha tornado en una disposición demasiado compleja.
Ahora, Francia reconoce al otro no como parte de la nación sino como
un sujeto con múltiples identidades. De hecho, el Estado tiene miedo

136
Diego Martín Velázquez Caballero

de suspender los particularismos a riesgo de parecer antidemocrático o


fascista.
Sobre el multiculturalismo, el filósofo habla respecto de la Escuela y
su papel educativo. En Francia, esta institución de la republica significa
el lugar de la “celebración de la alteridad”; por eso, la noción de “france-
ses autóctonos” (galos) ahora está en la picota (El exotismo es la condi-
ción), es por ello que “las palabras de asimilación e integración pierden
toda pertinencia”. Eso conduce a considerar la palabra “francés de cepa”
como algo desvalorizado Se pregunta sobre este punto: Si la alteridad
predomina, ¿Por qué tratar de unificarse en una sola nación? Para el
autor, proscribir el termino “raza” no es suficiente, pues al sustituirlo por
el termino “cultura” se “cumple la misma función funesta”, fijando a los
seres humanos en una pertenencia y origen.
Finkielkraut denuncia la noción del universalismo heredero de la
Ilustración rehabilitando las ideas de Edmund Burke respecto a la igual-
dad entre los hombres. Niega a personas de confesión islámica el dere-
cho de reivindicarse como franceses formando parte de la nación. Como
Zemmour, Finkielkraut intenta justificar la aceptación de la inmigra-
ción por parte de las autoridades francesas y europeas como una forma
de hacerse perdonar por una colonización abusiva. Eso conduce, según
Finkielkraut, a una promoción exagerada de la alteridad y una negación
del término de identidad porque Francia es, ante todo, un país que pro-
mueve su diversidad.
La tercera parte de su libro “Une chose belle, précieuse, fragile et
perissable” se refiere a una forma de desintegración de la cultura y la
promoción de una forma de modernidad perversa. En la sociedad fran-
cesa, se observa un rechazo de los libros cada vez más mayor que tiene
incidencias tanto en el lenguaje como en la promoción de la diversidad
antes del mérito. Primero, señala que hay cada vez menos lectores en
Francia sobre todo en los adolescentes que se apartan de la lectura. Para-
lelamente, Finkielkraut atribuye a los libros la virtud de “aislarnos de la
algarabía ambiental”. Inicia una comparación opositora entre el libro y
la pantalla para mostrar lo positivo del libro que no permite la pantalla.
Así, de acuerdo a sus ideas, el libro “reserva el lugar inviolable del pa-
sado” y “despliega un tiempo donde el presente no puede penetrar”. El
libro se entiende y es percibido como “una entidad distinta”, “propone
un mundo” a diferencia de la pantalla que no permite esta ruptura con
el presente y con el mundo ambiente. Por añadidura, subraya que “la

137
Inmigración y Multiculturalidad. De la identidad desdichada al suicidio francés

generación internet es la gran perdedora” porque, leer un libro en una


pantalla no se puede asimilar realmente a una verdadera lectura con las
ventajas que permite una obra. Señala que “el libro perdió la batalla
de la lectura” y la escuela, que normalmente es la institución que debe
promover el gusto de leer un libro en los adolescentes, “dejo las armas”.
Después denuncia el sistema educativo, ataca las consignas que son
transmitidas a los profesores: deben “elegir una problemática cercana a
los alumnos”, “una situación no exótica”; pero, eso, según este autor, no
permite la necesaria e indispensable “apertura a la vida” y constituye, so-
lamente, un “cierre del presente sobre sí mismo”. Para mostrar la impor-
tancia de la literatura cita el ejemplo del industrial Jean Curtius quien
afirmó como único camino viable para la identidad de Francia, el “papel
capital” de la literatura en la conciencia que tiene el país de sí mismo y
de su civilización. Conjuntamente, observa a los intelectuales que para
“tratar de las cosas importantes” usan las ciencias sociales, de esa manera
pierden sus “superyó literario” que “permitía mantener la unidad de la
lengua”. Ahora, la conversación francesa “se apoltrona”. Esos intelectua-
les ya no establecen la lengua, solo la “acompañan”. En su opinión este
“pueblo culto” ya no existe por culpa de la “escuela abierta”, con sus re-
formas -por ejemplo- la de 2013 que establece “el fin del monopolio de
la lengua nacional en las clases”. Con eso, una “nueva sociedad surgió”,
sociedad donde todo el mundo usa el verbo “más confortable”, donde
“los locutores solo hablan para ser entendidos”, donde -como señala
Finkielkraut- en una enumeración de casos semejantes: “la mierda inva-
de todo”. Así esa frase subraya bien su denuncia, “Para el nuevo régimen
semántico la forma no tiene ningún valor, solo el sentido tiene sentido”.
El igualitarismo y el “culto por la diversidad” tienen su culpa.
Acusa, también, el hecho de que la sociedad eligió un modelo del
hombre, donde el individuo “se realiza desinhibiéndose”. Incluso los
políticos que la sociedad pone de relieve por su capacidad estadista y
visionaria, solo “discuten con sus iguales, nunca con los siglos”. Así,
Finkielkraut querella la supresión de los exámenes de cultura general en
los concursos administrativos y en el concurso del Institut Politique de
Paris. Además, critica –igualmente- algunas asociaciones que defienden
el anti-racismo que según él pone “el origen por encima de la originali-
dad”. Desde su punto de vista, si la diversidad y el multiculturalismo son
elevados por encima de la nación, Francia “sacrifica lo mejor de su ser”.

