Está en la página 1de 99

El perdón cuántico: Física, te presento a Jesús

David Hoffmeister

ISBN:

Copyright © 2015 Living Miracles Publications

Todos los derechos reservados. Ninguna parte de este libro se puede reproducir ni transmitir de ninguna forma ni por ningún procedimiento electrónico ni mecánico, incluyendo fotocopias, grabaciones y cualquier otro sistema de almacenamiento y recuperación de la información, sin el permiso por escrito del autor, salvo que se trate de citas breves en una reseña.

Primera edición impresa Primera edición en libro electrónico

Living Miracles Publications P.O. Box 789, Kamas, UT 84036 USA publishing@livingmiraclescenter.org +1 435.200.4076

(LOGO) Este libro se ha hecho con alegría por Living Miracles Community, un ministerio sin ánimo de lucro llevado a cabo por místicos de hoy día inspirados por su dedicación al despertar.

1

DAVID HOFFMEISTER

El místico David Hoffmeister es una demostración viviente de que la paz es posible. La delicadeza de su comportamiento y su forma de expresarse, a la vez intransigente y elegante, son un regalo para todos. Se le conoce por su aplicación práctica de las enseñanzas nodualistas necesarias para experimentar la Mente Unificada. Su claridad de ideas sobre la función del perdón en el despertar espiritual y su uso reflexivo del cine para liberarse de hacer juicios no tienen par. La pureza del mensaje que comparte señala directamente a la Fuente. Durante los últimos veintinueve años, David ha viajado a cuarenta y un países de seis continentes para extender el mensaje de que la Verdad está ya disponible para todos.

El mensaje de David se dirige a todos, con independencia de que tengan antecedentes religiosos,

espirituales

ahondando en la metafísica de la película The Matrix como señalando el significado que sub- yace a las escrituras de La Biblia.

El viaje personal de David incluyó el estudio de muchos senderos, y culminó en la aplicación práctica profundamente comprometida de Un curso de milagros, del que es un maestro reconocido. Sus enseñanzas se han traducido a trece idiomas y han llegado a los corazones y mentes de millones de personas gracias al estilo íntimo de sus libros, audios y vídeos.

cómodo

o

científicos.

Se

siente

tan

La experiencia mística es claridad, mucha alegría, paz profunda y tranquilidad; acaba para siempre con el mundo de la dualidad y los conflictos. No es una experiencia de este mundo sino que irradia desde dentro. No es un concepto sino que viene a la consciencia cuando todos los conceptos se dejan de lado.

2

PRÓLOGO

Uno de mis productores de televisión favoritos, cuando yo era niño, era Gene Ro- ddenberry, el creador de la franquicia de televisión y cine Star Trek, tan a menudo brillante mente perspicaz. En mi opinión, la famosa frase “el espacio: la última frontera” al comienzo de las películas no le salió bien del todo. Sería más exacto decir: “el espacio dentro de la cabeza: la última frontera.” La mente, tal como los nodualistas lo entienden, es el Alfa y el Omega: el lugar donde todo comienza y todo termina.

El último libro de David Hoffmeister, El perdón cuántico: Física, te presento a Jesús, nos recuer da que viendo películas podemos adquirir comprensión de la his- toria que el ego inventó y de que el tiempo y el espacio son un enorme y rebuscado sueño ilusorio. Un sueño en el que no teníamos ni idea de estar tomando parte. Aunque solo la verdad es verdadera, parece que necesitamos herramientas que nos ayuden a deshacer este invento del ego.

David lleva años enseñando que las películas son una de esas herramientas. Tal como sugería el sabio indio Ramana Maharshi, para quitarnos una astilla que tene- mos clavada bien puede servir otra astilla. El perdón cuántico nos muestra cómo se utiliza la “astilla” del cine para deshacer la “astilla” conocida como “el sueño del ego”, pues ambas son “astillas” ilusorias.

¿Qué es lo que todos queremos en lo más profundo de nuestros corazones? Por encima de todo lo demás queremos tranquilidad de espíritu. Queremos apagar el incesante “generador de

asuntos hipotéticos”

“holo- deck” interno [una sala de “realidad virtual a la medida” que forma parte de las naves en l a serie Star Trek] en el que, sin cesar, nos afligimos por el pasado y nos inquie- tamos por el futuro.

de

nuestras

cabezas,

el

En este libro, David utiliza el cine como herramienta para recordarnos que el sendero de la paz y la salvación no tienen que ser un sendero de dolor. De hecho, podemos utilizar los espectáculos

la

culpabilidad. Después de todo, y tal como dice Un curso de milagros, “Una diminuta y alocada id ea, de la que el Hijo de Dios olvidó reírse, se adentró en la eternidad, donde todo es uno”. En lugar de auto-flagelarnos, el Curso sugiere con firmeza que enfoquemos la salvación con desenfado, riendo alegremente por el camino y, ¿qué mejor manera que por medio del cine, que se presta a tantos momentos de pro- fundo “ajá”?

como

medios

para

deshacer

Página tras página, El perdón cuántico le ofrece al lector una experiencia, una manera espectacular de llegar al “conócete a ti mismo” por medio de una forma de ver películas hecha a medida para el despertar.

El subtítulo de este libro, “Física, te presento a Jesús”, anuncia un tema central de esta última obra. David nos recuerda que el Curso nos recomienda cuestionarlo todo, de una manera muy parecida a como los físicos cuánticos cuestionaron toda la física newtoniana. Al hacerlo así se pudo exponer la falsedad de lo que pasaba por “conocimiento común”, igual que Toto, al tirar de la cortina, revela la verdad sobre el Mago de Oz. Encuentro que este libro es una manera divertida, iluminada y bien escrita de hacer precisamente eso. Para abreviar, El perdón cuántico: Física, te presento a Jesús es una inmersión profunda, emocionante y fantástica en cómo utilizar el cine para facilitar la aceleración celestial.

Robert Capozzi Autor de Reel Vision: Unlocking Metaphysical Meaning in Movies, Volume 1 Bellport, NY

3

NOTA DEL EDITOR

Este libro consiste en transcripciones ligeramente editadas de charlas ofrecidas por David Hoffmeister durante varias reuniones para ver películas.

4

BIBLIOGRAFÍA

Un curso de milagros Primera edición, 1992 Foundation for Inner Peace P.O. Box 598 Mill Valley, CA 94942 www.acim.org Las citas del Curso se referencian por el sistema siguiente:

T: Texto E: Libro de ejercicios M: Manual del maestro

Ejemplo:

“Todo placer real procede de hacer la Voluntad de Dios.” T-1.VII.1 T-1.VII.1 = Texto, Capítulo 1, Sección VII, párrafo 1 Las citas del Libro de ejercicios se referencian generalmente sin el número de párrafo. Ejemplo: E-132

5

CÓMO USAR ESTE LIBRO

Para recibir el regalo profundo que contiene este libro no es necesario que te guste ver películas. Su texto es una enseñanza completa en y por sí misma, que ofrece a cualquier mente abierta un portal hacia el despertar. Sin embargo, si quieres ver la película como parte de la experiencia de curación, te recomendamos seguir los siguientes pasos.

Paso Uno:

Antes de ver la película lee el capítulo correspondiente del libro. Esto ayudará a preparar tu mente para ver los símbolos y personajes de la película como “pistas” que apuntan hacia la verdad. Los capítulos proporcionan una explicación que profundiza en las lecciones de la película, ofreciendo claridad y solidificando los beneficios de la mente sanada.

Paso Dos:

Mira la película con disposición a detenerla a fin de desapegarte de escenas que te resulten fuertes, de situaciones que encuentres atractivas y de los momentos en los que quieres saber qué va a pasar a continuación. Observa tus emociones y el interés que tienes en las imágenes. Intenta no distraerte de esto aunque te resulte incómodo. Concédete el permiso para dejar de indagar y sencillamente estar con lo que vaya surgiendo en la consciencia.

Paso Tres:

Vuelve a leer el capítulo y a ver la película hasta que sientas que has pasado de la mera comprensión intelectual a la experiencia real de la Verdad. Pídele al Espíritu que guíe tu pensamiento mientras lees y ves.

¡Disfruta del despertar con películas! ¿Por qué esperar a que el drama se represente en tu vida si puedes dejar que los personajes de la pantalla se encarguen de representarlo?

6

Capítulo 1: DESPERTAR CON PELÍCULAS

Para compartir su profunda sabiduría, su luz y su amor, Jesús usaba las parábolas. Enseñaba en

un barco de pesca, en un monte, durante una comida y en cualquier otro sitio donde tuviera gente

a su alrededor. Era un místico público, su ministerio era manifestar al Cristo. Jesús utilizaba parábolas porque quería que la gente pudiera conectar con sus enseñanzas.

Esto es lo que hago yo con las películas durante mis viajes; las películas son las parábolas de hoy día. Las utilizo como medios de enseñanza porque la gente puede conectar con ellas, porque mientras ven una película pueden relajarse y dejar que sus corazones se abran. Ver una película es una manera gozosa de despertar y sanar. No es tan amenazador como, por ejemplo, un conflicto de familia o una relación conflictiva. Las películas pueden ayudar a “colapsar el tiempo”, en el sentido de que se pueden utilizar para ponerse en contacto con lo inconsciente de una manera experiencial.

El Espíritu me mostró técnicas para mirar las películas de una manera nueva, no como un entretenimiento ni una forma de escapismo, sino como un medio para dejar que surjan las emociones y se las pueda curar. Cuando dirijo una reunión para ver una película no la paso de principio a fin porque puede evocar recuerdos y emociones que estaban reprimidos y negados. Detengo la película cuan- do brotan esas emociones intensas, para que en ese momento podamos estar presentes con lo que surge para curarse. Es importante darse cuenta de que lo sub- consciente ha de salir a la superficie. Damos la bienvenida a los sentimientos para poder soltarlos y sanarlos, y así poder abrirnos a una perspectiva nueva. Cuando se le invita, el Espíritu proporciona una presencia segura en la que lo subconsciente puede surgir sin juicios. Es muy hermoso unirse de corazón a corazón. Este es uno de mis principales mensajes. Las películas pueden abrir la mente a una consciencia más expansiva de nuestra Verdadera Identidad y Naturaleza.

Compartir películas a lo largo de los años ha sido asombroso. Por medio de mí, el Espíritu aporta maneras de plantear las películas, y comentarios sobre sus símbolos y mensajes más profundos,

que

res- puestas maravillosas. Recuerdo a una pareja mayor que nunca había visto The Matrix. Ni e staban seguros de querer verla, por lo que habían visto en los tráiler. Pero vinieron a verla y les ofrecí un planteamiento completo de los principios metafísicos y el contexto, explicando lo útil que puede ser ver esta película. La detuve con frecuencia para ofrecer los comentarios que se me inspiraban. Al final dijeron: “estamos muy contentos de haberla visto contigo porque nos has guiado”. Había grandes sonrisas en sus caras y estaban satisfechos.

tenido

“dan

en

el

blanco”.

He

Cuando paso una película sobre relaciones, como ¡Olvídate de mí! (Eternal Sunshine of the Spo tless Mind), a las parejas jóvenes les brillan los ojos después del coloquio final. Parece que hubieran visto por primera vez los obstáculos en su consciencia, en su relación. Están llenos de gratitud por esta vía de acceso al inconsciente que saca afuera lo oscuro de una manera de la que pueden disfrutar.

En los últimos años se han hecho muchas películas cuánticas absolutamente espectaculares.

Las llamo películas cuánticas porque no se las puede ver a la ma- nera antigua. Intentar encontrar

la trama o el argumento no funciona, porque estas películas están mucho más allá de eso. Para

encontrarles el significado hace falta mucha inspiración y mucha interpretación, pues aunque ese

significado lo tenemos dentro, está encubierto por los montajes lineales que nos resultan familiares. Tenemos que retirarnos a la mente y permitir la experiencia. Tenemos que invitar

al Espíritu a nuestra mente y preguntarle: “¿cuál es la lección de esto?”.

7

La lección se revela cuando estamos dispuestos a permitir que se nos muestre. Las películas cuánticas son útiles porque proporcionan un espectro y una perspec- tiva más amplios de lo acostumbrado. Las lecciones del Libro de ejercicios de Un curs o de milagros forman parte de un sistema diseñado para darnos una expe- riencia. Las películas cuánticas pueden hacer lo mismo. El Espíritu Santo sabe usar de manera muy directa unas y otras para ayudarnos a dar el salto a la aceptación de que no comprendemos el propósito de nada.

He seleccionado para este libro siete películas cuánticas que contienen claros mensajes de curación. Son películas poderosas porque representan de manera clara la verdad de las enseñanzas de Jesús en Un curso de milagros: contienen la misma sabiduría profunda, la misma luz y el mismo amor que Jesús nos mostró tan claramente. Las películas cuánticas nos impulsan a una experiencia directa que está en línea con la perspectiva transformadora de la física cuántica. Las profundas lecciones de estas películas conectan directamente con las preocupaciones centrales de la vida y nos ayudan a ver todos los millares de trampas del ego: la creencia en la historia, en las ambiciones, en las metas, en los resultados y así sucesivamente. ¡El Espíritu Santo está usando a Hollywood para llegar a la mente dormida! ¡El Espíritu Santo se ha infiltrado en Hollywood!

Este libro es nuestra oración al Espíritu: ¡Hazlo todo nuevo! ¡Muéstranos un mundo nuevo, fresco, limpio y despejado! Entonces ya no tenemos nada de lo que preocuparnos. Cuando confiamos, escuchamos y seguimos al Espíritu se acaba el juego del ego. Se acaba el juego de la preocupación, la tristeza y la ansiedad. Como dice Jesús en el Curso: “la confianza podría resolver cualquier problema ahora mismo”. ¡La Felicidad es Lo Que Somos Ahora!

8

Capítulo 2: ¿QUÉ ES EL PERDÓN CUÁNTICO?

Los experimentos de la física cuántica han mostrado con claridad que las expectativas del observador determinan el resultado del experimento. Dicho de otra manera: no existe ninguna separación entre el observador y lo observado, ni entre el sujeto y el objeto. El mundo que contemplamos es completamente subjetivo, no existe un mundo objetivo separado de nuestra mente. Lo que observamos es sencillamente una representación en la forma de lo que creemos. No hay dos personas que compartan el mismo mundo porque el mundo es completamente subjetivo. Jesús declara: “No hay ningún mundo aparte de lo que deseas. ¡El mundo no existe!” E-132 También dice: “Le he dado a todo lo que veo todo el significado que tiene para mí”. E-2

Durante siglos, la ciencia se ha basado en las premisas de un mundo externo observable y medible, y de un experimentador separado de ese mundo empírico. El principal descubrimiento de la física cuántica, hace ya varias décadas, fue que no existe un mundo externo fuera de la consciencia. Me interesó mucho este descubrimiento, que apoya la interpretación de que no existe ningún mundo fuera de la mente del que lo percibe. Todo está completamente unificado y conectado: la separación no existe. Todo es energía.

Siempre me ha interesado trabajar con Un curso de milagros y las ideas de la física cuántica. Cuando hablamos de entrar en el campo cuántico o del verdadero perdón, ese hermoso estado de ausencia de juicios, estamos hablando de lo mismo. Los místicos, los santos y ahora los físicos cuánticos, hablan de una misma experiencia; y así encuentro muy natural unir estas dos palabras:

Perdón Cuántico.

Es la misma experiencia hacia la que apunta Jesús cuando habla de percepción unificada en Un curso de milagros. También la llama “el sueño feliz” y “percepción v erdadera”. Me asombra ver cuántos caminos apuntan hacia la misma experiencia, y compartir este mensaje es mi alegría y mi felicidad.

Me crié en el cristianismo, que está asociado con obrar mal, con cierto sentimiento de maldad. Pero he descubierto que, cuando nos abrimos y empezamos a entrar en la experiencia de la paz profunda y la inocencia —aunque apenas sea un vislumbre—, la idea de no haber hecho nunca nada malo viene con mucha fuerza a la consciencia. Nuestra percepción se transforma para permitirnos ver paz. No es el resultado de un esfuerzo, es como un estado de gracia. Ese estado de gracia ha sido siempre nuestra naturaleza y todo lo que tenemos que hacer es aceptarlo. Una vez que lo aceptamos, vemos que nunca hubo ningún problema. Dios nos creó perfectos, en nuestra Fuente siempre hemos sido perfectos. Nos conviene ir más allá de la perspectiva de creer que Dios existe en algún sitio ahí fuera. Nos conviene ver que nuestro hogar está en nuestro corazón y que nunca lo hemos abandonado.

En su película El hombre que susurraba a los caballos (The Horse Whisperer), Ro- bert Redford ayuda a una chica traumatizada y a su caballo a atravesar una experiencia de curación. Vi un documental sobre el hombre que hizo de especialista en esta película. Se llama Buck y ha transcendido una infancia traumática, eligiendo no verse a sí mismo como una víctima. Muestra su integridad, calma, ternura y compasión en la vida cotidiana con la gente y con los caballos. Tiene la capacidad de montar a caballo casi como si estuviera en el campo cuántico. El caballo fluye con gran belleza como una extensión de su amor. Buck es un precioso testimonio de la humildad profunda y la sencillez. Me encantan las películas que muestran la gracia en movimiento, en las que la inocencia es tangible. Estoy muy agradecido de que nosotros, como Buck, podamos elegir el milagro.

9

Me gusta pensar que los milagros son muy naturales. Los llamo milagros corrientes. No necesitamos recibir señales ni símbolos extremos. Solo necesitamos experimentar la consciencia consoladora, pacífica y silenciosa, que siempre está dentro de nosotros. Es Lo Que Somos. Me gusta la idea de que somos representaciones vivas del amor, la luz y la alegría. Ese es el fuego que arde en mi corazón. Por eso he viajado tanto alrededor del mundo, y por eso estoy tan cómodo con mis hermanos y hermanas, vaya donde vaya, con independencia de lo que digan que creen o que no creen. Siento una profunda conexión con ellos que parece muy natural. Nuestro Propósito es estar en esa experiencia y extenderla. Siento que nuestras vidas son para eso. Mi vida se ha usado completamente para extender la Presencia del Amor.

El verdadero Amor quiere llegar de maneras con las que la gente pueda conectar. La gente no tiene verdadero interés por las teorías y las teologías, lo que quiere son experiencias. Quiere señales y símbolos sencillos, como un apretón de manos, un abrazo o una tierna mirada a los ojos del otro. Aunque estas expresiones de ternura vengan a través de lo que parece la naturaleza humana, en realidad es nuestra divinidad que resplandece.

La física cuántica nos muestra que todo lo que percibimos solo es, en realidad, nuestro estado mental. El cuerpo, con el que tanto nos identificamos, funciona como un barómetro. Refleja nuestro estado mental de manera inequívoca. Siempre que parecemos experimentar malestar o enfermedad, podemos verlo como un re- galo que nos permite ver el malestar que nos causan los pensamientos que estamos teniendo. Podemos ir adentro, soltar esos pensamientos y descubrir que no tenemos ninguna razón real para estar enfermos. Somos inocentes: la felicidad, la paz y la alegría son nuestra herencia natural. Y podemos agradecer que el cuerpo dé testimonio de nuestro estado mental de una manera tan clara. Esta retroalimentación biológica es útil para llegar al estado de Verdadero Perdón Cuántico, porque nos permite ser muy sinceros con nosotros mismos sobre cómo nos sentimos. No tenemos que quedarnos atascados en la idea de que hay alguna causa externa. Podemos empezar a tomar plena responsabilidad de nuestro estado mental.

Se han hecho muchas películas que también le recuerdan a la mente que es ella la que se lo ha inventado todo: El show de Truman (The Truman Show), Atrapado en el tie mpo/El día de la marmota (Groundhog Day), Dark City, Lucy, y Solaris. Después de ver alguna de estas espectaculares películas metafísicas, a menudo alguien pregunta: “¿quién hizo el

hermanos

Wacho- wsky, guionista y director de The Matrix, ¿eran estudiantes del Curso?”. En rea- lidad, no. Pero utilizaron mucha metafísica de la buena para hacer su película. Ahí fuera no hay ningún guionista, ni director, ni productor ni actor. Las películas cuánticas son una representación simbólica del deseo de despertar que tiene la mente. Podemos verlas como catalizadores de una transformación mental cuán- tica.

guión?,

¿era

un

estudiante

del

Curso?

Los

Los científicos que descubrieron el átomo con sus protones, neutrones y electrones creyeron haber descubierto cosas macizas. El cuerpo y el mundo parecen macizos, pero la física cuántica nos ha enseñado que no hay partículas macizas. Las partículas solo son potenciales y el mundo no es más que pensamientos y creencias. Lidiamos con un mundo de ideas. Podemos creer que tenemos pensamientos y que los pensamientos se manifiestan, pero incluso la manifestación del pensamiento forma parte de la dualidad. No hay ninguna diferencia entre los pensamientos y los “pensamientos manifestados”.

En relación con la física cuántica, descubrí que las lecciones del Libro de ejercicios de Un curso de milagros cierran la brecha. Enseñan que los pensamientos que creemos pensar y el mundo que creemos ver son lo mismo. Las creencias que sostenemos y el mundo que creemos es exterior a la mente en realidad son lo mismo. De manera literal, todo nos lo hacemos a nosotros mismos. La buena noticia es que, cuando perdonamos, no perdonamos lo que parece que nos han hecho, perdonamos lo que nunca ha ocurrido. La separación es una

10

alucinación, no es la realidad: no es la Verdad. Cuando nos damos cuenta de esto, es un instante asombroso de Perdón Cuántico.

Me interesa mucho el Perdón Cuántico. Los pioneros de la física cuántica transcendieron y anularon la física newtoniana y el método científico. Los físicos cuánticos trabajaron con lo más pequeño y se dieron cuenta de que nada de lo que creían saber era cierto. El mundo es una cuestión de potencialidades. En la superposición cuántica, por ejemplo, las cosas aparecen donde creemos que van a aparecer, y esto es interesante porque es un descubrimiento científico que no tiene porqué quedarse en el laboratorio. En realidad tiene mucho que ver con lo que somos. ¡Es el portal a la experiencia de ser uno con la fuente!

Estamos en el umbral de esta experiencia. En una escena de Solaris, uno de los personajes ha tenido temibles pensamientos de separación, y su compañera le dice: “ya no tenemos que pensar así”. Nos estamos alejando de historias, percepciones lineales y resentimientos, moviéndonos hacia una manera de pensar completamente nueva, en la que estamos sanos y completos y somos inocentes. Es emocionante de verdad saber que ahora mismo estamos en la cúspide de eso. No es algo por lo que tenemos que esperar. La Verdad está aquí mismo, ahora mismo, diciendo pacientemente: “aquí estoy”. El despertar es, en efecto, un viaje glorioso de milagros y descubrimientos y me siento muy honrado de participar por completo en él.

11

Capítulo 3: LAS VIDAS POSIBLES DE MR. NOBODY (MR. NOBODY)

Un mundo de asuntos hipotéticos

De niño y de adolescente me encantaban los deportes. Me sentaba frente a la tele y, no importa

qué deporte estuviese viendo, acababa sudando de tanto apoyar a un equipo o al otro. Armaba mucho jaleo con los errores de los árbitros y le gritaba al televisor: “¡muy mal! ¡Habrían marcado

si

tú no hubieses pitado esa falta!”.

Mi

abuelo, Heinrich Herman Hoffmeister, estaba sentado por allí con ojos brillantes y una gran

sonrisa en la cara mientras yo daba vueltas por el salón. Se reía sin parar de mis muchas frases con “si”: si el central no hubiese perdido esa pelota los habríamos borrado del campo, si el árbitro

hubiese

habríamos

ganado. Cuando el partido terminaba, levantaba un dedo y decía con una gran sonrisa: “¡si es l

a palabra más poderosa del diccionario!” Yo no me daba cuenta entonces, pero mi abuelo fue m

i primer maestro de Un curso de milagros. Me enseñó sobre los asuntos hipotéticos aprovechando

mi afición a los deportes.

pitado

bien

El diccionario define hipotético como algo que no es real, que está imaginado como un ejemplo. También se puede describir como lo que solo existe como una posibilidad. Mi abuelo decía que era una pérdida de tiempo preocuparse o disgustarse por cosas que “podrían” o “deberían” haber ocurrido, es decir: ¡reaccionar a lo que solo existía en mi imaginación! Le encontraba sentido a eso, pero al final empecé a pensar en términos aún más profundos. Cuando comencé a estudiar el Curso, me di cuenta de que el mundo de las formas se basa en la premisa de que podríamos separarnos de Dios. Puesto que la premisa es falsa, el mundo entero es solo una proyección de la mente del ego. Todo lo que vemos no es nada más que imágenes ilusorias e inventadas. El cosmos en- tero es el resultado de la creencia en que estamos separados de Dios.

¡Esto significa que todo lo que hay en el cosmos son asuntos hipotéticos! Todo está solo “imaginado como un ejemplo”.

¿Cómo es posible esto? ¿A qué se parece? ¿Qué significa en términos del despertar? El Curso nos da una buena pista con la frase: “la historia no existiría si los mismos errores no siguiesen repitiéndose en el presente” T- 4.II.1:3. ¡Vaya frase! Es una invitación muy interesante para que miremos más profundamente el mundo que creemos conocer.

Para considerar la idea de que todo lo espaciotemporal es hipotético es necesaria una disposición

enorme. Hace falta bajar por la madriguera del conejo [de Alicia en el país de la maravillas] y aú

n más. Pero el regalo que nos espera cuando empezamos a alinearnos con la Verdad es más

satisfactorio

podamos imaginar. Las vidas posibles de Mr. Nobody nos conduce a un bello viaje de desmant elamiento del mundo de las formas, de las causas y los efectos, y nos muestra lo que ocurre cuando soltamos nuestro deseo de permanecer distraídos por un mundo inventado.

que

que

cualquier

cosa

Temas clave

•Opciones hipotéticas

•Relaciones de causa-efecto

•El tiempo lineal como lo opuesto a la simultaneidad

Sinopsis de la película

12

Las vidas posibles de Mr. Nobody es un relato sobre las decisiones. Nemo, un muchacho de nu eve años, se ve empujado a una situación en la que tiene que tomar una decisión imposible:

elegir entre su madre y su padre. En esos segundos que preceden al resto de su vida se pregunta dónde lo puede llevar cada una de las alternativas. Ciento nueve años después, Nemo le está contando la historia de su vida a un periodista. Parece estar en un estado de gran confusión. El relato de su vida tiene tres focos principales: cuando sus padres se divorciaron y él tenía nueve años, cuando se enamoró a los quince y un momento de su vida adulta a los treinta y cuatro. Los tres se despliegan en muchos resultados posibles. ¿Fue real alguna de esas vidas? ¿Fueron solo producto de su imaginación?

Introducción

Las vidas posibles de Mr. Nobody examina el núcleo de la creencia en que, si tomamos las dec

isiones correctas, podremos alcanzar la felicidad en esta vida. No se puede: es imposible. Pero el ego atesora la creencia en que tenemos alternativas reales que pueden aportarnos lo que

queremos,

mantiene atascados en una búsqueda inacabable de la felicidad donde no se la puede encontra r. Las vidas posibles de Mr. Nobody demuestra que todas las decisiones de este mundo se tom an porque nos hemos olvidado de Dios y, por lo tanto, creemos en un mundo de dualidad ilusorio. Ninguna de nuestras elecciones es real, porque son elecciones entre imágenes de un mundo inventado, es decir, elecciones entre ilusiones. No son nada más que asuntos hipotéticos que producen distracciones sin sentido.

nos

y

lo

hace

porque

esa

creencia

En la película, Nemo Nobody es el mortal más viejo del mundo, que cuenta su historia por medio de escenas retrospectivas de lo que recuerda de su vida. Las experiencias de Nemo parecen suponer varias vidas distintas. Por ejemplo, Nemo tiene que elegir entre vivir con su padre o con su madre cuando es un niño. La película muestra cómo se representa cada una de estas opciones en diversas situaciones y con diferentes parejas, pero ninguna de ellas funciona para hacerlo feliz. Sin embargo, ¡esta noticia es buena! Darse cuenta de que nada de lo que intentemos va a funcionar nunca, y de que elegir entre formas no tiene sentido, merece celebrarse. Las alternativas solo pueden existir en la dualidad, en la Unicidad no hay alternativas. Pero la mente dormida ha olvidado su Unicidad, se ha olvidado del Cielo. Existe en un ámbito en el que parece haber muchas alternativas que, en realidad, son pseudoalternativas. Son pequeños recortes que reflejan la fragmentación de nuestros deseos y anhelos.

Nuestra certeza en que tenemos verdaderas alternativas se basa en la creencia en las relaciones de causa efecto. La física newtoniana enseña que causa y efecto están separados, que primero viene la causa y luego el efecto. Sostiene que existe una reacción para cada acción. El Curso, sin embargo, nos enseña que causa y efecto son simultáneos. Cuando empezamos a comprender esto de verdad, vemos que nada de lo que hemos creído en este mundo tiene ninguna validez ni realidad, vemos que todo lo que nos han enseñado es falso. Todos los aparentes efectos del mundo tienen una causa falsa: la creencia en que nos hemos separado de nuestra Fuente. Pero las ideas no pueden abandonar su fuente y, por tanto, causa y efecto no pueden estar separados.

Jesús dice en el Curso: “Las enseñanzas del ego producen resultados inmediatos porque aceptas sus decisiones inmediatamente como tu elección. Y esa aceptación significa que estás dispuesto a juzgarte a ti mismo de igual modo. Causa y efecto están claramente definidos en el sistema de pensamiento del ego, pues todo tu aprendizaje ha estado encauzado a establecer la relación que hay entre ellos. ¿Y cómo no ibas a tener fe en lo que tan diligentemente te enseñaste a creer? Recuerda, no obstante, cuánto cuidado has ejercido al elegir sus testigos, y cuánto al evitar los que hablan en favor de la causa de la verdad y de sus efectos” T-16.III.2.

13

Todo el mundo de la forma se basa en la falsa creencia en que causa y efecto están separados, el tiempo lineal solo se sostiene por la insistencia del ego en que existe causación en el mundo. Hemos aprendido cuidadosamente este mundo y le hemos dado crédito a su manera de pensar, atrasada y al revés, en la que causa y efecto están invertidos. El ego ha hecho el enorme esfuerzo de presentarlo así para que no veamos la Verdad. Por ejemplo, cuando tenemos experiencias traumáticas creemos que esos acontecimientos van a tener efectos duraderos sobre la mente. No vemos que la mente ya cree que es culpable y sencillamente busca pruebas —en la forma de experiencias dolorosas o aterradoras— que refuercen esa culpabilidad. A través de la lente del ego, esos acontecimientos se ven como causativos, en lugar de como reflejos de la culpabilidad y del miedo que ya estaban pre- sentes.

Las vidas posibles de Mr. Nobody pone al descubierto la falsedad de esas creencias. Con much os ejemplos de aparentes situaciones de causa y efecto a las que es imposible encontrarles sentido, nos ayuda a desenchufarnos de la mentalidad de que hay algún tipo de causación en la forma. El desmantelamiento de las relaciones de causa- efecto desorienta en extremo a la mente- ego, que exige saber: “¿qué pasa aquí?”.

Las vidas posibles de Mr. Nobody da una hermosa respuesta a esta pregunta: aquí no pasa nada.

No podemos entender ni descifrar el mundo. Ver esto con la ayuda del Espíritu es un gran salto

la

consciencia. Las vidas posibles de Mr. Nobody contiene muchas escenas e informaciones que l a mente va a intentar orga- nizar en términos de tiempo lineal. La película lo hace muy difícil. Por

ejemplo, Nemo parece envejecer durante la película desde el estado prenatal hasta los ciento dieciocho años. Pero las escenas de su vida están montadas de una manera que deshace la perspectiva lineal. Los dos escenarios diferentes que resultan de la decisión de Nemo de vivir con su madre o con su padre se representan hacia adelante y hacia atrás. Las escenas de la relación de Nemo con tres mujeres distintas están barajadas de una manera que confunde. Estos montajes están organizados magistralmente para ayudar a que la mente-ego empiece a aflojar con la creencia en lo espacio-temporal. Ilustran con gran belleza la manipulación por el ego de las imágenes de la mente dormida y que el tiempo lineal es solo un montaje que oculta la simultaneidad.

adelante

para

Las enseñanzas más profundas de Un curso de milagros tratan de la creencia en el tiempo line al. El ego inventó el tiempo lineal para que podamos evitar alinear nuestra mente con el Espíritu Santo, es decir, aceptar la Expiación. La Expiación es el plan corrector del Espíritu Santo para deshacer el ego y curar la creencia en la separación: su principio es que la separación nunca ocurrió.

El ego, sin embargo, va a hacer lo que sea con tal de convencernos de que la separación es real, porque una vez que aceptemos la Expiación el ego se termina. Una buena pregunta que plantear

ante

es: ¿reforzará o disminuirá esto mi creencia en el tiempo lineal? Un curso de milagros enseña q ue el tiempo se trans- ciende en el instante santo, que es el momento en que elegimos al Espíritu Santo en lugar del ego. Conforme deshacemos la creencia en el tiempo lineal y nuestro apego a lo concreto, nos elevamos a la perspectiva del soñador del sueño. Esta es la única experiencia que puede traernos libertad y felicidad verdaderas.

situación

cualquier

Comentarios de la película por David

escena-

prólogo muestra una paloma en una jaula de adiestramiento. Una voz explica lo que está pa- sa

ndo: como la mayoría de los seres vivos, la paloma asocia rápidamente presionar una palanca con obtener un premio. Pero cuando un temporizador suelta el grano automáticamente cada veinte segundos, la paloma se pregunta: “¿qué he hecho yo para merecer esto?”. Si estaba

Escena:

La

14

agitando las alas cuando ocurrió, va a seguir agitándolas, convencida de que sus actos tienen una influencia decisiva sobre lo que ocurre.

