Está en la página 1de 8

Ufología UNIVERSO

OVNIS
¿Son los OVNIS de origen extraterrestre o realmente
se nos quiere hacer creer que lo son? ¿Y si hay entidades
que usan ese disfraz como han utilizado otros a lo
largo de la Historia? Quizá, estamos asistiendo desde
la noche de los tiempos a una MANIPULACIÓN de
magnitudes colosales cuyo fin desconocemos, pero
en la que el ser humano participa muy activamente,
casi sin apenas darse cuenta. Lo cierto es que miles de
personas mantienen contactos con los tripulantes de
los OVNIS, afectando a sus creencias y a su percepción
de la realidad. Experiencias que, al ser propagadas por
doquier, también influyen en las creencias del colectivo
humano. ¿Hay algún PROPÓSITO CÓSMICO en todo
ello? ¿Juegan con nosotros?
Texto Moisés Garrido Vázquez,
investigador de fenómenos anómalos y autor del libro
“OVNIs: del espacio exterior al espacio interior”

H
ace treinta años, empleé por primera vez en ĂĚƋƵŝĞƌĂŶĞůĚŝƐĨƌĂnjĚĞĞdžƚƌĂƚĞƌƌĞƐƚƌĞƐĚĞďŝĚŽĂƋƵĞǀŝǀŝŵŽƐĞŶƵŶĂ
ƵŶĂƌơĐƵůŽ;OVNIS: La cara visible de una rea- ĞƌĂƚĞĐŶŽůſŐŝĐĂLJĞƐƉĂĐŝĂůLJůĂŝĚĞĂĚĞůǀŝƐŝƚĂŶƚĞĨŽƌŵĂƉĂƌƚĞĚĞŶƵĞƐ-
lidad oculta, diario Huelva Información, 15-11- ƚƌĂĐƵůƚƵƌĂŐƌĂĐŝĂƐĂůĂĐŝĞŶĐŝĂͲĮĐĐŝſŶLJĂůĂƐĞdžƉĞĐƚĂƟǀĂƐƐƵƌŐŝĚĂƐĞŶ
ϴϴͿĞůĐŽŶĐĞƉƚŽĚĞ͞ŵŝŵĞƟnjĂĐŝſŶƚƌĂŶƐŝƚŽƌŝĂ͟ torno a la ciencia del siglo XX).
ƉĂƌĂ ƌĞĨĞƌŝƌŵĞ Ă ĞƐĂ ĐĂƉĂĐŝĚĂĚ ĐĂŵĂůĞſŶŝĐĂ ůŵĂŶŝĨĞƐƚĂƌƐĞ͕ĞƐĂƐĞŶƟĚĂĚĞƐĞůĂďŽƌĂŶƵŶĂĚĞƚĞƌŵŝŶĂĚĂŝŵĂ-
ƋƵĞƉŽƐĞĞŶůĂƐĞŶƟĚĂĚĞƐĞdžƚƌĂŚƵŵĂŶĂƐĂůĂ ŐĞŶǀŝƐƵĂůĐŽŶůĂƋƵĞƉŽĚĞƌŽďƚĞŶĞƌĞdžŝƚŽƐĂŵĞŶƚĞƐƵƐŵĂƋƵŝĂǀĠůŝ-
ŚŽƌĂĚĞŝƌƌƵŵƉŝƌĞŶŶƵĞƐƚƌŽŵƵŶĚŽ͕ƵƟůŝnjĂŶ- ĐŽƐƉƌŽƉſƐŝƚŽƐ͕ĞũĞƌĐŝĞŶĚŽƵŶĐŽŶƚƌŽůĐĂƐŝŚŝƉŶſƟĐŽƐŽďƌĞůĂŵĞŶƚĞ
do diferentes disfraces según la época. De ese ĚĞůŝŶĚŝǀŝĚƵŽ͘ŶĞůĨŽŶĚŽ͕ŶŽƐƋƵŝĞƌĞŶŚĂĐĞƌĐƌĞĞƌƋƵĞƐŽŶůŽƋƵĞ
ŵŽĚŽ͕ƐĞĐĂŵƵŇĂŶŽƐĞĂĚĂƉƚĂŶŵĞũŽƌĂůĂƐĐƌĞĞŶĐŝĂƐĐŽŵƉĂƌƟĚĂƐ ƌĞĂůŵĞŶƚĞŶŽƐŽŶ͘^ƵƐƌŽƉĂũĞƐŽĐƵůƚĂŶƐƵǀĞƌĚĂĚĞƌĂŶĂƚƵƌĂůĞnjĂ͕ƋƵĞ
ĞŶĞƐĞŵŽŵĞŶƚŽƉŽƌƵŶĚĞƚĞƌŵŝŶĂĚŽĐŽůĞĐƟǀŽŚƵŵĂŶŽ͕ůŽŐƌĂŶĚŽ ŶĂĚĂƟĞŶĞƋƵĞǀĞƌĐŽŶǀŝĂũĞƌŽƐĚĞůĞƐƉĂĐŝŽĞdžƚĞƌŝŽƌ͘ƐŝƐƟŵŽƐ͕ƉƵĞƐ͕
ĂƐşƵŶĂŵĂŶŝƉƵůĂĐŝſŶŵĄƐĞĮĐĂnj͘EŽŚĂLJƋƵĞƉĂƐĂƌƉŽƌĂůƚŽƋƵĞůĂ ĂƵŶ͞ŐƌĂŶƚĞĂƚƌŽĐſƐŵŝĐŽ͟ĞŶƚŽĚŽƐƵĞƐƉůĞŶĚŽƌ͘zŵĞƚĞŵŽƋƵĞ
ĞdžƉĞƌŝĞŶĐŝĂƐƵĞůĞƐĞƌĂƐŝŵŝůĂĚĂĞŝŶƚĞƌƉƌĞƚĂĚĂƉŽƌĞůƚĞƐƟŐŽƐĞŐƷŶ ŶŽĨŽƌŵĂŵŽƐƉĂƌƚĞĚĞůƉƷďůŝĐŽƋƵĞĂƐŝƐƚĞĂůĂĨƵŶĐŝſŶƉĂƌĂĐŽŶƚĞŵ-
ůŽƐĞůĞŵĞŶƚŽƐĐƵůƚƵƌĂůĞƐƉƌŽƉŝŽƐĚĞƐƵĐŽŶƚĞdžƚŽ;ĞƐŵĄƐĨĄĐŝůƋƵĞŚŽLJ ƉůĂƌůĂ ĐſŵŽĚĂŵĞŶƚĞ ƐĞŶƚĂĚŽ͘ ^ŽŵŽƐ͕ ŶŽƐ ŐƵƐƚĞ Ž ŶŽ͕ ĂĐƚŽƌĞƐ

