Está en la página 1de 1

La química básica transforma un conjunto de materias primas que, según su tipología, pueden

clasificarla dentro de dos categorías: la química inorgánica o mineral y la química orgánica o


derivada del petróleo.

La química inorgánica o mineral

Hace referencia al conjunto de elementos y compuestos que no poseen enlaces carbono-


hidrógeno. Los compuestos inorgánicos suelen clasificarse atendiendo a su función.

A continuación se muestra la clasificación y uno o varios ejemplos de productos químicos por cada
tipo:

Ácidos: ácido bórico, ácido clorhídrico, ácido nítrico o ácido sulfúrico, entre otros.
Bases: amoniaco, potasa cáustica o sosa cáustica, entre otros.
Óxidos y peróxidos: agua oxigenada o óxido de magnesio, entre otros.
Sales: cloruro de calcio, carbonato de calcio o hipoclorito básico de magnesio, entre otros.

La química orgánica o derivada del petróleo

Se refiere a los compuestos del carbono y a sus reacciones. Teniendo en cuenta que el átomo del
carbono puede formar hasta cuatro enlaces, el número de productos derivados del mismo puede
ser casi ilimitado. Este hecho hace que esta rama de la química sea la que mayor crecimiento está
experimentando en la actualidad y que constituya una fuente potencial de nuevos materiales.

Entre todos los compuestos orgánicos, encontramos que los hidrocarburos son los más simples en
composición (están formados sólo por carbono e hidrógeno) y que sirven como base para clasificar
el resto de compuestos. Así, podemos clasificar los compuestos orgánicos de la siguiente manera:

Algunos hidrocarburos son, por ejemplo, el tolueno y el xileno.