Está en la página 1de 16

DEL ARREGLO DEL COSMOS A

LA VIALIDAD URBANA EN LA PLANEACIÓN

DE LA ANTIGUA CIUDAD DE TEOTIHUACAN

Jaime Delgado Rubio


Centro de Estudios Teotihuacanos. INAH

INTRODUCCIÓN

En Teotihuacán al igual que en otras culturas mesoamericanas, la idea de


los cuatro rumbos cardinales fue motivada por una concepción cos-
mogónica que se encuentra íntimamente relacionada con los trazos de los
cuerpos celestes, y ha quedado de manifiesto por ejemplo en la serie de
cruces punteadas que hoy en día se pueden observar sobre los pisos de
algunos de los edificios adyacentes a la Calzada de los Muertos, y que
según autores como Hartung (1980: 37), funcionaron como herramienta
para determinar la orientación de los edificios y otros elementos de
planeación urbana en la ciudad.

Durante la década de los años setenta el proyecto Teotihuacán


Mapping Project, bajo la dirección de Rene Millón, indica con base en
los recorridos de superficie, que la planeación básica de la ciudad no so-
lamente constó de un eje (Calzada de los Muertos), sino también existió
otro que cruzó perpendicularmente a dicha calzada dividiendo la ciudad
en cuatro grandes cuadrantes (Millón. 1973).

Con esta visión global de la urbe. Rene Millón y Bruce Drewitt,


presentaron en 1966 importantes planteamientos en torno a elementos
 59
Jaime Delgado Rubio

urbanos de planeación antes desconocidos como es el caso de la Aveni-


da Este, de la cual Bruce Drewitt (1965: 83) hace la primera
referencia al respecto:

Una de las cosas más interesantes que hemos descubierto es un eje más
o menos perpendicular a la Calle de los Muertos, este eje está formado
por dos calles al oeste y este de La Ciudadela. La calle oriental la
llamamos Avenida Este, empieza unos cuatrocientos metros al este
del lado oeste de La Ciudadela y cuando menos llega a los límites
orientales de la ciudad, al noroeste de la Hacienda Metepec.

Este investigador afirma que la anchura de la calle es de


aproximadamente 40 m en promedio en toda su longitud y termina en
algunos espacios abiertos detrás de La Ciudadela. Respecto a la
orientación de la Avenida Este, asienta:

El eje Este-Oeste no es precisamente perpendicular a la Calle de los


Muertos, su orientación es de aproximadamente 73° 30' al oeste del
norte, o sea hay una diferencia de casi un grado respecto a las
orientaciones de las calles axiales.

Millón por su parte aporta datos sobre la antigüedad de este ele-


mento urbano con base en los reconocimientos de superficie:

El patrón de asentamiento de la fase Tzacualli (0-150 d. C.) sugiere


que no sólo existió la Calle de los Muertos sino también la Avenida
Este. (1966: 72).

Cabe mencionar que antes de este proyecto no había una idea com-
pleta sobre la extensión máxima de la ciudad arqueológica, y la mayo-
ría de los planteamientos sobre elementos urbanos de planeación de la
urbe eran limitados, ya que referían únicamente a la Calzada de los
Muertos.

La idea de las cuatro partes de la ciudad, tomando como base el


cruce de estas avenidas, es un tema frecuentemente mencionado al mo-
mento de hablar sobre planeación urbana, sin embargo debemos men-
cionar que paradójicamente hoy en día destaca la nula existencia de

60 
DEL ARREGLO DEL COSMOS A LAVIALIDADURBANAEN LAPLANEACIÓN DE LA ANTIGUA CIUDAD DE TEOTIHUACAN

Lámina 1. Eje de trazo de la carretera Libramiento Tulancingo-Pirámides respecto al plano de


Millón de 1973.

