Está en la página 1de 8

Abre los Ojos: Capítulo 19

○ Perdonen si no hay mucho "lemon" como muchas quieren, pero tengo que terminar
con lo que es el caso para poder darles la limonada ;)

○ Perdonen si hay muchos errores gramáticos etc en este capítulo... lo terminé y ando muy
cansada para releerlo -_- (escritora vaga) y quería publicarlo hoy porque tendré el resto del
finde bien ocupado...espero que puedan entenderme >_<

“¿Lista Maur? Te estás tomando un siglo y ya se nos está haciendo tarde” gritó Jane cruzando
los brazos mirando hacia las escaleras. Dios, ya parecían una pareja casadas de treinta años.

“Aún es temprano Jane” dijo Maura bajando por las escaleras apresurada. El celular de Jane
empezó a vibrar y respondió inmediatamente. Maura tomaba su bolsa y abría la puerta siendo
seguida por Jane.

“Rizzoli” Jane se acomodaba en el asiento de pasajero en el auto de Maura escuchando


atentamente. “Aja... ¿QUÉ?...si, está conmigo” Maura la miró de reojo intentando interpretar
la expresión en el rostro de Jane.

“¿Pasa algo Jane?” preguntó Maura.

“Olvídate del tránsito y las reglas, lo más rápido que puedas a la casa de Erick” dijo Jane
colocando su mano sobre el muslo de Maura.

“Jane... ¿Sabes, las estadística de accidentes automovilísticos...—”

“Maur” Maura conocía ese tono. No sabía que le habían dicho en esa llamada, pero algo grave
debía de ser para que Jane reaccionara de esa forma. Nunca antes había conducido tan rápido
en su vida. Se estacionaron enfrente de la casa de Erick, el perímetro alrededor de la casa
estaba cerrado con cinta amarilla. Frost y Korsak estaban esperándolas a la entrada.

“¿Qué pasó aquí?” preguntó Maura un poco confundida. Miró a los tres detectives y la hija de
Erick sentada en la parte trasera de una ambulancia llorando desconsoladamente.
“La hija de Erick lo encontró al regresar de correr” Frost miró sus notas “Hace cuarenta
minutos” Maura tragó en seco, no sabía que esperar.

“Vamos” susurró Jane haciendo camino entre los dos hombres adentrándose en la casa. Maura
caminaba a su lado, los chicos se habían quedado atrás dándole órdenes a un oficial. “¿Estas
preparada para esto?” preguntó Jane con un tono suave, sólo Maura podía escucharla.

“Si...” respondió Maura automáticamente, todo esto no tenía sentido.

“Por aquí Maura” indicó Dean pasando su mano por su cabello. Las dos mujeres se dirigieron a
lo que parecía la oficina de Erick.

“Disparo a corta distancia, muerte instantánea” farfulló Maura analizando el tamaño y forma
del orificio producido por la bala.

“Eso parece” dijo Dean cruzando sus brazos mirando el cuerpo del hombre sin vida sentado
detrás de su escritorio, el olor metálico de la sangre inundaba la oficina. Jane se acercó a
Maura colocando su mano sobre el hombro de la mujer, Maura no apartaba su mirada del
hombre, si miraba a Jane a los ojos no podría contenerse. Esto podría haber sido ella...o Jane.

“Ya el equipo forense hizo su trabajo” mencionó Dean dejándoles saber que podían mover o
tocar la evidencia. Jane se puso sus guantes y observaba el cuerpo de Erick caminando a su
alrededor.

“¿Crees que sea un suicidio?” preguntó Maura mirando el revolver en el suelo al lado de Erick,
como si se le hubiera caído de la mano.

“Lo dudo...” susurró Jane tomando el revolver en sus manos inspeccionándolo antes de
ponerlo en una de las bolsas de evidencia. Pasaron unos minutos, Maura seguía revisando la
entrada de la bala mientras Jane examinaba el resto de la oficina.
La morena intentaba concentrarse, tratando de encontrar algo fuera de lugar...pero se le hacía
imposible. Se giró y miró la espalda de Maura, estaba quieta, congelada mirando al hombre.
Jane se quitó los guantes y caminó lentamente hacia la rubia tomándola de la muñeca. Por
unos segundos la rubia no reaccionó.

“Maur...” susurró Jane consiguiendo sacarla de su trance. “Salgamos de aquí” propuso Jane y
Maura asintió con su cabeza siguiéndola, su mirada fijada en la mano de Jane.

“Nos iremos a la estación, preparen todo, estaremos esperando el cuerpo en la morgue...a


Diana también” le dijo Jane a los chicos que estaban parados en la puerta de entrada a la
oficina.