Esta escena muestra lo que es la conducta aprendida. Como la paloma estaba agitando las alas justo en el momento en que recibió el premio aleatorio, ha hecho la asociación de que agitar las alas hace aparecer el premio. Entonces repite esa conducta una vez tras otra para obtener la misma respuesta. Esta escena es un arranque perfecto de la película, porque la paloma, como todos nosotros, ha aprendido a creer en causas y efectos. Creemos que algo que hemos hecho produce una reacción. Nos preguntamos: “¿qué acción he llevado a cabo en la forma que ha hecho que suceda esto?”. Es decir: “¿qué he hecho yo para merecer esto?”.

Escena: Se ve el cadáver de Nemo, luego se le ve ahogándose en su coche y luego recibiendo disparos.

La primera escena muestra el cadáver de Nemo en la morgue. Inmediatamente después se le ve bajo el agua en un coche y luego recibiendo disparos en una bañera. Y la voz de Nemo pregunta:

“¿qué he hecho yo para merecer esto?”.

El ego empieza inmediatamente a buscar qué es lo que produjo la muerte de Nemo, igual que

hace cuando ve un programa de noticias sobre un asesinato. Esto es porque el ego siempre necesita saber qué ha pasado; de hecho, el mundo gira alrededor del intento de encontrar causación en la forma. Por ejemplo, el que tiene síntomas de una enfermedad va al médico a

conseguir un diagnóstico y encontrar una solución. Quien es abandonado por su compañero o compañera probablemente le dará muchas vueltas en su mente a la relación, para intentar comprender lo que ha pasado. Cuando un avión se estrella los investigadores pasan meses, e incluso años, intentando determinar por qué cayó.

Toda la utilidad del tiempo y el espacio para el ego es poder encontrar relaciones causa-efecto basadas en lo lineal, o en las formas. De eso es de lo que tratan todas las preguntas del mundo.

Incluso cuando se trata del despertar espiritual, sigue habiendo muchas preguntas que se refieren

a la forma. También pueden surgir preguntas prácticas como: “¿qué paso tengo que dar a

continuación?”. Pero incluso estas preguntas indican una búsqueda de orientación en la forma.

Si

le preguntásemos a Jesús cuál es el paso siguiente, él nos diría que es el instante santo. Pero

si

nuestra mente no comprende lo que eso significa, es que no estamos listos para él; y por tanto,

el

Espíritu Santo ha de entrar en nuestra consciencia por medio de símbolos.

Escena: Nemo, ya anciano, está con un psicoterapeuta. No tiene ni idea de quién es ni de dónd e está en el tiempo ni en el espacio. Parece recordar escenarios de su vida simultáneos.

El psicoterapeuta, como el ego, plantea preguntas sobre la forma. Cuando le pregunta a Nemo

por su edad, Nemo dice que tiene treinta y cuatro años. El terapeuta le pide que se mire las manos y se vea en el espejo porque la respuesta de Nemo no cuadra con las pruebas físicas. Nemo se

queda confundido y horrorizado cuando mira al espejo y ve a un viejo. Cuando el terapeuta le dice que tiene 117 años, él dice muy enfático: “¡tengo que despertarme! ¡Tengo que despertarme!”.

Esta desesperación por entender lo que somos y lo que está pasando es lo que subyace a los constantes intentos del ego de descifrar las cosas. Es lo que subyace al intento científico de comprender los componentes elementales del universo. Es lo que está detrás de cada pregunta que se plantea en las relaciones interpersonales. El ego, a causa de su total inseguridad, intenta desesperadamente encontrarle sentido a todo lo que percibe. Su concepto de sí mismo es muy inestable. Esta película muestra que el motivo de nuestra desesperación no tiene nada que ver con lo que ocurre en el mundo de las formas, sino que viene de nuestra creencia en causas y

15

efectos. Para que podamos experimentar nuestra herencia natural, que es la paz y la tranquilidad, se tiene que deshacer esta creencia falsa.

Escena: Un presentador de televisión está haciendo un programa en directo sobre Nemo. Se ll ama “Los últimos mor- tales”. El presentador anuncia que Nemo va a ser el último humano que muera de viejo.

Esta escena muestra un escenario futurista relacionado con los medios de comunicación. Nos enteramos de que la gente ya no muere porque pueden conseguir células madre de los cerdos. Descubrimos también que Nemo Nobody es el último mortal vivo. Nemo, que está en el hospital y no tiene idea de quién es, permite al psicoterapeuta probar una “vieja” técnica —la hipnosis— para intentar recuperar sus recuerdos.

Escena: Nemo recuerda un estado prenatal en el que los ángeles del olvido borran los recuerd os de los niños por medio de un toque en el labio superior que les deja una marca. Se olvidan de tocar a Nemo.

Esta escena muestra que todo se conoce antes del nacimiento. El filósofo alemán Immanuel Kant llamó a esto conocimiento a priori, queriendo decir que sabemos intuitivamente todas las respuestas con independencia de nuestras experiencias particulares. Pero si, al haber sido tocados por los ángeles del olvido, al nacer lo olvidamos todo, nuestra Fuente —Dios— también se nos olvida.

En el mundo de la forma el ego es el agente del olvido. De hecho, el ego hizo el mundo para que de manera específica fuese un escondite en el que pudiésemos olvidar la Verdad de lo que somos. En este mundo inventado creemos tener alternativas, y muchos encuentran esto interesante, pero solo nos ofrece alternativas sin sentido, elecciones sin causa. Shakespeare describió esto como “mucho ruido y pocas nueces”. En el Curso, Jesús dice que todos los caminos del mundo “conducen a la muerte” T-31.IV.2. Lo que sostiene nuestra creencia en el mundo son esas elecciones falsas.

El Curso nos señala una dirección distinta. Nos dice que, en cualquier situación, preguntemos:

“¿para qué es esto? ¿Cuál es su propósito?”. No podemos encontrar respuesta en el mundo. Igual que Nemo, tenemos que des- pertar.

Escena: Nemo, de adulto, da una charla sobre el tiempo.

Nemo dice: “¿qué había antes del big bang? No había nada antes, porque antes del big bang el tiempo no exis- tía. El tiempo es el resultado de la expansión del universo pero, ¿qué va a pasar cuando el universo termine de expandirse y comience a contraerse? ¿Cómo distinguimos ilusión de realidad?”.

Esta película saca a relucir la idea de la física cuántica de que el tiempo puede ir hacia atrás tan fácilmente como hacia delante. Esto puede ser un punto de apoyo útil para la mente, pero en la Unicidad no hay tiempo ni espacio. Hablando en términos prácticos, el tiempo y el espacio duraron lo que pareció ser un instante y fueron corregidos por el Espíritu Santo de forma simultánea. Este instante irreal parece repetirse una vez tras otra solo a causa del ego. La conocida frase del Curso “el guión ya está escrito” hace énfasis en que el sueño del mundo ter- minó hace mucho. Hablando en términos prácticos, el tiempo acabó, desapareció; y, en Realidad, nunca ocurrió.

No hay ninguna alternativa en el Cielo, en la Unicidad no hay nada entre lo que elegir. De manera que la idea de elegir entre ilusiones en la forma tiene que basarse en el concepto de tiempo lineal como opuesto al tiempo simultáneo.

16

La escena retrocede en el tiempo a Nemo de niño, que contempla su comida y dice: “si mezclas el puré de patatas con la salsa, luego no se pueden separar, es para siempre”. Mira a su padre fumar y dice: “el humo sale del cigarrillo de papá pero nunca vuelve a entrar en él: no se puede volver atrás”. A esto le sigue otro retroceso en el tiempo en el que el niño Nemo está frente a un mostrador con postres y se oye su voz decir: “por eso es difícil elegir, hay que elegir bien: todo es posible mientras no se elige”.

Nemo habla aquí de la importancia de elegir bien pero, ¿sobre qué base determinamos lo que es una buena elección? Intentamos elegir de manera que mejoren nuestra vida, nuestra salud o nuestra situación financiera, la lista es inacabable. Pero, ¿y si todo es una farsa que nos mantiene en un bucle sin fin de elegir entre lo que no es real? Puesto que el sueño del mundo ya terminó, cuando intentamos tomar decisiones en la forma estamos intentando elegir entre el pasado y el pasado. Aunque creamos elegir algo nuevo, distinto y mejor, siempre estamos eligiendo el pasado. ¿Cómo va eso a mejorar nada? Ese es el acertijo sin solución.

Escena: Nemo ve a tres chicas jóvenes —Anna, Elise y Jean— sentadas en un banco.

Estas tres chicas son las tres futuras esposas de Nemo, ¡y sin poligamia! Las tres mujeres con las que Nemo termina casándose pertenecen cada una a una situación diferente de su vida que se representa de forma simultánea con las otras dos. Cada una de ellas tiene algo que lo atrae, pero hay un asunto mucho más profundo representándose también. Nemo se siente incompleto

e intenta resolver esto en la forma. Cada una de las relaciones parece el resultado de una decisión

o elección hecha por Nemo y se representan en la forma como escenarios diferentes. Pero todas son pensamientos nada más. Son solo recuerdos de la mente, basados en las preferencias y en el intento de encontrar el amor en la forma.

Nemo se enamora de Anna cuando ambos son niños. Tienen una intensa historia de amor en la adolescencia, pero las circunstancias los separan. Nemo busca a Anna a lo largo de toda la película pero, cuando por fin la encuentra, pierde su número de teléfono y otra vez están separados.

Nemo conoce a Elise en un baile de la escuela secundaria en el que ella está devastada porque el objeto de sus afectos —Stefano— no la quiere. En el escenario de Elise, Nemo representa el papel del rescatador. Tienen tres hijos de los que ella es incapaz de cuidar debidamente, a causa de una depresión profunda. Pasa mucho tiempo en la cama llorando. Sin embargo, en otra versión de este escenario, Elise muere por la explosión de un camión de gas que iba justo delante de ellos el día de su boda.

Antes de llegar al baile donde conoce a Elise, Nemo decide casarse con la primera chica que quiera bailar con él, que resulta ser Jean. Nemo no la quería, solo se la encontró cuando Elise lo ignoraba. Nemo y Jean tienen una vida aparentemente perfecta: mucho dinero, una casa grande con piscina y dos hijos. Estos tres escenarios de relaciones van y vienen a lo largo de la película de una manera que parece aleatoria, contradictoria e incluso imposible.

Sin embargo, la película muestra todos los patrones de relación desde una perspectiva mucho más amplia. Empezamos a ver que todas las imágenes que fluctúan en las situaciones de la vida de Nemo son distracciones que mantienen a su mente centrada en detalles irrelevantes. Al final del proceso, los recuerdos fragmentados lo van a ayudar a ver una imagen mucho más amplia, más allá de los conflictos, las elecciones y el continuo tran- sigir.

Escena: Nemo, de niño, dice: “papá dice que se puede predecir exactamente cuándo va a estar Marte en el cielo, in- cluso dentro de cien años, pero lo raro es que papá no sabe lo que va a p asar dentro de dos minutos”. [En algunas ver- siones dobladas al español esta escena ha desaparecido]

17

Nemo tiene una visión de un accidente que está a punto de ocurrir. Corre fuera de la casa para advertir a su padre, pero es demasiado tarde. Su padre, que tiene un trozo de cáscara de huevo pegado al paladar, está de pie junto al coche, sin darse cuenta de que se ha olvidado de poner

el freno de mano. El coche rueda cuesta abajo, atropella a una madre y un bebé y los mata. El

padre de Nemo se queda traumatizado.

Lo que parece el padre causando una muerte, aparenta ser una secuencia de causa y efecto. Pero en realidad es una interpretación, en la que alguien causó algo malo que ha tenido efectos

muy

difí- cil lidiar. Las vidas posibles de Mr. Nobody da un repaso a lo que Jesús llama relaciones de causa-efecto espurias, que no tienen ningún significado en la verdad, mostrando que todas son asuntos hipotéticos. Ninguno de los escenarios puede ser nada diferente de como es. Todos son exactamente tal como los pidió la mente: situaciones imposibles de dualidad y multiplicidad.

negativos

con

los

que

es

La mente está hipnotizada por la creencia en que hay causas y efectos en el mundo, y los ejemplos que parecen apoyar esta creencia son casi interminables. Si no pagamos la factura de la luz, nos la cortan. Si no le echamos comida al cuerpo, parece que se pone hambriento. Si,

sin

como Gandhi,

echarle comida al cuerpo, parece que se pone flaco. Pero cada uno de esos ejemplos se basa e

n la creencia en causas y efectos. No son más que pensamientos de la mente. No nos damos

cuenta de que todo lo que parece ocurrir viene de la consciencia y, además, ni siquiera es real.

Lo que vemos son trocitos de imágenes, colores, formas y sonidos organizados de una manera que parece tener significado; pero no lo tiene.

pasamos

un

período

largo

Esta película cuestiona las relaciones causa-efecto y las decisiones que creemos que son tan importantes. Invertimos mucho tiempo y esfuerzos en intentar enterarnos de las cosas, analizarlas

y descifrarlas, pero no tenemos ni idea de lo que pasa en realidad.

Escena: El joven Nemo ve a Anna, una de sus futuras esposas, en la piscina. Suena una canci ón de amor.

Este es el escenario de la situación hipotética “el compañero del alma”. Cuando vinimos al mundo de la forma se nos olvidó todo. Pero la mente sabe que, en algún nivel, le falta algo. Ese algo es el Amor, ese algo es Dios. Como no podemos arrojar al amor completamente fuera de la consciencia, todo el que parece venir a este mundo lo busca. Pero nunca se puede encontrar al amor en las formas externas. Nemo, viendo a Anna en la piscina, es la quintaesencia del romance. Ve a su “compañera del alma” por primera vez: es el amor a primera vista. Sin embargo,

lo que Nemo intenta encontrar en esta compañera amorosa es lo que él cree que le falta dentro

de sí mismo.

Se nos enseña a todos que tenemos que buscar nuestra compleción fuera de nosotros mismos. El ego quiere que creamos que lo que buscamos —el “compañero del alma”, o cualquier otra “pieza que falta”— está fuera de nosotros, en el mundo. Pero el mantra del ego es “busca pero no encuentres”, y esto es lo que nos mantiene en una búsqueda interminable y fútil. La única salida es identificar y soltar, en la mente, la creencia errónea en que la felicidad se puede encontrar en una fuente externa.

Escena: El joven Nemo está en el andén de la estación de tren, cogido de la mano de su madre y de su padre. La estación se llama “Chance” [oportunidad/posibilidad]. Su madre le pregunta: “ ¿has tomado una decisión? ¿Quieres venir conmigo o quedarte con tu padre?” Llega el tren, la madre se sube y mira anhelante a Nemo. Él echa a correr tras el tren mientras el padre lo llama. Alcanza al tren, su madre tira de él y sube. Pero inmediatamente se vuelve a representar la escena; y, la segunda vez, Nemo no puede alcanzar al tren y se queda con su padre.

18

Esta es la escena de la película en torno a la que todo gira. Parece que Nemo tiene una elección en el mundo de la forma: irse con su madre o quedarse con su padre. Es un dilema curioso, porque en el Cielo tenemos solo un Progenitor: nuestro Creador. La creencia en que procedemos de dos debería servirnos de pista para darnos cuenta de que aquí está pasando algo muy raro. Somos la creación de una sola Fuente, y no de dos, no de contrarios. Intentar elegir entre imágenes imaginarias y opciones imaginarias produce frustración, ansiedad y desesperación. Queremos elegir bien, pero ninguna elección es buena en la forma.

¿Cómo podríamos “elegir entre” amores? ¿Cómo iba eso a ser siquiera posible? Es una decisión de locos. Y eso es lo que hay por debajo de este mundo dualista, en el que todo el significado se proyecta sobre imágenes de elecciones en la forma que son absolutamente imposibles. El amor no elige. El amor sencillamente es. La mente dormida, sin embargo, cree que tiene que elegir.

Nemo quiere tanto a su madre como a su padre y se le pide que tome una decisión imposible. Nemo cree que cualquiera de las alternativas terminará causando dolor, y a lo largo de la película se representan los aparentes resultados de elegir a su madre y de elegir a su padre. Dentro de cada una de esas alternativas aparentes se representan también otras múltiples situaciones. Tenemos que llegar a darnos cuenta de que, como todas las situaciones son pensamientos de la mente, todo está ocurriendo de manera simultánea. Tiene que haber una salida de esta mala situación, de este extraño mundo ilusorio. Al final, Las vidas posibles de Mr. Nobo dy nos va a mostrar cuál es.

Escena: Nemo, de adolescente, está sentado en la playa, mirando a la gente jugar en el agua. Viene Anna, se sienta a su lado y lo invita a nadar con ella y sus amigas. Nemo responde: “yo no nado con idiotas”.

¡La situación de los compañeros del alma parece que se esfuma como una voluta de humo con esa frase rá- pida! Anna responde: “eres un imbécil” y lo deja sentado a solas en la playa. Cuando, años más tarde, Nemo se tropieza con Anna, ella está con sus hijos. Cuando se vuelve a representar la misma situación de la playa, parece que el resultado es distinto. Esta vez, cuando Anna invita a Nemo a ir a nadar, él dice: “no sé nadar”. Anna se siente atraída por la franqueza de Nemo y dice: “te haré compañía”. Luego se les muestra en edad adolescente teniendo una relación sexual.

Aunque en cada situación parece que hay causas y efectos en juego, no es así: todas las situaciones que se ven en la película ocurren de manera simultánea. Solo porque creemos en un mundo de causación parecen representarse como causas y efectos. Incluso cuando está

poderosa: puede generar

escenarios completos, vidas completas con un solo pensamiento errático. Pero nada de lo que genera es real, son solo imágenes de situaciones hipotéticas. Por eso nada tiene nunca ningún sentido desde la perspectiva lineal, y por eso es inútil intentar seguir el hilo de las aparentes relaciones de causa-efecto.

dormida,

la

mente

es

El tiempo lineal no es más que el intento del ego de mantener causa y efecto separados una del otro. El Curso nos enseña que el tiempo lineal es imposible puesto que las ideas nunca abandonan su fuente. Otra manera de decir esto es que la mente consigue justo lo que quiere. Y cuando solo quiere paz, no puede percibir más que un mundo pacífico. Pero mientras no esté segura de lo que quiere, parecerá que existe una brecha entre causa y efecto. Incluso cuando parece que Nemo consigue todo lo que quiere, sigue sin ser feliz, sigue representando situaciones hipotéticas en su intento de encontrar satisfacción en la forma.

19

Escena: Nemo ha sido rechazado por Elise y baila con Jean. Mientras vuelven a casa en su mo tocicleta La voz de Nemo niño narra y dice: “aquel día iba a tomar un montón de decisiones tontas”.

Nemo decide seis cosas mientras conduce la moto de vuelta del baile a casa, con Jean: “nunca

volveré a dejar nada al azar. Me voy a casar con la chica que va en la moto. Voy a ser rico. Vamos

a tener una casa grande con jardín, pintada de amarillo y dos niños: Paul y Michael. Voy a tener un descapotable rojo y una piscina. Aprenderé a nadar. No voy a parar hasta que tenga éxito”.

Ahí está el loco sistema de pensamiento del ego expresado en pocas palabras: “no voy a parar hasta que tenga éxito”. Estamos convencidos de que si pudiéramos encontrar las circunstancias perfectas en la forma, seríamos felices. Sin embargo, cuando parece que conseguimos lo que

queremos, enseguida nos damos cuenta de que no nos trae felicidad duradera. Así que buscamos otra vez. Y otra, y otra y otra. Seguimos inventando situación hipo- tética tras situación hipotética, vida tras vida, con la esperanza de que al final una de ellas nos salga bien. Mien- tras tengamos

la creencia: “yo no soy tal como Dios me creó”, vamos a intentar demostrarla una vez tras

otra. Vamos a intentar todo lo que se nos ocurra, durante los millones de años que queramos dedicarle a eso. ¡Y la gente cree que es bueno tener alternativas! Elegir es el gran engaño de este mundo. Mientras estemos eligiendo en la forma, estaremos eligiendo ser pequeñas criaturas limitadas por el tiempo, encadenadas al nacimiento y la muerte, que van a enfermar, sufrir y morir.

Puede ser útil pensar en todas las decisiones que tomamos durante el curso de nuestras vidas —con quién nos juntamos, qué comemos, cómo nos ganamos la vida— como un “lote de ídolos”.

Dice Jesús en el Curso: “¿Qué es un ídolo? ¿Crees saberlo? Un ídolo es un deseo hecho tangible

al que se le ha dado forma, que se percibe entonces como real y se ve como algo externo a la

mente. No obstante, sigue siendo un pensamiento y no puede abandonar la mente de la que procede. ¿Cuál es, entonces, el propósito de los ídolos? ¿Cuál es su finalidad?… Todo idólatra abriga la esperanza de que sus deidades especiales le han de dar más de lo que otras personas poseen. No importa realmente de qué se trate: más belleza, más inteligencia, más riqueza o incluso más aflicción o dolor. Y cuando uno falla otro viene a ocupar su lugar, y tú esperas que te pueda conseguir más de otra cosa. No te dejes engañar por las formas en que esa "otra cosa" se manifiesta. Un ídolo es un medio para obtener más de algo” T-29.VIII.8.

Decidimos que no somos dignos de conocer a Dios y, en su lugar, elegimos un lote de ídolos. Mirar nuestras elecciones como un lote empieza a elevar nuestra mente de la idea de tiempo y situaciones lineales hacia la superposición, lo cuántico y las potencialidades, donde empezamos

a ver que todo estaba decidido antes de venir a este mundo. Todo eran elecciones, elegimos un

lote de ídolos. En el lote de ídolos no hay, sin embargo, ninguna secuencia real de causa-efecto.

Y en cierto momento, empezamos a ver que nunca nos ha traído lo que pensábamos. Nemo

consiguió todo lo que dijo que iba a tener, ¡y acabó yaciendo boca abajo en la piscina!

Escena: Los padres de Nemo se han divorciado y la madre de Nemo ha estado viviendo con el padre de Anna. Ahora se separan, y Anna y su padre se mudan a Nueva York, dejando a Nemo en una profunda desesperación.

Los adolescentes Nemo y Anna están enamorados, y tienen relaciones físicas durante meses en

la casa en la que viven con la madre de Nemo y el padre de Anna. Cuando Anna es obligada a

mudarse a Nueva York, Nemo se siente transido de dolor. Pero, tal como el Curso nos recuerda,

nunca estamos disgustados por la razón que cree- mos. A todos los disgustos se les puede seguir

el

rastro hasta la creencia en habernos separado de Dios. La sensación de pérdida ya estaba en

la

mente de Nemo antes de que se representase en la forma.

20

Esta escena también muestra cómo se proyecta la culpabilidad sobre cuerpos y comportamientos. La idea de que dos se separen, o de que una persona abandone a otra, se ve como algo malo. Y en cuanto se juzga algo como malo, viene el echar la culpa, el ego quiere saber quién va a pagar el precio, quién tiene la culpa. Eso es completamente distinto de las enseñanzas de Jesús: “Que todas las cosas sean exactamente como son” E-268, y “Todas las cosas obran conjuntamente para el bien” T-4.V.1. Estas enseñanzas son holísticas. Todo está perfecto tal como está, todo está ocurriendo tal como tiene que hacerlo. Esto no se refiere a la ilusión de acontecimientos sucesivos en una vida de dirección única, se refiere a la simultaneidad, en la que no hay quien tenga la culpa y nada es bueno ni malo. Es un dicho corriente que “hay que tomar la parte mala con la parte buena”. Pero la ver- dad es que no tenemos que tomar ninguna de las dos, porque ambas son juicios del ego, ambas son interpretaciones falsas.

Si tenemos pareja, seguir o abandonar parece una gran decisión. Pero todas las decisiones son la misma ilusión: son elegir la nada. Si el ego le tiene apego a la persona, va a querer la ilusión de “seguir”, si le tiene aversión a la persona, va a querer la ilusión de abandonar. Siguiendo la Guía, sin embargo, podemos llegar a un punto de desapego en el que se puede decir: “te amo tanto si te quedas como si te vas”; porque el Verdadero Amor no tiene apegos, ni interés en los resultados.

Para el ego eso es absurdo, él exige metas tangibles. Pero, ¿qué tal la tranquilidad de espíritu como meta? ¿Por qué no tener como meta un estado mental en lugar de una meta basada en formas? La tranquilidad de espíritu es perfectamente alcanzable, pero ningún resultado en la forma va a ser nunca verdaderamente satisfactorio. De hecho, el Curso dice que nuestra voluntad es universal y no puede contentarse con ninguna clase de forma.

Escena: Después de buscar a Anna durante años, Nemo se tropieza con ella en una estación d e tren. Vuelven a unirse y Anna le dice que siempre lo ha amado. Escribe su número de teléfono en una tira de papel y le dice que la llame dentro de dos días. Cae la lluvia sobre la tira de papel con el número y ya no se puede leer. Nemo espera en el paseo a la orilla del agua todos los días, pero Anna no aparece.

Jesús dice en el Curso: “Cuando decides qué forma debe tener lo que quieres, dejas de entender su propósito” T-30.III.2. Esto se representa en la película en términos de la relación entre Nemo y Anna. Esperar todos los días a Anna en el paseo a la orilla del agua es un ejemplo extremo de apego a un resultado concreto en la forma. Nemo ha decidido que estar con Anna es lo único que lo va a hacer feliz. La letra de la canción “Mr. Sandman”, que se oye a lo largo de la película, describe de manera perfecta cómo pedimos cosas concretas con la esperanza de que nos hagan felices.

Mister Sandman, tráeme un sueño

que sea el más lindo que nunca he visto.

Ponle dos labios como rosas y trébol

y luego dile que sus noches solitarias han terminado.

Sandman, estoy tan solo

que no tengo a nadie que sea mío.

21

Enciende por favor tu rayo mágico,

Mister Sandman, tráeme un sueño.

The Chordettes, “Mister Sandman”

Cuando le pedimos a Mister Sandman —el ego— que nos traiga un sueño, ¡estamos pidiendo vernos en difi- cultades! Y es porque debajo de cada petición de resultados en la forma hay una sensación de carencia e incom- pleción. La felicidad de la forma nunca nos va a satisfacer. Solo puede satisfacernos el contenido. La lección 101 del Libro de ejercicios dice: “La Voluntad de Dios para mí es perfecta felicidad”. Pero cuando decidimos qué forma es la mejor —la forma de Anna, por ejemplo, o incluso la forma genérica del “más lindo que nunca he visto”— ya no estamos en contacto con nuestra voluntad universal, ya no sabemos que nuestra voluntad y la Voluntad de Dios son lo mismo.

Escena: Un periodista que se ha colado en la habitación de Nemo en el hospital, intenta encont rar pies y cabeza a la vida de Nemo. Le pregunta: “¿te fuiste con tu madre o con tu padre? ¿Con cuál de las chicas te casaste?”.

Nemo, que es muy viejo, está contemplando las situaciones pasadas de su vida. Pero está muy confundido porque hay muchas y parecen formar parte de vidas distintas. El periodista, que quiere respuestas que Nemo no puede ofrecer, no comprende que todas las situaciones son puramente

hipotéticas.

película le dice a Nemo: “¿murió o no murió Elise? ¡No se puede tener y no tener hijos!”.

la

En

un

momento

de

Pero la película muestra las muchas posibilidades que parecen ser la vida en este mundo. Nemo eligió la situación hipotética de vivir con su madre y también eligió la situación hipotética de quedarse con su padre. Tuvo tres escenarios de matrimonio en la misma iglesia. No hubo ningún argumento en particular ni ningún elemento lineal que conectase la vida de Nemo. Pero nada ocurre al azar. El Curso dice: “Soy responsable de lo que veo. Elijo los sentimientos que experimento y decido el objetivo que quiero alcanzar. Y todo lo que parece sucederme yo mismo lo he pedido, y se me concede tal como lo pedí” T-21.II.2. También dice el Curso: “Es imposible que me pase algo sin yo mismo haberlo pedido. Aun en este mundo, soy yo el que rige mi destino. Lo que sucede es lo que deseo. Lo que no ocurre es lo que no deseo que suceda” E-253. Cuando unimos estos dos pasajes, no dejan ningún sitio para la culpa, el maltrato ni el abuso. Todas las situaciones de la vida de Nemo le trajeron algo que él quería, incluso cuando la experiencia aparente fue muy dolorosa o espeluznante.

El ego quiere que creamos que nuestros miedos se basan en las formas, como el miedo a ahogarse o a perder a la persona amada. Sin embargo, el miedo que se representa en nuestras vidas es en realidad el miedo al Amor, el miedo a Dios. Proyectamos ese miedo sobre el mundo porque es intolerable para la mente. Pero las situaciones temibles, como todas las demás situaciones, son irreales. Jesús dice en el Curso: “pareces despertar a lo que no es sino otra forma de ese mismo mundo que viste en tus sueños. Estás soñando continuamente. Lo único que es diferente entre los sueños que tienes cuando duer- mes y los que tienes cuando estás despierto es la forma que adoptan, y eso es todo. Su contenido [el deseo de cambiar la realidad] es el mismo” T-18.II.5:11-14.

22

Algunos cuestionan la validez del libro La desaparición del universo de Gary Renard, en el que sostiene que dos seres, Arten y Pursah lo habían visitado en su sofá en Maine. Se han planteado

el

libro Las voces del desierto de Marlo Morgan, en el que ella fue de viaje a pie con los aborígene s australianos y describe experiencias telepáticas. Surgió la controversia: ¿ocurrió de verdad? Y

luego

un

libro, Emissaries of Light, en el que describía una silenciosa hermandad en Kosovo. De nuevo b

rotó la controversia sobre si su experiencia había ocurrido o no en realidad.

preguntas

similares

sobre

Jimmy

Twyman

escribió

Cuando Gary y yo hablamos de si Arten y Pursah eran reales o ficticios, yo le dije que el mundo entero es ficticio. Intentamos hacer distinciones entre lo que ocurrió en realidad y lo que es una

la

fantasía

ver- dad es que todo es inventado. No tiene sentido intentar trazar una línea que separe lo que

ocurrió realmente de lo que no. Todas las imágenes y todos los recuerdos son ficciones porque

son

son

igual- mente falsas. La única manera de ser feliz es reconocer esto. En Las vidas posibles de M

r. Nobody, la pregunta de qué situaciones ocurren en realidad y cuáles no, no tiene respuesta; porque todas ellas están en la imaginación de Nemo.

inventada,

del

pero

inventos

ego,

todas

Escena: Nemo ha grabado “yes” [sí] en una cara de una moneda y “no” en la otra cara.

Nemo ha decidido tomar todas sus decisiones lanzando una moneda. Pero lo que hacemos procede de lo que pensamos, y cuando nuestro pensamiento es confuso no sabemos quiénes somos. Entonces no importa si creemos que elegimos conscientemente y las circunstancias se representan, o creemos que lo dejamos al azar y las circunstancias se representan. Es lo mismo. El mundo representa lo que pensamos y creemos. No existe el azar, no existen los accidentes. Todo es el resultado de una decisión de la mente. “Una decisión es una conclusión basada en todo lo que crees” T-24.In.2.

Esta escena de la película muestra lo inútil que es intentar encontrarle sentido a las decisiones. Muestra la futilidad de dedicar tanta energía a asuntos hipotéticos. La mente-ego cree que puede distinguir decisiones buenas de decisiones malas, avance de retroceso, pérdida de ganancia. Pero esta película muestra que todas las decisiones son lo mismo. Nemo toma muchas decisiones en las diferentes situaciones de su vida, y todas terminan con un Nemo desgraciado, que piensa en suicidarse o está muerto. Eso es porque todas las elecciones que dicta el ego nos mantienen identificados con la dualidad y la multiplicidad.

Tenemos que llegar a darnos cuenta de que solo hay una decisión que tomar: la de elegir al Espíritu Santo en lugar de al ego. Aunque esto aún parece una decisión, lo es de un orden

a

sacarnos de la ilusión. Un curso de milagros enseña que solo las decisiones que tomamos con el Espíritu Santo nos van a desenredar del laberinto de la multiplicidad y la dualidad. A esta decisión podemos llamarle expiación, corrección, salvación, redención o como queramos. Es la única decisión real, porque no supone elegir entre las imágenes del mundo. En lugar de eso, es elegir alinear nuestra mente con el Espíritu Santo para así poder aceptarnos a nosotros mismos tal como Dios nos creó.

superior

y

es

la

única

que

va

23

Tenemos que estar dispuestos a que nuestras mentes regresen al pensamiento holístico. No podemos encontrar la verdad en las partes porque las partes no contienen al todo: el todo transciende a las partes. El pensamiento holístico es pensamiento alineado con Dios. Intentar pensar en términos de hilos, piezas y cosas con- cretas, es intentar pensar contra Dios.

¡Es muy sencillo! Todo lo que tenemos que hacer es tomar una decisión. ¡Una decisión! Si pudiésemos captar, aunque fuera de manera borrosa, la paz, el descanso y la alegría que resultan de la única decisión que tenemos que tomar, no esperaríamos ni un minuto más para tomarla.

Escena: Nemo empieza a recibir Guía clara en el mundo de la forma, por medio de palabras en un espejo, instruc- ciones concretas con su nombre en el periódico y un número de teléfono enorme en una colina.