 61
Jaime Delgado Rubio
excavaciones arqueológicas cuyo objetivo de investigación fuera el apor-
tar datos acerca de la existencia de tales avenidas.
Estos planteamientos son de particular importancia para nuestra
área de investigación, ya que en el año de 1997. el salvamento arqueo-
lógico motivado por la construcción de la Carretera México-Tuxpan,
en el Libramiento Pirámides a cargo de la Dirección de Salvamento
Arqueológico del Instituto Nacional de Antropología e Historia,
permitió intervenir arqueológicamente una importante área ubicada al
oriente y sureste de la antigua ciudad, afectando terrenos particulares
y ejidales (Delgado. 2000. Véase lámina 1).
Estudios previos a la construcción de esta vía de comunicación evi-
denciaron que el eje de trazo carretero en los kilómetros 624+800 y
624+927 cruzaría perpendicularmente la Avenida Este de la antigua
ciudad de Teotihuacán, afectando la estructura marcada con el
número 11, del sector N1E6, del plano de Millón de 1973. Este
conjunto arquitectónico se localiza a una distancia de 2.350 m al este
de La Ciudadela y es particularmente interesante ya que es el único
edificio que está enclavado en el espacio de la hipotética avenida,
además de localizarse en el límite de un área aparente de menor
concentración de conjuntos habitacionales.
Bajo esta perspectiva, nuestro principal objetivo de investigación
en esa ocasión fue corroborar o refutar los planteamientos de Drewitt y
Millón en torno a la Avenida Este en nuestra área de excavación, y la
forma de realizarlo fue cotejando los datos derivados del análisis del
sector N1E6 con los con los datos procedentes de la excavación
arqueológica del conjunto 11.

EXCAVACIÓN

El resultado de los trabajos arqueológicos realizados en la estructura


11, del sector N1E6, revelaron la existencia de una plataforma cuya
secuencia constructiva constó de tres niveles constructivos que se
describirán a continuación comentando su relación con la Avenida
Este, corno tema central de este trabajo.
El primer nivel constructivo está representado por la subestructura 1
(véase lámina 2), se trata de un edificio semidestruido del cual sólo se lo-

62 
DEL ARREGLO DEL COSMOS A LAVIALIDADURBANAEN LAPLANEACIÓN DE LA ANTIGUA CIUDAD DE TEOTIHUACAN

Lámina 2. Sector
ME6 plano 81 de
Millón. 1973. se
aprecia la
plataforma 11 en
la Avenida Este.

calizó un muro en talud con dirección este-oeste, cuya orientación fue de


49° 26' al este del norte magnético, su construcción según el análisis ce-
rámico tuvo lugar durante la fase Tzacualli (1-150 d. C.), y principios de
la fase Miccaotli (150-250 d. C.). De este evento constructivo debemos
puntualizar los siguientes aspectos:
La orientación del muro en talud localizado en lado sur de la subes-
tructura 1, es de 49° 26' al este del norte magnético, mientras que la
orientación de la Avenida Este, según Bruce Drewitt, es de 73° 30' al
oeste del norte magnético. Dicha diferencia haría imposible relacionar
esta estructura con la avenida en cuestión.
Sin embargo la temporalidad en la que fue construido este edificio
revela la presencia de asentamientos teotihuacanos en este punto de la