32
Y LA “MIMETIZACIÓN TRANSITORIA”

¿SABÍAS QUE...
͘͘͘ŚĂŶƐŝĚŽŽďƐĞƌǀĂĚŽƐƵĨŽŶĂƵƚĂƐĚĞĞƐĐĂƐŽƐĐĞŶơŵĞƚƌŽƐ͍hŶĂǀĞĐŝŶĂĚĞ^ĞĂƩůĞ;tĂƐŚŝŶŐƚŽŶ͕͘hh͘Ϳ͕ƵŶĂŶŽĐŚĞ
ĚĞĂŐŽƐƚŽĚĞϭϵϲϱ͕ĨƵĞƚĞƐƟŐŽĚĞĐſŵŽƵŶƉĞƋƵĞŹŽŽďũĞƚŽĚĞůƚĂŵĂŹŽĚĞƵŶďĂůſŶĞŶƚƌſƉŽƌůĂǀĞŶƚĂŶĂĚĞƐƵ
ŚĂďŝƚĂĐŝſŶLJĚĞƐĐĞŶĚŝſŚĂƐƚĂƉŽƐĂƌƐĞĞŶĞůƐƵĞůŽ͕ŵŝĞŶƚƌĂƐĞƐƚĂďĂĞŶůĂĐĂŵĂ͘ĐŽŶƟŶƵĂĐŝſŶ͕ƐĞŝƐĚŝŵŝŶƵƚŽƐ
ŚƵŵĂŶŽŝĚĞƐ͕ĂƚĂǀŝĂĚŽƐĐŽŶƌŽƉĂƐĐĞŹŝĚĂƐ͕ĚĞƐĐĞŶĚŝĞƌŽŶƉŽƌƵŶĂƌĂŵƉĂLJƐĞĚŝƐƉƵƐŝĞƌŽŶĂƌĞƉĂƌĂƌůĂŶĂǀĞ͘dƌĂƐĞůůŽ͕
ǀŽůǀŝĞƌŽŶĂůŝŶƚĞƌŝŽƌĚĞůĂƉĂƌĂƚŽ͕ƋƵĞĚĞƐƉĞŐſLJƐĞŵĂƌĐŚſƉŽƌůĂǀĞŶƚĂŶĂ͘^ĞŐƷŶĞůƵĨſůŽŐŽ John A. Keel͕ŚĂLJŵƵĐŚŽƐ
ŝŶĨŽƌŵĞƐĚĞĐĂƐŽƐƐŝŵŝůĂƌĞƐ͕ĂƵŶƋƵĞŶŽƐƵĞůĞŶƉƵďůŝĐĂƌƐĞƉŽƌƋƵĞƐŽŶĂůƵĐŝŶĂŶƚĞƐ͘͞>ĂŵĂLJŽƌşĂƐŽŶŝĚĠŶƟĐŽƐĂůĂƐ
ŚŝƐƚŽƌŝĂƐĚĞŚĂĚĂƐLJŐŶŽŵŽƐĚĞĂŶƚĂŹŽ͘>ĂƐŵŝŶŝƉĞƌƐŽŶĂƐǀŝƐƚĞŶĐŽŵŽĂƐƚƌŽŶĂƵƚĂƐ͕ŝŶĐůƵŝĚŽƐĐĂƐĐŽƐƚƌĂŶƐƉĂƌĞŶƚĞƐ͕
ŵŝĞŶƚƌĂƐƋƵĞŽƚƌŽƐƐŽŶĚĞƐĐƌŝƚŽƐĚĞĨŽƌŵĂŵƵLJƉĂƌĞĐŝĚĂĂůŽƐĚƵĞŶĚĞƐŝƌůĂŶĚĞƐĞƐ͕͟ĂƐĞǀĞƌĂ͘

33
Ufología UNIVERSO

ƚŽƚĂůŵĞŶƚĞ ŝŶŵĞƌƐŽƐ ĞŶ ƵŶĂ ĨĂŶƚĄƐƟĐĂ ƌĞƉƌĞ-


ƐĞŶƚĂĐŝſŶ ĚƌĂŵĄƟĐĂ͕ ĐƵLJŽ ĚĞƐĞŶůĂĐĞ͕ ƉŽƌ ĂŚŽƌĂ͕
desconocemos.

ʐ¹›ã®òÊÊòÄ®
Para algunos aventajados ufólogos, la inteligencia
que se oculta detrás de los ovnis estaría encargán-
ĚŽƐĞĚĞůůĞǀĂƌĂĐĂďŽƵŶƐŝƐƚĞŵĄƟĐŽƉůĂŶ͕ĂƉĂƌĞŶ-
ƚĞŵĞŶƚĞ ƐƵƟů͕ ƋƵĞ ƚĞŶĚƌşĂ ĐŽŵŽ ĮŶ ĚĞĐŽŶƐƚƌƵŝƌ
nuestros obsoletos esquemas lógicos y nuestra
errónea concepción del mundo.
ůĨĞƐƟǀĂůĚĞůĂďƐƵƌĚŽƋƵĞĐĂƌĂĐƚĞƌŝnjĂĂůĨĞŶſ-
ŵĞŶŽKsE/ƐƵƉŽŶĞƵŶĂďŽĨĞƚĂĚĂĂůƐĞŶƟĚŽĐŽŵƷŶ
y al pensamiento racional. Su manifestación abre
las puertas a nuevas realidades insospechadas y
provoca ciertos estados de conciencia que permi-
ten sintonizar con otros planos o niveles transdi-
mensionales de la realidad. Eso lo observamos en
ůŽƐ ƚĞƐƟŐŽƐ ƋƵĞ ŚĂŶ ƚĞŶŝĚŽ ĞŶĐƵĞŶƚƌŽƐ ĐĞƌĐĂŶŽƐ
con ovnis. La experiencia afecta sobremanera al
psiquismo humano. Altera la percepción de for-
ŵĂĚƌĄƐƟĐĂ͘dĂŶƚŽĞƐĂƐş͕ƋƵĞĞůƐƵũĞƚŽŶŽƐŽůŽƐĞ
ĐƵĞƐƟŽŶĂƌĄ͕ĂƉĂƌƟƌĚĞĞƐĞŝŶƐƚĂŶƚĞ͕ƐƵƐĐƌĞĞŶĐŝĂƐ
y su modo de interpretar la realidad, sino que co-
menzará a percibir hechos insólitos, a escuchar
voces que le dictan mensajes, a experimentar
ĐƵƌŝŽƐĂƐ ƐŝŶĐƌŽŶŝĐŝĚĂĚĞƐ LJ Ă ƐĞŶƟƌ ƋƵĞ ĂĚƋƵŝĞƌĞ
ƐŽƌƉƌĞŶĚĞŶƚĞƐ ĐĂƉĂĐŝĚĂĚĞƐ ƉƐşƋƵŝĐĂƐ ;ƚĞůĞƉĂơĂ͕
clarividencia, premonición, proyección astral, sa-
nación...). Es como si su “antena” mental, a conse-
“ENGAÑAN A QUIEN SE DEJA ENGAÑAR”
cuencia del encuentro, fuese capaz de sintonizar Según el recientemente desaparecido ufólogo Ignacio Darnaude, hay una inmigración masiva
ƐŝŶĚŝĮĐƵůƚĂĚĐŽŶĂůŐƵŶĂĨƌĞĐƵĞŶĐŝĂŝŶƚĞƌĚŝŵĞŶƐŝŽ- de mercaderes del engaño transdimensionales. Estas hordas de agentes intangibles están
nal no captable por nuestros canales sensoriales tentando a los individuos que están en la fase involucionista de protagonizar la negatividad,
normales. en una vasta campaña orquestada para envilecer y corromper a este planeta. “Pero este
dƌĂƐĞdžĂŵŝŶĂƌĂŶƵŵĞƌŽƐŽƐĐŽŶƚĂĐƚĂĚŽƐ͕ĞůƉƐŝ- plan degenerador, que encaja funcionalmente y tiene su utilidad en el esquema bipolar del
quiatra Berthold Schwarz ha podido constatar que Universo a largo plazo, está sobradamente compensado por otras actuaciones del ala positiva
tras la primera experiencia OVNI, el sujeto entra y de las falanges interdimensionales, que están ayudando masivamente a que la Tierra y sus
sale de estados de trance con total normalidad y se habitantes eleven su vibración espiritual”, arguye. Añade que solo se dejan embaucar los que
desatan fenómenos parapsicológicos a su alrede- así lo prefieren, porque necesitan pasar por esa experiencia para asimilar a través de la misma
dor. “Quizá la experiencia OVNI sea un modo para ciertas asignaturas evolutivas aún pendientes. “En conjunto, y a largo plazo, vivimos en un
que estas personas se realicen. A veces, resulta que Universo lógico y seguro, regido por la ley, la justicia y el orden, ovnis y humanoides incluidos”,
ĞůĐŽŶƚĂĐƚŽĐŽŶĞůKsE/ƐŝƌǀĞƉŽƐŝƟǀĂŵĞŶƚĞĂůŽƋƵĞ concluye.
el perceptor necesita; otras veces resulta que no, y
la persona termina peor que antes”, aduce.
Si cada vez aumenta más el número de perso-
nas que aseguran protagonizar encuentros con
ĞŶƟĚĂĚĞƐĞdžƚƌĂŚƵŵĂŶĂƐ͕ĚĞƐĚĞĂďĚƵĐĐŝŽŶĞƐŚĂƐƚĂ
contactos mentales (canalización), ¿de qué modo
afectarán estos eventos al conjunto de la sociedad?
“Nuestro interés deberá centrarse en el modo cómo
la convicción extendida y profunda sobre la existen-
ĐŝĂĚĞůŽƐŽǀŶŝƐĂůƚĞƌĂ͕ƐƵƟůƉĞƌŽŝƌƌĞǀĞƌƐŝďůĞŵĞŶƚĞ͕
ŶŽƐŽůŽůĂƐŝĚĞĂƐƌĞůŝŐŝŽƐĂƐ͕ƉĞƌŝĨĠƌŝĐĂƐLJŵĞƚĂİƐŝĐĂƐ͕
sino también vastas constelaciones de cultura y co-
nocimiento social. En relación con este punto, pode-
mos describir a los ovnis como agentes ultraterres-
tres de deconstrucción cultural”͕ ĂĮƌŵĂ Carl Ras- El ufólogo Ignacio
chke͘DĞƉĂƌĞĐĞƵŶĂĚĞĮŶŝĐŝſŶďĂƐƚĂŶƚĞĂĐĞƌƚĂĚĂ͘ Darnaude (izquierda), junto
a Moisés Garrido.