Nemo, que siempre ha tomado sus propias decisiones o las ha dejado “al azar”, está empezando a ver otro camino. Su Guía se vuelve muy clara y, en lugar de tomar decisiones por su cuenta, Nemo sigue al Espíritu sin cuestionarlo.

La guía que recibe lo lleva a una casa en ruinas, llena de polvo y de gatos. Para la mente lógica, no parece que tenga sentido que la Guía conduzca a Nemo a semejante sitio. Pero, cuando entra en la casa, encuentra un televisor grande. Cuando lo enciende se ve a sí mismo con ciento diecisiete años. En esa conversación con su yo fu- turo, el viejo Nemo le dice al Nemo adulto que tiene que seguir vivo hasta el 12 de febrero de 2092 a la 5:50 de la mañana.

Escena: El viejo Nemo está de nuevo en la cama del hospital hablando con el periodista.

El periodista le dice a Nemo: “todo lo que dices es contradictorio. No puedes haber estado en dos sitios a la vez”. Nemo replica: “tú quieres decir que tenemos que elegir”. El periodista dice: “de todas esas vidas, ¿cuál es la verdadera?”. Nemo responde: “cada una de esas vidas es la verdadera. Todo podría haber sido de cualquier otra manera y habría tenido exactamente el mismo sentido”.

El periodista insiste: “no puedes estar muerto y estar aquí todavía. No puedes no existir. ¿Hay vida después de la muerte?”. Nemo se carcajea de la pregunta. Le dice al periodista: “¡después de la muerte! ¿Cómo puedes estar tan seguro de que existes siquiera? Tú no existes. Ni yo tampoco. Vivimos solo en la imaginación de un chiquillo de nueve años enfrentado a una decisión imposible”.

Este es el momento de la película en el que Nemo comprende que nunca ha estropeado nada. Se da cuenta por fin de que ninguno de los escenarios de su vida era real, que solo existieron en la imaginación de un muchacho de nueve años confundido que buscaba el amor en una miríada de situaciones hipotéticas: situaciones hipotéticas con su madre, su padre, Anna, Elise, Jean y todos los otros escenarios de su vida. A la vez, iba bus- cando la solución de la adivinanza de

24

cómo podía tener que decidir entre sus padres. No podía entenderlo porque no se puede entender. ¿Cómo nos va a pedir el Amor que elijamos? Si el Amor es Unicidad, entonces no tiene partes. Está íntegro, es completo, es el todo. ¿Cómo iba el todo a obligarnos a elegir entre cosas? No tiene ningún sentido.

La última libertad que nos queda como prisioneros de este mundo es nuestro poder de elegir al Espíritu Santo en lugar de al ego. Todo lo que hace falta por nuestra parte es estar listos y dispuestos a que se hagan milagros a través de nosotros, y Jesús nos organizará el tiempo y el espacio. El tiempo está, literalmente, en las manos del obrador de milagros.

Escena: Nemo juega al ajedrez en el hospital. Dice que a veces el único movimiento viable es n o mover ninguna pieza.

Nemo lleva al periodista a la ventana a ver cómo los edificios de la ciudad se derrumban y caen. Nemo dice: “el niño lo está tirando todo abajo. Ya no lo necesita. Antes era incapaz de tomar ninguna decisión porque no sabía lo que iba a pasar. Ahora que sabe lo que va a pasar, tampoco es capaz de tomar una decisión”.

Mientras habla, hay un retroceso en el tiempo a la estación de tren donde el niño Nemo tuvo que tomar la decisión imposible. Esta vez, sin embargo, Nemo abandona los raíles y se encamina a un bello sendero que con- duce al bosque. Recoge una hoja y la hace volar soplándole; la hoja viaja por el bosque y al final revolotea sobre un círculo dibujado con tiza sobre el paseo a la orilla del agua. Justo cuando la hoja cruza el círculo, Anna entra en él. Nemo, que está tendido en un banco cercano, abre los ojos y la ve.

Esto es lo que pasa cuando por fin nos damos cuenta de que no tenemos que elegir, cuando dejamos que el Espíritu elija en lugar nuestro: aparece un símbolo del amor. Cuando Nemo decidió no mover ninguna pieza —esto es, cuando decidió no tomar ninguna decisión en la forma en la estación de tren y en lugar de ello se marchó— se volvió a unir con Anna, que simboliza al Amor Verdadero.

Esto recuerda a la sección del Curso “No tengo que hacer nada”, en la que Jesús dice: “Ahora solo tienes que recordar que no tienes que hacer nada. Sería mucho más efectivo ahora que te concentrases únicamente en esto, que reflexionar sobre lo que debes hacer” T-18.VII.5:5-6. Y sigue diciendo: “Ahorra tiempo valiéndote únicamente de los medios que aquí se ofrecen, y no hagas nada más. ‘No tengo que hacer nada’ es una declaración de fidelidad y de una lealtad verdaderamente inquebrantable. Créelo aunque solo sea por un instante, y lograrás más que con un siglo de contemplación o de lucha contra la tentación” T-18.7.6:6-8.

Esto quiere decir que podemos limitarnos a revisar lo que ya ha pasado sin hacer ningún intento de cambiar, arreglar ni reorganizar las imágenes del guión. Ya no tenemos que buscar la manera de cambiar el sueño, sino solo cambiar de ideas sobre el sueño. Es muy relajante recordar que aunque no podemos hacer nada por nuestra cuenta, con el Espíritu Santo lo podemos todo.

25

Escena: Nemo, el viejo, está muriendo en el hospital. Una cámara robot lo graba todo y retrans mite sus últimos momentos a pantallas enormes en las fachadas de los edificios de la ciudad futurista.

Aunque Nemo se está muriendo, su cara tiene una sonrisa llena de paz y felicidad. Es un símbolo de la libertad que experimentamos cuando por fin soltamos las decisiones del mundo. Las últimas palabras de Nemo son: “este es el día más hermoso de mi vida, Anna”.

Esta escena me recuerda algo que cuenta Ken Wapnick en su libro Ausencia de la felicidad. Je sús le preguntó a Helen Schucman: “¿qué se hace cuando uno está en un desierto?”. Ella dudaba y él volvió a preguntar. Y como ella no encontraba una respuesta, él se la dio: “irse”. En la lección 128 del Libro de ejercicios, “El mundo que veo no me ofrece nada que yo desee”, Jesús llama a la mente a esa tranquilidad en la que abandonamos las elecciones del mundo.

No elegir en la forma nos libera para soltar todas las decisiones de la mentalidad errónea del mundo y aceptar la mentalidad recta en su lugar. Todos los conflictos se eliminan cuando dejamos que decida por nosotros el Espíritu Santo. Ya no tenemos que intentar cambiar ni controlar las imágenes del mundo ilusorio, porque reconocemos que lo que estamos observando ya ha ocurrido. Cuando ya no planeamos, ni tramamos, ni nos esforzamos en intentar que las cosas funcionen de la manera que queremos, llega una sensación de facilidad y ausencia de esfuerzo. Ya no hay necesidad de mirar atrás para decir: “esto debería haber sido de otra manera”.

Escena: Mientras Nemo yace muerto en la cama del hospital, el reloj cambia a las 5:50. Es el 1 2 de febrero de 2092.

Justo en el instante siguiente, el reloj cambia a las 05:49, y parece que el tiempo empieza a retroceder. Las hojas vuelven a volar en el aire, la lluvia cae hacia arriba, hacia el cielo, y el humo

padre

de Nemo. Esta ilustración de lo que parece el tiempo yendo hacia atrás es un símbolo del regre so de la mente al instante en que creyó que la separación de Dios era posible, para invertir esa decisión. Con una boqueada, Nemo vuelve a la vida; es decir, acepta la Expiación. Se pone a reír sin parar, mostrando la promesa que Jesús nos hace en el Curso: “El mundo acabará entre risas”.

entra

en

el

cigarrillo

del

Lo que somos es Amor. El Amor es Uno. El Amor no está compuesto de piezas, es uno. Está completo. Es todo. Tal como Nemo aprende en Las vidas posibles de Mr. Nobody, no tiene sentido que el Amor pida tomar una decisión entre dos cosas. Cuando parece que hay alternativas a tomar, nos interesa pedir Guía, preguntar: “¿para qué es esto?, ¿qué es lo más útil en esta aparente situación?”. Escuchando y siguiendo esa Guía podemos ir en una dirección nueva. Nuestra oración al Espíritu Santo puede ser: “cuando haya decisiones que tomar, quiero que Tú las tomes. Quiero que tus decisiones me desenreden del tiempo y del espacio”. Es un proceso suave y gradual.

Muchos conocen la Oración de la serenidad: “Que Dios me conceda serenidad para aceptar lo que no puedo cambiar, valor para cambiar lo que sí puedo y sabiduría para saber distinguirlos”.

26

Otra manera de decir lo mismo es: “No trates, por lo tanto, de cambiar el mundo, sino elige más bien cambiar de mentalidad acerca de él” T- 21.In.1.

Ambas frases nos dicen que no tenemos que intentar arreglar nada en la forma. Como dice la Biblia, en la epístola a los corintios, vemos por medio de un espejo oscuro. Solo hace falta limpiar nuestro filtro de juicios e interpretaciones. La mente despejada y transparente es el portal de regreso a la eternidad.

Una enseñanza muy valiosa de esta película es que ya no tenemos que perder el tiempo con asuntos hipotéticos, ni con elecciones sin sentido. Ya no tenemos que condescender con la mentalidad del “podría-debería- habría”. ¡Qué alivio y qué liberación es ver la futilidad de todo eso! ¡Qué regalo saber que no tenemos que intentar descifrar nada! Por fin nos podemos relajar.

27

Capítulo 4: EN LO CUÁNTICO NO HAY NINGÚN PROBLEMA

Sentirse encerrado en una vida puede ser sofocante y deprimente. El Curso me llevó a un desengaño completo. Dice que todos los caminos del mundo conducen a la muerte y que hay quienes han muerto al darse cuenta de esto. Ése es un pensamiento bastante deprimente. Pero Jesús continúa y dice que solo con que hubieran dado el paso siguiente, habrían sido conducidos

a las cumbres de la felicidad. Algo se elevó en mi corazón al leer eso. ¡Las cumbres de la felicidad! Cuando sabemos que el desengaño es el precursor de las cumbres de la felicidad, podemos empezar a darle valor al desengaño.

Estoy convencido de que no existe ningún problema. Cuando alguien presenta un problema es divertido ver lo que pasa. El estado mental de ausencia de problemas es muy gozoso. Sabe Dios que ninguna forma concreta tiene nada de atractivo, pero debajo de las formas hay una Presencia alegre, amorosa y risueña. Esa risa nos atrae. Por eso a todo el mundo le gustan las comedias,

porque detrás de la risa hay una Presencia más profunda que nos gustaría experimentar. Si lo que nos atrae parece alegre, feliz o pacífico, estamos más dispuestos mental- mente a acercarnos

a ello. Cuando los niños encuentran algo que les gusta, lo aprenden y lo retienen en la memoria.

Lo mismo pasa con la espiritualidad, tiene que atraernos. Tiene que ser algo más que un montón de rituales y de prácticas.

Podemos llegar a la experiencia del despertar por medio de distintos símbolos, pero al final la experiencia es de Amor. He conocido a gente con muchas maneras de vivir distintas —distintas

culturas,

dis- tintos países— pero la experiencia siempre es de Amor. ¡Al final todo es un asunto de Amor

! Da igual por lo que nos hayamos esforzado o hayamos trabajado, da igual cómo hayamos conceptualizado este mundo.

distintos

idiomas,

Después de mucho leer y experimentar, me encontré resonando profundamente con Un curso d e milagros. Tenía la impresión clara de que iba a utilizarlo para profundizar, que ya no iba a ser superficial. Parecía que una Presencia interior me decía: “toma esto y aplícalo”. Tenía una sensación de destino, como si todo formase parte de un plan preestablecido. Me sentía como si ya hubiera hecho esto en la forma y solo estuviera reviviéndolo, creyendo elegir algo nuevo y diferente. Rendirse es tan necesario, que Jesús dice en su Curso que ni siquiera elegimos la forma del currículum. El Curso nos conduce a través de un lavado y aclarado de todo lo que no es amor. Tenemos que estar dispuestos a atravesar todos los ciclos de lavado y aclarado que hagan falta para despejar el altar de la mente.

Tengo la sensación de que el viaje espiritual es uno por ciento de principios, y noventa y nueve por ciento de práctica. Cuando tomamos un sendero no- dualista como Un curso de milagros y empezamos a aplicarlo a nuestra experiencia de la vida, día a día y momento a momento, se puede sentir una especie de sacudida muy brusca. A veces parece que alguien tira de la alfombra que tenemos bajo los pies. Pero llegué a ver que aplicar el Curso era interesante y que era lo que yo realmente quería.

28

La clave de mi capacidad de transferir el aprendizaje y despertar a la alegría y la felicidad, fue la práctica de no hacer ninguna excepción con las enseñanzas de Jesús en nada de mi vida. Jesús escribió un manual del usuario para el despertar, y yo me comprometí del todo a seguir sus instrucciones con diligencia y persistencia. Tenía la sensación de que ello me ahorraría una cantidad enorme de tiempo. Puede que el ego pensase otra cosa, pero yo lo encontré excitante.

El ego siempre quiere añadir algo. Quiere meter un “y” en una frase que acaba con un punto. He oído a muchos decir: “ya sé que el mundo es una ilusión, pero…” y da igual lo que siga al “pero”, porque el “pero” niega la primera parte de la frase. Jesús acabaría esa frase con un punto. Cuando aplicamos las enseñanzas del Curso de forma consistente, empezamos a adquirir la alegría y la confianza del Espíritu. Empezamos a ser capaces de llevar luz y paz a todos, y a todas las situaciones, porque nos damos cuenta de que no hay nada que tengamos que evitar.

Cuando cambiamos del pensamiento al revés al pensamiento al derecho —dándonos cuenta de que la causa está en la mente y de que el mundo proyectado se origina dentro de nosotros— el Espíritu nos convence de que estamos en el buen camino proporcionándonos un montón de símbolos amorosos. Hacen falta, porque, aunque es posible llevar a cabo un cambio mental repentino, eso es bastante raro. Generalmente necesitamos montones de pruebas y testimonios que nos muestren que estamos seguros. El milagro ve lo falso como falso. “Simple- mente contempla la devastación y le recuerda a la mente que lo que ve es falso” E-pII.13.1. Por eso se nos pide tener una mentalidad orientada al milagro de manera consistente. Jesús dice que el uso correcto de la negación es negar la creencia en que un error puede hacernos daño. Esta es la transformación a la que nos estamos entregando.

Estamos aflojando con la idea de que existe un mundo objetivo. Las primeras lecciones del Libro de ejercicios del Curso nos enseñan que los pensamientos que creemos pensar y el mundo que creemos ver son idénticos. La lección 15 dice que “Mis pensamientos son imágenes que yo mismo he fabricado”. Esto quiere decir que el mundo no está fuera de la mente. Tratamos completamente con la mente, nunca es un asunto de tratar con comportamientos.

Si hay un componente de hablar, está bajo el control de Cristo. Permitimos que hable por medio nuestro y a menudo no hay nada que decir. Claramente, no necesitamos decirle a nadie que todo es ilusorio. A veces se nos puede guiar a sonreír, a abrazar a alguien o echarle el brazo por encima. Cuando estamos alineados con el Espíritu esas cosas vienen de manera natural. No se nos pide echar discursos sobre la irrealidad del mundo, menos aún cuando estamos en público. No se nos pide decir que somos Jesús Cristo en medio de los integristas cristianos. A menudo intentamos ir por delante de nosotros mismos, saltar de la A a la Z, porque dentro de nosotros hay algo que quiere que esto acabe rápido. Creemos que decir las palabras correctas va a resolverlo todo de manera mágica, pero no funciona así. No se trata de hacer intentos.

Jesús dice en el Curso: “no tengo que hacer nada” T-18.VII.6. Pero esto solo es verdad cuando hemos alcanzado el punto mental de tranquilidad en el que el hacedor —aquel cuyos valores proceden del hacer— desaparece. No podemos saltarnos lo práctico. No podemos decir: “vale, el Curso dice que no soy un cuerpo y que no tengo que hacer nada, así que me despido”. Eso es no comprender el Curso. Jesús nos dice que: “una mente sin entrenar no puede lograr nada” E- In.1. Mientras necesitemos entrenamiento mental tenemos que ser prácticos. Tenemos que estar guiados a hacer ciertas cosas y dejar de hacer otras mientras nos desenredamos del

29

mundo. Jesús dice en el Curso que estamos aquí para corregir el error desde abajo hacia arriba. Esto significa unirnos al Espíritu Santo y llevar ante la luz las ilusiones, todos los retales de ego que hay en la mente.

Jesús dice que hay que llevar la ilusión ante la Verdad y no la Verdad ante la ilusión. Eso sería intentar corregir el error desde arriba hacia abajo. Jesús se tomó el tiempo necesario para mostrar que ninguna de las creencias sobre las que se basa este mundo tiene realidad alguna. La enseñanza real fue su demostración de ser la Presencia. Sin eso ni siquiera sabríamos de Jesús, él habría sido descartado en su día como un tío raro que decía que nuestros pecados están perdonados. Las enseñanzas de Jesús fueron poderosas orientaciones para corregir el error desde abajo hacia arriba. Yo estoy aquí para hacer lo mismo, compartir el mensaje de la Verdadera Curación, lo cual requiere llevar la ilusión ante la Verdad.

Me encanta lo práctico que es. Digo que es gozoso de manera práctica. Por eso me hace feliz ser para ti una prueba de cómo pareció ser para mí, porque ofrece una sensación de “si él puede, yo puedo”. Tenemos el mismo Guía.

30

Capítulo 5: CÓDIGO FUENTE (SOURCE CODE)

Temas clave

•Amor cuántico •Aceptar un propósito verdadero

Sinopsis de la película

El capitán Colter Stevens, piloto de helicópteros del ejército norteamericano, se despierta a las 7:40 de la mañana en un tren de cercanías que va hacia Chicago. Está sentado frente a una mujer llamada Christina Warren que lo conoce como Sean Fentress. Parece que él no la conoce ni tiene clara su propia identidad. Su último recuerdo es de haber volado a Afganistán para una misión. Mientras lucha a brazo partido con este descubrimiento, el tren explota y todo el mundo muere.

Despierta atado dentro de una cápsula de metal. Desde una pantalla de ordenador, la capitán de aviación Colleen Goodwin le dice que realmente es Colter; y que, ahora, desde dentro de esa cápsula, tiene la misión de localizar al fabricante de una bomba que destruyó un tren que se dirigía a Chicago. Lo han enchufado a Código fuente, un programa de bucle temporal que le permite tomar el cuerpo de alguien para volver a representar los últimos ocho minutos de su vida.

Colter es enviado a Código fuente repetidamente como Sean Fentress en los últimos minutos antes de que explote el tren. Está a punto de embarcarse en el viaje de su vida. Va a llegar a ver que nada es lo que parece. Todo lo que cree saber del tiempo y del espacio va a empezar a desmantelarse de manera rápida. No es quien cree ser, y parece que no tiene control consciente de nada. Llegará a ver que todo va a ir bien, que puede descansar y confiar en un propósito superior para su vida.

Introducción

Esta película es un tren expreso a lo Abstracto. Estamos entrando de verdad en la consciencia. La consciencia es nuestro laboratorio, nuestra aula. El mundo no es nuestra aula, lo es la

a

consciencia.

experi- mentar por medio de Código fuente, una película cuántica asombrosa que nos ofrece el

Espíritu Santo.

Esto

lo

vamos

Código fuente es una historia de amor cuántico. Colter y Christina van a tener una serie de brev es encuentros santos en los que está claro que a Christina le gusta mucho Colter, aunque le sorprende que la persona a quien conoce como Sean sea tan diferente de como era. Hay algo

una

nuevo

serie de experiencias sobrecogedoras conforme empiece a ver que no es la persona que cree s er. Va a empezar a darse cuenta de que no tiene ni idea de lo que está pasando, de que ha

y

espontáneo

en

él.

Colter

va

a

tener

31

estado equivocado en todo. Colter y Christina juntos simbolizan el viaje en el que se es llevado a una experiencia de amor cuántico.

Esta película es una oportunidad de ver que no tenemos ni idea de qué es lo que va a hacernos felices. Y tiene un destino encantador. Cuando el Espíritu toma la guía no sabemos lo que está pasando, pero siempre es lo que más nos conviene.

Comentarios de la película por David

Escena: Un hombre duerme en un tren. Se oyen débilmente sonidos de helicóptero y órdenes militares. El hombre se despierta sobresaltado. La mujer sentada frente a él le llama Sean y le habla con familiaridad. Él está completamente desorientado. Le dice a la mujer que no sabe quién es ella y que él es el capitán Colter Stevens, piloto de helicópteros.

En esta escena Colter no sabe qué está pasando. Se mira en el espejo del aseo del tren y ve una cara que no reconoce. Mira en su cartera y le sorprende encontrar pruebas de otra identidad. Se encuentra con una mujer a la que no conoce y está completamente perplejo. Está frustrado

porque

sus expectativas

de ser el capitán Colter Stevens. Mira alrededor como pensando: esto no es en absoluto mi dec

orado de capitán Colter.

la

situación

no

cumple

En cierto sentido así es como va el viaje. Esta película es como un viaje de LSD ̶sin droga ̶para aflojar la mente. Si en nuestra percepción cotidiana de nosotros mismos creemos que ya sabemos quiénes somos, el Es- píritu Santo tiene mucho trabajo pendiente de hacer para liberar a nuestra mente de esa idea. Podríamos tener algunas experiencias místicas que nos mostrasen que no

volvemos

somos

de esas experiencias expansivas, el ego intenta descartarlas diciendo: no es posible que tú sea

s eso. Si parecemos inca- paces de volver a ese estado expansivo, existe la tentación de pensa r; vale, voy a resignarme a ser el ser humano que creo ser.

lo

que

creemos

ser.

Pero

en

cuanto

Escena: El tren explota. Hay un destello de luz y Sean se encuentra en una cápsula oscura. Un

a voz de mujer se dirige a él como capitán Colter Stevens. Está muy confundido. La mujer le pide

que la informe de lo ocurrido. Se la ve en una pantalla de vídeo con uniforme militar. Le pide hacer ejercicios para refrescar la memoria, después de los cuales re- cuerda que ella se llama Goodwin. Colter pide hablar con su padre. Ella responde preguntándole: “¿quién puso la bomba en el tren, capitán?”. Él no lo sabe. Ella le dice: “vuelva a intentarlo otra vez. Tiene ochos minutos, igual que la última vez. Empiece por la bomba. ¿Dónde está? ¿Qué aspecto tiene? Encuentre la bomba y encontrará a quien la puso”. Con un estallido de luz, Colter vuelve al mismo asiento del tren.

La primera vez que apareció en el tren, Colter estaba muy desorientado. Ahora Goodwin le ha ofrecido un propósito, y ser guiado por ella le proporciona un enfoque más claro. La situación empieza a ser un reflejo de su mente: Colter encuentra la bomba oculta en el techo del aseo del tren.

32

Podemos creer que sabemos quiénes somos, dónde vivimos y cuál es nuestra historia. Pero no lo sabemos. Estamos dormidos y soñando. Creemos ser uno de los personajes del sueño, hemos olvidado la divinidad de lo que somos. Algunos personajes y situaciones aparecen en nuestras vidas de manera repetida, de manera similar a las situaciones del tren en esta película. Para Colter se trata de ocho minutos en un viaje a Chicago en el que el tren estalla.

Este es un mundo de sueños en el que somos un personaje ficticio que Dios no creó y del que Él no sabe nada. Estamos perdidos, errantes por el tiempo y el espacio, intentando que nos vaya lo mejor posible. No sabemos qué significa la vida, porque si lo supiéramos este mundo desaparecería, estaríamos de vuelta a casa en el Cielo. Puesto que no sabemos lo que significa la vida, estamos confusos. Intentamos mantener la cabeza por encima del agua, intentamos llegar al final del día, pero en realidad no sabemos lo que está pasando.

Colter pasa por experiencias que van a desalojar de su mente todo lo que cree saber. Así es como funciona el viaje espiritual. Conforme profundizamos, todo lo que creíamos saber desaparece. Cuantas más visiones y experiencias místicas tenemos, más sigue cambiando todo. Todo sigue desmoronándose porque la lección, el propósito que subyace a todo este sueño, es el perdón. Tenemos que vaciar nuestra mente de todo lo que creemos pensar y creemos saber sobre nuestra identidad para que el Espíritu pueda revelarnos nuestra Identidad real.

Escena: Colter vuelve por segunda vez a la cápsula. Está estresado y enfadado y exige ser info rmado de lo que está pasando. Goodwin le dice que ya lleva dos meses con ellos, que no se trata de una simulación, y que hay vidas que dependen de él, porque es inminente un segundo ataque con bombas. Colter le dice dónde encontró la bomba y que el detonador era un teléfono. Goodwin le da instrucciones de concentrarse en los pasajeros de su vagón, llegar a conocerlos, estrechar el círculo de los sospechosos y buscar a los que parecen callados, retraídos o nerviosos. “Como siempre, va a disponer de ocho minutos”, dice Goodwin. “¿Y luego otra vez la explosión?”, pregunta Colter. “Sí”, dice Goodwin. Otra vez empieza a preguntar por su padre mientras lo mandan de nuevo al tren.

Colter aún no entiende el significado más profundo de sus experiencias pero, con el propósito de descubrir quién pone la bomba, empieza a tener una relación amistosa con la joven, Christina, que está sentada frente a él. Ella empieza a hablar de trasladarse a la India y buscar un gurú. Parece como si ella estuviese buscando el sentido de la vida, pero ella es solo un reflejo de la mente de Colter. Es Colter quien busca el sentido de la vida, y encontrarse con una mujer que habla de encontrarse a sí misma es un símbolo de esta búsqueda.

En este mundo nos gusta seguir el argumento, creer que sabemos lo que está pasando y lo que viene después. Pero estas grandes películas cuánticas son como las experiencias espirituales. Empiezan a desmantelar el mundo tal como lo conocemos, y nos encontramos con que cada vez sabemos menos lo que está pasando. No tenemos que saber, detrás de todo esto hay una Presencia que sabe lo que está haciendo. En lugar de ponernos nerviosos cuando las cosas empiezan a desmantelarse y desmoronarse podemos aceptar que personalmente no sabemos, y ver esto como algo bueno.

Escena: Colter le pide a Christina, la mujer que tiene enfrente, que juegue con él a un “juego” d e descubrir pasajeros sospechosos en el tren. Cuando Colter ve a un hombre que cree que podría ser el que pone la bomba, besa impulsivamente a Christina y le dice que tiene una sensación

33

mala sobre el tren y que ella debería salir del tren con él, lo que ella hace. Colter sigue al hombre, lo ataca y termina cayendo sobre los carriles.

Así funciona la percepción: el mundo y los personajes que percibimos son el resultado de lo que está pasando en nuestra consciencia. Cuando tenemos un propósito en mente, al enfocarnos en algo, lo atraemos. Vemos el mundo a través de la lente de ese propósito. En esta escena, Colter ve salir del aseo a un hombre que suda y parece enfermo. Cree que él es el que ha puesto la bomba.

En nuestras propias vidas podemos darnos cuenta de que, busquemos lo que busquemos y cualesquiera que sean nuestras metas, el propósito determina lo que percibimos. Mientras haya propósitos del ego, o del concepto del yo, habrá resultados variables. A algunos se les juzgará como buenos y a otros como malos, pero ninguno de ellos es el perdón. La situación global tiene un propósito superior, que es perdonar y encontrar el amor. Ese propósito siempre está presente pero, al no haberlo puesto por delante, aún no está en la consciencia.

Colter está llegando al propósito en sus segmentos de ocho minutos. Imagina lo que pasaría si

cada

nos despertásemos con el propósito del perdón: hoy es un nuevo día y lo voy a utilizar para per donar. Voy a mantener como prioridad el propósito del perdón, y voy a percibir a todos y a todo

lo

lograr mi meta de perdonar, porque para mí es así de importante.

día

que

venga

a

como

una

ayuda para

De eso trata el entrenamiento mental de Un curso de milagros: de mantener por delante un prop ósito amoroso, pacífico y gozoso. Y luego el día nos devolverá el reflejo de ese propósito. La sección “Reglas para tomar decisiones” del Curso dice: “si no tomo ninguna decisión por mi cuenta, ésa es la clase de día que se me concederá” T-30.I.4:2. Mientras fluyamos con la armonía del universo —con la paz, el amor y la alegría— percibiremos un mundo pacífico. Hasta que eso ocurra va a haber situaciones y acontecimientos que no parecen tener mucho sentido, pero eso es solo porque la mente aún no comprende cuál es su propósito real. Esto es lo que pasa con Colter. Hace todo lo que puede, pero no ve la curación ni el gran propósito.

Está claro que Christina está empezando a gustarle a Colter. Le dice que es amable, decente y real. Aunque aún cree que él es Sean Fentress, Christina está empezando a ver en él algo diferente, que le gusta de verdad. Clara- mente hay un chispazo entre ellos.

Escena: Un tren atropella a Colter mientras está tendido en los raíles y se vuelve a encontrar e n la cápsula que se está volviendo fría y llena de escarcha. También ha perdido la comunicación con Goodwin y cunde el pánico. Cuando se restablece la comunicación conoce a Rutledge, el inventor de Código fuente, y por primera vez le dicen que él está dentro de Código fuente. Él pregunta qué pasa después de los ocho minutos en el tren. Rutledge dice: “Nada. Usted deja de exis- tir dentro del tren. No puede existir dentro de Código fuente más allá de los últimos ocho minutos de Sean Fentress”.

34

Estas escenas nos van a mostrar cada vez con mayor claridad que percibimos lo que creemos. Colter se percibe a sí mismo dentro de una cápsula en la que hay un fallo eléctrico, está oscuro y hace frío: se siente solo y teme por su vida. Pero no es la cápsula ni las condiciones lo que le hace sentirse así. Creemos que ocurren cosas en el mundo —que hay condiciones y situaciones que nos hacen sentir solos, atrapados, con miedo, o desesperados— pero el mundo no nos hace sentir nada. Lo que sentimos en nuestra mente y en nuestra consciencia, lo proyectamos luego sobre el mundo. De manera que el entorno que percibimos es una proyección de pensamientos, creencias y sentimientos de la mente. Percibimos lo que creemos.

En la lección 189 de Un curso de milagros, Jesús dice: “contemplarás aquello que sientas en tu interior”. Colter se siente atrapado, indefenso e impotente, y se percibe a sí mismo en un mundo en el que ha fallado la electricidad. No le encuentra contexto a nada y tiene miedo.

En el viaje espiritual, podemos sentir la tentación de aterrorizarnos cuando no tenemos un contexto más grande. Parece ocurrir lo indeseable, pero solo es un reflejo de lo que está pasando en la mente. Percibimos lo que creemos, y eso es lo que hace que el mundo a veces parezca aterrador. El sistema de creencias inconsciente es completamente oscuro, y va a parecer que se manifiestan sueños y símbolos que lo representan.

Se puede pensar en estos segmentos de ocho minutos como pequeñas encarnaciones. Algunos dicen que el karma está detrás de las reencarnaciones. Pero, ¿quién creó el karma? El ego no puede crear, no se le ha dado la capacidad de crear. Solo Dios y las creaciones de Dios tienen

la

la

reencar- nación no tiene causa. Pero si existe una creencia en el karma, en el inconsciente o en

la culpabilidad, entonces pa- rece que se representan esos escenarios. No sabemos cómo empezaron ni cómo han llegado a estar donde están.

capacidad

de

crear.

De

manera

que

Vemos que Colter tiene una serie de experiencias perceptuales. Eso es exactamente lo que pasa en nuestras propias vidas: hasta la habitación en la que parecemos estar sentados es una experiencia perceptual que procede de un conjunto de creencias. Si creemos que la espiritualidad es importante, puede parecernos que estamos en una habitación leyendo un libro sobre películas extrañas y preguntándonos si esto nos va a llevar a alguna parte. Pero la situación global es solo un reflejo de un sistema de creencias. La podemos imaginar como una película: eso es lo que es.

Escena: De vuelta en el tren, Colter quiere enterarse de lo que está pasando. Le pide a Christin a que use la Internet con su teléfono para buscar a un “amigo” que está en el ejército, el capitán Colter Stevens. Un poco después ella le dice que el capitán Colter Stevens murió en acto de servicio hace dos meses.

Christina le dice que el capitán Stevens ha muerto hace dos meses. Mientras ella habla, la cara de Colter es una imagen de la incredulidad. Entonces se da cuenta de que la cara de Christina tiene un aspecto onírico. Esto es una pista de que la situación no es real, de que es inventada, solo una escena de una película. Aunque parece que hay gente real en un mundo real, Colter está empezando a tener la sensación de que todo está siendo generado por su mente, por su consciencia.

35

Escena: Dentro de la cápsula, la primera pregunta de Colter es: “¿estoy muerto?”. Al final Good win le revela que hay un trozo de su cerebro que aún sigue activo. Él dice: “¿qué pasa con el resto de mí? Veo mis manos y mis pies, aún se mueven”. Goodwin le explica: “Son manifestaciones, son solo su manera de darle sentido a todo esto”. Colter pregunta: “¿está diciéndome que solo me estoy imaginando que aún estoy vivo, que estoy dentro de esta cápsula?”. En este momento toda la cápsula empieza a expandirse.