138
Diego Martín Velázquez Caballero

Finkielkraut enfatiza sobre una tradición en peligro: la lengua fran-


cesa. Bajo un análisis nostálgico de un tiempo donde el idioma francés
era distinto, ahora ninguna persona usa ese tipo de lenguaje. Lo que
contribuye a la desaparición del habla francesa, a su degeneración. En
efecto, la primera evidencia de esta degeneración es la pérdida del tradi-
cional libro físico. Finkielkraut constata el desamor, cada vez más fuerte,
entre la juventud y los libros.
Finkielkraut, rompiendo totalmente con su estilo propio, hace un
análisis relevante sobre la lengua francesa y señala el vocabulario que
le indigna, para hacer tomar conciencia al lector sobre la ausencia de
la forma en el habla y la falta de sentido en el idioma contemporáneo.
Ya no es un placer leer o escuchar francés. El autor se queja de que la
forma no sea importante ahora para la gente cuando habla. Eso conduce
al abandono de palabras del vocabulario. Denuncia la sustitución que no
cambia nada de una a otra tradición francesa. Dada la supresión de los
exámenes de cultura general en los concursos administrativos y escolares
ante la Academia Francesa, se genera una ruptura con la tradición y la
manera de integrar a las personas en el sistema educativo francés. Como
Zemmour, denuncia que este hecho puso por encima el origen (país de
origen, religión, categoría social de pertenencia) ante la originalidad.
Según él, esos exámenes de cultura general permitían validar un habitus
aristocrático que se asimila a la elite y su capital social.
La cuarta parte del libro “La guerre des respects” que se puede tra-
ducir como “La guerra de los respetos” se enfatiza sobre la noción de
acatamiento en la sociedad francesa y sobre la forma políticamente co-
rrecta a que conduce. La descripción más relevante de la “crisis actual
del vivir-juntos” se encuentra en El Leviathan de Thomas Hobbes, lo
que “revela un verdadero choque de civilizaciones”. Hobbes describe
bien el ejemplo el Estado de Naturaleza que “fragiliza la idea de pro-
greso”. La violencia característica de Francia en el siglo XXI no viene
de “las desigualdades o de la sed de adquisición” sino del “deseo de ser
respetado y de lo que implica este deseo”. Por otra parte, de acuerdo a
Finkielkrauft, en función de su origen o de sus creencias los individuos
no tienen la misma “definición de lo malo”. Por ejemplo, al explicar las
manifestaciones de 2005 en Paris por “el desempleo, la exclusión” se
concedió, de manera graciosa, un alivio a los conglomerados que destru-
yeron propiedad privada en el país.

139
Inmigración y Multiculturalidad. De la identidad desdichada al suicidio francés

Posteriormente, intenta definir lo políticamente correcto. Le califica


de “conformismo ideológico de nuestra época” refiriéndose a Alexis de
Tocqueville (político e historiador francés del siglo XIX) quien señala-
ba que “la democracia produce conformismo”. Subraya que “el hombre
democrático cree que todo el mundo puede pensar por sí mismo”. La
democracia se vuelve el derecho de todos a hablar; empero, eso implica
también una permisividad irresponsable. Expone que la “otra alternativa
a lo políticamente correcto es lo políticamente abyecto”, lo que termina
por justificar “el sentimiento anti-francés que se extiende en Francia”
como “una reacción de legítima defensa a la exclusión” y se esfuerza en
analizar la violencia como derivada de las “causas sociales”. Si lo antifran-
cés no se puede clasificar, para no afectar este principio de diversidad, se
califica a las personas de “psicópatas”.
Mas tarde, la obra trata de explicar el comportamiento de los jóvenes
actualmente. En la sociedad griega mas que contrato social había el “ai-
dos1” que se puede traducir como modestia, reserva o pudor. La educa-
ción, por primera vez en la historia francesa, ya no puede contar sobre el
“aidos”; así que la promoción por parte de la escuela de la espontaneidad
junto a la “abolición de la censura” se puede asimilar –de acuerdo con
Finkielkraut- a una vía abierta para el triunfo del “impudor de todos”,
cinismo social. Esa eliminación del “aidos” conduce a una “falta de je-
rarquización en el lenguaje y en las relaciones humanas”. La respuesta
del gobierno francés para paliar esa falta de aidos es implementar “clases
de moral laica” para que los jóvenes entiendan que “Hay cosas que no
se hacen” y que se den cuenta de “una deuda respecto a sus ancestros”.
Aunque Finkielkraut califica esta iniciativa de laudable, confirma que
está abocada al fracaso porque entra en contradicción con lo que hace la
escuela que erige esos alumnos como “sujetos soberanos” y los padres ya
no pueden ayudar la escuela porque no transmiten “en la casa el punto
de vista de la escuela” y actúan cada vez más como si hubieran sido “los
delegados sindicales de sus hijos”. Así Finkielkraut señala que el aidos
no es una “disposición natural”, así que no es posible su desarrollo hoy

1 Es una palabra difícil de traducir. Procede del Griego clásico, dónde era de uso
común. Significa algo así como la reverencia y la vergüenza que impiden a los
hombres cometer malas acciones. Es una de las emociones personificadas en la
mitología griega que Homero y Hesíodo consideraban como los sentimientos
más nobles, una entidad presente al lado de Zeus. Y como se hecha de menos
su presencia en la conciencia de muchos hoy día.