34
Quizá, y aquí radicaría el peligro de alguna ma-
ŶĞƌĂ͕ĞƐƚĂŵŽƐƐŝĞŶĚŽƵƟůŝnjĂĚŽƐƉŽƌĞƐĂƐĞŶƟĚĂĚĞƐ
que a lo largo de la Historia se han manifestado con
ropajes de dioses, ángeles, hadas, duendes,
íncubos, espíritus, etc. La intenciona-
ůŝĚĂĚ ĚĞ ĚŝĐŚĂƐ ĞŶƟĚĂĚĞƐ͕ ƋƵĞ
ŚŽLJ ƐĞ ŵĂŶŝĮĞƐƚĂŶ ĐŽŵŽ ƉƌĞ-
suntos extraterrestres (algo
ƋƵĞLJĂĂŶƟĐŝƉſCarl Jung al
referirse a los “dioses de
Acuario”), siempre ha es-
tado determinada por dos
ĐƵĞƐƟŽŶĞƐĨƵŶĚĂŵĞŶƚĂůĞƐ͗
ofrecer pequeñas dosis de su
presencia a través de encuentros
esporádicos y, a su vez, eludir un con-
ƚĂĐƚŽŵĂƐŝǀŽLJĚŝĄĨĂŶŽƋƵĞĂůĞũĞƚŽĚŽĂƟƐďŽ
ĚĞĚƵĚĂ;ĞŶĞůĨŽŶĚŽ͕ƉĂƌĞĐĞĐŽŵŽƐŝĞůĨĞŶſŵĞŶŽ
ŶĞŐĂƐĞƐƵƉƌŽƉŝĂĞdžŝƐƚĞŶĐŝĂƉŽƌĂůŐƵŶĂƌĂnjſŶƋƵĞ͕
por ahora, somos incapaces de dilucidar).
ƐƚĄĐůĂƌŽƋƵĞũƵĞŐĂŶĂůĂĐŽŶĨƵƐŝſŶ͕ĂůĚĞƐƉŝƐƚĞ
y al engaño. Algo que se aprecia perfectamente en
ĞůĞǀĂƐŝǀŽĨĞŶſŵĞŶŽKsE/ʹƚĂŶŝŵƉĞŶĞƚƌĂďůĞ͕ŝƌƌĂ-
ĐŝŽŶĂůLJĨŽƌƚĞĂŶŽʹ͕ƐŝĞŵƉƌĞĞǀŝƚĂŶĚŽĚĞũĂƌƉƌƵĞďĂƐ
ŝŶĐƵĞƐƟŽŶĂďůĞƐĚĞƐƵĞdžŝƐƚĞŶĐŝĂ͎͘WŽƌƋƵĠůŽƐŽǀŶŝƐ
se exhiben y, a la misma vez, juegan al escondite?
͎WŽƌƋƵĠĂƌƌŽũĂŶůĂƉŝĞĚƌĂLJĞƐĐŽŶĚĞŶůĂŵĂŶŽ͍
ŽŵŽ ďŝĞŶ ƐĞŹĂůĂ Ğů ƵĨſůŽŐŽ ƐĞǀŝůůĂŶŽ /ŐŶĂĐŝŽ
Darnaude Rojas-Marcos en su revelador ensayo
El Principio de Elusividad Cósmica;ϮϬϬϵͿ͗“Salta a
la vista que el gran montaje ufológico fue diseñado
a propósito, en la inteligencia de que bajo ninguna
circunstancia se produzcan constataciones incon-
ƚƌŽǀĞƌƟďůĞƐ͕ ƋƵĞ ƉŽŶŐĂŶ ĚĞ ŵĂŶŝĮĞƐƚŽ ůĂ ƉƌĞƐĞŶ-
ĐŝĂ ĚĞ ůŽƐ ƚĂŶ ƌŝĚŝĐƵůŝnjĂĚŽƐ ƉůĂƟůůŽƐ ǀŽůĂŶƚĞƐ͕ ƐƵƐ
tripulaciones y remotos cuarteles generales. (...)
No hay duda de que el show internacional lo han
ƉƌŽŐƌĂŵĂĚŽĂĚƌĞĚĞ͕ĐŽŶƚĂŶƐŽĮƐƟĐĂĚĂŝŶŐĞŶŝĞƌşĂ
psicológica que en ningún momento genere prue-
bas incontestables”.

ÖÙÊù›‘ãÊ—›½¥ÊÝ
Ŷϭϵϵϰ͕ĞůƵĨſůŽŐŽPedro Valverde Tort nos remi-
ƟſĂĚŝǀĞƌƐŽƐŝŶǀĞƐƟŐĂĚŽƌĞƐĞƐƉĂŹŽůĞƐƵŶĂŵƉůŝŽ
ŝŶĨŽƌŵĞƐŽďƌĞĞůĚĞŶŽŵŝŶĂĚŽWƌŽLJĞĐƚŽĞůĨŽƐ͕ĞůĂ-
ďŽƌĂĚŽƉŽƌĠů͕ĐƵLJŽĮŶĞƌĂĂǀĞƌŝŐƵĂƌůĂƐƌĂnjŽŶĞƐĚĞ
ůĂŵĂŶŝƉƵůĂĐŝſŶŵĂŶƚĞŶŝĚĂĂůŽůĂƌŐŽĚĞůĂ,ŝƐƚŽƌŝĂ
ƉŽƌ ĞŶƟĚĂĚĞƐ ŝŶƚĞƌĚŝŵĞŶƐŝŽŶĂůĞƐ͘ ^ĞŐƷŶ ĞdžƉƵƐŽ
ĞŶ ĚŝĐŚŽ ŝŶĨŽƌŵĞ͗ ͞Ŷ ƚŽĚĂ ĞƐƚĂ ĨĞŶŽŵĞŶŽůŽŐşĂ
de los hechos paranormales, incluido el fenómeno EL UFÓLOGO PEDRO VALVERDE TORT
KsE/͕ ŚĂLJ ƵŶ ĚĞŶŽŵŝŶĂĚŽƌ ĐŽŵƷŶ͕ ƵŶ ŝŶĚŝĐĂƟǀŽ
de que estas manifestaciones se originan por una
elaboró un amplio informe sobre el denominado
misma inteligencia y con una misma intencionali- Proyecto Delfos, cuyo fin era averiguar las
ĚĂĚ͘>ŽƐĂƐƉĞĐƚŽƐƋƵĞĂĚŽƉƚĂƐŽŶĚŝƐƟŶƚŽƐƐĞŐƷŶ razones de la manipulación mantenida a lo largo
los pueblos, los niveles culturales, la época. Pero la
causa que está por detrás de los fenómenos es la de la Historia por entidades interdimensionales.