Acaban de decirle a Colter que se está imaginando las condiciones de la cápsula. Con solo la sugerencia de que lo que parece experimentar no es real, de repente la cápsula pequeña y apretada se expande. Ese es el poder de la mente: todo el entorno, las relaciones y el mundo en el que creemos estar, empiezan a transformarse. Eso es lo que le pasa a nuestra percepción cuando empezamos a soltar las creencias restrictivas sobre lo que somos, cuando empezamos a cuestionar el que estemos limitados a ser una persona que ocupa una diminuta coordenada espacio-temporal dentro de un cosmos que parece estar fuera de nosotros.

Las experiencias místicas revelan que todo lo que percibimos es exactamente como creemos que es. El mundo entero es subjetivo. No existe ningún mundo objetivo fuera de la consciencia: no hay nada observado que esté separado del observador. Colter acaba de tener su primer momento místico.

Escena: Tras la expansión de la cápsula, Goodwin le pregunta qué ha pasado. “Le hice una pre gunta”, dice Colter: “¿dónde estoy?”. Cuando Goodwin dice “eso es confidencial”, él le grita. El comandante Rutledge se une entonces a Goodwin y comienza a hablar con Colter directamente.

Rutledge le dice a Colter: “Puede que sea difícil para usted oír esto, pero usted es una manecilla de un reloj. Lo ponemos en hora y usted avanza, lo volvemos a poner y usted avanza otra vez. Eso representa toda su función aquí”. Rutledge le dice que muchos militares verían la situación de Colter —la oportunidad de seguir sirviendo a su país— como algo preferible a la muerte. Colter replica que cualquier militar con el que él ha servido diría que una muerte es suficiente servicio. Rutledge dice: “perfecto, le daré eso a cambio de completar esta misión. Le voy a dar lo que quiere, termine su servicio y le dejo morir”.

Hay mucha arrogancia en lo que Rutledge le dice a Colter. Vemos la reacción de Goodwin en la cara que pone mientras escucha esta muestra de “inteligencia militar”. Parece como si una parte de ella estuviese molesta con su trabajo, con su jefe, con ese sistema de pensamiento. Está empezando a cuestionar que su papel sea limitarse a seguir órdenes.

Rutledge no muestra valoración ni respeto por el derecho a elegir de Colter, ni por su vida. Puede que entienda un poco el Código fuente, pero no entiende en absoluto a la Fuente. No refleja la claridad y el Amor de nuestra Fuente Divina, que nos creó en el Espíritu.

Escena: Envían a Colter una y otra vez, sin descanso, a Código fuente. Rutledge le dice: “tene mos que seguir ha- ciendo esto hasta que encuentre al que pone la bomba. Sé que está agotado, pero no podemos fallar. Puede hacerlo. Usted nació para ser un héroe, hijo, hasta su padre lo cree así. Salvar a la gente es lo que hace mejor”.

36

Rutledge pone una grabación del padre de Colter hablando de él después de su muerte. El padre dice: “Era la tercera vez que iba a la guerra. Yo no quería que volviese allí. Empecé a sentir que ya no quería volver a casa. De alguna manera no podía venir a casa. No quería hablar conmigo, no quería escucharme. Al final dijo que no podía abandonar allí, sin él, a su unidad. Y ya está.

Esos hombres eran su familia. Yo dije algunas cosas que no debería haber dicho. No sé. Nunca

lo entendí del todo y no me puedo creer que se haya ido”.

Colter ha estado diciendo “tengo que hablar con mi padre” a lo largo de toda la película. Aquí hay un conflicto en la relación padre-hijo sin resolver, un resentimiento por debajo de la superficie. Se intercambiaron palabras agrias y se ha cortado la comunicación. A Colter le duele la ausencia de comunicación con su padre, el no haber podido decirle adiós. Después de todas las cosas por las que ha pasado, Colter está llegando por fin al dolor y a las heridas que todos tenemos enterrados

y necesitamos soltar. Colter tiene remordimientos relacionados con

su padre, lo cual es interesante porque todos tenemos remordimientos relacionados con nuestr o Padre. Tendido en la cápsula escuchando la voz de su padre, Colter se da cuenta de que puede intentar sanar la relación llamando a su padre desde el tren. Le dice a Rutledge: “Envíeme de

vuelta”.

Escena: De vuelta en el tren, Colter cree haber desarmado la bomba y persigue fuera del tren a l indivíduo que la puso. Este le dispara y luego a Christina, que ha salido del tren detrás de Colter. El terrorista se va en un coche y los deja muriéndose tendidos en el aparcamiento. Ellos dos hacen contacto visual y Colter dice: “Christina, quédate conmigo. Todo va a ir bien, esto no es el fin”. A lo lejos se ve explotar el tren.

Vemos dos cuerpos que aparentemente están muriendo, pero están haciendo contacto visual. Es un indicio de la relación santa. Hay amor en sus miradas. Hay una sensación de que aquello no es el final, de que todo va a salir bien. Se puede sentir la chispa del amor entre ellos. Se siente su corazón aunque no sepa si es el capitán Colter o Sean Fentress, ni si está muerto o vivo. Hay un aflojar y una chispa que empieza a venir.

ha descifrado por fin quién es el terrorista, pero se pregunta qué sentido tiene todo el asunto. En una escena anterior, Rutledge le había dicho que era para impedir la explosión de una bomba

sucia

radiactiva en Chi- cago, y que sería un héroe por permitir que se utilizase su consciencia

para

salvar vidas. Pero el Verdadero Propósito de la experiencia de Colter es mucho más

profundo que eso. Todo lo que parece ocurrir es para que él pueda llegar a una experiencia de Perdón completo. De eso es de lo que tratan todas nuestras

vidas: de aprender que hay un propósito muy superior a nuestras pequeñas misiones. Esta es una misión importante para Colter, y Christina forma parte de su sueño de despertar.

Escena: De nuevo en la cápsula, Colter da todos los detalles del vehículo donde el terrorista lle va la bomba radiac- tiva. Se despliega un equipo que captura al terrorista antes de que explote la segunda bomba. Colter dice: “sobre el trato que hicimos…”. Rutledge responde: “esperaba que quisiera volver a considerarlo en beneficio del programa”. Colter responde: “lo he hecho. Ahora quiero otra cosa. Aún quiero morir. Pero primero quiero volver y salvar a toda esa gente del tren”. Rutledge dice: “las cosas no funcionan así. No se puede”. Colter dice: “lo sé. En realidad no le estoy pidiendo que me crea, le estoy pidiendo que tenga la decencia de dejarme intentarlo”.

37

Los militares han conseguido lo que querían y han comprobado que su programa funciona. Pero durante las transiciones dentro y fuera del tren hemos notado que Colter veía imágenes, o recuerdos, un centellear. Eran símbolos de la fe en su mente, símbolos de la paz, el amor y la alegría. Él ve más allá de lo que ve Rutledge. Ve símbolos de que el alma, el Espíritu, es transcendente en él. Todos esos recuerdos son un indicio de que hay

un propósito superior de luz y de curación. Es lo que Un curso de milagros llama el sueño feliz, l

a percepción verda- dera o el mundo real.

Escena: Mientras Rutledge y sus colegas celebran haber capturado al terrorista, Goodwin está silenciosa, sentada en su computadora con Colter. Él dice: “no va a volver a mandarme al tren, ¿verdad?”. Ella le dice que aún está esperando una respuesta. Colter dice: “he fallado en algo, capitán. Ese tren no debería haber explotado. Tiene que haber un segundo detonador”. Ella le responde: “es un programa de computadora, capitán. Hemos perdido a todos los que iban en el tren”. Él dice: “lo sé, lo entiendo; pero, sencillamente, usted está equivocada”. Goodwin respond e: “capitán, Christina está muerta”. Colter dice: “no tiene que estarlo. Solo le pido que me vuelva a enviar al tren, y luego me desconecte”.

Goodwin está de acuerdo en volver a enviarlo al tren y dice: “al final de este Código fuente pondré fin a su soporte vital. No habrá regreso”. Él responde: “Voy a salvarla, Goodwin”. Ella dice: “ha sido un honor, capitán, y le agradezco sus servicios”. Lo envía por última vez de vuelta al tren.

Colter le pide a Goodwin una última oportunidad de volver al tren, otros ocho minutos para salvar

a Christina. Él cree que el cerebro contiene la consciencia. Pero no es así. El cerebro solo forma parte de la proyección, y no contiene a la consciencia. Uno se da cuenta de eso cuando el propósito es el perdón y el amor.

Hay un darse cuenta de que nunca hubo vida en los personajes, ni en el cerebro. Todo estaba en nuestra mente. Cuando perdonamos, vemos que todos los recuerdos se reconfiguran, que estamos en todos los recuerdos. De manera más precisa: todos los recuerdos están en nosotros. Todo ocurre en la mente, y no en el cerebro. Los investigadores del cerebro intentan mostrar que el cerebro piensa. Pero el cerebro no piensa. Los impulsos eléctricos y los neurotransmisores solo forman parte de la proyección. Todo está en la mente, donde el Espíritu Santo sabe cómo reconfigurarlo.

Escena: Con el deseo de sanar su relación con su padre, Colter lo llama desde el tren, diciendo que es Sean Fentress, un amigo que sirvió en la guerra con su hijo. Le dice a su padre que estaba con Colter cuando murió y que Colter le dijo que, la última vez que padre e hijo hablaron, las cosas se pusieron feas y quería decir que lo sentía. El padre de Colter le dice: “lo quería mucho. Ojalá hubiera podido decírselo”. Colter dice: “él lo sabe. Cuídese, señor Stevens”.

Luego Colter apuesta con un pasajero, que es un cómico profesional, a que no es capaz de hacer reír a todo el mundo en el tren. Christina le dice a Colter: “¿qué te pasa hoy? Pareces una persona distinta”. “Es mi nuevo yo”, dice Colter, “mira todo esto”. “¿Qué?”, pregunta ella. “Toda esta vida. ¿Qué harías si supieras que te queda menos de un minuto de vida?”, dice Colter. “Hacer que esos segundos cuenten”, responde ella. “Yo te besaría otra vez”, dice Colter. “¿Otra vez?”,

38

consigue decir ella antes de que él la bese justo cuando se agotan los ocho minutos. La escena se congela con todos los que van en el tren riendo.

Colter ha perdonado a su padre. La clave de la felicidad está en darse cuenta de que nadie está haciendo nada malo nunca: solo están reflejando nuestras creencias. Si vemos algo que no nos gusta, podemos soltarlo y recordar nuestro compromiso con la felicidad, el amor y la alegría. No tenemos que aferrarnos a ello, no tenemos que acogerlo.

En esta escena vemos las risas, la felicidad en las caras de todos. El tiempo no es lo que creemos. Esta película pregunta: “¿dónde está mi corazón?”. Si nuestro corazón desea de verdad el amor y el perdón, el mundo en- tero se reconfigura para adaptarse al brillo y al amor de nuestra mente. Cuando permitimos que el amor sea lo más importante en nuestras vidas, todo lo que hay en el tiempo se reconfigura. Jesús nos dice que si estamos dispuestos a obrar milagros, él hará los arreglos necesarios para que el tiempo y el espacio se ajusten a ellos.

Escena: De regreso a la instalación militar, Goodwin desenchufa a Colter de Código fuente y te rmina la imagen congelada. Los ocho minutos han terminado, y Colter y Christina se han trasladado a un tiempo más allá del bucle de ocho minutos. Colter mira su reloj y dice: “¡todo va a salir bien!”. Están paseando por la ciudad de Chicago y Christina dice: “ven aquí, quiero enseñarte una cosa”. Colter se para a ver la escultura que tantas veces ha visto en sus transiciones del tren a la cápsula. “¿Crees en el destino?”, le pregunta a Christina. “No en realidad. Más bien tengo la suerte de los tontos”, responde ella, “¿qué quieres hacer hoy?”. “Creo que deberíamos quedarnos un rato aquí; eso parece justo lo que hay que hacer, ¿verdad?”, responde Colter.

Esta es una película cuántica estupenda que muestra que las formas no son la causa de nada. Todo se reconfigura, incluso los recuerdos. Durante las transiciones, Colter ve a menudo a Christina en una luz brillante. La razón de preguntarle si creía en el destino era que él tenía que estar dispuesto a ir sin reservas a por la luz.

Cuando hablamos del viaje espiritual y las relaciones, la palabra “compromiso” viene a la mente. Es una pala- bra curiosa. Ha habido gente en mi vida que ha dicho: “esa palabra que empieza por ce no quiero ni pronunciarla”. La palabra que empieza por ce no es cáncer: ¡es compromiso! A muchos les da miedo la palabra compro- miso. ¿Miedo a qué? Miedo al amor, miedo a estar atrapado, miedo a estar pillado en una trampa. Jesús dice en Un curso de milagros que el ego no sabe lo que es comprometerse. El ego es impulsivo, no se conoce a sí mismo, no sabe lo que significa nada. Es una voluta de humo hecha de nada. ¿Qué puede esperarse de él? Él cree que sabe mucho, pero tiene miedo del amor y no sabe lo que es comprometerse.

Jesús describe la Expiación ̶que es la manera de despertarse de este mundo, de este sueño de separación ̶como un compromiso total. Si el ego no sabe lo que es comprometerse y la Expiaci ón es un compromiso total, la dirección se vuelve obvia. El Espíritu Santo tiene que introducir la idea de que todos los compromisos en el tiempo y el espacio se utilizan como compromisos temporales. Por eso tenemos relaciones, relaciones de pareja y matrimonios. El Espíritu Santo tiene que introducir los compromisos para empezar a entrenar nuestra mente, darle disciplina y

39

purificarla. Al final, esto nos lleva a comprometernos con el perdón, que es comprometernos

a conocer a Dios.

En términos de Propósito, cualquier relación es un compromiso total. El ego no cree en esto y pregunta: “¿qué significa eso? ¿Cómo es posible que cualquier relación sea un compromiso total?”. El Propósito nos señala el camino de vuelta a la mente. Por debajo de todos los recuerdos

y de todas las imágenes hay un Propósito que los unifica para llevarnos de vuelta a Dios. Al

principio, Colter estaba comprometido con la misión de descubrir al terrorista pero, cuando empezó a enamorarse, se comprometió con un propósito más profundo. Hacia el final de la película Christina dice: “pareces una persona distinta”, porque puede sentir que Colter está comprometido de verdad con algo que está más allá de él mismo. A través de él empiezan a venir rasgos bellos y amorosos. Quiere salvarla y, al final, salvar al mundo.

Podemos utilizar los compromisos temporales como puntos de apoyo para llegar a un pleno compromiso con la Tranquilidad de Espíritu. En una relación de pareja, por ejemplo, nos podemos comprometer con un Propósito Superior: el de hacer que la prioridad más alta sea la curación. El uso correcto de las relaciones es aprender a dejar de tener expectativas, dejar de intentar conseguir algo de nuestros compañeros, dejar de intentar que cambien. Conforme soltamos todas esas proyecciones del ego, podemos llegar a transferir esto a todos aquellos con quienes nos encontramos.

Así es como se llega al amor ágape, el amor incondicional. Tenemos el mismo compromiso con todos. No hay ninguna jerarquía que nos haga decir: vale, aquí están los importantes en mi vida y ahí

está el resto de los siete mil millones, que no me importan. Si los veo venir pasaré de largo, ¿o t engo que sonreírles? Jesús dice que sí, que todos ellos son nosotros y todos ellos son importantes. Tenemos que aprender a extender el amor a todos ellos. Tenemos que enviar esa misma bendición amorosa, porque la necesitamos. La manera d

e descubrir que nosotros somos amados es comprometerse con esa extensión del amor.

Lo que percibimos en otra persona, lo que encontramos absolutamente inaceptable, es algo que

creemos que está en nuestra mente. Esa persona sencillamente lo está representando para que lo veamos. Si, por ejemplo, percibimos a alguien como perezoso, descuidado o sin inteligencia, esa persona está reflejando nuestra propia creencia en que semejante cosa es posible. Antes de

como

funciona la proyección. Intentamos no verlo como algo propio y pensamos: yo no soy así en abs

oluto. Pero cuando dejamos a una pareja y tomamos otra, las mismas cosas que nos molestaban en una vienen de nuevo con la otra. Pueden tomar la forma de rechazo, abandono o cualquier otro patrón permanente de nuestras vidas.

poder

percibirlo

tenemos

que

creerlo,

así

es

Cuando nos hacemos conscientes de nuestros patrones de pensamiento podemos empezar a sentir gratitud hacia nuestra pareja. Podemos agradecerle que nos muestre lo que hay que sanar. Cuando empezamos a darnos cuenta de que nadie nos está haciendo nada, nos volvemos más conscientes, nuestra consciencia empieza a expandirse. Cuando nos damos cuenta de que todo nos lo estamos haciendo a nosotros mismos, somos capaces de dejar de hacerlo. Ya no tenemos que aferrarnos a los antiguos patrones de pensamiento.

40

Nuestro Propósito es darnos cuenta. Puede que, como el capitán Colter, no sepamos exactamente lo que somos, puede que nos encontremos en ambientes distintos, pero elegimos prestar atención. El mayor regalo que recibimos de todo esto es la sensación de estar agradecidos. Eso es lo que hace el perdón.

Escena: Colter le manda un correo electrónico a Goodwin diciéndole que el terrorista ha sido ca pturado, y que si ella está leyendo ese correo, es que Código fuente funciona mucho mejor de lo que ella y Rutledge son capaces de imaginar. Escribe: “ustedes creían que estaban creando ocho minutos de un acontecimiento del pasado, pero no es así. ¡Crearon un mundo completamente nuevo! Si no me equivoco, en algún sitio de la instalación de Código fuente tienen a un capitán Colter Stevens esperando a ser enviado a una misión. Prométame que le va a ayudar y, cuando lo haga, hágame el favor de decirle que…, todo va a salir bien”.

Si creyésemos de verdad en el mensaje de Código fuente, si supiéramos que no podemos cam biar nada, po- dríamos descansar. Ahora mismo tenemos el poder de descansar profundamente, de soltar todas las búsquedas y todos los intentos de auto- mejora. Todo va a salir bien porque todo está bien. Colter quería salvar a Christina y, al final, salvar el mundo: y lo hizo. Pero no lo hizo cambiando nada en la forma, lo hizo aceptando en su mente el Perdón completo. ¡Nuestra mente es así de poderosa! ¡Qué película tan espectacular!

41

Capítulo 6: SOLARIS

El perdón verdadero

Siempre tomamos la mejor decisión que podemos basándonos en lo que creemos en cada momento.

Durante muchos de los años de mi infancia y adolescencia, la tensión entre mi padre y yo era mucha. Él tenía un trastorno bipolar con el que la vida le resultaba muy difícil. Cuando me hice mayor, atravesé mi transformación de la consciencia, y realmente lo perdoné —y perdoné al mundo y a mí mismo— mi padre empezó a aparecer en mi consciencia como un ángel.

Mi padre estaba cada vez más contento y nuestra relación empezó a mejorar. La gente decía: “tu

padre ha cambiado mucho”, y yo decía: “lo que ha cambiado de verdad es mi mente”. Mi padre solo estaba reflejando eso. De hecho, un día vino y me dijo: “David, lo siento, no he sido un buen padre. No he hecho lo que un buen padre debe hacer”. Yo repliqué: “¡tonterías! No me lo creo ni

un segundo. Tú lo hiciste lo mejor que pudiste, y yo lo hice lo mejor que pude. No me dejaste

tirado y no te dejé tirado. Ya no nos vamos a tragar más esa mentira hecha de culpabilidad”.

Él se iluminó cuando se lo dije. Su aspecto cambió por completo y me reflejó amor inmediatamente. Aquel sencillo intercambio verbal reorganizó nuestra visión de todo lo que había ocurrido entre nosotros durante los años anteriores. Ya no importaba nada de eso. Nos habíamos equivocado en muchas cosas porque, durante el tiempo en que vivimos juntos, no podíamos

percibir de manera verdadera. Lo que había pasado en realidad fue que yo había intentado someterlo a su “papel de padre” y él había intentado someterme a mi “papel de hijo”. Esto produjo

un combate de lucha libre que condujo a creencias falsas como “tú deberías ser un padre mejor”

y “tú deberías ser un hijo mejor”.

Cuando por fin soltamos eso, él ya no era mi padre y yo ya no era su hijo. En ese momento reconocimos nuestra perfecta igualdad, y lo único que quedaba era el amor. Nos reímos y nos abrazamos. Compartimos una intensa alegría. La guerra había acabado. Desde ese momento hasta el momento en que falleció, cuando estábamos juntos estábamos contentos.

Temas clave

•Perdón verdadero •Aceptar nuestra inocencia

Sinopsis de la película

Solaris se centra en el Dr. Chris Kelvin, un psicólogo al que le llegan emisarios de la DBA, una c orporación que opera una estación espacial en órbita en torno al planeta Solaris. Le muestran un mensaje de vídeo enviado por su amigo el Dr. Gibarian, en el que le pide que vaya a la estación

a ayudar a resolver un fenómeno insólito que está ocurriendo a bordo. Gibarian no está dispuesto

a dar más explicaciones, pero le dice que, aunque la solución evidente sería irse, ninguno de los

astronautas quiere volver a casa. Chris acepta ir solo a Solaris, en un último intento de traer a casa a la tripulación de manera segura. Cuando llega a la estación, se entera de que Gibarian se

ha suicidado, y la mayoría de la tripulación ha muerto o desaparecido en circunstancias extrañas.

Los dos miembros de la tripulación que sobreviven, Snow y la Dra. Gordon, se resisten a

explicarle lo que pasa.

42

Conforme avanza la película, sin embargo, se vuelve claro que lo que pasa a bordo es que los pensamientos no sanados de los miembros de la tripulación se están manifestando como formas,

a las que llaman visitantes, que parecen increíbles y aterradoras. Chris empieza a experimentar

lo mismo. Conforme la estación espacial se acerca cada vez más a Solaris, sus pensamientos y creencias pendientes de sanar salen a la superficie, y le obligan a examinar de nuevo muchos de

los conceptos a los que más se aferra. Dirigido por el poder profundamente sanador de Solaris, va a descubrir que todo lo que parece ocurrir en la estación es solo una proyección de pensamientos sin sanar que están en su propia mente.

Introducción

Si estuvieras en una isla desierta y pudieras pedir solo una película, ¡ésta sería la que tendrías que pedir! Sola- ris es una hermosa ilustración de lo que es el Perdón Verdadero: es literalment

e un bote salvavidas para escapar de este mundo. En la película se oyen varios versos del poema de Dylan Thomas “La muerte no tendrá ningún dominio”, que la resumen de manera bellísima:

Aunque se vuelvan locos volverán a estar cuerdos, aunque se hundan en el mar volverán a surgir, aunque los amantes desaparezcan el amor no lo hará, y la muerte no tendrá ningún dominio.

El planeta Solaris es la representación del Amor, la Luz y la Unicidad abstractos. Uno de los pasajes mejor conocidos del Curso dice: “Este curso no pretende enseñar el significado del amor, pues eso está más allá de lo que se puede enseñar. Pretende, no obstante, despejar los obstáculos que impiden experimentar la presencia del amor, el cual es tu herencia natural” In-1. Puesto que uno se vuelve consciente de la Unicidad al observar y soltar las falsas creencias del ego, Solaris refleja cualquier asunto que esté en la mente inconsciente pendiente de resol- ver y perdonar. Saca fuera todo lo oscuro — los obstáculos que impiden experimentar la presencia del amor — para que pueda ser sanado.

Por medio de muchas secuencias retrospectivas de la película, descubrimos que Chris estaba casado con una mujer llamada Rheya. Las escenas retrospectivas muestran la época del noviazgo de Chris y Rheya, con indicios de una educación problemática y de dificultades emocionales por parte de ella. También nos revelan que Rheya decidió interrumpir un embarazo sin decírselo a Chris. Cuando él se entera, se marcha de casa muy afligido. Ella se suicida, y Chris lo descubre al volver a casa. El dolor por el suicidio de Rheya sigue sepultado en la mente de Chris. Tiene un sentimiento enorme de ineptitud, pérdida, remordimiento y culpabilidad. Siente que le falló a Rheya, que cuando ella se suicidó, él perdió su última oportunidad de arreglar las cosas.

Solaris va a darle a Chris una nueva oportunidad de arreglarlas. Imaginemos ir a Solaris. ¿Qué pensamientos y asuntos sin resolver siguen dando vueltas en nuestras mentes? Porque esas áreas pendientes de sanar se manifestarían inmediatamente, no habría un retraso durante el que pareciese que la experiencia se alarga en el tiempo lineal. La causa de la inquietud de la mente

43

se haría presente inmediatamente, se pondría justo delante de nuestros ojos, para que pudiéramos soltarla.

Podemos pensar en ello así: si alguien nos pusiese en la mano una patata que quema, la soltaríamos muy rápido porque el efecto parecería inmediato y directo. Cuando un asunto que produce malestar se proyecta fuera en el tiempo, parece un proceso prolongado e interminable, porque creemos que causa y efecto están separados.

Solaris nos enseña que la causa y el efecto están juntos. Si soltamos una causa falsa en la mente, soltamos también todos los efectos —dolor, sufrimiento y disgusto— que parecían ser el resultado de esa causa falsa. Eso es el Perdón Verdadero en realidad. La inocencia reina cuando de verdad perdonamos la creencia en que podríamos existir fuera de la Mente de Dios. Nos damos cuenta de que nunca hemos hecho nada malo y de que todo está perdonado, ¡porque nunca ocurrió en la Realidad!

Siempre que tenemos un sentimiento de daño, dolor, resentimiento, pérdida —o cualquier otro sentimiento que no sea alegría— es porque nuestra mente está sosteniendo un pensamiento

egoico. Puede parecer que estos sentimientos brotan de algo que sucedió en el pasado, o de la preocupación por lo que podría ocurrir en el futuro, pero ese no es el caso: proceden del miedo en el presente. Creer otra cosa es solo un intento de ocultar el momento presente, el instante santo, cubriéndolo con una idea falsa. La buena noticia es que la liberación en el presente es posible. No es una cuestión de tiempo: el poder de liberar nuestra mente del dolor, el sufrimiento

y

las ilusiones lo tenemos ya. Tendemos a creer que el perdón puede necesitar muchas vidas de

trabajo y proceso interior, que es una enorme inversión del pensamiento, pero en realidad requiere solo un diminuto retoque de la perspectiva.

Solaris es la película definitiva sobre el perdón. No el perdón tal como lo enseña el mundo, que consiste en tener que encontrar la manera de bendecir a alguien que creemos que nos ha hecho daño. Con el Verdadero Perdón, empezamos a darnos cuenta de que hemos estado equivocados sobre todo lo que hemos percibido. Esto abre la puerta de acceso a la curación y a la verdadera libertad. Pensar que hemos estado equivocados en el no- venta y nueve por ciento no funcionaría, porque incluso una vaga idea de tener un uno por ciento de razón impediría que nuestra consciencia se abriera plenamente a este poder curativo.

Comentarios de la película por David

Escena: Chris, antes de salir de la Tierra, se hace un corte en un dedo al trocear verduras. Mira el corte mientras se lo lava en el fregadero.

Toma nota de esta escena. Es una escena crucial que se repite al final de la película con una profunda enseñanza.

44

Escena: Una vez a bordo de la estación espacial, Chris se encuentra a Snow, uno de los dos m iembros de la tripulación que sobreviven, y le pregunta qué está pasando en la nave. Snow responde: “Podría decirte lo que está pasando, pero no sé si eso te diría lo que de verdad está pasando”.

No hay manera de que Snow le explique a Chris lo que está pasando, porque Chris piensa en términos lineales y lo lineal es un obstáculo para experimentar el perdón. Desde la manera lineal de ver las cosas, es imposible comprender el perdón. Tenemos que abandonar todo lo que pensamos en términos lineales para experimentar adónde nos lleva esta película. Aquí hay algunas cosas interesantes a tener en cuenta. Primero, nuestro prota- gonista se llama Chris, solo le falta una letra para Christ [Cristo]. Luego está la letra de la canción que suena la pri- mera vez que Chris camina por el pasillo de la estación espacial:

“prepárate para descender al acertijo, al acertijo, al acertijo”. Tenemos que descender al acertijo del ego para poder transcenderlo. La letra de la canción que se oye mientras Chris y Snow están hablando dice: “la broma es a tu costa. La broma es a tu costa”. Todo este mundo del ego, todo el continuo espacio-temporal y toda la linealidad, son una broma inmensa a nuestra costa. Es un in- menso juego al escondite. Nos hemos olvidado de nuestra identidad de Cristo, y estamos ¿atrapados en una personalidad del yo.

Entrar en el acertijo de nuestra mente hasta llegar a la iluminación, significa vaciar la mente de todo lo que creemos pensar y todo lo que creemos saber. A este estado Buda le llamaba “el vacío”. Más allá del aparente vacío está el Reino de los Cielos, que es el Todo. Es la condición de Quien somos: ser el Todo.

Chris está dando los primeros pasos hacia la solución del acertijo de la mente. Está intentando utilizar sus habilidades de psicólogo para entender la situación a bordo de la nave. Le deja perplejo que la respuesta a: “¿puedes decirme lo que está pasando aquí?” sea: “podría decirte lo que está pasando, pero no sé si eso te diría lo que de verdad está pasando”. Igualmente, el Curso deja perplejos a muchos, porque desmantela todos los aspectos del pensamiento lineal. Los que intentan mantener la perspectiva lineal —es decir: la historia de sus vidas, su con- cepto del yo— se van a resistir a aprender el Curso porque solo deja el Momento Presente, que es el portal de la Eternidad.

Escena: Chris se prepara para acostarse en su habitación a bordo de la estación espacial.

Freud dijo que los sueños eran el “cumplimiento de los deseos”. Todo lo que soñamos en la mente inconsciente, durante lo que llamamos sueño nocturno, es solo una representación de nuestro sistema de creencias. Podemos decir lo mismo respecto de lo que llamamos nuestras vidas cotidianas. Todo son fantasías y cumplimiento de deseos hasta el detallito más diminuto: no es más que una colección de imágenes y escenarios inventados por el ego. Aunque en esta escena parece que Chris se desliza hacia el sueño, nada permanece inconsciente en Solaris. Todo se representa.

Escena: A Chris lo despierta por la mañana una caricia de su esposa Rheya, que se suicidó ha ce varios años. Cuando la ve, salta fuera de la cama y, para escapar de ella, se va al otro extremo de la habitación.

45

Chris está aterrorizado y no puede creer que está viendo a Rheya, se siente destrozado psicológicamente. La aparición de Rheya cuestiona todos sus conceptos sobre la muerte. En la Tierra, en el tiempo lineal, cuando alguien muere hay una sensación de que está fuera de la consciencia. Chris no puede aceptar la posibilidad de que Rheya sea real porque no se ajusta a su sistema de creencias. Está tan asustado que solo quiere escapar de ella.

Al final de la escena, Chris, que sigue temeroso de Rheya, le dice que tiene que salir para investigar a la tripulación. Rheya grita: “no, no, no me dejes, no me dejes sola”. Esta reacción parece indicar que ella tiene miedo a la pérdida y la separación, pero cuando Chris le pregunta

por

parece confundida y

dice que no lo sabe. Lo que en realidad está pasando es que Rheya está representando el mied o a ser abandonado de Chris. Él cree que cuando ella se suicidó, él la perdió y este miedo al ab andono es un pensamiento aún sin sanar en su mente.

qué

no

quiere

que

se

vaya,

Escena: Chris encierra a Rheya en una cápsula de salvamento y la lanza al espacio.

¡Esto sí que es una ruptura! Chris está tan aterrorizado con que Rheya parezca manifestarse que de hecho la eyecta al espacio. Esto es un ejemplo de proyección. Cuando en nuestra mente hay una queja con la que no somos capaces de lidiar, intentamos deshacernos de ella. Las quejas son el pasado repetido una vez tras otra. Es el mismo viejo guión de mentes personales y privadas con pensamientos privados. Mientras esta perspectiva de gente separada permanece, las quejas se repiten continuamente. Chris, lanzándola al espacio, recrea su profunda queja contra Rheya por haberse suicidado después de una discusión entre los dos.

Escena: La noche siguiente Chris sueña con Rheya y por la mañana ella amanece otra vez en l a cama con él. Chris le pregunta de qué se acuerda, y ella solo sabe de su vida con él en la Tierra, no tiene ningún recuerdo de cómo llegó a la estación espacial. Cuando Rheya le dice a Chris:

“entonces, ayer yo no estaba aquí”, él le responde: “no”.

Ya empiezan las mentiras. Parte del problema con esta clase de interacción es su falta de consistencia. Cuan- do parece que le mentimos a alguien, en realidad nos mentimos a nosotros mismos, porque solo hay Una Mente. Cuando creemos que tenemos que decir lo que no es cierto para proteger a alguien, o evitar herir sus sentimientos, esto indica un miedo subyacente. Chris adopta una estrategia de complacer a la gente para evitar decirle a Rheya que ella estaba allí el día anterior, pero él la eyectó al espacio.

Esto representa un conflicto dentro de la mente. Jesús dice en el Curso que primero miramos dentro, luego miramos fuera y nos parece que vemos un mundo. Pero el mundo solo representa el conflicto dentro de la mente- ego. Gran parte de él es inconsciente, ha sido empujado fuera de la consciencia, pero lo que vemos fuera es una representación pictórica, cinematográfica, de lo que sentimos y creemos dentro de la mente. Cuando reconocemos esto pensamos: “voy a empezar a prestarle mucha más atención a la mente. Voy a dejar de sentirme culpable por las

cosas

absoluto la

del

mundo,

que

no

son

en

46

causa”. El Espíritu Santo utiliza lo que hizo el ego. Tomemos, por ejemplo, el libro de Un curso d e milagros.