140
Diego Martín Velázquez Caballero

porque el objetivo ya no es que el niño “sea educado” como lo quería la


tradición sino que “sea radiante” como lo promueve los defensores de la
modernidad. Intenta de explicar el comportamiento de los jóvenes en la
escuela o en la sociedad debido a una falta de aidos y culpa a los padres
de promover a sus hijos como reyes que pueden controlar todo pero
desconocen la herencia, la tradición y los valores del pasado.
Finkielkraut denuncia la perdida del aidos, sobre todo, por parte
de los jóvenes de las clases bajas. Explica la violencia en los barrios
populares, marginados o inmigrantes de las ciudades por una búsqueda
de respeto. La enorme diferencia cultural entre los franceses de cepa y
los inmigrantes, ocasiona severos peligros en la coexistencia de grupos
racialmente distintos. El malestar y la violencia en los barrios con una
alta concentración de emigrantes no se explican sólo con la pobreza y
la discriminación, sino que hay que tomar en consideración las espe-
cificidades culturales de los nuevos llegados y la renuncia del sistema
educativo y de las elites culturales a proponer la integración, porque ya
no creen en Francia como civilización.
La ultima parte de su libro cuyo titulo “Le régime exsangue et le
procesus inexorable” se puede considerar un resumen que constata las
recomendaciones de Finkelkraut. Desde su perspectiva, “el cambio ya no
es lo que hacemos sino lo que nos llega” y lo que llega es “la crisis del
vivir-juntos”. En Francia somos responsables de lo que ocurre en la me-
dida que “descalificamos el aidos”. La democracia no puede aceptar esta
crisis porque no solo es un “movimiento político” sino un “movimiento,
una dinámica, un proceso histórico de supresión de la fronteras y de
nivelación de las diferencias”. “El régimen se encarga de la desintegra-
ción nacional” pero el régimen esta “cansado” mientras que el proceso
se mantiene sin conocer ningún limite. Finkielkraut pregunta “¿Todo
esta decidido?” Contesta que no, “si se elige enfrentarlo”; pero urge, “el
tiempo apremia”.

Eric Zemmour. Suicidio y Masculinidad

La narrativa de sus obras constituye una férrea defensa de la identidad


francófona así como de la soberanía de Francia. Independientemente del
acuerdo o inconformidad con Eric Zemmour (2014), queda claro que
sus argumentos pretenden generar una islamofobia. Además de contener
un discurso reaccionario, es importante destacar en sus ideas una fuer-

141
Inmigración y Multiculturalidad. De la identidad desdichada al suicidio francés

te defensa de la masculinidad como estructura vertebral de la sociedad


(Zemmour, 2007). Desde su perspectiva, el debilitamiento y pérdida de
la figura paterna genera la feminización de la sociedad. Trata de explicar
que esta disminución paternal empezó en el último cuarto del siglo XX
y se hizo cada vez mas fuerte hasta generar que el padre ya no represente
la figura central de la familia y que el hombre ideal sea una verdadera
mujer.
El autor afirma que la muerte del padre de familia ocurrió el 4 de ju-
nio de 1970. La expiración masculina fue generada por la mayoría con-
servadora como consecuencia del miedo a los movimientos estudiantiles
de 1968. El temor de la sociedad permitió que las mujeres se apoderarán
del “fuego sagrado de la procreación”. Así la “revolución de mayo” im-
puso su ideología dentro de la familia. Advierte que Francia transitó de
una familia percibida como “institución matricial que permite fundar
un pueblo, una sociedad, una nación” hacia una familia percibida como
“lugar privilegiado del amor y de la felicidad privada”. Por desgracia el
“padre es la victima expiatoria de esa búsqueda de la felicidad”. Inten-
ta justificar la importancia de la dominación del padre en una familia
afirmando que es un error creer en la versión moderna familiar porque
la figura del padre represivo y autoritario es la figura al nivel micro del
Estado. Si el padre no tiene un rol de dominación, dicho fenómeno
arriesga la influencia del Estado. Por ello, el padre necesita el apoyo de
la sociedad. Finalmente, advierte, es la familia quien muere y, con esta,
desaparecerá la sociedad.
Sus argumentos también se dirigen contra la banalización del divor-
cio cuyo símbolo son las canciones de Michel Delpech (Pour un flirt).
El divorcio “banalizado y no culpabilizado” impulsa en Francia la época
de los “divorcios en masas” que generan el fin del período donde “la
perennidad de la familia era preferida a la felicidad de los individuos”.
Denuncia este “egoísmo individual de los adultos que nos piensan al
equilibrio psicológico de los niños” sobre todo critica a las mujeres.
Después añade las “consecuencias económicas y sociales del divorcio”:
hay una pérdida del “30 % del poder adquisitivo”. La más afectada es
la mujer, el hombre es lastimado de otra manera: “su papel de padre
es destruido, negado” porque, en todos los casos, bajo excepción, el
niño siempre es “confiado a la madre”. Así la ley de 1975, previendo el
divorcio por consentimiento mutuo, genera la emergencia de un nuevo

