Está en la página 1de 3

TA L L E R Y L A B O R AT O R I O

Convección de Bénard
Un sencillo experimento permite reproducir la convección que acontece en la superficie del Sol
Marc Boada Ferrer

T res son los procesos de transferen-


cia de calor: radiación (el calor
que nos llega del Sol), transmisión (fe-
en la superficie del Sol, donde las célu-
las convectivas tienen unos 1000 kiló-
metros de diámetro; también nuestra li-
cuya temperatura podamos controlar. En
ausencia de un calefactor de laboratorio,
nos servirá un hornillo eléctrico sobre el
nómeno que sucede cuando tocamos un tosfera está animada por movimientos que instalaremos un bloque metálico de
metal frío que acaba por calentarse) y convectivos que activan la tectónica de aluminio.
convección (movimiento que acontece placas. Practicaremos en la masa metálica
en el seno de fluidos sometidos a dife- Volvamos al aceite de la sartén. Al en- un agujero profundo, por donde intro-
rencias de temperatura). cender el fuego, empieza a calentarse la duciremos la sonda de un termostato
Un sencillo experimento nos servirá capa inmediata a la base de la sartén. La de circuito primario de calefacción por
de ejemplo para la convección. Ponga- capa inferior se dilata y, por tanto, se re- agua, que nos permita operar hasta unos
mos una sartén al fuego, como si fuéra- duce su densidad; siendo más ligera que 100 oC. Agujero y sonda deben quedar
mos a freír un huevo. Vertamos algunas el resto del líquido, más frío, experimen- bien ajustados para garantizar un con-
cucharadas soperas de aceite de oliva, ta un empuje de Arquímedes (flotación), tacto cabal y, por tanto, un mejor con-
que formen una película de un par de que la lleva hacia arriba, en contra del trol de la temperatura. La placa metáli-
milímetros de espesor; la calentamos sua- campo gravitatorio. ca tiene por objeto crear una base de
vemente. Transcurridos algunos minu- El ascenso de la capa límite inferior temperatura uniforme sobre la que co-
tos, estudiemos la superficie de la capa no se produce “en bloque”. Cualquier locaremos la cubeta con el fluido que
de aceite. inestabilidad, cualquier punto que se ha- queremos estudiar; la temperatura de la
Si observamos el reflejo de una lám- lle a una temperatura ligeramente supe- placa debe ser, por tanto, estable.
para, comprobaremos que su imagen apa- rior induce al líquido a despegarse de Obsérvese que, debido a la inercia tér-
rece distorsionada, por la sencilla razón la sartén y a subir, creando una pluma mica del hornillo, cuando el termostato
de que la superficie del aceite, lejos de térmica. Al principio, ello ocurre en dis- detecta que la placa ha llegado a la tem-
ser plana, forma valles y montañas dis- tintos puntos; el movimiento es turbu- peratura de funcionamiento y desconec-
puestos con cierta regularidad. Un fenó- lento. Pero conforme aumenta la tem- ta la alimentación del horno, la tempe-
meno que se debe a la aparición, en el peratura, se establece un flujo convecti- ratura sigue creciendo un poco. Ello se
seno del fluido, de celdas convectivas que vo que acaba por crear una pauta regular debe a una potencia de calefacción ex-
transportan el calor suministrado a tra- de celdas convectivas. Se obtiene, por cesiva y al hecho de que, cuando la pla-
vés de la base de la sartén hacia el aire fin, un patrón de Bénard [véase “Con- ca ha alcanzado la temperatura deseada,
situado sobre el aceite; el resultado es la vección”, por Manuel García Velarde y se requiere poca energía para mantener-
homogenización de la temperatura del Christiane Normand; Investigación y la. Por tanto, quizá convenga ajustar la
fluido. Ciencia, septiembre de 1980]. potencia de nuestro hornillo mediante

JORDI PRAT (fotografías)


