Está en la página 1de 4

I.N.R. normal está entre 0´8 y 1´2.

El I.N.R. son las siglas de las palabras “Razón Normalizada Internacional” (en inglés, “International Normalized Ratio”)

Los fármacos

Existen distintos fármacos que frenan o disminuyen los procesos de coagulación de la sangre y por tanto se usan para prevenir o tratar

las enfermedades trombóticas:

 • Anticoagulantes inyectables
- Heparinas, se administran mediante punción subcutánea. Hay dos tipos de heparina: las fraccionadas o de bajo peso
molecular y las no fraccionadas o sódicas. Se utilizan en prevención y tratamiento durante cortos periodos de tiempo, y
cuando es necesario retirar el tratamiento anticoagulante oral habitual.

 • Anticoagulantes orales
- Antagonistas de la vitamina K (AVKs). Agrupa una serie de sustancias antagonistas de la vitamina K. Esta vitamina es
esencial para que el hígado produzca algunos de los factores de la coagulación (Factores II, VII, IX y X). Al disminu ir la
producción de estos factores, se enlentece la coagulación y se evita la formación de trombos o coágulos en la sangre.
Aunque también aumenta el riesgo de hemorragia, puesto que la sangre no puede coagular con la eficacia normal. Los
fármacos más usados son el acenocumarol (Sintrom ® ) y la warfarina (Aldocumar ® ).

- Anticogulantes orales directos (ACODs) . Inhibidores directos de diferentes factores de la coagulación, dependiendo de cada
fármaco.

El control del INR

El Tratamiento Anticoagulante Oral (TAO) es un tratamiento cuyo objetivo es disminuir la coagulación para evitar que se produzcan

complicaciones asociadas.
Los pacientes que siguen estos tratamientos necesitan realizar controles periódicos para:

 Ajustar la dosis

La ventana terapéutica del TAO es estrecha, lo que quiere decir que la distancia entre la dosis eficaz y una con efectos
indeseados es muy corta.

 Personalizar el tratamiento

Cada paciente responde de manera diferente al tratamiento y necesita que este se ajuste a sus necesidades, de pendiendo de
diferentes circustancias.

 Controlar la variabilidad

Los niveles de INR pueden variar en base a otras enfermedades asociadas, cambios del metabolismo, la dieta, otros
medicamentos…

 Evitar complicaciones

Tener los niveles de INR fuera de los lím ites deseados puede acarrear consecuencias graves como hemorragias mayores,
trombosis o embolias.

¿Cómo se controla el INR?


El control analítico se realiza midiendo el “tiempo de protrombina” (TP). El resultado se expresa como INR (ratio internacion al
normalizada), que es el cociente (división) entre el TP de paciente en tratamiento y el TP teóricamente normal (en personas sanas sin
TAO). El TP normal es de unos 10 -12 segundos.

Por ejemplo: una INR Sintrom = 3.0 significa que el TP del paciente es 3 veces más largo que el normal, es decir de unos 30 -36
segundos. A cada tipo de enfermedad o motivo para el TAO le corresponden unos valores óptimos de INR, que garantizan los obje tivos
fundamentales:

 - Prevenir trombosis (eficacia)


 - Sin provocar hemorragias (seguridad)

Índices de INR recomendados


Los índices recomendados de INR variarán según la causa que motivó el tratamiento anticoagulante:

Causas INR

 Fibrilación auricular  2,0-3,0


 Prótesis valvular aórtica  2,0-3,0
 Prótesis valvular mitral  2,5-3,5
 Prótesis valvular tricúspide  2,5-3,5
 Prótesis múltiples  2,5-3,5
 Tromboembolismo venoso  2,0-3,0
 Otras  2,0-3,0

Nota: Puede haber excepciones particulares a estos niveles generalmente establecidos. Cada paciente es diferente y puede nece sitar
un trato personalizado.

 El riesgo de trombosis o embolias aumenta si la INR está por debajo de 2,0. Cuanto más se acerca a INR = 1,0, mayor
riesgo. Una INR = 1 significa que en ese momento el paciente no está anticoagulado en absoluto.