142
Diego Martín Velázquez Caballero

tipo parental “la familia recompuesta”, esquema que para Zemmour es


“un oxímoron”.
La visión del autor sobre el papel del padre en la familia es machista
y mantiene un discurso violento respecto de la mujer. Denuncia la per-
dida de virilidad, cada vez mayor, en tanto se busca asimilar al hombre
con la mujer. El hombre ideal se depila, compra productos de belleza,
es feminista, prefiere el compromiso a la autoridad y la tolerancia antes
que la lucha. El hombre ideal es una auténtica mujer. Acusa, entonces,
ya que ellas no se pueden transformar en hombres, hay que convertir a
los hombres en mujeres. Impulsar el lado femenino del hombre es algo
inconcebible para Zemmour. Las ideas del intelectual, generan la im-
presión de una persona que vive en una época donde los principios que
regían la sociedad y la vida en pareja eran los del kiryarcado.
A través de la figura del divorcio, indica la decadencia de la estructu-
ra familiar. Retoma la influencia negativa de la canciones como cultura
de masas (Daniel Balavoine. Mon fils ma bataille), capaces de pervertir
la vida cotidiana. El autor manifiesta su aberración frente a las leyes que
protegen las familias “modernas” y permiten las sociedades de conviven-
cia o la unión de personas con el mismo sexo. Zemmour está convencido
de la anormalidad de una separación y del impacto negativo en el niño,
no toma en cuenta las familias que pelean frente a sus hijos; empero, lo
más característico es que su visión excluye toda posibilidad de tener una
segunda o tercera oportunidad nupcial.
Al paralelo de su denuncia sobre la desaparición de la figura del pa-
dre, se indigna del proceso de emancipación femenina que, de acuerdo a
su punto de vista, se hace bajo mucho egoísmo por parte de las mujeres.
El divorcio simbolizó un proceso de mayor independencia para la
mujer, el cual se fortificó en 1975 con la legalización del aborto. Para
nuestro personaje, las discusiones parlamentarias que conducen a la
aprobación de esa ley simbolizan un “momento donde la razón cede
a la emoción, el interés nacional al deseo de los individuos”. Paralela-
mente, refiriéndose a 1992, Zemmour intenta subrayar un cambio de
concepción feminista respecto al hecho de dar a luz y a la relación con
un hombre dentro de una pareja. En el pasado, las feministas renun-
ciaban a tener hijos bajo argumentos racionales (habían entendido que
sufrirían de una carencia: “la necesidad de protección y de sumisión”
de un hombre,); ahora, la nueva generación de feministas, reivindica la

143
Inmigración y Multiculturalidad. De la identidad desdichada al suicidio francés

maternidad además de la independencia e imponen, bajo argumento del


“igualitarismo diario”, una partición equitativa de las tareas domésticas
en pareja. Lo que, según Zemmour, solo esa una maniobra egoísta pues
la mujer solo busca su “realización profesional y personal”.
Zemmour tiene una visión misógina que describe a las mujeres como
egoístas y les reprocha buscar su felicidad pues, dicha búsqueda, se hace
en detrimento del hombre. El triunfo y la realización son elementos
masculinos. Así, su explicación del divorcio podría conducirnos a creer
que el hombre es una víctima de la legalización que beneficia a las mu-
jeres y no tiene ninguna responsabilidad de los acontecimientos.
Finalmente, el intelectual señala que la evolución de las instituciones
sociales domina los comportamientos sociales y sexuales. En su enfo-
que, las patologías en el país se desarrollan por la feminización de la
sociedad. El feminismo es la castración del hombre.

La Nación y Charles De Gaulle

Afirma el intelectual (Zemmour, 2010; 2014) calificado de neoreaccio-


nario o miembro de la derecha alternativa, que es necesario el patriotis-
mo para salvar a Francia. Subraya que, la muerte de Charles De Gaulle,
el 9 de noviembre de 1970 fue la última vez que Paris se convirtió en la
capital del mundo. La gente venia a Paris, ante todo, por lo que repre-
sentaba De Gaulle, quien era “el último gigante de la Segunda Guerra
mundial”. Con ese deceso Francia, sin saberlo, “estaba muriendo tam-
bién”, “ya no existiría”. Ha sido difícil sobrevivir sin el símbolo nacio-
nalista francófono, “con la partida de De Gaulle enterramos a Francia”.
Los movimientos estudiantiles de la época generaron un cambio funda-
mental en la manera de actuar del General De Gaulle, fue afectado por
“la ingratitud de sus hijos”, el carácter categórico del Héroe ya no fue
el mismo. El Caudillo fue engañado por la “bella estafa” de la izquierda.
Para recuperar el afecto de la juventud, De Gaulle substituyó su “con-
dición maurrasiana –compartida del teórico católico integrista Charles
Maurras- y conservadora” por una visión “modernista, progresista, de
un hombre en ruptura con su entorno y su clase social”, luego entonces,
la visión contemporánea del General De Gaulle es una visión falsa.
Es inocultable la admiración de Zemmour por De Gaulle; de hecho,
el libro expresa la pasión devota que despierta esta figura mítica y divina

144
Diego Martín Velázquez Caballero

como padre de una nación. El símbolo resulta fuerte y la idealización


demasiado extensa: Si la nación francesa muere con De Gaulle, ¿como
puede existir algún futuro positivo? El contexto es planteado como un
elemento para exaltar el nacionalismo francés y encontrar los enemigos
de la patria.