 63
Jaime Delgado Rubio

ciudad desde épocas muy tempranas de su desarrollo, apuntando hacia


las hipótesis sobre los cálculos poblacionales realizados por Millón,
quien estimó que para la fase Tzacualli(l-150 d. C.) existió una po-
blación de 30 000 habitantes en un radio de 17 km2, posteriormente el
mismo autor replanteó sus cálculos sugiriendo que la extensión fue de 20
km2, con la población inferida previamente (Millón. 1973: 72).
Recientemente Cowgill (1974: 384-387), ha sugerido que la pobla-
ción de Tzacualli debió haber sido el 80% del promedio calculado para
la fase Xolalpan, es decir propone una cifra de 50 000 habitantes en una
extensión de 21 km2.
El segundo nivel constructivo lo integra la plataforma 11. Se trata de
una estructura de forma cuadrangular de 20 m por lado y 1.10 m de al-
tura, con una escalinata de acceso hacia el poniente: su fachada está
integrada por un talud en muro recto, similar al que existe en la subes-
tructura 2 del conjunto 1b dentro de La Ciudadela. Su construcción se
llevó a cabo durante la fase Miccaotli (150-250 d. C.), según el análisis
cerámico. De este evento constructivo debemos destacar algunos otros im-
portantes respecto a la ubicación de esta plataforma en el contexto urba-
no: este edifico se ubica exactamente al centro del espacio que hipotética-
mente ocupó la Avenida Este y delante y atrás de dicho lugar se observan
grandes espacios abiertos para la circulación con restos de gravilla que
posiblemente estuvieron pavimentados. La plataforma tiene la orienta-
ción básica teotihuacana que fue de 15° 30' al este del norte magnético.
Por su forma, distribución y dimensiones, nos indica que se trató de un
edificio de carácter público, probablemente administrativo.
Finalmente, el tercer nivel constructivo, está representado por una
gran escalinata transversal adosada a la plataforma 11. Al respecto qui-
siera puntualizar en algunos aspectos:
La escalinata mide 15 m de ancho por 76 m de largo, con una
orientación de 15° 30', su funcionamiento comprendió un lapso de tiempo
que inició desde la fase Tlaniimilolpa (250-350 d. C.) y terminó para la
fase Xolalpan (350-650 d. C.) (véase lámina 3).
El aspecto más importante de este nivel constructivo es la longitud
total que presentó la escalinata transversal que es de 76 m de largo, re-
cordemos que cíe acuerdo con el plano Sil del cuadrante ME6 de Millón
1973. en el área de nuestra excavación, la Avenida Este tiene 80 m de
largo, esto significa que entre la medida propuesta por Rene Millón para

64 
DEL ARREGLO DEL COSMOS A LAVIALIDADURBANAEN LAPLANEACIÓN DE LA ANTIGUA CIUDAD DE TEOTIHUACAN

Foto 1. Situación
de la Plataforma
11 en superficie.

la Avenida Este y la escalinata en cuestión hay sólo 4 m de diferencia. Esta


diferencia es mínima considerando que el equipo del Teotihuacan Mapping
Project se encontró con tina área muy alterada en superficie, entre otras
cosas estaban tres tubos que transportaban gas propiedad de Pemex, la
carretera con dirección a Maseca y la existencia de un camino vecinal lo cual
dejó muy irregular el terreno y con muchas áreas con cascajo moderno desde
la década de los sesenta (véase foto 1).
Respecto a la función que pudo haber desempeñado una escalinata de
estas dimensiones, creemos que tiene la intención de restringir y controlar el
acceso a la ciudad a través de la avenida. La misma intensión vemos en la
construcción de este conjunto arquitectónico: controlar y restringir el
acceso a la ciudad de visitantes extranjeros, sobre todo si aceptamos la
hipótesis cíe Millón respecto a la existencia de un calendario sacro (1966:
152), es decir un calendario que organizaría las festividades religiosas donde
en días específicos la concurrencia fuera masiva y acudie-

 65
Jaime Delgado Rubio

Lámina 3.

ran no sólo dignatarios de otras regiones sino sacerdotes, comerciantes o


visitantes que buscaban hacerse presentes en los rituales y fiestas como
una forma de establecer un vínculo político con Teotihuacan, entre ellos
también acudirían grupos con propósitos de espionaje. Recordemos que
grupos como los mixtecos, olmecas-chicalancas y chochopopolocas que
estuvieron en contacto con Teotihuacan durante sus últimas fases de
desarrollo aprovecharon los problemas sociales que allí se vivían para blo-
quear las rutas de intercambio y el acceso a la ciudad (véase lámina 3).

IMPLICACIONES DE LA AVENIDA ESTE-OESTE

Creemos que la planeación de la antigua ciudad estuvo influenciada por

66 
DEL ARREGLO DEL COSMOS A LAVIALIDADURBANAEN LAPLANEACIÓN DE LA ANTIGUA CIUDAD DE TEOTIHUACAN

una cosmovisión o sistema ideológico, mismo que fue expresado a


través de una traza básica de la ciudad por medio de dos ejes
superpuestos que formarían cuatro cuadrantes o regiones del universo.
Por su parte autores como Hartung Horst (1980) y Von Winnirig
(1987: 13) señalan que esta visión “cuatripartita” se aplicó por prime-
ra vez en el centro cívico ceremonial de Teotihuacan.
En este sentido Alfredo López Austin (1989: 39) al referirse a los
rasgos que caracterizaron a la cosmovisión de las culturas mesoamerica-
nas en época prehispánica señala:

Hay una referencia constante a la alternancia y al dominio de los dioses


opuestos que se encuentran colocados en los cuatro rumbos del mundo y
los cuatro colores correspondientes, esto se corrobora en una de las leyen-
das de los cinco soles.