35
Ufología UNIVERSO

misma hace cinco mil años y hoy”. En resumen,


lo que Valverde trataba de demostrar era que exis-
ten criaturas inteligentes, pertenecientes a otro
plano dimensional, que interactúan con nuestro
ŵĂƌĐŽİƐŝĐŽLJƋƵĞ“se han aprovechado de nuestra
ŶĞĐĞƐŝĚĂĚĚĞĐƌĞĞƌĞŶĂůŐŽƐƵƉĞƌŝŽƌ͕ĚĞĂĮƌŵĂƌŶŽƐ
en la creencia de un nivel espiritual, para usurpar
ƐƵƐĨƵŶĐŝŽŶĞƐLJƌĞƉƌĞƐĞŶƚĂƟǀŝĚĂĚ͟. Algunas de es-
ƚĂƐŝŶƚĞůŝŐĞŶĐŝĂƐƐĞƌşĂŶŵĂůŝŐŶĂƐƉŽƌŶĂƚƵƌĂůĞnjĂLJ
ĂĐƚƵĂƌşĂŶŵƵLJŚĄďŝůŵĞŶƚĞƵƟůŝnjĂŶĚŽƚŽĚŽƟƉŽĚĞ
representaciones basadas en el engaño para mani-
ƉƵůĂƌůĂŵĞŶƚĞŚƵŵĂŶĂ͘
Ramón Navía-Osorio͕ ƉƌĞƐŝĚĞŶƚĞ ĚĞů /ŶƐƟƚƵƚŽ
ĚĞ/ŶǀĞƐƟŐĂĐŝſŶLJƐƚƵĚŝŽƐdžŽďŝŽůſŐŝĐŽƐ;/͘/͘͘͘Ϳ
ĚĞĂƌĐĞůŽŶĂ͕ŚĂƐĞŐƵŝĚŽĞƐĂƐŵŝƐŵĂƐĚŝƌĞĐƚƌŝĐĞƐ
ĞƐƚĂďůĞĐŝĚĂƐĞŶĞůWƌŽLJĞĐƚŽĞůĨŽƐ͘zůŽĞdžƉůŝĐĂĚĞů
siguiente modo: “Nos preguntamos si es posible
que una inteligencia suprahumana pueda actuar
ĚŝƌĞĐƚĂŵĞŶƚĞ ƐŽďƌĞ ŶƵĞƐƚƌŽ ƉƐŝƋƵŝƐŵŽ͕ ƵƟůŝnjĂŶĚŽ
una cualquiera de las poco conocidas ‘ventanas’
que existen en los mecanismos desconocidos de
nuestro cerebro, para confundirnos, haciéndonos
creer en otra realidad. Este concepto sobrepasa
todo lo que podamos imaginar. Es la realidad so-
ďƌĞƉĂƐĂŶĚŽĂůĂĮĐĐŝſŶ͘^ĞƚƌĂƚĂĚĞƵŶĂǀĞƌĚĂĚĞƌĂ
ƌĞǀŽůƵĐŝſŶĞŶůĂŵĂŶŝƉƵůĂĐŝſŶĚĞůĂƐŵĞŶƚĞƐ͕ƵŶĂ
ŝŶŇƵĞŶĐŝĂƋƵĞƉƵĞĚĞƉƌŽŐƌĞƐŝǀĂŵĞŶƚĞƚƌĂŶƐĨŽƌŵĂƌ
nuestra sociedad y sus formas de cultura, en sus es-
tructuras mentales, sin que de ello tomemos plena
ĐŽŶĐŝĞŶĐŝĂ͘;͘͘͘ͿDĞŶƚĂůŝĐĠŵŽŶŽƐĞŶƋƵĞĞůĨĞŶſŵĞ-
no OVNI no es más que uno de los muchos árbo-
les de los que está formado el extraño bosque de
la ‘otra realidad’ que nos circunda. Y si queremos
ĐŽŵƉƌĞŶĚĞƌƐƵŶĂƚƵƌĂůĞnjĂLJĮŶĂůŝĚĂĚ͕ůĂĚĞůĨĞŶſ-
meno OVNI, debemos comprender primero la natu-
ƌĂůĞnjĂLJĮŶĂůŝĚĂĚĚĞůďŽƐƋƵĞĚĞůƋƵĞĨŽƌŵĂƉĂƌƚĞ͟.
>ŽƐ ĂƌơĮĐĞƐ ĚĞ ĚŝĐŚŽ ĞƐƚƵĚŝŽ͕ ƋƵĞ ĂĚŵŝƟĞƌŽŶ
ůĂĞdžŝƐƚĞŶĐŝĂĚĞƵŶƉůĂŶŽĐŽŵƉůŽƚŽĐƵůƚŽƋƵĞŚĂ
ŝŶƚĞƌĨĞƌŝĚŽ ĞŶ ůĂ ĞǀŽůƵĐŝſŶ ŚƵŵĂŶĂ Ă ůŽ ůĂƌŐŽ ĚĞ
ůĂ,ŝƐƚŽƌŝĂ;ƵŶĂƉƌĞŶĚŝnjĂũĞůĞŶƚŽ͕ƉĞƌŽĐŽŶƐƚĂŶƚĞͿ͕
LA ABUNDANTE TIPOLOGÍA HUMANOIDE
sugirieron la posibilidad de que estas inteligencias
ŶŽ ĨƵĞƐĞŶ ĚĞ ŽƌŝŐĞŶ ĞdžƚƌĂƚĞƌƌĞƐƚƌĞ͕ ƐŝŶŽ ŝŶƚĞƌĚŝ- Algo que no debería visitantes, parecen el 12 de septiembre
ŵĞŶƐŝŽŶĂů ;ǀĞƌ ĂŶĞdžŽͿ͘ ^ĞƌşĂŶ ŝŶƚĞůŝŐĞŶĐŝĂƐ ĐŽŶ pasar desapercibido es nuestros vecinos de 1952 en Flatwoods
ŽƚƌŽ ƟƉŽ ĚĞ ƐŽƉŽƌƚĞͲǀĞŚşĐƵůŽ͕ ŶŽ İƐŝĐŽ ĞƐƉĂĐŝŽͲ la variada tipología de de una dimensión (Virginia Occidental),
ƚĞŵƉŽƌĂů͕LJĐŽŶƐƵĞƐƉĞĐşĮĐŽĄŵďŝƚŽĚĞƌĞĂůŝĚĂĚ͕ ufonautas que han sido paralela. Y es que con la exuberante
ĐĂƉĂĐĞƐĚĞŝŶƚĞƌĂĐĐŝŽŶĂƌĐŽŶĞůŚŽŵďƌĞ͕ƵƟůŝnjĄŶ- observados por todo el hay seres robóticos, mujer “espacial” que
ĚŽůŽĂƐƵĂŶƚŽũŽ͘WŽƌƚĂŶƚŽ͕ĞƐƚĂƌşĂŵŽƐŚĂďůĂŶĚŽ mundo. zoomorfos, angelicales, se presentó ante el
ĚĞƵŶĂƌĞĂůŝĚĂĚƉĂƌĂİƐŝĐĂ͕ĂůŐŽƋƵĞLJĂĞůƵĨſůŽŐŽ Si fuesen macrocéfalos, acéfalos, contactado Howard
ĨƌĂŶĐĠƐJacques ValléeƉŽƐƚƵůſƟĞŵƉŽĂƚƌĄƐŵĞ- alienígenas, estaríamos ciclópeos... Menger.
ĚŝĂŶƚĞƐƵĐŽŶŽĐŝĚĂƚĞŽƌşĂĚĞů͞^ŝƐƚĞŵĂĚĞŽŶƚƌŽů͗͟ siendo visitados por Algunas entidades No sabemos si
“Para mí, existe un sistema de control espiritual innumerables razas. parecen físicas, todo ello forma
ĚĞ ůĂ ĐŽŶĐŝĞŶĐŝĂ ŚƵŵĂŶĂ͕ ĚĞů ĐƵĂů ůŽƐ ĨĞŶſŵĞŶŽƐ Al menos, un centenar pero otras son parte también del
paranormales, tales como los ovnis, son una de las o más. translúcidas, etéreas, estratégico juego
manifestaciones. No puedo decir si ese control es Algo impensable, y se materializan de la confusión que
natural y espontáneo; si es explicable en términos pues no somos tan o se evaporan desde la noche de
ĚĞ ŐĞŶĠƟĐĂ͕ ĚĞ ƉƐŝĐŽƐŽĐŝŽůŽŐşĂ Ž ĚĞ ĨĞŶſŵĞŶŽƐ especiales como para instantáneamente. los tiempos se traen
ŽƌĚŝŶĂƌŝŽƐ͕ Ž Ɛŝ ĞƐ ĂƌƟĮĐŝĂů LJ ƐĞ ĞŶĐƵĞŶƚƌĂ ĞŶ ůĂƐ atraer la atención de Nada tiene que ver el entre manos estas
manos de alguna voluntad suprahumana. Puede tantas inteligencias monstruoso ente de presuntas entidades
ser que esté completamente regido por leyes de cósmicas. Más que casi 5 m de altura visto interdimensionales.