La inmigración

Zemmour (2014) tiene una visión negativa de la inmigración, señala que


sólo sirve para deshacer, dividir y retrasar a Francia. La multiculturali-
dad es un símbolo de “perdida de la nación”, se reemplazan familias tra-
dicionales francesas por clanes inmigrantes que se reagrupan de modos
diversos. La formación de barrios inmigrantes musulmanes constituyen
“la revancha de los partidores de la Argelia francesa sobre el General De
Gaulle”. El historiador de la derecha piensa que las políticas públicas
para asimilar e integrar inmigrantes, constituyen una “medida humanis-
ta que se revela una catástrofe administrativa porque después, aunque
Francia ponga en vigor medidas solidarias, ellos no cambian”. Según
Zemmour, los inmigrantes así como los partidarios del reagrupamiento
familiar, familias multiculturales y matrimonios multirraciales, hablan
de “integración”; empero, generan todo lo contrario. En pocos años “la
inmigración cambiará la cara de Francia”, pasando de una inmigración
por motivo de trabajo a una inmigración que viene a apoderarse de todo
el país. La “asimilación está haciéndose al revés”, es decir, los france-
ses están equiparándose al extranjero. El gobierno está dejando nacer
“un pueblo diferente dentro del pueblo francés”, pueblo que, conforme
el analista, se revela “hostil a un querido y viejo país nostálgico”. Ese
pueblo inmigrante asiste “con sus sueños de revancha histórica post-co-
lonial”.
La afluencia extranjera en el país galo perjudica la educación, ex-
presa el texto, y la evidencia se encuentra en los resultados que han
tenido las “leyes Haby” sobre el colegio único desde 1975. El modelo
constituido a partir de entonces, ha provocado distintos descalabros:
primero, “sacrifica la cualidad de la enseñanza para la democratización”;
lo que nunca hubiera hecho De Gaulle. Promueve un “desprecio de la
memorización, del esfuerzo y del trabajo” para ser reemplazado por un
“culto del niño y de su espontaneidad”. En segundo lugar, y más grave
todavía, convoca a los hijos de inmigrantes el estudio con los niños

145
Inmigración y Multiculturalidad. De la identidad desdichada al suicidio francés

franceses para evidenciar la “efectividad del reagrupamiento familiar”, lo


que genera “un público escolar con un mediocre nivel socio-cultural” así
como una situación donde “la escuela y el conocimiento” no son pro-
movidos dentro “de la escala de valores familiares occidentales”. De este
modo, el gobierno obliga al país a servir de “remolque de los alumnos”,
lo que, paradójicamente, contribuye al crecimiento de las desigualdades
sociales. Los hijos de inmigrantes deberían orientarse hacia la educación
técnica, sin embargo, el pensamiento crítico de izquierdas los conduce
a “menospreciar el idioma francés para la capacitación tecnológica” así
como “rechazar ser los esclavos de los franceses como, según consideran,
lo fueron sus antiguas generaciones”. Desde esta perspectiva, “el liceo de
Francia se volvió la escuela de nadie”.
La obra mantiene sus ataques al multiculturalismo atendiendo las
consecuencias del modelo de Registro Civil que ha favorecido la inmi-
gración. Según Zemmour, en las poblaciones descendientes de la in-
migración, la selección del nombre se asimila a “un signo político o en
todo caso militante”. Tomando la situación del nombre, considera que
implica “el rechazo tácito de la asimilación que retrasa e impide la in-
tegración”. La selección del nombre genera el crecimiento de la brecha
entre “nacionalidad de papel y nacionalidad de corazón”, es decir, la se-
paración clara entre “los franceses verdaderos” y los que nunca lo serán.
Francia busca el perdón de su pasado imperialista y, por ello, trata de
asimilar e integrar a diferentes poblaciones inmigrantes. Sin embargo,
esta política pública es un error, esas personas jamás serán franceses sino
“excolonizados” que nunca perdonarán a la Metrópoli.
“El suicidio francés” expresa la terrible ansiedad respecto de la inmi-
gración que abarca una gran parte de la sociedad francesa judeocristiana.
El inmigrante, como extranjero, llega a Francia con un revanchismo
incontrolable. Su deseo es aprovechar las circunstancias para salvar su
situación personal y la del país de origen. No pretende asimilarse y,
mucho menos, busca la integración. El Estado ha cometido un grave
error al procurar que estas personas contribuyan al engrandecimiento
nacional. El multiculturalismo, la asimilación e integración en diferen-
tes temas de interés nacional representan profundas equivocaciones que
costean los franceses verdaderos.
Zemmour busca proteger la cultura nacional gala. No obstante, pre-
tende reinterpretar la identidad francesa, entendida como la tradición
iluminada del siglo XIX, por el símbolo de la modernidad. La multi-

146
Diego Martín Velázquez Caballero

culturalidad ha demostrado sus errores en la asimilación de la población


musulmana y ello conduce a fragmentar con múltiples clivajes la comu-
nidad del país. Los inmigrantes no absorben los hábitos de convivencia
franceses y, además, rechazan la identidad nacional al mantener los usos
y costumbres de sus comunidades de origen. Son, un pueblo dentro de
otro pueblo, pero no corresponden el apoyo y tolerancia de la sociedad
receptora, por lo que la asimilación e integración deben llegar a su fin.
Lo mejor es que los inmigrantes se conserven como son; pero que vuel-
van a sus países originales.
Las críticas a la integración y/o asimilación desentrañan los efectos
de la inmigración en los franceses de cepa. Convivir con los inmigrantes
y sus culturas ha sido negativo para el estilo de vida francés, la educa-
ción, el mercado y los hábitos cotidianos. Ni qué decir sobre el terroris-
mo. El autor preconiza que la islamización de Francia provocará que los
grupos radicales y extremistas musulmanes tomen el control de todo.
Considera que existe un complot árabe para dominar Europa. Francia
debe disminuir la imagen de protección a los derechos humanos y poner
orden en su interior, so pena de continuar admitiendo inmigrantes que
no sólo buscan mejorar su vida económicamente sino que, al tiempo
que lo consiguen, también se desarrolla una mentalidad de revanchismo
hacia el país que los ha recibido.
El argumento sobre la educación, cuestiona la mezcla inmigrante,
valores y economía. La visión elitista y aristocrática del autor, considera
que la escuela debe reproducir los mejores valores de Francia y, por
ello, no deben reunirse los niños franceses con los infantes inmigrantes.
Los segundos, deben ser encaminados a una educación técnica y dife-
renciadora socialmente. Los emigrantes no poseen el capital cultural,
económico, social y político que pueda enaltecer a Francia. El modelo
multicultural no ha podido evidenciar el modo en que el país podría
aprovechar la inmigración; por el contrario, la experiencia ha sido cos-
tosa y trágica.
El autor presenta un retrato perverso del islam en Francia. El país
vive una revolución negra que está minimizando los valores republicanos
y cede ante las creencias fundamentalistas. El descontento con los mu-
sulmanes proviene de las revueltas juveniles de 2005 –banlieue-, las ma-
nifestaciones en contra de la laicidad, las huelgas y los actos terroristas.
Según Zemmour, la incompatibilidad entre Francia e Islam, se observa
en la juventud. Si bien es cierto que en los núcleos jóvenes existe des-