El Espíritu Santo utiliza las palabras que inventó el ego de una manera que señala el camino de vuelta al Espíritu Santo. Pero puesto que el propio Curso forma parte del pasado, el ego tenía que haber hecho el Curso: él proyectó todo el cosmos. Este personaje, David, formaba parte de la proyección. Jesús formaba parte de la proyección. Buda, Krishna y la madre Teresa de Calcuta también formaban parte de la proyección; y el Espíritu Santo sabe cómo utilizar todos estos símbolos. Verlo de esta manera le recuerda a la mente que fue ella quien lo inventó todo.

El Espíritu Santo convoca testimonios de manera milagrosa. Para llevarnos a casa a través de la escotilla de escape de nuestra propia mente, Usa los mismos símbolos que se utilizaban para el odio, el dolor, la vergüenza y la culpabilidad. Por medio del perdón nos escapamos del mundo y regresamos a la Mente Única, a Dios.

Escena: Mientras está de conversación con Snow, Chris tiene una visión retrospectiva de la pel ea que tuvieron él y Rheya justo antes de que ella se suicidase. Al mismo tiempo, Rheya, que está mirando a Solaris, parece recordar también trocitos de la escena. Luego, cuando Chris y Rheya hablan, ella le dice que no es la persona que él recuerda.

Rheya ha empezado a tener dudas sobre quién es en realidad. Tiene todos los recuerdos de su vida con Chris, pero dan la sensación de no pertenecerle. Le dice a Chris que ella no entiende lo que está pasando y que no cree que pueda vivir así. Miremos otra vez a estos versos del poema de Dylan Thomas:

Aunque los amantes desaparezcan el amor no lo hará, y la muerte no tendrá ningún dominio.

En Solaris, la apariencia del amor entre marido y mujer parece haber desaparecido, perdida en el tiempo lineal, pero no va a desaparecer el Amor Divino del Espíritu. El cosmos se fabricó como un velo para ocultar el Amor Di- vino. Nada de este mundo se acerca a ese Amor Divino excepto la iluminación, o sueño feliz.

En el sueño feliz, los milagros parecen ocurrir diariamente, y experimentamos un amor profundo que no depende de apariencias como que los cuerpos estén juntos. El Nuevo Testamento de la

cosas

del tiempo, lo temporal, pasará; y lo eterno durará para siempre. Esa es también la enseñanza

de Un curso de milagros. En este mundo el “amor” se proyecta fuera y se asocia con imágenes, y a menudo experimentamos congoja cuan- do parecen cambiar. Pero esas imágenes del amor que implican cuerpos y formas son temporales. Hasta el montaje marido-mujer, que parece ser el amor en este mundo, pasará. Solo el Amor, la vida eterna, continúa para siempre. Esa es nuestra verdadera Identidad que permanece en Dios.

Biblia

dice

que

las

47

El poema “Y la muerte no tendrá ningún dominio” es una llamada a la vida eterna. Solaris nos m uestra que todo se experimenta en la mente. Cuando cambiamos de ideas, cambiamos nuestra forma de mirar al mundo, y así es cómo conseguimos volver a la vida eterna.

Escena: Chris se despierta a medianoche y se encuentra en pie en su habitación con su amigo Gibarian, que se había suicidado antes de que él llegase. Chris le pregunta: “¿qué quiere de nosotros Solaris?” y Gibarian responde: “¿por qué crees que tiene que querer algo? Por eso es por lo que tienes que irte. Si sigues creyendo que hay una solución, vas a morir aquí”.

No hay ninguna solución. Vemos qué bien se aplica eso a nuestro trabajo con Un curso de mila gros. Cuando intentamos descifrar algo de este mundo, vamos a morir aquí; porque no hay ninguna solución que se pueda encontrar en la proyección del tiempo y el espacio. Nunca vamos a encontrar la respuesta en la forma. A veces la gente encuentra el Curso y se cree que les va a dar todas las respuestas. Pero incluso el Curso es solo un símbolo, es una escalera que nos ayuda a entrar en la mente. La única manera de encontrar la respuesta es experimentarla después de haber cuestionado todas las creencias falsas. El libro no puede hacer eso por nosotros. El libro es solo un reflejo del deseo de la mente de despertar y perdonar.

Aunque Chris vino a la estación espacial con el único propósito de intentar descifrar lo que estaba pasando, ahora se le está presentando la idea de que no puede descifrarlo. Es interesante la pr egunta de Chris: “¿qué quiere de nosotros?”. La respuesta es: “¿por qué te crees que tiene que querer algo de ti?”.

Lo que Gibarian le dice a Chris es, básicamente, que Solaris no quiere nada de ellos, igual que el Espíritu Santo no quiere nada de nosotros. El Espíritu Santo quiere ofrecernos un regalo, que es la corrección: la solución de todo el sueño. El Espíritu Santo es la respuesta, y mientras la busquemos en la forma será porque no que- remos oír la verdadera respuesta. Queremos oír una pseudo respuesta inventada por el mundo, pero eso nunca va a arreglar nada. Podemos creer que hemos encontrado una respuesta, que hay una gente, una teología o un sis- tema de creencias en el que podemos confiar. Pero al final eso también será arrastrado, porque no hay ninguna respuesta que podamos encontrar en la forma. No importa cuántas decisiones tomemos ni cuántas elecciones hagamos en el mundo: no vamos a encontrar la respuesta en la forma.

Escena: Gibarian le dice a Chris: “¿comprendes lo que intento decirte? No hay ninguna respue sta, solo alternativas”.

Las palabras de Gibarian indican que hay que tomar una decisión. Como sabemos por el Curso, la mente tiene una doble alternativa. La decisión es muy sencilla. ¿Qué voz voy a escuchar, la del ego o la del Espíritu Santo? El ego hace que parezca muy complicado, enseñándonos que en el mundo hay decisiones que tomar, y que deberíamos poner nuestros esfuerzos y nuestra energía en tomar las decisiones correctas. Pero nuestro entrenamiento mental nos enseña que tenemos que alinearnos con Dios y estar con el Espíritu Santo. Al elegir al Espíritu Santo de manera consistente nos escapamos del sueño del mundo y encontramos el sueño feliz. Muchos de los diálogos de esta película son muy útiles porque apuntan a la aplicación práctica de las enseñanzas del Curso.

48

Escena: La Dra. Gordon y Chris se enzarzan en una discusión porque ella le ha dicho a Rheya que él la eyectó al espacio la primera vez que se manifestó. La Dra. Gordon le dice a Chris que está siendo manipulado. Le dice: “si fuera fea no querrías ni tenerla cerca. Por eso no es fea. Es un espejo que refleja una parte de tu mente y tú le proporcionas la forma. Es una copia, un facsímil”.

Podemos decir que todas las personas son facsímiles. Su aspecto y su comportamiento parecen reales, parecen tener vidas y mentes propias. Parecen tener sus propios pensamientos, actos, emociones y recuerdos. Parece como si existieran realmente. Pero la gente no está completa,

son como hologramas. No pensamos en la gente como hologramas. Pensamos: “¡mamá!, ¡papá!”. Pero los seres humanos, igual que el resto de todo lo que hay en el cosmos, son proyecciones de la mente-ego. Como la mente-ego solo ve el pasado, todas sus imágenes están fragmentadas

y son parciales, no están íntegras ni son completas. Jesús describe esto en la segunda lección

del Libro de ejercicios del Curso: “Le he dado a todo lo que veo todo el significado que tiene para

mí” E-2.

Chris está disgustado y enfadado porque ve a Rheya como una persona real. Pero, ¿qué es una persona real? No existe tal cosa. ¡Hablamos con imágenes! Es como hablar con marionetas que representan exactamente lo que la mente-ego les dijo que hicieran y dijeran. Les dimos papeles en una función, les hemos dado a los personajes todo el significado que parecen tener. Toda la función es exactamente como queremos que sea. Es una fantasía. Es cumplimiento de los deseos. Y todo es exactamente conforme a las instrucciones que se dieron.

Si creemos que los demás están separados de nosotros, tienen una voluntad aparte de la nuestra

y nos están haciendo algo que no nos gusta, tenemos que preguntarnos a nosotros mismos en

primer lugar cómo es que han llegado a estar ahí fuera. La respuesta es que no están ahí fuera:

son quejas, juicios y recuerdos parciales proyectados por la mente sobre la pantalla, y vistos como si ahora fueran gente real.

Esto es lo que pasa en el cuento de Pinocho. Está Gepeto, el fabricante de marionetas, Pepe Grillo que representa a la consciencia y Pinocho, una marioneta de madera que quería convertirse en un muchacho real, un muchacho autónomo, y no solo una marioneta que se maneja con hilos. Quería tener mente propia, deseos propios y vida propia. Y entonces consiguió su deseo. Se convirtió en un muchacho real, que era independiente y podía pensar por su cuenta. En cuanto pudo, ya no quería tener cerca a Pepito Grillo. No quería que la consciencia le hablase y lo guiase. Pinocho dijo: “ya no te voy a escuchar”, y se fue a la isla de Jauja. Allí le pasó algo extraño: ¡se convirtió en un burro! Todo por intentar tener una voluntad autónoma y querer ser un “muchacho real”.

Una vez que nos damos cuenta de que ninguna imagen es real, experimentamos que el cuerpo que creíamos que era el nuestro y los cuerpos que creíamos que pertenecían a los demás, son sencillamente instrumentos que el Espíritu Santo sabe cómo utilizar. En cierto sentido volvemos

a estar manejados, ahora con hilos que dejamos en manos del Espíritu Santo. Literalmente

dejamos que el Espíritu Santo hable a través de nosotros, actúe a través de nosotros —que haga todo a través de nosotros— en vez de intentar representar el papel de individuo autó- nomo.

49

Escena: Chris se despierta a medianoche y Rheya no está. Va a buscarla y descubre que ha in tentado suicidarse be- biendo oxígeno líquido. Aunque tiene la cara quemada y parece muerta, vuelve a la vida mientras Chris la mira. Cuando se despierta y Chris dice su nombre, ella responde: “no me llames así”, y le empuja. Más tarde Rheya le dice a Chris: “¿es que no lo ves? Yo procedo de tu recuerdo de ella. Ese es el problema. No soy una persona completa. Tú controlas todo en tu memoria, y aunque te acuerdes mal de algo, estoy predeterminada a llevarlo a cabo. Tengo tendencia al suicidio por- que así es como me recuerdas. Mi voz suena como suena porque así es como la recuerdas”. Cuando le pregunta a Chris: “pero, ¿soy de verdad Rheya?”, él responde: “ya no lo sé. Lo único que veo eres tú”.

A Chris le da igual que Rheya no pueda ser una persona real, él quiere aferrarse a la imagen de

marido y mujer que forma parte de su concepto del yo. Cree que este concepto es el amor y no quiere perderlo. Cuando nos aferramos a una vida falsificada que no es la vida real, estamos haciendo un trato con el ego. Nada de lo que hay en el cosmos pareció llegar hasta que no se hizo el trato de creer en el ego. Rheya, que comprende esto, le está diciendo que tiene que soltarlo, que tiene que renunciar a ese trato, porque no es real.

Escena: Rheya, mientras mira Solaris por la ventana de la estación espacial, le dice a Chris: “tú y yo tenemos que tener un acuerdo, alguna forma de entendimiento tácito de que yo no soy realmente un ser humano”, y añade: “nunca podríamos tener una vida juntos. Sería imposible”.

Jesús habla en el Curso de este entendimiento tácito como la piedra angular del sistema de pensamiento del ego. Tenemos miedo de levantar esta piedra angular porque el ego nos ha dicho que nos hemos separado de Dios, que Dios está furioso con nosotros, y que vamos a ser castigados. Dice que Dios nos matará si levantamos la piedra angular de este trato sellado con sangre.

Sin embargo, el Espíritu Santo dice: No, no, volvamos al error original. Vas a ver que nada de e so es real, que nada de eso ha ocurrido nunca. Juntos vamos a eliminar esa creencia falsa, la

mostrar

vamos

que Dios te ama, y que nunca pudiste separarte de Él. La razón de que, cuando profundizamos

cada vez más en la mente, las cosas se pongan tan difíciles es que el ego utiliza todos los medios

a su alcance para impedirnos descubrir esto.

a

subir

ante

la

luz

y

te

voy

a

Escena: Rheya sabe que la Dra. Gordon ha construido un aparato capaz de destruir un “visitant e” de manera permanente, y quiere que Chris le permita a la Dra. Gordon usarlo con ella. Arrastrado por el resentimiento y la culpabilidad por el suicidio “real” de Rheya, Chris empieza a tomar un estimulante que le permite permanecer despierto para impedir que Rheya salga de la habitación por la noche.

Esto es un intento a la desesperada de evitar que se repita un pasado en el que él abandonó a Rheya al suicidio. La primera vez que su mente proyectó a Rheya, Chris estaba tan asustado que quería verla desaparecer enseguida, y la eyectó al espacio en una cápsula de salvamento. Pero ahora lo que teme es que se vaya. Chris sien- te apego y atracción por Rheya, y no quiere

50

perderla. Podemos ver que intentar aferrarse a ella produce la misma enorme tensión que intentar deshacerse de ella. Son el mismo dilema, pues ambos son intentos de manejar la culpabilidad que siente por su muerte.

A pesar de sus grandes esfuerzos, Chris se queda por fin dormido una noche, y sueña que

encuentra a Rheya, que se ha suicidado. Como carta de suicidio, tiene en la mano el poema de

Dylan Thomas. Chris todavía se culpa a sí mismo de la muerte de Rheya.

Cuando se despierta, descubre que Rheya se ha ido de la habitación, y ha convencido a la Dra. Gordon de que la destruya con su aparato. Ha dejado un vídeo de despedida en el que le cuenta a Chris que, buscando entre sus cosas, encontró su carta de suicidio que él había traído de la

Tierra. Eso le hizo darse cuenta de que ella no es Rheya. Dice que sabe que él la quería y que ella también lo quería a él, y que ojalá pudieran vivir para siempre en ese sentimiento. Termina diciendo que a lo mejor hay un sitio donde van a poder, pero que sabe que no es ni en la Tierra

ni en la nave.

Escena: Chris discute con la Dra. Gordon, furioso por que ha usado su aparato con Rheya. Ella

defiende lo que ha hecho, y le dice a Chris que Rheya le rogó que lo hiciera. La Dra. Gordon dice que ha decidido volver a la Tierra, que se va a casa. Cuando ella vuelve a conectar el sistema operativo de la estación espacial, Chris nota que hay sangre en las placas del techo, y descubre que el Snow real está muerto, encajado en el techo. Chris y la Dra. Gordon van a discutir con Snow, que admite ser un “visitante” y que el muerto es su hermano. Dice que lo mató en defensa propia cuando lo atacó. Sugiere que Chris y la Dra. Gordon lo encierren en su habitación

y vuelvan a la Tierra. Le hacen caso y se preparan para marcharse. La Dra. Gordon entra en la

cápsula de salvamento antes que Chris, y él se detiene como si estuviera indeciso.

Chris está ante una decisión importante: puede unirse a la Dra. Gordon en la cápsula de salvamento y volver a la Tierra, o puede darse la vuelta y ponerse de cara a la Luz que tanto miedo ha tenido de mirar.

Escena: Chris está en la Tierra a bordo de un tren. Se oye su voz decir: “la Tierra. Ahora hasta l

a palabra me sonaba rara… poco familiar. ¿Cuánto tiempo había estado fuera? ¿Cuánto había

pasado desde que volví? ¿Importaba eso? In- tenté encontrarle el ritmo al mundo en el que solía vivir. Seguir la corriente. Estaba silencioso y atento, hice un esfuerzo consciente por sonreír, saludar con la cabeza, ponerme en pie y hacer los millones de gestos en los que consiste vivir en

la Tierra. Me estudié estos gestos hasta que volvieron a convertirse en reflejos. Pero me obsesionaba la idea de que lo recordaba todo mal, que de alguna manera estaba equivocado sobre todas las cosas”.

“Obsesionado por la idea de que lo recordaba todo mal”: ¡esa es la clave! Chris ve que solo recuerda a la Rheya del pasado, un recuerdo parcial, y por fin se da cuenta de que ése es el problema. Todos tenemos que llegar a este momento de reconocimiento. Cuando pensamos en alguien de quien tenemos alguna queja, alguien que aparentemente nos hizo daño, o se aprovechó de nosotros, tenemos la posibilidad de abrirnos al reconocimiento de que estamos recordando mal a ese alguien. La forma del recuerdo no importa porque todos ellos son solo re- cuerdos parciales.

51

Admitir que tenemos un problema de percepción —“todo lo recuerdo mal”— es la puerta de la verdadera curación. Sin esto, vamos a seguir creyendo tener razón sobre lo que hemos percibido, creyendo tener razón sobre lo que creemos que ha pasado. Cuando preferimos tener razón a ser felices, nos quedamos atascados. La única manera de que podamos experimentar la felicidad es admitir que hemos recordado mal. Cualquiera que sea la situación, la persona, el sitio o la circunstancia, lo recordamos mal.

Escena: Chris se corta un dedo troceando verduras en su cocina. Se mira el dedo mientras lo la va bajo el grifo del fregadero y el corte se cura inmediatamente. Se da la vuelta y mira una foto de Rheya.

Esta escena es la del principio de la película, pero hay una diferencia clave. Esta vez el corte se cura enseguida. Esta curación es simbólica del perdón que ha tenido lugar en la mente de Chris.

Escena: La película retrocede a la escena en la que Chris está en la estación espacial mirando cómo la Dra. Gordon entra en la cápsula de salvamento delante de él. Mira hacia Solaris y decide cerrar la escotilla de escape tras la Dra. Gordon, y darse la vuelta.

Chris ha tomado la decisión. Quiere la luz de Solaris, que representa la Luz en la mente. Cada vez que nos quedamos atrapados en papeles, distracciones, ocupaciones absorbentes, comparaciones, juicios, y así sucesivamente, nos estamos dejando engañar por los trucos del ego, estamos evitando entrar en la Luz. Por eso dice Jesús que los sueños que nos parecen gratos nos retrasarán tanto como aquellos en los que el miedo es evidente.

Es esencial observar la mente, para poder ver dónde nos sentimos atraídos por cualquier parte del sistema de pensamiento del ego, que es como un campo de arenas movedizas. Cuando nos atrae algo del mundo, en realidad se trata de una maniobra dilatoria para impedirnos abrir la escotilla de escape y despertar. Por eso tenemos que estar cada vez mejor sintonizados con el Espíritu, cada vez más dispuestos a ser un vehículo para que el Espíritu se exprese.

Hace falta dejar que el Espíritu utilice nuestro cuerpo, nuestros recursos, cualquier cosa que parezcamos peseer en el mundo de los sueños. De todas formas no poseemos nada, porque realmente no se puede poseer nada. El mundo de los sueños está compuesto solo de imágenes. Si creemos poseer algo en el mundo, es porque creemos que poseer la nada es poseer algo. Cuando empezamos a alinearnos mejor con el Espíritu, nos damos cuenta de que la única manera de encontrar la paz, la alegría y la felicidad, es empezar a ver que la nada no es nada, y seguir a nuestro corazón en lugar de a la nada. El ego dice que esto va a ser un sacrificio. Pero soltar nuestros apegos y despertarnos a la vida eterna no es ningún sacrificio.

La lección 128 del Libro de ejercicios dice: “El mundo que veo no me ofrece nada que yo desee”. Una vez que sintonizamos con esto, el Espíritu Santo nos puede devolver el mundo de una manera completamente nueva, como el sueño feliz o el mundo real. Pero, mientras todavía queramos algo del mundo, estaremos permitiendo que el ego mantenga en su sitio el mundo de

52

la percepción fragmentada. Cuando llegamos al punto de no querer nada ni del mundo ni de nadie, nos damos cuenta de que el mundo nunca tuvo nada que ofrecernos. Cuando decimos:

“¡ya está! He tenido suficiente. He terminado. ¡Se acabó!”, y lo decimos de verdad, el Espíritu Santo nos va a devolver el mundo limpio del propósito del ego. Entonces, antes de que desaparezca y despertemos en el Cielo, veremos un mundo bello, feliz y completo.

El Curso plantea esta pregunta: “¿deseo ver aquello que negué porque es la verdad?” T- 21.VII.5. Es decir: “¿quiero ver la Luz porque es la verdad?”. Cuando la respuesta a esta pregunta es sí, ya no hay marcha atrás.

Escena: Snow sonríe alegre al darse cuenta, en la luz, de su total inocencia. Cuando la estació

n espacial cae en la luz de Solaris, Chris se desploma al suelo, parece muerto. Aparece el hijo

de Gibarian y lo mira tranquilamente. El niño ex- tiende la mano y Chris se estira lentamente y la

toma.

Chris ha elegido la iluminación —el Perdón Verdadero— y ahora camina derecho a la Luz de Cristo. Regresa a Dios. Esto le parece tremendo al ego, que sabe que ir por completo hacia la Luz significa soltar por completo el concepto del yo y la creencia en la individualidad. En la Unicidad no hay ninguna individualidad, y esto es muy amenazador para el ego, cuya supervivencia depende de la creencia en la separación.

El miedo a la muerte es el miedo a perder la existencia, por eso para el ego ir hacia la Luz es como si fuera la muerte. Chris desplomándose en el suelo es un símbolo del miedo a morir. El niño que aparece extendiendo la mano es un símbolo sereno de la invitación: ven conmigo. Tomar la mano del niño es un símbolo de elevarse. Esa es la verdadera resurrección, no la del cuerpo sino la de la mente. La Biblia dice que un niño pequeño será el guía. Aquí está el hijo de la inocencia diciendo con su mirada: bienvenido a casa. Nuestra úni ca alternativa es entregarnos a la Unicidad. Solo cuando estamos dispuestos a soltar nuestro concepto del yo y a darle paso a la Luz, la experiencia del Amor Verdadero puede venir a ocupar el sitio del miedo.

Escena: Otra vez de vuelta a la Tierra, en su cocina, Chris está mirando una foto de Rheya y es ta vez la oye decir su nombre. Cuando se da la vuelta, la ve en pie sonriéndole. Chris pregunta:

“¿estoy vivo o muerto?”, y Rheya le sonríe y responde: “ya no tenemos que pensar de esa manera. Ahora estamos juntos. Todo lo que hemos hecho está perdonado, todo”. Se abrazan y

la escena se disuelve en la luz de Solaris.

¡No puede estar más claro! Es el paso completo. La última escena es un reflejo perfecto del “como es arriba así es abajo”. Muestra lo que ha ocurrido en la mente, que es una fusión con la Luz, la aceptación de la Expiación. Es una bella expresión del sueño feliz en el que todo está perdonado. ¡La dualidad se ha acabado! “Aquí” y “allá” se han acabado. La Tierra, el tiempo y el espacio se han acabado. Ya no tenemos que pensar de esa manera. Incluso el asunto de estar vivo o muerto, que en la Tierra parece tan importante, es irrelevante al final. ¿Estoy vivo o muerto físicamente?

53

¿Estoy vivo o muerto psicológicamente? Ya no tenemos que pensar de esa manera. ¿Estoy casado o no? ¿Estoy con él o no? Ya no tenemos que pensar de esa manera. El conflicto está en esos pensamientos de dualidad. Y la curación está en el perdón, en la experiencia de la unificación de la mente.

Todas esas preguntas son la misma en esencia, y en realidad ni siquiera son verdaderas preguntas: son afirmaciones. Preguntas tales como quiero esto o eso, quiero estar aquí o allá, todas dicen lo mismo: soy un ego, ¿cómo puedo escapar lo mejor posible de esta situación terrible de haber caído fuera de la gracia? En realidad, eso no es una pregunta en absoluto. Es reforzar la ilusión.

Para empezar a despertar tenemos que plantear una pregunta Verdadera como: “¿quiero despertar y conocer a mi Creador?”. La respuesta a esa pregunta trae una experiencia completamente distinta. Otra pregunta Verdadera es: “¿quiero ver este mundo de una manera diferente?”. Esta es una pregunta de orden superior, que conduce a una manera de mirar el mundo completamente diferente.

Despertar es llegar a una purificación del deseo en la que solo se quiere una cosa. Jesús dice que cuando solo queramos amor no veremos nada más, solo veremos amor. Entonces nuestra mente se unifica tanto que el mundo desaparece. Gracias, Dios, por este vislumbre de lo sencillo que puede ser. Todo está perdonado, ¡todo! Esta es una afirmación de la inocencia pura.

54

Capítulo 7: EL TIEMPO Y LO CUÁNTICO

La vida que se basa en la creencia en el tiempo lineal es absurda. El tiempo es solo un montaje. El mundo del tiempo lineal no puede cambiar, así que intentar cambiarlo no tiene sentido. En lugar de eso tenemos que cambiar de manera de pensar.

Un curso de milagros dice que el guión ya está escrito. “Está escrito” es tiempo pasado, transmit e la sensación de algo que ya ha terminado. “El guión ya está escrito” hace énfasis en que el tiempo es el pasado. Está diciendo que el tiempo ya acabó, y no lo podemos cambiar. Una vez que empezamos a tener plena consciencia de esto, dejamos de jugar el juego de intentar arreglarlo.

El ego, sin embargo, enseña que el tiempo no ha terminado, que el mundo, la gente y las perso nalidades se pueden cambiar. Pone mucho énfasis en cambiar las formas. Tiene que ser lo uno o lo otro. No se puede ser el Santo Cristo —Todo lo que existe— y estar limitado por un cosmos ilusorio que parece ocupar ciertas coordenadas espacio-temporales. Tiene que ser lo uno o lo otro. ¿Somos el campo cuántico o somos el resultado concreto de una creencia?

Cuando contemplamos el tiempo y “el guión ya está escrito” desde la perspectiva del Espíritu Santo, sentimos cómo la mente empieza a expandirse. Empezamos a pensar que, tal vez, después de todo, no estamos tan limitados, que a lo mejor somos inmensidad y compleción. Cuando miramos desde la perspectiva del Espíritu de manera consistente, podemos entrar en la alegría de ser, podemos de hecho perder la cuenta del paso del tiempo. Eso es lo divertido de la experiencia del despertar.

El Espíritu trabaja con lo que creemos y lo que percibimos, y eso es muy práctico. Conforme el Espíritu trabaja con nosotros de esta manera, nos vamos desapegando y des-identificando del mundo. Ya no estamos desorientados, ya no tenemos ninguna sensación de confusión. Somos Todo lo que existe y hay una sensación de gloria en darse cuenta de ello. Si alguien nos pregunta cómo nos va, podemos responder: “soy todo cuanto existe”. Esa es la sensación. En ella hay majestad, inmensidad. El Espíritu es esa inmensidad.

55

Capítulo 8: EMISARIO (EMISSARY)

Nota

La minipelícula Time’s End es una versión editada [hay subtítulos en español] de Star Trek: Dee p Space Nine: Temporada 1, Episodio 1, Partes 1 y 2: “Emissary” [Emisario] 1993. La mini- película está disponible para ver en línea en Movie Watcher’s Guide to Enlightenment [http://mw ge.org/].

Temas clave

•Hacerse responsable del propio estado mental •El tiempo lineal

Sinopsis de la película

Starfleet ha puesto al comandante Benjamin Sisko al mando de la estación espacial “Deep Space Nine”, que orbita en torno a Bajor, con el objetivo de ayudar a que este planeta entre en la Federación. Sisko viaja a la estación a bordo del Enterprise, la nave del capitán Picard. En un episodio anterior, el capitán Picard, mientras estaba controlado por los Borg, ordenó atacar a la nave de Sisko. La esposa de Sisko, Jennifer, murió en ese ataque. Sisko está resentido y considera responsable de ello al capitán Picard. Cuando el Enterprise llega a la estación espacial, Sisko informa a Picard de que está considerando dimitir de su empleo en Starfleet y buscarse un empleo civil, aunque va a seguir haciendo su trabajo de comandante en la estación hasta que el capitán Picard le encuentre sustituto.

Introducción

Los resentimientos van más allá de la persona, más allá de la memoria personal concreta. Tenemos un problema de memoria: la mente recuerda el pasado, quiere que algo del pasado, algo espacio- temporal, sea real. Mientras quiera que algo espacio-temporal sea real va a seguir evocando escenarios. La mente sigue trayendo el pasado sin descanso. Y lo hace hasta que experimentamos un verdadero avance en el que nos damos cuenta de que todos los recuerdos, los recuerdos buenos y también los malos, son lo mismo. El ego intenta negar y repri- mir los recuerdos negativos mientras se aferra y mantiene los positivos. Solo cuando se integra todo por fin, y vemos que todos los recuerdos son lo mismo, experimentamos el avance real, la curación verdadera.

En “Emisario”, tenemos el contexto inicial de una relación con un resentimiento incrustado que se vuelve cada vez más profunda. La misión de Sisko es ayudar a los habitantes de Bajor a recuperarse de una invasión. Son espiritualmente avanzados, y tienen una esfera verde brillante que tiene el poder de mostrar escenas del pasado. La luz, que se representa en la película en forma de luz humana, evoca esas escenas en la mente, para que se las pueda ver como irreales e inválidas.

56

“Emisario” es una obra maestra que no puede verse demasiado a menudo. Ofrece una nueva manera de darse cuenta de la manera en que la mente utiliza la memoria, y ayuda a soltar toda comprensión anterior. Podemos aplicar esta nueva consciencia a cualquier recuerdo o queja que tengamos, y experimentar una transformación total. Es esencial darse cuenta de que los recuerdos positivos y los negativos son lo mismo. Esta película muestra que hay que llevar todos los re- cuerdos reprimidos ante la luz y verlos como la nada que son.

Comentarios de la película por David

Escena: Cuando Sisko visita en Bajor a la dirigente espiritual Kai Opaka, ella le muestra una esfera verde brillante. Es una de las nueve esferas similares que han aparecido en el cielo durante los últimos diez mil años, y la tarea de Sisko es encontrar las esferas que han desaparecido del Templo. Ella le explica que su misión no tiene nada que ver con recuperar las esferas en la forma, el objetivo del viaje es que él reivindique su propio poder. Le dice: “no puedo darte lo que tú no te das a ti mismo. Busca las soluciones dentro”.

Esta escena es potente porque vemos cómo Sisko representa a la mente “yo sé”. Conoce la tecnología pero no se da cuenta de que le impide entrar en su mente y conocer la realidad interior. Todo lo que tiene es su mente “yo sé”, su ira y su rabia ligadas a la culpabilidad.

La esfera de Bajor tiene el poder de ofrecer profundas visiones de la verdad. Opaka enseguida lee su mente, y percibe la ironía de que Sisko haya sido enviado como un mensajero para ayudarlos cuando es espiritualmente superficial y ni siquiera quiere estar ahí. Sisko no tiene ni idea

de que es él quien va a pasar por una importante transformación. Está a punto de ver desmantelarse todo lo que cree saber sobre todas las cosas, tiempo y espacio incluidos. La esfera va a ofrecerle vislumbres que van a traer ese desmantelamiento.

Escena: Sisko y su colega Dax toman un vehículo espacial para inves- tigar el Cinturón de Denorios. Entran en un agujero de gusano y aterrizan en un sitio “desconocido”. Al salir del vehículo, el comandante Sisko ve un paisaje tormentoso y ennegrecido mientras la oficial Dax ve un jardín pacífico soleado.

La primera lección del Libro de ejercicios de Un curso de milagros es: “Nada de lo que veo significa nada” E-1. Esto quiere decir que no hay dos personas que vean el mismo mundo. Ninguna de los siete mil millones de personas en el planeta ve el mismo mundo. Al mirar a través de la lente del ego, todos ven un mundo diferente, porque la lente del ego fragmenta. En la Verdad no hay multiplicidad de personas. La creencia en que puede haber mentes privadas con pensamientos privados forma parte de la distorsión. Y por eso son tan difíciles las relaciones.

57

Escena: La esfera verde aparece, y parece que le “dispara” a Sisko. Cae al suelo, y la oficial Dax desaparece por completo. Un instante después vuelve a aparecer a bordo de la estación Deep Space Nine, mientras Sisko va hacia la Luz. Una vez que está dentro de la Luz, Sisko ve imágenes de su esposa, amigos y miembros de la tripulación, aparecer ante él. Cuando empieza a explicar quién es y en qué consiste una vida humana, la Luz empieza a sondearlo con profundas preguntas. La Luz no puede concebir los conceptos que Sisko utiliza. Le hace preguntas como:

¿qué es el “tiempo”? ¿Qué es la “experiencia”? ¿Qué es “perdido”? Cuando Sisko le habla del concepto de “pérdida”, la Luz dice: “¡es inconcebible que una especie pueda existir de semejante manera!”

Como humanos, cuando nos sentamos y empezamos a hablarle a alguien, uno cuenta su historia,

otro cuenta la suya, y a este inter- cambio de historias le llamamos encuentro. Igual que el mundo parece macizo, las historias parecen ser muy lineales y concretas: llenas de quejas, victimización

y pérdidas. Pero dentro de nosotros hay una Presencia más profunda que sabe utilizar las

historias para apuntar hacia la dirección correcta. Cuando escuchamos a esa Presencia, la idea

de que a lo mejor ya no hace falta contar esas historias, que empiezan a sonar todas iguales, comienza a amanecer en la mente. En lugar de eso, podemos ir a sentarnos tranquilos debajo de un árbol.

