Está en la página 1de 4

CAPITULO II

MANZANILLA “Matricaria Chamomilla L”

Nombre científico: Matricaria Chamomilla L

Nombre común: “manzanilla” / “camomilla”

Características:

La “manzanilla” es una hierba aromática anual de la familia de las compuestas que


puede alcanzar hasta los 60 cm de altura. Crece en tierras cultivadas, en terrenos
arenosos y baldíos. Tiene tallos erectos y hojas divididas con lóbulos dentados. Las
flores aparecen en capítulos de hasta 2.5 cm. de diámetro, con lígulas blancas que
cuelgan a medida que maduran, con flósculos amarillos y pentalobulados en un
receptáculo cónico.

Hábitat:

Suelo:

La manzanilla no es exigente con respecto a la calidad de los suelos, como lo prueba su


carácter invasor, sin embargo, éstas son más favorables en suelos franco-arenosos, de
mediana fertilidad, buen drenaje y ligeramente húmedos. Algunas regiones de nuestro
país ofrecen este tipo de características, las cuales acompañadas por una situación
climática favorable, han logrado configurar un área propicia de difusión natural, que
luego se transformó en zona obligada de cultivo como es el caso de Cañarís en
Lambayeque.

Si bien el pH óptimo para su crecimiento es de ligeramente alcalino (pH de 7,1 a 8), en


Yugoslavia se la cultiva en suelos sódicos, con cantidades elevadas de cloruros,
carbonates y sulfatos de sodio y un pH de 8-10.

En cuanto a la fertilidad, se debe destacar que si ésta es excesiva la planta desarrolla


mayor tamaño, en las que las ramificaciones resultan largas y los capítulos florales
suculentos, los cuales se tornan pendientes y de maduración aún más despareja que la
natural, estos factores dificultan una adecuada cosecha.
Clima:

La manzanilla es una especie plástica que se adapta a diversos climas, aunque mayor
rendimiento y mejor calidad se obtienen en clima templado a templado-cálido
(temperatura media anual entre 15 y 23°C) y condición de subhúmedo.

Las precipitaciones otoñales favorecen un rápido y uniforme nacimiento; en invierno las


necesidades hídricas son bajas pues el desarrollo de la parte aérea es lento debido al frío
y sólo la raíz, de tipo pivotante, profundiza en busca de humedad, lo cual asegura un
buen anclaje posterior que es muy importante para evitar el desarraigue en el momento
de la cosecha.

Las lluvias a principios de primavera promueven un rápido y vigoroso desarrollo de la


planta y una abundante floración. La época de cosecha optima se da en los meses de
noviembre a diciembre.

Cultivo:

Época de siembra:

La época de siembra para producción de flores se extiende entre los meses de abril y
mayo, aunque es común ver sembrar a fines de junio y en casos excepcionales aún más
tarde.

El atraso se produce por la desocupación tardía de los potreros, debido a las cosechas de
verano o al deseo de aprovechar los rastrojos y a la falta de piso ocasionada por las
lluvias más o menos abundantes de la época.

Es una práctica desventajosa porque en invierno las semillas tardan más días en
germinar y por lo tanto están más expuestas a los ataques de hongos y de insectos; los
nacimientos son des-uniformes y las plantas producen un sistema radical poco
desarrollado, de fácil desarraigue en la cosecha, parte aérea menos ramificada y
floración escasa. En otras palabras, se origina una menor producción.

Se aconseja sembrar tarde sólo cuando se desea producir semilla para el año próximo y
en ese caso conviene elegir el mes de agosto cuando la temperatura del suelo ya
comienza a elevarse y si existe humedad la germinación es uniforme.
Semilla:

La semilla con la cual se realizan todos los cultivos en nuestro país corresponde a una
población introducida desde Europa y que se ha naturalizado en el norte de nuestro país
hace más de 70 años.

Semillas de diferentes orígenes, importadas en otras oportunidades, no superaron a la


población nacional que posee un sabor agradable e intenso a pesar de su bajo contenido
de aceite esencial.

En Hungría y Alemania Oriental existen variedades mejoradas e inclusive se han


obtenido manzanilla poliploides con alto contenido de aceite esencial.

Con respecto a la cantidad de semillas empleadas para la siembra, lo común es 8 a 10


kg/ha, aunque algunos llegan a usar 11 y hasta 12 kg/ha. Si un gramo contiene alrededor
de 100.000 semillas, se puede considerar muy elevada la cantidad de kilogramos
empleada. Se estima que 5 a 6 kg/ha serían suficientes si mediante una prueba de
germinación se determina que la pureza y el poder germinativo de las semillas son
normales.

Formas de siembra:

La siembra se realiza en forma muy superficial, al voleo o en líneas separadas a 10 cm a


15 cm y sus múltiplos, según la máquina, sin exceder los 40 cm y 45 cm
respectivamente; la más aceptada es la separación a 30 cm.

Como han aparecido en el mercado máquinas que siembran a 17,5 cm entre líneas, es
probable que aquellos que la adquieran opten por la separación de 35 cm.

De acuerdo a las características de la semilla, se debe tomar la precaución de sembrar en


días de poco viento y baja humedad.

Composición química:

Posee aceites esenciales generalmente de naturaleza terpénica. Estos aceites esenciales


están constituidos por varias sustancias, entre las que se destacan el camazuleno (c.q.
aromático-antiinflamatorio) y varios ácidos, como el tíglico y el ácido antémico. Dentro
de la composición de la planta de “manzanilla” están presentes los taninos y
flavonoides.

La planta de manzanilla posee pequeñas concentraciones de vitamina C. En aquellas


plantas que se encuentran florecidas, las concentraciones alcanzan porcentajes del 0,8%.
La “manzanilla” también presenta dentro de su constitución sales minerales, siendo las
que más destacan las de fósforo y calcio. Las sales minerales alcanzan una
concentración del 8% dentro de esta planta.

Propiedades de la Manzanilla:

La manzanilla posee las siguientes propiedades:

 Digestiva (controla la mala digestión)


 Hepática (ayudan al funcionamiento correcto del hígado)
 Antiespasmódica (calma convulsiones o espasmos)
 Antiinflamatoria (reduce la inflamación de los tejidos)
 Diurética (elimina los líquidos del cuerpo a través de la orina)
 Antiséptica (reducen la posibilidad de infección)
 Colagógica (purgante intestinal)
 Sedante suave (relajante natural)