*****

“Dice Korsak que el cuerpo llegará en unos minutos” susurró Jane entregándole un vaso de
agua a Maura que se encontraba sentada en el sofá con una mirada pensativa plasmada en su
rostro. Tomó el vaso entre sus manos y bebió un poco.

“¿Podrás hacer la autopsia?” preguntó Jane sentándose a su lado apartando un mechón de


pelo del rostro de la rubia. Estaba preocupada por ella.

“Si” fue lo único que respondió antes de beber el resto del agua. Jane la atrajo a su cuerpo
rodeándola con sus brazos y Maura suspiró al aspirar el aroma de Jane. ¿Cómo sabía que hacer
siempre para calmarla? Así permanecieron por unos minutos, el único ruido que se escuchaba
era el de sus respiraciones, todo estaba tranquilo...por ahora. Las dos tenían muchas
preguntas, demasiadas...pero tenían que tener mucha paciencia. El celular de Maura sonó y se
incorporó un poco para mirar la pantalla y seguido miró por la ventanilla de su oficina, dos
oficiales entraban en la morgue. Jane se levantó y siguió a la forense.

“Todo listo Dra.” dijo uno de ellos

“Muchas gracias” agradeció Maura. Los dos oficiales se retiraron y Jane miró a Maura
pensativa. ¿En verdad Maura estaba preparada para hacer esta autopsia?
“Estaré bien Jane, te llamaré en cuanto termine la autopsia” Jane asintió no muy convencida y
antes de retirarse se acercó a la rubia dejando un beso en su cabello. Maura sonrió mirando la
figura de la morena hasta que desapareció de su vista.

*****

“Bien, ¿Qué tenemos?” preguntó Jane con sus manos en su cadera mirando a la chica sentada
del otro lado del cristal.

“Diana Anderson, hija de Erick...” dijo Korsak que se encontraba a su lado mirando como la
chica no podía parar de llorar. Jane entró a la habitación con un vaso en su mano y se lo
entregó a la chica. La detective le hizo una serie de preguntas básicas, siendo lo más
comprensible que podía por la situación. La chica los culpó a ellos por la muerte de su padre,
para ella, si no lo hubieran visto como sospechoso su padre aun pudiera estar vivo y no
suicidarse. Los dos detectives salieron de la sala de interrogación después de media hora de
hablar con la chica, la dejaron irse.

“¿Qué piensas?” preguntó Korsak sentándose en una de las sillas en la sala de conferencias.

“No creo que se trate de un suicido, Erick no dejaría a su hija de ese modo” dijo Jane
suspirando. En ese momento Frost entró.

“Aquí están todos los videos que tenemos desde la primera víctima Jane” decía mientras
conectaba unos cables a la portátil. La imagen apareció en la pantalla plana que se encontraba
centrada en la pared. “He comparado todos los videos, rostros, caras y nada” Frost se sentó en
una de las sillas mirando la pantalla fijamente, como si tratara de encontrar algo que no estaba
viendo. Los tres se tomaron unos minutos para mirar los videos e imágenes, eran pocas.

“No veo nada fuera de lo normal Jane” comentó Korsak girándose en su silla para mirar la
morena que no despegaba su mirada de la pantalla.

“Y...”empezó Jane, parecía tratar de organizar sus pensamientos “Repite las imágenes” le pidió
a Frost y lo hizo. Al terminar de revisar las imágenes y los videos de nuevo, tenían razón...no
encontraban nada. Jane se levantó de su silla sin dejar de mirar las imágenes en la pantalla y lo
vio. “Lo único que vemos en cada video es el personal” dijo Jane y los dos hombres miraron la
pantalla tratando de ver lo que Jane indicaba.
“Chequen cada uno de los forense, oficiales y todos los del personal que han ido a las escenas”
pidió Jane sacando su celular y marcando un número “Y ni una palabra de esto a nadie” dijo
muy seria antes de salir de la sala.

“Necesito otro favor” dijo por el celular, unas cuantas palabras más mientras presionaba el
botón del elevador una y otra vez hasta que las puertas se abrieran y colgó el celular.

“Hola” susurró Maura mientras se lavaba las manos en lavado.

“¿Ya terminaste?” preguntó Jane acercándose a la mujer.

“Si” respondió Maura haciéndole una seña para que la siguiera a su oficina. “Mande la bala a
balístico, mandaran los resultados al cuarto piso cuando terminen” Jane cerró la puerta de la
oficina y la miró preocupada. Claro, Maura no podía verlo porque en ese momento le estaba
dando la espalda. “Aunque podría decir que es una .45, de su arma de fuego”

“¿La Dra. Isles adivinando?” Jane intentaba ponerle algo de humor a la situación, pareció
funcionar porque Maura la miró de reojo con una sonrisilla. Jane se acercó a ella rodeando su
cintura con sus brazos, no podía despegarse de esta mujer.