En Teotihuacan una evidencia arqueológica que apoya estos plantea-


mientos, es la existencia de una serie de cruces punteadas compuestas
de círculos concéntricos, cruzadas por dos líneas rectas formando ángu-
los rectos y dividiendo los círculos en cuadrantes, hoy en día se
pueden observar picoteadas en los pisos de algunos edificios adyacentes
a la Calzada de los Muertos. Existe un marcador de estas características
en la ladera del cerro Colorado y otro en el piso del Grupo Viking, con
una distancia de tres kilómetros entre ambos y una orientación de 15°
31' al este del norte magnético, también existe un marcador en el Cerro
Gordo, 7 km al norte de la Pirámide del Sol, con una orientación de 16°
30' al este, visto desde el marcador del Grupo Viking (Tazer, 1996:
96), lo que nos indica que el Estado teotihuacano, tenía el
conocimiento de los medios técnicos y la fuerza política para establecer
la orientación de la Avenida a kilómetros de distancia del cerro.
Sobre el significado de estas cruces Antony E. Aveni y Hartung
Horst (1995: 8) sugieren dos posibilidades de interpretación, la prime-
ra, que se trató de marcadores arquitectónicos, mismos que estaban re-
lacionados con el trazo de los centros ceremoniales, la segunda, como
marcadores astronómicos ya que los ejes de los L" marcadores" indican
los puntos de salida o puesta de los cuerpos celestes, utilizados para de-
terminar los eventos del calendario. Ambas posibilidades indican consi-
deraciones astronómicas que se pudieron aplicar para la planificación y

 67
Jaime Delgado Rubio

orientación de las avenidas, edificios públicos, administrativos, ceremo-


niales y habitaciones.
Finalmente mencionaremos que según estos autores, el principio de
ángulos rectos para determinar el cruce de amplias avenidas que divi-
dieron a la ciudad en forma de cruz, fue aplicado en la subdivisión de la
ciudad por medio de angostas calles definiendo así la estructura básica
de vialidad (Hartung. 1980: 25).
También es ilustrativo en este sentido citar la hipótesis de Gorge
Kubler (1967: 109) respecto al hallazgo de una vasija que simboliza los
cuatro acompañantes de Tláloc como símbolos de los cuatro cuadrantes
o grupos sociales.
Por otra parte, una avenida de estas características también tiene
implicaciones urbanas ya que se traduciría corno un importante espacio
de circulación para los habitantes de los sectores o barrios ubicados al
oriente, noroeste y sureste de la urbe, elemento de planificación urbana
importante para las relaciones internas de tipo político y económico de
la ciudad.
En este sentido pensamos que la vida de Teotihuacan debió haber
tenido, durante las fases de mayor apogeo y máxima extensión demo-
gráfica, las inconveniencias de las grandes concentraciones humanas tales
como dificultades en el abastecimiento de agua, eventual escasez de
alimentos, problemas de vialidad sobre todo para los visitantes y comer-
ciantes del exterior. En este último punto la construcción de la Avenida
Este-Oeste se presentaba como necesaria no sólo como un elemento ur-
bano que funcionara como marco de referencia de la ciudad para confi-
gurar el sistema de calles y callejones, sino para organizar la circulación
interna, prevaleciendo como un imperativo urbano de orden superior, lo
cual se traduce en una exigencia de orden público y por lo tanto repre-
sentaría la ley y el orden fortaleciendo el proyecto urbano promovido
por el poder centralizado (Goitia, 1986: 22-27).
Por otra parte el sentido comercial de la creación de una avenida de
este tipo es explicado ampliamente por Rene Millón (1966: 151) cuando
se refiere al Complejo Peregrino-Adoratorio-Templo-Mercado. Este
investigador parte de la premisa de que la economía de Teotihuacan
debió estar sustentada por las relaciones de intercambio con peregrinos
comerciantes, ya que sugiere que existieron en la antigua ciudad dos
grandes ejes (es decir la Calzada Norte-Sur y la Calzada Este-Oeste) co-