Una existencia lineal es absolutamente inconcebible para la Luz. En esta película veremos el contraste entre el tiempo lineal y la simultaneidad. Una vez que perdonemos la idea del tiempo lineal, perderemos cualquier inquietud que hayamos tenido nunca. Se volverá imposible mantener una queja. El ego no tendrá la menor oportunidad. El juego se habrá terminado.

Escena: Sisko le está diciendo a la Luz que lo “valioso” del tiempo lineal es que no se sabe lo que va a ocurrir. Utiliza una analogía con el béisbol para explicar que “no valdría la pena jugar si supiéramos lo que va a pasar”. Explica que lo desconocido define la existencia humana. La Luz le dice: “entonces, ¿tú encuentras valiosa la ignorancia de lo que va a pasar?”.

El ego valora la idea de potencialidad porque permitimos que nos distraiga. Buscamos mejorar, nos esforzamos por lograr cosas en el mundo, como una familia y una carrera profesional. Es el potencial

que hay en querer algo y disfrutar de la emoción de pensar: puedo hacer lo que quiera con mi vi da. Tengo un potencial enorme. Pero todo eso se basa en la linealidad. En el tiempo lineal no hay ningún potencial. Solo tenemos la oportunidad de despertar a nuestra naturaleza eterna, que es

la luz y el amor abstracto.

La película deja claro que este mundo no tiene nada de fascinante. Cuanto antes podamos

empezar a ver esto, antes estaremos listos para una experiencia espectacular que nos dejará asombrados. Nos va a dejar más alucinados que cualquier droga que pudiéramos tomar. Es un arreglo permanente de la mente, porque nos muestra que el mundo no contiene nada. Jesús

lo resume en: “El mundo que veo no me ofrece nada que yo desee” E-128.

58

Cuando Jesús enseñó “el Padre y yo somos Uno”, estaba diciendo que solo hay un Espíritu. No hay un Padre y un Hijo, sino solo pura, completa, total y absoluta Unicidad. Nuestra loca creencia en que hay separación entre causa y efecto produce el problema. Esa creenciagenera un cosmos espacio-temporal completo y todos los asuntos hipotéticos que ese cosmos trae consigo.

Los pensamientos sobre lo que puede ser nuestra vida en el futuro o lo que vamos a hacer mañana son asuntos hipotéticos. Todo el cosmos consiste en situaciones hipotéticas, ninguna de las cuales tiene ningún significado. No hay algunas que están por venir y otras que ya han ocurrido: todas ellas son simultáneas. Mientras nos aferremos a la perspectiva lineal vamos a seguir experimentando resentimientos, sufrimiento y pérdidas. Cuando tomamos la perspectiva lineal son inevitables.

Esta película muestra que la Luz no comprende la linealidad. La Luz pregunta: “¿tú encuentras valiosa la ignorancia de lo que va a pasar?”. Cuando nos interesamos por los potenciales del futuro estamos haciendo valiosa la ignorancia, estamos jugando al escondite con nuestro Verdadero Ser. Hacer eso es fingir que no sabemos quiénes somos en realidad. Podemos perdernos en esa farsa, y olvidar la Presencia de lo que es real y verdadero.

Escena: Mientras Sisko intenta explicar su existencia humana a la Luz, aparece una y otra vez en la escena en la que murió su esposa. Finalmente, pregunta: “¿qué sentido tiene traerme otra vez a esto?”. “Existes aquí”, le dice la Luz, “tú nos traes aquí”. Sisko implora: “entonces dame el poder de llevarte a otro sitio, ¡a cualquier otro sitio!” La Luz responde: “no podemos darte lo que te niegas a ti mismo. Busca las soluciones dentro. Elegiste vivir aquí. No es lineal: ¡existes aquí!”.

La Luz está ayudando a Sisko a darse cuenta de su decisión a favor de la mente errada. Un curso de milagros dice que la clave de la curación es elegir entre la mente recta y la mente errada. “El Cielo es la alter- nativa por la que me tengo que decidir” E- 138. El infierno es una decisión de la mente errada que, sin embargo, no tiene ningún efecto real sobre la Verdad. Nunca nos ha ocurrido nada en el tiempo lineal: ningún dolor, ningún daño, ninguna queja que nos pudiese disgustar, ni nada que pudiera traernos la felicidad. La decisión a favor del Cielo solo está en la mente, en la consciencia.

Antes de llegar a Bajor, Sisko quería existir en los recuerdos del placer, en los buenos recuerdos. Quería escapar y esconderse de los re- cuerdos de daños y dolor. Evitaba el recuerdo de estar en una nave ardiendo y ver morir a su esposa, por el dolor y el daño tan intensos que le causaba. Tenía una profunda sensación de pérdida asociada a ese recuerdo.

Cuando la Luz le dice a Sisko que es él quien vuelve a traer una y otra vez la escena de la muerte

diciendo que

él elige vivir en ese recuerdo en lugar de ver que meramente existe en él. Existimos en todas

partes. No es cierto que existamos en algunos recuerdos pero no en otros. Existimos en todos los recuerdos. Todos los recuerdos están juntos en la mente integrada, en la mente completa.

de

su

esposa,

le

está

59

La experiencia del sueño feliz, o mundo real, es la experiencia de la percepción unificada, o del campo cuántico. Una vez que nos hemos dado cuenta de esto, vemos que hemos existido en todos los recuerdos, durante todo el tiempo. Hemos parecido existir en los recuerdos buenos y también en los malos, y sin embargo la experiencia del sueño feliz viene cuando no identificamos lo que somos con ninguno de esos recuerdos. Los hemos transcendido todos. Existimos en la Luz. Es muy bello.

La Luz llama a Sisko a integrar su mente, a empezar a ver que todo es simultáneo, todo es Unicidad, todo es Luz. Todo nuestro dolor pro- cede de creer en nuestros recuerdos y experiencias y dividirlos diciendo: “existo en éste pero no en ése otro. Me gusta éste pero ése no. Me atrae el placer pero voy a evitar el dolor”.

Aprendemos en Un curso de milagros que es imposible buscar el pla- cer sin encontrar el dolor. El ego no quiere que esta idea llegue a la consciencia porque cuando empezamos a darnos cuenta de que el pla- cer y el dolor son idénticos —y esa es la trampa de este mundo— entonces estamos listos para un milagro que nos lleve más allá del tiempo y el espacio. El ego quiere que sigamos buscando el placer y evitando el dolor, y eso es lo que Sisko ha estado haciendo con su vida lineal. Ése es todo el propósito de la linealidad.

La ventaja de la mente integrada es que, cuando vemos que todas nuestras quejas eran meros errores de percepción, sentimos una gratitud y un agradecimiento enormes hacia todos y hacia todo. Ahora Sisko está listo para una reinterpretación total de su “enemigo”, el capitán Picard. ¡Mira qué potencial tiene esto! Es un excelente vislumbre de en qué consiste el viaje espiritual.

Correcto y equivocado no existen, ni bueno y malo. Cuando vemos una película comentada como esta, que nos entusiasme o que la rechacemos por completo es irrelevante. El comentario es un mensaje nada acomodaticio, el viaje espiritual consiste en esto, en convencernos de nuestra realidad en la eternidad. Y para estarlo tenemos que ver la irrealidad del tiempo lineal.

El Espíritu Santo tiene que convencernos de que la realidad es mejor que las ilusiones, y la eternidad es mejor que el tiempo lineal. En realidad, está más allá de que una sea mejor que el otro: no hay comparación. Una es real y el otro no. Si estamos sinceramente interesados en experimentar la Verdadera Felicidad, si de verdad queremos estar en un estado mental milagroso, todo lo que hace falta es la disposición a empezar a ver que el milagro nos lo ofrece todo.

Cuando nos entrenamos para ser obradores de milagros, para estar alineados con nuestra Fuente, la alegría del Cielo nos ilumina. Vemos que este alineamiento nos lo ofrece todo y que el mundo, con todas sus creencias en la linealidad y los conceptos, no nos ofrece absolutamente nada. Nos abrimos a una vida de alegría en la que no tenemos ningún miedo a las consecuencias.

60

Si empezamos a ver la realidad de la Luz y la irrealidad del mundo, ¿qué preocupaciones podemos tener en relación con los trabajos, la familia o el país? ¿Qué preocupaciones podemos tener sobre el bienestar o la belleza física? En el contexto de la Luz, ¿qué significa la belleza? ¿Qué significan las destrezas, la capacidad y la inteligencia? Cuando empezamos a darnos cuenta de que la inteligencia, la ambición y el éxito —tal como los define el mundo— son una

broma, es fácil soltarlos. Cuando contemplamos los “ismos”, el capitalismo, el socialismo, el sexismo, el racismo o incluso el misticismo, somos capaces de soltarlos todos. ¿Por qué? Porque las palabras no son consciencia. Las palabras son como pequeñas señales y apoyos para cruzar al otro lado. El Espíritu sabe utilizarlas de una manera bella y llena de gracia, pero nunca vamos

a alcanzar una experiencia real por medio de palabras.

Tenemos que profundizar en la consciencia para descubrir la imposibilidad del daño, la

imposibilidad del dolor, la imposibilidad de la enfermedad. Esas cosas son imposibles porque Dios no las creó. El Amor no crea el daño. El Amor no crea el dolor. El Amor no crea el sufrimiento. Cuando dejamos nuestras creencias equivocadas decimos: “¡gracias!”. ¡Es, en efecto, un instante

de

no hay ni Un curso de milagros ni sendero. Solo hay una experiencia de transcender. Eso es lo que hace el milagro. Nos muestra nuestra realidad, y la imposibilidad de que exista cualquier otra cosa que no sea nuestra realidad.

ahí

revelación!

A

partir

de

Nuestra tarea como obradores de milagros es hacer frente a nuestros pensamientos de miedo cara a cara, dejarlos salir y aprovecharlos. Esto incluye a todos nuestros pensamientos privados, incluso los que nos parecen insignificantes. La Luz sabe manejarlos. No tiembla ante ellos. Cuando paramos de ocultar y proteger nuestros pensamientos de miedo, empieza a brillar en la mente la Verdad de lo Que Somos. Si alguien nos pregunta cómo nos va, podemos decir: “soy el campo cuántico”. O podemos probar con esta respuesta: “Soy el objetivo que el mundo anda buscando” E-318.

Escena: Sisko es lanzado de vuelta a través del agujero de gusano y re- gresa a la estación espacial. El capitán Picard llega con el Enterprise. Al haber hecho frente a su creencia en las pérdidas, y haber visto que solo se hacía daño a sí mismo, Sisko le dice a Picard que quiere continuar como comandante de la estación, y se dan un apretón de manos. Sisko ha dado el paso de hacerse plenamente responsable de su estado mental, y ya no culpa al capitán Picard de su aparente “pérdida”. La curación no es lineal. ¡La curación es ahora!

Dice el Curso: “Mi Ser es amo y señor del universo. Es imposible que me pase algo sin yo mismo haberlo pedido. Aún en este mundo, soy yo el que rige mi destino. Lo que sucede es lo que deseo. Lo que no ocurre es lo que no deseo que suceda” E-253.

Eso le da el poder a uno. Mi Ser, mi Ser divino, es amo y señor del universo.

Incluso en este mundo no hay nada fuera de su sitio. Si veo una sonrisa es que quería ver una sonrisa. Si veo una mueca es que quería ver una mueca. Si llueve es que yo quería que lloviese. Si hace sol es que yo quería que hiciese sol. Todo es exactamente como yo, en mi mente, he pedido que fuese. ¿Cómo puedo ser una víctima cuando, incluso en este mundo, mi Ser es amo

y señor del universo? Es precioso. Lo cubre todo. Todo me viene tal como yo lo he pedido.

61

una

op- ción real ahora. No está en algún sitio inalcanzable. ¡Tenemos una mente poderosa y vamos

a usarla para pedir lo que queremos de ver- dad, que es la paz! ¡Merecemos paz! Es nuestro estado mental natural.

Y

ahora

vamos

a

pedir

la

felicidad

porque

sabemos

que

es

62

Capítulo 9: FREQUENCY

Temas clave

•Obrar milagros •El guión ya está escrito •Abrirse a la comunicación real

Sinopsis de la película

Es 1999 y John Sullivan, un detective de homicidios de Nueva York, necesita ayuda. Se acaba de separar de su novia Samantha, y siente que su vida se desmorona. John aún vive en la casa de su infancia, y encuentra el viejo emisor-receptor de radioaficionado de su padre. Ocurre un milagro cuando su padre Frank, un bombero de Nueva York que pareció morir hace treinta años en el incendio de un almacén, de repente le habla por la radio. Para Frank es el día anterior a su muerte en el incendio en 1969.

Al principio, ambos desconfían y no creen que el otro sea quien dice ser. Sin embargo, al continuar uniéndose por medio de la radio, se vuelve claro que, por increíble que parezca, están recibiendo un extraño don de conexión. John le dice a Frank que siga otra ruta a través del almacén incendiado, y el consejo le salva la vida a Frank. Conforme ambos continúan uniéndose por medio de la radio, los acontecimientos del calendario continúan cambiando rápidamente. Trabajan juntos a través del tiempo para resolver un caso de asesinatos en serie que tiene un impacto personal en sus vidas.

La película culmina en una escena de sueño feliz, en la cual la disposición a comunicarse ha curado la percepción defectuosa del ego, llena de pérdidas y dolor, y el Amor está siempre presente como experiencia compartida.

Comentarios de la película por David

Si sabemos vislumbrar lo que enseña Frequency, nos podremos ahorrar miles de vidas aparent es, porque el tema de esta película es el colapso del tiempo.

Cuando éramos pequeños, nadie nos dijo que íbamos a ser obradores de milagros. Incluso ahora, el ego va a decir: “¿quién? ¿Yo? ¿Obrador de milagros?”. Pero Jesús dice que podemos curar a los enfermos y resucitar a los muertos porque hemos fabricado la enfermedad y la muerte y, por tanto, podemos abolirlas. Cuando empezamos a tener milagros bullendo en nuestra consciencia, podemos hacer las cosas de maneras que nunca habríamos podido imaginar.

63

En esta película los enfermos se curan y los muertos resucitan por medio de la decisión de dos personas de unirse de una manera poderosa y con Propósito. Ese nivel de unión está disponible para todos nosotros. Por eso estamos viendo películas como esta. Nuestra hora es ahora, este es el momento del gran Despertar.

El Espíritu está con nosotros, debajo de nosotros, sosteniéndonos. Por muy profundas que estén

las raíces del miedo, van a ser desarraigadas, arrancadas y liberadas. Toda nuestra vida, cualquiera que sea nuestra previsión del resto de nuestra vida, va a empezar a abrirse y expandirse de maneras asombrosas. Ni en un millón de años nos podríamos imaginar lo que viene a continuación. ¡Es lo más glorioso! ¡La Vocación y el Propósito de nuestras vidas están aquí! El Espíritu Santo es invisible y no se le puede percibir con los cinco sentidos, pero cuando empezamos a permitir que el Espíritu Santo utilice nuestra vida, sabemos que la Presencia está ahí, y lo sabemos por medio de todos los milagros, efectos y reflejos. Las sincronicidades empiezan a captar nuestra atención, igual que captan la atención de Frank y John en la película. Con solo darle la vuelta a la mente —ponerla al derecho en lugar de tenerla al revés por la culpabilidad— es asombroso lo que ocurre cuando entregamos nuestra vida a enderezar

la mente. Puede tomar una trayectoria por completo diferente a lo que imaginábamos.

Ni Frank ni John estaban esperando unirse y sanar. La primera vez que se dijeron sus nombres

el uno al otro ambos tuvieron reacciones muy a la defensiva. John, incrédulo, pregunta: “¿es esto

alguna clase de broma?”, y Frank dice: “no te metas en líos conmigo y deja en paz a mi hijo”. Así es como reacciona el ego cuando empezamos a cederle la mente al Espíritu. Pero, por mucho que al principio les pareciese una locura, Frank y John no necesitaron mucho tiempo para conectar de verdad. Pronto fueron más allá de las dudas, lo cual fue un gran avance hacia la mente, hacia la consciencia.

El amor estaba justo por debajo del pánico, y así es como ocurre en nuestras relaciones cuando

parecen estar atascadas. Una vez que empezamos a abrirnos, puede que lo que comunicamos no suene claro, o que incluso no tenga sentido, pero esto es porque al empezar a destapar nuestros pensamientos privados, la sensación no es siempre agradable. Podemos pensar: “el Espíritu Santo no diría esto, no me puedo creer que esté saliendo de mi boca, pero esto es lo que siento”. Para curarnos tenemos que dejar de ocultar y proteger. Este es el primer paso.

Lo que descubrimos es que donde esperábamos rechazo encontramos que nos lanzan un salvavidas. Justo cuando pensamos que vamos a morir, el Espíritu dice: “no, no, no”. En The Matrix, cuand

o sacan a Neo del sumi- dero y está allí tendido, él pregunta: “¿estoy muerto?”. Y Morfeo

responde: “ni mucho menos”. Esa es la sensación cuando empezamos a comunicarnos en nuestras relaciones. Preguntamos: “¿estoy muerto ya?” y el Espíritu Santo responde: “ni mucho menos”.

La comunicación estaba tan enterrada en lo inconsciente que cuando sale a la superficie, cuando viene a la consciencia, resulta demasiado fuerte. El ego tiene una fuerte tendencia a cortarla. Dice: “no. No empieces a comunicarte ahora”. Pero el Espíritu Santo dice: “claro que sí. Vamos a comunicarnos, nos vamos a unir y conectar tan bien que el ego se va a disolver ante la luz y la comunicación”.

64

La comunicación solo está limitada por las creencias. Los aspectos físicos de la comunicación, verbal y no verbal, son muy rudimentarios. Al profundizar en el viaje espiritual empezamos a darnos cuenta de lo que Jesús quería decir con: “todas las mentes están unidas”. Quería decir

que toda comunicación es telepática.

Cuando entramos en el Propósito, empezamos a experimentar que solo nos comunicamos con

nuestro Ser. “Todo lo que doy es a mi mismo a quien se lo doy” E-126. Probablemente todos hemos tenido la experiencia de que alguien nos pide ayuda y, aunque queremos ser útiles, no sabemos qué hacer ni qué decir. Pero entonces se empieza a derramar una sabiduría profunda

y

esa persona absorbe cada una de nuestras palabras. De repente

nos

damos cuenta: “esa es la respuesta a mi problema”. Lo que le hemos dicho al otro es justo l

o que nosotros necesi- tábamos oír. Hemos recibido la respuesta que estábamos pidiendo. En el

que

tal como damos así recibimos. Tenemos la experiencia de ser nuestras hermanas y hermanos.

No podemos hacer de la supervivencia personal nuestra meta, hay un plan mucho más grande. En un momento de la película, Frank es- taba pensando en salvar solo a su mujer, que era

acto

de

ayudar

descubrimos

enfermera, del peligro. John pregunta: “¿y todas las otras enfermeras?”, y se produce un milagro,

y las otras también se salvan.

Esta película también da un buen vistazo a la idea de que “el guión ya está escrito”. El guión es el pasado y, cuanto más profundizamos en el despertar, más empezamos a darnos cuenta de

que todo el propósito del perdón es soltar el pasado. Tenemos que soltar la creencia en que

podemos arreglar, cambiar, reorganizar o pro- longar el pasado de forma diferente. Eso son solo

intentos del ego de conservar el pasado y mantenernos encerrados en él.

La parte del guión que está por venir —lo que llamamos el futuro— también es pasado. Ese es el truco del tiempo. Hay quien parece clarividente y capaz de prever el futuro. Esto es posible porque no está leyendo el futuro sino el pasado. El ego pone el presente entre el pasado y el futuro para que parezcan diferentes. Uno ya ha des- aparecido, el otro aún está por venir. Es un truco muy engañoso, que nos hace planear el futuro con cosas como seguros de vida y sanitarios porque tememos que los resultados negativos que hemos visto llegar en el pasado podrían volver

a venir en el futuro. Esto refuerza el miedo y mantiene a la mente atrapada en el montaje del tiempo lineal que el ego inventó.

Esta película aborda la cuestión de si se puede hacer alguna elección en la forma que tenga se ntido. Es decir, si cambiamos de ideas, ¿cambiará el guión o ya está escrito? Cuando Frank y John intentan unirse a través de las décadas que parecen separarlos y experimentan cada vez

más milagros, parece como si en realidad estuviesen cambiando el guión. Cuando entrenamos a

la mente a aceptar el milagro, la percepción se reorganiza, se ende- reza. Ya no es lineal, no está fragmentada ni fracturada por los mismos viejos errores que parecen repetirse una vez tras otra. Parece que, en efecto, hay decisiones que tomamos en la forma, pero el plan está pre- establecido. Al profundizar en la mente nos volvemos telepáticos, muy bien sintonizados; y, como estamos observando el guión, sentimos venir las cosas antes de que parezcan ocurrir. Aún puede parecer que tomamos decisiones pero estamos más desapegados que nunca de esas decisiones.

Nos convertimos cada vez más en el observador, el soñador del sueño.

65

La película muestra múltiples vidas ocurriendo de manera simultánea. Al principio esto parece extraño, pero cuanto más relajamos la mente, más notamos lo natural que resulta esa comunicación. Estamos muy acostumbrados a pensar que el tiempo es lineal, que lo que ha pasado y terminado está fijo, casi como una vieja fotografía. En esta película vemos un padre y un hijo que tienen una excelente conexión milagrosa por la radio, y todo parece cambiar. Por ejemplo, al principio John cree que su padre murió en un incendio hace treinta años, y todos los personajes reflejan esa creencia. Cuando empiezan a comunicarse, John le dice a Frank que tome otra ruta a través del incendio del almacén y salva la vida gracias al consejo. Eso es solo el principio de las escenas milagrosas. La percepción de John se invierte, el Espíritu Santo la está reorganizando. Ahora estamos listos para poner las cosas en acción, para resucitar la mente: no más depresión, luchas, frustraciones, dudas, dificultades ni preocupaciones. Estamos justo en la cúspide de un gran despertar en el que estamos empezando a ver nuestro propio poder en términos de mente y de consciencia.

El Curso dice que el maestro de Dios llega a un punto en su progreso desde el que puede ver que en este aprendizaje radica su escape M-4.I.A.6. Cuando empezamos a experimentar ese cambio de la consciencia —de sentirnos atrapados y derrotados a ver la salida de un sueño que parecía durar milenios— nuestra alegría irradia.

Jesús dice que tocamos gente y circunstancias de las que ni siquiera nos damos cuenta. Cuando nuestro corazón empieza a abrirse, empezamos a sentir ligereza, empezamos a limpiarnos de la culpabilidad y la pesadumbre del pasado. Cada vez más, vienen símbolos de la ligereza, el amor y la alegría a conducirnos a la experiencia de la Unicidad.

Por medio de la determinación de Frank y John a unirse para superar obstáculos, todos llegan a la escena de sueño feliz del final de la película. Su unión ha producido una conexión total que transciende el tiempo por completo. El guión parece reflejar una bella luz amorosa, además de un cambio feliz de la percepción. Al principio de la película, la casa familiar estaba muy oscura, lo cual era un reflejo de la pena de John por la muerte que se llevó una vida que pudo haber sido. Echaba de menos a un padre, que no estaba allí. Al final de la película, sin embargo, la casa se transforma completamente en una casa de luz y amor.

66

Capítulo 10: LA EXPIACIÓN ES LA ÚNICA ALTERNATIVA

La única pregunta que siempre deberíamos plantearnos sobre cualquier cosa es: “¿para qué es esto?”. Las metas basadas en un resultado en la forma no nos van a hacer felices. La felicidad depende de mantener por delante nuestro Propósito de sanar. No tiene nada que ver con el mundo. Estar en el Propósito nos lleva directamente a la Expiación.

Al final llegamos a un punto en el que abandonamos cualquier idea de metas futuras, de analizar el pasado, de intentar cambiar el mundo o de hacer un futuro mejor. Todos esos son malos hábitos porque son hábitos egoicos. Todos son intentos de cambiar lo que, sencillamente, ya ha pasado. Al fin y al cabo, no podemos cambiar el pasado, solo podemos perdonarlo: solo podemos soltarlo.

Esto se vuelve realmente profundo. Nuestra vida cotidiana empieza a parecerse a un cuento de hadas. Se vuelve cada vez más surrealista, porque la mente no está centrada en los resultados. De hecho, nos damos cuenta de que no sabríamos distinguir un buen resultado de uno malo. ¿Qué significaría eso? Si todos los resultados son lo mismo, ¿por qué íbamos a pensar que hay resultados mejores que hay que buscar y resultados peores que hay que evitar? Abandonamos esa creencia. Soltamos las metas futuras relacionadas con la productividad y con hacer del mundo un lugar mejor. En lugar de eso, elegimos estar en el momento y disfrutarlo al máximo.

El Curso habla de una zona fronteriza en la que aún parece que hay decisiones que tomar, pero

en

mente hay un reconocimiento de que esas decisiones ya se han tomado. La mayoría de nosotro

s ha tenido la experiencia de observar cómo ocurren las cosas y pensar: claro, eso era lo que te

nía que pasar. Eso es porque hay una parte de la mente que ha dado un paso atrás, hacia la posición del observador. Las personas aparecen justo cuando toca. Pensamos en ellas, nos damos la vuelta y ahí están. Pensamos que necesitamos algo, nos damos la vuelta y nos lo ponen en la mano. Ocurre rápidamente. Entonces es cuando nos enfocamos rápidamente en la Expiación, por- que la Expiación no es un asunto de elecciones lineales. No está en la agenda.

la

El propósito para el que se hizo el mundo se representa como el guión. Es muy relajante ver que todas las decisiones están ya tomadas. Nos damos cuenta de que cualquier esfuerzo por mejorar cualquier cosa es una pérdida de tiempo total. Por eso dice Jesús que hay que aceptar la Expiación. Me encanta esa palabra: aceptar. Jesús dice: “¿Qué no ibas a poder aceptar si supieses que todo cuanto sucede, todo acontecimiento, pasado, presente y por venir, es amorosamente planeado por Aquel cuyo único propósito es tu bien?” E-135. Jesús nos está llevando a un enfoque rápido. Nos está diciendo que el viaje a través del tiempo y el espacio está casi terminado. ¿Qué no íbamos a poder aceptar si supiéramos Quién es el que camina con nosotros? “Si supieras Quién camina a tu lado por la senda que has escogido, sería imposible que pudieses experimentar miedo” T-18.III.3.

Y así volvemos a la felicidad. El Espíritu dice: “¡disfruta, disfruta, disfruta! No te lo tomes en serio.

No te tomes en serio ninguna de las aparentes decisiones de este mundo. Acepta, acepta, acepta”. Es un gran descanso. No podemos estropear nada. Al final llegamos a la aceptación completa, y vemos que en realidad nunca come- timos ningún error. No existe pecado alguno. Reconocerlo es aceptar la Expiación.

67

Capítulo 11: NEXT

Temas clave

•Propósito verdadero •Relación santa •Colaboración

Sinopsis de la película

Cris Johnson, que tiene un pequeño espectáculo de magia en Las Vegas, puede ver el futuro con dos minutos de antelación, con una sola excepción: una vez vio a una mujer entrar en un bar a las 8:09 exactamente. Como no sabe nada más que esto, va al bar a esperarla dos veces al día. Mientras tanto pone sus poderes psíquicos a producir jugando en los casinos, donde su adelanto de dos minutos le permite ganar a la banca.

Callie Ferris es una agente del FBI muy centrada en su trabajo, que sabe del poder psíquico de Cris y quiere que lo utilice en los esfuerzos por intentar impedir que unos terroristas hagan explotar una bomba atómica. Los poderes psíquicos de Cris fueron estudiados y sondeados por las autoridades cuando era un niño y ahora no quiere colaborar con ellas.

Liz Cooper es la mujer de la visión de Cris. Cuando por fin coincide con ella en el bar, el encuentro pone en marcha un viaje en el que Cris va a aprender formas nuevas de confiar y colaborar totalmente. Con Liz, ve mucho más adelante en el futuro de lo que nunca había visto, y con Callie experimenta que el servicio al todo es el ca- mino de la felicidad. Ve que ha estado malgastando su mente en miedos y estrategias de evitación, y que lo único que va a “sacar las cosas adelante” es unirse en un propósito superior.

Introducción

Esta película contempla las facultades psíquicas, que son capacidades naturales que simbolizan la apertura de la mente a un estado superior. La parapsicología y las facultades psíquicas, como la psicoquinesia y la telepatía, son conocidas y han sido objeto de experimentos desde hace mucho tiempo. Los científicos dicen que solo utilizamos una fracción diminuta del cerebro; en términos metafísicos, diríamos que la gente no utiliza todo el potencial de la mente. La mente tiene un potencial enorme, y tener una facultad psíquica es una señal de haberse liberado de creencias limitantes sobre lo que es posible.

Considera esto: vas por tu vida y te encuentras con alguien. Hay algo, una sensación de tenem os algo que hacer juntos. Puede ser una sensación de conexión profunda. Cris siente eso con L iz, sin saber qué importancia tiene. No sabe que se van a enlazar en una relación de confianza

68

que va a ser clave para que él rompa con el miedo y la paranoia en relación con sus facultades psíquicas y la gente que estuvo sondeándolas.

Cris y Callie, sin embargo, van a tener una relación más difícil porque Cris percibe a Callie como parte de los gobiernos y autoridades con los que no quiere tener nada que ver. Esta película nos va a mostrar que incluso aquellos a quienes percibimos como enemigos forman parte del gran plan del despertar, y que compartimos un propósito con ellos. Cris y Callie parecen estar trabajando el uno en contra de la otra, pero luego veremos que van más allá de eso a un estado de perdón, a un lugar donde se unen en una meta superior que, literalmente, los hace uno y elimina toda la animosidad y toda la lucha.

Esta película está repleta de física cuántica que nos proporciona una perspectiva nueva del tiempo. Igualmente, las enseñanzas más profundas de Un curso de milagros tratan del tiempo lineal. El tiempo lineal se basa en la creencia en que causa y efecto están separados, en que hay causación en el mundo y en que a cada acción le corresponde una reacción. El mundo se basa en esta falsa relación de causa-efecto. Pero, por debajo de eso, está la experiencia de que el tiempo es simultáneo, de que todo está ocurriendo a la vez. El ego intenta hacer que el tiempo parezca lineal para encerrarnos en la ilusión. Cada vez que hacemos real la ilusión en la mente, reactivamos la separación y nos sentimos culpables.

Las enseñanzas más profundas que han venido a través de mí han sido siempre sobre el

pensamiento hipo- tético, que consiste en imaginar diferentes escenarios. Jesús habla de ello en

términos”

del Curso. Dice que el Curso está escrito como si existiese la consciencia individual. Pero no exi ste, esa creencia forma parte del engaño. En realidad solo hay una mente y se ha quedado dormida. El ego ha fragmentado esta única mente en lo que parecen ser siete mil millones de mentes. Todo ello es parte de este truco “como si”, como si la separación hubiese ocurrido. Esta película entra en ese “como si”. Y es espectacular.

la

“Clarificación

de

Comentarios de la película por David

Escena: Cris juega en un casino mientras lo observa el equipo de seguridad. Creen que está h aciendo trampas y lo intentan acorralar. Él utiliza su poder psíquico de ver con dos minutos de antelación lo que va a pasar, para evadirse de los agentes de seguridad y escapar a su casa.

Como Cris sabe dónde va a estar todo el mundo, le resulta fácil escaparse del equipo de seguridad del casino. Pero consideremos sus facultades psíquicas. Jesús preguntaría: “¿para qué son?”. Cris las utiliza como un truco para escapar de las consecuencias negativas que teme. También las utiliza para ganar dinero haciendo pequeñas apuestas en los casinos. No va a por los premios grandes porque teme que lo pillen. Es casi como si sus facultades psíquicas fuesen un juguete para él.

En el viaje espiritual se pueden desarrollar facultades psíquicas. Pero el ego está repantigado en la mente bus- cando la manera de aprovechar esas facultades para ver el futuro, para manipular

69

las imágenes, para manifestar. El ego puede disfrutar de un momento de esplendor con esas cosas.

Miremos los motivos de Cris. En este momento él no se siente llamado a nada superior. No encuentra ninguna utilidad superior para sus facultades psíquicas. Ahí entra Liz. El Espíritu Santo la utiliza para ayudar a Cris a ver que existe un propósito muy superior para sus dones. El Espíritu Santo no asusta a Cris viniendo a decirle directamente: “podemos utilizar tus facultades psíquicas para la iluminación”. En lugar de eso, el Espíritu intro- duce la idea por medio de pasos manejables con los que Cris puede conectar.

Escena: Desde su casa, Cris mira el futuro y ve que la agente del FBI Callie Ferris ha descubier to dónde vive, y viene a pedirle ayuda contra la trama terrorista. Ve que, si se queda a hablar con ella, lo van a capturar; así que se marcha antes de que ella llegue.

Esta ventana de dos minutos en la cual él estaba pensando “quiero ver por qué viene” es un buen ejemplo de situación hipotética. No solo oímos a Callie representar todos sus pensamientos sino que también oímos representarse los pensamientos de Cris. Oímos cómo desconfía de la gente

que

psíquicas. En efecto, Cris está pensando: dejadme en paz. Ya me siento bastante extraño con e sta facultad psíquica. No me siento amado. No quiero tener nada que ver con tu juego, sea lo que

sea. Aunque, tal como dices, sea para salvar vidas. La mente inventa dos tipos de situaciones hipotéticas: en uno de ellos estamos convencidos de que ciertas cosas ocurren realmente. En el otro solo pensamos en cosas, fantaseamos. Dejamos que la mente se desboque y tapamos el espíritu con la imaginación.

sus facultades

puso

a

prueba

La mente dormida cree en lo hipotético. Cree que lo que ve alrededor está ocurriendo de verdad . El Espíritu Santo tiene que mostrarle a la mente que todo es hipotético, que nada de ello es real. Todo consiste en “y si…”.

