Está en la página 1de 4

Por: C. G. María Elisa.

Evaluación de Impacto Ambiental.


7°2
22 de agosto de 2018.
Hidroeléctrica “La Parota”.

La generación hidroeléctrica inicia en el año de 1882, en las rudimentarias


instalaciones de las pequeñas centrales localizadas en Inglaterra, Estados Unidos
y Francia. En México, unos cuantos años después, se construyen sus primeras
instalaciones. Batopilas en Chihuahua, fue la primera central del país en 1889; así́,
a nuestra nación se le considera pionera en la generación de energía eléctrica.

El proyecto La Parota, está ubicado sobre el cauce del río Papagayo, a 30 km de


Acapulco. El gobierno federal, por medio de la CFE (Comisión Federal de
Electricidad), anunció el proyecto de La Parota como una oportunidad para generar
desarrollo en uno de los estados que registran mayores niveles de pobreza en el
país. Existen evidencias a escala mundial de que las presas no han logrado generar
un desarrollo local-regional equilibrado, sino que sólo han beneficiado a minorías
locales y han servido a polos de desarrollo externos a las cuencas que las
sustentan. Las consecuencias adversas ambientales (modificaciones a los sistemas
hidrológicos y a los ecosistemas) y sociales (ruptura del tejido social, migración y
desempleo) son mayores que los beneficios, motivo por el cual algunas presas se
han desmantelado y sustituido por proyectos de menor escala con impactos menos
drásticos para la población local.

La zona donde se pretende construir el proyecto Hidroeléctrico “La Parota” está


situada en los municipios de Acapulco, Juan R. Escudero, San Marcos,
Chilpancingo y Tecuanapan, en el Estado de Guerrero, México. De construirse la
presa, se inundarán 17,000 hectáreas de selva caducifolia, incluyendo tierras de
cultivo, carreteras y puentes, en las que se encuentran 21 comunidades (4 bienes
comunales, 16 ejidos y una propiedad privada), y se desalojarían a 25,000 personas
como consecuencia de la inundación de la presa (embalse).

La CFE comenzó a impulsar el proyecto, que pretende aprovechar las aguas del río
Papagayo y las del río Omitlán. Desde 1976 la CFE llevó campañas esporádicas de
prospección y reconocimiento en la zona. A partir del 2002 intensificó su actividad
en los bienes comunales y ejidos de la región y con el apoyo de los gobiernos
Por: C. G. María Elisa.
Evaluación de Impacto Ambiental.
7°2
22 de agosto de 2018.
federal, estatal y local comenzó a realizar estudios topográficos, a introducir
maquinaria, a desmontar cerros para construir caminos y todo tipo de actividades
encaminadas al estudio y trazado de la presa.

El CECOP (Consejo de Ejidos y Comunidades Cooperativas a la Presa “La Parota)


considera que las acciones de la CFE son ilegales pues, argumentan, la empresa
ha fomentado la celebración de asambleas comunales y ejidales fraudulentas que
violan la Ley Agraria y el estado de derecho, en las que busca la aprobación popular
del proyecto, y de manera paralela, amenaza de muerte y criminaliza a los
opositores. También porque el proyecto implica cambios irreversibles en el sistema
hidrológico y en los ecosistemas de la cuenca; porque el embalse se convertiría en
una fuente de enfermedades transmitidas por vectores; y porque al ubicarse en una
zona de alta sismicidad abre la posibilidad de grandes desastres socio ambientales.

Además, según el CECOP, no existen estudios que busquen otras opciones para
cubrir las necesidades de energía eléctrica y agua. Y, por si fuera poco, existen
antecedentes de la informalidad de la CFE, que juega en su contra: la CFE aún no
ha indemnizado a algunos de los afectados por sus obras en tiempos pasados, y el
precio que pretende pagar por los terrenos que se requieren para la construcción
de la presa (70 centavos el metro cuadrado) no permite a la población seguir
reproduciendo sus formas de vida.

El proyecto, que ha sido rechazado por una parte muy importante de los habitantes
de la zona, afectará la vida cotidiana y los ingresos de miles de personas ya que en
la región son numerosas las familias de comuneros, ejidatarios y pobladores que
viven de lo que siembran y cultivan (maíz, Jamaica, papaya, melón, limón, entre
otros productos agrícolas) así como de la cría de animales. Además, conllevaría
graves impactos ambientales, en particular causará daños irreversibles al
ecosistema y la extinción de una especie endémica (la rana Papagayo).

Desde junio de 2003, el CECOP ha comenzaron un movimiento de resistencia hacia


dicho proyecto. En julio de 2004, en el ámbito de la criminalización llevada a cabo
por parte del Gobierno hacia los opositores al proyecto, se liberaron órdenes de
Por: C. G. María Elisa.
Evaluación de Impacto Ambiental.
7°2
22 de agosto de 2018.
aprehensión en contra de algunos representantes de comunidades y miembros y se
detuvo arbitrariamente a 4 comuneros, de los cuales se sigue proceso penal a dos.

En 2016 el TLA (Tribunal Latinoamericano del Agua) falló por la cancelación del
proyecto de la Parota. En su veredicto resolvió, además, que no se lleven a cabo
megaproyectos con objetivos múltiples como es el caso de la presa hidroeléctrica
La Parota, cuyo objetivo no se orienta a la producción de energía renovable y cuyos
altos costos sociales y ambientales son sufragados por los habitantes originales de
los territorios y financiados con recursos públicos. Y, finalmente, que se exhorte a
las instancias federales, estatales y municipales que remedien los actos violatorios
de los derechos humanos y de los derechos procedimentales de los afectados.

Aunque el tema de la construcción de la hidroeléctrica La Parota tiene años


detenido por la inconformidad de pobladores de Los Bienes Comunales de
Cacahuatepec, en la zona rural de Acapulco, investigadores hidráulicos aseguran
que con ese proyecto no solo se garantizaría agua potable para este municipio,
también se evitarían futuras inundaciones debido a los fenómenos meteorológicos.

El caso del proyecto hidroeléctrico es un ejemplo de lo denominado “acumulación


por desposesión” y de la confrontación entre lógicas diferentes, intereses y nociones
de desarrollo. También ejemplifica el poder de la resistencia organizada que ha sido
capaz de detener o retrasar megaproyectos que implican expropiaciones y despojo
de bienes colectivos y recursos naturales.

Bibliografía consultada

Asamblea Nacional de Afectados Ambientales. (2018). Presa La Parota. [en línea]


Disponible en: http://www.afectadosambientales.org/presa-la-parota-2/
[Acceso 17 ago. 2018].
Clavel, del R.A.G., 2017. Conflicto político en Guerrero: construcción de la presa “La
Parota”, 2003-2016. (Tesis de Maestría en Ciencias). Universidad Autónoma
de Guerrero, Acapulco, Guerrero, México.
DEMOS, S. (2018). La Jornada: Exigen a López Obrador frenar el proyecto
hidroeléctrico de La Parota. [en línea] La Jornada. Disponible en:
Por: C. G. María Elisa.
Evaluación de Impacto Ambiental.
7°2
22 de agosto de 2018.
https://www.jornada.com.mx/2018/07/30/politica/004n2pol [Acceso 17 ago.
2018].
El Sur de Acapulco I Periódico de Guerrero. (2018). Promueven en congreso de
hidráulica retomar el proyecto de La Parota - El Sur de Acapulco I Periódico
de Guerrero. [en línea] Disponible en:
https://suracapulco.mx/2018/01/28/promueven-en-congreso-de-hidraulica-
retomar-el-proyecto-de-la-parota/ [Acceso 17 ago. 2018].

También podría gustarte