68 
DEL ARREGLO DEL COSMOS A LAVIALIDADURBANAEN LAPLANEACIÓN DE LA ANTIGUA CIUDAD DE TEOTIHUACAN

locados perpendicularmente y cuyo punto cero estaría representado por


el Templo de Quetzatcóatl, como el centro religioso y el Gran Conjunto
como el centro de bienes manufacturados de prestigio. Por estas amplias
calzadas arribarían peregrinos comerciantes, dignatarios extranjeros y
sacerdotes de otras regiones de Mesoamérica, atraídos por la creciente
importancia de este centro cívico y religioso.
Bajo esta perspectiva las evidencias arqueológicas prueban que
existieron relaciones comerciales con otras regiones de Mesoamérica, co-
mo: la costa del Golfo y Oaxaca. el valle de Puebla-Tlaxcala donde se
ubica el llamado corredor teotihuacano (García Cook, 1997: 71), las
costas de Guerrero, el occidente de México (en algunos sitios michoaca-
nos), el área maya en Kaminaljuyú, Chingú. Matacapan y Tikal (Rat-
tray. 1988: 58), y en los valles vecinos de la cuenca de México como es
el caso del valle de Toluca e Ixtlahuaca (Gutiérrez Limón, 1971: 45).
En el caso particular de la Avenida Este, su orientación aprovecha
ría la situación privilegiada del valle de Teotihuacan en la ruta de acceso
más sencilla entre la costa del Golfo y la cuenca de México, lo que nos
recuerda la importancia económica que tendría el trazo de esta avenida
en la organización global del comercio.
Esto propició un fenómeno de reciprocidad cultural ya que Teoti-
huacan albergaría no sólo a grupos extranjeros (como ejemplo de esto
citaremos al Barrio de los Comerciantes excavado por Eveling Rattray,
1988 y recientemente por el que aquí suscribe). La primera reporta una
serie de estructuras circulares de adobe asociadas a grandes concentra-
ciones de cerámica maya y de la costa del Golfo, y recientemente he lo-
calizado otras compartiendo niveles teotihuacanos. Esta reciprocidad
cultural le permitiría al Estado que la información cultural fluyera en
ambas direcciones, transmitiendo a otras regiones de Mesoamérica sus
propias manifestaciones culturales como fueron: copias de formas cerá-
micas con arcillas locales, prácticas funerarias propias de la urbe en la
costa del Golfo y sureste de México, así como algunas representaciones
de personajes teotihuacanos en estelas mayas y zapotecas.
De esta manera la Avenida Este-Oeste, se convertiría a la postre en
un elemento de planeación urbana que haría eficiente y operativa las re-
laciones de intercambio comercial que es precisamente vino de los fun-
damentos del concepto que mencionamos anteriormente como complejo
Peregrino-Adoratorio-Templo-Mercado (Millón, 1966: 151).