147
Inmigración y Multiculturalidad. De la identidad desdichada al suicidio francés

empleo, no inclusión y desánimo por la crisis económica del país, ello es


una generalidad. Sin embargo, la juventud con ascendencia musulmana
empieza a involucrarse en trafico, robo, prostitución, drogas, etc. Hay
núcleos radicales y fundamentalistas del islam que sustraen a los jóvenes
de su procesos de asimilación y los convencen fácilmente de volverse
extremistas. Por eso, el autor intenta advertir la transformación de este
“ghetto ideologico y social” en un “ghetto étnico-religioso”.
En las generaciones descendientes de inmigrantes, el acercamiento
con el Islam les cambia el sentimiento patriótico por la fidelidad a la
Umma2 en la cual la pertenencia sectaria islámica prevalece sobre cual-
quier otra forma de ciudadanía. Los jóvenes musulmanes se involucran
en la informalidad, una red de complicidades que les permite arropar
cualquier clase de delitos y crímenes.
El intelectual de derecha piensa que en las comunidades musulmanas
europeas, se percibe la supremacía de un “nuevo poder islámico-ma-
fioso” y confirma que “esos territorios” ya no son regidos por la ley
republicana sino organizados “en contra de sociedad francesa y regidos
por las prescripciones del islam”. Esta “conquista de territorio” por parte
del islam, es una forma de “contra-colonizacion” El único objetivo del
islam es de extenderse y resistir contra la Republica y sus leyes. La clase
política y oligárquica, colabora con los grupos islamistas. Su multicultu-
ralismo genera que el Estado de Derecho republicano sea complaciente
con los excesos musulmanes. Los tecnócratas actúan como aliados de los
grupos islámicos y no hacen nada por detener el mundo musulmán que
se refleja en Francia. El Islam hace temblar al gobierno y a la sociedad.
La libertad, fraternidad e igualdad han sido sustituidas por la dic-
tadura de lo políticamente correcto: el antirracismo y el comunitarismo
islámico. El Estado francés se rinde ante las fatuas3 dictadas por los or-
ganismos subsidiados del pensamiento islamófilo contra los ciudadanos
autóctonos.
La defensa que hace la población musulmana de la burka, el velo y
el burkini, constituyen un grave “síntoma del inicio de una organización
islámica alrededor” que cuestiona el principio jurídico de laicidad así
como la estrategia de la “asimilación”. La discreción en la vida privada se
ha convertido, durante la Francia asimilacionista, en un espacio donde el

2 Comunidad de creyentes del Islam


3 Pronunciamiento legal en el Islam

148
Diego Martín Velázquez Caballero

islam logra “imponer su modelo hostil, imperioso” a la sociedad france-


sa. Argumenta que con la ley de 2004 prohibiendo “los signos religiosos
ostentosos”, la Republica “ganaba la batalla del velo en la escuela”; pero,
sin darse cuenta, “perdía la guerra del halal4” porque la fuerza de la
población musulmana consiste en imponer “su dominación cultural y
cultual” a una sociedad que, ahora, rechaza objetarle cualquier cosa y
acepta todas sus normas. Para Zemmour, la multiplicación del halal en
distintos campos sociales constituye un fracaso del asimilacionismo así
como la irrefutable evidencia de que hay un “rechazo irreductible del
islam de fundirse en el crisol francés”, luego entonces, “para integrar el
islam Francia habría que renunciar a mil años de historia”. Argumenta
bajo una óptica pesimista, “bajo el nombre de la Republica des-cons-
truimos Francia, bajo nombre de los derechos humanos, erigimos un
Estado dentro del Estado”. Considera al islam como un “detonante de la
desintegración del Estado-Nación francés”. La imposición del islamis-
mo, refuerza el “proceso de des-afrancesamiento y de islamización de los
barrios franceses”. Si no se defiende a Francia, pronto la república de las
luces será sustituida por el islam de las tinieblas. Francia morirá si no
combate al Islam, de acuerdo al autor, es obligatorio impulsar acciones
para bloquear el flujo migrante e incluso devolverlos a sus comunidades
de origen. En lugar de generar políticas de asimilación e integración,
hay que aplicar medidas de remigración, es decir, retornar a los migran-
tes a sus países. Francia puede tornarse en un país con mayoría afro-ára-
be musulmana que deba atender, sobre todo, la pobreza y los conflictos
religiosos de estos grupos. Resulta imposible formar una nación don-
de cohabita una proporción creciente de población árabe-musulmana y
africanos con comunidades francófonas. Ellos no quieren integrarse ni
asimilarse. Cada vez más jóvenes de origen árabe-musulman, africano
o turco, incluso con nacionalidad francesa legal, se consideran como
ciudadanos de su país mientras Francia es detestada.
Zemmour presenta una visión combativa frente al islam. Manifiesta
que el mundo musulmán es incompatible con Francia y su historia. El