En la consciencia humana parece que los “y si…” ocurren en la mente y parece haber una realidad frente a eso. Dicho de otra manera, podríamos decir: “bueno, he pensado en leer este libro”. La lectura parece real en este momento, real en cierto sentido, no una posibilidad. No es:

“posiblemente estoy aquí leyendo este libro”. No, la mente está convencida: “estoy aquí leyendo este libro”.

Cuanto más profundizamos en ello, más claro vamos a ver que el cosmos es una película de lo que la mente cree, prefiere y selecciona. La percepción es muy selectiva. De manera que, entre

los

posi- bles, la mente se ha agarrado a una que dice que está ocurriendo realmente, pero es igual

situaciones

trillones

de

que las restantes. Solo es una potencialidad basada en preferencias.

Una vez que soltamos de la mente pensamientos, creencias y preferencias, estamos seleccionando un milagro. Realmente existe un estado de desapego mental que es el milagro que podemos seleccionar. Pero para seleccionarlo de manera consistente tenemos que soltar las preferencias, todas las situaciones preferidas, tales como caliente, frío o soleado. Todas las

70

preferencias que forman parte de la jerarquía de ilusiones del ego distorsionan la percepción, y hacen que algunas cosas potenciales parezcan reales.

En esta película ya hemos visto a Cris representar algunos asuntos potenciales. Esto es muy similar a una práctica de meditación metafísica. Él seguía volviendo al mismo bar porque tuvo una premonición de encontrarse allí con Liz; y sentía que, aunque no sabía por qué, era importante. Estaba practicando de manera muy devota, no porque lo comprendiese, sino porque sabía que era importante.

En esto hay un claro paralelismo con el viaje espiritual. Aunque parezca que no vemos los frutos ni las recompensas, hay algo dentro de nosotros que sabe que es muy importante. La vigilancia de Cris, yendo al bar cada día a la misma hora, con la esperanza de que ella entrase y él pudiera enterarse de qué era, es algo realmente hermoso.

Escena: Cris por fin se encuentra con Liz en el bar. Ella le ofrece llevarlo a Flagstaff, y le dice q ue primero tiene que hacer unos recados y podría demorarse unas pocas horas. Empiezan a construir una relación, Liz empieza a ver algo dulce y sincero en Cris. La carretera queda cortada a causa de una fuerte tormenta y se ven obligados a quedarse en un motel. Cris le cede a Liz la habitación del motel y esa noche duerme en la camioneta. A la mañana siguiente, ambos se abren a una sensación de conexión más profunda. Mientras están tendidos juntos en la cama, Liz le dice a Cris: “a lo mejor existe el destino”. Cris abre los ojos y se queda con la mirada fija en el techo.

Recuerda esta escena en la que ambos están tendidos en la cama y Cris mira al techo, la volveremos a ver. Es un punto clave en lo que se refiere a las situaciones hipotéticas.

Está naciendo una relación entre Cris y Liz. Cris intenta aflojar tensiones contando chistes sobre el Zen. La interacción entre ellos es agradable, suave y fácil. Vemos que acaban de empezar a seguir las indicaciones del Espíritu, y vemos que en realidad están juntos por una llamada muy superior, para un propósito muy elevado. Cris va a descubrir que sus facultades psíquicas se refuerzan mucho con la presencia de Liz.

El FBI quiere capturar a Cris para utilizar sus poderes psíquicos. Han establecido un dispositivo de vigilancia y tienen rodeada la habitación del motel. Podemos ver esto como una manifestación de los pensamientos de duda de Cris. Vamos a ver representarse muchas de esas dudas. Esto es lo que hace el ego. Intenta volvernos contra nuestro hermano, contra nuestra hermana, intenta que los rechacemos. Quiere que experimentemos miedo y pánico para que abandonemos la relación. Hay una sección del Curso titulada “La relación que ha sanado” que habla de lo que ocurre cuando se invita al Espíritu Santo a entrar en una relación. El cambio de propósito de una relación de especial a santa, horroriza a los implicados. El miedo conduce a que el ego diga:

“deshazte de tu hermano. Sabotea la relación” en lugar de mantenerse en ella en aras del entrenamiento mental.

71

En la película, la relación acaba de empezar a crecer en el propósito del Espíritu Santo. Pero va

a haber un intento serio de sabotaje por parte del ego para romper la confianza y acabar con la relación.

Estamos a punto de ver un ejemplo estupendo de que hay que dejar que surjan los pensamientos privados. En este caso, ante los intentos de sabotaje del ego, Cris y Liz vuelven a enlazarse con los sentimientos más pro- fundos de amor y conexión que tenían.

Escena: Más tarde esa misma mañana, Liz sale a comprar comida y la interceptan unos agente

s

del FBI que inten- tan que les ayude a capturar a Cris. Le dicen que él es un sociópata delirante

y

que todo lo que le ha contado es mentira. Le dan una droga para que se la ponga en la bebida.

Liz vuelve al motel fingiendo que no pasa nada, pero tiene pensamientos de miedo y está intentando seguir las instrucciones del FBI. Sin embargo, Cris sigue una guía más profunda. Se siente profundamente conectado a ella. Fue tan diligente en la espera para encontrarla porque sabía que, juntos, tenían un propósito superior.

En esta escena Cris está en muy buena sintonía, pero Liz no. Está asustada. Ha vuelto al motel

a

hacer lo que le han dicho que haga, como muchos haríamos. Estamos condicionados a hacer

lo

que se nos dice. Nos creemos las cosas. Hacemos los gestos. Viene el miedo, pero pensamos

“bueno, tengo que sobrevivir y sobreponerme a esto”, de manera que nos ponemos una máscara

y hacemos una representación. Pero vemos el miedo en los ojos de Liz.

Jesús dice: “El que esté más cuerdo de los dos en el momento en que se perciba la amenaza, debe recordar cuán profundo es su endeudamiento con el otro…” T-18.V.7. Es bellísimo que Cris esté en tan buena sintonía.

Escena: De vuelta en el motel, Cris y Liz se besan. Cris pregunta: “¿te pasa algo?”. Liz respond e: “no, no, estoy bien”.

El Espíritu utiliza el beso como un barómetro de la autenticidad de Liz. Esta es la primera vez que Cris nota algo raro. Observa lo intuitivo que es.

Quiero subrayar este momento. Liz ha puesto la droga en el zumo de Cris. Los francotiradores le están apuntando. El FBI tiene rodeado el motel. Las cosas no pintan nada bien para Cris. Pero recuerda que el Espíritu Santo está invitado a entrar en la relación. Observa el poder del Espíritu Santo. Liz está diciendo unas cuantas frases de esas que se suelen decir para complacer a la gente, pero Cris permanece en la sinceridad y la inocencia. Aún está en su propósito. Y llega la hora de la confianza. ¿En quién va a confiar Liz? Tiene pruebas de ambas partes.

Aquí hay muchas sutilezas. El Espíritu Santo puede ver mucho más. Es como si tuviéramos una ecuación o una parábola complicadas, y también a alguien que nos aclara los puntos clave. El

72

Espíritu Santo puede utilizar cualquier cosa, incluso películas de acción y aventuras, para bucear en la mente. Es completamente milagroso.

Un milagro es un estado de desapego. Es como vislumbrar que uno es el soñador del sueño, o como la experiencia del sueño lúcido, en la que reconocemos que estamos soñando. Eso es lo que es un milagro. Podemos estar en cualquier sitio, en cualquier momento, haciendo cualquier cosa, cuando llega un momento —por fugaz que sea— en el que sentimos que todo es un sueño. Eso es un milagro. Es ese estado de observar tranquilamente. Es esa sensación de darse cuenta de que solo es un sueño.

Parece que al principio solo tenemos vislumbres aquí y allá. Pero luego, tal como dice el Curso, los milagros se vuelven habituales. Nuestra mentalidad se orienta al milagro de manera habitual. ¡Es estupendo! Nos volvemos absolutamente alegres, felices y despreocupados, sin razón aparente. ¡No podemos quitarnos la sonrisa de la cara! Y no tiene nada que ver con los resultados. Es un ensueño feliz. Así es como se siente el milagro.

El propósito de dejar salir los pensamientos y creencias inconscientes, de no ocultarlos, es limpiar la mente de restos. Con la práctica, podemos mantener ese estado con independencia de lo que parezca ocurrir. No importaría que volasen las balas ni que estallase una bomba atómica.

Escena: Cris está a punto de beber el zumo con la droga del FBI cuando Liz lo detiene. Ella le abre el corazón, le dice que los del FBI le han dicho que es un sociópata, pero que ella no quiere creerlo. También le dice que si escapa le van a disparar. Liz le pregunta a Cris si es verdad lo que dicen los del FBI. Cuando él se queda con la mirada fija, sin responder, ella siente que tal vez ha sido un error elegir confiar en él. Cuando él empieza a explicarle en qué consisten sus facultades, ella cree que es un delirio. Incluso después de demostrárselas, ella sigue pensando que es un truco. Él le dice claramente: “sabes que no tenemos tiempo para esto. Dijiste que todo era posible”. Cris le da a Liz instrucciones muy concretas sobre lo que ha de hacer una vez que él salga del motel. Le dice que si puede esperarlo, sea un día, una semana o un mes, él la encontrará. Luego se marcha.

Cris y Liz se han unido en la confianza. Jesús dice en el Curso: “Tener paciencia es algo natural para aquellos que tienen confianza. Seguros de la interpretación final de todas las cosas en el tiempo, ningún resultado, ya visto o por venir, puede causarles temor alguno” M-4.VIII. En el

milagro —y

colapso del

tiempo que nos deja ver que en definitiva no hay ya visto ni por venir— estamos en el instante. Ahí es donde somos in- vulnerables. Ahí es donde está nuestra fuerza. Ahí es donde somos tales como Dios nos creó, como Espíritu, como Mente.

en

esta

película

hay

un

Así que, cuando hay dolor, está en la mente; significa que hemos elegido la lente del ego. El dolor nunca tiene ningún valor. Podemos atravesar una experiencia y decir: “fue dolorosa pero me ha venido bien”, pero el dolor nunca nos viene bien. Decidimos a través de qué lente vamos a mirar. Cuando, en la fase inicial del entrenamiento mental, dejamos brotar toda la oscuridad que había sido empujada fuera de la consciencia, el ego lo interpreta como algo horroroso. Nos dice que el dolor, los pensamientos, las creencias y los recuerdos son reales. Pero es solo un proceso de

73

despejar. Jesús dice que, aunque el proceso suela experimentarse de esa manera, el dolor es innecesario.

Es muy raro pensar en soltar el ego sin ninguna vacilación, sin avances y retrocesos. Jesús es realista. Nos dice que los pensamientos de duda son siempre percepciones falsas y que no hay que tirar la toalla porque el pro- ceso parezca doloroso. La mente lleva milenios al revés y ahora solo está empezando a ponerse al derecho. Es una transformación enorme que toda nuestra percepción gire ciento ochenta grados. Mientras se está produciendo ese giro, el ego lo interpreta como doloroso. Y mientras nos identifiquemos con el ego sentiremos su dolor.

Ni siquiera es nuestro dolor, porque somos el Cristo. Nosotros no tenemos ningún dolor. Pero m ientras nos identifiquemos por error con el ego, sentiremos sus emociones. Por ejemplo, si nos vemos a nosotros mismos diciendo “estoy enfadado”, tenemos que reconocer que no es verdad. Sería más exacto decir: “me estoy identificando por error con el enfado”. Igualmente decir: “me duele” es una identificación falsa. Ni siquiera es honesto. Jesús dice en el Manual del maestro que el verdadero significado de la honestidad es congruencia. Eso significa que todo lo que pensamos, decimos, hacemos, percibimos y sentimos, está completamente alineado. Eso es honestidad.

Ser congruentes empieza a sacarnos del molde de “¿quieres saber honestamente cómo me siento? Pues bueno, me duele”, y “honestamente, estoy enfadado contigo”. Jesús dice que eso no es posible, que nunca estamos enfadados honestamente. Si creemos que estamos enfadados, que tenemos una razón buena y justificada para estarlo, nos estamos engañando a nosotros mismos. Él dice en el Curso que la ira nunca está justificada. Antes de poder enfadarnos tenemos que creer que se han producido determinadas condiciones, incluida la creencia en que algo que está fuera de nosotros puede hacernos daño, lo cual es solo una creencia.

Nostradamus, un francés del siglo dieciséis que tenía el don de la profecía, no solo predijo lo que iba a pasar la semana o el mes siguiente. Predijo las cosas con un adelanto de siglos, mucho antes de que fuesen inventadas. Describió aviones y misiles volando por el cielo. Intentó describir con palabras estas cosas hace siglos. Era una facultad psíquica, y no creo que él estuviese en paz. Estaba bastante molesto por estas cosas. Estaba tocando el venero del miedo.

En la película, Cris ve el futuro con dos minutos de antelación, y aún con más antelación cuando está junto a Liz; y, sin embargo, esto lo lleva al estado de humildad de preguntarse qué propósito tiene eso. ¿Qué propósito tiene ese poder psíquico? ¿Qué propósito tiene todo esto? Es en eso

en

trabaja con

noso- tros: en utilizar todas las habilidades y capacidades que el ego inventó, incluido el tiempo, para deshacer al ego. El ego inventó el tiempo y el Espíritu Santo sabe cómo trabajar con eso.

lo

que

el

Espíritu

Santo

La metáfora de que “el guión ya está escrito” nos conduce a una nueva perspectiva. Empezamos

abrirnos al yo-testigo, al observador, porque nos damos cuenta de que, si el destino rige, no podemos cambiar el guión. Empezamos a observar nuestros pensamientos y a prestar atención,

a

y

al hacerlo empezamos a cambiar de ideas sobre nuestra mente. Ahí es donde hay que centrar

el

esfuerzo. El valor de “el guión ya está escrito” es que nos muestra que todo lo que percibimos

74

es el pasado. Todo es el pasado y nuestra única responsabilidad es soltar el pasado. ¿No es divertido?

Si seguimos el Curso con diligencia pronto nos quedaremos sin ambiciones. Completamente sin ambiciones. Hablamos de ambicionar, pelear, esforzarse, luchar, conseguir, acumular y ganar. Jesús dice “no”. Él dice “no tengo que hacer nada” T-18.VII. “Haz simplemente esto: permanece muy quedo” E-189.7. Esto es una mente mís- tica que dice: “¿no te alegras de saber que la mente- ego se inventó todo esto? ¿No te alegras de saber que no pue- des cambiarlo? Solo puedes ca mbiar tu manera de mirarlo”. ¡Es glorioso! Piensa en todo el estrés y toda la presión que implica el intentar hacer del mundo un lugar mejor, el intentar mejorar nuestras vidas, el intentar mejorarnos a nosotros mismos.

¿Quién es el ser que necesita mejorar? ¿Es el Cristo? ¿Necesita el Cristo clases de autoayuda?

¿Necesita el Espíritu ir a talleres y seminarios uno detrás de otro? No. Ese es el ego. La necesidad

es

un pensamiento del ego: ¿Soy bastante hábil, bastante rico, bastante listo, bastante valioso? Es un truco para tener a la mente distraída de la quietud. La Biblia dice: “Estad quietos, y sabed que Yo Soy Dios” Salmos 46:10. Es así de sencillo.

de

hacer

un

yo

mejor

El milagro colapsa el tiempo y reorganiza la percepción, y al final esto conduce a darse cuenta de que todo es pasado. Una vez que nos damos cuenta de ello, la mente se sumerge en la quietud. No vamos a intentar arreglar ni cambiar el pasado, ni reorganizarlo ni configurarlo mejor. Fluimos en la experiencia de la iluminación y el re- conocimiento del Ser, ¡que es muy bella! Es el Ser testigo, que observa sin ninguna idea de intentar que nada sea diferente.

Una de las frases más profundas del Curso es: “no trates de cambiar el mundo, sino elige más bien cambiar de mentalidad acerca de él” T-21.In.1. Tuvo un efecto profundo en mí. Yo había

pasado un montón de tiempo pro- testando y defendiendo opiniones, diciéndolo a la gente: “no,

a

las ballenas”. ¡Salvar, salvar, salvar! Pero el Curso dice que es la mente la que necesita la salva ción. El mundo es un dispositivo para distraernos que nos tienta a poner toda nuestra energía en intentar cambios allí donde el cambio es imposible.

lo

has

entendido

mal,

tenemos

que

salvar

En lugar de ello tenemos que sintonizarnos con la guía. La escucha interior simplifica la toma de decisiones. Todo lo que se puede concebir que ocurra en el tiempo y en el espacio ya está dado. Es muy sencillo. Por eso no cedemos a la tentación de intentar analizarlo en la forma.

Seguir al Espíritu Santo es un sendero de entregarse y ceder, lejos del pensamiento que se

resiste,

la idea voy a hacerlo a mi manera. Tenemos que seguir abriéndonos y entregándonos. Eso es e l desmantelamiento del ego. El ego va a estar peleando, dando patadas y chillando todo el tiempo, porque quiere estar al mando; pero el Espíritu dice: “no, suelta”.

de

lejos

Nunca se trata de lo que va a ocurrir en el futuro. Se trata de soltar la creencia en que podemos controlar el tiempo y el espacio. Todo consiste en escuchar y dejarse guiar a un estado mental, y

75

no a un resultado en particular. El Espíritu Santo ve que todos los resultados en la forma son lo mismo. No hay ninguna diferencia. Pero en términos de estado mental hay una gran diferencia entre el amor y el miedo, entre el propósito del Espíritu Santo y el propósito del ego. Hay una diferencia importante y la Guía apunta a esto: a enseñarnos discernimiento, a enseñarnos la diferencia entre mente recta y mente errada, entre el amor y el miedo.

La guía nos ayuda a permanecer felices, a seguir fluyendo. A veces parece que los intentos del ego de perturbar la guía del Espíritu Santo no van a tener fin. Pero son solo pensamientos. No tienen ningún poder de dictarnos nada. Tenemos que verlos como lo que son y no apoyarlos, no apoyar ningún miedo. ¡Ese es nuestro propósito! Si sencillamente escuchamos y nos dejamos guiar, avanzamos con gran facilidad. Si la mente entra en el miedo y se toma en serio ese miedo, el mundo va a reflejar esos pensamientos atemorizados. Por eso nos con- viene soltarlos.

Tiene que haber disposición a no apoyar al mundo, no sentir que tenemos que cambiar el mundo ni hacer de él un sitio mejor. Tenemos que prestar atención a la mente y a las sensaciones intuitivas; tenemos que empezar a utilizarlas como barómetro, como indicador. Eso es sintonizar con la guía. Los sentimientos son un excelente barómetro para saber si estamos o no sintonizados con el Espíritu. Así que practicamos con eso. Cada vez somos más capaces de desapegarnos de los resultados.

Cuando somos felices, el mundo entero es feliz. ¿No es una metafísica estupenda? ¿No sería cruel Dios si nosotros pudiéramos estar felices y sonrientes mientras otros estuvieran sufriendo y dolidos? ¿Quién ha montado eso? Eso no suena a un Dios muy bueno. Eso no tiene ningún sentido. Si el amor es real y el amor es todo lo que existe, entonces eso es estupendo. Se trata de abrirse a esa experiencia.

Entonces podemos soltar todas las ideas de dolor, sufrimiento, ser víctimas o sufrir abusos; empezamos a darnos cuenta de que todo eso es el pasado. ¿Quién no estaría contento de soltar eso? ¿Desde cuándo es agradable el dolor, el sufrimiento o el abuso? No lo es. Tenemos que soltarlo. Y ese es todo el mensaje. Tenemos que darnos permiso a nosotros mismos para soltar cualquier pensamiento, cualquier percepción que no sea la felicidad más profunda. No vale la pena entregar nuestra santa mente a semejantes tonterías, a semejantes pensamientos y creencias egoicos.

El principio metafísico que subyace es que todo es un invento y que tenemos que hacernos responsables de nuestro estado mental al cien por cien. La lección 136 dice que la enfermedad es una defensa contra la verdad. En esa lección, Jesús describe toda la dinámica de las defensas que utilizamos como pequeñas varitas mágicas. La mente inventa un escenario completo, síntomas y lo que sea, y se olvida de ello. Jesús incluso utiliza la expresión “la rapidez con la que te olvidas”. Luego, el ego proyecta la causa sobre algo del mundo. Es como si el dolor, la incomodidad o el síntoma tuvieran que venir de algo del mundo.

Tenemos que purificar los pensamientos. Purificar la mente. Purificar la consciencia. Esta enseñanza es práctica porque todo es un estado mental. Todo lo que pensamos, creemos, sentimos y percibimos está completamente conectado y basado en lo que pasa dentro. Al final tendremos la experiencia de que no hay dentro ni fuera. Ya no veremos el mundo “ahí fuera”. Empezaremos a darnos cuenta de que las ideas no abandonan su fuente, y de que el mundo está donde siempre ha estado: en la mente. Entonces el mundo es benigno. Entonces el mundo es un

76

mundo amigable. Si la mente es amigable y el mundo está en la mente, entonces el mundo es amigable. No es más que lógica divina común y corriente.

Por eso tenemos Un curso de milagros. Es una herramienta de entrenamiento mental para lleva rnos hacia den- tro, a ese estado mental. ¡Y funciona! ¡Esa es la buena noticia! Y nos regocijamos juntos. Nos reímos juntos. Juga- mos juntos. Todo es solamente attrezzo. Cuando vamos al teatro, lo que hay en el escenario es solo attrezzo, no es real. Ese attrezzo se puede utilizar de manera relajada como un decorado para el entrenamiento mental. Es para el entrenamiento mental. Forma parte del plan. No procede de la lucha ni de intentar hacer que ocurran las cosas. Es una manera agradable de vivir la vida. “Ah, eso está dado. Pues gracias”. ¿Puede ser así de simple? ¡Sí! Así funciona cuando nos entregamos. Además es divertido. ¡Está para ser divertido!

Cris había utilizado sus facultades solo para sí mismo, pero cuando Liz se une a él, él se abre al propósito de servir al bien común. Cuando nos unimos en propósito con nuestro hermano, nos unimos al Espíritu Santo, y vamos a experimentar milagros que van a colapsar el tiempo. Jesús nos dice en el Manual del maestro que ni siquiera podemos elegir la forma del plan de estudios, lo cual es un motivo para relajarse: todo está ya organizado. Todo lo que podemos hacer es estar dispuestos a abrirnos y seguir el plan. Y ya es demasiado tarde para pelear contra él. Ya hemos invitado a entrar al Espíritu Santo y es inútil resistirse.

Cris se aferraba a su resentimiento por haber sido sometido a experimentos, sondeado y abusado por los demás. A causa de esta creencia tenía miedo a decir sí a lo que traería bendiciones más allá de sí mismo. Si creemos que todos los demás son distintos de nosotros, no vamos a comprender el propósito compartido. Todo lo que hacemos con el Espíritu Santo es para todo el mundo. Cada milagro que compartimos bendice a todo el universo.

El Espíritu Santo utiliza todos los guiones y toda nuestra disposición para llevarnos a ese estado de completitud al que no se le puede añadir ni quitar nada. De esto trata el propósito superior. El FBI va a rodearlo, porque Callie quiere utilizar la colaboración de Cris para impedir una explosión nuclear. Este es un propósito superior, pero aún tiene elementos de afán de proteger. Ella quiere proteger a la gente del sur de California. Y ha intentado coaccionarlo. Le ha dicho que, si no lo hace, van a meterlo en la cárcel.

El plan del Espíritu Santo es que lleguemos a un estado de inocencia y de paz perfectas, un estado sin ningún componente del ego. Aunque nosotros no sabemos lo que más nos conviene, el Espíritu Santo sí lo sabe. Hay un propósito en la mente que responde a cualquier situación concebible. Y esta respuesta está más allá de toda hipótesis. De hecho, esta respuesta, este propósito, nos muestra que todas las situaciones hipotéticas son la misma. Pero esto es una enseñanza muy elevada.

Con lo que sí sabemos relacionarnos es con ser guiados. Así, cuando parece que hacemos fren te a una elec- ción difícil entre dos alternativas, el Espíritu Santo nos ofrecerá la más útil; hasta que por fin nos demos cuenta de que todas ellas son lo mismo, de que no hay elecciones entre ilusiones.

77

Escena: Cris sale del motel y salta por un acantilado en la montaña. Le ha pedido a Liz que lan ce su vehículo por el acantilado cuando él salte, que va a volcar un depósito de agua que, a su vez, empujará un viejo vagón de cola de un tren y muchos troncos grandes. Cris usa su facultad

psíquica para esquivar lo que cae por la pendiente. Al llegar abajo, Callie lo está esperando. Está

a punto de ser aplastada por todo lo que cae, le pide ayuda y él se la da. Los agentes del FBI lo capturan y se lo llevan a sus instalaciones.

El Espíritu Santo nunca ordena y nunca exige. Los dos personajes aún reflejan un miedo interior que dicta sus actos. Los dos intentan ser útiles según lo que ellos creen que es útil. Y sin embargo, solo el Espíritu Santo sabe qué es lo verdaderamente útil, y eso es soltar todos los escenarios por haber reconocido que todos son lo mismo.

Escena: Cris está en las instalaciones del FBI, enganchado contra su voluntad a una maquinari a, y lo obligan a ver informativos de televisión para encontrar información sobre los terroristas y la bomba atómica. Por medio de su capacidad de ver el futuro, ve que los terroristas han capturado a Liz. Ella está en un aparcamiento en la azotea de un edificio, atada a una silla de ruedas y con una bomba alrededor del pecho. Él la ve estallar.

Cuando Cris ve estallar a su amiga, en lugar de unirse con Callie y compartir lo que sabe, le dice:

“tienes que sacarme de aquí”. Quiere manejarlo todo él solo, no quiere que el FBI utilice sus dotes psíquicas. La agente aún tiene miedo de que mueran ocho millones de personas. Vamos a ver a estos dos jugar al ratón y al gato sobre quién tiene más capacidad de detener a los terroristas.

Escena: Cris escapa del edificio del FBI con los agentes persiguiéndolo de cerca. Va a la azote

a donde, en su visión, han matado a Liz. Callie llega a la azotea y Cris le cuenta la visión que ha tenido de una explosión que mata a Liz. Callie le dice que eso aún no ha ocurrido y lo convence para que trabaje con ella.

Ya vemos símbolos de colaboración, vemos el principio de la relación santa entre Cris y Callie. Después de todo el miedo por el que han pasado, llegan a un punto en el que ven que es mejor colaborar. Esto pasa con todas las relaciones humanas. Podemos ser capaces de tolerar dolor y sufrimiento, pero eso tiene un límite. No importa de quién tengamos las quejas, soltarlas y colaborar con esa persona es mejor que intentar actuar en su contra ni a pesar de ella.

Cuando Cris lee el futuro también está leyendo el pasado. Por eso nos enseña Un curso de mila gros que el guión ya está escrito. Todas las escenas y situaciones de este mundo han ocurrido ya, incluida aquella en la que parecemos estar ahora. Esta es solo una escena del pasado. Pero la estamos viendo como si estuviese ocurriendo ahora mismo. El ego divide el pasado en pasado- pasado, futuro-pasado y ahora-pasado. Ahora mismo estamos observando el ahora-pasado.

El Espíritu Santo utiliza el pasado para que aprendamos a unirnos y colaborar. Nos lleva a un propósito más profundo y superior en el que, antes de verlo desaparecer, vemos que todo es pasado. Pero tenemos que aprender que no podemos elegir entre escenarios distintos. Como

78

personas, creemos que elegimos estar donde estamos ahora, y podemos incluso tener planes para más tarde. Todo forma parte del truco. Es el ego con todas sus diferentes situaciones hipotéticas.

Lo que ocurrirá en el futuro ya ha ocurrido. Todo lo que se puede hacer es perdonarlo y mirarlo junto al Espíritu Santo. Así el mundo desaparecerá, regresaremos al Cielo y seremos felices. El Cielo es nuestro hogar natural. Este mundo de situaciones hipotéticas no es nuestro hogar. Nunca hemos encontrado felicidad duradera en este mundo.

Tampoco vamos a alcanzar el Cielo muriendo. Algunos creen que cuando mueran irán al Cielo. Pero al Cielo no se llega por medio de la muerte. Se llega por medio del perdón, por medio de la

la

mente. Ahora vemos por qué es tan importante Un curso de milagros. Nunca vamos a escapar de este mundo por medio del ego. El ego quiere que siempre nos reencarnemos en este mundo y nunca encontremos el Amor de Dios. Sin embargo, cuando aprendamos a decidir con el Espíritu Santo y colaborar, encontraremos el escape por medio del perdón.

resurrección

de

Ahora vemos colaborar a Cris y Callie. Es colaboración intuitiva. Incluso Callie cree en las facultades de Cris. Dice a sus agentes que simplemente se dejen guiar por él, que olviden la información de inteligencia que han recogido, que se olviden de todo y se dejen guiar por él. Eso

es

Espíritu

Santo: soltar todo lo que hemos aprendido en el pasado y aprender a seguir solo la guía del Es

píritu Santo, sin dejarnos engañar por el ego. Así es como despertamos.

lo

que

tenemos

que

hacer

con

el

Escena: Cris utiliza sus facultades psíquicas con gran precisión para guiar a los agentes del FB I en la búsqueda de los terroristas. Se divide mentalmente en todas las direcciones para buscar a Liz en el almacén abandonado.

Cris dice: “busquen en esta planta, yo buscaré en el resto”, porque va a registrar mentalmente el resto del almacén. Va a comprobar, utilizando el poder mental, todos los sitios donde potencialmente podría estar Liz. Los agentes del FBI apenas pueden creerlo, pues creen que haría falta todo un equipo para hacer lo que él va a hacer mentalmente.

Esta película es una analogía que nos muestra la aceleración que se produce en el despertar espiritual. El Espíritu Santo sigue estrechando nuestras alternativas potenciales a favor de las ilusiones y nos ayuda a centrarnos en la corrección de una manera muy rápida. Cada milagro que experimentamos con el Espíritu Santo ahorra en términos humanos miles de años. Por eso es importante sintonizar con el Espíritu Santo. Nos va a conducir a la corrección inevitable, de regreso al Reino de los Cielos.

La escena que muestra a Cris en muchos sitios a la vez trata de la superposición. La superposición significa sencillamente que hay todo tipo de opciones. Lo que parece que vemos ante nuestros ojos es la selección de opciones que creemos posibles, basándonos en lo que preferimos que ocurra. El mundo no está fuera de la mente. El único motivo de que parezca que leemos un libro desde dentro de un cuerpo, desde detrás de los

79

glo- bos oculares, es que creemos que eso es posible. Pero el Espíritu Santo va a mostrarnos q ue eso no es posible. Este es solo uno de los escenarios de todo el campo cuántico y creemos estar en él. Pero no lo estamos.

Escena: Liz ha sido rescatada y los terroristas han muerto. Cuando Cris y el FBI descubren que la bomba atómica no está donde esperaban, Callie lleva a Cris a un dispositivo de seguimiento diseñado para ayudarles a localizar la bomba. Con la mirada fija en el monitor, Cris dice: “algo ha salido mal. Me he equivocado. Va a ocurrir. Ahora”. La bomba esta- lla. Todo se hace pedazos y la pantalla se pone negra. Vemos a Cris de vuelta en la habitación del motel. Abre los ojos y mira al techo.

Aquí estamos de vuelta a esta escena crucial. Aquí está la clave de la curación. Toda la segunda mitad de la película era hipotética. Si estabas teniendo cualquier reacción a cualquier parte de la segunda mitad de la película, estabas reaccionando a una situación hipotética. Y ahora vemos a Cris de vuelta en un punto donde tiene otra alternativa: la alternativa de colaborar, la alternativa de unirse, la alternativa de dar de lado al miedo y escuchar solo al Espíritu Santo. De manera que toda esa situación no tenía realidad ni existencia, y en eso consiste todo este mundo: en situaciones hipotéticas que se representan sobre la base del miedo. Ningún ser humano vive nin- guna vida real, todo son situaciones hipotéticas en la mente. Y la meta es aprender a perdonarlo todo, sin excepciones. Ahora vamos a ver adónde va Cris a partir de este momento. ¿Elegirá colaborar con el FBI?

Escena: En la habitación del motel donde Liz está tendida a su lado, Cris se levanta, llama a C allie y le dice que está dispuesto a colaborar con ella. Le dice a Liz que él tiene que hacer algo. Le dice: “ya no puedo demorarlo más. Puede ser una semana o un mes; si tú puedes esperar, yo te encontraré”. Cris sale y Callie llega a recogerlo. “¿Listo?”, pregunta ella. “Sí”, dice Cris. Suben al automóvil y acaba la película.

Esta película es profunda. Entra a fondo en nuestras suposiciones sobre el tiempo y sobre las relaciones. En esta película se puede ver que en lugar de planear el futuro basándonos en el pasado, en nuestros deseos, en nuestras preferencias, en la clase de vida que creemos que nos conviene en el futuro, hay otra manera. El Espíritu Santo está diciendo: “¿estás listo? ¿Estás listo para un viaje nuevo y diferente del pasado? ¿Estás listo para ayudar en el plan del despertar? ¿Estás listo para permitir que todas tus habilidades, capacidades y recursos se utilicen con un único propósito: la resurrección de la mente? ¿Estás listo para llegar a conocerte a ti mismo tal como eres de verdad, tal como Dios te creó?”. Esta película muestra un ejemplo de cómo se representan situaciones hipotéticas temibles cuando nos resistimos a la llamada a unirnos. Todas son caminos vacíos que no conducen a ninguna parte.