 69
Jaime Delgado Rubio
Una tercera implicación trata sobre los propósitos defensivos de la
ciudad implícitos corno riesgo-consecuencia de los planes de expansión
y relaciones comerciales del Estado. Creemos que al mismo tiempo de
"abrir' la ciudad, tuvieron que considerar su eventual defensa y protec-
ción en caso de incursiones de grupos antagónicos al Estado. Recorde-
mos que según Pina Chan, durante el Clásico ya con la presencia de
Teotihuacan, el intercambio comercial sufrió una expansión y se desa-
rrollaron grupos de comerciantes acompañados por escoltas militares, lo
cual refleja una inestabilidad política y social.
Millón demostró que existieron en la ciudad algunos muros o mu-
rallas que rodean el centro cívico ceremonial especialmente en los cua-
drantes N5E1, N5W1. N4E1, N2W1. N3W1, N1E2, del plano de 1973.
Estos elementos son denominados en la simbología del mismo plano co-
mo The Mayor Wall o muros mayores, al respecto asienta: "Los muros
de estos grandes recintos pudieron haber servido para propósitos defen-
sivos... No era una ciudad carente de elementos defensivos" (Millón,
1966: 118).
Por su parte Alberto Sellerier (1983: 119) complementa esta idea
cuando describe una serie de elementos naturales que formaban parte
del carácter defensivo de la ciudad como son: la barranca Malinalco, que
constituye una barrera hacia el poniente, el río San Lorenzo hacia el sur
y el río San Juan hacia el oriente los cuales formarían barreras natura-
les que pudieron ser aprovechadas en caso de un eventual ataque de un
ejército. Todas las formas del sistema constructivo teotihuacano eran
tendientes a compartimentar la ciudad con un doble propósito, la de ne-
cesidad de privacía en las vidas de las familias y la de eventualmente im-
pedir el paso organizado de un ejército encausándolo hacia las pequeñas
plazas del barrio, en opinión de Alberto Sellerier, el crear un laberinto
sistematizado confería ventajas a los teotihuacanos ya que cada conjunto
habitacional representaría una especie de pequeña fortaleza en la defensa
de la ciudad.
Enunciamos estos aspectos de forma muy general puesto que la
plataforma 11 enclavada en la Avenida Este, pudo tener un propósito
defensivo derivado de los beneficios urbano, comercial o ideológico que
la avenida propiciaba, particularmente los sectores asentados en La Ciu-
dadela y los ubicados al oriente, noroeste y noreste de la ciudad.
La recepción de los peregrinos o visitantes extranjeros no se llevaría a

70 
DEL ARREGLO DEL COSMOS A LAVIALIDADURBANAEN LAPLANEACIÓN DE LA ANTIGUA CIUDAD DE TEOTIHUACAN

cabo empleando un caótico e intrincado sistema de laberintos que forma-


rían los gruesos muros exteriores de las unidades habitacionales o palacie-
gos al interior de la ciudad, sino más bien empleando un acceso (alterno a
la Calzada de los Muertos) que además de oficializar la admisión de pere-
grinos permitiera su ingreso eficientemente por otros rumbos de la ciudad.
Así el control del acceso que este edificio pudo ejercer, era impor-
tante también para el calendario ritual y de festividades, que debió ser
muy intenso si pensamos en que una sociedad que fundamentaría su sis-
tema mercantil en el fomento de las producciones locales, probablemente
empleado para este fin. lo que Rene Millón define como los días sacros,
es decir días planeados y festivos donde acudirían no sólo los invitados es-
peciales sino también mucha gente deseando participar en los eventos ri-
tuales., contándose entre ellos lo que realizaban espionajes de cualquier
índole.
Habrá que aclarar que los resultados de esta investigación pueden
servir como punto de discusión para la creación de un proyecto que nos
permita en un futuro inmediato determinar la existencia de la Avenida
Este-Oeste. en distintos puntos de la antigua ciudad, enfocando el inte-
rés científico en conocer y detallar aspectos relacionados con su funda-
ción, orientación, desarrollo en las distintas épocas de crecimiento de la
ciudad, dimensiones y espacios que la conformaron, tipo de arquitectura,
función, uso e implicaciones sociales, políticas y religiosas.

PROPUESTA DE INVESTIGACIÓN

Hoy en día existen áreas ruralizadas, susceptibles para realizar interven-


ciones arqueológicas cuyo objetivo central sea aportar mayores datos
respeto a la Avenida Este-Oeste de la antigua ciudad de Teotihuacan. En
este sentido la propuesta gira en torno a la excavación de una estructura
marcada con el número 34, del cuadrante N1W6 del plano de Millón,
que presentan las mismas características en superficie que la plataforma
11, de la que acabamos de dar noticia. A continuación mencionaremos
algunas de sus características.
La estructura 34 está ubicada a una distancia de 2 600 m al oeste
del Gran Conjunto, es decir es equidistante respecto a la plataforma 11.
Según el plano de Millón el sitio se presenta como una plataforma

 71
Jaime Delgado Rubio

Lámina 4. Sector N1W6. se aprecia la estructura 34 en la Avenida Oeste.