36
las que aún no hemos descubierto los elementos ción unilateral con ellos”͕ƐŽƐƚƵǀŽĞůŚŝƐƚŽƌŝĂĚŽƌ
de base”. :ƵĂŶ'ĂƌĐşĂƟĞŶnjĂ͕ĞŶƐƵŵĂŐŶşĮĐĂŽďƌĂ
sĂůůĠĞ͕ ĚĞƐĚĞ ƐƵ ĨĂŶƚĄƐƟĐĂ ŽďƌĂ Pasaporte a La gran manipulación cósmica (1981),
Magonia;ϭϵϲϵͿ͕LJĂĐƵĞƐƟŽŶĂďĂůĂŚŝƉſƚĞƐŝƐĞdžƚƌĂ- ĞŶ ůĂ ƋƵĞ ƚĂŵďŝĠŶ ƐƵŐŝƌŝſ ůĂ ĞdžŝƐƚĞŶĐŝĂ
ƚĞƌƌĞƐƚƌĞ ʹůĂ ĐŽŶƐŝĚĞƌĂďĂ ƵŶĂ ĞdžƉůŝĐĂĐŝſŶ ĚĞŵĂ- ĚĞ ĞŶƟĚĂĚĞƐ ƋƵĞ ǀŝǀĞŶ ƵŶĂ ĐŽŶĐŝĞŶ-
ƐŝĂĚŽƐŝŵƉůŝƐƚʹLJƐĞĐĞŶƚƌĂďĂĞŶĞů͞ĐŽŵƉŽŶĞŶƚĞ ĐŝĂĚŝŵĞŶƐŝŽŶĂůƐƵƉĞƌŝŽƌĂůĂŶƵĞƐƚƌĂLJ
ƉĂƌĂŶŽƌŵĂů͕͟ ĞƐƉĞĐƵůĂŶĚŽ ĐŽŶ ůĂ ƉŽƐŝďŝůŝĚĂĚ ĚĞ ƋƵĞĐŽĞdžŝƐƚĞŶĞŶŶƵĞƐƚƌŽŵƵŶĚŽLJĐŽŶ
ƋƵĞĞůĨĞŶſŵĞŶŽKsE/ƐĞĂĚĞŶĂƚƵƌĂůĞnjĂŝŶƚĞƌĚŝ- ŶŽƐŽƚƌŽƐ͕ůŽŵŝƐŵŽƋƵĞŶŽƐŽƚƌŽƐĐŽŶ-
ŵĞŶƐŝŽŶĂůLJĐĂƉĂnjĚĞŵĂŶŝƉƵůĂƌƌĞĂůŝĚĂĚĞƐİƐŝĐĂƐ ǀŝǀŝŵŽƐĐŽŶůŽƐĂŶŝŵĂůĞƐ͘͞z͕ƉĂƌĂŵĄƐ
ƋƵĞ ĞƐĐĂƉĂŶ Ă ŶƵĞƐƚƌŽ ƉƌŽƉŝŽ ĐŽŶƟŶƵŽ ĞƐƉĂĐŝŽͲ ĞdžĂĐƟƚƵĚ͕ ŚĂĐŝĞŶĚŽ ĐŽŶ ŶŽƐŽƚƌŽƐ ůĂƐ
ƟĞŵƉŽ͘ ĚǀĞƌơĂ ƋƵĞ ƐƵ ŝŵƉĂĐƚŽ ƐŽďƌĞ ŶƵĞƐƚƌĂ mismas cosas que nosotros hacemos
ĐƵůƚƵƌĂLJŶƵĞƐƚƌĂŝŵĂŐŝŶĂĐŝſŶĞƐŝŶŶĞŐĂďůĞ͘^ŝĞŵ- con los animales o con los vegetales de
ƉƌĞŚĂĞƐƚĂĚŽ͕ĂĚĞŵĄƐ͕ĐŽŶǀĞŶĐŝĚŽĚĞůĂƐŝŵŝůŝƚƵĚ ůŽƐƋƵĞŶŽƐƐĞƌǀŝŵŽƐLJŶŽƐŶƵƚƌŝŵŽƐ͟,
ĞdžŝƐƚĞŶƚĞ ĞŶƚƌĞ ůĂƐ ĂĐƚƵĂůĞƐ ŚŝƐƚŽƌŝĂƐ ĚĞ ŽǀŶŝƐ LJ ĂƐĞǀĞƌſ͘
ůŽƐ ĂŶƟŐƵŽƐ ƌĞůĂƚŽƐ ĚĞ ŚĂĚĂƐ͕ ŐŶŽŵŽƐ͕ ĚƵĞŶĚĞƐ ƐƚĄĐůĂƌŽƋƵĞĞƐƚĂƐŵĂŶŝĨĞƐƚĂĐŝŽ-
LJ ŽƚƌĂƐ ĚŝŵŝŶƵƚĂƐ ĐƌŝĂƚƵƌĂƐ ĚĞů ĨŽůŬůŽƌĞ ƉŽƉƵůĂƌ͘ ŶĞƐ͕ ĐĂƌĂĐƚĞƌŝnjĂĚĂƐ ƉŽƌ ůŽ ĂďƐƵƌĚŽ LJ
“Sostengo enérgicamente que sí es razonable esta- ƉŽƌ ŵƵůƟƚƵĚ ĚĞ ĞůĞŵĞŶƚŽƐ ŝƌƌĂĐŝŽŶĂ-
blecer dicho paralelismo, pues los mecanismos que ůĞƐ͕ŚĂŶĚĞƐĞƌĐŽŶƚĞŵƉůĂĚĂƐĐŽŵŽƵŶŚĞĐŚŽ
ŚĂŶ ŐĞŶĞƌĂĚŽ ĞƐƚĂƐ ĚŝƐƟŶƚĂƐ ĐƌĞĞŶĐŝĂƐ ƐŽŶ ŝĚĠŶ- ƵŶŝǀĞƌƐĂů͘ ,ĂďůĂŵŽƐ ĚĞ ĞŶƟĚĂĚĞƐ ƋƵĞ ŚĂŶ
ƟĐŽƐ͘^ƵĐŽŶƚĞdžƚŽŚƵŵĂŶŽLJƐƵƐĞĨĞĐƚŽƐƐŽďƌĞůŽƐ ĞdžŝƐƟĚŽƐŝĞŵƉƌĞ͕ŵŝŵĞƟnjĄŶĚŽƐĞďĂũŽĚŝƐƟŶ-
humanos son constantes”͕ƌĞŵĂƌĐĂďĂ͘ ƚĂƐĂƉĂƌŝĞŶĐŝĂƐƉĂƌĂŵĂŶŝƉƵůĂƌĂůƐĞƌŚƵŵĂŶŽ
LJĂůƚĞƌĂƌƐƵƉĞƌĐĞƉĐŝſŶĚĞůƟĞŵƉŽ͕ĂƐşĐŽŵŽ
‘çÙ®ÊÝÊÝփك½›½®ÝÃÊÝ ƐƵǀŝƐŝſŶĚĞůŵƵŶĚŽ͘EŽŚĂĐĞĨĂůƚĂŵĄƐƋƵĞ
^ŝĞŵƉƌĞ͕ĞŶĞƐƚŽƐĐĂƐŽƐĚĞĞŶĐƵĞŶƚƌŽƐĐŽŶĞŶƟĚĂ- ĐŽŶƐƵůƚĂƌĞůĨŽůŬůŽƌĞĂŶƟŐƵŽƉĂƌĂĐĂĞƌĞŶůĂ
ĚĞƐ͕ĂƉĂƌĞĐĞƵŶĂĞdžƚƌĂŹĂůƵnjĞŶŵĞĚŝŽĚĞƵŶďŽƐ- ĐƵĞŶƚĂĚĞĞƐƚĞůůĂŵĂƟǀŽƉĂƌĂůĞůŝƐŵŽ͘ŶůŽƐ
ƋƵĞ͕ĞŶƵŶĐĂŵŝŶŽĐŽŵĂƌĐĂůĂƉĞŶĂƐƚƌĂŶƐŝƚĂďůĞ͕Ž ƌĞůĂƚŽƐĂŶĐĞƐƚƌĂůĞƐƐŽďƌĞŚĂĚĂƐLJŽƚƌŽƐƐĞ-
ďŝĞŶũƵŶƚŽĂƵŶĂŐƌƵƚĂŽƵŶĂƌƌŽLJŽ͘ǀĞĐĞƐ͕ŝŶĐůƵƐŽ ƌĞƐĞůĞŵĞŶƚĂůĞƐ͕ǀĞŵŽƐĚĞƚĂůůĞƐƋƵĞƟĞŶĞŶ
ĞŶĞůĚŽƌŵŝƚŽƌŝŽ͕ĐƵĂŶĚŽĞůƉĞƌĐĞƉƚŽƌĞƐƚĄĂƉƵŶƚŽ ŵƵĐŚŽƐƉƵŶƚŽƐĞŶĐŽŵƷŶĐŽŶůŽƐĂĐƚƵĂůĞƐ
ĚĞĚŽƌŵŝƌ͘ĞĞƐĂĞŶǀŽůǀĞŶƚĞůƵnj͕ƐƵƌŐĞƵŶĄŶŐĞů͕ ĞŶĐƵĞŶƚƌŽƐĐŽŶƵĨŽŶĂƵƚĂƐ͘͞,ĂLJĞdžƚƌĂŽƌ-
la Virgen͕ƵŶŚĂĚĂŽƵŶĞdžƚƌĂƚĞƌƌĞƐƚƌĞ͘^ƵĞůĞŶƐĞƌ dinarios paralelismos entre descripcio-
ĮŐƵƌĂƐ ůƵŵŝŶŽƐĂƐ ƋƵĞ ƉĂƌĞĐĞŶ ŇŽƚĂƌ ĞŶ Ğů ĂŝƌĞ͕ nes actuales de raptos por alieníge-
ƋƵĞƉŽƌƚĂŶĂůŐŽĞŶůĂƐŵĂŶŽƐ;ƵŶĂĞƐĨĞƌĂŵĞƚĄ- ŶĂƐLJĐƵĞŶƚŽƐĂƌĐĂŝĐŽƐĚĞƉĞƌƐŽ-
ůŝĐĂŽďƌŝůůĂŶƚĞͿLJƋƵĞƐĞĐŽŵƵŶŝĐĂŶŵĞŶƚĂůŵĞŶƚĞ ŶĂƐƋƵĞĨƵĞƌŽŶ͚ƌŽďĂĚĂƐ͛ƉŽƌ
ĐŽŶĞůƐƵũĞƚŽ͕ĞůĐƵĂůĐĂĞĞŶƵŶĂĞƐƉĞĐŝĞĚĞƐŽƉŽƌŽ ĞůĨŽƐLJĚƵĞŶĚĞƐ͕͟ƌĞĐŽŶŽ-
ƚƌĂŶĐĞ͕ƉĞƌĚŝĞŶĚŽĂƐşůĂŶŽĐŝſŶĚĞůƟĞŵƉŽ͘ƉĂƌƟƌ ĐĞ Ğů ŝŶǀĞƐƟŐĂĚŽƌ Pe-
ĚĞĂŚş͕ĞůͼĞůĞŐŝĚŽͼǀŽůǀĞƌĄĂƚĞŶĞƌŵĄƐĞŶĐƵĞŶƚƌŽƐ ƚĞƌƌŽŽŬĞƐŵŝƚŚ. Y
ĐŽŶ ĞƐĂƐ ĞŶƟĚĂĚĞƐ͕ Ă ǀĞĐĞƐ Ă ĨĞĐŚĂ ĮũĂ Ž ƉƌĞǀŝĂ ƟĞŶĞƌĂnjſŶ͘
ĐŝƚĂ͕LJƉƌŽƚĂŐŽŶŝnjĂƌĄĐŝĞƌƚŽƐĨĞŶſŵĞŶŽƐƉƌŽĚŝŐŝŽ-
ƐŽƐ;ĐŽŵŽĂǀĂůĚĞƋƵĞĞůĐŽŶƚĂĐƚŽĞƐƌĞĂůLJŶŽĨƌƵƚŽ
ĚĞƐƵŝŵĂŐŝŶĂĐŝſŶͿ͘^ŝŶĚƵĚĂ͕LJĂŶŽǀŽůǀĞƌĄĂƐĞƌůĂ
ŵŝƐŵĂƉĞƌƐŽŶĂ͘͘͘
͞La conclusión a la que puede llegarse en este
ƐĞŶƟĚŽ ĞƐ ƋƵĞ ĞƐĞ ͚ůŽͲƋƵĞͲƐĞĂ͛ ƋƵĞ ĂƉĂƌĞĐĞ ĞŶ-
ǀƵĞůƚŽ ĞŶ ůƵnj͕ ƐŽŶŝĚŽ LJ ĂƌŽŵĂ ĞŶ ĞƐƉĞĐƚĄĐƵůŽ
ĞdžƚƌĂƚĞƌƌĞŶŽ͕ ŚĂ ĞůĞŐŝĚŽ ƐƵ ƉƌŽƉŝŽ ƐƵũĞƚŽ HABLAMOS DE
ŝŶƚĞƌŵĞĚŝĂƌŝŽLJůĞŚĂŚĞĐŚŽƐĞƌǀŝƌĚĞ
ĐĞďŽ ʹƚĂŶ ĞƐƉŝƌŝƚƵĂů LJ ƚƌĂƐ-
ENTIDADES que
cendente como queramos han existido siempre,
ƌĞĐŽŶŽĐĞƌůŽʹƉĂƌĂĞũĞƌĐĞƌ
ƐƵ ŝŶŇƵĞŶĐŝĂ ƐŽďƌĞ ůŽƐ
mimetizándose bajo distintas
ĚĞŵĄƐ LJ ƉŽŶĞƌƐĞ ĞŶ apariencias para manipular al ser
supuesta comunica- humano y alterar su percepción
del tiempo, así como su visión del
mundo.