 El riesgo de hemorragias aumenta si la INR está por encima de 4. Cuanto más alto es el valor INR, mayor riesgo de
sangrado.

 Los valores de INR entre 2 – 4 son los que tienen un menor riesgo conjunto de trombosis o hemorragia.
 El riesgo de complicaciones aumenta con una mala cali dad de los controles o con controles excesivamente espaciados en el
tiempo.

LO QUE CONVIENE SABER A TODO ANTICOAGULADO SOBRE

EL I.N.R. El I.N.R. son las siglas de las palabras “Razón Normalizada Internacional” (en inglés, “International Normalized Ratio”), término adoptado por la
Organización Mundial de la Salud, en el año 1982, para expresar el resultado de la determinación del tiempo de protrombina en todo el mundo. El I.N.R. es el
cociente (razón, fracción o quebrado) entre el tiempo de protrombina del paciente y un tiempo de protrombina control, y esa fracción elevada a un exponente
(I.S.I.) (Índice de Sensibilidad Internacional), que puede ser igual o distinto para cada tromboplastina:
I.N.R = (T. de protrombina del paciente/T. de protrombina control)

Si lo dejáramos así, todo esto parece muy complicado. Voy a intentar explicarlo de una manera más sencilla y creo que más fácil de comprender. Todos los
laboratorios fabricantes de “tromboplastina”, materia necesaria para obtener el “tiempo de protrombina control”, se han esforzado en obtener una
“tromboplastina” que tenga un I.S.I. igual a la unidad o muy próximo a ella. Por consiguiente, si una fracción se eleva a un exponente (I.S.I.) que es igual a la unidad,
esa fracción no varía, y en ese caso la fórmula sería:

I.N.R=(T. de prot. del pac./ T. de prot. control)

Supongamos que el “Tiempo de protrombina control”(es decir, el denominador), es de 20 segundos. Si hiciéramos el control a una persona normal, que no toma
anticoagulantes, el “Tiempo de protrombina” de esa persona (que es el numerador de la fracción), estaría alrededor de 20 seg., que es el tiempo que tarda en
coagular la gota de sangre obtenida. Por tanto, el I.N.R. de esa persona sería: I.N.R.= 20/20 = 1, lo que nos indica que el I.N.R. de una persona normal es 1. Pero en
Medicina ocurre lo mismo con la estatura, la temperatura, etc., que la normalidad nunca es sólo una cifra exacta, sino que se encuentra dentro de unos límites y el
I.N.R. normal está entre 0´8 y 1´2. Por tanto, como hemos visto, el I.N.R. se obtiene de una fracción en la que el numerador es el “Tiempo de protrombina del
paciente”, que en el ejemplo, hemos dicho que era 20, y el denominador es el “Tiempo de protrombina control”, cuyo valor siempre es 20. Al dividir 20 entre 20, el
cociente es 1, que es el I.N.R. de esa persona. Si esa persona comienza a tomar un anticoagulante, al cabo de 4 días, que es cuando empieza a notarse su efecto,
comenzará a alargarse el tiempo de coagulación de la sangre de ese paciente que era 20 seg. Si a los 5 ó 6 días le hacemos un control, comprobaremos que su
tiempo de coagulación o de protrombina es superior a 20 seg. Si ha llegado a 30 seg. Su I.N.R. será ahora 30/20 = 1´5. Si el paciente sigue tomando el anticoagulante
y el control lo hacemos a los 15 días, su tiempo de coagulación se habrá alargado más y si llegara a 40 seg., su I.N.R. sería 40/20 = 2. Si el tiempo de protrombina
llega a 60 seg., su I.N.R. será 60/20 = 3, y así sucesivamente. Con las siglas INR se nos ofrece el resultado del control de la anticoagulación que hay que practicar a
todos los pacientes anticoagulados, ya tomen dicumarina (SINTROM) o warfarina (ALDOCUMAR) Ramiro Aguilera Vaquero. Médico y Vicepresidente de la
Asociación de Pacientes Anticoagulados de Granada.