“¿Cómo te fue con Diana?” Maura sintió como los brazos de Jane se tensaron por unos
segundos. “¿Todo bien Jane?” la forense se giró en sus brazos mirando a la morena a los ojos.

“Me culpó” susurró Jane bajando su mirada.

“Jane, eso es ridículo” Jane sonrió a medias al escuchar las palabras de Maura...en parte tenía
razón...no era su culpa, ni de los chicos, pero ya cargaba con la culpa de los homicidios, cuando
Diana le gritó que todo era por su culpa...no pudo evitar sentirse culpable. “Además...tengo
algo que mostrarte” Maura se giró tomando el informe de la autopsia, había algunas
fotografías.

“¿Qué? Jane tomó una de las fotografías en su mano.


“Hice prueba de residuo de la pólvora” decía Maura indicándolo en la fotografía que sostenía
la morena.

“Consistente con suicidio Maur” Jane no entendía que intentaba decirle Maura.

“Su billetera estaba en el bolsillo derecho Jane” las dos se quedaron calladas mirándose por
unos segundos. “No tiene sentido el ser diestro y suicidarse con la mano izquierda”

“Homicidio” susurró Jane.

“Así parece” murmulló Maura sin saber cómo sentirse con el descubrimiento.

“Eres extraordinaria” susurró Jane tomando el rostro de la forense entre sus manos dándole
un beso sonoro.

“¿Eh?” musitó Maura tomada por sorpresa. La morena sólo le sonrió guiñándole un ojo.

“¿Has terminado por hoy?” preguntó Jane. Maura la miró extrañada.

“Estoy esperando los resultados del laboratorio Jane”

“Pero eso ya lo veremos nosotros...es que...” Jane tomó las manos de Maura entre las suyas
llevándolas a sus labios para besarlas “Ma quería ir a almorzar...y no puedo ir con ella porque
aún tengo mucho trabajo...entonces, me preguntaba si la podrías acompañar, Frankie irá
también” Maura dudó por unos segundos mirando los oscuros ojos de la morena intentando
descifrar lo que Jane no estaba diciendo.

“Supongo que no habría problema...” respondió la rubia confundida.


“¡Perfecto! Frankie debe de estar en el estacionamiento esperándote” exclamó Jane con una
sonrisa levantándose sin soltar la mano de Maura.

“Puedo ir en mi auto Jane” reclamó Maura quitándose la bata y alisándose el vestido con sus
manos.

“Que va, así se ahorra el gas” dios que excusa más mala. La morena acompañó la forense
hasta el estacionamiento. Frankie la estaba esperando justo en la salida de la morgue. Se
despidieron con un beso y miraba con una sonrisa como Maura se acomodaba en el asiento de
pasajero. Frankie la miró asintiendo con la cabeza antes de marcharse. Jane regresaba al
cuarto piso, esta vez optó por las escaleras. Se sentía mal...no le había mentido a Maura...pero
le había ocultado lo que habían descubierto. Había llamado a su hermano, lo había actualizado
en los nuevos descubrimientos y pedido que la sacara de la estación... ¿y qué mejor que estar
con su madre y un oficial de confianza? Lo más probable...no, le pidió a su madre que sacara a
Maura a la tienda, un lugar con mucha gente y que llevara a Frankie con ellas...aunque fuera
arrastrado por los pelos. El único lugar seguro para Maura...ya no lo era.

“Jane, tienes que ver esto” dijo Frost tecleando rápidamente.

“Dime” Jane miró la pantalla mientras tomaba un sorbo de su café oscuro.

“Hicimos un estudio de los antecedentes de cada miembro del personal que aparecía en cada
video, mira” Frost apretó una tecla más fuerte de lo necesario y se echó hacia atrás tomando
su café que ya casi estaba frio.

Jane se aproximó a la pantalla grande, aparecieron cinco imágenes

“¿Sólo estos?” Jane preguntó sin apartar su mirada de las fotografías

“No, pero esos son los que tienen la experiencia medica” explicó Korsak

Jane se pasó la mano por su pelo suspirando.


“Búsquenlos a los cincos, y quiero un estudio profundo de cada uno, donde y como terminaron
sus estudios, ya saben como funciona esto” Jane miraba una de las fotos fijamente.

“Quiero antecedentes, estudios, todo y absolutamente todo de esta persona primero”

“¿Esa no es la internada de Maura?” Preguntó Korsak

“Anita” susurró Jane sin despegar su mirada de la fotografía.

Intereses relacionados