37
Ufología UNIVERSO

WŽĚƌşĂŵŽƐ ĂĮƌŵĂƌ͕ ƉŽƌ ƚĂŶƚŽ͕ ƋƵĞ ůŽƐ ŽǀŶŝƐ


ƐŽŶĞůĞƋƵŝǀĂůĞŶƚĞŵŽĚĞƌŶŽĚĞůĂƐĂŶƟŐƵĂƐĐƌĞĞŶ-
ĐŝĂƐĞŶŚĂĚĂƐLJĚƵĞŶĚĞƐ͎͘^ŝŐŶŝĮĐĂĞůůŽƋƵĞƚĂůĞƐ
ƌĞůĂƚŽƐ͕ ĂƐş ĐŽŵŽ ůŽƐ ƌĞĨĞƌŝĚŽƐ Ă ůŽƐ ŽǀŶŝƐ͕ ƐŽŶ
ŝŵĂŐŝŶĂƌŝŽƐ͍EŽ͕ƚŽĚŽůŽĐŽŶƚƌĂƌŝŽ͘WƌĞĐŝƐĂŵĞŶƚĞ͕
ƌĞƐƵůƚĂŵƵLJƐŝŐŶŝĮĐĂƟǀŽƋƵĞĞŶƚŽĚĂƐůĂƐĠƉŽĐĂƐ
ĞdžŝƐƚĂŶ ƚĞƐƟŵŽŶŝŽƐ ƐŽďƌĞ ĞŶĐƵĞŶƚƌŽƐ ĐŽŶ ƐĞƌĞƐ
ŶŽ ŚƵŵĂŶŽƐ͕ ŝŶƚĞƌƉƌĞƚĂĚŽƐ ĚĞ ĨŽƌŵĂ ĚŝƐƟŶƚĂ͘ z
ĞƐƋƵĞůŽƐŵŝƐŵŽƐĞůĞŵĞŶƚŽƐƋƵĞƐƵďLJĂĐĞŶĞŶůŽƐ
ĂĐƚƵĂůĞƐƌĞůĂƚŽƐKsE/ůŽƐĞŶĐŽŶƚƌĂŵŽƐĞŶĂŶƟŐƵĂƐ
ŚŝƐƚŽƌŝĂƐƉĞƌƚĞŶĞĐŝĞŶƚĞƐĂůĨŽůŬůŽƌĞƉŽƉƵůĂƌ͘
ŶĞƐƚĞƐĞŶƟĚŽ͕ƚĞŶĞŵŽƐůĂĨŽƌƚƵŶĂĚĞĐŽŶƚĂƌĞŶ
ĐĂƐƚĞůůĂŶŽĐŽŶůĂĞĚŝĐŝſŶĚĞůůŝďƌŽLa comunidad se-
creta͕ĚĞRobert Kirk͘ƐƚĞŚŽŵďƌĞĨƵĞƵŶƌĞǀĞƌĞŶ-
ĚŽƋƵĞǀŝǀŝſĞŶďĞƌĨŽLJůĞ;ƐĐŽĐŝĂͿĂĮŶĂůĞƐĚĞůƐŝŐůŽ
ys//͘^ĞƐŝŶƟſŵƵLJŝŶƚĞƌĞƐĂĚŽƉŽƌůŽƐƚĞƐƟŵŽŶŝŽƐĚĞ
ĂƋƵĞůůĂƐƉĞƌƐŽŶĂƐƋƵĞĂĮƌŵĂďĂŶŚĂďĞƌƚĞŶŝĚŽĐŽŶ-
ƚĂĐƚŽĐŽŶƐĞƌĞƐĨĞĠƌŝĐŽƐ͕ƵŶĂ,ƵŵĂŶŝĚĂĚƉĂƌĂůĞůĂĂůĂ
ŶƵĞƐƚƌĂƋƵĞĐŽĞdžŝƐƚĞĐŽŶŶŽƐŽƚƌŽƐLJƋƵĞƐŽůŽƉƵĞĚĞ
ǀĞƌƐĞŐƌĂĐŝĂƐĂƵŶĂĨĂĐƵůƚĂĚůůĂŵĂĚĂ^ĞŐƵŶĚĂsŝƐƚĂ
;ŚŽLJŚĂďůĂƌşĂŵŽƐĚĞĐůĂƌŝǀŝĚĞŶĐŝĂͿ͘