Al final de esos caminos simplemente parece que morimos y volvemos a empezar en otro escenario. Y los escenarios siguen uno tras otro hasta que decidimos que estamos listos para despertar al perdón. No se escapa de este mundo por medio de la muerte. A veces la gente se suicida creyendo que van a encontrar una salida. Eso no funciona. Volvemos a otro escenario con otra pesadilla, porque todos los escenarios se basan en el miedo. Por eso tenemos que volver a representar otra vez esa situación.

80

La explosión nuclear en Los Ángeles era solo otra situación temible, otro escenario hipotético. Cuando aprendamos a seguir al Espíritu Santo tendremos un sueño feliz. Esto está ocurriendo ya. Cuando aprendamos a per- donar completamente, va a haber tanta alegría que vamos a pensar que apenas podemos quedarnos en la tierra, que apenas podemos quedarnos en el cuerpo. Veremos que no podemos ser culpables de esas situaciones por- que todas son inventos del ego y nosotros no somos el ego. Somos Espíritu. Y este mundo nunca ha sido nuestro hogar. Si permitimos que el Espíritu Santo sea el propósito de nuestro soñar, podremos soñar un mundo diferente.

81

Capítulo 12: SOY RESPONSABLE DE MI MANERA DE VER

Los físicos cuánticos dicen que todo el campo cuántico es energía en la que todo está absolutamente unificado. El Curso habla de ello como del mundo perdonado. La física cuántica nos muestra que la antigua manera de pensar en términos de personas, situaciones y sitios no

lineales. No

podemos pensar separados de la Verdad y ser felices, porque somos el campo cuántico. Todo está completamente conectado. La presencia callada solo es la presencia callada. No está asociada a personas, lugares ni objetos. Es lo que es. No podemos prepararnos para ella sin ponerla en el futuro. Para traer a la consciencia el Instante Santo solo hay que desearlo. Entonces

sirve.

No

podemos

pensar

en

términos

entramos en esta maravillosa y profunda presencia callada que no depende de las circunstancias. No importa si parece que el cuerpo está en un castillo, en un colegio o en un convento, si está en Eu- ropa, en Japón o en América. No depende de las circunstancias, porque todas esas cosas son solo asuntos hipotéticos.

Los asuntos hipotéticos son esencialmente preguntas, y todas las preguntas son del ego; no hay preguntas en el campo cuántico. Todas las preguntas proceden de la creencia en que podemos estar separados del Todo. En nuestro estado mental natural no hay preguntas. No hay nada que

evitar.

arreglar,

Podemos sencillamente descansar contentos. Ahora. ¡Qué felicidad darse cuenta de que no ha

y Europa, ni Japón ni América!

preparar,

cambiar

ni

Solo la mente que ha perdido el contacto con el campo cuántico —y se ha engañado con la creencia en que realmente existen las personas, los sitios y las situaciones— puede sentir culpabilidad. Hay cierto tipo de responsabilidad asociada con eso. El Curso dice: ” Soy responsable de lo que veo. Elijo los sentimientos que experimento y decido el objetivo que quiero alcanzar. Y todo lo que parece sucederme yo mismo lo he pedido, y se me concede tal como lo pedí” T-21.II.2. Algunos malinterpretan la primera frase “Soy responsable de lo que veo”, en el sentido de que somos responsables de los niños famélicos, de las guerras y de toda la destrucción en la historia del universo. Pero no somos responsables del mundo. No somos responsables de los errores de una percepción falsa y fragmentada.

La manera correcta de interpretar la frase es que somos responsables de nuestra manera de ve

r el mundo. Somos responsables de aceptar la corrección, somos responsables de ver el mundo

con el Espíritu Santo. Eso es lo único de lo que podemos ser responsables. ¿Y de los niños famélicos? No. ¿Y del conflicto entre científicos y creyentes? No. ¿Y de nuestra familia? No, no

somos responsables de nuestra familia. ¿Y de nuestra casa? Tampoco, no somos responsables de nuestra casa. ¿Y de la salud de nuestros cuerpos? Tampoco. Solo somos responsables de ver el mundo de la manera en que el Espíritu Santo ve el mundo. Esa es la única responsabilidad que alguna vez podremos aceptar por completo. Cada vez que intentamos tomar la responsabilidad de cualquier otra cosa, hemos puesto nuestra responsabilidad en el sitio equivocado: hemos elegido la culpabilidad. De lo que realmente se trata es de permanecer alineados con el Espíritu, de permanecer en sintonía.

82

Capítulo 13: X-MEN: DÍAS DEL FUTURO PASADO

Temas clave

•Curar odios ancestrales •Soltar el control

Sinopsis de la película

Los X-Men son mutantes, una subespecie de humanos nacidos con capacidades sobrehumanas, que luchan por la paz y la igualdad entre los humanos corrientes y los mutantes, en un mundo donde la intolerancia contra los mutantes es encarnizada y está muy extendida. Los dirige el profesor Charles Xavier, un poderoso telépata mutante que puede leer y controlar las mentes. El archienemigo de Charles es Erik Lehnsherr (Magneto), un pode- roso mutante que tiene la capacidad de generar y controlar campos magnéticos. Charles y Erik tienen posturas contrapuestas sobre las relaciones entre mutantes y humanos. Mientras que Charles busca la paz y el entendimiento entre ellos, Erik ve a los humanos como una amenaza, y cree en un enfoque agresivo en contra de esa amenaza, aunque de vez en cuando ha trabajado junto a los X-Men.

En el año 1973, se pone en marcha el programa de los Centinelas, robots creados con el objetivo de matar mutantes. El programa Centinela fue concebido originalmente por el Dr. Bolivar Trask, que era uno de los principales diseñadores de armas a principios de los años setenta. Había empezado experimentando de manera encubierta con mutantes, utilizando sus dones para alimentar sus investigaciones. Una mutante descubrió lo que es- taba haciendo. Esta mutante tenía la capacidad de transformarse en cualquier persona. Se llamaba Raven (Mís- tica). Le siguió el rastro a Trask por todo el mundo, y lo encontró y lo mató en las conversaciones de paz de París de 1973. Matar a Trask, sin embargo, no tuvo el resultado que ella esperaba: solo sirvió para convencer al gobierno de los Estados Unidos de que el programa de Trask era necesario. Capturaron a Mística, la torturaron y experimentaron con ella. Descubrieron en su ADN los secretos de su capacidad de transformarse, lo cual les dio las claves que necesitaban para crear Centinelas que pudiesen adaptarse a cualquier poder de los mutantes. Durante los cincuenta años siguientes, los Centinelas mataron a multitud de mutantes y también a los humanos que intentaron protegerlos. Pero todo empezó aquel día de 1973 en que Mística mató a Trask. Ese fue también el día en que empezó a ser conocida como Mística.

Envían al año 1973 a Logan (Lobezno), uno de los X-Men. Su misión concreta es establecer la armonía entre Charles y Erik, que en esa época son archienemigos. La cooperación entre ellos es crucial para impedir que la mutante Raven (Mística) mate al Dr. Trask, lo cual va a tener un efecto dominó que resultará en décadas de guerra.

Aparentemente, la misión de Logan, Charles y Erik es salvar el mundo. Sin embargo su misión real es el trabajo interior más profundo de soltar el control y llegar a la experiencia del Perdón Verdadero.

83

Introducción

Esta película ilustra un viaje espiritual que implica retroceder en el tiempo. El Propósito del viaje es encontrar el rencor esencial y permitir que se cure. Cuando el rencor se cura con Perdón, todas las situaciones futuras de conflicto y destrucción se curan también. No es que se las haya impedido en el tiempo, sino que llegamos a dar- nos cuenta de que no existió ninguna época en

la que pudieran existir. En el Sueño Feliz todo se resuelve. Se vuelve armonioso y luego

desaparece.

Lobezno es el agente suficientemente fuerte para retroceder en el tiempo y poner en marcha la misión del perdón. También podemos pensar en nosotros mismos de esta manera. Podemos pensar que nuestro yo del futuro, nuestro Ser superior, lo está orquestando todo para el despertar. Solo que nosotros lo percibimos en el tiempo, donde percibimos que estamos. Viene mucho amor

y mucha compasión del Ser superior, del yo del futuro.

Los mutantes arrancan desde un punto de partida estupendo: acabar esta guerra antes incluso

de

empiece. Podemos adaptar esas palabras para que digan: acabar con este mundo antes inclus

o de que empiece. Jesús despertó y dijo: “Antes de que Abraham naciese, era yo” T-

que

3.III.6. De esto es de lo que trata Un curso de milagros: de acabar con este mundo antes inclus

o de que empiece. Volver al Yo Soy de antes de que el mundo fuese.

Hemos sido engañados para que creamos que el momento presente se encuentra entre el pasado

y el futuro. Cuando teníamos clases de historia, el profesor dibujaba una línea con un punto en el medio que era ahora, entre el pasado y el futuro. Pero ¿y si el pasado y el futuro son lo mismo? ¿Y si el ahora no está encajado entre ellos? ¿Y si nos han engañado sobre el momento presente? ¿Y si el momento presente es antes de que hubiera tiempo?

Leímos El poder del ahora y luchamos por estar en el ahora, pero a lo mejor el ahora no está do nde creíamos. A lo mejor está en un sitio completamente distinto. ¡Esto es profundo! ¿Y si podemos acabar la guerra viendo que nunca empezó? ¿Y si podemos acabar con el mundo y el cosmos viendo que nunca existieron? ¿Y si pudiéramos reconocer que en realidad somos una creación eterna que nunca ha estado limitada por el tiempo, ni el espacio

ni

las formas? Hemos tenido amnesia. Nos hemos olvidado del Yo Soy, que es todo lo que hay

y

todo lo que habrá. Nos hemos visto atrapados en un mundo en el que hay un poder que nos

controla.

Esta película está diciendo que tenemos que profundizar tanto que transcendamos el tiempo y el espacio; tenemos que Perdonar la creencia en que puedan siquiera existir. Este Perdón incluso hace imposible la idea de un resentimiento esencial. La inocencia permanece como la única Realidad y vemos que nunca hubo posibilidad de control.

84

Comentarios de la película por David

Escena: Mística, que aparece con la forma de un coronel, congela violentamente a una docena de mutantes que eran prisioneros del ejército. Los pone en un avión de escape pero no se une a ellos porque dice: “mi guerra no ha terminado, el enemigo aún está ahí fuera”.

Esta frase: “mi guerra no ha terminado, el enemigo aún está ahí fuera” es significativa. Mientras tomemos partido, mientras creamos que en el mundo de la forma hay un conflicto entre los mutantes y los humanos, o de este país contra ese país, o de esta cultura contra esa cultura o de esta persona contra esa persona, no vamos a saber dónde está la guerra. No hay guerras en este mundo. La única guerra es una guerra contra nuestro Ser, debida a nuestra creencia en el ego. Utilizamos los símbolos de este mundo para demostrar que no somos nuestro Ser Cristo, y estamos decididos a tener éxito.

La Lección 139 del Libro de ejercicios dice: “Tú eres tú mismo. De esto no hay duda. Sin embargo, lo dudas”. Todo el cosmos espacio-temporal lineal se basa en dudar de uno mismo, en no saber quiénes somos. Se basa en intentar inventarse otro yo, distinto del que Dios creó, y en intentar asegurarnos que conseguimos ser pequeños e insignificantes. De hecho, la mente que duerme intentando soñar un mundo separado del Cielo, tiene tanto interés en tener razón que parece que no paramos de cambiar de un sueño a otro. A eso le llamamos encarnaciones.

Cada encarnación es un intento de demostrar que tenemos razón sobre nuestras pequeñas identidades. Cada segundo de cada día es un no, no, no a Dios. Eso es todo lo que son todos los tic-tac, tic-

tac,

tac de todos los relojes: no, no, no. No estoy íntegro, no estoy completo, no soy Cristo, no soy p

erfecto. No, no, no. Y el sería aceptar la Verdad: soy tal como Tú me creaste, no puedo tener razón sobre mi identidad en este mundo porque no existe, no tiene ninguna realidad y nunca va a tenerla.

tic-

Vamos a seguir experimentando conflictos mientras veamos a gente que está fuera de nosotros. Le echamos la culpa al otro, pero el asesino no está en el campo de batalla de la forma. El asesino es la creencia en el ego, que patrocina la creencia en la separación, toda la pseudo-identidad espacio-temporal, todo el sueño. Cuando creemos que el ego es verdadero, creemos que Dios no existe. No podemos agarrarnos a los dos a la vez, no puede haber amor eterno y ego a la vez.

Si creemos en el ego, creemos en un deseo de muerte. Es un autoengaño de una magnitud que ni siquiera podemos imaginar. Olvidar que somos el Cristo y creer que somos un ser humano es un error de un tamaño in- menso. No es real, pero, mientras creamos que lo es, vamos a permanecer en un sueño autoinducido y experimentar un drama autoinfligido. Esta película expone la necesidad de encontrar al asesino interno, al controlador interno, al mal-creador interno. Hace falta que busquemos las respuestas dentro, tenemos que ir adentro y descubrir el poder real que Dios nos dio.

85

Hay que dejar al descubierto a ese asesino interno, esa falsa identidad. De forma que cada vez que nos enfadamos con un hermano o una hermana en este mundo, el Espíritu nos pide que

volvamos a mirar, y nos recuerda que nunca odiamos a nuestro hermano por sus pecados sino solo por los nuestros propios. Siempre se reduce a ese error de identificación. Toda la ira, el odio

y la rabia brotan de nuestra elección de ser pequeños.

Escena: Se ha enviado a la consciencia de Lobezno de vuelta a 1973, a una versión más joven de sí mismo. Cuando llega a la mansión X a hablar con Xavier, Hank McCoy, un mutante que vive con Xavier, no quiere dejarlo entrar. Lobezno le da un puñetazo a Hank y le dice: “tú y yo vamos a ser buenos amigos en el futuro, solo que tú aún no lo sabes”. Cuando Xavier aparece le dice a Lobezno que se vaya. Lobezno explica que lo envía el Xavier del futuro; y, para convencerlo de que dice la verdad, le cuenta detalles íntimos de su vida que Xavier nunca ha contado a nadie. Lobezno dice que necesita la ayuda de Xavier para encontrar a Raven, y que también van a necesitar la ayuda de Erik (Magneto). Xavier se niega al principio, pero finalmente está de acuerdo con tal de poder ayudar a Raven. Xavier aún cree que Erik es un malvado incapaz de cambiar. Lobezno le dice que Xavier y Erik juntos son quienes lo han enviado de vuelta al pasado. Erik (Magneto) está prisionero en el sótano del Pentágono y buscan al mutante Peter Maximoff para que los ayude a liberarlo.

Ser enviado de vuelta en el tiempo para facilitar la curación de la relación entre dos archienemigos es abrumador. En el caso de Lobezno, parece una tarea casi imposible, por el gran odio que existe entre Xavier y Magneto, pero él está muy centrado en su Propósito. Se da cuenta de que hay un plan superior y de que él está ahí para dar lo mejor de sí mismo.

Xavier y Magneto han sido convocados para salvar al mundo en una misión conjunta de perdón. Puede haber tanta ira y tanta animosidad entre los archienemigos que parezca imposible encontrar el perdón. Sin embargo, nuestros enemigos son de hecho nuestros salvadores, están ahí para ayudarnos a sanar nuestra percepción del mundo. Para ver un mundo unificado necesitamos ver unificado a nuestro Ser. No importa lo personal que parezca todo, ni cuánto odio

y animosidad parezca haber: ése es el plan superior.

Aunque al principio no lo experimentemos, en un nivel profundo sabemos que nuestros enemigos son lo mismo que nosotros. Son, de hecho, nuestros queridos amigos. En el futuro nos vamos a

reír juntos de las situaciones pasadas, maravillados de la alegría de estar juntos y sentir un amor

y una conexión tan profundos.

En eso está ahora la raza humana. En realidad somos un único Ser, pero actuamos como si no

lo fuéramos. Actuamos como si cada uno fuese distinto y separado, haciendo todo tipo de juicios.

de

fingir. El Cristo en la mente está diciendo: puedes despertar. Puedes parar esta pantomima en e

Todo

es

un

juego

l instante que quieras. No es una cuestión de tiempo, solo tienes que querer pararla.

Este deseo de despertar es lo que nos lleva a mirar en la mente y preguntarnos: ¿hay ahora mi smo alguien en mi vida a quien no quiero ver o con quien no quiero hablar? ¡Esa gente que esta mos evitando está ahí precisamente para que despertemos!

86

Nuestro Ser superior nos envía a descubrir el amor en nuestras condiciones actuales. Hay mucho amor por debajo de todo el odio. “El más santo de todos los lugares de la tierra es aquel donde un viejo odio se ha convertido en un amor presente” T-26.IX.6.

Esta película trata de percibir la destrucción y el conflicto, y darse cuenta de que, para encontrar la solución, hay que ir mucho más profundo. No va a ser una solución de “los buenos derrotan a los malos”. Va a ser ir hacia dentro de la consciencia, más allá de la proyección espacio-temporal, hacia donde quiera que haya una ruptura, o un resentimiento, en la mente. Jesús nos dice:

“contemplarás aquello que sientas en tu interior” E-189.5. Si es odio, veremos un mundo de odio, y si es amor, veremos un mundo de amor. Tenemos que ir al núcleo.

Jesús también nos dice que es “crucial que observes tu odio y te des cuenta de su magnitud” T- 13.III.1. No hace falta asustarse cuando empieza a salir nuestro odio, cuando nos agitamos y temblamos, cuando parece que el que alguien conociera nuestros horribles sentimientos nos aplastaría. Tenemos que permitir que salgan nuestros sentimientos, para poder movernos más allá de ellos. Encontraremos compañeros poderosos a nuestro alrededor, y llevamos dentro la fuerza de Dios y del Espíritu Santo. Es inevitable que transcendamos el odio. Por eso no podemos retroceder.

Eso es lo que los mutantes, incluso Lobezno, tienen que aprender ya. Cuando volvió a una

situación de antagonismo desde un futuro lamentable, oímos la canción de Roberta Flack “The

First

Face” [La primera vez que vi tu cara]. Era un recordatorio para que Lobezno volviese a la Inoce ncia y la Verdad, a la visión de Cristo que está más allá de las apariencias.

Your

Time

Ever

I

Saw

Esta película es una gran reforma de la mente. En lugar de intentar buscar soluciones en la

superficie

la consciencia, en la forma, nos damos cuenta de que: voy a tener que ir mucho más profundo. Para encontrar la solu- ción, voy a tener que ir, de hecho, hasta antes de que el tiempo existiera.

de

Escena: Lobezno, Xavier, Hank McCoy y Peter Maximoff van a Washington, DC, donde Magnet

o está un una pri- sión de máxima seguridad en las profundidades del Pentágono. Peter Maximoff

utiliza sus poderes de mutante de una manera en la que parece reorganizar el tiempo y el espacio para facilitarle a Magneto una magistral fuga de la cárcel.

Jesús dice en Un curso de milagros que, si te permites a ti mismo obrar milagros, él hará los arr eglos necesarios para que el tiempo y el espacio se ajusten al milagro. Uno podría preguntarse qué aspecto tienen los arreglos necesarios para que el tiempo y el espacio se ajusten. Hollywood nos ofrece un ejemplo en la pantalla cuando Peter Maximoff se convierte en un obrador de milagros y resuelve la situación desviando las balas de sus blancos.

Escena: Lobezno, Xavier, Magneto y Hank McCoy suben a un avión privado que viaja a París e

n un intento de evitar que Mística mate a Trask. Al poco de subir al avión, Xavier y Magneto

87

empiezan a permitir que sus sentimientos de odio mutuo y de abandono del uno por el otro salgan a la superficie. Al hacerlo parece que la integridad estructural del avión se ve amenazada y todo se vuelve inestable.

Un profundo odio subyacente y sentimientos de abandono salen a relucir entre Xavier y Magneto. Aunque son amigos en el futuro, ahora son archienemigos que se desprecian entre sí. Ambos han tenido relaciones con la misma mujer, Mística, y ambos están percibiendo mal. Un conflicto es una percepción equivocada de quienes somos, proyectada sobre personajes del mundo. Parece como si estuviéramos batallando unos contra otros, cuando en realidad la mente está en una guerra consigo misma en la que cree en el ego, cree en el tiempo y en el espacio, y proyecta el conflicto sobre las relaciones interpersonales.

De hecho, nunca jamás hemos tenido ningún conflicto interpersonal con nadie. La creencia en que sí, es un truco enorme para mantenernos dormidos y soñando, proyectando nuestro odio contra nosotros mismos por haber fabricado un yo separado de Dios e intentar existir separados del Cielo. Eso es mucho odio. Lo proyectamos sobre ciertos personajes y creemos que tenemos enemigos. Esos enemigos pueden tomar la forma de autoridades, miembros de la familia o cualquiera de quien tengamos quejas. Pero solo son reflejos del odio dentro de la mente, que se proyecta fuera, como vemos en esta escena. Ahora que están en el mismo sitio, Xavier y Mag- neto están dejando que parte de su rabia salga a la superficie. Antes Xavier había dicho:

“odio la violencia”, pero cuando se abre la puerta del ascensor le pega un puñetazo, como si no se diera cuenta en absoluto de esa rabia.

Escena: Xavier y Magneto se tranquilizan después de haberse dicho el uno al otro todo lo que t enían que decir. Se restablece la estabilidad del avión y Magneto invita a Xavier a jugar una partida de ajedrez. Empiezan a comunicarse sinceramente sobre cómo han ido sus vidas en los últimos diez años. Parece que están de acuerdo en que tienen que parar a Mística antes de que mate a Trask. Magneto se disculpa con Xavier por todo lo que ha ocurrido entre ellos.

El odio proyectado entre los dos está empezando a suavizarse, porque ambos están sintiendo que se estaban percibiendo mal el uno al otro y que está ocurriendo algo más grande y más importante. Esto apunta al panorama general. Nuestro propósito es aún más profundo que

un

cambiar la historia:

punto anterior a la historia. Para despertar del sueño tenemos que volver al estado Yo Soy, que es anterior al tiempo. Pero en esta fase inicial, Xavier y Magneto se han abierto a dejar de proyectar su odio el uno sobre el otro.

nuestro

propósito

es

volver

a

Mística lucha a favor de los mutantes para intentar protegerlos. Intenta matar a Trask porque cree que eso va a ser útil para los mutantes. Lo que subyace a todas las guerras es la proyección del auto-odio, aunque parezcan ser otra cosa: proteger a un país, expulsar a un dictador, defenderse de Hitler, de Mussolini, de Osama bin Laden o de lo que sea. Una vez le preguntaron a Gandhi si existía el diablo y él respondió que, si el diablo existe, corre por nuestros propios corazones. No hay ningún diablo externo.

Tenemos que ver que el asesino —el ego— está dentro, y que está proyectando fuera todo el cosmos. Mientras sigamos mordiendo el cebo y mantengamos al ego oculto de la consciencia,

88

creeremos que nuestros “enemigos” son exteriores. Y creeremos que hay que abatir a ciertos enemigos. Eso es lo que cree Mística. Ella es la representación de la creencia en que existe un enemigo externo que hay que destruir.

Ahora Xavier y Magneto están empezando a dejar a un lado su antiguo odio. Se están dando cuenta de que, para poner fin a la guerra futura, tienen que colaborar y unirse en un nivel mucho más profundo. Están empezando a comprender todo el contexto de la guerra proyectada. Ven que el único camino hacia adelante es per- donar desde el corazón, soltar el control y soltar la idea de que existe un enemigo externo.

Esta película nos muestra con toda claridad cuál es nuestra tarea: perdonarnos a nosotros mismos por haber creído que podíamos separarnos de Dios y fabricar un mundo completamente irreal, un mundo sin el menor parecido con el Cielo. Tenemos que perdonar toda esa creencia, y eso significa volver al “estado de Yo Soy” ante- rior a la existencia del tiempo. Esa es la única manera de sanarla.

Conocemos la historia de Jesús y el apóstol Judas. Cuando la ira surgió en Judas, Jesús no la percibió como algo real: no era posible traicionarlo porque él no creía en la traición. Tal como él lo dice en el Curso: “El mensaje de la crucifixión es inequívoco: enseña solamente amor, pues eso es lo que eres” T-6.I.13. No hubo ninguna traición, ninguna víctima, ni siquiera ningún dolor. Desde su percepción, que ya estaba sanada, él podía ver la situa- ción como un todo y estar en ese estado Yo Soy anterior al tiempo del que estamos habla ndo, un estado de puro Amor divino e inocencia.

Vemos representar el tema de la traición en muchas películas, incluida Hermano sol, hermana l una, que trata de la comunidad franciscana. Paulo vivía en Asís y estaba siempre en contra de San Francisco y su grupo hasta que, en un momento dramático, le dice a los guardias del Papa:

“estoy con ellos”. La escena transmite de una bella manera su darse cuenta de que era uno con sus hermanos. No hay ninguna traición, nadie se vuelve malo. Solo son oportunidades de perdonar al asesino interior, al deseo de muerte interior. La trampa es intentar descu- brir quiénes son los buenos y quiénes son los malos para tomar partido.

Escena: Lobezno, Xavier, Magneto y Hank McCoy encuentran a Mística cuando está a punto d e atacar al Dr. Trask durante los acuerdos de paz de París. Como esto resulta en una lucha, se desencadena un recuerdo traumático de Lobezno, que lo deja completamente inútil para la misión por el momento. Magneto, que había estado colaborando, de repente hace su propio plan, convencido de que la única manera de parar a Mística es matarla. Hank da un manotazo a la pistola en la mano de Magneto, pero la pistola se dispara y Magneto, que tiene el poder de controlar el metal, dirige la bala hacia Mística, que ha saltado por una ventana. La bala le da en una pierna. Magneto persigue a Mística con la intención de matarla. En la calle, donde se ha reunido una muchedumbre por los acuerdos de paz, se desata el caos. Abajo, entre la multitud, Hank intenta impedir que Magneto mate a Mística.

Aquí vemos a Lobezno deslizarse en recuerdos de malos tratos y torturas sufridos. Estos recuerdos pueden justificar la rabia. Cuando surge la cólera, podemos perder la consciencia del perdón. Aunque hayamos tenido muchos años de intensa práctica espiritual, pueden salir por la

89

ventana cuando estamos rabiosos. Tenemos a alguien enfrente y decimos: “¡cómo te atreves! ¡Cómo te atreves!”. Podemos olvidarnos de nuestra práctica, no importa los años de entrenamiento mental que hayamos tenido con Jesús, Buda, Krishna, o Ramana Maharshi.

Esto es lo que le está pasando a Lobezno: está perdiendo de vista el contexto de su misión aunque fue enviado para aportar el contexto del perdón. Su misión era retroceder en el tiempo para corregir el error original.

Mientras Lobezno está fuera de su Propósito, Magneto empieza a seguir su propio plan con un montón de orgullo y arrogancia: también él ha perdido de vista su Propósito. Mientras estemos unidos en Propósito, en la integridad, el plan va a fluir. Pero si descartamos el plan, si intentamos

hacerlo

salen mal. Hay ejemplos de esto a todo lo largo de la Historia. Alguien dice: tengo un plan mejor

. Tengo una manera mejor. No necesito que el grupo me diga qué hacer, e intenta imponerlo a t odo el grupo por decreto. Ir por nuestro propio camino, en lugar de seguir el plan del Espíritu, permite al ego volver a infiltrarse y sabotearlo todo.

a

nuestra

manera,

las

cosas

No es que estallen guerras externas ni que ocurran crisis económicas. Todo eso son solo percepciones, nada más que interpretaciones para sacarnos de la consciencia de que tenemos la misión de sanar, de ser el salvador del mundo. Nuestra mente tiene el poder de sanar y salvar al mundo si sencillamente ve lo falso como falso. Para salvar al mundo solo hace falta un maestro de Dios, y nosotros somos ése. No nosotros personalmente, sino la mente, que es muy poderosa.

Escena: Xavier intenta calmar a Lobezno. Cuando Lobezno sale de su escena retrospectiva, al principio no tiene ni idea de dónde está ni de con quién está. De repente se restablece su mente y vuelve al propósito de su misión.

He oído a la gente decir que tenemos que difundir Un curso de milagros, que tenemos que hace rlo llegar a las manos del Papa. No, donde tenemos que hacerlo llegar es a nuestro corazón. Lo que tenemos que ir a buscar adentro es nuestro propio odio, nuestros propios pensamientos de ataque. Y cuando los soltamos, el mundo en- tero, toda la percepción distorsionada, se suelta también. ¿Cuántos maestros de Dios se necesitan para salvar al mundo? Uno solo. Solo uno que esté dispuesto a ver un mundo nuevo con el Espíritu Santo.

La gente pregunta: “Pero si Jesús ya lo hizo, ¿por qué estamos todavía aquí?”. Nosotros no estamos todavía aquí. Se ha terminado. La salvación se ha consumado. Solo hace falta que aceptemos la verdad feliz y gozosa de que se ha terminado y no tenemos que pelear por la salvación. ¡Ya está hecho! La percepción distorsionada se ha neutralizado. De hecho, está tan neutralizada que nunca existió. Nunca se ha tocado al estado de Yo Soy, nunca se le ha engañado, nunca se le ha hecho daño. Todavía es prístino, como siempre fue y siempre será.

Escena: Xavier quiere tomar otra dosis de la droga que le permite utilizar las piernas. Sin embar go la droga obsta- culiza su poder de unirse mentalmente a los demás. Lobezno le pide que no tome la droga porque sus poderes son críticos para localizar a Mística.

90

De manera que esta es la decisión que tenemos que tomar. ¿Vamos a hacerlo por el todo? ¿Vamos a reconquistar el poder de la mente, el poder de perdonar? ¿Vamos a por el gran despertar, o vamos a seguir eligiendo la mejora personal, las comodidades personales y los logros personales? ¿Vamos a seguir aferrándonos a la máscara, haciendo una máscara mejor, esforzándonos por ser mejores personas? La automejora no resuelve nada. El Ser que Dios creó no necesita que lo mejoren: ya es perfecto. Es inútil centrarse en cualquier forma de automejora.

Con cada decisión que tomamos optamos entre elegir a favor del todo o retener un yo personal. Tenemos que elegir por el todo. En esta escena, Xavier está saliendo de su depresión. Estaba intentando mantener el uso de las piernas para retener su identidad personal, pero en lugar de eso decide elegir a favor del todo. Ahora está en su silla de ruedas buscando la manera de reconquistar su poder de buscar y ubicar mentes. Su don es la capacidad de transcender el pensamiento privado.

Escena: Mística está en el aeropuerto camino de Washington, DC para matar a Trask. Xavier h a reconquistado sus poderes. Lobezno y Hank están a su lado, mientras él se enchufa a un aparato que le permite hablarle a Mística por medio de los cuerpos y voces de diferentes personas que están en el aeropuerto. Intenta recordarle su bondad. Le dice que la chica con la que él creció era buena, equitativa y compasiva y que nunca mataría. Le dice que tiene que venir a casa.

Esta escena en la que Xavier se acerca a Mística es preciosa. A veces la gente que está en este sendero me dice: “Ojalá pudiera oír al Espíritu Santo. Ojalá tuviera una conexión directa con el Espíritu Santo”, como si necesitasen tener una conexión personal con el Ser superior.

No necesariamente vamos a oír la Voz del Espíritu Santo dentro de nuestras cabezas. Esta escena nos recuerda que el Espíritu Santo puede venir por medio de nuestras hermanas y hermanos trayéndonos guía y dirección, ¡podemos confiar en ello! El Espíritu Santo está en todas partes y puede llegar a nosotros de muchas mane- ras. En esta escena, Xavier está llegando a Mística de una manera asombrosa en su intento de ayudarla a cambiar de ideas sobre perseguir enemigos externos.

Escena: Cuando Xavier aparece ante ella en el aeropuerto, le implora que no mate a Trask. Le dice que matar a Trask la pondría en un camino sin regreso y pondría en marcha un ciclo inacabable de muerte hasta que no quede nada. Le dice que juntos pueden parar ese ciclo. Mística no le hace caso, dice que él no ha cambiado en absoluto y que ella sabe lo que tiene que hacer.

La película nos lleva a una lección más profunda. Lobezno y Hank dicen: “párala, párala” y Xavier quiere hacerlo, pero cree que no puede. Dice: “estoy demasiado débil”. Xavier ha dado un paso en la dirección correcta aceptando sus poderes, y sin embargo su mente aún alberga el deseo de controlar a Mística. Cada vez que creemos que podemos cambiar a una persona, cambiar el mundo, o incluso hacer del mundo un sitio mejor, seguimos sin comprender. Seguimos jugando a controlar, seguimos jugando a ser Dios —la versión pequeña de Dios— que controla las imágenes en la creencia de que podemos controlar o parar a la gente.

91

Esto no es nada distinto a mandar matones a parar a alguien. No es nada distinto de intentar parar un reactor nuclear o un programa militar. Es el uso de la fuerza y del control. Ahí es adonde va Magneto: quiere controlar a los Centinelas, esa es su versión de lo que sería la seguridad de

camino de

los

las armas. Y Mística sigue pensando: yo sé lo que tengo que hacer. Sigue queriendo matar a Tr

ask.

mutantes.

Sigue

yendo

por

el

Se está destapando un gran deseo de control. Mística aún planea matar a Trask, Lobezno y Hank intentan conseguir que Xavier pare a Mística, Xavier