En los albores de 1900, Henri Bé- Para estudiar el fenómeno con mayor un regulador eléctrico.
nard llevó a cabo varios experimentos claridad se requiere la construcción de En mi taller utilizo un regulador eléc-
sobre un fenómeno que, en homenaje, un dispositivo experimental. En primer trico extraído de un sistema de ilumina-
lleva su nombre. Ahora lo reconocemos lugar, buscaremos una placa calefactora ción halógena a 220 volt que soporta los

86 INVESTIGACION Y CIENCIA, octubre, 2009


Sensores
de temperatura Anillo Cubeta
de plástico Fluido de aluminio
Placa
de aluminio

Sonda
del termostato

Aislamiento
térmico
lana de vidrio
220 V

Nivel
Resistencia Placa calefactora de burbuja
3 tornillos
de nivelación

500 watt que disipa mi placa eléctrica. si queremos obtener el patrón de Bénard, minimizar los efectos de la pared. Dado
Así, cuando empiezo el experimento ele- debemos configurar un volumen de flui- que ello resulta imposible, adoptaremos
vo la potencia al máximo y luego la voy do de gran diámetro y poca altura (rela- otras estrategias. Por ejemplo, introdu-
reduciendo poco a poco, conforme el ción de aspecto pequeña). Construiremos cir en el interior de la cubeta un anillo
dispositivo se acerca a la temperatura de una cubeta parecida a una placa de Petri, de material poco termoconductor. En
trabajo. (Puede recurrirse a termostatos en aluminio. A partir de un disco de igual función de la temperatura, utilizaremos
proporcionales, que regulan de forma o menor tamaño que nuestra placa cale- un plástico u otro: por debajo de 80 oC
automática la potencia; pero aun sin és- factora, tornearemos en su interior un podemos usar metacrilato o PVC; a tem-
tos, el montaje que hemos descrito pro- hueco cilíndrico de unos 20 milímetros peraturas superiores resulta óptimo el
porciona resultados excelentes en nume- de profundidad, reservando para la base teflón.
rosos experimentos.) un espesor de 5 o más milímetros; las pa- Con la cubeta torneada, practicaremos
Centrémonos ahora en el recipiente redes pueden adelgazarse, con lo que se varios agujeros en donde mediremos la
donde vamos a crear la convección. Se minimiza su temperatura. temperatura local. Para esas mediciones
abren muchas opciones, pues podemos En un dispositivo ideal, líquido y cu- usaremos un termopar con un sensor del
optar por distintos flujos convectivos. Pero beta tendrían una extensión infinita para mínimo tamaño posible. En mi cubeta

Secuencia fotográfica, con


intervalos de 10 segundos,
que muestra la aparición
de la estructura de Bénard.
El fluido corresponde
a una capa de silicona
de 2,5 milímetros de es-
pesor y una viscosidad
de 1000 centiStoke.

INVESTIGACION Y CIENCIA, octubre, 2009 87


DINAMICA DE FLUIDOS
Las corrientes ascendentes y descendentes que se Superficie libre
producen en un fluido calentado dependen de las
complejas relaciones que operan entre la tempera-
tura, la viscosidad, la tensión superficial y demás Fluido
propiedades del fluido.
La variación de la tensión superficial a lo largo
de la interfase altera la forma de la superficie y la
estructura de la corriente convectiva. La tensión Placa calefactora
superficial aumenta cuando la temperatura dis-
minuye. Por tanto, una diferencia de temperatura
entre puntos de la superficie libre origina un gra-
diente de tensión superficial. El fluido es entonces Debido al empuje de flotación, las celdas
arrastrado sobre la superficie hacia regiones más adoptan forma de rollo. En un recipiente
frías, de mayor tensión superficial, siendo reem- rectangular, los rollos tienden a colocarse
plazado por fluido caliente que asciende desde paralelos al lado menor; en un recipiente
estratos inferiores. circular, forman roscos concéntricos.