4 Vocablo de origen árabe que significa “lícito”, se utiliza en la comunidad is-


lámica para referirse a todas aquellas acciones y comidas que son permitidas
por la religión musulmana. Este término no sólo es utilizado para referirse
a los alimentos, sino que también es aplicado para el día a día; por lo tanto,
algo considerado halal puede resultar benéfico y saludable para el ser humano.
(conceptodefinición.de)

149
Inmigración y Multiculturalidad. De la identidad desdichada al suicidio francés

islam es una religión que invade todos los sectores culturales y cultuales
en la sociedad. Su objetivo es implementar una contra-colonización,
lo cual parece conseguir pues los controles ya no son rígidos en el país
galo. No existe una ideología islámica moderada. En los inmigrantes
musulmanes siempre habrá una inspiración revanchista, de combate y
pugna contra los valores occidentales. Mientras Francia aprueba medidas
a favor de la democracia, los derechos humanos, la tolerancia, integra-
ción y asimilación; los musulmanes no pierden tiempo en asesinar a la
civilización occidental a sangre fría en el propio territorio francés. El
riesgo de atentados terroristas en un país occidental es proporcional a la
importancia numérica de su población musulmana. La situación obliga
a prohibir la entrada de todo nuevo inmigrante musulmán y revertir los
flujos migratorios.

Cabildeo y minorías influyentes

Zemmour (2014) trata poner de relieve el poder y el peligro de estos


lobbies. El autor de derechas considera que hay una influencia negativa
por parte de ciertos grupos de presión que intervienen negativamen-
te en las autoridades del país. Como primer caso trata el lobby judío,
uno de los más poderosos y respetados por el régimen, independientemente
del partido gobernante. Los apoyos, concesiones y financiamientos que
obtienen los disponen por encima del interés nacional. Posteriormen-
te, el lobby negro también es considerado como una organización que
presiona a las autoridades al multiplicar los días conmemorativos de la
esclavitud y las leyes memoriales para beneficiarse por encima del pue-
blo francés. Sin embargo, uno de los últimos grupos de presión que se
han convertido en protagonistas de las políticas públicas, lo representa
el lobby gay que apareció en Francia durante 1985. Esta fecha se refiere
a una boda organizada de manera ficticia (Thierry Le Luron et Colu-
che) que, conforme a Zemmour, constituye una verdadera ruptura en
la manera de actuar del colectivo gay en la esfera pública. En el pasado,
estos personajes “deberían abstenerse de toda publicidad”; pero, con los
cambios ocurridos en los años 70, “el sexo se volvió una identidad” y el
homosexual, como los otros, “deseaba exhibir su amor”. Manifiesta su
oposición a las sociedades de convivencia y a la unión entre personas
del mismo sexo, “una boda homosexual solo puede ser una simulación

150
Diego Martín Velázquez Caballero

paródica de la boda”. Por desgracia, en su opinión, los gays “se imponen


a una sociedad asombrada su modelo cultural y simbólico”.

La juventud poderosa

A lo largo de su obra, Zemmour (2010, 2014) acusa a la generación de


1968 de imponer los cambios progresistas que han lastimado al país
galo, los califica de “rebelócratas”. El espíritu de izquierdas que se de-
sarrolló, a partir de entonces, ha creado el debilitamiento del país y la
formación de juventudes desidiosas que no trabajan por su nación. El
pensamiento progresista juvenil fomentó la drogadicción, el homose-
xualismo, el feminismo y la mayor parte de las patologías actuales. La
generación marcada por los movimientos juveniles de los años sesenta
y setenta en el siglo XX, encumbraron a los inmigrantes y perdieron el
orgullo nacional. El mal ejemplo que generaron fue la inconformidad,
arrancar bienestar al país sin trabajar, romper el orden, devaluar la tra-
dición y perder el nacionalismo. Esta conducta persiste en los jóvenes
que sólo mediante la rebeldía y las revueltas establecen formas de co-
municación.

Conclusión. Discursos de odio y activismo político

¿Por qué estos discursos son los más audibles en la esfera intelectual y la
clase media blanca francesa? Desde algunos años, se nota en el escena-
rio público francés un acercamiento manifiesto de algunos intelectuales
hacia las ideas de la derecha, incluso de extrema-derecha. Algunos inte-
lectuales en boga como Eric Zemmour y Alain Finkielkraut, conocidos
por sus polémicas posiciones en programas de debate, marcan el clima
de opinión en Francia. Frente a este fenómeno, los periodistas y analistas
se cuestionan y buscan las causas y explicaciones de las razones de este
acercamiento hacia la extrema derecha, se cuestionan sobre la invisibili-
dad de intelectuales de izquierda sobre el escenario audio-visual. Es un
tema que preocupa a los periodistas y analistas.
Se observan dos circunstancias interesantes. Primero, hay una dico-
tomía entre lo se espera de un intelectual y la manera de actuar de estos
filósofos. Segundo, ¿Son los intelectuales quienes se acercan a la política
o son los políticos que utilizan a los intelectuales para dar más peso y