72 
DEL ARREGLO DEL COSMOS A LAVIALIDADURBANAEN LAPLANEACIÓN DE LA ANTIGUA CIUDAD DE TEOTIHUACAN

de un solo nivel de forma rectangular, con una dimensión de 24 por 42 m


y se encuentra enclavada en el espacio que ocupó la hipotética Avenida
Oeste.
Esta interesante similitud entre ambos conjuntos nos obliga a reto-
mar la hipótesis de Bruce Drewitt y Alejandro Tazzer, en el sentido de
que tal vez existieron algunos edificios colocados simétricamente por
ambos lados de las avenidas a manera de remates visuales:

Es posible que los ejes norte-sur y este-oeste rematen en algún conjunto


arquitectónico [...] En Teotihuacan se empleó este recurso urbano para
imprimir interés de atracción visual a los elementos urbanos (Tazzer, 1996:
121).

Hay que subrayar que el resto del espacio que comprende la Avenida
Oeste, actualmente se encuentra totalmente urbanizado por las pobla-
ciones circundantes tales como el Barrio de Purificación. San Juan
Evangelista y Villas de Teotihuacan y sólo a partir del río San Juan ha-
cia el poniente queda una fracción protegida por el Decreto Presidencial
de 1988 (véase lámina 4).
Hoy en día conocemos muy poco de la existencia de la antigua ave-
nida ya que por distintas razones, han sido nulas las intervenciones ar-
queológicas cuyo objetivo sea la investigación de este elemento, mientras
tanto el campo de investigación sigue paulatinamente reduciéndose por
la acelerada destrucción y saqueo que ocasiona el crecimiento de la
mancha urbana.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

AVENL Anthony F.. "Note on the discovery of two new pecked cross petrographs'", en
Archaeoastronomy, vol. V, 3, pp. 21-23.
COWGILL, George L., Quantitative Studies ofurbariization at Teotihuacan. Mesoame-
rican, Archaeolog}:- NewApproaches, Hammond. Norman (ed.), London, Duck-
wort. 1974. 384 p.
DELGADO, Jaime, nuevos datos para el estudio de la Avenida Este en la antigua ciudad
de Teotihuacan, Tesis de licenciatura ENAH, México, 2000.
DREWITT. Bruce. "Planeación de la antigua ciudad de Teotihuacan”, en XI Mesa Redonda
de la Sociedad Mexicana de Antropología (Teotihuacan). México, 1996.

 73
Jaime Delgado Rubio
GARC ÍA COOK. A. y Leonor MERINO. "Notas sobre caminos y rutas de intercambio al este
de la Cuenca de México”, en Comunicaciones, núm. 14. 1977.
Goitia. R.. Breve historia de urbanismo. México. Editorial Alianza. 1986.
HARTUNG. Hurts y Anthony AVENI. Astronomía en la América Antigua. México. Siglo
XXI. 1980. p. 25.
KUBLKR. George. The Iconography of the Art of Teotihuacan. Washington D.C.. Dum-
barton. Oaks. 1966.
LlMÓN GUTIÉRREZ. El Valle de Ixtlahuaca. México, Nuevas Investigaciones. Gobierno
del Estado de México. 1971.
LÓPEZ AUST1N. Alfredo. El cuerpo humano y la ideología. México. l'NAM. Serie Antro-
pológica, núm. 39. 1989.
MILLON. René. "El problema de la integración teotihuacana". en XI Mesa Redonda de
la Sociedad Mexicana de Antropología (Teotihuacan). México, 1966.
MILLON. René. Bruce DREWITT y George COWCILL Urbanization at Teotihuacan México.
Part 2: The Teotihuacan Map. University of Texas Press. 1973.
RATTRAY. Evelyn. "Los barrios foráneos de Teotihuacan". en McClung. Emily y Evelyn
Ratlray (eds.). Teotihuacan, nuevos datos, nuevas interpretaciones, nuevos
problemas. México INAM-IIA. 1986. p. 58.
SELLERIER. Alberto. Diseño y trazo urbano en Teotihuacan. Tesis de doctorado en
arquitectura. México. UNAM. 1983.
TA7.ZER. Alejandro. "Análisis de Teotihuacan, visión itinerante”, en Arquitectura
Mesoarnericana. México, Trillas. 1996.
VON. Winning. La Iconografía de Teotihuacan, Los dioses y signos de Teotihuacan.
Tomo I. México. UNAM. Instituto de Investigaciones Estéticas. 1987.

74 

También podría gustarte