ƒ—ç‘®ÊěÝ͕كÖãÊÝùÃ瑫ÊÅÝ͘͘͘
<ŝƌŬ ĂĮƌŵĂďĂ ƋƵĞ ůĂ ŶĂƚƵƌĂůĞnjĂ ĚĞ ůŽƐ ĨĂŝƌŝĞƐ ƐĞ
ĞŶĐƵĞŶƚƌĂĞŶƚƌĞůĂŚƵŵĂŶĂLJůĂĂŶŐĠůŝĐĂ͘“Sus cuer-
pos, ligeros y cambiantes (como los denominados
ĂƐƚƌĂůĞƐͿ͕ƟĞŶĞŶĂůŐŽĚĞůĂŶĂƚƵƌĂůĞnjĂĚĞůĂŶƵďĞ
condensada. (...) Estos cuerpos son tan mudables,
ĂĐĂƵƐĂĚĞůŽƐƐƵƟůĞƐƋƵĞƐŽŶůŽƐĞƐƉşƌŝƚƵƐƋƵĞůŽƐ
ĂŶŝŵĂŶ͕ƋƵĞƉƵĞĚĞŶŚĂĐĞƌůŽƐĂƉĂƌĞĐĞƌŽĚĞƐĂƉĂ-
recer a voluntad”͕ĞdžƉůŝĐĂ͘ŹĂĚĞƋƵĞƐƵƐĐĂŵĂůĞſ-
ŶŝĐŽƐĐƵĞƌƉŽƐƐĞŵƵĞǀĞŶƉŽƌĞůĂŝƌĞĐŽŵŽƐŝŶĂĚĂ-
ƌĂŶĞŶĠů͕LJƋƵĞ͞ůŽƐǀŝĚĞŶƚĞƐ͕ĞƐƚŽĞƐ͕ůŽƐŚŽŵďƌĞƐ
ƋƵĞƉŽƐĞĞŶůĂ^ĞŐƵŶĚĂsŝƐƚĂ͕ŵĂŶƟĞŶĞŶĐŽŶĞůůŽƐ
ĞŶĐƵĞŶƚƌŽƐŵƵLJƚĞƌƌŽƌşĮĐŽƐŝŶĐůƵƐŽĞŶůŽƐĐĂŵŝŶŽƐ
ŵĄƐĨƌĞĐƵĞŶƚĂĚŽƐ͕ƉŽƌůŽƋƵĞ͕ƵƐƵĂůŵĞŶƚĞ͕ĞǀŝƚĂŶ
alejarse de casa͘͟
/ŶĐůƵƐŽ ůĂ ĂďĚƵĐĐŝſŶ Ž ƌĂƉƚŽ ŶŽ ĞƐ ĂůŐŽ ĐŽŶ-
ƚĞŵƉŽƌĄŶĞŽ͕ LJĂ ƋƵĞ ĞƐƚĄ ƉƌĞƐĞŶƚĞ ĞŶ ĐƌſŶŝĐĂƐ
MANIFIESTO DEL PROYECTO DELFOS
ĚĞůƉĂƐĂĚŽƌĞĨĞƌĞŶƚĞƐĂĂƉĂƌŝĐŝŽŶĞƐĚĞĞŶƟĚĂĚĞƐ
ĞŶŵĂƌĐĂĚĂƐĞŶƚƌĞůŽŵĄŐŝĐŽLJůŽƐŽďƌĞŶĂƚƵƌĂů͘Ğ A través del Proyecto las múltiples facetas de personalidad, el control
ŚĞĐŚŽ͕ ƵŶ ĚĂƚŽ ĂƉŽƌƚĂĚŽ ƉŽƌ <ŝƌŬ ƌĞƐƵůƚĂ ƐƵŵĂ- Delfos, del que ya nos un plano de existencia o ƚĞůĞƉĄƟĐŽ͘͘͘
ŵĞŶƚĞƌĞǀĞůĂĚŽƌ͕ƐŝůŽĐŽŵƉĂƌĂŵŽƐĐŽŶůŽƐƌĞůĂƚŽƐ hemos ocupado en el universo oculto, extraño – La continuada
ĂĐƚƵĂůĞƐ ĚĞ ĂďĚƵĐĐŝſŶ͕ LJĂ ƋƵĞ ĂůƵĚĞ Ă ĞƐƚĂŶĐŝĂƐ presente artículo, se a nuestro mundo material presencia del fenómeno
ŵƵLJůƵŵŝŶŽƐĂƐLJĂƌĂƉƚŽƐĚĞƉĞƌƐŽŶĂƐ͗͞^ƵůƵnjƉƌŽ- estableció un Manifiesto sujeto a las leyes del OVNI y su interferencia
ǀŝĞŶĞĚĞůĄŵƉĂƌĂƐLJĨƵĞŐŽƐƉĞƌƉĞƚƵŽƐƋƵĞƐĞŽď- del que extraemos espacio-tiempo. a lo largo de la Historia,
ƐĞƌǀĂŶĐŽŶĨƌĞĐƵĞŶĐŝĂ͕LJƋƵĞŶŽƉĂƌĞĐĞŶŶĞĐĞƐŝƚĂƌ algunos puntos – Su interferencia en es prueba evidente de
ĚĞŶŝŶŐƷŶĐŽŵďƵƐƟďůĞƋƵĞůŽƐƐƵƐƚĞŶƚĞ͘ƷŶǀŝǀĞŶ esenciales: los asuntos humanos la existencia de una
ŵƵũĞƌĞƐƋƵĞĐƵĞŶƚĂŶĐſŵŽĨƵĞƌŽŶƌĂƉƚĂĚĂƐĐƵĂŶ- – Muchas de las debe insertarse en el intencionalidad y de una
ĚŽƐĞŚĂůůĂďĂŶĚĞƉĂƌƚŽƉĂƌĂƐĞƌǀŝƌĚĞŶŝŹĞƌĂƐĂůŽƐ manifestaciones del contexto de un verdadero estrategia al servicio de
ŶŝŹŽƐĚĞůŽƐĨĂŝƌŝĞƐ͘͟ǀĞĐĞƐ͕ĞƐĂƐƉĞƌƐŽŶĂƐĞdžƉĞ- fenómeno OVNI entran complot oculto, orientado un poder. Contrarrestar
ƌŝŵĞŶƚĂďĂŶƉĠƌĚŝĚĂĚĞŵĞŵŽƌŝĂ͕ŽůǀŝĚĂŶĚŽůŽƋƵĞ en los dominios de lo posiblemente hacia un la finalidad de esta acción
ŚŝĐŝĞƌŽŶĚƵƌĂŶƚĞƵŶĂƐŚŽƌĂƐ͕ĐŽŵŽŽĐƵƌƌĞĐŽŶůŽƐ parafísico, nivel que por nuevo Orden Mundial. subversiva que se lleva a
ŵŽĚĞƌŶŽƐĂďĚƵĐŝĚŽƐ;ŵŝƐƐŝŶŐƟŵĞͿ͘ su naturaleza de alto – Esta acción abarca la cabo tanto a nivel mental
ƐƚĂƐ ĞŶƟĚĂĚĞƐ͕ ƐĞŐƷŶ <ŝƌŬ͕ ƉŽƐĞĞŶ ůĂ ĐĂƉĂĐŝ- contenido subjetivo manipulación psíquica, como físico, es la línea de
ĚĂĚ ƉĂƌĂ ŵĂƚĞƌŝĂůŝnjĂƌƐĞ͕ ƉƵĞĚĞŶ ĚĞƐĂƉĂƌĞĐĞƌ ĚĞ puede escapar al análisis ůĂƐƵŐĞƐƟſŶŵĞŶƚĂů͕ trabajo que se proponen
ƵŶ ĚĞƚĞƌŵŝŶĂĚŽ ůƵŐĂƌ ƉĂƌĂ ĂƉĂƌĞĐĞƌ ĞŶ ŽƚƌŽ ĚŝƐ- científico convencional. los estados alterados desarrollar los miembros
ƚĂŶƚĞ͕ĚĞũĂŶŵĂƌĐĂƐĞŶĞůƚĞƌƌĞŶŽĞŝŶĐůƵƐŽŵĂƚĂŶ – Estas manifestaciones de conciencia, las comprometidos en el
ǀĂĐĂƐLJŽƚƌŽƐĂŶŝŵĂůĞƐƉĂƌĂŶƵƚƌŝƌƐĞ͘ƵƌŝŽƐĂŵĞŶ- no son más que una de ŵŽĚŝĮĐĂĐŝŽŶĞƐĚĞůĂ Proyecto Delfos.