151
Inmigración y Multiculturalidad. De la identidad desdichada al suicidio francés

legitimar sus ideas y reflexiones? Puede decirse que es un fenómeno de


interacción mutua entre intelectuales y políticos.
¿Qué se espera de un intelectual? Lo primero, es su capacidad de
reflexión, o sea, su perspectiva para analizar una situación. Se supone
que ayuda la sociedad a entender las situaciones complejas por la ma-
nipulación de conceptos abstractos. La socióloga Gisèle Sapiro (2016)
toma en consideración la distinción de Michel Foucault con respecto a
los intelectuales. De un lado hay, el “intelectual específico” que cultiva
su reflexión sobre un temario preciso mientras que, del otro lado, existe
el “intelectual total” que se interesa a todos los asuntos y que, finalmen-
te, en vez de desarrollar una reflexión basada sobre un juicio crítico, va a
dar su opinión sobre todo sin tener un fundamento reflexivo. Por consi-
guiente, es una de las explicaciones de la visibilidad de estos intelectuales
de derecha, como les etiquetan en el ámbito periodista.
A su vez, la actual era de redes y nuevos medios de comunicación
da más importancia a la redundancia, es decir, los intelectuales que se
expresan sobre todos los asuntos toman ventaja sobre los demás intelec-
tuales que se especializan sobre un tema. Así que la era mediática favo-
rece la opinión libre en lugar del análisis y el exceso de opinión personal
en lugar del juicio considerado.
Ahora bien, vale la pena enfocarse sobre el acercamiento entre este
tipo de intelectuales neoreaccionarios con políticos. Este vínculo se en-
tiende en función de los intereses comunes: aumentar la audiencia pú-
blica. En otras palabras, se ayudan a socializar sus ideas y puntos de vista
atrayendo la atención pública gracias a una sobreexposición mediática.
Esta asociación entre el mundo intelectual y el mundo político muestra
que las fronteras ideológicas son cada vez más borrosas. Por eso, se vuel-
ve difícil entender la relación entre ambos. Más allá de una mezcla de
dos elementos heterogéneos –políticos e intelectuales- se nubla la com-
prensión de la vida política dividida entre izquierda y derecha, se hace
compleja la matriz de lectura de la política francesa. En otras palabras, la
situación actual de las relaciones entre los mundos político e intelectual
se explica por un círculo vicioso.
La confusión política reconocida por los analistas entre derecha e
izquierda, favorece una toma de posición radical de los intelectuales so-
bre hechos políticos, lo cual lleva a una confusión de la frontera entre el
mundo intelectual y el mundo político. Por eso, esta mezcla refuerza la

152
Diego Martín Velázquez Caballero

dificultad de entender la vida política. Y los intelectuales totales se sir-


ven de esta situación vaga para implantar sus ideas en el debate público.
De hecho, se dice de manera popular que ya no se puede distinguir las
ideas de la derecha política y las de la izquierda política, son muy simi-
lares por el contexto neoliberal y el discurso de progreso social. Esta
situación nublada favorece a las ideas de la extrema derecha que es muy
clara e inteligible. Entonces, ¿cómo interpretar el discurso de un inte-
lectual que no entra a la matriz política tradicional? La lógica pretende
que se le atribuya a la extrema derecha ya que es el actor más claro de
la vida política. Por consiguiente, se entiende un acercamiento de los
intelectuales que toman posición política con el partido más inteligible
de la vida política. Finalmente, es un efecto de convergencia entre estos
dos mundos.
A modo de conclusión, cabe reafirmar que se necesita redefinir el
problema. La cuestión no es el acercamiento de unos intelectuales a las
ideas de la extrema derecha sino al hecho de mayor visibilidad en los
medios de comunicación. Hay una instrumentalización mutua entre los
dos mundos: los intelectuales mediáticos se sirven de la situación borro-
sa de la vida política francesa para afirmar sus ideas que convergen con
el partido de la extrema derecha cada vez más visible sobre el escenario
político y los políticos alimentan esta visibilidad provocando a estos in-
telectuales que es lo único que esperan.

Bibliografía

Zemmour, Eric (2014), Le Suicide Français, París, Albin Michel, 535 p.


Finkielkraut, Alain (2013), L’Identité malheureuse, París, Stock, 230 p.
Ndiaye, Pap (2008), La condition noire: essai sur une minorité française,
París, Calmann Levy, 436 p.
Finkielkraut, Alain (2014), La identidad desdichada, Madrid, Alianza
Editorial, 203 p.
Lindenberg, Daniel (2002), Le Rappel à l’ordre: Enquête sur les nou-
veaux réactionnaires, París, Seuil, 94 p.
Zemmour, Eric (2007), Perdón, soy hombre y no lo puedo evitar, Madrid,
Altera, 132 p.
Zemmour, Eric (2010), Mélancolie francaise, París, Fayard, 251 p.

153
Inmigración y Multiculturalidad. De la identidad desdichada al suicidio francés

Buisson, Patrick (2016), La cause du peuple, París, Perrín, 500 p.


Sapiro, Gisèle (2016), L’inquiétante dérive des intellectuels médiatiques.
Le Monde.fr [online]. 29 April 2016. [Accessed 15 November 2017].
Available from: http://www.lemonde.fr/idees/article/2016/01/16/
la-revolte-des-clercs-contre-les-demunis_4848388_3232.ht-
ml#zEaHpGXUpu9TkgXL.99

154
La vulnerabilidad en los procesos migratorios.

se terminó de imprimir en septiembre de 2018,


en los talleres de Mujica Impresor, ubicados
en Camelia No. 5, Colonia El Manto, México.

Para su formación se utilizó la fuente Junicode


en 10.5 puntos y Lato a 12 para titulares.

Su edición consta de 1 000 ejemplares.