mido la temperatura en el centro de la cuando un fluido se mueve, la aparición mostato a unos 50 grados por encima de
base, en un lateral y en la pared. de turbulencias o de un flujo laminar la temperatura del aire, que intentaremos
En cuanto al fluido donde nacerán depende de la velocidad y viscosidad del que permanezca estable, y conectaremos
las células convectivas, las posibilidades mismo: una velocidad reducida y una la alimentación eléctrica. Transcurridos
también son varias. Recordemos que, viscosidad elevada dificultan la genera- pocos minutos, observaremos la aflora-
ción de turbulencias. Por otro lado, la ción, aquí y allá, de un glóbulo de sili-
evaporación debe ser escasa y su estabi- cona caliente. Poco a poco, las surgencias
DESCRIPCION TEORICA lidad química garantizada. se tornan filiformes, mudando luego en
A John William Strutt, Lord Rayleigh,
En consecuencia, nuestra primera largos cilindros convectivos, irregulares.
debemos el estudio teórico de los elección serán los aceites. Puede utilizar- Ajustaremos la potencia para calen-
experimentos de Bénard; publicó sus se aceite de oliva. Sin embargo, reco- tar de forma gradual. Los cilindros se
trabajos sobre la convección en 1916. miendo un fluido de silicona, ya que su tornan progresivamente más irregulares
En su primer modelo, Lord Rayleigh viscosidad varía poco con la temperatu- y se rompen creando estructuras poli-
consideró que el fluido se hallaba ra, es transparente y resulta muy estable. gonales de pocos lados: triángulos, cua-
confinado entre dos superficies de Podemos usar fluidos en una amplia drados y pentágonos.
temperatura distinta. En esas condicio- gama de viscosidades (de 100 a 2000 cen- Conforme avanza el proceso, desapa-
nes, la viscosidad y, muy especialmen- tiStoke), con resultados óptimos. recen las células de mayor tamaño, se
te, la densidad y su fluctuación con la Para observar la formación y los pa- regularizan las dimensiones de las célu-
temperatura determinan el comporta- trones de convección emplearemos una las y predominan las de seis lados. Apa-
miento del fluido. Las ecuaciones que fuente de luz puntual, un sistema coli- rece una estructura ordenada, hexagonal,
describen el fenómeno muestran que mador y un filtro espacial. Se aprovechan donde antes no la había, una estructura
la aparición de células convectivas así las propiedades ópticas del fluido, en que se mantiene gracias al aporte de ener-
depende del valor de ciertos paráme- el que los índices de refracción depen- gía (cuando éste cesa, desaparece la es-
tros adimensionales, como el número den de la temperatura. Sin embargo, en tructura).
de Rayleigh (que relaciona los efectos una primera fase podemos optar por un El patrón de Bénard varía según el
disipativos en el seno del fluido y el método más sencillo, basado en la incor- fluido (por la viscosidad característica) y
empuje que experimenta) y el número
poración de alguna sustancia trazadora según la razón de aspecto. El experimen-
de Prandtl (que relaciona la viscosidad
que nos marcará las líneas de corriente. tador puede ensayar con cubetas altas
y la difusividad térmica).
Se obtiene un resultado excelente con con un diámetro y altura parecidos, y
Por otro lado, el gradiente de la
tensión superficial del líquido también
polvo de aluminio, que dispersaremos paredes transparentes para facilitar la ob-
desempeña una función notable, sobre
poco a poco en el líquido. Las partícu- servación por métodos ópticos del inte-
todo en capas finas. Ello, junto con el las se orientarán en la dirección del flu- rior. También puede trabajar con fluidos
comportamiento térmico de la cubeta jo; su distinta reflectividad, que varía con confinados en un recipiente cerrado; me-
y su razón de aspecto, añade compleji- la posición, permitirá visualizar las cel- diante la regulación de la temperatura
dad a la descripción del sistema. das convectivas. de la placa superior de cierre, se obser-
En función del régimen convectivo Para empezar el experimento, nivela- va la aparición de la convección de Bé-
pueden obtenerse células convectivas remos perfectamente el instrumento. Pon- nard en regímenes muy distintos.
de formas muy variables e incluso dremos luego en el fondo de la cubeta
comportamientos caóticos. una capa de 3 o 4 milímetros de la mix- Marc Boada es director
tura. Ajustaremos la temperatura del ter- de Pendulum Producciones Científicas

88 INVESTIGACION Y CIENCIA, octubre, 2009