38
te, quienes entran en contacto con los habitantes del
mundo feérico protagonizan posteriormente sueños
clarividentes y fenómenos extraños en sus hogares,
algo que hoy denominaríamos poltergeist. Esto mis-
ŵŽŶŽƐĐƵĞŶƚĂŶŵƵĐŚŽƐƚĞƐƟŐŽƐĚĞĞŶĐƵĞŶƚƌŽƐĐĞƌ-
canos con ovnis, lo que nos hace tener muy presente
la estrecha línea que, en ocasiones, separa lo ufoló-
gico y lo paranormal, algo que expongo ampliamen-
te en mi libro OVNIS: Del espacio exterior al espacio
interior (2016).
ƐŽƐ ĂŶƟŐƵŽƐ ƐĞƌĞƐ ĨĞĠƌŝĐŽƐ ŶŽƐ ƌĞĐƵĞƌĚĂŶ Ă ůĂƐ
pequeñas criaturas vistas por el agricultor Maurice
Masse en Valensole (Francia), el 1 de julio de 1965. La
verdad es que parecían más bien juguetones duendes
y no alienígenas tecnológicamente avanzados. Apun-
ƚĂƌŽŶĂůĂƐŽŵďƌĂĚŽƚĞƐƟŐŽĐŽŶƵŶĐŝůŝŶĚƌŽƉĂƌĞĐŝĚŽĂ
un lápiz, del que surgió un rayo, dejándolo paralizado.
Los seres medían un metro, eran calvos y poseían una
cabeza enorme, ojos oblicuos, grandes orejas, barbi-
ůůĂƐƉƵŶƟĂŐƵĚĂƐLJƉƌŽŵŝŶĞŶƚĞƐƉſŵƵůŽƐ͘ŵďĂƐĞŶ-
ƟĚĂĚĞƐĞŵŝơĂŶƐŽŶŝĚŽƐŐƵƚƵƌĂůĞƐ͘ĞďŝĚŽĂƋƵĞƐĂ-
lieron de un extraño aparato ovoidal con una cúpula
ESTAS ESCURRIDIZAS PRESENCIAS
en su parte superior y varias patas de sustentación, lo juegan con nosotros, aprovechándose de nuestra
ůſŐŝĐŽƉĂƌĂĞůƚĞƐƟŐŽʹĂƐşĐŽŵŽƉĂƌĂůŽƐƵĨſůŽŐŽʹĨƵĞ incapacidad para manejarnos en las dimensiones
pensar que procedían de otro planeta...
Lo mismo que creyeron los dos sorprendidos es- que ellas dominan.
quiadores cuando, el 7 de enero de 1970, se toparon
en un bosque de Imjärvi (Finlandia) con un ser des-
cendiendo de un OVNI a través de un haz de luz. El del OVNI... Obviamente, no esperaríamos que se ĞƐƚĞĂƵƚŽƌ͕ƐŝůŽƐĂŶƟŐƵŽƐĚŝŽƐĞƐLJĚĄŝŵŽŶĞƐŚĂŶ
ufonauta medía 90 cm de alto, sus extremidades eran comporten así seres que, supuestamente, nos llevan cambiado de forma, apareciendo ahora como alie-
muy delgadas y tenía una nariz como un gancho. Iba cientos o miles de años de ventaja y que son capaces nígenas de otros planetas, es porque “se han he-
ataviado con un mono verde claro, guantes y botas. de atravesar enormes distancias estelares. Más bien ĐŚŽƵŶŶƵĞǀŽƚƌĂũĞƉĂƌĂĂĚĂƉƚĂƌƐĞĂůŽƐƟĞŵƉŽƐ͟.
,ĂƐƚĂƉŽƌƚĂďĂƵŶĂĞƐƉĞĐŝĞĚĞŐŽƌƌŽƉƵŶƟĂŐƵĚŽ͘^Ƶ parecen traviesos duendes que disfrutan dejando Sin duda, hay algo siniestro en todo ello. En
imagen nos recuerda a los elfos de los cuentos in- desconcertados a los humanos que se topan con principio, porque no es el ser humano quien con-
ĨĂŶƟůĞƐ͎͘ĐĂƐŽŶŽƚƵǀŽƟĞŵƉŽĚĞĞƐĐŽŐĞƌ͕ĂŶƚĞůĂ ĞůůŽƐ͘ZĞĐŽŶŽnjĐĂŵŽƐƋƵĞƵŶƚĞƐƟŐŽKsE/ƋƵĞƋƵŝĞƌĞ trola la situación cuando está ante la presencia de
ŝŶĞƐƉĞƌĂĚĂƉƌĞƐĞŶĐŝĂĚĞůŽƐĚŽƐƚĞƐƟŐŽƐ͕ƵŶĂƚƵĞŶĚŽ ser tomado en serio, no adornaría su historia con de- ĞƐƚĂƐ ĞƐĐƵƌƌŝĚŝnjĂƐ ĞŶƟĚĂĚĞƐ͘ ^ŽŶ ĞůůĂƐ ůĂƐ ƋƵĞ͕ ĚĞ
ŵĄƐĨƵƚƵƌŝƐƚĂ͍͎KůŽŚŝnjŽĚĞůŝďĞƌĂĚĂŵĞŶƚĞ͍^ŽŶŵƵLJ talles tan surrealistas. Precisamente, lo absurdo es el algún modo, juegan con nosotros, aprovechándo-
ĂďƐƵƌĚĂƐ ĞƐƚĂƐ ĞƐĐĞŶŝĮĐĂĐŝŽŶĞƐ͘ z ŶŽ ƌĞƐƵůƚĂ ŶĂĚĂ ƐĞůůŽƋƵĞĂƵƚĞŶƟĮĐĂĞƐƚŽƐĞƉŝƐŽĚŝŽƐĂŶſŵĂůŽƐ͘ se de nuestra incapacidad para manejarnos en las
convincente la conducta de los ufonautas: a veces Alguien que también ha profundizado en el dimensiones que dominan. Es, pues, evidente que
ƉĞƌƐŝŐƵĞŶĂůƚĞƐƟŐŽ͕ŵŝĞŶƚƌĂƐƋƵĞĞŶŽƚƌĂƐŽĐĂƐŝŽŶĞƐ ĞƐƚƵĚŝŽĐŽŵƉĂƌĂƟǀŽĚĞůŽƐƵĨŽŶĂƵƚĂƐLJŽƚƌĂƐĞŶ- sus intenciones dejan mucho que desear. El ufólogo
se muestran huidizos; ofrecen alimentos o, por el con- ƟĚĂĚĞƐ͕ƚŽŵĂŶĚŽďƵĞŶĂŶŽƚĂĚĞůŽƐĂƐƉĞĐƚŽƐƉƐş- John A. Keel tenía una opinión bastante inquietante
trario, piden agua; preguntan la hora o quieren saber ƋƵŝĐŽƐLJƉĂƌĂİƐŝĐŽƐ͕ĞƐĞůĞƐĐƌŝƚŽƌďƌŝƚĄŶŝĐŽWĂƚƌŝĐŬ al respecto: ͞WĞƋƵĞŹĂƐĄƌĞĂƐĐŽŶĮŶĂĚĂƐƉŽƌƚŽĚŽĞů
en qué lugar exacto han descendido; se comunican Harpur, autor del excelente libro Realidad daimó- mundo, parecen estar embrujadas siglos tras siglos
ƚĞůĞƉĄƟĐĂŵĞŶƚĞŽůŽŚĂĐĞŶĞŶĞůŝĚŝŽŵĂĚĞůƉƌŽƉŝŽ nica (2007). “Propongo, en aras de la comodidad, por seres malévolos que pueden adoptar cualquier
ƚĞƐƟŐŽ͖ƉƌŽǀŽĐĂŶƋƵĞŵĂĚƵƌĂƐLJŽƚƌŽƐĚĂŹŽƐİƐŝĐŽƐ ĚĞŶŽŵŝŶĂƌĂƚŽĚĂƐůĂƐĮŐƵƌĂƐĚĞůĂƐĂƉĂƌŝĐŝŽŶĞƐ͕ disfraz y mantener un control total sobre los obje-
o se muestran benévolos y transmiten un mensaje incluidos nuestros alienígenas y seres feéricos, con tos materiales y pueden producir cualquier clase de
fraternal; y hasta se han visto reparando los bajos el nombre genérico de dáimones”͕ ĂĮƌŵĂ͘ WĂƌĂ manifestación”. Q

39